AGLI Recortes de Prensa   Lunes 7  Diciembre  2020

La anomalía del comunismo español
Pedro de Tena Libertad Digital 7 Diciembre 2020

Sánchez ha entregado el timón del PSOE a este grupo de conspiradores que, al servicio de no se sabe bien quién, está tomando España.

No cabe duda a estas alturas que, más que el comunismo esté de vuelta (que es una metáfora de éxito) porque nunca se fue, lo que sí ha conseguido el grupo que ahora lo dirige es algo anómalo: embadurnarse completamente con una cal típicamente española que sirve tanto para para blanquear la casa como para enterrar a los muertos, según sea muerta o viva. Sabido es, salvo por los beatos de la causa, que los comunistas españoles, todos ellos, estalinistas o trotskistas, nacidos con la Revolución Rusa de las entrañas del PSOE, no han tenido una historia heroica como la tuvieron otros comunistas europeos, como los franceses o los italianos. Al menos, entre ellos hubo muchos que dieron la vida en el combate contra el nazismo y el fascismo.

Muchos de los participantes en la Guerra Civil acusaron siempre al Partido Comunista de Carrillo, Ibárruri, Díaz y demás de tremendos crímenes. Pero estos crímenes no sólo fueron cometidos contra los “fascistas” o derechistas, sino asimismo contra muchos disidentes de sus filas, muchos socialistas moderados, muchos republicanos disconformes con la marcha de la República y muchos anarcosindicalistas. No lo he comprobado, pero me han referido que cuando Víctor Salazar, secretario del PSOE en el exilio, llegó a España lo primero que dijo es: “Aún tenemos que ajustar muchas cuentas con los comunistas”. De hecho, contó El País en 1976 que Salazar ponía como condición para la reunificación de los PSOE´s que jamás hubiera un pacto con los comunistas porque no respetaban democracia alguna y estaban al servicio de un país extranjero.

Tras la Guerra Civil, se empezó a blanquear la estampa del PCE atribuyéndole el meollo de la oposición al franquismo, algo que fue consecuencia de la deserción masiva del PSOE de la realidad histórica de la nueva España de economía creciente, de la aniquilación del anarconsindicalismo propiciada por el propio PCE, de la tendencia centrífuga del libertarismo español y, con el tiempo, del imaginario político de una Iglesia Católica posconciliar que pretendió dialogar con el marxismo no consiguiendo otra cosa que meter a la fiera y sus uñas en su santa casa. La oposición al franquismo fue obra de muchos, demócratas, liberales, monárquicos, católicos, socialistas, sindicalistas y republicanos, pero los historiadores afines al “partido” contaron lo que les convino, sepultaron los horrores y elevaron a los altares de la “democracia” a un partido lleno de muertos, traiciones y obediencias a patrias externas. Eso sí, fue Santiago Carrillo, el que para blanquearse a sí mismo, ayudó a Adolfo Suárez y al Rey Juan Carlos a consolidar la transición modélica de una dictadura a una democracia homologable con las europeas.

A pesar de la propia historia del PCE, de la historia general del comunismo en la que Federico Jiménez Losantos y Stéphane Courtois han contabilizado, entre otros, millones de asesinados, de las críticas científicas, filosóficas, económicas, literarias y morales hacia el marxismo, hacia el socialismo real y hacia todo lo que ha representado el comunismo como un movimiento tiránico y perverso, aquí sigue. Condenado en muchas partes del mundo, el comunismo español, el viejo y el de ahora, bolivariano, achinado, putiniano o como se quiera caracterizar, sigue teniendo prestigio entre los jóvenes y no tan jóvenes y, sobre todo, entre los que se consideran “intelectuales” y "progresistas"( qué gran progreso una dictadura).

Es una anomalía que requiere explicación y remedio urgentes. Demostrado está que el comunismo en España no llegaba más que a un corto porcentaje de votos y a un exiguo grupo de diputados desde 1982. Pero desde el movimiento de los indignados del 15-M, al que el nuevo comunismo manipuló hasta tragárselo, el podemismo leninismo ha crecido como una hidra de la mano de separatistas y de una quinta columna apuntalada en el interior del PSOE y de IU. Muchos han contribuido a este blanqueo, casi todos han ignorado los “himalayas” de mentiras, de inconsecuencias éticas, de hipocresías, de falacias intelectuales...

Sobre todos ellos, y contra la historia del propio PSOE, Pedro Sánchez ha entregado el timón del PSOE a este grupo de conspiradores que, al servicio de no se sabe bien quién, está tomando España. Y lo está haciendo a una gran velocidad, conocedores de que tienen esta legislatura para colocar todas las cargas necesarias para que la España rota conduzca a la España roja. Palabras de un "demócrata" del tiro en la nuca como Otegui.

Mientras tanto, los socialdemócratas, los “centristas”, los liberales, los conservadores y todos los que deseamos una España unida, democrática y próspera seguimos sin reaccionar. Es más, ofrecemos un penoso espectáculo suicida. Pues venga anomalía.

La Constitución y sus enterradores
EDITORIAL Libertad Digital 7 Diciembre 2020

Los actos de conmemoración del Día de la Constitución han estado marcados este año por las cautelas imprescindibles impuestas por la pandemia vírica, que impiden la organización de actos multitudinarios, pero también por el grave deterioro de las instituciones democráticas provocado precisamente por el Gobierno de la Nación.

Al margen de la situación excepcional provocada por el Covid-19, lo más destacado de este aniversario de la aprobación de nuestra Carta Magna es que se produce cuando pesan sobre ella las mayores amenazas por parte del Gobierno socialcomunista y sus aliados, concentrados todos ellos en hacer saltar por los aires el consenso constitucional del que ayer se cumplieron 42 años.

Estamos, por tanto, ante un Gobierno arrastrado ante los peores enemigos de la Constitución, que están consiguiendo progresivamente su objetivo declarado de dejar sin efecto nuestra Carta Magna y poner en marcha un cambio de régimen sin necesidad de alcanzar la mayoría cualificada que se requiere para una reforma de tal trascendencia.

Pero lo más grave es que Sánchez no ha aceptado los apoyos separatistas acuciado simplemente por la necesidad de aprobar leyes importantes como la de los presupuestos generales del Estado, sino que todo obedece a una estrategia más profunda liderada por el Gobierno para dinamitar nuestro actual sistema de libertades y dar lugar a un nuevo régimen en el que solo pueda gobernar la izquierda.

No es casual que los peores ataques a la Corona, símbolo de la unidad y permanencia del Estado como proclama la Constitución, ya no provengan de personajillos exaltados pertenecientes a partidos y grupúsculos secesionistas, sino que estos se producen en el seno mismo del Gobierno por parte de su vicepresidente y principal sostén. Tampoco son fortuitas las concesiones al separatismo que desguazan los elementos nucleares de la unidad de la Nación, como el hecho de que la lengua española deje de utilizarse en la enseñanza en algunos territorios o que el mismo Gobierno asegure, muy ufano, que cambiará las reglas del juego para la renovación de la cúpula judicial con el apoyo de estas fuerzas secesionistas, una afirmación que ha escandalizado profundamente a las autoridades europeas, hasta el punto de verse obligadas a mostrar públicamente su más abierto rechazo a estos métodos de tinte bolivariano.

Todo ello tiene como consecuencia que la Constitución es, cada vez más, un papel mojado en manos de Sánchez y sus socios, que ni siquiera en el aniversario de su proclamación ocultan su deseo de acabar de un plumazo con el instrumento que ha permitido a los españoles el más largo periodo de concordia de nuestra historia reciente.

No es optimismo, es solo ficción
Editorial ABC 7 Diciembre 2020

O Pedro Sánchez tiene información económica privilegiada que no comparte con los ciudadanos, o sencillamente miente para mantener una utopía buenista muy alejada de la realidad. O España se ha convertido en el país más optimista del mundo, o es el más cegato en cuanto a las previsiones de crecimiento para el año 2021. Y más bien parece lo segundo por una mera cuestión estadística y de credibilidad: no hay un solo organismo nacional o internacional que avale los pronósticos del cuadro macroeconómico elaborado por La Moncloa para los próximos meses. Cuando ya parece inevitable que el año 2020 España cierre con una caída del PIB del 11,2 por ciento, el Gobierno confía que el año que viene alcance un crecimiento del 9,8, y sobre esa base ha elaborado unos Presupuestos Generales verdaderamente ilusorios. Como primera providencia, ese crecimiento se fundamenta en una recepción de fondos europeos que de momento sigue en el aire. Pero en el hipotético caso de que no llegara ese deseado maná de Bruselas al presupuesto calculado por La Moncloa, el crecimiento apenas sería del 7,2, una cifra a priori demasiado optimista si se tiene en cuenta que el Fondo Monetario Internacional prevé ese mismo crecimiento del 7,2 por ciento aun recibiendo fondos europeos, que la Comisión Europea lo reduce a un 5,4, y que la OCDE, el organismo más pesimista, lo hunde hasta el 5 por ciento. Son cálculos, solo estimaciones, sí, pero no deja de ser sospechoso que el Gobierno de Pedro Sánchez se aleje tanto de unas previsiones oficiales realizadas por acreditados expertos que, además, son bastante coincidentes.

Sánchez está jugando con una baza realmente peligrosa. Parte de la idea de que siendo España una de las cinco primeras potencias económicas de Europa en términos objetivos, ningún país permitirá que nuestra economía se despeñe más porque a la larga el perjuicio será para toda la UE. Por tanto, subyace la idea de que Europa tiene una obligación moral con España independientemente de que nuestros presupuestos no sean creíbles para la Comisión, de que no cuadre en absoluto el cálculo de ingresos y gastos, y de que las alertas de nuestro endeudamiento por encima del 120 por ciento del PIB sean ya irreversibles. El Gobierno se ha desviado en casi 4,5 puntos sobre cualquier estimación al alza que haya hecho Bruselas, y ningún otro Estado se ha alejado tanto ya que la media para el margen de error está en 1,7 puntos. Es lógico que la Comisión Europea haya lanzado señales de alarma frente a la euforia con la que el Gobierno aprobó los presupuestos el pasado jueves. España no está para euforia de ningún tipo, y menos aún ante la incertidumbre que genera la posibilidad de una tercera ola de la pandemia desde el próximo mes de enero.

Aparte, hay otros datos que revelan que el Gobierno incurre en mala fe propagandística con sus cálculos erróneos. España no solo no va a ser el país de Europa que más fondos reciba de Bruselas en 2021 en términos proporcionales (República Checa, Grecia, Italia, Bulgaria, Hungría o Malta recibirán más en relación a su PIB), sino que Sánchez presume de ser el receptor de 27.000 millones que la propia Comisión Europea calcula en apenas 11.190, mientras Funcas los cifra en 14.000. Como mucho, apenas la mitad. El motivo de esta política de hipnotización de los españoles en virtud de criterios inexactos o directamente falsos solo los conocen Sánchez y su engrasado aparato de propaganda gubernamental. Por el contrario, cabe sostener que Sánchez no se basa en un optimismo que nadie más en el planeta ve, sino en su perfeccionada obsesión por la mentira.

6-D. El día de los políticos temerosos del pueblo
EDITORIAL rebelionenlagranja.com 7 Diciembre 2020

Ya ocurrió con el día de las Fuerzas Armadas, Fiesta Nacional y día del Pilar y de la Hispanidad. El Gobierno decidió entonces encerrar la celebración de la parada militar, reducida a la mínima expresión, entre las rejas de un esquivo Patio de Armas del Palacio Real de Madrid, de tal manera que gente no pudiera siquiera asomarse a vitorear a sus tropas. Era la primera vez en los últimos 80 años que al pueblo de Madrid se le hurtaba la posibilidad de celebrar con sus Fuerzas Armadas, con sus reyes, con sus compatriotas, la fiesta nacional. ¿Por qué? Por temor a la gente. Por miedo a que los españoles respaldaran públicamente a su rey y por pavor a los abucheos a un gobierno de sátrapas coletudos que tiene que esconderse de la gente común.

Hoy, el poder en España celebra también intramuros el día de la Constitución, y ha decidido, como entonces, expulsar al pueblo soberano a las tinieblas exteriores de la Constitución (de lo que quede de ella, mejor dicho). Han blindado el Congreso como nunca antes; ,han puesto cercos perimetrales bien alejados de la entrada de la sede del parlamento y han llenado de policías y de furgones policiales los alrededores inmediatos de la sede de la soberanía nacional. Aquello parece Belfast en sus peores tiempos.

Está claro que tienen mucho miedo a los reproches, los abucheos, los «fuera, fuera» que se les vienen encima,»…y la piel muy fina. Los autores de «rodea el Congreso» (lo rodearon von extrema intimidación y violencia, con Iglesias al frente) son ahora los que alzan la muralla de protección para que nadie pueda ir a abuchear a los señoritos del poder.

Está claro que las élites (más bien, los que juegan a serlo) de este maltrecho país han decidido expulsar al pueblo de las celebraciones nacionales.

La excusa, como siempre, es el Covid19, que da para tanto como ir transformando un régimen político de integración política de los ciudadanos en un régimen de alejamiento perimetral de la gente.

Hacia la encrucijada final
Pablo Sebastián republica 7 Diciembre 2020

El 42 aniversario de la Constitución Española de 1978, reducido a una breve ceremonia por causa de la pandemia del Covid 19 a la que acompaña una dramática crisis económica y social, ha transcurrido ayer con más pena que gloria por causa del enfrentamiento político que se vive en este país y que puede derivar en tensiones y enfrentamientos de mayor cuantía.

Y es por ello que las preocupaciones aumentan a medida que nos vamos acercando al tramo final de este año 2020 de Diablo y que se avanza en los trámites para aprobar los PGE de 2021. Porque también y lentamente nos acercamos a la hora de la verdad que va a dilucidar el presente y futuro de este país hoy condicionado por la relación que hasta ahora y durante un año unió en el Gobierno a la extraña pareja que integran Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Dos presuntos ‘titanes’ y claros aventureros de la izquierda española que han llegado al poder del Gobierno, ayudados por el brazo político de ETA y los separatistas catalanes que apoyaron el golpe de estado catalán de 2017 y que están en la base de los PGE que garantizan la estabilidad del actual gobierno de Sánchez hasta el final de la legislatura

Empeñados ambos y por muy diferentes motivos, Iglesias ideológicos y Sánchez personales (desde que fue expulsado de la dirección del PSOE en 2016) en hacer su particular revolución para transformar el país, con un brusco giro a la izquierda, en pos del cambio del Régimen vigente de la Transición.

Una aventura tan irracional como temeraria que puede acabar bastante mal porque la fractura política y social que se está abriendo en España es una mala práctica política que está provocando un profundo malestar entre una mayoría de españoles.

Muchos de ellos votantes del PSOE que ven en esta ciega cabalgada de Sánchez e Iglesias un monumental disparate que no conduce a nada bueno. Y que está creando serias preocupaciones en el seno de la Unión Europea y en los mercados internacionales.

Sobre todo porque el desafío que incluye el pretendido cambio de Régimen ha coincidido con la pandemia del Covid 19 y una grave crisis económica a lo largo de este año 2020, en el que por otra parte se ha desatado una crisis en el ámbito de la Justicia y en torno a la Monarquía, en este caso por causa de los fondos ocultos del emérito Rey Juan Carlos, ahora en ebullición.

Pero una vez que concluya el trámite de los PGE estos dos aprendices de ‘titanes’ de la izquierda van a llegar a la encrucijada definitiva donde, sobre todo Sánchez, deberán de optar si continúan su aventura actual conjunta o si deciden regresar, al menos Sánchez rompiendo con Iglesias, al ámbito constitucional.

Y en estas estamos a la espera de que se levante el velo sanchista de la gran decisión. Sobre la que por ahora existen muy pocas opciones para el optimismo a sabiendas de que, si ambos siguen juntos, el riesgo de que en este país se pase del frentismo al enfrentamiento puede convertirse en una dramática realidad.

Y todo ello en un tiempo de graves problemas económicos y sanitarios que hacen más necesaria que nunca la unidad del país y la preservación de las instituciones democráticas de la Transición.

Iglesias, contra la gran mayoría social
Editorial larazon 7 Diciembre 2020

Los resultados de la encuesta de «NC Report» que hoy publica LA RAZÓN confirman no sólo la sólida implantación de nuestro modelo constitucional, sino la inequívoca percepción de la gran mayoría de los españoles de que la Carta Magna es el instrumento primordial que garantiza la unidad de España y, por lo tanto, su existencia como nación. También, que los ciudadanos son plenamente conscientes de la pretensión de la extrema izquierda y los nacionalistas, convertidos en socios del Gobierno, de acabar con la Constitución para propiciar un cambio de régimen.

Es esa misma mayoría social la que, juiciosamente, considera que en la actual situación política no conviene llevar a cabo debate alguno para modificar la Carta Magna, por más que pueda estar de acuerdo en la necesidad de su reforma. Es decir, cualquier cambio de las reglas de juego debería esperar a la superación del actual clima de confrontación, especialmente en lo que se refiere a la tensión territorial provocada por los nacionalistas, con el respaldo de un partido como Unidas Podemos que forma parte del Ejecutivo y condiciona con los instrumentos del poder la relación de fuerzas. Esta realidad, que se desprende de las respuestas a dos de las preguntas del sondeo sobre la cuestión autonómica, con una mayoría aplastante, el 75,3 por ciento de los consultados, opuesta a la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, debería hacer reflexionar a los teorizantes de la ruptura constitucional sobre las limitaciones de la propaganda y el coste del voluntarismo político.

Porque todas las evidencias llevan a la única conclusión posible, que el proyecto revolucionario de Pablo Iglesias y demás compañeros de situación va en contra de los deseos de la gran mayoría social española, por más que, como venimos denunciando, la palanca que supone formar parte del Consejo de Ministros y, sobre todo, disponer del Boletín Oficial del Estado, proyecte una imagen pública distorsionada del líder de una formación que apenas consiguió un 12 por ciento de los sufragios en las últimas elecciones, y eso sumándole las llamadas «confluencias», y que no ha dejado de perder apoyos en cada cita electoral posterior.

De ahí, que debamos insistir en que el actual marco democrático español esta firmemente asentado en la voluntad de los ciudadanos, que son el sujeto de la soberanía nacional, y que sólo desde una operación política artera, de «puerta de atrás», que despreciara la opinión mayoritaria de los españoles, y que en las circunstancias actuales nos parece inconcebible, podría llevarse a cabo la pretensión de esa minoría de la extrema izquierda, y de los nacionalistas, aupada por la coyuntura al poder.

La realidad de la financiación de Madrid frente a los delirios de Sánchez y Rufián
José María Rotellar Libertad Digital 7 Diciembre 2020

El Gobierno de Sánchez, apoyado en ERC, Podemos, el PNV y todos sus socios de la moción de censura, quieren impedir que Madrid baje impuestos. Se quejan de que el resto de españoles está pagando a Madrid dichas bajadas de impuestos y que compite deslealmente. Nada más lejos de la realidad.

En primer lugar, la Comunidad de Madrid es la región que más aporta al Sistema de Financiación Autonómica (SFA) para, vía solidaridad, hacer posible que las regiones menos prósperas puedan tener una sanidad, educación y servicios sociales dignos, que no podrían sostener si no fuese por la solidaridad de Madrid, ejercida con agrado, a diferencia de lo que suele pasar con los nacionalistas.

Madrid es, de largo, la que más aporta al Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Esenciales, para que esas regiones con menor capacidad económica puedan prestar los servicios, sanitarios, educativos o sociales. De esa manera, sólo en el último año, Madrid ha aportado al Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales (FGSPF) 4.039 millones de euros, frente a los 1.517 de Cataluña o los 390 millones de Baleares. El resto, de manear neta, recibe fondos.

Pero es que si analizamos la aportación neta de Madrid al FGSPF desde el comienzo del SFA (2009) hasta el último año liquidado (2018), comprobamos cómo Madrid ha aportado al fondo para que otras regiones puedan prestar la sanidad, educación y servicios sociales de otras regiones una cantidad que asciende a 31.671 millones de euros, frente a los 11.169 millones aportados por Cataluña. Es decir, Madrid aporta el triple que Cataluña a la solidaridad con el resto de regiones.

Y, para finalizar, esa aportación de Madrid ha sido creciente en el tiempo: ha pasado de aportar a la solidaridad 3.180 millones en 2009 a aportar 4.039 millones en 2018. Esto no sólo demuestra que Madrid aporta más, sino que cuanto más crece Madrid, más aporta, de manera que si se le impidiese seguir con la política de bajada de impuestos que ha impulsado más su crecimiento, perderían también el resto de regiones, al poder aportar menos por crecer menos.

Los independentistas catalanes, en su delirio secesionista convertido en octubre de 2017 en un auténtico intento de golpe de Estado, por el que muchos de sus dirigentes están en prisión, lanzan todo tipo de acusaciones contra el conjunto de España, culpando a la Nación a la que pertenecen de robarles los fondos que les corresponden por la actividad económica que generan. Todo eso es falso. El problema de Cataluña no es su financiación, que es una de las mejores, ni los objetivos que le marcan en el Consejo de Política Fiscal y Financiera para cumplir el déficit, que son de los más laxos, ni que el conjunto de España no la ayude, pues su deuda es colocada gracias al Tesoro. No, su problema es de mala gestión: gasto público desmedido e impuestos altos, con creciente inseguridad jurídica que les hace perder empresas, actividad económica y empleo.

Cataluña, ni ahora ni antes, no está mal financiada. Al contrario: es una de las regiones mejor financiadas. De hecho, el Sistema de Financiación Autonómica (SFA) fue diseñado de manera bilateral entre el tripartito catalán liderado por Pascual Maragall y el Gobierno de España. Es más, los propios independentistas dieron el visto bueno al borrador de acuerdo antes de que el Gobierno de España lo propusiese al Consejo de Política Fiscal y Financiera. Lo plagaron de retorcimientos estadísticos para beneficiar a Cataluña –también a Andalucía- de manera que al hablar de población ajustada, que es la que se emplea para distribuir los distintos fondos, emplearon unos ajustes, unos grupos de edad y unos intervalos que aproximaban la población ajustada de Cataluña a su población real mientras que a Madrid le hacían perder muchos habitantes a considerar a la hora de repartir los ingresos. Así, mientras que a Cataluña sólo le disminuían la población en 86.000 personas, un 1,15%, a Madrid le disminuían la población casi 3,5 veces más que a Cataluña, cuando la estructura poblacional de ambas regiones es similar.

Eso ha hecho que Cataluña sea la que más fondos ha recibido del actual SFA desde su puesta en marcha en 2009 hasta el último año liquidado (2018). De esta forma, Cataluña ha sido, junto con Andalucía, la que más ha recibido del SFA, con 167.420 millones de euros, que son más de 43.868,59 millones de euros más que los recibidos por Madrid, que tiene el mismo tamaño económico que Cataluña y donde se genera la mayor recaudación de IRPF. Es decir, Cataluña se ha llevado el 18,33% de los fondos, casi cinco puntos más que Madrid, cuando tienen el mismo peso económico.

De esa manera, como se puede comprobar, Madrid ha recibido menos fondos per cápita que la media, lo que demuestra que el SFA perjudica a la región madrileña.

Al mismo tiempo, tanto que los separatistas claman por su independencia, debido a lo que consideran el maltrato de Madrid, y, sin embargo, no dudaron en renunciar a su autonomía financiera para alargar la mano y que su endeudamiento lo cubriese el Tesoro a través del FLA, pues la pésima gestión de sus gobiernos la había convertido en insolvente, con su calificación crediticia a nivel de bono basura. De esta forma, Cataluña es quien más recursos ha recibido del FLA-Fondo de Facilidad Financiera, con el 34% del total de fondos del FLA. Es decir, si Cataluña no ha colapsado financieramente ha sido gracias al respaldo del Tesoro español, que ha cubierto casi el 80% de toda la deuda viva que tiene Cataluña.

De la misma manera, también Cataluña es la región que más ha tenido que recurrir a la financiación del Gobierno español para pagar a sus proveedores entre 2012 y la actualidad, con más de 100.000 millones financiados a través del Tesoro.

Los independentistas pueden gritar contra el conjunto de España y pueden decir que el resto de españoles les roban recursos, pero todo ello no es más que una cortina de humo para tapar la nefasta gestión de sus gobiernos. Ahora, el Gobierno de Sánchez los utiliza de muleta -con el coro añadido de Podemos y Valencia- para tratar de frenar las bajadas de impuestos de Madrid, que tanto les molestan a todos ellos porque dejan al descubierto su incompetencia en la gestión. Sin embargo, la realidad es tozuda y muestra, con datos, cómo quien realmente se financia a través del resto de los españoles es Cataluña y cómo Madrid es la que realmente aporta más fondos, con diferencia, a la solidaridad regional.

Vox se concentra en ciudades de toda España contra un Gobierno "traidor" en el día de la Constitución
El partido ha celebrado decenas de concentraciones contra los "enemigos de España". Las más numerosas, Madrid y Barcelona.
Agencias Libertad Digital 7 Diciembre 2020

Vox ha salido a la calle este 6 de diciembre en defensa de la unidad de España, de la Constitución y contra el Gobierno "traidor" que está "bajo la batuta de los enemigos de España". En ellos se han leído 22 artículos amenazados por Sánchez y sus socios, a juicio del partido. Santiago Abascal ha estado en Barcelona, donde ha avisado del "peligro que corre la Constitución a manos de aquellos que tendrían que cumplirla y defenderla". "El golpe de Estado separatista sigue activo, estamos en un proceso de ruptura constitucional", ha dicho ante los manifestantes en la plaza de San Jaime, donde un grupo de personas ha intentado reventar el acto sin éxito.

En Madrid, la portavoz de Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio, y su homólogo de la misma formación en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, han defendido también la Carta Magna en un acto en la Plaza de la Villa, que ha congregado a más de un centenar de personas, y en el que han leído el manifiesto 'En defensa de la legalidad constitucional' por el Día de la Constitución.

"Los de Vox somos estoicos, perseverantes, intrépidos, los Vox somos la resistencia. Somos la resistencia y seremos la resistencia frente a los que quieren atacar nuestra Constitución, frente a los que quieren atacar al Rey, frente a los que quieren desmontar a la nación española", ha defendido Monasterio.

La representante de Vox ha ensalzado el "legado" recibido para defender la Carta Magna como lo defiende "una madre coraje que se la quiere dejar a sus hijos intacta frente a los que la quieren atacar". "No estamos dispuestos a permitir que nos reformen la Constitución por la puerta de atrás, a que ataquen al Rey. No estamos dispuestos a que ataquen nuestras libertades, a que metan las manos en el poder judicial", ha expresado.

A ello, ha añadido que están en contra de que el Gobierno convierta a los medios de comunicación en "medios de propaganda de su régimen infame" y a que arrebaten a los niños "el derecho fundamental de hablar español en cualquier rincón de España.

"No estamos dispuestos a que se les adoctrine y no vamos a dejar tampoco que vengan ellos a darnos el carné de demócratas", ha manifestado. Monasterio ha cargado también contra la cogobernanza, al asegurar que "no es más que la antesala de la república confederal que ellos ansían".

Por su parte, Ortega Smith ha calificado al Gobierno como "socialista y comunista" y le ha acusado de ampararse en "los peores enemigos de España" para "acabar con la norma suprema" y con los fundamentos de la propia Constitución Española. "Quienes tienen el deber de proteger la Constitución y la unidad de España se han convertido en sus principales enemigos", ha apostillado.

En otras ciudades de España como Valencia, Ciudad Real o Valladolid se han producido concentraciones frente al ayuntamiento. Cientos de manifestantes se han congregado frente a los consistorios con banderas de España y en defensa de la Constitución.

Vargas Llosa pide frenar la "conjura" de la izquierda contra el español en el Día de la Constitución
 Libertad Digital 7 Diciembre 2020

Con motivo del Día de la Constitución, la plataforma Libres e Iguales, ha difundido un video en el Mario Vargas Llosa defiende los derechos lingüísticos de todos los españoles.

En la grabación, el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa comienza recordando la importancia de la lengua española en el mundo: "En la actualidad, en los cinco continentes se habla español". Asimismo, recuerda que "una lengua es algo más que un medio para comunicarse, es una cultura. Lo que significa que ciertas ideas, literatura, historia han impregnado las palabras".

El premio Nobel asegura que “al tiempo que en el mundo se celebra la expansión del español, en España, la tierra donde la lengua castellana nació, hay en la actualidad, por parte de los partidos de extrema izquierda y de los partidos nacionalistas, una especie de conjura para impedir que el español se manifieste, se haga presente, con todo lo que significa, y pase a la condición de lengua oculta, disimulada, clandestina y preterida".

En este punto, Vargas Llosa se refiere directamente a la Ley Celáa de educación y critica que "en esta ley se elimina la condición vehicular o principal de lengua española, que está determinada por la Constitución de 1978 ¿Cuál es la razón por la que el español es una lengua oculta o clandestina?". Una pregunta para la que el escritor tiene una respuesta: en su alocución explica que "el gobierno necesitaba votos de la izquierda separatista y partidos nacionalistas y estos partidos han dado sus votos a condición de que el español deje de ser lengua vehicular y pase a ser lengua clandestina".

Ante este escenario, Vargas Llosa defiende que "esto no se debe permitir, hay que poner fin a esta conjura de unas minorías que pretenden promover las lenguas periféricas en perjuicio del propio español, la lengua hablada de la inmensa mayoría de los españoles". Por ello, anima a firmar los manifiestos "que haya que firmar", salir a la calle "las veces que sean necesarias porque "la lengua española es la lengua de España y nada ni nadie nos la va a enterrar"

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La felonía del cursi
Alfonso Ussía gaceta.es 7 Diciembre 2020

Por aquello del covid-19 y también por la vida misma, el año que se escapa – y ójala lo haga precipitadamente-, nos ha traído noticias tristes y alarmantes todos los días. ¡Tantos amigos vivos, hoy silencios muertos! De ahí, que por la acumulación de las tristezas, se me haya pasado desapercibida la muerte de Valery Giscard d’Estaign, un gran enemigo de España. Era además, más cursi que una tarta de bodas.

Decía mi maestro Santiago Amón, que José María de Areilza, el Conde de Motrico, era tan elegante que al pronunciar “sí” ponía boca de “oui”. Motrico no lo forzaba. Era un vasco elegante, fortachón y cultísimo, y un lujo de la diplomacia española si bien no siempre acertado en los tiempos. Como ministro de Asuntos Exteriores del primer Gobierno del Rey presidido por Arias Navarro, Motrico llevó a feliz término todas las gestiones internacionales que el Rey le encomendaba y ninguna de las que le ordenó su presidente del Gobierno. Hay que saber distinguir la elegancia de la cursilería y la naturalidad del artificio. Ignoro cómo ponía la boca Giscard d’Estaign al decir “sí”, porque a los españoles siempre nos dijo que “no”. Los etarras terroristas, tan mimosamente tratados durante su Presidencia de la República, sí fueron colmados de generosidades afirmativas.

Giscard era un político del Centro-Derecha francés. Invertía más de una hora en vestirse y acicalarse cada día. Se estudiaba los gestos y las sonrisas. A pesar de su fama de seductor, que él mismo exageró, tenía mucho de señora. A su lado, y sin ánimo de ofender, los movimientos de Adriana Lastra son como los de John Wayne descabalgando. Lo dejó escrito la gran Nathalie Clifford Barney. “La feminidad nada tendrá que ver con el sexo mientras los hombres franceses sigan siendo más mujeres que las inglesas”. Giscard era un hombre muy mujer, y de ahí su éxito con las féminas. Se sentían cómodas con él y con su charla. Pero su capacidad de seducción, creo adivinar que pertenece a la imaginación y no a la realidad. Otra cosa fue Mitterrand, que vaya con Mitterrand.

Mitterrand, socialista, cambió la política de Giscard en lo que respecta al cobijo y amparo de los asesinos terroristas que ensangrentaban España y recibían en el sudoeste francés toda suerte de cordialidades. Se sabía dónde vivían, qué hacían, en qué bosques se entrenaban, qué contactos frecuentaban y por quienes eran visitados. Asesinaban y huían a Francia. Y Francia no movía un dedo. Con Mitterrand mejoraron las relaciones entre las Fuerzas del Orden de los dos países y los terroristas se instalaron más al norte, con Burdeos como límite. Giscard alojó al terrorismo de la ETA porque le interesaba una España incapaz de superar el franquismo. Su único detalle con España fue honrarnos con su presencia en el “Te Deum” de la proclamación del Rey. Una semana antes recibió en el Elíseo a Don Juan De Borbón, que le garantizó el camino hacia la democracia trazado por Don Juan Carlos. Durante la estancia de Giscard en España, apenas de 24 horas, la ETA no asesinó a ningún inocente.

Giscard cazaba mucho en España. No le gustaban los agarres de las reses en las monterías. “Las monterías españolas son muy bonitas y tradicionales pero los agarres me espantan”. Y le respondió el propietario del coto. “A mí el “foie gras” francés me entusiasma, pero el maltrato a las pobres ocas me asquea”. “No volveré a su finca”, dijo Giscard. “Mejor. Así cobraré el puesto que usted no paga”.

Se dice que Giscard sedujo a Diana Spencer. Entra dentro de lo posible porque la bella difunta no era adversa a las seducciones del poder, ya fuera político o económico. Ése, el de la seducción, es el único rasgo que puede intrigarme del recién fallecido. Como político y gobernante siempre llevaré unidos su desprecio por el sufrimiento de España y su apoyo y hospitalidad que disfrutaron los asesinos de la ETA. Es por ello que ruego a mis lectores que no pierdan el tiempo enviándome sus pésames.

Francia, la grande y maravillosa nación que guillotinó a su último Rey, es una República monárquica. El presidente francés es un Rey sólo sometido al tiempo de su mandato. De Gaulle fue un emperador. Giscard, ordenaba que se mantuviera vacía la silla de su derecha durante las comidas oficiales. “Un presuntuoso”, dijo Marcelino Oreja. “No, Marcelino, un imbécil”. Le apostilló Adolfo Suárez.

Creo que los lectores más certeros habrán intuido que no estoy de luto. Por mis 70.000 compatriotas muertos por el Covid, sí. Por los casi mil asesinados y sus familias por la ETA, hoy en el Gobierno, sí. Por Giscard, no. Y no me resulta desagradable reconocerlo.

¿Resistirá la Constitución?
Vicente Torres Periodista Digital 7 Diciembre 2020

Puesto que los felones que atacan sin recato a la Constitución también pretenden, en este caso sin posibilidad alguna, hacer desaparecer la lengua española, viene a cuento traer al recuerdo el artículo de Álex Grijelmo que, con el título ‘Constitución o Carta Magna’, fue publicado el 9 de diciembre de 2018, en el que recomienda la expresión Carta Fundamental cuando se quiera echar mano de un sinónimo.

También resulta conveniente explicar que el partido que más influencia tuvo en el texto constitucional fue precisamente este mismo PSOE que, con nocturnidad y alevosía, pretende desnaturalizarlo, porque la ley es un impedimento para los dictadores. Es cierto que Adolfo Suárez, ingenuamente, se reservó una mayoría de componentes entre los redactores de la Constitución. El PSOE aceptó porque ningún artículo podía salir adelante sin su conformidad. Y al final, el que más peso tuvo de todos en ella fue Peces-Barba, como lo demuestra el énfasis que puso en defenderla, en varios artículos publicados en El País, durante sus últimos tiempos.

En este punto conviene recordar a estos señores, Pascual Sala, Eugenio Gay, Elisa Pérez Vera, Pablo Pérez Tremps, Luis Ortega y Adela Asúa, que decidieron que Bildu es un partido constitucional.

Ni antes ni después, Bildu ha demostrado ninguna simpatía por la Ley Fundamental y ahora mismo está en disposición de atacarla frontalmente, como hace, apoyado por Podemos, que es su partido hermano, y otros de los que se pueden decir cosas muy parecidas.

Para Sánchez, que es un impostor comparado con otros socialistas, la Constitución es un estorbo, porque él, como todo psicópata, desea hacer lo que se le antoje sin limitaciones de ningún tipo. Sánchez, al que muchos que se creen socialistas apoyan de forma sectaria, no tiene reparos en traicionar a Peces-Barba y al PSOE. Felipe González sigue vivo, pero contempla de forma bovina la traición a su obra, aunque lanza algunas protestas de boquilla, para disimular, porque tiene el mismo odio a la derecha que Sánchez.

Ni una palabra de condena o rechazo ha salido de boca de la alcaldesa, ni de ningún miembro de la Generalitat, ante las imágenes de agresiones que, en cambio, han denunciado seguidores y cargos de VOX, muy elocuentes pero silenciadas por las mismas instituciones que han querido relacionarles con los excesos ultras de unas siglas residuales sin relación alguna con los de Abascal.

Dia de la Constitución
Abascal en Barcelona: «el mayor enemigo de la Constitución es el Gobierno y sus socios»
rebelionenlagranja.com 7 Diciembre 2020

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha afirmado este domingo en Barcelona que «el mayor enemigo de la Constitución es el Gobierno socialista, apoyado en el comunismo totalitario, apoyado en el separatismo golpista y apoyado en la ETA».

En un acto celebrado en la plaza Sant Jaume por el Día de la Constitución, Abascal ha advertido de que la Carta Magna corre peligro «en manos de aquellos que precisamente tendrían que cumplirla y tendrían que defenderla».

«Porque, por primera vez desde el año 1978, recordamos el Día de la Constitución con la ETA y con el golpismo separatista incorporados en la dirección del Estado».

También ha acusado al Gobierno de aprovechar el coronavirus «para pisotear derechos y libertades y para acelerar el ataque a la Constitución», por lo que lo ha tachado de ilegítimo.

«Una cosa es que el Gobierno haya llegado legalmente, y otra que lo haya hecho con legitimidad. Y no es legítimo mentir a los españoles», ya que el PSOE prometió no pactar con Unidas Podemos, ERC y EH Bildu, ha dicho Abascal.

También ha considerado que el Ejecutivo es el peor en 80 años: «Harán un gran daño a la sociedad española. Pero podéis estar seguros de que, como ha ocurrido siempre, no podrán con España».

En el acto también ha hablado el diputado de Vox en el Congreso Ignacio Garriga, y ha dicho que «quienes tienen el deber de proteger la Constitución y la unidad de España se han convertido en sus principales enemigos».

«Unos enemigos que pretenden destruir la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo para sustituirlos con el totalitarismo, la división y el pensamiento único», pero ha asegurado que no lo permitirán.

Y se ha dirigido al independentismo: «Recuperaremos la Cataluña que nos han arrebatado, no daremos un paso atrás y defenderemos la Cataluña hispana».

Un grupo de unos 150 radicales convocadas por la plataforma ‘Som antifeixistes’ ha llegado a la plaza a las 11 horas para reventar al acto de Vox y han proferido gritos y amenazas contra sus asistentes.

Vargas Llosa da voz a la sociedad civil con una férrea defensa del español por el Día de la Constitución
Teme que la «conjura de unas minorías» periféricas lo convierta en una «lengua clandestina», pese a que es la hablada por «la inmensa mayoría de los españoles»
Adrián Marina Bralo ABC 7 Diciembre 2020

El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha puesto imagen y voz a la campaña con la que numerosas asociaciones de la sociedad civil han decidido celebrar el Día de la Constitución. En un vídeo, el escritor hace un repaso por la historia del español como lengua y defiende que existe una «conjura» que pretende «promover las lenguas periféricas» y relegarlo a una condición «clandestina».

Existe una «conjura para impedir que el español se manifieste, se haga presente, con todo lo que significa» y «tenga la condición de lengua clandestina», sostiene el Nobel, y añade: «La Constitución es muy clara al respecto: todo español tiene el derecho de ser educado y de hablar en su lengua, el español o la lengua castellana». Esto, según él, se respeta en todo el país salvo en Cataluña.

Apunta a la «ley Celaá» como «una manifestación muy clara de este respecto», ya que «se elimina la condición vehicular de la lengua española» en la educación. «Los partidos nacionalistas han conseguido sus votos a cambio de que el español deje de ser una lengua vehicular, como establece la Constitución, y pase a ser una lengua clandestina».

Vargas Llosa ve «preciso» que se ponga fin «a esta conjura de unas minorías que pretenden promover las lenguas periféricas en perjuicio del propio español, que es la lengua hablada por la inmensa mayoría de los españoles». El escritor hace un llamamiento a suscribir «todos los manifiestos que haya que firmar» y salir a la calle «todas las veces que sea necesario» porque «la lengua española es la lengua española y nada ni nadie nos la va a enterrar».

La campaña ha sido promovida por varias asociaciones de la sociedad civil, entre las que se encuentran: Asociación Nacional Sociedad Civil Ahora, Asociación Libres e Iguales, Consenso y Regeneración, Fundación Joan Boscà, Fundación Transforma España, La España Cívica, La España que Reúne y Societat Civil Catalana.

EN EL DÍA DE LA CONSTITUCIÓN
Miles de españoles respaldan las concentraciones de VOX por la unidad nacional y contra el Gobierno socialcomunista
LGI gaceta.es 7 Diciembre 2020

Miles de personas en toda España han secundado las concentraciones convocadas por VOX este domingo, Día de la Constitución, contra el Gobierno de Pedro Sánchez en defensa de la nación, el Rey y la libertad de los españoles, y contra el Ejecutivo socialcomunista de Pedro Sánchez.

Desde la formación se ha advertido de que en este aniversario de la Carta Magna la dirección del Estado la conforman quienes “quieren acabar con la Constitución y no creen en sus principios básicos como la libertad, la unidad de España, el pluralismo político y la Justicia”.

El portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, cree que el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos es “el peor de la historia” de España y ha llamado a los ciudadanos a salir a las calles. “Celebramos el aniversario de la Carta Magna en el año en el que más en peligro la están poniendo aquellos que la deberían estar defendiendo”, ha denunciado en declaraciones en el Congreso en el acto oficial de conmemoración del 42 aniversario de la Constitución.

El líder de la formación, Santiago Abascal, ha estado junto al candidato a la Generalitat, Ignacio Garriga, en Barcelona y el secretario general del partido, Javier Ortega Smith, junto a la portavoz en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, en la capital.

En los actos, convocados ante los ayuntamientos de toda la geografía española, se ha leído un manifiesto en el que VOX advierte que no permitirá al “Gobierno de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Arnaldo Otegi” implantar “su nuevo régimen totalitario” y recuerda que el Ejecutivo de coalición socialcomunista, “entregado al separatismo y a los sucesores de ETA”, buscar “destruir la Corona, símbolo de la unidad y permanencia de España, y nuestro sistema constitucional”.

En el texto, la formación señala el “momento histórico” actual en el que “quienes tienen el deber de proteger la Constitución y la unidad de España, se han convertido en sus principales enemigos” y denuncia que pretenden “destruir la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo, valores que sostienen la Nación, para sustituirlos por el totalitarismo, la división y el pensamiento único”.

El manifiesto recuerda que este 6 de diciembre se conmemora “la decisión soberana del pueblo español de dar continuidad a nuestra Historia y tomar la Monarquía Parlamentara como garantía de unidad, convivencia y prosperidad” para advertir que “todos esos pilares están amenazados por un gobierno traidor que, apoyado en separatistas y terroristas, pretende acabar con nuestro sistema constitucional para sustituirlo por un nuevo régimen”.

Abascal avisa en Barcelona de que el mayor enemigo de la Constitución es el Gobierno de ETA y los golpistas
Vox celebra el 42 aniversario de la Carta Magna en la plaza de San Jaime, "con el pueblo traicionado por el golpismo".
Pablo Planas Libertad Digital 7 Diciembre 2020

Vox ha conmemorado el 42 aniversario de la Constitución en un acto multitudinario en la plaza de San Jaime de Barcelona, frente a los edificios que albergan la Generalidad y el Ayuntamiento. Santiago Abascal ha alertado de que "por primera vez recordamos la Constitución con la ETA y el golpismo separatista incorporados a la dirección del Estado, tal como ha reconocido el vicepresidente segundo del Gobierno".

El líder de Vox afirmó que "el mayor enemigo de la Constitución es el Gobierno apoyado en el comunismo sectario, el golpismo separatista y la ETA" y recordó que Arnaldo Otegi declaró en TV3 que "no se veía un Gobierno así desde la Segunda República". "Si para Otegi este es el mejor Gobierno en ochenta años, para millones de españoles sólo puede ser el peor Gobierno en ochenta años" añadió Abascal.

También apuntó que "hoy estamos en un acto de alerta, un acto que representa una advertencia del peligro que corre la Constitución a manos de aquellos que tendrían que cumplirla y defenderla". Abascal considera que "el golpe de Estado separatista sigue activo, estamos en un proceso de ruptura constitucional" y que el Gobierno "está aprovechando la epidemia para pisotear derechos y libertades".

Además, reafirmó que "este es un Gobierno ilegítimo y mentiroso porque llegó al poder de manera legal, pero no es legítimo porque no es legítimo mentir y Sánchez dijo que no pactaría con separatistas y proetarras".

El acto de Vox concluyó con el Himno Nacional. Un centenar de separatistas y antisistema intentó reventar la celebración del partido de Abascal, pero los Mossos d'Esquadra les cortaron el acceso a la plaza de San Jaime.

Por otra parte, Ciudadanos conmemoró la Constitución en Barcelona con un coloquio entre Carlos Carrizosa e Inés Arrimadas en el que glosaron la Carta Magna y denunciaron los constantes incumplimientos del Gobierno independentista de la Generalidad y también del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

El PP aprovechó la efeméride para pedir el cambio de nombre de la plaza de los Países Catalanes de Barcelona por el de plaza de la Constitución y se comprometió a registrar la petición de manera formal en el Consistorio dirigido por Colau.

VOX sufre agresiones en Cataluña y un montaje para que Abascal parezca un nazi
C. Novo. ESdiario_com 7 Diciembre 2020

Abascal abarrotó la plaza de Sant Jaume y denuncia que la Generalitat consintió una concentración de un grupo ultra para intentar manchar el acto de VOX.

Este domingo, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha decidido celebrar por separado, ausentándose de los actos centrales celebrados en el Congreso de los Diputados, el cuadragésimo segundo aniversario de la Constitución.

Para tal conmemoración, el líder del tercer partido con más representación en la Cámara Baja ha elegido Barcelona, pues es en Cataluña donde tienen grandes esperanzas de dar una sorpresa en los comicios catalanes del próximo 14 de febrero.

Durante su intervención, Abascal ha afirmado que "el mayor enemigo de la Constitución es el Gobierno socialista, apoyado en el comunismo totalitario, apoyado en el separatismo golpista y apoyado en la ETA".

VOX llenó Barcelona a la misma hora en que un grupo radical recibió permiso para concentrarse a su vera

En este sentido, el líder de Vox ha advertido de que la Carta Magna corre peligro "en manos de aquellos que precisamente tendrían que cumplirla y tendrían que defenderla. Porque, por primera vez desde el año 1978, recordamos el Día de la Constitución con la ETA y con el golpismo separatista incorporados en la dirección del Estado".

Al acabar el acto de Vox, se han visto algunos brazos en alto de asistentes ajenos al partido mientras sonaba el himno español, y un grupo de unas 20 personas ha ondeado una bandera de un grupo neonazi.

No solo eran ajenas al acto y sin ninguna relación con el partido, sino que según ha denunciado VOX pertenecían a otra formación ultra a la que la Generalitat dio permiso para concentrarse a la misma hora y el mismo lugar que el partido de Abascal, con la intención de hacerles responsables de la desagradable escena.

Colau anuncia acciones judiciales
Entre las reacciones de rechazo a este episodio, destaca, sin duda, la de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha que llevará a la Fiscalía de Delitos de Odio "la exaltación del fascismo y el nazismo", culpando indirectamente a VOX a pesar de las explicaciones y el rechazo del partido.

"Una cosa es la libertad de expresión. Otra es la exaltación del fascismo y el nazismo", ha dicho en Twitter, donde ha añadido que "Abascal en Barcelona habla de gobierno 'ilegítimo'. Seguidores suyos hacen saludos fascistas. Militares retirados fantasean con fusilar a 26 millones de españoles. Ante el Fascismo no valen titubeos, sólo la condena".

 

 


Recortes de Prensa   Página Inicial