AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 2  Diciembre  2020

España, unos presupuestos socialcomunistas para una sociedad cautiva
Víctor González Coello de Portugal gaceta.es 2 Diciembre 2020

El Gobierno aprobara unos Presupuestos Generales del Estado para 2021 que no cabe definir en términos económicos y financieros, sino literarios. El texto presupuestario pertenece al género de la tragicomedia. El componente trágico, lo aporta su incapacidad de hacer frente a la gravísima situación social y económica de España, a la destrucción masiva de actividad, de empleo y de tejido empresarial y al brutal deterioro de las cuentas públicas. El ingrediente cómico lo proporciona un cuadro de previsiones macroeconómicas surrealista que provocaría hilaridad, si no se tuviese en cuenta el dramático escenario en el que se encuentra la economía española.

Su plan presupuestario, es la expresión del socialismo del Siglo XXI: la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y el evangelio de la demagogia. Nunca, en ningún lugar y época, un plan fiscal y presupuestario como el planteado por el Gobierno ha logrado sacar a un país de la recesión y sentar las bases de una recuperación equilibrada y sostenida. Dicen con verdad que son unos Presupuestos para la Transformación, pero omiten en qué consiste esa Transformación: en convertir España en un erial. Su paso por el Gobierno es como el del caballo de Atila. Nada crece después. Será necesario un esfuerzo ímprobo, de años, para reconstruir lo que Pedro Sanchez y Pablo Iglesias van a dejar reducido a cenizas.

La coalición Frankenstein ha creado una monstruosa criatura presupuestaria. Todo el edificio de ingresos y gastos se sustenta en unas previsiones económicas irreales y muertas antes de nacer. Si un crecimiento del PIB del 9,8% para 2021 siempre fue un puro ejercicio de voluntarismo, ahora resulta un sarcasmo. El rebrote y expansión acelerada de la pandemia y su impacto negativo sobre una economía anémica y sobre unas expectativas de las familias, de las empresas, de los inversores muy deterioradas hacen inviable lo que ya resultaba increíble. Si tuviesen un mínimo pudor y honestidad política, retirarían este engendro y ahorrarían a los españoles el bochornoso espectáculo de ver cómo se aprueba un Presupuesto zombi.

La señora vicepresidenta económica, Nadia Calviño, es la coartada y la colaboradora necesaria de una estrategia económica lesiva para España y para el bienestar de los ciudadanos. ¿Cómo puede presentarse con estas cuentas públicas ante sus antiguos colegas de la Comisión Europea? ¿No le produce sonrojo? Su complicidad con esta política destruye cualquier resto de rigor y de profesionalidad que pudiese quedarle.

Todo el cuadro de previsiones macroeconómicas es un fuego de artificio. Descansa en la capacidad estimulante concedida una brutal inyección de gasto público del 24% con respecto al avance de liquidación de 2020. Han calculado un multiplicador del gasto del 1,2 en su conjunto que se eleva al 2 en los destinados a digitalización, I+D+i e y transición energética. Esto significa que, por cada euro gastado, la actividad crecerá 1,2 euros y en 2 euros respectivamente. Este es el fundamento, la única base de sus fantasmagóricas proyecciones y la justificación del círculo virtuoso que este Gobierno dibuja para la economía española en 2021. Más gasto = más consumo e inversión = más crecimiento = más empleo = más ingresos para las arcas públicas = menos paro y menos déficit.

Sin embargo, eso es pura fantasía. De acuerdo con las estimaciones del Banco de España, el multiplicador del gasto y de la inversión pública, su capacidad de estabilizar la economía, se ha reducido en un 35% entre 1985 y 2015 (del 1,2 al 0,78) para experimentar una caída adicional del 21% más (del 0,78 al 0,62) de aquí a 2050. Esto significa que el gasto público presupuestado no tendrá un impacto relevante sobre el crecimiento, lo que hace saltar en pedazos el objetivo de lograr una disminución significativa del déficit y de la deuda pública en 2021 como en el Ejecutivo pronostican. Al contrario, ambos desequilibrios tienen el riesgo de mantenerse en niveles muy elevados en 2021 e incluso aumentar. Pero aquí no termina la historia.

No se limitan a gastar más. Echan mucha más leña al fuego del caos financiero del sector público al incrementar el gasto estructural ya existente (dependencia, pensiones y salarios públicos, por ejemplo) e introducir nuevos programas de esa naturaleza. Esto se traducirá en una escalada espectacular del déficit estructural que puede llegar a situarse alrededor del 10% del PIB en 2021. Esta irresponsable actuación se viste con el mantra de siempre. El Gobierno consolida y amplía el Estado del Bienestar. Pero esto es falso y debería reescribirse en los siguientes términos: el Gobierno consolidará y ampliará el Estado del Malestar.

No existe nada peor para garantizar los programas sociales que una estructura de gasto insostenible que ni se puede ni se podrá financiar, aunque la economía española retornase a tasas de crecimiento como las registradas en el período 2014-2019. Los señores Iglesias y Sánchez llevan las finanzas públicas al precipicio y crean en la sociedad española unas falsas expectativas condenadas a generar una enorme frustración. Si esto es no es de recibo en un escenario de normalidad, es un vergonzoso engaño a la ciudadanía en una situación de depresión económica que llevan camino de convertir en una depresión social.

En su tónica habitual, nos proponen la subida de algunos impuestos ya existentes: el IRPF y el Impuesto sobre el Patrimonio a las rentas más altas, la limitación de las exenciones por doble imposición a las grandes empresas, el establecimiento de un tipo mínimo del 15% para las SOCIMI y el incremento de la tributación sobre los hidrocarburos. En paralelo, incorporan a su proyección de ingresos la recaudación que esperan obtener del Impuesto sobre las Transacciones Financieras, sobre algunos Servicios Digitales y crean otros tributos que podríamos definir como “verdes”.

En una coyuntura económica como la actual y con una recuperación que se desacelera, subir los impuestos, cualquier tipo de impuesto, es un error. Así lo ha certificado el Gobernador del Banco de España en su reciente comparecencia ante la Comisión de Presupuestos de esta Cámara. Por eso, Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Austria, Portugal o Grecia por citar algunos ejemplos, han bajado los impuestos para combatir la crisis. Los socialistas y los comunistas han decidido aumentar la fiscalidad en la economía que ha experimentado la mayor caída del PIB de la UE y de la Zona euro.

Además, algunos de los tributos de nueva planta tienen severas contraindicaciones. Así, los que recaen sobre las Transacciones Financieras y sobre los Servicios Digitales, o se introducen de manera coordinada a escala internacional o producen salidas de actividad y de inversiones hacia aquellos lugares en donde esa tributación no existe. Y complementan esos yerros con una decisión que sólo cabe calificar de pura demagogia: la decisión de subir los impuestos a las rentas altas; una medida cuya capacidad recaudatoria es insignificante, su función redistributiva inexistente y sus efectos negativos: incentivará la fuga de capital físico y humano de nuestro país.

Para cuadrar el círculo de su política fiscal, asignan a los viejos y nuevos impuestos una generación de ingresos que no se sostiene. Por un lado, es imposible cuantificar con un mínimo rigor cuánto se recaudará de tributos como el que grava los servicios digitales sobre el que no hay experiencia internacional; por otro, sí se sabe que los impuestos sobre las transacciones financieras apenas recaudan y tienen un efecto de deslocalización, el caso de Suecia en los 80 es emblemático. Por último, el menor crecimiento que experimentará la economía nacional el año próximo hace inalcanzable sus previsiones de recaudación. Es la serpiente que se muerde una y otra vez la cola.

Señores Sánchez e Iglesias, ustedes no han aprendido nada. Su política fiscal concibe a las empresas bien como una fiera a la que hay que abatir o bien como una vaca a la que hay que ordeñar y ven a los españoles como bases imponibles a exprimir. No tienen ni la más remota idea de cuál es la fuente de la riqueza de un país: el esfuerzo y el talento de sus ciudadanos, la capacidad de invertir y de innovar de sus empresarios. Y si esas actividades se castigan, que es lo que ustedes hacen, la economía no crecerá y no creará empleo. Ustedes han sobrepasado los límites fiscales que permiten a un país prosperar. Su vocación gastadora convierte las alzas impositivas en una carrera sin fin que asfixia al sector privado.

15,1 millones de españoles viven de manera directa e indirecta del Estado y 15,8 obtienen sus ingresos en el mercado. Ustedes no se conforman con eso, sino que quieren ahogar todavía más a las familias, a los autónomos y a las empresas que soportan sobre sus espaldas a la mitad del país. Ninguno de esos grupos puede aguantar y menos en medio de esta crisis demoledora una presión fiscal que impide a unos vivir y a las otras, sobrevivir. Mientras las familias se arruinan y las compañías cierran, la industria política que ustedes están construyendo florece.

Los sacrificios que han impuesto a los españoles no parecen merecer una mínima contención a sus despilfarros y no muestran piedad alguna ante sus indefensas víctimas. Su política está al servicio de los enormes intereses creados por el crecimiento exponencial del poder del Estado para conceder favores, para crear empleos improductivos y para otorgar subsidios trenzando una red clientelar cada vez mayor. Quieren una sociedad cautiva, incapaz de valerse por sí misma. Su problema es que no van a van a tener recursos para conseguir ese objetivo. El socialismo se acaba cuando se termina el dinero.

En sus Ensayos de Persuasión, Keynes escribió unas palabras que les retratan:

“El Partido Laborista (usted, señor Sánchez) dependerá siempre, para su éxito electoral, de apelar a las pasiones y envidias ampliamente difundidas, que encuentran su pleno desarrollo en el partido de la catástrofe (el suyo, señor Iglesias). Creo que esta simpatía secreta hacia el partido de la catástrofe es el gusano que roe las condiciones de navegabilidad de cualquier buque constructivo que pueda botar el Partido Laborista. Las pasiones de malignidad, envidia y odio respecto a aquellos que crean riqueza (…) difícilmente se asocian con los ideales para edificar un verdadero orden social”

En el diseño de su caótica programación presupuestaria, ustedes han sobredimensionado el papel de las ayudas europeas. Bálsamo de Fierabrás, Maná del Cielo, pócima mágica para solventar nuestros problemas. Pero esto es sólo una piadosa mentira. Al margen de su cuantía, muy reducida a la vista de las necesidades de financiación de las Administraciones Públicas, de su condicionalidad que asigna los fondos a programas de gasto concretos -digitalización, transición energética, I+D+i- y de su débil impacto a corto-medio plazo sobre el crecimiento económico, la efectividad de las ayudas dependerá de una variable fundamental: su ejecución. En este sentido, la experiencia es desalentadora.

Después de siete años de vigencia de los fondos estructurales europeos, la tasa de absorción por parte de España de los recursos disponibles se situó en el 40%. En otras palabras, se desperdició el 60%. Sres. Sánchez e Iglesias, la brillante gestión técnica y administrativa realizada por su Gobierno durante la crisis sanitaria no permite ser demasiado optimista sobre el uso que hagan de las ayudas procedentes de la Unión Europea.

Por otra parte, si tan necesitados están, por qué han renunciado a los 68.000 millones de euros en forma de préstamos que pueden obtener del Fondo de Recuperación. La respuesta es sencilla. Eso supone endeudarse y ustedes saben que ya no tienen capacidad para devolver los créditos. Y tampoco recurren al MEDE porque ello implica condiciones y ustedes no quieren aceptar ninguna. Por eso, vuelven a insistir ante nuestros socios en la necesidad de arbitrar más recursos a fondo perdido si la coyuntura empeora.

Con una recuperación débil en 2021, con una estrategia macroeconómica incapaz de corregir un endeudamiento inédito en la historia del último siglo y medio, sin un plan de ajuste presupuestario a medio plazo para poner orden en las finanzas públicas y sin plantear ninguna reforma estructural, ustedes han de emitir deuda por valor de 299.138 millones de euros el año próximo. Todo su proyecto político, que no económico, depende por tanto del exterior. Volverán a exigir solidaridad a nuestros socios y reclamarán a los mercados que hagan un ejercicio de fe y financien su enloquecida fuga hacia adelante.

Que nadie se llame a engaño. Este Gobierno sólo podrá mantener su camino hacia ningún lugar, el Estado Asistencial que pretende erigir, si la Comisión Europea y el BCE respaldan su irresponsabilidad y los mercados están dispuestos a adquirir deuda soberana de un Gobierno embarcado en una política cuyo único rumbo es seguir gastando. Ustedes están jugando con una frivolidad temeraria al póker del mentiroso, permítaseme el casticismo. Su única baza es sacar de la manga el comodín del “too big to fail” con la creencia de que Europa no puede permitirse el lujo de que la cuarta economía de la UE colapse por una crisis de deuda. Ese es su último refugio y es necesario hacerlo patente en esta Cámara.

Esta partida, créanme, no la ganarán. Terminará mal para el Gobierno y mal para España que pagará un alto coste a causa de su frívola incompetencia. Es comprensible y razonable incurrir en déficit fiscales temporales en una recesión; no lo es desplegar una política que convierte el derroche en norma para acometer metas utópicas al servicio de intereses ideológicos y políticos. Nadie los va a acompañar en ese juego, señores Sánchez e Iglesias. Su “asalto en comandita a los cielos” se va a traducir en un acelerado descenso a los infiernos y en su caída arrastrarán a muchos ciudadanos y empresas de este país.

Tarde o temprano, su Gobierno se verá forzado a realizar un severo plan de ajuste. La alternativa es la quiebra. Están en los prolegómenos de la situación a la que tuvo que hacer frente su ilustre progenitor ideológico y predecesor en el cargo, el señor Zapatero en 2010. Es improbable que el BCE esté dispuesto a seguir comprando bonos soberanos españoles al ritmo en el que lo ha hecho en 2020, es un ejercicio de economía-ficción pensar que los inversores sigan adquiriendo deuda española o estén dispuestos a hacerlo sin exigir una alta prima de riesgo y es dudoso que la Comisión y el Consejo Europeo asistan impasibles ante su obstinada irresponsabilidad presupuestaria.

No tengo duda alguna de que antes de aceptar la moción de censura a su política que supondría el ser forzados desde el exterior a hacer los deberes, tendrán la tentación de recurrir a su arma favorita: subir los impuestos. Pero ya no podrán exhibir como cabezas de turco, como víctimas propiciatorias a los ricos, a los capitalistas, a las multinacionales. Deberán esquilmar todavía más a las clases medias, a las pymes y a los autónomos. Habrán de aplicar la eutanasia fiscal activa a lo que aún no se ha llevado por delante la pandemia. Si eligen esta senda, la economía española se hundirá en el abismo de una larga y profunda depresión.

Con este Presupuesto, ustedes muestran con una claridad meridiana su proyecto social y económico para España: la creación de un aparato estatal gigantesco, ineficiente y ruinoso destinado a controlar la economía y la sociedad. La única misión de la España productiva es servir a ese propósito. Pero no todo son malas noticias. Con este Presupuesto han logrado también, con una coherencia indudable, mostrar la incompatibilidad de su ideología con la realidad y con las necesidades económicas de España. Esta es una lección que esperamos desde VOX aprendan los españoles cuando vuelvan a acudir a las urnas.

Ustedes tienen una desagradable tendencia: señalar a algunas fuerzas políticas como anomalías del sistema democrático. Parecen ignorar un hecho evidente: los anómalos son ustedes. Un Gobierno socialcomunista con planteamientos anacrónicos y con toques bananeros para abordar la mayor crisis económica soportada por España en su historia contemporánea. Esto sí es algo extraordinario no ya en Europa, sino en Occidente. Su profesión de fe antieconómica es la de una singular coalición peronista-bolivariana adaptada al clima continental; un ave exótica por inexistente en los gobiernos democráticos occidentales. Por eso, que ustedes hablen de confianza y de credibilidad es algo grotesco. No generan confianza ni credibilidad porque ambos conceptos son incompatibles con su ADN.

Como no podía ser de otra forma, Vox ha votado en contra de estos Presupuestos. Ustedes están incapacitados para devolver la estabilidad y la prosperidad a España. Su política conduce la nación a un horizonte de pobreza del que costará mucho tiempo salir. Pero ustedes no sólo empobrecen a la presente generación de españoles sino cargan sobre las espaldas de las venideras una carga inasumible. Promueven y practican la insolidaridad intergeneracional con verdadero entusiasmo. Nunca un gobierno en tan poco tiempo hizo tanto daño económico a un país. Dentro de unos meses, les recordaremos que la recuperación de la economía era un espejismo, que el paro no deja de crecer, que las empresas no dejan de quebrar y que, por desgracia, ustedes y su industria política prosperan sobre la miseria de los españoles.

Señor presidente y señor vicepresidente, la política macroeconómica no es el instrumento adecuado para impulsar el crecimiento ni la microeconómica ha de distorsionar el correcto funcionamiento de los mercados. El Gobierno ha de orientar la primera a reducir el binomio déficit-deuda y el gasto para crear un mercado de estabilidad en el que las familias y las empresas puedan llevar a cabo sus planes en un marco de certidumbre; a la segunda le corresponde crear las condiciones y los incentivos que hacen posible crecer y crear puestos de trabajo. Se trata de hacer exactamente lo contrario que ustedes hacen y bastar elegir esa estrategia para acertar.

Sirvan unas palabras de Margaret Thatcher para cerrar esta nota:

“El Reino Unido [léase España] y el colectivismo no son la misma cosa. Os daré mi visión: el derecho del hombre a trabajar como él quiera, gastar lo que genere con su esfuerzo, disponer de sus propiedades, tener al Estado como sirviente y no como amo. Esa es la esencia de un país”.

Esta es la España que Vox quiere construir y esa es la España que a ustedes no les gusta.

Morir de socialismo
Pablo Molina Libertad Digital 2 Diciembre 2020

El gobiernucho prepara una reforma fiscal para que las comunidades autónomas que no controla sigan evitando a sus ciudadanos el zarpazo fiscal en figuras impositivas tan abiertamente ilegítimas como el impuesto de patrimonio o el de sucesiones y donaciones. La ministra portavoz llama a este leñazo a nuestros bolsillos aplicar una cierta armonización fiscal, que es como calificar de músico al camarero Rhodes o llamar periodismo a lo que hacen en La Sexta: un insulto disfrazado de eufemismo.

Un partido socialdemócrata (es decir, socialista inteligente) tendría mucho cuidado con tocar esos impuestos que hacen en muchas ocasiones imposible acceder a la herencia. La vivaracha Montero debería recordar, llegados a este punto, las manifestaciones de víctimas del impuesto de sucesiones convocadas para pedir, precisamente, la armonización de la tasa con aquellas regiones que lo habían bonificado prácticamente en su totalidad. En Andalucía no eran pocos los casos en que la transmisión de una herencia suponía la ruina de los deudos por los impuestos que tenían que satisfacer a la Junta. Montero lo sabe bien, para eso era la consejera.

Pero lo de Sánchez tiene poco que ver con la socialdemocracia moderada que impera en otros países. Lo suyo es adelantar a Iglesias por la izquierda en una carrera alocada, sin preocuparse de las víctimas de los atropellos que van dejando en el camino. Ganará el chavista, por supuesto, como el kamikaze descerebrado que es, pero Sánchez dará por buena esa victoria pírrica de su socio a cambio de que la rufianada le apruebe los presupuestos y le garantice un año más en el poder.

La subida armonizada del impuesto de sucesiones hay que entenderla en conexión con el anuncio de una inmediata ley de eutanasia. Los socialistas ponen todas las facilidades para que no nazcas; si lo haces, tratarán de convertirte en un zombi moral con la educación pública, se quedarán con la mitad de lo que ganes durante toda tu vida y, cuando dobles la servilleta, intentarán quedarse también con la herencia. Con la anunciada ley de eutanasia, hasta podrán decidir si te dan matarile antes de lo previsto para redistribuir lo que hayas podido mantener a salvo de esta banda.

“¿De qué ha muerto tu suegra? De qué va a ser, de socialismo”. La conversación es surrealista, pero nadie podía imaginar que un zanguango como Iglesias llegaría a vicepresidente del Gobierno y ahí lo tienen, amenazándonos públicamente con que nos va a armonizar.

El idioma y el individuo
Antonio García Fuentes. Periodista Digital 2 Diciembre 2020

¿Qué soy y por qué soy? Imagino que al menos, los que tengan un poco desarrollado su caletre, se habrán hecho esta o similar pregunta. Y la respuesta a mi entender es escueta y firme, “soy lo que es mi idioma”; puesto que sin un idioma, el mono humano, seríamos algo así, “como un trozo de carne carentes de cerebro o con éste tan atrofiado que sería eso sólo, carne”; y ese es el destino de la especie, hasta tanto se llegue, a lo que algunos muy avanzados, ya apuntan, o sea; a la transmisión telepática y donde ya las palabras no sean necesarias, puesto que las ideas, se podrán transmitir de cerebro a cerebro y con lo que representaría esa maravilla, si es que llega; que de hecho ya hay ensayos “más o menos científicos o circenses” que demuestran esa transmisión y que algunos hemos visto desarrollarse en determinados escenarios públicos.

Entonces y por lógica, nuestra verdadera nacionalidad y patria, es y será siempre el idioma; lógico el que ese “mono humano”, quiera saber más de un idioma y arrimarse cada vez más al más hablado de este “minúsculo planeta”; puesto que ello le capacita para entenderse cada vez con más personas u homínidos aún en desarrollo, puesto que no olvidemos que “el mono humano seguimos en ese desarrollo que emprendiéramos en la noche de los tiempos; y que por cuanto padecemos, aún no podemos presumir de muchos desarrollo”; de ahí el por qué, “lo de mono humano”.

Como tuve la desgracia de nacer en uno de los países “más brutos” del planeta en que vivo; no entendí ni entiendo y cada vez entenderé menos, las luchas idiotas por imponer, “idiomas vernáculos”, que como mucho y como ya he señalado en muchos de mis artículos, sólo sirven para “andar por casa”, puesto que “los vernaculandeses por muy brutos que sean”; comprenderán sin “devanarse mucho sus licuados sesos”, que su idioma vernáculo, sólo les sirve para lo dicho, puesto que nada más pisar la calle en que viven, han de recurrir al idioma nacional y por pura necesidad humana; o más aún si se trata de “negocios” por el lógico interés del dinero.

España, tiene una historia ya muy larga y muy turbulenta, por cuanto siempre o casi siempre, aquí han dominado, “políticos muy brutos, muy fanáticos o muy ladrones”; y nunca se han preocupado de lo que un buen político o estadista tiene la obligación primordial de emprender y lograr implantar; o sea, una cultura general que forme a sus gentes, de forma en que se consideren, como “ciudadanos del mundo, y no de la aldea o población donde vinieron a nacer”; de ahí provienen todos los males de España, que para mayor vergüenza, es de las tres naciones más antiguas en su conformación como tal, “nación de pueblos”; ya que, sólo son más viejas en la historia “del mono humano”; China y Japón.

Nuestro idioma nacional, es EL ESPAÑOL, no el castellano, como aún muchos cerriles quieren imponer; ¿Por qué? Sencillo; hubo unos muy inteligentes reyes, “Isabel y Fernando, los católicos”; que si bien y como tales, cometieran errores, no así en dotar a todos sus reinos de un idioma común; para lo que encargaron a un gran intelectual de su tiempo, Elio Antonio de Lebrija(1), que hiciera una gramática, con el contenido de las principales palabras “de sus reinos” (luego ya Colón, en su primer viaje trae tres nuevas palabras del Caribe; “cacique, hamaca, canoa”, lo que continuará después con infinitas más que vienen de fuera o nacen aquí) en las que hay muchos miles de palabras musulmanas; o sea y terminando; que el “castellano aquel, es el que aún conservan los judíos “o ladinos” por interés propio; judíos que expulsaron estos mismos reyes también por intereses; y de esto ya va para seis siglos.

Como disparate máximo y en contra de toda lógica de la máxima inteligencia, los muy brutos políticos que hoy nos asolan, han impuesto en la nueva época tras la muerte de “la dictadura de Franco”, nada menos que ocho leyes nuevas de educación, las que hay ido imponiendo unos y aboliendo otros, que ya siguen diciendo que tan pronto manden los no conformes hoy, la eliminan tan pronto entren en el poder; igualmente “este potaje de políticos de panza y bolsillo”, que dicen gobernar España, permiten mediante nueva ley (que por lógica es una fuera de la ley constitucional) el que “los vernaculandeses”, impongan en sus feudos, su idioma “vernaculandés”, por encima del nacional y constitucional, y lo hacen, “por testículos” (dicho así porque es más fino) sin tener en cuenta, “el lastre que le echan a todos los que se formen, en este nuevo potaje de definiciones verbales. Digamos de paso, que aquí, andan “a porrazos y a tiros simulados”, porque también, aquí, “la Justicia”, no puede ser como exige una democracia verdadera, o sea libre e independiente, sino que los jueces, los han de elegir los partidos y según el poder de los votos que obtengan. Lo lamentable y bochornoso es que, “los jueces y fiscales tragan”, lo que se comenta por sí sólo.

Dejo aquí, mi desolado boceto de lo que es mi país hoy, diciendo simplemente que… “El Canciller de Hierro, Otto Von Bismark se quedó muy corto cuando calificó a España y los españoles, como desastre mundial, mientras él, unificaba al también “potaje alemán de reinos y reinillos”, para convertirlo en la gran Alemania que después llegó a ser. Pero la realidas es que España sigue aguantando, su ya pandémica plaga de malos políticos.

************************
(1)Antonio Martínez de Cala y Xarana (Lebrija, 1441-Alcalá de Henares, 5 de julio de 1522), más conocido como Elio Antonio de Nebrija, de Nebrixa o de Lebrija, fue un humanista español que gozó de gran fama ya como colegial en el Real Colegio de España de Bolonia. Ocupa un lugar destacado en la historia de la lengua española por ser el autor de la primera gramática castellana (la Gramática castellana), publicada en 1492 (tres meses antes del descubrimiento de América), de un primer diccionario latino-español ese mismo año y de otro español-latino hacia 1494, con bastante anticipación dentro del ámbito de las llamadas lenguas vulgares.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Bruselas desmiente a un Gobierno vendido al separatismo
EDITORIAL Libertad Digital 2 Diciembre 2020

El pasado fin de semana, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, tuvo la desfachatez de presentar su proyecto de rebaja de penas por el delito de sedición no como lo que es, una infame concesión del Ejecutivo social-comunista a los golpistas de ERC por su apoyo a los Presupuestos–, sino como una especie de imperativo comunitario: “Es una obligación hacer esa revisión como país democrático en un entorno europeo que tiene que armonizar esta cuestión por exigencias europeas”. Se trata de la misma patraña que, meses atrás, tratara de inocular en la opinión pública la vicepresidenta Carmen Calvo cuando avaló la rebaja de penas para los golpistas del 1-O sobre la base de que “Europa nos ha mandado un mensaje”.

Pues bien, este lunes la Comisión Europea, por boca de su portavoz de Justicia, Christian Wiegan, ha desmentido rotundamente al Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias al asegurar: “No ha habido recomendaciones de la Comisión en este caso, pues [las reformas sus respectivos códigos penales] es una competencia de los Estados miembros”.

La fake news del Gobierno social-comunista es aún más bochornosa si se tiene en cuenta el primer borrador sobre el informe de la reforma de la Euroorden, que pasa a amparar que las ofensas contra la integridad constitucional de un Estado miembro entren dentro de los delitos por los que se debe dictar automáticamente la entrega.

La triste realidad es que el Gobierno está entregado a la extrema izquierda podemarra y a los separatistas de ERC, que, no contentos con una rebaja de las penas para los golpistas, buscan incluso su absoluta impunidad por la vía del indulto. De hecho, este mismo martes Podemos ha reclamado al Gobierno del que forma parte que los golpistas presos estén en la calle antes de febrero, mes en el que previsiblemente se celebrarán las elecciones autonómicas catalanas.

Aunque lo más grave de la situación sea que el Gobierno de la Nación, lejos de sofocar un proceso secesionista comandado desde una Administración autonómica que sigue a todas luces en rebeldía, se someta y sirva a los intereses de los sediciosos a cambio de mantenerse en el poder, no deja también de ser preocupante y denunciable que el propio Ejecutivo social-comunista –que trata de imponer también la censura mediante un orwelliano Ministerio de la Verdad– pretenda institucionalizar la mentira de que la reforma del Código Penal al gusto de los separatistas obedece a un imperativo europeo. Lo cierto es que se trata de una falsedad tan clamorosa como aquella que decía que Europa no permitía a España la rebaja o la eliminación del IVA de las mascarillas y demás material sanitario.

Estamos en manos de unos gobernantes mentirosos, liberticidas e incompetentes para quienes todo vale con tal de seguir en el poder.

Los presupuestos de ETA
Liberal Enfurruñada okdiario 2 Diciembre 2020

Mertxe Aizpurua es la portavoz de EH Bildu en el Congreso de los Diputados y cuando habla sobre ETA, es toda una autoridad. En 1984 la Audiencia Nacional condenó a Aizpurua por apología del terrorismo a un año de prisión. Fue fundadora del diario Gara, heredero de Egin tras ser este cerrado por la justicia en 1998, por formar parte de ETA. “Por los gudaris de ayer y de hoy” se titulaba el editorial que la portavoz de Bildu publicó en 1982 y en el que decía que “son necesarios los gudaris también hoy (…). En el caso de Euskal Herria, también, ahí está la guerra. ¿O no la hay? ¿Se puede saber cuánto más está dispuesta a dar España a Euskal Herria, comparando con lo que da Inglaterra a Irlanda del Norte, o Reagan a Nicaragua, o Israel a Palestina?”. Ese año de 1982 ETA asesinó a 41 personas, una cada 9 días de media.

Mertxe Aizpurua sabe de ETA, por eso hay que creerla cuando el lunes dijo desde la tribuna del Congreso de los Diputados que el acercamiento de presos de ETA por parte del Gobierno de Pedro Sánchez y la concesión de otros beneficios penitenciarios a los reclusos de la banda ha formado parte de su acuerdo presupuestario con el Ejecutivo de PSOE y Podemos. “Podemos decir que se han dado pequeños pasos y estamos convencidas de que vendrán más y cada vez más amplios”, añadió amenazante. Recordemos que José Luis Ábalos y Fernando Grande-Marlaska han negado que hubiera ningún pacto en este sentido con los proetarras, pero a estas alturas la palabra de cualquier socialista ha perdido ya toda credibilidad; se les han acreditado tantas mentiras que no se puede esperar ya de ellos ninguna relación con la verdad.

Pero no hacía falta que la experta en ETA Mertxe Aizpurua nos lo confirmase. La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) nos informa de que, para conseguir que sean aprobados estos presupuestos de sangre de Sánchez, Iglesias, Otegui y Junqueras, el Gobierno ha acercado ya a la mitad de los presos de ETA a prisiones próximas a sus domicilios. Desde que Sánchez ocupa la Moncloa 103 etarras han sido acercados al País Vasco y 72 han progresado de grado con lo que pueden disfrutar de permisos para salir de la cárcel. Un total de 175 beneficios carcelarios aseguran el apoyo de los proetarras. Y la cuenta sigue creciendo. Hasta 21 terroristas con delitos de sangre han sido beneficiados por estos traslados en los últimos dos meses en los que el Gobierno de coalición socialista y comunista negocia los Presupuestos Generales del Estado.

En estos días coinciden dos sectores que pretenden blanquear a los proetarras de Bildu. En primer lugar, están los de siempre, los enemigos de España que anhelan acabar con nuestra democracia poniendo fin al régimen surgido tras la Transición. Y a esos se han unido ahora los palmeros de este nuevo PSOE de Pedro Sánchez, que quieren afianzarlo en el Falcon fortaleciendo su coalición con los comunistas chavistas, los golpistas de ERC y los proetarras de Bildu, reforzando este nuevo Frente Popular del siglo XXI. Sostienen que ETA ya no existe sólo porque dijo que se disolvía y aunque nunca pidió perdón a sus víctimas, ni se arrepintió por sus asesinatos, ni realmente entregó sus armas ni confesó sus crímenes, como hace tiempo que no matan, ahora aquellos mismos asesinos se han convertido para ellos en demócratas de toda la vida. Y para traca se han inventado una falacia que repiten sin dudar afirmando que, cuando todavía mataban, nosotros decíamos que cualquier idea política se podía defender en democracia si se dejaban las armas, cuando la verdad es que lo que siempre reclamamos fue que fueran derrotados, ilegalizados y encarcelados. Nunca les pedimos que vinieran al Congreso y jamás aceptamos su presencia en las Cortes. En la vida imaginamos que el PSOE fuera a negociar con ellos. Memoria, dignidad y justicia es lo que siempre vamos a exigir a los que ahora pisan la sangre de sus víctimas a cambio de un puñado de monedas de plata.

El triunfo de la mentira
Irene González. vozpopuli  2 Diciembre 2020

En los últimos tiempos observo con inevitable desolación la presencia y normalización en nuestro espacio político común de lo que no debería ser normal por su ostensible falta de ética.

Afirma Miquel Iceta, líder de los socialistas en Cataluña, que el pacto con EH Bildu y ERC “es una maravilla por la que deberíamos estar todos de celebración. Es una victoria de los demócratas que dichos grupos participen en la gobernabilidad”. Estas afirmaciones han de escandalizar a cualquiera que preserve un recóndito poso de decencia. Especialmente tras escuchar días antes al bilduetarra líder de Sortu, ArkaitzRodríguez, esputar en el Parlamento vasco contra el PNV: “Nosotros vamos a Madrid a tumbar el régimen en favor de las mayorías y los pueblos”. Es bastante curioso e inquietante el concepto que tiene Miquel Iceta de triunfo democrático. Tanto, que incidió en su gozo pactista en días posteriores al llamar “sectario” a todo aquel que no sintiese la necesidad de bailar por la presencia de Bildu y ERC en la gobernabilidad nacional.

Este totalitarismo postmoderno es el resultado de la amplia aceptación dentro de un grupo social de la ideología totalitaria, por eso no necesita los mismos métodos sanguinarios que en sus inicios. Es la situación general en el País Vasco, en la sociedad abertzale, y avanza con inaudita rapidez en Navarra. La violencia ya no es necesaria más allá de la minoría disidente, y quien la ejerce ya no es sólo un grupo, sino el resto de individuos y vecinos. No son sólo las formas y los métodos los que tienen un cariz totalitario, sino la ideología. Una idea totalitaria no se convierte en buena sólo porque no mate y sea votada. Una persona podrá ser racista o no, pero sobre lo que no cabe debate alguno es que el racismo es deleznable y no es susceptible de aceptación en el espacio común de una sociedad mínimamente civilizada. Y, por supuesto, no es susceptible de ser la base política que dirija el destino del grupo objetivo de dicho racismo, por mucho que sea votada y celebrada por una parte de los dirigentes.

Una democracia como la española no castiga penalmente a nadie por sus ideas, sino por sus actos. Dejaría de ser democracia. Por eso Gabriel Rufián no está en prisión y disfruta de un sueldo desorbitado en Madrid, exento en gran parte de impuestos a diferencia del resto de madrileños, como diputado de un partido que colaboró activamente en el golpe de Estado de 2017. Quizás algún día su habilidad cognitiva le haga capaz de entender esto. Ahora bien, una cuestión es la libertad de pensamiento propia de cada individuo, incluso de las ideas más terribles, y otra es que participe en la gobernabilidad de un país para, mediante la aplicación de esas ideas, alcanzar su objetivo de destruir el edificio democrático de convivencia. Hay un largo camino entre ambos puntos que no puede cruzarse en un paso tan corto como el que pretende imponernos el Gobierno. Otegi y Rufián no van a democratizar España tumbando la democracia. Más bien la someterán a su ideología totalitaria imponiendo la normalización de su presencia.

El triunfo del totalitarismo postmoderno no se debe a una inusitada proliferación de totalitarios con relación a tiempos del pasado. Es la consecuencia de la asunción generalizada del falso relato de los totalitarios. A esto se llega mediante la normalización de la mentira y la falta de consecuencias de la misma. El triunfo del mal.

Herramienta del cambio
Asistimos al inicio de un tiempo nuevo en el que la mentira ya no es el inocuo lenguaje de los vendedores de humo, sino un arma política del poder para amedrentar, paralizar y destruir a la oposición. Aturdir a los ciudadanos con el fin de someter su voluntad aunque sea por error de apreciación. Mentir con virulencia con el objetivo de cambiar la sociedad. Hasta ahora esa anomalía se circunscribía en España a los ecosistemas nacionalistas de odio donde proliferaba la mentira. Ahora su normalización está en el núcleo del sistema democrático.

Una herramienta básica del triunfo de la mentira y del proceso para cambiar una sociedad normalizando una idea inaceptable, es lo que en psicología se conoce como Teoría de la proyección. El vicepresidente Iglesias incurre con frecuencia y vehemencia en esa psicopatología. Es un mecanismo de defensa en virtud del cual se atribuye al otro todos los actos y pensamientos horribles propios. El fin es ocultar su responsabilidad, su culpabilidad, pues es consciente de lo inaceptable de sus actos para la sociedad. Así, un agresor se convierte en víctima, sobre la que proyecta sus propias acciones de verdugo. Otegi y los independentistas catalanes también lo hacen.

Un ejemplo reciente ocurrió en la última intervención del vicepresidente en La Sexta, a raíz de una pregunta sobre si Bildu debía realizar un recorrido ético más profundo. En lo que fue una ostentación de su poder, contestó en tono violento y soberbio, ofendido, pronunciando solemnemente una mentira, “Bildu es el triunfo de la democracia”, las mismas palabras que Miquel Iceta. Acusó también a un tercero de la acción de la que él es cómplice, en un intercambio de papeles —“el PP es el que debe hacer el camino hacia la democracia y no Bildu”. Y finalmente se victimizó -“el PP acusó a mi padre”- da igual que sea verdad o no. Violencia, mentira, proyección y victimismo. Así pretende anular toda capacidad de respuesta crítica, de control democrático a sus excesos despóticos. Compara al principal partido de la oposición (27 asesinados en sus filas), con la banda terrorista y criminal que los asesinó, junto a otras 826 víctimas. Y no pasa nada. Ni en el plató de televisión, ni fuera.

La racionalidad ha sido proscrita por este Gobierno y esto ha sido aceptado por el resto de agentes políticos, que no hacen nada para que haya consecuencias reales. Sólo hay mentira, odio, imposición de lo inaceptable y sumisión. Sólo hay ruido. Esto genera desidia y desapego en la sociedad que tiene un papel fundamental de control al poder. La mentira sin consecuencias es privilegio e impunidad, es poder despótico. La normalización de la mentira conlleva el triunfo del totalitarismo postmoderno y el inicio de nuestra servidumbre.

Han fallado todos los contrapesos que deben existir en una democracia. Todos, incluido el último nivel de control y quizá el más importante, la sociedad civil, tal y como recoge Daron Acemoglu y James A. Robinson en su obra El pasillo estrecho: Estados, sociedades y cómo alcanzar la libertad (Ed. Deusto). Si la obtención de derechos depende de la organización y movilización de la sociedad, el mantenimiento de los mismos también la requiere, pero de forma constante. El Gobierno está convencido de que en España la sociedad civil se halla encerrada en una jaula de apatía y miedo. Yo no la subestimaría.

Indultar a los golpistas y despreciar al Tribunal Supremo
Pablo Sebastián republica 2 Diciembre 2020

Mientras el proceso parlamentario para aprobar los PGE antes de finales de año continúa su rumbo con viento a favor, tras la retirada de la enmienda de UP, ERC y Bildu contra los desahucios a cambio de un decreto similar del Gobierno, en el horizonte político aparece un nuevo conflicto dentro y fuera del Gobierno ante en el empeño de Pablo Iglesias de que Pedro Sánchez les conceda los indultos a los golpistas catalanes antes de las elecciones del 14 de febrero en Cataluña.

Se trata del enésimo pago en especies políticas, de soberanía y judiciales que Sánchez ha de hacer al independentismo catalán en agradecimiento por los apoyos que de ellos recibió en su investidura y ahora en los PGE.

Y vistas las recientes declaraciones del ministro de ‘Injusticia’ Juan Carlos Campo todo apunta a que los indultos a los golpistas condenados por los delitos de sedición y malversación les serán concedidos por Sánchez. Y ello a pesar de lo que al respecto digan en sus respectivos informes preceptivos la fiscalía y la Sala del Tribunal Sentenciador del Tribunal Supremo.

Los que probablemente se opondrán al indulto por la gravedad de los delitos cometidos por los golpistas catalanes, por su falta de arrepentimiento y por haber alardeado, como lo han hecho Junqueras y Cruixart, que lo volverían a hacer.

Sin embargó y a pesar de estas actitudes y de los dictámenes de los fiscales y del tribunal sentenciador parece claro que Sánchez los va a indultar una vez que ello forma parte de sus pactos de la investidura y de los PGE con los dirigentes de ERC.

Así estaba previsto y así se hará aunque ahora aparece una novedad porque Pablo Iglesias quiere los indultos para antes de febrero porque que sí ERC gana las elecciones como anuncian las encuestas, Iglesias desea que el líder de este partido Oriol Junqueras pueda ser candidato a la Generalitat.

Aunque ese sitial lo podría ocupar Junqueras más adelante, incluso después de las elecciones ,en el caso de que gane ERC y que su candidato Aragonés acceda a la Generalitat para luego dimitir y facilitar la llegada a Junqueras.

Los indultos son jurídica y políticamente una infamia y no contribuyen en nada a la convivencia catalana porque no hay arrepentimiento y además los golpistas amenazan con otra intentona cuando estén en libertad, máxime si además consiguen el poder en Cataluña.

Pero hay algo mucho más graves, en estas circunstancias los indultos serían interpretados como una desautorización y rectificación de la sentencia del Tribunal Supremo y en consecuencia causarían daño irreparable a la Justicia española y al Tribunal Supremo en España y en Europa.

De hay la gravedad de la situación que se está planteando y para colmo con prisas y urgencias que Iglesias -que no deben ser aceptadas por la fiscalía y el tribunal sentenciador- está transmitiendo al sumiso ministro Campo para que los indultos queden concluidos antes de febrero. Y para que, en ellos, se les incluyan la eliminación de toda la condena: la penas de cárcel por sedición y malversación y también las de inhabilitación.

Lo que sin duda sería un escándalo y un ataque directo a la democracia y al prestigio de la Justicia española, puesta en este y como en otros casos -como la reforma del delito de sedición y traslado masivo de presos de ETA- al servicio de Podemos, Bildu y ERC, que son en estos momentos los que mandan en España con la ayuda de un Pedro Sánchez que solo piensa en seguir en el poder.

El ataque nacional-socialista a los madrileños
Ignacio Ruiz-Jarabo. vozpopuli  2 Diciembre 2020

A instancias de un partido nacionalista -Esquerra Republicana de Cataluña-, el Gobierno socialista proyecta un auténtico atropello a los ciudadanos de Madrid y a los de otras comunidades autónomas también afectadas. La agresión nacional-socialista pretende reducir las posibilidades de los gobiernos regionales en orden a establecer deducciones fiscales y a disminuir los tipos impositivos de los tributos que gestionan y de aquellos en cuya recaudación participan.

La proyectada medida nacional-socialista impediría la aplicación del inteligente modelo tributario que viene aplicando la Comunidad de Madrid (y otras) para aliviar al contribuyente del expolio fiscal estatal.

Antes de describir las consecuencias tributarias de lo que se pretende, conviene reseñar que el proyecto nacional socialista supone: 1) Una flagrante agresión al Estado de las autonomías; 2) La evidente ruptura de un consenso constitucional; y 3) Un descomunal y grosero fraude político.

Es una flagrante agresión al Estado de las autonomías, pues al mermar las actuales competencias de los gobiernos autonómicos limitaría su capacidad de hacer política. En este caso, política tributaria. Por ello, resulta chusco que la propuesta nazca de un partido independentista.

Es la ruptura de un consenso constitucional, dado que requiere la reforma no pactada de leyes que desarrollan el título VIII de la Constitución (Leyes de Cesión de Tributos y hasta es posible que la LOFCA).

Es un descomunal y grosero fraude político, toda vez que quebraría la decisión democrática y libremente adoptada por los madrileños (y por los residentes en otras comunidades). Al votar en las elecciones autonómicas elegimos la opción electoral que proponía una política tributaria moderada y rechazamos la que propugnaba una mayor agresividad fiscal. Ahora, aquellos que perdieron en las urnas pretenden ganar por vía extra electoral.
El mordisco del Estado

Expuestas estas tres cuestiones, veamos las consecuencias estrictamente fiscales que se pretenden con el proyecto.

De una parte, todos los madrileños sufriremos una reducción de nuestra renta disponible, al aumentar el tamaño de la cuchillada que nos pega el Estado a través del IRPF. Con el proyecto nacional-socialista los madrileños tendremos menos dinero y el Gobierno Sánchez-Iglesias, más.

De otra, todos los madrileños deberán soportar que a la muerte de sus progenitores, el Estado se lleve un mordisco (puede llegar hasta el 34%) del patrimonio familiar que generaron sus padres con el esfuerzo y el ahorro de toda una vida. Y después de haber pagado los ingentes impuestos que se exigen a los españoles (IRPF e IVA, básicamente). Este resultado, económica y éticamente abusivo, que ahora nos evita el Gobierno de Madrid, nos lo quieren imponer los nacional-socialistas.

A su vez, cuando cualquier madrileño acometa el proyecto vital que supone adquirir la vivienda que va a constituir su residencia familiar, padecerá un encarecimiento del coste de adquisición por la subida del ITP.

Por último, los madrileños veremos cómo el proyecto nacional-socialista resucita la flagrante anticonstitucional de un impuesto que, por exigir anualmente el pago del 3,5% del patrimonio personal, resulta indudablemente confiscatorio (¿cuántos patrimonios personales generan al año ingresos equivalentes al 3,5% de su valor?).

Si todo lo expuesto hasta ahora no resultase suficientemente grave, los madrileños debemos aguantar además el bombardeo de falsedades -auténtico paquete de fake news- con las que se pretende justificar el atropello nacional-socialista. Quien afirma que Madrid es un paraíso fiscal no sabe lo que es esto, pretende engañar a quien le escucha, o ambas cosas a la vez. Lo mismo puede predicarse de quien afirma que nuestro Gobierno regional practica dumping fiscal. Quien manifiesta que el Ejecutivo autonómico practica competencia desleal manipula descaradamente la realidad. Así es, todas las comunidades autónomas de régimen común disponen de las competencias para emular el modelo fiscal de Madrid. Las que lo han decidido hacer (por ejemplo, Andalucía) empiezan a recoger sus frutos. Las que no lo han hecho (verbigracia, la Comunidad Valenciana), siguen descargando sobre sus ciudadanos el coste de su deficiente gestión.

Para finalizar, recordemos que la progresía española pretende explicar cualquier subida de impuestos en base a que nuestra presión fiscal es menor que la de otros países de nuestro entorno. Olvidan que nuestra renta per cápita también lo es. Resulta incongruente predicar la progresividad fiscal entre españoles y, al tiempo, pretender que la tributación entre europeos sea proporcional.

La ONG del catalán desvía subvenciones a Puigdemont, según Ciudadanos
El partido denuncia la opacidad en la concesión de ayudas del Govern
Esther Armora. Barcelona. ABC 2 Diciembre 2020

El grupo parlamentario de Ciudadanos sospecha que Plataforma per la Llengua, la ONG del catalán que llevó a cabo un programa para averiguar de incógnito qué idioma hablan los niños en la escuela, ha podido desviar a través de su filial en Europa (Plataforma-Europa) dinero al expresidente del gobierno catalán Carles Puigdemont, huido a Bélgica.

La formación naranja pidió en una pregunta parlamentaria que se justificaran las subvenciones que la ONG recibe de la Generalitat y especificara cuáles van dirigidas a la entidad en Europa. La respuesta que dio el Govern, con fecha de julio de 2020, detalla el volumen de ayudas (70.400 euros en 2018, 461.100 euros en 2019 y 8.800 euros hasta julio de 2020) y aclara que son «para la realización de actividades relacionadas con la extensión del uso social de la lengua catalana en el ámbito socioeconómico y por los territorios de habla catalana durante los ejercicios de 2018, 2019 y 2020».

Añade, no obstante, que «el destinatario de las partidas es siempre la entidad Plataforma per la Llengua-Col.lectiu l’Esbarzer y no nos consta ninguna otra entidad con el nombre de Plataforma per la Llengua-Europa». Sin embargo, Cs recuerda que Plataforma per la Llengua y Plataforma-Europa «son la misma entidad». De hecho, señala el partido y ha comprobado ABC, cuando uno se inscribe como socio queda registrado automáticamente también en la filial belga.

"Son lo mismo"
«Son la misma cosa y el dinero que reciben también llega a Europa, aunque, curiosamente, en la documentación de la filial en Bélgica no consta ninguna actividad», denuncia la diputada de Cs Susana Beltrán, quien exige a la Generalitat «un mayor control de las subvenciones que otorga». «La Generalitat responde que no les consta ninguna otra entidad con el nombre Plataforma per la Llengua Europa como destinatario de las ayudas, cuando es obvio que son la misma cosa. Deberían detallar qué cantidad de la que recibe la ONG va para Bruselas pero se limitan a afirmar que no les consta la filial como destinatario», denuncia Beltrán.

La diputada recuerda que la Sindicatura de Cuentas catalana encontró en su informe de 2018 «irregularidades en la gestión de la Oficina de Apoyo a la Iniciativa Cultural» (OAIC) de la Generalitat. Tal como consta en el informe de 2018 del ente fiscalizador, este organismo concedió durante los años 2015 y 2016 un total de 265 subvenciones sin concurso público, siendo las entidades más afines al «procés» las más favorecidas, principalmente Plataforma per la Llengua.

Según el informe de la Sindicatura, consultado por ABC, solo en 2016 la ONG del catalán se embolsó 1,8 millones sin pasar por concurso, con la finalidad de realizar actividades de extensión del uso social de la lengua catalana entre 2016 y 2018. «Si el departamento de Cultura quiere dar un trato diferenciado a esta entidad debería justificarlos adecuadamente en el expediente, y la subvención se debería incluir como nominativa en los presupuestos de la Generalitat», advirtió en su informe la Sindicatura. Cs exige, en esta misma línea, que concrete qué subvenciones van a la filial de Bruselas y a qué se destinan. «Es cuanto menos sospechoso que una entidad tan significada con el procés tenga sede en Bruselas y no aclare sus cuentas», denuncia la diputada.

Por su parte, el líder del partido naranja en Cataluña, Carlos Carrizosa, acusa a Plataforma de ser una fuente de financiación del expresident. «Ya me diréis qué hace una entidad de defensa del catalán en Bruselas», apuntó Carrizosa y expresa abiertamente sus sospechas de que la filial belga «haya sido una vía de financiación de la fuga de Puigdemont a Waterloo». Plataforma per la Llengua respondió a Carrizosa apuntando que «nuestra financiación es pública y también la gestión que hacemos de ella. Que seamos sospechosos por haber abierto una entidad en Bruselas... Nuestras cuentas están auditadas, son públicas y transparentes». Recuerda, asimismo a la formación naranja que les han instado a reunirse con ellos para «explicarles el estado de salud de la lengua».

«Independiente»
En declaraciones a ABC, portavoces de la Plataforma han negado cualquier desvío de dinero a Puigdemont desde la filial belga. «El presupuesto de la Plataforma por la Lengua-Europa se ha utilizado solo para pagar materiales como diseño y web y no se ha hecho ningún donativo a otras entidades». Asimismo, han añadido que «Plataforma per la Llengua-Europa es una entidad independiente de Plataforma per la Llengua. Fue creada en Bruselas el 2018 para tener más fuerza y hacer llegar la voz del catalán en Europa».

Plataforma per la Llengua Europa afectivamente se creó en julio de 2018, sin embargo no consta en la web oficial ninguna alusión a la filial, excepto en el apartado que expone la doble afiliación al inscribirse. «No publicitaron demasiado la apertura de la filial, algo que sorprende, igual que sorprende que no conste en el organigrama oficial de la entidad», denuncia Cs.

Se da la circunstancia de que en la filial belga de la Plataforma figura como administradora Margarida Payola, que la vez está contratada como asesora de Carles Puigdemont en el Parlamento Europeo.


Recortes de Prensa   Página Inicial