AGLI Recortes de Prensa   Sábado 8 Agosto  2020

En septiembre movilización general contra el Gobierno
Carlos Dávila okdiario 8 Agosto 2020

Se está articulando ya, de forma aún leve, eso es cierto, una protesta general contra el Gobierno del Frente Popular. Por lo pronto, ya hay dos iniciativas muy sólidas: la moción de censura presentada por Vox, que probablemente tiene fecha para la primera quincena de septiembre, y una gran manifestación para el sábado 12, una marea humana se espera para protestar contra la política general que ejerce el dúo Sánchez-Iglesias. Respecto a la primera hay que señalar que, antes de llegado agosto, la dirección de Abascal especuló ciertamente con una doble posibilidad: presentar un candidato distinto al propio jefe del partido e intentar un acuerdo rápido con el PP para efectuar un movimiento consensuado de oposición. Esta intentona se frustró rápidamente porque el PP se negó siquiera a ratificar la censura. Tampoco la segunda opción parece en este momento. Es más, un parlamentario con grandes responsabilidades en la Ejecutiva del partido ha indicado a este cronista que esa referencia, no desechada del todo, eso es cierto, tiene escasos visos de verosimilitud. “¿Entendería la gente que quemáramos por ejemplo a Ortega Lara en una actuación de esta guisa?”.

Pues francamente no. Es cierto, sin embargo, que, cada día que transcurre, el personal encuentra más razones para establecer una dura oposición contra el Gobierno del Frente Popular, de manera que si, en el próximo septiembre, aparecen reunidas las manifestaciones populares contra Sánchez y sus socios y la propia moción de censura, por primera vez existirá la impresión de que esta media España que deplora a Sánchez y a sus conmilitones está en marcha, lejos, muy lejos, de las sonoras caceroladas que durante los momentos más críticos de la pandemia llenó los balcones de toda España. Ahora se trata de una oposición firme que se pretende sea coordinada entre partidos y organizaciones sociales que disienten, de parte a parte, con la coalición del Frente Popular. Desde luego, va a ser realmente difícil establecer esta reunión porque, si la desconfianza entre el PP y Vox es muy amplia, qué decir de las alternativas sociales que se pretenden organizar. En todo caso, hay que quedarse con las noticias que abundan en que la relación personal entre Pablo Casado y Abascal crece por días.

Lo cierto es que el caos interno y externo que se deriva del Gobierno socialcomunista es ya irreversible, pero, ahora bien: según informaciones de todo crédito que llegan del Podemos más reacio a Iglesias, éste en forma alguna llevará a su formación a punto de ruptura con Sánchez. Iglesias ha establecido en torno a si un cordón de leales paniaguados que se encuentran muy a gustito en el Gobierno o sus cercanías. El propio informante de Podemos asegura a este respecto: “Si nos vamos del Gobierno, no menos de quinientos individuos se quedarían en paro”. Siendo esto así la probabilidad de que Iglesias eche los pies por delante es muy pequeña; él mismo volvería a encontrarse en una situación muy distinta a la que disfruta ahora con coches oficiales a “gó gó”, personal a su servicio de todo pelaje y una protección policial que ya la siquiera para él mismo el dictador Putin, uno de sus más preclaros amigos políticos.

Todo esto no le asegura a Sánchez un suave otoño, más bien al contrario. Si la letalidad del Covid se agrava con los primeros fríos, la economía continúa deteriorándose y el malestar social se dispara, el presidente las va a pasar canutas para mantenerse más o menos estable en el Gobierno. Siempre le van a quedar a mano las ingeniosidades del gurucillo Redondo que, con toda seguridad y con una irresponsabilidad propia de su desbocado ego, intentará sacarse de la manga “causas sociales” para protagonizar la actualidad, causas como en su momento fue el desenterramiento de Franco o ahora la expatriación de Don Juan Carlos. En este sentido, ¿qué se les puede ocurrir a Redondo y a su ególatra jefe? Pues con toda certeza movilizar a la izquierda más rabiosa contra lo que queda de Monarquía, luego, según aprecia un colega con buena información de lo que se cuece en Moncloa, ya vendrán ellos manejando el Bálsamo de Fierabrás para convencer a la población de que las insidias contra la Corona son “cosas de los chicos de Iglesias”. Lo cual es absolutamente falso: unos y otros son las dos caras de la misma moneda: unos, Iglesias, atacan, y otros, Sánchez, miran a otro lado. Por primera vez, desde luego, parece que la población ajena al Frente Popular se organiza contra este conglomerado de vendepatrias. Cuando llegue septiembre, y como rezaba la canción, todo será de otra manera. No es nada seguro que para bien.

Iglesias, un vendedor de alpargatas usadas
Jimmy Giménez-Arnau okdiario 8 Agosto 2020

Arrimadas (Cs) logró lo que se propuso: centrar a Sánchez (PSOE), mental y políticamente en Babia, logrando devolver a Iglesias (Podemos) a su hábitat natural, el pozo negro. Tal vicepresidente 2º apenas aporta confusión al Gobierno y a la legislatura, pues sólo le interesa enhebrar bulos e inventarse escándalos ajenos para que no se hable de los escollos judiciales en los que ha encallado, desde la caja B de su partido, hasta el indecente caso Dina, sin olvidar las mil purgas a las que somete a cuantos se oponen a sus enloquecidos cambios de rumbo y a los que este revolucionario de chicha y nabo liquida con traiciones. Arrimadas ya alertó a Sánchez de lo nocivo que sería para el futuro de España tan inservible socio de coalición que, aparte de estar muy, pero que muy mal visto por la UE, pacta con gente como Otegui o Torra a sus espaldas.

Un traidor puede enmendarse, más un tipejo con la mala calaña de Iglesias busca destruir el Estado, sin importarle hacer un irreparable daño a la masa social, pues quiere enriquecerse a su costa impulsado por el vomitivo ánimo bolivariano que nutre su alma. Es un bicho sin principios que con su odio se empeña en jodernos a todos. Sánchez, afortunadamente, gracias a los consejos de Arrimadas, se ha dado cuenta a tiempo de que ha elegido al más aciago y nefasto socio posible para una coalición que se va a pique, también por fortuna. Iglesias, un vendedor de alpargatas usadas, un trilero de tomo y lomo, ahora quiere hacernos creer que la Justicia existe, porque él la domina. Su pareja, Irene Montero, le apoya a muerte. Han decidido sacar del mapa político a Sánchez y a Felipe VI. Ya se ven como los nuevos embajadores de Bolívar en España.

Con lo que estamos pasando debido a una absoluta crisis económica, a una multiplicación gigantesca de los rebrotes, sólo faltaba que este par de necios agitadores empezaran a blandir banderolas republicanas, que no arreglan nada y lo empeoran todo. Podrían dedicarse a explicar sus ingentes ingresos y dejar de cabrearnos.

La vicepresidente 1ª del Gobierno, Carmen Clavo, ha descartado la hipotética celebración de un referéndum sobre la Monarquía: “La Jefatura del Estado no está en cuestión”. ¿Qué no han entendido Iglesias y su pareja de lo que dijo la vicepresidenta 1ª? ¿Por qué el par de infradotados aludidos no se va a contar dineros, ganados sin sudor, a la dacha de Galapagar?

¿Somos conscientes del peligro?
Fulgencio Coll  rebelionenlagranja 8 Agosto 2020

No es difícil admitir el retroceso de España en los últimos tres años, el proceso de deterioro social e institucional es exagerado. Hay que reconocer que España no estaba preparada para afrontar los retos de la era digital, pero la transición a un “progresismo esquizofrénico” ha colocado al país en una crítica situación.

Un modelo político representativo, con visos democráticos, muestra sus verdaderas limitaciones cuando tiene que afrontar situaciones difíciles. Es cierto que la pandemia ha convertido al mundo en un pandemonio, pero el caso español es el resultado de un Estado muy frágil, indefenso ante los desmanes de algunos partidos políticos.

No existe estado en Europa donde estén legalizados partidos políticos con representación parlamentaria, cuya razón de ser se identifique con la ruptura del Estado. No existe estado en que su gobierno esté compuesto por personas que “incumplen” públicamente la Constitución para dedicarse a su alteración con poco disimulo.

No es necesario detallar los dislates del Gobierno actual en la ausencia de gestión eficaz de los asuntos que afectan a los españoles, es obvia la táctica del engaño. Lo que es muy peligroso es la falta de futuro que representa la continuación de situación actual, donde la propaganda política es la base de cualquier decisión y prima sobre cualquier otra consideración. La falsedad va unida a la comunicación del Gobierno, convertida en el instrumento fundamental de su acción.

Sería interesante investigar la falsa información sobre que se disponía de un Comité de Expertos para la gestión de la pandemia y que, de su asesoramiento, dependían aspectos como la duración del Estado de Alarma. Comité implica estructura, trabajo en grupo, recomendaciones tomadas como organismo, no informaciones individuales que no permiten tomar decisiones técnicas colegiadas. Este hecho es de una gravedad enorme.

La denominada desescalada, otra actuación improvisada, se aprovechó para hacer dejación de funciones y transferir la gestión de la pandemia a las Comunidades, como si de un acto administrativo se tratase. Dándose el caso de que, como es lógico, cada una de ellas adopta las medidas que considera oportunas. En resumen, se pasó de un Estado de Alarma a otro de “desmadre”, poniendo en riesgo la salud de los españoles.

Es fácil deducir que la alteración del Orden Constitucional no tiene otra finalidad que la conservación del poder, las compañías se eligen según el momento, da lo mismo formar una mesa para tratar la independencia catalana, que privilegiar a un ente autonómico, que acercar a los terroristas de ETA, que distraer la atención pública presionando a la Corona para que el anterior Jefe del Estado abandone territorio nacional, etc. Hay que estar convencidos de que el acto público de acatamiento a la Constitución es el habilitador para el ejercicio del cargo de Presidente del ejecutivo o para todo representante o funcionario público, y que el desvío del mismo por acción y omisión tiene trascendencia penal. ¿Dónde está la justicia?

El acatamiento constitucional implica el fomento de la concordia nacional, algo que contradice la remoción del pasado de manera sectaria y finalista. La Historia es implacable y tozuda, las “nostalgias” son inútiles, los gastos asociados a ellas no son bienes públicos. El marco constitucional es legítimo, las acciones contra esa legitimidad deben ser perseguidas y penadas. No se trata de libertad de expresión, se trata de subvertir el orden constitucional.

La propaganda es vaporosa, pero tiene sus límites, dado que el engaño tiene patas cortas. Pero sus consecuencias pueden escapar al control y producir efectos no previsibles ni deseados. De seguir así es posible que lleguemos a situaciones irreversibles. Este estado de cosas sólo puede enmendarse por el propio pueblo, recuperar su protagonismo, defender sus instituciones y construir el futuro sobre el realismo.

Una “reforma” política está en marcha en España, no reclamada por la ciudadanía, más bien se trata de una supervivencia política de un modelo basado en el marketing, la improvisación, la ausencia de proyecto y, sobre todo un cinismo clamoroso. Todo ello ejercido mediante un autoritarismo caudillista cortoplacista y sin rumbo.

España pasa por malos momentos, la Constitución debe cumplirse, las leyes deben cumplirse, los infractores sancionados, las dimisiones excitadas y los ceses promovidos. No nos merecemos unos dirigentes que nos mientan.

Y ahora les pregunto, ¿cómo podemos cambiar esto?. Me temo que solo hay una salida, la que nos permite mediante una moción de censura o de confianza, echar a un jefe de gobierno que solo busca su interés y que desde 2014 ha demostrado que es capaz de todo. Tenemos una cita histórica en septiembre 2020, parar la descomposición del Estado.

Los gastos del Gobierno
El Gobierno de coalición dispara el gasto en altos cargos con España en crisis: 46 millones en 6 meses

okdiario 8 Agosto 2020

El Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha supuesto para las arcas públicas españolas un gasto de más de 46 millones de euros en lo que va de año, según se desprende del último informe del avance comentado de pagos de la Administración General del Estado. Si se suman además los cargos ‘a dedo’ que el Ejecutivo ha ido nombrando en estos meses, el importe asciende a 76,24 millones. Un gasto récord con el país sumido en la peor crisis económica.

Sólo en junio -último mes contabilizado- el gasto en altos cargos superó los 14 millones. El Gobierno socialcomunista es el segundo más extenso de la democracia, únicamente superado por el de Adolfo Suárez, en 1980. Es el que tiene más vicepresidencias: cuatro. Ello supone además todo un despliegue de altos cargos, asesores y otro personal asociado.

Más cargos
La crisis económica derivada de la pandemia no disuade al Ejecutivo de seguir nombrando cargos. Esta misma semana, sin ir más lejos, el Ministerio de Sanidad anunció la creación de una nueva Secretaría de Estado. El departamento de Salvador Illa justificó la decisión por «la necesidad de reforzar el Ministerio de Sanidad de cara al control de posibles rebrotes de la enfermedad, así como ante la aparición de nuevas enfermedades de potencial pandémico». España, en cambio, afronta ya una situación preocupante en la expansión del virus, con la multiplicación de brotes por todo el territorio.

Ese nuevo organismo, de alto nivel, tiene como objetivo fundamental, según fuentes del Ministerio, apoyar al ministro en la comunicación de las políticas sanitarias y facilitar una mejor interlocución con diferentes actores del ámbito nacional e internacional.

En plena pandemia ya fue polémica la reestructuración de varios departamentos ministeriales, lo que disparó el número de cargos. En concreto, en abril -con la pandemia desatada y los españoles confinados- se crearon hasta 11 nuevas direcciones generales, una dirección general y otra nueva división.

Enchufes
El Ejecutivo de Sánchez también lidera el dudoso podium de enchufes de altos cargos, al eximirles del requisito de ser funcionarios, pese a lo establecido por la ley, que sólo contempla excepciones justificadas por «las características específicas de las funciones» de la correspondiente dirección general. Es decir, casos puntuales y excepcionalmente motivados.

Sin embargo, el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha convertido esa excepción en norma para eximir del requisito de ser funcionario a una veintena de directores generales, colocando así a sus afines.

Uno de los ejemplos más polémicos fue el de José Ignacio Carnicero como director general de Agenda Urbana y Arquitectura, como reveló ABC. Carnicero es un amigo de la infancia del presidente del Gobierno y ex compañero de colegio y del equipo de baloncesto.

El Gobierno se resiste en cambio a un ejercicio de austeridad. Recientemente, en una respuesta parlamentaria revelada por OKDIARIO, el Gobierno descartó recortar el sueldo a sus miembros como gesto de solidaridad con la ciudadanía sumida en su peor crisis económica. La Moncloa argumentaba que «ahora más que nunca hay que resaltar la importancia de contar con un sector público robusto» y añadía que «todos los empleados públicos están dedicando todo su tiempo y esfuerzo a gestionar los efectos derivados de esta crisis, de la misma manera que lo está haciendo el Gobierno de España».

En otra pregunta, en este caso en el Senado, el Ejecutivo cerró también la puerta a una remodelación del gabinete para hacerlo más económico, justificando que el mastodóntico organigrama «replica en su composición las grandes prioridades de transformación que precisa la sociedad española».

Estas son, enumeraba: «Crecimiento económico sobre la base de la ciencia, la innovación, la investigación y la creación de empleo de calidad; entendimiento territorial y reto demográfico; justicia social; transformación digital y transición ecológica justa de la economía española e igualdad plena y efectiva de la mujer».

«Cuatro vicepresidencias que atienden a las cuatro primeras prioridades. Con respecto a la quinta prioridad, cabe subrayar que impregna la integridad del Gobierno de España», concluía el Gobierno en su respuesta.

Prevaricación belga
Editorial ABC 8 Agosto 2020

La justicia belga ha vuelto situarse fuera de la legislación de la UE, fuera del proyecto europeo y fuera de la confianza recíproca entre democracias europeas. Su decisión de denegar la entrega del prófugo exconsejero Lluis Puig, procesado por malversación es tan burda jurídicamente y tan grave políticamente que genera más problemas para el Gobierno belga que para la justicia española. El prófugo ya sabe que su vuelta a España antes de la prescripción de su delito irá seguida de su detención, acusación y juicio. Si la decisión de no entregar a Puig no es revocada, Bélgica dejará de ser un Estado miembro fiable para el proyecto de un espacio común europeo de justicia, seguridad y libertad. El fiscal belga ha anunciado que recurrirá un decisión que, en España, podría tipificarse como prevaricadora. El juez ha denegado la entrega del prófugo Puig porque considera que el juez Llarena no era el competente para emitir la orden europea de detención, sino que debió ser emitida por un juzgado de Barcelona al no tener la condición de aforado. El tribunal belga no tiene ninguna potestad para revisar la aplicación de las normas de competencia judicial española, menos aún para decidir si el comportamiento de Puig tiene o no conexión con los demás procesados, que sí están aforados ante la Sala Segunda del TS. Al extender a esta cuestión su juicio, el tribunal belga ha dado un tiro de gracia a la maltrecha orden europea de detención y entrega. La causa alegada por el tribunal belga no está prevista en la normativa europea y es una arbitrariedad que debe ser corregida por los tribunales superiores, pero también debe contar con una reacción política del Gobierno español, porque la decisión de Bélgica no es judicial, es una provocación amparada por un clima adverso a los intereses de España.

Si el juez Llarena tiene o no competencia es algo que se decide en España y conforme a las normas internas españolas. La injerencia belga es inadmisible, pero responde al papel proteccionista que dispensa a los prófugos separatistas. No en vano, Bélgica es el paraíso de cualquier delincuente español que se considere «preso político». Por eso, también las instituciones europeas tienen mucho que decir si realmente aspiran a un espacio común judicial. En estas condiciones, poco hay que compartir con la justicia belga, tan creativa ella en buscar excusas para amparar a los prófugos de la española. El Parlamento europeo tiene en marcha una iniciativa para modificar la orden europea de detención y entrega, que si ya era necesaria tras la decisión de un tribunal territorial alemán de no entregar a Puigdemont, más lo es ahora con una nueva arbitrariedad de la justicia belga, basada en un retorcimiento de la legalidad europea. Si Europa no enmienda estos errores, el camino a la desconfianza, primero, y a la ruptura, después, puede ser irreversible.

La desinformación calculada
Amando de Miguel  Libertad Digital 8 Agosto 2020

En las memorias de Alfonso Guerra se queja el intelectual sevillano de que los primeros Gobiernos socialistas de la democracia se hicieran sin el apoyo de los medios de comunicación. La apreciación parece bastante exagerada, pues el Gobierno contaba con el poderoso contrafuerte de los medios públicos (RTVE, Efe) y, desde luego, con el simpar puntal de los medios de Polanco (El País, la SER), todo un señor de presión. Pero, con el tiempo, los últimos Gobiernos socialistas (Zapatero y Sánchez) han recibido el decidido apoyo de una opinión pública, mayoritariamente, de izquierdas, sostenida por los medios, públicos y privados, de la misma cuerda. Un hecho de tal envergadura supera, ampliamente, el peso mecánico que puedan dar los votos electorales.

No es una relación pasiva la que se establece por parte del Gobierno respecto a los medios de comunicación. Antes bien, los que mandan utilizan los medios de una forma "proactiva", como se dice ahora con el gusto por el pleonasmo. Es el fenómeno de la propaganda. En España empezó siendo un servicio (pronto dirección general y luego un ministerio entero) bajo el franquismo; se ha convertido, recientemente, en una labor principal del Gobierno.

No hay más que observar el nuevo fenómeno de las entrevistas que hacen los diferentes medios a los altos cargos, especialmente cuidadas en los medios afines al Gobierno, los públicos y los subvencionados. Es como si los entrevistados hubieran pasado por una escuela de adoctrinamiento, tan repetitivas son sus formas de expresarse. El resultado es que, pregunte lo que pregunte el periodista, el mandamás de turno se sale por la tangente de una forma premeditada. El juego está en que el periodista adicto nunca replica: "Perdone, pero no me ha contestado a la pregunta". Una forma estudiada ante cualquier pregunta es contestar algo así como "estamos trabajando para [superar el problema o la dificultad]". La consecuencia es la general desinformación por parte del público. Equivale a un control de la opinión pública mucho mayor que lo que representaban en el pasado las distintas formas de censura o de sanción a los medios díscolos. No es difícil encontrar periodistas (comentaristas, tertulianos) que hagan de altavoces de los argumentos del Gobierno. Se supone que es un mérito para encontrar trabajo.

Un ejemplo actualísimo de la desinformación lo tenemos en los datos oficiales sobre la pandemia del virus chino. Para empezar, se oculta su origen, a través de extrañas denominaciones cabalísticas (coronavirus 19). Luego, se proporcionan datos sobre contagios o fallecimientos por países o regiones, pero, normalmente, en valores absolutos, no en términos per cápita, que serían más razonables. Los datos referidos a España evitan la medida más válida: cuántos enfermos de la pandemia se encuentran (día por día) en los hospitales, las residencias de mayores o los domicilios.

Las llamadas ‘autoridades sanitarias’ se han venido apoyando en un supuesto comité de expertos, se entiende, en cuestiones epidemiológicas; hay que presumir que deben de ser catedráticos o investigadores en la materia. Pues bien, después de cinco meses de pandemia nos hemos enterado de que no existe tal comité de expertos, sabios o catedráticos. Solo aparece en su lugar la voz aguardentosa del doctor Simón, cuyo bagaje científico es desconocido. Pero el hombre (que no tiene el doctorado) cumple muy bien su función de no informar adecuadamente, es decir, desinformar.

Hay que descubrirse ante las habilidades propagandísticas del equipo del doctor Sánchez. Aunque preciso es reconocer que las piezas de ese continuo relato empiezan a resultar bastante aburridas, por reiteradas.

Mi amigo republicano
Jesús Laínz  Libertad Digital 8 Agosto 2020

Yo tengo un amigo republicano. Tan buen amigo que solemos regar nuestras tertulias con güisqui del bueno e incluso nos prestamos mutuamente los libros, esas cosas que han de prestarse todavía menos que las novias. Y tan republicano que lleva a sus espaldas noventa y nueve años de republicanismo, ni uno más ni uno menos.

A mi amigo, a republicano no le gana nadie. Porque cuando Alfonso XIII salió corriendo mi amigo tenía diez tiernos añitos y su padre, viejo republicano que le había contagiado la alergia a unos Borbones a los que acusaba de la artrosis de España, salió con él a la calle a llorar de alegría aquel 14 de abril. Mi amigo suele contarme, con una chispa de nostalgia en la mirada, lo que significó para él aquella primavera republicana:

–Sólo hubo un día en mi vida en el que sintiera una euforia política más grande que aquel 14 de abril del 31: el 18 de julio del 36.

No se me altere, impaciente lector, que ahora mismo le explica mi amigo esta paradoja:

–¡Qué poco nos duró la alegría! Porque si los Borbones habían sido una tropa de inútiles al menos desde el canalla de Fernando VII, los republicanos los hicieron buenos: el bruto de Indalecio Prieto, el inútil de Alcalá-Zamora, el venenoso de Azaña, el chalado de Companys, la fiera de la Pasionaria, el animal de Largo Caballero… Tenías que ver a sus huestes desfilando por la calle puño en alto. ¡Qué rostros, qué gestos, qué gritos, qué odio…! Y los pocos que valían para algo, Ortega, Marañón y compañía, ya sabes lo que tardaron en arrepentirse.

Así que ambos republicanos, el viejo y el joven, el padre y el hijo, recibieron alborozados a los que, bajo la bandera rojigualda, llegaron para restaurar el orden.

A mi amigo le tocó pasar por el Frente de Juventudes y recibir la educación del nuevo régimen. Inteligente y escéptico, leía –y sigue leyendo– todo lo que caía en sus manos, por lo que, aunque satisfecho con la situación política, el entusiasmo le quedó lejos. Tan lejos que siempre consideró que Franco se mantuvo demasiado tiempo en el poder:

–Tendría que haber dimitido nada más ganar la guerra para dar paso a un régimen republicano serio y ordenado. Inspirado en la ideología falangista o algo similar, naturalmente, pero en manos de civiles que fueran turnándose en el Gobierno.

Pasados los años, su prestigio personal y profesional provocaron que el gobernador civil de su provincia le ofreciera la alcaldía de su municipio, pero rechazó la oferta por no tener vocación política. El gobernador le respondió que no hacía falta mucho de eso, sino simplemente ganas de que la administración funcionara con eficacia, ante lo que alegó que prefería seguir centrado en su trabajo. Dada la insistencia del gobernador, sacó la carta que creyó definitiva:

–Además, hay otra cosa: soy republicano.
–Eso no es impedimento –contraatacó el gobernador–. Su ideología me da igual. Lo que cuenta es que un alcalde ha de ser inteligente, honrado y eficaz. Y usted lo es.

Pero no hubo manera de convencerle y siguió ejerciendo su profesión hasta que le llegó la hora de la jubilación.

Se llevó un disgusto el día de 1947 en el que la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado estableció la constitución de España nuevamente en reino, tras el paréntesis abierto en 1931, y previó que el sucesor de Franco sería propuesto por él a título de rey o de regente. Y el disgusto fue todavía mayor cuando veintidós años más tarde, en 1969, el Caudillo designó al príncipe Juan Carlos como su sucesor para cuando él faltase:

–¿Otra vez los Borbones en el trono? ¡Ganar una guerra para esto!

Siguieron pasando los años de una larga vida comenzada durante el reinado de Alfonso XIII y continuada con la República, la guerra, el franquismo y de nuevo la Monarquía. Y ahora le toca contemplar cómo los herederos ideológicos de los vencidos en 1939, rebosantes de un afán de venganza disimulado durante algunas décadas pero ahora remozado, aprovechan las corrupciones privadas de Juan Carlos I para torpedear una Monarquía que perciben como el último resto del franquismo que les queda por dinamitar.

–El español es un pueblo enfermo –lamenta mi amigo–. ¡Para una vez que tenemos un Borbón digno…! Un siglo después se repite la maldición: lo peor de España vuelven a ser los republicanos.

Y esto, precisamente esto, es lo que mi amigo el veteranísimo republicano no perdona a los republicanos Sánchez e Iglesias: que a sus noventa y nueve años le hayan convertido en un ferviente monárquico.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Balance de la presidenta
María Chivite, un año de Gobierno en Navarra de la mano de EH Bildu
BELÉN FERRERAS El Mundo 8 Agosto 2020

María Chivite llegó a la presidencia de Navarra gracias a la abstención de los siete parlamentarios de EH Bildu. Cuando se cumple un año desde la investidura, la presidenta socialista sigue considerando a la coalición abertzale como un interlocutor "válido" para mantener el Gobierno y sacar adelante sus iniciativas parlamentarias, aunque esto le suponga tragarse algún que otro sapo desde el punto de vista ético.

En su balance de legislatura y tras ser interpelada por su relación con Bildu pese a la cercanía de esta formación con los presos de ETA y de polémicas como "el abrazo" mandado por la coalición a 'Josu Ternera' tras ser puesto en libertad por la justicia gala, Chivite no dudó en ratificar su apuesta por mantener su acuerdo con Bildu, con el que el Gobierno de coalición que preside, y que está en minoría, ha ido de la mano todo este año. Y ello aunque le parezca "éticamente rechazable que manden abrazos a Josu Ternera".

Pero una cosa es lo ético y otra lo práctico. "Este Gobierno para sacar proyectos ha hablado y lo seguirá haciendo con todas las formaciones del arco parlamentario. Si hay cuestiones sobre la mesa en las que se suma y aporta para los ciudadanos, el Gobierno hablará con todas las formaciones", insistió.

De hecho, Chivite ha rentabilizado muy bien su sintonía con Bildu durante estos 365 días de Gobierno. Pese a no formar parte del Ejecutivo, la coalición abertzale tiene la llave para que las iniciativas del Gobierno del PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda Ezkerra salgan adelante. Chivite se felicitaba este viernes porque todas las iniciativas que ha llevado al Parlamento han salido adelante, incluidos los Presupuestos. "El diálogo, acertar en las prioridades e incorporar aportaciones para mejorar da sus frutos", dijo.

"Una comunidad plural"
De hecho, en su intervención con motivo de su primer año en el poder dejó claro que "los acuerdos plurales no tienen vuelta atrás, es un camino de suma positiva para todos", e insistió en que "sólo desde el entendimiento entre diferentes se pueden alcanzar acuerdos para tener un gobierno fuerte".

En este sentido, recordó que Navarra es una "comunidad plural". "No hay mayorías en ningún espectro ideológico y, por tanto, sólo desde el entendimiento entre diferentes se pueden alcanzar acuerdos de legislatura, o de Gobierno".

En su búsqueda de acuerdos no ha entrado, sin embargo, Navarra Suma, que durante todo este año ha sido muy crítico con la actuación del Ejecutivo de Chivite y, sobre todo, de sus acuerdos con EH Bildu.

María Chivite iniciaba su intervención asegurando que éste había sido "un año de aprendizaje" para el Gobierno de coalición y que a partir de ahora "fortalecerían lo aprendido". Algo que fue respondido inmediatamente por el parlamentario de Navarra Suma, Javier Esparza en las redes sociales: "Después de escuchar a Chivite decir que su primer año de Gobierno ha sido de 'aprendizaje', no salgo de mi asombro. Al Gobierno se viene aprendido. Esto explica por qué se está actuando tarde y mal", afirmaba el presidente de UPN.

El Gobierno socialista de Navarra gasta 290.000 € en asociaciones que fomenten el euskera
Raquel Tejero okdiario 8 Agosto 2020

El Gobierno socialista de la Comunidad Foral de Navarra continúa con su intención de eskaldunizar a la población, para lo que gastará 290.000 euros en subvencionar a asociaciones que fomenten el euskera, especialmente entre los jóvenes.

Según puede leerse en la convocatoria el Instituto Navarro del Euskera tiene como objetivo llevar a cabo programas de sensibilización sobre la presencia del euskera y su uso en los distintos ámbitos de la vida social, así como colaborar con entidades públicas y privadas con este mismo objeto. Por ello el Gobierno dilapidará 290.000 euros en ayudar a asociaciones que planeen actividades dirigidas a la expansión del vasco en Navarra.

El objeto de la convocatoria es ayudar a las entidades sin ánimo de lucro que no sean de titularidad pública a financiar «programas de sensibilización sobre el euskera, o de fomento y facilitación de su uso en diferentes ámbitos de la vida social», es decir, a que su uso sea más frecuente en las calles.

En concreto el documento presenta varios supuestos que podrían acogerse a estas ayudas: Actividades directamente relacionadas con la promoción del uso social del euskera y la mejora de la comunicación oral en esta lengua, procesos participativos o reflexivos sobre la situación del euskera entre la juventud, celebración de efemérides u otro tipo de iniciativas relacionadas con el euskera, con la cultura y sus tradiciones, con la historia de la lengua o con personajes relevantes en el desarrollo del euskera o campañas que informen de manera positiva sobre esta lengua.

Además, también se contemplan actividades de formación o cualquiera que incite a que la presencia social del euskera aumente en la comunidad.

El Instituto Navarro del Euskera, encargado de la subvención, dispone de 7,8 millones para su funcionamiento. Todo, al margen del millón y medio destinado a actividades generales, también con orientación hacia la promoción del euskera.

Más puntos si es para jóvenes
Uno de los puntos de la convocatoria lo deja claro: el público elegido son los jóvenes. El solicitante puede conseguir la puntuación máxima si las actividades van dirigidas para jóvenes mientras que únicamente 5 si éstas son indicadas para la población en general. En el punto intermedio se encuentra el público infantil que supondría un total de 10 puntos.

De esta manera, el Gobierno foral se asegura que el euskera tenga mayor calado entre la población joven a la que, generalmente, es más fácil de convencer de ciertas ideas políticas.

Imposición del euskera
A finales del pasado año, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) tumbó la pretensión del Gobierno foral de exigir el euskera para cualquier puesto de trabajo público que no tenga perfil obligatorio en la zona mixta (donde se habla español y euskera indistintamente), la zona no vascófona y los puestos de los servicios centrales de la Administración autonómica cuando el ingreso se haga por oposición.

El decreto anulado otorgaba siete puntos a los candidatos a un empleo público que dominaran el euskera, lo que de facto convertía el conocimiento y dominio del vascuence no en un mérito, sino en una obligación que discriminaba a los castellano-parlantes.

La sentencia supuso un torpedo en la línea de flotación del Gobierno de Navarra que preside la socialista María Chivite con el respaldo de los partidos que en la anterior legislatura impusieron la dictadura lingüística del euskera en la Comunidad Foral.

100 km para estudiar en castellano
OKDIARIO relató el caso de un joven de un instituto de Alsasua al que su petición de estudiar en castellano le supuso tener que buscar un centro a 50 kilómetros de su casa.

Además, debe pagar, por supuesto, los gastos por su cuenta, ya que no se trata de una franja de educación obligatoria. Porque si algo ha dejado claro el Gobierno Foral es que no piensa generar la posibilidad de estudiar bachillerato en Alsasua en castellano, ni de pagar a los alumnos que lo soliciten los costes generados por la falta de esta opción.

Presos de ETA
La lista de la vergüenza de Sánchez: 71 etarras han logrado beneficios penitenciarios desde que gobierna
Marlaska le hace la campaña a Bildu: 13 etarras acercados en sólo un mes
Raquel Tejero y Pelayo Barro okdiario 8 Agosto 2020

El Gobierno de Pedro Sánchez ha mejorado la vida de 71 presos de ETA desde su llegada. Los etarras han sido beneficiados con acercamientos al País Vasco o con disminución de sus grados penitenciarios. Este miércoles Vox ha hecho pública la lista con todos sus nombres.

Desde el 7 de agosto del 2018 los etarras presos en cárceles españolas han sacado rédito de los pactos de Pedro Sánchez con los partidos nacionalistas vascos. Los datos, ahora difundidos por el partido de Santiago Abascal y recogidos de información oficial proveniente de los comunicados de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, anotan que un total de 52 presos de la organización terrorista ETA han abandonado sus cárceles para internar en centros más cercanos al País Vasco. Concretamente, seis de ellos han sido llevados hasta el propio País Vasco y otros tres a Navarra. Trece de esos acercamientos se produjeron durante la campaña electoral vasca del pasado junio.

Además, al margen de esta demostración del fin de las políticas de dispersión tal y como le reclaman insistentemente desde la izquierda abertzale, el Gobierno ha llevado a cabo la progresión en grado a un total de veintitrés presos de ETA. De ellos, doce han progresado a tercer grado o régimen de semilibertad -ya pueden salir a la calle y ser recibidos con homenajes-, y once han progresado a segundo grado.

Sin perdón expreso
Tal y como recuerda Vox, uno de los compromisos a los que llegó el ministro de Interior, Fernando Grane-Marlaska, con las víctimas fue el de poner como condición indispensable el arrepentimiento y petición de perdón expreso a las mismas. Sin embargo, esto se ha incumplido. El único requisito que se les exige es rellenar un formulario en el que renuncian a la lucha armada.

Por otro lado, cabe destacar que siete de estos presos beneficiados por el Gobierno fueron condenados por delitos de sangre. Uno de los últimos, Ivan Apaolaza, fue condenado como autor material por el asesinato en Madrid, en el año 2000, del teniente coronel Pedro Antonio Blanco. ETA colocó un coche cargado de explosivos que detonó cuando la víctima pasaba cerca de él. El Tribunal Supremo determinó que su acción en el atentado había sido esencial.

Preguntas de Vox
Por todo ello, la formación ha presentado una batería de preguntas escritas al Gobierno en relación a cada uno de los acercamientos que se han producido desde hace dos años para conocer cuáles han sido los criterios seguidos por parte de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para acordar los traslados así como los criterios para acordar la aplicación de la flexibilización en la ejecución de la pena.

En esta línea, el GPVOX también quiere conocer de qué manera se ha acreditado la petición de perdón expresa a las víctimas del terrorismo y si consta en el expediente administrativo de traslado y flexibilización de grado así como si el etarra en cuestión ha colaborado activamente con la justicia, rechazado la violencia o si se ha desvinculado de la organización terrorista ETA.

«Reclasificación penitenciaria»
El Gobierno de Sánchez explica que «para la clasificación penitenciaria se tienen en cuenta los criterios establecidos en el artículo 63 de la Ley Orgánica 1/1979, que expresamente refiere que para la para la individualización del tratamiento, tras la adecuada observación de cada penado, se realice su clasificación, destinándose al establecimiento cuyo régimen sea más adecuado».

Las autoridades penitenciarias evalúan cada cierto tiempo a los internos etarras para reclasificarles si fuese necesario. Esta clasificación inicial se revisa periódicamente (cada 6 meses como máximo, o 3 si se trata de internos en 1er grado) y procede la progresión de grado si en el penado concurren las exigencias establecidas en el artículo 65.2 de la citada Ley Penitenciaria.

La ‘lista de la vergüenza’
A continuación figuran las identidades de los 71 presos beneficiados por el Gobierno de Sánchez, que ha alcanzado cifras récord desde que llegó a La Moncloa:

1.- Olga Sanz Martín
2.- Javier Moreno Ramajo
3.- Marta Igarriz.
4.- Kepa Arronategi.
5.- Jagoba Codó Callejo.
6.- Jesús María Gómez Ezquerro.
8.- Fernando Alonso Abad
9.- Emilio Salaberria Etxebeste
10.- Mikel Orbegordo Echarri.
11.- Francisco Javier Chimeno.
12.- Igor González Sola.
13.- Jorge Fraile Iturralde.
14.- Iñaki Beaumont Echevarría.
15.- Jon López Gómez.
16.- Sabin Mendizábal Plazaola
17.- Olga Comes Arambillet.
18.- Jesús Guinea Sagasti.
19.- Aurken Sola Campillo.
20.- Iratxe Yáñez Ortiz 21.- Sergio Polo Escober.
22.- Íñigo Gutiérrez.
23.- Maria Lizarraga Merino
24.- Oier Goitia Abadía
25.- Javier Atristain Gorosabel
26.- Andoni Murga Zenarruzabeitia
27.- Javier Aguirre Ibáñez
28.- Unai Fano Aldasoro.
29.- Javier Sagardoy Lana
30.- Idoya Martínez García.
31.- Oier Urritua González.
32.- Unai López de Ocariz López.
33.- Ahinoa Barbarín Yurrebaso.
34.- Aitziber Coello Onaindia
35.- Patxi Uranga Zalbide
36.- Zigor Orbe Sevillano
37.- Egoitz Coto Echendia
38.- Zigor Blanco Santisteban
39.- Joseba Segurola Beobide
40.- Gorka Martínez Arcarazo
41.- Idoia Mendizábal Mújica
42.- Oscarbi Jauregui Amundarain
43.- Ekaitz Samaniego Curiel
44.- José Angel Ochoa de Eribe Landa
45.- Arantza Zulueta Amuchástegui
46.- Jon Enparantza Agirre
47.- José María Arregi Erostarbe (Fiti).de Barrón.
48.-Gorka Fraile Iturralde
49.- Olatz Lasagabaster Anza.
50.- Patxi Uranga.
51.- Josune Oña Izpizúa.
52.- Álvaro Arri Pascual.
53.- José Ramón Foruria.
54.- Francisco José Ramada Estévez.
55.- Balbino Sáez Olarra.
56.- Asier Mardones Esteban.
57.- Asier Rodríguez López.
58.- Julián Achurra Egurola.
59.- Garaikoitz Arruarte Santa Cruz
60.- Gorka Joseba Lupiañez Mintegui
61.- José Luis Barrios
62.- Sebastián Echániz Alcorta
63.- Jesús María Martín Hernando
64.- Oier Urrutia González.
65.- Gorka Vidal Álvaro
66.- Miguel Guillermo San Argimiro Isasa
67.- Íñigo Vallejo Franco
68.- Raúl Fuentes Villota
69.- Iván Apaolaza Sancho
70.- Oihana Baquedano Maidogan
71.- Aitor Fresnedo Guerrikabeitia

España
El alumno que plantó cara a la maquinaria 'indepe' de la Universidad Autónoma de Barcelona
Àlex Serra estudia Derecho y ADE, es uno de los miembros fundadores de la organización S’ha Acabat! y el único estudiante que se ha atrevido a denunciar los insultos de uno de sus profesores
Marina Alías www.vozpopuli.com 8 Agosto 2020

No son pocas las veces que la familia de Àlex Serra (Barcelona, 1999) ha pedido al joven hacer menos ruido en su defensa de la Constitución.

Al igual que el resto de padres de los estudiantes que están al frente de la organización S’ha Acabat!, los de Serra viven a caballo entre el orgullo y la preocupación. Alzar la voz contra el nacionalismo en los campus universitarios catalanes se ha convertido en la asignatura más difícil de la carrera.

Serra estudia doble grado de Administración de Empresas y Derecho en la Universidad Autónoma de Barcelona. La pandemia y los encontronazos con uno de sus profesores a cuenta de la situación política del país le han pillado en tercer curso.

Ha sido el único alumno en atreverse a plantar cara a Jaume Munich, profesor de Derecho Internacional Público y, por extensión, al rectorado de la UAB. El docente lleva años refiriéndose a España como "Estado fascista español" en sus clases. Aunque la soflama era por todos conocida, nadie optó por denunciarlo más allá de Docsity, una red social donde los estudiantes comparten documentos y experiencias académicas. Salvo Serra.

"La universidad está muy ideologizada y la gente tiene miedo"
"Tengo claros mis principios y no voy a renunciar a ellos. Aquí venimos a aprender y los profesores deben ser neutrales. Estamos en una universidad muy ideologizada y la gente tiene miedo a decir lo que piensa. No quieren marrones y menos si te arriesgas a suspender", explica el vicepresidente y miembro fundador de S’ha Acabat! a Vozpópuli.

Todo ocurrió a principios de febrero, durante el primer día de clase. "Se dirigió a todos los alumnos para decir que Ciudadanos era un partido fascista y de extrema derecha y que sus votantes eran inútiles.

También aclaró que él se referiría a España como 'Estado fascista español' y que, por mucho que los subnormales de los fachas lo dijesen, España no era una nación y Cataluña era una nación oprimida", recuerda el alumno.

Serra esperó al término de la clase para acercase a su docente y, en privado, comentarle que se había sentido ofendido. Lejos de modificar su conducta, el profesor le respondió que él hablaba "en libertad" y, al día siguiente, llamó la atención de Serra en plena clase para acusarle de tratar de censurarle. Y le llamó patético.

"En su larga intervención no ahorró descalificativos hacia Ciudadanos, hacia las personas que no compartían su ideología nacionalista, hacia España. De ahí pasó a otros temas. Vinculó mi persona a los escritos dirigidos a la administración electoral con el fin de conseguir la neutralidad de la UAB en período electoral y se quejó de que como consecuencia de tales escritos él hubiera tenido que retirar un lazo amarillo de su despacho", cuenta el universitario catalán.

Cuando este pudo intervenir, manifestó ante sus compañeros que no se arrepentía de haber participado en la consecución de una UAB más neutral. "Le dije que me sentía orgulloso de ello y replicó delante de todos que yo era patético", añade Serra.

Solo dos compañeros reaccionaron a lo insultos
¿Alguno de los cerca de 70 compañeros presentes defendió a su compañero de los insultos? No. Tan solo dos estudiantes se atrevieron a decirle a Munich que ellos pagaban la matrícula para aprender y no para recibir propaganda política.

Serra dirigió un escrito al decanato de su facultad y fue recibido por el decano y el vicedecano de Ordenación Académica en una reunión en la que le transmitieron su preocupación. Sin embargo, la institución emitió una resolución sonde se puede leer que el profesor Munich admite los hechos y empleza al estudiante a acudir al Síndic de la Universidad.

"Pese a la preocupación inicial, después se mostró una clara falta de protección a los alumnos que sufrimos casos de supuesta discriminación, debido a qué ningún órgano de la Universidad volvió a ponerse en contacto conmigo", explica Serra.

Congeló su queja hasta este verano. "No quería que mi denuncia afectara a mi nota de laasignatura, así que lo aplacé", explica a este diario. "Estamos totalmente desprotegidos por parte de las autoridades académicas", agrega.

"Que otros no pasen por lo mismo"
"Nos han llegado a agredir por montar carpas informativas y nadie hace nada. Pero estoy orgulloso de defender la Constitución y de que organizaciones independientes de alumnos y profesores hayamos conseguido unirnos por un mismo objetivo", comenta Serra.

Además de la experiencia vivida con el profesor Munich por Serra, otros supuestos ex alumnos narran las suyas en la plataforma Docsity. "Es uno de los peores profesores que he tenido en mi vida (...) y como persona es un impresentable y un maleducado", dice una de las reseñas.

En otra se asegura que el docente se refiere al Tribunal Constitucional como "Tribunal Prostitucional". No obstante, el docente también tiene sus fans. "Es el único que se llama a las cosas por su nombre", dice un estudiante.

Serra, que continúa a la espera de que la rectora Margarita Arboix se pronuncie, cree que tras los graves incidentes descritos no es posible que Munich continúe impartiendo clases. "No me importa tener que vivir así si esto sirve para que otras generaciones que vengan no pasen por lo mismo", reconoce el joven.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial