AGLI Recortes de Prensa   Jueves 25  Febrero  2021

El insoportable y creciente intervencionismo del Gobierno
José María Rotellar Libertad Digital 25 Febrero 2021

La mayoría de políticos españoles, con honrosas excepciones, se han instalado en la idea de que es positivo introducir elementos artificiales en la economía española, que distorsionan su funcionamiento, mediante un creciente intervencionismo que paraliza la actividad y el empleo y que, por tanto, es contraproducente para la economía. Dentro de ese intervencionismo, una parte del Gobierno de la nación querría imponer precios máximos en alquileres, aunque parece que el ministro Ábalos lo descarta.

Por otra parte, y dentro del marco de los PGE, donde uno de los dos partidos que conforman el Gobierno hizo que su grupo parlamentario presentase enmiendas intervencionistas en todos los ámbitos, con las que presionar al otro socio del banco azul, el Ejecutivo va a intervenir más en la economía con las subidas de impuestos contenidas en ellos y su obsesión futura por armonizar, es decir, obligar a subir, los impuestos de sucesiones, donaciones y patrimonio. Son dos ejemplos bien claros de intervencionismo creciente y asfixiante.

La introducción de precios máximos (al igual que la de precios mínimos, como el salario mínimo interprofesional, otro elemento intervencionista que el Gobierno no se ha cansado de subir exponencialmente) no tiene ningún sentido y es una decisión económica irracional, que sólo conduce a distorsionar el libre juego de la economía y, con ello, la generación de actividad económica y de empleo, porque dicha distorsión lo que produce es una disminución de las transacciones, con el efecto negativo que se extiende por todo el tejido productivo.

De esa manera, con el precio máximo de los alquileres, que estaría, obviamente, por debajo del precio de mercado, generaría una escasez de oferta y un exceso de demanda. ¿Qué quiere decir esto? Que si se impone un precio máximo en el mercado del alquiler de viviendas, muchos propietarios de viviendas dejarán de alquilarlas, porque el Gobierno podrá obligarles a bajar el precio del alquiler si la arriendan, pero no les puede obligar a sacarlas al mercado, con lo que muchos retirarán dichas viviendas del parque de alquiler y se generará escasez de pisos en alquiler. Por tanto, muchas personas que desearían vivir alquiladas no podrán hacerlo, y tendrán que buscar otras opciones, como la compra, que les puede dificultar sus planes de vida si no disponen de una capacidad de endeudamiento para poder comprar una vivienda, o buscar en otras zonas con precios más bajos en las que el precio de mercado esté por debajo del máximo, donde puede que se produzca un incremento de precios hacia ese máximo, porque si se genera escasez en unas zonas, la demanda se incrementará en las de precio más bajo, provocando un incremento de dicho precio.

En cuanto a la subida de impuestos, la confiscatoriedad de la economía española avanza a unos ritmos exponenciales y supone una carga que los exhaustos ciudadanos y empresas no pueden soportar, máxime en un entorno de empobrecimiento como el actual, derivado también del establecimiento de una serie de restricciones fruto del intervencionismo exacerbado en el que hemos desembocado tras la pandemia.

Todo ello, atenaza no sólo la libertad de elección de las personas -cuando no libertades fundamentales, como en el caso de las restricciones en el marco del estado de alarma- sino que, con ello, las empobrece y condena a una dependencia que las hará todavía más necesitadas de un intervencionismo asistencial, lo cual no es deseable, porque es peligrosísimo, además de acabar con la capacidad de superación de las personas.

Debería rectificarse e irse a una sociedad más libre, menos intervenida, porque, al fin y al cabo, cada incremento del intervencionismo es un fragmento de libertad que perdemos todos los ciudadanos y contribuyentes.

Golpe de Estado 2.0
Rafael Bardají https://gaceta.es 25 Febrero 2021

Edward Luttwak, ese gran analista de la estrategia, escribió a finales de los años 60 un librito, Golpe de Estado. Un Manual Práctico, quizá lo que haya sido la mejor disección de los cambios de gobierno y régimen por la fuerza. Basándose en los múltiples casos, fracasados y exitosos, de África y América Latina, Luttwak llegaba a proponer la mejor forma práctica de dar un golpe. La última vez que tuve la suerte de visitarle y comer con él en su casa de las afueras de Washington DC, hace ya unos cuantos años, se sorprendía de la todavía buena acogida de su obra, décadas después de ser publicado. Y, sin embargo, reconocía que debería ser revisado de arriba abajo para adaptarse a las nuevas condiciones sociales. Como decía, “no es lo mismo tomar la radio nacional, que controlar todas las emisoras de radio y televisión que ahora existen”. A los pocos meses de verle vio la luz la edición revisada de Golpe de Estado. Mucho de nuevo, cierto, pero necesitaría una nueva actualización ya que apenas tienen entrada las redes sociales, por citar solamente un ejemplo.

Cuando hablamos der golpe de estado, se nos viene siempre a la cabeza la imagen de unos militares ocupando un palacio presidencial y declarándose ellos los legítimos valedores de la salvaguarda de la nación. Y en el caso de España, no se nos puede borrar la irrupción de Tejero pegando tiros al techo del hemiciclo del Congreso de Diputados. Más ahora que se cumplen 40 años del aquel episodio. Quiero decir, que al igual que escribía Luttwak hace medio siglo, asociamos un golpe al uso de la fuerza por parte de quienes detentan esa fuerza. Y en un estado moderno, el monopolio de la fuerza lo tienen los ejércitos, la policía y otros cuerpos de seguridad del Estado. A pesar de lo que se critica del importante número de licencias de caza, los españoles no estamos autorizados a portar armas como si sucede en Estados Unidos.

Aunque ha habido muchos casos de golpe llevados acabo por elementos liberales o modernizadores de entre los militares, normalmente este tipo de actuación se considera típica de fuerzas conservadoras y de extrema derecha. Los cambios de régimen promovidos por la izquierda se asocian inexorablemente a revoluciones, no a golpes. La instrumentalización de las masas, las vanguardias políticas a lo Lenin, y las opuestas justificaciones sostendrían tal distinción. Que para que el golpe fuera de verdad exitoso tuviera que resultar lo menos cruento posible y que para las revoluciones tuvieran éxito tendrían que ser lo más sangrientas posibles, no importa. Contra el pueblo o por el pueblo es todo a lo que llega el universo mediático-mitológico.

¿Pero no puede haber otro tipo de golpe de Estado, que no dependa de los cañones de los militares y que aúpe a la izquierda al poder? Me temo que sí. Y que lo estamos viendo. En la Alemania de los años 30, una vez que Hitler alcanzó una representación parlamentaria relevante, ejerció su chantaje y fuerza para poner a los grandes industriales de su lado y que le dejaran pervertir desde dentro el régimen de Weimar con la escusa de frenar el caos que él mismo alimentaba. En Venezuela, enmascarado por el hecho de que Chávez fuera militar, el golpe se produce no sólo al amparo del ejército, sino en buena parte sobre la purga de éste para anularlo como freno del ansia del chavismo y, sobre todo, el vaciamiento de las instituciones políticas democráticas. No en balde con Maduro coexisten dos asambleas parlamentarias, una legítima en manos de la oposición, y otra ilegítima creada desde el poder para cercenar los resultados electorales.

En España, los autores y ejecutores del 23-F creyeron poder defender a la nación frente a comunistas y terroristas (y sobre una clase política blanda) yendo contra la democracia. En la actualidad, 40 años más tarde, son los herederos de ETA, los independentistas catalanes y los comunistas quienes, para acabar con la nación arremeten contra los pilares de la democracia (sobre una clase política ensimismada con sus privilegios).

Este 23-F 2.0 tiene como fin el cambio de régimen y se va desarrollando capítulo a capítulo, a cámara lenta. Se seduce a los medios de comunicación con accesos privilegiados y, sobre todo, con cuantiosas ayudas económicas que compensen sus pérdidas por publicidad y de todo tipo; pero también se señala a los periodistas que resultan incómodos para el poder revolucionario que esconde este gobierno dividido en poli sonriente, poli abusador. Otra forma de la tradicional política del palo y la zanahoria. En segundo lugar, hay que poner fin a la independencia de poderes. En España la separación entre ejecutivo y legislativo nunca ha estado garantizada, dada la rigidez de los partidos políticos y su reflejo en el reglamento de las Cámaras, de ahí que todos los esfuerzos revolucionarios se centren en doblegar y atar al poder judicial. Que el PP esté dispuesto a ser cómplice de esta parte esencial del golpe con su acuerdo para la renovación política del Consejo del Poder Judicial resulta llamativo de lo que realmente busca este partido. Finalmente, la pieza mayor a cobrarse para que el cambio de régimen triunfe es la Corona. Bajo el manto de luchar contra la corrupción (¿quién se cree que un presidente de la república sería menos corrupto teniendo menos tiempo para colmar sus ansias de poder y riqueza?) lo que se está librando es una batalla campal contra la única institución que ahora mismo es el pilar esencial de las dos cosas que quieren destruir: España y la democracia.

Violencia en la calle, intimidación a quien no comulga con sus ideas, dependencia de las ayudas públicas, inmigración desbocada, inseguridad jurídica, ataques contra la propiedad privada, todo son acciones tácticas para llegar al fin último: un golpe exitoso que les mantenga en el poder.

Lo único bueno es que no tienen garantizado el éxito. Pero para frenarles y derrotarles hay que tener muy claro qué quieren y cómo quieren alcanzarlo. Por ejemplo, si todo lo que está a la derecha del PSOE de Sánchez se enzarza en que su división hace inviable una alternativa y, por lógica, se dedican a combatirse entre ellos, el golpe está asegurado. Y buena parte de responsabilidad recaerá entonces en el PP de Casado, desde donde se ha hecho de Vox, y no los planes de este Gobierno, el enemigo a batir. Sus deseos de revivir el bipartidismo son letales para el futuro de la democracia y España.

PSOE y PP deben sacar sus manos del Poder Judicial
EDITORIAL Libertad Digital 25 Febrero 2021

Que Podemos o ERC no metan sus manos en el CGPJ no es excusa para que el PSOE y el PP sigan con su cambalache anticonstitucional.

Pocas cosas evidencian tanto la disposición de Pablo Casado a traicionar el compromiso del PP de cumplir el imperativo constitucional según el cual 12 de los 20 vocales del CGPJ han de ser elegidos por los propios jueces y magistrados que su afirmación –para colmo, desmentida por el PSOE– de que han logrado excluir a Podemos en las negociaciones por la renovación del órgano de gobierno de los jueces.

Y es que, aun cuando esa inverosímil exclusión del uno de los partidos de la coalición gobernante fuese cierta, el compromiso del PP con la independencia del Poder Judicial nunca consistió en su despodemización sino en su despolitización. Que Casado lograse que la extrema izquierda no meta sus manos en el CGPJ no sería excusa para que el PSOE y el PP siguieran sin sacar las suyas. Más aún si se tiene en cuenta que Pedro Sánchez seguramente no deje de velar por los intereses de sus socios de gobierno y que es incluso capaz de ceder un puesto en el CGPJ a los golpistas de ERC que le sostienen en el Ejecutivo.

Invitar al cambalache de la elección del CGPJ a partidos capitaneados por comunistas y por sediciosos presos sería un espectáculo especialmente nauseabundo; pero de lo que se trataba y sigue tratando es de volver al statu quo previo a la ominosa Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985, por la que, haciendo caso omiso a la literalidad del artículo 122 de la Constitución, se decidió que los 20 vocales del Consejo fueran designados a propuesta de una mayoría de 3/5 del Parlamento.

Pero Casado parece decidido a no romper la baraja anticonstitucional –no por nada destituyó como portavoz a Cayetana Álvarez de Toledo– y, por tanto, a consentir que el Poder Legislativo siga fagocitando al Judicial mediante su control del órgano de gobierno de los jueces. Lo cual es especialmente penoso dado el momento; y es que pocas veces ha tenido el PP una mejor oportunidad para resucitar a Montesquieu, vistos los pronunciamientos de la Unión Europea no solo contra el intento del PSOE de reducir las mayorías necesarias para renovar el CGPJ o para dejarlo sin competencias mientras siga en situación de interinidad, sino contra las propias negociaciones PSOE-PP a este respecto.

Ya podrá advertir la vicepresidenta de la Comisión Europea de que “al menos la mitad de los miembros del Consejo deben ser jueces elegidos por sus pares”, que el PSOE y el PP tienen toda la intención de hacerla el mismo caso que a nuestra burlada Constitución.

Los partidos ante el CGPJ: una prevaricación permanente
Fernando González Urbaneja republica 25 Febrero 2021

Podían guardar las formas, disimular, aparentar que la ley se cumple, aunque solo fuera en los aspectos formales. Ni eso. Los partidos, encabezados por sus dirigentes principales, repiten en cada vez que hay que designar a las personas idóneas para ocupar los órganos rectores de los otros poderes del estado, un procedimiento radicalmente prevaricador: actuar injustamente a sabiendas. La separación de podres muere en el mismo momento en el que el legislativo designa al presidente del gobierno, titular con enorme poder del ejecutivo. A partir de ese momento el legislativo queda sometido al ejecutivo que es el mandamás en las votaciones.

El modelo de separación de poderes, de ejercicio moderado y contenido de esos mismos poderes (muestra de la calidad de la democracia), sucumbe en cuanto hay que abordar decisiones como las que nos ocupan estos días: designar el órgano de gobierno de los jueces, el que gestiona la carrera profesional de los magistrados, el consejo de administración de RTVE, los componentes del Tribunal Constitucional…

Finalmente son dos de los fontaneros de los jefes de gobierno y oposición, gente de confianza, los que designan a los cargos de los otros poderes. Un sistema de lotes por partido e influencia que eleva a personas, quizá idóneas, pero siempre sometidas a la sospecha de amiguismo y subordinación.

Tienen tanto descaro que hasta previsiones legales tan elementales como la de que los veinte vocales del CGPJ son los que designan a su presidente, son usurpadas por los jefes de los partidos que incluyen esa elección en el reparto por lotes. Una prevaricación de libro, manifiesta, acreditada, que nadie les va a reclamar porque todos están en el ajo.

Podían disimular, mantener discreción, pero ni siquiera lo intentan, dan por hecho que tienen derecho a mangonear a su criterio sin atenerse a la letra ni al espíritu de las leyes que forman parte del corazón del sistema. Se afea al gobierno polaco por prácticas antidemocráticas de ocupación de todos los poderes. De hecho, lo que se hace aquí se parece bastante.

Es cierto que los designados por el sistema de lotes de simpatías disponen de libertad para actuar luego como les parezca conveniente y que, en muchas ocasiones es lo que hacen. La realidad acredita que el alineamiento por bloques de simpatía no es lo habitual, aunque funciona en los temas importantes y todos los ciudadanos saben de antemano la preferencia ideológica o partidista de cada elegido. Cuando salga la lista estaremos en condiciones de añadir a cada nombre el apellido del partido promotor.

Para disimular podían establecer algunas incompatibilidades, por ejemplo, que quienes gobiernan la judicatura no pueden luego hacer carrera política. No les interesa. El hecho de que tres antiguos miembros del CGPJ sean hoy ministros del PSOE supone un indicador indirecto de la dependencia y colusión de poderes. El hecho de que la fiscal general haya llegado al cargo de forma encadenada, sucesiva, a la condición de ministra y diputada del partido de gobierno, es otro indicador del sesgo autoritario propio de regímenes con tendencia iliberal. No les inquieta, prevarican de forma irresponsable.

¿El 8-M, un nuevo ‘infectódromo’? El Gobierno autoriza manifestaciones feministas en Madrid
https://gaceta.es 25 Febrero 2021

DEBERÁN CONTAR CON 500 ASISTENTES COMO MÁXIMO... PERO NO ACLARA CUÁNTAS PERMITE

El Gobierno permitirá las manifestaciones feministas en Madrid por el 8 de marzo. Todas deberán contar con un máximo de 500 personas… aunque la Delegación del Gobierno no ha aclarado cuántas permitirá. Eso sí, “rotundamente no habrá” una gran protesta en la capital, como la ocurrida el año pasado en mitad de la primera ola de la pandemia.

“Nosotros el criterio de Sanidad lo estamos siguiendo a rajatabla porque tenemos que ayudar a preservar la salud de los madrileños”, ha apuntado el delegado del Gobierno, José Manuel Franco.

Respecto a la controvertida manifestación del año pasado, convertida en una gran “infectódromo”, Franco ha respondido que no se arrepiente de haberla autorizado, “porque entonces no había datos objetivos para prohibir una manifestación, que solo puede prohibirse por motivos muy concretos y tasados”. “Estoy satisfecho de haberlo hecho. Acertar la quiniela los lunes en fácil y si supiéramos lo que iba a pasar también prohibiríamos espectáculos deportivos, culturales u oposiciones”, ha dicho.

Y todo después de saber que confinar una semana antes en la primera ola habría evitado 23.000 muertes en España, según un estudio del departamento de Ingeniería Informática y Matemáticas de la Universidad Rovira i Virgili en colaboración con el departamento de Física de la Materia Condensada de la Universidad de Zaragoza.

Esta investigación señala que haber tomado medidas siete días antes habría derivado en 5.000 muertes en lugar de las 28.000 que se registraron en nuestro país durante la primera oleada del coronavirus. Cabe recordar que el primero de estos estados de alarma, que trajo consigo el confinamiento de toda la población, entró en vigor el domingo 15 de marzo a las 00:00 horas.

VOX quiere que el 8-M sea el Día Nacional de las Víctimas de Coronavirus
El pasado lunes, el portavoz del Comité de Acción Política de VOX, Jorge Buxadé, anunció que el partido va a llevar al Congreso, al Senado y al resto de instituciones en las que tiene representación una moción para que el día 8 de marzo se declaré Día Nacional de las Víctimas de Coronavirus.

El 8-M coincide con la fecha en la que, según denunció, el Ejecutivo socialcomunista “incentivó” la participación en las manifestaciones feministas “con la única finalidad de cumplir su agenda ideológica” e ignorando “la salud de los españoles”.

“Nos hacemos eco del sentir de los españoles para recuperar el 8 de marzo para la dignidad de las víctimas del coronavirus”, añadió, al tiempo que recordó que hace un año, el Ejecutivo ya tenía “pleno conocimiento” del peligro del virus pero decidió no actuar.

Del 8M al 8M: Podemos alienta las marchas feministas hacia una cuarta ola
OKDIARIO 25 Febrero 2021

De nada ha servido que los estudios más recientes hayan concluido que si el Gobierno hubiera confinado España una semana antes -evitando así la celebración de las manifestaciones del 8M- se podrían haber evitado 23.000 muertes. De nada ha valido que hasta el mismísimo responsable del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, reconociera a regañadientes que el número de víctimas se habría reducido. El Gobierno socialcomunista con Podemos como gran instigador ha anunciado que permitirá todas aquellas manifestaciones que el próximo 8M, Día de la Mujer Trabajadora, no superen las 500 personas. No estamos ante un disparate más, estamos ante el anuncio de una negligencia administrativa que puede tener gravísimas consecuencias para la salud pública. Pese a que el estado de alarma faculta al Ejecutivo a prohibir aquellas manifestaciones en las que no se respete la distancia de seguridad, el delegado del Gobierno en Madrid se limita a apelar a la responsabilidad de las organizaciones convocantes poniendo un tope a las concentraciones: medio millar de personas. ¿Irá el Delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, a contar personalmente el número de asistentes o trasladará el marrón a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. ¿Habrá tornos en las calles?

El Delegado del Gobierno, que llegó a estar imputado -luego se archivaron las diligencias- por un presunto delito de prevaricación por permitir el 8M ha declarado que «no habrá una gran protesta» feminista en la capital de España, como la ocurrida el año pasado o en años precedentes. Entrar a valorar la capacidad adivinatoria del señor Franco es perder el tiempo. Y, en cualquier caso, ¿es que numerosas concentraciones de 500 personas -en el mejor de los supuestos- no constituyen un riesgo objetivo para la salud pública?

La incidencia del coronavirus en Madrid se mantiene en riesgo extremo, con 362 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, pero Franco, tan crítico con Isabel Díaz Ayuso, a las que acusó falsamente de no hacer nada para frenar la expansión de la pandemia, vuelve a ser la voz de su amo: se pliega a las órdenes de su jefe, Pedro Sánchez, y permite que el 8-M amenace con convertirse en otra bomba biológica.

El 8M ya fue letal una vez: es criminal volver a repetirlo y debe prohibirse
Sanidad no puede limitarse a desaconsejar las marchas feministas: debe lograr que se prohíban, como cualquier otro evento de masas en plena pandemia.
Editorial ESdiario  25 Febrero 2021

Con un despliegue de irresponsabilidad sonrojante, Irene Montero lleva días alentando la celebración del 8M, sin renunciar a concentraciones masivas que le impidan, hasta en estas circunstancias seguir monopolizando una causa tan justa como manipulada por los paladines de la ideología de género.

Nadie discute la igualdad de oportunidades y derechos entre hombres y mujeres; pero muy pocos pueden compartir la traducción sectaria de esa máxima que se hace desde el Ministerio de Igualdad, un engendro ideológico capaz de hacer desagradable, incómodo o simplemente delirante un objetivo común que felizmente comparte la práctica totalidad de la sociedad.

El 8M permitirá concentraciones pese a la prohibición para comer 6 personas

Si el 8M sectario de los últimos años ya es discutible en sí mismo, y solo hay que leer los manifiestos que lo impulsan para percatarse de su insoportable frentismo demagógico; las circunstancias sanitarias deberían hacerlo inviable. Como tuvo que serlo ya el año pasado.

Sanidad no puede conformarse con distanciarse del 8M: tiene que lograr la prohibición de las marchas

Pero lejos de eso, Igualdad mantiene su convocatoria y la Delegación del Gobierno en Madrid le asiste, con una regulación de la participación difícil de controlar y, en todo caso, inaceptable: aunque solo hubiera marchas de 500 personas, son demasiadas en un país donde las reuniones familiares y todo tipo de contactos personales o están prohibidos o restringidos a cupos máximos de seis personas.

Kamikaze
Si ya resulta negligente convocar a nadie con este panorama, se agotan los adjetivos para calificarlo con los antecedentes de hace un año: entonces ya constaban las alertas sanitarias muy firmes de la Unión Europea o de la OMS, y pese a ello se celebraron manifestaciones decisivas para extender el contagio y provocar un exceso de 23.000 muertes, según los precisos cálculos de las Universidades de Zaragoza y Rovira i Virgili.

Aquel 8 de marzo fue casi criminal, haya o no finalmente consecuencias judiciales. Y éste puede volver a serlo con las cifras de contagios aún muy altas y la amenaza de una cuarta ola aireada ya por la comunidad científica. Por todo ello, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, o puede conformarse con rechazar la conmemoración y desaconsejarla: ha de ir más lejos y lograr su suspensión. Cualquier otra cosa será kamikaze e irresponsable en grado máximo.

Advertencia sobre España
Agapito Maestre Libertad Digital 25 Febrero 2021

Esta enfermedad ha puesto en evidencia que somos poca cosa en el mundo. Estamos en los márgenes.

Debo escribir un breve informe-carta sobre la situación política y social de España para un amigo mexicano. Me lo ha pedido El Bardo de la Taurina, magnífico escritor del país hermano, para hacerse cargo de cómo están por aquí las cosas. No sé por dónde empezar. Tengo la sensación de que sólo seré capaz de decir cuatro tópicos y lugares comunes. Empezaré, pues, por advertirle de que mis páginas no lograrán ir más allá de una visión subjetiva, arbitraria y, seguramente, ideológica de España. Solo quieren entretener, sin dejar de soliviantar, el espíritu crítico de mi amigo.

Trato de situar a España ante la pandemia de la covid-19 y no puedo desgajarla del resto de los países de la UE. Creo que esta enfermedad ha puesto en evidencia que somos poca cosa en el mundo. Estamos en los márgenes. La gran batalla científica y política se da en otros lugares del planeta. España y la UE son apenas nada al lado de EEUU, China, India, Australia y, seguramente, Taiwán. Y cuando alguien saque la cabeza para decir aquí estoy yo para enfrentar al virus se la cortarán, como hizo Pedro Sánchez con una empresa gallega que descubrió un gran tratamiento contra esta peste. El proyecto fue vendido rápidamente a Inglaterra.

La ciencia en España está en manos de la ideología, o sea, de unos zotes con una única preocupación: mantenerse en el poder con todo tipo de trapacerías. Pronto empezará a haber una nueva oleada de informaciones realmente importantes sobre el origen de la pandemia del coranavirus, pero seguiremos estando al margen, o peor, cuando ya nadie sensato sostenga que la covid-19 tiene un origen zoonótico nosotros seguiremos hablando de los simios de Wuhan; cuando la sospecha de millones de seres humanos se haya convertido en una tesis científica, todavía quedarán españoles que sigan, como corderos degollados, a los chinos y a los de la OMS gritando que el virus tiene un origen natural. Por aquí poco puede decir España a nadie.

Y de los medios de comunicación para qué hablar. La creación de una opinión pública política desarrollada es una utopía. Todo se reduce a agitación y propaganda de los zotes del poder. Las televisiones y las emisoras de radio, con un par de excepciones, están al servicio del Gobierno de Sánchez e Iglesias. Los periódicos dan un poco más juego, pero solo si se leen como novelas mediocres de ficción. A veces, entre sus páginas, hallamos alguna buena. Yo no me desespero y sigo consumiendo prensa escrita. Es una forma barata de combatir la soledad. Persisto en leer a los periodistas más contundentes, o sea a los que tienen algún principio moral. Les llaman exagerados, pero suelen ser los más acertados, porque tratan de remitir la verdad a la belleza y viceversa. La una no es sin la otra. Estos escritores de periódicos ayudan a llevar con cierta dignidad el desastre español, que es, se mire desde donde se mire, uno de los mejor organizados de la entera UE.

Tampoco puedo dejar de decirle algo a mi amigo mexicano sobre el aguerrido pueblo español. Mentiría si no le escribiese que traga con todo lo que le echen, porque está domesticado por los partidos políticos, los sindicatos y la basura mediática. Somos el país con más muertos del mundo por el coronavirus y, además, vamos camino de ser los últimos en ser vacunados, pero todavía hay millones de votantes, según todas las encuestas, que seguirán dando el voto a sus verdugos. Eso se llama ser sufridos. El personal disfruta revolcándose sobre la inmundicia. Por lo demás, termino mi advertencia a El Bardo de la Taurina, autor de una de las mejores tauromaquias de las varias escritas sobre Enrique Ponce, nadie quiere saber de verdad qué pasa en España. Nadie escucha al otro. Todos creen tener la solución para quitarse las argollas. Pero, al final, prefieren vivir como esclavos.

Saber para prever
Amando de Miguel Libertad Digital 25 Febrero 2021

El fundamento para anticipar el porvenir colectivo reside en el cuidadoso conocimiento del pasado.

Ojo, que escribo prever, y no el inexistente preveer, que conjugan con naturalidad algunos altos cargos. Recuerdo, por ejemplo, a Marlaska y a Simón. Ambos han circulado por facultades universitarias. Lamentablemente, es un rito de paso que no representa mucha garantía.

“Saber para prever” fue la divisa de Augusto Comte. Y añadió: “Prever para poder”. Quiso decir que el verdadero avance de las naciones organizadas reside en la intensa exploración del futuro, que es la garantía para darse cuenta del mundo en el que uno vive.

El fundamento para anticipar el porvenir colectivo reside en el cuidadoso conocimiento del pasado, sobre todo el inmediato, el que corresponde a la edad contemporánea. Claro está, “la Historia se repite”, aunque solo sea porque las variaciones de la naturaleza humana son harto limitadas. Conviene registrar una enorme sima en el sistema educativo español. Da la impresión de que, últimamente, los alumnos de la enseñanza obligatoria están in albis respecto al mínimo conocimiento de la historia de España. En el mejor de los casos, esa enseñanza se sustituye por la respectiva historia regional de la comunidad, más o menos, autónoma. Además, se ve contaminada por el progresismo, que es la ideología prevalente. Es una forma dislocada de justificar el contenido de las autonomías. El coste es la destrucción del edificio educativo.

Un buen ejercicio para hacerse cargo de la historia de España (o de cualquier otro país) es acudir a la literatura memorialística. Los personajes encumbrados, al escribir sus diarios, memorias o autobiografías, son una especie de testigos privilegiados del devenir histórico. Lo malo de ese fascinante género literario es que sus autores, con frecuencia, se deslizan por el narcisismo. Es decir, escriben, sobre todo, para tener razón, para imponerla sobre sus oponentes. Nótese que el impulso de tener razón a toda costa constituye un rasgo indeleble de la mentalidad autoritaria. La cual es el denominador común de todos los regímenes políticos que han sido en España durante la época contemporánea. Incluyo la democracia actual. A pesar de todo, los narcisos inteligentes nos ayudan a entender muy bien la época por la que transitaron.

Los testimonios de la literatura memorialística siguen siendo utilísimos para reconstruir mentalmente el proceso histórico. Una pequeña ilustración. De ese modo nos percatamos de un dato sorprendente. El redescubrimiento de la institución de la Generalidad catalana, hace un siglo, fue obra de Antonio Maura, el caudillo conservador.

El gran indicador de la posición social de un individuo es el conocimiento, en sus múltiples facetas. Es una cualidad que no se suele echar en falta, pues cada uno (como el sentido común, según Descartes) cree que ya tiene la cantidad suficiente. Sin embargo, el acopio de conocimiento requiere un esfuerzo continuado, pues el grado suficiente del saber no tiene límites. Desgraciadamente, hay que introducir el valor dominante en la actual sociedad española: la resistencia al esfuerzo personal, salvo en el deporte.

La inversión más rentable, para desarrollar la economía española, sería la de centrarse, seriamente, en la enseñanza. Un efecto práctico: los niños actuales deberían darse cuenta de que, en su futuro de jóvenes y de adultos, cada uno de ellos pasará por distintas ocupaciones. Se acabó el mito de la vocación profesional para toda la vida. Por eso mismo interesa que los escolantes reciban una formación básica, genérica y variada, muy lejos del especialismo, que tanto fascina a la hueste de los actuales pedagogos a la violeta.

Preciso es reconocer, en la España contemporánea, el fracaso secular del sistema de enseñanza, abrumado por la sucesión de tantas leyes educativas. Aunque solo fuera por esa falla, está claro que el porvenir colectivo de los españoles se presenta bastante aciago. No debemos preocuparnos solo por el dato bruto del ejército de parados que hoy habitan en nuestro suelo y cobran el subsidio correspondiente. Una buena parte de ellos debería estar reciclándose con nuevas habilidades cognitivas. Desde luego, sería conveniente que los cursos fueran intensivos y presenciales. No será mucho pedir.

Sánchez aumenta hasta los 13,8 millones las subvenciones a los sindicatos en plena ruina económica
Mientras 300.000 autónomos prevén cerrar a lo largo de este año
https://gaceta.es 25 Febrero 2021

El Gobierno socialcomunista de España sigue comprando a los sindicatos y este martes anunció, tras el Consejo de Ministros, la convocatoria de subvenciones por importe de 13.883.890 euros para 2021.

Así, el Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez aumenta más de un 50% las ayudas a las organizaciones sindicales, que el hasta el año pasado eran de 8.883.890 euros, y que se repartirán de manera casi íntegra entre UGT y CCOO.

Al mismo tiempo, un millón de autónomos asegura que sus pérdidas son superiores a los 30.000 euros, según se desprende del barómetro situación autónomos del mes de febrero realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). Además, 300.000 autónomos prevén cerrar a lo largo de este año por “encontrarse con serias dificultades para poder continuar con su negocio”.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha señalado que 2020 “ha sido un año horrible para miles de autónomos que han tenido que reducir sus plantillas, tener pérdidas de las cuales no saben si se va a recuperar y, en ocasiones, tener que echar el cierre en la ruina más absoluta”.

Desde su punto de vista, es necesario un plan urgente de medidas económicas que establezca ayudas directas, “un plan de emergencia que permita a los autónomos enfrentarse a los próximos meses, amortiguar la caída de la actividad y evitar el cierre de empresas, autónomos y por ende, la destrucción de empleo”.

El 81,2% de los trabajadores por cuenta propia han visto reducida la facturación de su negocio respecto al año anterior. De estos, para el 61,8% la caída ha sido superior al 60%. El 13,4% ha asegurado que se ha mantenido y un 3,5% dice que su facturación ha aumentado.

Desde el pasado mes de marzo, en general, los autónomos estiman en más de 70.000 millones de euros la pérdida del negocio. La pérdida media ha sido de 21.000 euros. Además, tres de cada diez autónomos (un millón) aseguran que sus pérdidas son superiores a los 30.000 euros.
El 40% de los autónomos han tenido que realizar ERTE

Un total de 500.000 autónomos han subrayado que necesitan financiación en este momento y que prevén solicitarla a lo largo del año. Además, uno de cada tres ha solicitado algún tipo de financiación desde que comenzó la pandemia. “La financiación puede ser un problema para muchos autónomos”, ha remarcado Amor durante la presentación del informe. El estudio también remarca que casi un 44% no ha necesitado solicitar financiación.

Por otro lado, el informe remarca que el 40% de los autónomos ha tenido que realizar a toda o a parte de su plantilla un expediente de regulación temporal de empleo. Además, casi un 30% asegura que ha realizado ERTE al 100% de su plantilla, mientras que un 7,3% ha destacado que ha solicitado o prevé solicitar un ERTE.

Inmigración ilegal
A Marlaska se le ‘traspapelan’ casi 15.000 inmigrantes ilegales en Canarias
Si las autoridades reconocen estar atendiendo ahora mismo a 8.400 en diferentes instalaciones insulares, ¿dónde está el resto de las personas llegadas en los últimos meses a las Islas?
Según los datos oficiales 'falta' 15.000 inmigrantes ilegales en las estadísticas de la ola migratoria de Canarias.
Alfonso Egea okdiario 25 Febrero 2021

El Gobierno ha asegurado en una respuesta parlamentaria que ha retornado a 480 personas llegadas de forma ilegal a España durante 2020 desde Canarias. Durante el mismo periodo llegaron más de 23.000 inmigrantes ilegales al archipiélago. Las cifras dejan en el limbo a miles de ilegales que fuentes policiales atribuyen a la llegada masiva a través de vuelos regulares a la Península. Las cifras son tozudas y más allá de sensaciones, imágenes y testimonios, lo que las cifras ponen de manifiesto es que la gestión de la crisis migratoria vivida en Canarias durante los últimos meses arroja unos resultados muy llamativos por acción u omisión de acción del Gobierno a través de los ministerios intervinientes, el de Migraciones y el de Interior. De hecho, la cartera responsabilidad de Fernando Grande-Marlaska, la de Interior, es la consignataria de una respuesta parlamentaria que arroja mucha luz sobre lo que ha sucedido en canarias. El Gobierno asegura que en el año 2020 hubo “480 devoluciones ejecutadas por entrada irregular en patera en Canarias” el año pasado. Es literal y está escrito este mismo mes en una respuesta oficial en el Congreso de los Diputados.

Sigamos con los datos estrictamente oficiales. De forma regular, también lo hace el Ministerio del Interior, se publican informes que desgranan los detalles del fenómeno de la inmigración ilegal detectada a su llegada a España. En esos informes oficiales la cifra de los llegados hasta costas canarias a bordo de embarcaciones ilegales son 23.023 personas a bordo de un total de 745 pateras y cayucos. Esa cifra es meramente orientativa según fuentes especializadas en vigilancia y control de fronteras ya que siempre hablamos de embarcaciones detectadas en la travesía con personas a bordo. Durante el año se encuentran también embarcaciones varadas o en el mar, pero vacías, lo que hace pensar que han sido abandonadas tras su arribada a una de las islas. Por eso puede haber un desfase en las cifras de cientos de personas llegadas a España a través de Canarias. Pero quedémonos con la cifra oficial.

3.500 ‘menas’
Si seguimos con los números hay que fijarse en los que Cruz Roja española ha ofrecido también en sede parlamentaria, en este caso ante el Senado. La entidad recibe importantes subvenciones económicas, hablamos de varios millones de euros, para realizar su labor humanitaria. Tanto es así que personal de Cruz Roja se ocupa del cuidado y la atención de los inmigrantes ilegales acogidos en instalaciones gubernamentales en las Islas. Según la organización ellos atienden, y el dato es de este mismo mes, a aproximadamente 8.500 inmigrantes, una cifra muy fiable precisamente por la fuente. De hecho, el recuento de Cruz Roja es tan concienzudo que gracias a ellos sabemos que el 95% de los inmigrantes ilegales llegados en 2020 a Canarias fueron hombres, el 5% mujeres y del total el 20% fueron menores, casi 3.500.

Un último dato oficial: en lo que va de 2021 han llegado hasta España 2.400 inmigrantes ilegales a Canarias. En este sentido el mes de febrero está siendo extraordinariamente tranquilo. A punto de acabar el mes apenas se han contabilizado 200 personas llegadas de forma ilegal.

Con todos estos datos sobre la mesa la pregunta es más que obvia: si a España a través de Canarias llegaron en 2020 y lo que llevamos de 2021 de forma ilegal como poco 25.000 personas, sin estimar los no detectados, se devolvieron a menos de 500 a sus países de origen y Cruz Roja atiende este mes a 8.500. ¿Dónde están los aproximadamente 15.000 inmigrantes ilegales que faltan para cuadrar las cuentas?

La respuesta también la tiene el Ministerio del Interior, pero esta vez más por omisión que por acción. Durante los meses más complicados en la reciente ola migratoria, con quincenas en las que llegaban más de 5.000 personas a las Islas, varias fuentes policiales confirmaron a OKDIARIO un hecho que, si bien al principio fue negado por el propio Marlaska al final, y ante la evidencia de las pruebas, tuvo que acabar reconociendo: la llegada masiva de inmigrantes ilegales desde Canarias hasta la Península a través de vuelos regulares. Las cifras de aquellos que no están en la estadística coinciden con la estimación policial de los llegados a aeropuertos como los de Madrid, Valencia o Sevilla, ciudades cuyas comisarías veían sus calabozos inexplicablemente saturados en cuestión de horas con detenidos que llegaban directamente del aeropuerto.

Lo que los agentes de las ciudades mencionadas, y de otras, no entendían era cómo esas personas que habían entrado de forma ilegal en el país podían llegar hasta su control de documentación sólo unos días después. La respuesta es obvia: si Interior hubiera ordenado reforzar la vigilancia en aeropuertos como el de Gran Canaria eso no habría sucedido, pero de hacerlo la saturación de la isla hubiera sido mucho más insostenible de lo que lo ha sido ya.

Los agentes poco más podían hacer que quejarse, pero cuando gran parte de los miles de ilegales que llegaban a España decidieron seguir camino hacia otros países europeos ellos sí reaccionaron. Así se explica el cierre unilateral de fronteras protagonizado por Francia cuando detectaron que gran parte de esos 15.000 que faltan en las cuentas comenzaron a entrar a través de sus fronteras con nuestro país al ritmo de hasta 60 al día. Tal vez en la siguiente pregunta parlamentaria el Gobierno pueda revelar dónde están esos 15.000 seres humanos desaparecidos de la estadística.

110 días de silencio del Tribunal Constitucional
María Ariza https://rebelionenlagranja.com 25 Febrero 2021

6 de noviembre de 2020: el partido político Vox lleva al Tribunal Constitucional dos recursos en relación con el «abusivo e ilegal» estado de alarma decretado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Los presentaban el presidente de la formación, Santiago Abascal, y la secretaria general del Grupo Parlamentario en el Congreso, Macarena Olona. Se trataba, por un lado, de un recurso de inconstitucionalidad, y por otro, de un recurso de amparo.

El primero reclama –sí, tras 110 días de silencio todavía lo reclama– «la inconstitucionalidad y nulidad de los artículos 2, apartados 2 y 3; 5; 6; 7; 8; 9; 10 y 14 del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, por el que se declara el estado de alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el SARS-CoV-2; de los artículos 2, 4 y 5 de la Resolución de 29 de octubre de 2020 del Congreso de los Diputados, por la que se ordena la publicación del Acuerdo de autorización de la prórroga del estado de alarma; del correlativo Real Decreto 956/2020, de 3 de noviembre; así como la inmediata suspensión de la vigencia de todos ellos».

Firmado por 51 diputados, dejaba al margen a Macarena Olona, la secretaria general del Grupo Parlamentario VOX, que presentaba ante el tribunal un Recurso de Amparo «contra el artículo 2 de la Resolución de 29 de octubre de 2020 que autoriza la prórroga del estado de alarma, de forma que el estado de alarma quede suspendido de forma inmediata». Recurso de amparo que fue inadmitido.
Control parlamentario sin pronunciamiento judicial

Y desde el 6 de noviembre, la situación del recurso de inconstitucionalidad es prácticamente la misma: presentado, admitido a trámite, pero nada más. El Tribunal Constitucional se ha acogido a su silencio para no comprometerse con nada ni nadie, incumpliendo con su función de garante de la Constitución.

Una Constitución que cada día se ve más amenazada. Y que no se tuvo en cuenta para el Decreto de Estado de Alarma de Sánchez –y para otras muchas cosas–.

110 días de silencio del Tribunal Constitucional mientras el Congreso alberga hoy una sesión de control al Ejecutivo sobre el mismo estado de alarma.

Y en Rebelión en la Granja estamos cansados de contar las noticias que todos cuentan, mientras que hechos que realmente son noticia no son contados: esto es realmente noticia, y no queremos dejar de recordarlo.

Porque el silencio respecto de este recurso no es el único. Además de los 110 días de silencio desde el 6 de noviembre, existe otra cuenta que no hemos mencionado: la del primer recurso al primer estado de alarma.

¿Para qué sirve el Tribunal Constitucional?

Si solo fuera una cortina de humo
Nota del Editor 25 Febrero 2021

El tribunal anti contitucional ha demostrado su gran capacidad para la destrucción de la Constitución española.
En demasiadas ocasiones, por acción u omisión y por ello tiene que desaparecer, aunque antes de que se apliquen el harakiri deberían largar una sentencia anulando todas sus "reinterpretaciones" que abortaron, deposicionaron, por orden de los profesionales de la política que nos pastorean.

Héroes versus faranduleros
Zoé Valdés Libertad Digital 25 Febrero 2021

Debemos preguntarnos qué gana Cuba con esta oposición farandulera. Nada. La tiranía sí que gana mucho.

El 24 de febrero del año 1996 fueron derribadas dos avionetas civiles por la Fuerza Militar Aérea Castrista, la orden la dio directamente el general Raúl Castro, tal como se puede comprobar aquí. Las avionetas pertenecían a Hermanos al Rescate, organización de ayuda humanitaria enfocada en salvar a balseros cubanos perdidos en alta mar en busca de libertad, pues invariablemente se dirigían hacia Estados Unidos. José Basulto era el alma de la organización. Conocí a Basulto, un hombre de mirada buena, tranquila; un valiente, como los hombres que lo acompañaban.

Cuatro jóvenes fueron asesinados aquel día: Mario de la Peña, Armando Alejandre, Carlos Costa y Pablo Morales. Ellos, que habían decidido volar en esas riesgosas avionetas civiles para salvar vidas, perdieron las suyas. Nunca debemos olvidarlos. Y, sin embargo, se olvidan. Año tras año, sus familiares y los cubanos de bien intentan mantener vivo el recuerdo de estos hombres, en vano. El mundo ha cambiado. Estados Unidos ha cambiado. El proceso de desvergüenza se ha acelerado en los últimos tiempos, fraude mediante.

El hecho es que con Joe Biden y Kamala Harris en el poder vuelve el sistema de relaciones favorables a la tiranía que inició Barack Obama. Hay que pasar página, dicen muchos, haciendo gala de una insoportable inmoralidad y traición. Se trata de imponer otro tipo de oposición, la creada por Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel; la que le conviene al régimen para asegurar la transferencia de los viejos Castro a los nuevos, de padres a hijos, de abuelos a nietos, y hasta de suegros a yernos… Y que sea reconocida por Estados Unidos para barrer con el exilio y con la oposición real interna.

Debemos preguntarnos qué gana Cuba con esta oposición farandulera. Nada. La tiranía sí que gana mucho. Gana tiempo y objetivos a largo plazo. Gana ir devorando a Estados Unidos como devoró a media Sudamérica, a España, y ahora al único país que nadie pensó nunca que sería devorado. Pero ahí está China para darles el empujón. China ya es casi la dueña del mundo. La única oposición real que tiene China en este instante es el islamo-comunismo europeo. O sea, que entre dos frentes horrendos nos estamos moviendo los que aspiramos a la libertad.

Hoy se habla más de los Cinco, no de aquellos cinco espías castristas, aunque si repasamos algunas fotos podemos descubrir que todo está asombrosamente ligado, sino de los cinco raperos-reguetoneros que han producido un vídeo titulado “Patria y Vida”, donde mezclan al Che con José Martí, al asesino de La Cabaña con el más grande todos los cubanos. La indecencia no tiene límites. Todo muy bien orquestado, no crean que nada va al garete. “Patria y Vida” es lo que le conviene al régimen, “Patria y Libertad”, aquel pensamiento martiano, lo que espera Cuba desde hace más de sesenta y dos años sin que se produzca. “Patria y Vida” pudiera querer decir más revolución y abajo el bloqueo, como tantas veces han pedido estos supuestos opositores del Movimiento San Isidro y el mismo Yotuel retratado con los Cinco Espías y orgulloso de haber estrechado la mano del tirano –como confesó a Jordi Évole en una ocasión–, que se declaran abiertamente simpatizantes de Black Lives Matter, inclusivos, multisexuales, de izquierdas y racializados.

O sea, que a partir de ahora la oposición será de izquierdas o no será, la oposición será negra o no será, la oposición será multisexual e inclusiva o no será… Y sobre todo será muy ignorante y por todo lo anterior racista, y más cercana a los parámetros del régimen que a la verdadera oposición, que lleva años silenciada y aplastada por estos miserables espectáculos que desde el 2007 se han ido sucediendo.

El régimen castrista mediante sus agentes ocultos ha sabido colarse en la prensa de derechas. Antes lo hizo con la de izquierdas, pero ahora lo que le interesa es la de derechas, en Francia lo hizo, no tardará en extenderse. Lo ha hecho en España. Por lo tanto, los faranduleros de izquierdas no tienen reparos en dejarse entrevistar en ABC, La Razón, Libertad Digital… Los han entrenado bien, hay que quitarle los espacios a la oposición de derechas, y sobre todo hay que borrar, sulfatar memorias. Porque, no se dejen engañar, toda esta movida del disquito nuevo no es más que para tachar la Carta de los Sacerdotes a la que tanto teme la tiranía, para borrar los programas de Estado de Sats y del MCL, y que no se conozcan los nombres de los presos políticos, es para impedir que se vea que se ha creado un periódico como ZoePost.com, abiertamente republicano y libertario, de derechas (hasta ahora toda la prensa del exilio ha sido cobardemente de izquierdas), que se publican libros cada vez más potentes en su contra, para que nadie se entere de que muy pronto se estrenará Plantados, una película que pone en evidencia el verdadero espanto de las cárceles castristas.

No conseguirán borrar nada. Este videíto de cuatro morenos musculosos medio encueros dará de qué hablar y es bueno que ocurra, pero los libros están ahí, los artículos están ahí, las películas están ahí, las acciones están ahí, en la memoria de todos, y para siempre. Como están, imborrables, Mario, Armando, Carlos y Pablo, héroes libres que dieron sus vidas por nuestra libertad. Eso sí que no tiene precio. Contra eso no podrán ni mil Obamas, ni dos mil Kamalas, ni cinco mil Biden; si es que a este último le dan el chance de gobernar, que lo dudo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Tenía Vd. Alguna duda? Deséchela, el socio-comunismo ha llegado
“El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria” Winston Churchill
Miguel Massanet diariosigloxxi 25 Febrero 2021

Ahora se trata, señores, de emprenderla a machetazos políticos y sablazos ideológicos con el código penal, el último obstáculo serio con el que se van a ver enfrentados estos señores que han decidido tomar a España como banco de pruebas de este comunismo reconstituido que nos está llegando de la América latina y que tiene todos los visos de ser aún peor que el bolchevique que promocionó con evidentes éxitos para los totalitarios, el camarada Josiv Stalin. Por duro que nos pueda parecer nos encontramos con evidencias de que, a nivel mundial, se está poniendo en práctica una gran campaña contra la democracia, un retorno a las viejas doctrinas del comunismo más recalcitrante y, todo ello, a través de grupos perfectamente organizados, debidamente subvencionados y convenientemente manipulados que actúan en cada país aprovechando sus carencias y debilidades políticas, sus rencores endémicos, sus nacionalismos exaltados que siguen latiendo en una parte en una parte de ella que no ha sido capaz de entender que la democracia sigue siendo el único sistema de gobierno mediante el cual se puede un país con orden, justicia social, bienestar y la imprescindible integración con el resto de naciones que forman la comunidad europea.

Es evidente que detrás de las algaradas que se siguen produciendo en nuestra nación, de los vaivenes políticos a los que estamos sometidos y de las contradicciones de este Gobierno títere que estamos padeciendo, supeditado al mandato de un personaje que está convencido de que, en lugar de estar al servicio de los españoles y preocupado por su bienestar económico y su salud física, es el dueño absoluto de sus libertades, el regidor incontestable de sus destinos y el juez inapelable de sus vidas. En consecuencia, lo que tiene en mente nuestro actual presidente, el señor Pedro Sánchez, es imponer un sistema de gobierno filocomunista y absolutista de cariz dictatorial que impida la remota posibilidad de que cualquier tipo de oposición por parte del resto de partidos políticos o de las instituciones pudiera llegar a poner en peligro su continuidad en el poder. En España estamos, desgraciadamente, ante un intento descarado de cambio de nuestro régimen político, que va dirigido directamente contra nuestra Constitución y tiene como objetivos evidentes acabar con el sistema monárquico, la democracia parlamentaria y las libertades ciudadanas.

Seguramente nos vamos a meter en el campo de lo incorrecto políticamente, de aquello de lo que, en los tiempos que corremos, no es oportuno hablar o, digamos, no resulta prudente mencionar en un texto que se va a publicar. Sin embargo uno, desde la atalaya de su avanzada edad, empieza a despreocuparse de aquello que pueda depararle el hablar claro sobre algo que resulta evidente si se tiene una visión panorámica de la evolución que ha tenido nuestro país desde que el l8 de Julio del 1936 cuando, el general Mola y varios de sus compañero de armas, entre ellos el general Franco, decidieron que debía de acabarse con una situación extrema que comportaba la degradación de nuestras nación en manos de una República, la de febrero de 1936, conocida como la del Frente Popular, que daba muestras de no saber controlar a todos aquellos partidos que habían decidido hacer caso omiso de las leyes vigentes, para intentar implantar sus objetivos políticos mediante el chantaje, el asesinato y la opresión.

Sí, ya sabemos que los de esta infausta Ley de la Memoria Histórica, con la que se pretende hurtar a las nuevas generaciones un relato veraz, constatado y refrendado por múltiples documentos, muchos de los cuales parece ser que han desaparecido en este rifirrafe sobre los archivos de Salamanca y las reclamaciones de la Generalitat, a las cuales el Gobierno nunca debería haber accedido; está intentando reescribir lo sucedido en aquellos años de acuerdo con una visión triunfalista, reformada, construida según lo que la propaganda comunista quiso hacer creer a toda Europa y negando aquella parte terrible, escandalosa y genocida de los acontecimientos sangrientos ocurridos en la retaguardia de los republicanos, que costaron la existencia, en muchas ocasiones como consecuencia de inhumanas torturas y vejaciones, de muchos miles de españoles que pagaron el alto precio de su vida, al no compartir las ideas de aquellos que se tomaron, o pretendieron hacerlo, la justicia popular por su mano, sin que los tribunales garantizaran una defensa a las víctimas que les permitiera alegar pruebas o argumentos en su defensa contra las acusaciones, evidentemente partidistas, falsas y vengativas de aquellos que pretendieron cobrarse supuestas humillaciones, confrontaciones o. simplemente, actuar de forma revanchista por el simple hecho de que, aquellos a los que acusaban eran de derechas, católicos o personas ricas. También, en la locura homicida que se produjo en ciudades como Barcelona, los ajustes de cuentas, los robos y saqueos se convirtieron en algo habitual, especialmente durante los primeros meses de la Guerra Civil.

En muchos aspectos, afortunadamente no en todos, volvemos a encontrarnos ante una situación equiparable a aquella en que, la amenaza de que España se convirtiera en un nuevo enclave comunista, tuvo lugar en la España del Frente Popular, y, dadas las circunstancias, los políticos que dominaban la situación como Largo Caballero (el Lenin español), Negrín, Indalecio Prieto, Companys, Dolores Ibárruri y otros muchos que sería prolijo enumerar, fueron capaces de crear un ambiente opresivo y de inseguridad ciudadana en el que las personas de orden se veían amenazadas en su cotidianidad hasta el punto de que sólo la necesidad de salir a la calle constituía un acto de valor. Puede que los que han llevado su odio hacia el general Franco a extremos de hacer de su nombre y su figura un monstruo convenientemente adornado por la imaginación popular con toda clase de calumnias, insultos, descalificaciones, vicios y convertido en presunto responsable de asesinatos que han servido para hacer de él el chivo expiatorio en el que el comunismo, siempre experto en su labor de propaganda, ha sabido utilizar con habilidad mentiras y medias verdades para ocultar su evidente y probado protagonismo en actos genocidas, mil veces más numerosos y sangrientos que los que, supuestamente, se ha venido atribuyendo a la postguerra del franquismo. Recuerden las sacas de las cárceles de Madrid; los asesinatos de Paracuellos del Jarama (S. Carrillo) las checas de importación soviética, las Brigadas del Amanecer etc.

Hoy tiene lugar la conmemoración del intento de golpe de Estado protagonizado por el teniente coronel de la Guardia Civil, señor Antonio Tejero, en un intento de apoderarse del Congreso de Diputados como introducción a una fracasada conspiración militar que, supuestamente, tenía por objeto acabar con el gobierno del señor Suárez que había legalizado el PC del señor Carrillo en España. Toda la prensa, incluso aquella que hubiera estado satisfecha de que triunfara el levantamiento del 23 de febrero de 1981, se hace eco de aquella efeméride con artículos condenatorios, cargando las tintas contra el general Armada, el general Milans del Bosch y otros muchos militares de graduación a los que se los acusó de intentar subvertir el orden en España.

Visto desde la perspectiva de hace 40 años, tomando como referencia aquella España todavía bisoña en cuestiones democráticas, tan cercana al régimen del general Franco, con las heridas de la Guerra civil todavía no cicatrizadas, no hay duda que la jugada de Adolfo Suárez de legalizar el PC con Santiago Carrillo como su líder, no tenía la apariencia de ser la decisión más oportuna, ignoramos lo que pensaría el rey Juan Carlos I pero, dado que no le había importado faltar al juramento que le hizo a Franco de mantener el sistema del régimen, no es extraño que asintiera a un acto que, con el transcurso del tiempo se ha de mostrado que puede ser la causa de la desaparición de la monarquía en España, como parecen apuntar las campañas de UP en contra de la Constitución y la monarquía parlamentaria.

Y nos hacemos la siguiente pregunta ¿teniendo en cuenta la actual situación política en España, el déficit democrático que se evidencia de las cacicada del actual gobierno filo-comunista; el evidente ataque de las izquierdas a las fuerzas del orden; la ineficacia del señor ministro de Interior, señor Fernando Marlasca; la irregularidad de que la fiscal general del Estado sea una señora que salió de ministra para controlar a los fiscales con el fin de que sigan las órdenes que ella va recibiendo del señor Sánchez, el presidente del Gobierno; la nefasta gestión que han hecho en todo lo relacionado con la prevención, la reacción y la lucha contra el Covid19; la grave situación del desempleo con más de 16 millones de parados y otros 750.000 que siguen sin trabajar amparados por ERTES pero que, incomprensiblemente, no son tomados en cuenta para contar la cifra de desempleados, etc. ¿Estamos seguros de que seguiríamos igual o peor si quienes pretendieron darle carpetazo al comunismo que había entrado de nuevo en España por la puerta falsa, por la jugada de Suarez, hubieran conseguido su objetivo?

Nunca lo podremos saber, pero se nos ocurre que el error cometido por Suarez y el Rey de darle al comunismo una importancia que luego, a través de las urnas, se comprobó que no tenía, olvidándose de que el socialismo, refrendado por el congreso de Suresmes y bajo el caudillaje de Felipe Gonzáles, era un elemento distorsionante que iba, a la larga, a través de las vicisitudes de la política y de la incapacidad de las derechas de presentar un frente unido contra la izquierda, a recrear una situación de inestabilidad política, de descontento ciudadano, de promoción del anticapitalismo y de olvido de derechos constitucionales como el de la propiedad privada, la libertad individual, el respeto por las creencias, la libertad de comercio y toda una serie de derechos ciudadanos que, poco a poco, se han ido limitando a través de una actuación torticera y manipuladora, bordeando los límites del mandato constitucional, que están llevando al país a una situación que se podría considerar como insoportable para la gente de orden y que cree que, bajo un sistema parecido al que actualmente tiene Venezuela, el destino de España está condenado a seguir la evolución de aquel régimen comunista de Hispanoamérica.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, aunque pueda parecer la nostalgia de un viejo, tengo que reconocer que es muy posible que un día tengamos añoranza a aquellos tiempos en los que el orden y la tranquilidad eran patrimonio de todos aquellos ciudadanos que preferíamos estar al margen de la política a cambio de un bienestar que era bueno para la mayoría pero que, como siempre ocurre, era detestable para las mismas minorías que siguen protestando cualquiera que sea el régimen político bajo el que viven.

Sánchez e Iglesias, puro teatro, pura coña
Carlos Dávila okdiario 25 Febrero 2021

Me parece pura coña. Son buenos actores uno y otro, hay que reconocerlo, pero la función que representan es la de un libreto conocido, bastante representado. Pirandello se las pintaba único para estas cosas: encelaba aparentemente a sus personajes, parecía que se estaban triturando, y luego resultaba que no, que todo lo habían convenido en perjuicio del lerdo del bote, un panoli que se había creído el zurriagazo de uno contra el otro, y del otro contra el uno, pero que se llevaba en exclusiva el patadón en el tafanario. Era el tonto del haba al que los listos habían utilizado con maña y sin aseo alguno. La actualidad pasa ahora mismo por esta muestra en la que los protagonistas son dos individuos sin escrúpulos que tienen a media España en un ¡ay! a cuenta de si uno apoya la sublevación catalana, en todas sus vertientes, violencia incluida, y el otro, aparentemente contrito, se duele en público porque el terrorismo callejero no puede confundirse con la imperiosa libertad de expresión. Este segundo, Pedro Sánchez, usa los mismos latiguillos que manejaba el extinto general Franco para asentar sus decisiones. El autócrata bendecía por ejemplo “el deseable contraste de pareceres” pero el que los ejercía se llevaba un palo de padre y señor mío y se quedaba para el tinte. El narcisista se coloca una faz que el más seráfico angelito no podría emular, pero al tiempo ordena que ni una palabra contra su socio, el moño más desagradable del país, que a la Justicia hay que tenerla aherrojada porque ya se sabe que los jueces son muy suyos y muy independientes, y que a responder a los terroristas de la kale borroka tienen que salir dos chicas buenas, Calvo y Robles, porque a Marlaska no le va la varonil contestación a los chicos Molotov.

Todo atado y bien atado, por seguir, lo siento, con el que en su tiempo fue llamado el “Benemérito de Cuelgamuros”, algo impropio ya porque le han sacado del Valle y han dado con sus huesos en El Pardo, de donde nunca quiso salir el hombre. Todo atado y bien atado. Chico malo, chico bueno, poli bueno, poli malo. Se han repartido los papeles mientras en sí mismos se despelotan de risa contemplando como el personal ha caído en la trampa, y se cree eso de que ellos, los prebostes del poder, no se pueden ni ver. Sánchez debe marcarse un Iglesias todos los días y advertirle en plan prefecto religioso de los sesenta: “Todo bien, pero no te pases, chico, que me están dando la lata contigo”. El otro, con seguridad, le tiene que responder: “Si, vale, pero hoy un poquito más de bora bora”. Como en el chiste; un poquito más de bora bora, es decir de la vajilla averiada de Echenique rota en las crestas de todos los españoles decentes.

Que no se lo crean, que no. En opinión del cronista esta función a va durar en cartel más que la mítica ‘Sé infiel y no mires con quien’ que se pasó abriendo el teatro algo así como siete años. Ahora, a fingir, que el matrimonio se lleva francamente mal y que tiene unas broncas de drama irlandés, pero no: todo lo tienen pautado, incluso la ferocidad de los golpes. John Wayne, cuando se le preguntaba si los puñetazos que le propinaban y que recibía eran auténticos: “No, pero ¿a que lo parecen?” Pues eso, las disonancias del dúo español de la bencina lo parecen. La impresión que da es que este esperpento a largo plazo regirá incluso hasta después de que los protagonistas de la trágica chirigota se decidan a romper ante las cámaras que tan bien utilizan para provecho propio. Entonces acudirán a las televisiones amigas, que son todas por otra parte, y, compungidos, comunicarán que, como se han traspasado todas las líneas rojas cada uno se tiene que ir a su casa a vivir por separado. Pero, ¿en qué consistirá ese acto de la función? Pues con certeza en esto: en que durante un tiempo, en la campaña electoral siguiente, se tirarán a la cabeza tiestos preparados para no hacerse demasiado daño, y cuando todo esté resuelto porque las urnas vomiten otro Gobierno de coalición social leninista, volverán al morreo bilateral muy adobado con las invencibles estrategias del gurucillo Redondo, el segundo hombre que más daño está haciendo a España. El primero, no es discutible, es su jefe de la Moncloa.

El problema radica en que algunos tontainas de la derecha nacional han caído en la trampa como los paletos que juegan a quitarle la moneda a los trileros. Y no solo resbalan con los tramposos, sino que se mecen en sus provocaciones, algo que a éstos les viene de maravilla, vamos, que gozan con ello. En realidad, los componentes del dúo en cuestión son más falsos que el matrimonio de ‘House of Cards’, son unos artistas de la ficción, unos sujetos que se aprovechan de que fuera de su recinto nadie hay más malo que ellos. Están engatusando a la gente con su argucia y nosotros, los más, sin enterarnos. Pardillos de poca monta que somos. Todo atado y bien atado: no van a romper, lo tienen todo más preparado que los bailes de cadera del musical por antonomasia, ‘West Side Story’. Todo esto es lo que me parece. Así es si así os parece. Pirandello.

El teatro de la destrucción
Nota del Editor 25 Febrero 2021

Los magos consiguen que no nos fijemos en lo importante, y en el teatro pasa algo parecido. Mientras el dr cum fraude y sus quates destruyen España, la mayoría de españoles, en vez de defender sus derechos y de paso España, se dedican a ver el teatrillo, y de cuando en cuando a votar con el cerebro bien lavado e indoctrinado por el socialismo y comunismo, los miserables que se llaman progresistas: progresan adecuadamente en la destrucción de España.

Cataluña: el parvulario que arde
Teresa Giménez Barbat okdiario

Ayer vi por casualidad unos momentos el programa Tot es mou de TV3 y lo comprendí todo: Cataluña es un parvulario de adolescentes mimados de todas las edades que llevan mechero. Entrevistaban a la coopresentadora de un programa llamado Adolescents XL de Catalunya Ràdio, que tenía la suerte de no conocer. Una rubita de aire angelical, Juliana Canet, que justificaba con vehemencia infantil… la violencia. Sí, la nenita era una auténtica hija de su madre ya con hechuras de saber disfrutar de una teta pública con amplias espaldas de tolerancia ante la agresividad disfrazada de reivindicación izquierdista. Y ella lo hacía de coña en un plató de presentadores e invitados a parecer rendidos a la lógica estúpida, enajenada y bisoña de la jovencita. ¿Por qué? Porque la nena, lista como ella sola, se definía como una «hija del proceso”, una pobre ciudadanita que ha estado diez años saliendo pacíficamente y “no ha pasado nada”. Traicionada por unos políticos y un Estado español que al parecer debería haberles dejado proclamar la República a pesar de no estar contemplado por la Ley ni de gozar del aprecio de la mayoría de los ciudadanos de Cataluña.

Por eso se sentía arropada en esa TV3 tan al lado de todos los catalanes…buenos. Por eso afirmaba que no se quemaban contenedores o se rompían cristales “porque sí”. «Todas estas cosas se hacen porque los jóvenes están muertos de rabia, que es una rabia que sale de la miseria que se ha sembrado todo este tiempo», proclamaba. Y nadie le daba, no ya un par de tortas, que hubiera sido lo suyo. Ni siquiera un par de objeciones contundentes que frenasen su discurso nada edificante en horario familiar de tarde.

Para esta hija del cretinismo ambiental, a esa “violencia estructural” que, según ella, padecemos constantemente y donde se mezclan familias desahuciadas y mujeres “con miedo a ir por la calle se responde con una violencia “justificadísima». Pero, ojo, a esa violencia suya no se puede responder más que con la pasividad porque si la policía cumple con su trabajo podrían perder un ojo o un testículo porque les pegan “impunemente”.

Los que no sufren “violencia estructural” a la que puedan acogerse son los manifestantes habituales de la Plaza Artós de Barcelona. Esos antiindependentistas, que llevan años siendo humillados y agredidos y encima ven como el propio gobierno de la nación tiene a los secesionistas y a los que jalean la violencia como socios de gobierno, no podrían protestar porque en su caso su queja no estaría “justificadísima”. Miembros de esos “antifascistas” o “radicales” que defiende la nena de Adolescents XL han señalado públicamente a quienes se concentraron en esa plaza contra el vandalismo urbano con el lema España no se quema. Los “justificadísimos” atacaron los pisos de algunos de los participantes en esta protesta y otra anterior celebrada en octubre de 2019. Ignoro qué pensamiento, filosofía o ideología defienden esos manifestantes de la plaza Artós. Pero podría apostar que es mucho más elaborado y menos autocomplaciente que la de quienes defienden con agresividad la libertad de expresión de este perturbado de Pablo Hasél. Y que la suya es una reacción que ya tardaba a la Kale Borroka de las hordas que, sobre todo en Cataluña, se movilizan con las paranoias favoritas de los independentistas y de la extrema izquierda.

Estos “muertos de rabia” que tanto comprende la nenita mimada utilizan sus «causas» como receptáculos para vehicular el resentimiento caprichoso, la frustración o incluso la exhibición de la valía sexual del adolescente ultra testosteronado. Esos sentimientos son PREVIOS a la adopción de una causa la mayoría de las veces. Uno ya llega «justificadísimo» a ellas, guapita.
Recortes de Prensa   Página Inicial