AGLI Recortes de Prensa   Viernes 4  Septiembre  2020

Moviendo cubiletes
Lo mismo le sirven los separatistas que la derecha constitucionalista
Luis Ventoso ABC 4 Septiembre 2020

El hombre de goma se planta ante una mesa de la gran feria política. Con sonrisa forzada, perfecto aire de suficiencia y una efigie de acero inoxidable comienza a mover dos cubiletes con sus manos grandes. En el de la derecha se presenta como un estadista templado, un gobernante constitucionalista y defensor de la monarquía parlamentaria, que pide unidad y apoyo al Partido Popular para sacar adelante las cuentas públicas ante una situación de emergencia nacional. En el cubilete de la izquierda, que mueve simultáneamente, pide su apoyo a los separatistas antiespañoles de ERC para que sostengan las cuentas de España y aparece como el socio de coalición de un partido comunista-republicano, Podemos, que intriga para derribar la monarquía y cree que el dinero público crece en los melocotoneros.

El miércoles recibe a Casado. El jueves, a Rufián. Con la amoralidad táctica marca de la casa, en el fondo acaba demandándoles a ambos lo mismo: que mantengan en el poder a Mi Persona a cambio de nada. Casado se percata de que el rápido movimiento de cubiletes se parece mucho al trile y responde que «no», que no apoyará unas cuentas todavía invisibles a menos que antes rompa su coalición con Podemos, un partido económicamente lisérgico. Arrimadas, tan bienintencionada como políticamente pipiola, se pone al servicio de Mi Persona, invocando el bien general del país. Pero el hombre de goma no tarda un suspiro en metérsela doblada a Ciudadanos: reunión cordialísima ayer con Rufián en La Moncloa, de dos horas, y acuerdo para reunir a mediados de este mes la llamada Mesa de Diálogo (eufemismo de un foro bilateral Cataluña-España, donde los separatistas exigen un referéndum de autodeterminación y la amnistía de los presos sediciosos).

El hombre de goma, el único político europeo capaz de intentar llevar tres caretas diferentes al mismo tiempo, se fuma la advertencia de Lincoln y hace malabares en el aire con los cubiletes, convencido de que sí es posible «engañar a todo el mundo todo el tiempo». Engaños a la diestra -pidiéndole apoyo a PP y Cs al tiempo que se sostiene con el respaldo de partidos en sus antípodas- y engaños a la siniestra catalana, pues sabe que no puede conceder ninguna de las dos reclamaciones que le plantean, pues son anticonstitucionales y como presidente de España delinquiría si les diese luz verde.

Iglesias observa todo el juego de manos con indiferencia, tan solo con algún que otro aspaviento testimonial para cumplir con lo que queda de su menguante parroquia. Lo único que realmente le importa es conservar los carromatos de lujo que les ha conseguido Mi Persona a él y a su mujer. La feria está desgobernada. El que manda se ha pasado al escapismo, en plena crecida de una epidemia ante la que hace solo dos meses se vendía como el referente televisivo imprescindible. La podadora económica ha arrancado: 211.566 empleos perdidos solo el pasado lunes. La cifra total de parados ya está en en 3,8 millones de españoles. Retornamos al sombrío panorama de 2010-2015 y no hay gestión. Solo unos cubiletes que se mueven frenéticos aquí y allá. Porque esto nunca ha ido de gobernar. De lo que va es de sobrevivir en el poder.

Menos boletín oficial y más flexibilidad: una estrategia para salir de la crisis
Javier Fernández-Lasquetty elconfidencial 4 Septiembre 2020

Cuando los profesionales y los empresarios salieron del confinamiento y reactivaron sus empresas, muchos de ellos se encontraron con que algunos de sus clientes, o quizá todos, ya no estaban allí. Lo mismo cuando trataron de contactar a sus proveedores: muchos ya no estaban disponibles por los canales acostumbrados. Algunos, porque habían desaparecido. Pero la mayoría, afortunadamente, sigue existiendo. Lo que ocurre es que ya no pueden seguir haciendo las cosas igual, ya no pueden estar en el mismo sitio, los canales de fabricación, de distribución o de captación de clientes son totalmente distintos. ¿Cómo ir a buscarlos si la regulación te lo impide?

Muchísimas empresas están sufriendo durísimamente las consecuencias de la pandemia. ¿Cómo pretendemos que salgan de ese pozo si tienen que cargar con una tonelada de páginas de boletines oficiales que les dicen cómo tienen que producir y cómo tienen que dar servicio a los consumidores?

La crisis provocada por el covid-19 -y por decisiones de política económica equivocada del Gobierno de la Nación- es la más profunda que hayamos conocido jamás. España, con su gobierno de coalición de socialistas y comunistas, tiene el fatídico doble récord: los resultados más trágicos en mortalidad por coronavirus y el hundimiento económico más profundo de toda la OCDE.

Los gobiernos están gastando más, y era necesario hacerlo. La respuesta sanitaria a la pandemia es muy costosa. Proteger la educación con un plan de vuelta al colegio como el que ha puesto en marcha la Comunidad de Madrid también requiere recursos, como, igualmente, resguardar mejor a las personas mayores en las residencias. El gobierno autonómico que preside Isabel Díaz Ayuso está movilizando todos los recursos a su alcance: para traer mascarillas y equipos de protección, para ayudar a los autónomos, para facilitar liquidez a las empresas y para todo lo necesario. Calculamos que solo en 2020 eso significará un impacto en el presupuesto superior a 3.400 millones de euros, incluyendo la caída en los ingresos tributarios.

Pero no es cierto, como piensan los gobiernos socialistas, que la deuda lo solucione todo. No importa que esté archidemostrado que el keynesianismo no sirvió en el siglo XX para salir de ninguna crisis, y, sin embargo, algunos nos lo vuelven a presentar como un jarabe milagroso. Toda la deuda que ahora generemos significará descontar recursos productivos de los próximos años y, en vez de que se creen nuevos productos y se generen nuevos empleos, los contribuyentes tendremos que dedicar nuestro dinero a pagar la deuda pública.

¿Cómo salimos cuanto antes de esta crisis? Lo que se necesita es flexibilidad, mucha flexibilidad, aliviar la carga regulatoria para que las empresas exploren rápidamente, pongan en marcha nuevas ideas y así sean capaces de volver a generar valor y, de este modo, crecer y crear empleo. Menos páginas de boletín oficial y más flexibilidad, esa es la estrategia para salir pronto de la crisis y también para hacer frente a esos gastos en Sanidad, Educación o Servicios Sociales que estamos teniendo que hacer. Esa es la tesis de un grupo de jóvenes profesores australianos del RMIT que han tenido el talento de escribir un brillante libro: 'Unfreeze. How to Create a High Growth Economy After the Pandemic' (D. Allen, C. Berg, S. Davidson, A. Lane, y J. Potts. Editado por American Institute for Economic Research, mayo 2020. Disponible en Amazon)

Yo me apunto a esa tesis y creo, como ellos, que saldrán antes de la crisis y serán ganadores los países que más flexibilicen la carga regulatoria, y por el contrario alargarán la crisis y saldrán perdedores los países que se empeñen en seguir manteniendo en vigor páginas y páginas de boletín oficial impidiendo a los agentes económicos hacer lo que ahora más que nunca tienen que hacer: innovar, descubrir, adaptarse, en unos casos investigar y desarrollar, pero en muchos más encontrar una nueva manera de proporcionar a la gente los productos y servicios que siguen necesitando al menor precio posible.

La regulación, por definición, reduce el campo de lo que se puede hacer. También, por definición, está siempre ligada a conocimiento antiguo: el que existía cuando se promulgó, no el que está emergiendo. Y tiende inexorablemente a crecer y crecer. En España, desgraciadamente, lo sabemos muy bien. El Foro de Regulación Inteligente ha abierto muchas discusiones que vale la pena continuar y ha puesto cifras abrumadoras encima de la mesa: entre 1976 y 2016, se han publicado más de 35.000 normas estatales en España; los boletines oficiales autonómicos suman anualmente entre 700.000 y 800.000 páginas; debido al exceso de trabas y normas, España ocupa el puesto 97 en el ranking que mide la facilidad para abrir un negocio que elabora anualmente el Banco Mundial. No nos conviene seguir por este camino. Tenemos que probar el camino inverso, el de la humildad regulatoria.

Tenemos montañas de regulación que han perdido buena parte del valor que pudieron haber tenido. Lo han perdido porque son del mundo anterior al COVID, y si algo tenemos todos muy claro es que esta pandemia ha catapultado cambios estructurales en la manera de vivir, de demandar bienes y servicios, de producirlos y de ponerlos a disposición del cliente. La obsolescencia regulatoria se vio desde las primeras semanas de expansión del virus. ¿O hay algo más patético que un país en el que se muere la gente porque no tiene equipos de protección y, al mismo tiempo, no se deja a la gente producir mascarillas, geles o máscaras protectoras porque no cumplen la regulación vigente o no tienen la licencia y el permiso inevitable?

Como explican los profesores australianos en el libro mencionado, el problema que ahora tienen que afrontar empresas y consumidores es lo que el Premio Nobel Friedrich Hayek describía como un problema de conocimiento. No es que hayan desaparecido ni la demanda ni la oferta, es que tienen que descubrir dónde se vuelven a encontrar, por qué canal y a qué precio. Y eso no lo puede resolver ninguna regulación. Ese conocimiento solo lo tiene cada persona respecto de sus necesidades y sus posibilidades. Volverá a generarse el tejido de intercambios entre unos y otros en la medida en que cada uno pueda explorar e innovar. Si la regulación se lo impide, tendremos empresas fantasma deambulando y consumidores con sus necesidades sin resolver. Y paro, mucho paro. Y deuda, mucha deuda. No es ese el mejor futuro.

La estrategia que mejor nos puede impulsar a todos es estar abiertos al cambio y a la innovación, sin el dogmatismo de los burócratas, sin el mercantilismo de los amigos del poder, sin prohibiciones. Libres para ofrecer y responsables de lo que ofrece cada uno a los demás. Es una política liberal, pero que no tiene por qué ser contraria a otras visiones de la sociedad. Probablemente, ahora sorprenda hablar de desregulación como eje político central de una propuesta liberal, pero yo recuerdo muy bien cuando hablar de bajadas de impuestos en España parecían extravagancias de un José María Aznar que entonces estaba todavía en la oposición a Felipe González.

Aznar gobernó, bajó impuestos y todo el mundo se dio cuenta de que los impuestos bajos son una condición necesaria para el crecimiento. Más que nadie, la Comunidad de Madrid, que lleva 16 años seguidos en los que ningún impuesto ha subido y todos han bajado varias veces o han sido, directamente, suprimidos. Continuará siendo la Comunidad de Madrid la región de los impuestos bajos, como ha comprometido Isabel Díaz Ayuso para esta legislatura.

En la Comunidad de Madrid ya tenemos mucho camino andado en materia de desregulación y flexibilidad desde que Esperanza Aguirre pusiera en marcha políticas entonces inéditas, como la liberalización de los horarios comerciales o la libre elección de médico y colegio, por ejemplo. Ahora, el gobierno de coalición de PP y Ciudadanos en la Comunidad de Madrid ha puesto encima de la mesa un Plan de Reactivación que se aleja todo lo posible del keynesianismo desgraciadamente tan en boga.

Aquí, en la Comunidad de Madrid, estamos suprimiendo las licencias urbanísticas para un gran número de actuaciones inmobiliarias, que ahora se sustituyen por una declaración responsable. Vamos a seguir haciendo una regulación inmobiliaria más inteligente porque vamos a facilitar los cambios de uso del suelo sin necesidad de trámites costosos y retardatarios. Queremos que la gente pueda señalar aquella normativa que le impide innovar o proporcionar un bien o un servicio a un mejor precio, y para eso estamos preparando una Línea Abierta contra la Hiperregulación, en la que nos comprometemos a someter a examen todas las trabas regulatorias que planteen los ciudadanos. Sabemos que sigue habiendo demasiados trámites innecesarios, que alargan los procedimientos y los hacen más costosos, y por eso vamos a revisar todas esas cargas administrativas que a veces constituyen un obstáculo insalvable para el que quiere crear un negocio o mantener el que ya tiene. Madrid Nuevo Norte, la mayor transformación urbana que se va a producir en toda Europa en los próximos años, ya ha echado a andar. No será la regulación burocrática quien la detenga.

Queremos que todos los emprendedores de Madrid y de fuera de nuestra región sepan que en Madrid tienen la luz verde encendida para innovar. Que para innovar no haga falta pedir permiso. Es el concepto de Permissionless Innovation acuñado en un importante centro de estudios norteamericano (Mercatus Center, George Mason University. A. Thierer lo ha publicado extensamente en 2014 y 2016). En el fondo, es la confianza en el talento humano, en un marco de competencia, sin restricciones regulatorias, y yo añadiría que con impuestos bajos. Así es como la humanidad ha salido en su mayoría de una pobreza y fragilidad extremas a lo largo de los últimos dos siglos, desde que comenzó la economía de libre mercado, como han demostrado Steven Pinker, Matt Ridley o Johan Norberg. Con flexibilidad habrá innovación y con ella saldremos antes de la crisis. Tenemos que reducir el peso acumulado de los boletines oficiales si queremos salir pronto de esta crisis.

*Javier Fernández-Lasquetty es consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid.

Sánchez: estadista ni por accidente
Editorial El Mundo 4 Septiembre 2020

Al español con memoria no le persuadirá ninguna operación de mercadotecnia para convertir a Sánchez en un paladín de la unidad. Ni en un arquitecto de la Constitución, según presume la fantasiosa cuenta oficial del PSOE en redes sociales. Llegó al poder como llegó y con quien llegó, y se ha mantenido en él del mismo modo: aliándose con los enemigos declarados de la democracia de 1978, haciéndose investir por partidos responsables de una sedición acreditada en los tribunales y gobernando con un partido de financiación e inspiración bolivariana que está imputado por corrupción. Eso es el sanchismo.

Creímos quizá que los efectos devastadores de la pandemia y la necesidad de presentar credenciales de sensatez ante Bruselas para hacerse acreedor a sus fondos podrían cambiar la naturaleza del escorpión. Pero el resultado de la reunión de ayer entre Sánchez y Rufián, un portavoz en perpetuo agraz que llama "carceleros" a los garantes de la ley, no nos permite hacernos demasiadas ilusiones respecto de la conversión del aventurero de La Moncloa al menos en un estadista por accidente. Acierta en todo caso Rufián cuando afirma que los Presupuestos tienen ideología, y por tanto la geometría infinitamente móvil de Sánchez es un trile inasumible para todos sus socios eventuales salvo para el propio trilero, naturalmente.

La pelota está en el tejado de Sánchez: o ERC o Cs. Un Podemos demediado por su desfondamiento electoral, su horizonte judicial y la domesticación ideológica de Iglesias ante el Ibex quizá resulte un obstáculo salvable en una negociación reconducida hacia el centro moderado. Pero si en la ecuación participa el partido responsable de un golpe de Estado, que mantiene su vocación golpista para competir con Puigdemont en las catalanas, ya no hay transacción posible.

Sánchez tiene que elegir. En Europa y en España los intereses generales están alineados y pasan por un alejamiento de las posiciones radicales. Macron acaba de presentar un ambicioso plan de reconstrucción de la economía francesa que tiene por eje las moratorias fiscales para estimular el crecimiento, exactamente lo contrario de lo que exige Podemos, por no hablar de la reforma laboral o el gasto disparado. Si Sánchez, como se conoció ayer, se deja presionar por Iglesias hasta el punto de convocar de nuevo la mesa extraparlamentaria de la vergüenza con el separatismo, es obvio que Arrimadas debe bajarse de la negociación presupuestaria so pena de traicionar todo aquello por lo que fue fundado Cs. Precisamente la virtud de su audaz gesto de colaboración con alguien como Sánchez solo se justifica, como ella ha recordado, por el efecto de limitar la influencia de Podemos en la acción de gobierno y cortocircuitar la de Rufián y Otegi. Y unos Presupuestos son la traducción del programa del Gobierno.

En unos días sabremos si el juego de Sánchez concluye en una tímida epifanía de moderación o retorna a su zona de confort parlamentaria, también llamada coalición Frankenstein, pese a los 50.000 muertos y la devastación económica que tan solo empieza a dibujarse.

María Jesús Montero se ríe de los españoles
EDITORIAL Libertad Digital 4 Septiembre 2020

La querencia por lo antiespañol de la izquierda es el formidable drama que nos está llevando a un terrible callejón sin salida.

Mientras vende el humo de la unidad, el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias arrastra por el lodo al PP por no sumarse entusiásticamente a sus estrategias y desprecia abiertamente a Vox, como si el tercer partido de España y sus millones de votantes no existiesen o estuviesen más allá del sistema democrático.

Sin embargo, con otros partidos los socialistas son más condescendientes, siempre que cumplan con dos requisitos básicos: despreciar la Nación y pretender destruir el sistema de libertades que los españoles nos dimos en 1978.

Así, cuando Pablo Casado le dice al Gobierno que no piensa apoyar sus Presupuestos está "fuera de la escena política", se ubica "en el obstruccionismo" y "no aporta nada". Por el contrario, si es Gabriel Rufián, de la golpista ERC, el que dice a Sánchez que no votará esos mismos Presupuestos –de los que por el momento se desconoce absolutamente todo, por cierto–, se comunicará que ha sido una reunión "positiva".

Tan positiva que, en lo que no puede ser interpretado sino como una tomadura de pelo, la ministra portavoz, María Jesús Montero, llega a asegurar que lo que une a PSOE y ERC es "sobre todo el amor a España". El asunto movería a la hilaridad de no resultar tan indignante: ¿amor España de los que además de haber intentado romperla no han dejado de decir que "lo volverán a hacer"? ¿Amor a España de los que marginan al español y desprecian a los españoles? ¿Amor a España de los que afirmaban que España les robaba mientras callaban ante la brutal rapiña de los Pujol? ¿Amor a España de los que pasean por medio mundo despreciando a España, sus instituciones, su cultura y sus costumbres?

Acostumbrada a mentir sin tasa, es probable que Montero esté ya tan alejada de la realidad que ni siquiera entienda lo que dice y las consecuencias de lo que dice, pero es obvio también que toma a los españoles por idiotas cuando pronuncia una frase como esa, tan delirante que no puede ser tomada por otra cosa que un insulto a nuestra inteligencia.

Por otro lado, esa actitud de Montero y el PSOE no es sino el reflejo de una tendencia muy profunda de la izquierda española, incluso de aquella supuestamente moderada: su simpatía por todo aquel partido que sea profundamente antidemocrático, que esté dispuesto a infringir cuantas más leyes mejor y, sobre todo, que tenga y manifieste un odio profundo y cerril contra España. Más allá del paso por la política de personajes tan nefastos como Zapatero, Iglesias o el propio Sánchez, esa querencia por lo antiespañol de la izquierda es el formidable drama que nos está llevando a un terrible callejón sin salida.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cs, tonto útil del socialcomunismo
OKDIARIO 4 Septiembre 2020

Si el cambio de estrategia de Ciudadanos -su aproximación creciente al Gobierno- hubiera servido para que Pedro Sánchez se alejara del populismo de extrema izquierda y de las fuerzas separatistas, podría afirmarse que la formación de Inés Arrimadas habría acertado en su plan de vuelta a las posiciones de centro. Pero los hechos demuestran que Sánchez sigue exactamente donde estaba, como lo ratifica el hecho de que haya activado, un día después de reunirse con Cs, su mesa de negociación con ERC, con quien también negociará los Presupuestos. Con Bildu hará lo propio, lo que demuestra que Inés Arrimadas sólo ha conseguido que Sánchez presuma de haber logrado cuadrar el círculo y ampliar su margen de maniobra. Eso es lo que ha conseguido Cs: quedar como Cagancho en Almagro o, dicho de forma más clara, reafirmarse en su papel de tonto útil del socialcomunismo.

Era lógico que Ciudadanos buscara situarse en una posición distinta, después de ser fagocitado en las urnas, pero su estrategia, por mucho que le haya permitido recuperar el foco mediático perdido, ha sido un fracaso superlativo: Sánchez no ha moderado sus posiciones, Podemos sigue siendo su socio preferente y separatistas, proetarras y nacionalistas se mantienen como apoyos de un Gobierno que, además, ha conseguido atraerse a la formación de Inés Arrimadas a cambio de nada.

Ciudadanos tiene un problema irresoluble: con diez diputados se ha creído que iba a conseguir que Pedro Sánchez cambiara de compañeros de viaje y lo único que ha logrado es que el presidente del Gobierno haya utilizado a la formación de Inés Arrimadas para un lavado temporal de imagen que ha durado un suspiro. Todo sigue como estaba y Cs ha quedado retratado como un partido desnortado y perdido en su insoportable candidez. Haría bien Inés Arrimadas en reflexionar sobre la utilidad de su cambio de estrategia, porque el único que ha salido beneficiado ha sido Pedro Sánchez. Los ha utilizado a conciencia y los dejará tirados cuando mejor convenga a sus sectarios intereses

Cataluña agónica
Editorial ABC 4 Septiembre 2020

Cataluña no se encamina a una crisis endémica, sino que vive en ella, a empujones de un nacionalismo tan empeñado en destruir la propia Cataluña y España como a sí mismo. Cualquier catalán con sentido crítico debería aceptar que, si el gobierno de una Cataluña independiente va a estar en manos de personajes como Puigdemont o Torra, es mucho mejor la opción de seguir siendo parte de España. La deriva política de esta comunidad autónoma es un desastre. El presidente -por ahora- Joaquim Torra destituyó ayer a tres consejeros para lanzar mensajes a múltiples bandas, ninguno positivo. Torra hizo una demostración de impostada autoridad a dos semanas vista de que la Sala Segunda revise su condena a inhabilitación por desobediencia. Alejó sin fecha la convocatoria de nuevas elecciones, comprometida para después de la aprobación de los presupuestos catalanes, lo que se produjo en abril pasado. Y retó a sus socios a secundar su propósito de no aceptar su inhabilitación -si la confirma el Supremo-, no presentando un candidato alternativo y mancomunando su desobediencia para que, de nuevo, la ilegalidad como método sea un signo de identidad del nacionalismo catalán. Cataluña está varada en las disputas internas del nacionalismo y, sobre todo, en la inviabilidad del proyecto separatista, que sobrevive en el ambiente únicamente gracias a la táctica del conflicto permanente con el Estado. Cuando Torra anunció que seguiría desobedeciendo al Estado no estaba alardeando de un martirio individual, sino implicando al nacionalismo gobernante en un nuevo episodio de insurrección anticonstitucional.

En este contexto, el Gobierno de Pedro Sánchez concede al nacionalismo el balón de oxígeno de la «mesa de diálogo» con la Generalitat. El hecho de que el presidente del Gobierno la pactara ayer con Gabriel Rufián revela que la reactivación de esta iniciativa es también un pulso de los republicanos a Torra, además de un peaje que el PSOE paga sin escrúpulos para el voto de ERC a los Presupuestos Generales del Estado. Tomen buena nota Ciudadanos y los que en el PP estarían más cómodos negociando con Sánchez no solo la convocatoria de una «mesa» con agenda anticonstitucional, sino también las melosas alabanzas de la portavoz del Gobierno a la actitud «positiva y constructiva» de Rufián. En el inefable esquema de valores del PSOE, Casado está «fuera de la escena política» y los golpistas de ERC son «positivos y constructivos». Cataluña agoniza entre la política letal del nacionalismo y el absentismo de un Gobierno central más interesado en los votos para seguir tirando de legislatura que en la estabilidad constitucional de España. Si había dudas a las razones del «no» de Casado, ayer quedaron aún más despejadas.

¡Fuera fascistas de nuestros barrios!
Miquel Giménez. vozpopuli  4 Septiembre 2020

Eso gritaron a Rocío de Meer e Ignacio Garriga, diputados de VOX, en pleno corazón del barcelonés barrio del Raval. Les cuento

El Raval es barcelonés porque está en Barcelona, no por otra cosa. La “multiculturalidad” hace difícil reconocer el antaño popular Barrio Chino, tan barcelonés como la Dama del Paraguas, donde cabarés como La Criolla, el Barcelona de Noche donde mi padre trabajó de camarero cuarenta años, o La Bodega Bohemia atraían a escritores y periodistas por su sabor típicamente canalla.

Ahí se veía por la calle al Pinxo, el matón del local, luciendo palmito frente al meublé de Cal Manco; el Vigilante y el Sereno bromeaban con descuideros del barrio mientras se tomaban la última en el Quiosco de Cazalla, mientras las trotonas, cansadas, se iban a comprar ensaimadas al horno de la calle Lancaster; las Ramblas jamás cerraban y tenían suficiente clase como para albergar quioscos que vendían libros de Ruedo Ibérico de tapadillo o darse el lujo de ver a todo un Antonio Gades exhibir su portentoso arte en “Los Tarantos, rodada de noche en aquella avenida del mundo. Era el barrio loado por Sagarra, Sempronio, Genet, el de la morfina y el tango de Irusta, Fugasot y Demare. Había delincuencia, pero nadie cerraba la puerta de su casa porque no se robaba a los vecinos: todos se conocían; el hampa era casera y en el mismo rellano convivían pacíficamente un zapatero remendón, una bailarina de El Molino y un carterista que se reclamaba heredero del famosísimo Manitas de Plata.

Ahora es un barrio áspero, donde mafias dominicanas y marroquís se disputan lindes para comerciar con la droga. Nadie conoce a nadie y resulta difícil escuchar hablar en español por la calle. Digámoslo claro: es una banlieu en medio de la urbe con claros problemas de orden público y una decadencia comercial absoluta. Pues ahí, a ese no man’s land de la ley se fueron Rocío e Ignacio a comprobar como están los narco edificios – en la calle Príncipe de Viana, verbigracia, hay uno en el que salen a Cristo diario desde hace siete años sin que la autoridad competente mueva un dedo – y la desesperación de la buena gente, que la hay, ante el terrible sentimiento de desprotección en el que viven.

Los delincuentes de este lugar, los de Robadors, los de Valldonzella, en fin, los que dominan el barrio, intimidan a los vecinos honrados y a los pocos, poquísimos comerciantes de toda la vida que quedan. Y en ese lugar a Rocío de Meer y a Ignacio Garriga los asaltaron un grupo de esos que gustan autodenominarse como “antifascistas”, no siendo más que unos delincuentes que emplean el matonismo al más puro estilo de las SA de Hitler. Les lanzaron huevos, latas, botellas, botes de humo y lejía.

Los dos tuvieron que refugiarse en un hotel cercano. Fuera fascistas de nuestros barrios, gritaban los energúmenos. El sainete duró lo suyo, porque los Mossos tardaron más de media hora en acudir. Gracias a los empleados del hotel, que bloquearon las puertas, se evitaron males mayores. Todo porque los diputados, y me da igual que sean de VOX o de Perico de los Palotes, querían hablar con los vecinos y recabar información de primera mano acerca del horrible drama con el que el ayuntamiento barcelonés y la Generalitat les obligan a convivir.

De Meer recibió una pedrada en Sestao hace unos meses, cortesía del hampa pro etarra. Ahora ha vuelto a vivir lo mismo, solo que aquí el hampa se disfraza de separatas radicales o izquierdistas furibundos. Da igual. Es el imperio del crimen, el que vive encantado y feliz cuando las mafias de la droga y la prostitución se enseñorean en los barrios más populares, más humildes, más necesitados; es el hampa que no quiere fascistas, pero jamás ha dicho nada acerca de los narcos que pelean machete en mano a plena calle luz del día, a ver quien se queda con tal o cual calle para vender su mierda mortal. Les importa un higo el fascismo, lo que intentan es evitar que entren la ley, el orden, el respeto a la propiedad, la convivencia y la seguridad. Claro que los reciben a botellazos. No les conviene que haya gente que defienda eso. Saben que cuando vuelva el sentido común a la política la único que entrará en el Raval será la policía acompañada de varios furgones celulares.

Independentismo en Cataluña
Ciudadanos denuncia que el Gobierno de Torra usa sólo el catalán en los protocolos de vuelta al cole
Exige a la Generalitat que "respete el derecho de las familias a recibir la información en las lenguas oficiales"
Segundo Sanz okdiario 4 Septiembre 2020

El Grupo de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña ha presentado una iniciativa para denunciar la «discriminación lingüística» que practica el Gobierno separatista de Quim Torra al usar sólo el catalán en los protocolos educativos y sanitarios de vuelta al colegio ante la pandemia de coronavirus.

A través de una propuesta de resolución registrada en el Parlament, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, la portavoz de los naranjas, Lorena Roldán, y la diputada Sonia Sierra quieren que la Cámara debata esta cuestión e inste a la Generalitat a «respetar el derecho de las familias a recibir la información referente a la educación y a la salud de sus hijos en las lenguas oficiales» y «respetar el derechos de todos los ciudadanos a recibir la información que depende de las administraciones públicas en las lenguas oficiales como es preceptivo». Ambos emplazamientos son los dos puntos de la propuesta de resolución que Ciudadanos pide que sea sustanciada en la Comisión de Educación del Parlament.

Según fuentes parlamentarias consultadas por este medio, Ciudadanos se dirigió a la Generalitat para interesarse por los motivos por los que el Gobierno de Torra ha ofrecido tal información de servicio público sólo en catalán, pero no se dio debida respuesta.

De este modo, los centristas optaron por registrar dicha propuesta de resolución para obtener un pronunciamiento oficial del Ejecutivo secesionista y defender el derecho de las familias a la igualdad. En la exposición de motivos de la iniciativa, Cs afirma que «para evitar someter a discriminación lingüística a los ciudadanos, los cuales son iguales ante la ley y los poderes públicos, la administración pública autonómica no puede someter ni a formalidades ni a condiciones ni a requisitos, ni a cargas ni a obligaciones de pedir o solicitar el derecho de los ciudadanos a recibir tales comunicaciones (también en castellano). Los naranjas apelan aquí a la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional.

«Injustificada»
Según el escrito firmado por Roldán y Sierra, Ciudadanos considera «indispensable que cese esta nueva e injustificada discriminación lingüística y el Govern respete los derechos de todos los ciudadanos en condiciones de igualdad, suministrando a las familias y al público en general la información sobre las condiciones y prevenciones sanitarias para el desarrollo del curso escolar 2020-2021 en las lenguas cooficiales de Cataluña».

Se da la circunstancia de que los departamentos de Educación y Sanidad de la Generalitat de Cataluña han difundido el documento ‘Medidas extraordinarias de Salud para evitar el brote de la Covid-19 en las escuelas’ sólo en catalán. Tanto en la versión para las familias, acompañada de un anexo con ‘Otras recomendaciones y procedimientos de actuación’, como en la versión para los docentes. De hecho, cuando se busca en el apartado en español de la web pública sólo aparecen tales documentos en catalán.

Plan de lectura
El desprecio de la Generalitat de Quim Torra desprecia al castellano también ha quedado patente en su último «Plan Nacional de Lectura», con el que pretende fomentar esta afición en todos los estratos de la sociedad catalana. El objetivo principal de este plan es el de «fortalecer y consolidar el sector del libro mejorando la oferta editorial en lengua catalana y occitana» obviando al español, tal y como publicó OKDIARIO el pasado julio.

El Departamento de Cultura del Govern es el encargado de impulsar este plan que busca la complicidad de autores catalanes que no escriban en castellano. El Ejecutivo independentista quiere premiar el «prestigio y visibilidad de los autores de la literatura en lengua catalana y occitana en todo tipo de formatos», así como «favorecer el reconocimiento social». Se omite también a toda la industria editorial en castellano que existe en esta región.

Esta iniciativa demuestra, una vez más, la dictadura lingüística que promueve el Govern frente al español, que no deja de ser lengua común de todos los españoles, incluidos aquí los catalanes, y con la que se comunican hasta 580 millones de personas, el 7,6% de la población mundial, según el Instituto Cervantes.

Doce radicales detenidos en Santurce por lanzar botellas y piedras a la Ertzaintza en un acto de Vox
OKDIARIO 4 Septiembre 2020

Radicales han cruzado contenedores esta tarde en varias calles de Santuce y han lanzado botellas y piedras contra la Ertzaintza, en el transcurso de los incidentes desarrollados con motivo de una concentración antifascista, convocada para mostrar su rechazo a la celebración de un acto de Vox en esta localidad vizcaína.

En el curso de los alborotos se ha detenido a doce personas, acusadas de desórdenes públicos, por lanzar objetos contra los agentes de la Policía vasca, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad a Europa Press.

Mas de 200 radicales independentistas se han concentrado en Santurce para mostrar su rechazo a la presencia del secretario general del Vox, Javier Ortega Smith, quien ha acudido a la localidad marinera para participar en una mesa informativa organizada por Vox Jóvenes, en el mismo lugar donde, según han denunciado, dos jóvenes de Vox fueron agredidos el pasado 27 de agosto mientras estaban sentados en un banco del parque.

El recinto del parque central de Santurce en que el que se celebra el acto ha estado precintado desde antes del comienzo del acto y la Ertzaintza ha impedido la entrada al mismo, excepto a los organizadores, participantes en el acto y medios de comunicación.

Bajo un amplísimo despliegue de la Ertzaintza, los manifestantes, que portaban varias pancartas, entre ellas una con el lema «Ezkerraldeatik ez dira pasako» (No pasarán por la Margen Izquierda), han coreado lemas como «Fuera fascistas de nuestros barrios», «Euskal Herria antifascista», «Utzi bakean (dejadnos en paz)», «Alde hemendik (fuera de aquí)», «Nazis kanpora (nazis fuera)» o «Que se vayan».

Tras realizar declaraciones a los medios, Ortega Smith se ha acercado a la zona donde estaban los concentrados, lo que ha provocado que los gritos de los antifascistas subieran de intensidad. El lanzamiento de una bengala por parte de los concentrados ha provocado una pequeña intervención de la Ertzaintza para dispersar a los alborotadores.

Momentos después, se han cruzado contenedores en las calles que rodean el parque central, que han sido retirados por varias furgonetas de la Ertzaintza empujándolos, así como en calles adyacentes, cortando el tráfico. Los incidentes han continuado después de que Ortega Smith y los simpatizantes de Vox hayan abandonado Santurtzi, custodiados en todo momento por la Ertzaintza.

«Defender la libertad»
En declaraciones a los medios, Javier Ortega Smith ha afirmado que hoy es un día «muy importante para los vascos, y por tanto, para los españoles», porque la parlamentaria de Vox, Amaya Martínez, ha dicho, durante su intervención en el pleno de investidura del lehendakari, «lo que hacía décadas que nadie decía: que defender las provincias vascas es defender la libertad, a las víctimas del terrorismo, la democracia y a quienes murieron, precisamente, por defender que todos los españoles podamos vivir en libertad».

Según ha dicho, el acto organizado en Santurce tiene como objetivo «apoyar a los jóvenes de Vox, que dan la cara, son valientes, no tienen miedo y no dan un paso atrás frente a la cobardía, los totalitarismo, y frente a aquellos que solo entienden de amenazas, como los que gritan aquí detrás».

Tras lamentar que, «como es costumbre en Vox», han tenido que celebrar el acto custodiados por los antidisturbios de la Ertzaintza, a quienes ha agradecido su «profesionalidad», Ortega Smith ha afirmado que «ni un joven de Vox, ni un militante, ni un afiliado de Vox, van a dar un solo paso atrás en la defensa de la libertad y de los derechos democráticos» para poder expresar sus ideas, «proponer a la sociedad un cambio» y para «terminar, de una vez por todas, con esta lacra de la sociedad que son los violentos y los totalitarios, vagos e inútiles, además, que siempre tienen tiempo para estar insultando a los demás, pero nunca para construir nada positivo».

«Ni un paso atrás. Hoy rendimos homenaje a esos jóvenes valientes que fueron agredidos por los totalitarios y los violentos», ha reiterado Ortega Smith.

Agresión
Por su parte, Luis Ulecia, responsable nacional de Vox Jóvenes, ha denunciado que el pasado 27 de agosto, en Santurce, «dos jóvenes de Vox fueron reconocidos por una banda de exaltados, que los agredieron violentamente, mandándoles al hospital».

Por ello, han querido con el acto de hoy lanzar «un mensaje muy claro: pese a la violencia, los insultos y las agresiones, los jóvenes de Vox no van a recular, porque los jóvenes vascos saben mejor que nadie que esta tierra les pertenece, porque aman a su patria y a su territorio».

«Estaremos en cualquier parte de las tierras vascas para defender la libertad y la democracia de los jóvenes para decir lo que piensan y lo que sienten», ha concluido.

La Universidad Pública de Navarra organiza un curso que difunde el odio contra los judíos

M.A. Ruiz Coll okdiario 4 Septiembre 2020

La Universidad Pública de Navarra ha organizado un curso, que se impartirá a partir del próximo miércoles bajo el título Apartheid en Palestina y la criminalización de la solidaridad, dedicado a fomentar el odio contra Israel y contra el pueblo judío.

El curso ha sido organizado en colaboración con la Asociación Solidaridad para el Desarrollo y la Paz (Sodepaz). Se trata de un colectivo de extrema izquierda, próximo a Bildu, que respalda sistemáticamente al Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), considerado como una organización terrorista por la Unión Europea y los Gobiernos de EEUU y Canadá.

Pese a su declarado antisemitismo y su proximidad a los proetarras de Bildu, Sodepaz ha recibido cuantiosas subvenciones de la Comisión Europea, del Ministerio español de Asuntos Exteriores, de la Agencia Andaluza de Cooperación (cuando estaba controlada por el PSOE), de la Diputación de Vizcaya y del Gobierno Foral de Navarra.

Entre los ponentes del curso se encuentra Omar Barghouti, miembro fundador del movimiento BDS-ELAI que ha logrado que 58 ayuntamientos españoles (gobernados por Podemos, IU y PSOE) aprueben declaraciones por las que se comprometen a no contratar a ninguna empresa, persona u organización procedente de Israel.

Los tribunales españoles ya ha comenzado a tumbar estas declaraciones institucionales de boicot (como la que aprobó el Ayuntamiento de Pamplona en junio de 2018 ) porque constituyen una «discriminación contra el Estado de Israel y los israelíes» que vulnera el derecho a la igualdad consagrado en el artículo 14 de la Constitución.

Otros ponentes del curso organizado por la Universidad de Navarra son Lidón Soriano Segarra (que ha publicado varios artículos justificando el terrorismo y la «lucha armada» contra Israel) y la socióloga Alys Samson Estapé, coordinadora europea del colectivo BNC que promueve el boicot contra el Estado de Israel.

Alys Samso también es miembro del Instituto Internacional por la Acción Noviolenta (Novact) que formó parte de los falsos «observadores internacionales» durante el juicio contra los golpistas de la Generalitat. Estos supuestos «observadores internacionales», en realidad procedentes de asociaciones españolas, fueron reclutados por Òmnium Cultural para apoyar a su presidente, Jordi Cuixart, que se sentaba en el banquillo y finalmente fue condenado a nueve años de cárcel como autor de un delito de sedición.

Novact publicó en 2019 un extenso informe patrocinado por la Generalitat y titulado Diagnóstico sobre los extremismos violentos en Cataluña y recomendaciones para su prevención. El informe identifica a tres grandes responsables de la violencia en Cataluña (la extrema derecha, el terrorismo yihadista y la «violación de derechos humanos» por parte del Estado) y en sus 56 páginas no hace ni una sola mención a la violencia de los independentistas.

Por último, entre los ponentes del curso organizado por la Universidad Pública de Navarra también se encuentra el abogado laboralista canadiense Michael Lynk, quien en su labor como relator especial de la ONU para Israel ha sido desautorizado varias veces por utilizar la propaganda antisemita como fuente de sus informes.

La asociación Acción y Comunicación sobre Oriente Medio (ACOM) ha denunciado que este curso que oferta la Universidad Pública de Navarra forma parte de «una intensa campaña que, fiel a la narrativa antisemita en ámbitos universitarios, pretende falsear hechos, ocultar datos, justificar la violencia terrorista y judeófoba a la que se enfrenta el legítimo Estado de Israel desde el mismo inicio de su existencia».

ACOM pide a la Universidad Pública de Navarra que cancele este curso porque «una institución académica no puede prestarse a alentar más odio, glorificar más la violencia y demonizar al pueblo judío y su hogar nacional, continuando de ese modo la incitación al más rancio antisemitismo».

 


Recortes de Prensa   Página Inicial