AGLI Recortes de Prensa   Viernes 10  Julio  2020

Informe de libertad económica del IEE
España, a la cola en eficiencia del gasto público: debe mejorar un 66% para ser como Suiza
Calixto Rivero okdiario 10 Julio 2020

«España tiene un amplio margen por delante para tratar de mejorar la eficiencia de su gasto público, lo que redundaría en beneficio no solo de la Administración Pública, sino de toda la sociedad española en general». Es una de las conclusiones del informe que ha publicado el Instituto de Estudios Económicos (IEE) «Libertad económica y libertad de empresa en España», que demuestra que el Gobierno y el sector público en general lastran la competitividad de la economía nacional.

El documento avisa: «Al igual que con los impuestos, sucede que un determinado volumen de desembolsos es beneficioso para la actividad económica, pero un excesivo peso del gasto público tiene el efecto de expulsar la iniciativa privada y de distorsionar la operativa de los mercados. Además, conforme el Estado asume un nivel de gasto excesivo surgen nuevas bolsas de ineficiencia que, en última instancia, suponen un despilfarro de recursos y una pérdida de dinamismo para la economía».

Según los datos de la Fundación Heritage y el IEE, España se sitúa en la posición 153º de los 180 países analizados en eficiencia del gasto público. De hecho, es el único indicador de los analizados para evaluar la libertad económica en el que España suspende. La nota es 4,8 sobre 10.

Según el Índice IEE de eficiencia del gasto público -elaborado a partir de un indicador compuesto-, los países centroeuropeos y nórdicos son los que lideran la clasificación. «Mientras, España no obtiene una posición favorable, situándose por debajo de la media de la UE y, especialmente, de la media de la OCDE», remacha el informe.

«Nuestro país es superado por gran parte de los países desarrollados, y queda ubicado en la zona media baja de la clasificación (puesto 26 de un total de 36 países), lo que lo sitúa a gran distancia de aquellos con las mejores prácticas«, destaca el IEE. «La posición de España en el subcomponente de gasto público dentro del ILE [Índice de Libertad Económica] es de 21 sobre los 37 países que componen la OCDE».

En concreto, según el estudio del IEE de eficiencia del gasto público, «España tendría que mejorar la eficiencia de su gasto público un 66% para alcanzar al país con las mejores prácticas dentro de la OCDE (Suiza)«. Respecto a la media de la UE, la eficiencia del gasto público español debería crecer en un 4%, mientras que debería mejorar en un 14% para lograr los niveles del promedio de la OCDE.

España está en la posición 58º del mundo en libertad económica, pese a que es la 13º potencia mundial, aunque se espera que pierda posiciones en los próximos años según los datos del FMI. No obstante, «la nota obtenida por España se beneficia al alza de las categorías que no dependen directamente de decisiones políticas nacionales, sino que se subordinan a nuestra pertenencia a la Unión Económica y Monetaria, es decir, nuestros mejores registros en los componentes del ILE se producen por los 8,2 puntos que se registran en el ámbito de la libertad monetaria, los 8,6 puntos en libertad comercial y los 8,5 puntos en libertad de inversiones». Es decir, que la UE tira para arriba de España en «libertad económica» mientras que las autoridades comunitarias nos frenan.

De hecho, «los peores datos corresponden a las áreas vinculadas con el componente del tamaño del Estado bien sea por la baja calificación global, o bien por su desfavorable posición con respecto al resto de los países». «Este es el caso del subcomponente del gasto público, con una valoración global de 4,8 puntos y el de la fortaleza presupuestaria, donde la economía española ocupa el puesto 35 sobre los 37 países de la OCDE y el último puesto de la UE, así como el de la carga impositiva, que se sitúa en el puesto 166 sobre los 180 países a nivel mundial, esto es, el más bajo de todos los subcomponentes del indicador», remacha.

Secreto de Estado o cita clandestina
Editorial ABC 10 Julio 2020

El Gobierno se ha negado a entregar a través del portal de Transparencia el plan de vuelo y los permisos de sobrevuelo de la aeronave que aterrizó en Barajas con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, de pasajera. Amparándose en excusas legalistas, el Gobierno esconde unos datos que son fundamentales para conocer las razones por las que la dirigente chavista pudo entrar en España, descender del avión en el que viajaba y entrevistarse con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, pese a tener prohibido el acceso a la UE. Lo que empezó siendo una visita de Ábalos a un «amigo», pasando por un encuentro «casual» con Rodríguez, se ha convertido finalmente en un secreto de Estado amparado en la normativa sobre secretos oficiales y política de seguridad informativa del Ministerio de Asuntos Exteriores. Mucho tiene que temer el Ejecutivo de Sánchez para blindarse de esta manera. En todo caso, es un abuso que estos instrumentos, pensados para proteger los intereses legítimos del Estado, se utilicen para amparar la diplomacia subterránea con la dictadura venezolana. Parece la enésima burla de este Gobierno con uno de los episodios más turbios de su mandato, del que ha dado tantas versiones como veces se le preguntaba al ministro de Fomento, al que acompaña desde entonces la sombra de este escándalo.

El intento del Gobierno de tapar esta cita clandestina como secreto de Estado no durará eternamente y se conocerán las circunstancias de lo que a simple vista fue otro acto de cooperación del ejecutivo social-comunista con la dictadura chavista. Además, la decisión de mantener el encuentro de Ábalos con Rodríguez en la penumbra choca con la posición común de la UE hacia el régimen de Maduro, lo que da este oscurantismo una perspectiva que trascienda la política nacional. No fue una visita legítima ni amistosa, sino una ilegalidad que el Gobierno de Sánchez quiere enterrar con la prerrogativa del secreto oficial.

En vías de extinción
Antonio Gallego CG 10 Julio 2020

Soy hombre, blanco, heterosexual, padre de familia numerosa, orgulloso castellanoparlante en Cataluña, profesional autónomo, defiendo el capitalismo y estoy bautizado. Sí, lo sé, estoy en peligro de extinción. Seguramente soy producto de los valores que me enseñaron mis padres, pero ni me voy a arrodillar ni voy a pedir perdón por ello. Como no me harán caso, no pediré a ningún político que impulse una manifestación en favor de personas políticamente incorrectas como yo. Lo que sí imploro es que al menos nos dejen trabajar, no nos criminalicen y que nos respeten un poquito, aunque no pertenezcamos a ninguno de los colectivos de moda que monopolizan el debate público en la nueva cultura de la corrección política.

Todos sabemos que hace ya algunos años que la izquierda española abandonó a su suerte a “los trabajadores”. Zapatero, imitando a Obama, cambió el enfoque electoral del PSOE: pasó de ser un partido con discurso transversal apoyado en su tradición “obrera” a un partido que pretende ganar las elecciones sumando el apoyo de diferentes lobbies y minorías muy bien organizadas. Como la credibilidad del PSOE en defensa del trabajo estaba (y sigue) bajo mínimos, enterró la bandera roja e izó las banderas moradas, verdes, tricolores, arcoíris, la de Bob Marley y alguna más que seguro me dejo en el tintero. Menos la bandera de todos, la Rojigualda, agarran cualquier trozo de tela que les pueda dar rédito electoral y, mejor aún, si sirve para ocultar su carencia de proyecto común.

La izquierda y los grandes medios de comunicación --valga la redundancia-- se olvidan por completo de buscar solución a los problemas usuales. No ponen el foco en aquello que nos afecta a todos, abanderados o no. Se olvidan de que nos masacran a impuestos para cubrir el déficit que genera la administración, que no generan las condiciones necesarias para la creación de empresas y empleo, que aplauden a los okupas, que cuestionan la propiedad privada, que no mejoran los servicios sociales y que la sensación de inseguridad crece cada vez más en más barrios.

No contentos con esta dejación de gobernar para la mayoría, se atreven a disparar contra la educación concertada, incordian a los católicos (con el islam no se atreven), expulsan de facto a las clases medias del acceso a prestaciones públicas, desprecian a los empresarios, criminalizan sistemáticamente al varón por el simple hecho de serlo y si cuestionas que quizás haya que regular el número de inmigrantes en algunos de nuestros barrios eres un “nazi racista comeniños”.

En la primera potencia mundial, Estados Unidos, Donald Trump no ganó por casualidad. Los “sin bandera” salieron a votar hartos de la imposición de ideas de la izquierda y de sufrir el no aprecio de Obama y sus amigos. Ahí lo dejo.

Fiscalía Procorrupción
EDITORIAL  Libertad Digital 10 Julio 2020

El caso Dina, es decir, el caso Iglesias, tiene múltiples derivadas y todas son negativas para el capo de Podemos. Sin embargo, hay un aspecto especialmente grave al que no se está prestando la debida atención: la actuación de la Fiscalía Anticorrupción.

Todo parece indicar que los fiscales anticorrupción se coordinaron con los abogados de Podemos para fabricar una causa, o al menos dirigirla, a fin de hacer avanzar los intereses políticos y electorales del partido ultra.

Eso sería ya de por sí de una gravedad extraordinaria, la escandalosa connivencia entre un partido político y unos servidores públicos en un órgano tan sensible como la Fiscalía. Pero aún es peor si se atiende a la reacción de los responsables del Ministerio Fiscal: no sólo no hay un rechazo claro a un comportamiento tan intolerable, sino que, tal y como cuenta en Libertad Digital Miguel Ángel Pérez, en lugar de poner en marcha una investigación y dictar, al menos, un apartamiento prudencial de los implicados, Anticorrupción cierra filas en torno a Ignacio Stampa.

Es un síntoma más que alarmante en un departamento cuyo trabajo está casi siempre relacionado con los partidos, suele desarrollarse en casos con un alto contenido político y, en no pocas ocasiones, tienen un inmenso impacto en la opinión pública.

Si la institución y sus responsables no se alejan como la peste de lo que parecen prácticas escandalosamente corruptas, ¿qué cabe pensar de todos casos que la Fiscalía Anticorrupción ha manejado en los últimos años? Porque lo cierto es que en no pocas ocasiones las prácticas de los fiscales anticorrupción han parecido cuestionables, y en muchísimos se ha podido intuir en sus actuaciones un claro sesgo político. Dicho de otro modo: ¿cuántas veces estos fiscales han perseguido, como en el caso de la famosa tarjeta de Dina Bousselham, intereses políticos que poco tenían que ver con la Justicia? Y algo especialmente importante: ¿cuántas veces se han pisoteado los derechos de cuántas personas para alcanzar esos fines espurios?

La «sopa lésbica» nos cuesta un riñón
OKDIARIO 10 Julio 2020

Las «sopas lésbicas» para promover la diversidad sexual y el resto de mamarrachadas promovidas por el Ministerio de Igualdad de Irene Montero le están saliendo a los españoles por un ojo de cara. Todos esos informes y estudios que llegan a conclusiones surrealistas, además de rezumar un sectarismo ideológico insoportable, tiene un coste altísimo para las arcas públicas. El último ejemplo lo tenemos con la licitación de un contrato del Instituto de la Mujer, que dirige Beatriz Gimeno, para la prestación de un servicio de atención telefónica sobre «discriminación por sexo» que incluirá denuncias de «publicidad sexista» y que tendrá un coste de casi medio millón de euros.

¿Y qué es la publicidad sexista para el Ministerio de Igualdad?, se preguntaran ustedes. Pues, por ejemplo, comercializar unas placas decorativas de «héroes y princesas». Un empresario de Madrid fue advertido por el Instituto de la Mujer de que debía cambiar el diseño. Y todo porque sus modelos de placas de puertas para habitaciones infantiles ofrecían versiones diferenciadas en función de si son para un cuarto de niños o de niñas. Según el Instituto de la Mujer, este tipo de diseños fortalece los estereotipos de género, pues la placa en la que reza el lema «Aquí duerme un pequeño héroe» (niño) o «Aquí duerme la reina de la casa» (niña) «no contribuyen a hacer una sociedad más igualitaria». La cumbre de la estupidez.

En todas estas patochadas emplea el tiempo el Ministerio de Igualdad, mientras derrocha el dinero de los españoles. El Instituto de la Mujer ha gastado en sus primeros cuatro meses más de 6,6 millones de euros, casi cuatro veces más que lo desembolsado antes de que tomara posesión de ministra Irene Montero. Así consta en la información mensual de la Ejecución presupuestaria de la Administración del Estado y sus organismos públicos que recoge el Ministerio de Hacienda.

La ideología de género, en su expresión más sectaria, es una máquina de despilfarrar recursos públicos. O dicho de otro modo: la «sopa lésbica» nos cuesta un riñón.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

De las pistolas a las cocochas
Pintura en la tumba de Buesa
Hughes . ABC 10 Julio 2020

El panteón de Fernando Buesa sufrió ayer un acto de vandalismo. Todo o casi todo el mundo lamenta mucho el hecho, pero el hecho, terrible en sí mismo, permite preguntarse por la extraña relación del PSOE, partido que fuera de Buesa, con Bildu.

La pregunta tiene un sentido muy concreto. Si el PSOE es capaz de traicionar su memoria hasta el punto de negociar con los que nunca condenaron los asesinatos, ¿qué no hará con los demás? ¿Qué no hará con lo que no es suyo? ¿Qué no hará con España? Dada la concentración tiránica de poderes que tiene aquí el partido gobernante, esto ha de preocuparnos a todos, no solo a sus afiliados, votantes, lactantes y reptantes.

Cabe otra pregunta: ¿le es más grato a ETA este PSOE, PSOE sin Buesa, que el PSOE de entonces? Hemos de entender que sí. Ser más gratos a ETA, habernos hecho todos más gratos a ETA, ¿es exactamente un triunfo sobre ella?

Fernando Buesa merece y goza de un recuerdo especial. Se rememora su altura cívica. Pero hay muchas víctimas de las que no se acuerda nadie, anónimos guardias civiles, olvidados militares, que viven «vandalizadas» diariamente porque su crimen sigue sin resolverse. En este escarnio supurante se vive y se brinda entre pactos de cocochas. Un vandalismo de tipo institucional se produce cada día sobre las víctimas de esos crímenes sin resolver.

Uno de los rasgos de la sacrosanta Transición fue la fascinación de la izquierda con ETA. Los guardias civiles y militares muertos sufrieron antes campañas de propaganda antiespañola y anticastrense. Luego les llegó la muerte. Después el olvido.

Este hecho, en plena campaña electoral, invita a reflexionar sobre la «normalidad» democrática vasca de la que el PNV presume. ¿Qué tipo de elecciones pudo haber donde unas ideas eran perseguidas con el estigma, la violencia y el asesinato? Sobre esa mala broma han construido su sociedad perfecta.

La actitud ante el olvido de los asesinados, ante el independentismo, golpista o no, y ante la diferencia de derechos dentro de España es una posición política fundamental. Es la posición. Pero es incómoda y por eso los creadores de palabras lo llaman «ultraderecha» (las televisiones son el Banco de España de las palabras: son las que acuñan). ¿Qué palabra tendrán pensada para lo que hace el PSOE con su memoria y la de todos nosotros? «Diálogo», «paz»...¡Hacernos la cococha!

Los proetarras despiden a pedradas a la caravana de Vox en Baracaldo

Juanan Jiménez okdiario 10 Julio 2020

A pedradas. Así han despedido los proetarras a la caravana de Vox cuando abandonaba la localidad de Baracaldo tras un mitin de campaña. Una de las piedras ha impactado en uno de los coches de la formación de Santiago Abascal. La Ertzaintza ha detenido a dos personas por los incidentes en la localidad vizcaína, donde se han quemado contenedores.

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, y la portavoz en el Congreso de los Diputados, Macarena Olona, han arropado al candidato por Vizcaya de la formación, Niko Gutiérrez en un acto de campaña en la localidad de Baracaldo. Como en Sestao, Oñate y todas las ciudades que han visitado los de Abascal, los proetarras han hecho acto de presencia para intentar amedrentar y reventar el acto de Vox.

Al finalizar el mismo, mientras los coches de la caravana de Vox abandonaban la zona, grupos de radicales han lanzado piedras contra los mismos, sin que se registrara ningún herido pero sí daños en los vehículos por los impactos.

Los radicales de la ‘kale borroka’ han provocado altercados que han obligado a la Ertzaintza a actual. El resultado: cinco detenidos por desórdenes públicos, varios identificados, y dos heridos, –una joven y un ertzaina–, es el balance de los disturbios.

El agente de la Policía vasca ha sufrido diversas contusiones durante los enfrentamientos con los manifestantes, mientras la joven presenta lesiones causadas por el estallido de un petardo. En el transcurso del acto, la Ertzaintza ha cargado contra los manifestantes, que han arrojado objetos contundentes y tornillería, y han cruzado y quemado contenedores.

Antes de iniciarse el mitin, al que han asistido medio centenar de personas, sobre las 18.45 horas, alrededor de medio millar de personas se han apostado frente a los dirigentes de Vox, tras pancartas antifascistas, a favor de los refugiados y de colectivos feministas y LGTBI, que han coreado lemas en contra del partido que lidera Santiago Abascal.

Numerosos agentes de Ertzaintza han custodiado el espacio en el que se ha desarrollado el acto electoral y les han impedido acercarse al punto en el que se llevaba a cabo el mitin. En los balcones, los vecinos han exhibido numerosas ikurriñas. De forma previa, alguno de los ciudadanos se ha acercado a los dirigentes de Vox para afearles su presencia en el municipio.

Después de que los congregados hayan procedido a arrojar objetos contundentes, la Policía vasca ha cargado contra ellos. Los manifestantes se han dispersado por las calles adyacentes y han cruzado y quemado contenedores.

Posteriormente continuaban las carreras en torno a la Plaza de los Fueros de Barakaldo. En las calles adyacentes, los alborotadores proseguían volcando contenedores y lanzando botellas y tuercas contra los agentes de la Ertzaintza, hasta pasadas las nueve de la noche, cuando se ha tranquilizado el ambiente.

Contra el enaltecimiento del terrorismo
Durante su intervención, los dos diputados de Vox han lanzado salvas a la Guardia Civil y han agradecido «la labor de protección» de la Ertzaintza. Además, en un momento de su discurso han exhibido un cartel por el acercamiento de los presos de ETA a las cárceles vascas y, tras darle la vuelta, han procedido a romperlo en dos pedazos.

«Estamos aquí para recuperar la verdad y el orgullo de formar parte de una gran patria. El PNV y sus acólitos abandonaron a la gente humilde, a los comerciantes, a los jóvenes, a las víctimas. Por eso es tan importante que a partir del 12 de julio nuestros candidatos estén en el Parlamento, para resarcir a los vascos de tantos años de odio, de abandono, de soledad y de pensar que la lucha contra los terroristas, contra los mafiosos y los corruptos del PNV, la tenían que soportar ellos», ha dicho Ortega Smith.

Asimismo, ha apuntado que Vox está «en medio entre los cachorros proetarras y todos los demás españoles que quieren vivir en libertad». «Nosotros, los de Vox, hemos decidido ponernos en medio para hacer la barrera infranqueable de la libertad, de la unidad de España y de la justicia, y por eso nos atacan, porque les hacemos frente y vamos a seguir haciéndolo hasta derrotarlos», ha agregado.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial