AGLI Recortes de Prensa   Lunes 6  Julio  2020

Sánchez y los impuestos
Ignacio del Río Republica 6  Julio 2020

El presidente de la CEO, Garamendi, en la firma en La Moncloa del acuerdo social con los sindicatos, recordó a Pedro Sánchez que no es el momento de subir los impuestos ante la situación de la economía productiva todavía en un rango de actividad que no supera el 60 por ciento.

El Gobierno de coalición socialista más podemitas repite sin embargo dos principios: que es el momento de lo público y que hay que subir los impuestos para que pague mas quien mas tiene. Y se agarran a estas dos frases como si hubieran descubierto el océano.

En primer lugar, España tiene un sector público potente. Lo que es realmente necesario para recuperar la devastación económica y social derivada de la pandemia y de la ineptocracia que nos gobierna ­- según feliz definición de John de Zulueta, presidente del Círculo de empresarios- es favorecer la recuperación de las empresas privadas, facilitar su actividad y aportar liquidez tras un año 2020 que va a registrar números rojo en importantes sectores de nuestra economía.

En segundo lugar, nuestra Constitución ya reconoce en los artículos 39 a 52 los principios rectores de la política social y económica, la subordinación de toda la riqueza del país, cualquiera que sea su titularidad, al interés general, así como la iniciativa pública en la actividad económica en su articulo 128. Y el artículo 31 en materia tributaria dispone que el sistema tributario será justo y progresivo, contribuyendo todos al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica, pero sin alcance confiscatorio.

Si repasamos a los datos resulta que el 40 % de la recaudación el IRPF se obtiene de las rentas de mas de 60.000 euros que son las que declaran un 4% del total de contribuyentes. Cuestión distinta es la radiografía de las CCAA en relación con los tipos medios del IRPF, resultando que en Cataluña y Madrid, las regiones más dinámicas, tienen sus ciudadanos tipos medios entre el 18% y el 19%, mientras en el resto de las CCAA se mueven entre el 14 % y el 15%.

De los informes de la AEAT resulta que las rentas de los asalariados públicos es la que mas ha crecido en los años 2018 y 2019, en los dos años un 10,95, frente a las rentas de los asalariados privados, 10,5% y la de menor crecimiento la de los profesionales un 9,6%.El salario medio declarado en IRPF de los empleados públicos en 2019 es de 36.387 euros, superior al de los empleados privados que es de 23.683 euros y al de los profesionales que es de 33.372 euros.

En el estudio de Samuel Calonge, Desigualdad de la renta e IRPF en los hogares españoles durante la crisis económica en el periodo 2007-2015, Papeles de la economía española, FUNCAS, febrero de 2018, la última decila, es decir los contribuyentes con el tipo de IRPF más alto, soportan entre el 47% y el 50% de la carga tributaria, percibiendo entre el 25% y el 26% de la renta total antes de impuestos. Por tanto, el sistema tributario es suficientemente progresivo en cuanto a las rentas del trabajo y de las actividades económicas y profesionales. Llegando a la conclusión que el impuesto gravó con mas intensidad durante los años de la crisis 2007-2015 a la decila con mas renta que soportó mayor presión fiscal.

Toda la demagogia que nos ofrece el gobierno de la ineptocracia, aderezada de afirmaciones sin datos -austericidio, que pague mas el que mas tiene- es una cortina de humo que no se sostiene con rigor.

España necesita una reforma fiscal integral que Montoro durante su etapa como ministro de Hacienda encargó al catedrático Manuel Lagares, pero no aplicó ni en una décima parte. Ahora con la crisis destruyendo empleo y empresas, este país necesita incentivos fiscales al mantenimiento del empleo y a la inversión empresarial ligada a la mejora de procesos tecnológicos y medio ambientales que incorporen eficiencia en la producción. Y atraer inversión extranjera con un marco amable -friendly- que reafirme la seguridad jurídica, reduzca la burocracia en los procesos de inversión y sea adaptable y flexible ante los cambios y los riesgos exógenos a la economía.

De momento la capacidad de persuasión de Pedro Sánchez en la Comisión para la reconstrucción es muy limitada, como resulta del fracaso de unas conclusiones que no han sido respaldas por una amplia mayoría.

La estrategia de la factoría Moncloa asentada en la geometría variable -ahora pico con este y mañana con el otro-, trampeando semana a semana, genera serias dudas de que la legislatura tenga un largo recorrido. Todo se fía al programa de inversiones y transferencias de la UE que marcará las decisiones que puede adoptar el Consejo de Ministros.

En definitiva, el año 2020 pasará en España como el año perdido para la política y para la economía de numerosos sectores.

Sánchez renunció a la ayuda a España
Jorge Mestre okdiario 6  Julio 2020

Si hay una cosa que la crisis sanitaria del coronavirus ha demostrado es la nula capacidad del Gobierno para atraer la solidaridad del resto de países miembros de la UE y hacer frente a la escasez de material, equipos de protección y otros medios que eran necesarios para afrontar los momentos más duros del impacto de la pandemia en España. Un informe que ha elaborado el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR, en sus siglas en inglés) y que puede consultarse por Internet demuestra que España lanzó la tercera parte de señales de petición de ayuda que nuestros vecinos italianos al resto de los países de la Unión Europea. Las 16 peticiones de ayuda española contrastaron con las 48 de Italia y las 22 de Francia. Mientras el Gobierno de Sánchez se ufanaba de su gestión, en todo el país morían personas que podían haber sido tratadas en los hospitales de otros países y nuestros médicos se disfrazaban con bolsas de basura porque carecían de equipos de protección que se podrían haber obtenido si se hubiera antepuesto el interés general por encima de todo y se hubiera recurrido a la UE.

Es más, las peticiones de ayuda del gobierno español estuvieron a la altura de Croacia o Hungría, países infinitamente menos castigados por el coronavirus que España. La República Checa, un país del tamaño de Castilla-La Mancha, donó 10.000 equipos médicos de protección y un centenar de respiradores. De Alemania, recibimos a un equipo de enfermeras y médicos en el mes de abril. Otros de los países que en abril donaron material médico a España fueron Suecia, Luxemburgo, Estonia, Polonia, Letonia, Lituania y Rumanía. Es decir, sólo 10 de los 25 países que forman parte del club comunitario hicieron envíos a nuestro país, menos de la mitad.

Por su parte, Italia recibió casi medio centenar de atenciones en ayuda internacional canalizada en diversas maneras. Por ejemplo, el 13 de marzo un millón de mascarillas y otros equipos de protección procedentes de Alemania. Unos días más tarde, el Gobierno de Ángela Merkel facilitó 7,5 toneladas de equipos sanitarios para hacer frente a la enfermedad como ventiladores mecánicos y mascarillas. Mientras en España no llegaban los aviones que el Gobierno de Sánchez e Iglesias habían fletado para el transporte de material procedente de China, y tenía que ser Amancio Ortega quien pusiera su sistema logístico a disposición del gobierno español, fuera de nuestras fronteras eran otros países los que echaban una mano a los italianos y sin que el gobierno italiano pusiera reparos a ello. Por ejemplo, Austria acudió en socorro de Italia con la provisión de 1,5 millones de mascarillas procedentes de China el 23 de marzo. La República Checa que igual que había contribuido a ayudar a España destinó 110.000 máscaras de protección, diez veces más de las que llegaron a España.

En el caso italiano también hubo petición de ayuda para acoger a enfermos. Alemania se prestó desde el mes de marzo a acoger a varios de ellos, como también hizo Austria. España podría haber solicitado la misma ayuda a Portugal que siempre lidió la pandemia mucho mejor que el Ejecutivo de Pedro Sánchez, pero nunca se formalizó. También Italia recibió a especialistas sanitarios procedentes de otros países europeos como Polonia, Alemania y Rumanía.

Polonia también hizo llegar 21 toneladas de desinfectantes. La lista de países de la UE que hicieron diferentes envíos de material es mucho más larga que la de nuestro país: Suecia, Austria, Dinamarca, Hungría, Francia, Estonia, Eslovaquia, Lituania, Letonia, Eslovenia y Rumanía.

Lo que todo esto demuestra es que el Gobierno de Sánchez no se dejó ayudar como si lo hicieron los italianos. Sea por cuestión de orgullo de Sánchez, o por cuestión de ineptitud, el caso es que el gobierno español reaccionó no sólo tarde en reconocer la relevancia de la pandemia, sino que cuando ya sabía lo que había, no se dejó ayudar mientras el resto de Europa asistía atónita a la evolución de afectados y víctimas en España. Pero frente a ese baño de realidad, el mantra de Sánchez sigue siendo el mismo: no asumir responsabilidad alguna y echar la culpa de todo a los demás, especialmente al PP.

El Gobierno debe reprobar los intolerables ataques de Iglesias a la prensa
Editorial El Mundo 6  Julio 2020

Las presiones del vicepresidente a la prensa y la Justicia son completamente inadmisibles

Los virulentos ataques de Pablo Iglesias a la prensa y la Justicia, a raíz de las informaciones que ponen en evidencia a él y a su partido en el caso Dina, suponen un intolerable intento de amedrentamiento por parte del Gobierno a dos de los pilares de nuestra democracia. Porque, lejos de ceñirse a un ámbito estrictamente partidista, las invectivas del vicepresidente vinculan al Gobierno y al propio Pedro Sánchez, quien hasta ahora ha optado por una onerosa inhibición ante lo que no puede calificarse más que de irresponsable e inquietante comportamiento de Iglesias. A lo largo de más de cuatro décadas de democracia, no existen precedentes de un ataque sistemático por parte de un vicepresidente del Ejecutivo a medios de comunicación. El señalamiento de Iglesias a periodistas y jueces, verbalizado con una saña absolutamente impropia del cargo institucional que ocupa, deben enmarcarse en una indisimulada deriva iliberal. Un Gobierno que ataca la libertad de información constituye un peligro para la ciudadanía, lo que exige no solo la reprobación por parte de los medios que, como EL MUNDO, no vamos a cejar en nuestro empeño por destapar la verdad, sino de las propias instituciones democráticas.

Este domingo revelamos las conversaciones de los abogados de Podemos que demuestran que el caso Dina fue manejado políticamente por el partido en un contexto electoral y que ni siquiera en el seno de la formación morada se creían su propia versión de que la tarjeta del teléfono de la ex asesora Dina Bousselham había sido robada por la mafia policial que presuntamente dirigía el ex comisario Villarejo. Durante un mitin en Vigo, Iglesias reaccionó ayer con furia. Volvió a presentarse como víctima de una supuesta cloaca policial y amenazó con citar a periodistas a declarar en una comisión de investigación parlamentaria.

La agresiva actitud de Iglesias es la propia del populismo cuando se ve acorralado por sus falsedades y crea una cortina de humo para desviar la atención de un escándalo que golpea a su partido y a su propia persona. En todo caso, las coacciones a los medios -que se extienden no solo a este periódico sino a otras cabeceras y a periodistas de intachable trayectoria como Vicente Vallés- son un baldón tanto para el Ejecutivo como para el conjunto de nuestra democracia. El líder de Podemos tendrá que responder ante los tribunales como presunto autor de dos delitos en los que ya ha pasado a ser el caso Iglesias. Sin embargo, la reprobación de los excesos del vicepresidente corresponde a las instituciones, que son las que tienen encomendada la garantía de las libertades. Esta exigencia incumbe al Gobierno del que Iglesias es integrante, pero también al Parlamento o al Defensor del Pueblo. La inadmisible campaña del vicepresidente contra la prensa no puede quedar impune. Está en juego preservar un derecho fundamental como es el de la información.

El gobierno debe (desaparecer)
Nota del Editor 6  Julio 2020

Con unos buenos injertos es probable que un olmo produzca peras, pero lo que está claro es que con este desgobierno del Dr Cum Fraude y los comunistas, si no conseguimos que desaparezcan, nosotros desapareceremos, caminito sin vuelta como en Cuba, Venezuela y otros lugares donde el personal no levantó la voz a tiempo. Y la única voz que se oye entre tumultos, insultos, amenazas, pedradas, etc.,  para silenciarla es la de Vox.

Entrevista
Macarena Olona: "No se puede pactar con quien quiere destruir España"
ÁLVARO CARVAJAL El Mundo 6  Julio 2020

Abogada del Estado y diputada de Vox, Macarena Olona se ha consolidado como una de las caras más conocidas del partido. Explica su línea política de forma clara: el Gobierno tiene un «plan totalitario» y cualquier forma de diálogo es «darle oxígeno». A partir de mañana entra de lleno en campaña en el País Vasco con un discurso frontal contra el nacionalismo.

¿Cómo valora los episodios violentos que se están produciendo en la campaña electoral del País Vasco y Galicia?
Hay una evidente falta de libertad en determinadas partes. No es sólo en los procesos electorales ni con Vox. Porque el totalitarismo no entiende de colores y vuelca su odio para intentar erradicar al disidente. En Galicia y en el País Vasco se han producido graves altercados. Interrumpir u obstaculizar actos de campaña es un delito electoral. Tenemos a partidos que se niegan a condenarlo o ponen en duda las agresiones. Y tenemos medios que blanquean un relato en el que identifican a los agresores de antifascistas. No lo son. Son los mismos terroristas que han venido ejerciendo odio acérrimo hacia todo disidente de su proyecto.

Podemos dice que la pedrada a la diputada Rocío de Meer fue mentira y Echenique se burló diciendo que la sangre era «ketchup».
Ha habido burlas que a mí me han dolido tremendamente porque atacaban en lo personal a una diputada extraordinaria. Vemos la gran incoherencia de la izquierda en general, porque recuerdo que el PSOE tampoco ha condenado la agresión. Y hay silencios que se convierten en una traición. Decir que una diputada se ha inventado una pedrada es hacer una acusación muy grave. Decir que el informe médico es falso es una acusación de una actuación delictiva. Esto muestra una degeneración moral extraordinaria. Para ellos el yo sí te creo, hermana sólo es válido para mujeres de izquierda.

¿Que está en juego en estas elecciones autonómicas?
Está en juego España, nos jugamos los derechos y libertades. En Galicia tenemos un proyecto nacionalista que igual da votar al PP que al BNG, es absolutamente indiferente. Tenemos a un Urkullu bajo una capa popular representado por el señor Feijóo. Y luego tenemos la deriva totalitaria en el País Vasco. Alguien tenía que hacerle frente y el proyecto que aparecía como supuesta oposición no es válido porque ha permitido su avance. Los resultados de PP y Cs en los últimos años no son fruto de una casualidad, sino de un ejercicio de entender la política que ha dado lugar a un sentimiento de profunda traición. Así se sienten quienes tenían como denominador común ser constitucionalistas, de izquierdas o de derechas.

¿También por el PSOE?
Está claro que el PSOE no representa al constitucionalismo ni en Galicia ni en País Vasco, porque no lo representa en Madrid. El PSOE constitucionalista ha desaparecido por completo a través de las puñaladas del presidente Sánchez. Su manual de resistencia es paradigmático de los axiomas que aplica en la vida personal y en la vida política. Hemos visto cómo es capaz de abrazarse a los herederos de ETA. Pero es que por parte de Cs, ¿qué vamos a decir ahora? Con qué rostro se presentan si están sirviendo de muleta a un Gobierno socialcomunista que cuando ya era posible poder enfrentarle, tenerle contra la pared, lo que hicieron es darle oxígeno y permitirle con su apoyo que siguieran teniéndonos bajo un arresto domiciliario y cercenando derechos; que no era necesario para combatir el coronavirus.

Al nacionalismo, ¿hay que integrarlo o hay que combatirlo?
Al nacionalismo hay que combatirlo frontalmente porque toda concesión que se le da es un balón de oxígeno, y el nacionalismo tiene un hambre que nunca se sacia. Siempre quiere más. Lo único que espera es el momento adecuado para poner de rodillas al Gobierno. Si por algo se caracteriza el PNV es por un ejercicio permanente de extorsión. Un ejercicio de nacionalismo que en Galicia está representado por Feijóo, quien oculta las siglas del PP porque su proyecto nacionalista nada tiene que ver con el proyecto que se mantiene en Madrid o Andalucía.

¿Garantizará Vox sus votos a Feijóo si fuera necesario para alcanzar la mayoría frente a la izquierda?
No vamos a cruzar ese puente hasta que no conozcamos el escenario. Siempre estaremos al lado de defender la democracia y en contra de las políticas de izquierdas. Esto significa que estamos en contra de partidos de izquierda y de los partidos de derecha cuando ejercitan y aplican políticas de izquierdas.

Sus perspectivas son bajas en Galicia y País Vasco. Tienen problemas en otros lugares como Navarra o Cataluña. ¿Hacen autocrítica?
No tiene nada que ver con nuestra posición. Vox mantiene un proyecto nacional que es coherente y que no tiene un discurso distinto en el País Vasco o Cataluña. Cuando trasladas de manera directa lo que defiende Vox respecto de las autonomías, la gente entiende que es el mismo sentido común que ellos aplican. Nosotros decimos que lo que ha existido es un gasto público insostenible y que es necesario recortar el gasto político para que podamos llegar a dar unas pensiones dignas y unas políticas sociales más efectivas.

¿Cómo valora el desenlace de la Comisión de Reconstrucción?
Es lo que ya anticipábamos. Mi primera intervención fue para decir: «Señorías, esto es una tomadura de pelo a los españoles». Están generando falsas expectativas, y no es justo porque hay que ser sinceros y transparentes, algo que este Gobierno no practica. ¿Cómo se van a alcanzar pactos serios en dos meses?

No participaron de los consensos y tampoco de las negociaciones. ¿Cree que alguien puede dudar de la utilidad de Vox por quedar siempre fuera de este tipo de situaciones?
En absoluto, no se puede llegar a un consenso con quien quiere destruir España y se apoya precisamente como socios en partidos odiadores de España para mantenerse en el Gobierno y para sacar adelante los presupuestos y las prórrogas del estado de alarma. La utilidad de Vox se demuestra cada vez que subimos a la tribuna porque decimos cosas que no se han dicho en los últimos 20 años y los españoles necesitaban oír.

¿Los acuerdos, sobre todo con Cs, abren un nuevo escenario de mayorías para la legislatura?
Difícilmente se puede llegar a acuerdos con un Gobierno cuando está Podemos, que es un partido comunista con unos postulados totalitarios, pero eso es algo que tendrá que decidir el PP. Desde luego, lo que es sorprendente es que Cs haya decidido aceptar. Veremos si finalmente se produce también la promesa de esa vicepresidencia que se está hablando en algunos sectores a favor de Inés Arrimadas. Y si, precisamente, lo que estamos viendo son pactos a cambio de una poltrona pública.

Se opusieron al estado de alarma. ¿De veras había una alternativa en plena pandemia?
Por supuesto. La había constitucionalista y no era el estado de alarma que se venía aplicando. Vox fue el primero que exigió su declaración, pero lo que se hizo fue aprovecharse para atesorar unos poderes excepcionales, tener amordazada a la oposición, confinada y en arresto domiciliario a la ciudadanía, y avanzar en su plan totalitario y comunista. Porque no era necesario para combatir el coronavirus incluir a Iglesias en el CNI, por poner un ejemplo. Había una alternativa: la Ley de Seguridad Nacional. No la aplican porque la aprobó Rajoy.

El Gobierno alude a esta posición de Vox para colocarles como «irresponsables».
Tenemos una distancia infinita frente a Cs, el PSOE actual, Podemos y PP en todo lo que se aparta del interés de los españoles. Que nos señalen como divergentes es algo que nos honra, porque es que somos eso, somos la alternativa y por supuesto somos divergentes. No vamos a ser cómplices con nuestro apoyo de esta ceremonia de exculpación que ha puesto en marcha el Gobierno socialcomunista y que pasa por ocultar bajo sábanas a los 40.000 muertos que se niegan a reconocer.

¿Por qué defiende que «la violencia no tiene género»?
Vox no acepta que la violencia esté en el ADN masculino. Se ha impuesto una agenda ideológica de la izquierda que ha acabado por demonizar al hombre y convertido en presunto asesino o maltratador. Es la consecuencia directa de una ley profundamente ineficaz. Desde 2003, 1.054 mujeres han sido asesinadas. Y el número no ha sufrido una variación drástica. No podría darle cifras de los menores, los abuelos, las parejas homosexuales que han fallecido desde esa fecha porque para el Estado son víctimas de segunda y no se registra una estadística. No negamos que exista violencia contra las mujeres. La hay, por desgracia. Y la legislación actual no las protege.

¿Si la violencia no tiene género, por qué la práctica totalidad de asesinadas y agredidas son mujeres?
No es una cuestión de peso. Viola un violador, no un hombre. Mata un asesino, no un hombre. Maltrata un maltratador, no un hombre. La ideología de género considera que todo maltrato que sufre una mujer responde a una voluntad de dominio o sometimiento. Esa simplificación distorsiona la realidad que se esconde detrás de la violencia intrafamiliar, deja sin protección a las víctimas que no son exclusivamente mujeres y criminaliza al varón por el simple hecho de serlo.

¿Qué le parece que Iglesias diga que retuvo la tarjeta de su asesora para protegerla?
Ese es el feminismo de la izquierda. El que considera a las mujeres como seres vulnerables, víctimas a las que hay que proteger. Sus palabras son la mejor definición de lo que esconde el feminismo del que se ha apoderado la izquierda y en el que no cabemos todas las mujeres.

¿Cree que Iglesias acabará imputado?
Creo en la Justicia. Y la protegeremos desde el Congreso para evitar las injerencias que este Gobierno está intentando con su asalto a dos instituciones esenciales: la Fiscalía y la Abogacía del Estado.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Urkullu y Feijóo saldrán reforzados
Editorial El Mundo 6  Julio 2020

Las estimaciones de voto que publicamos hoy son bastante elocuentes. Tanto Feijóo en Galicia como Urkullu en el País Vasco salen reforzados gracias a la percepción de los electores de la buena gestión de la crisis del coronavirus en sus comunidades, en comparación con las negligencias y los errores del Gobierno de Sánchez. Feijóo lograría gobernar en solitario su cuarta legislatura consecutiva -las mismas que lo hizo Fraga-, con la diferencia de que en aquellos años no existía la fragmentación política actual. Y ese ha sido uno de los grandes méritos de PPdeG, seguir concentrando el voto entorno a sus siglas y convertir a Vox y Cs en partidos inexistentes en Galicia.

Los electores vascos, por sus parte, premiarían también a Urkullu, gracias a los réditos políticos obtenidos por su gestión y de la negociación con el Gobierno, dando al PNV el mejor resultado de su historia. Ayudado, también, por el desplome de Podemos, la bajada de Bildu y el estancamiento del PSOE. Es preocupante, sin embargo, el poco éxito de la coalición constitucionalista PP-Cs, que aunque mantendrá el tipo, será absolutamente irrelevante para la gobernabilidad.

Galicia al caldero
Nota del Editor 6  Julio 2020

Vox no cuenta con el apoyo de muchos españoles que han sufrido en esta falsa democracia que dicen que tenemos (claro, comparado con Venezuela o Cuba, somos, por el instante, muy afortunados), porque muchos otros "españoles" se dedican a poner piedras en las ruedas, como si los pedruscos que lanzan los comunistas y demas destructores de España no fueran suficientes. Para que se vea lo difícil que se lo ponen a Vox estos impulsores del comunismo de los cien millones de asesinados, veamos algunos ejemplos

Ejemplo de tropelía
"La Guardia Civil interviene para proteger a simpatizantes de Vox en Olite
El presidente de Vox en Navarra, Emilio Jiménez, denuncia que han sufrido "coacción, amenazas, escupitajos y agresiones" de la "extrema izquierda".
Libertad Digital 4  Julio 2020

El presidente de Vox en Navarra, Emilio Jiménez, denuncia que han sufrido "coacción, amenazas, escupitajos y agresiones" de la "extrema izquierda".

La Guardia Civil se ha visto obligada a intervenir para impedir que un grupo de radicales agrediesen a varios simpatizantes de Vox durante su visita a la localidad navarra de Olite. Los agentes han separado a ambos grupos entre los que ha llegado a haber algún empujón.

Los militantes de Vox habían organizado la visita a unas bodegas y una comida en un restaurante de la turística ciudad del castillo, hasta donde también han acudido un grupo de unos 15 radicales para protestar por su presencia, por lo que en previsión de algún altercado la Guardia Civil ha establecido un operativo.

Según ha informado a Efe la delegación del Gobierno en Navarra, ha sido a la salida de la visita a la bodega cuando el grupo de Vox ha sido increpado por primera vez con gritos de "fascistas kanpora", momento en el que algunos de los radicales han sido identificados por los agentes.

Poco después los militantes de Vox se han dirigido al centro de la localidad para hacerse una fotografía a los pies del castillo y ha sido allí, en la plaza, donde de nuevo han sido insultados por las personas críticas que les seguían y con las que ha llegado a haber algún empujón, si bien la actuación de los agentes ha separado a ambos grupos.

Horas después, el presidente de Vox en Navarra, Emilio Jiménez, ha denunciado el "ataque flagrante a la libertad y al Estado de derecho" sufrido por un grupo de simpatizantes, que han sufrido "coacción, amenazas, escupitajos y agresiones" por parte de "una manifestación ilegal dirigida por los cachorros de la extrema izquierda", personas "ajenas a Olite", asegura, han "atacado e insultado" al grupo.

Denuncia Vox que "los manifestantes radicales había organizado una quedada a través de las redes sociales, donde Vox Navarra había publicado el evento de hoy".

"Esto es un ataque flagrante a la libertad y al Estado de Derecho al que los cachorros aprendices de ETA no están acostumbrados y que, dirigidos como títeres por un puñado de criminales exmilitantes de la banda terrorista, quieren implantar el terror en la sociedad", subraya Jiménez Romá
n.

Otro ejemplo:
Elecciones gallegas
Abascal duda de que las elecciones gallegas se celebren de manera libre y democrática
EFE Republica 5 Julio 2020

El líder de Vox anuncia que ha interpuesto una denuncia contra el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, por delito electoral, omisión del deber, prevaricación y tráfico de influencias

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha apuntado este domingo que, ante el confinamiento de la comarca de A Mariña por el rebrote de COVID-19, habría que preguntarse “si estamos ante unas elecciones libres y democráticas”, algo “sobre lo que habría que reflexionar”.

“Han tenido que confinar a parte de la población, a la que le han dicho que no van a poder votar; la Xunta decidió adelantar las elecciones únicamente por fines políticos y ahora hay vecinos que ni siquiera van a poder acudir a las urnas”, ha apuntado Abascal en un mitin celebrado en la Plaza de España de Ribeira al que han acudido unas 300 personas.

El líder de la formación de extrema derecha también ha insistido en que ha presentado una denuncia contra el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, por “delito electoral, omisión del deber, prevaricación y tráfico de influencias” por no haber impedido una concentración antifascista en Lugo.

“No todas las formaciones concurrimos en igualdad de condiciones: hay libertad para todos menos para los que votan a Vox, que tenemos que aguantar como nos dicen que vamos a acabar en las cunetas delante de la Policía Nacional, que no practica ninguna detención porque no le deja el delegado del Gobierno”, ha proseguido.

Asimismo, Abascal ha avanzado que incluirá en su denuncia los hechos sucedidos en Ribeira, donde un grupo de jóvenes -en su mayoría menores de edad- han protestando ante el mitin de Vox con banderas LGTBQ+ coreando “fuera fascistas de nuestra tierra”, “no pasarán” o con pancartas que rezaban “yo no comparto el discurso de odio”.

“Estos grupúsculos disfrazados de antifascistas no son más que una manada de totalitarios, matones del delegado del Gobierno del señor Pedro Sánchez, quien está permitiendo actos de hostigamiento constantes y que haya personas cometiendo delitos electorales en nuestros actos”, ha asegurado.

Tras esto, Abascal ha señalado que “lo normal” sería que la Policía Nacional interviniese y “disolviese” la concentración, para lo que “no harían falta pelotas de goma”, ya que los manifestantes “se irían a la primera media porra”.

El líder de Vox ha apuntado que reciben “amenazas” por “expresarse en libertad” y por “haber desafiado el consenso de la izquierda”, lo que les ha llevado a obtener “los votos del 15 % de los españoles y del 13,63 % de los vecinos de Ribeira”, localidad en la que fue tercera fuerza en las elecciones generales con 1.747 votos.

De cara al 12-J, Abascal ha llamado a “hacer historia” con la entrada de Vox en el Parlamento de Galicia frente a un Feijóo “que mira con un ojo a la izquierda y con otro al nacionalismo” mientras “no condena las agresiones y el hostigamiento permanente” de su formación.

“A todo aquel que no está de acuerdo con la dictadura izquierdista lo acusan de crispación; si crispar es defender tus ideas y convicciones, crisparemos todo lo que haga falta y todo el tiempo necesario hasta convencer a todos los españoles”, ha proseguido.

Así, ha contrapuesto la “locura izquierdista” y la “tiranía comunista” con el “sentido común” y “la libertad consagrada en la Constitución” de Vox, así como “el nacionalismo ridículo de los ‘bloqueiros’” con “la unidad nacional de España, que siempre han defendido los gallegos”.

“Ya estamos atisbando con claridad cuál es la estación de llegada del Gobierno socialcomunista: millones de parados y españoles en ERTE, la ruina y la división entre españoles, ya sea por el separatismo localista o por leyes tan absurdas como la memoria histórica”, ha añadido.

Ante este escenario, Abascal ha defendido a Vox como la salvaguarda de “la libertad y la tradición de los españoles” ante “el Islam como religión oficial en un futuro”, así como la alternativa a “la imposición lingüística de Núñez Feijóo” y la garantía de “la defensa de los intereses nacionales frente a los herederos de ETA que influyen en el Gobierno de España”.

El líder de la formación de extrema derecha ha concluido su intervención exclamando un “viva Ribeira, viva Galicia y viva España”, un grito que fue coreado por los asistentes, quienes añadieron gritos de “presidente, presidente” y de “viva España, viva Santiago”.


Mas tropelías:

VOX denuncia al delegado del Gobierno en Galicia por no impedir el acoso ultraizquierdista
Redacción rebelionenlagranja 6  Julio 2020

VOX ha interpuesto una denuncia ante el Juzgado de Instrucción de Lugo contra el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada; la subdelegada en Lugo, María Isabel Rodríguez; Acción Antifascista de Galicia y quienes resulten identificados por “alterar gravemente el orden” en el mitin electoral del pasado viernes en Lugo, según ha informado la formación.

El partido presidido por Santiago Abascal solicita que se admita la denuncia por delito electoral, contemplados en los artículos 146.1.b) y 147 de la LOREG; alteración del orden público, del artículo 557 bis CP, en relación con un delito de odio; omisión del deber de perseguir delitos, del artículo 407 al 409 del Código penal; prevaricación, artículo 404 del Código Penal; y tráfico de influencias del artículo 428 del Código Penal.

El escrito hace referencia al mitin que VOX celebró el pasado viernes 3 de julio en Lugo, donde tanto Abascal como cargos públicos, afiliados y simpatizantes fueron increpados y vejados por ultraizquierdistas al grito de “fascistas, nunca mais” e “hijos de puta”, y lanzaron petardos de humo.

La denuncia especifica que en el lugar se encontraba la Policía Nacional, pero “no recibió órdenes de las autoridades para evitar que se injuriara y calumniara a los asistentes al acto de campaña legalmente organizado por este partido político”.

VOX denuncia que la contramanifestación había sido organizada por grupos radicales y violentos y sobre la que estaba al tanto la subdelegada del Gobierno en Lugo, quien “la permitió, pese a conocer las circunstancias que rodean ambos actos”. Ello indica, explica el escrito, “que se produce una decisión administrativa contraria a derecho y a sabiendas”.

Esto es "democracia" comunista pura y dura y más si no conseguimos que Vox, con nuestra ayuda y voto, nos ayude a defendernos, nos veremos detrás de los venezolanos y cubanos.

El Gobierno, contra la libertad de prensa
EDITORIAL  Libertad Digital 6  Julio 2020

El vicepresidente de Pedro Sánchez ya actúa como si España fuera Venezuela.

Los ataques furibundos de Pablo Iglesias a los periodistas y medios que han desmontado sus trapacerías judiciales son la mejor prueba de que el caso Dina, que los podemarras explotaron electoralmente presentándose como víctimas de las "cloacas del Estado", es en realidad el caso Iglesias.

Los insultos y amenazas del capo comunista a los medios que no les ríen las gracias a él y a su partido chavista, es decir profundamente liberticida, son un ataque inaudito del Gobierno a la libertad de información, derecho reconocido en el artículo 20 de la Constitución. Como si fuera el difunto criminal Hugo Chávez Frías, Iglesias Turrión ha despotricado contra la prensa y amenazado a periodistas independientes en el curso de una entrevista. El vicepresidente de Sánchez ya actúa como si España fuera Venezuela.

El silencio de Sánchez es una clara demostración de que el presidente del Gobierno está del lado de los indeseables chequistas que lo mantienen en el poder, aun a costa de degradar el régimen democrático y convertir España en una nueva república bolivariana.

Iglesias tendría que haber sido destituido en cuanto se descubrieron sus mentiras, repetidas con total desparpajo en sede judicial, porque un personaje como él jamás va a abandonar voluntariamente el poder.

A la constatación de sus mentiras y de los oscuros manejos de sus abogados con los fiscales del caso (eso sí es una cloaca) hay que sumar ahora las amenazas contra la libertad de prensa que, viniendo de alguien criado a los pechos liberticidas del chavismo, no es mera retórica sino un aviso muy serio que habrá que tener en cuenta.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial