AGLI Recortes de Prensa   Jueves 19  Marzo  2020

Sánchez regresa al sectarismo
Editorial El Mundo 19 Marzo 2020

Debería tomar la mano tendida de Casado porque falta lo más duro

Es difícil apelar a la responsabilidad personal de los ciudadanos para que acaten el confinamiento mientras sus representantes acuden al Congreso a celebrar un pleno presencial, aunque sea en escasísimo número. Cuando las empresas hacen un esfuerzo para fomentar el teletrabajo y evitar así la propagación del virus, los representantes debieran compartir las normas que rigen para sus representados, pues disponen de medios telemáticos para ello. Resultan sangrantes casos como el de Adriana Lastra, que cinco días atrás anunciaba su cuarentena "por responsabilidad", o el del propio Sánchez, que primero toleró la presencia de Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros del sábado -estando su compañera Irene Montero contagiada- y ayer intervino en las Cortes estando su esposa igualmente contagiada. De poco sirve elogiar a una limpiadora del hemiciclo cuando se le obliga a una tarea que podría habérsele ahorrado.

Pero lo peor del debate de ayer fue el preocupante retorno de actitudes sectarias. Cuando creíamos que la pandemia había logrado convencer a Sánchez de la necesidad de renunciar a la estrategia divisiva que le ha guiado para alcanzar la Moncloa y mantenerse en ella, he aquí que ayer el presidente recuperó la táctica de hacer oposición a la oposición, en la creencia de que la mejor defensa es un buen ataque y en el momento más inoportuno: cuando el principal partido de la oposición le brinda todo su apoyo. En vez de despachar la letal negligencia como "sesgo retrospectivo", pedir perdón y aceptar con gratitud el respaldo de la oposición para liderar una respuesta unitaria a la crisis, Sánchez deslizó que la culpa de que en España el virus se comporte con mayor virulencia que en ningún otro sitio la tienen los recortes del PP. Como si la sanidad privada no estuviera salvando vidas con la misma entrega que la pública; como si las manifestaciones ideológicas del 8-M autorizadas por Sánchez cuando la epidemia ya galopaba por Italia y se descontrolaba en Madrid no hubieran disparado los contagios que hoy amenazan con colapsar los hospitales; como si el Estado de bienestar fuera patrimonio del PSOE; o como si María Jesús Montero, cuando fue consejera de Sanidad de Andalucía, no hubiera acometido también recortes y favorecido la sanidad privada como eficaz complemento de la pública. No es una comisión sobre la situación de la sanidad lo que demandarán los españoles cuando todo esto acabe, sino una de investigación sobre la responsabilidad de este Gobierno en el agravamiento de la crisis.

"Lo más duro está por llegar", reconoció Sánchez. Y ahí dice la verdad. Por eso mismo haría bien en retomar el tono presidencial y constructivo, prescindir de la tentación cainita y tomar la mano que con lealtad le tendió Casado ayer, cuya colaboración como partido de Estado cuando llegue la recesión siempre será más fiable que el chantaje separatista y el populismo de Podemos.

Al Dr Cum Fraude hay que largarlo
Nota del Editor 19 Marzo 2020

Todos los votantes causantes de que el Dr Cum Fraude siga haciendo disparates, deberían darse golpes en el pecho, mea culpa y esperar su conversión. Pero no debemos olvidar que los disparates que está perpretrando, se fundamentan en las lagunas que el PP, nunca quiso corregir

Zafia treta con el CNI
Editorial El Mundo 19 Marzo 2020

Mientras aplaudimos que todos los esfuerzos y las herramientas gubernamentales estén concentradas en responder a la urgencia sanitaria y al destrozo económico originado por la pandemia, el Ejecutivo de coalición llamado progresista ejecuta una maniobra impropia no solo de un demócrata escrupuloso, sino de un país bajo un estado de alarma como el actual. Sirviéndose torticeramente del decreto contra el coronavirus, Sánchez ha deslizado en medio del plan de choque económico una disposición final para blindar a Iglesias en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia, el organismo que controla el CNI. Recordemos que la inclusión de Iglesias en la comisión -adelantada por este diario en febrero- hizo que PP y Vox elevaran el asunto al Supremo, pues la ley no permite la presencia en ella de varios vicepresidentes.

La artimaña no solo es indecente por lo que tiene de parapetarse en la alarma para burlar a la Justicia. O por la inquietud que causa que Sánchez siga cediendo resortes del Estado a un partido con vocación antisistema. No: lo más sangrante es que la zafia treta, diseñada con manifiesto propósito de ocultación, deja al descubierto que ni en una delicadísima coyuntura de emergencia nacional se aparca la peligrosa competición interna sobre la que se cimentó la cohabitación entre PSOE y Podemos. Y se evidencia, una vez más, que los objetivos reales de Iglesias distan bastante de ponerse al servicio de los ciudadanos y de mejorar su cobertura social, sino que están más bien relacionados con su primigenio deseo de asaltar los cielos; es decir, de hacerse con el máximo poder en el Estado.

Coronavirus
El Gobierno usa el decreto económico contra el virus para blindar a Pablo Iglesias en la comisión del CNI

JUANMA LAMET El Mundo 19 Marzo 2020

El borrador incluye una disposición final en la que se cambia la ley de CNI para poder dar entrada al vicepresidente segundo

El Gobierno ha usado el Consejo de Ministros de este martes para blindar la entrada de Pablo Iglesias en la comisión del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). En la disposición final segunda del borrador del Real Decreto de medidas económicas contra el coronavirus, se modifica la Ley del CNI para que el líder morado pueda formar parte del selecto grupo de personas que monitorizan y evalúan la labor de los servicios de inteligencia.

La ley establece hasta ahora que sólo puede haber un vicepresidente en la comisión: en este caso, Carmen Calvo. En el nuevo articulado, será el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el que "designe" a tantos vicepresidentes como crea necesario.

El texto del decreto al que ha accedido este diario es un borrador, pero fuentes de La Moncloa confirman a EL MUNDO la modificación. Además, la referencia del Consejo de Ministros, que sí es definitiva, también incluye una modificación de las comisiones delegadas, para un pequeño matiz "burocrático": incluir en la ley que el director del Gabinete en la comisión estará presente en las reuniones de la comisión del CNI.

Iván Redondo siempre ha formado parte de las reuniones, pero "simplemente había que recogerlo en la ley, actualizando la persona de confianza del presidente en la comisión", agregan las fuentes.

La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia es el órgano que controla el seguimiento de los objetivos y la información del CNI. Se encarga de proponer al presidente del Gobierno los objetivos anuales del Centro y monitorizarlos y evaluarlos después. Asimismo, vela por la coordinación de los servicios de inteligencia y los servicios de información de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, de la administración civil y militar.

La noticia de la inclusión de Iglesias -adelantada por EL MUNDO el 22 de febrero- causó extrañeza en el entorno de los servicios de inteligencia, ya que su ministerio, el de Derechos Sociales y Agenda 2030, no es uno de los que están involucrados en los asuntos sobre seguridad y estabilidad del Estado que se tratan en esa comisión. El vicepresidente segundo obtenía así acceso a conocer y controlar todos los secretos del Estado, al igual que el resto de miembros de la comisión.

Pero el PP, Vox y el Partido Laócrata elevaron el asunto al Tribunal Supremo. El argumento jurídico que esgrimió Vox entonces fue que el Gobierno había cometido la "torpeza" de incluir a Iglesias sin haber cambiado antes la ley que establece que ha de haber un solo vicepresidente, que en este caso es Carmen Calvo.

El Partido Laócrata sostuvo que se incluyó a Iglesias en la comisión delegada a sabiendas de que se estaba infringiendo la ley. La querella, firmada por el líder del partido, Sergio Cebolla, consideraba que tanto Sánchez como Iglesias cometieron delitos de prevaricación administrativa, uno por adoptar la decisión y otro por aceptar el nombramiento.

Con la modificación, el Ejecutivo le está dando la razón a los dos principales partidos de la oposición, finalmente, pero al menos logra frenar sus recursos. De hecho, la modificación se incluye en un real decreto (una figura que requiere urgencia).

Por eso el Ejecutivo ha decidido cambiar la ley. La disposición final segunda del decreto, y siempre según el borrador, modifica el artículo 6 de la Ley reguladora del CNI, y le da una nueva redacción a su apartado dos: «La comisión estará presidida por el Vicepresidente del Gobierno que designe su Presidente, e integrada por los Vicepresidentes designados por el Presidente del Gobierno, las Ministras de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, y de Defensa, el Ministro del Interior y la Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, así como por el Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, el Secretario de Estado de Seguridad y la Secretaria de Estado Directora del Centro Nacional de Inteligencia, que actuará como Secretaria».

¡El culto de la vida!
Agapito Maestre Libertad Digital 19 Marzo 2020

Las manecillas del reloj marcan las doce de la mañana. Repican las campanas de una iglesia próxima a mi lugar de trabajo. Oigo nítidamente su sonido y el silencio queda interrumpido durante unos minutos. Medito: el culto de la vida no debería hacernos olvidar nuestra fragilidad ni tampoco nuestra fortaleza. Vuelvo al trabajo. Emborrono unas páginas, pero al rato la zozobra, compañera inseparable de la esperanza, me devuelve a la lectura de los periódicos. No hay datos para el optimismo. Todo es oscuro. Ya pasó el Pleno vacío del Congreso de los Diputados. ¡Pleno vacío! Sí; y, una vez más, Sánchez habló con precipitación y sin mostrar una sola convicción. Es un profesional del embuste. Solo piensa en justificar sus barbaridades. Antes de ser interpelado, antes incluso de ser criticado, estaba defendiéndose. Su infinita vanidad le impide un comportamiento normal. Es tan vanidoso y presuntuoso como el escritor que le votó en noviembre y ahora huye despavorido ante la hecatombe que él mismo alentó. La cobardía va por barrios.

Fijémonos bien en Sánchez porque, aunque cueste reconocerlo, es el representante máximo de la mediocridad de España. Sánchez no es una excepción. Es un español típico. Es vanidoso, ególatra e irresponsable. Su comportamiento es la quintaesencia de la vida de sus votantes. Sin embargo, no creo que la vanidad de Sánchez sea superior a la de otros líderes políticos. A las alturas de esta película, titulada Miedo a la muerte, no merece la pena hacerse cargo de las infinitas especies de vanidad. Baste quedarnos con la idea de que los votantes socialistas son equiparables en maldad y, sobre todo, en desprecio al "dolor del mundo" a los votantes de los otros partidos. A todos nos da miedo el dolor. O peor, porque la vida se nos ha hecho muy fácil, creemos que no hay en ella sufrimiento, dolor y angustia. La plétora de la vida, o sea, el sentirse poseído por la vida, nos ha hecho olvidar que somos mortales. Si nuestra época ha hecho del culto a la vida un mito, entonces se nos plantea un gravísimo problema: ¿cuál es la orientación que nuestra cultura da a la muerte? Ninguna. He ahí la gran diferencia entre las culturas del pasado y la actual civilización. La muerte es simplemente negada. Se la oculta. Los tiempos que vivimos, más que extraños, o muy diferentes a los del pasado, son especialmente salvajes, no tanto porque nieguen la bienaventuranza de la otra vida, que nos ofrecen aún las grandes religiones, sino porque no admiten la precariedad de la dicha o felicidad de este mundo. Por eso, seguramente, somos incapaces de tasar el justo valor del bienestar, de los bienestares y alegrías de cada momento. Por ese camino pedregoso, lleno de abismos, desaparecen los contrastes y el genuino valor de la vida presente. Solo los que sufren, los que han sufrido mucho, saben el valor del aquí y ahora. Solo esa gente sabe lo que lleva adentro la palabra resistencia. Solo los que resisten, sí, ganan.

¡Resistir, sí, no es esperar! Pero no seré yo quien combata la entrada en nuestras habitaciones de la luz blanca "tornasolándose de verde". Lejos de mí enfrentarme a la esperanza. Sin embargo, no puedo dejar de recordar al sabio estoico de Córdoba: "Ansiamos acelerar nuestra vida, y el tedio de lo presente produce en nosotros el deseo inquieto de lo venidero". Quizá Séneca estaba en lo cierto: cuidado con el laborat presentium tedio. Quizá solo cuenta el presente precario. ¡Quién sabe! Una cosa sin embargo tengo clara: quien olvida u oculta las miserias del presente, el contraste entre la vida y la muerte, corre el peligro de no ver jamás realizada sus esperanzas. Yo solo espero la llegada de las 20:00 h. Me conformo con oír los aplausos de mis vecinos, confundidos con los míos, dirigidos a los sanitarios que cuidan de nuestros enfermos.

La masa idiotizada
Cristina Seguí okdiario 19 Marzo 2020

La batalla contra el Covid19 la están librando en soledad las personas infectadas sin diagnosticar en sus casas para que a Sánchez no se le vayan de madre los números. Estudios chinos, publicados en la revista Sciencemag.org, ya nos han contado que el 79% de todos los casos provienen de una persona infectada sin diagnosticar y estiman ya que, por cada infectado hay cinco sin diagnosticar, por lo que hay que multiplicar por seis las cifras actuales de infectados.

La única batalla que está intentando ganar este Gobierno es la de la opinión pública. Para un ejecutivo sonado y tambaleante desde el principio es esencial ser exonerado de su responsabilidad en la muerte de 533 personas -ignoro cuántas más tendremos a la hora de publicar este artículo-

Y esa batalla la está pudiendo librar gracias a sus terminales mediáticas cortesanas cuyo objetivo es el de convertir a Pedro Sánchez en víctima haciendo creer a la sociedad española que el Gobierno tenía la misma información que cualquier otro ciudadano “Hemos pecado de exceso de confianza”

Y ni un solo periodista mentiroso ha pedido perdón por convertir el 8M en la tumba feminazi de las mujeres. La excusa de la imponente dama rubia de las mañanas informativas que revelaba ayer el paletismo de chapela roja que acucia en los medios al repetir “Dijimos que no iba a haber problemas porque el coronavirus venía sólo de personas extranjeras”. Los mismos creadores de “señalar la nacionalidad de los agresores sexuales es racista”, apuntándose a la cosa de los delirios supremacistas.

Nos mienten. El Gobierno fue avisado el 3 de marzo por varios organismos sanitarios internacionales de que debía impedir el 8M. El gobierno también era consciente de que el 15 de febrero murió en Valencia el primer hombre infectado por Coronavirus y no lo dio a conocer hasta un mes más tarde.
Este Gobierno es una bomba de relojería que antepone su agenda política a la seguridad ciudadana conscientemente.

No desprecien tampoco el otro gran elemento que permitirá al Gobierno ganar la batalla de la propaganda: una parte nada despreciable de la sociedad que les está siguiendo con la sumisión del ganado bovino. Convertidos en viejas de visillo con catalejo se dedican a aplaudir al policía que identifica al vecino que, mientras pierde su bar o piensa en cómo evitar el despido de sus trabajadores, recibe ya cubos de agua y tierra de las macetas del justiciero de la puerta de al lado por bajar al portal a fumarse un puñetero pitillo.

Tanto para Sánchez:. “Esto ya no es tanto culpa del Gobierno como de ese puñetero agente patógeno que se ha excedido de sus 30 segundos diarios para bajar la basura. ¿A qué hora habrá salido el tipo con el que me acabo de cruzar y que, sospechosamente no llevaba bolsa?”

Esos mismos ciudadanos “concienciados” salen por la noche redimirse al balcón a dar cacerolazos porque los confesionarios para el buen cristiano están cerrados.

Con el mismo ahínco, esa sociedad idiotizada explica que gobierne un esqueje intelectual como Sánchez y los porretas de Políticas de la Complutense. Ahora están exaltadísimos por la concejal de Nueva Canaria que ha dicho que “el Coronavirus es la naturaleza avisándonos de que hay muchos mayores”, cuando lo cierto es que llevo cinco días recibiendo hostias de los del “#QuédateEnCasa por solidaridad” cada vez que publico la muerte por el virus amarillo de alguna persona mayor de 60 años o de algún veinteañero o cincuentón con una patología previa: “Sé responsable, tenía una patología previa” dijeron al publicar la muerte de un chaval que luchaba contra la leucemia o la del policía municipal de Madrid que acaba de morir con 58 con antecedentes de asma. ¿Es mi imaginación o los buenos cristianos del balcón han trasmutado en Mengeles postmodernos y se han montado en casa su pequeña Uppsala eugenésica por el que pasarán los mayores de su familia? Ojo, porque del “no colapsen los hospitales” a las mediciones de cráneo para estudios raciales, la línea es mucho más fina de lo que parecía…

Serán los estragos del confinamiento, pero la gente también se está comiendo las medidas de subsidio del Gobierno. 200.000 millones de euros, o de unicornios hiperventilados, para paliar los efectos de la pandemia, como si fueran de Sánchez y no del mismo autónomo y contribuyente incautado, jodido y burlado por estos Mijails de pacotilla que se inventan los billetes y las falacias más grandes de la democracia mientras las partidas presupuestarias siguen derrochándose en el empoderamiento de complejaditas la libertad sexual de los peleles binarios y el fomento del bable.

El viral que enumera las chapuzas de Sánchez en la crisis del coronavirus: «Con tu inacción has sentenciado nuestro futuro»
Sigue en directo la última hora del coronavirus en España
OKDIARIO 19 Marzo 2020

Innumerables mensajes, memes, cadenas y todo tipo de contenido circulan por las redes para paliar el hastío de estos días de confinamiento por el coronavirus. Uno de los mensajes que se ha convertido en viral por su amplia difusión es una carta explicando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo que es el heroísmo con una ácida crítica a los pasos dados o, mejor dicho, a los pasos que no ha dado el presidente para paliar el efecto de la pandemia. «Con tu inacción has sentenciado nuestro futuro», concluye el autor de la misiva.

Comienza el texto con una frase del jefe del Ejecutivo: “El heroísmo consiste también en lavarse las manos, en quedarse en casa», apunta Sánchez, que añade: «Va a ser muy duro y difícil pero vamos a parar el virus, eso es seguro». El autor del texto comienza entonces a explicar al presidente del Gobierno socialcomunista lo que es el heroísmo y, de paso, atiza al socialista por la pésima gestión de la crisis.

«A ver, te lo voy a explicar Pedro (te tuteo porque solo mereces el mayor de mis desprecios):

– El heroísmo consiste en no mentir a los españoles.

– El heroísmo consiste en haber cerrado el tráfico aéreo con Italia cuando se pudo y poner en cuarentena a la gente que venía de China, en lugar de llamarnos racistas por no entrar en el chino de la esquina.

– El heroísmo es tomar el mando único de España, sin tener que pedir permiso a nadie.

– El heroísmo es cancelar las manifestaciones del 8M por toda España, aunque así se quedasen sin altavoces los sectarios/as.

– El heroísmo no es mantener como imagen y portavoz de la sanidad española a un individuo que no duda en hacerse corresponsable de que si su hija quería ir al 8M no sería él quien se lo impidiese.

– El heroísmo es no decir a los medios de comunicación que se mofen de los agoreros que decían que esto era muy serio y nada que ver con una gripe, sin que dudases en enviar a tertulianos y supuestos técnicos a los medios de manipulación amigos, a mentir a la cara a los telespectadores.

– El heroísmo es tomar decisiones por delante de los problemas, no cuando te dicen los expertos que ya están los hospitales llenos de críticos y sin equipos de respiración asistida.

– El heroísmo no es anunciar que al día siguiente vas a declarar el estado de alarma, produciendo el efecto huída que vimos en Milán y que tú conocías de sobra por como sucedió allí.

– El heroísmo no es haber desaprovechado una ventana de oportunidad que nos había dado Italia y que tú despreciaste hace semanas.

– El heroísmo no es encerrar un país en casa un fin de semana y decir que con eso ya todo pasará, y además que los españoles se lo crean, cuando sólo les has estado mintiendo desde hace más de un mes (primer positivo en España el 29 de enero).

– El heroísmo no es enviar a los mismos tertulianos y técnicos de antes a que nos cuenten ahora lo contrario que hace 7 días, haciendo corresponsables a los ciudadanos de su futuro, como si ellos fuesen los responsables de tus propias irresponsabilidades e inmundicias morales».

Después de esta enumeración crítica de todos los errores cometidos por el presidente socialista, el autor de la misiva continúa con ataques directos al jefe del Ejecutivo:

«Pedro, tú eres un miserable y ayer tenías lágrimas en los ojos, pero porque eres un falso y un consumado actor. Sabes lo que has hecho y además sabes que vas a pagar por ello.

¿Sabes por qué te puedo decir todo esto y acusarte sin miedo a parecer un ventajista que habla a toro pasado? Pues porque sólo soy un modesto ciudadano que lee y ve lo mismo que el resto que lo quiere hacer, y además gratuitamente.

No dispongo ni de tus medios, ni de tus asesores, ni mucho menos de tu CNI. Nada de eso, pero llevo desde hace un mes viendo lo que nos venía encima. ¿Acaso es que soy más listo que tú?

No, todo lo contrario, tú eres hasta Doctor, o eso dicen, pero a mí solo me mueve la verdad y el bienestar de los míos. Pero por muchos errores que yo cometiese, nunca haría lo que nos has hecho tú.

Has sentenciado nuestro futuro con tu inacción. Y anda que no criticaste a los demás por cosas menos graves. Ay pájaro! Y como te dije antes, sabes que lo vas a pagar».

Blindar a Iglesias en la comisión del CNI con el decreto ley del coronavirus "viola dolosamente la Constitución"
Miguel Ángel Pérez Libertad Digital 19 Marzo 2020

Según fuentes jurídicas consultadas por LD, la Ley 11/2002 que regula el CNI "no puede modificarse con una norma de rango inferior, un decreto ley".

Blindar al vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en la Comisión de control del Centro Nacional de Inteligencia CNI del Congreso de los Diputados con el decreto ley sobre el estado de alarma del coronavirus "viola dolosamente la Constitución".

Según las fuentes jurídicas consultadas por Libertad Digital, la ley 11/2002 de 6 de mayo, reguladora del Centro Nacional de Inteligencia, "no puede modificarse por el Gobierno de Pedro Sánchez a través de una norma de rango inferior. Es decir, con un Decreto ley". Cabe destacar que esta medida no ha sido anunciada previamente por el Ejecutivo hasta su publicación en el Boletín Oficial del Estado BOE.

El decreto ley sólo puede ser empleado en casos de "extraordinaria y urgente necesidad. En este contexto, el artículo 86 de la Constitución recoge textualmente que "en caso de extraordinaria y urgente necesidad, el Gobierno podrá dictar disposiciones legislativas provisionales que tomarán la forma de Decretos-leyes y que no podrán afectar al ordenamiento de las instituciones básicas del Estado, a los derechos, deberes y libertades de los ciudadanos regulados en el Título I, al régimen de las Comunidades Autónomas ni al Derecho electoral general".

Según las mismas fuentes jurídicas consultadas, "si el Gobierno quiere modificar la ley para blindar a Iglesias en la comisión del CNI debe hacerlo a través de otra ley y no de un Decreto-ley. No puede hacerlo por la puerta de atrás en plena crisis del coronavirus y encima en un decreto ley sobre el estado de alarma. Dicha disposición debería ser anulada", destacan.

El Decreto-ley que permite a Iglesias conocer de los asuntos que trate el CNI deberá ser validado en el Congreso de los Diputados. La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia es el órgano que controla el seguimiento de los objetivos y la información del CNI. Además, se encarga de proponer al presidente del Gobierno los objetivos anuales del Centro, monitorizarlos y evaluarlos después. También se encarga de la coordinación de los servicios de inteligencia y los servicios de información de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de la administración civil y militar.

Este miércoles, el BOE publicaba así la Disposición final segunda sobre el decreto ley del estado de alarma del coronavirus la mencionada modificación de la Ley 11/2002, de 6 de mayo, reguladora del Centro Nacional de Inteligencia:

"Se modifica el apartado 2 del artículo 6 de la Ley 11/2002, de 6 de mayo, reguladora del Centro Nacional de Inteligencia, con la siguiente redacción: 2. La Comisión estará presidida por el Vicepresidente del Gobierno que designe su Presidente, e integrada por los Vicepresidentes designados por el Presidente del Gobierno, las Ministras de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, y de Defensa, el Ministro del Interior y la Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, así como por el Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, el Secretario de Estado de Seguridad y la Secretaria de Estado Directora del Centro Nacional de Inteligencia, que actuará como Secretaria".

El texto modificado por el Gobierno
Recordamos que el Gobierno ya había aprobado el pasado mes de febrero la inclusión de Iglesias en la comisión del CNI, pero a través de un decreto. Tras su publicación, Vox, PP y el Partido Laócrata lo recurrieron. Según el partido de Santiago Abascal, el Gobierno había cometido la "torpeza" de incluir a Iglesias en la citada comisión sin cambiar antes la ley que establece que ha de haber un solo vicepresidente, en este caso Carmen Calvo.

La ley del año 2002 establecía que "la comisión estará presidida por el vicepresidente del Gobierno que designe su presidente e integrada por los ministros de Asuntos Exteriores, Defensa, Interior y Economía, así como por el secretario general de la Presidencia, el secretario de Estado de Seguridad y el secretario de Estado director del Centro Nacional de Inteligencia, que actuará como secretario".

Sin embargo, el decreto del pasado 25 de febrero, recogido en el BOE, señalaba: "Asistirán a las reuniones de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia las ministras de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación y de Defensa; el ministro del Interior; el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, y la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital".

Dicho decreto recurrido por las formaciones políticas quedará en papel mojado con la emisión del nuevo decreto ley al respecto, por parte del Gobierno, camuflado en las medidas sobre el estado de alarma por la pandemia del coronavirus.

Daniel Lacalle: “Hay que sacar la artillería y exonerar al país de impuestos”
H. Montero larazon 19 Marzo 2020

La dimensión de la crisis a la que se enfrenta España y el resto del mundo, reafirma a Lacalle en sus planteamientos: hay que liberar a las empresas y autónomos del yugo fiscal para asegurar su supervivencia. Por eso, califica de «caja de donut» el paquete de medidas de Sánchez.

–¿Considera negligente la actuación inicial del Gobierno frente a esta crisis?
–Desde luego, no ha ayudado nada esta política de comunicación de ir dando píldoras y tratar al ciudadano como un adolescente. Empezaron diciendo que era una gripe y luego han ido introduciendo información. Es normal que la gente no se fíe.

–El presidente del Gobierno da por perdidos tres meses en términos de PIB, pero vaticina una «rápida» recuperación. ¿Es un escenario demasiado optimista?
–Es un escenario que el Gobierno no debería considerar porque no es una cuestión solo del cierre de miles de empresas a corto plazo. Nadie puede pensar que en tres meses va a estar contenido el virus. Pero aunque así fuera, no vamos a tener una temporada turística récord, más bien lo contrario, ni vamos a recuperar la inversión. Las empresas no se van a pasar tres meses de paréntesis y luego a crecer al 12%-14%. El error de diagnóstico es que parte de ignorar la debilidad económica de la que partíamos. En el cuarto trimestre, el país creció por el aumento del gasto público y por las menores importaciones. El segundo error es pensar que esto es un paréntesis, que no va a tener impacto sobre el capital circulante, los balances y la capacidad de inversión de las empresas, y pensar que cuando se recupere la economía vamos a volver a los niveles de consumo previos. La economía de la UE se ha mantenido a flote gracias al sector servicios, que representa el 70% del PIB. Y este sector está siendo cercenado por este proceso. No puedes esperar que la recuperación venga como si esto fuera una simple gripe de la economía.

–¿Le parece suficiente el plan de movilización de hasta 200.000 millones en avales, créditos y liquidez?
–Son medidas orientadas a ese escenario completamente optimista de Sánchez. Medidas de demanda para un «shock» de oferta. La misma receta que en 2009, cuando el desplome diario de cierre de empresas y pymes se cubrió con aumento de deuda, avales y crédito a aquellos sectores que ya tienen de todo y están protegidos por las políticas de demanda. Las medidas están orientadas a proteger a quienes ya lo estaban. Y no se hace nada por las pymes y autónomos, que estos años no se han endeudado, y no tienen grandes activos.

–¿Tendría que haber sacado ya Sánchez toda la munición?
–No te puedes guardar ases en la manga para más adelante. En estas circunstancias, hay que sacar toda la artillería ya. Pero es que no ha sacado nada de artillería. Ha salido a una guerra económica con una caja de donuts. El problema no es ese. Es que a los autónomos no les puedes decir que les vas a periodificar los impuestos. Las medidas aprobadas se anulan todas entre sí dentro del texto. Se dice que se va a flexibilizar el pago de tributos, pero es postergar. Se va a exonerar temporalmente de cuotas e impuestos a pymes y autónomos cuando a lo que te vas a enfrentar en el futuro no es a pérdida de ingresos fiscales, sino al desplome brutal. El Gobierno está pensando que en mayo o junio los ingresos fiscales se van disparar, pero eso no va a ocurrir. Si tus clientes te dicen hoy que no vas a cobrar en lo que queda de año te da igual que te posterguen el pago de impuestos. Las cancelaciones ya no son para abril sino para noviembre.

–Las pymes que van a los bancos se quejan de que el aval cubre solo parte del agujero y que tienen que afrontar con créditos su supervivencia...
–Los avales están basados en la sostenibilidad del negocio. Esto ya lo hemos vivido. La misma receta que los avales de la crisis de Zapatero. Esto no es una crítica al Gobierno, sino a la idea de que todos los problemas de la economía son de demanda o de crédito en lugar de problemas de solvencia.

–¿Cómo se mantiene esa solvencia en estas circunstancias?
–Lo primero, inflar el PIB con medidas de demanda te lleva a prolongar la crisis como desde 2009 hasta 2013. Hay que reconocer que lo que nos vamos a encontrar es un dominó de cierres y quiebras con un impacto enorme en el PIB. Hay que trabajar en dos frentes. Eliminar todos los gastos de presupuesto que son innecesarios en este entorno y aprobar una reducción tributaria generalizada y una eliminación de todos los impuestos que son un escollo a la contratación para mantener el empleo. Eliminar cotizaciones, eliminar las subidas de bases mínimas y máximas, porque no te enfrentas a una caída de ingresos, sino a un cierre masivo de la economía. El país necesita una exoneración de impuestos.

–Eso disparará también el endeudamiento público.
–Bueno, vas a tener todo el apoyo del BCE, así que no es el fin. Con las medidas aprobadas, el impacto en endeudamiento nos llevará al 120% del PIB. Sabiendo que el endeudamiento va a crecer, lo positivo es endeudarte bien para fortalecer y mantener los sectores productivos. Pero para eso, hay que eliminar también toda la espuma del gasto. No se puede pedir una economía de guerra a las empresas y a las familias y mantener el Gobierno en estado de bonanza, porque no se ha eliminado ni un ministerio inservible ni gabinetes ni subvenciones que ahora no pintan nada.

–¿Hay que reformular entonces toda la política económica y presupuestaria para este año y posiblemente el próximo?
–Para empezar, el Gobierno no tiene mejor información sobre qué sectores van a tirar de la recuperación. El Gobierno, el Estado, las administraciones, viven del sector privado, así que lo que hay que hacer es dejar al sector privado que respire. Que las empresas de baja productividad sobrevivan. El Gobierno no puede decidir quién gana y quién pierde, pero sí puede suprimir los escollos que ha puesto.

–¿Podría funcionar una militarización de la producción o la estatalización de sectores estratégicos?
–Sería dramático. La idea de que hay sectores y empresas estratégicas es proteccionismo barato.

–¿Qué le parece el escudo anti-opas en la bolsa?
–Otro parche ridículo. Las empresas se hacen inexpugnables permitiendo que sean más fuertes. Hacerlas más ineficientes con una intervención solo te lleva al desastre.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Sánchez toma el virus como aliado
Carlos Dávila okdiario 19 Marzo 2020

Según su inveterada costumbre, Sánchez volvió a mentir en el Congreso. No es cierto; el coranovirus, la crisis que ha traído apañada, no nos desbordó a todos, a todos los españoles. Le ha desbordado a él que, por lo menos, negó cinco veces que el virus nos fuera afectar y que, en consecuencia, no había que adoptar, contra su enorme letalidad que entonces no reconocía, otras medidas que las comunes contra el catarro o la gripe. Nos mintió y parece que quiere seguir haciéndolo apoyado tibiamente por una oposición que no tiene otro remedio que unirse ante la catástrofe, y sin el menor apoyo de un partido, Esquerra, que es el que le mantiene en pie y en Moncloa. Sánchez ha engañado de nuevo a los autónomos a los que, en el colmo de la villanía, va a continuar obligando a pagar unas cotizaciones por un trabajo que ya no tienen, y naturalmente por un salario que ya no están cobrando.

Y sí ha mentido a los autónomos, ha mentido incluso a los que le están apoyando. En medio de esta cruel vorágine, el presidente del Gobierno se ha bajado los pantalones con sus socios de Podemos y, no para atender a las presuntas medidas sociales que éstos no han presentado, sino para colar, de rondón y sospechosamente, la presencia de Pablo Iglesias en cualquier actividad relacionada en el futuro con nuestra Seguridad Nacional, en el funcionamiento del Centro de Inteligencia. Iglesias en el CNI va a ser el simio que llega a sus archivos con una cuchilla de afeitar entre los dientes. A este individuo desalmado, a Iglesias, le está importando un pimiento el sufrimiento del país en general, un dolor, unas muertes, que también son efecto de sus actuaciones, de las que, él por lo menos, alentó; recuérdese la bochornosa manifestación de las feministas infectocontagiosas. Lo único que les importa a los comunistas de Iglesias es el poder, por la vía que sea, los muertos que los entierren otros. Iglesias no está en la enojosa Comisión del Coranavirus, sí lo está sin embargo en las decisivas investigaciones del CNI. Un horror para España que se queda a a partir de este momento en sus pecadoras manos.

Algunas de las bondadosas apelaciones a la unidad en esta hora trágica de España, a lo mejor son necesarias en su formulación, pero es de suponer que el centroderecha se esté dando cuenta de que en Sánchez todo es arbitrismo y artificiosidad. Ahora precisa de sus enemigos del PP, VOX y Ciudadanos, y a ellos se somete, apesadumbrado y contrito, reconociendo, sin consecuencia alguna, que sí, que en ciertos momentos el maldito virus “Nos ha desbordado”. Eso ya no vale para nada. Lo que no es admisible es los que tan aparatosamente se han equivocado no paguen por ello. El Gobierno de coalición del Frente Popular ha saltado por los aires, pero el jefe pretende que se termine con el latoso virus y que todo siga igual. Por ejemplo, la permanencia de una de sus propuestas estelares que ni siquiera en estos días se ha molestado en disimular: la subida de impuestos. ¿Recae el centroderecha en que nuevamente es presa de las trampas indecentes de Pedro Sánchez?

A este sujeto no se le puede apoyar. Es un falaz. Ahora sólo quiere tiempo para ver cómo sale de esto. También para él, como para su conmilitón Iglesias, este es el objetivo. Ninguno más, que el país tampoco se engañe. Dejemos, eso sí, que la muerte deje de acecharnos, pero nada, a continuación, podrá seguir siendo lo mismo. Y menos aún con Sánchez en La Moncloa. El también cuenta con el virus como aliado. Tras el drama casi bíblico, llegará la magnitud de la demoledora crisis económica que nos espera. ¿Alguien puede creer que un Gobierno así puede gestionarla decentemente? De ninguna de las formas. En el asténico Parlamento Nacional, Sánchez ha logrado una aquiescencia casi general que usará, lo verán, para su propio beneficio. Si es verdad, como predicen los expertos, que allá por el 16 de abril, el maldito virus nos empezará a abandonar, no lo es menos que entonces se iniciará la lucha contra la peor crisis económica que nunca hayamos padecido en España. Para ese momento, el centroderecha no puede permitir a Sánchez seguir un minuto más en el poder.

Y, fin con una pregunta: ¿cómo es posible que el virus, que ha enfermado a las señoras de Sánchez e Iglesias, no haya contagiado a ambos? Hasta para ese menester el COVID-19 se está comportando como un aliado de Sánchez.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial