AGLI Recortes de Prensa   Martes 7  Julio  2020

El gasto público y la política del avestruz
José María Rotellar okdiario 7  Julio 2020

Como es por todos conocido, el avestruz esconde la cabeza cuando se enfrenta a algún peligro o problema, es decir, evita afrontar las dificultades de cara. Eso mismo es lo que sucede en la política y en el conjunto de la sociedad cuando se trata de enfrentarse a la sostenibilidad de las cuentas públicas, ya que no se quiere reconocer que el gasto público que se ha alcanzado es insostenible.

Nuestra economía no puede crecer y expandirse si se le impone el lastre de un gasto público desmedido, porque dicho gasto se ha de financiar con los recursos públicos, que se obtienen, en su práctica totalidad, con los impuestos que se extraen de los contribuyentes. Si el gasto sube sin parar, los impuestos deberían entonces subir también, y aquí es donde nos encontramos con un doble problema: en primer lugar, se convierte en confiscatorio el sistema tributario; en segundo lugar, ese incremento impositivo lo que provoca es un desincentivo de la actividad económica, con lo que cae el empleo y, con todo ello, disminuye la recaudación en el medio y largo plazo, al mismo tiempo que aumenta el gasto de prestaciones por desempleo. Por tanto, tampoco lograría ni siquiera el objetivo de equilibrar el presupuesto, sino que agravaría el desequilibrio.

Como toda persona, empresa o familia, la Administración no puede vivir por encima de sus posibilidades, y eso es lo que lleva sucediendo en España desde hace mucho tiempo, al mantener un gasto público creciente, tratando de hacer realidad que toda necesidad se convierta en un derecho, lo cual no sólo es absurdo, sino que es, sobre todo, inviable.

El presidente Sánchez ha dicho que hay que reforzar el gasto público, incrementarlo y, con ello, aumentar los impuestos, con el eufemismo de justicia fiscal, que termina siendo lo más injusto que existe, pues lo único que genera es desempleo, que a quien primero va a afectar es a los más débiles, que tendrán que pasar a engrosar el grupo de beneficiarios del ingreso mínimo vital, esa renta con espíritu clientelar que quiere extirpar a los ciudadanos la posibilidad de prosperar por sí mismos. Con esa subida de impuestos, pretende incrementar seis puntos la presión fiscal, que implicaría un aumento de recaudación de 64.500 millones de euros, que es, a todas luces, imposible de conseguir.

Casi siempre que en España hay un desequilibrio en las cuentas públicas, se intenta cuadrar subiendo los impuestos en lugar de bajando el gasto, además de recurrir, si el encaje completo no se consigue -que no se consigue- a más déficit y más deuda. Esta situación es absolutamente insostenible. La solución no puede ser siempre un endeudamiento creciente, con la generación de una especie de deuda perpetua.

Sánchez y muchos políticos pueden empeñarse en negar la realidad, ya que saben que gran parte de la sociedad tiene tan interiorizado el gasto público que temen que les reste votos contarles la verdad, pero la realidad es la que es. No podemos seguir viviendo por encima de nuestras posibilidades. El gasto hay que reducirlo de manera sustancial: hay que ajustarlo en muchas de sus rúbricas y, desde luego, no subirlo en ningún caso. Hay que realizar reformas que agilicen la economía y que permitan mantener el grueso de los servicios públicos eliminando lo menos esencial. Si así se hace, podremos mantener lo más importante de nuestros servicios públicos. Si no, si seguimos aumentando el gasto público sin freno, entonces el colapso llegará de manera temprana y entonces tendremos que realizar duros recortes que nos mermarán mucho, entonces sí, los servicios públicos.

No se puede aceptar la lógica de Sánchez, que se centra en subir el gasto e incrementar los impuestos, sino que lo que hay que hacer es bajar el gasto y reducir, siempre que se pueda, los impuestos, especialmente el de Sociedades para atraer inversiones, que son las que generan actividad económica y empleo, de manera que redunda en beneficio para toda la sociedad.

Aceptar la lógica de Sánchez de aumento de gasto por no enfrentarse a la realidad es, al fin y al cabo, colaborar en ocultar la realidad a los españoles, y eso no debe materializarse. Si Sánchez sigue queriendo mantener la política del avestruz y no ver, así, la realidad, suya será la responsabilidad del desastre. Por eso, es imprescindible que la oposición le haga ver al conjunto de la sociedad que las promesas de aumento de gasto no conducen a que los ciudadanos tengan más servicios públicos, sino a que éstos desaparezcan, junto al empleo de los ciudadanos.

Según los gestores administrativos
La «mala gestión» de Pedro Sánchez ha provocado ya el cierre de 60.000 negocios en la crisis del coronavirus
Andrea Aguado Robles okdiario 7  Julio 2020

La mala gestión del Gobierno de Pedro Sánchez durante la crisis del coronavirus ha disparado la mortalidad de las empresas españolas hasta un 30%. En concreto, de los 200.000 negocios que se han quedado por el camino por el impacto de la pandemia en el tejido empresarial español, los gestores administrativos prevén que 60.000 han bajado la persiana por la falta de medidas por parte del Ejecutivo.

Según el presidente de los gestores administrativos, Fernando Jesús Santiago Ollero, «desde que se produjeron los primeros coletazos de la crisis del coronavirus, pedimos al Ejecutivo una serie de medidas para salvar al tejido empresarial español como la moratoria de impuestos, financiación para las empresas y ayudas para los autónomos, que no han llegado a tiempo para salvar a los 60.000 negocios que van a cerrar sus puertas por la mala gestión del Gobierno de Sánchez».

Sánchez llega tarde
En concreto, la falta de rapidez del Ejecutivo ha hundido a las empresas hasta provocar su cierre. «Algunos negocios han recibido las ayudas con dos meses de retraso, un tiempo en el que ya habían cerrado», critica el presidente de los gestores administrativos.

Además, tacha las medidas para salvar a las empresas de «insuficientes» y critica «la falta de agilidad, claridad y transparencia a la hora de tomar decisiones». ¿El resultado? Un aumento de la incertidumbre del tejido empresarial desde que comenzó la crisis del coronavirus, que se suma a las amenazas de Sánchez y sus socios de Gobierno por suprimir la reforma laboral que impulsó Mariano Rajoy en el año 2012.

Ampliación de los ERTE hasta septiembre
Esta gestión ha provocado que muchos empresarios no quieran agotar las posibilidades para salvar su negocio y se adelanten a los planes de Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, con el objetivo de preparar la reconstrucción de sus negocios tras el impacto de la crisis del coronavirus en la economía española, antes de agotar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

De momento, el Gobierno y los agentes sociales han acordado la prorroga de los ERTE hasta el 30 de septiembre. En concreto, a los expedientes de fuerza mayor total vigentes actualmente se les aplicará una exención en las cotizaciones empresariales del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre en el caso de empresas con menos de 50 trabajadores.

Para las empresas con más de 50 empleados, la exoneración de cuotas será del 50% en julio, del 40% en agosto y del 25% en septiembre. El Gobierno de Pedro Sánchez ha reducido notablemente estos porcentajes en comparación con los establecidos hasta el 30 de junio, que eran del 100% para las empresas con menos de 50 trabajadores y del 75% para las de más de 50, pero a cambio esta figura no desaparece con la llegada del 30 de junio.

300.000 autónomos desaparecerán
Un escenario que se suma a la nefasta comunicación durante la crisis del coronavirus: «Hay autónomos que no han acudido a sus puestos de trabajo y se han quedado en sus casas al no entender bien las normas del Estado de Alarma», asegura. Explica que, «por ejemplo, un relojero podía ir a su taller a reparar relojes, siempre y cuando no abriera sus puertas al público».

Por su parte, el barómetro de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) del mes de mayo dibuja un escenario desolador para este colectivo de trabajadores por cuenta propia, que prevé la desaparición de uno de cada diez autónomos, en torno a 300.000 en un ejercicio en el que se producirá previsiblemente la mayor caída del Producto Interior Bruto (PIB) desde la Guerra Civil. Además, el 33% disminuirá su plantilla en los próximos tres meses.

Crisis del coronavirus
Gritos de «¡Gobierno asesino!» y «¡Justicia para los muertos!» en la explanada de la Almudena al acabar la misa
El público congregado a las afueras de la catedral lanzó también "vivas" a los Reyes
OKDIARIO 7  Julio 2020

Tras la conclusión del funeral celebrado en la catedral de la Almudena con la presencia de los Reyes y sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, entre los presentes congregados frente a la explanada de la catedral pudieron oírse sonoros gritos contra el Gobierno por su gestión del coronavirus.

«¡Gobierno asesino!», «¡Justicia para los muertos! y «¡Justicia!», fueron los más repetidos en el momento en que los Reyes se despedían de las autoridades del Estado que asistieron al la celebración eclesiástica organizada por la Conferencia Episcopal y al abandonar la catedral de la Almudena. Cabe recordar que la vicepresidenta Carmen Calvo era la única representante del Ejecutivo de Sánchez.

A la vez que se dejaron oír numerosos gritos de «¡Vivan los Reyes!», los asistentes a la explanada no quisieron dejar pasar la ocasión para evidenciar el rechazo a la gestión de la crisis del coronavirus, una pandemia que ha causado más de 48.000 muertes en España.

Justo en ese momento, la imagen que venía ofreciendo TVE en su canal de YouTube de la despedida de la Familia Real de las autoridades fue a plano fijo de la fachada principal de la catedral de la Almudena, pero se seguían dejando escuchar los gritos de «¡Gobierno asesino!» y «¡Justicia!».

La ceremonia
Un solo ministro del Gobierno, la vicepresidenta primera Carmen Calvo, ha estado presente este lunes en la ceremonia religiosa organizada por la Conferencia Episcopal en recuerdo de los miles de víctimas del coronavirus en nuestro país. El gran ausente en el acto, presidido por El Rey Felipe Vl, ha sido el jefe del Ejecutivo Pedro Sánchez. También se han notado las ausencias del PSOE y Podemos que, a diferencia del resto de grandes partidos nacionales, no han mandado a ningún representante al acto. Tampoco ha acudido ningún cargo del Ministerio de Sanidad.

Calvo ha llegado poco antes de las ocho de la tarde a la Almudena, vestida de negro, como el resto de personalidades que han tomado parte de la ceremonia. Los Reyes, acompañados de sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, han sido los últimos en llegar al templo entre gritos de «¡Viva el Rey!» y «¡Gracias, Majestad!» por parte de un centenar de madrileños que se habían agolpado en los alrededores de la Almudena, fuertemente blindada.

La infrarrepresentación del Ejecutivo contrasta con la de otras instituciones, como el Gobierno de la Comunidad de Madrid, con su presidenta Isabel Díaz Ayuso y su vicepresidente, Ignacio Aguado, o del Ayuntamiento de la capital, representado por su alcalde, José Luis Martínez Almeida. También han participado en el homenaje el presidente del PP y jefe de la oposición, Pablo Casado, y los portavoces parlamentarios de Vox y Ciudadanos, Iván Espinosa de los Monteros y Edmundo Bal.

Sánchez no fue al funeral de las víctimas porque no se atreve a verlas de cerca
ESdiario 7  Julio 2020

¿Qué podía haber más importante que acompañar a las familias de los 44.000 muertos por coronavirus? Nada, pero Sánchez los despreció marchándose a Portugal.

Pedro Sánchez decidió no acudir este lunes al funeral por las víctimas del coronavirus que, en presencia de los Reyes, ofició el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en la madrileña catedral de La Almudena. Improvisó un viaje a Portugal para esquivar el primer homenaje público a los 44.000 fallecidos por la epidemia, de los cuales cerca de 17.000 no son aún reconocidos por el Gobierno, de manera incomprensible e indignante.

El presidente pudo hacer antes o después ese viaje, o simplemente no hacerlo: nada había más importante ayer que ponerse al lado de los muertos y de sus familiares, para darles el calor que no han tenido y el abrazo colectivo que merecen: reconocer el dolor es el primer paso para empezar a superarlo.

Que sea con un formato religioso o civil es menos importante que su mera celebración, su profundo significado y su valía. Alegar e carácter confesional del acto es una mala excusa: la religión también es una herramienta cívica y social en momentos de zozobra, con independencia del credo de cada uno, y la mera presencia de familiares de las víctimas lo convertía en una cita ineludible para los poderes públicos.

No tiene disculpa, pues, el presidente del Gobierno. Y enviar en su lugar a Carmen Calvo demuestra que conocía la dimensión del acto, que la excusa laicista era improcedente y que, simplemente, no se personó porque no le pareció necesario. Un desprecio a las víctimas que refleja, además, un temor a ellas.

Porque Sánchez sabe perfectamente que la envergadura de la mortalidad en España, hasta 30 veces superior a la de Grecia y mayor que la de los países más afectados, es consecuencia directa del retraso en la adopción de medidas preventivas.

Pese a acumular e informes y advertencias que reclamaban la distancia social y desechaban las aglomeraciones ya desde febrero; optó por forzar la maquinaria hasta después del 8M y contribuyó con ello a extender un contagio sin parangón.

¿Unidad?
Y es consciente, también, de que una vez producidos los estragos, ha estado más centrado en disimularlos y diluir su responsabilidad que en explicarlos y paliarlos: esconder a 17.000 de los fallecidos, a los que no se incluye en la estadística oficial, lo resume todo.

Que un presidente así, lastrado por los errores previos y el sectarismo posterior, se permita además exigir unidad y se atreva a estigmatizar a cualquiera que no repita su falseado relato oficial; lo dice todo de los valores y emociones que adornan a un personaje simplemente lamentable e inhumano.

La comisaria Mateo y la ignominia de su Televisión Espantosa
EDITORIAL  Libertad Digital 7  Julio 2020

Las televisiones públicas son un aparato de propaganda al servicio de los Gobiernos que las financian, pero lo de TVE desde que la maneja la fanática comisaria socialista Rosa María Mateo supera todos los límites de la desvergüenza.

La eterna administradora provisional de RTVE, impuesta por Pedro Sánchez, ha llevado al antiguo Ente al máximo descrédito, que se está traduciendo en una caída brutal de los índices de audiencia de los informativos, tradicionalmente una de las principales bazas de La 1. Así las cosas, no puede extrañar que la televisión que pagan todos los españoles haya dado un paso más hacia el descrédito con su decisión de relegar al Canal 24 Horas la retransmisión del funeral que se ha celebrado este lunes en Madrid por las víctimas del coronavirus.

Se trata de la misma televisión que se volcó con la exhumación de los restos de Franco, con un despliegue de medios extraordinario. En cambio, la fanática comisaria Mateo ha decidido menospreciar la misa en honor de los más de 40.000 fallecidos por causa del covid-19, la peor catástrofe sanitaria que haya padecido España desde la Guerra Civil. Esa decisión retrata a una persona a la que jamás se le debió confiar el gobierno del Ente, por su indigno sectarismo.

No era bastante afrenta que el socialista Pedro Sánchez y el comunista Pablo Iglesias, cuya incompetencia tanto dolor ha causado, rechazaran participar en la ceremonia, lo cual dice también todo de su calaña. Por lo visto era necesario hozar en la ignominia y negar la atención debida a un acto de reparación a decenas de miles de españoles que han perdido la vida en unas circunstancias especialmente penosas, incluso sórdidas.

Durante una comparecencia parlamentaria, la comisaria Mateo se refirió a TVE, en un célebre lapsus, como "Televisión Espantosa". Sánchez, Iglesias y ella misma se han encargado de convertir aquel error en una descripción notarial.

El rey pide "respeto" al Tribunal Constitucional tras 40 años de "enorme" aporte a la democracia
Felipe VI ha destacado la "enorme y valiosa" aportación que el Tribunal Constitucional ha brindado a la consolidación de la democracia tras cuarenta años "conciliando" la unidad y diversidad del Estado, y ha pedido apreciar a esta institución con "toda consideración y respeto"
Estrella Digitall 7  Julio 2020

El tribunal de garantías ha celebrado este lunes su cuarenta aniversario en un acto solemne presidido por el rey y que ha estado marcado por las medidas de seguridad que ha impuesto la pandemia del coronavirus.

Ha sido el presidente del TC, Juan José González Rivas, el encargado de abrir el acto con un discurso en el que ha apelado a valores como la lealtad, la justicia y el sometimiento a la ley y ha resaltado la labor del tribunal como "intérprete supremo" de la Carta Magna, una tarea que supone "un desafío y una responsabilidad permanente".

Le escuchaban la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y los ministros de Justicia, Juan Carlos Campo; de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de Defensa, Margarita Robles, que han asistido al acto junto con otras autoridades políticas y diplomáticas.

"Todos podemos compartir la conclusión de que este tribunal se ha constituido en un defensor eficaz de las garantías democráticas y, por ende, en un garante por antonomasia de nuestra democracia, de la democracia española", ha proclamado don Felipe en su discurso.

Para el jefe del Estado, el alto tribunal ha contribuido a "velar por la supremacía constitucional en que la democracia, necesariamente, se asienta" y ha ostentado un papel "central" y "clave" durante el periodo "más largo de desarrollo social, político y económico de la historia de España".

El rey también ha alabado su defensa "del principio de sometimiento de todos los poderes a la Constitución y a la ley, garantizando que las controversias en la vida política se resuelvan a través de los procedimientos legales".

Como "guardián y garante del sistema constitucional", en estos cuarenta años el TC ha dictado 8.553 sentencias y, en concreto, 1.486 resoluciones durante el estado de alarma, según ha puesto en valor González-Rivas, que también ha destacado el elevado número de sentencias dictadas desde 2017 en relación a la crisis territorial con Cataluña. Actualmente el TC está estudiando los recursos de los líderes independentistas condenados por el Supremo.

En su discurso, González Rivas ha reafirmado el papel del rey como "símbolo de la unidad y permanencia de la Nación". Su presencia en el acto, ha añadido, "testimonia la relevancia" del tribunal en el Estado de derecho.

Tras el himno de España, el acto ha comenzado con un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas de la pandemia, cuyas consecuencias en el plano nacional e internacional, según el monarca, "se prolongarán aún por más tiempo".

"Aunque estoy seguro de que nuestra sociedad continuará afrontándola con prudencia, solidaridad y responsabilidad", ha añadido el rey, mientras que el presidente del TC ha agradecido la labor de todos aquellos que "han contribuido a mermar los efectos de esta importante crisis sanitaria": "El pueblo español, que es y siempre ha sido excelente, se ha volcado en la solidaridad".

En esta atípica celebración marcada por las normas de la "nueva normalidad", con mascarilla y distancia de seguridad entre los asistentes, el presidente del Constitucional ha agradecido la labor de todos los magistrados que han pasado por el tribunal de garantías.

Especial mención ha hecho el rey a su "querido profesor", el que fuera presidente del TC, Francisco Tomás y Valiente, asesinado por ETA en 1996.

Aunque González Rivas ha reconocido que la celebración pueda considerarse "inoportuna", ha indicado que "las circunstancias críticas" vividas avalan la conveniencia de que las instituciones que representan "la normalidad constitucional" lideren y celebren el regreso de la "normalidad social".

Además de los miembros del Gobierno, han acudido al acto la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; la del Senado, Pilar Llop; el del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes; la fiscal general del Estado, Dolores Delgado; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el líder del PP, Pablo Casado.

Lo que faltaba
Nota del Editorl 7  Julio 2020

He de reconocer que mis conocimientos sobre historia no me permiten ver con claridad el asunto de la monarquía (¿ derecho divino ?, sobre su origen y mantenimiento,  la financiación de la soldadesca (¿ robo y expoliación ?) pero como ciudadano español de octava o novena clase (sin perro, hombre y mayor de 65 años) que ha sufrido plenamente la des constitucionalización ejecutada por el tc me parece un disparate cualquier loa sobre este engendro.

El destino del tc, del senado, de las aunotomías es su desaparición y que nunca mas vuelvan por aquello del efecto pernicioso de los profesionales de la política del big bang centralizo, descentralizo y vuelvo a repetir para seguir viviendo del cuento y entonteciendo a los "votantes" de precio bajo.

Iglesias, el gallo machirulo
Pablo Planas  Libertad Digitall 7  Julio 2020

Pablo Iglesias es un tipo peligroso, un macho de cuidado, un chorbo muy chungo, un político que no se detiene ante nada ni ante nadie. Ojo con el líder de Podemas. El gallo no hace prisioneros y quien en la formación morada se opone a sus designios, sean estratégicos o de capricho, está fuera. Que se lo pregunten a Tania, Bescansa o Errejón. Llamado el Coletas, el vicepresidente cuarto es un consumado esgrimista, un genio de la táctica, un artista de la conspiración, un titán del conturbenio y un maestro de la purga. La pera.

Lo de la tarjeta de Dina Bousselham, exdiscípula y exasesora entre otros ex, tiene muy mala venta y ningún sentido. Eso de que se guardó la memoria del móvil de Bousselham para protegerla de la presión porque era una mujer joven y tal no tiene pase. Y más sabiendo que ahí había información e imágenes de carácter íntimo. El sainete da pie a toda clase de posibilidades, entre ellas la de que Iglesias se hubiera podido servir de la tarjeta para amordazar a la frágil damisela, a la que le han acabado montado un diario digital para que se entretenga. Y mientras tanto Echeminga hablando de periodistas...

Pero es que además se ha revelado la supuesta connivencia de dos fiscales con el equipo jurídico de la formación comunista bolivariana chavista (antes marxista leninista) y se infiere la utilización perversa de los resortes de la Justicia para construir una campaña basada en la película de que las presuntas cloacas del Estado y sus desagües mediáticos se conjuraron para evitar el acceso de Pablo, siempre en el centro de la pista, al poder. Tela.

El argumento es básico, primitivo, pero seguramente le funcione. Él es una víctima del Deep State que ha logrado contra viento y marea sobreponerse. Una leyenda de manual, el potro de Vallecas (en pie) que en vez de acabar en la Cañada Real triunfa y se compra un chalet en Galapagar, que es lo único real en la peripecia del niñato al que acunaban con nanas terroristas.

Pedro Sánchez mantiene de momento al muñeco. No se sabe si es porque le gusta verle sudar, porque no se entera o porque ni siquiera le da vergüenza que le puedan asociar con tal caso y semejante personaje, al que sus mismas ministras retratan como un chulo machirulo.

El asunto es muy grave, pero también tiene una dimensión como de Jorge Javier. Según el villano Villarejo, Dina Bousselham es una mujer despechada a la que Superpablo había prometido matrimonio. Más la presunción de que la abogada podemita Marta Flor mantenía una tormentosa relación íntima con el fiscal Stampa. Y la abortada denuncia, falsa por tanto, contra el exabogado de Podemos José Manuel Calvente, por acoso sexual contra la antedicha Flor.

Podría parecer que lo de Podemos es como Melrose Place. Tiene ese punto, sí, de pandi de insti, con robos que no son robos, acusaciones falsas, líos sentimentales, machos alfa, amenazas y pavadas. Pero es que estamos hablando de la formación que sustenta el Gobierno del bello Pedro, de la Fiscalía Anticorrupción, de la Justicia, del Poder, del feminismo y hasta de España. Qué lástima y qué pena.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La reputación de Iglesias y de Sánchez

Iglesias pide llevar la normalización de Euskadi a un gobierno de izquierdas
Editorial La Razon 7  Julio 2020

Lo que tiene la mentira es que obliga a seguir mintiendo. La veracidad de los hechos está muy bien para el guion de una serie televisiva, pero no para plasmarse negro sobre blanco en un sumario judicial. Que una mano oculta sustrajo las pertenencias de una colaboradora de Podemos en un centro comercial, entre ellas el móvil, para a continuación someter a chantaje al líder del partido es verosímil en el mundo de la ficción, pero para serlo también en los hechos fácticos de un juzgado debe demostrarse con pruebas, no con principios ideológicos adaptados a un relato cautivador. La realidad y la ficción siempre han estado mezcladas en la estrategia política de Podemos: ver en cualquier acción del adversario la mano siniestra de la «casta», de misteriosos poderes ocultos y, cómo no, tratándose de un partido franquicia del régimen venezolano, del imperialismo yanki. Pero España salió hace tiempo de estas tramas paranoicas y sus políticos se dedican a gestionar los asuntos públicos como buenamente pueden –o así deberían hacer– desde las zonas templadas de la socialdemocracia o el liberalismo conservador. Hasta que llegó Podemos.

El asunto en el que se ha enredado Pablo Iglesias es precisamente ejemplo de esa visión excepcional de la política en la que el Estado se inmiscuye en todos los asuntos, públicos y privados. Usó la tarjeta del móvil de su asesora en el Parlamento Europeo, Dina Bousselham, que contenía material sensible de índole particular que podía afectarle a su reputación personal y pública, como una operación de las «cloacas» para frenar su ascenso imparable al poder, y en eso se basó su campaña electoral en 2019, en una mentira. Ahora se ha sabido, porque tanto Bousselham como Iglesias lo han confirmado, que dicha tarjeta la guardó el líder de Podemos para no «someter a más presión» –todo un gesto de antigualla caballerosidad– a su indefensa colaboradora, lo que supuso mentir e invertir su condición de víctima por la de posible autor de un delito, a ojos del juez García Castellón. Todo esto, en medio de la peor crisis sanitaria vivida por España en muchísimas décadas y ante los efectos de la brutal caída de nuestra economía. El vicepresidente segundo del Gobierno no tiene más que hacer que salir en defensa a la desesperada de un asunto turbio donde los haya y donde las «cloacas» a las que acusaba es más posible que estén dentro de su propia partido. Su visión conspirativa de la política ha llevado a Iglesias a atacar a los medios de comunicación que no le son afines, y en concreto al periodista Vicente Vallés, que desde Antena 3 está dando un ejemplo de rigor informativo e independencia. No se podía esperar otra cosa: no es la primera vez que pone en la diana a los periodistas, incluso ha llegado a hablar de cierre de medios que no se ciñan a la línea correcta. Después de todo, bajo el régimen de sus admirado Maduro se han cerrado más de 115 medios de comunicación. Lo grave es que el Gobierno no haya salido en defensa de la libertad de prensa y en contra de estas intolerables presiones. Es comprensible que Pedro Sánchez esté mediatizado por su socio en asunto tan oscuro, pero la política española, aun siendo responsable de su lamentable situación, no se merece estar enfangada en un asunto de poder, ambición y líos afectivos de Iglesias. La infantilización de Podemos tiene el anverso de un siniestro senedrín que ha acumulado demasiado poder en demasiado poco tiempo.

El Gobierno no ha salido en defensa de Iglesias porque es imposible dirigirse al país en estos momentos diciendo que es legítimo que su vicepresidente guarde la tarjeta de móvil de una colaboradora con material impublicable y se la devuelva un año después dañada. Que el líder de Podemos es un lastre para su propio partido lo demuestra que no quieren ni verlo por la campaña electoral de Galicia y el País Vasco. Pero es más grave que su permanencia en el Gobierno infecta a nuestra democracia.

Y el Dr Cum Fraude sigue
Nota del Editor 7  Julio 2020

Está bien agarrarse acualquier clavo ardiendo para tratar de quitarse de encima el comunismo de los cien millones de asesinados y decenas de millones de hambrientos en Venezuela, Cuba, y demás, pero no debemos olvidar que encima está la causa primera, el Dr Cum Fraude y es ahí donde hay que seguir atacando.
El PSOE, sus adláteres y el PP tienen que desaparecer (en Galicia al caldero con más razón), hay que apoyar y votar a Vox.

ELECCIONES GALLEGAS
Tras el reborte de A Mariña, Abascal pone en duda que las elecciones sean “libres y democráticas”
Redacción. España Gaceta.es 7  Julio 2020

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha apuntado este domingo que, ante el confinamiento de la comarca de A Mariña por el rebrote de covid-19, habría que preguntarse “si estamos ante unas elecciones libres y democráticas”, algo “sobre lo que habría que reflexionar”.

“Han tenido que confinar a parte de la población, a la que le han dicho que no van a poder votar; la Xunta decidió adelantar las elecciones únicamente por fines políticos y ahora hay vecinos que ni siquiera van a poder acudir a las urnas”, ha apuntado Abascal en un mitin celebrado en la Plaza de España de Ribeira al que han acudido unas 300 personas.

El líder de la formación de extrema derecha también ha insistido en que ha presentado una denuncia contra el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, por “delito electoral, omisión del deber, prevaricación y tráfico de influencias” por no haber impedido una concentración antifascista en Lugo.

“No todas las formaciones concurrimos en igualdad de condiciones: hay libertad para todos menos para los que votan a Vox, que tenemos que aguantar como nos dicen que vamos a acabar en las cunetas delante de la Policía Nacional, que no practica ninguna detención porque no le deja el delegado del Gobierno”, ha proseguido.

Asimismo, Abascal ha avanzado que incluirá en su denuncia los hechos sucedidos hoy en Ribeira, donde un grupo de jóvenes -en su mayoría menores de edad- han protestando ante el mitin de Vox con banderas LGTBQ+ coreando “fuera fascistas de nuestra tierra”, “no pasarán” o con pancartas que rezaban “yo no comparto el discurso de odio”.

“Estos grupúsculos disfrazados de antifascistas no son más que una manada de totalitarios, matones del delegado del Gobierno del señor Pedro Sánchez, quien está permitiendo actos de hostigamiento constantes y que haya personas cometiendo delitos electorales en nuestros actos”, ha asegurado.

Tras esto, Abascal ha señalado que “lo normal” sería que la Policía Nacional interviniese y “disolviese” la concentración, para lo que “no harían falta pelotas de goma”, ya que los manifestantes “se irían a la primera media porra”.

El líder de Vox ha apuntado que reciben “amenazas” por “expresarse en libertad” y por “haber desafiado el consenso de la izquierda”, lo que les ha llevado a obtener “los votos del 15 % de los españoles y del 13,63 % de los vecinos de Ribeira”, localidad en la que fue tercera fuerza en las elecciones generales con 1.747 votos.

De cara al 12-J, Abascal ha llamado a “hacer historia” con la entrada de Vox en el Parlamento de Galicia frente a un Feijóo “que mira con un ojo a la izquierda y con otro al nacionalismo” mientras “no condena las agresiones y el hostigamiento permanente” de su formación.

“A todo aquel que no está de acuerdo con la dictadura izquierdista lo acusan de crispación; si crispar es defender tus ideas y convicciones, crisparemos todo lo que haga falta y todo el tiempo necesario hasta convencer a todos los españoles”, ha proseguido.

Así, ha contrapuesto la “locura izquierdista” y la “tiranía comunista” con el “sentido común” y “la libertad consagrada en la Constitución” de Vox, así como “el nacionalismo ridículo de los ‘bloqueiros’” con “la unidad nacional de España, que siempre han defendido los gallegos”.

“Ya estamos atisbando con claridad cuál es la estación de llegada del Gobierno socialcomunista: millones de parados y españoles en ERTE, la ruina y la división entre españoles, ya sea por el separatismo localista o por leyes tan absurdas como la memoria histórica”, ha añadido.

Ante este escenario, Abascal ha defendido a Vox como la salvaguarda de “la libertad y la tradición de los españoles” ante “el Islam como religión oficial en un futuro”, así como la alternativa a “la imposición lingüística de Núñez Feijóo” y la garantía de “la defensa de los intereses nacionales frente a los herederos de ETA que influyen en el Gobierno de España”.

El líder de la formación de extrema derecha ha concluido su intervención exclamando un “viva Ribeira, viva Galicia y viva España”, un grito que fue coreado por los asistentes, quienes añadieron gritos de “presidente, presidente” y de “viva España, viva Santiago”.

El cabeza de lista por A Coruña, Ricardo Morado, ha incidido en la situación de la flota de bajura de Ribeira, “maltratada por las cuotas de Bruselas”, y ha preguntado a los asistentes si quieren “que Galicia se convierta en Cataluña”, toda vez que existe una “deriva nacionalista” en Núñez Feijóo, que actúa “como en Cataluña hace unos años”.

Pujol, el mito de Tagamanent
Cristina Losada  Libertad Digital 7  Julio 2020

Recién cumplidos los 90 años, Jordi Pujol ha vuelto al lugar donde empezó todo. Porque fue en la cima del Tagamanent, un montaña de poco más de mil metros de altitud, donde tuvo la revelación. No una visión política, que difícilmente pudo tener a los diez u once años de edad, sino la revelación, mística, cuasi religiosa, de cuál era su misión en la vida. Allí subió hacia el año 1940 con un tío suyo y otro acompañante para ver una iglesia, una era y unas masías que había en la cumbre. Según su propio relato, al llegar vieron que todo estaba destruido y abandonado, y esa escena de desolación los sumió en un estado emocional tan intenso que allí mismo el niño Pujol recibió en germen el descubrimiento de que su misión era "reconstruir el país".

"A aquellos dos hombres que me acompañaban el espectáculo los sobrecogió, los recuerdo puestos en pie, en el umbral de la iglesia, trasladando a toda Cataluña la impresión de derrota, de desánimo y de destrucción que el Tagamanent les producía y que por otra parte debían de llevar en su interior", escribió en Construir Catalunya. Y después: "Mi programa, mi programa como hombre, el programa de mi vida, es ése que arranca del portal de Tagamanent: construir Cataluña". La revelación que tuvo en aquella cima estaría presente –la haría presente– a lo largo de su vida política y la tiene y hace presente ahora, al final de su vida, con una excursión de regreso que representa el cierre del círculo. Estamos, obvio es, en el tiempo circular del mito.

En su reciente Pujol. Todo era mentira (1930-1962), Manuel Trallero y Josep Guixà exponen el resultado de su investigación sobre el episodio de Tagamanent. Su conclusión es que se trata de una fábula. De una más, porque Pujol ha sido un prolífico inventor de mitos sobre sí mismo. La prueba más importante que aportan son los censos de la zona. Ciertamente, la iglesia había sido incendiada el 18 de julio de 1936, pero en los años 40 había allí masías habitadas, por lo que el panorama no podía ser como lo ha descrito Pujol. Antes, Francisco Caja, en La raza catalana, ya había puesto en duda la veracidad del relato. Nada de lo cual impide que hoy la prensa, cuando informa de que Pujol y su esposa han subido a pie al Tagamanent, incorpore la leyenda de aquel recuerdo de infancia que habría dado sentido a toda su trayectoria política.

La cuestión relevante no es tanto que Pujol jalonara de mitos su biografía, o que su vida, tal como la ha contado y se ha difundido, sea en realidad una gran mentira. Es que esas mentiras fueron ingrediente necesario e indispensable de su ascenso político. Fue sobre tales mentiras sobre las que refundó la iglesia nacionalista. Lo cual nos lleva a la pregunta de si podía haber sido de otra forma, y la respuesta, pues de nacionalismo hablamos, es negativa. No hay nacionalismo sin mitos y, en un segundo orden más práctico y pedestre, no lo hay sin mentiras.

Ninguno de los sucesores de Pujol ha tenido la faceta mística del maestro, pero sus mentiras burdas se han desplegado siempre en el perturbado paisaje de aquel fervor iniciático, reflejando así parte de su lúgubre brillo. Se han beneficiado, por así decir, del contacto que tuvo el fundador con la divinidad, donde le fue revelado que la nación es la diosa. Sea falso o no el recuerdo de Pujol sobre el Tagamanent, hay algo sobre lo que no cabe duda: la misión de construir Catalunya pasaba por destruir Cataluña. A punto han estado de completar el mandado destructivo.

ETA
Marlaska le hace la campaña a Bildu: 13 etarras acercados en sólo un mes
Marlaska permite a Bildu reunirse en grupo con presos etarras en las cárceles para pactar el acercamiento
Pelayo Barro okdiario 7  Julio 2020

El Gobierno de Pedro Sánchez ha iniciado una política de acercamientos masivos de presos etarras a cárceles más próximas al País Vasco. En el último mes, en plena campaña de las elecciones vascas, el Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska ha firmado el traslado de 13 presos de la banda terrorista a cárceles próximas al País Vasco. Entre ellos a terroristas con delitos de sangre.

Bildu llega a la recta final de campaña a las elecciones vascas con un impulso extra de cara a sus bases gracias al PSOE. El Ejecutivo de Sánchez ha intensificado su política de acercamientos hasta tal punto que en tal sólo 30 días ha procedido al traslado de al menos 13 presos de ETA, tal y como ha constatado OKDIARIO gracias a los registros de Instituciones Penitenciarias y a la información que difunde Etxerat (el colectivo de presos etarras) a las familias y simpatizantes del movimiento. De hecho, desde esta plataforma han anunciado que valoran «muy positivamente» los acuerdos políticos sobre sus presos y destaca especialmente el papel de Unidas Podemos en ello.

La formación de Arnaldo Otegi, que en los últimos meses se ha convertido en ‘muleta’ parlamentaria de los de Sánchez a la hora de sacar votaciones adelante en el Congreso de los Diputados, inició el pasado mes una ronda de encuentros en cárceles con presos de ETA. Y los resultados empiezan a ser constatables.

Ésta es la lista de los 13 presos de la banda terrorista que han sido acercados a cárceles mucho más próximas al lugar de residencia de sus familias:

José Luis Barrios
Asesinó en 1998 al concejal del PP en Sevilla Alberto Jiménez-Becerril y a su esposa Ascensión García. Los mató a tiros cuando caminaban por la calle de regreso a casa, donde les esperaban sus tres hijos, entonces de cuatro, siete y ocho años. Fue detenido ese mismo año e ingresó en prisión con una condena de 30 años por asesinato. Recientemente se le ha aplicado el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario y trasladado de la cárcel de Albolote (Granada) a la de Zuera (Zaragoza).

María Lizarraga
Ingresó en prisión en 2008 con una condena de 19 años y tres meses por delitos de asociación ilícita, falsificación de documento público, tenencia de explosivos, tenencia ilícita de armas, robo y hurto. Ha sido trasladada de la prisión de Valencia III a la de Aranjuez (Madrid). Está en la Unidad de Madres con su hija de un año y medio.

Asier Mardones
Fue condenado a 35 años de cárcel por un delito de lesiones, daños y estragos. Colocó un artefacto explosivo en una empresa de transportes guipuzcoana en 2003, provocando graves destrozos. Prisiones le ha propuesto para el segundo grado y le ha trasladado de la prisión de Foncalent (Alicante) a la prisión de Logroño.

Gorka Lupiañez
Condenado a 50 años por el secuestro de un matrimonio y su hijo en Francia para robarles una caravana. ETA cargó de explosivos el vehículo y lo voló por los aires tiempo después junto a una torre eléctrica de Castellón (sin ocupantes). Fue condenado en 2009 y ahora acaba de ser trasladado desde la prisión de Topas (Salamanca) a la de Logroño.

Fernando Alonso Abad
En prisión desde agosto de 1996, cumple condena de 25 años por delitos de depósito de armas, tenencia de explosivos, pertenencia a organización armada y terrorismo. El pasado viernes 3 de julio obtuvo un permiso de salida de la cárcel de Villabona (Asturias), a la que no tendrá que regresar, ya que Prisiones le ha trasladado a la prisión de Martutene. Deberá ingresar este viernes.

Iñigo Gutiérrez
Condenado a 14 años por delitos de colaboración con banda armada y depósito de armas y municiones. Fue partícipe del atentado contra la casa-cuartel de la Guardia Civil en Calahorra (La Rioja), en 2008. Ingresó en prisión ese mismo año. Acaba de ser trasladado de la prisión de Valencia III a la prisión de Aranjuez junto a su pareja, Lizarraga, que figura en esta lista de traslados. En pleno estado de alarma Interior dio un permiso especial a su familia para que le visitase en la cárcel por la muerte de su padre.

Julen Atxurra
Alias ‘Pototo’, condenado entre otros delitos por el secuestro de José Antonio Ortega Lara en 1996. También cumple condena por dos atentados frustrados contra la Guardia Civil. Ha sido trasladado el pasado 24 junio de la cárcel de El Puerto I (Cádiz) a la de Aranjuez.

Balbino Sáenz
Intentó asesinar a los ex ministros del PSOE José Barrionuevo y Matilde Fernández. Fue detenido e ingresó en prisión en 2010. El pasado 26 de junio se ejecutó su traslado de la cárcel de Valencia III a la de Valladolid, a apenas 300 kilómetros del País Vasco.

Kepa Arronategi Azurmendi
Participó en la acción de un comando que en 1997, durante la inauguración del museo Guggenheim de Bilbao, intentó matar al Rey Don Juan Carlos lanzando granadas autopropulsadas con un tubo. El atentado fue frustrado al descubrirles un agente de la Ertzaintza, que fue asesinado a tiros. Fue condenado a 72 años de cárcel. El pasado 22 de junio fue trasladado de la prisión de Zuera (Zaragoza) a un hospital de Mondragón (Guipúzcoa) por “problemas psiquiátricos”.

Álvaro Arri Pascual
Alias ‘Munipa’, es ex policía municipal de Erandio, un histórico de los ‘comandos Vizcaya’ y ‘Madrid’, donde mató en 1994 con coche bomba al teniente general del Ejército de Tierra Francisco Veguillas. En el atentado murieron otras dos personas. Ha sido trasladado a finales de junio desde la prisión de Castelló I a la cárcel de Burgos.

Francisco José Ramada
Otro histórico de la banda, responsable de los secuestros de los empresarios José María Aldaya y Cosme Delclaux. Condenado a 26 años por colaboración con banda armada y depósito de armas y municiones. Ha sido trasladado de la prisión de Murcia I a Pamplona I.

Igor González Sola
Miembro del ‘comando Amaiur’, cumple desde 2005 una condena de 20 años por los delitos de colaboración con banda armada, depósito de armas y falsificación de documento oficial. Ha sido trasladado en junio de la prisión de Soria a la de San Sebastián.

Asier Rodríguez
Condenado por tentativa de asesinato en 2012 a 22 años de cárcel por lanzar dos cócteles molotov en el interior de un coche en el que patrullaban una pareja de agentes de la Ertzaintza. Ha sido trasladado de la prisión de Albolote (Granada) a la de Soria.

Por otra parte, también se ha puesto en libertad en el último mes a los etarras Oier Goitia y a Sabino Usandizaga Galarraga.

Interior
El Gobierno navarro resta peso a la Policía Nacional y a la Guardia Civil
FERNANDO LÁZARO La Razon 7  Julio 2020

Marca directrices para priorizar a la Policía Foral, muy hermanada con la Ertzaintza

La autonomía policial en Navarra avanza con paso firme. Su Policía Foral gana día a día más peso en detrimento de las actuaciones de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Y en ese movimiento también se incluye una cercanía que no existía con la Ertzaintza. Desde los mandos de la Policía del Estado se está levantando la voz y se multiplican las quejas ante las directrices políticas del Ejecutivo de Navarra que, al fin y a la postre, trata de relegar a las policías estatales en esta comunidad. «Ojo, que estamos a 10 minutos de que nos quedemos relegadas del todo, como en el País Vasco y en Cataluña», advierten mandos de la Policía Nacional consultados por este periódico.

Durante esta legislatura, el Ejecutivo presidido por María Chivite ha acelerado el paso no sólo para que la Policía Foral adopte un concepto integral de la seguridad en Navarra, sino también para aislar lo más posible las actuaciones tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil en esta comunidad autónoma.

Pero, a la par, se busca una cercanía con quien no hace tantos lustros trataba de mantener una distancia profesional y política: la Ertzaintza se ha convertido en la prima hermana ahora de los forales.

Hasta la fecha, los autonómicos navarros realizan cursos de formación en especialidades tanto con la Policía Nacional como con la Guardia Civil. Ahora, la Policía Foral recibe sus cursos en la academia de la Ertzaintza, en Arkaute, Vitoria.

En esta dinámica expansiva mucho tiene que ver la situación del Gobierno navarro de la socialista Chivite y sus alianzas con los nacionalistas. De hecho, en los círculos policiales se entiende que las conversaciones de Moncloa con el PNV han sido la gasolina para intentar el despegue definitivo de la Policía Foral y su cercanía con la Ertzaintza. Las quejas de mandos policiales a instituciones como la Delegación del Gobierno o la Dirección General se han multiplicado durante las últimas semanas.

Los movimientos para excluir a los cuerpos estatales se han demostrado, incluso, con decisiones como los acuerdos entre Interior y Sanidad de la comunidad foral para que desde los servicios sanitarios se llame cuando proceda a la Policía Foral, olvidando a la Policía Nacional y a la Guardia Civil.

Los roces entre policías nacionales y forales en Pamplona se están multiplicando en las últimas semanas. Los enfrentamientos y discusiones por servicios se han convertido en algo normal, apuntan estas fuentes.

En Navarra quedan algo más de 600 policías nacionales. Los forales son más de 1.500 agentes. Y guardias civiles, alrededor de un millar de efectivos.

Reducción de agentes
Estas fuentes temen que en los próximos meses, y fruto de acuerdos entre Moncloa y Navarra (PSOE y PNV), se avance hacia una reducción significativa de policías y guardias civiles y un aumento importante de la plantilla de la policía foral, que reste operatividad a las fuerzas del Estado. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró recientemente en el Congreso que la Guardia Civil no abandonaría Navarra.

Los forales están tratando también de entrar en instituciones nacionales, como están Mossos y Ertzaintza. Es el caso del Citco, centro que aglutina unidades de inteligencia contra el crimen organizado y el terrorismo. Los forales quieren formar parte también de esta institución y parece que Moncloa no tiene inconveniente alguno en incorporarles.

En este intento de que los policías autonómicos navarros ganen peso entra también la potenciación de la Policía Foral en actuaciones que se enmarquen en la competencia de la Audiencia Nacional.

Como apuntan mandos de la Policía Nacional, los forales ahora crecen a la sombra de la Ertzaintza y ganan peso por la influencia del PNV en Moncloa. Recuerdan como la formación de Urkullu llega a acuerdos con el Gobierno central no sólo sobre cuestiones del País Vasco, sino también de una comunidad diferente a la suya: Navarra.


 


Recortes de Prensa   Página Inicial