AGLI Recortes de Prensa   Lunes 29  Marzo  2021

El PSOE de Gabilondo no garantiza la propiedad privada
OKDIARIO 29 Marzo 2021

La candidatura supuestamente moderada de Ángel Gabilondo (supuestamente, porque su talante prudente y sereno no se corresponde a veces con sus actos) defiende que puedan destinarse a vivienda social los pisos vacíos o, incluso, aquellos destinados al alquiler que lleven tiempo sin inquilino. La propuesta, que ha sido ya estudiada por los equipos del PSOE de la Comunidad de Madrid, figuró en el programa del año 2019 con el que el socialista Gabilondo también concurrió a los comicios autonómicos. El plan socialista fue bautizado como proyecto de ley de vivienda de la Comunidad de Madrid y en el mismo se asegura que el objetivo es avanzar hacia el incremento de viviendas sociales, incluso nutriendo el programa de pisos vacíos de propietarios particulares: «Aprobaremos una ley de vivienda de la Comunidad de Madrid, que atienda, entre otros, a los siguientes principios: regular la garantía de los ciudadanos de acceder a una vivienda digna y adecuada» y, también, «establecer mecanismos para evitar la existencia de viviendas vacías», se afirma de manera literal.

Con matices, la música de esta propuesta no suena muy distinta a la ya adoptada por el Gobierno socialista de Baleares, que ha ordenado la expropiación de 56 viviendas de grandes propietarios inscritas en el registro oficial, con un coste total de 1,8 millones de euros, por un plazo de siete años. Es decir, como la izquierda es incapaz de construir vivienda social, lo que hace es convertir en vivienda social la propiedad privada por la vía de la expropiación forzosa, lo que, por mucho que se enmascare, no deja de ser un atentado a un derecho fundamental.

Tendrá que explicar Gabilondo cómo pretende convertir en vivienda social los inmuebles de particulares que se encuentren vacíos, como tendrá que explicar también cómo es capaz de asegurar que «no hay que tocar la fiscalidad» cuando un mes antes firmó de su puño y letra una enmienda que suponía todo un hachazo fiscal a los madrileños. ¿Cuántos Ángel Gabilondo hay?, porque de sus palabras moderadas a las propuestas radicales de su partido hay un largo trecho.

En Madrid está la alternativa a Sánchez
Editorial larazon 29 Marzo 2021

Todas las elecciones son importantes, aunque unas más que otras, sobre todo cuando está en juego un giro radical que afecta a los consensos básicos. En el caso de los comicios del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid supondrían, además de un cambio en el modelo económico basado en una política fiscal que favorezca la iniciativa empresarial y, por lo tanto, la creación de puestos de trabajo, arrebatar al Partido Popular un gobierno que ha resultado ser un modelo contrario al preconizado por el PSOE y su caótica alianza con Unidas Podemos. Pedro Sánchez y su aparato monclovita se han empeñado en esta operación de hacer desaparecer del mapa político al PP, empezando con las impresentables mociones de censura fracasadas en Murcia y Castilla y León y continuando con una campaña de mentiras e intoxicación emprendida por el propio presidente del Gobierno sobre la gestión de la pandemia realizada en Madrid o sobre que el adelanto electoral de Díaz Ayuso bloqueaba 600 millones de euros en ayudas. Que la campaña iba a plantearse con malas artes, no cabía la menor duda, pero que el propio Sánchez se empeñase en difundir bulos de este calibre sólo muestra que en el Gobierno hay temor a que un triunfo rotundo de los populares se empiece a ver como una alternativa real al desgobierno de la coalición PSOE y Podemos y el apoyo estratégico de las fuerzas anticonstitucionales. Mientras que las dos cabezas de la fracasada coalición de izquierdas –Sánchez e Iglesias– se han puesto al frente de esta operación de desbancar al PP de la Puerta del Sol, aunque por motivos distintos, el gobierno de Díaz Ayuso está demostrando tener solidez en su gestión, liderazgo y un claro modelo político. El líder de Podemos ha dejado el Ejecutivo para salvar a su partido de su propio caudillismo, lo que supone realizar una campaña al estilo ya conocido del peor populismo, mientras que Sánchez –y un silencioso Ángel Gabilondo– quieren beneficiarse de la basura política que lance Podemos. Otra cosa es el resultado. Está claro que estas elecciones tienen una proyección nacional innegable, que, no es que se pueda extrapolar al mapa nacional, sino que indica un tendencia: el PP sube y el PSOE no consigue ascender pese a todo el aparato que desde el Gobierno ha puesto a su servicio.

Díaz Ayuso ganaría las elecciones y se quedaría a un escaño de la mayoría absoluta, de recibir el apoyo de Vox, mientras que el voto de la izquierda no conseguiría fraguar una alternativa. Significativa es la pérdida de voto socialista y, a lo sumo, un empate entre Iglesias y Errejón, que sólo ayudaría a resolver un litigio fratricida, pero no para gobernar. En cuanto a Cs, sólo confirma que vive un momento crítico al punto de la extinción. Las elecciones de Madrid apuntan a que la derecha puede ser una alternativa al peor gobierno de nuestra democracia.

Cantos de sirenas
Nota del Editor 29 Marzo 2021

Si, el PP sube el nivel de incompetencia. Que tras cuarenta años de tomarnos el pelo, haya gente que pretenda que sigamos dejándonos, indica falta de principìos,  falta de respeto,  desconocimiento de la historia reciente y no tan. Pretenden que parezca que algo cambia para seguir con el rebaño rodeado por los comunistas o por los traidores e inútiles. Todo español con algún interés por España debe apoyar a Vox.

El carrusel de los idiotas
Carlos Mármol. cronicaglobal 29 Marzo 2021

Que la política se ha convertido en un extraordinario negocio (para políticos y asimilados) no lo duda casi nadie. Las últimas estadísticas, como recordaba aquel famoso poema de Dámaso Alonso, cifran exactamente en un 10,8% el hundimiento de la economía española por la acción conjunta de la pandemia, el confinamiento y el ciclo (infinito) de aperturas y cierres de actividad y movilidad (relativa) perpetrado durante estos últimos doce meses por la Moncloa –que dimitió enseguida de esta responsabilidad, en cuanto descubrió el riesgo de radiación que implicaba el hecho de tener que gobernar– y las autonomías, que recortan las libertades públicas y privadas sin tener verdaderas competencias legales, mientras una judicatura (politizada) y el resto de las instituciones miran para otro lado.

Como los cierres perimetrales son en gran medida virtuales –los cumplen únicamente los ciudadanos responsables–, la epidemia continúa extendiéndose, mutando en distintas cepas cada vez más extrañas y asentándose en nuestras vidas sin que nadie parezca capaz de ponerle remedio a tanta calamidad. Tampoco avanza la vacunación: faltan dosis y, para empeorar el cuadro, las dudas sobre los riesgos de la vacuna de Oxford –AstraZeneca– han convertido la oportunidad (ahora mismo remota) de ser vacunado en una suerte de lotería de Babilonia.

Los beneficios de la profilaxis, sostiene la Agencia Europea del Medicamento, son en teoría mayores a los riesgos (que existen), pero si por casualidad te toca estar dentro del porcentaje de incidencias colaterales –llamémoslo de momento así– puedes llegar a tener un disgusto mortal que quienes deben velar por la salud pública justificarán con el argumento de que seguramente sufrías “otras patologías” o diluirán en el habitual océano de las estadísticas. AstraZeneca es la más barata de todas las vacunas disponibles y la que más incertidumbre está causando en todos sitios.

Lo prudente sería sustituirla por otras alternativas, pero como son más caras –y muchas ya han sido compradas– asistimos al sinsentido de querer hacer tragar al personal con la rueda de molino de que es inocua. Lo cierto es que no lo sabemos con seguridad, pero nada de esto importa cuando, tras un año de apocalipsis y mascarillas, a una parte nada despreciable de la sociedad le preocupan más los bares que la salud, como si la mayor desgracia posible no fuera la muerte, ataviada ahora con los ropajes de la cuarta ola (que sigue siendo la primera).

Mientras todo esto sucede, las tres derechas políticas se dan dentelladas para conquistarse mutuamente el terreno –véase la opa hostil del PP a Cs y el avance electoral de Vox–, el transfuguismo, tan criticado por todos los partidos, se ha convertido en la forma más pragmática de elaborar las listas electorales y en Madrid, escenario de la inminente gran batalla política –lo de Cataluña ya sabemos todos que no tiene remedio–, los distintos bandos resucitan lemas guerracivilistas y sus calles se llenan de adolescentes franceses y turistas borrachos que, por lo visto, hacen sentir orgullo a quienes sostienen que la capital de España es la cuna de la libertad, siendo más bien el escenario de la temeridad.

Este fin de semana hemos tenido que cambiar la hora en mitad de un insomnio al que ya nos hemos acostumbrado. Los expertos alertan de la extensión de las enfermedades mentales. Entre otros imponderables inminentes, tenemos ya en puertas de campaña de recaudación de Hacienda. Como el destino tiene una forma bastante curiosa de mostrarnos la agria verdad de las cosas, las noticias sobre el hundimiento moral, político y económico de España –un país incapaz de distinguir entre lo importante y lo accesorio, entre los 100.000 muertos causados por el virus y una estúpida noche de farra– coinciden con la publicación de las declaraciones de patrimonio de los miembros del consejo de ministros, entre los que las diferencias ya no proceden de cuna o herencia, sino del éxito logrado en esa industria que es el populismo, un mal transversal que afecta a todo el arco parlamentario.

¿Qué cuentan estas declaraciones patrimoniales? Pues lo esperable: la patria, en efecto, se hunde y naufraga, pero la cartera de nuestros legisladores y gobernantes –pueden llamarle portfolio, si gustan– ha engordado como nunca. A destacar, por supuesto, los notables haberes de los marqueses de Galapagar, que en menos de ocho años, y a pesar de no llegar a conquistar los cielos, se han convertido en ricos burgueses con capacidad de endeudamiento, mientras buena parte de los españoles se empobrecían o directamente suspendían pagos.

El verdadero escudo, por tanto, no es social. Es el que protege a los políticos. Y actúa en un único sentido: blinda a quienes practican la demagogia, no a quienes la padecen. La debacle de la economía que vivimos no tiene antecedentes: supera a la crisis histórica de 1898, cuando perdimos las últimas colonias de ultramar y supone casi la mitad del daño económico ocasionado el año que comenzó la Guerra Civil. Sobrepasa al quebranto de la Segunda Guerra Mundial (para España) y a la crisis financiera de hace una década, cuyo coste –el famoso banco malo, creado por el PP para socializar las pérdidas de la burbuja inmobiliaria que nos condujo al desastre– acaba de ser trasladado ahora al erario público, lo que coloca nuestra deuda global en el 120% del PIB. El paro asciende hasta los cuatro millones de personas (sin incluir a los afectados por los expedientes temporales de empleo). Vista la situación, parece evidente quiénes son los verdaderos triunfadores –y quiénes los endémicos perdedores– de este carrusel lleno de idiotas que todavía llamamos España.

Libertad o comunismo (II): los impuestos
José María Rotellar. Libertad Digital 29 Marzo 2021

Está en riesgo está política de impuestos bajos y prosperidad, porque si gobierna la izquierda acabará con ella. No hay más que recordar el acuerdo del PSOE con ERC para homogeneizar los impuestos regionales o estatales

Madrid tiene muchas facetas por la que se la distingue: la calidez con la que sus ciudadanos acogen a todo el que llega a Madrid; su riqueza monumental y su importancia en los acontecimientos históricos a lo largo de los siglos; una buena gastronomía y una variedad perfecta de lugares para visitar y disfrutar de ellos; y la mejor asistencia sanitaria de España y una de las mejores de Europa, un transporte de vanguardia y una escuela pública bilingüe en inglés.

Unido a todo ello, se encuentra su política económica, que se basa en una gran libertad y lo que se ha convertido en la seña identidad de la misma: una política continuada en el tiempo de rebaja de impuestos para todos los contribuyentes, que han hecho que Madrid sea la región española donde menos impuestos se paga, pese a que las regiones forales tienen más competencias para poder bajar más, si quieren, los impuestos.

Ahora, está en riesgo está política de impuestos bajos y prosperidad, porque si gobierna la izquierda acabará con ella. No hay más que recordar el acuerdo del PSOE con ERC para homogeneizar los impuestos regionales o estatales cedidos a las CCAA, que encierra obligar a Madrid a subir los impuestos. Eso es lo que sucederá si gobierna la izquierda: Gabilondo ha dicho ahora que no va a subir impuestos si gobierna en lo que será esta legislatura corta de dos años tras las elecciones del cuatro de mayo, al tiempo que ha dicho que no gobernará con Iglesias, porque no estaría tranquilo. ¿Podemos creerlo? Me temo que no.

El PSOE lleva en su programa subir impuestos, y no va a esperar dos años para hacerlo si gobierna antes, aparte de que su intención desde el Gobierno de la nación es obligar a Madrid a que los incremente. Por otra parte, Iglesias -y Más Madrid, incluso Ciudadanos, pues no olvidemos cómo Aguado quería eliminar las bonificaciones en Sucesiones hace años- querrá subir los impuestos, y para que gobierne Gabilondo ha de hacerlo con los votos de todos ellos. Por mucho que diga que no gobernará con Iglesias, ya no es creíble después de que Sánchez prometiese que no pactaría con Podemos, porque le quitaba el sueño, para cuarenta y ocho horas después de las elecciones generales de noviembre de 2019 pactar con Iglesias. Todo hace pensar que Gabilondo haría igual. Por tanto, si gobierna la izquierda se perdería esa mayor libertad tributaria. No sólo no bajarían más los impuestos, como ha prometido Ayuso y como también apoya Vox, sino que subirían. Es decir, una vez más, nos encontramos en la disyuntiva de elegir si la política económica a aplicar es la de la libertad o si es la basada y apoyada en la doctrina comunista y socialista.

Por tanto, hay que recordar qué historia es la historia tributaria de Madrid durante estas últimas décadas. Esta historia, la de la rebaja de impuestos en la Comunidad de Madrid, que es una historia de éxito, comenzó tras llegar Esperanza Aguirre a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Desde entonces, paso a paso, adecuando las rebajas a la coyuntura económica y al cumplimiento de la estabilidad presupuestaria, la Comunidad de Madrid no ha cesado de bajar impuestos, como decíamos en otro artículo hace unos meses y que, en estos momentos de acoso a la libertad para aplicar la política económica que se prefiera, conviene recordar.

Año 2005
Así, en el primer presupuesto que pudo aprobar sosegadamente dicho Gobierno, el de 2005 -el de 2004 tuvo que ser aprobado tras una prórroga del correspondiente a 2003, al producirse la repetición de elecciones y no formarse gobierno hasta finales de noviembre de ese año 2003-, llegaron las primeras medidas de bajadas de impuestos:

Primeras bajadas del Impuesto de Donaciones, limitadas a las herencias que recibiesen hijos menores de 35 años, por un importe de 30.000 euros y cuyo destino fuese compra de vivienda.
Primeras rebajas en el Impuesto de Patrimonio.
Primeras rebajas en el Impuesto de Sucesiones: exención completa hasta 50.000 euros y eliminación completa para hijos y nietos menores de 21 años y ascendientes en primer grado, sin límite.

Año 2006
Se aprueba la bonificación al 99% para familiares más cercanos (práctica eliminación, puesto que el 1% es a efectos de control, no recaudatorio) del Impuesto de Donaciones.
Se introducen siete nuevas deducciones en el IRPF, entre ellas, una de hasta 900 euros por el nacimiento o adopción de hijos, incrementada para partos múltiples, o la deducción del 15% por donaciones.

Año 2007
Se aprueba la práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones para los familiares más cercanos (bonificación al 99%).
Se rebaja 1 punto la tarifa del IRPF. Entonces, había cuatro tramos y se rebaja, de menor tipo a mayor, 4, 3, 2 y 1 décimas, respectivamente.

Año 2008
Madrid lidera la supresión del Impuesto de Patrimonio en toda España. Anuncia la exención del 100% para 2009 y el Gobierno socialista se ve forzado a extenderlo a toda España.

Año 2010
Eliminación del recargo autonómico del Impuesto de Actividades Económicas.
Compensación fiscal del pago del impuesto de matriculación.

Año 2011
Deducciones en el IRPF para favorecer la inversión en el Mercado Alternativo Bursátil y otras destinadas al desarrollo empresarial.

Año 2012
En el año 2011, el Gobierno de Zapatero anuncia que recupera para 2012 el Impuesto de Patrimonio, con carácter transitorio, pero cuya transitoriedad lleva vigente desde entonces. La Comunidad de Madrid es la única región que decide mantener la exención del 100% para dicho impuesto, exención plena que sigue manteniendo en la actualidad.

Estas rebajas acometidas en la Comunidad de Madrid hasta ese momento, hacían que cada contribuyente madrileño se ahorrase 700 euros al año, que se quedaba en su bolsillo para hacer con él lo que estimase más conveniente.

Ahora bien, la gran rebaja tributaria de la historia de las CC. AA., también llevada a cabo por la Comunidad de Madrid, se produce en la ley de medidas fiscales de 2014, aprobada en diciembre de 2013.

Año 2014
Rebaja adicional de más de un punto y medio (1,6 puntos) en la tarifa del IRPF, a razón de 4 décimas por cada tramo. Los madrileños se ahorraron, con esta rebaja, 216 millones de euros en dicho impuesto.

Rebaja un punto el tipo del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, del 7% al 6% en la transmisión de todo tipo de inmuebles. Los madrileños se ahorraron 76 millones de euros.
Rebaja el tipo general de AJD del 1% al 0,75% (un 25% de rebaja en el tipo del impuesto). Los madrileños se ahorraron 50 millones de euros.
Devolución del gravamen autonómico del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos a los consumidores de gasóleo agrícola y profesional (céntimo sanitario). Los madrileños se ahorraron 15 millones de euros.
Con ello, los contribuyentes madrileños pasaron a ahorrarse casi 1.000 euros al año.

Año 2015
La Comunidad de Madrid anticipa la bajada del IRPF del Gobierno de la Nación y rebaja 1,7 puntos a los contribuyentes con menos ingresos, por debajo de 12.450 euros, de manera que se convierte en el tipo de gravamen mínimo menor de España, dejándolo entonces en el 9,5% y manteniendo las rebajas del resto de los tramos.

Esta medida incorporó un ahorro de otros 240 millones para los contribuyentes.

Así, entre las rebajas de estos dos años consecutivos, 2014 y 2015, los contribuyentes madrileños se ahorraron casi 600 millones de euros.

Ello llevó a que el ahorro anual de los contribuyentes madrileños por los menores impuestos de la parte autonómica fuese de 1.150 euros al año para cada uno. Si se le añade el efecto tracción que provocó Madrid para que el Gobierno de la Nación bajase el IRPF, ese año se incorporó un ahorro por IRPF en la parte estatal de 735 euros anuales en media para cada contribuyente madrileño, de manera que el total ascendía a un ahorro de 1.885 euros anuales.

Año 2018
Rebaja de medio punto en el tipo mínimo del IRPF, que baja hasta el 9%, el menor de España, como ya lo era antes.
Deducción del 15% en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre hermanos.

Actualidad
Y así se llega a la actualidad, donde hay nuevas medidas a aplicar en el caso de que mantenga el Gobierno Ayuso y gobiernen las fuerzas liberal-conservadoras:

Tres nuevas deducciones en el IRPF: deducción por cuidado de mayores de 65 años; 25% de los intereses de la hipoteca contraída para menores de 30 años; y 100% de deducción de los intereses de préstamos para estudios superiores, que no salió adelante en la Asamblea de Madrid en un primer momento -Ciudadanos se echó para atrás tras el acuerdo global del Gobierno regional con Vox- y que sí prosperó posteriormente.
Nueva rebaja de 2,5 puntos en los tipos del IRPF, a razón de medio punto por cada uno de los cinco tramos de la tarifa madrileña en la presente legislatura.
Dicha rebaja es, además, progresiva. Es decir, al mismo tiempo que se reducen los impuestos a todos los ciudadanos, se disminuyen más a los tramos con menos renta. De esa manera, en el tramo con menos renta, el tramo 1, podemos ver que la rebaja del tipo impositivo es del 5,6%, al pasar del 9% al 8,5%. En el tramo superior de renta, el tramo 5, la rebaja es del 2,4%, al llegar al 20,5% desde el 21%.

Fuente: elaboración propia a partir de datos de la Comunidad de Madrid y del acuerdo de Gobierno de la Comunidad de Madrid

Una historia de éxito de la libertad económica
Y todo ello es una historia de éxito, porque así lo demuestran los datos. No sólo no se ha perdido recaudación, sino que Madrid recauda 900 millones más que Cataluña y el doble que lo que recaudaba Andalucía en época socialista cuando ambas tenían entonces casi 5 puntos más de tipo impositivo de IRPF que Madrid.

Y esa mayor recaudación con impuestos más bajos se debe a que libera renta para que los ciudadanos decidan qué hacer con ese dinero, si consumir, ahorrar o invertir, y, con ello, generar actividad económica y empleo.

Ese ahorro es notable respecto a lo que pagaría un contribuyente madrileño de aplicarse en Madrid el tipo nacional, más alto.

¿Qué ha permitido, hasta ahora, esa menor carga fiscal de los madrileños? Que cada contribuyente disponga de 1.150 euros más al año en su bolsillo en la parte autonómica para consumir, ahorrar o invertir, en definitiva, para generar actividad económica y empleo, y que la economía madrileña se comporte mejor que la media nacional, con una mejora sustancial del crecimiento madrileño desde 1995, que ahora será más de 1.200 euros anuales en cuanto se apliquen las nuevas bajadas anunciadas por Ayuso (concretamente, 1.250 euros por contribuyente).

Eso ha redundado en un mayor crecimiento económico que el que tenía Madrid antes de las rebajas de impuestos aplicadas (la última efectiva es de 2018), en un mayor PIB per cápita (y, por tanto, mayor riqueza) y en mejores niveles de empleo, gracias a que los ciudadanos y empresas pueden quedarse con esos 1.150 euros anuales en su bolsillo para decidir qué hacer con ellos, si consumir, ahorrar e invertir, en definitiva, para generar actividad económica y empleo y, con ello, recaudación, que permite bajar más los impuestos y contar con los mejores servicios públicos.

Los madrileños se juegan también el cuatro de mayo su modelo de impuestos bajos. Eligen de nuevo entre libertad o comunismo, entre impuestos bajos o confiscatorios, entre el incentivo a su trabajo o la asfixia intervencionista. De ellos es la palabra.

Iglesias y Montero se han forrado gracias al país que mientras se empobrecía
La riqueza del matrimonio que dirige Podemos no es solo un escándalo estético, es también un fraude político de dos cínicos que se han hecho millonarios a costa del erario público.
Editorial  ESdiario 29 Marzo 2021

La difusión obligatoria de las declaraciones de patrimonio y bienes de los altos cargos públicos, impuesta por ley y válida para la práctica totalidad de quienes ostentan una responsabilidad política en España, ha permitido confirmar el enorme enriquecimiento experimentado por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y su compañera y ministra de Igualdad, Irene Montero.

Teniendo en cuenta que ambos y su partido medraron con un discurso populista y demagógico en el que se convertía la prosperidad ajena en un abuso, si el beneficiario pertenecía a la esfera privada; o directamente en corrupción, si venía del ámbito público; su balance personal es demoledor estética y éticamente.

Porque de ellos se puede decir, sin error alguno, que se han hecho "millonarios", según su propia definición del término, gracias a la política. Y se puede añadir que lo han hecho contradiciendo todos sus discursos y, a más inri, en el mismo periodo de tiempo en el que buena parte de los españoles y el país en su conjunto se empobrecían.

Crece la ola contra Iglesias y Montero para que expliquen su enorme riqueza
Que sea víctimas de su propio sectarismo les retrata. Y convierte su caso en un ejemplo de justicia poética, de algún modo: si nadie tiene derecho a enriquecerse ejerciendo una representación pública, por definición austera y temporal, mucho menos quienes han criminalizado las prosperidad incluso de quienes no la obtenían del erario público.

Iglesias y Montero se han hecho ricos gracias a la política, mientras España se empobrecía y su partido está imputado

Lo de Iglesias y Montero no es solo una contradicción, por escandalosa que resulte. Es también un fraude para quienes compraron sus palabras y ahora constatan los abrumadores hechos: la política ha sido, para la pareja, una forma onerosa de enriquecimiento personal que les ha situado sin esfuerzo, y a costa del de la sociedad, a ese estatus de "privilegiados" que tanto persiguieron y aún hoy en día se permiten perseguir.

Pero es algo más. Su partido está siendo investigado por financiación irregular, lo que unido a la sorprendente evidencia de que con el triple del salario mínimo interprofesional que se comprometieron a cobrar no se puede vivir como ellos viven, avala la pregunta que algunos de sus compañeros ya han formulado en público.

La financiación de Podemos
¿Cómo se puede amasar una fortuna en ahorros, casas y productos financieros con salarios que teóricamente no podían pasar de entre los 2.100 y los 2.700 euros? Aunque ese tope se derribara en los estatus de Podemos, durante unos años estuvo presente.

Y apelar a las herencias como explicación de su riqueza, mientras se exige elevar los impuestos de Patrimonio o Sucesiones, termina de retratarles como un par de cínicos con pocos escrúpulos cuyo principal objetivo es su bienestar personal, logrado de una sociedad a la que han contribuido a empobrecer y envilecer mientras tanto.

Que viene el coco
Luis Herrero. Libertad Digital 29 Marzo 2021

Después de anunciar a bombo y platillo que Iván Redondo, el gran chamán de las maquinaciones monclovitas, iba a aterrizar en la campaña de Madrid para llevar en volandas a Gabilondo, como hizo con Illa en Cataluña, la principal novedad en el discurso de Sánchez ha sido el aviso de que “hay que evitar que la foto de Colón se convierta en el Gobierno de la foto de Colón” el próximo 4 de mayo. Menuda novedad. Se trata de una advertencia apolillada, impropia de la eminencia gris que venía a darle un vuelco a las encuestas, pero indicativa de por dónde van los tiros en la estrategia del PSOE.

Tal parece, para empezar, que los cabezas de huevo de Ferraz dan por perdida la causa de Ciudadanos. ¿No habíamos quedado, tras el lío de las mociones de censura, en que estaban tratando de echarle una mano a Inés Arrimadas para salvarla de la extinción y poder acometer con su ayuda un desplazamiento hacia el centro que les permitiera ensanchar su base electoral? ¿A qué viene entonces la referencia a la foto de Colón? Recordarle a la izquierda aquella instantánea de las tres derechas no parece el mejor modo de legitimar al partido que Gabilondo ha señalado como aliado preferente para el asalto a la Puerta del Sol.

La única explicación razonable es que hayan perdido la esperanza de que la lista de Edmundo Bal supere la barrera del 5%. Algunas de las primeras encuestas sí que contemplaban la posibilidad de que pudiera conseguirlo, pero las últimas ya lo sitúan en el ostracismo extraparlamentario. Esas mismas apuestas señalan, además, que prácticamente ninguno de los antiguos votantes del partido centrista tiene intención de apoyar al PSOE. Casi todos han tomado la decisión de respaldar a Ayuso. En esas circunstancias, ¿qué sentido tenía para los socialistas seguir haciéndole guiños a una formación que no les puede aportar ni votos ni escaños?

Pero la referencia de Sánchez a la foto de Colón no solo permite pensar que Iván Redondo considera a Inés Arrimadas un cadáver político. También da a entender que da por perdidas las elecciones. El llamamiento al voto del miedo, a estas alturas de la película, solo puede surtir efecto en los sectores más cafeteros del universo podemita, donde hay dos marcas disputándose el honor de encaramarse al cajón de la tercera plaza, y aunque muchos de ellos decidieran cambiar de apuesta, la suma de los trasvases no alteraría el producto final. El bloque de la derecha, férreamente agrupado en torno a Díaz Ayuso, le saca diez puntos de distancia al de la izquierda.

Decir que viene el coco no evitará la derrota socialista el 4 de mayo. Solo podría haberlo conseguido si los votantes de Ciudadanos, asustados por el crecimiento de Vox, hubieran tomado la decisión de apostar por Gabilondo para prevenir el peligro. Pero no lo han hecho. Casi todos ellos, según señalan con rara unanimidad las encuestas publicadas, han decidido migrar a las urnas del PP. Y es lógico. ¿Por qué debería asustarles más la radicalidad de Vox que la de Podemos? La idea de que el extremo que encabeza Abascal es más peligroso para la democracia española que el que encabeza Iglesias es un constructo falaz de la factoría social comunista. Si Iván Redondo no tiene nada mejor de lo que echar mano es que ha dado la victoria de Gabilondo por imposible y solo juega a salvar los muebles con un resultado digno.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿En serio?
Rosa Díez okdiario 29 Marzo 2021

Pedro Sánchez ha decidido aplicar en la campaña de Gabilondo para Madrid el mismo esquema que utilizó para defender la candidatura de Illa en Cataluña. Al fin y al cabo persigue el mismo objetivo: que no gobiernen la comunidad autónoma quienes defienden el orden constitucional y el imperio de la ley; que no gobiernen quienes defienden la libertad y la igualdad entre españoles.

En el caso de Cataluña, es probable que Sánchez prefiriera que Illa hubiera tenido la posibilidad de nombrar consejeros a los golpistas que están en la cárcel y a los golpistas que se encuentran huidos de la justicia; pero lo que verdaderamente le preocupaba a Sánchez es que la Constitución tuviera una oportunidad en esa comunidad. Y gracias a sus esfuerzos por legitimar el golpismo ese peligro ha sido conjurado. Sánchez ganó en Cataluña porque su objetivo principal no era que ganara Illa sino que perdiera la Constitución.

Los propagandistas de la Moncloa se plantean la campaña de Madrid con idéntico objetivo: desplazar al constitucionalismo del Gobierno de la comunidad autónoma para que ganen quienes quieren derogar el sistema del 78, los enemigos jurados de la Constitución. Así se explica que Sánchez entre en campaña pidiendo el voto contra “la foto de Colón”; a Sánchez no le gusta lo que esa foto simboliza: la defensa del orden constitucional, en la calle y sin complejos.

El Goebbels de bolsillo que acompaña a Sánchez en la Moncloa comenzó la campaña de Madrid catalogando a Gabilondo de manera muy similar a como lo hizo con Illa. Del “Illa president” transitaron al “Gabilondo presidente”. Y si Illa fue presentado como el candidato “moderado” porque hablaba bajito (tan bajito que lo mismo ocultaba muertos como consecuencia de su nefasta gestión que perdía decenas de miles de vacunas y no nos enterábamos…), Gabilondo se nos ha presentado como un candidato “soso y aburrido”. El siguiente paso de la factoría Redondo ha sido intentar homologar esas dos características del carácter del candidato con una virtud política de lo que sería su Gobierno: un Gobierno serio.

¿En serio? ¿En serio se creen que puede colar que un Gobierno conformado por quienes han arruinado la vida y el futuro de los españoles para varias generaciones pueda ser un Gobierno “serio”? ¿Puede considerarse serio que España sea en este momento el país que está a la cola en número de vacunados del mundo, a la cola por detrás de Marruecos, a la cola de los países de la Unión Europea? ¿Es serio el Gobierno que nos ha colocado en esta situación? ¿En serio creen que un Gobierno que ha aupado a los golpistas y a los proetarras hasta convertirlos en “socios preferentes” y “políticos de Estado” es un Gobierno serio para la Comunidad de Madrid? ¿En serio, Sánchez?

Un Gobierno “serio” y con “un plan de choque”, ofrece Gabilondo para la región de Madrid… Si, ya sé que Iván Redondo ha elegido como guía los principios de la propaganda de Goebbles y los aplica para pervertir el lenguaje con el mismo éxito que el nazi que consiguió que Hitler pareciera un mal menor. Si, ya sé que los propagandistas de la Moncloa cuentan con una enorme ayuda mediática, una cantidad de asalariados en los medios y en las redes que pueden conseguir que las mentiras parezcan verdades y convertir las verdades en viento …, que diría Orwell. Pero miren, de vez en cuando, si uno insiste lo suficiente, si se burla en voz bastante alta, puede mandar todas esas frases trilladas (“la foto de Colón”, “los ultras”…) o cualquier otro desecho o residuo verbal a la basura, que es donde pertenece.

De vez en cuando ocurre que si se planta cara a tanto farsante que comercia con la vida y la historia de nuestro país se consigue que las verdades no tengan complejos y las mentiras parezcan mentiras. Así que voy a insistir: si usted lo dice, señor Sánchez, será verdad que Gabilondo es un soso y un aburrido; pero soso y aburrido no es lo mismo que serio. Y si usted lo dice, será verdad que Gabilondo tiene para Madrid el mismo “plan de choque” que usted anunció para España, un “plan de choque” que usted ha ejecutado y cuyos resultados ya están a la vista. Su “plan de choque”, señor Sánchez, es el que ha elevado la deuda a los niveles que alcanzó nuestro país tras la guerra de Cuba; su “plan de choque” es el que nos ha traído siete millones de parados (cuatro reconocidos, dos de autónomos sin actividad, uno de trabajadores en ERTE…); su “plan de choque” es el que ha provocado la ruina y la desesperación, el que ha hundido nuestra economía y las expectativas de futuro de millones de españoles; su “plan de choque” es el nos ha colocado a la cabeza de los países más inseguros para contraer el Covid-19; su plan es el que ha roto la convivencia entre españoles… Su plan de choque, señor Sánchez, es un plan para hundir a España.

A la coalición que gobierna España bajo su mandato, señor Sánchez, no le gusta la Jefatura del Estado, no le gusta que tengamos una lengua común y que los niños se eduquen en ella, no le gusta nuestra historia real, no le gustan nuestros símbolos constitucionales, nuestro himno, nuestra bandera… A la “izquierda española” (ese conglomerado con el que ustedes denominan al populismo bolivariano, el comunismo, el golpismo, los proetarras y el nacionalismo de todo tipo y condición) no le gusta España.

A usted, señor Sánchez, -demostrado está, no hay más que ver quienes son sus socios- no le gusta la España plural y democrática que nuestra Constitución define y ampara. Usted, señor Sánchez, odia la libertad porque odia todo cuanto no puede controlar. Por eso usted pretende que su coalición tóxica acabe con ese espacio de pluralismo y libertad que sigue siendo Madrid, ese espacio donde nadie te pregunta dónde naciste o de dónde vienes, ese espacio en el que sigue siendo normal ser ciudadano español con derechos y deberes que se ejercen y se exigen.

¿En serio cree usted, señor Sánchez, que va a engañar a los madrileños? Anda ya, hombre… Madrid es mucho Madrid.

Caceroladas
Nota del Editor 29 Marzo 2021

Es muy optimista eso de Madrid es mucho Madrid. Del reciente pasado tengo mal sabor: mucho aplaudir al personal sanitario ((¿...?) y poco hacer sonar las cacerolas contra los comunistas. Entre los creyentes del PP, que aún no se han enterado de que les siguen tomando el pelo tras cuarenta años de baile de bancos (desgobierno - desoposición), y los que sigen en la guerra civil, nos espera otro serio disgusto. Como Vox no siga abriendo camino, volvemos, como en el parchís de agujero en agujero y aguanta que no te toca.

Los problemas de Sánchez y de Casado en la cama
Miguel Ángel Belloso okdiario 29 Marzo 2021

Mi amigo Carlos, que pasa de los setenta, es un izquierdista recalcitrante. Cuando se apuntó en la Escuela Oficial de Periodismo, el entonces rector le preguntó por qué quería ser periodista. “Porque tengo una visión socialista de la vida”, le dijo. Y aquél le contestó: “Pues vuelva usted cuando se le haya pasado”. Al final hizo la carrera en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, que tiene la virtud de perdonar y de absolver. ¡Hay que votar, hay que votar!, pregona ahora Carlos en voz alta. No concibe que alguien en su sano juicio como yo pueda estar interesado en que Isabel Díaz Ayuso vuelva a ser la presidenta. Sólo concibe, para ser más exactos, que el ungido tenga que ser por derecho natural Ángel Gabilondo, el ‘Sosoman’, una persona muy preparada para impartir homilías y repartir las hostias correspondientes en misa, pero que está inhabilitado para cualquier otra competencia digna de reseña y menos aún para la gestión.

Cuando ganó la moción de censura Pedro Sánchez, y le preguntaron qué es lo primero que iba a hacer al llegar a la Moncloa, dijo que sería cambiar de colchón. No quería descansar en el mismo lecho en el que había practicado sus cuitas Mariano Rajoy. Después dijo que dormiría intranquilo si tuviera que pactar con Pablo Iglesias, con el que acabó acostándose políticamente, y al mismo tiempo repitió hasta la saciedad que jamás tendría nada que ver con los proetarras de Bildu, gracias a los cuales primero gobernó en Navarra y después en el conjunto de la nación. Ahora, ‘Sosoman’ Gabilondo ha prometido que no llegará a ningún acuerdo con este Pablo Iglesias extremista y radical. ¡Ah!, ¿pero es que hay otro Iglesias que nos hayamos perdido?

Luego ha asegurado por cálculo político que no quiere aumentar los impuestos en la Comunidad de Madrid, justo meses después de haber firmado una proposición conjunta con Más Madrid para subirlos del orden de 3.000 millones, para revertir la condición de la autonomía como “paraíso fiscal porque estamos renunciando a ingresar mucho dinero” por no castigar suficientemente a los que más tienen, que son los que no por casualidad crean empleo y prosperidad. Estas contradicciones apuntan a la desorientación genuina de un catedrático de Metafísica que ni arregló como ministro la Universidad, habiendo tenido una oportunidad fabulosa, ni jamás podrá conseguir algo tan elocuente como los más de 40.000 millones de euros que nos hemos ahorrado los madrileños los últimos años gracias a la brillante política fiscal de la señora Ayuso. Sobre todo, las clases medias y bajas.

El pasado jueves fui a cortarme el pelo, porque ya parecía ‘El Pescaílla’. Paco, el propietario del salón, ha nacido, además de para arreglar el cabello y afeitar la barba -si llega el caso-, para pegar la hebra con la gente, es decir, para pulsar la opinión del cliente y debatir con él. Me comunica que votará naturalmente a Ayuso, gracias a la cual vive -bastante peor que antes de la pandemia-, y que sería una catástrofe que los partidarios de mi amigo Carlos llegaran a la Puerta del Sol. Este punto de vista me parece de una sinceridad y de un acierto incuestionables.

Lo que más detesto de este país es tener con frecuencia la sensación de que somos una nación de tontos, que nos tomen por tal; pero he llegado a la conclusión de que si tenemos el Gobierno infame que padecemos será porque lo merecemos. Que después de cosechar la mayor tasa de mortalidad del mundo -en relación con nuestra población-, de estar sufriendo la mayor depresión económica de Europa Occidental, de disponer del Ejecutivo que menos dinero ha dedicado a apoyar directamente a las empresas -porque lo ha distraído en contentar a los funcionarios y a los pensionistas-, que, siendo el peor Estado en el despliegue de la vacunación, que tras los episodios rayanos en la delincuencia como el rescate de la línea aérea venezolana Plus Ultra, o el escándalo del Delcygate, el petulante presidente Sánchez siga encabezando las encuestas de opinión es un motivo inexorable para huir del país. Yo ya soy un poco mayor para salir de esta mierda. Mis hijos no.

La única posibilidad de que Gabilondo ‘Sosoman’ pueda ser presidente de la Comunidad de Madrid será con el apoyo de las huestes de Pablo Iglesias, el de siempre, el que pasó de Vallecas a Galapagar en un pis pas y que ha colocado de ministra a su pareja, y en buenos puestos a todas sus ex, una gesta imposible para la derecha acomplejada y desde luego honesta, que carece del trato de impunidad que se dispensa al progresismo. Pero este candidato de aire abacial que se postula como presidente de la Comunidad, rechazando de momento a Iglesias -básicamente mintiendo-, es el mismo que declara que quiere el Madrid del 15-M, es decir, el de los ‘perroflautas’ que dieron alas a Iglesias y a Podemos, el Madrid cutre y asqueroso. ¿En qué quedamos padre Ángel?

Si usted quiere enterarse de lo que se cuece cotidianamente en La Moncloa debe leer todos los días su vomitorio, el periódico El País, o escuchar la SER. El Grupo Prisa, dedicado básicamente al adoctrinamiento, no sólo le escamoteará el juego sucio por doquier del tándem Sánchez-Iván Redondo. También le persuadirá de lo que debe pensar y defender el Partido Popular a fin de que sea considerado honorable de acuerdo con el canon progresista. Y es preciso darle crédito, porque dada la caterva de melifluos y de traidores que pueblan el partido que construyó en su momento Aznar, es difícil imaginar que el señor Casado esté realmente al frente del timón.

Con motivo de las elecciones en Madrid, El País dice, y me temo que puede ser cierto, que “Casado intenta distanciarse de Ayuso y de su idea de gobernar con Vox”. Y yo me pregunto, ¿es que ha perdido el juicio? Ayuso, que deseo que siga como presidenta de la Comunidad, no va a conseguir la mayoría absoluta. Sólo la podrá obtener con el apoyo de Vox, y esto habrá de ser, y me parece algo absolutamente necesario y conveniente, con la presencia de Vox en el Gobierno. Aunque sólo sea para escupir en la cara al convencionalismo progre, al consenso socialdemócrata dominante, a toda la patulea de las televisiones privadas que Soraya Sáenz de Santamaría concedió a los enemigos y, sobre todo, para gobernar de manera más fructífera y provechosa para los ciudadanos.

En una palabra, para consagrar a Vox como lo que de verdad es: un partido nítidamente constitucional, proeuropeo y en favor de un país sensato, justo lo contrario de lo que pretenden Podemos -que está al margen de la ley-, los proetarras de Bildu, los independentistas catalanes, y el Gran Timonel, el señor Sánchez. Los problemas en la cama que manifiestan al unísono los señores Sánchez y Casado, a la hora de decidir con quién se acuestan políticamente, se superan sobre la base de la honestidad, de la coherencia y de la utilidad de la procreación. Y si esto no da resultado, del viagra.

La batalla cultural de la derecha
Pedro de Hoyos. Periodista Digital 29 Marzo 2021

Hay mil y una cosas que dudo, hay muy pocas de las que estoy seguro, no suelo hacer afirmaciones contundentes, no puedo. La de la batalla cultural que dice Vox que hay que dar me parece bastante cierta. Sí, he nombrado a Vox y he nombrado a la bicha nacional, pero no empiecen todavía a lapidarme, denme unos pocos minutos. Y antes déjenme añadir que es una batalla que el PP no ha querido dar o, si la ha dado, la ha perdido.

Que UGT o que IU inviten a sus congresos a Arnaldo Otegui y sus militantes más inteligentes, más críticos, más conscientes y más inteligentes no se golpeen las cabezas contra los pilares de la democracia es muestra de la desviación ideológica de cierta izquierda. Que la foto de Colón, PP, Vox y Ciudadanos unidos en manifestación sea un escándalo insoportable pero se vea con normalidad la presencia de un exetarra en congresos de organizaciones democráticas es muestra de un grave sesgo ideológico de aquellos periódicos y televisiones que apoyan que la extrema izquierda judicialmente culpable de crímenes es preferible a una derecha, todo lo extrema que usted quiera, democrática y respetuosa de la constitución.

Otra muestra de sesgo, tan ilógico como ideológico, es que personajes de tres al cuarto, tan famosos por sus escritos como por sus borracheras, tengan su ratito de micrófono en determinadas emisoras y haya miles de españoles que, sin hacer discriminación de lo que están recibiendo, les sigan para recibir una ración de ideología, aún procedente de personas claramente decadentes.

Que tengamos ministros que durante años y años han vertido (“arrojado” estaría mejor) manifestaciones contra el enriquecimiento de políticos y ahora, convertidos en políticos enriquecidos, sean protegidos y comprendidos por medios de comunicación y sean apoyados y disculpados por miles de votantes sin aparente contradicción es muestra de que esa batalla cultural ha sido ganada por quienes tragan carros y carretas contradictorios como si bebieran agua embotellada.

Que ministros de la izquierda se permitan mentirnos con absoluta indecencia y no pase nada; que viajen durante la pandemia saltándose normas que nos deberían afectar a todos y no pase nada; que nos oculten los muertos de la pandemia y no pase nada, que manipulen los medios de comunicación y no pase nada; que cuando en Italia llevaban dos semanas muriendo por las calles aquí nos hablaran de una gripe y no haya pasado nada, es muestra de que esa izquierda detenta una superioridad moral conquistada por una guerra cultural que el PP no supo dar.

Que el gobierno de la nación tenga su apoyo en partidos abiertamente xenófobos, excluyentes y exclusivistas y que se venda esto a la opinión pública como gobierno de progreso, o que a las 48 horas de celebradas las elecciones el partido socialista se contradiga en un abrazo que antes hubiera quitado el sueño a los españoles son consecuencia de que las reglas éticas de la izquierda son mucho más amplias, difusas y confusas que las de una derecha que tiene miedo de reconocerse como derecha y prefiere el disfraz de “centroderecha”.

Hay una autoconcedida superioridad moral de la izquierda con la que algunos no estamos de acuerdo, sobre todo porque es autoconcedida, arrogada, usurpada. La ética y la moral, sus reglas y sus normas, atañen a todos, no importa de qué ideología sea el negro que te escribe la tesis doctoral ni importa el método por el que robas a los contribuyentes, sea mediante trampas en los cursos del paro o mediante trampas cuando el Papa venía a España. La ética implica que las cartas son las mismas para todos, de esta cosa estoy muy seguro.

Macarena Olona
Alfonso Ussía. https://gaceta.es.  29 Marzo 2021

Grande Marlasca –vamos a dejarnos ya de la coña de la “k”-, ha decidido acercar a las provincias vascas a uno de los más sanguinarios asesinos de la ETA. El PNV se habrá sentido, como los herederos de la banda terrorista, los de Bildu, profundamente agradecido al juez que instruyó las causas contra Henri Parot que terminaría siendo condenado, por sus múltiples crímenes, a 4.000 años de prisión. Pocos días atrás, al fin, una parlamentaria española valiente, justa y decidida, Macarena Olona, de Vox, le cantó las cuarenta al maqueto Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados y heredero de las históricas fechorías de sus antecesores. Macarena no dudó en afirmar, y en la presente ocasión levantando la voz que la indignación demanda, que la ETA no hubiera existido de no contar con el callado beneplácito del PNV. Y de un sector muy amplio y significativo de la Iglesia vasca, del empresariado, y en su conjunto, de la sociedad callada y temerosa –y se entiende el temor-, que eligió la comodidad ante el riesgo. Con honrosas excepciones.

De joven, en un bar de Urrugne, ví a Telesforo Monzón por primera y única vez en mi vida. Compartía unos tintos y cervezas con un grupo de amigos entre los que se encontraba el cabrón del Padre Larzábal, párroco de Socoa, al que Dios –soy creyente y lo deseo-, es de esperar que no haya perdonado. Como a monseñor Setien, el malvado obispo de San Sebastián que se atrevió a decirle a María San Gil, cuando ésta, aún conmocionada por el asesinato de Gregorio Ordóñez de un disparo en la nuca y en su presencia, “que dónde estaba escrito que a todos los hijos había que quererlos por igual”. María San Gil le terminaba de confesar al obispo con apellido montañés nacido en Hernani – Patria-, que no se consideraba amparada por su obispo, siempre dispuesto a perdonar a los verdugos y a obviar la existencia de las víctimas. De vuelta a Telesforo Monzón, que era un imbécil, caricatura viva del peor tópico de los vascos, declaró poco después de aquella tarde que “era extranjero”. Yo escribía versos satíricos en Sábado Gráfico, y le dediqué a Telesforo Monzón un poemilla, El Extranjero, con una estrofa final que me valió dos querellas, amenazas de muerte, y toda suerte de inquietudes familiares. Lo lamenté profundamente por mi padre, donostiarra profundo aunque nacido en Madrid, que estaba ilusionado por su nominación para recibir “El Tambor de Oro” de San Sebastián, y por mi culpa, su ilusión terminó en la papelera del despacho del alcalde. Esos versos finales nada tenían de groseros y faltones.

Pero piénselo primero
Y no pierda su decoro.
¿Cómo va a ser extranjero
Llamándose Telesforo?

Detrás de todo ello estaba el Gran Jefe, Arzallus, jesuita, inteligente, culto, gran orador y con capacidad sobrada de engañar a cualquiera. Engañó al Rey, a Suárez, a Calvo Sotelo, a Felipe González y a José María Aznar. Todos fueron traicionados. Y en los tiempos más criminales de la ETA, según cuenta Juan María Bandrés en sus “Memorias”, pasaba a Francia a exigir a la banda “más leña” con el fin de conseguir más transferencias autonómicas. “Más leña” era más sangre, más dolor, más muerte y más heridas. En el caso de Parot y su “comando”, los asesinatos del teniente General Gómez Hortigüela, del teniente General Quintana Lacaci, del General Ortín, del General lago y del Almirante Cristóbal Colón, Duque de Veragua. Inducidos por “Josu Ternera”, fueron Parot y los suyos los autores del atentado contra la Casa-Cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, con 11 víctimas mortales, cinco de ellas, niños.

Marlasca ha ordenado su acercamiento. Del Puerto de Santa María a una prisión cercana al País Vasco para que no tenga que desplazarse en exceso cuando Sánchez le entregue al PNV y Bildu la responsabilidad de administrar sus centros penitenciarios. El PNV, sí, el PNV.

Nada se puede arreglar. Pero si aplaudir a quien ha tenido el valor de señalar al PNV como el fundamental apoyo a la ETA desde 1975. Macarena Olona, que de haber nacido veinticinco años antes, hoy estaría muerta. Unos hacen política para ganar dinero – Iglesias y Montero han multiplicado sus patrimonios por seis en pocos años-, otros para favorecer la descomposición de España, y otros para representarnos con su verdad y su coraje a millones de españoles, proclamando sin reservas y en sesión parlamentaria lo que tantos sabíamos y tanto nos callábamos. Por eso asesinaron a Gregorio Ordóñez. Hoy matan la libertad y la unidad de España, con el PSOE de cómplice fundamental. Y Macarena se lo dice al maqueto Esteban para que los que no sufrieron los tiempos del terror, sepan de qué fue la cosa. Dios le ampare y se lo pague.

Marlaska hiela la sangre a las víctimas del terrorismo
EDITORIAL Libertad Digital 29 Marzo 2021

Insultan la memoria de las víctimas y agasajan a los herederos de la ETA únicamente para que Sánchez pueda seguir instalado en La Moncloa.

El Gobierno de Sánchez sigue acercando cada semana presos etarras al País Vasco y Navarra como contrapartida al apoyo parlamentario de Bildu y el PNV, sin el cual tendría serios problemas para mantenerse en el poder. Cada viernes, el Gobierno socialcomunista insulta la memoria de las víctimas de ETA aprobando el traslado a cárceles cercanas a los asesinos más brutales del grupo terrorista. El último en gozar de este privilegio ha sido Henri Parot, sin duda uno de los criminales más sanguinarios de la banda.

Parot es responsable de más de 30 asesinatos, por los que fue condenado a 4.600 años de cárcel en 26 sentencias. Su acción más sanguinaria fue el atentado con coche bomba contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, en la que fueron asesinadas 11 personas, cinco de ellas niños de corta edad. Su traslado a las cercanías del País Vasco como exigen los partidos herederos de ETA, es de una vileza escalofriante que agrava, todavía más, la siniestra biografía reciente de Grande Marlaska, el ministro del Interior responsable de esta infamia.

Marlaska lleva varias semanas llevando a la práctica las exigencias del brazo político de ETA, ordenando el traslado de los peores asesinos sin que hayan mostrado el menor signo de arrepentimiento o hayan colaborado a esclarecer los más de 300 asesinatos etarras pendientes de resolución. Tienen razón las asociaciones de víctimas del terrorismo al poner el grito en el cielo ante unas decisiones aberrantes que insultan la memoria de las víctimas y agasajan a los herederos de la ETA, únicamente para que Sánchez pueda seguir instalado en La Moncloa y su partido en el Gobierno de Navarra.

La madre de Joseba Pagazaurtundúa, asesinado por la banda terrorista, vaticinó que los socialistas harían cosas que nos helarían la sangre a todos los españoles de bien. Sánchez y Grande Marlaska son de esa clase de socialistas, dispuestos a arrodillarse ante los etarras y sus herederos políticos a cuenta de un criminal que debería pudrirse en la cárcel como hacen dos de sus compinches, condenados en Francia a cadena perpetua sin posibilidad de remisión.

Grupos filoterroristas palestinos penetran en Madrid bajo la órbita de Podemos e IU
Segundo Sanz okdiario 29 Marzo 2021

La presencia de grupos filoterroristas palestinos en España se ha incrementado en los últimos años, especialmente en Madrid bajo la órbita de Podemos e Izquierda Unida. Uno de estos colectivos es Samidoun, una red de apoyo a presos palestinos que Israel designó el pasado 28 de febrero como grupo terrorista, según informó el Ministerio de Defensa, por tener constancia de vínculos con el Frente Popular para la Liberación Palestina (FPLP). Este Frente está considerado una organización terrorista por la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá e Israel.

Los representantes de Samidoun, tanto en España como en otros países de habla no árabe, suelen ocultar su afiliación con el FPLP. Esto se debe no sólo al hecho de que el FPLP es reconocido como organización terrorista en muchos países occidentales, sino que les permite entrar en contacto sin contratiempos con la Administración pública y entidades de la sociedad civil. El objetivo del FPLP y Samidoun es el mismo: la desaparición del Estado de Israel, pidiendo la «liberación» de la zona comprendida entre el mar Mediterráneo y el río Jordán, «desmantelando la empresa sionista», incluso a través de la violencia.

En España, la penetración de Samidoun ha tenido lugar a través de actores principales de la izquierda radical, tanto a nivel de partidos como de autodenominadas ONGs. Una ofensiva que busca sacar rédito de gobiernos integrados por Podemos, IU, Compromís y formaciones separatistas catalanas.

Una de las promotoras de Samidoun en este país es Jaldía Abubakra, activista hispano-palestina que ha estado vinculada a Izquierda Unida, siendo candidata al Senado en las elecciones generales de 2015. El pasado verano, este grupo hizo gala de sus conexiones políticas en España en una concentración contra el Gobierno de Israel delante del Ministerio de Exteriores. Allí, estuvieron presentes, tal y como informó OKDIARIO, los eurodiputados de Podemos Manuel Pineda -impulsor de las brigadas internacionales para Palestina ‘Unadikum’- y Sira Rego, junto al coordinador de Samidoun en Europa, Mohamed Khatib, que intervino para defender abiertamente la «lucha armada».

«Hoy decimos que los más de seis millones de palestinos y palestinas en el exilio, que estamos con la lucha armada tanto en la Franja de Gaza, en Cisjordania o en nuestros territorios ocupados en el 48. Reconocemos y apoyamos nuestro derecho a la lucha armada al igual que lo reconocen todas las leyes internacionales, nuestro derecho es legítimo a defendernos», jaleó Mohamed Khatib en medio de aplausos y de gritos como «Boicot a Israel». Además, había militantes del movimiento Boicot, Desinversión, Sanciones (BDS), otro grupo activista propalestino.

Propaganda
A su vez, Jaldía Abubakra es representante del Movimiento de Mujeres Palestinas (MMP) Alkarama, otra organización creada en Madrid que tiene entre sus objetivos «el contacto con activistas y organizaciones de mujeres palestinas en territorios del 48, Gaza y Cisjordania, Líbano, Siria, Jordania y los campos de refugiados». Además, otra de sus acciones es «contribuir a la liberación del pueblo palestino de la ocupación israelí a través de la acción social, cultural y política».

La propia Jaldía Abubakra fue entrevistada el pasado julio por Dina Bousselham, ex asesora de Pablo Iglesias, en el aparato de propaganda de Podemos conocido como La última hora. La activista afirmó que «en Palestina no hay un conflicto, hay una ocupación colonial» y dijo «esperar más» del Gobierno de coalición de PSOE-Podemos en su «reconocimiento».
Recortes de Prensa   Página Inicial