AGLI Recortes de Prensa   Sábado 19  Diciembre  2020

Desinformación, opacidad y caos
Editorial ABC 19 Diciembre 2020

La reacción del Gobierno a la tercera ola de la pandemia sigue siendo una inmensa laguna de desinformación, opacidad y propaganda. Desinformación, porque ya ante una Navidad inminente, ni Pedro Sánchez, ni Salvador Illa, ni Fernando Simón contestan a una sola pregunta de las muchas que tienen los ciudadanos, inmersos otra vez en una irritante sensación de dudas, incertidumbre y confusión. Y si no contestan a nada de lo que se les pregunta, solo puede ser por dos motivos: o no saben contestar porque su gestión es un ejercicio de improvisación constante, lo cual es grave; o no quieren hacerlo, lo cual es más grave aún -podría ser incluso delictivo-, porque demostraría que España no vive en un estado de alarma, sino en un estado de mentira permanente.

Junto a la desinformación, la opacidad es otra constante. Absolutamente nadie sabe ni cómo, ni cuándo, ni quién será el primer colectivo en someterse a las primeras vacunas que lleguen, a priori el día 27. Ni siquiera para eso Illa ha podido aclararse. Nada se sabe sobre cómo será el proceso de transporte, ni su almacenamiento, ni si disponemos ya de los lugares con las condiciones de frío necesarias, ni en qué momento comenzará su distribución masiva, ni sus condiciones de seguridad, ni en qué autonomías, ni con qué criterios… Más allá de generalidades como que serán colectivos vulnerables y sanitarios los primeros en recibir su dosis, el Gobierno se limita a repetir (ayer una decena de veces) que el reparto será «equitativo». Pero a día de hoy ni una sola autonomía sabe siquiera cuántas dosis recibirá en esta primera tanda, o si le llegarán más o menos en virtud de criterios de densidad demográfica, de edad media de sus ciudadanos, de deslocalización sanitaria… Nada de nada.

Y tras la opacidad, la propaganda. Este Gobierno es sospechoso de muchas cosas, pero de una es culpable: de ser una máquina de manipulación de la opinión pública a base de engaños masivos, y por eso Illa fue abucheado ayer. Si fuera por Sánchez, España sería solo víctima de una leve gripe con decenas de miles de muertos por circunstancias ajenas y no aclaradas. La Moncloa solo estará diseñando ya toda una parafernalia propagandística para que cuando llegue el día 27 Sánchez acuda raudo a un hospital a ser testigo del primer vacunado español. Entonces, el triunfo sobre el virus será mérito de su Gobierno y no de los investigadores, que en meses han hecho el trabajo de años para combatir la enfermedad. Hasta una buena noticia como el inicio de la vacunación, este Gobierno la convierte en un laberinto anárquico.

La realidad es tozuda. Ayer Illa dejó claro que aquello del «mando único» en el estado de alarma es ya historia. Se impone el «escaqueo único». Diez meses después, el Gobierno ha concluido que debía dejar de asumir cuota de desgaste y está consintiendo una Navidad a diecisiete velocidades, una por autonomía, que es precisamente lo contrario de lo que se comprometió a hacer. Unas comunidades quedarán cerradas y otras abiertas. Unas tendrán seis comensales a la mesa, y otras diez. En unas podrá acudirse a restaurantes y lugares de ocio y en otras no. Cualquiera que desee hacer un viaje familiar en los próximos días entre regiones deberá consultar el boletín oficial de cada una de ellas para saber a qué atenerse. Unas ponen multas, y otras no. Unas permiten la llegada de familiares y otras no por cierres perimetrales exclusivos. Días atrás, iba a ser la Navidad de los «allegados», y ahora solo será la Navidad del caos.

El Supremo apunta a los delitos en la gestión del Gobierno
Editorial ABC 19 Diciembre 2020

El Tribunal Supremo concluyó ayer que la Fiscalía General no puede sacudirse de encima, y de un plumazo, medio centenar de querellas y denuncias contra la errática gestión política del Gobierno sobre la pandemia. Aquel informe genérico con el que se despachó el fiscal Luis Navajas por indicación de Dolores Delgado, en el que sencillamente se concluye que nadie cometió un delito, fue una falta de respeto a los miles de muertos por coronavirus. Es cierto que el Supremo no ha admitido en este trámite ninguna querella contra miembros del Gobierno. Pero para que la verdad sea completa, conviene añadir aquello de «en este momento». De hecho, los jueces sí aprecian indicios de posibles conductas delictivas que, como mínimo, deben ser investigadas en juzgados ordinarios para depurar responsabilidades. Y si no hay aforados implicados hoy, eso no quiere decir que no los haya en el futuro. Ni la gestión de la trágica muerte de miles de ancianos en residencias, ni la opacidad en los contratos del Estado durante la pandemia, ni las carencias en la protección de nuestros sanitarios son para que este Gobierno presuma. Al contrario: son para que responda si hay delitos.

Iglesias, un reo sin honra
Jimmy Giménez-Arnau okdiario 19 Diciembre 2020

Enero de 2020. Ante el Rey y altas magistraturas del Estado, un reo conocido por Pablo Iglesias, comprometió su -inexistente- honra como responsable público e institucional. Este fue el ritual que usó para trincar la cartera que otro trilero, Pedro Sánchez, le regalaba a cambio de convenir las mil y una tropelías que el socialcomunismo se disponía a cometer: “Prometo, por mi conciencia y honor, cumplir fielmente las obligaciones del cargo de vicepresidente segundo del Gobierno, y Ministro de Derechos Sociales, y Agenda 2030, con lealtad al Rey, y guardar, y hacer guardar la Constitución, como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las liberaciones del Consejo de Ministras y Ministros”. Sólo un reo sin honra, un tiparraco que miente más que habla, es capaz de prometer tales cosas para luego incumplirlas sistemáticamente.

Un zafio capo de Unidas Podemos que no cumplió lo que prometió ante Felipe VI. Según La Razón: “Ha demostrado que aquella fórmula de adhesión con la monarquía constitucional resultó una farsa, un fraude”. Al ADN de la hiena le da igual morder al maniquí que le dio mando desmedido, que infectar los planes del Gobierno. Y saca sus colmillos de fiera, contra todo lo bueno que tenga que ver con España. El presidente y el vicepresidente sólo se ponen de acuerdo para no revelar el número de muertos que ha causado la pandemia debido a su lamentable gestión, en no rendir cuentas del millonario gasto de sus insensateces, en chotearse de cientos de demandas que les interpuso Transparencia sin responder a ninguna y también, en su propósito obsesivo de vejar a los jueces y cargarse la independencia del poder judicial. En fin, que copian la hoja de ruta del comunismo.

Durante el terrible tiempo de la peste hemos estado en manos de estos dos individuos, Sánchez e Iglesias. Así nos fue y nos irá. Pero hete aquí que, cuanto más se jactaban de sus diabólicos y míseros triunfos, aparecieron las nobles voces de unos jueces que no juran, ni prometen, sus cargos en vano, porque son leales al Rey y a la Constitución. Desde que la Justicia tumbó la exclusión del castellano en las provincias bárbaras, Sánchez supo que Iglesias sobraba en sus planes de sobrevivir en Moncloa. Si a esto añadimos que Carlos Lesmes, presidente del T.S. y del CGPJ, se rebeló contra el marxista que pretendía hacer añicos el poder judicial y los de Unidas Podemos lo tienen crudo. Apenas tres ministras socialistas, Calviño, Robles y Montero -la eficaz, pues la cajera comunista no sirve para nada- muestran el respeto que merecen los jueces, el constitucionalismo y Felipe VI. Un reo sin honra, ya ha reservado vuelo de ida a Venezuela.

El Gobierno socialista está deseando que desaparezca en el triángulo de las Bermudas. Todavía hay gente que cree en los Reyes Magos.

Rocío Monasterio (Vox): «Sánchez está subido al tigre de Iglesias y no sabe cómo bajar»
Vicente Gil. okdiario 19 Diciembre 2020

Rocío Monasterio, portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, cree que el presidente Sánchez «está subido al tigre de Iglesias y no sabe cómo bajar». Para Rocío Monasterio, «el timón del Gobierno lo lleva Iglesias» y Sánchez «es sólo una marioneta movida por los enemigos de España». Son declaraciones al programa HOY RESPONDE de OKDIARIO. Al hilo de las pitadas a Salvador Illa este viernes en Madrid, Monasterio opina que «más les van a pitar porque este es el gobierno negligente y criminal de los 70.000 muertos por la pandemia». Rocío Monasterio cree que el PP nacional no apoya a Ayuso frente a Sánchez: «Le apoyamos más nosotros», afirma. Le parece «una vergüenza lo que se ve en Canarias con la inmigración» y denuncia que la Ley Celaá es «totalitaria y pretende adoctrinar a nuestros niños». No entra en «asuntos personales» del Rey Juan Carlos, defiende su legado histórico y cree la Monarquía tiene futuro en España: «El Rey Felipe es un ejemplo de seriedad, rigor y amor a España».

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid cree que el ministro Illa, el Gobierno «y sus socios comunistas» merecen pitadas como la de este viernes. «El Gobierno controla sus medios de propaganda para que no llegue la realidad a la mayoría de españoles», afirma. «Ahora los españoles -dice- están en modo supervivencia por la crisis, muchos van a pasar unas Navidades tristes por sus familiares muertos y muchos tienen miedo a contagiarse. Pero cuando esto pase -señala- confío en que muchos españoles se den cuenta y salgan más a la calle a protestar».

Para Rocío Monasterio, el reconocimiento legal de la eutanasia «es el final de un camino para imponernos un plan cultural». «Nos han ido metiendo poco a poco -dice- la cultura del descarte (de vidas) para que todo nos parezca normal. Pero el Estado no puede ser cooperador necesario de la muerte de españoles. No es Dios para decidir quién vive y quién no. No puede fomentar el suicidio de los ciudadanos y no puede dar cobertura legal a otros para que ejecuten a enfermos».

Iglesias al timón
«El timón del Gobierno lo tiene Iglesias», afirma con rotundidad Rocío Monasterio. «Sánchez se ha subido al tigre de Iglesias y no sabe cómo bajar». «Sánchez es una suma de traiciones y mentiras», señala. «Es difícil salir bien de un Gobierno en el que mientes y engañas a todos: a los tuyos y a los no tuyos». Y pronostica: «Eso al final acaba mal».

Rocío Monasterio dice que este es «el gobierno de la mentira y la incompetencia que nos lleva a la ruina» y ve a Sánchez como «una marioneta en manos de los enemigos de España». «Iremos descubriendo los peajes que ha pagado para sacar los Presupuestos», afirma convencida de que hay peajes «ocultos y en diferido». «Mientras -opina- el Gobierno e Iván Redondo controlan sus medios de propaganda, sus medios de comunicación, y crea cortinas de humo (Franco, el Pazo de Meirás, chats de militares…) para que evitar que la realidad de su desgobierno llegue a los españoles».

Rocío Monasterio no ahorra adjetivos al hablar de un gobierno «criminal» al que habría que juzgar: «Igual que a un empresario se le piden responsabilidades por su gestión -señala- los españoles deberíamos exigir una responsabilidad civil, penal y patrimonial al Gobierno» por su gestión de la pandemia. Un gobierno «socialcomunista» que ha creado una ley «totalitaria» para «adoctrinar a nuestros niños», dice en referencia a la Ley Celaá. «Una ley -añade- antisocial e injusta».

Monasterio ve, además, al ejecutivo de Sánchez y al ministro Marlaska «cómplices» de las mafias de la inmigración. «Lo del Gobierno en Canarias es una vergüenza», remarca. «Por los inmigrantes a los que las mafias extorsionan para acabar, quizá, muertos en el mar; por los españoles que tenemos la movilidad restringida mientras los inmigrantes trasladados a la península pueden moverse por todos lados; y por los propios inmigrantes legales que han cumplido el trámite y unos requisitos para venir a España y se encuentran igualados a los que han entrado en España irregularmente y el Gobierno ha soltado por Madrid y otras ciudades».

Rocío Monasterio tiene claro que la pandemia ha evidenciado el «fracaso» del estado de las autonomías. «El sistema autonómico nos ha costado vidas. No es normal que no se trasladaran enfermos de una comunidad a otra o no es normal que no se compartan entre comunidades los historiales clínicos de pacientes». ¿Ustedes quieren eliminar el estado de las autonomías?», preguntamos. «No», asegura. «Queremos reformarlo para retornar, eso sí, al estado las competencias de Sanidad, Educación y Justicia».

Ayuso, Cayetana y el PP
La portavoz de Vox en la Asamblea no ve a Pablo Casado y a la dirección nacional del PP muy volcada en defender a Isabel Díaz Ayuso frente a los ataques de Pedro Sánchez. «Apoyamos nosotros más a Ayuso», señala, «que la dirección de su propio partido». «Lo mismo que le pasó -afirma- a Cayetana Álvarez de Toledo, que decía verdades como puños». El PP y Vox todavía sangran por la herida abierta en la moción de censura. «Yo creo que nadie sabe lo que hace el PP. Por lo pronto, va a repartirse los jueces con el PSOE, como siempre, para que todo siga igual. El PP tendrá que decidir dónde quiere estar. Vox sí sabe donde está: en la oposición frontal a Sánchez».

Navidad Covid
Rocío Monasterio se muestra escéptica ante las medidas de restricción de la movilidad que tienen el efecto contraproducente -en su opinión- de provocar aglomeraciones en el centro de Madrid: «Lo que tiene que hacer el gobierno regional es cumplir su promesa de aumentar los rastreadores y los test, usando al ejército si es necesario».

Gobierno regional (de PP y Ciudadanos) y Vox van a negociar los presupuestos de 2021. «No tenemos nada aún», asegura. Ni un papel. «Hablé con Lasquetty (consejero de Hacienda) en verano y desde entonces nada. Han pasado muchos meses. Primero, que los pacten con Ignacio Agudo para que no haga como la última vez, que incumplió lo que habíamos acordado». Monasterio ve todavía con ciertos complejos a Aguado y a Ciudadanos respecto a Vox. «Hablamos poco», reconoce.

Rocío Monasterio pide ejemplaridad al gobierno de Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado en dos cuestiones: la reducción de cargos públicos y la transparencia. Falta información detallada de las compras de material durante la pandemia, «lo mismo que el Gobierno de Sánchez». Y añade: «No pueden criticar que Sánchez tenga 22 ministros mientras ellos han subido de 9 a 13 las consejerías cuando antes, incluso, eran 7». «Sobran chiringuitos y cargos» en la Comunidad de Madrid, repite. «Es un dispendio de gasto superfluo, de fundaciones, instituciones, comisionados… que el PP y Ciudadanos usan para colocar gente que en su vida ha trabajado en la empresa privada, que iban en las listas electorales y no salieron y a los que les han creado carguitos para colocarles con 98.000 euros de sueldo». Para Vox, «hay que emplear ese dinero en gasto social sobre todo en educación, sanidad y asistencia a los que lo están pasando mal». Y hacer algo -apunta Rocío Monasterio- «para luchar contra la epidemia de soledad que padece nuestra sociedad».

La bajada de impuestos en Madrid , con Pedro Sánchez apretando a la Comunidad, va a ser el caballo de batalla de la negociación presupuestaria en Madrid. Rocío Monasterio no se moja al preguntarle si Vox apoyará los presupuestos si no hay reducción de impuestos. Peso sí reitera que «los madrileños, autónomos, comerciantes, hosteleros, familias… que están angustiadas por la crisis, no entenderían que no haya en Madrid una reducción de gasto político importante y que no se bajen los impuestos. Es el mejor momento -reitera- para hacerlo, cuando la gente no llega a final de mes».

Esa parte golpista del Ejército
Javier Somalo Libertad Digital 19 Diciembre 2020

Las siguientes palabras las pronunció Juan Carlos Monedero el 14 de julio de 2014 en el barrio de Hortaleza, Madrid:

“Hay muchos relámpagos en la noche. Tenemos Círculos Podemos de las Fuerzas Armadas. Se van a llevar un susto. No sabéis cuánta gente de las Fuerzas Armadas está con nosotros. ¡No sabéis cuánta! Hay gente a la izquierda de la izquierda de la izquierda que dice estar en contra de los ejércitos. Genial. Yo también. Pero si ganamos, yo voy a estar más tranquilito sabiendo que una parte importante del Ejército va a garantizar el triunfo de Podemos, y que una parte de la Policía va a garantizar el triunfo de Podemos. En esta cuestión no somos ingenuos”.

Y en esos famosos “Círculos”, en redes sociales y chats variopintos surgidos, según parece, en Brasil, obedecieron de inmediato a la corneta del jefe Monedero. También en 2014 decían así:

“Nos acusarán de antipatriotas: nuestro patriotismo no es el clásico de una bandera rojigualda y adhesión al movimiento nacional. Tampoco es defender a los que nos han llevado a la ruina ni a los poderes económicos. Nuestro patriotismo y compromiso es con el pueblo, sus decisiones democráticas deben ser respetadas, incluidas decisiones que puedan no gustarnos o incomodar a nuestros mandos”.

En nuestras Fuerzas Armadas no hay adhesión posible a ese “movimiento nacional” que mencionan esos supuestos militares podemitas del 2014. El penúltimo secretario general de ese movimiento al que aluden sin gracia —el último, Ignacio García López, lo fue para disolverlo—trajo bajo el brazo la democracia, culminó el proceso de legalización del PCE, sufrió un anunciadísimo golpe de Estado en 1981 y se llamaba Adolfo Suárez. Pero queda claro, gracias a Monedero, ese "ejército del pueblo", aún más antiguo que el Movimiento, y que contraponen como solución.

En cuanto al patriotismo, en las Fuerzas Armadas sólo cabe uno: defender la nación asumiendo el riesgo personal de hacerlo por convencimiento. Por eso no todos valen para ello. Pero si el patriotismo castrense de Podemos es negar la defensa global, seleccionar a quién se defiende excluyendo “a los que nos han llevado a la ruina” y a los “poderes económicos”, ese Ejército es ilegal, inconstitucional, de partido y, por definición, golpista. Pero nada se dijo entonces ni ahora y nada pasó ni pasará.

Hoy, en uno de los momentos de mayor inestabilidad democrática, los grandes medios de comunicación abundan en el manido ruido de sables convenientemente ligado a Vox. Y lo hacen a partir de un chat que ya se ha demostrado infiltrado, y quién sabe si no inducido, por Podemos gracias al general José Julio y su División por descubrir.

El error es pensar que de esto saben poco en el partido morado cuando es su especialidad, fraguada y pagada en Venezuela. Allí tenemos el perfecto ejemplo de ese “ejército popular” al servicio de lo que se tercie menos de la democracia. No es un detalle sin importancia que Pablo Iglesias dedicara programas de la televisión iraní al comandante Chávez y que montara un mausoleo ideológico de penas y amenazas junto a Monedero cuando el tirano murió. Ellos estaban allí, tenían despacho, asistían a actos oficiales y eran mencionados con honores. Allí nació Podemos, pero la ingenuidad política y mediática españolas ­­—golpista cuando no hay ignorancia— han permitido que aquello llegara aquí casi como un juego inofensivo de tertulias. Es en Venezuela donde las Fuerzas Armadas —ellos siempre hablan de “Ejército”— cumplen esa labor social que toda dictadura considera necesaria para el “pueblo”: la represión. Nunca lo han negado y nunca les hemos pedido cuentas.

¿Cuál es la versión oficial, asumida ya por derrota ideológica?: si existe peligro real de golpismo siempre será de derechas porque los militares son de derechas, si es que tuvieran alguna ideología compatible con la democracia. Siempre estarán a punto de estallar porque los mandos y jefes de las Fuerzas Armadas españolas además de ser ingenieros, físicos, biólogos, letrados, historiadores, políglotas y reputados expertos internacionales en sus materias, no soportan la democracia de estos últimos cuarenta años y no sueñan con otra cosa que no sea pronunciarse contra ella y recuperar los gloriosos Principios del 18 de julio. Y claro, el Jefe Supremo del avispero es quien es y viene de su padre, que era quien era y vino de donde vino. En la barra de un bar —ahora ya no— es sencillo de defender. No requiere esfuerzo ni lecturas.

Dice El País que en el chat volcánico hay un militar que dice que “la forma de parar esto es un nuevo alzamiento”. Y la ministra de Defensa, Margarita Robles, antaño socialista razonable, se desvive por abrir una investigación. Aparte de dilucidar primero de qué alzamiento se trata, porque hubo unos cuantos, ¿dónde está el peligro? Pues en el mismo sitio que otros que no preocupan tanto.

Hay un diputado, ex miembro de la banda terrorista ETA y socio decisivo del Gobierno, que dice que “necesitamos una España rota” para proclamar una república plurinacional socialista. Hay una ministra, sin atisbo ministrable, que advierte a “los borbones” de que vendrán “recortes con guillotina”. El secretario general del PCE, Enrique Santiago, tan fiel a Maduro como Iglesias, dice que “si se dieran las mismas condiciones que se dieron con Lenin” no dudaría en ir a La Zarzuela a hacer lo mismo que hizo Lenin con el Zar. Le preguntan: “¿Lo liquidaríais?”, y Santiago contesta: “Eso ya depende de cómo se pusiera, de lo que surgiera”. Todo muy gracioso.

En público, con vídeo disponible, sin doblaje fraudulento y sin ironías, el hoy vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha dicho:

“Un tipo que dice ‘voy a hacer desfilar al Ejército francés para que los mercados se atengan a las consecuencias’, qué queréis que os diga: me causa simpatía.

“Cuando definimos al enemigo, y yo creo todos estamos de acuerdo en que el enemigo es la lógica capitalista, ese enemigo sólo entiende un lenguaje: el lenguaje de la fuerza. Me gusta quien moviliza al Ejército para decir a los mercados: cuidado, que las pistolas ahora las tengo yo”.

Ya no estamos hablando de aquel chat en Telegram en el que Pablo Iglesias, machista añojo, soñaba con azotar a Mariló Montero, nada que ver salvo por el apellido con su ministra. Los rumores son fake o peligros incipientes en función de quién los maneje, quién los publique o quién los desmienta.

Como la derecha tradicional, hoy centro mediocre, ha renunciado a la batalla ilustrada, nos queda la defensa individual que quieran hacer los que orillen los complejos en favor de la democracia cierta que llegó en los setenta. Hay políticos del PP —no muchos pero quedan—, otros de Vox —censurados antes de hablar—, algunos socialistas —cada vez menos y siempre jubilados—, unos pocos periodistas y un puñado de jueces que parecen dispuestos a no tragarse el gran bulo de la izquierda mediática patrocinada inexplicablemente por la gran empresa española. El jueguecito podía tener su aquel en épocas de cierta estabilidad pero estamos atravesando horas muy graves que no admiten roles progres despreocupados y, quizá esto les convenza, nada rentables a medio plazo.

Si hoy, finales de 2020 principios de 2021, hay un riesgo de golpe de Estado, la pregunta hay que formulársela a la izquierda, no a la derecha. Hemos visto golpes desde el poder, como el perpetrado por la Generalidad de Cataluña, que se proclamó República Independiente y todavía andamos discutiendo de terceros grados o indultos cuando están en La Moncloa aprobando los Presupuestos y otras leyes finales.

No sé cómo andarán los ánimos de los militares jubilados o en la reserva pero sí conozco lo que piensan y hacen los políticos en activo y, en muchos casos, me resulta de lo más golpista. Nadie reparó en los planes milimétricos de Podemos con las Fuerzas Armadas y en su experiencia bolivariana de revolución armada que, como dijo Monedero en 2014, puede “garantizar el triunfo de Podemos” en España. A mí eso me preocupa mucho más que lo que digan otros en un chat aunque lo publique el sacrosanto accionariado de El País, que es el escribe los libros de texto para los colegios. No nos dejemos engañar por la falsa memoria; si hay “una parte del Ejército” que pueda preocuparnos, no es la que nos quieren meter en la cabeza.
*****
Con seis, cuatro, dos… o uno mismo, Feliz Navidad y brindemos por nuestros ausentes y por el sentido común, que en algún sitio andará.

Igualitarismo pandémico 
Emilio Campmany Libertad Digital 19 Diciembre 2020

La libertad es despreciada como el origen de todos los males y ha de ser cercenada allí donde descuelle.

Ya sabemos que a este Gobierno lo único que le preocupa es la igualdad. La libertad es despreciada como el origen de todos los males y ha de ser cercenada allí donde descuelle. Es evidente que el Gobierno se propone aprovechar la pandemia para combatir la libertad hasta más allá de donde lo haría en condiciones normales. Y lo está haciendo ante la indiferencia de la mayoría de los medios de comunicación. Se critica la torpeza en la gestión o el perjuicio que para la economía suponen las medidas sociales. Pero casi nadie advierte el daño que a la libertad inflige el igualitarismo sanitario.

Se vio con claridad cuando la Comunidad de Madrid empezó a perimetrar barrios de la capital en los que, por los análisis de las aguas fecales, se supo que había una mayor incidencia del virus. El Gobierno reaccionó con fiereza y acudió presto al rescate de los pobres imponiendo el cierre de todo Madrid en perjuicio de aquellos barrios, humildes o no, en los que la incidencia era baja y no había razón para la medida.

Se vio igualmente con ocasión de la distribución de la vacuna de la gripe. No se sabe si ésta constituye un freno más o menos eficaz contra el covid-19, pero, por si acaso, muchas personas que no se vacunaban habitualmente decidieron hacerlo este año por si acaso. El Gobierno, en vez de preocuparse de adquirir tantas dosis como fueran necesarias para atender a la muy previsible mayor demanda, racionó las disponibles e impidió a las farmacias vender dosis. De esta forma sólo se vacunó quien el Gobierno dijo y no quien quiso.

La Comunidad de Madrid lleva semanas pidiendo al Ministerio de Sanidad que se autorice a las farmacias a hacer test de antígenos a quien lo desee. Es algo que permitiría a los ciudadanos que quisieran gastar su dinero en eso controlarse regularmente para proteger a sus familias. También en esta ocasión el Gobierno se ha negado a que los madrileños disfruten de esta libertad y ha impuesto una serie de condiciones (que sea en zonas de alta incidencia para cribados poblacionales, sea lo que sea que esto significa) que privan a la idea de toda la eficacia para la que fue pensada.

Es muy triste que un rico pueda hacerse los test que desee y un pobre no. Lo ideal sería que el Gobierno ofreciera test gratuitos a quien quisiera hacérselos. Pero el Gobierno no está en condiciones de hacer tal cosa, no porque sea algo contrario a la igualdad, sino porque el dinero que haría falta ya se ha gastado en subvenciones, chiringuitos, clientela y despilfarro. De modo que, por mor de la igualdad, ha decidido que no pueda hacérselo nadie más que quien el Gobierno diga.

Lo peor de este igualitarismo exacerbado y estúpido que va acabar con la libertad económica, y luego con la relativa prosperidad que disfrutamos gracias a ella, es que a casi todo el mundo le parece muy bien. Y quienes lo desaprueban no se atreven a decirlo por no ser acusados de desalmados o insolidarios. Para ser realmente iguales como el Gobierno quiere habría que imponer a los sanos que se contagiaran por solidaridad con los enfermos. Ésa sí que sería verdadera igualdad.

Las 12 argumentos del Supremo para que los Juzgados de Madrid investiguen las querellas de la covid contra el Gobierno
LD recopila los 12 principales argumentos del Supremo para derivar las 20 querellas y las 30 denuncias del covid a los Juzgados ordinarios de Madrid.
Miguel Ángel Pérez Libertad Digital 19 Diciembre 2020

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha rechazado la admisión a trámite de 20 querellas y 30 denuncias presentadas contra el Gobierno de Pedro Sánchez por su gestión durante la pandemia de la covid-19, al considerar que no está debidamente justificada la autoría de los hechos punibles atribuidos a los miembros del Ejecutivo.

Dichas denuncias y querellas fueron presentadas en los últimos meses por distintos sindicatos, asociaciones, organizaciones profesionales del ámbito de la sanidad y de las Fuerzas de Seguridad, familiares de víctimas del coronavirus y un partido político (Vox). La Fiscalía a través del informe elaborado por el teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, pidió en septiembre el archivo masivo de todas las denuncias y querellas.

Libertad Digital recopila los 12 principales argumentos del Supremo para derivar la investigación de los hechos a los Juzgados ordinarios de Madrid.

"Decisiones del Gobierno desacertadas"
"No deja de ser una obviedad afirmar que la calificación jurídico-penal de un hecho no puede hacerse depender de la indignación colectiva por la tragedia en la que todavía nos encontramos inmersos, ni por el legítimo desacuerdo con decisiones de gobierno que pueden considerarse desacertadas. Son otros los escenarios en los que la exigencia de ese tipo de responsabilidades tiene que hacerse valer".

"Una resolución de archivo no santifica actuaciones erróneas"
"Una resolución de archivo acordada por esta Sala no santifica actuaciones erróneas y de graves consecuencias sociales, aunque no tengan relevancia penal. Sólo nos corresponde examinar la posible existencia de responsabilidad criminal y determinar si las querellas formuladas contienen elementos suficientes para concluir, al menos indiciariamente, que las personas aforadas podrían haber incurrido en alguna conducta tipificada en la ley como delito. Y además tratándose de un órgano que no es el llamado ordinariamente a investigar hechos penales, sino solo excepcionalmente, también estamos condicionados por la aparición de indicios cualificados contra personas aforadas, para no sustraer las investigaciones de su ámbito primario natural".

"No toda conducta reprobable tiene encaje penal"
"En esa tarea la Sala tiene que aferrarse a principios sin cuya aplicación el derecho penal se distancia de sus fuentes legitimadoras. El principio de legalidad y la consecuente exigencia de taxatividad en la definición de los tipos penales operan como límites infranqueables en la aplicación de la ley penal. No toda conducta socialmente reprobable tiene encaje en un precepto penal. Contemplar los tipos penales como contornos flexibles y adaptables coyunturalmente para dar respuesta a un sentir mayoritario supone traicionar las bases que definen el derecho penal propio de un sistema democrático".

Sobre la falta de protección de los sanitarios
"Nada impide la apertura de una investigación jurisdiccional encaminada a determinar, en cada caso, quién era la autoridad legalmente obligada a prestar los medios indispensables para que los trabajadores desempeñaran su actividad conforme a las normas de seguridad e higiene en el trabajo. Se trata, pues, de promover, en el marco definido por un proceso penal, si las autoridades o funcionarios respecto de las que pueda predicarse su condición de garantes omitieron de forma consciente o negligente su deber de actuar".

Sobre las muertes en las residencias
"La Sala va a remitir testimonio de las querellas y denuncias formuladas por las muertes padecidas en las residencias de la tercera edad. Las diligencias a practicar por los Jueces de instrucción, en el marco definido por los procedimientos penales que habrán de ser incoados, permitirán esclarecer si esos fallecimientos estuvieron asociados a decisiones políticas, administrativas o de gestión y si aquéllas son susceptibles de reproche penal".

"Habrá de indagarse también el origen y la autoría de resoluciones prohibitivas que impidieron que esas personas fueran trasladadas a centros sanitarios, anticipando así un prematuro estado de necesidad que, por su propia naturaleza, debía haber sido, siempre y en todo caso, un acto médico. La instrucción deberá esclarecer si la excepcionalidad derivada de las circunstancias vividas durante la pandemia justificaba decisiones que impidieron a los enfermos de mayor edad recibir la atención médica de la que eran merecedores y a la que, por supuesto, tenían derecho".

Sobre el delito de malversación
"La imputación de un posible delito de malversación, implícita también en otras querellas o denuncias que atribuyen al Gobierno adquisiciones de material «fallidas» o «fraudulentas», pueda ser objeto de investigación ante los órganos de la jurisdicción penal. Podrá así esclarecerse si las adquisiciones impuestas por la pandemia -con el marco jurídico de excepcionalidad definido por su gravedad- se ajustaron a las exigencias y garantías impuestas por la contratación administrativa, excluyendo así cualquier sospecha de favorecimiento propio o de terceros".

"Exhaustiva investigación ante los jueces de instrucción"
"Ni la prevalente posición de los aforados en la estructura jerárquica de la Administración del Estado, tanto central como autonómica, ni la objetiva constatación de la infracción de un deber legal, pueden ser suficientes para precipitar la incoación de un proceso penal ante esta Sala. Pero la actual inexistencia de datos que autoricen la apertura de unas diligencias previas contra cualquiera de los aforados no es obstáculo para instar una exhaustiva investigación ante los Jueces de instrucción que resulten competentes con arreglo a las normas ordinarias".

"No puede afirmarse una relación de causalidad"
"No es posible acusar a alguien de ser autor de un homicidio o unas lesiones graves si entre su acción u omisión y el resultado mortal o lesivo no puede afirmarse una inequívoca relación de causalidad. Pero esta relación de causalidad no puede construirse en términos genéricos, difusos, de suerte que el análisis individual y la prueba concreta de cada uno de los contagios se sustituya por una confusa referencia a fallecimientos acaecidos en grupos sociales o en colectivos de personas que, por una u otra circunstancia, estuvieron muy cerca de una acreditada fuente de contagio".

Sobre el delito de homicidio
"Para considerar a los querellados responsables de un delito de homicidio o de lesiones por imprudencia, no bastaría con acreditar que se ocultó información procedente de organismos internacionales y que esos informes técnico-sanitarios ya eran conocidos por el Gobierno. Ni siquiera sería suficiente con demostrar que la no adopción de medidas tendentes a evitar las aglomeraciones masivas pudo incrementar el número de contagios.

"Ausencia de un delito de desinformación"
"Nuestro sistema no conoce un tipo penal en el que se castigue a la autoridad o funcionario público que, de forma intencionada o negligente, oculte información relevante para conocer el verdadero alcance de una pandemia que amenaza con causar un grave peligro para la sanidad colectiva. En ausencia de un delito de riesgo que criminalice la desinformación que pone en peligro la vida o la integridad física de las personas, sólo podría ser objeto de un proceso penal la investigación de esas conductas de ocultación si existe posibilidad de demostrar que entre esa desinformación y el resultado lesivo o mortal hubo una precisa relación de causalidad. Y cualquier esfuerzo probatorio en esa línea resultaría baldío".

Sobre las manifestaciones del 8-M
"En el estado actual de la ciencia es imposible acreditar, con la certeza que exige en un proceso penal la formulación del juicio de autoría, que la persona que acudió a una de esas manifestaciones, carente de información acerca de los peligros del COVID-19, se contagió en esa reunión multitudinaria. Es imposible demostrar, en fin, que su contagio no se produjo antes o después, en ese o en otro lugar, a los pocos días o después de algunas semanas. No es posible afirmar que el resultado muerte o lesiones graves es imputable objetivamente a la estrategia de desinformación que se atribuye a los querellados, incluso, aunque ésta se diera por acreditada".

"Daños indemnizables en lo contencioso-administrativo"
"Resulta innecesario puntualizar que la Sala no puede quebrantar el ámbito funcional que le es propio. No abordamos otras formas de reparación al alcance de las víctimas en otros órdenes jurisdiccionales. Los daños ligados al funcionamiento anormal de un servicio público son directamente indemnizables en la jurisdicción contencioso-administrativa".

2020: la orgía de la exaltación de ETA
Editorial Estrella Digital 19 Diciembre 2020

Paso a paso, sigilosamente, pero como una bomba póstuma para la dignidad de las víctimas del terrorismo y de la indolente democracia española y de un Estado que actúa como Don Tancredo, los amigos de ETA se han abierto paso hasta terminar un año vergonzosamente prolífico para sus siempre sucios y totalitarios, amén de inhumanos, intereses.

Como una lluvia incesante se han sucedido los beneficios penitenciarios, el acercamiento de pistoleros a las cárceles vascas… y, mes a mes (pandemia incluida) en el País Vasco y Navarra se cierra 2020 con la friolera de 190 homenajes: pura apología del terrorismo. Se han combinado las manifestaciones a favor de la amnistía de los asesinos con los tributos a los propios encapuchados, que han sido recibidos en sus pueblos como indiscutibles héroes.

Una vergüenza, un escarnio y un retrato que nos sonroja (o debería) y que coloca a ese rincón de España como una absoluta anomalía en la Europa de las libertades: individuos con las manos manchadas de sangre, siendo vitoreados y jaleados … con total e incomprensible impunidad.

Pancartas glorificando el crimen, pintadas en la misma y repugnante dirección… en absoluto son estampas del pasado sino de un presente que indica a las claras que, para oprobio de una sociedad entera, la derrota de ETA, en gran medida, fue una suerte de espejismo o trágala.

Que en la España del siglo XXI se pueda llevar a cabo públicamente la ceremonia de culto al terrorista nos deja a los pies de los caballos en nuestra calidad como régimen de Derecho. Pero, peor todavía, dibuja la imagen de un país de cobardes, incapaz de estar a la altura de quienes dieron su vida, durante medio siglo, y se sacrificaron sin buscarlo, para que todos pudiésemos vivir en paz: una paz real, sin simulacros ni mordaza; y, por supuesto, no la paz de los cementerios.

Ladinosfera
Iván Vélez. gaceta.es 19 Diciembre 2020

Mas aislados se encuentran, desunidos, / Esos pueblos nacidos para aliarse:
La unión es su deber, su ley amarse: / Igual origen tienen y misión;
La raza de la América latina, / Al frente tiene la sajona raza,
Enemiga mortal que ya amenaza / Su libertad destruir y su pendón

Los versos pertenecen al colombiano José María Torres Caicedo y forman parte del poema Las dos Américas, que vio la luz en Venecia el 26 de septiembre de 1856. Desde entonces, la fórmula América Latina, disolvente del componente hispánico y aun ibérico, ha hecho fortuna. Por sus venas abiertas se adentró hace medio siglo Galeano, para renegar de su obra tiempo después. Entre ambas fechas, varios fueron los intentos de designar al, en su día, llamado Nuevo Mundo. A la llamada «Indoamérica», del peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, se sumó la «Eurindia» del argentino Ricardo Rojas, término con el que trató, desde posiciones krausistas, recubrir todo el continente. Recientemente, Frigdiano Álvaro Durántez Prados publicó su Iberofonía y paniberismo. Definición y articulación del Mundo Ibérico (Última Línea, Madrid 2018). A él se deben construcciones como la de «Espacio Panibérico», «Paniberismo» e «Iberofonía», del que procede «Iberosfera», neologismo que comienza a popularizarse.

Con todos esos vocablos y otros que omitimos para evitar la prolijidad, se ha tratado de dar nombre a una realidad construida, cuando se emplea la partícula ibérica, por España y Portugal, naciones que estuvieron unidas durante seis décadas. En todos los casos, las denominaciones sugieren un sombreado del mapamundi que atiende, sobre todo a aspectos lingüísticos bajo los que se mueven diferentes formas de gobierno o de credos. En su obra, Durántez defiende la tesis de que ese espacio políticamente multinacional –no confundir con la disolvente plurinacionalidad podemizante- cuenta con la ventaja de que sus idiomas mayoritarios, el español y el portugués son recíprocamente comprensibles. Una intercomprensibilidad asimétrica pues, por razones fonológicas, el español es más accesible para los lusófonos que el portugués para los hispanoparlantes. Sea como fuere, la Iberosfera o la Iberofonía, tanto monta, tienen como punto de partida el desbordamiento peninsular que halló su ámbito más amplio en América, continente que fue descubierto en la misma fecha en la que Antonio de Nebrija publicó su Gramática sobre la lengua castellana y en la cual se produjo la expulsión de los judíos españoles, aquellos a los que Andrés Bernáldez dedicó estas conmovedoras palabras:

E iban por los caminos e campos por donde iban con muchos trabajos e fortunas, unos cayendo, otros levantando, otros muriendo, otros nasçiendo, otros enfermando, que no había christiano que no oviese dolor dellos.

Pero también estas otras:
… y los rabíes los iban esforçando e hacían cantar a las mujeres e mancebos y tañer panderos e adufos para alegrar a la gente.

En la estela de aquellos cánticos salió de España el peculiar castellano usado por una comunidad replegada, por diferentes causas, sobre sí misma. Una variante llamada ladino, término que siguió empleándose para referirse a aquellos que, carentes de raíces hispanas, dominaban con mayor o menor solvencia la lengua común de los españoles. Prueba de ello es el hecho de que en 1544, más de medio siglo después de la emisión del edicto de expulsión, Hernán Cortés formalizó la compra de esclavos negros ladinos, es decir, de hombres que hablaban español o portugués y que, aunque en ocasiones levantiscos, eran más valiosos que los llamados bozales, nombre que se les daba a aquellos que eran capturados o comprados en África.

Aparentemente desaparecidas, las comunidades sefardíes comenzaron a aflorar el 6 de febrero de 1860, cuando la entrada de las tropas españolas en Tetuán fue recibida con añejas palabras de bienvenida. Al descubrimiento tetuanero, un punto más que añadir en el mapamundi iberosférico, le siguieron otros en el Este de Europa. Ya en el siglo XX, la creación del Estado de Israel propició la concentración de ladinoparlantes en un mismo territorio, permitiendo que hoy, según las cifras oficiales, vivan allí 300.000 de los 500.000 hablantes de judeoespañol que hay en todo el mundo. Ajeno a las normalizaciones que se sucedieron tras la marcha de sus portadores, el ladino, encapsulado durante siglos hasta dar lugar a una dispersa y heterogénea comunidad lingüística que cabría llamar Ladinosfera, cuenta desde el pasado 9 de diciembre con una Academia Nacional del Ladino, institución que tratará de preservar el arcaico legado mantenido por aquellos que, con sus antepasados enterrados en España, hubieron de salir de su patria.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿"Armonización fiscal"? Socialismo salvaje
EDITORIAL Libertad Digital 19 Diciembre 2020

La actividad de las empresas, la inversión y el crecimiento del país sí, pero el Impuesto de Sucesiones es lo único que no hay resucitar en España.

El Ejecutivo del socialista Pedro Sánchez y el comunista Pablo Iglesias ha activado la máquina de la armonización fiscal. Después de varios años de utilizar ese eufemismo para intentar ocultar que su siniestra ambición es obligar a las CCAA con impuestos relativamente bajos a elevar la fiscalidad a sus ciudadanos, el Gobierno ha convencido a un insólito socio para consumar su objetivo: Esquerra Republicana (ERC). Que un partido separatista se haya aliado con Sánchez en pos del centralismo es tan ridículo como peligroso.

La cacería va a empezar por Madrid, la región que menos expolia al contribuyente, cuyo modelo económico más recelos genera entre la izquierda. Enfrente tendrán al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, que está dispuesto a llegar hasta el Constitucional para evitar el sablazo. "Hay algo más poderoso que el independentismo de Esquerra: su extremismo de izquierdas", señalaba este viernes en una entrevista con Libre Mercado el consejero madrileño de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty. Este histórico del ala liberal del PP intentaba buscar así una explicación a que ERC haya consentido ceder más poder al Estado que pretende dinamitar. Y tiene claro que el pacto de ERC con los social-comunistas es un pacto contra Madrid.

Será Patrimonio la subida fiscal con la que se estrenen. No les importa que sea un tributo tan obsoleto que todos los países de Europa lo han eliminado; que castiga el ahorro; que grava dos veces el mismo bien o que, con unos rendimientos del capital rondado el 0%, no puede ser más confiscatorio. Lo único que les importa es que Madrid lo tiene bonificado al 100%, y que nadie sea penalizado por su patrimonio en la CAM desde el año 2008 les escuece sobremanera.

Así, perderá Madrid y perderá el Fondo de Garantía de Servicios, con el que la región de Ayuso financia la sanidad y la educación del resto de CCAA. Con 4.039 millones de euros en el último año, Madrid es la que más aporta. De lejos, le siguen Cataluña (1.517 millones) y Baleares (390 millones), mientras que el resto son receptoras. Para ser un "paraíso fiscal", "ejercer dumping", "practicar la competencia desleal" y una larga lista de falacias más, Madrid no podría ser más solidaria.

Lo que los separatistas no ven es que las grandes fortunas no volverán a Cataluña por que se fría a impuestos a Madrid, sino que se refugiarán en cualquier lugar que no tenga en vigor un peaje de este calibre. Por eso, los 1.000 millones de euros que pretenden recaudar disparando Patrimonio quedarán en nada.

Y como la riqueza puede desaparecer, pero el ser humano no va a dejar de morirse, Sánchez, Iglesias, Rufián y su detestable banda han puesto entre sus objetivos a las herencias. La subida del Impuesto de Sucesiones que también conlleva la armonización fiscal amenaza al 100% de los ciudadanos, incluidos los más pobres. Por ejemplo, la herencia típica en Madrid son 160.000 euros, que es lo que puede costar una vivienda humilde y que ahora mismo tributa con 22 euros. Si el Gobierno decide eliminar las bonificaciones de Madrid y equipararlas con las de Asturias –el mayor infierno fiscal para las herencias–, ese sucesor tendría que pagar 2.200 euros, que son 100 veces más. "Esto es socialismo salvaje", clama Lasquetty.

Los cerca de 70.000 madrileños que se bonifican cada año el impuesto a la muerte sufrirán un duro golpe fiscal, pero también el resto de contribuyentes donde está prácticamente extinto este tributo. Cántabros, canarios, extremeños… ni las regiones del PSOE se librarán de un maquiavélico plan que amenaza a todo tipo de rentas y que llega cuando España sigue llorando a miles de muertos por la pandemia del coronavirus. La falta de sensibilidad de los social-comunistas no podía ser más miserable.

Hurtadores
Segundo Sanz okdiario 19 Diciembre 2020

Si Cristiano Ronaldo fuera diputado de la oposición, ya habría expresado su indignación con un «robar, sólo robar» ante los últimos desmanes del Gobierno de coalición y sus socios. Echando la vista atrás hay constancia de que en los años 70 y 80, había comunistas, hoy podemitas de relumbrón, enrolados en organizaciones que practicaron su «activismo armado» con atracos y otras acciones de sabotaje. Ello lo saben bien el padre frapero de Pablo Iglesias o el flamante líder de Podemos en Madrid, José Luis Nieto, condenado por asaltar una sucursal bancaria siendo integrante de Loita Armada Revolucionaria (LAR). Ahora, la sirla marxista ha derivado en las Cortes en una estafa anti-democrática, recién activada por las huestes del Frente Popular. Un atropello al legislativo y un autoritarismo parlamentario propio de las narcodictaduras bolivarianas.

No es casualidad que en la última semana PSOE y Podemos hayan solicitado la tramitación exprés de su limitación de funciones para CGPJ, que hayan pactado con sus aliados del Frankenstein que ni los Presupuestos Generales ni la Ley Celaá reciban enmiendas para regresar del Senado al Congreso o que hayan convocado con calzador, en contra la unanimidad exigida, un segundo Pleno en la Cámara baja para aprobar la polémica ley de eutanasia. Salta a la vista que la mayoría Frankenstein quiere hacer el mayor destrozo en el menor tiempo posible. Como esos atracadores finos que pelean contra su cronómetro para llevarse el preciado botín. Hurtadores de cuello blanco o cartera de piel en los escaños de la progresía.

El rodillo de los secuaces del Gobierno bipartito es tal que hasta quieren controlar la Comisión Kitchen con una diputada de la Ejecutiva de Sánchez en Ferraz pasándose por la entrepierna la norma no escrita de que sea un integrante de un partido minoritario quien dirija los trabajos y modere los debates por aquello de la supuesta neutralidad e imparcialidad. Pero, claro, qué se puede esperar de quien quiso da un pucherazo en su propia casa aquel 1-O de 2016, mangando una urna y escondiéndola detrás de una mampara para imponerse por las bravas. Aquel tiro le salió por la culata.

La banda del Fraudillo se ha fijado el objetivo de tomar el órgano de gobierno de los jueces, de secuestrar al Poder Judicial para ponerlo al servicio de sus intereses espurios y su perpetuación en el poder, cual satrapía chavista. Y mientras, los togados se rebelan, mantienen en prisión a los golpistas catalanes, reclaman auxilio a Europa para conservar su independencia, exigen una Justicia despolitizada, desmontan la Ley Celaá protegiendo el castellano en Cataluña y urgen a investigar las muertes en residencias y la negligencia del Gobierno durante la pandemia, en contra del criterio de la Fiscalía de la socialista Delgado. De ahí las prisas por dar el golpe con tanta celeridad. Trileros.

Ni ETA ni los golpistas pueden estar en el CGPJ
OKDIARIO 19 Diciembre 2020

OKDIARIO está en condiciones de afirmar que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha dado el visto bueno a cerrar el pacto con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial. El pacto contempla que PSOE y PP impulsen, cada uno, diez nombres de vocales para el órgano de gobierno de los jueces. El problema, pese a lo que transmiten el Gobierno y sus terminales mediáticas, no está en la formación que preside Pablo Casado, sino en la formación que lidera Pablo Iglesias, que no acepta bajo ningún concepto que Bildu y ERC no formen parte de las negociaciones para desbloquear el CGPJ.

Iglesias quiere ampliar su poder y exige la presencia de sus aliados, los proetarras de Bildu y los golpistas de ERC, en la negociación de los cambios en el Consejo General del Poder Judicial. Incluso es partidario de que puedan reclamar la designación directa del nombre de algunos de los nuevos vocales. O sea, que los enemigos declarados de España tengan influencia directa en el nombramiento de los vocales.

Obviamente, el PP rechaza frontalmente negociar la nueva composición del Poder Judicial con las exigencias de Podemos, Bildu y ERC, de modo que la última decisión la tiene Pedro Sánchez. No parece que el presidente se atreva a agraviar a su vicepresidente, de modo que por ahora le resulta más fácil cargar contra el PP acusándole de ser quien está bloqueando el pacto.

Los contactos entre Juan Carlos Campo y Enrique López -por parte del PP- no se han roto. Es más, hasta se han barajado nombres y apellidos, pero las presiones de Podemos han evitado cualquier posibilidad de un acuerdo. Pablo Iglesias exigió desde el inicio oficialmente a Pedro Sánchez un cambio urgente de los miembros del Consejo General del Poder Judicial con el fin de introducir afines a la formación morada y poder interferir, de este modo, en la causa abierta por la ‘caja B’ de Podemos.

Y eso implica que Podemos interviene de forma decisiva en la designación del nuevo CGPJ. Ahora ha redoblado su presión y quiere que proetarras y golpistas también tengan un papel determinante en la elección. En estas circunstancias, Sánchez tiene la última palabra, pero Pablo Iglesias y sus socios le tienen cogido por la entrepierna.

El cebo de la trampa
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 19 Diciembre 2020

Circula por los mentideros políticos el rumor de que Pedro Sánchez guarda en la manga el comodín de un giro al centro de su gobierno, hoy radicalizado, después de que se aprueben en su totalidad los Presupuestos Generales del Estado. Quienes sustentan esta hipótesis la apuntalan con los últimos discursos y entrevistas en que el inquilino de la Moncloa manifiesta su lealtad al texto íntegro de la Constitución y dedica elogios a la gestión y a “la imagen de ejemplaridad y transparencia que ha trasladado Felipe VI con los hechos desde que empezó su reinado”.

El tahúr y los embaucadores
El panorama así pintado sería tranquilizador si no hubiéramos tenido un cúmulo de pruebas de que este tahúr lleva escondida en la manga una baraja de naipes marcados que manipula inescrupulosamente para jugar con ventaja y, cuando le conviene, para recompensar a los embaucadores que lo secundan en el garito. El rumor del giro hacia la moderación es el cebo de la trampa donde madura el golpe de Estado anticonstitucional, antimonárquico y antiespañol, que cuenta con la complicidad activa del Gran Felón.

El tinglado de la antigua farsa, como diría don Jacinto Benavente, ha sido montado con un esmero digno de mejores causas. “Afloran las tensiones reprimidas en un Gobierno de coalición bajo asedio”, fantasea un titular a toda página (LV, 22/11), “El debate sobre la monarquía aviva la discrepancia entre PSOE y Podemos”, fabula otro igualmente destacado (LV, 12/12). “Tensión en el Gobierno por las exigencias públicas de Podemos”, ya es el colmo (LV, 16/12). Son engañabobos que ocultan al lector los mecanismos de una conspiración que avanza a marcha forzada.

La trama subversiva
Una vez más, es un adicto a los fines del procés, aunque discrepante con los medios burdos que este emplea, quien desnuda involuntariamente las miserias de la trama subversiva. Lo hace el periodista y ensayista Jordi Amat cuando enumera, en apretada síntesis, con la intención torticera de ridiculizarlos, los argumentos irrefutables que vertieron en sus cartas y manifiestos los militares retirados constitucionalistas (“No jurarás la Constitución en vano”, LV, 13/12). Curiosamente, el título se aplica a los tránsfugas perjuros con los que el articulista simpatiza discretamente y no a quienes él lo endilga, y es obvio, asimismo, que dentro del texto aquí reproducido chirrían las digresiones que Amat intercala arteramente, reveladoras de su vocación sectaria. Reza el texto citado con las enmiendas de su autor:

1) La unidad de España está en peligro porque el PSOE gobierna en coalición con “los comunistas” y el apoyo de “independentistas/golpistas catalanes y proetarras vascos”. 2) La separación de poderes está en riesgo porque el Ejecutivo quiere intervenir la cúpula judicial a través de la fiscal general y la torpe reforma del Poder Judicial. 3) El jefe del Estado, a quien los militares quieren poner entre la espada y la pared (a ver si conseguimos otro 3 de octubre, fantasean) (sic) es cuestionado desde el Gobierno y es un símbolo humillado. 4) La agenda digamos cultural del Gobierno -la ley de Memoria Democrática y la de Educación- impone el pensamiento único y adoctrina.

Y remata el plumilla:
El deterioro progresivo que España sufre sería, según ellos, la consecuencia de la traición socialista y la imposición de estas medidas disolventes.

Las manos en el estercolero
Las verdades contundentes que Amat parafrasea con desprecio pulverizan, mal que le pese, las piezas corroídas del monstruo de Frankenstein. La crónica diaria desenmascara las trapacerías de los dos zascandiles a través de sus contradicciones. “Los lunáticos hablan de gobierno socialcomunista. No han venido los bolcheviques”, regurgita Pedro Sánchez en Telecinco. “Siento decirles, señores diputados, que van a tener gobierno socialcomunista para rato”, fanfarronea Pablo Iglesias Turrión en el Congreso.

La mendacidad de Pedro Sánchez se complementa con la desfachatez de Pablo Iglesias. El primero mariposea en los cónclaves europeos. El segundo mete las manos en el estercolero de su hábitat político y amasa obscenidades como el vídeo titulado Monárquicos, con imágenes de miembros de la Casa Real acompañadas por la banda sonora de la serie Narcos, que los asocia a Pablo Escobar. Comenta el exdirector de La Vanguardia, Màrius Carol -autor de la célebre frase “O enterramos el procesismo o cavará nuestra tumba” (LV, 4/12/2017)-: “Es un vídeo para deslegitimar a la Corona y para erosionar al régimen, impropio de una formación que está en el gobierno y que ha jurado lealtad a la Constitución” (“Buscando las cosquillas”, LV, 13/12).

Como desvela Irene González (Vozpópuli. 16/12), la banda afín al crápula Pablo Escobar es la que lucra en la Moncloa, pergeñando vídeos con narcocorridos contra la Casa del Rey.

Mientras tanto
La trampa adornada con el cebo de la moderación y el giro al centro sirve para distraer a los incautos mientras los rufianes completan su campaña de desguace y sovietización de España, ya muy avanzada. En una rueda de prensa conjunta de Esquerra Republicana y EH Bildu, organizada para explicar el “sí” a los Presupuestos Generales, el paleoterrorista Arnaldo Otegi sentenció: “La prioridad ahora es, con la independencia en el horizonte, gestionar 'el mientras tanto' para paliar los efectos de la crisis de la covid-19 (…) Todo esto sin que quede en el olvido el objetivo de la independencia” (LV, 1/12). Atención al “mientras tanto” y al objetivo inolvidable: la independencia.

Sí, “mientras tanto” el ministro del Interior dispensa nuevos privilegios a los terroristas presos, y también en el “mientras tanto” del 2020 se celebraron en el enclave vasco y Navarra 185 actos populares de homenaje a esos terroristas, incluidos 18 ongi etorri para dar la bienvenida a los matarifes liberados (Vozpópuli, 13/12).

Y “mientras tanto” se empieza a aplicar la Ley Celaá para inculcar la disciplina ideológica y el embrutecimiento cultural a las nuevas generaciones.

Y “mientras tanto” el Gobierno retira el control extraordinario del gasto de Cataluña, último remanente del profiláctico artículo 155 (LV, 12/12).

Y “mientras tanto” los Goebbels supremacistas siguen lavando cerebros con la intención confesada de superar el engañoso 50 por ciento de los votos emitidos, porque jamás podrán pasar del verídico 36 por ciento del censo.

Mientras tanto… mientras tanto estos bárbaros depredadores se conjuran para no dejar títere con cabeza ni libertades a salvo en su afán de imponer la dictadura chavista por un lado, y el supremacismo étnico por otro.

No les demos tiempo para sus barrabasadas. Los ciudadanos libres e iguales disfrutamos de derechos y valores que debemos preservar, mientras tanto, contra viento y marea, abrazados a la Constitución, a la Monarquía parlamentaria y al manto protector de la Comunidad Europea.

“Cuando la verdad se abre paso; Bildu es ETA”
Dignidad y Justicia visualiza en una grabación la realidad de la conexión entre los terroristas y su brazo político
J.M. Zuloaga larazon 19 Diciembre 2020

“Cuando la verdad ze abre paso”. Dignidad y Justicia ha elaborado un vídeo de corta duración, pero de gran impacto, en el que, tras la decisión del Tribunal Supremo de que se repita el juicio contra Arnaldo Otegui por tratar de reconstruir Batasuna, se transmite el mensaje de que EhBildu es ETA.

En la grabación, se ve. sobre un mapa del País Vasco, un dado que gira con las siglas de la coalición independentista. Al romperse en pedazos, aparece el sello de la banda terrorista.

El nuevo juicio por el caso Bateragune, reclamado por el propio Otegui aunque ahora no le guste, va a poner sobre el tapete la relación de los pistoleros con sus aliados en la alegalidad, pero que se ocupaban de desarrollar los objetivos comunes en el plano político y social.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial