AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 8  Julio  2020

De mal en peor, y sin presupuesto
Editorial ABC 8 Julio 2020

El pacto económico, fiscal y presupuestario debe ser la prioridad de Pedro Sánchez porque la situación va de mal en peor. Sin paños calientes, la Comisión Europea ha agravado el desplome del Producto Interior Bruto en España a finales de año, desde su previsión anterior del 9,4 por ciento a la última del 10,9. El diagnóstico de Bruselas atisba una recuperación en 2021 que no compensará la caída de este año. El desempleo aumentará porque la actividad económica no se recuperará a niveles capaces de absorber toda la pérdida de puestos de trabajo que se está produciendo como consecuencia de la parálisis del estado de alarma.

La previsión de la Comisión Europea es que la finalización de los ERTE dará paso a un grave incremento del paro. La zona euro, a la que se agarra como a un clavo ardiendo el Ejecutivo, difícilmente ayudará al repunte de la economía española, porque su actividad caerá un 8,3 por ciento a final de año. Frente a este escenario de crisis laboral y económica, probablemente sin precedentes, la responsabilidad de Pedro Sánchez es poner las condiciones de un pacto amplio cuyo primer destinatario ha de ser el Partido Popular. La solidez política en España sigue necesitando el consenso bipartidista, al que se sumen los demás partidos que quieran. Lo que no tiene sentido político, salvo por el propósito de dinamitar cualquier acuerdo, es que Sánchez dé prioridad al acuerdo con Unidas Podemos, en torno a una agenda de subida de impuestos y aumento desmesurado del gasto público, la deuda y el déficit. Es evidente que este es tiempo de políticas públicas incentivadoras, pero para sostener la capacidad de consumo de las familias, reactivar la economía, generar empleo y reencontrar el camino de la prosperidad. No es el momento de adormecer el emprendimiento y la búsqueda de empleo con políticas de subsidio paternalistas. Tampoco es la ocasión para que el sector comunista del Gobierno intente infiltrar sus códigos intervencionistas, que no han hecho más que aumentar la pobreza allí donde se han implantado.

El Banco de España ha instado al Gobierno a suprimir gasto público superfluo. Es una recomendación con mucho calado político, porque ataca la raíz de una estructura de gasto difícilmente sostenible, incluso en tiempo de bonanza. Subir impuestos para seguir financiando un entramado de gasto público no esencial es, en estas condiciones, una confiscación a las clases medias y la decisión segura para retraer el consumo y aumentar el desempleo. La pandemia obliga a tener ideas nuevas para salir adelante, pero pactar con comunistas un plan con más impuestos, y sin abordar el gasto, es cualquier cosa menos nueva.

Dr Cum Fraude: dimisión
Nota del Editor 8 Julio 2020

Seguir con el Dr Cum Fraude es un suicidio. Hay que botarlo, y de paso que se lleve al PSOE, comunistas, separatistas, filo  (como poco) terroristas, que levanten las alfombras, devuelvan la pasta, y a ver si les anulamos todas las prebendas que se auto conceden a costa de los españoles, a cambio de destrozar España.

Lo que no es «legítimo» es utilizar de forma bastarda el poder político para tratar de cerrar OKDIARIO
OKDIARIO 8 Julio 2020

Pablo Iglesias asegura que la «crítica al poder mediático es tan legítima como la crítica al poder político». Es un argumento de apariencia -solo de apariencia- irreprochable, pero -viniendo de quien viene- es propio de un recalcitrante sectario y de un petimetre inmoral. ¿Por qué? Primero, porque el «poder mediático» al que se refiere, de existir, no lo encarna Eduardo Inda ni OKDIARIO, sino las terminales mediáticas del Gobierno socialcomunista del que forma parte Pablo Iglesias. Y segundo, porque lo que está ocurriendo es que el poder político -o sea, él- ha diseñado una estrategia de aniquilación de un periodista y un medio de comunicación sirviéndose, precisamente, de su totalitaria concepción del poder.

Una cosa son los insultos de Iglesias, de los que nos sentimos muy honrados, y otra, muy distinta, es su siniestro plan de destrucción personal y empresarial de Inda y OKDIARIO. Eso no es que sea ilegítimo, sino que entra de lleno en el terreno delictivo. Su campaña de estigmatización de los periodistas críticos es abyecta, pero dado que él es el vicepresidente segundo del Gobierno constituye, además, un intolerable abuso de sus funciones gubernamentales

Lo que está haciendo Iglesias es servirse torticeramente de los instrumentos del poder político para cercenar la libertad de expresión y de información de un medio de comunicación. Eso constituye una violación flagrante de la Constitución. Es lo que hacen los dirigentes de los regímenes totalitarios: pervertir los instrumentos del poder ejecutivo para maniatar, silenciar o cerrar a los medios críticos.

Esa es la clave: lo de menos son sus insultos, pues lo auténticamente grave es que sus insultos han venido acompañados de un bastardo plan consistente en denunciar de manera falsaria a Eduardo Inda y OKDIARIO de estar detrás -en connivencia con las «cloacas del Estado»- del robo del teléfono móvil de su ex asesora Dina Bousselham. Las investigaciones judiciales han confirmado que OKDIARIO se limitó a publicar un mensaje filtrado en el que se reflejaba la catadura moral del líder de Podemos, que ha sido desposeído de su condición de perjudicado en la causa para pasar a ser sospechoso de varios delitos, pues fue él quien se apoderó de la tarjeta de su ex asistente y fue él quien se la entregó, meses después, completamente destruida. Ese es el personaje. Ese es el vicepresidente segundo del Gobierno de España.

Sus insultos hacia Eduardo Inda y OKDIARIO no hacen otra cosa que retratarle, pero aquí la cuestión de fondo es otra: sobre Pablo Iglesias pende la sombra de un horizonte penal. No por insultar, sino por delinquir sirviéndose de su poder político.

No se puede normalizar la injuria
Editorial La Razon  8 Julio 2020

La línea de defensa que ha decidido seguir el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, frente a la instrucción judicial que le cerca, no carece, ciertamente, de efectividad, pero no deja de ser muy perjudicial para el prestigio de las instituciones. Y no sólo por su reivindicación de la normalización del insulto en las redes sociales, asunto en el que luego nos detendremos, sino porque incorpora al discurso político el concepto del «cuarto poder», manido lugar común, pero que en boca del líder de Unidas Podemos adquiere tonos siniestros. Si el periodismo libre ha de ser forzosamente etiquetado, en todo caso hablaríamos de contrapoder, exactamente lo contrario de lo que afirma Iglesias, desde luego, nada gratuitamente. Subyace, por supuesto, la convicción marxista de la inoperancia de la democracia representativa, expresada a través del parlamentarismo, y su sustitución por la democracia directa, vanamente asamblearia, en la que el control de los medios de comunicación deviene imprescindible para la consolidación del poder popular.

Control que, en estos tiempos de la aldea global, discurre, también, fuera de los cauces tradicionales de la información. No en vano, por citar un ejemplo que será familiar al vicepresidente Iglesias, el Ministerio de Comunicación del Gobierno Bolivariano de Venezuela llegó a mantener 226.013 cuentas simultáneas en twitter, como complemento de los servicios habituales de propaganda. Por otra parte, no revelamos ningún secreto al señalar la importancia que de siempre le han dado los dirigentes de Unidas Podemos al hecho de mantener un perfil alto en los medios de comunicación, así como a disponer de un entramado potente en las redes sociales. Nada tendríamos que decir si esa labor de propaganda fuera en el sentido recto, pero el problema surge cuando la pura y simple difusión de mensajes políticos, absolutamente legítima, se combina con la llamada «propaganda negra», que busca el daño de la reputación y la credibilidad de quienes se hallan en otras posiciones políticas e ideológicas o, simplemente, denuncian el sesgo y las inexactitudes, vulgo la demagogia, del partido morado.

Y aquí, necesariamente, debemos volver a la afirmación del vicepresidente Iglesias, expresada desde la propia sede del Consejo de Ministros, de que es preciso normalizar o naturalizar el insulto en las redes sociales cuando se trata de personas que actúan en el terreno de la representación pública, incluyendo, por supuesto, en el lote a los periodistas, quienes pasarían a convertirse en acreedores de no se sabe qué responsabilidad de carácter político. Ducha la extrema izquierda en mantener bulos, prejuicios y estereotipos, la predisposición orgánica al insulto y la calumnia se extenderían a otros sectores de la sociedad, notablemente los empresarios, que ya vienen siendo objeto de la difamación implícita de los portavoces de Unidas Podemos, pero, también, los propietarios de viviendas en alquiler o quienes prestan servicios públicos desde lo privado.

Sabe bien Pablo Iglesias, los efectos desmovilizadores que ejercen esos ataques ad hominen sobre los profesionales más expuestos a la opinión pública. Y aunque defensor de los escraches «como gimnasia democrática contra los poderosos», comprende la estrategia del toma y daca, y la acepta, siempre que se marquen más puntos que el contrario. Pero no hallamos, sin duda, ante una perversión de las reglas de juego de la democracia, que no puede operar sobre la instigación al enfrentamiento sin cuartel de la sociedad a la que sirve. Pablo Iglesias tiene un problema judicial en el horizonte y otro de credibilidad personal. Y, sinceramente, no creemos que el amparo en el insulto y en la calumnia de quienes le señalan sus flagrantes contradicciones vaya a favorecer su causa. Todo lo más, le hará ganar tiempo entre cortinas de humo.

La estrategia de Pablo Iglesias
Francisco Marhuenda La Razon 8 Julio 2020

Hoy no pensaba escribir sobre Iglesias, pero me lo pone muy difícil. La espiral en la que se ha metido podría parecer desconcertante salvo que se entienda que su victimismo y sus ataques buscan movilizar el voto porque sus expectativas electorales son muy malas. Con el tiempo he aprendido que, por regla general, las cosas son lo que parecen. Hay que felicitarle porque la estrategia es tan buena como creíble. El vicepresidente es un Titán que se enfrenta al «sistema». Es un poder oscuro tan poderoso como inmisericorde que pretende derrocar al Gobierno porque no acepta que sea vicepresidente. Es una fabulación que solo existe en su inteligente estrategia política. No hay una conspiración orquestada y estructurada por unos poderes empresariales y políticos que se reúnen, como vemos en las películas y las series, para diseñar una estrategia contra Iglesias. Es imaginativo, pero inconsistente. Los presidentes socialistas han visto cómo los empresarios y los banqueros corrían presurosos y felices a La Moncloa a defender sus intereses, pero sobre todo salían siempre muy satisfechos. En cualquier momento, Sánchez le monta un apartamento en el complejo presidencial a Garamendi, el presidente de la CEOE.

No existe, tampoco, una connivencia conspirativa entre los malvados periodistas y «el sistema» para acabar con Iglesias. El vicepresidente considera que tenemos que aceptar que nos critiquen, algo lógico pero sorprende en alguien que tiene la piel tan fina, pero también que nos insulten. Lo bueno de conocerle es que su sobreactuación ofrece pistas sobre lo que está sucediendo. No hay que olvidar que le gustaba mucho la serie «Juego de tronos» donde moría hasta el guionista y si te descuidabas los espectadores. Todo era política y conspiración. Me gusta más la trilogía de «El señor de los anillos». Ahora quiere vender que el culebrón de la tarjeta telefónica de Dina es culpa de las cloacas del Estado, algo que compran felices sus seguidores, y las críticas de los periodistas, a los que antaño tanto quería, son el ariete de la gran conspiración del sistema. Los empresarios, los financieros, los políticos y los medios de comunicación quieren acabar con el líder carismático cuando la realidad es que están todos preocupados por la pandemia y la grave situación económica. Esta contraofensiva para parar el retroceso electoral y el desgaste por el caso Dina, como otras que ha hecho anteriormente, le resulta muy eficaz. A los españoles nos encantan las víctimas y las conspiraciones.

El mastín
Sánchez ha avalado el acoso a los medios al permitir que Iglesias lo legitime ejerciendo de vicepresidente del Gobierno
Ignacio Camacho ABC 8 Julio 2020

Ya es oficial: el acoso a los periodistas tiene el patrocinio del Gobierno. La oficialidad se la dio el vicepresidente segundo al dar su visto bueno al hostigamiento, insultos incluidos, desde la sala de comparecencias del Consejo. Tampoco es nada que no supiésemos pero el presidente ya no puede hacerse el fariseo: es su número tres, en la práctica el dos, quien ha dado carta de naturaleza a la caza de brujas contra la prensa. En la sede de la Presidencia. Sin que nadie lo contradijese o lo matizase siquiera. Y como el departamento de comunicación de Moncloa tiene la suficiente experiencia para no dejar esta clase de puntadas sueltas, el asunto sólo se puede interpretar como un aval del

Algunos analistas subrayan que el «caso Dina» ha debilitado el peso en el Gabinete del líder de Podemos. Que ahora depende de que Sánchez, a través de la Fiscalía, lo libre de comparecer ante el Supremo y que al meterse solo en un atolladero procesal ha perdido crédito de opinión pública y gran parte de su ascendiente interno. Eso es cierto, pero también lo es que sigue teniendo la llave del mandato y que todo el proyecto sanchista quedaría en precario sin el respaldo de sus 35 diputados. Sabe que es necesario para mantener la estabilidad del barco. Ambos dirigentes se necesitan y se detestan, aunque últimamente se hayan aproximado porque comparten un concepto similar del poder como ejercicio autoritario. La suya es una simbiosis de carácter meramente pragmático, basada en que ninguno de los dos puede ir muy lejos por separado y en el común interés de que la legislatura dure al menos tres años.

El presidente, cuyo pesimismo preelectoral sobre los problemas de la coalición se ha cumplido desde el principio, ha decidido utilizar a su socio como mastín político. Lo azuza contra el periodismo, contra los jueces y contra cualquier sector civil autónomo o crítico para que lo mantenga a raya mordiéndole los tobillos. Con él en el jardín monclovita se siente protegido y puede adoptar ese perfil de líder apolíneo que se siente por encima de avatares mezquinos. Iglesias, por su parte, se crece en el ruido y trata de escapar de los aprietos creando más conflictos. Algún día morderá también a su aliado para ser fiel a sí mismo, pero mientras tanto los une la necesidad de inventar enemigos. La clave esencial de los populismos.

Por eso Sánchez lo ampara en su hostilidad contra unos medios por los que él tampoco siente más que desconfianza y/o desprecio. Si lo interpelan se desmarca con un gesto de distancia o desapego pero le conviene que los matones de la ultraizquierda insistan en sus escraches y linchamientos. Ayer quedó claro que es su Gobierno el que legitima -como el de Trump o el de Bolsonaro, qué cosas- la cacería contra la independencia informativa. Bueno es saberlo: las cartas, boca arriba.

Otro paso hacia la dictadura
Ramón Pérez-Maura ABC 8 Julio 2020

España da otro paso hacia el totalitarismo. Y lo hace de la mano de la presidenta de una de las instituciones más relevantes de la nación: el Consejo de Estado, supremo órgano consultivo del Gobierno de España. María Teresa Fernández de la Vega ha incoado expediente disciplinario a un letrado mayor de ese Consejo, José Antonio García-Trevijano Garnica. Y la causa es haber publicado un artículo en ABC. En estas páginas aparecía el pasado 18 de mayo la tribuna «Alarma o despropósito» que el autor firmaba como «abogado» -no como letrado de esa institución. Y en ese texto García-Trevijano denunciaba «el ánimo del Gobierno de actuar en la penumbra» y concluía diciendo que «estamos en una situación especial que requiere medidas singulares que se están adoptando sin el pueblo, pero en su beneficio. Pues bien, resulta que eso es precisamente una dictadura».

Se podrá estar de acuerdo o no con el autor, pero lo que resulta indiscutible es que tiene derecho a la libertad de expresión, artículo 20 de la Constitución, que en el caso de los funcionarios públicos no está sometida a más limitación que la del resto de los ciudadanos. Fernández de la Vega parece querer dar la impresión de que ha incoado el expediente disciplinario con el respaldo de la Comisión Permanente del Consejo, pero la realidad es que sólo se afirma que esta comisión ha sido «oída». Lo que no quiere decir que se haga lo que piden sus miembros. También se recogen algunos mensajes publicados por García-Trevijano en su cuenta de Twitter, @garciatrevijano, en la que vierte opiniones políticas, pero aparece sólo como «abogado», lo que ratifica el ataque frontal de este Gobierno a la libertad de expresión. Y esta libertad es un componente esencial de la democracia. Las dictaduras podrán aplicar distintos grados de restricción de la libertad de prensa, pero las democracias no pueden hacer lo mismo. Sólo hay democracia cuando hay plena libertad de expresión. Y este Gobierno ya tiene probado que no cree en ella. Ya se permite hasta no dar cuenta de los Consejos de Ministros ante la opinión pública.

Thomas Jefferson, el tercer presidente de los Estados Unidos, que ejerció el cargo entre 1801 y 1809 afirmó que «yo prefiero tener Prensa sin Gobierno que Gobierno sin Prensa». Y para él la «Prensa» era el equivalente en los albores del siglo XIX a la libertad de expresión actual. Este Gobierno es el que peor balance tiene en libertad de expresión de la historia de la democracia española. Ya la vicepresidenta Calvo habló en septiembre de 2018, en un seminario de la Asociación de Periodistas Europeos, de limitar la libertad de expresión para proteger «el modelo educativo». Desde entonces este asunto ha sido un desparrame en el que hemos llegado al extremo de ver al vicepresidente segundo del Gobierno señalando a periodistas con nombre y apellidos y ahora a Fernández de la Vega prohibiendo la libertad de expresión de un funcionario público. Huelga decir que la única razón de buscar esa prohibición es porque es crítica con la actuación política del Gobierno. No porque las opiniones expresadas por García-Trevijano pongan en peligro la seguridad del Estado o la vida de una persona, bienes cuya protección está por encima de la libertad de expresión. Pero incluso los terroristas de ETA que hoy se sientan en las instituciones políticas tienen más libertad que un probo funcionario público que se ha ganado su condición de letrado en justa lid opositora. Y que no hace gala de esa condición para reforzar la validez de su argumentación, sino que sencillamente alega su condición de abogado, algo mucho menos relevante. Vamos hacia las tinieblas.

El Supremo avala la exhumación de Franco y su inhumación en Mingorrubio
Francis Franco dice que era «esperado». La Fundación Franco llegaría hasta Estrasburgo, aunque espera que el TEDH haya fallado antes a favor de la familia
Andrés Bartolomé. Francisco Velasco. Madrid La Razon  8 Julio 2020

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado los recursos interpuestos por la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos y la Comunidad Benedictina de la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos contra los acuerdos del Consejo de Ministros de 15 de febrero y 15 de marzo de 2019 que establecieron los términos de la exhumación de Francisco Franco de Cuelgamuros y su posterior inhumación en el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo (Madrid). Esta decisión podrá ser recurrida ante el Tribunal Constitucional.

En última instancia sería el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) quien se pronunciara sobre la legalidad o no de la exhumación del Valle de los Caídos, pero sobre todo el punto más cuestionado fue la decisión de no respetar la decisión de la familia de darle sepultura en una cripta de su propiedad en la catedral de la Almudena, en Madrid, la alternativa que ofrecieron hasta casi el último momento, cuando propusieron el Panteón de Hombres Ilustres de la capital o enterrarle con los monjes de Cuelgamuros.

Además, el Supremo rechaza igualmente el recurso de la Fundación Nacional Francisco Franco contra el acuerdo posterior del Consejo de Ministros, de 11 de octubre de 2019, que ejecutó la sentencia de la Sala III del Tribunal Supremo que rechazó los recursos de la familia Franco contra los acuerdos de exhumación e inhumación.

Considera asimismo el Alto Tribunal que las decisiones del Gobierno «se ajustan plenamente» a la legalidad y que tenía «competencias y facultades para adoptarlas».

El fallo ha sido notificado ya a las partes, aunque el contenido íntegro de la resolución no se conocerá hasta los próximos días.

A primera hora de la tarde, Félix Álvarez Arenas, abogado de la Fundación Nacional Francisco Franco, solo había recibido «la comunicación de que se han desestimado los recursos», según trasladaron a LA RAZÓN fuentes de la entidad. Al tanto de que más adelante se notificará la resolución, estas fuentes señalan que «no podemos hacer una valoración jurídica de cuáles han sido las razones por la que desatienden nuestros argumentos. Lo mismo respecto a la desestimación del planteamiento de la cuestión de inconstitucionalidad».

La «intención» de la Fundación Franco es recurrir ante el Tribunal Constitucional «por considerar que la Ley de Memoria Histórica en la que se ampara la exhumación e inhumación es contraria a la Constitución y a los derechos fundamentales que en su momento adujimos ante el Supremo».

Los servicios jurídicos de la FNFF señalan asimismo que «después del Constitucional queda el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, aunque con anterioridad tengamos probablemente la sentencia de dicho tribunal resolviendo el recurso interpuesto por la familia», en referencia al que los Martínez-Bordiú Franco presentaron el pasado 4 de marzo ante el TEDH, como adelantó este periódico en exclusiva.

Acerca del fallo del Supremo, Francisco Franco Martínez-Bordiú dijo ayer a este periódico que era «esperado», en línea con su letrado, Luis Felipe Utrera-Molina. «Cómo iban a quitarnos la razón y dársela a los demás», apuntó este por su parte. «Era imposible», y es «lo lógico en línea con la sentencia».

Por su parte, la Fundación Franco recordaba antes de que se resolviera sobre el fondo de los recursos, cómo la Sección Cuarta del Supremo levantó la medida cautelar de suspensión, «lo que permitió que el Gobierno socialcomunista llevara a cabo la profanación de un lugar sagrado con absoluta omisión de los reconocimientos y respetos debidos» a quien fue jefe del Estado, «transmitiendo al Gobierno que todo lo que hacía era correcto, legal y constitucional (ni siquiera hubo ningún voto particular entre sus integrantes que se planteara la inconstitucionalidad del secuestro –único en el mundo– del cadáver a su familia, para tenerlo bajo llave en Mingorrubio, en una sepultura adquirida deprisa y corriendo por Patrimonio Nacional, en vez de donde la familia tiene sus derechos funerarios», en la cripta de la Almudena.

Para la Fundación Franco, «la corrección» era «legalmente posible». Otra cosa, decían, «es que los miembros del Tribunal Supremo se atrevan después de lo que ya permitieron», acusando al Alto Tribunal de haber «dado tanto oxígeno a los actuales gobernantes liberticidas, que ahora se creen con superioridad moral para dar lecciones de historia, orden y respeto a la ley a la mitad de los españoles».

La ignorancia y Colón
Luís Arranz Márquez ABC 8 Julio 2020

No solo la ignorancia se ha cebado con Colón, también la estupidez, lo inane de lo «políticamente correcto», adobado en el más despreciable sectarismo político. Este cóctel explosivo de gentes e intereses oscuros pretende reescribir la Historia, creando un nuevo relato histórico que es pura falsedad. ¿Sabremos algún día quién o quiénes mueven estos hilos? Por sus obras los conoceréis.

Por hoy, hablemos solo del Colón navegante. Hasta el siglo XIX fue un personaje casi olvidado. A mediados de ese siglo, con el nacionalismo italiano en auge, fue creciendo su popularidad, primero en Italia y después en España, hasta el punto de iniciarse en Roma un proceso de beatificación que no cuajó. Por otro lado, el naciente Estado italiano necesitaba

héroes reconocidos, y el nauta genovés se convirtió en una gloria nacional e internacional hasta el punto de que Génova, Colón y el Descubrimiento de América para ellos era lo mismo. De ahí que el IV Centenario del Descubrimiento de América en 1892 fuera en la práctica el centenario de Colón. Así fue como en torno a esas fechas y posteriores, y con el protagonismo indiscutible de los italianos, sobre todo en EE.UU., se desató una fiebre general que fue cuajando en infinidad de estatuas y monumentos del genial navegante repartidas por el mundo. Esta glorificación colombina propició, a su vez, múltiples investigaciones y una gran labor de archivo, tanto en Italia como en España, para esclarecer la vida y obra del Descubridor.

Durante el V Centenario de 1992, sin embargo, empezaron ya a surgir algunas voces que no aceptaban como antaño ni el término y significado de Descubrimiento ni la figura de Colón. Y desde entonces el falso relato histórico ha ido creciendo gracias a la ignorancia, a la estupidez y al sectarismo político que no cesa.

Sirva un ejemplo casi insultante: un concejal de Los Ángeles, Mitch O’Farrell, de apellido irlandés, que se proclama indígena, además de haber impulsado la eliminación de la estatua de Colón de uno de sus parques, ha llegado a decir: «Colón fue responsable de atrocidades y sus acciones pusieron en marcha el mayor genocidio de la Historia conocida. Su imagen no debería celebrarse en ningún sitio». No se pueden decir más falsedades en tan poco espacio.

Las protestas, que todos los bien nacidos lamentamos, por la muerte de un hombre de raza negra en Mineápolis, George Floyd, han aventado los odios a todo lo que suene a racismo, esclavismo y colonialismo. Y en esa coctelera han metido sin más a Colón, ignorando que fue uno de los más grandes navegantes de la Historia y al que España y el Mundo deben tanto.

Los partidarios de destruir su recuerdo ignoran, con la estupidez por bandera, que a finales del siglo XV el océano Atlántico o mar Tenebroso era un espacio lleno de misterios y envuelto en leyendas monstruosas que aterrorizaban a los marinos. Nadie se atrevía a navegar más allá de los archipiélagos cercanos a Europa (Azores, Madeira, Canarias). Sin embargo, Colón fue por delante de la ciencia del momento y de los expertos, se enfrentó a todos esos miedos y los venció, convirtiendo al océano Atlántico en un mar navegable. Tras siete años de dura negociación con los Reyes Católicos, pudo hacerse a la mar, siguiendo la ruta de poniente para llegar a las Indias, pero se topó con el Nuevo Mundo.

En su primer viaje, Colón, aprovechando los vientos alisios que soplaban casi invariablemente del este, llegó a las actuales Bahamas, a Cuba y a La Española (Rep. Dominicana). Si importante fue saber llegar, no menos trascendental fue saber volver. Cuando decidió el regreso, puso rumbo hacia el norte hasta alcanzar el paralelo de las Azores y una vez en él «mudó el camino y fue al este», para aprovechar los vientos y corrientes del oeste o Corriente del Golfo que circula desde el Caribe hasta Europa. Esta decisión fue trascendental para la época. En el segundo estableció con precisión las latitudes por las que debía navegar cualquier velero en su ruta de ida y vuelta a América, además de descubrir las Pequeñas Antillas (puerta de entrada a América) y Puerto Rico. En el tercero, recorrió la costa norte de Venezuela donde situó los Jardines del Edén, y al comprobar la grandeza y extensión de esa tierra continental la dibujó en los mapas como Terra Incógnita o Nuevo Mundo. Esperemos que en este embrollo descomunal a nadie se le ocurra cambiar el nombre que lo recuerda: Colombia. Por último, en el cuarto, sufrió la fuerza de un huracán del que salió airoso, dejándonos observaciones muy atinadas de nauta experimentado, y descubrió la costa de Centroamérica buscando un Estrecho que le permitiera llegar al Cipango (Japón) y al Catay (China). Durante estos cuatro viajes el genial navegante atisbó una globalización que más tarde culminaría Magallanes-Elcano dando la vuelta al mundo.

Cristóbal Colón fracasó como gobernante, pero no así en la faceta de navegante y descubridor excepcional, por lo que es merecedor de monumentos y estatuas que lo recuerden. La Historia se lo ha reconocido hasta hoy y se lo debe seguir reconociendo, pese a las algarabías del momento. A los ignorantes hay que convencerles de que leer no es nada malo sino todo lo contrario; a los estúpidos hay que demostrarles que no vale que «desprecien cuanto ignoran», como dice el poeta; a los políticamente correctos hay que animarles a ser valientes con el saber y con la Historia; y a los sectarios, en fase creciente, hay que ir arrinconándolos en su propia miopía para que hagan el menor daño posible.
=======================================
Luís Arranz Márquez es catedrático emérito de la Universidad Complutense

Internacional
Un grupo de intelectuales firma un manifiesto contra la "intolerancia" de los progresistas en EEUU
EFE www.vozpopuli.com 8 Julio 2020

Noam Chomsky, Gloria Steinem, Margaret Atwood, JK Rowling y Wynton Marsalis son algunos de los firmantes

Unos 150 intelectuales y artistas, entre ellos Noam Chomsky, Gloria Steinem, Margaret Atwood, JK Rowling y Wynton Marsalis, expresaron este martes su preocupación por la "intolerancia hacia las perspectivas opuestas, la moda de la humillación pública y el ostracismo" que está ganando fuerza en EE.UU., incluido el lado más progresista del espectro político.

Los firmantes publicaron en la revista Harper's una carta en la que aplauden el "necesario ajuste de cuentas" que se está produciendo tras las protestas antirracistas y las demandas de igualdad e inclusión, pero también denuncian que eso "ha intensificado una nueva serie de actitudes morales y compromisos políticos" que debilitan el debate público.

"Fuerzas de la intolerancia están ganando fuerza en todo el mundo y tienen un aliado poderoso en Donald Trump, que representa una amenaza para la democracia"

Intelectuales y artistas estadounidenses
"El libre intercambio de información e ideas, que son el sustento vital de una sociedad liberal, está cada día volviéndose más estrecho. Aunque esperábamos esto de la derecha radical, lo censurador se está extendiendo más ampliamente en nuestra cultura: la intolerancia hacia las perspectivas opuestas, la moda de la humillación pública y el ostracismo, y la tendencia a disolver asuntos complejos de política en una certitud moral cegadora", escribieron.

Los intelectuales señalan que cada vez es más frecuente escuchar llamadas a imponer "represalias rápidas y duras en respuesta a lo que se percibe como transgresiones del discurso y el pensamiento", y sostienen que lo "perturbador" es que los líderes institucionales están dando castigos desproporcionados en lugar de reformas meditadas".

Critican la censura que existe en la sociedad actual
"Los editores son despedidos por publicar piezas controvertidas, los libros son retirados por supuesta falta de autenticidad, se prohíbe a los periodistas escribir de ciertos temas, los profesores son investigados por citar trabajos de literatura en clase, un investigador es despedido por divulgar estudios académicos revisados, y los jefes de las organizaciones son cesados por lo que a veces solo son errores torpes", explicaron.

Los firmantes destacaron que las "fuerzas de la intolerancia están ganando fuerza en todo el mundo y tienen un aliado poderoso en (el presidente de EE.UU.) Donald Trump, que representa una amenaza para la democracia", pero matizan que "no se debe permitir que la resistencia se convierta en su propia especie de dogma o presión, que los demagogos de la derecha ya explotan".

En ese sentido, recordaron que la restricción del debate, ya sea por parte de un gobierno represivo o una sociedad intolerante, perjudica a quienes tienen menos poder y reducen la capacidad de participación democrática.

"La manera de vencer a las malas ideas es exponiendo, argumentando y convenciendo, no intentando silenciar o apartando. Rechazamos cualquier falsa elección entre justicia y libertad, que no pueden existir la una sin la otra. Como escritores necesitamos una cultura que nos deje espacio para experimentar, tomar riesgos e incluso cometer errores", sostuvieron.

Por último, los intelectuales, entre los que también firman Francis Fukuyama, Salman Rushdie o Fareed Zakaria, enarbolaron la necesidad de proteger la posibilidad de "discrepar de buena fe sin (enfrentar) duras consecuencias profesionales".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Iglesias y su totalitario desprecio a la libertad de expresión
EDITORIAL LD 8 Julio 2020

Aquí están los podemarras, dando lecciones de democracia mientras pretenden cercenar las libertades en nombre del "Pueblo" o de la "ciudadanía". Con la ominosa complicidad silente de Pedro Sánchez y su inicuo Partido Socialista.

Vaya por delante que criticar a un periodista o a un grupo de periodistas no es atacar la libertad de expresión sino una forma de ejercerla. Los periodistas no están por encima del resto de la ciudadanía y, por tanto, pueden ser criticados como cualquier otra persona, por lo que dicen tanto en el ámbito de la opinión como en el de la información. Por otro lado, no es lo mismo la crítica que el insulto; como no es lo mismo la crítica que un periodista pueda sufrir por parte de cualquier ciudadano y la intimidación o el señalamiento por parte de un gobernante o de un miembro de un partido que forma parte del Gobierno.

Buena muestra de la confusión de ambas cuestiones y de la creencia totalitaria de que la prensa no está para controlar al Gobierno, sino que es el Gobierno el que debe controlar a la prensa, la ha brindado este martes, nada menos que desde la Moncloa, el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias. Para el líder comunista, hay que "naturalizar" que los periodistas reciban tanto "críticas como insultos en las redes sociales", en referencia a las inadmisibles descalificaciones que su compañero de partido Pablo Echenique ha vertido contra el presentador de Antena 3 Vicente Vallés, al que ha relacionado con las "cloacas" y la "extrema derecha" por haberse mostrado crítico con Podemos. Eso, por no hablar de otros señalamientos y descalificaciones que el propio Iglesias ha dirigido contra otros periodistas, como Esteban Urreiztieta, Eduardo Inda o Javier Negre.

No es de extrañar que un político leninista como Iglesias avale los ataques contra la libertad de prensa, habida cuenta de que él mismo manifestó en su día que consideraba contraria a la libertad de expresión "la existencia misma de medios de comunicación privados". Y es que, según una noción de democracia propia de la orwelliana Republica Democrática Alemana, o como la que impera en países como Argentina o Venezuela, la libertad de expresión no es para Iglesias un derecho individual que debe respetar el Estado, sino una concesión del Estado que debe articularse a través de medios de comunicación estatales.

No menos chavista y totalitaria es la noción de libertad de expresión que evacuó recientemente su semejante Juan Carlos Monedero al advertir que aquélla "no pertenece a los periodistas o a los medios de comunicación" sino a la "ciudadanía", entendida esta como un todo, que "la delega si trabajas con objetividad, no cuando eres parte de las cloacas".

Ni que decir tiene que ni un solo demócrata digno de tal nombre defiende enfoques tan aberrantes de la libertad de expresión. Pero aquí están los podemarras, dando lecciones de democracia mientras pretenden cercenar las libertades en nombre del "Pueblo" o de la "ciudadanía". Con la ominosa complicidad silente de Pedro Sánchez y su inicuo Partido Socialista.

Ortega Smith: «A Urkullu lo que le molesta es que nació español y morirá español, es un renegado y un mal hijo»
OKDIARIO 8 Julio 2020

El dirigente de Vox Javier Ortega Smith está comprobando en primera persona las dificultades a las que se enfrenta su partido para hacer campaña en el País Vasco ante unas elecciones, las del próximo domingo 12 de julio, en las que podrían lograr el primer escaño de su historia en esta comunidad autónoma.

Ortega Smith ha experimentado los intentos de agresiones que han sufrido los miembros de su partido y sus simpatizantes por parte de proetarras estos días. «Así son las campañas de Vox, es terrible, no podemos ir a ningún lado sin tener que ir rodeados de los antidisturbios» lamenta en conversación con CiudadanOK.

Sonadas fueron las palabras recogidas por Cake por parte del lehendakari Iñigo Urkullu en las que aseguraba que «sólo me siento vasco, no español». Para Ortega Smith, «lo que le fastidia de verdad es que nació español, vive como español y se morirá como español, le guste o no es español y tiene sangre española. Ahora, es un renegado, porque quien reniega de su madre patria es un renegado, es un mal hijo. Y, por supuesto, no se merece estar al frente de la máxima autoridad del Estado en una comunidad autónoma, que es el presidente. Desde un punto de vista estrictamente legal, debería ser cesado automáticamente».

Domicilio electoral
Ortega Smith analiza que «el PNV se ha beneficiado del totalitarismo. Se beneficiaba del terror porque empujaba en la huida a casi 300.000 vascos que ya no podían volver a votar. Por eso en Vox defendemos el derecho de los españoles a fijar su domicilio electoral. Si alguien se ha tenido que ir de algún sitio pero el lugar donde se quiere decidir está en otro sitio, se fija el domicilio electoral para poder votar allí».

Argumenta que «el PNV es el señor, Bildu son sus esbirros, los que hacen el trabajo sucio. Nosotros a los totalitarios no les pedimos permiso para nada, cada palmo de tierra española pertenece a todos los españoles y no vamos a renunciar a ella»

En este sentido, recuerda que «es más, el Partido Popular lo llevaba en su programa hace muchos años, y tras negociar con el PNV lo quitó». «Los del PNV saben que esos 300.000 votarían otras opciones, y eso cambiaría el resultado en el País Vasco».

Describe Ortega Smith que «entre los vascos encuentras a los más valientes de nuestra historia, y también a los más traidores. Si empezamos a recorrer nuestra historia, navegantes, militares, personas de la hacienda real, encontramos nombres vascos por todos lados. Desgraciadamente ahora lo que se oye del País Vasco tiene más que ver con el terrorismo, con el totalitarismo…».

Y finaliza: «Cada voto que reciba Vox vale doble, porque es el voto de un valiente».

Dolores Delgado, a las órdenes de Sánchez, pide «levantar el pistón»
OKDIARIO 8 Julio 2020

Pese a que el fiscal tiene pruebas contundentes «para ir hasta el final» contra la cédula CDR acusada de delitos de terrorismo y tenencia de explosivos, la fiscal general del Estado y ex ministra de Justicia, Dolores Delgado, se ha empeñado en blanquear a los violentos miembros del «Comité de Defensa de la República» catalana. La Fiscalía General no tiene mucho interés en concluir la investigación judicial a los integrantes de los CDR que trataron, presuntamente, de atentar en Cataluña coincidiendo con la sentencia del ‘procès’. Según aseguran fuentes judiciales, el mensaje de Dolores Delgado es que «hay que levantar el pistón».

Ocurre, sin embargo, que el fiscal encargado del caso acumula pruebas aportadas por la Guardia Civil, entre ellas vídeos en los que los imputados ponían a prueba los explosivos en una cantera abandonada en Cataluña. Las pruebas han servido, además, para identificar a nuevas personas: seis nuevos imputados que acaban de incorporarse a la causa. Estaba claro que Pedro Sánchez nombró fiscal general a Dolores Delgado para aminorar la presión sobre el independentismo y evitar que situaciones como ésta truncaran el apoyo de los separatistas catalanes al Gobierno socialcomunista de España. Se conoce que la fiscal general se ha tomado en serio las recomendaciones de su jefe y se ha empeñado en blanquear a toda costa a los los miembros de los CDR acusados de delito de terrorismo.

El Gobierno de Pedro Sánchez ya mostró su condescendencia con los miembros de este grupo violento. Recordar que, en plenas negociaciones con ERC para lograr la investidura de Sánchez, el Ministerio Público reclamó eliminar la prisión incondicional de tres acusados bajo una ridícula fianza de 9.000 euros. Y un tribunal integrado por el juez José Ricardo de Prada, clave para tumbar al Gobierno de Rajoy, hizo el resto al conceder la libertad a los tres presos que ingresaron en septiembre en Soto del Real .

Así que el «plan Delgado» de blanqueo de acusados de terrorismo continua adelante. ¿Se acuerdan de las palabras de Sánchez?: ¿De quién depende la Fiscalía? ¿Del Gobierno, no? Pues eso.

Cataluña: persecución al castellano en la Selectividad
Editorial El Mundo 8 Julio 2020

Las políticas que el separatismo catalán bautizó como de normalización lingüística han derivado en una abierta persecución del castellano. Prueba de ello, tal como informamos hoy, es la denuncia de colectivos y profesores sobre el arrinconamiento del español en las pruebas de acceso a la universidad. En un contexto de marginación del castellano en colegios e institutos, los alumnos que hacen la Selectividad reciben los exámenes en catalán, no se les informa del derecho a hacerlo en castellano y únicamente se les proporciona copia en español si lo piden expresamente. En este caso, el profesor lo anota como una «incidencia», poniendo así en evidencia al alumno que haga esta solicitud. La Generalitat agita estadísticas que indican el escaso número de alumnos que piden hacer la prueba en castellano, omitiendo que este hecho es consecuencia de considerar una anomalía el derecho a examinarse en una de las dos lenguas oficiales de Cataluña.

Resulta lamentable el empeño nacionalista en su estrategia de acoso al bilingüismo. La Constitución ampara la exigencia de igualdad en el trato a los castellanohablantes en todo el territorio nacional y la sentencia del Estatut fijó la obligación de las administraciones educativas a la hora de tratar en igualdad de condiciones a los alumnos catalanes, con independencia de que hagan uso del catalán o del castellano. Sin embargo, el independentismo, envalentonado por la cobardía de todos los gobiernos de la democracia y, en especial, del que preside Sánchez por su dependencia de los soberanistas, ha decidido vulnerar todo el marco legislativo que ampara a los ciudadanos de Cataluña castellanohablantes.

Nacionalismo lingüístico
El Govern también considera que se habla "demasiado castellano" en el Parlament
VÍCTOR MONDELO El Mundo 8 Julio 2020

Así lo ha defendido la consejera de Cultura, que la pasada semana protestó por la emisión de una serie bilingüe en TV3

Lengua. El Govern ve "demasiado castellano" en una TV3 que casi lo prohíbe

El Govern también ve «demasiado castellano» en el Parlament. Después de haber puesto el grito en el cielo por el uso de la lengua cooficial en TV3, la consejera de Cultura de la Generalitat ha extendido su queja a su empleo en la Cámara catalana. «Considero que en el Parlament se habla demasiado castellano. Claro que sí, porque las lenguas propias de Cataluña son el catalán, el occitano y el aranés», ha espetado Mariàngela Vilallonga después de que Ciudadanos le reprochara las políticas de arrinconamiento del castellano en la televisión pública.

«En el territorio de Cataluña, el País Valencià y las Islas Baleares, la lengua propia es el catalán, que es hermana del castellano, del portugués y de las lenguas románicas, que son hijas del latín», ha proseguido la titular de Cultura, para negar al castellano su condición de lengua oficial y de uso compartido en los territorios que el nacionalismo encuadra en los supuestos Países Catalanes.

Cudadanos responde en español
Vilallonga ha encontrado réplica en Ciudadanos, que es quien había introducido el debate en la sesión de control celebrada este miércoles en el Parlament. «No vamos a permitir que menosprecien el castellano, ni que se apropien del catalán. La mayoría de catalanes usamos estos idiomas con normalidad y lo vemos como una riqueza no como un problema», ha defendido la parlamentaria de la formación liberal, Sonia Sierra.

A continuación, la líder de su formación en el Parlament, Lorena Roldán, ha empleado el castellano en su siguiente interlocución. «Voy ha hablar en español con el permiso de la señora Vilallonga, si no le importa, que es la lengua materna mayoritaria de Cataluña», ha manifestado.

La pasada semana la consejera de Cultura admitió que había reprochado a los directivos de TV3 la emisión de Drama, una serie juevenil en la que sus protagonistas emplean indistintamente el castellano y el catalán en sus diálogos. «A veces veo demasiado castellano en TV3. Les he dado un toque de atención por la serie Drama y otros programas informativos. Hemos de dar valor y hacer que el uso de la lengua catalana siga cada vez más alto y TV3 tiene la obligación de hacerlo», dijo Vilallonga, para suscitar una agria polémica que derivó incluso en ataques a través de las redes sociales a los creadores de la ficción televisiva.

Educación
Baleares utiliza para el examen de Selectividad un texto que llama al castellano "la lengua de un imperio"
EDUARDO COLOM. Palma El Mundo 8 Julio 2020

La prueba de acceso a la universidad en Baleares usa para la asignatura de catalán un artículo de opinión que identifica al español con la "guardia civil" y que dice que el catalán está siendo "derrotado"

Polémica por el contenido catalanista de uno de los exámenes de acceso a la universidad en Baleares. En la prueba de Lengua y Literatura catalana celebrada esta semana se incluyó, como es habitual, un comentario de texto. El texto elegido para este año por la Universidad de las Islas Baleares (UIB), el centro público que coordina y acoge las pruebas, ha sido un artículo periodístico de opinión publicado en el diario Ara el 27 de diciembre del pasado año, firmado por el escritor y columnista mallorquín Melcior Comes.

En él, el autor escribía sobre los asistentes de voz electrónicos y, entre otras cosas, vertía reflexiones sobre el hecho de que todavía no estén adaptados para procesar y contestar en catalán.

Al hilo de esta argumentación, sobre la que el examen pedía opinión a los alumnos, el artículo objeto de la polémica, obviamente escrito en catalán, lengua cooficial en Baleares, decía literalmente: "De momento estos aparatos están bastante afinados si les hablas en castellano pero hemos de esperar el día en que estén disponibles en catalán". Y agregaba: "Si no llega este día, estamos perdidos" ya que "si nos pasamos tantas horas hablando con estos aparatos en castellano será una derrota más de nuestra lengua, más significativa que la que sufrimos día a día en la administración de Justicia o en la cartelera del cine". Tras explicar que cada día más usuarios se ofrecen para ayudar a los desarrolladores de estos electrodomésticos para introducir el uso del catalán y contribuir así a ayudar "a los usuarios de los países catalanes", el autor añadía la frase que más controversia ha generado: "Estamos hablando de un asistente que nos ayuda o distrae, no de un guardia civil, pero de momento no funciona si no le hablas la lengua de un imperio".

La agrupación de profesores de Baleares llamada 'Plis Educación' y el partido político Vox han denunciado estos hechos al considerarlo un ejemplo del adoctrinamiento en la causa catalanista impulsada desde la educación pública por el Gobierno balear que lidera el PSOE.

Para Plis y otras organizaciones afines se trata de una clara imposición de la "dialéctica independentista" destinada a "manipular subliminalmente a los jóvenes", en este caso chicos de entre 17 y 18 años a punto de entrar en la universidad.

Para Vox Baleares, se "ha colado el catalanismo radical" y se hace "burla" de la Guardia Civil. Jorge Campos, presidente del partido de Abascal en las Islas, ha manifestado que "una vez más vemos como la izquierda en manos de los separatistas utiliza hasta algo tan importante como los exámenes de Selectividad para su burdo adoctrinamiento". Lo tildan de "chantaje" al alumnado: "¿Qué esperan que conteste un alumno cuando le piden su opinión? ¿Cómo van a puntuar a aquel que se atreva a discrepar de su fanatismo pancatalanista?", ha dicho Campos, para quien se trata de "un atropello gravísimo a las libertades".

La UIB no se ha pronunciado acerca de esta polémica, agitada especialmente a través de las redes sociales, donde sí se ha pronunciado, por ejemplo, el ex líder de Cs en Baleares y antiguo responsable de la comisión de Educación del partido en España, Xavier Pericay, filólogo y escritor catalán, quien lo considera "indignante" y se cuestiona: "¿Hasta cuándo habrá que aguantar en la Selectividad balear esta bazofia identitaria y xenófoba?".

Fuentes de la UIB han quitado hierro a la polémica asegurando que es sólo un comentario de texto sobre la opinión de un articulista en lengua catalana, no la opinión de la universidad, señalando además que, de hecho, se les pide a los alumnos que opinen sobre el texto. El cuestionario pide la opinión al alumno, pero lo hace sobre el hecho de que el columnista aluda a la dependencia de estos aparatos electrónicos, no sobre el asunto lingüístico.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial