AGLI Recortes de Prensa   Jueves 2  Julio  2020

La generosidad de Sánchez, a prueba
Editorial ABC  2  Julio 2020

La comisión parlamentaria para la «reconstrucción» de España tras la crisis del Covid-19 está llamada a ser un punto de encuentro entre el Gobierno y partidos de la oposición como el PP y Ciudadanos, y una fórmula para alcanzar acuerdos útiles para la sociedad española. Pero la tentación de ideologizar la respuesta política contra el virus va a estar siempre presente, sobre todo si la comisión es una marioneta en manos del PSOE y Podemos. Es cierto que Ciudadanos ha emprendido una estrategia de acercamiento al PSOE como alternativa a su marasmo político y electoral. Arrimadas ha concluido que, a la sombra del PP, Ciudadanos está abocado a una desaparición fáctica, y por eso exhibe cada acuerdo con Sánchez, por mínimo que sea, como un gran éxito político. Pero la letra pequeña de esos pactos apunta a una extraña sumisión de Ciudadanos que puede salirle cara a medio plazo. Distinto es el caso del PP, entre otros motivos porque multiplica por nueve los escaños de Ciudadanos y porque Sánchez necesita ahora a Casado. Es innegable que sin necesidad de dar carta de naturaleza a todas las propuestas del Gobierno, el PP puede hallar puntos de encuentro con Sánchez, sobre todo en el ámbito de la réplica sanitaria para evitar rebrotes del virus en otoño, porque la protección de la salud pública debe imponerse sobre cualquier interés ideológico o táctica política. Pero también en el ámbito europeo, donde el PP es esencial para proteger los intereses españoles, o en la respuesta económica a la depresión que se avecina.

En cualquier caso, la derecha no debe caer en nuevas trampas del Gobierno. El PP, como Ciudadanos, se está ofreciendo de buena fe desde la moderación y la cesión política para lograr consensos que consideran útiles para los españoles. Pero la actitud de Sánchez no es del todo satisfactoria. Son de sobra conocidas su afición por la mentira y la endeblez de su palabra. En otros términos, Sánchez no es fiable, y por eso la oposición debe caminar con tiento. De momento, Sánchez ha dado un hachazo ideológico a la educación concertada, dejándola al margen de cualquier tipo de ayuda económica en la recuperación. Además, permanece callado ante las exigencias de sus socios naturales -el independentismo, los herederos de ETA, el populismo extremista de la izquierda o el nacionalismo excluyente- de conformar cordones sanitarios contra la derecha. No conviene engañarse porque para Sánchez sigue siendo una prioridad pactar unos nuevos presupuestos con esa retahíla de partidos dogmáticos, intransigentes, chantajistas y odiadores de España. Sánchez debe decidir. O acepta la moderación y sensatez que le ofrece el PP o encalla con toda su demagogia en la extorsión de sus socios de siempre. No tiene más alternativa, porque su opción tradicional -mentir a todos- ha dejado de tener sentido.

La dimisión de Sánchez Dr Cum Fraude

Nota del Editor  2  Julio 2020

La gravedad del olvido de lo bueno parece que induce a la melancolía, pero el olvido de lo malo es un paso directo al frenopático. El Dr Cum Fraude tiene que desaparecer, cualquier arreglo que pretenda es un fracaso seguro.

V….. de derrota
Daniel García-Pita Pemán  2  Julio 2020

Hay preguntas retóricas emblemáticas que convierten en inmortales los análisis, los discursos, los poemas, o las historias de cualquier clase en las que se formulan: ¿Hasta cuando abusarás Catilina de nuestra paciencia? de la primera catilinaria de Cicerón; o la doble interpelación ¿Dónde está ¡oh! muerte tu aguijón? ¿Dónde está ¡oh! sepulcro tu victoria? que San Pablo toma del profeta Oseas; o ¿En que momento se jodió el Perú, Zavalita? de «Conversaciones en la Catedral», una de las mejores novelas del pasado y del presente siglo. Son frases míticas que trascienden la propia obra por su valor intemporal. A Vargas Llosa le dieron un merecido premio Nobel, antes, incluso, que a Bob Dylan, cuando la Academia Sueca comenzó a entender que la cultura iba por otros derroteros, creando, por cierto, serios agravios comparativos: ¿Y de Sabina, qué? o ¿Qué me dices de Loquillo? se preguntarán justificadamente sus miles de seguidores.

Algunas de esas frases deberían ser declaradas Patrimonio de la Humanidad, de tal forma que copiarlas no pudiera ser objeto de condena como plagio, sino reconocimiento de buena formación y cultura. El expurgo de los libros, periódicos y revistas publicados en el mundo entero para identificar estas frases míticas, y el poder para elevarlas a la categoría de Patrimonio de la Humanidad se atribuiría a un nuevo organismo de la ONU. Formará parte del poblado universo del multilateralismo en el que se ha diluido la vieja aspiración internacionalista del marxismo. Son en general entidades que, con el dinero de los países ricos, financian ingentes estructuras burocráticas de utilidad dudosa, destinadas a entorpecer en lo posible a sus financiadores, aunque sin un correlativo beneficio para los países más pobres que las controlan.

La Unesco ha hecho un gran avance en la universalización de la cultura, con un generoso presupuesto destinado a identificar festejos y actividades que enaltecen valores y costumbres injustamente relegados al modesto ámbito de un término municipal. Sus funcionarios deciden si tienen los merecimientos para ser declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y ser reconocidos en su verdadero valor, urbi et orbe. El último proceso iniciado para alcanzar la referida categoría -algo así como una canonización laica- ha sido la tomatina de Buñol, batalla incruenta de tomatazos en la calle que todos recordarán haber visto alguna vez en televisión. Los escolares de mi generación debemos aceptar la ceguera y la estrechez de miras en las que fuimos educados reduciendo a siete las grandes maravillas del mundo. Creo que todas salvo una están, además, desaparecidas, con lo que vaya usted a saber.

La pregunta, célebre, de Vargas Llosa es muy posiblemente uno de los comienzos más elegantes de una novela. En las últimas semanas cualquier respuesta cegata que no viera más allá del propio Perú quedaría sin sentido alguno. El verdadero origen de los problemas del Perú y de toda América, del norte y del sur, está en Colon y los conquistadores y evangelizadores españoles que llevaron universidades, cultura y religión a aquellas tierras. La historia que conocíamos era un simple trampantojo para ocultar los crímenes y los desmanes españoles. Las hordas de blancos y ciudadanos de color han vengado recientemente en las estatuas de aquellos desalmados los crímenes cometidos. Han incluido en la lista a Winston Churchill y otros próceres ingleses. No constan sin embargo dirigentes de países africanos y asiáticos en los que pervive la esclavitud. La corrección política es así. La venganza está justificada aunque sea con un efecto puramente simbólico.

¿En qué momento se jodió España? No se puede formular esa pregunta de forma intemporal, ya que España se ha jodido en numerosas ocasiones a lo largo de la historia y por las más diversas razones. Hay que atenerse al pasado inmediato. Y ahí, pienso yo, no hay más que una respuesta posible: en el momento en que el populismo comenzó a ser realmente influyente en la política de la Nación.

Al populismo puro y duro le precedió la progresía estética y cultural, el movimiento de lo políticamente correcto que es un populismo elitista y con pretensiones. Es el soporte doctrinal. Pura elucubración estéril. No se faja en la vulgaridad de la emigración de los subsaharianos o en los problemas de PER. Solo aborda temas elevados, feminismo, ecología, cambio climático etc. En ocasiones desciende y se hace carne mortal en alguna manifestación, pero siempre restringida, reservada a personalidades cinco estrellas.

En España nos aflige hoy un populismo real originado en la izquierda comunista, harta de perder escaños en cada elección desde los tiempos de Anguita. Les han quitado el sitio los de Podemos. Habían aprendido la lección en Suramérica. Montaron el show de la Puerta del Sol y se encontraron con el regalo de Pedro Sánchez y de una nueva militancia del PSOE a la que lo que le gusta es, precisamente eso: el show de la Puerta del Sol. ¡Déjeme de transición y de un régimen periclitado! Es hora de que el pueblo resuelva por sí mismo y definitivamente sus problemas. ¿Qué problemas? ¿Cómo? Primero el poder, los detalles ya los veremos luego. No hace falta ser un lince para vislumbrar el desastre si no salimos pronto del carril populista.

El PP resultaba demasiado tibio. Y surgió Vox. Se le acusa de ser un partido fascista. Es rotundamente falso. Se ignora su programa e implica un total desconocimiento del fascismo. Es un cliché que queda bien para los mítines de la izquierda y simplifica las intervenciones televisivas del Gobierno. El problema de Vox es su planteamiento táctico: frente al populismo desatado de izquierda propone pequeñas dosis de populismo de derechas; homeopatía pura. Pero la política no funciona como la medicina. España no es Francia, ni Hungría, ni Polonia. Vox crea una imagen de confrontación de bloques que atemoriza a muchos votantes. Y la derecha solo gana elecciones desde el centro. Es un hecho contrastado. Solo desde el centro hay posibilidades reales de ganar al populismo. No es cuestión únicamente de la Ley D’Hondt.. Hoy por hoy la v de Vox es v de derrota.
=================================================
Daniel García-Pita Pemán es miembro correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

V de Vox, susurro que aumenta
Nota del Editor  2  Julio 2020

Cuarenta años de tomadura de pelo y pretender seguir en ello, bien centrados. Si hubiera alguna institución pública defendible, se podría pensar que España tiene remedio. Pero en el círculo en el que estamos, no hay punto alguno de esperanza, salvo el susurro de Vox que muchos intentan silenciar, pretendiendo que algo parezca que cambia para seguir con el suicidio sedado.

Fortalecimiento del autoritarismo
Agapito Maestre Libertad Digital  2  Julio 2020

La oposición no tiene capacidad para detener la deriva autoritaria del régimen político impuesto por Sánchez-Iglesias. Quizá un triunfo de Feijóo en las elecciones de Galicia abriría un camino, siempre difícil y tortuoso, en España para dejar a un lado la ironía y a otro el radicalismo sobre la viabilidad de la democracia española. Pero nadie se engañe con raras oscilaciones entre políticas de fe y políticas de escepticismo, porque aquí solo hay un agente político con una extraordinaria lucidez: el Gobierno de Sánchez-Iglesias. Por desgracia, esa inteligencia no tiene otro afán de servicio que no sea el autoritarismo. Perpetuarse en el poder obstruyendo cualquier alternancia de gobierno. Oposición de la oposición. Eso es todo.

El fin del estado de alarma ha traído, por desgracia, un fortalecimiento de los mecanismos autoritarios impuestos por este Gobierno desde su llegada al poder. Sí, seamos realistas; levantemos acta de lo evidente: la envergadura de las crisis sanitaria, económica y social sufrida por los españoles con la enfermedad de la covid-19 no sólo no ha conseguido limar los aspectos más sombríos y autoritarios de este Gobierno, sino que los ha potenciado hasta límites insospechados para cualquier benévolo militante o votante de la socialdemocracia clásica. La Europa más democrática está escandalizada con este Gobierno populista. El Gobierno de Sánchez-Iglesias no solo no quiere negociar nada con la oposición, sino que pretende destruirla. Los engranajes de esta "democradura" funcionan tan bien que están haciendo fracasar, por decirlo suavemente, todos los mecanismos democráticos de control, obstrucción y enjuiciamiento de un gobierno autoritario.

La democradura española, escondida en ropajes democráticos, avanza sin que nadie consiga ponerle límites. Mil pruebas existen acerca del fortalecimiento de los instrumentos autoritarios impuestos por Sánchez-Iglesias a un país que deambula, como si estuviera perdido, entre la utopía y el desengaño. Basta mirar con candor ciudadano e ingenuidad filosófica las cosas, la realidad, para hallar autoritarismo en las páginas de la prensa, en el comportamiento despectivo de los gobernantes con los ciudadanos, en los debates parlamentarios, en los silencios de quiénes deberían explicarse ante sus presuntas conductas delictivas y delictuosas, etcétera. Citaré tres, solo tres, de las mil pruebas de esta deriva autoritaria del régimen político español.

Más allá de la citada debilidad, si es que no se trata de algo peor, de la oposición para detener el proceso de reforzamiento de los mecanismos autoritarios del Gobierno, mencionaré, en primer lugar, esa funesta manía totalitaria del Gobierno por imponer el precio de las cosas, por ejemplo, el de los alquileres de la vivienda; en segundo lugar, rehuir sistemáticamente el análisis político del indigno comportamiento de la Fiscalía General del Estado en general, y de algunos fiscales en particular, ante el caso del vicepresidente segundo del Gobierno; y, en tercer lugar, la imposición de un lenguaje totalitario a toda la población, por ejemplo, "nueva normalidad", que implica un afán de perpetuarse en el poder sin ningún tipo de Oposición.

No es menor esa última cuestión, la del lenguaje, porque refleja y explícita la principal baza de las democraduras, a saber, el ánimo autoritario de refundar, a partir de victorias pírricas en las urnas o Gobiernos débiles de coalición, un régimen político sin alternancia. Cuando todo, empezando por la situación de catástrofe económica, pasando por la crisis sanitaria, hasta la crisis social, haría suponer que no hay otra salida económica, social y política para España que un Gobierno fuerte de amplio consenso nacional, es decir, un Gobierno de salvación nacional conformado por las dos principales fuerzas políticas, el Gobierno impone una "nueva normalidad", como los Gobiernos más populistas y autoritarios se legitiman con el relato de que debe comenzar una nueva era del pueblo. En fin, entre la conformación de un Gobierno de amplia representación nacional y un Gobierno autoritario, Sánchez ha optado por el segundo. Por eso insiste en reforzar todos los mecanismos autoritarios que ejemplifiquen cada día más que la ruptura ha sido consumada. La irreversibilidad del orden nuevo tiene que asumirse como un hecho. El autoritario mensaje de Sánchez-Iglesias es sencillo de retener: nadie moverá, pase lo que pase en la Audiencia Nacional, en la Fiscalía General del Estado, o en Europa, o en la ruina entera del país, la coalición entre socialistas y comunistas.

El tal Núñez, como salva patrias
Nota del Editor  2  Julio 2020

Está claro como el agua clara que el PP tiene que desaparecer, y aún mas claro si fuera posible, que el tal Núñez es aún peor. ¡ Pobre  Galicia !

TVE, hundida y con perfil nacionalista
Editorial El Mundo  2  Julio 2020

Hasta hace poco se veía como algo preocupante que La 1 de TVE cayera en audiencia por debajo de los dos dígitos. Ayer se conocieron los datos de junio, y el canal apenas logra ya el 8,9% de share, una cuota deprimente que se debe, entre otras razones, al desinterés de la mayoría de sus programas y a la huida masiva de los espectadores de unos telediarios tan partidistas que ya son la cuarta opción informativa en televisión la mayoría de los días. Como administradora única provisional de RTVE, Rosa María Mateo, que sigue perpetuándose en el cargo, es responsable de haber hundido la televisión pública, que con estas audiencias no puede seguir justificando los más de 6.000 trabajadores y un presupuesto de 1.000 millones de euros, siendo el único gran medio en España que no sufre ajustes ni ERTE en plena pandemia.

Lejos de dimitir por su ineptitud, Mateo y su nuevo escudero, el plenipotenciario jefe de informativos Enric Hernández, han acometido una nueva purga, cobrándose varios cargos en RNE. Y a la vez, han colocado al frente de los informativos en Cataluña a una periodista de perfil independentista que se mofa de la Casa Real. Esta RTVE no es de todos. Y sin pluralismo y regeneración no sirve más que a unos pocos.

Test de hipocresía
OKDIARIO  2  Julio 2020

El doble rasero del Ejecutivo socialcomunista no tiene límite. El último documento del Ministerio de Sanidad es un canto a la hipocresía, un ejercicio mayúsculo de cinismo. En él, se insta a las empresas a llevar a cabo test PCR, al considerarlos «cruciales»frente a la pandemia. O sea, se reclama a las empresas realizarle la prueba «a todo caso sospechoso de infección en las primeras 24 horas». Exactamente lo que Sánchez se niega a realizar en los aeropuertos pese a la constante petición de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Alguien tendrá que explicar cómo es posible que el Ministerio de Sanidad considere fundamental en estos momentos que las empresas incrementen las medidas de prevención y control y que el Gobierno siga insistiendo en que las medidas de control en los aeropuertos -toma de temperatura y simple observación visual- sean más que suficientes.

Todos los argumentos del Ministerio de Sanidad desmienten a Sánchez. El documento del Departamento de Salvador Illa dice de forma textual que «la OMS indica que la prueba molecular (por ejemplo, PCR) de muestras del tracto respiratorio es el método recomendado para la identificación y confirmación de laboratorio de los casos de COVID‐19, y se prioriza su utilización frente a otras estrategias».

Y añade: «Realizada la PCR a todo caso sospechoso de infección en las primeras 24 horas, la Estrategia indica que si resulta negativa y hay alta sospecha clínica de COVID‐19, se repetirá la PCR a las 48 horas con una nueva muestra del tracto respiratorio. Si la PCR continúa siendo negativa y han transcurrido varios días desde el inicio de los síntomas, se podrá plantear la detección de IgM mediante una prueba serológica tipo ELISA u otras técnicas de inmunoensayo de alto rendimiento».

Lo que le exige el Gobierno a las empresas es, exactamente, lo que el Gobierno se niega a hacer en los aeropuertos. Y los argumentos para instar a las empresas a la realización de pruebas PCR a sus empleados son los contrarios a los que emplea el Gobierno para justificar su negativa a hacer test PCR en los aeropuertos. Dicho de otro modo: dice una cosa y la contraria y se queda tan ancho. Ya no se sabe si Salvador Illa desmiente a Pedro Sánchez, si Pedro Sánchez desmiente a Salvador Illa o los se desmienten mutuamente. Si miente uno o miente el otro. O los dos mienten.

Iglesias no muerde la mano de quien le dio de comer
OKDIARIO  2  Julio 2020

El golpe de efecto de Unidas Podemos para tratar de romper la intensa tendencia a la baja que le auguran las encuestas en las elecciones gallegas del próximo 12 de julio tiene un nombre: Evo Morales, ex presidente de Bolivia, actualmente asilado en Argentina y el hombre al que la Fiscalía boliviana investiga por las relaciones de miembros de su Gobierno con el narcotráfico. La presencia de Morales en la campaña electoral podemita (participó en un mitin de forma telemática) tiene una lógica aplastante: fue el expresidente boliviano quien otorgó en 2018 a la consultora de Podemos, Neurona Consulting, 1,3 millones de euros por la elaboración de 169 mini-videos. Inmediatamente después, Neurona se encargó de las campañas electorales de la formación de Pablo Iglesias.

Que Evo Morales -cuyas vinculaciones con el narcotráfico internacional resultan evidentes- entre de lleno en la campaña electoral gallega de la mano de Podemos es comprensible. Su presencia es reveladora de lo que tiene que ofrecer Podemos a los gallegos. Para echarse a temblar.

Que la formación morada convierta a Evo Morales en su estrella ante los comicios autonómicos del día 12 es significativo. El expresidente de Bolivia fue forzado a abandonar el poder tras probarse por los observadores internacionales que dio un pucherazo en las últimas elecciones celebradas en su país. Lo que perdió en las urnas, lo quiso ganar trampeando los resultados. Y lo hizo tan descaradamente que se pasó de frenada. Por eso mismo, Podemos lo presenta como ejemplo de gestión.

Morales es una de las vacas sagradas del populismo en Iberoamérica, un comunista sin escrúpulos que quiso convertirse en presidente perpetuo y alimentó a lo que hoy es Podemos para que hiciera en España lo mismo que él hizo en Bolivia. Y como Pablo Iglesias le está muy agradecido, le ha dado protagonismo en la campaña gallega. Y lo presenta como un referente mundial en la lucha contra la pobreza y las desigualdades sociales. O sea, todo un estandarte democrático.

Nunca muerdas la mano de quien te dio de comer.

Sánchez: el cómplice de un delincuente
Carlos Dávila okdiario  2  Julio 2020

Por ahora Iglesias es un “presunto” delincuente, el epíteto necesariamente judicial que se utiliza como precautorio mientras no exista confirmación judicial. Pablo Iglesias -estos días vergonzosamente callado como un difunto- tiene todas las trazas, según afirman casi con unanimidad los juristas (los de Podemos no se ponen al teléfono) de sufrir un proceso penal que le puede condenar en el mejor de los casos por estos delitos: descubrimiento y revelación de secretos y falso testimonio, y, en el peor para él, por los seis, también perjuro, de que le acusa ya con toda rudeza Vox. Iglesias, es un provocador insoportable ya es el alguacil alguacilado, pero aún cuenta con la complicidad de su conmilitón político, el todavía presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Este, a juicio de los que tienen alguna información sobre él, no se va a mojar en la defensa de su íntimo colaborador, el jefe de los leninistas del país; es más, “le va a dejar que se cueza en su propia mierda”, en frase de un periodista afecto al socialismo que sin embargo, cada día esta más lejano a todo lo que es, lo que hace y lo que representa, el mencionado sujeto Pedro Sánchez.

Ya a estas alturas del escándalo protagonizado por el caco de los móviles, nadie duda de dos hechos incontrovertibles: el primero, que de ser calificado como “ofendido” ha pasado a ser Iglesias testigo de un proceso que no ha hecho más que comenzar. El segundo, que, gracias a la rigurosa información de este periódico (a la que se han sumado, a coro, casi todos los demás medianamente independientes) se ha descubierto que sus lamentos como “perjudicado” significaban una pura patraña. Porque, nada de eso: el comunista rabioso era y es directo responsable de los hechos investigados por el renacido juez García Castellón. Algunos juristas, los más cautos o incluso los que son favorables al Gobierno del Frente Popular, convierten en solo sospecha la certeza de que este revolucionario de pacotilla, fue quien se apropió de la tarjeta SIM del celular de Dina tres meses antes de que llegara a manos de Villarejo, lo retuvo larguísimo tiempo y lo dejó tras una maniobra propia de un saqueador, para el tinte; inservible. En el fondo, estos juristas mencionados desearían que sus sospechas fueran una mera especulación, pero no: son una realidad.

Ahora, uno de los implicados en esta barahúnda repulsiva, el que fue número dos de la Secretaría de Estadio de Comunicación, y antes director de “Interviú”, Alberto Pozas, va diciendo a quien le quiera escuchar que la tarjeta SIM en cuestión se movió por España entera merced a la raposidad de un descuidero que robó un abrigo y se encontró con el melón. Vamos a suponer que eso sea cierto: ¿qué cambia el resto del proceso? Nada. El contenido lascivo de la SIM recorrió despachos por aquí, por acá y por acullá, mientras Iglesias, el leninista, acudía a los tribunales para presentarse como la víctima propiciatoria de los señuelos, las ferocidades y la manipulación de las oscuras cloacas del Estado. Y la cloaca era él. Pavor da que este este individuo, que tiene presencia e información de lo que apaña el Centro Nacional de Inteligencia, mueva allí, en la carretera de La Coruña, sus sucios tentáculos y, con la ayuda de uno o varios desaprensivos de su calaña, construya una historieta ajena a la veracidad de los hechos. Que nadie descarte este posibilidad; es más, que nadie descarte que ahora mismo se esté realizando ese trabajo, o, ¿es que nadie recuerda el hecho concreto de que durante los años -escribo años- que Iglesias estuvo colaborando con el régimen asesino de Chaves y Maduro, el CNI miró complacientemente a otro lado y cubrió las encorvadas espaldas del leninista?

Es de esperar que la instrucción de García Castellón no se alargue “ad calendas graecas”. Lo que procede en este momento es que el juez se dejé atrás las presiones del Gobierno y desatienda las sugestiones de la enmerdada Fiscalía de Delgado, y deduzca el testimonio de los testigos falsos acreditados en el caso. Debería en consecuencia y cuanto antes incoar un nuevo procedimiento y, dada la condición de aforado como parlamentario, que no como vicepresidente, de Iglesias, remitir todas sus actuaciones a la Sala II de lo Penal del Tribunal Supremo. Esta sería -y deberá ser- la que solicite al Congreso de los Diputados el correspondiente Suplicatorio. ¿Qué trayecto puede tener este Suplicatorio en la Cámara Baja?, ¿se atreverán el Gobierno y sus socios, incluido Ciudadanos, a negarlo y a contradecir al Supremo? Qué quieren que les diga: llegado el caso me temería lo peor porque Sánchez se está mostrando como el conmilitón necesario de un presunto delincuente. Reza un uso jurídico, según me recuerdan, lo siguiente: el cómplice de un delincuente es un delincuente. El colaborador imprescindible, para qué andarnos con denuestos tiernos

Censura de Correos a Vox
Editorial El Mundo  2  Julio 2020

La Junta Electoral Central ha debido atajar el intento de censura que Correos quiso aplicar a Vox. Arrogándose una función política que no le corresponde, la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos bloqueó preventivamente la propaganda electoral de Vox para las elecciones del País Vasco y Galicia, con la excusa de que violaba derechos fundamentales pero sin especificar cuáles. La JEC ha desestimado tan extemporánea medida cautelar y ha ordenado la reanudación de los envíos.

Cabe recordar que al frente de Correos, otra institución colonizada a dedo por el sanchismo, puso Sánchez a su anterior jefe de gabinete, Juan Manuel Serrano, dispuesto a agradecerle el cargo con su exceso de celo inquisitorial. Se trata de empujar a Vox fuera del sistema, una maniobra de polarización para movilizar al votante en unos comicios que no pintan nada bien para el PSOE. Seamos claros: la propaganda de Vox, volcada sobre materias como la inmigración o la violencia machista, puede gustar mucho, poco o nada. Sus enfoques sobre estos asuntos a menudo resultan tramposos, hiperbólicos o directamente falaces: por algo es propaganda. Pero a lo que Correos no tiene derecho, en una democracia pluralista, es a atribuirse una competencia moral de vocación justiciera que excede la debida neutralidad institucional, demasiado agredida ya por este Gobierno. El sectarismo disfrazado de vigilancia del bien no solo delata tendencias autoritarias sino que olvida que un día cambiarán las tornas del poder. Y a nadie de Podemos o del PSOE le gustaría que Correos, en caso de estar entonces dirigido por un militante de derechas, censurase su propaganda.

La hispanofobia de PSOE y Podemos: votan en contra de defender el legado español en EEUU
Redacción rebelionenlagranja  2  Julio 2020

El Grupo Socialista en el Senado ha adelantado que no apoyará la iniciativa del PP en la Cámara Alta para la defensa del legado español en Estados Unidos ante los ataques a algunas estatuas como la de Cristóbal Colón o Fray Junípero Serra, por lo que previsiblemente la moción no saldrá adelante en la votación al contar también con el rechazo de los comunistas y los grupos separatistas.

En el debate de esta moción, que se ha producido en la sesión plenaria del Senado de este miércoles, el Partido Popular ha defendido su propuesta para proteger la herencia española en el continente americano y condenar la “hispanofobia” que, a su juicio, se ha producido a raíz de los ataques a las estatuas, como la de Cristobal Colón, durante las últimas manifestaciones en Estados Unidos.

El senador ‘popular’ Lorenzo Torres ha recordado la contribución de España en el continente americano y ha puesto en valor la figura de Cristobal Colón o Fray Junípero Serra, entre otros, ante los actos vandálicos que han sufrido sus estatuas. “Tenemos que estar orgullosos de la aportación que hizo España en EEUU, y debemos defenderlo y condenar la hispanofobia”, ha añadido durante su defensa de la moción.

La propuesta del Grupo Popular sí que ha encontrado su apoyo en VOX, Ciudadanos y UPN que han coincidido en el argumento de que no se puede mirar la historia “con la moral actual” y es por ello por lo que han llamado también a defender el legado español en América.

Sin embargo, el PSOE, que ha cargado contra el PP por ir a “remolque” de VOX, ha justificado su rechazo a esta iniciativa habida cuenta de las razones expuestas en la moción. Consideran que las actos vandálicos contra las estatuas “no es un ataque contra España”.

Durante el debate de la moción, el senador de VOX Jacobo González-Robatto, que ha cargado contra los “ignorantes” que pretenden tumbar la historia de España, también ha sacado a colación a Isabel la Católica, a la que ha calificado como una “auténtica feminista”.

El PP sucumbe ante el lobby LGTB: todos los partidos menos VOX cambian su logo por el arcoíris
Redacción rebelionenlagranja  2  Julio 2020

“En VOX sólo tenemos una bandera en la que caben todos los españoles, sin importar cual sea su orientación sexual, su edad, su profesión o el barrio donde vivan”. Éste fue el tuit de la formación liderada por Santiago Abascal el pasado domingo en el que recalcaba que son los únicos que se oponen al lobby LGTBI.

Lo hizo adjuntando un cuadro con todos los logos de los distintos partidos con representación en el Congreso de los Diputados sucumbidos ante la ideología LGTB y el suyo, en cambio, con la enseña nacional.

El PP, que escribió en su cuenta de Twitter “ama a quien quieras y como quieras”, no se libró eso sí de las críticas de entidades LGTBI por la ausencia, por ejemplo, en el Palacio de Cibeles de la bandera del arco iris en la celebración del acto institucional del ‘orgull0’ en el Ayuntamiento de Madrid, un evento en el que el Gobierno local estuvo representado por la vicealcaldesa Begoña Villacís y no por el alcalde y al que no ha acudió ningún edil de VOX.

COGAM, uno de los organizadores del evento en la capital, reclamó la bandera y aseguró que esperaba “más valentía” por parte del Gobierno de PP y Cs. También se unió a las críticas Marta Higueras, portavoz de Más Madrid, quien denunció los recortes, a su juicio, en la campaña de visibilización de ese día.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El perturbador recuerdo de Zapatero acecha a Sánchez y atrapa a Iglesias
Antonio Martín Beaumont esdiario  2  Julio 2020

Sánchez parece poseído por el expresidente, que también ha transformado a Pablo Iglesias en su correa de transmisión. Y todo ello en el peor momento para jugar con fuego en España.

El último capítulo del “Manual de Resistencia” parece que se está escribiendo estos días en alguno de los despachos anexos a Pedro Sánchez. Ya se sabe, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Como tampoco vale de nada poner el “piloto automático” en un avión en medio de un vuelo con graves turbulencias.

España afronta un horizonte temible. Quizá el de mayor dramatismo de su historia reciente. Y con un presidente del Gobierno que va de sobrado y vive empeñado en una eterna huida hacia adelante: mucha propaganda, demasiadas dosis de sectarismo, ninguna afinidad con la verdad... La realidad, simplemente, es aquella que marcan los guionistas presidenciales. Relatos.

Fíjense, por ejemplo, en esa tremenda radiografía del Banco de España adelantándonos el escenario que se nos avecina. Mientras Sánchez anunciaba este miércoles como prioridades para el mes de julio la reactivación de la mesa de negociación con los independentistas y una nueva ley de Memoria Histórica para arrebatar medallas a policías franquistas ya fallecidos o ilegalizar fundaciones marginales, los prestigiosos economistas del banco supervisor sumían a los españoles en un frío baño de realidad.

La caída
Hablamos de unas previsiones económicas que quitan el sueño. Aunque, por desgracia, son muchos los ciudadanos que ya sufren la crisis y no logran dormir desde hace semanas por sus efectos. Nuestro PIB no se recuperará hasta 2022 y la deuda pública -esa que pagarán durante décadas nuestros hijos y nietos- alcanzará la cifra del 115%.

Pues bien, así las cosas, Pedro Sánchez anda enfrascado en sus guiños a los iluminados Quim Torra y Oriol Junqueras. Igualmente, en el pago de sus facturas revisionistas a Podemos, PNV y Bildu. El líder socialista, pese a lo que estamos viviendo y lo que queda por llegar, continúa abstraído en ese juego de azar llamado “geometría variable”, que en muchos momentos parece una siniestra “ruleta rusa” con la pistola apuntando a la sien del futuro de millones de personas.

Por si eso no bastase, la factoría de Iván Redondo ha pergeñado una nueva maniobra de entretenimiento. Ahora se trata de distraer haciendo cómplices al PP y a Cs de las políticas gubernamentales. A Inés Arrimadas, con un trato de “nuevo socio” mientras se sigue apostando sin disimulo alguno a la “baraja Frankenstein”.

Los susurros
Y a Pablo Casado, con una gran oferta de pacto de Estado para que el PP apoye unos presupuestos sostenidos sobre todo aquello que siempre ha sido anatema para su partido. A la vista del devenir político de estas horas, parecería que fuese Zapatero, últimamente perejil en todas las salsas turbias, quien estuviera en primera línea de la estrategia del PSOE y susurrando al oído de Sánchez. Quizá sea así.

A fin de cuentas, su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, es una mera correa de transmisión del ex presidente socialista. En definitiva, un nuevo despropósito que siembra todo tipo de incertidumbres cuando justamente de lo que se trataría es de hacer lo contrario ante tan descomunal crisis económica. Historias para no dormir.

PP y Cs deben tomar la iniciativa
Casado ve "fuertes" y "para toda la legislatura" los pactos con Ciudadanos
Editorial larazon  2  Julio 2020

La situación que el último informe del Banco de España ha presentado sobre el efecto que la pandemia va a tener en nuestra economía cierra en seco cualquier ejercicio de diletancia política. Se acabó la política de salón. Con una caída del PIB del 5,2%, previsiones de paro del 20%, una deuda que podría llegar al 120% y la destrucción de un tejido empresarial que empezaba a remontar la crisis financiera del 2008 no hay mucho margen para entretenimientos ideológicos o ese tacticismo de vuelo corto que permite que el Gobierno vaya sacando leyes adelante –y si no salen se echa mano del decreto–, aunque en su mayoría prescindibles. La «geometría variable» no es la prueba de que La Moncloa actúa sin sectarismo y mucha cintura política, sino justamente por lo contrario: por su precariedad, por la ínfima calidad y solvencia de sus apoyos –ya sabemos el interés que ERC y Bildu tienen es la estabilidad de España– y por la necesidad de abrir las puertas a acuerdos de largo alcance con las fuerzas constitucionalistas, PP y Cs, especialmente.

Pedro Sánchez accedió a la presidencia confeccionando un Gobierno con Unidas Podemos que ha resultado ser ineficaz en la gestión y un verdadero impedimento para abordar la crisis que Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, presentó el martes. El acuerdo con UP le permitió llegar a La Moncloa, pero no gobernar. La coalición de izquierdas no es ni siquiera la de un acuerdo entre socialdemócratas y comunistas y el clásico programa de estatalización, sino con una formación unipersonal representada por Pablo Iglesias, un político cuya toxicidad está marcando todo el Gobierno en una deriva con demasiados resabios populistas que de nada servirán para afrontar la crisis en la estamos entrando. De momento, hay una herramienta que debe utilizarse, la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso, que arrancó con resquemor y escepticismo por la ineficacia que había demostrado desde su constitución. Sin embargo, esta es la herramienta institucional que hay que aprovechar de manera constructiva, con propuestas realizables y eficaces –abstenerse los que sólo buscan el espectáculo propagandístico–, acorde con el marco jurídico y los compromisos de Europa. No hay más camino que el que transiten juntos PSOE, PP y Cs, y es posible porque hay medidas que deberán tomarse de manera inmediata si se quiere frenar dentro de lo posible el golpe de la pandemia: contrato de trabajo único, planes de formación para los trabajadores en paro o lo que estén acogidos al ERTE, subida del IVA de ciertos bienes y servicios, frente a la política impositiva que el sector de UP de Gobierno quería, medida ésta que Iglesia deberá guardarse en su cartapacio de recetas. Se pueden sellar grandes acuerdos de Estado de la misma manera que, a propuesta del PP, el Gobierno ha aceptado trabajar en un Pacto por la Sanidad.

Iglesias está dando muestras de que está fuera de juego de la política real, que sigue embebido por las guerras de poder y pugnas personales en su formación. Por otra parte, ERC juega en clave electoralista en el perímetro de Cataluña y en una guerra dentro del independentismo por hacerse con la hegemonía. Sánchez, más pronto que tarde, deberá tomar una decisión sobre sus alianzas de gobierno, incluso replantearse la continuidad de una coalición que ahora mismo hace aguas con un Iglesias que pasa por serios problemas de reputación política y personal. Los españoles y la grave crisis económica a la que apuntan todos los datos no pueden depender de un Gobierno que está paralizado. Europa ayudará a España, pero pide responsabilidad y seriedad para un desembolso económico que servirá para poner en marcha las reformas necesarias. Si Sánchez no toma la iniciativa, Pablo Casado e Inés Arrimada deben pedir la palabra.

PP y Cs deben desaparecer
Nota del Editor  2  Julio 2020

La dimisión del Dr Cum Fraude, acompañada con la desaparición del PSEO, PP y C's, dejando paso a Vox es la única salida que le queda a España. Los paños calientes solo sirven para después del afeitado. España necesita un fuerte ejercicio de gobierno que imponga por encima de todo la eficacia del estado, la seguridad jurídica, la facilidad para la libre empresa.

¿Queremos pagar por esto?
Una separatista dirigirá los Informativos de TVE en Cataluña. Hay que ayudar...
Luis Ventoso ABC  2  Julio 2020

El principal pegamento social que convierte a una sociedad en una nación es compartir una cultura y un idioma. Por eso fomentar a toda costa una lengua y unas tradiciones, lo que eufemísticamente llaman «normalización», es la tarea prioritaria de todos los partidos separatistas que sueñan con convertir sus regiones en flamantes estados. De ahí el perenne, manirroto e implacable esfuerzo de las autoridades nacionalistas vascas y catalanas por forzar a que se estudie obligatoriamente en euskera y catalán, contraviniendo así la lógica, pues el idioma más hablado en ambas comunidades es el español (en el caso del País Vasco, de manera abrumadora). De ahí también que los gobiernos nacionalistas mantengan unas onerosísimas televisiones autonómicas, consagradas a fomentar el ensimismamiento en lo local y el extrañamiento hacia lo español (o directamente el odio a España, en el caso de TV3).

Aunque nuestros políticos constitucionalistas no lo acaban de asumir y jamás han dado esa batalla, la pugna entre los separatistas y los partidarios de una España unida es ante todo una liza cultural por ganarse los corazones de los vecinos. Cataluña y el País Vasco no siguen en España solo por la fuerza de la ley, aún siendo importante. Sino por el peso de siglos de historia común, con una memoria y un entorno común a todos; con un gran idioma compartido; referentes de ocio, mediáticos, artísticos; y unas economías tan absolutamente imbricadas que unas se desmoronarían sin las otras. Otro innegable factor que contribuyó al anclaje a España fue la emigración masiva a esos dos territorios de trabajadores de otras regiones. Cuando la biología se los vaya llevando, y dado que los que vienen detrás ya han sido educados en el independentismo, España tendrá muy mal pronóstico.

La proyección de un acervo cultural común se ha dado en llamar «poder blando». Sherlock Holmes, Beatles y Stones, Harry Potter, la BBC... han vendido al mundo «lo británico» y han conferido un plus de prestigio al Reino Unido que excede lo que es en realidad. En España, TVE tendría que ser una herramienta clave para buscar ese poder blando y prestigiar y propagar la cultura española. En realidad esa es su única justificación pues si se trata de rodar concursos y ofrecer series, ya lo hacen las cadenas privadas (y casi siempre mucho mejor). Por eso constituye un disparate la decisión de promover a jefa de los Servicios Informativos de Televisión Española en Cataluña a una separatista de lacito amarillo, Rosa María Quitllet, con una cuenta de Twitter escorada hacia la extrema izquierda y que incluso retuitea a los presos sediciosos y comentarios xenófobos contra los andaluces. ¿Por qué tenemos que pagar todos los españoles con nuestros impuestos a esta señora?

Con su línea informativa de jabón al nacionalismo y Sánchez hasta en la sopa, TVE acaba de marcar los peores datos de audiencias de su historia. Al fin y al cabo, ¿quién puede querer ver una Televisión Española antiespañola?

Alarma, se habla en castellano en TV3
Jordi Mercader cronicaglobal  2  Julio 2020

De vez en cuando alguien habla en castellano en TV3, entonces se encienden las alarmas de los defensores del puritanismo fundacional de la televisión pública catalana. No se hizo para esto, afirman, sino para asegurar una oferta pública de televisión en catalán, un instrumento operativo de la normalización lingüística; el castellano, añaden, ya tiene su propia (y potente) oferta. Eso es literalmente cierto, así fue decidido en 1983. El problema no es si en una serie algunos personajes no hablan en catalán o si una consejera se cree que la cadena es suya y quiere reñir a su director, la cuestión es qué modelo de televisión pública quiere el Parlament para el siglo XXI.

La televisión pública debe moldear la sociedad a la que se dirige o debe responder a la realidad que la sustenta. Esta es la pregunta que responder, en general. En el caso particular de Cataluña, no puede perderse de vista su papel respecto a la lengua catalana, para eso se creó y se justificó oficialmente, aunque con el paso de los años este objetivo lingüístico se ha ido confundiendo con la promoción del nacionalismo primero y el independentismo después; cómo sí la catalanización de la oferta televisiva no pudiera hacerse sin el correspondiente abuso partidista. En consecuencia, ahora, 37 años después, para un amplio sector de la audiencia catalana es muy difícil desligar en la programación de TV3 (y Catalunya Ràdio) su función lingüística de su devoción política.

Jordi Pujol inauguró TV3 cinco meses después de la aprobación de la inmersión lingüística en la escuela. Todo era incipiente, incluso la administración autonómica, y el miedo a la muerte del catalán era una amenaza bien presente, tal como había advertido cuatro años antes el manifiesto de la revista Els Marges. Ha llovido mucho. La sociedad catalana se ha instalado en el bilingüismo oficial y social por la interacción de diferentes actores, desde la eficacia de la escuela en catalán a la potencia de la oferta comunicativa en castellano. Y a menos que uno sea de la facción una nación, una lengua, un club de fútbol y una televisión, deberá convenirse que el país está perfectamente vivo. Y camino del multilingüismo.

Uno es catalán de la manera que decide y en la pluralidad no debería haber hijos predilectos. Y si no hay hijos predilectos, ¿por qué el Parlament de Catalunya debe seguir encomendando a la televisión pública la modulación de una determinada audiencia y un determinado modelo de país? Hay catalanes que prefieren ver la televisión en catalán y otros catalanes que eligen verla en castellano. Tal vez todos quisieran ver la suya, pero la suya no les ofrece la oferta completa, porque durante estas casi cuatro décadas se ha impuesto la discriminación positiva, el argumento compensatorio: el castellano tiene múltiples opciones privadas y públicas, mientras que el catalán solo tiene una.

Los ciudadanos vascos están en las mismas, pero allí Euskal Telebista también les ofrece un canal en castellano. Los gobernantes vascos no son unos despilfarradores, más bien entienden que la oferta pública debe responder a todas las expectativas, incluso a las de los que no quieren aprender euskera, al margen de lo que hagan los operadores privados o RTVE.

La CCMA pasa por unas circunstancias financieras muy delicadas y seguramente la opción de crear un nuevo canal para emitir programación en castellano es la última de sus preocupaciones; siendo la primera la búsqueda de unos cuantos millones de euros para poder pagar la nueva temporada de Polònia, cuya desaparición, por otra parte, sería una desgracia. Incluso es probable que muchos de sus miembros lo consideren una herejía nacional, porque en el fondo del fondo no creen que la Generalitat tenga para con los catalanes castellanohablantes las mismas obligaciones televisivas de las que disfrutan los catalanohablantes. Que se ocupe de ellos el Estado, pensarán. Y el Estado haría bien en pensar, también, en sus obligaciones para con el catalán. Pero este es otro artículo.

Radio Televisión Antiespañola
Pablo Planas Libertad Digital  2  Julio 2020

La señora Rosa María Mateo ha decidido poner al frente de los informativos de Televisión Española en Cataluña a una periodista, Rosa Maria Quitllet, distinguida por lucir con orgullo el lazo amarillo, que es el distintivo que usan en Cataluña las personas adictas al régimen separatista. El Gobierno, por tanto, ha entregado la televisión pública española al independentismo, pago que debía figurar en el acuerdo de investidura y que habrá tardado en ejecutarse con la excusa del coronavirus.

Que nadie espere, sin embargo, grandes cambios. RTVE en Cataluña ya era antes de este nombramiento una televisión separatista, muy separatista. El Consejo Audiovisual de Cataluña, que es el órgano censor de la Generalidad, destacaba en un reciente informe que el tiempo de palabra de las entidades y partidos independentistas en los informativos de las desconexiones de TVE para Cataluña fue del 71,7% entre mayo y diciembre del año pasado. Cierto que en TV3, nobleza obliga, la cuota independentista llegó hasta el 91,7%. Seguramente el encargo de la nueva jefa de TVE sea alcanzar a TV3 en materia de pluralidad.

En la historia reciente, RTVE en Cataluña nunca ha tenido gran cosa de española. Antes y durante el llamado Procés, ha formado parte de la comparsa mediática del independentismo a pesar de que entre 2012 y 2018 gobernara el PP y en última instancia fuera de su responsabilidad el sesgo separatista de los informativos de la televisión pública de España en Cataluña. No se le dio importancia por la escasa audiencia de TVE en la región ni tampoco se concedió relevancia a que ese sesgo impregnara la información elaborada en Cataluña para toda la nación.

Así es que el contribuyente español paga de su bolsillo una televisión pública que se dedica a darle bola al separatismo en Cataluña mientras que el contribuyente que vive en Cataluña paga el doble por el mismo servicio, pues no sólo mantiene el canal regional de TVE sino que hace lo propio con TV3.

Habrá gente encantada, pero una parte de la población que paga dos veces por el mismo material separatista no está precisamente satisfecha con los medios públicos en Cataluña, unos medios que llevan décadas ignorando o menospreciando el español, idioma de una parte no menor de la ciudadanía.

La última polémica al respecto es sumamente reveladora. El independentismo ha puesto el grito en el cielo porque en una serie que emite TV3 producida al alimón por TVE y Roures algunos personajes hablan español y catalán. Y resulta que son gente normal, no los habituales miembros del lumpen, en los que el español es parte sustantiva del trazo de la caricatura.

Dicen los talibanes de la lengua catalana encabezados por la consejera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, que hay "demasiado castellano en TV3". Dicen también que el catalán está en peligro, que corre serio riesgo de desaparecer, que los niños no lo hablan en los patios. Después de cuatro décadas de inmersión lingüística en las escuelas y en lo que no son las escuelas reparan en que no han logrado exterminar el español.

Seguirán intentándolo, seguirán discriminando a los castellanohablantes, seguirán humillando a los camareros y dependientes que no hablen catalán, seguirán riéndose del servicio, seguirán doblando al español a los ladrones, las prostitutas, los policías y los inmigrantes. Y lo seguirán haciendo con el dinero de los vejados, con la participación de TV3, diseñada por el corrupto Pujol para eso mismo, y con la complicidad y colaboración de TVE.

También son cada vez son más las voces que piden el cierre o la privatización de TV3, que sean los partidos y los espectadores separatistas quienes se paguen el capricho. Con TVE se debería hacer lo mismo.


Recortes de Prensa   Página Inicial