AGLI Recortes de Prensa   Martes 9  Marzo  2021

8-M, pandemia de mentiras
EDITORIAL. https://gaceta.es 9 Marzo 2021

En Occidente (y no nos referimos al lugar geográfico, sino a la mentalidad occidental) ya no queda nadie que piense que las mujeres no deben tener los mismos derechos (y añadimos: las mismas obligaciones) que los hombres. Desde su incorporación, en ciertos casos forzada por guerras y posguerras, a la vida laboral fuera del hogar y su acceso —con las restricciones que en ciertos oficios impone el sentido común— a todos los puestos de trabajo y de mando de las sociedades occidentales, cientos de millones de mujeres han demostrado un nivel de competencia similar al de los hombres. Por la vía de ese ejemplo diario y constante, las mujeres han reclamado el espacio público, e incluso el liderazgo, de una manera natural, evolutiva, sin tensiones, injerencias políticas ni guerra de sexos.

Todos los datos, que el método científico es lo único que importa en ciertos debates, así lo señalan sin dudas, y no podemos sino felicitarnos por ello.

Sin embargo, todo lo conseguido de esa manera natural, está hoy en peligro por el uso de políticas identitarias por parte de la izquierda reconstruida tras la caída del Muro de Berlín. Entre esas políticas, una de las más peligrosas es la creación artificial, usando la retórica y el miedo, de un relato victimista en el que el hombre occidental —y sólo él— es un depredador heteropatriarcal violento que amenaza la libertad y, sobre todo, la seguridad de la mujeres. El relato, estúpido y peligroso, se completa con la invención de una absurda masculinidad tóxica y una irritante e inexistente brecha salarial que ningún economista de prestigio se toma en serio.

Pero el escrutinio académico jamás ha sido un obstáculo para la izquierda, la misma que desde las primeras luces del siglo XXI se ha empeñado en la construcción de una verdad oficial —pública y sostenida con el dinero de los contribuyentes— que nada tiene que ver con la real y que llega al extremo de retorcer la ley para señalar y silenciar a los disidentes.

La importancia para la izquierda de este tipo de feminismo del siglo XXI, tan politizado y tan alejado del sentido común, se aprecia con nitidez en las actuaciones del Gobierno español en las semanas previas a la manifestación del 8 de marzo de 2020. Por el miedo a perder la única fuente de movilización callejera que le queda a esa izquierda que reclama el feminismo como algo de su propiedad, el Gobierno del doctor (?) Sánchez mintió sobre los riesgos de esta enfermedad y paralizó las medidas sanitarias que habrían salvado decenas de miles de vidas. Mintió, sí, al decir que el machismo mata más que el virus. Un año después, podemos hacer cuentas. Algún día, reclamaremos responsabilidades.

Desde el recuerdo a las víctimas mortales que costó aquella vergüenza, hoy no hay nada que celebrar. Más le valdría a la izquierda encontrar otra fecha en el calendario que no haya quedado contaminada por una pandemia de mentiras para la que no hay más vacuna que las urnas.

Y, sin embargo, hay motivos más que suficientes para manifestarnos todos juntos, sin exclusiones partidistas, y exigir respeto a los derechos de las mujeres pisoteados a diario sin que el feminismo-progresista no ya lo denuncie, sino que ni siquiera lo lamente. La presión abortista, la brecha maternal, las políticas de cuotas, el menosprecio por la labor de la mujer que decide en libertad dedicarse al hogar y el uso de un lenguaje artificial que funciona como un prodigioso detector de incultos, son sólo algunas de las tensiones que las políticas identitarias han introducido en sociedades avanzadas y que en ningún caso benefician a esa evolución natural hacia la igualdad de oportunidades y de responsabilidades.

Por supuesto, hay otros enemigos de la libertad y de la seguridad de las mujeres. Otras culturas y religiones ajenas y enemigas de la construcción occidental excluyen a las mujeres del espacio público sin que el feminismo occidental lo denuncie y lo combata. No hace falta irse a Afganistán, Somalia o Indonesia. Decenas de barrios multiculturales de las grandes ciudades europeas ofrecen un paisaje de sumisión de la mujer, de todas las mujeres, consentido por unos poderes públicos que han quedado paralizados por la corrección política que exige sometimiento a unos dogmas progres subvencionados.

En esa lucha, si algún día quieren darla, nos encontrarán a la inmensa mayoría.

La insufrible lucha entre PSOE y Podemos hunde aún más a las empresas españolas
La reestructuración de toda la deuda empresarial, sea del ICO, de la SS o de Hacienda, es imprescindible para superar la ruina. Pero el Gobierno lo demora todo por sus batallas.
ESdiario Editorial 9 Marzo 2021

El fondo de 11.000 millones que Sánchez anunció la semana pasada para auxiliar a las empresas, y por tanto al empleo, vuelve a ser objeto de tensión entre el ala populista del Gobierno y el ala tecnocrática. Es decir, entre Pablo Iglesias y Nadia Calviño, con un resultado nefasto: el plan, que se había previsto aprobar este martes en el Consejo de Ministros, queda aplazado al menos hasta el viernes.

No hay plan de ayudas que no esté lastrado por la opacidad, las luchas internas, la falta de concreciones, el retraso, los errores o todo a la vez: desde los individuales, como el Ingreso Mínimo Vital, hasta los más importantes, como los Fondos Europeos, todos presentan retrasos, lagunas, bloqueos y una galopante falta de transparencia.

La razón es la misma siempre: si el Gobierno quiere privatizarlos, aunque ello sea a costa de hacer de ellos la base de un Pacto de Estado que todo el mundo reclama; dentro del Gobierno a su vez los quiere monopolizar el PSOE frente a Podemos. Y Podemos se resiste, con el mismo afán publicitario y propagandístico que caracteriza su insufrible acción conjunta.

Las empresas han empalmado dos crisis terribles desde 2008 que exigen un plan global sin medias tintas

Las consecuencias de eso son gravísimas: el Ingreso Mínimo Vital, que solo es una ampliación de las Rentas de Integración existentes desde hace décadas en las Comunidades, llega tarde y a poca gente. Las ayudas a las empresas son las menores de Europa, con la hostelería y el turismo en la UCI. Y los Fondos Europeos han sido señalados por el propio Consejo de Estado por la arbitrariedad, clientelismo e ineficacia que ya se intuyen.

Puede ser tarde
En realidad, mientras ellos juegan, la economía se desmorona y se retrasa la única fórmula solvente que ya debió poner en marcha hace meses: combinar ayudas directas con cadencias en la devolución de créditos; reestructuración de deudas ante Hacienda, Seguridad Social o cualquier organismo y facilidad para acceder a nuevos créditos pese a tener el expediente “manchado” por las dos crisis que desde 2008 viene sufriendo el tejido empresarial.

El pulso entre Calviño e Iglesias es ya endémico y confronta una visión profesional de la Economía, respetada en Europa; con un populismo económico de corte caribeño. Y por mucho funambulismo que haga Sánchez, ambas visiones son incompatibles. Algún día deberá decantarse por una de ellas. Pero cuando lo haga, quizá ya sea demasiado tarde.

Salvemos a nuestros hijos de la aberrante educación sexual podemita
OKDIARIO 9 Marzo 2021

Lo que faltaba: Podemos quiere incluir como asignatura obligatoria la educación sexual, pero, obviamente, la que ellos defienden: una educación que rompa con el modelo «biologicista» imperante en los centros escolares por ser esta una corriente basada en la concepción del sexo biológico hombre-mujer. Es decir, que lo que pretende la formación morada es que la educación afectivo-sexual debe tener como objetivo «formar a las personas a obtener la información, las herramientas, el sentido crítico y la motivación necesarias para tomar decisiones saludables, autónomas y responsables sobre el sexo y la sexualidad; además de incorporar elementos de respeto a la diversidad sexual en una sociedad democrática como es la española».

La nueva Ley de Educación -la polémica Ley Celaá- ya incluye la educación afectivo-sexual en el currículum, pero Podemos quiere aprovechar para enarbolar esa bandera en el debate que mantiene con su socio de Ejecutivo por la conocida como Ley Trans, del Ministerio de Igualdad. Es decir, el «respeto a la diversidad sexual» al que se refiere Podemos pasa por la libre determinación de género, algo que ha puesto en pie a numerosas organizaciones feministas al considerar que el proyecto del Ministerio de Igualdad se vuelve contra las propias mujeres. El borrador del Departamento de Irene Montero permite el cambio de sexo en el registro sin necesidad de informe ni tratamiento médico a partir de los 16 años. Basta con la libre declaración de la persona interesada y el Sistema Nacional de Salud ofrecerá tratamiento hormonal, terapia de voz, cirugías genitales, mamoplastias, mastectomías y material protésico y las personas trans con capacidad de gestar podrán optar a las técnicas de reproducción asistida.

Eso es el modelo que Podemos quiere llevar a los colegios; eso es lo que que pretende convertir en asignatura obligatoria. Esta gente lo que busca es imponernos por la fuerza su visión reaccionaria de la sexualidad, un disparate que quieren meter en vena a los menores, convirtiendo a los padres en meros convidados de piedra.

Ayuso libra a los menores de un instituto del mitin ultrafeminista de Montero
OKDIARIO 9 Marzo 2021

Quería la ministra de Igualdad, Irene Montero, colarse en un instituto del distrito madrileño de San Blas para dar una charla sobre las orientaciones sexuales e identidades de género del colectivo LGTBI (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transgénero) a menores de edad coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer. Quería Irene Montero dar un golpe de efecto y colársela al Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso, que ha estado al quite y le ha dicho a la ministra que esa no es forma de proceder. La ministra debería saber que es la consejería de Educación quien debe autorizar este tipo de actos en los centros educativos madrileños, siempre, como es lógico, después que los convocantes informen de sus intenciones. Básicamente porque en un aula con menores de edad hay que establecer ciertos criterios que garanticen que éstos no se conviertan en instrumentos al servicio de la ideología ultrafeminista de la ministra y su séquito, como en este caso. Los derechos de los menores y el derecho de los padres a elegir la educación para sus hijos no pueden ser violentados por el mero hecho de que a Irene Montero le apetezca montar el numerito. El Ministerio no informó del número de asistentes, ni del contenido ni la duración del acto, de modo que a la ministra se le ha dicho lo mismo que se diría a cualquiera que pretendiera entrar en un colegio público a dar una charla.

Parece evidente que Irene Montero quería hacer su particular «perfomance» en un instituto madrileño coincidiendo con el 8M para meterles en vena a los alumnos su sectaria ideología. Pura propaganda sirviéndose de menores, lo que añade más gravedad al asunto. La Comunidad de Madrid ha estado rápida de reflejos y ha impedido que la ministra cumpliera su propósito adoctrinador. Así que sólo queda celebrar que Isabel Díaz Ayuso haya truncado el objetivo de Irene Montero. La Comisión de Igualdad del Instituto, a instancias del Ministerio, ha acusado al Gobierno de Ayuso de «manchar el movimiento feminista con los intereses y disputas políticas». Hombre, quien buscaba sacar rentabilidad política era Irene Montero, pero, en cualquier caso, bien está que se molesten. Es señal de que Ayuso les ha arruinado el plan.

Cuatro de cada 10 muertos por el coronavirus son competencia de Pablo Iglesias
Un total de 41 de cada 100 muertos en España han fallecido en las residencias de mayores, un asunto que compete a su Vicepresidencia
Carlos Cuesta. okdiario 9 Marzo 2021

Un informe del Imserso ha revelado los datos más sangrantes de mortalidad: los ligados a las personas mayores que terminan sus días en residencias y que han fallecido por culpa del coronavirus. Unos datos terroríficos que revelan que 41 de cada 100 muertos en España han fallecido en estas residencias. Muchas de las residencias en España son privadas, su competencia recae sobre las autonomías, pero una persona reclamó al cargo que debía haber coordinado su funcionamiento durante la pandemia y haberse asegurado de encontrar soluciones al hecho de que la inmensa mayoría de estas residencias no estén hospitalizados ni tengan capacidad de asistencia médica profunda: esa persona era el vicepresidente Pablo Iglesias, el autor del término «escudo social».

Esta persona, que sigue brillando por su ausencia en las residencias de cualquier ciudad española. Pero, por mucho que se esconda, asumió la responsabilidad de las residencias en el mando único del estado de alarma y hoy, por lo tanto, es responsable del fallecimiento de 4 de cada diez muertos de mayores en estos centros.

Los datos del Imserso reflejan que de cada 100 mayores en residencias, 31 se han contagiado y 9 han fallecido desde que empezó la pandemia. Además, si se tienen en cuenta los datos oficiales de 71.138 muertos hasta el pasado fin de semana, de cada 100 muertos de Covid en España en lo que va de pandemia, 42 residían en centros residenciales y 41 en residencias de mayores.

Castilla y León encabeza la lista
Por comunidades autónomas, Castilla León encabeza la lista de mayor porcentaje de muertos en residencias con respecto a su cifra total de muertos por coronavirus. De cada 100 personas muertas por COVID en Castilla León, 72 residían en centros residenciales y 71 en residencias de mayores.

Tomando como referencia el porcentaje de fallecidos procedentes de residencias de mayores, el ráking por regiones continúa de la siguiente manera: Extremadura (62%), Cantabria (55%), Navarra (51%), Aragón (49%), Cataluña (48%), Madrid (44%), Castilla La Mancha (44%), y La Rioja (42%). El resto de comunidades autónomas quedan por debajo del 40%.

El estudio del Imserso destaca que «este informe se elabora con los datos agregados remitidos por las comunidades autónomas al IMSERSO sobre la situación de los centros residenciales de su territorio. Incluye información de centros residenciales para personas mayores (R1), centros residenciales para personas con discapacidad (R2) y otros alojamientos permanentes de servicios sociales dirigidos a los colectivos anteriores (R3). Dichos datos forman parte del protocolo de vigilancia epidemiológica de centros residenciales en los países de la UE / EEE coordinado por el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) cuyos metadatos se comenzaron a implementar a finales de enero de 2021 en el sistema TESSy (The European Surveillance System). Los trabajos de recogida y sistematización son llevados a cabo conjuntamente por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), del Ministerio de Sanidad) y el Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Ciencia e Innovación».

Es decir: que el estudio combina todas las fuentes oficiales necesarias para asumir como más que representativas sus conclusiones.

Hay que recordar que la actitud permanente de Pablo Iglesias con respecto a este sector ha sido la de un continuo lavado de manos.
La Vicepresidencia segunda del Gobierno, encargada de Derechos Sociales y Agenda 2030 y en manos de Pablo Iglesias, no ha llevado a cabo más investigaciones sobre lo ocurrido en las residencias de mayores durante el 2020. Estos centros, que han acumulado miles de muertos a lo largo del año, han sido los grandes afectados por la pandemia. El epicentro de la mortalidad por el Covid.

«Problemas de audición»
Pero el departamento de Pablo Iglesias ha zanjado lo ocurrido en las residencias con un informe que analiza las causas del desastre y en el que se apunta como responsable a todo (características del virus, de los internos, de los trabajadores o del «sistema»). Llega incluso a insinuar que los «problemas de audición» de los internos les impidió comprender los consejos de autoprotección. Todo influyó, según el informe, excepto una cosa: el propio Ministerio de Iglesias, tal y como publicó OKDIARIO.

El ‘mando único’ de las residencias, que asumió durante la primera ola de la pandemia el propio Pablo Iglesias poniéndose al frente de la gestión gubernamental, concluye, de ese modo, que no ha tenido ningún tipo de responsabilidad en lo ocurrido en los centros de mayores. Así se desgranaba del informe que presentó hace ya meses Iglesias y que pasó relativamente inadvertido. En un principio se aseguró que el documento estaría en constante actualización, pero desde la patronal de los geriátricos, que pidieron audiencia a Pablo Iglesias durante meses, descartan que vayan a darse grandes novedades en un futuro: «Nos han dicho que con lo que figura en ese documento ya es suficiente y no está previsto introducir cambios», advierten a OKDIARIO fuentes del sector que han estado en contacto con la Vicepresidencia de Iglesias.

La berrea del 8 de marzo
Rosa Díez okdiario 9 Marzo 2021

Desde que los socialistas decidieron redefinirlo todo para alumbrar un «tiempo nuevo» cada 8 de marzo se convierte en España en el Día Internacional de la Berrea de los Machos Alfa.

El pasado año, con el virus del Covid-19 galopando libremente por España, los machos alfa 1 y 2 decidieron que era más importante que se notara quien berreaba más alto que proteger a sus respectivos rebaños. La berrea entre ambos se saldó con algunos miles de contagios y muertes; pero ellos dos siguieron pastoreando a sus respectivos rebaños.

El Día de la Berrea del año 2021 llega con datos espeluznantes para cualquier ser con sentimientos humanos. Alrededor de cien mil españoles (quizá nunca sepamos cuantos de nuestros conciudadanos murieron como consecuencia de la pandemia y de la ineficacia y el sectarismo del Gobierno de la pareja tóxica Sánchez/Iglesias) ya no van a poder escuchar la berrea de los machos alfa que, como si no hubiera pasado nada, siguen impertérritos tratando de sumar nuevas cabritillas a su rebaño.

El Macho Alfa 1 nos ha dicho en dos comparecencias retransmitidas por el NODO público y los NODOS concertados que «hacen falta más feministas», señalando así el camino que han de seguir las cabritillas que quieran formar parte de su rebaño. La berrea del 8 de marzo trae como consecuencia que el día internacional de la mujer se haya transformado en España en el día de las feministas, colectivo del que, por supuesto, no formamos parte todas las mujeres. «No hija…, no…» que diría la encargada de mantener en orden el redil del Macho Alfa 1.

El macho alfa 2 y su ministra en gananciales dicen que esto de que el Gobierno haya prohibido que el rebaño desfile por Madrid –ojo, sólo por Madrid- es un atentado contra el feminismo; y eso lo dice él y la encargada de su redil, esa señora a la que le ha puesto ministerio y mansión con niñera. Que son Gobierno y oposición en días alternos o según la conveniencia.

Y mientras los machos alfa berrean, España sigue sumando muertos y contagiados y mantiene el lamentable puesto de líder en el ranking de los países que peor han gestionado la pandemia y que suma más muertos y contagiados per cápita.

Y mientras la pareja tóxica sigue de berrea se publican los datos del paro; y resulta que España vuelve a liderar el paro global y además sigue creciendo lo que llaman la brecha entre hombres y mujeres: mientras el desempleo masculino aumentó en el mes de febrero un 0,77%, y se situó en 1.704.010 desempleados inscritos, en el caso de las mujeres se incrementó en un 1,38% , hasta alcanzar la cifra de 2.304.779 inscritas.

Y mientras continúa el berreo previo al 8 de marzo para atraer cabritillas al redil, el macho alfa 1 organiza un sarao con apisonadora y habla de la memoria de las víctimas olvidando que los amigos de sus socios políticos utilizaron esas armas convertidas ahora en chatarra para asesinar a 857 españoles inocentes, de los que sesenta eran mujeres.

Y en esas llega el 8 de marzo. Y yo lo pienso celebrar como lo he hecho todos los años de mi vida desde que tengo memoria de adulta. Recordaré a todas las mujeres que lucharon en defensa de la libertad y de la igualdad. Recordaré a los hombres que nos acompañaron en el camino. Reivindicaré la igualdad plena –también entre sexos, pero no solo- y seguiré despreciando olímpicamente a aquellos que nos siguen mirando con complacencia, o displicencia por el hecho de ser mujer.

Y, sobre todo, me reivindicaré una vez más como ciudadana y mujer, por ese orden. Como ciudadana es buen día para decirles a los machos alfa que los españoles dejamos de ser súbditos desde que se aprobó la Constitución del 78. Y que en ese “todos” estamos incluidas nosotras, las mujeres españolas. Y como mujer española del siglo XXI, condición inseparable del título mayor de ciudadana, aprovecharé para recordar a los machos alfa de hoy que no necesitamos que ningún macho alfa, por mucho ringo rango que porte, nos diga cómo tenemos que ser mujeres, cómo tenemos que ser feministas o quienes son buenas y/o malas mujeres. O sea, que celebraré el 8 de marzo señalando con el dedo a los machos alfa que quieren estabularnos.

O sea que:¡¡ Viva el 8 de marzo! Viva la libertad! ¡Viva la Igualdad!

Somos ciudadanas; por eso seremos mujeres como nos dé la gana. Y, por si no ha quedado claro: ¡Abajo los machos alfa!

Maniobras militares
EEUU despliega destructores desde Rota para unas maniobras con Marruecos junto a Canarias
Los 444 millones que genera la base naval de Rota, en riesgo: Marruecos da por hecho su traslado al Sahara
Los generales de Vox alertan de que España se queda sin submarinos e indefensa ante Argelia y Marruecos
Pelayo Barro. okdiario 9 Marzo 2021

Las aguas próximas a Canarias han sido testigo hace unos días de las mayores maniobras militares que se recuerden entre EEUU y Marruecos. Las fuerzas navales de ambos países desplegaron el portaaviones ‘Eisenhower’, emblema de la Sexta Flota del Mediterráneo, varios destructores y cazas de combate en un área situada a apenas 50 millas náuticas del archipiélago canario. Entre las unidades participantes estuvo el destructor ‘USS Porter’, con base estable en Rota (Cádiz). Las maniobras coinciden con el reciente apoyo a la soberanía marroquí sobre el Sahara del nuevo presidente de EEUU, Joe Biden, o de la reivindicación realizada sobre Ceuta y Melilla por Rabat. Y de fondo, la lucha por yacimientos submarinos en aguas en disputa de uno de los materiales claves para el futuro, el telurio.

En la base aérea de Gando, en la isla de Gran Canaria, los radares de su centro de control comenzaron a reflejar la pasada semana la presencia inusitada de multitud de unidades aéreas con códigos militares de EEUU y Marruecos. Una actividad que se desarrollaba a apenas 50 millas náuticas, menos de 100 kilómetros, de la noreste de canarias. Entre el archipiélago y la costa marroquí de Agadir, pero siempre dentro del margen de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Marruecos.

Los militares canarios, explican fuentes militares, se sorprendieron ante la cantidad de aeronaves que reflejaban sus ecos en los radares. También se detectó la presencia de estos cazas en los radares civiles que acompañan a los vuelos comerciales con origen y destino en las islas españolas.

Quienes sí sabían qué estaba ocurriendo eran los miembros del Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC), situado en un protegido búnker de la base de Torrejón de Ardoz (Madrid). Desde este macrocomplejo militar de la OTAN, la Alianza controla todos los cielos del flanco sur de Europa. Aquí están sus ojos, sus oídos y su ‘cerebro’ para la defensa aérea del Mediterráneo. Si un avión es secuestrado, por ejemplo, desde aquí ser organizaría la respuesta. Aquí, confirman fuentes militares a OKDIARIO, sí estaban informados de antemano de esas maniobras bilaterales entre EEUU y Marruecos, que recibieron el nombre de Lighting Handshake. Traducido, un ‘rápido apretón de manos’.

El mayor despliegue en décadas
El despliegue de unidades de ambos países, que se alargó durante toda la semana hasta el pasado viernes, ha sido el más amplio que se recuerde en la zona. Estuvo encabezado por el portaaviones Dwight D. Eisenhower. El ‘IKE’, como se le conoce coloquialmente (igual que al ex presidente norteamericano), es el emblema y el buque insignia de la Sexta Flota que Estados Unidos opera en el Mediterráneo desde su base en Nápoles (Italia). En sus cincuenta años de servicio ha vivido grandes crisis militares como la de los rehenes de Irán en 1980, las dos Guerras del Golfo contra Irak o las operaciones en Afganistán tras el 11-S.

Al portaaviones le acompañaban multitud de destructores y otras unidades navales, así como escuadrones de cazas F-18 ‘Super Hornet’, aviones de alerta temprana (AEW) E2 ‘Hawkeye’, helicópteros MH-60S y cazas equipados con sistemas de guerra electrónica. También participó por la parte marroquí la moderna fragata Tarek Ben Ziyad, así como varios cazas F-16 y F-5. Hubo ejercicios de lucha antisubmarina, combate aéreo y lucha en superficie, que incluyeron el disparo de munición real:

Un buque de Rota
Entre los destructores había uno especialmente significativo: el ‘USS Porter’, un buque de misiles guiados que tiene su base estable en la base naval española de Rota (Cádiz). Pertenece al denominado ‘escudo antimisiles’ desplegado por EEUU en España tras el acuerdo de 2011 entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la administración de Barak Obama.

El hecho de que un buque con base estable en una instalación naval española haya participado en unas maniobras con Marruecos a muy poca distancia de aguas canarias ha provocado ciertas molestias en círculos militares españoles. Señalan que pese a que se realizan en aguas españolas, «no hay maniobras inocentes» en una zona con tantas implicaciones geoestratégicas e intereses en juego.

También ha molestado en ambientes de pilotos comerciales españoles, que destacan que las operaciones se han realizado en torno a un corredor aéreo habitualmente utilizado para las rutas entre Canarias y Europa. Según algunas fuentes, algunas de las aeronaves que participaron en las operaciones habrían volado muy cerca estos aviones civiles.

Biden y el Sáhara
Las maniobras se producen en un momento político internacional determinante para esta zona del planeta. Pocos días antes de que Donald Trump abandonase la Casa Blanca, el hoy ex presidente mostró su apoyo a Marruecos en sus reivindicaciones territoriales sobre el Sáhara. Se saltaba así la línea abierta por la ONU, que abogaba por la realización de un referéndum de autodeterminación en la región.

Sin embargo, con la llegada del nuevo presidente de EEUU, el demócrata Joe Biden, las posiciones de la Casa Blanca sobre el Sahara no han cambiado ni un ápice. Y estas maniobras conjuntas, como se ha valorado internacionalmente, vienen a reforzar esa apuesta por Marruecos, que en la última década se ha convertido en un importante cliente para el sector armamentístico estadounidense.

Ente lo adquirido hay drones Predator, cazas F-16, carros de combate Abrams, helicópteros de ataque y misiles en contratos mil millonarios. En diciembre de 2020 sumó uno más de 1.000 millones de dólares. Armamento que ha supuesto que Rabat de un salto cualitativo muy significativo en apenas dos lustros.

El telurio y el petróleo
Las maniobras se producen cuando las relaciones entre España y Marruecos atraviesan unos de sus momentos más tensos. A finales de 2020, el primer ministro de Marruecos, Saadeddine El Othmani, desafió al Gobierno de Pedro Sánchez con unas declaraciones sobre Ceuta y Melilla. «Son marroquíes como el Sáhara» advirtió el máximo representante del gobierno en una entrevista a una televisión egipcia. A ello hay que sumarle el descontrol de las rutas de la inmigración ilegal, que muchos resaltan como intencionado, o hasta los intentos por llevarse de Rota a Marruecos a los buques estadounidenses.

El trasfondo de la situación también afecta a los intereses estratégicos de España. El suelo oceánico del Atlántico, en una zona que tanto España como Marruecos consideran propia, es rico en reservas de hidrocarburos. Rabat ha venido firmando en los últimos años algunos contratos de prospección en áreas próximas a Canarias. A pesar de que los tratados internacionales no le reconocen la soberanía sobre esas aguas, Marruecos actúa como si le fuesen propias.

Además del petróleo, también hay otros importantes yacimientos minerales suboceánicos. Los más importantes, los del telurio, un material clave para el futuro del planeta, ya que es muy escaso y resulta fundamental para el desarrollo de la industria de la energía solar, entre otros sectores. También hay grandes cantidades de cobalto, determinante para la industria de los teléfonos móviles.

En 2017, una expedición británica detectó lo que parece un yacimiento de 2.670 toneladas de teluro a unos 400 kilómetros al suroeste de El Hierro, en el conocido como ‘monte Tropic’. Una zona que no pertenece a ningún país, pero que tanto España como Marruecos han solicitado como propia para poder ampliar su zona económica exclusiva.

¿Gibraltar española? Con el Gobierno actual un sueño irrealizable
Una irrepetible ocasión de recuperar el peñón desperdiciada por el gobierno de Sánchez e Iglesias. Una traición más a los españoles
Miguel Massanet diariosigloxxi 9 Marzo 2021

Un tratado, el de Utrecht que, en realidad fueron varios: el de Utrecht (1713) y el de Rastadt (1.714); que permitió al Borbón Felipe V entronizarse en España y que benefició (algo bastante habitual en la historia de Europa) a Inglaterra que se quedó, aparte de importantes ventajas comerciales en América, con la isla Balear de Menorca y hacerse con el peñón de Gibraltar, importante punto estratégico por dominar la entrada al Mediterráneo desde el océano Atlántico. Desde aquellas fechas España ha venido tratando, infructuosamente, de recuperar el segundo, (Mahón se recuperó en 1802 por el tratado a Amiens) principalmente debido a la veteranía diplomática de la GB y por la estupidez y desidia de los sucesivos gobiernos españoles que no supieron aprovechar las ocasiones para aprovecharse de las crisis por las que pasó el resto de Europa.

Pero si ha existido un momento en el que a la diplomacia española se le ha puesto “a huevo” la ocasión de volver a recuperar el peñón, y ha sido cuando los ingleses han presentado el “brexit” que ha permitido que, la Gran Bretaña, abandonara Europa y todos los privilegios que su unión le proporcionaba como nación importante dentro de la CE. Inglaterra se ha separado del tratado que la mantenía como un miembro de la UE y, en consecuencia, Gibraltar como colonia inglesa, se ha quedado sin la protección que tenía como parte de la nación inglesa.

Ya sabemos que el relativismo que se ha apoderado de nuestra nación no entiende de patriotismo, de unidad de intereses nacionales ni, por supuesto, de sentimientos reivindicativos históricos o afán de reparación de la ofensa que fue, para España, el verse obligada a renunciar a una parte de sus soberanía para entronizar a un rey francés que, además y para más INRI, tuvo que renunciar a sus extensas posesiones y a que, bajo su corona, se produjera un hecho histórico como hubiera sido el que, España y Francia formaran una sola nación. Pero no estaba de Dios que, en esta ocasión extraordinaria en España, tuviéramos un gobierno preparado, formado por personas responsables, con los arrestos para tomar el toro por los cuernos y que no dependiese, en cada ocasión en la que deba tomar una decisión importante, del análisis de los votos que le van a costar ni de sus posibilidades de sobrevivir durante toda la legislatura. Socialistas y comunistas, ya se sabe, son arribistas que cuando se instalan en el poder no tienen otro objetivo que el no soltar la presa, instalarse en la poltrona y atornillarse a ella de modo que no se produzca ninguna circunstancia en la que su permanencia al frente del ejecutivo pudiera peligrar o ponerse en cuestión.

El otro día, en La Cope, tuvimos ocasión de escuchar una entrevista que el periodista don Carlos Herrera le hacía a una señora, doña Clara Martínez Alberola, una niña prodigio de la política que nació en Valencia y ha dedicado toda su vida profesional al proyecto de integración europeo, convirtiéndose en una de las funcionarias españolas más valoradas y con más poder. Esta señora tiene un curriculum que hace palidecer al de cualquiera de nuestros actuales dirigentes y, seguramente, supo cómo trabajar en las cuestiones del “brexit” inglés y la forma de que Europa no saliera trasquilada. Pero señores, aquí se acaba la parte buena del tema y entramos en lo que a nuestro modesto entender ha sido la forma más entreguista y equivocada con el gobierno británico en la que, al parecer ha tenido una parte importante la señora Martínez.

Y es que, señores, no le vemos la ventaja a que el objetivo de las discusiones que han tenido lugar con los ingleses y los representantes del Peñón con las autoridades negociadoras españolas no haya sido el esencial y el que debería haber sido el único válido para España, el de recuperar de una forma contundente la soberanía sobre esta parte del país indebidamente (aunque lo sea legalmente) detentada por el Imperio británico. Ya resulta una tomadura de pelo que Europa no haya sido mucho más agresiva en el apoyo a las legítimas reivindicaciones españolas sobre el hecho de que una parte de España siga siendo una colonia inglesas cuando, en el resto del mundo, cada vez son menos y más inestables los casos en los que se den las circunstancias de que un núcleo de población tan reducido ( unos 26 mil habitantes) puedan mantener un ejército, una fortaleza, un aeródromo militar y un arsenal marítimo de buques de guerra en las aguas territoriales de la nación española.

No contentos con seguir en sus trece en cuanto a mantener la soberanía del peñón, los ingleses, motu propio, ignorando las leyes internacionales y aprovechándose de la pasividad del Gobierno español, siguen llenado de tierra y ampliando con zona ganada al mar, parte de nuestras aguas territoriales, la zona en la que ejercen su soberanía y sobre la cual siguen reivindicando una zona propia de aguas territoriales, algo que no estaba contemplado en los tratados en los que se produjo la entrega de Gibraltar a los ingleses.

¿Ha escuchado alguno de Vds. que algún partido levantara la mano para protestar de que de lo único que la señora Martínez Alberona haya negociado respeto al futuro del peñón sea de que se abra la verja y de la libertad de tránsito entre España y la colonia? ¿Los socialistas y los comunistas han convocado manifestaciones o interpelaciones al Consejo de Europa sobre la procedencia de las obras llevadas a cabo por los ingleses? ¿Europa se ha preocupado de que en Gibraltar se puedan contar las empresas fantasmas que están ubicadas en aquella ciudad que se estiman como una por cada casa de la colonia?

Cuando España tenía la ocasión de darle el cerrojazo a la verja, restringir la circulación de dentro afuera y viceversa de la zona inglesa y de establecer aduanas para evitar el conocido y permitido, por ambas partes, tráfico de estupefacientes y demás contrabando. Y aquí vienen las excusas de mal pagador que nuestro Gobierno, el del señor Sánchez y del señor Iglesias, están dando para justificar semejante traición a la nación española. Claro, se ha permitido que una gran parte de la población de La Línea de la Concepción y de los alrededores se haya convertido en parásito de la economía del peñón, pasando de ser los ingleses dependientes de España para autoabastecerse a la triste realidad, permitida desde los gobiernos españoles, de que unos miles de españoles sean dependientes de la economía de la colonia y los principales defensores de que se mantenga abierta la frontera y libre el tránsito entre ambas partes de la misma.

La pésima administración de los sucesivos gobiernos del partido socialista en Andalucía, su incapacidad para crear polos industriales en la zona perimetral de Gibraltar, su absoluta pasividad ante el crecimiento artificial debido a las obras de ampliación de la colonia, llevadas a cabo por los ingleses sin oposición de España, la venalidad de algunas autoridades de la zona ante los agasajos de los gobernantes de la colonia y su errónea política de hacer como que no se enteraban de que la franja de La Línea era de las más permeables, tanto para la inmigración clandestina como para el contrabando, han creado una situación ante la cual los actuales gobernantes de España no le ven otra salida que volver a ceder ante los ingleses de modo que, de firmarse el acuerdo del que nos ha hablado la señora Martínez Alberola, es evidente que la posibilidad de que, en algún momento de la historia de España, se consiga que los ingleses nos devuelvan el peñón, sería la misma que el intentar vaciar el Mediterráneo con una cucharilla de café.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, de quién anda escarmentado de cómo se está llevando la política en nuestra nación y de quien ya no se fía en absoluto de quienes nos gobiernan, de este grupo de embusteros que, cada día, nos intentan engañar con alguna de sus invenciones, no sólo respecto a la marcha de la epidemia, de sus muertos, de las vacunas o de la incidencia en los distintos lugares de la península, sino que pretenden vendernos que sus políticas están encaminadas a conseguir la igualdad entre los españoles, el pleno trabajo y el bienestar general, cuando lo que están promocionando no es más que una política de la subvención, de menos horas trabajadas, de intervencionismo del Estado en todos los aspectos de la vida, con la consiguiente reducción de libertades orientada hacia una nueva sociedad completamente intervenida desde el poder. Y lo peor es que no parece que la ciudadanía se percate de que este es el camino que llevamos, el camino hacia la destrucción de España. Y una frase, como colofón, para que pensemos sobre ella; en este caso se la debemos a Abraham Lincoln: “Casi todos los hombres pueden soportar la adversidad, pero si quieres probar su carácter, dales poder”


******************* Sección "bilingüe" ***********************

40 años del 'Manifiesto de los 2.300' y de la advertencia de Tarradellas
Alejandro Tercero cronicaglobal 9 Marzo 2021

Esta semana se cumple el 40 aniversario del Manifiesto de los 2.300. Aunque el Manifiesto por la igualdad de derechos lingüísticos en Cataluña (ese era su nombre real) se acabó publicando el 12 de marzo de 1981 en Diario 16 (dirigido entonces por un jovencísimo Pedro J. Ramírez), el texto estaba listo el 25 de enero y su presentación estaba prevista para finales de febrero, pero el intento de golpe de Estado del 23F la retrasó algunas semanas más.

El manifiesto había sido promovido por intelectuales y profesores procedentes, entre otros ámbitos, de la Federación Catalana del PSOE que tres años antes había sido asimilada por el PSC.

El escrito alertaba de la deriva que apuntaba la Generalitat (al frente de la que Jordi Pujol no llevaba ni un año --tras ganar las elecciones de marzo de 1980--) en materia lingüística, discriminando a los catalanes castellanohablantes con “el manifiesto propósito de convertir el catalán en la única lengua oficial de Cataluña”.

Ponían algunos ejemplos que demostraban esa tendencia, como la “presentación de comunicados y documentos de la Generalitat exclusivamente en catalán”, las “nuevas rotulaciones públicas exclusivamente en catalán”, el reparto de subvenciones culturales únicamente a proyectos realizados en catalán, y el “intento de sustitución del castellano por el catalán como lengua escolar de los hijos de los emigrantes”.

Además, lamentaban que todo esto estuviera ocurriendo “sin que el Gobierno central o los partidos políticos parezcan dar importancia a este hecho gravísimamente antidemocrático”.

No fueron los únicos que en aquella época denunciaron el peligro del nacionalismo catalán que encarnaba Pujol. El 16 de abril, La Vanguardia publicó la carta que el expresidente de la Generalitat Josep Tarradellas mandó al director del periódico. En ella advertía de las nefastas consecuencias para Cataluña y para todo el país que, a largo plazo, traería el victimismo y sectarismo de las políticas que Pujol comenzaba a implantar.

El nacionalismo catalán respondió de inmediato. El 21 de mayo, la banda terrorista Terra Lliure secuestró y pegó un tiro en una pierna a uno de los promotores del Manifiesto de los 2.300, el entonces profesor Federico Jiménez Losantos.

En junio de ese mismo año (1981) nació la Crida a la solidaritat en defensa de la llengua, la cultura i la nació catalanes, una organización privada regada generosamente con subvenciones de la Generalitat que durante más de una década se dedicó a chantajear, boicotear y sabotear a empresas que utilizaban el español.

Las manifestaciones de la Crida solían acabar en disturbios, lanzamientos de cócteles molotov, quemas de banderas de España y gritos a favor de Terra Lliure. La Crida mantuvo una estrecha colaboración con Herri Batasuna (posteriormente ilegalizada por formar parte del entramado de ETA), cuyos líderes participaban en sus actos, hasta el punto de que ETA se fijó en la Crida como referente para montar un grupo de presión callejera en Euskadi. De hecho, la banda terrorista reclutó algún exmilitante de la Crida para el comando Barcelona.

Entre los promotores iniciales de la Crida estaban Jordi Sànchez y Carles Riera. Hoy son miembros destacados de la cúpula de JxCat y la CUP, respectivamente.

En cambio, la mayoría de las firmas que encabezaron el Manifiesto de los 2.300, ninguneadas y despreciadas --en el mejor de los casos-- o tiroteadas --en el peor--, abandonaron Cataluña en los meses posteriores a su presentación, tras constatar que --como ocurrió con las advertencias de Tarradellas-- ni el Gobierno, ni los principales partidos, ni los grandes medios, ni los sindicatos, ni los intelectuales más destacados se tomaron en serio su denuncia.

Lo que vino después es conocido por todos: aplicación del Programa 2000 de Pujol y CiU para la “infiltración nacionalista en todos los ámbitos sociales” (como tituló José Antich en El País en octubre de 1990); implantación de la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán en todo el sistema de enseñanza de forma ilegal e impune (junto a las leyes de normalización lingüística de 1983 y 1998 --el propio Aznar presionó al Defensor del Pueblo para que no la recurriera--); sucesivos pactos del nacionalismo catalán con el Gobierno de turno para avanzar gradualmente en la desaparición del Estado en Cataluña y su desconexión del resto del país (entre los que destaca el Pacto del Majestic de 1996 con el PP y el Estatut de 2006 con el PSOE); utilización sin contemplaciones de la estrategia del agravio... hasta llegar al previsible intento de secesión unilateral de 2017.

Hoy pocos dudan de que los valientes que se atrevieron a firmar aquel manifiesto en 1981 tenían razón. Lamentablemente, nuestros políticos, empresarios, sindicalistas, intelectuales y buena parte de la prensa se empeñan en repetir el mismo error: creer que existe un nacionalismo catalán razonable con el que se puede pactar un futuro de prosperidad, convivencia y respeto.

Lo más asombroso es que, en el próximo intento de secesión unilateral, todos ellos volverán a preguntarse cómo ha sido posible llegar a esa situación.

En Cataluña no hay Estado de Derecho

OKDIARIO 9 Marzo 2021

La prueba del nueve de que las autoridades independentistas catalanas están más cerca de las reivindicaciones de quienes llevan sembrando semanas la violencia en las calles de Barcelona que de las reivindicaciones de los mossos -que se quejan del total abandono del que son objeto- está en que las últimas exigencias políticas a los policías autonómicos catalanes es que cuando acudan a sofocar las violentas algaradas lo hagan con las escopetas con bolas de «foam»sin cargar. O sea, que quienes tienen que velar por el cumplimiento de la ley e impedir que los terroristas callejeros campen a sus anchas y desaten la barbarie son obligados, de hecho, a ir desarmados, lo que les convierte en diana fácil de las guerrillas urbanas.

Es tanto como alentar a los violentos a que descarguen su ira sobre los agentes, un disparate de tal naturaleza que cabe afirmar que en Cataluña se ha abdicado conscientemente de la defensa de la legalidad y la seguridad ciudadana. Todo un acicate para que quienes siembran el terror se vean amparados y toda una impugnación del mandato que la Constitución otorga a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En estas circunstancias, desprotegidos por decisión de las autoridades políticas, los mossos pasan a convertirse en pim-pam-pum de los terroristas callejeros.

El independentismo y el populismo se retroalimentan en Cataluña hasta el punto de haberse convertido en caldo de cultivo para la proliferación y extensión de la violencia y la delincuencia en todas sus variables: desde el terrorismo callejero a la «okupación» pura y dura, como si el imperio de la ley hubiera de dejado de regir en una Comunidad donde cualquiera puede imponer su voluntad por la fuerza. El separatismo y el populismo no es que hayan dejado hacer, sino que han fomentado el germen del desacato al Estado de Derecho. Y las consecuencias están ahí: los policías desarmados frente a los terroristas callejeros. Es la Cataluña del siglo XXI.

Los empresarios catalanes y sus hijos
Pablo Planas Libertad Digital 9 Marzo 2021

La violencia se ha enquistado en Cataluña. Los sábados del toque de queda, jóvenes haselianos incendian las calles mientras juegan al ratón y al gato con la policía. Los Mossos, que tienen orden de no molestar a los muchachos y muchachas, dicen que los alborotadores bajan de Sarriá y San Gervasio, de los distritos pijos de la ciudad, que no vienen del Hospitalet, ni del Clot ni de la Mina, que no son chavales en paro y sin perspectivas, sino hijos de papá, los niños del procés.

Han detenido a unos italianos como cabezas de turco. Otros pijos de cuidado. Disponen de los letrados más caros porque aseguran que ellos no tienen ni un duro pero sus padres están forrados. La española del grupo cuenta con la defensa de Cristóbal Martell, el abogado de los Pujol y Messi. Poderío. Todos llevan años en Cataluña jugando a okupas y anarquistas. Barcelona es su tierra prometida. Y la llave del paraíso, una patada en la puerta y listos. Los años con Colau no pasan en balde. Ni tampoco los delirantes mandatos de Mas, Puigdemont y Torra.

Cualquier movimiento que se precie tiene que romper algo en Barcelona. El domingo por la noche fueron las jóvenes feministas. Su manifestación se había convocado bajo el lema "Se va a armar la gorda 2021". Fue una marcha nocturna "no mixta" (sólo chicas, como en las sociedades gastronómicas pero al revés). Bajaron con antorchas, al modo separatista, desde la zona alta rompiendo escaparates patriarcales y ensuciando paredes machistas. Gritaban que "la noche es nuestra" y que "el Estado opresor es un macho violador". Los Mossos contemplaban el panorama a cierta distancia, con las porras a buen recaudo.

La burguesía catalana se regodea en la decadencia. Los empresarios piden ahora a los partidos separatistas que echen el freno después de años de connivencia con la destrucción del sistema. Es un gesto terminal, una objeción en voz baja que llega tarde y cae en saco roto. Un día después del manifiesto de los empresarios catalanes, que tenía una versión en español diferente, Aragonès, el niño con barba que manda en la Generalidad tutelado por Junqueras, pasaba de ir al 70 aniversario de la Seat porque estaba el Rey. Es la forma separatista de agradecer que el Estado, la compañía automovilística e Iberdrola, entre otros, van a construir en Martorell una gran planta de baterías eléctricas que garantice el futuro del sector de la automoción en Cataluña.

Se trata de miles de millones y de miles de puestos de trabajo. Luego dirán que "España nos roba".

Una bofetada a las víctimas del terrorismo y a la sociedad
Cayetano González Libertad Digital 9 Marzo 2021

El acto celebrado el pasado jueves en el patio central del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada que la Guardia Civil tiene en la localidad madrileña de Valdemoro, en el que se procedió a destruir armamento incautado fundamentalmente a ETA, supuso una nueva bofetada a la Memoria, a la Dignidad y a la Justicia de las víctimas del terrorismo y por ende a la sociedad española, que supo hacer frente –sobre todo a partir del asesinato de Miguel Ángel Blanco, en julio de 1997– en las calles a la barbarie terrorista. También fue una muestra más de la frivolidad con la que actúa el presidente del Gobierno, incluso en cuestiones tan sensibles y que han causado tanto dolor en nuestra historia reciente.

Fue una bofetada a las víctimas del terrorismo y a la sociedad española porque si con ese acto –apisonadora incluida– se quería escenificar la derrota de ETA, cada vez son más los ciudadanos que, a pesar del mantra oficial de que esta banda terrorista ha sido derrotada por el Estado de Derecho, saben que eso no es verdad. Ha sido derrotada, gracias a la labor abnegada de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en el terreno policial, pero su proyecto político –hay que recordar que ETA tuvo desde su origen la finalidad de destruir España y la construcción de la República Socialista de Euskadi– está más fuerte que nunca.

La prueba más evidente la ha proporcionado el propio Sánchez al pactar en el último año con los herederos políticos de ETA, EH-Bildu, varias cuestiones importantes en el Congreso de los Diputados o en el Gobierno de Navarra. Sánchez y el PSOE –y no digamos nada Podemos– consideran a Bildu un partido más, con el que se puede tratar, hablar y negociar todo lo que haga falta, algo que está poniendo muy nervioso al PNV. El blanqueo de los herederos políticos de ETA es total por parte del Gobierno de coalición social-comunista.

Por ello, se entiende mal y fue un gran error que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) fuera al acto en Valdemoro, y la razón esgrimida por su presidenta, Maite Araluce, poder decirle a la cara a Pedro Sánchez lo que no ha podido hasta ahora, al no ser recibida en la Moncloa, no justifica esa presencia que de alguna manera avala y legitima el aquelarre que allí tuvo lugar. Acertaron otros colectivos de víctimas –Covite y Dignidad y Justicia– al no ir y se equivocó la AVT.

También acertaron los expresidentes del Gobierno invitados al acto y que declinaron asistir. Fue coherente la negativa de Felipe González, José María Aznar y Mariano Rajoy a estar junto a Sánchez en ese acto. La ausencia de Zapatero, salvo que tuviera problemas de agenda por algún viaje a Venezuela, no se entiende bien, ya que ha sido el presidente que más ha negociado políticamente con ETA, y es de suponer que estaría encantado de contemplar el numerito de la apisonadora.

La ausencia de la bandera de España y la no interpretación del himno nacional pone también de relieve la falta de sensibilidad de los organizadores del acto y del propio presidente del Gobierno. Las 857 personas asesinadas por ETA a lo largo de sus más de cincuenta años de existencia lo fueron por una única razón: ser españolas, independientemente de que llevaran un uniforme o no, militaran en un partido político o en otro que defendiera la Constitución, o fueran simplemente civiles sin ninguna adscripción política. ¿No se merecían los muertos, al menos, que se viera la bandera y se escuchara el himno nacional en un acto que pretendía simbolizar la derrota de la banda terrorista que les asesinó?

Quedan más de 300 crímenes de ETA por esclarecer. Es una deuda que el Estado tiene con las víctimas. Sería conveniente que la Justicia se aplicara a ello y que el presidente del Gobierno se dejara de actos para mayor gloria propia, incompatibles moral y éticamente con mantener pactos políticos con quienes no han condenado ese pasado tenebroso, macabro y totalitario de ETA.

Iglesias se alía con Puigdemont
El expresidente de la Generalitat perderá su inmunidad como parlamentario europeo, pero ha encontrado en Podemos a un nuevo aliado en su ofensiva contra la legalidad y el sistema penal
Editorial ABC 9 Marzo 2021

Tal y como estaba previsto, el Parlamento europeo se dispone formalmente a levantar la inmunidad de Carles Puigdemont y de otros dos dirigentes independentistas catalanes que lograron su acta de parlamentarios en Estrasburgo una vez que huyeron de España para no responder ante la justicia por sedición. El refugio europeo de Puigdemont dura ya demasiado, pero su situación de privilegio aún está lejos de resolverse y de que pueda sentarse en el banquillo de los acusados. Sus tretas, su aprovechamiento de que los tribunales de Bélgica conserven una animadversión a España que excede con mucho el ámbito objetivo de aplicación de la ley -en concreto de la euroorden-, y su capacidad para dañar la imagen de España, continúan vigentes. Por más que sea un logro que el Parlamento europeo actúe con la lógica de las leyes y que se niegue a protegerlo frente a su vulneración del Código Penal español, lo cierto es que nada cambiará a corto plazo. La competencia de que Puigdemont pueda ser definitivamente juzgado no reside en Estrasburgo. Esa Cámara es solo un instrumento, un trámite más, pero no es vinculante para su inmediata entrega a España. La responsabilidad sigue recayendo en un tribunal belga incapaz de asumir que está comprometiendo la utilidad de una herramienta pactada por la UE para facilitar la entrega de delincuentes entre estados miembros.

En Puigdemont converge una doble circunstancia. No es solo un prófugo del Tribunal Supremo que pretende equipararse a un falso presidente de la república catalana en el exilio. Es un manipulador consciente de la realidad política en Cataluña, y es quien está condicionando la conformación de un nuevo Gobierno de la Generalitat de la mano de ERC y de la CUP. Más aún, es quien tiene en su mano que el proceso electoral resulte fallido y puedan repetirse los comicios. Por eso resulta poco comprensible que, entre tanto interés espurio, Podemos haya presionado hasta el límite al PSOE para que votase en contra del levantamiento de la inmunidad. El de Pablo Iglesias no deja de ser un partido con inclinaciones separatistas, capaz de encubrir a Puigdemont con tal de seguir dividiendo al Gobierno de Pedro Sánchez, e incardinarse en ese frente de la extrema izquierda obsesionado con dañar la estabilidad institucional de España. La estrategia es clara: sumarse a un frente populista que aumente las dudas que pueda albergar Bélgica a la hora de decidir sobre la entrega de Puigdemont. De este modo, Podemos contribuye a su victimización y a hacer cuña contra nuestra legalidad desde dentro del propio Gobierno, haciendo creer a los jueces europeos que España es un estado represivo en el que se persiguen ideas políticas y no delitos flagrantes.

Ahora se abrirá un proceloso camino jurídico antes de que alguien pueda decidir sobre la entrega forzosa del expresidente de la Generalitat a España. Desde esta perspectiva, es encomiable que el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que fue instructor del proceso que dio con Oriol Junqueras y el resto de líderes separatistas en la cárcel, haya planteado una cuestión de prejudicialidad ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo por lo que considera un exceso de los jueces belgas al erigirse en entes negacionistas de la euroorden sin tener competencias para ello. Atrás queda el compromiso expreso de Pedro Sánchez en campaña electoral de detener a Puigdemont y ponerlo a disposición de los jueces porque desde su llegada a La Moncloa no ha hecho sino pactar con el separatismo. La consecuencia es que mientras la justicia europea decide, Puigdemont seguirá libre.

El Govern ordena a sus antidisturbios combatir al terrorismo callejero con las escopetas sin cargar
mossos antidisturbios
El Govern ordena a los Mossos luchar contra el terrorismo callejero con las escopetas descargadas
Carlos Cuesta. okdiario

Los Mossos no aguantan más: han pedido a sus dirigentes que les permitan defenderse del terrorismo callejero y la respuesta de sus mandos ha sido la negativa, incluso, a poder cargar las escopetas antidisturbios. Llevan la armas, pero cuando piden permiso para cargar y disparar los proyectiles de foam, la respuesta es un «no».

Fuentes de los Mossos han confirmado a OKDIARIO que en los momentos decisivos la negativa de los mandos a poder usar el material antidisturbios es constante. «El protocolo nos exige llevar esas armas, pero no podemos usarlas sin pedir permiso expreso. Y, en especial, desde que la mujer que perdió el ojo en una de las noches de revueltas callejeras, la orden que hemos recibido de forma constante ha sido la negativa a poder disparar foam», señala un mosso.

Indefensión mayúscula
El resultado es una indefensión mayúscula de los agentes de la policía autonómica catalana. «Los violentos no son tontos. Observan nuestros movimientos y cuando perciben que no estamos disparando los proyectiles foam pese a estar recibiendo ataques, sacan la conclusión de que no tenemos orden de usar el material antidisturbios. Dicho de otra manera, deducen que pueden atacar que no tenemos defensa», añade otra fuente de los Mossos, que confirma igualmente la orden en contrario de los mandos a la solicitud de disparar foam.

Todo ello mientras los Mossos no han dejado de pedir más herramientas para luchar contra los violentos radicales que en las últimas semanas han sembrado el caos en las calles de distintas ciudades de Cataluña en las protestas contra el encarcelamiento del delincuente Pablo Hasél.

El mayor del cuerpo, Josep Lluís Trapero, ha tenido ya una reunión con los principales mandos para analizar la situación tras dos semanas de ataques y violencia en las calles. Pero la negativa es constante a dar una mayor protección a los agentes en las calles.

Desde algunos municipios, donde cuentan con menos recursos que en Barcelona o las grandes ciudades, los efectivos y dotaciones de los Mossos han reclamado sin cesar más material antidisturbios para hacer frente a las protestas. Es el caso de la comisaría de Vic, a una hora en coche de Barcelona, desde donde se ha exigido ya material adecuado para repeler a los violentos después del ataque que sufrió su comisaría hace unos días.
El día que los radicales se enseñaron con las instalaciones del cuartel de Vic, en su interior únicamente había dos agentes. El resto, según denunciaron los sindicatos, estaba trabajando en los distintos lugares de la protesta callejera.

La falta de efectivos, de este modo se ha sumado a las demandas que han transmitido a Josep Lluís Trapero los mandos policiales. En concreto lo que reclaman desde las comisarías es dotar de más personal las áreas de ARRO y BRIMO, las dos unidades que luchan contra un fenómeno que supera ya la habitual violencia en las calles y que es calificado abiertamente por los agentes como terrorismo callejero.

Los ataques se multiplican. Y la sobreutilización de los efectivos disponibles está llevando a un estrés máximo de los agentes, doblando turnos y limitando sus descansos, lo que pone en peligro su propia integridad física. Se sienten solos y utilizados por los partidos políticos. Los mismos, que además, escatiman el apoyo a los Mossos.

Los agentes temen por sus vidas
Entre los agentes de la policía autonómica hay preocupación también por la actitud de los manifestantes en las últimas jornadas. Desde el cuerpo policial no niegan que son conscientes de se han convertido en el objetivo principal y central de los ataques de los radicales. Tras el intento de quema de un furgón de la Guardia Urbana, con un agente en su interior, los policías en Cataluña temen por su vida y lo reconocen abiertamente.

A diferencia del criterio de la Conselleria de Interior y el Ayuntamiento de Barcelona, que se niegan a pedir ayuda a la Policía Nacional, desde los Mossos reclaman que si es necesario se cuente con sus compañeros. Aunque hay cierta coordinación entre todos los cuerpos policiales, a través del CECOR, algunos agentes piensan que «no estaría de más su ayuda», según manifestaron a Josep Lluís Trapero.

La entrada en acción de la Unidad de Intervención Policial del Cuerpo Nacional de Policía permitiría una mejor distribución de los efectivos de los Mossos por la región. Los agentes nacionales se podrían concentrar en las protestas de Barcelona y los de la policía catalana podrían acudir a otros puntos de la comunidad autónoma donde también son necesarios.

El Parlamento Europeo levanta la inmunidad a Puigdemont, que podría ser detenido
Este paso supone la reactivación inmediata de la euroorden contra el expresidente catalán y los ex consellers Toni Comín y Clara Ponsatí
Mirentxu Arroqui larazon 9 Marzo 2021

La batalla sobre la entrega del expresident Carles Puigdemont a la justicia española continúa. El pleno del Parlamento Europeo se ha pronunciado a favor del levantamiento de la inmunidad del ex presidente Carles Puigdemont y los ex consellers Toni Comín y Clara Ponsatí por una amplia mayoría de 400 votos a favor, 248 en contra y 45 abstenciones.

El resultado de la votación que se acaba de conocer esta misma mañana no ha sido ninguna sorpresa, ya que los números se inclinaban de manera clara en contra de los líderes independentistas. Populares, socialistas y liberales de Renew Europe – formación en la que se encuadra Ciudadanos- han votado a favor de levantamiento de la inmunidad así como el grueso del grupo de los conservadores y reformistas, fuerza que acoge tanto Vox como los independentistas flamencos N-VA defensores de Puigdemont.

En el otro lado de la balanza, los Verdes y el grupo de Izquierda Unitaria, fuerza a la que pertenece Podemos, han votado en contra. “Siempre hemos defendido que el conflicto político en Catalunya debe resolverse por vías políticas y mediante el diálogo. Quienes se empeñan en judicializar esta situación sólo quieren hacer más difícil su solución para sacar algún rédito electoral. Nosotras seguiremos defendiendo la mesa de diálogo, que el Congreso pidió reactivar en febrero, y no echaremos más gasolina al fuego”, aseguraron ayer los socios de Pedro Sánchez para justificar el sentido de su voto.

Próxima estación: Luxemburgo
Tras el paso de hoy, Puigdemont sigue siendo eurodiputado pero ahora se espera que la solicitud de euroorden realizada por las autoridades españolas a la justicia belga se reanude de manera inmediata. El ex president tan sólo perdería su escaño, si la entrega acaba realizándose.

En este escenario, los políticos independentistas se guardan un as en la manga y están dispuestos a recurrir ante el Tribunal de Justicia de la UE para que imponga medidas cautelares y no vuelta a tramitarse la euroorden. La corte europea ya se pronunció a favor de los eurodiputados cuándo amparó su derecho a ocupar su escaño tras haber sido elegidos en las elecciones europeas de 2019.

Pero esta misma baza también podría ser utilizada por las autoridades españolas. En el mes de enero, Bélgica denegó de manera definitiva la extradición del exconseller Lluís Puig al considerar que el Tribunal Supremo español no es competente para realizar esta petición, sin llegar a valorar la equivalencia de delitos por los cargos imputados.

El alto tribunal español no comparte este criterio y teme que la justicia belga vuelva a fallar en el mismo sentido en el caso de Puigdemont. Por eso, el instructor de la causa, Pablo Llarena, ya ha empezado a prepara el terreno para elevar esta cuestión ante el Tribunal de Justicia de la UE, quien debería aclara la competencia del Supremo en este ámbito y marcar la senda a los tribunales belgas.

Hasta el momento, la justicia del país no se ha pronunciado sobre el fondo de la cuestión. Si el ex president acaba siendo entregado a los tribunales españoles, sólo podrá ser juzgado por los delitos que guarden una correspondencia con el ordenamiento belga.


Recortes de Prensa   Página Inicial