AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 14  Abril  2021

La colaboración del PP con Sánchez, la inseguridad en Madrid, el voto útil a VOX… diez claves de la entrevista a Abascal
https://gaceta.es 14 Abril 2021

La Gaceta de la Iberosfera publica una entrevista al líder de VOX Santiago Abascal en la que valora la precampaña de su partido para las próximas elecciones en la Comunidad de Madrid del 4 de mayo. Abascal denuncia en este encuentro la campaña de intimidación de la izquierda y reivindica el derecho a disentir frente a la tiranía progresista.

El recibimiento de los vecinos a VOX en las diferentes localidades y municipios de la región madrileña es otro de los puntos que el líder de la formación destaca en esta entrevista. Para Abascal, la respuesta de los madrileños en los actos de precampaña actúa de ‘termómetro’ de la intención de voto en Madrid: “Ningún partido recibe tanto apoyo y cariño como VOX”.

Diez claves de la entrevista
1. La violencia en Vallecas, un ataque orquestado por el poder: “Nosotros sabemos que los que participaron en el escrache a VOX no actuaron por su cuenta (…). No fue una protesta orquestada por un puñado de antifascistas. Fue un boicot organizado por los más altos representantes de los partidos de la izquierda española y del Gobierno de la Nación. Es de una gravedad extraordinaria”.

2. El sindicato Solidaridad y la defensa de los trabajadores: “Hacen falta sindicatos que defiendan a los trabajadores y apoyamos a Solidaridad en su lucha frente a la mafia de Comisiones y la UGT. Una mafia sindical que lleva décadas engañando a los trabajadores y que no lucha por mejorar sus condiciones laborales. El próximo 1 de mayo vamos a salir a la calle a defender a los trabajadores frente al gobierno de la ruina y la miseria”.

3. Propuestas contra la okupación y la inseguridad en Madrid: “Los madrileños han de saber que el voto a VOX es un voto para terminar con las mafias de la okupación, para luchar contra los narcopisos y el tráfico de droga, para reclamar al Estado que endurezca las penas contra los violadores y acosadores; para cerrar los centros de menas y para exigir la deportación de los inmigrantes ilegales que hayan cometido delitos graves. Queremos hogares, calles y plazas seguras”.

4. Medidas económicas y reducción de impuestos: “Vamos a realizar una auditoría del gasto político. Exigiremos que se reduzcan los diputados de la Asamblea de Madrid a la mitad y que se limiten a siete las Consejerías del Gobierno autonómico (…). Queremos cerrar Telemadrid, una televisión que cuesta un dineral a los madrileños y que ofrece un servicio ideologizado y politizado que ya cubren los entes privados. Y para terminar, vamos a acabar con todo tipo de prebenda o subvención a partidos, sindicatos, patronales, asociaciones y medios de comunicación”.

5. Derogación de leyes ideológicas: “VOX va a estar siempre al lado de los españoles sin voz. Por eso vamos a insistir en que hay que derogar las leyes ideológicas que atacan la libertad de enseñanza, que discriminan según sexo o que buscan adoctrinar a nuestros jóvenes en ideología de género. El PP instauró en la Comunidad de Madrid una Ley LGTB digna de Irene Montero. Un VOX fuerte es la mejor garantía de que los activistas ideológicos se mantendrán alejados de nuestras aulas”.

6. Defensa de la familia, invierno demográfico y ayudas a la natalidad: “VOX defiende que la familia es la institución capital de la sociedad. Por ello vamos a cuidar de nuestros mayores ante la cultura de la muerte y el abandono y vamos a proponer medidas para paliar el invierno demográfico que sufrimos en Madrid y en toda España. Promoveremos ayudas directas a la natalidad y un plan de apoyo a las madres trabajadoras con deducciones fiscales y facilidades para la conciliación”.

7. Reivindicación del medio rural: “VOX reivindica la cultura y tradiciones del medio rural y va a proteger el producto nacional. Ningún progre de Galapagar, de Bruselas o de Silicon Valley va a decir a nuestros agricultores y ganaderos cómo han de vivir”.

8. Medidas contra el coronavirus y fin de las restricciones: “VOX se opone de manera frontal y sin matices a todas las restricciones y toques de queda. Queremos que los españoles recuperen el derecho de circulación, de reunión, de trabajo, de apertura de negocio, de residencia… Y exigimos que se indemnice a todos aquellos ciudadanos a los que se les ha impedido trabajar”.

9. PP y Ciudadanos, colaboradores necesarios de Sánchez: “Sánchez e Iglesias han contado con cooperadores necesarios en el secuestro de los españoles. Ya fuera con su abstención, ya con el voto a favor, el PP y Ciudadanos fueron necesarios para las sucesivas prórrogas del estado de alarma (…).Si en la Comunidad de Madrid Ayuso no ha seguido la senda de Feijóo o de Mañueco ha sido, únicamente, por la presión de VOX”.

10. El único voto útil es VOX: “El único voto útil es el que sirve para defender los valores en los que crees, para que los programas que has votado no sean traicionados una vez en el poder y para proteger el bienestar y la prosperidad de los españoles. Con Rocío Monasterio y con VOX está garantizada la estabilidad de la Comunidad de Madrid”.

Sánchez, Agencia de Propaganda S.A.
Los presupuestos no cuadran, la deuda crece, la vacunación falla, el ‘hachazo’ fiscal será histórico, el PSOE ningunea a Gabilondo... y la respuesta de Moncloa es anunciar otra vez 140.000 millones
Editorial ABC 14 Abril 2021

Algo debe de ir muy mal en los sondeos internos del PSOE para que Pedro Sánchez, con su alergia a dar explicaciones públicas de algo, se vea forzado dos veces en ocho días a convertir la sala de prensa de La Moncloa en la tribuna de un mitin. Compareció la semana pasada para erigirse en una suerte de vacunador universal y dar por concluida otra vez la pandemia, y hoy lo hizo para vender humo con una anti-noticia: que España recibirá 140.000 millones de los fondos europeos para rescatar al PIB de la ruina recesiva. Si no fuese porque Sánchez lleva más de ocho meses viviendo de la falsa euforia generada por ese dinero, cualquiera diría que es una feliz noticia para España. Pero no solo no ha llegado aún un solo euro, sino que este año vendrán muchos menos de los 27.000 millones previstos. Nada en las palabras de Sánchez suena a nuevo. Si acaso, su desesperada necesidad por reflotar la candidatura de Ángel Gabilondo después de que haya sido dinamitada desde su propio Gobierno a través de la ministra de Hacienda, con su anuncio de un ‘hachazo’ fiscal para los madrileños a partir del próximo enero.

La campaña socialista en Madrid se ha convertido en un caos para el PSOE y Sánchez se está implicando personalmente porque asume que un mal resultado le complicará el resto de la legislatura, y porque el triunfo del PP puede ser el embrión para una reunificación del centro-derecha. Sin embargo, todo su mensaje es manido. Suena a hueco. Sánchez se ha puesto en modo electoralista por la debilidad manifiesta de Gabilondo, pero Europa no está en campaña. La Comisión Europea no entiende de propaganda, ni de medias verdades improvisadas, ni del engaño como instrumento de agitación. Europa entiende de gestión, de solvencia, de eficacia, y si no percibe esas variables dificultará la llegada de ayudas. Además, al Gobierno ya se le han descuadrado los presupuestos generales de los que tanto presumió. La deuda está disparada, el déficit obliga a Sánchez a ejercer una usura tributaria inédita, el crecimiento será menor del calculado, y miles de ERTE terminan ya en ERE. Los presupuestos estaban basados en una inmensa mentira, y Sánchez, Iglesias, Calviño y el resto de cómplices en esta trampa tendida al ciudadano en mitad de una pandemia lo sabían. Conocían que sobredimensionaban cualquier cálculo a sabiendas de que no se iba a cumplir.

Ahora la mentira se ha convertido en inmanejable y la reacción de Sánchez consiste nada menos que en humillar a Gabilondo, que a su vez renegó ayer del presidente reiterando que no subirá los impuestos en Madrid, diga Moncloa lo que diga. El PSOE está en guerra consigo mismo, con un candidato ninguneado, y con Sánchez ejerciendo como líder de la oposición a Isabel Díaz Ayuso. Empieza a fallarle su papel de vacunador oficial del Estado, de salvador planetario de crisis humanitarias, de sostén económico de cada hogar, y de todo lo que se tercie en su guión de demagogia. Hasta Fernando Simón le contradice cuando el presidente afirma que Madrid miente en las cifras de la pandemia. Le sobra tanto triunfalismo sobreactuado como verborrea, y la levedad de su lenguaje se ha hecho cansina. Hoy volvió a repetir por enésima vez aquello de la transición ecológica, la transformación digital, el modelo disruptivo, el desarrollo verde, ecológico y resiliente, las estrategias de movilidad sostenible, la economía de los cuidados, los esfuerzos potentes de integración... Naderías sin fondo. Si se sumaran todas las veces que Sánchez ha anunciado la llegada de 140.000 millones, España tendría ya varios billones que repartir.

Ignaros y rencorosos
Emilio Campmany. Libertad Digital 14 Abril 2021

Susana Díaz lo exigió, Ximo Puig lo demandó y Sánchez ha amenazado varias veces con hacerlo. Ahora es su ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la que, enardecida de fervor centralista, pasión unionista y resabios neofranquistas, amenaza con privar a las comunidades de parte de su autonomía fiscal en el ámbito de los impuestos sobre el patrimonio y sucesiones y donaciones para obviamente subirlos en Madrid. La novedad, de haber alguna, es que ahora se dice que el independentismo catalán lo exige para recuperar para Cataluña parte de la riqueza que ha huido a Madrid. Pero ¿aceptarán los soberanistas devolver competencias al odiado Estado español para que la Moncloa pueda meterle mano a la relativa benevolencia de la fiscalidad madrileña? ¿O más bien esperan que el Gobierno le quite las competencias a Madrid pero sólo a Madrid, para hacer así que en la capital se incaute tanto como en Cataluña, aunque dejando que allí sean los golpistas los que perpetren el saqueo mientras en la Villa y Corte lo hagan los socialistas y comunistas del Gobierno de la nación? ¿No sabe Rufián en su inabarcable incultura que una ley para merecer tal nombre ha de ser general y que para privar de una competencia a Madrid hay que quitársela a todas las demás comunidades autónomas, incluida por supuesto Cataluña?

Jamás se han atrevido los socialistas a dar un paso que o va contra las autonomías o contra el Estado de Derecho. Pero son tan bestias, tan ignaros y están tan cegados por el odio que en esta ocasión podrían saltarse el principio de generalidad de la ley y hacer una norma ad hoc dirigida tan solo contra Madrid. Lo que estuvieron a punto de hacer con el Consejo General del Poder Judicial da idea de cuánto desconocimiento padecen y cuánto rencor destilan. Lo suficiente como para aprobar una disposición como la que les gustaría aprobar, que no sería más que un ucase de la peor especie que justificaría una intervención de la Unión Europea tan rápida y severa como la que provocó la agresión a la independencia judicial que pretendieron.

Y sin embargo tienen que acabar con Madrid. No pueden tolerar que Ayuso demuestre que se pueden prestar más y mejores servicios sociales con impuestos más bajos. Los socialistas y los comunistas transmiten la falsa idea de que a más impuestos, mejores servicios. Y eso sólo es verdad hasta un determinado límite que las normas fiscales del Estado y las de la mayoría de las comunidades autónomas hace mucho que superaron. Más allá de ese límite, lo que están demostrando socialistas, comunistas y nacionalistas catalanes es exactamente lo contrario, porque las recaudaciones, en términos absolutos, bajan y son cada vez más raquíticas. Si en el resto de España empiezan a darse cuenta, como ya lo están haciendo, que Ayuso protege mejor el Estado de Bienestar que Sánchez, Iglesias o Junqueras, apañados están.

Dios nos coja confesados
OKDIARIO  14 Abril 2021

El comité de expertos que asesorará a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para atracar fiscalmente a los madrileños a través del incremento del Impuesto sobre Sociedades, Patrimonio y Sucesiones y Donaciones está presidido por el catedrático Jesús Ruiz-Huerta, principal impulsor de las reformas que se alumbren en ese organismo. ¿Y cómo es él?, se preguntarán ustedes. Pues Jesús Ruiz-Huerta, que fue director del Instituto De Estudios Fiscales entre 2004 y 2008, durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, es un economista peculiar. Tanto que en un estudio publicado en 2015 defendió que España tiene un amplio margen para subir impuestos: nada menos que entre 6 y 7 puntos del PIB hasta igualar la media de la UE: una subida que equivaldría a 84.000 millones de euros. Ahí es nada.

Desde luego, si lo que la ministra de Hacienda de Pedro Sánchez busca es subir impuestos en Madrid para debilitar a Isabel Díaz Ayuso, no podría haber elegido a un experto mejor, porque Ruiz-Huerta es capaz de dejar el bolsillo de los madrileños más tieso que la mojama: alguien que considera que la presión fiscal en España es baja y que se puede seguir subiendo hasta nada menos que unos 70.000 millones de euros adicionales.

El estudio fue publicado en 2015. Se realizó para Economistas sin Fronteras y se publicó bajo el título «Fiscalidad: eficiencia y equidad». En el mismo, el hoy experto del Gobierno deja escritas perlas como que «en un mundo en el que, según la información disponible, la desigualdad muestra un crecimiento intenso, no parece que pueda justificarse el abandono del sistema impositivo para combatir los crecientes efectos desigualatorios que se producen en los mercados», por lo que aboga por un nivel de presión fiscal «que permita financiar adecuadamente los servicios y se distribuya según criterios de justicia y eficiencia».

Hasta ahí, con matices, se puede estar más o menos de acuerdo, pero cuando concluye que la receta es incrementar entre 6 y 7 puntos del PIB la carga fiscal -84.000 millones de euros- sólo queda encomendarse al Altísimo. Dios nos coja confesados. Si el socialcomunismo gobierna en Madrid, los madrileños van a sufrir en sus carnes la «eficiencia y equidad de la fiscalidad» de la izquierda.

De cobrar del PP de la Gürtel a urdir la moción de censura por la Gürtel
OKDIARIO  14 Abril 2021

Paradojas de la vida: Iván Redondo, el todopoderoso gurú de Pedro Sánchez en La Moncloa, trabajó para la Dirección Nacional del PP y cobró cantidades superiores a las del entonces presidente del partido, Mariano Rajoy. La mano derecha de Sánchez realizó labores para Génova durante los años 2008 y 2009, en el que recibió una retribución anual de 207.088 euros, por encima de los 196.490 de Rajoy. Así se desprende de la información que hoy publica OKDIARIO, en la que se aportan documentos que confirman que los ingresos de Redondo en el año 2009 superaban en más de 40.000 euros la nómina de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que ocupaba el tercer puesto en el ranking de salarios de Génova con 167.864,88 euros. En 2019, como director de Gabinete de Presidencia, el salario de Redondo, una década después de su etapa popular, asciende a 126.124, en el que se contemplan el salario base más los complementos de productividad, según hizo público la propia Moncloa. El PP pagaba mucho mejor.

Curiosamente, Iván Redondo cobraba del PP en una etapa marcada por la Gürtel, caso que propició en 2018 la moción de censura del PSOE de Pedro Sánchez contra el Gobierno de Mariano Rajoy y en la que jugó un papel determinante la actual mano derecha del jefe del Ejecutivo socalcomunista.

El Excel con las retribuciones de Génova, en el que figuran más de 600 nombres, desvela que Iván Redondo disponía entonces de un contrato fijo, pero no como empleado por cuenta ajena. El hoy jefe de los fontaneros de Sánchez figura como autónomo con una retención del 7%, equivalente a 14.496,16 euros. Redondo no facturó sus retribuciones a través de una sociedad porque, cuando fue contratado por el PP, todavía no había constituido su consultora Erre Consultoría Corporativa SL , que fue inscrita más tarde en el registro mercantil, el 29 de mayo de 2009, como «consultoría política, comunicación, publicidad, relaciones públicas, formación, organización de eventos, marketing y la compraventa y alquiler de inmuebles».

Dos conclusiones: el PP pagaba a Redondo una retribución desproporcionada y el PP no consiguió fidelizar a su asesor pese a su alta remuneración, porque se pasó al ‘enemigo’ para asestarle un estocada políticamente mortal en 2018. Como ‘cazalentos’ el PP no tiene desperdicio.

Pablo Iglesias rabia contra la prensa libre
Liberal Enfurruñada okdiario 14 Abril 2021

El fracasado aprendiz de dictadorzuelo chavista está desesperado, ya no sabe qué hacer para remontar la que se le viene encima. Al despertar, cada mañana, mira asustado a los pies de su cama, esperando encontrar la cabeza cortada de su caballo favorito, como último aviso de las muchas mafias a las que está obligado mediante unas promesas que cada vez ve más lejos poder cumplir. Cuando Hugo Chávez firmó de su puño y letra la orden para que se pagaran 6,7 millones de euros a la fundación liderada por Iglesias, Monedero, Errejón y Verstrynge, para «que en España puedan crear consensos de fuerzas políticas y movimientos sociales, propiciando en ese país cambios políticos aún más afines al gobierno bolivariano», la narcodictadura venezolana esperaba a cambio unos resultados que el todavía líder de Podemos ya sabe que no va a poder alcanzar.

“A los iranís les interesa que se difunda en América Latina y en España un discurso de izquierdas, porque afecta a sus adversarios”, fueron las palabras literales con las que Pablo Iglesias justificó que había aceptado trabajar para el teocrático Gobierno de Irán, a través de HispanTV. El de Galapagar se aprovechó de que los Ayatolás intentaban desestabilizar España con una financiación que, según la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, llegó hasta los 9,3 millones de euros, pagando hasta el teléfono móvil de Pablo Iglesias. Pero el podemita no ha conseguido ofrecer la desestabilización que esperaban y el país número uno en exportación de terrorismo, que es Irán, no está acostumbrado a aceptar estos fracasos.

Desde su fundación en 2014, hasta las elecciones generales de junio de 2016, Iglesias parecía imparable. Pero pronto se vio que su éxito tuvo pocos méritos propios, más allá de su innegable capacidad para engañar a los menos informados. Los incontables casos de corrupción de PSOE y PP no fueron perdonados por unos votantes arruinados por la nefasta gestión de la crisis llevada a cabo por ambos partidos, unos mandando al paro a cuatro millones de españoles y los otros subiendo los impuestos hasta acabar de empobrecer a los afortunados que conservaban unos trabajos que no daban para llegar a fin de mes. Podemos recibió en sus primeros años el apoyo de la España indignada que acampaba en Sol y en tantas otras plazas, pero el engaño duró poco y a partir de 2016 empezaron a darse cuenta de cuál es la verdadera cara de Pablo Iglesias. El macho alfa se quedó sólo al frente del partido, abandonado por todos los que le habían ayudado a conseguir su pequeño éxito. Y fue a aislarse a su millonario casoplón de Galapagar, junto a la madre de sus hijos.

Una persona tan orgullosa y narcisista como él es incapaz de reconocer sus propios errores y frustrado, carga una y otra vez contra la prensa libre que durante estos últimos años ha ido publicando, uno tras otro, todos sus chanchullos y corruptelas, que ha dejado patente cómo se ha enriquecido personalmente, que ha contado con detalle todos los dejes repugnantemente machistas del que se pretende erigir en líder de un partido feminista, sus procesos judiciales, su sospechoso manejo de los fondos electorales, su extraña financiación y hasta su debilidad para con las “asesoras” más jovencitas y mejor retribuidas por sus “favores”. A Pablo le encantaría haber tenido éxito y poder tratar a la prensa española como lo hacen las dictaduras venezolana e iraní, a las que tanto debe. Pero sabe que ha fracasado y sólo le queda el recurso de la pataleta. Sus amenazas jamás nos han amedrentado, pero hoy, cautivo y desarmado, sólo nos provocan una media sonrisa displicente.

A Sánchez (y a España) se le cayó ‘el tinglado de la farsa’
Pablo Sebastián republica 14 Abril 2021

Parece que en un santiamén se le ha venido abajo al Presidente Sánchez el mitin triunfalista e histórico con el que quiso anunciar un momento sublime para España, al presentar su pretendido Plan de Recuperación económica con Fondos UE y la lista de proyectos en los que su Gobierno piensa invertir miles de millones porque quedó al descubierto que el Plan no existe porque todavía no ha sido presentado ni aprobado en la UE.

Y ni siquiera en su propio Gobierno por discrepancias con Podemos. Y por ello el Consejo de Ministros de este martes no pudo anunciar un acuerdo sobre el famoso Plan. Y Sánchez quiso suplantar este fracaso con un mitin eufórico de pretensiones históricas que se le ha quedado en poca cosa. Y buena prueba de ello es que solo hablo de inversiones y no dijo nada de las reformas estructurales que preocupan a la Comisión Europea y no aceptan los ministros de Podemos, sobre normativa laboral, impuestos, pensiones y alquileres, entre otras cosas.

El tinglado mitin de la farsa de Sánchez, otro montaje de ‘Producciones La Moncloa’, se le ha caído a Sánchez con estruendo y mala suerte añadida porque en medio del espectáculo donde Sánchez presumía de su acelerado plan de vacunación, le llegó la noticia y el desconcierto de que la vacuna Janssen acababa de ser suspendida en los EEUU, por varios casos de trombosis (como con AstraZeneca), por lo que los americanos han decidido suspender la entrega de vacunas en Europa.

Y esto altera los planes de la vacunación del Gobierno dado que dichas vacunas americanas de Janssen iban a llegar hoy mismo a España y se pensaban aplicar inmediatamente a las personas de entre 70 y 79 años (el colectivo de edad más retrasado). Creando otra gran bolsa de retraso y de inquietud ciudadana como las que se ha formado en torno a AstraZeneca, rechazadas por varios miles de ciudadanos que no acudieron a la cita de vacunación.

Sánchez se debía de haber ahorrado su eufórico mitin de La Moncloa ante los medios de comunicación y que hoy intentará repetir en el Congreso. Pero habituado como está a no decir la verdad y al auto bombo personal se empeñó en el espectáculo y se estrelló. Y ahora no tenemos ni famoso Plan de Recuperación económica ni plan urgente de vacunación, mientras sigue subiendo la incidencia de los contagios de la ‘cuarta ola’ y el presidente se niega a ampliar el ‘estado de alarma’ para facilitar el control de movilidad.

Pero este fracaso de Sánchez, en tan importantes proyectos no nos alegra ni nos complace porque en ambos fracasos y retrasos económico y sanitario pierde Sánchez pero también pierde España. Y eso es lo que ahora más nos preocupa y a todos nos debe inquietar.

A sabiendas también, en lo que a los Fondos Europeos se refiere, que estos están bloqueados en Alemania y Polonia -a lo que Sánchez también le resta importancia- mientras se llena la boca con su retahíla sobre ‘la resiliencia, la transformación digital y la transición ecológica’, y toda clase de ‘regalos’ e inversiones para niños, jóvenes, mayores, dependientes y, por supuesto, con la siempre añadida cantinela de la ‘igualdad’.

Nos ha prometido el presidente Sánchez invertir 70.000 millones de euros en la modernización de España a lo largo de seis años pero eso que está muy bien y muy verde y por ahora no se puede confirmar ni echar las campanas al vuelo. Una vez que todavía queda mucho por negociar con la UE, en el seno del Gobierno y con los agentes sociales. Como falta por saber como va el proceso de la ratificación de los Fondos de Recuperación en todos los parlamentos de la UE. De manera que mucho cuidado y más prudencia, por lo que entretanto pudiera suceder.

República, mentiras y la santa izquierda
Irene González. Vozpopuli 14 Abril 2021

Estos días de mediados de abril suelen alborotar aún más a quien por costumbre se halla en un estado de agitación. La izquierda gobernante se apresta a conmemorar la proclamación de la II República para evitar que la siniestra realidad de la legitimidad que reivindican disipe toda duda sobre su modelo.

Dos días antes de aquel 14 de abril de 1931 se celebraron unas elecciones municipales planteadas en términos plebiscitarios. Ante el buen resultado de los republicanos en las grandes ciudades, la mayoría de personas que ocupaban un puesto público de relevancia, empezando quizá por el propio rey Alfonso XIII, entendieron que ya no existía nada que salvaguardar en aquel sistema que había acabado hace tiempo. “Podría, seguramente, resistir. Pero la fuerza material no puede emplearse cuando no se tiene fuerza moral para ello”—afirmó el monarca tras el último Consejo de Ministros. Así se produjo la precipitada huida de un rey lleno de temores, quizá por lo acontecido a la realeza en esa lejana Rusia con simpatías tan próximas en el propio país.

El cambio de régimen de una monarquía a una república se hizo en forma unánime, pacífica e incluso con entusiasmo popular. Inconsciente. El gran escritor Josep Pla en su dietario Madrid. El advenimiento de la República, recoge el tono de charanga con el que las calles de Madrid recibieron al nuevo sistema. No faltó ni la verbena en la Casa de Campo al día siguiente, declarado festivo. Ser republicano estaba de moda en Madrid esos días, reunía todas las virtudes que valoraba el hombre moderno. Se repartían tarjetas de “abogado republicano”, “florista republicana”. Casi era obligatorio simpatizar con ese sistema al que se le atribuían todas las virtudes y que solucionaría todos los problemas. Lamentablemente, ni trajo la modernidad ni mucho menos Ley.

La banalidad y el rebaño
Ese ambiente frívolo y festivo empezó a apagarse el 11 de mayo con la quema del primer convento en plena Gran Vía “que no gustó nada en Madrid, al menos entre las personas conscientes”, como escribiría Pla. No se esperaba el caos que llegaría luego, no primaba la reflexión de lo que estaba ocurriendo. Era más importante sumarse a la opinión colectiva, apoyada en la consigna aplaudida más que en una idea. La banalidad, el rebaño, la frivolidad de la propaganda. Un patrón de conducta que se repite en nuestros días.

En nuestro tiempo existe desconcierto ante la ocultación de los terribles hechos y consecuencias de la II República, esa “democracia poco democrática”, como la definió el historiador Javier Tusell. El relato de la izquierda se ha basado, durante décadas, en describir una República imaginaria, "una democracia perfecta y pura gracias a la izquierda” con un “apoyo masivo popular”, cuando la paz fue interrumpida por un alzamiento. No cabe una mentira más en ese relato, que aunque utilizado y relanzado en nuestros días por Rodríguez Zapatero, no fue inventado por él, ya estaba ahí.

Pero no es sólo el mito de perder una guerra. Hay algo más profundo en el actual relato de mentiras sobre aquel periodo de nuestra Historia y que ofrece una doble vertiente. En primer lugar, no se trata de una mera reivindicación de la izquierda del pasado, sino de expulsar del sistema de Gobierno a quien en el presente no se participe de ella . No entienden que la legitimidad para compartir el espacio público viene dada por el mero hecho de ser ciudadano. Ansían tenerla en exclusiva, lo que lleva a ostentar una mayor cuota de poder y privilegio.

En segundo lugar, subyace la idea del unicornio de la santa izquierda, pues nada malo le puede ser atribuido. Es difícil, bajo ese marco mental, asumir que el PSOE dio un golpe de estado a la legalidad republicana en 1934, cuando un gobierno de derechas ganó las elecciones el año anterior. Ni que la Ley de Defensa de la República, que permitía actuar al margen de los tribunales contra quienes cometiesen “actos de agresión contra la República” estuviese vigente la mitad de su periodo. Ni mucho menos que esos cinco años dejasen 2.500 muertos con violencia.

En nuestros días, empieza a ser difícil encontrar que algo con algún desperfecto sea catalogado de izquierdas. Así, se llama “sanchismo”, antes “zapaterismo”, o “pseudo izquierda” a la que ejerce el poder de su representación desde hace 20 años y que tienen en común no defender la igualdad y apoyar proyectos nacionalistas. Ser de izquierdas viene a funcionar como una especie de identidad más en este frenesí identitario que padecemos.

Actos atroces y mentiras
La última novedad de esa pulcra palabra que todo lo bendice es negar que la banda terrorista ETA sea de izquierdas, aunque ellos se reivindicasen como marxistas con el lema “socialismo e independencia”, para motivar sus crímenes políticos. Al parecer “izquierda” es el sustantivo que utilizan quienes no pueden desprenderse del fanatismo para describir todo lo bueno de una sociedad, pues les pertenece en exclusiva. Por eso no toleran y braman cuando Isabel Díaz Ayuso utiliza la más poderosa de las palabras en su campaña, “libertad”. Hay un ánimo sectario en esa queja que no admite que la derecha democrática tenga alguna virtud, pues todas son exclusivamente de la izquierda, especialmente aquellas que no ejerce y destruye. La izquierda actual en su mejor versión es un mundo infantil, una caricatura alejada de la realidad.

Esa conciencia falsa y sectaria sobre la izquierda como único lugar que reúne todas las virtudes imaginables es lo que permite que tanto las mentiras y los actos más atroces sean disculpados, olvidados y que no tengan consecuencias electorales en nuestros días. De momento.

Por ello, la mentira virulenta es inherente al discurso de la izquierda real, incluso desde Angola. Así un desquiciado presidente del Gobierno miente en forma muy grave sobre la falsedad de los datos sanitarios de Madrid, para ocultar que alguien que se declara tan abiertamente de derechas como Ayuso haya tenido una gestión mejor y más humana de la pandemia.

Es preciso acabar con el falso monopolio de la bondad de la izquierda y que se instale en el discurso público que el adversario político también tiene virtudes, en ocasiones incluso más y mejores. Y cuando haga algo bueno no se está apropiando de la izquierda, sino que está ejerciendo su propio proyecto político de libertad, que es precisamente contrario a la izquierda real.
******************* Sección "bilingüe" ***********************


Recortes de Prensa   Página Inicial