AGLI Recortes de Prensa   Sábado 25  Enero  2020

Los inversores extranjeros huyen del Gobierno socialcomunista
OKDIARIO 25 Enero 2020

España está pagando el precio más alto por las alianzas radicales de Pedro Sánchez. Frente a los 32.431.544 millones de euros que se captaron como inversión empresarial extranjera neta -las entradas menos las salidas- en 2018, 2019 amenaza con cerrar con menos de un tercio de lo captado en el año anterior. La cifra de 2019 de los primeros tres trimestres se queda en 10.607.944 millones, con lo que la pérdida frente al ejercicio previo se sitúa en 21.823.600 millones. Y eso que todavía no había echado a rodar el Ejecutivo socialcomunista, por lo que las cifras de 2020 pueden ser para echarse a temblar.

La inestabilidad jurídica y política tiene un elevado coste en economía. Las subidas de impuestos, el incremento del Salario Mínimo Interprofesional y de las cotizaciones sociales, además de las barreras burocráticas, componen un cóctel explosivo que amenaza con provocar una desbandada general de los inversores extranjeros.

Si encima se tienen en cuenta los informes de la Comisión Europea, que ya recortó hace meses y hasta el 1,9% su previsión de crecimiento del PIB de España para 2019, un porcentaje que es cuatro décimas inferior al que estimaba en verano y dos décimas inferior a la proyección del Ejecutivo de Pedro Sánchez, el futuro no puede ser más pesimista. Bruselas advirtió de que la economía española se enfrenta a riesgos «a la baja» en un contexto de «elevada incertidumbre» tanto interna como externa.

El Ejecutivo comunitario avanzó que el incremento del PIB español seguirá ralentizándose durante los dos años siguientes, con un crecimiento del 1,5% en 2020 y del 1,4% en 2021, porcentajes que hacen inviable la creación de empleo. Y en materia de déficit público, las previsiones europeas prevén que España cierre este año en el 2,3%, tres décimas más que lo que calculaba el Gobierno en el Plan Presupuestario enviado a Bruselas a mediados de octubre.

Con este panorama, el dinero extranjero es lógico que huya de una nación donde las primeras medidas del Gobierno socialcomunista invitan a la retirada. Si 2019 fue malo, 2020 puede que sea la puntilla.

Las dos caras de la misma moneda: salario mínimo y paro máximo
José María Rotellar okdiario 25 Enero 2020

El Gobierno ha acordado esta semana la subida del salario mínimo a 950 euros mensuales en una reunión con los sindicatos y la patronal. Esto constituye un gran error, pues supondrá en el medio plazo el despido de muchas personas o, en el mejor de los casos, el fin de la creación de empleo. En cualquier caso, será un retroceso en las oportunidades de los trabajadores, pues verán limitado su abanico de elección en el mercado laboral por un artificio diseñado en los despachos entre personas que o no han trabajado nunca o hace mucho que no trabajan, con la cesión de los representantes empresariales, que deben de creer que con esta política de apaciguamiento van a conseguir frenar el programa radical del actual Gobierno.

Pueden subir el salario mínimo, pero muchas empresas no lo pagarán, o, mejor dicho, se lo pagarán a menos trabajadores, porque contratarán a menos o, incluso, se quedarán con menos, es decir, despedirán. Supondrá un duro golpe, uno más, tras la subida de 2019, para el tejido empresarial, especialmente para el 99% del mismo, conformado por pymes y autónomos.

Es muy sencillo y es algo que entiende cualquier alumno de primero de económicas, incluso de secundaria y bachillerato que estudien economía: si yo subo artificialmente un precio por encima del de mercado –y el salario es el precio del trabajo- los demandantes de ese bien –en este caso, el trabajo- disminuirán la cantidad demandada de ese bien. ¿Quiénes son los demandantes de trabajo? Las empresas, al tiempo que los oferentes de trabajo son los trabajadores, que son quienes ofrecen su trabajo a cambio de cobrar un salario –de cobrar un precio por el bien-. Por tanto, si subo el salario, muchos trabajadores querrán trabajar, pero las empresas estarán dispuestas a contratar a menos trabajadores, porque a ese precio no podrán cubrir los costes laborales –lo que les cuesta el trabajador- más el beneficio que tienen que obtener con su actividad para asegurar la continuidad de la actividad económica y el empleo.

¿Qué sucederá entonces? Que muchos trabajadores se verán despedidos o se verán condenados a la economía sumergida. ¿Cuánto habrá logrado el Gobierno que suba el salario de estos trabajadores? Nada; más bien habrá provocado que pasen de ganar el salario que tenían antes a no ganar nada, o a ganar un salario en la economía sumergida –que hay que perseguir y erradicar, pero que el Gobierno incentiva de manera absurda con estas medidas- y tener, por tanto, menores derechos sociales, como el devengo de los derechos para cobrar una pensión en el futuro. Al mismo tiempo, el Estado ingresará menos por cotizaciones sociales y por impuesto de la renta, así como por los indirectos, al bajar el consumo. Si tan positivo es subir artificialmente el salario mínimo, entonces, ¿por qué no lo establecen en 5.000 euros mensuales o, mejor, en 10.000 euros cada mes? La subida es antieconómica y un ataque directo a los trabajadores, especialmente a los más débiles.

Por tanto, con esta medida demagógica el Gobierno sólo conseguirá destruir tejido productivo, generar, con ello, desempleo –especialmente, el de los trabajadores menos cualificados- y disminuir la prosperidad. No sirve de consuelo decir que no han llegado a 1.000 ó 1.200 euros, porque la senda es ésa, perjudicial para la economía. Es, ahora más que nunca con este Gobierno, la receta de Maduro -que ya subió en el país venezolano el salario mínimo en varias ocasiones alrededor de un 300% cada vez- y ya ven cómo está Venezuela. El salario mínimo nos lleva al paro máximo.

Quien con chavistas se acuesta, mojado se levanta
OKDIARIO 25 Enero 2020

A Pedro Sánchez le ha estallado su primer escándalo a cuenta de Venezuela. El encuentro furtivo del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, con la número dos de Maduro, Delcy Rodríguez, que se encuentra en la lista de personas sancionadas por la UE y, por tanto, tiene vetada la entrada a territorio europeo, coloca al presidente del Gobierno ante una crisis de imprevisibles consecuencias.

Sánchez ha utilizado a Ábalos, que negó la evidencia de una reunión indecente. El Ejecutivo de España ha quedado retratado y ahora se encuentra en el centro de un escándalo de dimensiones internacionales. La situación es surrealista: Sánchez reconoció a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, pero ahora le ningunea y no le recibirá este sábado en La Moncloa, mientras manda a su ministro de Fomento a reunirse de forma clandestina con la mano derecha de Nicolás Maduro.

La actuación del Ejecutivo socialcomunista provoca estupor y vergüenza; Sánchez ha convertido a España en una república bananera, de espaldas a la legalidad internacional. Delcy Rodríguez fue sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, por lo que la reunión con Ábalos a buen seguro que merecerá el reproche más o menos explícito de la Administración de Donald Trump, que ya ha acusado a España de romper el consenso europeo sobre Venezuela. El presidente de la nación más poderosa del mundo ya ha tomado nota.

A nadie se le escapa que la presencia del populismo de izquierdas radical en el Gobierno de España iba a tener consecuencias. Mientras la Fiscalía de Bolivia estrecha el cerco a Podemos y trata de esclarecer si con el dinero del narcotráfico se financió a dirigentes de la formación morada, Venezuela se ha convertido en la gran piedra en el zapato de Sánchez, contra quien ha cargado duramente Felipe González mientras en las cancillerías occidentales se sigue con asombro la evolución de los acontecimientos en España. Nunca en menos tiempo un jefe del Ejecutivo había alcanzado tanto descrédito. Quien con chavistas se acuesta, mojado se levanta.

Combate entre grandes pesos
Jimmy Giménez-Arnau okdiario 25 Enero 2020

¡En la esquina de la derecha, con 1,92 de altura y 108 kilos de peso, Donald “Búfalo” Trump! ¡En la esquina de la izquierda, con 1,90 de altura y 90 kilos de peso, Pedro “Cisne” Sánchez! ¡Título en juego, la Economía! Lugar donde se celebra este primer combate a quince asaltos de los grandes pesos: cuadrilátero de Davos. “Búfalo” Trump saltará al ring con calzón amarillo, “Cisne” Sánchez con calzón rojo. El coach de David es el “General” Kelly del cuerpo de marines, y el de Pedro, la “Hiena” Iglesias, de la tropa de millonarios. Ambos púgiles se han hecho famosos por no respetar las reglas, siendo tremendos fajadores y campeones del juego sucio. Durante el pesaje previo, el “Búfalo” abarrotó el aforo y el “Cisne”, novato en estas lides, apenas logró llenar un 25 por 100 de las sillas. Las apuestas están 10 a 1 a favor del gran cornudo y en contra del de las lindas plumas. Sea cual fuere el resultado entre las cuatro cuerdas, habrá más revanchas que refranes.

“Búfalo” le ha dejado claro al “Cisne” que no soporta los gobiernos social-comunistas y que coserá a la economía hispana con aranceles. Siente odio hacia quienes sostienen en el poder al tirano de Maduro y humillan a Guaidó. Tampoco admite que Sánchez se haga el loco y no satisfaga la tira de millones que todavía adeuda a la Otan. Está terminantemente decidido, como no marque el paso que él exige, a arruinar nuestras industrias aceiteras y vinícolas. También se la tiene jurada a la “Hiena”, le repugna que un bolchevique obsoleto que va de nuevo rico, se pavonee de sus rentables cópulas con la dictadura iraní, el máximo enemigo de los Estados Unidos. El “Búfalo” es así, no tolera que un tipo con coleta no le bese los pies al patriarca del imperialismo democrático. Anda esperando que el del calzón rojo y el coach comprado para el ring, le feliciten por haber asesinado tan limpiamente a Soleimani.

A un púgil de fina técnica boxística como el “Cisne” no le hace falta medirse contra el “Búfalo”, dura y peligrosa bestia donde las haya. Un ganso, por sí sólo, se basta y se sobra para arruinar la economía, según viene demostrando el “Cisne”, tras haber dilapidado en menos de un mes, la misma fortuna que dilapidó en 2019 durante el año entero. Cambie de deporte, por favor, presidente, eluda enfrentarse a Trump, que en asuntos financieros, el “Búfalo”, por bestia que sea, es un auténtico crack. Deje los guantes y adopte la sana humildad. Retome el baloncesto, donde basta encestar para salir a hombros. Un doctor en economía, de su talla, ha de saber que una canasta llena vale mucho más que 47 millones de cestas vacías, las que sumamos todos los españoles juntos. Baje los impuestos y se eternizará en el poder, súbalos y se irá a freír espárragos.

Esos socios que el “Cisne” enroló a sus planes, con tal de alcanzar la presidencia, son de usar y tirar. Ahora, ya convertido en lo que siempre soñó ser, puede mandarlos donde amargan los pepinos. Y la historia le recordará como un gran presidente que no traicionó al Rey ni a la Constitución. Si desea que España prospere, deberá ceder ante las embestidas/exigencias del “Búfalo”. No hay solución mejor. Espero que el “Cisne” no insista en su trayectoria actual, que lleva al caos absoluto.

Sánchez da la espalda a Venezuela
Editorial larazon 25 Enero 2020

La desconcertante posición del Gobierno de Pedro Sánchez ante la dictadura venezolana ha abierto un brecha dentro del PSOE. Aunque simbólico, no es una anécdota y puede ser el primer mensaje de largo alcance, porque afecta al pacto firmado con Unidas Podemos. Ha sido Felipe González quien ha criticado muy duramente esta posición, al negarse Sánchez a recibir al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. «Considero a Juan Guaidó Presidente de la Asamblea de Venezuela, Presidente Encargado de la República, reconocido por las principales democracias de Unión Europea, de América Latina y del Norte, como EE UU o Canadá», afirma en su nota, en la que reconoce que es el «único representante legitimado democráticamente, de acuerdo con la Constitución de Venezuela» frente a la «tiranía de Maduro».

La declaración de González rompe de manera abrupta con la posición de Sánchez mantenida en los últimos días y deja en evidencia la política exterior del Gobierno hacia Venezuela. La gira que Guaidó está haciendo por Europa ha contando con el apoyo relevante del primer ministro británico Boris Johnson, de la canciller alemana Angela Merkel y del presidente de Francia, Enmanuel Macron, además de las autoridades de Bruselas. Sin embargo, Sánchez ha declinado reunirse con él, una posición inexplicable, que ni siquiera es coherente con el reconocimiento de Guaidó como presidente encargado de Venezuela el pasado 4 de febrero. Aquella fue una posición consensuada con la UE ante la negativa de que Maduro convocase comicios después de unas elecciones declaradas fraudulentas y con la mayoría de líderes de oposición en la cárcel o inhabilitados, lo que, a su vez, provocó que la OEA no reconociese el segundo mandato del presidente chavista. En este contexto es incomprensible la posición que mantiene ahora Sánchez de no reunirse con Guaidó, lo que supone un cambio radical de la política de España hacia Venezuela, que parece seguir la doctrina expresada por el vicepresidente Pablo Iglesias, que ha relegado al líder venezolano a «dirigente político muy importante de la oposición» en aquel país. Todo indica que la línea de la coalición en esta materia está marcada por Unidas Podemos, un partido cuyo equipo dirigente procede del chavismo, lo ha asesorado y en ningún momento ha denunciado la deriva totalitaria del régimen, sus abusos en los derechos civiles y la penuria económica a la que ha conducido al país. En este contexto, el encuentro en el aeropuerto de Barajas entre la poderosa vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, es difícilmente explicable con el argumento de que fue «fortuito». La dirigente chavista es una de las 25 personas del régimen de Maduro que están sancionadas por la UE, por lo que tiene prohibido su entrada en el espacio Schengen, algo que ha incumplido con la complacencia del Gobierno, que sabía de la existencia de su vuelo. Aun así, Ábalos tuvo un encuentro con Rodríguez, según ha admitido.

La política de Sánchez en Venezuela puede dar un giro radical y convertirse de la noche a la mañana en un apoyo para su supervivencia, pero saltarse la ley es otra cosa. De ahí que el ministro de Transportes deba comparecer en sede parlamentaria para explicar cómo se produjo el encuentro con alguien que tenía prohibida la entrada en España. La errática e irresponsable política de Sánchez abre una situación realmente paradójica: el Gobierno de España, que cuenta con la mayor colonia de ciudadanos procedentes de Venezuela, no apoya al presidente que representa el futuro democrático del país. Guaidó encabezará hoy en Madrid una manifestación reclamando nuevas elecciones y el fin de un régimen totalitario, mientas el presidente del Gobierno español se pliega a las exigencias de su socio, UP, un partido nacido del chavismo.

Como se va maquinando la gran traición a España
“La nación está dividida, mitad patriotas mitad traidores, y nadie puede diferenciarlos” Mark Twain´
Miguel Massanet diariosigloxxi 25 Enero 2020

Bien, es posible que muchos ciudadanos no hayan prestado atención a una noticia que, seguramente, para la mayoría de ellos no tiene trascendencia, no merece prestarle atención o se trata simplemente de un acto más, propio de las actividades de un presidente ; pero para los que tenemos curiosidad por los temas de la política, deberemos confesar que nos ha causado sorpresa, aunque no nos ha extrañado en absoluto conociendo la personalidad de quienes se trata y sus posibles conexiones en todo cuanto hace referencia a algunos temas de la política española y, especialmente, a todo cuanto hace referencia a la rebelión de la comunidad catalana, a sus principales actores y a la intervención, cada vez más evidente, de los comunistas de Podemos, encabezados por Pablo Iglesias, en todo lo que hace referencia a las últimas actuaciones del Gobierno y, particularmente, a determinadas decisiones que parecen específicamente orientadas a darle el hachazo final a cualquier resto de Estado de derecho que pudiera existir en España, libre de la contaminación de las ideas de aquellos que siguen empecinados en implantar en nuestra nación el imperio seudo-comunista y disgregador, que los actuales detentadores del poder parecen dispuestos a imponer a aquellos españoles que vemos con impotencia como, día a día, España va perdiendo sus señas de identidad para irse pareciendo a su propia caricatura, esta misma que Sánchez e Iglesias están dispuestos a moldear, machacando, haciendo añicos, pulverizando y contaminando cuanto queda en ella de democracia, de libertades, de tradición, de ética, moralidad, respeto por las ideas ajenas o sentimientos patrios, para infectar la argamasa resultante con los virus de la traición, tiranía, subversión, degradación económica, separatismo y enfrentamiento entre españoles, con los que elaborar un nuevo Estado a la imagen y semejanza de aquellos que están conduciendo a la América latina a su propia autodestrucción, en manos de dictadores capaces de llevar a sus pueblos a la tiranía y la miseria más absoluta.

Al parecer, una de las visitas que ha llevado a cabo el señor Pedro Sánchez ha sido para tener una entrevista con el señor Alexander Soros, hijo del multimillonario e inversor George Soros, aprovechando su visita a la ciudad suiza Davos. Según parece no es la primera reunión que tienen ambos personajes, porque malas lenguas afirman que tuvieron otra reunión poco después de que Sánchez presentara y ganara la moción de censura contra el gobierno del señor Rajoy, en aquella ocasión acompañado por el, entonces, ministro de Asuntos Exteriores, señor Borrell. La noticia dice que a esta última entrevista le acompañaron las ministras Nadia Calviño y Teresa Rivera. Puede que muchos españoles no sepan de quien se trata este personaje, un gran magnate, “influencer” en el mundo de las finanzas (en 1992 causa la quiebra del Banco de Inglaterra) y con suficiente poder para mantener revoluciones, provocar caídas de gobierno o, como parece que ha ocurrido en España, favorecer y financiar la causa de los soberanistas catalanes. De él se dice que ha pronosticado para nuestra nación, lo siguiente: "El destino que le espera a España es quedarse permanentemente en crisis", una predicción inquietante por parte de alguien que, al parecer, podría conseguir, si lo quisiera, que esta profecía tuviera se cumpliera.

La pregunta que nos hacemos es la siguiente: ¿Qué motivo hay para que Soros tenga interés en entrevistarse con un don nadie como es el señor Pedro Sánchez? Y también podríamos preguntarnos: ¿Qué relación y de qué manera pudo contribuir el señor Soros a la presentación de la moción de censura contra Rajoy, para que fuera necesario que el hijo del magnate se reuniera con Sánchez, al poco tiempo de que la ganara? Y, precisamente, interesaría saber lo que estas visitas pudieran dar a entender, por ejemplo: “¿Qué relación y con qué fines unen al veleta de P.Sánchez con el gran magnate estadounidense y de qué modo las intrigas que puedan existir propiciadas por ellos, han venido influyendo en la actual situación política de España? Los escritores Juan Antonio de Castro de Arespacochaga y Aurora Ferrer, autores de libro “Soros, rompiendo España”, defienden en su tesis lo siguiente: “el financiero, a través de entramados económicos y societarios, ha influido y financiado el movimiento independentista y ha ayudado a crear una especie de leyenda negra sobre las carencias democráticas de España a nivel internacional. Así, con esta estrategia para “debilitar” las estructuras del Estado Español Soros y sus aliados habrían pretendido convertir Europa en una potencia frágil a la que poder dominar.” ¿Van ligando ideas?

Y otra noticia, no menos inquietante, que nos indica el peligro que entraña la presencia de ministros de Podemos en el nuevo gobierno de España. Es evidente el cambio de opinión que se le va dando a nuestras relaciones con la Venezuela del señor Maduro, por parte del actual ejecutivo del Gobierno de España. Si alguien hubiera pensado que el señor Pablo Iglesias, aparentemente convertido en perrito faldero del señor Pedro Sánchez, iba a mantenerse echado en el felpudo a los pies de su amo que empiece a despertar de este sueño y espabile porque, los primeros síntomas del poder de Podemos en la Moncloa ya los tenemos ante nuestros ojos: Sánchez, que hace poco más de un año reconoció como presidente provisional de Venezuela al señor Juan Guairo como, por cierto, hizo el resto de Europa; parece que ha dado un giro de 180º y ahora, ante la visita del mandatario venezolano a España, parece que se va a negar a recibirlo, encargando de esta misión a una de sus ministros. ¿No son los de Podemos defensores y beneficiarios económicos del señor Maduro, a quien siempre han defendido? Pues es evidente que no quiere desairarlo.

Por si esto no bastara, tenemos a nuestro ministro, señor Ávalos, que “por casualidad” estaba de paseo por el aeropuerto de Madrid, Barajas, en la madrugada del domingo al lunes, y vean por donde, tuvo la suerte o desgracia de tropezarse con el avión de la señora vicepresidenta de Maduro, la señora Delcy Rodríguez, con la que aprovechó para entrevistarse, “nada preparado, todo fortuito” ¿Alguien puede dudar de que, detrás de estos encuentros, de este viraje radical de la política española respeto al régimen de Venezuela y de las continuas intervenciones del entrometido de Zapatero en beneficio del régimen totalitario venezolano; no está bien visible la mano negra de Podemos, fieles aliados de dictador Maduro? Evidentemente todo está conectado.

Con todos estos temas, respeto a las distintas formas de que se van valiendo los que pretenden traicionar a España, ahora se le va a presentar al señor Presidente un embolado del que va a tener que tomar nota por lo que de gravedad tiene el tema y por la sencilla razón de que, de ninguna manera, puede dirigir la mirada hacia otro lado debido a que, lo que han decidido en Marruecos afecta directamente a la soberanía de España y referencia directa a nuestras islas Canarias. Se trata de dos leyes que acaba de aprobar la Cámara baja marroquí por las que se fija en 12 millas náuticas las aguas territoriales del reino alauí, delimita las 200 millas su Zona Económica Exclusiva e incorpora las 350 millas de su Plataforma Continental. Esto podría entenderse como admisible si esta decisión, tomada unilateralmente por Marruecos, no implicara afectar la soberanía náutica de Argelia, Mauritania, el Sahara Occidental y, naturalmente, a España.

Hablamos de la soberanía sobre islas e islotes españoles en la costa de África, que quedarían comprendidos en el territorio marítimo de soberanía marroquí y parece que la totalidad de las islas Canarias quedarían afectadas por la Zona Económica Exclusiva. Y un detalle singular. Esta iniciativa marroquí parece tener un objetivo evidente:; apropiarse de un volcán, el monte Topic, a unas 50 millas de la zona económica exclusiva española que, por lo visto, está enteramente cubierto de dos metales muy apreciados, el telurio y cobalto, en la fabricación tecnológica. España, ya en el 2016 había solicitado ampliar la plataforma continental Canaria hasta las 350 millas, algo que la ONU no parece haber resuelto. Si se hubiera accedido a la petición española, el monte Topic y otros volcanes estaría sometidos al control exclusivo del Gobierno español. Puede que éste sea uno de los temas, a los que se deba enfrentar el nuevo Gobierno, que no pueda resolver mediante el procedimiento de ignorar la Constitución para escoger la solución que más le pudiera favorecer. Aquí va a encontrase ante un problema internacional que va a requerir algo más que la habitual demagogia con la que siempre se desenvuelve en los casos en los que no tiene explicaciones adecuadas con las que justificarse.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, cada vez sentimos como la sombra de un retorno a la situación previa a la Guerra Civil española, parece que se va cerniendo de nuevo sobre España. No sabemos hasta dónde van a llegar las provocaciones que diariamente van saliendo de este nuevo ejecutivo, ni tampoco, lo que van a tardar los efectos de la errónea deriva económica y fiscal en la que se han embarcado quienes parece que no sienten preocupación por nuestra Deuda pública, nuestro déficit y el aumento desmesurado que se propone el gobierno del gasto público del Estado y de sus comunidades autónomas; pero lo que sí es evidente es que, a los españoles, los que votaron socialista y los que no, nos esperan momentos de grave preocupación y zozobra.

La socialdemocracia alemana expulsa a Thilo Sarrazin por escribir el libro "Fusión hostil. Cómo el islam impide el progreso y amenaza a la sociedad"
LA GACETA 25 Enero 2020

El Partido Socialdemócrata (SPD) alemán, socio en la coalición de Gobierno de la canciller Angela Merkel, ha decidido expulsar de sus filas al controvertido Thilo Sarrazin, autor de varios best-sellers donde defiende posiciones contrarias al Islam.

La comisión de arbitrio del SPD ha dictaminado a favor de la expulsión, tras el recurso presentado por el político contra el procedimiento abierto sobre su caso, informan varios medios alemanes. Se espera que mañana el secretario general del partido, Lars Klingbeil, comunique la decisión.

El SPD de Berlín, delegación a la que pertenece Sarrazin, había impulsado varias iniciativas contra el político, que hasta ahora logró frenar su expulsión del partido.

La jefatura socialdemócrata considera que el político, que fue responsable de Finanzas del gobierno regional de Berlín (2002-2009) y directivo del Bundesbank (banco emisor alemán) hasta 2010, ha causado daños a la formación con sus postulados y sostiene que éstos vulneran la línea del partido.

Sarrazin recurrió contra cada unas medidas impulsadas contra él contra él, hasta ahora con éxito, y argumentó que no se le podía expulsar por los contenidos plasmados en sus libros.

El político y escritor, de 74 años y con más de 40 de militancia en el SPD, convirtió en best-seller un libro titulado "Alemania se desintegra", cuya tesis principal es que la expansión del Islam amenaza el país y que la llegada de inmigración, especialmente la musulmana, llevaría a la sociedad alemana a la descomposición.

El libro fue publicado en 2010 y en su primer año vendió 1,4 millones de ejemplares. Se convirtió luego en el más vendido en Alemania en esa década entre los títulos de no ficción.

El volumen desencadenó un escándalo político. Sarrazin tuvo que dejar su escaño en el Bundestag (Parlamento federal) y sus cargos en el partido, aunque conservó la militancia.

Escribió varios libros de índole similar, el segundo de los cuales fue "Fusión hostil. Cómo el islam impide el progreso y amenaza a la sociedad", que asimismo se convirtió en un éxito de ventas.

Estos postulados le convirtieron en una figura pública codiciada por los identitarios, cuyo principal partido, Alternativa para Alemania (AfD), la tercera fuerza del Bundestag, le ha invitado reiteradamente a ingresar en sus filas, lo que Sarrazin ha rehusado, pues defiende que sigue siendo un socialdemócrata.

La izquierda y la pedofilia, una historia monstruosa
Amaury Brelet en Valeurs Actuelles www.radiocadenaespañola.com 25 Enero 2020

El blanqueamiento de la pedofilia, incluso su enaltecimiento, como demuestran algunas recientes proclamas de los ultraizquierdistas españoles, no es nada nuevo en la causa del feminismo radical queer. Después de mayo del 68, una parte de la intelectualidad libertaria francesa defendió una de las peores derivaciones de la revolución sexual. En la teoría y en la práctica.

La bomba de relojería ha tardado treinta años en estallar a cielo abierto, con ruido y furor. Todo ha sucedido después de la publicación del libro de la editora y escritora Vanessa Springora, El Consentimiento, donde relata los supuestos abusos pedocriminales que habría sufrido cuando tenía 14 años por parte del escritor Gabriel Matzneff. Así, la imagen de dandi y libertino de este último se ha desvanecido por completo. En 1990, una escritora canadiense llamada Denise Bombardier ya había expresado en una tertulia de televisión lo que pensaba sobre dichas relaciones con menores confesadas en público, pero nadie le hizo caso. “Un grupo elitista manejaba el cotarro. Tenían el poder de publicar, criticar, dar premios… de ahí el silencio hasta hoy”. Peor todavía, hubo una época, no tan lejana, en la que “el amor por los menores” no solo era debatido sino también defendido. “Es patente que el discurso propedófilo tiene sus raíces en la revolución cultural que fue mayo del 68, donde se propugnaba la liberación de los cuerpos y de las sexualidades”, explica la historiadora Anne-Claude Ambroise-Rendu. Eran “tiempos para descriminalizar el amor”, proclamaba entonces una parte de la intelectualidad de izquierdas. En los años 70 y 80, el filósofo René Schérer decía: “El pedófilo trata al menor que desea o que ama como un verdadero compañero sexual”. Y el periodista Guy Hocquenghem decía: “El futuro será una orgía generalizada”, ya que somos “unas máquinas de gozar”. De gozar sin trabas.

A pesar de la marginalidad de su combate, los defensores de la pedofilia se beneficiaban de la complicidad de la prensa progresista. En enero de 1977, Le Monde y Libération publican una tribuna en el momento en que se abría el juicio a tres hombres juzgados por “atentado al pudor sin violencia sobre menores” y en prisión provisional desde tres años antes. “Tres años de cárcel por unas caricias y unos besos, ya vale”, denunciaba la tribuna, redactada por Gabriel Matzneff, el cual evocaba “un simple asunto de moral”. Entre los 69 firmantes figuraban Louis Aragon, Roland Barthes, Simone de Beauvoir, Gilles Deleuze, André Glucksmann, Guy Hocquenghem, Bernard Kouchner, Jack Lang, Catherine Millet, Jean-Paul Sartre, René Schérer y Philippe Sollers. Los detenidos serán finalmente condenados a cinco años de prisión condicional (por lo tanto, liberados) por su crimen, que consistía en masturbación y felaciones recíprocas, orgías y sodomía con menores de 12 y 13 años. Dos años más tarde, en 1979, Libération volvía de nuevo a publicar otra petición de apoyo a Gérard Roussel, un pedófilo que esperaba juicio desde dos años antes, “encerrado por crimen de amor” por haber abusado de niñas de 6 a 12 años. La carta estaba firmada por Gabriel Matzneff, Georges Moustaki, Guy Hocquenghem, Catherine Millet y... Pascal Bruckner. “Asumo lo que firmé, pero nunca he escrito nada a favor de la pedofilia, al contrario”, dice hoy el filósofo. “Había en esa época un ambiente de laxismo y de tolerancia; había que acabar con todos los tabúes. Ese movimiento se inscribía también en una tradición literaria con Gide y Montherlant, que hicieron del amor por los menores un motivo de creación y recreación. Nos encontramos ante la consecuencia extrema de la revolución sexual y de mayo del 68, en la visión totalmente libertaria de la permisividad, donde nada debía escapar al deseo”. Una deriva que le costó al periódico Libération una avalancha de denuncias ante la Justicia.

Las páginas son demoledoras. Una imagen representa a una niña haciendo una felación a un adulto. ¿Título? “Enseñemos el amor a nuestros niños”. Se incluyen también correos pedófilos; una publicidad por la creación del Frente de Liberación de Pedófilos (Flip) compuesto “por lectores de Libération”; anuncios de contactos de adultos con jóvenes... Todo sirve con tal de acabar con el orden moral burgués y sus valores retrógrados regentados por la justicia, la familia y el capitalismo. Como punta de lanza mediático a favor de la pedofilia, Libération defiende a Roman Polanski, reconocido culpable en Estados Unidos por haber drogado y agredido sexualmente a una menor de 13 años, y se opone a todo umbral de consentimiento. Durante esos años, Serge July, su director, se alegra de que Libération “se haya ganado el título del periódico más perseguido de Francia”, se queja de la “autocensura” de los jueces y compara los ataques a los que sufrió Baudelaire en su tiempo. “Pero la izquierda está lejos de compartir la unanimidad sobre el tema, los revolucionarios de mayo del 68 no se han liberado todos de los prejuicios relativos a la sexualidad y algunos sectores de la izquierda proletaria, que no compartían las costumbres homosexuales, no dudaban en identificar a los pedófilos”, destaca la historiadora Anne-Claude Ambroise-Rendu.

A la derecha, France-Soir y Minute denunciaron, por su parte, “a los que pudren a la juventud como son los pedófilos”, y aquello se convirtió en una guerra mediática e ideológica. Para Minute, “los artículos que defienden la pedofilia son un montón de basura, sus defensores son crápulas abominables y sus seguidores merecerían el más extremo de los castigos”. Bajo el fuego de las críticas de la prensa conservadora, los defensores de la pedofilia practicaban entonces la victimización a ultranza. Fustigaban “el linchamiento”, “la caza de brujas” y se comparaban con los judíos perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial. Enfrente, los opositores eran calificados de “puritanos”, “reaccionarios”, “fascistas” o “nazis”. Tampoco se ahorraban críticas a las feministas. “Los mismos que apoyaban la pedofilia apoyaban también a tiranos como Mao en nombre de una mezcla de permisividad y radicalismo político delirante”, se acuerda el escritor Denis Tillinac. “Por haber dicho cosas contra ellos, he sido clasificado de reaccionario toda mi vida”. El editor rechazó, de hecho, publicar los diarios íntimos de Matzneff en su momento.

En este combate, los militantes gays estaban entonces en primera línea para defender la causa pedófila. El Frente homosexual de acción revolucionaria, creado en 1971, reclamaba ya el reconocimiento de “otras sexualidades”. En la primera marcha del orgullo LGTB en Francia, en 1977, se dedicó a la “pederastia” y a la “sexualidad de los menores”, en el cine Olympic de París, entonces propiedad de Frédéric Mitterrand. Después llegó la revista Gai Pied, fundada en 1979, que luchaba contra la “sociedad judeocristiana y moralizadora” y defendía abiertamente la pedofilia. En realidad, un número significativo de sus partidarios mediáticos eran homosexuales, que ponían sobre el mismo plano pedofilia y homosexualidad, considerando la primera una especificidad de la segunda. “Si la pedofilia era lo mismo que la homosexualidad, entonces era susceptible de ser el objeto de una aceptación progresiva que favorecería el combate político. Así, convenía hacer causa común conjuntamente”, señala el sociólogo Pierre Verdrager. Resultado: “Homologar homosexualidad y pedofilia equivalía a validar la pedofilia por la homosexualidad”.

El héroe de mayo del 68, Daniel Cohn-Bendit justifica hoy su actitud como “provocación” para explicar su discurso en el pasado (cuando hablaba de lo fantástico que era hacerse desnudar por una niña de 5 años), pero ilustres militantes manipulaban las ciencias sociales para justificar obstinadamente su teoría libertaria y su práctica criminal. El filósofo Michel Foucault quiso así suprimir la noción de edad de consentimiento y apoyó a personas encausadas. Por su parte, Françoise Dolto firmó una petición, aparecida en Le Monde en 1977, dirigida al Parlamento y llamando a la despenalización de las relaciones sexuales entre adultos y menores de menos de 15 años con consentimiento. Hace falta “que no haya absolutamente nada entre adultos y menores que se traduzca en prohibición” en la ley, escribía también la pediatra y psicoanalista. La revista Recherches publicaba, en 1979, un número titulado “Locos por la infancia: ¿quién teme a los pedófilos?”, que invitaba a saber más sobre la “erótica pueril”, en compañía de Schérer, Hocquenghem y Matzneff.

Cuarenta años más tarde, el movimiento propedofilia ha desaparecido. Gabriel Matzneff y todos los demás no han tenido problemas ante la Justicia en este tiempo. Según nuestras informaciones, un célebre fotógrafo que todavía vive y, en tiempos, a la vanguardia pedófila, abusó también de menores con toda impunidad. Esa es la consecuencia última de esta historia monstruosa, engendrada por la izquierda libertaria. “Hay una enorme distorsión entre la base de la sociedad horrorizada por estos testimonios y unas élites para quienes la protección de la infancia no es un reto, por pura conveniencia o apetencias personales” dice Marie Grimaud, abogada de la asociación “Inocencia en peligro”. Y eso no ha cambiado desde los años 80. “Francamente, la pedocriminalidad no es un tema que apasione en política. Algunos responsables se manifestaron cuando el #MeToo solo porque estaba de moda…” confiaba hace poco un asesor ministerial. “Durante mucho tiempo, la pedocriminalidad ha sido considerada como una fatalidad…”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El Constitucional procederá penalmente contra el presidente del Parlament catalán
Carlos Dávila okdiario 25 Enero 2020

¡Ojo al dato! diría el clásico. La semana que viene -no pasará de ese plazo- el Tribunal Constitucional instará a la Fiscalía para que actúe penalmente contra el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, y varios miembros de la Mesa, por la reiterada tramitación de una propuesta a favor del derecho de autodeterminación y de la reprobación de la Monarquía. Torrent, y demás conmilitones, han desobedecido por tres veces las advertencias del Constitucional que, en uso de sus atribuciones, les advirtió que esa tramitación no se ajustaba a Derecho y que, en consecuencia, tendrían que suspenderla. Hicieron oídos sordos, se tomaron la resolución del Tribunal a chacota y, encima, proclamaron públicamente que procedían a desobedecerla. Pues bien, en estos días llegará la respuesta del TC en una decisión parigual a la que adoptó en el caso de la antigua presidenta del Parlament, Carme Forcadell. Ahora Forcadell está en la cárcel, el lugar donde puede dirigir sus pasos próximamente su sucesor, Roger Torrent.

La resolución adquiere una enorme importancia en un momento, a mayor abundamiento, en el que la Junta Electoral Central ha exigido a la cámara regional que designe al heredero de Quim Torra y en el que se espera, también en breve plazo, que el Tribunal Supremo confirme plenamente su decisión de inhabilitar como diputado del citado Parlament al político que todavía resiste en la Presidencia de la Generalitat. No hay duda sobre cuál será precisamente la sentencia del Supremo, la única incertidumbre radica en una cuestión puramente política: si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez viajará a Barcelona para reunirse con el mencionado Torra aún en el caso de que este quede definitivamente inhabilitado. Es cierto, en todo caso, que la fábrica de intoxicaciones de La Moncloa ya ha filtrado que la entrevista se celebrará a pesar de que el TS se haya pronunciado por no suspender la susodicha inhabilitación, pero ¿qué ocurrirá si, como parece cierto, muy próximamente el Tribunal se introduce en el fondo de la cuestión e incapacita a Torra? Pues este cronista puede adelantar lo siguiente: aún, así, Sánchez, erre que erre, no renunciará a la reunión. Es más, por lo que se sabe, Sánchez aprovechará el desplazamiento y mantendrá otro sarao con los independentistas de ERC. Será una muestra más de hasta qué punto Sánchez prima la política de sus intereses personales por encima incluso de las más altas decisiones judiciales.

Y para conseguir que su estrategia -pura táctica improvisada por otra parte- cale en la opinión pública para que se convierta en inevitable, la factoría citada del gurucillo omnipotente Iván Redondo, se ha inventado una nueva maniobra de distracción o de disimulo para que la discusión nacional se centre en la hipotética reforma del Código Penal de 1995, Código que alumbró el entonces ministro de Justicia del PSIOE, Juan Alberto Belloch. Esta maniobra es -lo dicen de este modo en fuentes jurídicas, judiciales y constitucionales de absoluta solvencia- una argucia, una mentira más para entretener a los socios de ERC. Un trampantojo, para qué darle más vueltas. Ningún jurisconsulto serio se traga el anuncio del Gobierno del Frente Popular de aprobar esta reforma antes incluso del verano. Es tal el cúmulo de trámites de todo jaez que se deben cumplir durante el proceso reformista que éste podría durar, a juicio de los técnicos consultados por este cronista, no menos de dos años. En resumen, otra trampa, otra paparrucha más de Sánchez.

En todo caso, no desdeñemos el desprecio que el presidente siente por la Ley. Él irá a por todas, aunque no cuenta sin embargo con que en, último término el Tribunal Constitucional le impedirá cometer demasiada barbarie. Hace unas fechas, un letrado de esta institución se expresaba de esta forma en un conciliábulo confidencial: «De todas formas se las tendrá que ver con nosotros». Realmente, ya se las está viendo. En unos días, la Fiscalía procederá penalmente contra Torrent, parlamentario, recuérdese, de ERC. Como diría en otro tiempo el juez Javier Gómez Bermúdez, Torrent irá, como Forcadell, caminito de Mas d’Enric, de la cárcel en la que duerme desde hace dos años. Es el precio a su desobediencia, idéntico al que tendrá que pagar Roger Torrent. Algún día -ha dicho Emiliano García-Page- mentir y hacer lo contrario a lo que se promete estará en el Código Penal, lo cual a Sánchez le trae por una higa. Él se encuentra cómodo con delincuentes.

El viraje de Sánchez con ERC desactiva España Global, azote del independentismo
Durante meses, España Global ha encabezado una lucha para combatir la propaganda independentista en el extranjero. Ahora se ve abocada a cambiar de rumbo para sobrevivir
Á. Villarino. E. Andrés Pretel elconfidencial 25 Enero 2020

España Global, la secretaría de Estado ideada para defender la imagen de España de la propaganda independentista, ha tenido que modificar de la noche a la mañana su rumbo para adaptarse a los nuevos vientos que soplan en Moncloa. El deshielo en las relaciones con ERC y el relevo de Josep Borrell como ministro de Exteriores han dejado obsoleto el relato con el que el organismo que dirige Irene Lozano ha venido interpelando a los observadores extranjeros.

"En este tiempo se han centrado casi exclusivamente en Cataluña, se les ha identificado con eso y ahora representan a un Gobierno que hasta modifica el Código Penal […] Obviamente, su discurso se queda fuera de juego y superado", resume un alto diplomático. "Lo que está haciendo y diciendo el Gobierno, sobre todo en el frente judicial" —asegura otro— "contradice muchas de las cosas con las que han trabajado y produce una sensación muy extraña con nuestros interlocutores".

Declaraciones como las pronunciadas por Carmen Calvo cuando dijo que algunos tipos penales en España "acompasan mal" con Europa, "tiran por tierra el trabajo que han venido haciendo y que con tanto esfuerzo estábamos consiguiendo trasladar", insisten en las embajadas consultadas. "España Global ha estado absolutamente centrada en el 'procés' porque la situación lo requería. Hubo dos picos en los que su actividad fue frenética. En febrero, al inicio del juicio. Y en octubre, cuando acabó y se recrudeció el conflicto en las calles. Ahora no tienen mucho que hacer".

Atrás quedan las semanas en las que orquestaban campañas en redes sociales, ofrecían entrevistas con corresponsales y coordinaban campañas de información para convencer al mundo de que la propaganda independentista estaba plagada de trampas. El viernes, España Global estuvo en Fitur apoyando la iniciativa de "los pueblos más bonitos de España", algo que también hizo en 2019. La propia Lozano admitió en declaraciones para Europa Press que habrá "una orientación importante hacia la diplomacia económica". Acotó, después, que nunca va a "hacer dejación de la defensa de la reputación democrática" de España.

En el ministerio opinan que el trabajo de la secretaría de Estado deberá reorientarse hacia actividades de este estilo: promoción turística, búsqueda de inversiones… "Por ejemplo, hay margen de acción en cosas como tranquilizar a los inversores preocupados por el Gobierno de coalición, en la apuesta por la economía verde, en explicar el potencial de las empresas españolas. El perfil económico del Gobierno, incluida nuestra nueva ministra (Arancha González Laya), hace pensar que los tiros van a ir por ahí", según fuentes de Exteriores.

Escuchar mucho, decir poco
Por ahora, González Laya se ha limitado a "escuchar mucho y decir poco". Se espera que a principios de la semana que viene, quizá el martes, defina ya cómo va a reestructurar el ministerio. Se da por hecho que habrá cambios de altos cargos y una de las que más especulaciones está motivando es la de la propia Irene Lozano, una persona del círculo de confianza de Pedro Sánchez, con quien escribió a medias el polémico 'Manual de resistencia'. "Te diría que (Lozano) está al 50% fuera de España Global, pero mi sensación es que le va a ir bien", aseguran en el ministerio. Otra fuente cercana a Lozano explica que en los próximos días se reuniría con Sánchez para definir su futuro en la Administración.

Lozano y España Global tienen también detractores en Exteriores. En algunas embajadas han criticado desde el principio cómo su acción creaba "duplicidades" en la labor de comunicación. “Ellos trabajan directamente con un diplomático asignado, que a veces es el consejero político, a veces el número dos… El caso es que a los consejeros de información los dejan a menudo fuera y eso ha creado un caos brutal. Ha entrado como un elefante en una cacharrería y nos ha dificultado mucho el trabajo, actuando por su cuenta y sin coordinarse con la Secretaría de Estado de Comunicación", se quejan.

El organismo, argumentan sus defensores, se creó precisamente para solucionar la falta de reflejos en imagen exterior del Gobierno de Mariano Rajoy, una circunstancia aprovechada por el independentismo para avanzar en la batalla del relato, una de las más importantes del conflicto catalán. Borrell, quien se encontró con la oficina ya montada, asumió desde el principio su rol como ariete contra el independentismo y respaldó a España Global. "El tono beligerante encajó perfectamente. La cosa es que no parece que vaya a encajar igual de bien con la nueva ministra", asegura una fuente de Exteriores.

Corresponsales extranjeros consultados aseguran que España Global prácticamente ha desaparecido del mapa en los últimos meses. "Creo que la última vez que me convocaron a algo fue a la cumbre del clima de Madrid, donde nos pusieron un vídeo. No tenía nada que ver con Cataluña, claro. También es verdad que el tema catalán cada vez interesa menos fuera de España".

Desde Exteriores comparten la sensación. "En los resúmenes de prensa que recibimos, Cataluña prácticamente ha desaparecido de un tiempo a esta parte, de manera que España Global tampoco tiene mucho que hacer por ahora en ese frente. Y en el frente independentista están más calmados. Muy calmados en la trinchera de ERC y algo menos en el entorno de Puigdemont".

Toca defender el diálogo
Desde España Global insisten en que el trabajo de defensa de la reputación de España se va a seguir haciendo. "Que no quepa la menor duda". Y se seguirá haciendo "en todos los frentes". Su agenda, dicen, pasa por la "defensa de nuestra democracia (...) de gran modernidad, como país pionero en derechos civiles, mujer, LGTBI o compromiso contra el cambio climático; y en materia de gobernanza global, como país preparado para jugar un papel relevante en el mundo en cuanto a ciencia, digitalización, transición ecológica o migraciones".

Algunas voces van más allá y apuntan a que no es incompatible la mano dura contra la propaganda independentista con la promoción del diálogo. "Se puede defender la reputación de España y el diálogo en Cataluña". En definitiva, apuntan a darle al proyecto "un enfoque menos combativo", un discurso "más moderado" y "apropiado para un escenario distinto en el que la propaganda ha bajado muchísimo".

Sin embargo, muchos de los que han apoyado la iniciativa comandada por Irene Lozano lamentan que después de haber bajado al barro para debatir cara a cara con el independentismo ahora el Gobierno se desentienda. "La inquietud es unánime", asegura un cercano colaborador de España Global. La salida de Borrell, coinciden varios de los entrevistados, deja muy tocada a la secretaría de Estado. "Va a notarse mucho", agrega la fuente, recalcando el férreo apoyo del ahora jefe de la diplomacia europea al proyecto.

La nueva ministra de Exteriores, cuyo nombramiento fue una sorpresa en los círculos políticos y diplomáticos, se ha referido con pinzas a la situación. González Laya dijo en un reciente encuentro con periodistas que es pronto para dar detalles sobre sus planes. Sin embargo, la ministra calificó de "bastante reduccionista" el enfoque de España Global como una oficina para simplemente contrarrestar la estrategia secesionista en el exterior.

Para los independentistas, España Global simboliza la "desinformación" del Estado y ya se la dan por finiquitada. "Se ha intentado borrar esta imagen (de deterioro democrático en España) con aquel desgraciado invento de Josep Borrell llamado España Global y dirigido por la exdiputada de UPyD, Irene Lozano (...) Mucho dinero gastado para nada, muchas mentiras propagadas que no han sido compradas por la opinión pública internacional", escribió José Antich, director de elNacional.cat, en una columna esta semana.


Recortes de Prensa   Página Inicial