AGLI Recortes de Prensa   Viernes 29  Enero  2021

Error histórico de Vox al convertirse en muleta de Sánchez
OKDIARIO 29 Enero 2021

Tendrá que dar muchas explicaciones Vox a sus votantes para convencerles de que su abstención -que ha salvado al Gobierno socialcomunista de sufrir una derrota sonora a su decreto de convalidación de las ayudas europeas- era lo mejor para los intereses de España.

Tendrá que derrochar mucho poder de convicción, porque, con los mismos argumentos expuestos reiteradamente por Santiago Abascal en el sentido de que Vox no sería nunca tabla de salvación de un Ejecutivo incompatible con el régimen de libertades, su abstención es un descomunal error político que se escapa a la comprensión de sus votantes. Si Vox entiende que erigirse en muleta del socialcomunismo es lo mejor para el país, es posible que muchos de los españoles que otorgaron su confianza a la formación de Abascal se estén planteando ahora si su voto tuvo algún sentido. Vox ha permitido que Sánchez se guise y se coma sin ningún control las ayudas europeas, justamente lo que quería un Ejecutivo reñido con la transparencia y empeñado en demoler el entramado institucional sobre el que pivota nuestro Estado de Derecho.

Esa abstención acomplejada de Vox no es coherente con lo expuesto por Abascal en su moción de censura a Sánchez y constituye una pifia política de dimensiones siderales. Sánchez, a buen seguro, se lo agradecerá llamándoles fascistas y alineándoles con la extrema derecha, que es la forma que el socialcomunismo tiene de premiar a quienes le hacen un favor imprevisto. Para este viaje de Vox hacia ninguna parte no hacían falta alforjas.

A los estrategas de la formación que llegó -decía- a erigirse en muro de contención de la izquierda más totalitaria, un consejo: reflexionen sobre este error catastrófico y pregúntense si sus votantes están hoy de acuerdo o en estado de shock. No hace falta que piensen demasiado: si escuchan el eco de la calle se darán cuenta de que la gente de izquierda está partiéndose de risa y la de derechas, estupefacta. A esto se le llama arruinar en un segundo una trayectoria ascendente.

¿Qué hace VOX?
El respaldo al "decretazo" de Pedro Sánchez para manejar a su antojo los Fondos Europeos resulta incomprensible y regala al Gobierno la capacidad de derrochar sin control.
Editorial ESdiario  29 Enero 2021

El Gobierno ha logrado aprobar su decreto para gestionar desde Moncloa los Fondos Europeos que, en síntesis, le permitirá a Pedro Sánchez disponer de hasta 150.000 millones de euros a su antojo, al menos hasta que los exigentes exámenes semestrales de la Unión verifiquen el correcto destino de un dinero que ni es tanto ni es desde luego gratis: la mitad será un préstamos y, de la otra mitad de subvención, un 50% deberá ponerlo España en los Presupuestos europeos.

El visto bueno a ese mecanismo de gasto, tan alejado del de otros países que lo han encauzado a través de una autoridad independiente y de un órgano de expertos, no hubiera sido posible sin la abstención de VOX, incomprensible desde cualquier punto de vista.

La justificación ofrecida por el partido de Abascal es, simplemente, inverosímil: no es cierto que de su actitud, presentada como un acto de lealtad hacia los ciudadanos, dependiera la llegada inminente de los fondos a España. Ni eso depende del Congreso ni estaba en juego por esta votación, limitada al mecanismo de gestión del maná europeo y no a la viabilidad del mismo.

Sánchez se apoya en Vox en el Congreso después de años tildándole de fascista
España recibirá su cuota de rescate con o sin decreto, pero ahora lo hará sin el control imprescindible, con la transparencia bajo mínimos y con la firme sospecha de que el clientelismo, la ineficacia y el capricho político se impondrán a la exigible profesionalidad, el criterio técnico y la utilidad de unos recursos que engordarán la deuda e hipotecarán aún más a las futuras generaciones.

Los Fondos Europeos no estaban en juego. Lo que ha hecho VOX es ayudar a Sánchez a que los gaste como quiera y sin control

Lo que VOX ha hecho, en fin, es extender un cheque en blanco a un Gobierno cuya gestión económica, por razones externas pero también por políticas propias, está marcada por el dislate, el inmovilismo, la demagogia y la opacidad. Y ha avalado la duda sobre si dedicará el dinero a implantar las reformas necesarias y reducir el gasto público o, como parece probable, a engordar el despilfarro de la "industria política" en sí misma y a lanzar un Plan E más amplio e igual de contraproducente que el de Zapatero.

El fin del "cordón sanitario"
También quedan retratados el Gobierno y sus dos miembros, el PSOE y Podemos, que han aceptado de buen gusto el apoyo de un partido al que hasta ahora tildaban de "ultraderechista" y contra el que invitaban a establecer un deleznable "cordón sanitario". Ese mantra ya no podrá ser esgrimido en adelante.

Ni tampoco se podrán descalificar en el futuro los pactos del PP, VOX y Ciudadanos. Aunque conociéndose la soltura de Sánchez para hacer y decir lo uno y lo contrario, no hay que descartar que una vez recibido el favor, VOX vuelva a ser el "fascismo".

Sorprendente abstención de Vox
Editorial ABC 29 Enero 2021

Si la gestión que haga Sánchez del dinero que España reciba de Bruselas va a ser una fuente de corrupción, como sostenía Vox, este partido debe explicar mejor por qué salvó ayer al Gobierno

El Gobierno de Pedro Sánchez se encontró ayer con una victoria inesperada en el Congreso. El decreto ley sobre la administración de los fondos europeos para luchar contra la crisis económica fue convalidado gracias a la abstención de los 52 diputados de Vox. El partido de Santiago Abascal justificó su posición en la votación apelando al principio de responsabilidad, identificado con la necesidad de que España reciba cuanto antes el dinero habilitado por Bruselas. Esta sensibilidad patriótica no puede ser reprochada, pero no encaja con el diagnóstico que la dirección de Vox hizo sobre el decreto aprobado como «la mayor red clientelar de la historia».

Si esta norma va a ser una fuente de corrupción, como dice Vox, lo responsable habría sido que sus diputados votaran en contra de su aprobación, y así haber forzado al Gobierno a pactar mecanismos de transparencia y rigor en la administración de las transferencias europeas. La contradicción en la que ha incurrido Vox es tan difícil de entender que su primera responsabilidad es explicar a sus votantes lo que ha hecho. Queda muy bien presentarse como un partido preocupado por España si esta preocupación se lleva hasta sus últimas consecuencias, pero la abstención de Vox no responde a esta coherencia. El decreto convalidado ayer favorece la opacidad y la arbitrariedad. Pone en manos de La Moncloa el quién, el cuánto y el cómo recibirá esos fondos. Es una victoria del cesarismo que entusiasma y ensoberbece a Sánchez, esta vez apoyada en el más inverosímil de los aliados.

Hace falta presentar en Bruselas un decreto que organice y planifique la recepción y ejecución de los fondos europeos. Es una necesidad de la que que nadie puede ni debe dudar. Sin embargo, hay otra necesidad urgente para España, en la que, al parecer, Vox no reparó ayer: la de frenar el método del chalaneo con el que gobierna Sánchez. Lo practicó con éxito con las prórrogas del estado de alarma, engañando a Ciudadanos con aquello de que «el estado de alarma salva vidas» y de que habría un plan B para la normalización del país. Y lo practica con las comunidades autónomas, prometiendo cogobernanza para luego endosarles la tragedia de los cientos de muertos, pero se queda con el reparto de fondos para la propaganda.

Y ahora hace chalaneo con los fondos europeos, porque, por supuesto, en manos socialistas se salvan empleos. Con más de 80.000 muertos es mejor que el Gobierno no repita eso de «salvar vidas»; y con lo de «salvar empleos» ya está acreditado históricamente que cuando gobierna el PSOE su legado de crisis y desempleo bate récords. Lo que sí sabe Vox a ciencia cierta es que el Gobierno es indiferente a cualquier gesto de buena voluntad que proceda de la oposición. El PP apoyó por responsabilidad las primeras prórrogas del estado de alarma y el decreto de «nueva normalidad», y el pago ha sido veto y desprecio. Con Ciudadanos ya se sabe lo que pasó. Si Vox ha decidido llevar a la práctica una estrategia de oposición al PP y no al Gobierno de Sánchez, debe decirlo por lealtad con su electorado y para claridad de las opciones políticas. Es un camino arriesgado, pero la abstención de ayer apunta a que es el escogido por Santiago Abascal. El Gobierno ofrecerá muchas oportunidades para comprobar si realmente estamos ante un cambio táctico de Vox o ante un hecho puntual, y eso se dilucidará con las enmiendas cuando se tramite como una ley. Pero cualquier irregularidad que suceda con la gestión del dinero que envíe Bruselas llevará a los votantes de Vox a preguntarse qué le llevó a poner en manos de Sánchez tantos millones de euros.

Vox-PP: qué bochorno
EDITORIAL Libertad Digital 29 Enero 2021

Este jueves tuvo lugar en el Congreso de los Diputados una de esas escenas inverosímiles que llenan de desazón al votante de centro-derecha. El Gobierno social-comunista sacó adelante una de las votaciones más importantes de la legislatura gracias a Vox, el partido al que la izquierda y el separatismo insultan diariamente mientras maniobran para expulsarlo de las instituciones.

El pretexto absurdo para este nuevo papelón de PP y Vox fue la convalidación del decreto ley que regula la gestión de los fondos europeos, que los populares se niegan a respaldar con el argumento de que es necesaria una autoridad independiente para gestionar esas ayudas, mientras los de Santiago Abascal se abstuvieron aludiendo a que no puede dilatarse más en el tiempo la llegada de la financiación de la UE.

Sin entrar en el fondo del asunto, parece evidente que la gestión administrativa de unos fondos públicos no es una cuestión crítica que justifique una disputa entre dos partidos que, al menos nominalmente, constituyen la única oposición a este Gobierno pavoroso. En todo caso, más allá de la fórmula aprobada para ejecutar las ayudas del fondo europeo, el Congreso es el órgano designado para el control de la acción del Gobierno, por lo que ambos partidos van a tener siempre la oportunidad de pedir cuentas al Ejecutivo si no están de acuerdo con la manera en que se está gestionando ese dinero.

Eso es algo que saben bien Casado y Abascal, por lo que a nadie se le escapa que esta última disputa no obedece a una discrepancia sincera sobre lo que se votaba en la Carrera de San Jerónimo, sino a su pugna por liderar el centro-derecha y obtener un buen resultado en las inminentes elecciones catalanas.

Y mientras los dos líderes liberal-conservadores se tiraban los trastos a la cabeza en el Parlamento y en los medios, acusándose mutuamente de deslealtad, Sánchez e Iglesias se frotan las manos sacando adelante su labor legislativa con apoyo de sus socios separatistas.

Casado y Abascal dicen ser conscientes de lo mucho que se juega España en esta legislatura crucial y muestran a diario su preocupación por las medidas liberticidas que pone en marcha el Gobierno infame. Precisamente por eso sorprende que no sean capaces de forjar un mínimo frente común para frenar a Sánchez-Iglesias y, de paso, evitar que los votantes de sus partidos se suman en el desconcierto y el desaliento.

Macarena Olona acusa al PP de presionar al Constitucional para que no se resuelvan los recursos de Vox
Dice que ayer se constató que "el PP fue a Europa para intentar dinamitar el acuerdo y que los fondos europeos no llegaran a España".
Libertad Digital 29 Enero 2021

La decisión de Vox de salvar al Gobierno con su abstención en la votación del decreto de los fondos europeos sorprendió a todos y dejó a PP y Cs solos en el bloque del no con todas las formaciones independentistas, socios del Ejecutivo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Macarena Olona ha dicho en Es la Mañana de Federico que "lo que ocurrió en la moción de censura con el ataque de Casado dejó desamparados a millones de personas de derechas. No había nadie que pusiese un rumbo fijo, que hiciese frente común en la derecha. Pero ya está bien. Yo he dicho que el PP no tiene claro quién es su enemigo, y nosotros sí".

Lo que este jueves ocurrió es una nueva muestra de cómo PP y Cs están sólo pensando en clave electoral. "Tenemos un frente popular que está llevando a España a la ruina y el PP es un colaborador necesario". "Hoy tenemos lo que tenemos. El PP fue a Europa para intentar dinamitar el acuerdo y que los fondos europeos no llegaran a España y lo que pasó ayer es una constatación de eso. Lo que pasó ayer es que los fondos europeos van a llegar a España", ha dicho.

"El PP está dinamitando todo lo que hace Vox", denuncia y añade que "es el PP el que está presionando al TC para que no se resuelvan nuestros recursos", ha dicho Olona. La portavoz de Vox en el Congreso ha calificado a PP y a Cs como el "felpudo del Gobierno social comunista" a lo largo de la pandemia y ha asegurado que ahora "actúan en clave electoral y poniendo en riesgo la llegada de 21.000 millones" de las ayudas europeas. Olona, que ha dicho que "quienes no tienen tiempo son los españoles", cree que "cuando algo se tiene que explicar es que no ha sido sencillo" y ha descrito las críticas a la votación de ayer como una "campaña de desinformación del PP" y de la "plataforma de medios que salieron al unísono contra Vox".

"Cada vez tenemos menos margen de maniobra", ha indicado Macarena Olona sobre la situación de España. Ha indicado que nuestro país "cae como una bola hasta el abismo" y que "el Gobierno no confina por la situación económica". Para la portavoz parlamentaria del partido de Santiago Abascal "Vox cambia de trayectoria la bola para que los fondos lleguen a donde tienen que llegar".

"PP y Cs, ayer, demostraron que para pegar una bofetada parlamentaria al Gobierno están poniendo en riesgo la supervivencia del país", ha asegurado Macarena Olona mientras ha apuntado que ellos actúan "con sentido de Estado". Se ha defendido de esas críticas diciendo: "No hemos salvado al Gobierno. Eso es incierto. Hemos salvado a los españoles".

La portavoz parlamentaria de Vox cree que es necesaria la llegada de esos 21.000 millones porque los PGE "contemplan estos ingresos que no están". Ha asegurado que "PP y Cs han asumido este agujero a las cuentas públicas". Olona ha explicado que "la única tabla de salvación de los españoles es que se inyecte liquidez en la economía española para que la crisis de liquidez no se convierta en una crisis de solvencia".

Desde Vox también critican "el control del Gobierno y su red clientelar" según Olona. Ha señalado que a PP, Cs y ERC "lo que les molesta es que no pueden meter la mano y llevarlos a sus propias redes clientelares". "Nosotros vamos a encauzar esa administración paralela, vamos a introducir un órgano independiente para que la conducción de esos fondos no vayan camino de la corrupción", ha dicho.

Sobre las críticas que han recibido en redes sociales ha indicado que "los votantes de Vox son, desde luego, extraordinarios. A diferencia de los votantes de otros partidos, no son sectarios. Nos sujetan a una constante crítica diaria". Olona cree que "hay una parte" de esos votantes "que no lo ha comprendido, porque la campaña de desinformación ha sido extraordinaria".

Twitter entra en campaña contra Vox
OKDIARIO 29 Enero 2021

Qué casualidad: horas antes del comienzo de la campaña electoral catalana, la red social Twitter cerraba la cuenta de Vox durante seis días por incumplir las reglas que prohíben «las conductas de incitación al odio». Es difícilmente comprensible que a partir de un tuit sobre la inmigración y la delincuencia, con el que se puede estar o no de acuerdo, la red social del pajarito entienda que ese comentario incita al odio. Más bien parece que Twitter ha aprovechado el momento para posicionarse ante los comicios catalanes, amordazando a la formación de Santiago Abascal. Si se trata de odio, que Twitter rastree: hay cientos de comentarios en las redes sociales de las formaciones independentistas que destilan inquina a España, pero nunca el pajarito azul decidió bloquear sus cuentas.

De un tiempo a esta parte, Twitter parece decidido a desplegar su afán censor sobre las formaciones que no le bailan el agua a los golpistas y al socialcomunismo, de modo que su castigo lo sufren sólo los medios de comunicación, partidos y personas que no se sitúan en el espectro ideológico de la izquierda. Será una coincidencia, pero la estadística resulta apabullante. Twitter hace gala de un parcialidad creciente. A OKDIARIO, sin ir más lejos, le bloqueó hace días con el peregrino argumento de que Eduardo Inda era menor de edad cuando este periódico abrió cuenta en la red social en 2015.

Toda una excusa surrealista que sonó a amenaza, un aviso a navegantes. Lo de Vox no es nuevo; resulta curioso cómo Twitter adapta su censura al momento político en España con una cadencia inquietante. Cada vez que hay una cita con las urnas, el pajarito toma partido y decide bajar a la arena para dar o quitar a conveniencia. Le ha vuelto a tocar a la formación de Santiago Abascal sufrir la mordaza impuesta por una red social que tiene un pájaro azul como logo, pero tiene el alma encarnada. Puro rojo pasión.

Comunistas con piel de oveja
Santiago Muzio https://gaceta.es 29 Enero 2021

¿Qué tienen en común el finado Chávez y Nicolas Maduro con Lula da Silva y Dilma Rousseff en Brasil, Sánchez e Iglesias en España y la banda de los Fernández-Kirchner en la Argentina, por citar sólo a ellos? Son todos miembros, oficiales u oficiosos, del Foro de Sao Paulo. Comunistas disfrazados. Como el lobo de la fábula, lobos revistiendo pieles de oveja.

La caída del muro de Berlín, puso fin al régimen totalitario soviético responsable de casi 100 millones de muertos, pero no al comunismo. Viviente quedó en China, única gran economía que registrará un crecimiento en el 2020, y en Cuba. Desde su base caribeña, Fidel Castro imaginó perdurar la revolución apostando por novedosas formas de implantar en la Iberosfera el poder que se les derrumbaba al Este.

Nació con tal propósito, el Foro de Sao Paulo. Su piel de oveja se huele en sus lemas como “Por la Paz, la Soberanía y la Prosperidad de los Pueblos: ¡Unidad, Lucha, Batalla y Victoria!” pero al ser lobo, el Foro ha sembrado muertes, hambre, destrucción económica y social por donde ha pisado, siendo fiel en ello con el ejemplo de Fidel Castro en Cuba y de Lenin y Stalin en la URSS.

El poder de la organización, calificada por un periodista venezolano “como la más poderosa y extendida organización criminal del planeta”, es inmenso

En los últimos años los miembros del Foro han ejercido el poder en Venezuela, Cuba, Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Nicaragua, El Salvador y México.

En todos esos países han logrado un objetivo distinto del estampado en su lema: lejos de crear paz han dejado instalada la discordia con la lucha de clases y las luchas de género; lo de la soberanía está por verse, y vayan a pedirle a algún venezolano o a un argentino como pasea la prosperidad por sus tierras.

Han dejado países en ruinas luego de haber saqueado para algunos lo que podían. Han hundido a los más pobres en la miseria y a la clase media en la pobreza, sacando a relucir sus verdaderas ambiciones que eran obtener para ellos la riqueza y el poder absoluto. Al igual que el politburó de la Rusia comunista, el Foro de Sao Paulo actúa como órgano centralizador del poder de la izquierda en tierras americanas. El poder de la organización, calificada por un periodista venezolano, hoy exiliado en España, como la más poderosa y extendida organización criminal del planeta, es inmenso.

Se financia con dinero proveniente de la venta, a bajo precio, del petróleo venezolano y del narcotráfico también. Congrega todos los años a sus miembros para coordinar las acciones a venir. No están a la espera de los acontecimientos. Como verdaderos revolucionarios, ellos deciden cuales son los acontecimientos que deben ocurrir creando disturbios para desestabilizar a los gobiernos no-alineados con la visión política del Foro. A esas reuniones concurren en jet privados los ricos presidentes de países que han dejado a pan y agua a sus ciudadanos.

Para esos gobernantes parecen escritas las palabras de San Pablo a Timoteo al referirse a los hombres de los últimos días: serán egoístas, amantes del dinero, farsantes, orgullosos, chismosos, rebeldes con sus padres, ingratos, sin respeto a la religión; no tendrán cariño ni sabrán perdonar; serán calumniadores, desenfrenados, crueles, enemigos del bien, traidores, sinvergüenzas, llenos de orgullo, más amigos de los placeres que de Dios; ostentarán apariencias de piedad, pero rechazarán sus exigencias.

El Foro ha puesto sus ojos y un poco más en España. Sánchez e Iglesias, cumpliendo a la letra los objetivos, la están poniendo de rodillas. Es sabido que el Foro primero invierte y luego pasa la factura.

Hace algunas décadas, ningún venezolano hubiese imaginado tener que emigrar hacia nuevas tierras para sobrevivir. Hace apenas unos años, ningún argentino imaginaba un presente tan desolador como el actual. Hoy ningún español piensa que España pueda convertirse en una sucursal bolivariana. Sin embargo, de dejar actuar impunemente a los socios del Foro, ese es el destino que le tienen reservado.

En la fábula de Esopo, el pastor termina descubriendo al final quién se escondía bajo la piel de cordero antes de que este se desayune a todo el rebaño y lo muele a palos. Es urgente que ocurra lo mismo en la Iberosfera antes de que el Foro de Sao Paulo esquile a todas las ovejas.

La izquierda millonaria abandona los derechos humanos y rinde pleitesía en Davos a Xi Jinping
Redacción https://rebelionenlagranja.com 29 Enero 2021

Toda la izquierda caviar se ha dado cita, una vez más más, en el Foro Económico Mundial de Davos fundado por el alemán Klaus Schwab. En esta ocasión, el Foro se ha reunido bajo tres circunstancias que parecen acercarle todavía más a la consecución de sus objetivos globalistas y de gran reseteo: la gestión mundial del Covid19 surgido de Wuhan, el avance de las posturas globalistas con la victoria de Joe Biden y el fortalecimiento económico mundial de Pekín.

No en vano, Xi Jinping, presidente de la República Popular de China y secretario del Partido Comunista Chino, ha sido el invitado de honor en la 51 edición del Foro de Davos.

El dictador comunista chino ha inaugurado el Foro con un discurso triunfalista, de claro liderazgo mundial, y ha presumido de ser la única economía que ha crecido pese a la pandemia y ha augurado que «el mundo ya no será como antes».

El empresario alemán Klaus Schwab, partidario de la izquierda internacionalista, ha loado la figura del presidente chino y ha ensalzado su gestión del coronavirus, sin ruborizarse. «Tenemos que comenzar una nueva era global y contamos con usted. Muchas gracias, señor presidente, por esta declaración de principios y por recordarnos que somos parte de una comunidad global que comparte el mismo futuro común», ha concluido.

No pocos corresponsales ha mostrado su estupor por esta entrega sin condiciones del Foro de Davos al liderazgo mundial de China. Al parecer de nada sirven las permanentes denuncias de persecución de los derechos civili y políticos en el gigante asiático, las torturas, las desapariciones, las ejecuciones de la pena de muerte y la represión de las libertades emprendida por régimen de Pekín en Hong Kong, en la región del Tíbet o respecto de la comunidad de los uigures, que constituye un genocidio en toda regla. De nada sirve que organizaciones de tanta solvencia para la propia izquierda como Amnistía Internacional o Human Rights Watch denuncien año tras año los crímenes y la represión de Pekín.

Tampoco ha parecido tener incidencia alguna en el liderazgo concedido por Davos al dictador chino el hecho de que el régimen de Pekín ocultara al mundo la aparición del Covid19, permitiendo los vuelos desde China, desabasteciendo los mercados de mascarillas, guantes, geles y respiradores u ocultando todo tipo de información sobre la enfermedad. Ni los inconvenientes puestos desde Pekín a que una misión internacional de la nada dudosa OMS pudiera investigar sobre el terreno los orígenes, naturales o no, intencionados o accidentales, del virus que ha doblegado a la humanidad en todo el planeta.

La izquierda millonaria ha decidido entregar el futuro del mundo a Pekín.

El líder comunista ha dejado claro que China ha ganado ya la partida mundial. «En China estamos siguiendo el camino hacia un país socialista moderno. Ahora, desempeñaremos un papel más activo para fomentar una globalización económica mundial que sea más abierta, inclusiva, equilibrada y beneficiosa para todos».

En un alarde de equivalencia de civilizaciones el líder comunista ha dicho: «No debe haber países uno por encima del otro. No debe haber jerarquía. Ni debe haber un país que imponga sus normas sobre los demás. De lo contrario, volveremos a la ley de la selva. Debemos dejar de imponer unos sistemas sociales y culturales por encima de otros», poniendo en el mismo nivel de legitimidad los regímenes que respetan las libertades y de los derechos humanos y los que los reprimen.

Mientras los líderes occidentales adoptan discursos acomodaticios y sin perfil político alguno, todos ellos más o menos plegados al globalismo oriental, Xi Jinping ha señalado que el camino a seguir es un nuevo gobierno mundial en el que China será actor fundamental.

La Agenda 2030 del Foro Económico Mundial tiene como objetivo instaurar un socialismo global. Tal y como señala uno de sus lemas más siniestros e indisimulados «en 2030 no poseerás nada y serás feliz». Un horror ni siquiera vaticinado por Orwell en sus distopías. Un futuro sin propiedad, sin intimidad, sin derechos y sin libertades. En España la agenda 2030 está a cargo, claro, de Pablo Iglesias Turrión. El comunismo vuelve de la mano de los multimillonarios.

Samuel Paty y el miedo
EDITORIAL https://gaceta.es 29 Enero 2021

La negativa de la comunidad educativa del colegio público parisino Les Eucalyptus, (el cien por cien de los profesores, el 89 por ciento de los padres y el 69 por ciento de los alumnos), a rebautizar el centro para honrar la memoria de Samuel Paty, el profesor de secundaria decapitado en octubre del año pasado por un joven francés de origen checheno —uno más de ese 57 por ciento de estudiantes musulmanes franceses que aseguran que la ley islámica está por encima de la Ley del Estado—, es una señal nítida de hasta qué punto el miedo ha infectado Europa, sobrecogida la pasada década por la crueldad de 56 ataques islamistas que dejaron cerca de 300 víctimas mortales.

El miedo, como bien saben en muchos países de la Iberosfera y en ciertas regiones norteñas españolas, es el mayor enemigo de la libertad. Ahora mismo, el 50 por ciento de los docentes franceses confiesa que se autocensura al impartir clase sin que los encendidos discursos en defensa de los valores republicanos de un presidente de la República rodeado de guardaespaldas consigan el efecto necesario de infundir el valor perdido en una sociedad frágil.

Décadas de relativismo, de corrección política, de exaltación de la paz a cualquier precio, de aliento subvencionado del multiculturalismo y de la globalización, han acobardado a este Occidente que se muestra incapaz de encarar de frente la realidad del separatismo islamista e incapaz de comenzar la tarea inaplazable de defensa, promoción y elogio de nuestra Civilización por donde deben comenzar todas las tareas: en las aulas.

Que el cien por cien de los educadores y el 89 por ciento de los padres se opongan a que un profesor que fue decapitado por su defensa firme de la libertad de expresión honre con su nombre a un colegio público de un suburbio multicultural parisino, es lamentable. Que un 69 por ciento de los alumnos estén dominados ya por el miedo o por ideas fanatizadas, es un mal augurio.

Pero que haya un 31 por ciento de alumnos que tenga el coraje que no conserva ninguno de los profesores y sólo uno de cada diez padres, nos da una esperanza. Uno de cada tres jóvenes no está dispuesto a rendirse. Por ellos, por los jóvenes, es por debe empezar la inaplazable reacción de la que parecen incapaces otras generaciones adocenadas por décadas de cobardía subvencionada.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Vox, ¿partido de Estado?
Emilio Campmany Libertad Digital 29 Enero 2021

Lo ocurrido este miércoles con el decreto de regulación de los fondos europeos no tiene fácil explicación. El ‘no’ de ERC tiene su razón de ser en la proximidad de las elecciones catalanas, que obliga a los separatistas a fingirse adversarios del Gobierno. Éste ha tenido que asegurarse entonces el irrelevante apoyo de los filoetarras, que podían votar ‘sí’ porque en el País Vasco no hay elecciones. Lo lógico habría sido obtener la abstención del PP, que los de Génova podrían haber justificado alegando su condición de partido de Estado y que una derrota del Gobierno en esto habría puesto en entredicho la llegada de esos 72.000 millones tan necesarios (tan necesarios para quienes se beneficien de ellos, que ésa es otra cuestión). Sin embargo, Pablo Casado ha preferido esta vez dejar de ser el báculo de un Gobierno cuya supervivencia como tal perjudica a España mucho más que la pérdida de cualquier fondo europeo, por cuantioso que sea. Y entonces llega Vox y salva al Gobierno con su abstención vistiéndose de derecha responsable frente al montaraz y extremista PP alegando que esos fondos son indispensables para España y su partido no puede entorpecer su llegada.

¿Qué pasa aquí? Puede desde luego ocurrir que el Gobierno, para el cual Vox es el instrumento con el que debilitar al PP, que es hoy por hoy su única alternativa, haya prometido vaya usted a saber qué a Vox con tal de ganar la votación y dejar en evidencia a Casado. Es posible, pero improbable. Si hubiera sido tal su estrategia, nada habría hecho para ganarse el al final y a la postre innecesario respaldo de Bildu que tanto le perjudica en los sectores moderados del PSOE. Da toda la impresión de que ha sido una iniciativa propia de Vox, que en vísperas de las elecciones catalanas, donde aspira a obtener mejores resultados que el PP, quiere presentarse como una derecha moderada y desmentir la incesante acusación de ser la “extrema derecha”, una imagen que de mantenerse le privaría de los votos de la mayor parte del electorado del PP. Sin embargo, no parece que salvarle el trasero a un Gobierno de coalición de socialistas y comunistas que está logrando con su ideologizada política que la pandemia nos dañe más que a cualquier otro país europeo sea el mejor modo de atraer votos de la derecha. Y, sin embargo, ése parece ser el objetivo de Abascal, presentarse como alguien tan patriota y responsable como para, a diferencia del PP, salvar al Gobierno de un trance donde quienes de verdad se la juegan son todos los españoles.

No sé. En Vox no pueden ignorar que estos ingentes fondos, administrados por Sánchez, no van a salvar la economía de nadie salvo la de aquellos empresarios que respalden al Gobierno, empresas con capacidad de influencia en los medios de comunicación de manera directa o por ser importantes anunciantes, que deberán seguramente amenazar con retirar sus compras de publicidad a quienes critiquen con más vehemencia las políticas extremistas del Gobierno a cambio de beneficiarse de las ayudas europeas. Puede que Vox sea de verdad más moderado que el PP, pero respaldar a Sánchez no es la mejor manera de demostrarlo.

Abascal salva a Sánchez
REPUBLICA  29 Enero 2021

El Gobierno de Pedro Sánchez se ha encontrado con la ayuda inesperada de Santiago Abascal para salvar el Decreto Ley de gestión de los fondos de la UE, a pesar de que Vox había calificado el decreto de ‘red clientelar’ del Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias.

Y ello después que Sánchez se negara a aceptar la presencia de un ‘independiente’ de prestigio al frente de la gestión de los fondos, como propusieron el PP y Cs.

El portavoz de Vox, Ivan Espinosa de los Monteros, justificó la abstención de Vox en la votación, con el argumento de la ‘responsabilidad’, pero lo cierto es que Vox salvó a Sánchez en compañía de Podemos y Bildu, que votaron a favor.

Y está decisión que sin duda tendrá una dura respuesta contra Abascal entre sus militantes y votantes se produce en vísperas de las elecciones catalanas donde el apoyo de Vox a Sánchez será criticado por PP, Cs y ERC. Partido este último que se ha opuesto al decreto con los mismos argumentos que al principio utilizó Vox del clientelismo amañado para el reparto de los fondos que ERC sitúa en el corazón del Ibex.

Con esta nueva victoria parlamentaria el Gobierno de Sánchez ensancha el campo de sus pactos de ‘geometría variable’ hasta la ‘extrema derecha’ que es como el Gobierno de Sánchez e Iglesias suelen calificar a Vox.

Un partido el de Abascal que ya veremos cómo justifica su sorprendente decisión, la que a simple vista no tiene más explicación que la de impedir que el PP y ERC logren una derrota de Sánchez, el presidente que acaba de encontrar en Vox su tabla de salvación.

El abrazo de Sánchez y Abascal
Marcello republica 29 Enero 2021

Mientras en Granada continúan los terremotos y se abren grietas en las torres de la Alhambra, el Gobierno de coalición de Sánchez y Iglesias bracea entre las aguas revueltas de la política española el mismo día que comienza la campaña electoral catalana del 14-F.

Lo que la Generalitat ha querido festejar concediendo por segunda vez el tercer grado y la semi libertad a los presos golpistas del procés, en abierto desafío al Tribunal Supremo y ante las narices del Gobierno, la fiscalía del Estado y el PSC que callan ante este flagrante delito de prevaricación.

Al líder de ERC Oriol Junqueras y el resto de los presos liberados vamos a verlos este fin de semana en campaña electoral, donde también aparecerán Sánchez e Iglesias eufóricos por haber aprobado en el Congreso, con ayuda de Bildu y la inesperada colaboración de Vox, el Decreto que les concede el control de la gestión de los fondos europeos, lo que parecía perdido -por la oposición de ERC, PP y Cs- y finalmente ha sido posible gracias a Vox.

Por su abstención sorprendente que huele a podrido aunque el portavoz de Vox, Espinosa de los Monteros, diga que no negociaron con el Gobierno y se abstuvieron por ‘el interés general del país para no retrasar la llegada de los fondos’.

Argumento falso porque el propio Espinosa había calificado la gestión de los fondos por Sánchez como la ‘mayor red clientelar de la historia de España’. La que se manejará desde La Moncloa gracias a la rumbosa colaboración de Abascal con Sánchez, Iglesias y Otegui. Lo que creemos que podrá tener consecuencias entre los votantes de Vox en las elecciones catalanas.

Y así mientras la política sigue dando tumbos y Sánchez sigue sacando a flote sus votaciones y decretos en el Congreso de manera milagrosa, hemos conocido las pésimas cifras del paro de 2020 con la pérdida de 622.600 empleos -a la vicepresidenta Calviño le parece buena noticia- y mientras la crisis de las vacunas en Europa y España no cesa de crecer.

Hasta el punto que la Comisión Europea, cada vez más indignada con el timo del ‘tocomocho’ que le han dado los laboratorios ingleses, amenaza a los gestores de AstraZéneca con impedir que sus vacunas circulen por el territorio de la Unión Europea si no entregan las vacunas a la UE y no dan explicaciones sobre dónde están las vacunas que debieron ir a la UE.

Por otra parte Portugal ha cerrado las fronteras con España durante 15 días y en nuestro país se han parado las vacunaciones y se especula con tres meses de retraso para volver a la normalidad. Y todo ello mientras sube la presión hospitalaria y la tensión entre el Gobierno y las CC.AA. que exigen medidas más duras para frenar el avance de la tercera ola del virus que sigue causando estragos aunque el inefable Simón asegura que ya hemos pasado ‘el pico’.

En las últimas 24 horas se han registrado 34.899 contagios y 515 fallecidos, y la incidencia se queda en 890, lo que incluye una leve mejora aunque de momento seguimos en el pico de la tercera ola sin que nadie tome medidas de precaución añadidas para no interferir en la campaña electoral catalana.

La que acaba de comenzar con la noticia de un nuevo abrazo de Sánchez y esta vez con Abascal. Que se suma a abrazos anteriores de Sánchez con Rivera, Otegui, Puigdemont, Junqueras, Ortuzar e Iglesias demostrando la capacidad de interlocución y ‘resistencia’ que tiene Sánchez. No en vano sobre esto de ‘la resistencia’ el presidente ha escrito un ‘manual’.

Illa cambia de partitura: letra y música separatista para empezar la campaña
OKDIARIO 29 Enero 2021

Le han bastado dos días al ex ministro de Sanidad Salvador Illa para cambiar abruptamente de partitura: la letra y la música de sus intervenciones empieza a recodar a la de los independentistas catalanes, consciente de que por bueno que sea su resultado electoral, su suerte dependerá de lo que diga el golpista Oriol Junqueras. En un encuentro este jueves con representantes del mundo económico y social de Cataluña, el candidato del PSC ha expuesto su hoja de ruta en el caso de llegar a la Generalitat y se ha comprometido, en caso de alcanzar la Presidencia del Gobierno catalán, en que su prioridad será «aprobar un Plan Nacional para la reconstrucción del sistema sanitario en Cataluña». Si nacional viene de nación, la expresión no ofrece muchas dudas.

Ya en un vídeo promocional difundido la pasada semana por el PSC, con motivo de la investidura de Joe Biden como presidente de EEUU, Illa señalaba que la llegada del dirigente norteamericano sería un factor de «esperanza muy importante para los españoles y para los catalanes, diferenciando claramente a unos de otros.

Obsérvese como Illa se va deslizando lentamente hacia la retórica independentista, asumiendo el lenguaje de las formaciones golpistas. Toda una señal indiciaria de que su campaña va a tender puentes con formaciones como ERC, en parte porque no se puede permitir el lujo de enojarles demasiado. Si lo hiciera, quien sufriría en sus carnes la reacción de los independentistas republicanos catalanes sería su jefe, Pedro Sánchez, que está en La Moncloa gracias a Oriol Junqueras. «Lo del Plan Nacional para la reconstrucción del sistema sanitario en Cataluña» es una manera como otra cualquiera de comprarle al golpismo su lenguaje, del mismo modo que distinguir a los españoles de los catalanes es una concesión al separatismo.

Por un nuevo camino sin retorno (hacia la secesión)

Iván Vélez https://gaceta.es  29 Enero 2021

Carlos Bardem, Cristina Fallarás, Willy Toledo y otros habituales abajofirmantes afectos a la autodenominada causa progresista, han estampado sus firmas al pie de un manifiesto en el que reclaman el fin de la dispersión de los presos etarras, proceso ya abierto por el actual Gobierno de coalición -más de cuarenta etarras han sido ya acercados a las Vascongadas- que a estos representantes de las «fuerzas de la cultura» les resulta desesperantemente lento. Atormentados por tal ralentización, los adheridos al manifiesto, titulado Por un nuevo camino sin retorno, ofrecen una serie de argumentos eticistas con los que tratan de acabar con una estrategia, la de la dispersión de los terroristas etarras encarcelados, oficializada en 1989 por el Gobierno de Felipe González. Hasta hace unos días, entre los dispersados figuraba Diego Ugarte López de Arcaute, trasladado desde el Centro Penitenciario de Granada, donde cumplía una condena de 100 años y 9 meses de prisión por el asesinato, cometido en febrero de 2000, de Fernando Buesa, portavoz del PSOE en el Parlamento vasco, y de su escolta, Jorge Díez, a la prisión leonesa de Mansilla de las Mulas.

El principal argumento empleado para solicitar el acercamiento de los criminales etarras, en el texto «personas condenadas por delitos de terrorismo», es que estos sufren «lógicas de excepcionalidad», algo que los suscriptores consideran propio de un tiempo ya pasado. La conclusión es clara para los firmantes: «no tiene razón de ser que haya presos que queden al margen de las normas penitenciarias que rigen para el resto de los reclusos».

Cabe, sin embargo, plantear diversas objeciones a la obra de tan distinguido colectivo manifestante. La primera de ellas tiene que ver con el empleo del manido recurso de la disolución de la especie en el género, con el que se pretende equiparar a estos presos con los comunes. Bajo el pretexto de la «disolución definitiva» de ETA, los signatarios omiten el verdadero motivo por el que los reclusos acercadizos dieron con sus huesos en las cárceles: su pertenencia a una facción de españoles cuyo objetivo, antaño buscado por la vía armada, hogaño por otras menos criminales pero no menos violentadoras de la soberanía nacional, es la mutilación de la nación española. Nada dicen de esto nuestros plurinacionales protagonistas, víctimas y, a la vez, cultivadores del mito de la Cultura del que viven y del que pretenden seguir viviendo, pues en el texto se avistan nuevas posibilidades, las aparejadas a «la apertura de esos espacios de convivencia junto a la normalización institucional, los esfuerzos en pro de la memoria, los diferentes programas educativos y un buen número de proyectos culturales».

Hondamente preocupados por el futuro del colectivo etarra, los signatarios, firmemente asentados en su eticismo, vuelven a mostrar su apoyo –recordemos los tiempos de la ceja zapateril- a un Gobierno que, oscilando entre la socialdemocracia y el globalismo, debe su estabilidad al apoyo prestado por los herederos de ETA durante la investidura como presidente del Gobierno de Pedro Sánchez, pero también en la aprobación de los últimos Presupuestos Generales del Estado.

Como era previsible, en el manifiesto no aparece la palabra España, sino una invocación a la Europa leguleya, en concreto a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y a «los principios de reeducación, reinserción y resocialización consagrados en la propia Constitución Española», es decir, a esa misma constitución que, con calculada ambigüedad, introdujo la imprecisa distinción entre nacionalidades y regiones. Convencidos de la excepcionalidad española, los manifestantes reproducen, casi de modo literal, parte de la definición que hace más de un siglo dio Julián Juderías del rótulo leyenda negra:

Por leyenda negra entendemos el ambiente creado por los fantásticos relatos que acerca de nuestra patria han visto la luz pública en casi todos los países; las descripciones grotescas que se han hecho siempre con el carácter de los españoles como individuos y como colectividad; la negación o, por lo menos, la ignorancia sistemática de cuanto nos es favorable y honroso en las diversas manifestaciones de la cultura y del arte; las acusaciones que en todo tiempo se han lanzado contra España, fundándose para ello en hechos exagerados, mal interpretados o falsos en su totalidad, y, finalmente, la afirmación contenida en libros al parecer respetables y verídicos y muchas veces reproducida, comentada y ampliada en la prensa extranjera, de que nuestra patria constituye, desde el punto de vista de la tolerancia, de la cultura y del progreso político, una excepción lamentable dentro del grupos de las naciones europeas.

Por nuestra parte –contraria sunt circa eadem- no podemos más que dar la razón a los Armendáriz, Urbán, Mayor y otros firmantes del montón. Ciertamente, España es una excepción, pues financia y ofrece cobertura legal a aquellas sectas, sangrientas o no, que tienen como fin explícito la aniquilación de la nación que les da sostén. No hay más que ver el trato que Francia ha dado a sus secesionistas o echar un vistazo a la ley de partidos portuguesa para comprender que España es diferente.

Adormecida por los efectos del fundamentalismo democrático, la sociedad española, capaz de aceptar que el golpe de Estado perpetrado en Cataluña fue una ensoñación y de encajar el reparto de culpas esparcido por Pedro Sánchez, probablemente asumirá lo manifestado recientemente por la portavoz de Bildu en el Parlamento Vasco: que a propósito del reconocido daño infligido por ETA, «que fuese o no injusto depende de cada relato». No hay duda de que entre los abajofirmantes no faltarán voluntarios, colaboradores especiales o simples meritorios dispuestos a poner en escena tan posmoderno planteamiento. El camino (hacia la secesión) lleva tiempo trazado. Por lo que a los criminales se refiere, la próxima cesión al PNV de la política penitenciaria permitirá a los hijos de Sabino capitalizar toda la sangre derramada.

Degradación electoral en Cataluña
«Urge superar la provisionalidad política, pero no a cualquier precio»
Editorial larazon 29 Enero 2021

Ha arrancado la campaña de las elecciones catalanas del 14 F marcadas por las circunstancias excepcionales que rodean la cita y que la convierten en un objeto político difícilmente homologable. Se parte de la premisa que, aunque muy probable, no existe la seguridad plena de que los comicios se celebren en la fecha determinada. Queda pendiente una resolución judicial al efecto. Decimos que es un marco convulso e insólito, absolutamente extraordinario, porque además se ha convocado a los catalanes al sufragio en una tercera ola de la pandemia altamente agresiva, con escalada de muertos y alarmante presión hospitalaria. Las autoridades del Principado, así como las del Estado, garantizan que el proceso se desarrollará en un marco de seguridad, pero es difícilmente rebatible que no habrá normalidad y que los riesgos existirán. Si las condiciones sanitarias son las extremas del contagio, las políticas nos demuestran que todo es susceptible de empeorar.

La deriva tóxica en la que Cataluña lleva inmersa los últimos años no ha tenido parálisis ni paréntesis siquiera con la crisis del coronavirus, y tampoco se beneficiará ahora de un proceso electoral en el que buena parte de los actores y sus fundamentos respeten los mínimos democráticos exigibles. El denominado «efecto Illa» es una criatura propagandística y de marketing fruto de la utilización torticera de un Ministerio y de un Gobierno para conformar una propuesta electoral presuntamente ganadora. Está por ver si el experimento será un éxito o no, pero es claro que la política se empequeñece con los trucos de tahúr y los abusos de poder. A la baza Illa el separatismo ha replicado con el «efecto presos» y la decisión de conceder el tercer grado a los condenados por el golpe contra el orden constitucional en abierto desafío a la autoridad del Tribunal Supremo, y que ayer mismo recibió el respeto del Gobierno.

Los reclusos participarán activamente en la campaña si la Justicia, que ha frenado repetidamente este fraude de ley, no reconduce la iniquidad de la Generalitat en connivencia con las prisiones catalanas. Que sentenciados por delitos tan graves estén libres para alentar el proyecto que los llevó a prisión prueba que el sistema es incapaz de romper el bucle virtuoso de su decadencia. Hay una sobredosis de tacticismo y una contorsión de los valores y los deberes públicos hasta extremos casi sociopáticos en los que encaja un confinamiento intenso de los catalanes, cierre de múltiples comercios y ruina para la gente, con que se permita que se salte ese encierro solo para acudir a los mítines. Es una obviedad que Cataluña necesita un gobierno que se tenga por tal nombre y no una suerte de lobby conducido por la casta secesionista, que ha supeditado los problemas reales de la gente a las aventuras enloquecidas de las que viven, y muy bien, una tupida red clientelar. Urge, sí, superar la provisionalidad, pero no a cualquier precio. El porvenir es sombrío y este estado de degradación no ayuda.

Moncloa acerca al verdugo de Ordóñez mientras la Cámara Vasca honraba su memoria
La falta de delicadeza del Gobierno en esta ocasión ha levantado ampollas entre las víctimas. Más aún y llueve sobre mojado. Así ha arruinado Interior el homenaje a un icono de la democracia
Javier Ruiz de Vergara España esdiario 29 Enero 2021

Pudo ser cualquier otro día de esta semana o cualquier otro de la próxima. Pero ha sido este viernes. En una decisión que ha provocado enorme indignación, el Ministerio del Interior ha anunciado el acercamiento del etarra asesino del concejal popular Gregorio Ordoñez, a la misma hora en que el Parlamento Vasco honraba la memoria del político, cuando se cumplen 25 años del crimen con el que ETA comenzó su ofensiva brutal contra los políticos.

Ha sido una macabra casualidad. Este mismo viernes en el que la clase polítivca vasca guardaba un respetuoso minuto de silencio en recuerdo de Gregorio Ordóñez en el 25 aniversario de su vil asesinato, el responsable del crimen ha salido premiado en el bombo de los acercamientos de etarras del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

Instituciones Penitenciarias ha ordenado el traslado de otros cinco presos de ETA, entre ellos Juan Ramón Carasatorre Aldaz, condenado por el asesinato de Ordóñez. Además de él han resultado agraciados en esta última tacada; Martín Sarasola, uno de los autores del atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas; o Sergio Polo Escobes, autor material del atentado que acabó con la vida del comandante Luciano Cortizo.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha lamentado que "un viernes más" se proceda a comunicar el traslado a prisiones más cercanas al País Vasco o Navarra de presos de ETA. Según sus datos, el 15% de los etarras están ya en prisiones de estas dos comunidades autónomas, mientras que otro 42% se encuentra a menos de 200 kilómetros de sus casas.

Interior se ha justificado en que estos acercamientos están condicionados a la pandemia de Covid, ya que las prisiones están tomando medidas para evitar el contagio.

Uno de los traslados afecta a Juan Ramón Carasatorre, que deja el Centro Penitenciario Castellón II por el de El Dueso, en Cantabria. Fue condenado en 2011 por la Audiencia Nacional a 30 años de prisión como autor del asesinato del dirigente del PP en San Sebastián Gregorio Ordóñez.

Además, en 2014 fue condenado a 29 años de prisión por el asesinato del militar Mariano de Juan Santamaría. También fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato del policía Enrique Nieto.

Marlaska autoriza así el progreso al terrorista Carasatorre al segundo grado. Interior también dice de él que "acepta la legalidad penitenciaria, rechaza el uso de la violencia y ha expresado su deseo resarcir el dolor causado a sus víctimas".
 


Recortes de Prensa   Página Inicial