AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 3 Marzo  2021

Ideología para la ruina
EDITORIAL https://gaceta.es 3 Marzo 2021

Después de un año de pandemia —de enfermedad, muerte, destrucción de empleo, destrucción del tejido empresarial, incertidumbre, tedio, depresión, crisis institucional y reputacional, desinversión y muchos meses de estado de emergencia—, que ningún pequeño empresario haya recibido ayudas directas sino trabas a su actividad, que los autónomos hayan sufrido una subida de su ya de por sí abusiva cuota, que no se haya aprovechado para reformar y agilizar la demencial burocracia necesaria para crear una empresa, que se acose a la hostelería, que todo el plan gubernamental pase por una subida de impuestos y por el reparto discrecional y sin control de ayudas europeas que todavía no han llegado, que se presenten proyectos absurdos de quitas de deuda discriminatorias y que las emergencias en tiempos de pandemia sigan siendo climáticas, feministas o antifascistas… nos obligan a dudar de si estamos ante un Gobierno inepto o un Gobierno siniestro.

Cuatro millones de parados, cerca de un millón de trabajadores en Erte (una situación temporal y precaria que jamás fue pensada para tiempos de emergencia sanitaria), y una caída en los salarios de los trabajadores de la empresa privada como no se había padecido en medio siglo, colocan a España en una situación de extraordinaria debilidad ante nuestros socios europeos, que hacen bien en reclamar una doble vigilancia sobre los fondos.

Es lamentable que la pandemia financiera —fruto de la irresponsabilidad de tantos que a día de hoy siguen cobrando sus abultadas nóminas con dinero de los sufridos contribuyentes— haya golpeado España con un Gobierno socialcomunista en el que ninguno de sus ministros, vicepresidentes o el propio doctor (?) en Economía que lo preside sabe lo que es levantar una persiana al amanecer o conoce el enorme esfuerzo que suponen los costes a fondo perdido para la creación de una empresa, por no hablar de la lucha diaria que millones de pequeños empresarios y autónomos llevan a cabo cada trimestre para atender sus obligaciones.

Los remedios para tiempos de crisis están probados y funcionan. Rebajas de impuestos, incentivos a la inversión empresarial, eliminación de los obstáculos a la contratación, aplazamiento general de las obligaciones tributarias, ayudas directas a los sectores privados más afectados, control de las fronteras, control de las subvenciones, refuerzo de la sanidad, adelgazamiento de la masa salarial en la función pública adecuándola a la evolución de los salarios de los sectores privados y, por supuesto, un plan claro y desacomplejado para tratar de paliar a medio plazo el terrible invierno demográfico y nuestras graves carencias educativas.

Si nada de todo esto ha sido puesto en marcha es porque Pedro Sánchez, en compañía de otros y con el aval de los medios subvencionados y públicos, está empeñado en poner su ideología muy por delante del sentido común que reclama la España que madruga y también la que le gustaría madrugar. Y eso es, en suma, la definición perfecta de un Gobierno siniestro.

La Mafia, el PSOE y 'El País'
Emilio Campmany LD 3 Marzo 2021

El periódico El País ha publicado un editorial titulado El inquietante veto del PP al juez de Prada. En pocas palabras, el diario de izquierdas rechaza la legitimidad del veto del PP porque, en otro caso, ningún juez en el futuro redactará un fallo contra un partido por temor a ser vetado en caso de ser propuesto por el otro. El argumento no puede ser más fariseo. El editorialista se deshace alabando las muchas virtudes que adornan al juez progresista, pero olvida la esencial, la única verdaderamente relevante para hacerle acreedor de un puesto en el órgano de gobierno de los jueces, la que hace que el PSOE y Podemos no puedan de ninguna manera renunciar a su nombramiento. Que es precisamente haber redactado aquellos impertinentes párrafos en la sentencia de la Gürtel que permitieron a Sánchez vestir de falsa legitimidad su moción de censura. Si hay una persona a la que Sánchez le deba ser presidente del Gobierno es precisamente a de Prada.

De modo que lo inquietante no es que el PP lo vete, sino que el PSOE rompa las negociaciones por no retirar Casado su veto. En cualquier sistema mafioso es esencial disponer de dos recursos fundamentales, el palo y la zanahoria, lo que Pablo Escobar llamó plata o plomo. Los servicios prestados por de Prada han de ser necesariamente pagados. No se trata de la obligación moral de remunerar lo que se recibe ni la de ser agradecido. Sánchez ha demostrado sobradamente que su conducta no conoce ningún límite moral. El objetivo, como en la Mafia siciliana, en la Camorra napolitana, en la Ndrangheta calabresa, en los cárteles colombianos o en las Cinco Familias de Nueva York, es que todos vean que quien favorece a la organización es convenientemente premiado. Y esto se hace para que en el futuro quienes estén en posición de hacer algún favor se animen a hacerlo con la seguridad de que serán retribuidos con la generosidad con la que lo fue quien le antecedió. El premio al que aspira de Prada está a la altura del servicio cuando introdujo en una sentencia frases que carecían de relevancia jurídica y penal, pero que manchaban al PP como partido político ante la opinión pública.

De manera que no. Lo inquietante no es que el PP lo vete. Lo inquietante es que el PSOE se empeñe en premiarle. Y sobre todo que El País, como medio de comunicación de masas que se dice serio y que se atiene a los hechos frente a la proliferación de noticias falsas, dedique un editorial a defender a un juez que actuó como lo hizo para que sea premiado precisamente por lo que nunca debió hacer. Y lo hace alegando otros méritos supuestamente fundamentales que en realidad reúnen otros muchos jueces que no son de Prada y que nadie, empezando por El País, propone para ser vocales del Consejo General del Poder Judicial. ¿Por qué ha de ser necesariamente de Prada? Todos sabemos por qué. Y El País también.

Desastre completo. Casado claudica ante Sánchez sin conseguir sus objetivos
“El precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres” Platón
Miguel Massanet SX  3 Marzo 2021

Los políticos tienen la ineludible obligación de estar siempre en sintonía con aquellos que los votaron. No basta que, durante una campaña electoral, se ofrezcan unas determinadas políticas a los votantes para conseguir sus votos, se les endulcen los oídos mediante promesas u ofrecimientos que se sabe pueden encandilar a determinados ciudadanos, ni que se toque la fibra sensible de los sentimientos del pueblo para ganarse la confianza de los presuntos seguidores que se quiere captar. No digo que todo ello no sea necesario, pero mucho más importante, más eficaz y, por supuesto, más útil y efectivo es que los elegidos, los que han conseguido ganarse la confianza de los votantes y que, por tanto, han asumido oficialmente la obligación, el compromiso y el deber ético y moral de cumplir sus promesas, se preocupen de seguir pulsando la opinión de sus valedores, se cuiden de si están o no satisfechos con sus propias actuaciones y, si se percatan de que existe un descontento o una tirantez inquietante entre los componentes de la base, esmerarse sin tardanza en rectificar, bucear en las causas del desapego y alinearse cuanto antes con la ortodoxia, ocupándose de que aquello, que los que los comisionaron para representarles, consideren que se aparta de los valores, los objetivos o las directrices del partido en cuestión, cuanto antes se reforme, se modifique y, si fuere preciso se anule si, con ello, se recupera la debida sintonía entre electores y elegidos.

En Cataluña, los españoles que formamos parte de su ciudadanía, que seguimos considerándonos, ante todo, españoles y que, no sabemos todavía por qué motivo ni debido a que maldición, nos hemos convertido en los juguetes indefensos y, evidentemente, gravemente perjudicados por el hecho de que existe un Gobierno de una debilidad que contrasta con su osadía y desvergüenza, que depende de dos apoyos fundamentales para mantenerse en el poder: los separatistas catalanes y vascos y los comunistas del señor Pablo Iglesias, agrupados bajo las siglas de Unidas Podemos; personas que nos vemos impotentes ante los avatares de la política catalana y que nos sentimos desprotegidos, abandonados, aislados y fuera de toda posibilidad de mantener nuestros derechos constitucionales en manos, como nos encontramos, de comunistas y separatistas que son los que se reparten el melón de la inopia voluntaria e interesada del gobierno de España.

Lo que sucede y, por desgracia desde hace demasiado tiempo, es que, desde Madrid, por citar el lugar en donde está ubicada la sede del Gobierno, nunca se ha tenido una información adecuada de lo que está sucediendo realmente en esta comunidad del Este de España. Y no solamente esta desinformación les afecta a los partidos que hoy ocupan los despachos de la Moncloa, sino que, para mayor escarnio, ocurre lo mismo en el mayor partido de la oposición, el PP, que parece que sigue sin enterarse de los mensajes que los votantes españoles de Cataluña le hemos estado enviando desde que el señor Casado se hizo con la dirección del partido de Fraga. La última ocasión en la que se ha hecho patente el descontento de los que anteriormente eran fieles votantes del PP en la comunidad de Cataluña, ha sido recientemente, en las votaciones catalanas para le elección del Parlamento Catalán del 14 de febrero, en las que el PP concurría, en un principio con posibilidades de conseguir un resultado mejor pero que, finalmente, gracias a los errores del señor Casado, constituyeron una de las mayores debacles de la historia del partido.

En Cataluña el señor Casado intentó congraciarse con los separatistas incurriendo en uno de los mayores absurdos que puede cometer un político, declarando que no estuvo de acuerdo con la actuación de la policía cuando los disturbios del 1º O del 1917, contradiciendo la postura del PP al respecto. Pero todo ello había venido precedido con una campaña en la que, en toda ocasión, se apreció un servilismo hacia el separatismo catalán, en la que se restó protagonismo al candidato del PP para enfocar el discurso del señor presidente nacional del partido. Los españoles que residimos en Cataluña que, no se olvide, seguimos siendo muchos, esperábamos una campaña agresiva, claramente condenatoria de la situación catalana, en defensa de los derechos y libertades de los que no hemos pertenecido ni apoyado al grupo de los que organizaron y fracasaron pretendiendo declarar unilateralmente la independencia de la supuesta “nación catalana”, aunque sólo fuera por unos segundos. No fue así y, como es natural los votos volaron hacia otros destinos, no porque quienes dejaron de votar al PP hubieran cambiado de opinión respeto a los valores, los principios morales y éticos o las reglas fundamentales por las que se ha venido rigiendo durante años el PP, sino porque ha sido la misma dirección del PP la que, en los últimos meses y, especialmente, en la campaña que ha precedido a las votaciones en Cataluña, la postura de los señores Casado y Teodoro Egea han sido diametralmente opuestas a la que los catalanes simpatizantes del partido esperaban que se llevaran a cabo.

Muchos votamos a VOX porque nos sentimos más identificados con sus postulados, su valentía, sus posturas claras y diáfanas y su posición antiseparatista y anticomunista. Fue un aviso claro de que no estábamos de acuerdo con las nuevas tácticas utilizadas, en las que se percibía claramente una evidente cesión hacia aquellos a los que no se les debía dar ni el más mínimo respiro que contribuyera a que se afianzaran más en sus objetivos independentistas. Las metidas de pata han continuado siendo escandalosas, como ha sucedido con el preacuerdo de renovación del órgano de gobierno del Poder Judicial en el que, las negociaciones de Teodoro, por poco acaban permitiendo que jueces como Ricardo de la Prada, claramente vendidos a la política del PSOE o la jueza Rossell, una comunista declarada, hubieran entrado a formar parte de los elegidos para integrar el órgano de gobierno de los jueces. Cada vez que el PP ha querido pasarse de listo al final ha acabado cometiendo la torpeza de caer en las trampas que le han preparado Sánchez e Iglesias, verdaderos expertos en el arte de la zancadilla política.

Están equivocados muchos comentaristas que siguen empeñados en pensar en que VOX no tenga futuro político respeto a futuras confrontaciones electorales y, sin embargo, parece que piensan que el batacazo de Cataluña de los populares no va a tener repercusión en el resto de España y, no toman en cuenta que, en el País Vasco, el PP tampoco consiguió levantar la cabeza. Resulta significativo que aparezcan encuestas en las que se sigue percibiendo que VOX mantiene su carrera de mejora del voto mientras, tanto socialistas como el PP, siguen perdiendo escaños. Sí, ya se sabe que, si hay quien se siga fiando de las encuestas del CIS, con su director Tezanos a la cabeza, seguirá creyendo que el PSOE continuará consiguiendo espectaculares mejoras, en cuyo caso podríamos descartar las posibilidades electorales de VOX. Pero es que resulta tan evidente el compinchamiento del CIS con el Gobierno, para servirle de propagandista defensor de sus posibilidades electorales que, sólo los incautos que no siguen las vicisitudes de la política, se pueden dejar engañar por trucos de una candidez y desvergüenza semejantes.

Por extraño que pueda parecer, en estos momentos en los que España está al borde de una de las crisis mayores sanitarias, económicas, sociales y, especialmente políticas, con el peligro de que, el actual sistema monárquico parlamentario se vaya al garete para ser sustituido por un régimen republicano de características semejantes al que se instaló en España en el febrero de 1936, la república llamada “del Frente Popular”, de marcado carácter soviético y revolucionario.

El horizonte que se percibe, a medio y largo plazo, respecto a las posibilidades de que España mejore en cuanto a la disminución de nuestra Deuda Pública o por lo que se refiere a la reducción del gasto público o la reducción del déficit fiscal, tanto del gobierno como de las propias autonomías, no parece que tenga visos de mejorar, antes bien, basta echar una mirada a nuestro alrededor y vemos como los ERTES en lugar de ir disminuyendo parece que ya rozan la barrera de los 900.000 desempleados integrados en ellos, unidos a los 3.200.000 parados contabilizados por las oficinas de empleo, nos da una cifra que supera los cuatro millones de personas que requieren de los recursos estatales sin que se vean mejoras apreciables en los próximos meses, en gran parte condicionados por lo que sea la evolución delo Covid 19 y de sus varias cepas que nos siguen amenazando y retrasando la erradicación de semejante epidemia. El señor Casado y la señora Arrimadas, ambos grandes perjudicados por los resultados de las últimas elecciones en Cataluña, debieran de reconsiderar su postura de abierto rechazo respecto a VOX y planearse una política de mutuo acercamiento, sin el cual es evidente que sus posibilidades de vencer a la izquierda son prácticamente nulas, al menos por lo que respeta a los últimos tres años que aún les quedan a Sánchez y los suyos de esta legislatura.

Chavismo a la española para expropiar pisos en Baleares
No es una resolución pionera por su igualdad solidaria. Es intervencionismo salvaje
Editorial ABC 3 Marzo 2021

La expropiación de 56 viviendas elegidas a dedo por el Gobierno socialista de Baleares es un acto contra la libertad y contra el derecho a la propiedad privada consagrado en la Constitución, por mucho que el Ejecutivo de Francina Armengol lo quiera revestir de ‘pionero avance social’.

La mecánica es ya conocida en muchos países populistas de extrema izquierda: primero, se aprueba una ley de vivienda con la idea de que los ciudadanos con casas cerradas sean estigmatizados, y sus propiedades puedan ser intervenidas para hacer crecer el ‘parque de vivienda social’ para personas desfavorecidas. Después, y con la excusa de luchar contra el mercado especulativo, se habilita el instrumento para ‘sacar los pisos del mercado libre’. Y en tercer lugar, se rebaja artificialmente su valor para que el propietario deba conformarse con unas migajas injustas mientras el Gobierno los alquila con una compensación ridícula.

Pero como se trata de una ley ideológica y dogmática para penalizar a quien tiene más propiedades, todo vale. No es una resolución pionera por su igualdad solidaria. Es intervencionismo salvaje. Es un caso flagrante de vulneración de derechos y el ejemplo más claro del incipiente chavismo a la española que empezamos a vivir.

Expropiar viviendas privadas equipara a España con Venezuela
Mientras el Gobierno balear impulsa la expropiación de viviendas privadas, el de España legaliza la "okupación". Entre ambos, atacan y degradan a la propia democracia.
ESdiario Editorial 3 Marzo 2021

El Gobierno Balear, un tripartito del PSOE, Podemos y el nacionalista Més, ha anunciado la expropiación de 56 viviendas de los llamados “grandes propietarios” para cedérselas a familias necesitadas con un alquiler que no supere el 30% de sus ingresos.

Lo ha hecho en aplicación de la Ley de Vivienda 5/2018 de 19 junio, de carácter autonómico exclusivamente, cuya constitucionalidad es más que discutible por atacar uno de los derechos definitorios de un Estado de Derecho: la propiedad privada.

Sorprende que un engendro así haya podido prosperar, y resulta insólito que el Tribunal Constitucional no lo haya frenado a tiempo, con dos años ya transcurridos desde la aprobación de una normativa inaceptable que, sin duda, encontrará respuesta legal en Europa si no lo hace antes la Justicia española.

"Okupas", la plaga que padece el ciudadano mientras solo se protege Galapagar

Conviene recalcar que no estamos ante un asunto económico ni meramente jurídico, ni desde luego estrictamente social, el paraguas al que se aferran los gobernantes sectarios e incompetentes para cargar en el ámbito privado responsabilidades que son suyas y se resuelven estimulando vivienda pública, no incautando de un modo u otro la ajena.

Donde no se respeta la propiedad privada, no existe democracia. España no puede avanzar ni un paso más en esa senda

Estamos ante un problema estructural, y decisivo, pues no existe democracia en el mundo digna de tal nombre si no tiene en el respeto y protección de la propiedad privada uno de sus pilares innegociables: allá donde profana, simplemente no existe el Estado de Derecho.

Doble okupación
La bochornosa decisión del Gobierno insular coincide con una inquietante deriva general en España en los últimos meses, donde se ha aprobado una “doble okupación”: el Gobierno, a instancias de Podemos, la ha impulsado temporalmente si no va acompañada de “violencia”. Y ahora Armengol Balear la ha legalizado y pretende expropiar inmuebles durante siete años incluso.

A esta doble “okupación” se le puede añadir en breve una Ley del Alquiler que regule sus precios en toda España, completando así una política global de vivienda ineficaz e invasiva, tan perversa como además contraproducente: romper la seguridad jurídica, de individuos o de empresas, es la antesala siempre del empobrecimiento económico y democrático.

No hay socialista sin sociedad instrumental
OKDIARIO 3 Marzo 2021

El que será en breve nuevo presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, es otro que ha constituido una sociedad instrumental para eludir impuestos. Decía Pedro Sánchez que jamás consentiría que un servidor público tuviera este tipo de sociedades para pagar menos al fisco. Pues que se aplique el cuento, porque Tornero es el último de una larga lista de personas designadas por el Gobierno socialcomunista que recurren a esta práctica. A saber: Pedro Duque, Nadia Calviño, Maxim Huerta o Rosa María Mateo han sido o son servidores públicos que han constituido sociedades instrumentales con el fin expreso de aliviar la carga fiscal. A este respecto, Sánchez decía: «Esa persona al día siguiente estaría fuera de mi Ejecutiva».

Tornero tiene una sociedad instrumental en la que esconde un patrimonio inmobiliario de 820.000 euros a nombre de Gamma Media Studio SL, una empresa con tres pisos que es propiedad del futuro presidente de RTVE, su mujer y sus dos hijas. Tal y como figura en el Registro de la Propiedad, las tres casas están ubicadas en las inmediaciones de la Plaza de España de Madrid, en. el municipio de San Cugat del Vallés, en Barcelona, y en la Costa Brava, en Gerona.

De esta forma, Tornero se deduce gastos en el Impuesto de Sociedades, de forma que el tributo empresarial se reduce de manera notable, y, al tiempo, se ahorra el Impuesto de Sucesiones, ya que así se puede traspasar la firma (con los inmuebles en su interior) a través de la herencia de la sociedad, rebajando igualmente la factura fiscal. Este último impuesto sólo están eximidos de pagarlo si la sociedad tiene más del 50% de su actividad como empresarial, como es el caso.

Según el Registro Mercantil, Gamma Media Studio SL fue constituida por Tornero y Pilar Sanagustín Viu -su mujer- en marzo de 1999 con un capital social de 3.060 euros, el mínimo establecido por ley. Durante los primeros años de la sociedad, Tornero fue administrador y apoderado al mismo tiempo. Años después se nombró presidente de la compañía. La sociedad fue domiciliada en un chalet de la Avenida Enlace de Barcelona. Posteriormente, en 2007 el futuro presidente de RTVE nombró apoderadas de la empresa a sus dos hijas. Sin embargo, actualmente la sociedad declara que tiene cero empleados trabajando. En suma, Tornero ha usado una sociedad inicialmente destinada a la facturación de trabajos profesionales del ámbito de la comunicación para adquirir varias propiedades inmobiliarias con el único fin de ahorrarse el pago de impuestos.

Conclusión: Sánchez dijo que no consentiría que un servidor público utilizara este tipo de sociedades y se ha dedicado a nombrar servidores públicos que eluden el pago de impuestos a través de empresas creadas para ahorrarse el pago al fisco. Siempre cumpliendo su palabra: ni un socialista sin sociedad instrumental.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La Generalidad reconoce que no garantiza el orden público
Liberal Enfurruñada okdiario 3 Marzo 2021

Lo dijo ayer lunes el consejero de Interior de la Generalidad de Cataluña, Miquel Sàmper, en una entrevista en Onda Cero: “la garantía del orden público, cuando existen manifestaciones de 10.000 personas, no existe cuerpo alguno que la pueda garantizar”, dijo. Y hasta la fecha ni ha dimitido ni lo han echado por inútil y por mentiroso. A la manifestación de este último sábado en Barcelona no han asistido más de 4.000 personas según la Guardia Urbana, de las cuales apenas llegan a 250 o 300 los que manifiestan actitudes violentas, según explica la propia policía autonómica dirigida por Sàmper quien, en otra entrevista en La Ser, atribuyó la responsabilidad de los altercados a “un grupo de 200, 300, a veces 400 personas” pertenecientes sobre todo a las juventudes de las CUP, pero también a una amalgama de colectivos que van desde lo que denominó “comunismo combativo”, hasta “células anarquistas”, pasando por “delincuentes comunes” que aprovechan las convocatorias para saquear tiendas.

Para hacer frente a esos 200 o 300 terroristas callejeros Miquel Sàmper cuenta con un cuerpo formado por más de 17.000 mozos de escuadra de los que unos 400 pertenecen a su Brigada Móvil, o antidisturbios, además de poder disponer de las unidades especializadas de las diferentes policías locales catalanas, como son los más de 100 agentes que forman la unidad de antidisturbios de la Guardia Urbana de Barcelona. Y sin embargo las calles de Barcelona siguen absolutamente fuera de control y pese a que el consejero de Interior reconoce que no es capaz de garantizar el orden público, tanto él como Ada Colau descartan pedir al Ministerio de Interior el apoyo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) del Cuerpo Nacional de Policía.

Y detrás de todo este lío que están pagando los comerciantes y el resto de ciudadanos de Cataluña se encuentran los resultados de las elecciones que se celebraron el pasado 14 de febrero y las negociaciones para formar Gobierno. Por un lado ERC está negociando con las CUP un acuerdo para que la Brimo -los antidistrubios de los Mozos- no vayan a los desahucios, una moratoria en el uso de las balas de foam y que la Generalitat se retire de las acusaciones contra sus “activistas”; a cambio de los votos de los antisistema en la investidura de su candidato, Pere Aragonès. Y por su parte Ada Colau, de la que dependen los antidisturbios de la Guardia Urbana de Barcelona, observa como los dirigentes de Podemos en Madrid se oponen a que el Congreso lea una declaración contra la violencia en las protestas por el delincuente Hasél, mientras su portavoz, Pablo Echenique, muestra públicamente su apoyo a los terroristas callejeros.

Los gobiernos de España, de la Generalidad y del Ayuntamiento de Barcelona están formados por partidos que, para condenar mínimamente el intento de asesinato de un guardia urbano dentro de su furgón, el asalto a una comisaría de los Mozos en Vich, el incendio de decenas de contenedores y motocicletas y el destrozo de cientos de comercios; tienen que esconder esa repulsa en una extensa explicación de su respaldo al pretendido derecho de esos manifestantes para salir a la calle un día tras otro con la mala excusa de defender el derecho de un delincuente a escribir letras de “canciones” y tuits en los que se amenaza de muerte y se ensalza el terrorismo, que son solo algunos de los muchos delitos por los que ha sido condenado Pablo Rivadulla Duró, alias Hasél. El pasado 14 de febrero el 46% de los catalanes con derecho a voto decidieron no ejercerlo, de forma que unos independentistas que apenas llegaron al 25% del censo, se hicieron con la mayoría de los escaños. Cuando les quemen su motocicleta o su comercio, o asesinen a su hijo guardia urbano, quizá se den cuenta de lo que han hecho.

Vox, las CUP y el disparate catalán

Francisco Marhuenda larazon 3 Marzo 2021

La normalización de las CUP, un grupo variopinto de anticapitalistas que quiere destruir España, acabar con la Constitución y la democracia, es un síntoma inquietante del esperpento en que se ha convertido la política catalana. Esta situación, sin parangón en el resto de Europa, contrasta con el despropósito de estigmatizar a Vox y colocar un «cordón sanitario» a un partido, se coincida o no con sus posiciones, defensor de la legalidad y respetuoso con el ordenamiento constitucional. Es la misma estrategia que utiliza la izquierda política y mediática en el resto de España para deslegitimar cualquier pacto del PP con esta formación e incidir en los absurdos complejos de Ciudadanos.

En primer lugar se les llama despectivamente ultraderechistas, fascistas o franquistas con una impunidad que es la expresión de la ignorancia de quienes utilizan estos términos. En unos casos es ignorancia mientras que en otros es malicia partidista. Por supuesto, hay periodistas, intelectuales y políticos del centroderecha que caen ingenuamente en esa trampa mientras aceptan que los comunistas y los anticapitalistas formen parte del gobierno de España. No puede ser una situación más absurda. Es parte del complejo de los acomplejados que necesitan una palmadita en la espalda.

Es una anomalía democrática que se normalice a Podemos, las CUP, los bilduetarras y los independentistas que coinciden en su deseo de acabar con España y la Constitución. Y la otra cara de la moneda es que Vox representa todos los males del infierno. El objetivo es movilizar a los votantes de izquierda a la vez que situar al centroderecha en una situación que imposibilite la normalización de los pactos con un partido que sí es democrático.

No hay más que comprobar que hace y dicen las CUP mientras ERC está dispuesta a todo tipo de cesiones con tal de conseguir la formación de otro gobierno independentista. Es verdad que obtienen una representación que no se puede desdeñar dentro de los sectores más radicales y antisistema de la sociedad catalana, pero otra cosa muy distinta es que se eleve a categoría de normal aquello que es una anormalidad.

El nivel de sus representantes es muy preocupante, pero la responsabilidad es de aquellos que los consideran unos interlocutores preferentes, porque aportan sus votos en la confluencia hacia una autodeterminación que nunca conseguirán. No hay que hacer cordones sanitarios, ni siquiera con estos grupos antidemocráticos, pero un demócrata nunca debería ir de la mano de los anticapitalistas.

Solución ‘indepe’ al terrorismo callejero: blindar las comisarías
OKDIARIO 3 Marzo 2021

Curiosa manera la de hacer frente a la violencia callejera de los terroristas urbanos que están sembrando el caos en Cataluña y especialmente Barcelona: blindar las comisarías de los Mossos d’ Esquadra, objetivo de los vándalos de ultraizquierda. El argumento: que hay que adaptarlas a la nueva «realidad social». Si no fuera porque la situación es de extrema gravedad, el parche de la Generalitat provocaría risa. O sea, en lugar de dotar de medios humanos y de seguridad a los mossos y de permitirles hacer frente a los violentos se ponen cristales blindados en la comisaría. Todo un acicate para que las guerrillas urbanas prueben la calidad de la cristalería.

El asunto está sobre la mesa de la Consejería de Interior, que ya valora un refuerzo sustancial de la seguridad en los centros e instalaciones policiales de toda Cataluña, tras convertirse estos en objetivo preferente de las guerrillas urbanas que campan en las últimas semanas por la región. Dice el comisario portavoz de los Mossos y mano derecha del jefe policial José Luis Trapero que «no estamos hablando, ni mucho menos, de ‘bunkerizar’ las comisarías , pero sí que evidentemente el formato con el que se diseñaron en su momento lo tendremos que revisar». Fantástico: nada de que los mossos intervengan y detengan a los asaltantes, sino de defenderse blindándose en el interior de las sedes policiales. O sea, resistir.

La situación de la Policía autonómica catalana es de total indefensión: víctima de los ataques los terroristas callejeros y de la pasividad de los partidos políticos independentistas que parecen estar más cerca de los vándalos que siembran el caos que de quienes tienen que garantizar la seguridad y el cumplimiento de las leyes. En estas circunstancias, lo único que queda es esperar a que la CUP tuerza definitivamente el brazo a ERC para que la consejería de Interior la dirijan los CDR. Es lo que resta para que Barcelona se convierta definitivamente en el paraíso de los violentos del mundo. Todo se andará.


Recortes de Prensa   Página Inicial