AGLI Recortes de Prensa   Sábado 3  Abril  2021

Hacia la insostenibilidad de la deuda
José María Rotellar. okdiario 3 Abril 2021

Los datos del Banco de España han puesto de manifiesto que el año 2020 ha sido el año de la deuda y que el mandato del presidente Sánchez es el período en el que el endeudamiento más ha crecido, incluso antes de los efectos de la crisis derivada del coronavirus.

La deuda, tras una ligera corrección por vencimientos, afianza el nivel de los 1,3 billones de euros, de manera que llega a 1,35 billones. Es lógico que la deuda se mantenga en ese nivel, pues es consecuencia del déficit y mientras éste exista, la deuda aumentará, ya que el endeudamiento es el stock del flujo que resulta ser el saldo presupuestario. La única posibilidad que cabe es que el cociente no crezca, pero para ello debería aumentar más el PIB nominal que el endeudamiento, cosa que no ha sucedido en el dato final de 2020, pues el PIB nominal ha caído con fuerza, con lo que la deuda tiene un comportamiento todavía peor en términos relativos que en términos absolutos, ya pésimo de por sí.

Así, nuevamente, los datos de endeudamiento público, que recoge en sus publicaciones el Banco de España, muestran la tendencia de crecimiento exponencial que ha cobrado la deuda pública española desde que el presidente Sánchez accedió al Gobierno de la nación, tras la moción de censura al presidente Rajoy.

Parece haberse instalado en España la sensación de que el gasto no es un problema, sino que éste se soluciona con impuestos y si la recaudación de éstos no basta, se cubre con deuda. Los gestores políticos no se paran a pensar que la subida de impuestos genera distorsiones en la economía -y, además, cuando los suben lo hacen en los impuestos directos, que son los que más perjudican a la actividad económica y al empleo-. Tampoco quieren caer en la cuenta de que el endeudamiento tiene un límite, que estamos sobrepasando ya de manera muy importante. Nada los frena, pues sólo quieren prometer, en todos los ámbitos, más y más medidas que no nos podemos permitir por la sencilla razón de que el gasto que suponen no lo podemos pagar. Ahora, con el paraguas del BCE creen que tienen capacidad de endeudamiento infinita, pero se equivocan: la UE no dejará que el endeudamiento español sea un problema para la estabilidad de la zona euro, y antes de que eso suceda y tras expirar la concesión temporal de no cumplimiento del pacto de estabilidad, exigirán reformas, y si el Gobierno español no las acomete, la Comisión Europea terminará por imponer recortes en la economía española, que serán más duros que las reformas que podrían aprobarse de manera voluntaria.

Esa tendencia, que tiene su base en esa presión del gasto que es cada vez mayor en España, sitúa a la economía española en una posición compleja, pese a haberse levantado el veto sobre el presupuesto de la UE y los fondos reembolsables procedentes de Bruselas, ya que si los fondos tardan en recibirse y las iniciativas comienzan a ejecutarse con déficit y deuda, corremos el riesgo de que se aproveche para, después, no amortizar esa deuda provisional y ejecutar gastos adicionales.

No obstante, tanto la caída de la actividad como el incremento del gasto y, con él, del déficit y de la deuda, no puede atribuirse en exclusiva a la situación excepcional que se vive derivada del coronavirus. Es obvio que el impacto de la pandemia en la economía es notable, sobre todo porque el Gobierno decidió cerrar completamente la actividad económica por no haber tomado unas precauciones tempranas, como cerrar en enero las fronteras con China, y porque ahora ha abandonado por completo a la economía a su suerte. Ahora bien, antes de la enfermedad, la economía ya se ralentizaba de manera cada vez más intensa y el gasto no dejaba de crecer de forma rápida.

Por ejemplo y anteriormente a la enfermedad, con las medidas de los reales decretos de los viernes se comprometió gasto estructural por cerca de 10.000 millones de euros, en lugar de adoptar medidas de austeridad que hubiesen permitido tener una mayor capacidad de maniobra ante un retroceso económico, fuese uno como el presente o de menor intensidad, como se preveía.

La pequeña reducción del cociente de deuda sobre el PIB que se había producido hasta entonces, saltó por los aires. Con una deuda cercana al 100% del PIB pero que había logrado ir descendiendo gracias al impulso del crecimiento económico -pues la deuda en valores absolutos seguía aumentando, al mantenerse las cuentas públicas en déficit cada año- el Gobierno tomó la arriesgada decisión de expandir el gasto de manera temeraria.

Ahora vemos las consecuencias de ello: una deuda creciente, que ha pasado del 97,6% con el que cerró 2018, al 95,5% del cierre de 2019 y que ahora se eleva al 120% de diciembre de 2020, según los datos de deuda del Banco de España.

En dicho cociente, ya está comenzando a operar el efecto negativo tanto en el numerador como en el denominador, pues la deuda aumenta en 156.750 millones de euros entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020 y el PIB se reduce en 123.074 millones de euros de 2019 a 2020.

Todo ello, nos lleva a que desde que gobiernan Sánchez -con el apoyo de Iglesias- la deuda se ha incrementado en 188.233 millones de euros. Durante el primer año, aumentó en 38.688 millones, y al cabo de diez trimestres de mandato el incremento se aproxima ya a los 190.000 millones de euros. Es cierto que un incremento importante se debe a la sectorización de la SAREB, que antes o computaba a efectos de las normas de estabilidad presupuestaria en el sector público, pero eso nos da una idea de los problemas que pueden ocasionarse si se gasta sin tener en cuenta todas las consecuencias que pueden ocasionarse, y ésta, la de la reclasificación de empresas fuera del perímetro de consolidación del sector público, es una de ellas.

Eso ha llevado a que la deuda crezca en casi 4.000 euros por persona (3.977), que implica un aumento diario de la deuda de casi 200 millones de euros (199,19).

De esa manera, nos encontramos con un incremento exponencial del gasto, una caída en picado de la recaudación y un descenso notable del PIB. Todo ello, ha hecho que la deuda española se haya situado en 2020 en el 120% del PIB, siendo factible que supere el 125% en 2021.

Urge un ajuste importante que sitúe a nuestra economía en el nivel de gasto que se puede permitir. Nada es gratis y todo se financia con los impuestos que pagan los contribuyentes, pero esos recursos son finitos y los ciudadanos están ya extenuados, en medio de una grave crisis económica, que reduce aún más su poder adquisitivo. Es imprescindible acometer reformas que nos permitan aumentar el crecimiento potencial de nuestra economía y que éste sea sostenible, no sostenida artificialmente. O se logra hacer eso o el drama será mucho peor cuando se vea que no se puede afrontar tanto gasto, porque entonces el recorte habrá de ser mucho más intenso.

Iglesias se pira soltando coces
Jimmy Giménez-Arnau. okdiario 3 Abril 2021

Las expectativas de este politicastro embaucador y soez se esfuman. Tras haber perdido más de tres millones de votos desde 2015 y jugar a ser el bufón del Gobierno, los pocos ilusos que aún le votarían no le creen. Su propensión a mentir, más su pasión por las purgas, han dividido a Podemos en tribus dispersas que no soportan tener a un gran farsante como líder. Valga la simulación, que significa fingir y retrata mejor que una fotocopia al tramposo. Podríamos decir que un tipo tan vulgar debió salir de un sótano y, reptando y mintiendo, se hizo con una Vicepresidencia, lo cual muestra lo necesitada que está la política de gente honesta y lo mal que Sánchez elige a sus socios.

Los fracasos del comunista en el poder han sido continuos, como los días. Desatendió las residencias de ancianos, no visitó ni una sola de ellas, sin inquietarle que se fueran al otro mundo 55.000 abuelos, o abuelas, en honor al bobo lenguaje inclusivo que defiende la cajera de Igual-da, pues a estos radicales zumbados les preocupan más sus locuras que las vidas humanas. Nacieron crueles y sufren constantes recaídas. Ahora andan muy atareados en maquillar los millones que recibieron por no hacer nada digno de mención. Lo último que ha hecho el del moño samurái, antes de pirarse del Ejecutivo, soltando coces, es defraudar al 93% de las personas pobres, a las que juró solucionarles la existencia y siguen sin recibir el ingreso mínimo.

Aun así, la soberbia del nuevo rico burgués, ya integrado en la casta, tras traicionar sus convicciones y a la revolución, anuncia que sigue en política y se ofrece a gobernar Madrid con un mantero y Castells tocando el clarín. El diamante de su campaña es que, si llega a Sol, lo primero que hará es cerrar el Hospital Isabel Zendal, la estrella del Gobierno de Díaz Ayuso para combatir la pandemia. Mientras el tupamaro hurga en la tierra y saca un diamante 100% falso, Ayuso mira hacia arriba, consiguiendo que la estrella del foro brille con total intensidad: “De Madrid, al cielo”.

No se puede comparar a unos trabajadores incansables que se parten el pecho por los madrileños con un par de vagos inútiles, que nada solucionan y todo lo complican. No es lo mismo un fabuloso alcalde como Almeida y una eficaz presidenta como Ayuso, que esos dos agitadores anclados en Galapagar viendo series de Netflix. Hay una enorme diferencia entre los Ferrari y los Simca 1.000.

Por ahí fuera nos detestan
Carlos Dávila. okdiario 3 Abril 2021

El informe de la Secretaría de Estado norteamericana sobre la conducta del Gobierno Español con los medios de comunicación y sus protagonistas no es una excepción. Hace tiempo que la Comisión Europea y el Parlamento de Bruselas vienen también advirtiendo de que los usos de sujetos como Sánchez e iglesias malversan la libertad de información e incluso realizan prácticas similares a las de los regímenes comunistas americanos, desde Maduro a Daniel Ortega en Nicaragua. Estos -ya se sabe- sólo conciben la conducta de periódicos, radios y televisión, de una doble manera: o bien se someten primero y se venden después, o son perseguidos con saña, también con sucesivas agresiones, hasta vejarlos y dejarlos en total fuera de juego. Lo sucedido con el director del periódico más importante de Caracas, El Nacional, tanto tiempo en el exilio porque está amenazado de muerte, es un ejemplo malvado y repulsivo de lo que dictadores tan estúpidos como matones, se disponen a hacer siempre, y no ya con los disidentes, que desde luego, sino con los periodistas que osan contar la verdad y revelar las muchas trapisondas que ejercen estos autócratas. Hace años el periódico mencionado era toda una referencia para la información no sólo de su país, sino de Hispanoamérica y hasta del mundo entero. Ahora, desde este punto de vista ha dejado de existir.

Ese es el modelo que está tratando de implantar el dúo Sánchez-Iglesias, un dúo que no se ha roto, únicamente que trabajará por separado pero con los mismos fines, y que ha sido denunciado con escrupulosidad por un departamento estadounidense de enorme importancia universal. Sólo basta seguir alguna de las series, fundamentalmente Madame Secretary, para constatar que una opinión negativa sobre la percepción de las libertades en un determinado país influye absolutamente sobre las consideraciones políticas y económicas que Estados Unidos tenga sobre él. Todo el estrato financiero norteamericano se entenderá con España en función de que seamos considerados respetuosos con la libertad y sólidos en nuestra seguridad jurídica. Las administraciones americanas, sean éstas republicanas o demócratas, se sienten autorizadas para retratar el estado de las democracias en naciones como España que, según su Secretaría de Estado, agravian y amenazan a los medios críticos.

Es curioso: el mismo día en que se publicaba el informe del Gobierno de Joe Biden, nuestra ministra de Asuntos Exteriores, González Laya, viajaba a Venezuela con el encargo de reasociarse con el régimen de Maduro. La señora canciller española (los diplomáticos aseguran que no han hablado en la historia con una titular del departamento tan sectaria e ignorante) ni siquiera ha guardado las formas en Caracas; allí se ha entrevistado largamente con la pirata que aterrizó en España sin permiso alguno. El compadreo entre la polizonte Delcy Rodríguez y la ministra Laya fotografía muy exactamente cuáles son los socios preferentes de nuestro Gobierno. Estados Unidos nos llama la atención porque Sánchez y sus compinches se ciscan en las libertades, y Rodríguez palmea a nuestra ministra porque están totalmente de acuerdo en reconducir nuestras relaciones. Es normal: ambos países ahora son lo mismo ¡Vaya asco!

La nota reprobatoria de los Estados Unidos ha tenido una respuesta cínica en el Gobierno (todavía) de nuestra nación. Sánchez y sus peones de brega se han limitado a señalar que “la democracia en España está asentada”, o sea, lo mismo que por ejemplo Margarita Robles, ministra de Defensa, ha venido gritando en el pescuezo del ya ex vicepresidente Pablo Iglesias. Es decir, que lo mismo nos da un roto que un descosido, lo mismo contestar a los ataques de un leninista miembro hasta hace unos días del Gobierno, que aclarar posiciones ante la nación más poderosa de la Tierra. Los norteamericanos, nada estúpidos por más que aquí, en nuestro país, se les quiera tomar por merluzos con botas tejanas, saben muy bien cuál es el tipo de Gobierno que corroe la democracia española. Tienen desde luego suficiente y muy antigua información sobre quién es el leninista Pablo Iglesias y todo lo que él ha venido representando desde las sentadas de la Puerta del Sol. Tengo por seguro que esa información fue transmitida en su momento a la Inteligencia española, pero ésta la desdeñó tontamente porque entonces de lo que se trataba era de encontrar un aliado político que desdibujara la trascendencia del PSOE. ¡Menudo papel el de Sanz Roldán y sus mariachis!

Algunos periodistas españoles damos fe de lo que nos aseguran, por lo demás, varios eurodiputados sobre las amenazas a la libertad en nuestro país. Son enormemente críticos y transmiten lo que escuchan de los representantes de otros Gobiernos de la Unión. Ésta no ha llegado al punto de emitir una opinión pública sobre las incontables agresiones que padecen los periodistas y los medios en España, pero sí han remitido al Ejecutivo de Sánchez muestras más que evidentes de que siguen al paso y concienzudamente los ataques verbales (y de los otros) que se están produciendo sin ir más lejos en los canales oficiales de comunicación. Televisión Española está emitiendo en directo las continuas arremetidas que vienen desde la Moncloa o, desde luego, de los tipos sujetos a la disciplina del comunismo internacional. Ahora Sánchez se ha encontrado con la repulsa de la administración Biden, él, que tanto celebró su victoria de noviembre. No puede disfrazar el mal juicio que observa sobre nuestro actual sistema de libertades, y vuelcan la responsabilidad sobre el pavoroso Trump. El maestro armero.

Ahora son los demócratas de Biden, presuntos aliados y hasta socios de Sánchez, los que han puesto en el grito en cielo ante las constantes transgresiones que comete la coyunda socialleninista. Afortunadamente, Estados Unidos ha clamado por una realidad que aquí, desde los medios lanares de comunicación, se está mintiendo y negando con la mayor de la desvergüenzas. Biden nos ampara pero la pareja indeseable Sánchez-Redondo nos continúa enredando sin el menor de los escrúpulos. Y esto, lo sufrido hasta ahora, no es nada para lo que se nos viene encima. Las elecciones en Madrid están a la vuelta de la esquina, y la acometida de Sánchez será, no tengan la menor duda, la de un gobernante sin principios, ni fundamentos, cuyo objetivo único es éste: “Cazar al enemigo”. Quizá para el menester se provean de la ayuda de un mangante de la democracia: Putin. Rusia ya intervino en Estados Unidos, ¿por qué no va a hacerlo en España? Por ahí fuera nos detestan, excepto, claro está Putin en cuyos comportamientos se solaza (e imita) nuestro embustero presidente.

Los dogmas de fe en la izquierda
Pedro de Hoyos. Periodista Digital 3 Abril 2021

La Iglesia católica exige a sus fieles creencia absoluta en sus dogmas. Hay cosas que no se discuten sino que simplemente se aceptan: son verdades absolutas sobre las que no cabe la menor duda ni discrepancia. Aceptas y eres católico o no. No hay discusión posible, estamos en el terreno de la fe, en el terreno de las relaciones con Dios, no estamos en una institución democrática, ni nadie lo pretende. Eso sí, puedes salirte si no la situación te gusta o no te convence.

Pero los partidos políticos han trasladado esto al campo humano con profundo éxito, el mesianismo que practican los líderes políticos es incuestionable, raramente un líder es cuestionado por sus bases, cometa las desfachateces que cometa. Es el líder y se le acepta. Sí, es una institución democrática, con órganos internos de control… que suelen estar controlados por el líder y sus adeptos.

Ya puede el líder y sus prelados cometer la fechoría de destituir injusta e ilegalmente a un guardia civil de renombre, que finalmente es apoyado por los más altos tribunales de justicia, que al líder inmarcesible nadie le pasa al cobro el error cometido.

Ya puede el líder supremo y sus apóstoles desdecirse en horas veinticuatro de promesas electorales anteriores, juramentándose con aquellos de los que antes apostató, que nadie le va a reclamar nada; ya puede el líder aliarse con aquellos que tienen como fin declarado acabar con las instituciones que preside el propio líder, que nadie le va a cuestionar sus decisiones. Por algo es el pontífice electo de nuestra iglesia electoral a quien seguimos con fe ciega, pase lo que pase y diga el disparate que diga. Es el mesías.

Los disciplinados feligreses jamás tendrán nada que objetar, aceptan y callan, aceptan y votan lo que el papa laico les diga. Su moralidad permite cualquier decisión y la contraria, aceptan la doctrina emanada de los concilios que temporalmente convoca el comité central y que les es transmitida a través de la prensa adicta, de la prensa adepta. No se trata de religión ni de relaciones con dios. ¿O sí? Pongan ustedes nombres de profetas actuales, de mesías actuales, de papas laicos y comparen la reacción de sus disciplinados discípulos. La reacción de los feligreses es la misma, adoración y latría por el sumo pontífice, asentimiento absoluto, aceptación total de sus acciones y de sus decisiones.

Tomar la política humana con la misma fe dogmática de quienes aceptan decisiones divinas o cuestiones religiosas ajenas al intelecto, a la razón y al pensamiento solo nos lleva a la dictadura porque estamos hablando de cuestiones humanas y terrenales de las que no puedes salirte, porque estamos hablando de pan y libertad. Aunque a lo peor estamos encantados.

La total libertad de Moncloa para asignar los fondos europeos activa la alarma en Bruselas
Bruselas da oxígeno al Gobierno al mantener suspendidas las reglas fiscales en 2022
Luca Costantini. vozpopuli.es 3 Abril 2021

Los técnicos comunitarios del equipo de la presidenta Ursula Von der Leyen están mirando con lupa al Gobierno de Pedro Sánchez antes de entregar los primeros tramos de los fondos de ayuda para la covid. Lo que más preocupa, de momento, es la “elevada discrecionalidad” con la que Sánchez ha diseñado su plan de acción, según ha sabido Vozpópuli de fuentes comunitarias. El caso de los 53 millones de euros entregados por la SEPI a la compañía Plus Ultra y los otros 120 millones pagados a Duro Felguera, ambas vinculadas con Venezuela, han aumentado el malestar en el Ejecutivo comunitario.

Hace un mes, Moncloa redactó un polémico decreto que obtuvo el apoyo del Congreso gracias a la abstención de Vox, y en el que se describía el método de ejecución de los fondos europeos en un marco de gestión muy centralizado por Sánchez y sin controles externos. Se trata de una anomalía en Europa, explican fuentes de la Comisión, donde ya han activado los mecanismos internos de vigilancia y control, tras la alarma recibida por parte de los partidos políticos en Bruselas y hasta por intermediarios de la patronal.

En ese documento, que los partidos de la oposición e incluso algunos socios de Sánchez piden que se convierta cuanto antes en ley para permitir modificar el texto, el Ejecutivo obvió incluir, además, la opinión del Consejo de Estado. Se trata de un dictamen no vinculante, argumentan en la Moncloa, pero que levantó ampollas en la oposición. Esta omisión empezó a alimentar las sospechas de la Comisión Europea.

Sombra venezolana
Hace casi un mes, la Comisión Europea envió un mensaje al Gobierno en el que pedía explícitamente activar una Unidad de Seguimiento para controlar el gasto europeo con expertos independientes. El propio Sánchez prometió a Von der Leyen en febrero buscar perfiles técnicos. El primer nombre que se ha puesto sobre la mesa es el de Santiago Fernández Muñoz, que proviene de la Airef pero también fue concejal en Torrelodones.

A la vez, las informaciones sobre el rescate de Plus Utra, desvelado por Vozpópuli, y el pago de la SEPI a la empresa de infraestructuras Duro Felguera, que en 2009 desembarcó en Venezuela durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para construir la central eléctrica de ciclo combinado Termocentro, han aumentado las alarmas. "Es un ejemplo de libro de lo que no se debe hacer", destacan fuentes en contacto con el equipo de Von Der Leyen.

La cuestión no es baladí porque sin controles externos podrían multiplicarse los casos de favoritismos o directamente de corrupción en el gasto de los fondos europeos. La discrecionalidad de esos rescates y el miedo a que Sánchez actúe sin controles alimenta las peticiones para que por lo menos la Airef tenga un papel en esa distribución de dinero. Y que, sin duda, también vigile la Intervención General del Estado, que habitualmente se encarga de fiscalizar los contratos públicos de la administración.

El enfado de los empresarios con Plus Ultra alcanza a Sánchez: "Es un pésimo precedente para los fondos UE"

Corrupción y favoritismo
La Comisión no puede permitirse pasos en falso, so pena de acabar pagando políticamente los platos rotos de la mala gestión de los países miembros. Es cierto que los fondos europeos se repartirán a lo largo de un plazo de cinco años, y que varias fuentes del gobierno y de la oposición comentan que el primer decreto es solo un primer paso en el mecanismo de gasto. "Se irá modificando", señalan.

Pero Sánchez tiene prisa porque la situación económica está tardando en recuperarse y sus planes estratégicos y políticos dependen, como ha adelantado este diario, de la vacunación y el comienzo del repunte económico. Entre ellos, un posible adelanto electoral en 2022 que cada día que pasa gana más fuerza. El hecho de que este año lleguen menos de la mitad de los fondos esperados, como publicó Vozpópuli, ya ha creado cierto nerviosismo en el Gobierno.

"Vamos con un retraso de al menos tres meses", deslizan fuentes conocedoras de la gestión de petición y tramitación de esos fondos. Mientras que en Bruselas no tienen duda: "Les tienen enfilados", concluyen fuentes cercanas a la presidente Von der Leyen para describir cómo en estos días los técnicos económicos están mirando con lupa a España.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Gracias, EEUU
Eduardo Inda. larazon 3 Abril 2021

Fui el pionero. Tengo el honor de ser la primera persona a la que calumnió, injurió y persiguió la chusma podemita. Un servidor fue el primer objetivo de las hordas que dirige ese tipejo al que el juez García Castellón atribuye tres delitos: Pablo Iglesias. Y cuando digo honor, digo bien, lo que me preocuparía es que esta gentuza me loara o ensalzara mis virtudes morales. Significaría que soy la misma clase de basura que ellos. El individuo al que la maldad patria ha rebautizado como El Jorobado de Galapagar me apuntó mafiosamente tras nuestros enfrentamientos dialécticos en TV. No soportaba que alguien le pusiera los puntos sobre las íes mientras el 95% de los periodistas le decía lo guapo, lo listo, lo alto, lo estilizado y, manda bemoles, lo ¡¡¡demócrata!!! que era.

Menos aún que fuera Okdiario quien se saliera del consenso periodístico que pasaba por la protección y promoción de un sujeto y un proyecto apadrinado por Bildu y financiado por dos dictaduras sanguinarias como la venezolana y la iraní. Situación inusual en el resto de Europa, donde esta clase de lumpen es despreciada y demonizada por los medios y la sociedad civil. A lo anormal jamás le otorgan estatus de normalidad en Francia, Reino Unido, Alemania o Escandinavia. Me puso la cruz definitiva cuando el periódico que tengo el privilegio de dirigir destapó en exclusiva la compra por 670.000 euros de su casoplón de 1,2 millones. La campaña antiInda ha llegado al punto de identificar mi domicilio y mi coche con el perogrullesco objetivo de que cualquier hooligan me apalee.

El culmen de esta estalinista campaña llegó el 1 de marzo de 2020. Mientras se negaban a tomar medidas contra un Covid que nos invadía porque había que llegar como fuera al 8-M, el entonces vicepresidente exigió que me metieran «en la cárcel». Tal cual. Con mi nombre y mi apellido. Al día siguiente, una patética Irene Montero repetía la tesis cual cacatúa. Prácticamente toda la profesión calló. Recibí contadísimas llamadas. Sólo la Asociación de la Prensa de Madrid, presidida por el admirado veterano Juan Caño, puso públicamente el grito en el cielo en forma de comunicado. Parafraseando el célebre poema de Martin Niemöller, nadie dijo nada porque no eran Eduardo Inda, ni Okdiario.

Y luego el marqués de Galapagar ha ido a por muchos de los profesionales que se hicieron los suecos. Una estrategia tan tonta como suicida, porque ahora no sólo tiene en contra al arriba firmante sino a todo quisqui. Estos salvajes ataques a ese derecho fundamental que es la libertad de expresión no han merecido jamás reproche alguno de la oposición, tampoco de ningún grupo de la sociedad civil, se han tomado a beneficio de inventario por una España demasiado acostumbrada a decir «sí, bwana» al mandamás de turno. Resabios de casi 40 años de dictadura. Resulta vergonzante que tenga que venir un país extranjero, Estados Unidos, a denunciar «los ataques» del Gobierno de Sánchez a la prensa en general y a un servidor en particular, aludiendo literalmente a la exigencia de Iglesias de que me encarcelen. El síntoma más preocupante es que nos consideran poco más que una república o tiranía bananera. El más tranquilizante es que siempre nos quedará la nación más libre y poderosa del mundo para hacer los deberes que aquí no nos atrevemos a ejecutar. Gracias, EEUU.

Reeducación
Mikel Buesa. larazon 3 Abril 2021

Instituciones Penitenciarias ha desplegado últimamente un programa de reeducación para los penados por delitos económicos y corrupción que, en 32 sesiones, los pone en disposición de gozar de los beneficios del tercer grado y salir de la cárcel, pues, según afirma el organismo, cuentan con las «herramientas para poder enfocar su vida en libertad con una conducta prosocial». Cualquier cosa que sea esto último, el caso es que Urdangarín ha sido uno de los primeros egresados del curso y, según parece, Francisco Correa ha solicitado ya la matrícula. Ya se ve que estos señores –y otros como ellos– son delincuentes de cuello blanco y que lo suyo siguen siendo, como señaló hace medio siglo el profesor Garrigues, «pecados veniales, delitos de caballeros». Y, claro es, a los caballeros se les puede dictar una filípica amable para que, reeducados, vuelvan a ser personas respetables.

Nada que ver con los políticos que organizan rebeliones y, menos aún, con los que cogen las armas para aterrorizar a los ciudadanos, matándolos de vez en cuando. A esos, según la doctrina que ha impuesto el ministro Marlaska, no les hacen falta cursillos. A los unos porque basta con colocarlos a residir en Cataluña para que se rehabiliten con la inestimable ayuda de la Generalitat, que en esto es maestra de reeducaciones. Y a los otros porque les es suficiente con firmar un papelito que no dice lo que dice el mandamás de Interior para que parezca que se han arrepentido de sus pecados y estén listos a incorporarse a la vida política sin mayores necesidades formativas. Y si no, que se lo cuenten a Otegi y a los otros veintitantos ex-etarras que ocupan puestos directivos en Sortu y Bildu.

Está claro que una cosa es ser un caballero y otra muy superior ser un delincuente camuflado de político. Porque a los primeros hay que sermonearlos, mientras los segundos son los que redactan sermones. Desengañémonos, querido lector, nosotros no somos de esos mundos ni los entendemos. Menos mal que el preclaro intelecto de Marlaska ha dado con la solución para su arreglo. Eso sí, en nuestro quebranto.

La Generalitat no es de todos los catalanes
Editorial larazon 3 Abril 2021

Si algo dejó claro las elecciones del 14-F es que la opción que representó Ciudadanos ha desaparecido devorada por el «proceso» y también por errores propios. No había cabida para una propuesta que representara a la Cataluña no nacionalista, que rompiese la dialéctica centrada siempre contra España, en agravios y victimismos, que pusiera en el centro al ciudadano frente a una Generalitat al servicio de partidos independentistas. Cs ganó en 2017 y el pasado febrero quedó arrasado –de 36 a 6 escaños–, al punto de la desaparición que ahora se confirma, de repetirse las elecciones tras el fiasco de la doble sesión de investidura fracasada. El partido naranja se quedaría con dos diputados, según un encuesta de NC Report que publicamos hoy, lo que supondría su extinción. De esta manera, el tablero político vuelve a quedar monopolizado por el independentismo, ERC y JxCat, pero en una coyuntura que hace muy difícil una salida, aunque sea para formar un gobierno, que es lo que correspondería: estos dos partidos luchan por el poder y no hay otro objetivo que les mueva. En el mismo sondeo se plasma algo que explica la sobreactuación de Puigdemont, ya de por sí histriónica, y es que su partido perdería un escaño y casi un punto porcentual de votantes (0,9%), por lo que no está en condiciones de negar por dos veces a su socio, ERC, el voto de investidura. Es más, el partido de Junqueras, enemigo confeso del prófugo de Waterloo, subiría un 1,1% y ganaría un diputado. A estos datos de por sí elocuentes habría que sumar que el PSC también crecería en voto (0,5%) y un escaño. Pero el sentido patrimonial de nacionalismo de las instituciones impidió que el PSC presentase la candidatura de Salvador Illa a la presidencia al ser el más votado y, como reafirmación de esta posición, el independentismo selló un pacto por el que se comprometían a no gobernar con los socialistas, después de todo un partido que apoyó el 155.

Efectivamente, existe una anomalía, que es la que mantiene a Cataluña en un crisis institucional sin precedentes: no hay Govern y el Parlament –que está presidido por una imputada por varios delitos de corrupción y que está bajo las órdenes de un prófugo de Justicia– es una apisonadora que no ejerce control a ningún Ejecutivo. Ahora mismo las únicas a las que se les reconoce como «legítimas» representantes del «verdadero» pueblo de Cataluña son asociaciones privadas: el llamado Consell per la República encabezado por Puigdemont –y que aspira a estar por encima de la Generalitat–, la ANC y Òmnium. La larga experiencia que desgraciadamente nos dicta el «proceso» es que hasta que no se revierta esta situación, Cataluña seguirá inmersa en una crisis cada vez más profunda.

Cataluña, un "territorio peligroso" para periodistas en el que "no hay presos políticos"
El informe de los Estados Unidos sobre derechos humanos desmonta el relato de los separatistas.
Pablo Planas (Barcelona). Libertad Digital 3 Abril 2021

Los golpistas catalanes no son presos políticos, el periodismo en la Cataluña nacionalista es un ejercicio de riesgo y no se respeta la neutralidad ideológica en los espacios públicos. Esas son las principales conclusiones del informe del departamento de Estado de los Estados Unidos sobre la libertad y los Derechos Humanos en el mundo.

El documento, presentado por el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken, desmonta el relato separatista sobre la supuesta condición de "presos políticos" de los condenados por el golpe de Estado separatista de octubre de 2017, destaca los riesgos del periodismo y la ocupación del espacio público por la simbología separatista.

Tras advertir de que el grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias de Naciones Unidas calificó a la población catalanohablante de "minoría" y pidió la liberación de los golpistas, el documento señala que ninguna ONG internacional de Derechos Humanos considera "presos políticos" a los condenados por sedición y malversación.

Sin embargo, eso no ha sido óbice para que el separatismo haya tratado de manipular las conclusiones del informe. Un ejemplo de ello es el mensaje que el vicepresidente del Parlament, el neoconvergente Josep Costa, emitió en la red social Twitter y en el que afirmaba que "los Estados Unidos recogen en su informe de Derechos Humanos la existencia de presos políticos en España". Costa adjuntaba el párrafo del informe en el que se destacaba precisamente que ninguna ONG considera a los golpistas presos políticos.

El tuit dio pie al eurodiputado de Ciudadanos Jordi Cañas a replicar a Costa en estos términos: "No tener capacidad de comprensión lectora es un serio problema. Y mentir, otro".

El documento estadounidense también hace referencia al ejercicio del periodismo en Cataluña y anota que "en febrero, la Federación Internacional de Periodistas advirtió en su informe anual de 2019 sobre el aumento de los casos de violencia contra el ejercicio del periodismo en Cataluña, afirmando que esta comunidad se ha convertido en "territorio peligroso para los periodistas".

Pancartas y lazos separatistas
Otro de los asuntos que se destacan respecto a Cataluña es la inundación de propaganda separatista, como los lazos amarillos o las pancartas sobre los falsos presos políticos, en edificios públicos, con especial incidencia en centros educativos.

Así, en el documento se informa de que "el Defensor del Pueblo denunció la falta de neutralidad ideológica en los centros de educación, especialmente en Cataluña. Esto incluye pancartas partidistas en las fachadas de escuelas y otros espacios públicos. El Defensor del Pueblo denunció la resistencia de las autoridades –en particular, los departamentos de la Generalidad y los ayuntamientos de Cataluña, así como los centros educativos, culturales y sanitarios– a eliminar esos símbolos tras recibir las quejas de los ciudadanos. El Defensor del Pueblo instó a estas autoridades a respetar los principios de neutralidad ideológica en los espacios públicos".

 


Recortes de Prensa   Página Inicial