AGLI Recortes de Prensa   Martes 22  Septiembre  2020

Covid-19: de mal en peor por culpa, de nuevo, de Sánchez
EDITORIAL Libertad Digital 22 Septiembre 2020

Aunque el Gobierno social-comunista sigue cargando las tintas contra Madrid, como si fuera una excepción negativa en el contexto nacional, lo cierto es que la gestión realizada por la banda de Sánchez desde que en marzo se desató la crisis del coronavirus ha convertido a España en uno de los países que peor ha combatido la pandemia.

En Libre Mercado hemos publicado tres gráficos muy descriptivos de la situación en que nos encontramos en términos globales y el resultado no puede ser más desolador.

En primer lugar, todas las autonomías han experimentado una gran incidencia de los rebrotes en las últimas semanas, a pesar de que los españoles destacamos por encima de nuestros vecinos en la observancia de las normas higiénico-sanitarias. Las diferencias entre unas y otras se diluyen por insignificantes si se contemplan en un contexto internacional, donde todas las regiones españolas, sin excepción, ocupan los peores lugares de la lista.

Por otra parte, la gestión de Sánchez y sus socios ha convertido a España en el país con más positivos en los tests para detectar la presencia del virus. Esta circunstancia, lejos de demostrar que el Gobierno lo está haciendo bien al localizar muchos más casos que otros países, indica claramente que la situación está nuevamente descontrolada, como lo demuestra la constante subida del número de contagios, muy por encima de la media internacional.

Pero es que, a pesar de nuestra escasa población en términos comparativos, España es uno de los países con peores indicadores en cifras absolutas, con una incidencia del virus muy superior a la registrada en países mucho más poblados y con peores sistemas sanitarios. Y todo esto, seis meses después de un estado de alarma que confinó a toda la población, tras la celebración de manifestaciones masivas en todo el territorio nacional para promover la agenda feminista del Gobierno social-comunista.

Sánchez, por tanto, no puede aparecer como el salvador de nadie. Muy al contrario, es el principal responsable de que la pandemia se haya descontrolado una vez más, con las calamitosas consecuencias sanitarias, sociales y económicas que este desastre lleva consigo.

La hipocresía de la izquierda y el asedio a Madrid
José María Rotellar okdiario 22 Septiembre 2020

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado una serie de restricciones que han entrado en vigor este lunes, veintiuno de septiembre, con motivo de la evolución de los datos de coronavirus en la región. Entre esas medidas se encuentran la disminución del número de personas que pueden reunirse en un bar, cafetería o restaurante, y la limitación de movimientos de las personas que viven en treinta y siete zonas básicas de salud de la Comunidad de Madrid, en base a unos parámetros establecidos de casos de coronavirus por 100.000 habitantes durante los últimos catorce días.

De inmediato, la izquierda, que tanta unidad pidió para apoyar al Gobierno de la nación cuando gobernó suspendiendo libertades fundamentales durante los casi cien días que duró el estado de alarma; que justificaba, por la salud y seguridad de todos, el encierro medieval al que el presidente Sánchez nos sometía; y que solicitaba que se impidiesen las protestas de la calle de Núñez de Balboa -y de muchos otros lugares de España- porque eso ponía en riesgo la salud de la población, ahora brama por las medidas de limitación de movimientos que ha adoptado la Comunidad de Madrid.

Yo creo que el encierro al que nos obligó el Gobierno de la nación -mal llamado confinamiento, que, realmente, significa otra cosa- y la limitación de movimientos que ahora impone la Comunidad de Madrid son un error: restringen libertades y es muy incierto que sirvan para mitigar la enfermedad. En ambos casos, han sido los responsables sanitarios los que han impuesto su tesis y han llevado adelante esas restricciones, en lugar de preocuparse por impulsar otras estrategias de rastreadores, test masivos o control del cumplimiento del distanciamiento social y el uso de mascarillas, que forman parte de la normativa en la lucha contra la pandemia. Puede que ni distancia social ni mascarillas sirvan para mucho, pero es la normativa vigente y, guste o no, hay que cumplirla. Por tanto, de más serviría emplear a la policía en ello que en controlar si una persona cambia o no de barrio y entra o sale de una zona con restricciones a otra que sí que lo está, o si va a hacer la compra a uno u otro supermercado, como llegaba a preguntar la policía durante el estado de alarma -además, sin base legal para ello, pues no había limitación geográfica para comprar alimentos siempre y cuando fuese en el mismo municipio-.

Creo, como digo, que todas las medidas de encierro del estado de alarma y estas otras de limitación de movilidad y del número de personas reunidas no sólo no van a servir para conseguir resultados positivos destacables en sanidad, sino que van a hundir más la economía. Ahora bien, lo que no es de recibo es que la izquierda que antes decía que era positivo el encierro de Sánchez, critique ahora las restricciones más livianas de Madrid -en comparación con las de Sánchez-.

No es lógico que muchos militantes de la izquierda hayan pasado de ser esos horribles policías de balcón que denunciaban a personas que veían por la calle -sin preguntar cuál era el motivo por el que estaban- y ahora digan que no van a admitir el encierro del sur de Madrid.

Es, cuando menos, hipócrita, por no decir indigno, que los socialistas presuman de gestión y declarasen la derrota del virus y que digan ahora que la Comunidad de Madrid es incompetente.

Una cosa es que Madrid se haya equivocado adoptando restricciones que seguramente no tendrán un gran efecto sanitario pero que paralizarán más la economía -arrasada ya antes por Sánchez y sus medidas perjudiciales-, y otra distinta es que el gran responsable de no contener a tiempo la pandemia, de adoptar medidas medievales y de forma tardía, de hundir la economía, de generar caos y pánico y de desentenderse, desde junio, de la enfermedad, es el presidente Sánchez, acompañado de su Gobierno.

Lo que sucede es que la izquierda anhela Madrid y no sabe cómo conseguirla, Siempre fue su obsesión, desde tiempos de la triste guerra civil, cuando llenaron la capital de carteles de “no pasarán” en noviembre de 1936, cuando detuvieron la ofensiva del ejército nacional. Y lo siguió siendo después, donde Simancas, que tanto ataca a la Comunidad de Madrid, con su rencor demuestra que sangra por la herida que mantiene abierta por su pelea interna con dos diputados socialistas, que no votaron su investidura por desavenencias en el reparto de consejerías con IU que había acordado Simancas en 2003. Y la izquierda no perdona tampoco que no hayan sido capaces de arrebatar al centro-derecha el Gobierno de la Comunidad de Madrid, o que el paso comunista por la alcaldía de Madrid haya sido efímero.

Todo parece un plan bien urdido para tratar de despojar de la presidencia de la Comunidad de Madrid al PP y a Isabel Díaz Ayuso. Sánchez, con su visita a la Real Casa de Correos, trata de acorralar a Madrid. Ahora dice que le ofrece ayuda, cuando se ha negado a realizar controles eficientes en Barajas para prevenir la expansión de la enfermedad en la entrada que supone el aeropuerto.

Si eso sucede, si la Comunidad de Madrid acaba en manos de la izquierda por alguna operación de cambio de cromos, entonces el declive económico y laboral de Madrid puede estar asegurado, ya que sólo hace falta ver el desastre en el que nos ha metido Sánchez, con la economía cayendo más de un veinte por ciento interanual, con casi un millón de empleos menos -más los que se pueden añadir si los ERTE terminan en ERE y si cierran empresas que reabrieron- y con el triste regreso a España de las colas del hambre. No sé qué pensará Monedero al ver esas imágenes de las filas en los comedores sociales mientras el, según las imágenes publicadas por Okdiario, comía en uno de los buenos restaurantes de Madrid. No es que esté prohibido, pues cada uno, con su dinero, puede ir donde le plazca, pero es incoherente con lo que él defiende, aunque, como decía Foxá en “Madrid de Corte a checa”, lo que sucede es que “así se comprobaba que no odiaban a los señoritos, sino que querían ser ellos los señoritos; en realidad no eran marxistas, sino envidiosos”. No les importa Madrid para mejorar la gestión, pues visto cómo lo ha hecho el Gobierno de la nación, la izquierda la empeoraría; quieren Madrid para poder imponer el intervencionismo y una política económica fracasada. Es la hipocresía de la izquierda que exhibe en su asedio a Madrid.

Un funeral por el Estado
Luis Asúa. vozpopuli  22 Septiembre 2020

Cuando empezó la pandemia, nuestro querido presidente, haciendo gala de su crónica petulancia, proclamó que había llegado el momento del Estado. Los aún hoy en día liberales, tan escasos que cabríamos en el famoso taxi de Joaquín Garrigues, pusimos el grito en el cielo. Luego vino la gestión sanitaria más calamitosa del planeta, una gestión tan profundamente estatal que negó cualquier colaboración privada incluso para la compra de material sanitario… ¡En China! Parece que ni aún así aprendieron que el Estado no tiene una varita mágica y que el mundo es bastante más complejo de lo que pueda suponer para un recién llegado a la Moncloa.

Cuando mal y tarde afrontaron el gravísimo problema económico que la covid-19 suponía, lo hicieron sin cambiar un solo paso del baile ¡Otro desastre sin paliativos! Ningún Gobierno se ha esforzado más en arruinar sectores claves de nuestra economía, como son el turismo o la automoción. Y claro, en lugar de desregularizar y dejar que nuestro talento y esfuerzo nos saquen a flote, ahora lo confían todo a un 'maná' que nos va a llegar de Europa. Y tiene que venir de allí (avalado por nosotros y aumentando la deuda pública, por cierto) porque Montoro y compañía dejaron las arcas del Estado sin margen de maniobra alguno.

El 'franquismo sociológico'
En el terreno político, la cuestión es simplemente una inmundicia. Destruidos por la incompetencia sanitaria y también económica, ahora Sánchez se dedica a aglutinar a la mayoría Frankenstein que lo soporta (nunca mejor dicho) dividiendo la sociedad hasta el paroxismo. Se empecinan en promover una Ley de Memoria Histórica (con mayúsculas) para enturbiar cuarenta años de convivencia y solidaridad social, el hoy en día tan denostado 'franquismo sociológico' que al menos debería analizarse. Mantener el respeto en estos tiempos de 'revisionismo histórico' es más difícil. Y es que la deformación de la realidad es algo que apasiona a la izquierda global, no sólo a la nuestra. Si no, vean el zarandeo al que están sometiendo al pasado colonial del Imperio Británico y a figuras como Churchill o Kipling.

Esta obsesión revisionista viene de lejos. Ya decía Baroja de los progresistas de su época que “les han fallado las estatuas”. Así reprochaba don Pío la incapacidad de la izquierda para generar símbolos aglutinadores. Y así se entiende que cuando consiguen el poder lo utilicen para maquillar la realidad, a veces de manera tan criminal como lo hizo la izquierda de la república tardía en Madrid, cambiando el nombre de la Calle Mayor por el de Calle de Mateo Morral, terrorista que lanzó una bomba al rey Alfonso XIII -precisamente en esa calle- el día de su boda. El rey y la reina salieron indemnes, pero Morral provocó veinticinco muertos y más de cien heridos. Habría que esperar muchos años para que otro ataque terrorista batiera el siniestro récord de tan insigne personaje.

Hilvano con otra de las innovaciones de nuestro fatuo presidente, como es el blanqueo de ETA. Su pésame por el suicidio de Igor González (curioso apellido para un terrorista vasco) no fue un lapsus ni tampoco la dádiva de un espíritu generoso, sino una concesión política en toda regla buscando apoyos. Imaginen a Redondo y compañía negociando hasta altas horas de la madrugada en la Moncloa las palabras que espetaría su patrono; no irán descaminados…

El peor Gobierno
A tenor de lo anterior, es difícil obviar el juicio que hizo Abascal afirmando que estamos ante el peor Gobierno de los últimos ochenta años, aunque luego aumentó el período a ochocientos. Y tiene razón; la democracia no sirve para blanquearlo todo. Se puede ser tonto, inútil, zafio o ruin y también demócrata. Si este Gobierno hubiera tenido el poder a principios del siglo XVI, en lugar de un tal Carlos de Gante, hoy España sería otra y en la mayor parte de América no se hablaría español.

A los que sí se parece el nuestro es a los gobiernos incompetentes y sectarios de la II República que nos llevaron a la Guerra Civil, pero no nos alarmemos: el contexto y la renta per capita de los españoles es muy diferente a la de aquellos tiempos y el mayor daño que puede causar nuestro estúpido, ruin y previsible Gobierno, además de arruinarnos y aumentar exponencialmente la mortalidad provocada por el coronavirus, es hablar de más y cambiar el nombre de algunas calles.

A los herederos del taxi de Garrigues nos gustaría que nos dejaran simplemente en paz. Esa es -apelar al talento y al esfuerzo de los españoles- la única solución para que podamos salir de esta espantosa crisis... Así se hizo en democracia y también durante la dictadura, y muchos siglos antes.

(Artículo elaborado en colaboración con Jorge Fernández Sastrón, empresario)

Italia sí ahorra en gasto político
Editorial El Mundo 22 Septiembre 2020

Italia reducirá considerablemente su número de parlamentarios nacionales. El cuarto referéndum constitucional que se ha celebrado en el país se ha saldado con el apoyo ciudadano a la reforma que posibilitará que la cifra de diputados pase de los 630 a 400, y el de senadores, de 315 a 200. La reforma, que se resume en que habrá un tercio menos de escaños entre ambas cámaras, ya tenía luz verde tras haber superado el trámite parlamentario, pues el pasado octubre había sido respaldada por una amplia mayoría en el Congreso. Pese a ello, hubo voces críticas que adujeron que se trataba de un cambio que podría afectar negativamente al principio de representatividad, y acabó sometiéndose a votación popular. No puede obviarse el aprovechamiento propagandístico que ha hecho de la reforma el partido gubernamental, el populista Movimiento 5 Estrellas. Pero, independientemente de ello, se trata de una medida que repercutirá en un ahorro del gasto público, pues el número de parlamentarios italianos es alto y son los de mayor remuneración de la UE. Además, dada la crisis económica en la que nos ha sumido la covid, constituye un ejemplo de austeridad por parte de la clase política bien valorado por el ciudadano, que es al que siempre se le exigen los sacrificios.

Esta coherencia con las palabras y los hechos difiere de la demagogia rutinaria de nuestro Gobierno. La coalición que llegaba al poder para trabajar para el «pueblo» y acabar con la «casta» ha creado el Ejecutivo más numeroso de cuantos hay hoy en Europa. Nunca en nuestra historia reciente un gabinete presidencial había tenido tantas vicepresidencias, carteras y secretarías de Estado como el de Sánchez e Iglesias. A lo que hay que sumar el poco honorable récord de colocados a dedo; sobre los que, para más inri, hay ministros como Irene Montero que se niegan a informar: ni el nombre de sus asesores ni su sueldo. En esto quedó la famosa regeneración que justificó la censura.

La Fiscalía General, convertida en burdo abogado defensor del Gobierno
ESdiario 22 Septiembre 2020

El ataque del teniente fiscal a los fiscales que querían investigar la gestión de la pandemia confirma la subordinación de la institución a los intereses de Sánchez.

El teniente fiscal, Luis Navajas, arremetió ayer contra al menos dos fiscales por, según él, presionarle por razones ideológicas para que no salvara al Gobierno de la veintena de denuncias y querellas interpuestas contra él por su gestión de la pandemia.

La mano derecha de Dolores Delgado no se conforma con firmar un escrito ante el Tribunal Supremo que exculpa a Sánchez e Illa de las acusaciones que, entre otros, han expresado colegios de médicos y enfermeros y víctimas del coronavirus.

Además quiere que se señale a los compañeros que, con una inmensa lista de pruebas y testimonios en la mano, consideran que sí debería examinarse qué se hizo mal y por qué para que España sea uno de los tres países del mundo con más muertos y el primero en contagios de civiles y sanitarios.

Solo por esa evidencia, investigar, auditar y chequear qué se hizo mal debiera ser una obligación inexcusable, para la Justicia y el Parlamento, que alguno de los países europeos más afectados, como Francia o Italia, han impulsado por elemental decencia.

Si ya es difícil de entender que todo un teniente fiscal se convierta en abogado defensor de Sánchez; que encima arremeta contra los fiscales que no están de acuerdo, resulta inaceptable. Esos fiscales coinciden con los Colegios de Médicos, con los sindicatos de enfermería y, por no alargar la lista, con los veinte científicos de primera línea que hoy vuelven a pedir una auditoría de la gestión del Gobierno en el semanario The Lancet.

Lo que Navajas tendría que explicar es por qué Dolores Delgado se negó a convocar la Sala de Fiscales. Por qué desecha la evidencia de que el Gobierno recibió desde enero cuarenta alertas internacionales y no hizo nada hasta mediados de marzo.

Por qué permitió vuelos a Italia hasta el 10 de marzo. O por qué, entre mil errores documentados, alentó la celebración del 8M cuando la OMS y la Unión Europea ya recomendaban la distancia social y la suspensión de eventos multitudinarios.

Y el CGPJ
Sánchez ya abordó la Abogacía del Estado para auxiliar a los políticos condenados por declarar la independencia de Cataluña por la fuerza. E hizo lo mismo con la Fiscalía General, poniendo a su propia ministra al frente, para actuar en casos como éste.

Que haya fiscales que se nieguen a la componenda es una buena noticia. Y que Luis Navajas les señale, la confirmación de que él está para lo que mande Delgado pero otros, afortunadamente, para hacer su trabajo con independencia. Con estos mimbres, entregar el CGPJ al Gobierno se antoja una temeridad.

¿Te arrepientes de haber votado a Vox?
M. Casado La razon 22 Septiembre 2020

Ya han pasado seis años desde que Santiago Abascal se convirtiera en el nuevo presidente de Vox. Ese día, el líder de la formación verde prometió a sus cerca de 4.000 militantes que llegarían hasta el Congreso. Acababan de obtener 250.000 votos en las elecciones europeas y lejos quedaba ese horizonte de los 52 diputados con los que cuentan ahora. Seis años en los que la situación de España ha sufrido un giro importante, pandemia incluida, y hay quien aprovecha el momento para preguntarse por el papel de Vox y su futuro inmediato. Pero si algo tiene esta formación es que no deja de sorprender. Aprovechando el aniversario de Abascal, otro de los dirigentes de la formación, Iván Espinosa de los Monteros ideó un plan para conseguir nuevos militantes. Y lo hizo, como mejor sabe, a través de las redes sociales.

“Una de vosotros me ha inspirado una idea que me ha gustado: todo tuitero que se afilie a Vox durante los siguientes 10 días, hasta el 30/09, y me mande una foto de su solicitud de alta, quedará emplazado para que le entregue yo personalmente el carnet de afiliado en la sede”. Así reza la oferta de Espinosa de los Monteros a sus “posibles militantes”. Una idea cargada de humor y desparpajo, del que le gusta tirar siempre que puede, y que, por supuesto, no termina aquí: "Una vez tramitadas las altas, os convocaré a todos para conocernos, tomar algo y comentar. Avisaré de la fecha con tiempo, para aquellos que se vayan a desplazar. Todo ello sujeto a que las medidas sanitarias lo permitan... pero hacerlo, lo hacemos. Promo válida hasta el 30/09! ".

En menos de 24 horas consiguió 50 afiliados y se lanzó a la búsqueda de los 100 recordando las cuotas y descuentos por si quedaba algún despistado. “Cuotas especiales de €5/mes para estudiantes, parados o jubilados, €3 para menores de 23 años, y €1 para situaciones económicas especiales y discapacitados”. Dicho queda.

¿Alguien se arrepiente de haber votado a Vox?
Pero no todo fueron felicitaciones de aniversario a Santiago Abascal y alegrías por los nuevos afiliados. Las redes dan una de cal y una de arena y en esta ocasión no iba a ser menos. En alusión a un tuit del propio Espinosa de los Monteros, un tuitero planteó la siguiente pregunta: ¿Te arrepientes de haber votado a Vox? y las respuestas se dispararon. Dejando claro que la formación verde provoca muchas cosas, pero la indiferencia no es una de ellas.

Extraer una conclusión de entre todas las respuestas resulta harto complicado. Pero si a votantes de Vox nos referimos, parecen tenerlo claro: No se arrepienten en absoluto. Eso sí, no todo van a ser alabanzas. Alguna voz crítica surge: “Yo no me arrepiento, pero que se bajen los humos, que no han sido ungidos por Dios ni nada que se le parezca. Mensaje firme, sí, pero formas humildes e inteligentes, tipo Espinosa u Olona. Y Abascal, menos fotos rancias con el puro y ropa de una o dos tallas menos”.

Los votantes de Vox dejan claro que aunque no están de acuerdo con todas las ideas de su partido, les ocurría lo mismo con el resto. “Nunca estás de acuerdo en todo con un partido”, reflexiona un tuitero. Y es que, esa es la voz común: “Los voté y lo seguiré haciendo....pero tambien es verdad que hay cosas que no me gustan. Pero cuando votaba al PP tampoco estaba de acuerdo en todo”.

Y si los votantes de Abascal, Monasterio, Olona, Espinosa de los Monteros... lo tienen claro. Sus retractores también. Aprovechando el hilo de la pregunta, arremeten contra la formación y sus seguidores. “Con toda la vehemencia que defendéis a un partido. Dejaréis de votarlo al minuto uno. Eso es que lo trae votar como si fueseis abducidos. Vox como todos los demás partidos, miente más que habla. Nada nuevo e informaros mejor”, vaticina un tuitero. Alguno incluso culpa a los votantes de Vox del Gobierno de coalición de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias: “Deberían, gracias a su voto tenemos el gobierno que tenemos; de haber votado al PP, hubiera ganado el PP por mayoría”.

En definitiva, el votante de Vox se muestra crítico con su formación por diferentes cuestiones y considera que aunque no es el partido perfecto, ninguno lo es. Fieles a su voto parecen seguir manteniendo la confianza en sus dirigentes. Pero advierten que las irregularidades detectadas en su formación en algunos puntos de España, deben ser atajadas de inmediato.

Crisis del coronavirus
Vox aprovecha la tensión en Madrid para denunciar la "absoluta ineficacia" del Estado de las Autonomías
VICENTE COLL El Mundo 22 Septiembre 2020

La tensión entre el Gobierno central y el Ejecutivo madrileño ha puesto de manifiesto "la absoluta ineficacia" del Estado de las Autonomías, según ha señalado el portavoz del Comité de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, este lunes, en el marco de la reunión entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para abordar el impacto de la pandemia en la capital española.

"Lo que está sucediendo en las últimas dos semanas es prueba de la crisis de eficacia del sistema autonómico", ha recalcado el también eurodiputado de Vox, quien ha considerado que "ninguna comunidad" en la que se haya producido confinamiento "ha sido capaz de atender y resolver los problemas de los españoles". Hasta la fecha, una docena de provincias españolas ha tenido que aplicar algún tipo de confinamiento desde finales de junio.

No obstante, ha destacado que el Gobierno "negligente, irresponsable y criminal" de Sánchez tampoco ha sido capaz de encauzar y reconducir la situación de crisis que viven diversos territorios en nuestro país, especialmente Madrid, que aplica desde este lunes las primeras medidas restrictivas en 37 zonas afectadas por el coronavirus.

"[Sánchez] utilizó el confinamiento y luego dejó a las comunidades autónomas sin medios para acometer la protección de los españoles, y ahora espera convertirse en el mesías salvador", ha sentenciado Buxadé para valorar la estrategia del Gobierno desde que se levantó el Estado de alarma.

La crítica al papel de las autonomías en España es una de las principales reivindicaciones de Vox desde su aparición.

El papel del Ejército
Por otro lado, Buxadé ha dado el visto bueno a la utilización del Ejército para controlar el seguimiento de las medidas restrictivas en Madrid, uno de los principales puntos tratados en la reunión entre Ayuso y Sánchez. Eso sí, el portavoz de Vox ha exigido que no sea empleado como arma arrojadiza entre ambos ejecutivos.

"Todos los instrumentos del Estado han de ponerse al servicio de los españoles, indiscutiblemente, pero que no sean utilizados en las luchas intestinas entre PSOE y PP", ha pedido. Del mismo modo, ha insistido que la Guardia Civil o la Policía Nacional, si es necesario, también sean empleados para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

La asamblea de Londres reconoce que hay "3 millones de personas de habla hispana y portuguesa" en UK
Isaac Bigio diariosigloxxi 22 Septiembre 2020

Cada septiembre cuando se realiza el pleno mensual de la asamblea de Londres con el alcalde de Londres, la principal junta del mayor municipio capitalino de Europa comienza con un homenaje a las comunidades latinas, hispanas y lusofonas, quienes juntas son la mayor minoría etnolingüística en el corazón del idioma inglés, a sus contribuciones y a su mes de la herencia: el “Amigo Month”.

No importa que cada año cambie el puesto de presidente de la asamblea de Londres o que cada 4 años se elija a un nuevo alcalde, ya se ha hecho una tradición que al inicio de cada pleno de la asamblea de Londres con el alcalde de ésta siempre en su única sesión conjunta mensual de cada septiembre ésta comience con un homenaje a nuestras comunidades de habla hispana o portuguesa.

Navin Shah, el Primer Presidente de dicha Asamblea en tener un origen indio, leyó un mensaje basado en esta carta que ha hecho llegar a quienes impulsan el mes de la herencia latina, hispana y lusa del Reino Unido el cual se da parcialmente al mismo tiempo de otros meses similares en EEUU y Canadá.

Esto es lo que dice su texto:

ASAMBLEA DE LONDRES. PRESIDENCIA DE LA ASAMBLEA DE LONDRES
Navin Shah. Miembro de la Asamblea por Brent y Harrow

AMIGO MONTH, Isaac Bigio

Estimado Isaac Bigio,
En nombre de los 25 miembros electos de la Asamblea de Londres de todos los partidos, me gustaría ofrecer un mensaje de apoyo y agradecimiento a las crecientes comunidades hispanas, latinas y lusófonas que ayudan a hacer de nuestra ciudad una de las más diversas del mundo. Durante el Mes Amigo de este año, quisiera expresar mi apoyo a sus celebraciones durante las próximas semanas. Aunque las celebraciones pueden ser diferentes este año debido a COVID-19, aún es importante que reconozcamos el aporte que usted y sus comunidades traigan a nuestra gran ciudad.

El Mes Amigo es una gran oportunidad para que todos nos unamos y reconozcamos la cultura, contribuciones económicas y sociales que los tres millones de hablantes de español y portugués del Reino Unido traen a Londres y al país. Las comunidades de hispanos, latinos y portugueses-hablantes contribución a Londres, desde la música a los negocios y del arte a la comida, han enriquecido a Londres y a la sociedad en la que vivimos.

La palabra "amigo" se utiliza con frecuencia en todo el idioma inglés. Término utilizado para describir un amigo. No podría ser más apropiado llamar a este mes el "Mes Amigo". A lo largo del "Mes Amigo".

La Asamblea de Londres estará al lado de las comunidades hispanas, latinas y de habla portuguesa que celebran la historia, la cultura y la contribución que traen a nuestra ciudad cada día. Cuando la actual crisis de Covid ceda y todos podamos encontrarnos una vez más en persona, entonces yo, como Presidente, estaría encantado de darle la bienvenida a una de nuestras reuniones públicas en un futuro próximo.

Sinceramente, Navin Shah AM. Presidente de la Asamblea de Londres

Para los latinos y para los hablantes del español y del portugués de todo el mundo es un honor y una distinción el grado de reconocimiento que ellos vienen alcanzando en Inglaterra, donde ya el español se ha convertido en la lengua de moda en el aprendizaje de las escuelas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Qué solas están las víctimas
Cayetano González Libertad Digital 22 Septiembre 2020

No sé qué es peor: si el conjunto de actuaciones del Gobierno social-comunista de Sánchez e Iglesias en relación con el mundo de ETA –sus presos, sus herederos políticos, a los que corteja para contar con sus votos en las instituciones– o la falta de reacción, salvo muy contadas excepciones, de la sociedad, de los medios de comunicación, ante hechos que evidentemente suponen una afrenta a las víctimas del terrorismo.

¿Qué es lo que está pasando en nuestra sociedad para que, cuando el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE –en cuyas filas ha habido un buen número de víctimas de ETA– lamenta la muerte en la cárcel, por suicidio, de un etarra, no suceda absolutamente nada en términos de reprobación? Incluso el ministro de Interior apela a la “humanidad” para justificar esa declaración de su jefe, lo cual recuerda mucho lo que dijeron en su momento otros dos ex de Interior, Rubalcaba y Fernández Díaz, para justificar las actuaciones que llevaron a cabo los gobiernos de los que formaron parte con dos presos de ETA muy relevantes: Iñaki de Juana Chaos y Josu Uribetxeberria Bolinaga. ¿Por qué Sánchez lamenta ahora el suicidio de un etarra, cuando no es el primero, o cuando ha habido otras muertes similares de presos comunes y no ha dicho nada? ¿Es que hay suicidios de primera y suicidios de segunda dentro de las cárceles?

¿Por qué se busca el acuerdo con los herederos políticos de la banda terrorista, se mendigan sus votos para aprobar prórrogas de los estados de alarma o los Presupuestos, o la reforma laboral, como si fueran un partido político más, y sin embargo se demoniza a otro partido, Vox, que es a día de hoy la tercera fuerza política nacional, con casi cuatro millones de votos y en cuyas filas militan víctimas de ETA, entre ellas un referente moral para muchos españoles como José Antonio Ortega Lara?

"Ninguna necesidad aritmética justifica tratar como un partido más a quienes, desde un punto de vista ético, no lo son". Estas palabras no las ha dicho un peligroso radical de la derecha. Las ha pronunciado este fin de semana el nuevo secretario general de las juventudes del Partido Socialista de Euskadi, Víctor Trimiño, y las ha dicho además delante de Idoia Mendía, esa señora que hace dos años brindó con champagne con Arnaldo Otegui en una cena prenavideña. No sé cuál será el futuro político que después de esto le espera al joven Trimiño, pero hacía tiempo que no se oía a un dirigente socialista una declaración tan llena de sentido común.

Es verdad que la pandemia, con sus graves consecuencias sanitarias y económicas, lo condiciona todo, y la gente está a lo que está. Es verdad que la condición humana tiende a olvidar las tragedias, las cosas desagradables del pasado, y 857 personas asesinadas por ETA y miles de heridos durante cincuenta años, lo es. Pero cuando una sociedad olvida a sus muertos está cometiendo una grave injusticia y un tremendo error.

ETA ya no mata, es verdad. Pero sus víctimas y el dolor causado durante tantos años siguen ahí. Están pendientes de resolver por la Justicia varios centenares de sus crímenes. Sus herederos políticos no solamente están en las instituciones, sino que además son cortejados por la actual coalición gobernante, se pacta con ellos como si fueran un partido político más. Y no lo son, como acertadamente ha subrayado el dirigente de las juventudes socialistas del País Vasco.

La triple reivindicación de Memoria, Dignidad y Justicia por parte de las víctimas del terrorismo sigue teniendo absoluta vigencia, aunque no esté atravesando sus mejores momentos. De este Gobierno ya se sabe lo que se puede esperar. Lo preocupante es la falta de reacción, de pulso, de una ciudadanía que en muchos periodos de nuestra historia reciente supo estar al lado de las víctimas y no tolerar según qué cosas a los gobernantes de turno. No dejemos solas a las víctimas. Si esto sucediera sería un triunfo más de quienes han causado tanto dolor y un fracaso colectivo como sociedad.

El reguero de ETA en Cataluña
Pablo Planas Libertad Digital 22 Septiembre 2020

En vez de establecer un cordón sanitario contra los terroristas, el nacionalismo catalán lo montó contra el PP. Y siguen orgullosos de ello.

Este lunes se han cumplido veinte años del asesinato de José Luis Ruiz Casado, concejal del PP en la localidad barcelonesa de San Adrián del Besós. Lo mataron un par de terroristas de ETA de dos tiros en la nuca. Ruiz Casado carecía de escolta porque en la Barcelona del año 2000 se entendía que los ediles del PP sólo estaban en peligro en el País Vasco.

Con ese asesinato la banda terrorista emprendió la que sería su última ofensiva armada en Cataluña. El siguiente asesinado fue el exministro socialista Ernest Lluch, acribillado por un pistolero en el garaje de su domicilio en un barrio de Barcelona colindante con Hospitalet. Fue un 21 de noviembre de 2000.

Tres semanas después, un 14 de diciembre, moría otro concejal del PP, Francisco Cano, edil en el pequeño pueblo de Viladecavalls, por la explosión de una bomba lapa en la furgoneta que utilizaba para su trabajo de fontanero.

Seis días más tarde, los terroristas, que acechaban al periodista Luis del Olmo, asesinaron al agente de la Guardia Urbana Juan Miguel Gervilla, que les dio el alto y se enfrentó a ellos.

La última víctima de aquel grupo fue el agente de los Mossos Santos Santamaría, que participaba en el desalojo de un hotel lleno de ancianos en Rosas, Gerona, cuando le mató la explosión de un coche bomba puesto por la banda.

Gracias a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, el grupo no cometería más crímenes. Poco a poco todos sus componentes fueron cayendo. Además de los terroristas reclutados y adiestrados en el País Vasco, ETA contaba con colaboradores procedentes de organizaciones separatistas catalanas y del entorno okupa. Entre ellos el hijo de un comisario de policía, un cantante de rock, una funcionaria en prácticas del Ayuntamiento de Tarrasa con acceso a la base de datos de matrículas de la Dirección General de Tráfico.

A pesar de las masacres de Hipercor y de la casa cuartel de Vich, ETA no tenía la mala prensa que cabía suponer en Cataluña, y esos individuos y otros no tenían el más mínimo reparo en hacer seguimientos y proporcionar datos para que los liberados mataran a placer. Nada nuevo. El separatismo catalán siempre había ido a remolque del vasco y Terra Lliure se podía considerar una filial de ETA. Terroristas catalanes como Fredi Bentanachs (el que ha amenazado a Carrizosa) se formaron con expertos vascos. Otros como Joan Carles Monteagudo, uno de los autores del atentado de la casa cuartel de Vich, ascendieron de Terra Lliure a ETA dada su capacitación criminal.

Caído el denominado comando Barcelona, el entonces líder de ERC Carod Rovira acudió a una reunión con la cúpula de la banda en Perpiñán en enero de 2004. El dirigente separatista también era vicepresidente de la Generalidad cuando se sentó con Josu Ternera y Mikel Antza para pactar una tregua sólo para Cataluña a cambio de cierta coordinación política entre el independentismo vasco y el catalán que suponía, además, el blanqueamiento de los crímenes de la banda en la región catalana.

La conclusión, dos décadas después, es que Arnaldo Otegi, alias el Gordo, es celebrado por los medios públicos y los partidos nacionalistas de Cataluña, como un "hombre de paz", mientras que tipos como Artur Mas, Carles Puigdemont y Quim Torra no tienen el más mínimo inconveniente en retratarse con él, con el antedicho Bentanachs o con Carles Sastre, el asesino del empresario Bultó, a quien colocó un cinturón bomba en el pecho. De hecho Sastre es el jefe del sindicato nacionalista de Cataluña.

Así es que, en vez de haber establecido un higiénico cordón sanitario contra los terroristas, el nacionalismo catalán montó tal cordón contra el PP. Y veinte años después siguen orgullosos de ello.

El golpista Torra a lo suyo: enfangar y meter miedo
OKDIARIO 22 Septiembre 2020

Quim Torra, el delincuente presidente de la Generalitat de Cataluña, ha alcanzado la cumbre de la indignidad al aconsejar no viajar a la Comunidad de Madrid y anunciar que establecerá controles de temperatura anti-coronavirus a todos los madrileños que lleguen a los aeropuertos y estaciones de tren catalanas. Torra, que tiene sublevados a los médicos en Cataluña -los MIR han empezado una huelga de tres días para reclamar mejoras salariales y laborales-, se suma así a la campaña socialcomunista contra Isabel Díaz Ayuso en vísperas de que el Tribunal Supremo le inhabilite como presidente de la Generalitat catalana por un delito de desobediencia.

Lo de Torra viene de lejos: nada más ser nombrado jefe del Gobierno se difundió un artículo suyo en un diario independentista subvencionado por la Generalitat en el que llegaba a la conclusión que los catalanes que hablan español son «bestias que viven, mueren y se multiplican». Ahora se ha superado al utilizar la crisis sanitaria como instrumento de estigmatización de Madrid y los madrileños, siguiendo, por cierto, la estela de la extrema izquierda que representa Podemos, empeñada en incendiar las calles aprovechando la decisión de Díaz-Ayuso de restringir los movimientos en 37 áreas sanitarias de la comunidad. Golpistas y comunistas se retroalimentan y unen sus fuerzas contra el Gobierno autonómico de Madrid. Entretanto, Sánchez escenifica un papel de impostado estadista en su reunión con Ayuso, pero alienta a sus huestes para que sumen a la presión contra la presidenta madrileña.

Al final, está claro que la pandemia ha terminado por retratar a cada cual. Madrid, con un Gobierno que se ha erigido en firme defensor del marco constitucional, se ha convertido en el enemigo a batir por socialcomunistas y golpistas. Sánchez va a la Puerta del Sol, se reúne con Ayuso y en un ejercicio clamoroso de cinismo, asegura estar dispuesto a colaborar, pero sigue manejando los hilos para lograr su objetivo de descabalgar del poder en Madrid al centro derecha. Su último aliado ha sido Quim Torra. Pronto saldrá Bildu.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial