AGLI Recortes de Prensa   Jueves 22  Julio  2021

O Sánchez cumple o nos cierran el grifo
OKDIARIO 22 Julio 2021

Primero fue el primer ministro holandés, Mark Rütte, quien defendió un mecanismo de control de la utilización de los fondos del rescate de la UE por parte de los países receptores y, en especial, de España. La postura de Rütte ha encontrado eco: Alemania, Austria, Suecia y Eslovenia están de acuerdo en aplicar un precepto del Reglamento de la UE 2021/241 de 12 de febrero de 2021, en el que se deja claro que la “liberación” de los fondos del rescate «depende del cumplimiento satisfactorio por parte de los Estados miembros de los hitos y objetivos pertinentes que figuren en los planes de recuperación y resiliencia». Dicho de otro modo: van a controlar directamente al Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez para que el rescate comunitario esté condicionado al cumplimiento de los objetivos prometidos. O sea, que las ayudas de la UE pueden ser paralizadas si, por ejemplo, la reforma de las pensiones se aparta de lo acordado.

Sánchez negó la condicionalidad del fondo, que ya está totalmente confirmada, pero lo de ahora es un nuevo filtro. Los países antes citados exigirán un seguimiento detallado del uso y de la eficacia de las medidas puestas en marcha por cada país receptor de ayudas. De modo que si Sánchez no cumple con las reformas exigidas por la UE, nos cerrarán el grifo en cumplimiento de lo recogido en el artículo en que se asegura que «la liberación de los fondos en el marco del Mecanismo depende del cumplimiento satisfactorio por parte de los Estados miembros». Si Sánchez pensaba que el dinero de la UE iba a llegar alegremente y que podía utilizarlo sin hacer los deberes, estaba muy equivocado. Debería ser consciente de que le están vigilando y de que si decide hacer de su capa un sayo, la UE le va a recortar el traje. ¿Se atreverá Sánchez a llevar a cabo la reforma laboral que pretende su ministra de Trabajo, Yolanda Díaz?

Alemania, Holanda y Austria no se fían de Sánchez y exigen más controles al uso que haga del rescate
Carlos Cuesta. okdiario 22 Julio 2021

El encargado de dar la luz de alarma fue el primer ministro holandés, Mark Rütte. Defendió un mecanismo de control de la utilización del fondo de rescate de la UE por parte de los países receptores y, en especial, de España. Pero ahora se le unen otros países. Naciones con un peso decisivo en las posiciones europeas. Países como Alemania, Holanda, Austria, Suecia y Eslovenia. Y todos ellos han debatido ya la conveniencia de aplicar un precepto del Reglamento de la UE 2021/241 de 12 de febrero de 2021, en el que se deja claro que la “liberación” de los fondos del rescate “depende del cumplimiento satisfactorio por parte de los Estados miembros de los hitos y objetivos pertinentes que figuren en los planes de recuperación y resiliencia”.

Esta exigencia no depende del mero hecho de que los programas sean aprobados inicialmente, sino de que también lo sean en un examen final de cumplimiento de los objetivos prometidos. Y eso significa, por ejemplo, que si la reforma de pensiones no rebaja el gasto y no hace posible el control de la deuda y el déficit anuales, las ayudas comunitarias pueden ser paralizadas. El propio Rütte ha amenazado a España con no autorizar el pago de más fondos de la UE ligados al rescate por el Covid si la reforma de las pensiones no va por el camino y con el resultado esperado. Pero no se trata de un planteamiento aislado.

Pedro Sánchez ha prometido la llegada de un rescate europeo -lo ha incluido en los Presupuestos Generales del Estado- que aún no ha cobrado. Se trata de los 140.000 millones de euros teóricamente asignados a España como fondos de rescate frente al Covid y que deben abonar los Estados miembros, si se cumplen determinadas condiciones. Sánchez negó la condicionalidad del fondo, que ya está totalmente confirmada. Pero es que ahora, además, Alemania, Holanda, Austria, Suecia y Eslovenia, no se conforman con la aprobación de los planes y presupuestos reclamados a España. Y por ello, acaban de instar un artículo del Reglamento Europeo de febrero de 2021 para exigir un seguimiento detallado del uso y de la eficacia de las medidas puestas en marcha por cada país receptor de ayudas.

España se encuentra en el medio de esa diana. Uno, porque dos son los grandes países ayudados -España e Italia-; y dos, porque las reformas exigidas por la UE no parecen calar en el Gobierno socialcomunista.

«Aprobación del Consejo»
Los países críticos con el comportamiento de Pedro Sánchez han recordado un Reglamento Europeo. El Reglamento (UE) 2021/241 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de febrero de 2021, fijado precisamente para establecer el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y sus respectivos controles.

Allí, uno de sus artículos recoge el siguiente texto: “La liberación de los fondos en el marco del Mecanismo depende del cumplimiento satisfactorio por parte de los Estados miembros de los hitos y objetivos pertinentes que figuren en los planes de recuperación y resiliencia cuya evaluación debe haber recibido la aprobación del Consejo».

El redactado de ese artículo añade que “antes de que la Comisión adopte la decisión de autorizar el desembolso de la contribución financiera y, cuando corresponda, del préstamo, debe pedir el dictamen del Comité Económico y Financiero sobre el cumplimiento satisfactorio de los hitos y objetivos pertinentes por parte de los Estados miembros conforme a la evaluación preliminar de la Comisión”. Es decir, no se centra sólo en que los objetivos comprometidos sean los reclamados por la UE, sino que, además, exige un control específico del “cumplimiento satisfactorio por parte de los Estados miembros de los hitos y objetivos pertinentes que figuren en los planes de recuperación y resiliencia”.

El Reglamento de la UE añade lo siguiente: “Con objeto de que la Comisión tenga en cuenta el dictamen del Comité Económico y Financiero para su evaluación, éste debe emitirse en un plazo de cuatro semanas a partir de la recepción de la evaluación preliminar de la Comisión. En sus deliberaciones, el Comité Económico y Financiero se esforzará por alcanzar un consenso”.

Pero, “en el caso excepcional de que uno o más Estados miembros consideren que existen desviaciones graves del cumplimiento satisfactorio de los hitos y objetivos pertinentes, pueden solicitar al presidente del Consejo Europeo que remita la cuestión al próximo Consejo Europeo. Los Estados miembros respectivos también deben informar sin demora indebida al Consejo, que debe, a su vez, informar sin demora al Parlamento Europeo”.

Y la conclusión en caso de falta de consenso o de observancia de un incumplimiento de los objetivos prometidos por el país receptor es severa: «En dichas circunstancias excepcionales, no se debe tomar ninguna decisión que autorice el desembolso de la contribución financiera y, cuando corresponda, al préstamo hasta que el próximo Consejo Europeo haya debatido exhaustivamente el asunto. Tal proceso no debe demorarse, por regla general, más de tres meses a partir del momento en que la Comisión haya solicitado su dictamen al Comité Económico y Financiero”.

Traducido: que Pedro Sánchez puede haber vendido -y gastado- la piel del oso antes de cazarlo.

Una mayoría de gobierno para Casado
Los tres años al frente del PP lo han consolidado como alternativa a Sánchez
Editorial La Razón 22 Julio 2021

Pablo Casado ha cumplido tres años como líder del PP. Si se echa la vista atrás, la sensación es que hubiera transcurrido una eternidad por los avatares traumáticos de un tiempo excepcional como pocos. Ha sido, sí, una travesía del desierto y un carrusel de experiencias. En el interior del PP, los 36 meses tampoco han resultado un paseo primaveral, con la ardua gestión de una herencia recibida no carente de sinsabores por la alargada sombra de la corrupción. Pero llegados a este momento, Casado ha conseguido afianzar su proyecto y su liderazgo. Atrás quedaron las tormentas electorales, los recelos y los equívocos de un periodo alterado en la derrota. Hay un presente favorable al centroderecha en la dinámica demoscópica y un enrarecido clima de final de ciclo en el que Casado y el PP estarán exigidos y puestos a prueba de forma contumaz por el poder que no vacilará. Es una encrucijada para el proyecto popular, que es también la que atraviesa la nación. En su intervención de ayer ante la Junta Directiva Nacional de la formación, el presidente del PP se reivindicó como la «única alternativa» al «desgobierno» y al «sectarismo» del Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos ante la «devastación institucional y territorial», así como la «ruina económica». Conformó un retrato sombrío, muy sombrío, pero no errado.

La radiografía de la España de hoy es profundamente preocupante y desalentadora, sometida a una involución orgánica en una democracia entre desactivada y desafecta con derechos, que creíamos inmutables e intocables, hoy al albur de una suerte de ruleta rusa de intereses manejados desde el púlpito gobernante. El exministro Campo se refirió a esto como proceso constituyente, y, aunque, imprudente, pulsó las teclas correctas y no desafinó. Casado crece en las encuestas, pero la alternativa necesitará más, armar una mayoría en torno al PP que supere discordias en el espectro del centroderecha y pondere el interés general de todo lo que está en juego. La positiva experiencia, avalada por un creciente respaldo ciudadano, del poder territorial del PP, con gobiernos con mayoría absoluta, coaligados o apoyos parlamentarios, es un escaparate y una referencia que no se pueden desaprovechar. Casado dirige un partido de gobierno, pero solo es ganador el que gana. Quedan dos años, en los que, sin complejos pretéritos, habrá que plantar cara en todas las disputas de la izquierda contra la España constitucional. El objetivo es restituir los valores esenciales de la democracia.

Hundidos, hacia una sima abisal, con el bipartidismo
Nota del Editor 22 Julio 2021

Nos dirigimos sin remedio a una sima abisal. España está soltando los estertores de su agonía y andan por ahí interesados en que sigamos ese camino labrado a nuestra costa y por tanto a costa de España por el bipartidismo. El PP debe desaparecer y los españoles que tengan interés en que España se salve, tienen que apoyar a Vox.

Y si alguien duda, cree que el Partido Podrido tiene válido para España, que eche un vistazo a Galicia donde los español hablantes carecen de derechos humanos y constitucionales (según la letra y el espíritu de la c.e, no según la atrabiliaria interpretación de algunos sujetos dotados de unos poderes brutales por parte de los profesionales de la política).

El infierno fuimos nosotros
Javier Gómez de Liaño. Libertad Digital 22 Julio 2021

En El infierno fuimos nosotros, título del que me sirvo para rotular esta tribuna, el gran hispanista Bartolomé Bennasar, a modo de epílogo, dice que "hay que evitar contar dos veces los mismos muertos". Lo hace después de narrar que el 17 de septiembre de 1936, el denominado Tribunal Popular de Almería dictó sentencia contra 43 militares implicados en la sublevación del 18 de julio, que allí resultó frustrada. El fallo fue de 36 condenas a muerte, una cadena perpetua, cuatro absoluciones y dos sobreseimientos. El problema vino cuando llegado el momento de la ejecución de las penas impuestas, se comprobó que todos los condenados habían sido asesinados un mes antes en Cartagena.

Pues bien, aunque tan sabia recomendación iba dirigida a quienes, de forma interesada y parcial, según las simpatías de cada bando, venían haciendo sus propios cómputos de las víctimas de la Guerra Civil, quizá sirva también a los autores y patrocinadores del proyecto de la Ley de Memoria Democrática aprobado por el Gobierno en el último Consejo de Ministros y que en breve comenzará a discutirse en el Congreso de los Diputados. Independientemente de los problemas técnicos que la norma suscita, se trata de una iniciativa que, en el fondo y al igual que la anterior Ley de la Memoria Histórica –la 52/2007, de 26 de diciembre–, a lo que conduce es a reavivar, consciente o inconscientemente, un cainismo que creíamos superado desde la Transición, aquella obra política maestra que consistió en pasar de la dictadura a la democracia sin caer en el revanchismo ni enrojecer el paisaje.

Pregunto: ¿Por qué esa obstinación de que la España de hoy camine sobre las cenizas de la Guerra Civil? El calendario es una máquina que no se cansa jamás y el recuerdo de aquella carnicería no es la vida, sino su espejismo y, en consecuencia, una inservible herramienta política. Lo pasado, pasado está y de nada vale resucitar lo que ya es carne de archivo. Pretender rastrear en aquellos sucesos que bañaron a España en sangre y nos traumatizó a todos, me parece un síntoma grave, aunque más grave todavía resulta el diagnóstico. Mucho me temo que el problema rebase los cauces históricos y los jurídicos –errados, ambos, sin duda–, para entrar en los de una mentalidad que no acaba de madurar.

Estoy con quienes sufren la historia, noble expresión acuñada por Albert Camus, y me opongo a quienes quieren reescribirla a base de brochazos desdichados y aun delirantes. En algún momento debemos decir ¡basta!, aunque todavía haya algunos que, por desgracia, piensen que nunca corrió bastante dolor en el que rebozarnos. Si el tiempo sirve para algo, es para reflexionar, para mirar adelante con sensatez y buen deseo de acierto. En una palabra, para progresar. Allá los nostálgicos con ademanes justicieros, pero, ante la guerra, llámese civil o incivil, en una cabeza sana no cabe ningún otro sentimiento que no sea la desolación y la náusea, a partes iguales. Afortunadamente somos muchos los que nos negamos a participar en la agria locura de hacer memoria de aquella media España contra la otra media y propugnamos enterrar de una puñetera vez esa calamidad que acabó hace ahora 82 años.

Muerto Franco, también murieron el franquismo y el antifranquismo, aunque las recientes sugerencias y reticentes actitudes que comento quizá pudieran llevar a sostener lo contrario. Particularmente creo que se trata de meras apariencias y de algunas añoranzas, pero tampoco ignoro que la política no se mueve en el mundo de los espectros y que de la lucha contra los fantasmas a la caza de brujas no hay más que un paso. A estas alturas, enzarzarse en una discusión sobre qué se ha de enseñar de la Guerra Civil a los estudiantes de la ESO, en la revisión de sentencias dictadas por los tribunales franquistas, en la localización y apertura de fosas, en el cierre del Valle de los Caídos o en la retirada de los títulos nobiliarios concedidos entre 1948 y 1978, a lo único que contribuye es a reabrir llagas y a enconar viejos resentimientos. Diga lo que diga el señor Bolaños, ministro de la Presidencia, un desfile de reliquias no cabe en una sociedad que aspira a tener conciencia de su realidad cotidiana.

Hay algo, sin embargo, sobre lo que los españoles –no todos, pero sí los que vivimos, con más o menos años, en el franquismo– deberíamos, primero, meditar con sinceridad y, después, expresar sin miedo. Me refiero a que los 40 años de poder absoluto de Franco hicieron franquistas, o colorearon de franquismo, a la mayoría de los españoles de entonces. Entiéndaseme bien. No digo que todos o casi todos los españoles llegaran a ser partidarios del general Franco y adeptos a su régimen, pero sí que esos años de gobierno autoritario de Franco imprimieron sobre los españoles una huella de la que muy pocos pudieron escapar. Carlos Semprún Maura lo describe en sus memorias: "Cuando Carrillo en 1954 me envió clandestinamente a España me di cuenta de que la mayoría de los españoles eran franquistas". Los pueblos imitan siempre al que manda y en las cuatro décadas de gobierno autocrático, Franco marcó tan profundamente a los españoles que hasta los antifranquistas parecían franquistas e incluso siguieron pareciéndolo tras su muerte.

Es hora ya de borrar esas tres palabras amargas: Guerra Civil Española. Yo hace muchos años que las tengo suprimidas de mi vocabulario y de mi pensamiento. Nuestra guerra civil fue una enfermedad, más bien, una epidemia, cuyo recuerdo no alimenta sino que debilita. Neguémonos a reescribir las páginas de aquel tiempo enloquecido en el que los españoles, rojos y nacionales, se mataron entre sí vilmente y con las técnicas más dispares y disparatadas. El olvido, pasado ya un más que prudente plazo, puede que sea la terapia más recomendable. No se trata de volver la espalda a la Historia, sino de asumirla y digerirla consciente y serenamente. En política quien mira para atrás y a destiempo acaba convirtiéndose en estatua de sal, como la mujer de Lot. Lo malo de cierto sector de la izquierda, afortunadamente minoritario, es la propensión a exhumar cadáveres y el gusto por excitar las pasiones más vanas. Es verdad que al ser humano le encanta aplastar la ira propia sobre cabeza ajena, pero alimentar el ánimo de venganza es tan insensato como estúpido. Esto sin tener en cuenta que habría gente que, por los mismos motivos, podría pedir la revisión de los juicios sumarísimos celebrados ante tribunales republicanos que mandaron al paredón a miles de monárquicos y falangistas, o de los que montaron los comunistas para eliminar a sus rivales anarquistas.

En fin. Lo dijo Camilo José Cela: lo malo no son los muertos en las fosas, sino los vivos paseándose con los cadáveres a cuestas o debajo del brazo.

El último refugio de los cobardes
Marcel Gascón Barberá. Libertad Digital 22 Julio 2021

La última ofensiva ideológica que a la derecha boba le parece una 'cortina de humo' es la llamada Ley de Memoria Democrática.

El patriotismo es, en famosa sentencia de un tal Samuel Johnson, el último refugio de los canallas. La fórmula ha hecho inmensa fortuna en España, y no hay antinacionalista con ínfulas que no haya recurrido a ella.

Yo traigo aquí la cita con un ánimo distinto al suyo. Porque no pretendo conocer al tal Johnson y ni siquiera estoy seguro de que tuviera razón. Si acudo a ella es porque me sirve de inspiración para formular otra sentencia que le va como un guante a un número notable de líderes de opinión y políticos de lo que veníamos llamando derecha.

Esta es mi variación de la cita de Johnson: la economía es el último refugio de los cobardes. Cada vez que la izquierda lanza a la plaza pública una de sus campañas de ingeniería social, un cierto tipo de señoro derechista se apresta a restarle importancia con aires de superioridad: "Esto es una cortina de humo para que no se hable de lo importante". Es decir, de la economía.

La última ofensiva ideológica que a la derecha boba le parece una cortina de humo es la llamada Ley de Memoria Democrática. Este engendro podémico-sanchista no sólo cercena la libertad académica, intelectual y de expresión sobre el siglo XX de España. También eleva una mentira al rango de verdad oficial, y convierte en delito decir verdades como que España dejó de ser una democracia bastante antes de que Franco se alzara en armas para defender a la mitad del país de los atropellos de la República.

Por comodidad y cobardía, la derecha aterrorizada que dirige hoy la oposición en España intenta evitar el debate que de forma artera ha abierto la izquierda. De ahí que intente despachar el asunto en dos líneas para volver al único papel en el que se siente cómodo. El de contable que pone algo de orden para que no se seque la ubre que financia, con dinero de todos, la ya tradicional humillación sistemática a media España.

¿No hemos aprendido nada?
Agapito Maestre. Libertad Digital 22 Julio 2021

O hay una recuperación piadosa de la memoria o se trata de convertir el pasado en obstáculo para la convivencia. En esa opción se juega, por desgracia, nuestro presente político. Más propias de regímenes despóticos que de un Estado de derecho y democrático, las leyes de memoria histórica esgrimidas por el Gobierno de Sánchez son un horror. Son instrumentos de disciplinamiento de la población. Provocan miedos y angustias constantes en la inteligencia de un país. Son máquinas para perseguir derechos fundamentales como la libertad de expresión y de cátedra. Nadie puede legislar cómo entender la responsabilidad colectiva de una nación respecto a su pasado sin caer en arbitrariedades e injusticias. La propia noción de responsabilidad colectiva es algo tan abstracto e incomprensible que roza, a veces, lo irracional y lo absurdo.

Reconozcamos que no es sencillo para una persona vivir el pasado como algo realmente pasado. Llegar a aceptar el pasado doloroso como algo pasado es el ideal del hombre civilizado. Alcanzar esa idílica situación es una operación compleja. Exige un trabajo constante de educación, de superación de prejuicios y, sobre todo, una gran capacidad de duelo ante los pasados más bochornosos de una nación. Nuestra Guerra Civil fue salvaje. Y porque fue uno de los episodios más lamentables de la historia contemporánea es necesario sentir vergüenza, dolor y agonía, en fin, luto, cuando nos acercamos a ella. Mientras esos sentimientos no prevalezcan a la hora de acercarnos a esa historia luctuosa y criminal, estaremos construyendo castillos en el aire, o peor, odios y resentimientos. Estas formas violentas de acercarse al pasado, entre las que desempeñan un papel relevante las leyes de memoria histórica, ocultan lo esencial: a los muertos no podemos resucitarlos.

Pero sí podemos rendirles tributo, genuina memoria de sus vidas, si logramos desprendernos, con respecto a los vivos, de los prejuicios estereotipados de nuestra historia. Sin asumirlos jamás podemos superarlos. Es menester reconocer que el inmovilismo psicosocial de los españoles, en general, respecto de la vida política, producto de una interacción oscura con una casta política perversa y unos intelectuales al servicio del poderoso, se ha convertido en una enfermedad con graves síntomas de parálisis. Me refiero a ese desdén, esa falta de interés y preocupación de la mayoría de los españoles por la vida pública. Contemplan como un espectáculo la vida política, ven el Estado como algo extraño y ajeno a ellos. Este prejuicio se mantiene durante todo el siglo veinte y es, seguramente, el principal vicio de las últimas décadas. No es el español un pueblo ingobernable sino sumiso ante el poder. Tengo la sensación de que el pueblo español actual es tan cobarde como el del pasado. Es un pueblo idealmente gobernable para aquellos políticos que no se preocupan de dónde deriva su poder, y siempre ingobernable para quienes piden la colaboración de una sociedad desarrollada y una opinión pública llena de vitalidad ciudadana.

Y, a pesar de todo, me resisto a pensar que nos espera un pasado (sic) tan terrible. Quizá la pulsión criminal del Gobierno a la hora de legislar, especialmente sobre nuestro pasado, sea contestada en las calles con más inteligencia y determinación de quienes se han contentado con un "nosotros haremos una ley de concordia". ¿No hemos aprendido nada?

Si José Antonio pudiese hablar
Miquel Giménez. Vozpopuli 22 Julio 2021

Sin pretender ser médium, estoy seguro de que diría algo parecido a esto

“Españoles: me cuentan que el gobierno pretende exhumar mis restos mortales del Valle de los Caídos. Ni me sorprende ni me enfada. Siempre me preocupó más lo que cada uno debe hacer en vida que lo que los demás hagan con nosotros tras nuestra muerte. Allá cada quién con su conciencia, aunque me pregunto que si esta ley de la memoria democrática busca reivindicar a las víctimas de aquella barbarie llamada guerra civil ¿por qué no se me considera a mí una de ellas? No lo digo por mérito propio, que nunca lo busqué ni alenté a nadie para que se me concediera.

Si saco el tema es porque a mi se me fusiló tras un juicio que fue una farsa, como a tantos otros caídos bajo las balas republicanas. Eso, los que tuvieron juicio, que la mayoría fueron asesinados al pie de una tapia. Pero se conoce que yo no puedo ostentar el timbre de víctima porque fui fundador de Falange.

Bien sé que en el bando nacional se cometieron excesos, brutalidades y crímenes. Pero no lo es menos que los del lado rojo nada tenían que envidiarles. Porque si existe un escenario en el que lo peor del ser humano sale a la luz es una contienda entre hermanos. España ha sido sembrada de odio durante siglos, odio azuzado por la terrible injusticia social, por la falta absoluta de patriotismo, que obliga a todos a ceder en aras de la patria, que equivale a decir al bien común.

Quizá a alguno le sorprenda que hable de injusticia. Será porque no conoce mi pensamiento, reflejado en tantas y tantas páginas, en tantos discursos, en tantas intervenciones públicas y parlamentarias. Deben ser personas como los que, me dice el escribidor, se permitieron afirmar en TVE que Millán Astray fue el fundador de la Falange. Dios mío, qué atrevida es la ignorancia y cuánto peligro encierra si preside la nación.

Habrá quien piense que tengo la culpa de todo lo que pasó a lo largo de la dictadura del general Franco, ignorante de que yo poco podía decir o hacer porque estaba muerto. No es tampoco descartable que muchos de quienes defendieron mi ideario se escondan ahora bajo ropajes de falso progresismo. En momentos en los que la traición menudea debo reconocer a Julio Anguita, nada sospechoso de falangismo, su hombría de bien al reivindicar el ideario falangista como defensor de los derechos de los trabajadores, ese Anguita que llegó a afirmar en una conferencia que entre votar a un comunista corrupto o a un hombre de extrema derecha honesto, el votaría siempre al honesto.

Yo os pido que no malgastéis fuerzas en reivindicar si he de reposar aquí o allá. Es baladí cuando hay otros envites mucho más graves. Mirad como el poder adquisitivo de las clases populares se ha ido devaluando hasta extremos insostenibles. Visitad las colas del hambre, siempre frente a parroquias y nunca delante de las sedes de esos partidos que dicen estar del lado de los más desfavorecidos socialmente. Y luchad por la justicia social, que sin ella no puede existir libertad ni progreso, porque con el estómago vacío se piensa mal y de manera peligrosa. No permitáis que quienes viven del rencor y la ignorancia se adueñen de todo, porque de una dictadura como la franquista se sale, y a las pruebas me remito, pero de una comunista es mucho más difícil existiendo numerosos ejemplos de lo que digo.

Mi ideal sería ver a los españoles unidos en discrepancia, hermanados en sus diferencias, fraternalmente entusiasmados en levantar a esta vieja nación que un día fue imperio y ahora es… casi nada. Sé que cometí muchos errores y he pagado por ello con mi vida. Pero ahora deberíais dejarme en paz y centraros en lo realmente importante, España. Si os empecináis en vivir mirando al pasado no podréis ver lo que os espera en el futuro, y eso es precisamente lo que pretenden aquellos que desean perderos.

Nada más. "¡Arriba España!”

(Nota del transcribidor: Si esto mismo lo hubiera hecho con la Pasionaria, Carrillo o Stalin y hubiera terminado con un ¡Viva la URSS! nadie se ofendería. Habrá que preguntarse la razón).

No podemos confiarnos
EL COMUNISMO BUSCA LA FORMA DE AVANZAR EN IBEROAMÉRICA
Nitu Pérez Osuna. https://gaceta.es/ 22 Julio 2021

¿Quién apenas hace un mes podía pensar que estallarían en casi todas las ciudades de Cuba masivas protestas con un solo reclamo de libertad?

¿Cómo imaginarlo cuando la narrativa impuesta al mundo por el régimen de la isla siempre fue “patria o muerte” y ahora los ciudadanos cubanos la cambian radicalmente a Patria y Vida? Y esto ocurre sin un liderazgo opositor visible, solo impulsado y guiado por un gran deseo de cambio en la gente.

Indudablemente que el pueblo cubano ha sorprendido al mundo entero con sus manifestaciones.

Todavía están por verse las repercusiones de este fenómeno social, pero sin duda, han creado una profunda grieta a lo interno del régimen de la Habana. Prueba de ello son la renuncia del viceministro del Interior de Cuba, General de Brigada Jesús Manuel Burón, por desacuerdos con el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes y, el fallecimiento -en extrañas circunstancias- del máximo jefe del Ejército Oriental de Cuba, el General de División Agustín Peña, sobre cuya muerte la dictadura castrista ha decidido mantener un sospechoso silencio.

Lo cierto es que ya nadie puede llamarse a engaño sobre las supuestas bondades de la revolución cubana. Atrás quedaron las loas a su sistema de salud o el idilio de un pueblo que culpa al bloqueo de sus penurias. El llamado de Díaz-Canel a ahogar las protestas en sangre, dejó muy claro que el régimen cubano no es otra cosa que represión pura y dura.

También quedó atrás el apoyo internacional que antes recibían los hermanos Castro sin importar lo que hicieran; ahora ocurre lo contrario. Este lunes 19 de julio, más de 200 dirigentes de la Iberosfera hicieron público su apoyo a la posición férrea del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, sobre la crisis en Cuba, al tiempo que le solicitan gestionar una iniciativa regional para lograr un cambio de sistema en ese país.

En Nicaragua está ocurriendo algo parecido: el pueblo se hartó de la dictadura de Daniel Ortega y está dispuesto a manifestar su descontento en las próximas elecciones presidenciales. Sin importar quién sea el candidato de la oposición, votará por él para de esta forma lograr su libertad. En respuesta, Ortega terminó de arrancarse la careta encarcelando a todos los pre-candidatos opositores, sin motivo alguno y sin juicio previo.

Evo Morales y su títere, Luis Arce, accionan también como típicos tiranos comunistas. Para evitar que se produzca una insurrección popular como la de 2019, que obligó al líder cocalero a huir en avión hasta México, ese régimen encarcela a líderes opositores, civiles y militares, comenzando por la expresidenta Jeanine Áñez, con el falso argumento de haber participado en un golpe de Estado.

Paralelamente, en Venezuela Nicolás Maduro inició una nueva ola represiva, justo cuando la oposición -inexplicablemente- le ofrece una rama de olivo para sentarse a dialogar. En esta oportunidad, la excusa para acusar, perseguir y encarcelar a ciertos dirigentes es vincularlos a las bandas criminales que azotan al país sin que se conozcan las razones de dichos enfrentamientos. Lo que sí sabe la ciudadanía, es que dichas bandas nacieron y se fortalecieron a través de las llamadas “Zonas de Paz”, promovidas por el propio régimen chavista.

En el Perú, finalmente, ha sido proclamado como presidente el candidato comunista Pedro Castillo, pero asumirá el poder en medio de un mar de denuncias por fraude y con severas acusaciones sobre su intención de imponer un modelo como el que rige a Venezuela, para lo cual ya está convocando a una Asamblea Constituyente. Sin embargo, con un Poder Legislativo en contra, le será difícil lograr sus objetivos, a menos que reprima ferozmente a la oposición, como lo están haciendo Díaz-Canel, Ortega, Morales y Maduro.

En Colombia, por mucho que lo han intentado, los comunistas no logran doblegar el espíritu democrático de los neogranadinos. Las protestas vandálicas de este año, impulsadas por el candidato Gustavo Petro y sus aliados del Comité del Paro, no han podido derrocar al gobierno de Duque, por el contrario, han causado un grave daño a las aspiraciones de Petro.

En Chile, los recientes resultados de las elecciones primarias han demostrado que el pueblo chileno no quiere regresar a un pasado allendista. El candidato comunista Daniel Jadue sufrió una aplastante derrota, mientras que la opción del candidato de derecha, Sebastián Sichel, representa una esperanza de mantener el sistema democrático, a pesar de la Constituyente que está en marcha.

Evidentemente, los partidos del Foro de Sao Paulo no las tienen todas consigo. El escenario es distinto al de la década del 2000, cuando los electores no los conocían bien y conquistaron la presidencia en 14 países. Ahora no les queda otro remedio que mantenerse en el poder con represión, donde son gobierno; o asaltar el poder con violencia y/o fraude, donde todavía no lo han alcanzado.

En resumen, el futuro de los comunistas en la Iberosfera no luce sólido, sin embargo, no es suficiente apostar al debilitamiento de los movimientos marxistas en la región. Resulta impostergable articular a las corrientes de centro-derecha en nuestras naciones y conquistar el corazón de los iberoamericanos para entonces poder conducir a nuestro continente hacia el progreso y el desarrollo deseado.

VOX se querella contra Tezanos por malversación: ‘Ha convertido el CIS en una herramienta del PSOE’
'se utiliza dinero público para influir en la decisión de los votantes'
https://gaceta.es 22 Julio 2021

La vicepresidenta jurídica de VOX, Marta Castro, ha presentado este miércoles una querella en los juzgados de instrucción de Madrid contra el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el socialista José Félix Tezanos, por un presunto delito de malversación de caudales públicos.

El propio líder del partido, Santiago Abascal, ha avanzado en una rueda de prensa a las puertas del Congreso la querella contra Tezanos y ha asegurado que la han presentado «por la manipulación sistemática de los propios datos del CIS en favor de los intereses del PSOE, por haber convertido una institución del Estado en una herramienta sectaria y de partido político’

La querella, según ha informado VOX en un comunicado, se sustenta en un informe pericial en el que «quedan claras las conocidas y notorias desviaciones hacia el PSOE en los resultados de los informes del CIS». Del mismo modo, el informe apunta «elevados costes que paga el CIS por las encuestas subcontratadas».

El informe también deja clara la «falta de rigor» en la actuación del centro que preside Tezanos, que «no es casual ni aleatoria» y que «se aparta de la técnica y el rigor profesional que debería aplicar en una institución pública al servicio de todos los españoles».

En el conjunto de las encuestas realizadas por el CIS desde que lo preside Tezanos, según VOX, el error medio respecto de los resultados reales es de 3,3 puntos «muy por encima de cualquier límite razonable para cualquier análisis demoscópico científico».

Estos datos, han llevado a deducir a los servicios jurídicos de la formación liderada por Santiago Abascal «que se ha utilizado y se utiliza dinero público para influir en la decisión de los votantes y en contra del fin al que tenía destino el mismo».

Vuelven al callejero de Madrid nombres de calles que cambió Carmena
Agencias. https://rebelionenlagranja.com 22 Julio 2021

El Ayuntamiento de Madrid ha asegurado que cumplirá las sentencias que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que obligan a recuperar las nomenclaturas de algunas calles, como la de los Caídos de la División Azul, que fueron modificadas en el anterior mandato, bajo la Alcaldía de Manuela Carmena, en el marco de la Ley de la Memoria Histórica.

Los cambios en casi medio centenar de calles llevados a cabo por el anterior Gobierno de la capital dieron lugar a varios recursos judiciales que han sido respaldados por el TSJM, de forma que algunas calles tendrán que volver a su antiguo nombre, como en el caso de las vías dedicadas al General Millán Astray, fundador de la Legión, la que homenajea a los Caídos de la División Azul o la que recuerda a los Hermanos García Noblejas.

El debate se ha abordado en el pleno de este miércoles en el Ayuntamiento de Madrid, a propuesta de Vox, que ha pedido al Ejecutivo municipal que «acate inmediatamente» esos fallos del TSJM y recupere los antiguos nombres de las vías.

También ha pedido que se resarza económicamente a los vecinos y empresas «afectados por el cambio de nomenclatura».

El PP ha votado a favor de esta propuesta y se ha comprometido a devolver a las calles sus antiguos nombres, al mismo tiempo que han «pedido disculpas» a todos los vecinos afectados.

No obstante, el edil popular Borja Fanjul ha explicado que es «difícil de cuantificar» los daños porque «habría que demostrar causalidad directa entre el perjuicio económico y el hecho de haber cambiado el nombre».

El PSOE ha votado en contra y ha advertido que «sin ninguna duda» en el futuro esas calles tendrán otros nombres sin tintes franquistas, gracias a la Ley de Memoria Histórica y pese al rechazo de PP y Vox, a los que ha acusado de «ir en contra del sentido del tiempo y de la democracia».

Por su parte, la concejala Pilar Sánchez, de Más Madrid, ha considerado que esta propuesta «solamente busca hacer ruido», y ha lamentado que el único propósito de la derecha es que las calles «exalten otras cosas que no son la democracia, como el racismo».

Desde Cs han asumido que «no queda otra que acatar la sentencia» y devolver a esas calles su nombre.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Fianzas golpistas y vendedores de preferentes
Pablo Planas. Libertad Digital 22 Julio 2021

La Generalidad ha decidido a última hora cubrir con dinero público las fianzas de los líderes golpistas que exige el Tribunal de Cuentas por la difusión en el extranjero del intento secesionista. Durante años, Artur Mas, Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y decenas y decenas de exconsejeros y altos cargos incurrieron en toda clase de gastos a fin de obtener avales internacionales para su golpe de Estado. Contrataron agencias de publicidad, relaciones públicas y diplomacia, pagaron grandes cantidades a políticos, académicos y activistas para poner sus firmas en manifiestos y pronunciamientos separatistas, untaron a supuestos observadores internacionales que se pegaban la vida padre a costa del erario, abrieron oficinas en las mejores calles de las capitales más caras del mundo para denunciar que España les condenaba a la miseria, contrataron publicidad en medios internacionales con el mismo propósito, viajaron por medio mundo a todo plan y no consiguieron nada, salvo convertirse en el hazmerreir de esa "comunidad internacional" de buscavidas que pulula por los vestíbulos de las sedes de las principales organizaciones internacionales a la caza de paganos entre los paletos con ínfulas planetarias, tipo Mas o Raül Romeva, el Mortadelo del proceso.

El Tribunal de Cuentas, en un acto de inusitada generosidad, sólo les pide 5,4 millones de euros, que no es ni una décima parte de lo malversado en aquellos locos años del Procés, cuando se producían en Cataluña cientos de desahucios diarios, se cerraban plantas enteras de hospitales públicos, se habilitaban barracones de uralita como aulas de educación primaria, se desmantelaba el endeble Estado del Bienestar y se fomentaba la economía sumergida, entre otras especialidades de la gestión nacionalista al frente de esa cueva de Alí Babá que es la Generalidad. Mientras tanto, en TV3 chapoteaban en la abundancia y cuanto más caro resultara el alquiler de una oficina en el extranjero con más deleite se aflojaba la pasta del pueblo. Y todo ello dirigido por auténticos inútiles como el exconsejero Andreu Mas Colell, una auténtica celebridad internacional, de tan reconocido prestigio académico como probada incapacidad en el manejo de los fondos públicos.

Por si no fuera suficiente el daño que hicieron a la convivencia, a la economía y al futuro de cientos de miles de ciudadanos, llegan ahora el presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, y el consejero de Economía, Jaume Giró, y no se les ocurre otra cosa que tirar de más fondos públicos para que todos esos individuos encausados no tengan que abonar con su dinero y patrimonio las fianzas. O sea que la Administración defraudada, la Generalidad, en vez de exigir el pago de las fianzas, va y las pone del bolsillo de todos los catalanes, los separatistas y los que no son separatistas. Doble perjuicio. Y hay que ver a Jaume Giró, ese exdirectivo de banca con ademanes de vendedor de preferentes, justificar el atraco, que sea el público Institut Català de Finances quien avale la truculenta maniobra. Esos tipos son capaces de vender coches de segunda mano sin frenos y decir que son nuevos, recién salidos de fábrica. No conocen la vergüenza, carecen de decoro, son unos auténticos amorales sin escrúpulos y se ríen a la cara de más de la mitad de la población catalana, al tiempo que la insultan en unos medios, como TV3 y Catalunya Ràdio, que también sufragan las víctimas. Es un escándalo no sólo consentido sino promovido además por el Gobierno de España. Y en Europa se creen que los oprimidos son los de los yates y los jets privados, como Mas, a quien sus amigos millonarios que se forraron cuando él era president no le pagan la fianza, pero sí las vacaciones. Es lo mismo que esas familias pudientes que se llevan al servicio de viaje por Italia.

Sin embargo, cabe la posibilidad de que el Tribunal de Cuentas no acepte la operación y obligue a los golpistas a hacer frente a las fianzas con sus propios medios. ERC, por ejemplo, tiene un montón de sedes que pueden servir de aval. Pero no, Junqueras prefiere que lo suyo se lo pague el pueblo. Son unos jetas de cuidado.

Los separatistas arruinan a los catalanes pero se guardan su dinero
La complicidad entre Moncloa y la Generalitat pretende pasar la factura del procés a los catalanes: la Justicia, sometida a presión, debe evitar un nuevo atraco a los ciudadanos.
Editorial ESdiario  22 Julio 2021

En un alarde de desfachatez que prolonga el bochorno ya endémico en la delirante Cataluña independentista; una entidad pública, el Instituto Catalán de Fianzas, avalará los 5.4 millones de euros de fianzas que los políticos catalanes deben depositar por los delitos de malversación cometidos durante el llamado “procés”.

A pesar de que esa medida puede suponer sendos delitos de malversación y prevaricación; la Generalitat ha decidido impulsarla por la negativa de todas las entidades bancarias a auxiliar a los condenados y el deseo de proteger el patrimonio de los indultados de los embargos de la Justicia: todos ellos están dispuestos a hundir la economía de los catalanes; pero ninguno quiere jugarse la propia.

La Generalitat avalará a los secesionistas con el dinero de todos los catalanes

Es muy probable que el Tribunal de Cuentas rechace esa fórmula, claramente ilegal, y obligue a los condenados a pagar o avalar con su bolsillo las sanciones impuestas, lo que dejaría a la Generalitat en una posición insostenible. Y también al Gobierno de Sánchez, que ha mirado para otro lado e incluso a presionado al Tribunal de Cuentas para que no aplique la ley, en otra prueba más de su sometimiento a los excesos separatistas.
El separatismo juega con al economía de los catalanes desde hace años, pero bien que se guarda de apostarse su propio dinero o patrimonio

Pero también queda retratado el propio movimiento secesionista: nadie ha movido un dedo para ayudar a sus líderes. Ni sus votantes ni entidades como Òmnium Cultural o la Asamblea Nacional Catalana, que viven básicamente de las subvenciones, han salido en ayuda de sus líderes, gastando su patrimonio o impulsando una cuestación popular abocada al fracaso.

¿Pactar así en Justicia?
En todo caso, vuelve a demostrarse la necesidad de una Justicia independiente y autónoma que recuerde y aplique las normas del Estado de Derecho, sistemáticamente atacadas e ignoradas por instituciones que, en realidad, deberían ser sus primeras garantes.

Y refuerza la obligación del PP de no pactar nada con el PSOE al respecto de la renovación del Poder Judicial si no se enmarca en el escrupuloso respeto a los mecanismos constitucionales y parlamentarios previstos: si con ellos en marcha se pisotea la Justicia desde el Gobierno, ¿qué no será capaz de hacer si se adaptan las reglas a su conveniencia?

El ventilador del estiércol catalán
José García Domínguez. Libertad Digital 22 Julio 2021

Esa gran idea suya de salvar el culo de los sediciosos con el dinero de los contribuyentes plantea algún pequeño inconveniente leguleyo.

Jaume Giró, el simpático humorista que ahora dirige las finanzas de la Generalitat republicana, acaba de ordenar a sus propios en el Instituto Catalán de Finanzas que destinen 5,4 millones de euros de dinero público a avalar la nada presunta malversación de fondos públicos cometida, entre otros, por su antecesor en el cargo. Algo, la orden del simpático Giró de prevaricar a calzón quitado, que viene siendo lo mismo que indicar a esos funcionarios que atraquen a mano armada el banco al que acuden a trabajar todas las mañanas. Y es que esa gran idea suya, la de salvar el culo de los sediciosos con el dinero de los contribuyentes, plantea algún pequeño inconveniente leguleyo. Puñetes que podrían acabar con Giró inhabilitado y, si se pusiera muy tonto, incluso en la cárcel. Pues ocurre que los estatutos de esa entidad financiera pública, el ICF, dejan meridianamente claros cuáles son los límites de las operaciones que queda autorizada a emprender. Así, su potestad para conceder avales se limita a ofrecer garantías en operaciones de crédito que tengan como destino "construir nuevas instalaciones, ampliar o modificar las existentes, adquirir maquinaria u otros medios de producción o de prestación de servicios o potenciar la actividad productiva actual o futura". Punto.

A eso, y solo a eso, puede destinar sus fondos el Instituto Catalán de Finanzas. Porque la de contribuir dinerariamente a rehabilitar delincuentes, tanto confesos como presuntos, es competencia exclusiva de la Dirección General de Instituciones Penitenciarios, no del ICF. Al periodista Giró, que de economía y finanzas no sabe nada pero que se conoce de memoria todas las perrerías del oficio político, le ha faltado tiempo para señalar con el dedo a Aragonès a fin de que el ventilador el estiércol empiece a funcionar. Que tomó la decisión únicamente "tras debatirlo con él president Aragonès", dice. Con quien no parece que lo debatiera mucho fue con el todavía presidente del Instituto Catalán de Finanzas, un Albert Castellanos Maduell, el pringado de la Esquerra llamado a comerse el marrón. Hombre fatalista, el tal Castellanos Maduell ya ofrece a estas horas su currículum laboral en el portal Linkedin con el siguiente enunciado: "Hola a todos. Estoy buscando una nueva función y apreciaría vuestro apoyo. Gracias por adelantado por vuestros contactos, consejos u oportunidades que podáis ofrecerme. # OpenToWork". Dura vida la del artista.

Red clientelar de interinos
Sánchez crea 300.000 funcionarios más, sin oposición, por la puerta de atrás
Redacción. https://rebelionenlagranja.com 22 Julio 2021

Nuevo capote parlamentario de ERC a Pedro Sánchez a cambio de renovadas concesiones a los independentistas catalanes.

El Congreso ha convalidado el decreto ley de medidas urgentes para reducir la temporalidad en el empleo público gracias al acuerdo de última hora entre el Ministerio de Hacienda y ERC, que prioriza en el acceso a las plazas fijas a los interinos de la Administración.

Teóricamente, la figura del interino está creada para la cobertura temporal de un puesto de trabajo de funcionario público que se encuentra vacante. La interinidad debería ser temporal, y la plaza así ocupada debería ser cubierta en el plazo de dos años por un funcionario de carrera (por oposición). Sin embargo, la practica e la Administración es que los interinos se eternicen en sus puestos y rara es la ocasión en que se cumple le ley.

Ayer Pedro Sánchez, rompiendo la estructura del empleo público en España, ha colado literalmente por la puerta de atrás a 300.000 interinos, que serán funcionarios públicos sin necesidad de haber aprobado una oposición. Un agravio para los que sí lo hicieron, además de una vía para convertir a los empleados públicos en personal clientelar. Todo a costa del bolsillo del contribuyente.

En virtud del acuerdo, los interinos de las administraciones públicas que lleven más de diez años ocupando una plaza que nunca haya sido convocada podrán adjudicarse dicha plaza sin necesidad de pasar una oposición. Montero ha explicado que se les aplicará la excepcionalidad prevista en el artículo 61.6 del Estatuto Básico del Empleado Público, que permite la selección de funcionarios de carrera únicamente con un concurso de valoración de méritos. Quien hizo la ley, hizo la trampa.

El decreto ley contempla que las plazas, unas 300.000 estructurales, deberán estar adjudicadas antes del 31 de diciembre de 2024 como fecha límite improrrogable, todo antes de las próximas elecciones generales para garantizarse el respaldo de los beneficiados.

También establece que los interinos o el personal laboral temporal que no logre una plaza tendrá derecho a una compensación económica de 20 días por año trabajado, hasta 12 mensualidades, y que podrá ser incluidos en bolsas de empleo específicas.

Asimismo, fija que el incumplimiento máximo de permanencia de tres años como interino dará lugar a una compensación económica de 20 días, hasta un máximo de doce mensualidades.

Votación ajustada
Aunque la votación del decreto ha sido ajustada, con un solo voto de diferencia entre el sí y el no, la decisión de los republicanos catalanes de votar a favor ha permitido sacar adelante una norma que ha generado mucha oposición entre algunos socios de Gobierno.

Entre ellos Bildu, que ha votado en contra (igual que JuntsxCat, PdeCat, Ciudadanos, Vox y PP) porque no se ha escuchado ni a los sindicatos vascos ni a los grupos parlamentarios. La negociación «in extremis» ha servido también para que el PNV se abstenga, mientras que Ciudadanosha votado en contra de una norma que considera un parche. La diputada de ERC Pilar Vallugera ha explicado que quienes han sufrido el fraude laboral no pueden tener los mismos derechos que quienes acceden de nuevas a la función pública.

El PP ha criticado el decreto por «abusivo» y se ha preguntado «quién va a pagar» las indemnizaciones a los interinos que se queden sin trabajo, a tiempo que ha recordado que el PP llevó a la Cámara Baja sus procesos de estabilización en la ley de Presupuestos Generales del Estado de 2017 y de 2018. Desde Vox han avisado de que actuarán contra un decreto «que tiene todos los visos de ser inconstitucional».

El sindicato CSIF, unos de los sindicatos firmantes del acuerdo del que emanó la norma, ha valorado la convalidación, pero ha pedido a los grupos parlamentarios que garanticen la seguridad jurídica de la ley para que los procesos de estabilización «no sean tumbados por los tribunales».

Ignacio Garriga pide el cierre de TV3: ‘Es un instrumento de agitación masiva al servicio de delincuentes’
'ES UN CLAMOR EN LA MAYOR PARTE DE CATALUÑA'
https://gaceta.es  22 Julio 2021

El presidente del grupo parlamentario de VOX en el Parlamento de Cataluña, Ignacio Garriga, ha reclamado el cierre inmediato y urgente de TV3. En la sesión de control al Gobierno de la Generalitat, ha recriminado al presidente, Pere Aragonès, que continúe “despilfarrando el dinero de todos los catalanes” en esta cadena de “propaganda y manipulación”.

Garriga ha dejado claro que el cierre de la cadena pública y de toda la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) es “un clamor en la mayor parte de Cataluña y entre cientos de miles de catalanes” que no se sienten representados por sus “ensoñaciones» separatistas. En este sentido, ha reiterado que TV3 nos cuesta más de 150 millones de euros al año, a cambio de ver cómo se dedica a “insultar, difamar y señalar» a los catalanes, a “quemar la Constitución” o a gritar ‘Puta España’.

Además, ha señalado a TV3 como la culpable de las agresiones y protestas violentas independentistas en Cataluña: «Detrás de cada piedra en VIC, cada adoquín en Urquinaona, cada coche quemado o cada profanación, como la ocurrida este fin de semana en Monserrat y que ustedes todavía no han condenado, está el dedo acusador de TV3», ha asegurado.

Por otro lado, ha destacado que el nivel de “manipulación e intoxicación” de su director, Vincent Sanchis, es “tan grosero” que hasta el Comité de Empresa y el Sindicato de Periodistas de Cataluña han censurado su labor y ha insistido en que VOX va “más allá” y defiende que no basta con cesarle, sino que hay que cerrar toda la corporación.

Dicho esto, Garriga también ha dejado claro que al partido “no le asustan ni sus programas temáticos contra VOX, ni sus campañas de criminalización” y que mientras se continúen emitiendo “episodios sobre nuestro grupo”, los catalanes sabrán que “somos el partido que combate” al Gobierno de la Generalitat “en las instituciones y en los tribunales”.


Recortes de Prensa   Página Inicial