AGLI Recortes de Prensa   Viernes 27  Noviembre  2020

Marlaska: la mentira tiene las patas muy cortas
OKDIARIO 27 Noviembre 2020

OKDIARIO viene informando desde hace semanas de que se ha multiplicado la llegada de inmigrantes ilegales desde Canarias en vuelos regulares a la península, sobre todo a ciudades de Andalucía. En Sevilla la situación es especialmente complicada. El Gobierno insiste en que no se plantea en ningún caso trasladar inmigrantes ilegales desde Canarias, pero este diario puede confirmar que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, miente.

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, insistió durante la última rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que de ninguna manera se iban a realizar traslados de inmigrantes a otras provincias españolas porque eso podría aumentar el «efecto llamada»» sobre las mafias que se lucran con este tráfico ilegal de personas. En lo de las mafias, tiene razón; en lo de que no habrá traslado, también miente.

Este diario publicó que Interior estaba revisando las plazas libres en varias provincias para calcular la capacidad de reubicación de ilegales en la península. Ese dato fue desmentido por Marlaska, pero la realidad desnuda las patrañas del ministro: OKDIARIO ha recibido información policial de primera mano acerca de la salida de inmigrantes ilegales que llegaron a las islas hacia otras ciudades españolas. «Ahora están llegando a la península en vuelos regulares inmigrantes ilegales que llegaron en septiembre a Canarias», explica una fuente policial a este diario. Y de hecho su información encaja con el documento recientemente revelado por OKDIARIO: una orden del consejero de Sanidad del Gobierno canario en el que se reconoce que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han interceptado en el aeropuerto de Gran Canaria inmigrantes ilegales con tarjetas de embarque hacia la península.

Una de las ciudades que más ha notado como este goteo de inmigrantes que viajan en vuelos regulares aumenta cada día es Sevilla, pero también Málaga. Asimismo, estaba previsto un traslado de 25 inmigrantes ilegales hacia Cartagena. El ministro del Interior falta a la verdad y OKDIARIO está en disposición de ofrecer las pruebas que demuestran el tamaño de su mentira. El traslado de inmigrantes ilegales desde Canarias a la península es constante. Tan constante como las mentiras de Marlaska.

El idioma tóxico, según Castells
Cristina Losada Libertad Digital 27 Noviembre 2020

El ministro de Universidades sale poco a la palestra y es una suerte. Ha de serlo para él, pues había dejado escrito que no hacía falta un ministerio como el que decidió ocupar. Sus ausencias, en cierto modo, equivalen a la inexistencia que preconizó. Lástima que esta semana fue al Senado. Y habló. Dijo allí que excluir de la ley Celaá que el idioma español es también lengua vehicular de la enseñanza es un gran acierto. Dijo que al incorporar esa formulación en la ley Wert se había envenenado la convivencia en Cataluña, convivencia que antes debía ser de una rara perfección. Y sentenció: “No había ningún problema en Cataluña”.

El ministro al que se tiene por intelectual ha vivido en Babia, obviamente, muchos, pero muchos años. Esa Babia suya tiene parentesco con el Matrix del nacionalismo, donde nunca hay un solo problema en Cataluña que no lo hayan provocado España, el Estado o Madrid. En el asunto del idioma es lo mismo por duplicado. El consenso de Matrix dicta que la exclusión del español no sólo no ha causado problemas, sino que ha sido una bendición. Que lo ha sido, en especial, para las clases populares de lengua materna española. Para ellas, tal es el consenso, la inmersión es como el premio Gordo de la Lotería, porque al desterrar su idioma, pueden integrarse en una sociedad más civilizada y más culta y hasta ascender socialmente, si son buenas y agradecidas.

Los derechos de los ciudadanos, la Constitución, las sentencias del Supremo y del Constitucional: nada de eso conoce el ministro. Los conoce tan poco que dice que antes de 2013, año en que la ley Wert inyectó el veneno, no había ninguna indicación de que el castellano tenía que ser lengua vehicular en la enseñanza. Ninguna, dice. Como si la condición de lengua cooficial no fuera indicación suficiente. Como si no fuera indicación suficiente que es la lengua oficial del Estado y la común de los españoles. Como si tampoco fuera indicativo que es la lengua habitual de la mayoría de la población catalana. Cierto: pese a todas esas indicaciones, y a las sentencias de los tribunales, los Gobiernos nacionalistas catalanes - todos - han hecho lo que les ha dado la gana. Pero decir que no había indicaciones para que el español tuviera que ser vehicular es de una ignorancia suprema, que incluso en Castells, pasma y asombra.

Es un clásico rancio del Matrix nacionalista que la inmersión está avalada por la ausencia de protesta. Por el hecho de que apenas nadie se opone. Porque, como decía Castells, ¡y por propia experiencia!, no había problemas. Eso mismo ocurre en las dictaduras. Pocos se oponen. Cuando el coste es alto. Cuando el camino es difícil. Cuando la presión del entorno es inmensa. Cuando hay una espiral del silencio. Los padres que han batallado contra la exclusión del español lo saben. Castells, al que le gusta contar que huyó de la dictadura franquista, debería saberlo. Pero tampoco.

El éxito de Ayuso y la mediocridad de otros
EDITORIAL Libertad Digital 27 Noviembre 2020

Según los datos sobre la pandemia que la CAM ha hecho públicos este jueves, la situación en los hospitales de Madrid ya es comparable a la que había a finales de agosto: menos de 1.900 personas están hospitalizadas por covid-19 y en las últimas semanas esa cifra viene registrando caídas consistentes y continuadas.

El número de enfermos en los hospitales no sólo es relevante porque nos permite calibrar el riesgo de colapso del sistema sanitario, sino que además es la mejor medida de la evolución de la epidemia en una determinada zona, ya que no depende de ninguna variable sobre la que tenga control un político: ni del número de test realizados, ni de la forma o la zona elegida para hacerlos.

Y la historia que cuentan esos datos es la de un éxito importante. No completo, por supuesto: la incidencia aún es alta en la Comunidad de Madrid y tiene que bajar mucho más para moverse en un margen de seguridad en previsión de que la situación pueda complicarse de nuevo en los próximos meses, pero la región -que por sus características es la que más complicado tiene enfrentarse a una enfermedad como la covid-19- vivió durante el mes de septiembre un momento de gran complejidad, ha logrado superarlo y, además, lo ha hecho aplicando políticas pioneras, valientes y que han sido directamente boicoteadas por Salvador Illa y, sobre todo, por Pedro Sánchez.

No es extraño, por tanto, que este éxito de Isabel Díaz Ayuso y su equipo esté ya llamando la atención de los medios de comunicación foráneos, incluso de algunos periódicos tan importantes como el francés Le Figaro, decano de la prensa gala y probablemente el más influyente en el centro derecha en el país vecino. También diarios alemanes, por poner un segundo ejemplo, han llegado a calificar de "milagro" lo ocurrido en Madrid en un hecho de cuya excepcionalidad nos da una idea la información que suele publicarse en España sobre las políticas de los Lander alemanes: absolutamente ninguna.

Si este no fuera un país tan sectario y cainita no sólo se reconocería el mérito de Ayuso sino que, más importante, se estudiarían sus políticas para ver cuáles de ellas se pueden aplicar en otras comunidades, pero metidos hasta el cuello en una batalla política que más parece una pelea en el barro, para lo único que se habla de Madrid es para seguir criminalizándolo, cuando no por una cosa por otra.

Hay que reconocer una excepción: la del castellanoleonés Francisco Igea que sí ha tenido la elegancia de reconocer que se equivocó en críticas previas a la presidenta madrileña, una actitud que le honra y que todavía deja más en evidencia a un PP que en lugar de presumir mañana, tarde y noche de los éxitos de su gestión en la autonomía que más atención mediática recibe en España parece temer que la relevancia de Ayuso ponga (más) de relieve la deriva de una dirección nacional que se ha olvidado de todo lo que no sea su propia supervivencia a corto plazo.

Es lo que suele suceder a los mediocres: que buscan apartar de su entorno cualquier rastro de brillantez como si con eso no fuese a resultar tan visible su propia mediocridad. Lástima que en realidad esa cortedad de miras no sólo les sirva para quedar más en evidencia.

Abascal pide «trabajar unidos» y «sin división» ante «la expansión del comunismo»
Redacción rebelionenlagranja.com 27 Noviembre 2020

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha pedido este jueves «trabajar unidos» y «sin división» ante «la expansión del comunismo» y ha defendido la Carta de Madrid, una declaración institucional impulsada por la Fundacion Disenso para reivindicar la democracia y el Estado de Derecho en los países iberoamericanos, para «defender la libertad» frente al totalitarismo, los «desmanes y disparates de la extrema izquierda».

Así se ha pronunciado el líder de Vox durante su participación en el webinar de la Fundación Disenso ‘El Foro de Sao Paulo: una amenaza a la libertad en la Iberosfera’, en la que ha hecho un llamamiento a personas «con distintas etiquetas ideológicas» que «están preocupadas por el avance de la extrema izquierda populista». «Seamos conscientes de remar unidos más allá de las pequeñas diferencias», ha dicho.

La Carta de Madrid, dijo Abascal, ha sido un todo «éxito» porque provocó «una reacción» de la «extrema izquierda», con la firma de la denominada ‘Declaración de La Paz’ que suscribieron, entre otros, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

«Nos enfrentamos a una coalición de dirigentes que pretende acabar con nuestra identidad, nuestra cultura y nuestra forma de vida y, todo ello, con la financiación del narcotráfico», ha afirmado Santiago Abascal.

«Es absolutamente indispensable que miremos muy por encima de las elecciones, del debate político y que vayamos a una estrategia a largo plazo con estructuras permanentes de trabajo. Frente a su proyecto, nosotros ofrecemos esperanza y una alternativa política, social y cultural al proyecto del Foro de Sâo Paulo».

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Arrimadas, Abascal, Casado, ¿y ahora qué van a hacer ante el Frente Popular?
ESdiario 27 Noviembre 2020

Sánchez no ha elegido socios ahora, los tiene desde 2018. Y esa alianza se perpetuará si el centroderecha sigue instalado en la división y el enfrentamiento.

A nadie debe sorprenderle que Inés Arrimadas anunciara este jueves su negativa a respaldar los Presupuestos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Pero a menos todavía debe pillarle por sorpresa que el presidente del Gobierno haya elegido como únicos socios a lo mismo que el auparon al poder en 2018 y le mantienen en él desde entonces.

El aparente diálogo entre el PSOE y Ciudadanos ha sido más, desde el primer momento, una mera pose de ambos, en la búsqueda de un beneficio efímero. Para Sánchez, era una forma de maquillar su apuesta estable por unos aliados siniestros y simular una disposición al diálogo transversal que, en realidad, jamás ha existido.

Y para Ciudadanos, era un manera de ocupar espacio, recuperar protagonismo perdido y poder decir, llegado el caso, que ha hecho lo imposible por salvar al país de la deriva sectaria en lo político y suicida en lo económico emprendida por Sánchez.

Es cierto que al presidente se le ha achicharrado ya el discurso de que su entendimiento con Bildu o ERC era una imposición derivada de la falta de alternativas. Pero no lo es menos que encontrará cualquier otro argumento para justificarlo y que éste tendrá la suficiente complicidad mediática para prosperar, aunque sea otra de sus falacias.

Frente a ese hipotético beneficio, sin embargo, los perjuicios de la actitud de Ciudadanos se antojan mayores. Para empezar, porque han sido una excusa para que Sánchez profundizara en su verdadera alianza, simulando un diálogo más amplio que en realidad ha utilizado para culminar sus pactos con mayor nocturnidad.

El centroderecha no puede alertar sobre el futuro de España y contestar luego con división y pugna entre sus partidos

Y eso ha tenido dos consecuencias bien perniciosas. De un lado, ha cohesionado más que nunca a los socios de Gobierno con sus lamentables aliados, con una hoja de ruta que culmina con los Presupuestos pero ha incluido, en este tiempo, intentonas fracasadas o culminadas del ramillete de leyes e imposiciones más lamentables en mucho tiempo, desde la educativa hasta la judicial pasando por la liberticida del "Ministerio de la Verdad".

Y de otro lado, en una clara antítesis, el centroderecha se ha fragmentando aún más: si para VOX la moción de censura fue más una forma de promocionarse ante el PP que de relevar a Sánchez; para Ciudadanos el acercamiento al Gobierno ha sido su táctica para no verse engullido por todo.

Nuevas fórmulas
El resultado de todo ello es que, mientras el Gobierno se blinda con Otegi y Junqueras, capitalizados por Iglesias pero usados por Sánchez; PP y Cs han roto sus alianzas electorales en Cataluña y VOX dedica su tiempo a estudiar cómo vengarse de Pablo Casado. Una jugada redonda para el sanchismo.

Por todo ello, el centroderecha ha de olvidarse de sus intereses gremiales y, si tan preocupado está de verdad por el futuro de España, trabajar en serio en qué fórmulas son mejores para traducir en escaños sus votos y ofrecer resistencia a un proyecto lamentable encabezado por un presidente sin principios, secundado por otros dirigentes sin escrúpulos. Ante eso, o PP, Cs y VOX encuentran una alternativa o acabarán siendo cómplices de que todo ello se perpetúe.

Solo queda Vox
Nota del Editor 27 Noviembre 2020

Si el personal no se ha enterado de la reciente historia de lo que queda de España, no es disparatado pensar que aún confíe en el PP y en C's. Pero a poco que haya leído, oído, sufrido,  tiene ya que haber despertado y razonado que la única salida es apoyar a Vox y con ellos salir a la calle para reclamar contra el enterrador de España, el Dr Cum Fraude Emperador y sus quates comunistas.

Cuando 5 votos manchados de sangre valen para Sánchez más que la dignidad de 856 asesinados
OKDIARIO 27 Noviembre 2020

Tomen aire, porque la lista de presos etarras que serán trasladados a cárceles más próximas al Pais Vasco es hoy insoportablemente larga. José Javier Arizcuren Ruiz, alias Kantauri, el que fuera jefe de los comandos de la banda terrorista durante la década de los 90 y responsable de los asesinatos, entre otros, del dirigente socialista Fernando Múgica Herzog y del concejal del PP en Sevilla Alberto Jiménez-Becerril y su esposa, será conducido de la prisión de Murcia a Logroño. Kantauri, además, planeó el asesinato fallido del Rey Juan Carlos.

Asimismo, el Ministerio del Interior ha comunicado al etarra Joanes Larretxea Mendiola, condenado a 44 años por el asesinato del concejal socialista de Arrasate (Guipúzcoa) Isaías Carrasco, su traslado desde el Centro Penitenciario de Herrera de La Mancha, en Ciudad Real, al Centro Penitenciario de Asturias. Larretxea participó en el atentado contra Ignacio Uria y fue condenado a 389 años de prisión por intentar una matanza de ertzainas en 2009 al colocar una bomba trampa en un repetidor de Hernani.

Entre los últimos acercamientos de etarras a cárceles más próximas al País Vasco está también Jon Aitor Esnaola, un pastor de ovejas y quesero, cuya labor en la operativa terrorista consistió en ocultar, proteger y poner a disposición de los comandos el mayor arsenal de explosivos incautado a ETA.

Si han sido capaces de leer hasta aquí sin que se les remuevan las tripas, sepan que desde que la coalición proetarra anunció su apoyo a los Presupuestos del Gobierno socialcomunista, el Ministerio de Interior ha acercado a cárceles próximas a sus lugares de origen a 17 etarras. Es el precio que Pedro Sánchez paga por mantenerse en el poder. La memoria de las víctimas, la dignidad de España, la democracia y el Estado de Derecho trituradas por la insoportable vileza de un Ejecutivo que se ha convertido en un vende patrias al por mayor.

Cabe esperar que la historia ponga alguna vez en su sitio a Pedro Sánchez -en el lugar reservado a los traidores-. De momento, la digestión de tanta infamia se vuelve, sencillamente, insoportable. cinco sucios votos manchados de sangre valen para el presidente más que la dignidad de 856 asesinados.

Esquerra españolista
Emilio Campmany Libertad Digital 27 Noviembre 2020

El PSOE lleva lustros tratando de acabar con la independencia fiscal de Madrid. Ya Susana Díaz, con María Jesús Montero de consejera de Hacienda andaluza, se quejó de lo “bajos” que son los impuestos en Madrid. Es mentira. Y si no que se lo digan a los muchos madrileños que se están yendo a Portugal. Lo que pasa es que en Andalucía eran todavía más altos. Ahora el PSOE ya no manda allí y el nuevo Gobierno andaluz hace lo que debió hacer el del PSOE, bajar los impuestos y atraer capital a una región que puede, por muchos motivos, ser tan atractiva o más que Madrid. Con la misma mentira se quejó Ximo Puig más recientemente desde Valencia. El caso es que ni Zapatero entonces ni Sánchez ahora emprendieron nunca la armonización fiscal que tanto le exigieron. ¿Por qué? Porque toda armonización, incluida la fiscal, supondría recuperar competencias ya cedidas a las comunidades autónomas. Y eso no se puede hacer sin que los independentistas catalanes se pongan como panteras y dejen de ser los aliados estratégicos que el PSOE necesitó y necesita para gobernar.

Pero, hete aquí que ahora es la Esquerra Republicana la que demanda, con la vehemencia chulesca, casi castiza, del golpista Rufián, la armonización fiscal. ¿Lo dice en serio? ¿Está mostrándose a favor de que la Administración Central recupere parte del control sobre impuestos cedidos a Cataluña? ¿Le ha sentado mal el cava de la comida o es que se ha hecho unionista de la noche a la mañana? Me temo que no hay tal. La prueba es que el pacto para meter en cintura a Madrid no se va a concretar en ninguna norma armonizadora sino en la constitución de un “comité” para estudiar cómo hacerlo. O sea, que la amenaza es de boquilla. Con las elecciones catalanas a la vuelta de la esquina, Aragonès no puede permitirse que Puigdemont y Torra puedan acusar a la Esquerra de ser más esquerra que catalanista.

Claro que lo que a Rufián y a Aragonès les gustaría es que Sánchez le arrebatara las competencias fiscales a Madrid sin quitárselas a Cataluña. Pero eso no puede hacerse entre otras cosas porque eso no es armonización, sino intervención y no hay nada que lo justifique. Hacerlo por las bravas sería una especie de autogolpe. En España, por desgracia, no se va a armonizar nada. Y es escandaloso que, habiendo tanto que armonizar, en lo que se piense sea en la armonización fiscal sin decir nada de los privilegios de los que gozan País Vasco y Navarra. De cualquier modo, nada se hará porque los soberanistas catalanes no querrán por principio perder ni una pizca de competencias, ni siquiera a cambio de fastidiar a Madrid.

Oh qué gozoso principio es el de la generalidad de la ley, ése por el cual, una vez dictada, es igual para todos. Y si se ceden los impuestos porque los catalanistas lo exigen, también hay que cederlos a Madrid. Y lo que aquí han hecho los gobiernos del PP con esa competencia ha sido bajarlos, llevando a esa comunidad la prosperidad que los independentistas están destruyendo en Cataluña. Cada cual sabrá lo que vota.

La factura de ERC y Bildu
Pablo Planas Libertad Digital 27 Noviembre 2020

El balance de daños de los pactos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para los Presupuestos es catastrófico, un siniestro total sin paliativos. Grosso modo, el español ya no es el idioma oficial de España, el partido de ETA ha entrado en el Gobierno, el Ejército ha sido expulsado del País Vasco y los golpistas de ERC deciden la política fiscal de Madrid.

El Ejecutivo podría haber optado por acordar las cuentas del Estado con Ciudadanos en un alarde de sensatez política que podría haber disfrazado de geometría variable, pero ha preferido entregar España a ERC, Bildu y el PNV en pago del alquiler de la Moncloa y la hipoteca de Galapagar.

Los propagandistas del régimen dicen que quitar la condición de vehicular en la enseñanza al español es una chorrada, que los niños catalanes acaban el bachillerato hablando la lengua de Cervantes mucho mejor que si la hubieran estudiado en Madrid, Bogotá o Miami. Y cuela. También dicen que ETA ya no existe, que Otegi es un "hombre de paz" y que ERC no es golpista. Dicen cualquier cosa y lo que sea con tal de camuflar la catadura de Sánchez, Iglesias y sus socios.

Visto el paño de ambos personajes y lo poco que han tardado en decir que sí a sus exigencias, los separatistas vascos y catalanes deben tener la duda de no haber sido lo suficientemente jetas, aunque el indulto de los golpistas de octubre del 17 está prácticamente hecho.

Por otra parte, la letra pequeña del acuerdo del Gobierno con ERC es muy suculenta. Se levanta la supervisión de los gastos de la Generalidad, un residuo del 155 de contrastada ineficacia, se otorga a la Generalidad la gestión y concesión del Ingreso Mínimo Vital y se crea un comité bilateral Gobierno/ERC para aplicar un mismo impuesto de patrimonio en toda España. Como apunta Carmelo Jordá en un artículo titulado "Lo que Rufián no perdonará nunca a Madrid", ERC ya no quiere gobernar en Cataluña sino que pretende implantar sus políticas confiscatorias en todo el territorio nacional y en especial en Madrid, región que los golpistas consideran un paraíso fiscal porque la presión impositiva sobre sus ciudadanos y empresas es sustantivamente menor que en Cataluña.

Así es que Madrid demuestra que en el ejercicio de su autonomía se puede diseñar un sistema fiscal beneficioso para la región y los que gobiernan en Cataluña en vez de tomar nota y hacer lo propio a mayor gloria de la república que preconizan van y se quejan de un supuesto "dumping". El concierto vasco, en cambio, les parece estupendo. Son unos incompetentes y unos envidiosos perfectamente representados en Madrid por ese supino indocumentado de Gabriel Rufián.

En su pavorosa inconsistencia han demostrado que su plan no es sólo destrozar Cataluña con una república de los chorizos del "trespercent" sino que lo que quieren es hundir España con una republica bolivariana dirigida por el Moños y su cuate, el bello Pedro. Y para ello nada mejor que una fiscalidad confiscatoria igual para toda España, salvo el País Vasco y Navarra, además de suprimir el español, el Ejército y la Justicia.

Más corrupción catalana
Pepe Gª Domínguez Libertad Digital 27 Noviembre 2020

Acuso recibo gracias a una pieza de María Jesús Cañizares en Crónica Global de que el aparato de la vieja Convèrgencia maquina dejar atada y bien atada una nueva red de corrupción institucional en la Generalitat, la enésima, para antes de las elecciones del próximo 14 de febrero. Al parecer, todos los esfuerzos urgentes de la facción pospujolista del Gobierno catalán van orientados durante estas vísperas a lograr el control directo por la gente de la partida de Puigdemont de cierto cuerpo de altos funcionarios autonómicos, el de interventores en concreto, cuya tarea laboral más específica reside en velar para que sus superiores políticos no roben en exceso el dinero de los contribuyentes. Cuerpo funcionarial, ese de los interventores, que lógicamente ha sido observado con creciente preocupación, en tanto que potencial fuente de incordios, por parte de las autoridades autonómicas.

Y de ahí que la Consejería de Administración Pública haya decidido aprovechar estas vísperas navideñas para deshacerse de ellos por la muy sencilla vía de transformar en puestos de libre designación, política se entiende, las jefaturas de los servicios de inspección encargados de velar por el dinero público que manejan ellos mismos, los políticos. Huelga decir que el propósito último de colocar a un amigo de confianza en la mesa donde antes se sentaba un funcionario cualquiera que hubiese ganado el preceptivo concurso-oposición interno no puede ser otro que facilitar el hurto impune de caudales públicos. Y en eso, decía, andan nuestros legítimos representantes regionales. En la Generalitat de Cataluña, es fama, siempre se ha robado mucho y bien. Pero sería intelectualmente deshonesto omitir que el resto de las administraciones autonómicas, con las preceptivas excepciones encargadas de confirmar la regla, no le han andado muy a la zaga desde el desmantelamiento del Estado centralista cuando la Transición. Así, en España la corrupción ha sido - y sigue siendo- una lacra esencialmente autonómica. Por cada caso de delincuencia en la Administración Central del Estado se pueden citar cien en las autonomías. ¿Significa eso que un aparato administrativo más moderno, ergo menos corporativo, menos elitista e impregnado todo él de la legitimación vinculada al voto tiende a ser más inmoral y corrupto que otro tradicional y anclado en las añejas e inamovibles jerarquías meritocráticas decimonónicas? La respuesta es sí. Obviamente, sí.

¡La culpa la té ‘Madrit’!
Sergio Fidalgo okdiario 27 Noviembre 2020

Si hay un chivo expiatorio de todos los males, errores, inutilidades y angustias del separatismo catalán, este es ‘Madrit’. De ahí que un partido que está en precampaña electoral en Cataluña, Esquerra Republicana, saque pecho no por bajar los impuestos en esta comunidad autónoma, en la que gobierna, sino que lo hace porque ha pactado con el PSOE que van a subirlos en ‘Madrit’. Como lo oyen, en vez de intentar seducir a los electores catalanes disminuyendo la presión impositiva que aplica la Generalitat, todos sus esfuerzos se centran en que los ciudadanos madrileños tengan que rascarse el bolsillo. Toda una declaración de intenciones que ha llevado a la enésima chulada de Gabriel Rufián de llamar «paraíso fiscal» a ‘Madrit’ cuando debería preocuparse porque Barcelona es un infierno para los contribuyentes.

No es de extrañar. Buena parte del separatismo catalán comenzó en esto de sentirse superiores al resto de españoles mediante el Barça, cuyo único interés es que el Real ‘Madrit’ no consiga ningún título. Si lo consiguen son felices, en cambio, si ellos ganan Liga y Copa, en vez de alegrarse por sus triunfos, se cabrean si los blancos ganan la Champions. No festejan sus victorias, disfrutan de las derrotas ajenas. El doblete que consiguió Ernesto Valverde en 2018 no les sirvió a los culés para nada simplemente porque Zinedine Zidane se llevó el máximo título continental.

El Barça, además de la envidia permanente, también destaca porque nunca se equivoca. Los poderes malignos concentrados en el Bernabéu conspiran contra los culés para que no se reconozcan sus virtudes. Si los barcelonistas ganan un partido en Liga o Copa, es a pesar de los árbitros, vendidos al Real ‘Madrit’, que no han podido contrarrestar la gran calidad de sus jugadores. Si lo pierden es que los colegiados, todos secuaces ‘merengues’, han hecho la labor para la que han sido escogidos: perjudicar al ‘més que un club’. Si el VAR beneficia a los azulgrana dirán que en las siguientes seis ocasiones les perjudicará seguro para ayudar al ‘Madrit’, y que esta vez ha sido la coartada para los futuros atracos. Por supuesto, nunca es así, pero son felices pensando de esta manera.

Tengo que ser consecuente y fiel a mi mismo, a mi país, a sus gentes, a su cultura y a su lengua
Paco Sande Periodista Digital 27 Noviembre 2020

Hace un tiempo leí en un periódico lo siguiente:

Feijóo exige el gallego como requisito obligatorio para ser profesor
El presidente de la Xunta choca con Pablo Casado por la política lingüística

La realidad de la Xunta de Galicia ha chocado frontalmente con los propósitos de Pablo Casado en materia lingüística. Mientras el presidente del PP propone prohibir por ley que la lengua cooficial sea un requisito indispensable a la hora de acceder a un empleo público, el gobierno que preside el popular Alberto Núñez Feijóo ha lanzado convocatorias este mismo año para contratar docentes en las que a éstos se les exige el dominio del gallego, precisamente, como «requisito» indispensable para optar a la plaza.

Y ante una “amarga critica” de mi parte hacia el Presidente Feijoo, al leer dicha noticia, y por hacer dicha critica en un grupo afín al PP, hubo alguna gente que me tachó de “camarada disfrazado”, troll, e izquierdoso.

Ante todo quiero puntualizar el porqué digo lo de “amarga critica”.

Digo “amarga critica”, porque para mi resulta muy triste y amargo, el tener que criticar y reprochar la política de un hombre en el que creí a pie juntillas. Tener que recriminar la figura de un político, al que creía un luchador y defensor infatigable de los derechos de todos, viendo como se convertía en un apesebrado, y con tal de vivir tranquilo y un poco mas cómodamente, se sometía a los caprichos de unos pocos y tragaba y nos hacia tragar a todos los gallegos que lo votamos y confiamos en él, todo lo que a los “nacionalistas-galeguistas, les salía, y les sale, de la flor.

Y lo siguiente va dirigido a todo aquél que me crea un “camarada disfrazado”, un izquierdoso o un troll.

Si me crees un «camarada disfrazado», te invito a visitar mi perfil.
Por mi ideología, mi lucha contra la izquierda y mis comentarios, he recibido amenazas, insultos y he sido censurado por FB.

Pero si me parto el alma luchando en contra de los nacionalismos excluyentes y dictatoriales, y la imposición de las lenguas -dialectos- regionales, además, de otras tropelías que los separatistas perpetran con la venia de la izquierda, ¿me voy a quedar callado ante esta traición de Feijoo, porque él es uno de los nuestros???

Mire, cuando él -Feijoo- hacia campaña para las elecciones de 2009, las que lo coronaron como Presidente de la “Xunta” de Galicia, nos prometió que, si ganaba esas elecciones, se acabarían las «Galescolas» y los padres gallegos podríamos elegir la lengua en que estudiarían nuestros niños.

El ganó aquellas elecciones, cambió el nombre de las «Galescolas» por «A Galiña Azul», y eso fue toda su obra y milagros.

Hoy, 21 años más tarde, la implementación del gallego en las escuelas sigue creciendo en detrimento del Español, que cada día se estudia menos.

Y esto no está ocurriendo solo en los colegios.

En nuestra vida diaria, en cualquier documento oficial, desde un bando de la alcaldía, hasta el parte de la ITV, pasando por avisos del hospital, documentos de la «Xunta» etc., que hasta su llegada –la de Feijoo, el reformista que nos iba a liberar del yugo nacionalista- venían redactados en gallego y Español, ahora vienen solo en gallego.

No, yo no soy un lobo con piel de oveja, pero cuando algo se hace mal tengo que criticarlo y ser consecuente y fiel a mí mismo, a mi forma de pensar, a mis creencias y a la defensa de mi país, sus gentes, su cultura y su lengua.

Un saludo

Para que sobreviva el catalán ¿hay que matar el castellano?
Manuel Peña Díaz cronicaglobal 27 Noviembre 2020

Resulta incomprensible que muchos militantes socialistas --catalanes o no catalanes-- se hayan convertido de la noche a la mañana en firmes defensores de la eliminación del castellano como lengua vehicular en la enseñanza. Dicen que nada cambia puesto que el castellano sigue siendo lengua oficial y, además, así se respeta la pluralidad lingüística, que por otra parte ya está reconocida en la Constitución desde 1978.

La primera aclaración que se le podría solicitar a esta beligerante militancia es que definan qué es lengua vehicular, lengua propia, lengua materna y lengua oficial; y que completen el ejercicio con un recurso muy habitual entre los docentes: Diferencias y semejanzas. Las combinaciones resultantes son numerosas y paradójicas. Una lengua oficial no tiene porque ser vehicular, si la familia o un régimen político así lo deciden. La lengua materna de un individuo no tiene porque ser la oficial ni la vehicular del lugar donde reside. Y así hasta agotar todas las probabilidades.

Al introducir el factor numérico es posible despejar la incógnita de algunas de esas combinaciones. Si el 52% de la población de una Comunidad tiene como lengua materna una lengua oficial (p.e. el castellano), ¿es comprensible que se le niegue el derecho a elegirla como lengua vehicular en la enseñanza? Si esa negación se produce, ¿estamos en un Estado autoritario que no respeta derechos básicos de los ciudadanos o en un Estado social y de derecho fallido?

Otra cuestión para la militancia socialista en general: si el 32% de la población tiene como lengua materna una lengua oficial (p.e. el catalán) ¿es comprensible que esa sea la única lengua reconocida como “propia” de ese territorio y por tanto la única vehicular? Y una pregunta más: si pese a todo se admite que es la única “propia” pero se reconoce que “Todas las personas tienen el derecho de utilizar el castellano” (Estatut, 6.2), ¿cómo explica dicha militancia que se les niegue a usarlo en la enseñanza o se les multe por emplearlo? ¿Cómo comprender que una universidad como la Autónoma de Barcelona niegue a los miembros foráneos de un tribunal que ha de valorar una tesis doctoral con mención internacional el impreso del acta en castellano?

Según la ministra María Jesús Montero, en nuestro país cada uno se puede expresar “en las condiciones que le marca su territorio” (sic), se entiende que por el imperativo categórico de la entrepierna del gobernante nacionalista de turno. Cierto, como dijo Carles Francino, se ha pasado del “hable en castellano, coño” al “parli en català, collons”.

Los historiadores de la cultura han demostrado que el concepto “lengua propia” es una invención que bebe de postulados racistas, es decir, genitales El argumento para que se produjera dicha creación y se haya incluido en los sucesivos estatutos de autonomía es muy sencillo: “Para que sobreviva el catalán hay que matar al castellano”, o lo que Rufián y Bassa (la señora del me importa un comino España) han denominado con el eufemismo “blindar la inmersión”. Ese objetivo se repetía antes en voz baja y desde hace un par de décadas se declama sin complejo alguno ante concurridos auditorios, por miembros de colectivos de dudosa ética democrática como Plataforma per la Llengua u otros.

La historia demuestra que las imposiciones lingüísticas de una mayoría minoritaria o de una minoría mayoritaria que desprecien la pluralidad están condenadas al fracaso, previo progresivo deterioro de la convivencia con enfrentamientos de todo tipo. No parece muy adecuada la solución escogida por el Gobierno a petición de sus socios nacionalistas que, durante décadas, incumplen desde el Govern las sentencias de los tribunales de justicia respecto al punto 6.2. A saber, Sánchez y su orquesta han considerado que cuando no se aplica o respeta una norma de derecho lo más conveniente es suprimir la norma, en lugar de sancionar los comportamientos delictivos que atentan contra una parte muy significativa de la ciudadanía, ¿y así creen ellos que desaparece el problema?

Quizás la solución para salir del callejón al que ha conducido la política fascistoide y punitiva de la Generalitat, refrendada ahora por el Gobierno que dice ser de izquierdas, sea reconsiderar una tercera vía, la mestiza. Es una forma de resistencia cotidiana que practica al menos un 10% de la población que tiene como lenguas maternas tanto el catalán como el castellano, las dos oficiales, y a las que sólo les queda que sean reconocidas como vehiculares. No es necesario que se les llame propias, nunca un territorio ha hablado lengua alguna, aunque lo haya soñado un nacionalista, sea catalán, español, húngaro, polaco o birmano. Y si no están convencidos, militantes, hagan como los nativos americanos, agáchense y pongan la oreja en el suelo. Un gesto muy recomendable para alcanzar antes el entendimiento y, si escuchan algo, salir corriendo.

Recortes de Prensa   Página Inicial