AGLI Recortes de Prensa   Domingo 25  Julio  2021

La libertad de Cuba y la nuestra
Sánchez no condena al régimen por temor a peligrosas represalias
Hermann Tertsch. https://gaceta.es/ 25 Julio 2021

Quienes aceptan que se asesine y torture en Cuba para defender el socialismo están ya anímica y moralmente a un paso de hacer lo mismo.

En estos momentos tan excepcionales y alarmantes los españoles sufren tantos sobresaltos diarios que cuesta asustarse todo lo que debiera asustarse uno con graves anomalías que se suceden bajo este gobierno delincuente. Pero hay cuestiones que no pueden pasarse por alto para poder entender bien los peligros a los que se enfrenta España en esta fase avanzada de un cambio de régimen impuesto por ciertas fuerzas sin consenso ninguno.

La sociedad española apenas ha reaccionado ante una gravísima y amenazante novedad en su vida política: la firme defensa que el gobierno español hace de un régimen comunista que asesina y tortura a sus jóvenes por pedir libertad. Y al que se niega a llamar dictadura. El gobierno español no cree condenable que el poder acose, apalee, detenga, torture y asesine a personas inocentes y desarmadas por el mero hecho de pedir libertad y derechos humanos y civiles. Cabe deducir que el gobierno español considera estos medios aplicables.

El gobierno español se ha negado a todos los insistentes requerimientos a condenar la represión comunista en Cuba y a calificar de dictadura al régimen. Parece darle igual que su credibilidad democrática sufra así un grave daño. No puede pretenderse ser defensor de derechos y libertad si se acepta sin queja su violación más brutal. El daño es grave e incuestionable. Y, sin embargo, o no le importa o le importa menos que otras cuestiones que le impedirían expresar dicha condena a los bárbaros métodos dictatoriales del régimen comunista de Cuba.

El gobierno español ha roto hace tiempo el consenso básico democrático que supone esa aceptación común de ciertos códigos que dan pie al intercambio de credibilidad democrática entre gobiernos, partidos, organizaciones o individuos. Por ejemplo ha roto ya el principio que considera inaceptable la colaboración con grupos y partidos que defienden la violencia, la imposición armada y la coacción política. Lo hizo al aliarse con ETA, PCE y Podemos. Enrique Santiago, del PCE, secretario de estado, ha sido también representante de las FARC, las bandas narcotraficantes comunistas colombianas.

El gobierno español sabe muy bien que las FARC colombianas son, en su alianza con el Cártel de los Soles venezolano compuesto por los generales del ejército y con control de Maduro, el mayor traficante de cocaína del mundo, según la DEA. Y conocía la relación de estas fuerzas narco con Podemos cuando dio acceso al CNI a Pablo Iglesias. También conocen muy bien las relaciones de Baltasar Garzón, pareja de su Fiscal General del Estado, con significativos miembros del Foro de Sao Paulo así como con Alex Saab, testaferro de Maduro y otros miembros importantes de la red criminal de la mafia comunista que tiraniza Venezuela.

El gobierno español sabe también, vaya sí lo sabe, que el Foro de Sao Paulo lleva 20 años trabajando en crear en España la cabeza de puente en Europa para su expansivo proyecto. Que es político e ideológico pero tiene también un inmenso componente “comercial” o económico porque tiene como objetivo el desembarco en Europa de todos los cárteles iberoamericanos de la droga que ya trabajan de forma transnacional. Y que quieren usar su colosal poder corruptor para comprar en Europa, con tanta eficacia como han tenido en Iberoamérica, voluntades personales, partidos, organizaciones, organismos oficiales y hasta ministerios, ministros y gobiernos.

En América el narcotráfico compró influencia política y social en el siglo XX sin mirar a la ideología y en todas las fuerzas del espectro político en diversos países asomaron los tentáculos de los grandes del narco como Pablo Escobar. Este por ejemplo financió a diestro y siniestro. Y fue de los primeros que hizo pinitos en España. Hoy, sin embargo, el narcotráfico apuesta claramente por el socialismo del siglo XXI que ya es el narcosocialismo o narcocomunismo. Igual que el correísmo de Ecuador tiene estrecha alianza con cárteles mexicanos y el aparato masista de Bolivia trabaja con ELN y FARC en laboratorios y transporte. Hay cientos, miles, de combinaciones en esa red cada vez más densa de trabajo conjunto entre la izquierda iberoamericana y el narcotráfico. Hoy cabe decir que toda la izquierda chavista y castrista se financia en mayor o menor medida del narco.

Podemos ha tenido desde su comienzo una estrecha relación con el narcosocialismo en sus años de esplendor en el poder en la primera década del siglo presente en Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina, Cuba, Nicaragua y sobre todo Venezuela. El PSOE tiene unos vínculos en Iberoamérica igual o más corruptos pero que inicialmente eran más tradicionales, vía PDVSA, ventas, subvenciones y contratos de suministro.

Lo cierto es que los dos partidos del gobierno español tienen en Iberoamérica armarios llenos de “cadáveres» en el sentido de memoria muy comprometedora por un pasado y presente corrupto que conocen bien en Cuba. Allí el G2, servicios secretos de La Habana, el auténtico amo y mando del Foro Sao Paulo, tiene el poder de la información sobre gentes y fuerzas que le garantizan obediencias.

El gobierno español no condena a Cuba por temor a peligrosas represalias desde allí donde hay información acusadora suficiente para destruir al gobierno y al partido y acarrear a muchos políticos la muerte civil cuando no problemas con la justicia. Pero también juega un papel capital en su negativa a condenar los crímenes de la dictadura cubana el proyecto de cambio de régimen en marcha en España que exige el blanqueamiento de la violencia revolucionaria tanto la perpetrada por la izquierda española en la guerra civil como la actual de todas las fuerzas “progresistas”. Por eso ella mensaje implícito en toda la narrativa de la izquierda española es que su violencia es buena.

Nadie condena Paracuellos ni la muerte de Calvo Sotelo. Y ETA, socio del gobierno, no se arrepiente y celebra sus crímenes. «Hicimos lo que teníamos que hacer», dijo Otegui. Con la memoria histórica el PSOE defiende sus crímenes y la necesidad histórica de matar a sus víctimas como ETA hace con los suyos. El gobierno español bajo Sánchez ya ha expresado su comprensión primero y apoyo después a todas las fuerzas terroristas comunistas como son ETA, GRAPO y FRAP. Las dos últimas han sido blanqueadas como fuerzas antifranquistas, ETA es parte muy destacada e influyente en la mayoría gobernante.

El gobierno español ha reafirmado su comprensión y su alianza a estos grupos terroristas que asesinaron a muchos cientos de españoles. Y aunque critique con la boca pequeña los homenajes a asesinos etarras, defiende los homenajes a notorios asesinos de la república solo por ser de su bando. Igual que ETA. Largo Caballero, gran propagandista del soviet, de destruir el parlamentarismo y de la violencia para acabar con la reacción, tiene estatua en Nuevos Ministerios y una exaltación permanente.

El gobierno español utiliza todos los medios públicos y privados bajo su control -casi todos- para hacer exaltación de individuos autoproclamados dictadores, antidemócratas, violentos y totalitarios de una forma que jamás Franco, y apología de autores de miles de muertes. Y viola así sus propias leyes en cuanto al discurso del odio. Pero eso solo es otra característica más que comparte con los regímenes amigos de caracas y La Habana: la arbitrariedad absoluta que convierte sus propias leyes en papel mojado cuando conviene. El gobierno español ha cruzado todas las líneas rojas de la legalidad para internarse en un campo en el que sus alianzas políticas siempre comparten crímenes contra la nación o delitos de todo tipo e índole. Su vocación encubridora solo es comparable a la de nazismo y comunismo.

Con el gobierno español instalado en la simbiosis de política y crimen, con el poder como único referente y en total ausencia de códigos ético, moral o respeto a la legalidad, cada vez hay más política en España pero también en Bruselas, que parece dictada por los mismos intereses que deciden en Cuba, en las FARC, en Caracas. Solo hay que ver a Zapatero en sus actuaciones como máximo escudero y valedor del asesino y narcotraficante Maduro. O al mismo Josep Borrell y su Servicio Exterior de la UE y a todo el PSOE completo en el Parlamento Europeo hacer una defensa cerrada de la dictadura de Cuba mientras esta mata a chicos inocentes. Todo ello revela lo avanzada que está aquella estrategia de penetración diseñada en su día por Castro, Chávez y Lula y su Foro de Sao Paulo. Ahora Sánchez entra en una nueva fase con estas leyes habilitantes tan chavistas -o alemanas si se recuerda el Ermächtigungsgesetzt de 1933- como las leyes de «Seguridad nacional» o «Memoria Democrática» que son mecanismos para imponer la arbitrariedad total en el ejercicio del poder y la persecución de los adversarios y enemigos políticos o lo que es lo mismo, la tiranía.

Estas reflexiones son solo unos cuantos de los adoquines con los que está empedrada esta vía al infierno que será un vía crucis para los españoles si estos no reaccionan con prontitud, con firmeza y sin miedo. Porque hay que concluir que Sánchez no condena los crímenes de la dictadura porque: a) el propio Sánchez y el PSOE pagarían muy cara la deslealtad a Cuba y Venezuela y podrían ver expuesta información letal para sus intereses. Y tienen pánico a esas represalias. b) La alianza criminal en la que ya está integrado el gobierno español pesa ya más que la apariencia y la credibilidad política .c) Sánchez acepta los métodos de Cuba y Venezuela para hacer frente a sus enemigos. Ya usa bastantes de ellos. El futuro nos dirá si está dispuesto a utilizar todos y hasta el final. No serán los escrúpulos los que se lo impidan.

De vergüenza ajena
Rosa Díez. okdiario  25 Julio 2021

El divo se ha ido de viaje privado, pagado con fondos públicos, a hacer una gira turística por California. Con la “disculpa” de visitar a “grandes inversores norteamericanos” se ha dado un garbeo por algunas emisoras de segunda categoría cuyas entrevistadoras le han magreado por “guapo”, ha visitado los Estudios de Walt Disney (la ilusión de toda su vida), ha dado algunas entrevistas a medios de tercera división, ha lanzado insultos e invectivas contra la oposición, se ha calificado a sí mismo como un “hombre de palabra”, ha “defendido” el español allá donde ni falta que hace (en California todo el mundo lo habla y se fomenta su estudio en las escuelas), ha anunciado que “España será el Hollywood de Europa” (creo que aspira a que le contraten como cara bonita en alguna telenovela) y se ha vuelto a España con las manos vacías y el ego lleno.

Bueno, eso de “con las manos vacías” es un decir, porque las llevaba llenas de dinero público con el que ha organizado su viaje y el de ese séquito de aduladores que le acompañaban por las calles y plazas de EEUU en su particular desfile de la victoria. Supongo que el nuevo goebbels de bolsillo que ha sustituido a Iván Redondo en el equipo de parafernalia y fuegos artificiales de La Moncloa habrá organizado esas fotos en las calles de EEUU en las que se le ve desfilar rodeado de hombres (y una solitaria y solícita mujer) para intentar que se borren de nuestra retina aquellos veintinueve segundos en los que se veía al guapo persiguiendo a Biden por los pasillos de la cumbre de la OTAN. Pero, como tengo escrito en “La demolición. La gran traición de Sánchez a la democracia”, con Sánchez todo lo que puede empeorar, empeora. Y con esta gira norteamericana Sánchez ya ha conseguido superar la vergüenza que nos hizo sentir con aquel bochornoso episodio en el que se le veía corriendo tras Biden mientras éste ni siquiera sabía quién era el tipo que le importunaba.

Nunca sabremos cuánto, (será decretado secreto de Estado , como los viajes del Falcon) nos ha costado este viaje de recreo de Sánchez en tierras norteamericanas en el que no ha conseguido que le reciba ni un suplente del Gobierno de los Estados Unidos de América. Lo que sí es seguro es que en cuanto llegue de regreso a España distraerá de las arcas públicas el dinero suficiente para su próximo viaje, esta vez a África y en compañía de su esposa que le ayudará a repartir los “abalorios”, eso es, los millones que el Gobierno presidido por su sanchidad ha aprobado destinar para fomentar “el cine africano”.

Llevo unos días preguntándome si no es un tipo de prevaricación pagarse unas vacaciones solo para demostrar que puede hacerlo. Me pregunto si no es un tipo de prevaricación destinar el dinero público a organizar un viaje cuya única rentabilidad es la personal, la del tipo que proclama en tierra extraña que le gustaría pasar a la historia por su gestión de la pandemia, algo que no se atrevería a decir en España donde sabe que pasará a la historia no solo por su pésima gestión sino por haber utilizado normas inconstitucionales para evitar el control democrático de sus actos.

Me pregunto si no es un tipo de prevaricación pronunciar esa soflama en una plaza en la que nadie le puede recordar que si no está aun sentado en el banquillo es porque la Fiscalía a su servicio ha impedido que prosperen los cientos de denuncias contra él y su gobierno por cómo gestionaron la pandemia, por no haber comprado y suministrado a los profesionales de la salud el material sanitario que necesitaban para proteger y protegerse, por haber provocado la mayor tasa de muertos y de contagios del mundo, por haber negado la existencia misma de la pandemia y no haber prevenido las grandes concentraciones sabiendo que podían ser causa de contagios y muertes, por no haber facilitado el uso de mascarillas, por haber mentido sobre su utilidad…

Me pregunto si no es un tipo de prevaricación destinar el dinero público a organizar un viaje al extranjero en el que dediques tus comparecencias públicas a insultar a la oposición del país de cuyo gobierno eres presidente.

No se si es posible aplicar a esta gira de despilfarro de dinero público que Sánchez ha protagonizado el tipo penal que define la prevaricación. Pero lo que si es seguro es que ha gastado nuestro dinero, el de todos los españoles, en realizar un viaje suyo saldo es el ridículo más espantoso en lo personal (ya se que a él le resbala , es lo que tiene la personalidad psicopática, la ausencia total de empatía) y la humillación política al gobierno de España, ignorado y despreciado en su persona por las autoridades norteamericanas.

En fin, que Sánchez pudre todo lo que toca. Pero como paga bien a sus aduladores estoy esperando su entrada triunfal en La Moncloa. ¿Quién dirigirá los aplausos en esta ocasión? Mejor reírse… porque para llorar tenemos tiempo.

¿Las «circunstancias personales» serán las de Pedro Sánchez?
editorial. OKDIARIO 25 Julio 2021

¿Pero qué tiene que esconder el Gobierno socialcomunista para no ofrecer los expedientes completos que motivan los indultos a los golpistas catalanes? A una petición de OKDIARIO a través del Portal de Transparencia, el Ministerio de Justicia alega que hay «circunstancias personales, familiares y sociales, así como datos de ilícitos penales que no se pueden divulgar sin contar con el consentimiento expreso de los afectados». O sea, se parapeta tras la protección de datos personales y garantía de Derechos Digitales. Cuando los indultos se aprobaron en Consejo de Ministros el Ejecutivo de Pedro Sánchez adelantó que no iba a difundir ningún documento para proteger a los indultados y, efectivamente, ha decretado el cerrozajo informativo.

Resulta inaudito que el Gobierno se niegue a informar sobre los motivos que justificaron la medida de gracias a los condenados por subvertir el orden constitucional alegando «circunstancias personales». Es una burla en toda regla y un atentado a la más elementales normas de la transparencia que exige un estado democrático. Del mismo modo que el Tribunal Supremo argumento las razones jurídicas, y las hizo públicas, que le llevaron a condenar a los políticos catalanes, y de la misma manera que argumentó los motivos para no concederles el indulto, y los hizo públicos, el Gobierno tiene que hacer público el expediente con los motivos que le han llevado a otorgar el perdón a los sediciosos.

¿Qué hay detrás de esas «circunstancias personales» que justifican el cerrojazo informativo? La decisión del Gobierno de no ofrecer los expedientes completos alientan las sombras de sospecha. ¿No será que las circunstancias personales se referirán a Pedro Sánchez? Porque una inmensa mayoría de españoles está convencida de que el motivo que ha llevado al Gobierno a indultar a los golpistas catalanes es la permanencia en el poder del jefe del Ejecutivo ¿Son esas las circunstancias personales a las que se refiere el Ministerio de Justicia para denegar los expedientes solicitados por OKDIARIO?

Fernández Marugán, Defensor del Gobierno
Pedro Fernández Barbadillo. https://gaceta.es/ 25 Julio 2021

Ha pasado una semana desde que el Tribunal Constitucional comunicase la sentencia por la que declaraba inconstitucional el uso por el Gobierno del estado de alarma para limitar derechos fundamentales durante las primeras semanas de la epidemia y ya casi se ha olvidado.

El truco de los propagandistas que rodean a este Gobierno, como antes al de Zapatero, consiste en tapar un escándalo o una derrota con el griterío de su prensa amiga (el 90% de la que existe en España) y en sacar una nueva ley o una nueva propuesta, cuanto más divisora y radical mejor. Ahora es el anteproyecto de ley de memoria democrática; antes fue la campaña contra la carne. No puede haber un día de descanso.

Sucede todo tan deprisa que no ha dado tiempo a hacer el recuento completo de las bajas que ha provocado la sentencia. Dos magistrados han quedado a la altura del betún, el presidente, Juan José González Rivas, y Andrés Ollero. De conservadores, a ‘conservaduros’: siempre con el poder. Y un tercer magistrado ha caído aún más bajo, pues ha acabado en un muladar: Cándido Conde-Pumpido, al que se señala como el filtrador de su voto particular, en el que insulta a sus compañeros. Tan grande fue el malestar que causó ese escrito que el tribunal difundió un comunicado en el que Conde-Pumpido aseguraba que su voto particular no era el ya conocido, sino el que se publicaría más tarde en el BOE y que, por supuesto, él no dudaba de la capacitación de sus compañeros.

Pues aparte de los anteriores, junto con los asesores del Gobierno, la Abogacía del Estado, el ministro de Justicia (que ha regresado a la judicatura), el ministro de Sanidad y tantos más, otra baja no pequeña es el actual Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán.

A él se dirigió un grupo de juristas en abril de 2020 para instarle a que presentase un recurso de inconstitucionalidad contra el decreto-ley 463/2020 de 14 de marzo que establecía el estado de alarma, ya que se trataba, para ellos, de “la más grave suspensión de derechos constitucionales de la historia de nuestra democracia”. La solicitud quedó registrada el 19 de abril.

El 4 de septiembre, en su escrito de respuesta, Fernández Marugán comunicó a los solicitantes que no iba a interponer el recurso, facultad que le reconoce la Constitución. Lo acompañó de una resolución justificativa de veinticinco páginas. Meses después, sabemos que el defensor y su equipo jurídico se equivocaron. Quizás influyese en la decisión de Fernández Marugán su larga militancia socialista: ingresó en el PSOE en 1975 y fue diputado entre 1982 y 2011, casi treinta años.

Según el artículo 1 de la ley orgánica que regula esta institución, el Defensor del Pueblo es “el alto comisionado de las Cortes Generales designado por éstas para la defensa de los derechos comprendidos en el Título I de la Constitución, a cuyo efecto podrá supervisar la actividad de la Administración, dando cuenta a las Cortes Generales”. Por tanto, a la vista de la sentencia del TC, Fernández Marugán no actuó como Defensor del Pueblo, sino como defensor del Gobierno. Aunque debería dimitir, no dudamos de que permanecerá en su puesto y de que Sánchez le agradecerá los servicios prestados.

La epidemia de Covid-19, con la ayuda del Gobierno social-comunista, está destruyendo no sólo nuestras libertades y nuestra economía, sino muchos prestigios y famas mal habidos: los ‘expertos’ como Fernando Simón, la clase médica, la OMS, los medios de comunicación (receptores de millones de euros de fondos públicos), las farmacéuticas, las comunidades autónomas españolas… El último busto removido ha sido el del Defensor del Pueblo, que tiene nombre y apellido. Lo repito para que no se olvide: Francisco Fernández Marugán, de profesión socialista. ¿Para qué pagamos los españoles instituciones que no cumplen sus funciones? ¿Para que los partidos del Sistema coloquen a sus peones?

Morning Joe, Pedro piernas
Jesús Cacho. Vozpopuli 25 Julio 2021

Morning Joe, Pedro piernas, "es un empresario, político y activista LGTB español, actual Alto Comisionado para la España Nación Emprendedora, órgano dependiente directamente del jefe del Ejecutivo". Íntimo de Su Sanchidad, vamos. También dice la Wiki que "durante el primer gobierno de Sánchez, Polo fue secretario de Estado para el Avance Digital, integrado en el Departamento liderado por Nadia Calviño". Lo que no cuenta es que doña Nadia se lo quitó de encima porque no lo soportaba, ni a él ni a su orquesta de soplagaitas, que estos nunca van solos, de modo que para evitar el escándalo Sánchez lo "arrecogió" en Moncloa, oye, qué menos, que Paco es también miembro de la ejecutiva del PSOE y no le íbamos a dejar en la calle cuando estamos colocando a todos, de modo que hubo que darle un cargo y de ahí lo de "Nación Emprendedora" y tal, cosa que nadie sabe lo que es, ni falta que hace, pero queda pintón, maestros del lenguaje que son, genios vaciando las palabras de sentido, artistas poniendo a mamar conmilitones del Presupuesto. Y dicen eso, que Paco ha sido el responsable de la conjunción planetaria que esta semana ha llevado a Sánchez Pérez-Castejón de turné por los Estados Unidos con gran éxito de crítica y público. En "Guasintón" no se habla de otra cosa.

Polo lo ha organizado todo "mu" bien, porque la internacional rosa tienen tentáculos potentes en NY y California, son muy buenos a la hora de ayudarse, con la embajada arrimando el hombro y la ayuda de una de esas empresas de relaciones públicas yanquis que cobran un pastón por llevarte de aquí para allá. Él es también quien ha enseñado a su amigo la frase en inglés "in the aftermath of the pandemic…" con la que Pedro invariablemente iniciaba estos días cualquier respuesta a cualquier tipo de pregunta. Así, in the aftermath of the pandemic… España ha iniciado una vigorosa recuperación que le va a llevar a crecer mucho más que sus socios de la UE (enchufados al gotero de un BCE dispuesto a seguir comprando las emisiones del Tesoro, con la deuda por encima del 125% del PIB, y con la mitad de las empresas entre la inanidad y la quiebra). O, in the aftermath of the pandemic… España es el país con mejores oportunidades de negocio de toda Europa (como si en los USA no supieran que, además del riesgo que el propio Sánchez representa, gobierna en coalición con un partido comunista, aberración sin equivalencia en la UE, mujeres por ministras con un nivel de formación deplorable, eso sí, ideologizadas hasta el tuétano, sin nociones de casi nada, pero recelosas de todo lo que suene a empresa e iniciativa privada). O bien, in the aftermath of the pandemic… España es una democracia y el Gobierno no va a hacer ninguna reforma, laboral o de pensiones, que ponga nerviosos a los mercados (engañando a Bruselas, lo que más le gusta, dejando hacer a Yolanda matria Díaz, y tratando de dar el golpe definitivo a la independencia judicial, el bastión que le queda por conquistar para poder exhibir ante el mundo la bonita Turquía que le va a quedar de España a este piernas sin complejos).

Total que, in the aftermath of the pandemic… alguien que no era Carlos E. Cué le preguntó por qué el presidente del Gobierno de España, de viaje por los USA, no visitaba la Casa Blanca para entrevistarse con Biden, y el pobriño no supo qué responder, simplemente salió por los cerros de Úbeda, manzanas traigo, y ahí le calaron, ahí le cataron los yanquis, que Mika Brzezinski y la MSNBC no es Ferreras y La Sexta, ahí no hay segunda oportunidad, ahí si no contestas una pregunta no te la vuelven a hacer, no valen los "Aló, Presidente" sin participación de los medios. Para un presidente que habla un inglés más que aceptable, resulta que miente o no sabe qué decir cuando le ponen en un compromiso. Morning Joe, Pedro piernas.

Pero Paco Polo está contento. Él ha sido quien ha seleccionado a los emprendedores que han acompañado a Supermán en su garbeo por los USA, una empresa con 28 en nómina dedicada a la recarga de coches eléctricos, un capital riesgo con 8 empleados que gestiona un fondo de 180 millones, otra que desarrolla un programa de geolocalización, startups muy interesantes todas, de mucho mérito, ojalá tuviéramos miles, pero que son munición muy ligera para presentarse en Silicon Valley y presumir. Cosas de Paco y su farándula. Y el tonto con ínfulas que cree que va a tener algún impacto en corporate América. Al margen de algún medio latino de segundo nivel, ninguna referencia en la gran prensa americana, cosa, por otro lado, normal cuando, sea quien sea el presidente europeo de turno, de visitar la sede del Imperio se trata.

Ocurre que aquí la armada mediática sanchista nos ha vendido el paseíto con cargo al Presupuesto como si Pedro no hubiera viajado a Nueva York sino a la luna y sin ayuda de lanzadera, que él es muy capaz. Y ha aprovechado el circo para, en clave nacional, que es lo que le importa, enfatizar su capacidad para mentir (soy un político que cumple lo que dice) y arremeter contra la oposición, y, por encima de todo, enviar un mensaje a los españoles en el sentido de tranquilos todos, que nadie se ponga nervioso, que aquí van a llover los millones de Uropa y vaber pa tós, bueno, in the aftermath of the pandemic habrá para la buena gente que se postre a mis pies, miles de millones llegados del cielo como las cornucopias de Arcimboldo, y entonces ¿para qué vas a buscar inversiones si aquí te va a salir el dinero por las orejas, hombre de Dios? ¿O es que has ido a pedir a Larry Fink (BlackRock) que se una a la fiesta y se forre también con los dineros de Bruselas? ¿Es que no tienes suficiente con los del Ibex y el gasto que han hecho en rodilleras nuevas, haciendo cola los pobres a ver qué hay de los suyo…?

¿Resultado? Ha vuelto como fue, la cabeza caliente y los pies fríos, sin un anuncio de inversión y sin una triste portada en la prensa yanqui. Pero, eso también, ha regresado dejando tras sí toneladas de ridículo, que a uno le da vergüenza ajena que este fatuo engolado, falso hasta para fingir, sea presidente del Gobierno de España. Y lo de promocionar nuestro país como un nuevo Hollywood, como en los tiempos de Charlton Heston y la diosa Ava Gardner, ha sido un fiasco del que pronto la industria tendrá sabrosos detalles; muy mal José Antonio (Llorente & Cuenca), el amigote de Iván Redondo, ni rastro de los CEO de Warner, Disney, Sony, Netflix y Cía. Pero él ha vuelto feliz, con su autoestima reforzada por esos piropos –en cuentas creadas para la ocasión, qué tío el Paco Polo, está en todo– de tipo buenorro, sexy y suegro con sauna, que alguno ha llegado –esta se te ha escapado, Pedrojosé– a compararlo con JF Kennedy, ahí va Dios, que ya solo le falta la Grandeza de España, aunque todo se andará, porque cualquier título se podrá comprar con la pasta que el cuerno de la abundancia europeo empezará pronto a derramar sobre Moncloa.

Pocas nubes en el horizonte de este final de julio para el Gran Falsario. Bueno, sí, está el amigo Rutte. Mark Rutte, primer ministro holandés, que esta semana ha vuelto a renovar su compromiso con su parlamento en el sentido de vigilar muy de cerca el buen uso por parte de España (y de otros países del manirroto Club Med) de los fondos Next Generation UE (NGUE). Lo cual que el de los tulipanes no goza de ninguna simpatía en la piel de toro, que hasta dicen que sigue dolido por el gol de Iniesta, por más que en un país serio un Gobierno serio esté obligado a saber cómo y en qué se van a gastar los Gobiernos del sur de Europa el dinero de los contribuyentes del norte de Europa. Pero, lo dicho, eso no tiene aquí buena prensa y a fe que sería de vital importancia para nosotros que los llamados "frugales" presionaran de verdad para que España pudiera aprovechar ("la mejor ocasión que vieron los siglos") ese dinero para modernizar su aparato productivo y ponerlo en vías de crecer con fuerza de forma sostenible y creando empleo.

Pero nadie cree que esa presión, en caso de existir, vaya a serlo en grado suficiente como para influir en Gobiernos reñidos con toda ortodoxia financiera. Los burócratas de Bruselas quieren que el dinero se gaste cuanto antes y a otra cosa, mariposa, y solo la Comisión podría elevar presión suficiente como para evitar que esa fiesta se convierta en la merienda de negros que casi todos tememos. Las cosas podrían cambiar a partir del 30 de septiembre, cuando se conozca el nombre del nuevo canciller alemán que, con todo a favor, apunta al líder de la CDU, Armin Laschet, un hombre partidario de volver cuanto antes a la disciplina del pacto de estabilidad. Es verdad que Alemania y Holanda, cabezas de los llamados "frugales", se han dejado muchos pelos en la gatera de los NGEU ante sus contribuyentes, y que un fiasco en la utilización de esos recursos por parte de España e Italia podría provocar una auténtica tormenta política que pondría en peligro el proyecto europeo, pero nadie espera que, de momento, la sangre de esa presión llegue al rio.

Por si fuera poco, al cantamañanas le han llegado esta semana buenas noticias desde Fráncfort del Meno. "No hay novedad, señora baronesa, sin novedad, sin novedad", que decía la canción. Con el lenguaje críptico al que nos tiene acostumbrados, el organismo que dirige la señora Lagarde ha vuelto a decir que, hasta nuevo aviso, el BCE va a seguir con los tipos de interés por los suelos y comprando la deuda soberana que haga falta, y así hasta que… "hasta que la inflación se sitúe en el 2% de forma duradera". Ningún peligro, de momento, por el frente de las variables macro. El tipo puede seguir gastando a más y mejor sin miedo a que nadie le llame al orden ante la inminencia de un endurecimiento del programa de compra de deuda y sin el riesgo de una subida de tipos provocada por un crecimiento inesperado de la inflación.

Con ello cuenta, convencido de poder torear a la Comisión, al Parlamento Europeo y al lucero del alba, dispuesto a hacer con el dinero de la NGEU lo que le salga de la punta del bigote. No se habla de otra cosa. En el seno del Ejecutivo no hay más tema de conversación, más luz de guía, más política de ningún tipo, que la recepción de los fondos. La carrera política de Sánchez depende de la llegada de ese pastizal y de la utilización partisana, cuando no ilegal, de un maná con el que secretamente espera comprar la voluntad de un país muy dispuesto a dejarse comprar. Es verdad que la letra pequeña dice que "los desembolsos serán parciales y sujetos a un examen previo por la CE y el Ecofin, examen que tendrá que ver con las reformas prometidas, un calendario concreto y los proyectos financiados", pero él está muy dispuesto a pasarse las reglas por el arco de sus caprichos. Para eso hemos puesto ahí a Nadia, a la que hemos hecho vicepresidenta primera: para que acelere la recepción de los fondos (9.000 millones ya a cuenta) y para que con su saber hacer mantenga el embeleco de sus amigos de Bruselas y no pongan pegas.

Porque Nadia no tiene ningún plan. Ningún programa de reformas, ninguna idea, ningún proyecto de futuro para la economía española. Ella está como el faro de La Jument, Bretaña francesa, plantada ante los temporales, presta para evitar que una tormenta en Bruselas pueda derribar un día al impostor. Aquí las reformas, los cambios, las intrigas las aporta la disparata Yolanda Díaz. Aquí las soluciones son comunistas, no socialdemócratas. Hasta aquí ha llegado la marea de este patético PSOE en liquidación por derribo. Nada de esto le importa al truhan. Le basta con saber que con un poco de suerte podrá llegar indemne hasta finales de 2023, cuando teóricamente tendrá que convocar generales. Lo tiene difícil, porque el ejercicio de equilibrismo entre la mentira y la traición se antoja largo y dificultoso, especialmente espinoso en lo que al separatismo catalán atañe, pero podría salirle. Agotar la legislatura para aprovechar del tirón de crecimiento que viene y presentarse ante el electorado como el mago que nunca fue. Además, en el segundo semestre de 2023 le corresponderá a España la presidencia rotatoria de la UE, ocasión ideal para multitud de fotos en las que nuestro presidente "sexy y hot" podría volver a lucir palmito. Y mientras tanto, la España democrática, tan demacrada, tan machacada ella, seguirá deteriorándose a pasos agigantados. Dos años largos de desgaste continuo. Bello panorama.

¡Viva Cuba libre!
EDUARDO INDA . okdiario  25 Julio 2021

Tal vez el hecho que más me sorprendió la primera vez que visité Cuba fue el ritual que todos los cubanos repetían cada vez que les preguntaba por la dictadura castrista en locales públicos. Se quedaban en silencio, miraban a su derecha, a su izquierda, a su espalda y, si certificaban que no había chivatos en la costa, rompían su silencio y respondían. Primero con frases cortas, lenguaje balbuciente, y pasados unos minutos con parrafadas interminables en las que determinabas que aquello era lo que es, uno de los regímenes más represivos sobre la faz de la tierra. Me fui sin conocer un solo cubano que no hiciera lo mismo. Tenebroso rito que, tal y como he comprobado en otros viajes, permanece desgraciadamente intacto.

Fueron unos días agridulces. Por un lado, resultaba aterrador ver la pobreza en la que vivía aquella gente, con niños desnutridos cuyas tripitas dibujaban estampas similares a las de esos muchachos africanos de Biafra que nos conmovieron durante décadas. A todo eso se sumaba la total y absoluta ausencia de libertad de una ciudadanía que ya entonces odiaba al malnacido de Fidel Castro y a su hermano, el igualmente corrupto y narcotraficante Raúl. Por otro, la angustia que pasabas certificando que no podías hacer nada por aquella gente se atenuaba disfrutando de la belleza natural de una Isla paradisiaca medioambientalmente hablando.

Eran tiempos en los que la izquierda española se negaba a llamar “dictadura” a un régimen que mata físicamente y de hambre a la población desde 1959. Concretamente, desde esa Nochevieja en la que depusieron a un Fulgencio Batista que, con ser malo, que lo era y en cantidades industriales, se antoja un pigmeo en perfidia al lado de los Castro y de ese matoncillo tontorrón de tres al cuarto que es un Miguel Díaz-Canel al que le deseo un tan justo como certero magnicidio. La palabra “tirano” sí la empleaban para calificar, con justicia por cierto, a un Pinochet que por aquel entonces llevaba ya casi una década fuera del poder. Aquella euforia dialéctica se apagaba ipso facto cuando se invitaba a los progres a pronunciarse en los mismos términos sobre el hijo de perra de Daniel Ortega o sobre el multimillonario Hugo Chávez. Debe ser que hay satrapías buenas, las de izquierdas, y malas, las de derechas. Y uno que pensaba que todas eran infinitamente perversas…

La enésima sublevación de la población cubana contra la dictadura ha vuelto a traer a colación la eterna batalla dialéctica entre la izquierda socialcomunista y la derecha liberal española. Produce tanto asco como repugnancia moral contemplar a Pedro Sánchez negarse a tildar de “dictadura” a la dictadura cubana, observar a la vicepresidenta Ribera escurrir el bulto con un mensaje que provoca vergüenza ajena, “no hay que caer en mensajes un tanto complicados”, y no digamos ya certificar la catadura de la nueva ministra portavoz, Isabel Rodríguez, que ha evitado mojarse aduciendo que no quiere “comprometer al Gobierno”. La fórmula acordada se estudiará más pronto que tarde en las facultades de Politología e Historia como ejemplo de conductas nauseabundas: “Cuba es una no democracia”.

Lo de los podemitas llamó mínimamente la atención porque era lo esperado. Esta gentuza disfruta con cada porrazo que se lleva un disidente, con cada tortura y con cada encarcelamiento. La ministra Irene, Irena o Ireno Montero culpó de la paupérrima situación de nuestros hermanos cubanos al embargo estadounidense, olvidando que las dos grandes superpotencias no sólo no han sancionado jamás a la tiranía sino que más bien la han nutrido de pasta desde hace seis décadas. Pasta que sistemáticamente acababa en cuentas de los testaferros de los Castro en los más variopintos paraísos fiscales.

Pablo Casado ha estado estos días cumbre pasándose el consenso y esa realpolitik que todo lo contamina por el arco del triunfo. “Señor Sánchez, repita conmigo, Cuba es una dictadura”, ha reiterado hasta la saciedad sin conseguir que el supuesto demócrata que habita La Moncloa diga esta boca es mía. E igualmente soberbio ha sido el comportamiento de la hispanocubana Rocío Monasterio, que sabe de qué estamos hablando: parte de su familia tuvo que huir al exilio para no acabar fusilada, aun a sabiendas de que perderían todo su patrimonio, y la otra malvive en la Isla desde que se inició esta maldición hace seis décadas.

A los cínicos, a los sinvergüenzas y a los colaboracionistas hay que recordarles que las protestas de estos días se han saldado con cientos de detenidos, un sinfín de desaparecidos y torturados y miles de apaleados. Cifras que engordarán el número de presos políticos, que hasta que se inició la rebelión por la libertad y la prosperidad ascendía a 72. Setenta y dos reclusos de conciencia que en su mayor parte fueron encerrados por «desacato”, la figura jurídica del Código Penal castrista que a modo de cajón de sastre sirve para quitar de la circulación a la disidencia. Muchos de ellos acaban en 100 y Aldabó, la mayor penitenciaría de todo el Caribe, un auténtico infierno en el que los reclusos tienen prohibido leer, ver la televisión y escuchar la radio y donde las celdas son de tres por dos metros y ocupadas por hasta cuatro personas. Las conoce bien el popular Carromero, que acabó en una de ellas como chivo expiatorio del asesinato de Oswaldo Payá, crimen que el Gobierno cubano vistió de “accidente de tráfico”.

A esta basura negacionista hay que refrescarle la memoria día tras día. La dictadura cubana ha fusilado o asesinado extrajudicialmente, que al fin y al cabo viene a ser lo mismo porque allí no hay Estado de Derecho que valga y los magistrados son vulgares títeres, a decenas de miles de personas. Si bien es cierto que organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional o Human Rights Watch hablan de 3.000 fusilados en 61 años y 1.000 muertes sin sentencia, no lo es menos que la cifra real debe ser entre cinco y 10 veces mayor. Entre otras razones, porque apenas hay registros de los primeros años de terror. A Ernesto Che Guevara, mano derecha de Fidel Castro, se le podrá negar su bondad pero no su sinceridad a la hora de verbalizar su catadura criminal: “Sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte”.

Capítulo aparte merecen las decenas de campos de concentración existentes a lo largo y ancho de la isla, instalaciones a las que ese Fidel Castro al que Satanás tenga en su gloria bautizó como “campos correccionales”. Se estima que decenas de miles de personas pasaron por estos centros de reeducación de los cuales salías sonado y en los huesos. Eso en el mejor de los casos porque muchos de ellos no vivieron para contarlo. Especialmente salvaje fue la persecución a los homosexuales, a los que se recluía en los correccionales para que se “curasen [sic]” de lo que el castrismo catalogaba y cataloga como “enfermedad”. Especialmente diabólicos eran los carteles que presidían la entrada de estas instalaciones: “El trabajo os hará hombres”. Un lema cuasiplagiado del que figuraba a la entrada de Mauthausen: “El trabajo os hará libres”.

La concepción que tenía el progresista Fidel Castro de la homosexualidad se resume en una de sus asquerosas parrafadas: “Nunca hemos creído que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de conducta que nos permitan considerarlo un verdadero revolucionario. Una desviación de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que debe ser un militante comunista”. Su cuate Ernesto Che Guevara no le andaba a la zaga en homofobia. “Son gente enferma”, vomitaba el rosarino, “la antítesis del hombre nuevo que está produciendo la Revolución”.

El apartheid empezó a desmoronarse cual castillo de naipes a caballo de los 80 y los 90 cuando las democracias occidentales antepusieron la libertad e igualdad de los sudafricanos a los réditos comerciales que generaban los tratos con un país rico hasta decir basta en materias primas. Las sanciones y los vetos internacionales a un régimen amoral permitieron el fin del supremacismo blanco y la victoria en las urnas en 1994 de un Nelson Mandela que había pasado 18 años encerrado en una diminuta isla situada a tiro de piedra de Ciudad del Cabo, Robben Island.

O imitamos la praxis que implementamos con Sudáfrica hace 30 años o hay dictadura en Cuba para rato. Como no se solventará el terrible drama de los 11 millones de cubanos es con imbéciles a la par que miserables declaraciones. La quintaesencia de esa maldad la protagonizó Nadia Calviño cuando se le invitó a llamar “dictadura” a la dictadura: “Etiquetar no es productivo”. Como si los derechos humanos fueran una cuestión de costes, excels o ebitdas. Una boutade que no es ni más ni menos que un insulto a las víctimas de la represión y a sus familiares. Jamás pensé que la inteligente vicepresidenta primera se ciscara en la memoria de los miles de fusilados, torturados y encarcelados, ni en el pesar de los dos millones de cubanos que tuvieron que exiliarse para salvar el pellejo y vivir en libertad. Querida Nadia, repite conmigo: “Cuba es una dictadura”.

La Iberosfera se enfrenta al reto de derribar a tres dictaduras socialistas sin el apoyo firme de EEUU
EL POLITÓLOGO JULIO SHILING DENUNCIA LA IMPUNIDAD DEL SOCIALISMO
Judith Flores. https://gaceta.es 25 Julio 2021

La brutal ola represiva en Cuba contra manifestantes que demandan respuestas a la crisis sociopolítico y económica en la isla ha obligado a la administración de la Casa Blanca a centrar su atención en una región convulsa que no ha estado entre sus prioridades, agudizada en el último año y medio por la pandemia, la migración y la represión de regímenes autoritarios señalados de cometer crímenes de lesa humanidad.

La región ha logrado posicionarse en el radar de la administración Biden gracias a dos temas fundamentalmente: la migración de los países que integran el Triángulo del Norte [Honduras, Guatemala y El Salvador] –que ha provocado una seria crisis en la frontera sur estadounidense–; y la respuesta represiva del régimen castrista a las protestas y el aislamiento del pueblo cubano con la censura al internet para evitar que se documente la represión. A este último punto hay que agregar la presión del exilio cubano junto con sus representantes electos.

Antes del 11 de julio, día en que iniciaron las protestas en Cuba en más de 40 ciudades, Estados Unidos mostraba cierto interés por la migración fundamentalmente centroamericana y por el tema de Venezuela debido al desbordante exilio que supera más de cinco millones de personas debido a la represión y la pobreza. Hoy la situación ha cambiado, aunque algunos aseguran que existe mucha pasividad de Estados Unidos y que se puede hacer más.

Uno de los que espera más acciones hacia Cuba es el senador federal Marco Rubio quien demanda a la administración Biden apoyar al pueblo cubano con acceso al internet.

“Las redes privadas virtuales pueden ayudar al pueblo cubano a lidiar con el bloqueo del régimen, pero no hacen nada si cortan el acceso a Internet. La tecnología existe para proporcionar servicio celular y satelital desde globos y otros métodos directamente a quienes no tienen acceso a internet. Pero eso no sucederá en Cuba a menos que la administración Biden de un paso adelante. Me alegra que el presidente esté comenzando a tomar medidas, pero debe hacer más para ayudar al pueblo de Cuba a asegurar el acceso sin censura a internet”, dijo Rubio.

“Una tragedia”. Así califica el analista político y autor de “Dictaduras y sus paradigmas”, Julio Shiling, la pasividad de la que es señalado Estados Unidos para responder a crisis como las de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

El experto asegura que se trata de un fenómeno bipartidista.

“No va enfocado a un gobierno o un partido, es un fenómeno que en ciertas administraciones se acentúa más, una actitud adversa a los intereses de la promoción de la libertad y la democracia”, subraya.

Aunque otros países como Chile y Colombia han sido señalados de reprimir protestas, la diferencia recae en que son naciones con instituciones democráticas y los responsables de abusos son llevados ante la justicia. Eso no sucede con las tres dictaduras en América Latina donde impera la impunidad.

La represión contra opositores se ha convertido en un látigo diario en países como Venezuela, Nicaragua y Cuba. En los dos primeros existen evidencias recientes documentadas por organismos de derechos humanos nacionales e internacionales de tratos crueles e inhumanos, torturas, asesinatos con armas de alto calibre y ejecuciones extrajudiciales, hechos calificados como crímenes de lesa humanidad.

En Venezuela y Nicaragua la represión ha dejado un saldo de centenares de muertos. En el 2017 más de 160 personas murieron durante las protestas, en 2019 la cifra de muertos superó los 35 durante las manifestaciones de enero; mientras en septiembre de 2020 la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, informó que su oficina registró 711 muertes en un periodo de tres meses – junio a agosto de 2020 – por “operativos” de seguridad en Venezuela.

En Nicaragua las protestas de abril de 2018 dejaron un saldo de 328 muertos producto de la represión gubernamental y se mantienen encarcelados 150 presos políticos, seis de ellos aspirantes presidenciales.

La respuesta de Estados Unidos y de la comunidad internacional han sido la designación de sanciones individuales contra 34 altos funcionarios y familiares del dictador Daniel Ortega.

Contagio
“La gran tragedia de esto es el efecto y el impacto de contagio que tiene” a nivel regional, sostiene Shiling.

El experto ejemplificó el caso de Venezuela, donde se han documentado innumerables casos de crímenes de lesa humanidad y la respuesta no solo de Estados Unidos sino de la comunidad internacional no ha pasado más allá de “pronunciamientos heroicos, afirmaciones y hasta determinadas sanciones a individuos”.

“Vimos en Nicaragua exactamente lo mismo. La impunidad con la que el régimen actuó en Venezuela se extiende a la dictadura sandinista y es el mismo mensaje en Cuba”, aseguró Shiling.

Para el autor de “Dictaduras y sus paradigmas” la práctica ha demostrado que un régimen dictatorial actúa impunemente, que puede cometer crímenes de lesa humanidad, “tanto en la Cuba castrista como en sus colonias Venezuela y Nicaragua”.

“El problema no es castigar a una serie de individuos detestables, innombrables, esto es un problema de sistema, leyes por una serie de conjunto de fenómenos que componen un gobierno. Lo que estamos viendo es una política de derrotismo. Esta política que para nada esta estructurada para promover la libertad como debería de ser, pues simplemente estimula a otros regímenes dictatoriales a que cometan crímenes de lesa humanidad de manera impune”, sentenció.

¿Qué hace falta?
Shiling sostiene que hace falta voluntad política.

“Si bien la administración previa [de Donald Trump] tomó muchas medidas valientes, en el caso cubano fue la única administración que puso en vigencia dos capítulos de la Ley Helm Burton Act que son fundamentales para resguardar el Estado de derecho y darle apoyo a los propios estadounidenses y cubanoamericanos que fueron saqueados por el régimen castrista. Es una posición moral necesaria”, aseguró Shiling.

Sin embargo, se pueden hacer otras cosas para salir de dictaduras que representan una amenaza a la región y a la seguridad nacional de Estados Unidos.

“La política de Estado de los Estados Unidos debería ser coherente en lo que es defender y promover la libertad, y no estamos hablando aquí de que vayan a fabricar naciones, estamos hablando de derribar regímenes atroces que presentan una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos empezando por el narcotráfico, siguiendo por las relaciones estrechas que tiene el socialismo continental con grupos subversivos dentro de los Estados Unidos y su relación con los carteles de la droga de México”, explicó.

Shiling considera que Estados Unidos tiene razones de sobra y la inteligencia norteamericana tiene evidencia suficiente que validaría movidas estratégicas tanto en Cuba como en Nicaragua y Venezuela.

“Si miramos los escenarios de guerra más reciente no hemos visto en ninguna parte invasión estilo Normandía. Las guerras se están llevando con herramientas tecnológicas muy avanzadas que evitan que un soldado tenga que hacer el trabajo, la maquinaria lo puede hacer. Todos estos mecanismos producen una proactividad. Es suficiente para mover fichas internas dentro de estos regímenes la determinación de que no se va a tolerar lo que estamos viendo en Cuba o lo que vimos en Nicaragua y Venezuela. Debe producirse un cambio dentro de esas propias estructuras dictatoriales. Eso es lo que debería hacer la política de Estados Unidos, no con una curita sino con una receta necesaria”, puntualizó Shiling.

Hasta ahora las negociaciones y las sanciones contra dictaduras como Venezuela, Nicaragua y Cuba han surtido efecto, mientras ese cáncer se disemina por otros países de América Latina.

Hermann Tertsch: "Nos quieren aterrorizar con multas para que no podamos vivir o hablar de política"
Entrevista al periodista y eurodiputado por Vox
Rubén Arranz. Vozpopuli 25 Julio 2021

Pocas horas después de que el Consejo de Ministros presentara su proyecto de Ley de Memoria Democrática, Hermann Tertsch, eurodiputado por Vox, atendía a la petición de entrevista de este periódico. En la conversación, advertía de las consecuencias de esta norma y de otras que se encuentran en la cocina, como la de seguridad ciudadana.

También alertaba de las conexiones del Ejecutivo con los populismos latinoamericanos y se refería a la forma en la que debe librarse la batalla cultural. Como siempre, lo hacía con un tono rotundo.

Pregunta: “Si hay un responsable de la Guerra Civil directamente es el Gobierno de la República”…
Respuesta: Es absolutamente cierto lo que dijo Ignacio Camuñas, lo que pasa es que a Pablo Casado le dio miedo eso. Camuñas es un liberal centrista, que no le intenten situar en un lugar raro; y dijo la verdad. Pero a Casado le asustan esas palabras.

P: Es una afirmación que llamó la atención...
R: Pero es que hay que ser didáctico, aunque cojan frases y te monten campañas. Esto último lo saben hacer desde 1917, cuando Willi Münzenberg, que trabajaba para Lenin, montó todo el sistema de desinformación, agitación y propaganda. Eso explica lo de tener 800 asociaciones, cada una con tres personas y las cuales se apoyan las unas a las otras para transmitir la idea de que constituyen la sociedad civil. Esto es falso, pero claro, ahora mismo, como la derecha y el capital le han entregado a la izquierda todos los medios, el efecto multiplicador de sus teorías y su narrativa es abrumador. Por tanto, tienen éxito en sus campañas. Por eso sacan de contexto tus frases y te intentan acosar. Pero hay que resistir y contar la verdad, teniendo claro que el choque es inevitable. Eso no nos debe preocupar en absoluto.

P: Pero la memoria es suya…
R: Llevan 100 millones de muertos y 100 años teniendo buena prensa.

P: Franco, República y Guerra Civil. En mitad de una pandemia…
R: A ellos les interesa más ir a eso que a la factura de la electricidad o a los planes disparatados que tiene la Unión Europea para nuestro país. Ahora, de repente, la presión ecologista en el norte de Europa y, en concreto, en Alemania, ha llevado a cuestionar los embalses. Es todo disparatado. ¿Quieren que nos muramos de hambre o de sed? ¿O cómo es eso? Mira, los alemanes piensan que deben salvar el mundo. Ahora utilizan el cambio climático para eso; y todos los demás tragan bajo presión o para lo que sean.

P: Pero hablábamos de la memoria democrática…
R: Si la izquierda española no fuera una izquierda frentista –es que quemaron iglesias el 11 de mayo de 1936, recuérdalo- no sucederían estas cosas. Ha sido asesina y totalitaria. Es que el socialismo se abrazó a Stalin en su día, oye. Si eso no hubiera pasado, hoy tendríamos una república, pero es que no se comportaron de una forma mínimamente civilizada y no hubiera habido ‘franquismo’.

P: Hay una parte de la izquierda que no reconoce como democrática a ninguna opción de derechas, pero, a la vez, una nueva ley con un elevado poder sancionador.
R: Estas leyes no tienen nada que ver con Franco. En realidad, servirán para meter en la cárcel a todo el que ellos quieran. Sirven para intimidad y humillar a todos los españoles; para que los ciudadanos reciten la verdad oficial para no meterse en problemas. Ese mecanismo existía en el bloque soviético y funcionaba. Todos sabían lo que era mentira y todos sabían lo que tenían que decir para no tener problemas. Ahora, estos nos quieren aterrorizar con multas para que no podamos vivir o hablar de política.

P: Mal panorama pinta…
R: Es que estamos ante un proyecto chavista, totalitario y criminal. Este Gobierno es criminal y tiene esa simbiosis de política y crimen que es el signo de identidad del régimen de Maduro y de Cuba. El narcotráfico en Cuba y en Venezuela es la subsistencia y la razón de Estado. Aquí estamos ya con el tema de las maletas de Delcy Rodríguez. Y con las cartas amenazantes, que son puros actos de falsa bandera para acosar a la oposición. También estamos con subvenciones y blanqueos de millones que cruzan el Atlántico en diversas direcciones y que aterrizan en lugares como Plus Ultra. ¿Y cuántas veces a la semana vienen las maletas de Delcy? ¿Dos? ¿Tres? No lo sabemos. Solo conocimos aquel episodio porque se les fue de las manos. Pero, ¿fue un hecho aislado?

P: Tenemos el resguardo de Europa…
R: Pero la Unión Europea está cogida con pinzas. Es todo ya una mentira, desde el propio euro hasta la política común. Veremos a ver qué ocurre con el dinero del rescate europeo. ¿Crees que no va a corromper a empresas y medios; y a cortar la crítica a este Gobierno delincuente? Quieren que todos seamos obedientes si queremos comer.

P: Cuba: ¿por qué tantos problemas para reconocer que es una dictadura?
R: Es que no es capaz ni el propio Gobierno de la Unión Europea, que tiene al jefe de la diplomacia, el señor Borrell, haciendo lobby de la dictadura cubana en Bruselas, da auténtica vergüenza. Hacen propaganda de la dictadura criminal de Cuba mientras asesina a los manifestantes en la calle. ¡Es acojonante verlo en directo en Bruselas!

P: Las tertulias hablan más de la Memoria Democrática que de la luz o de Cuba…
R: ¿Recuerdas la que montaron cuando gobernaba Rajoy y la luz subió el 4%? Si es que tienen todas las asociaciones, desde las LGTBI hasta Stop Desahucios. Todos están al servicio de estas fuerzas, que tienen un proyecto de destrucción de la continuidad histórica de España y de cambio de régimen a otro absolutamente radical y totalitario.

P: ¿Cómo ha de librarse la batalla cultural, a su juicio?
R: A ver, la batalla no se ha perdido aquí, es que no se ha dado. Ha habido una derecha que por codicia, conveniencia, comodidad y cobardía se ha retirado de la escena y ha entregado a la izquierda los medios a cambio de que le dejen en paz. Ha ocurrido igual con la Iglesia, que es cobarde y no plantea oposición. Es una situación terrorífica.

P: Usted es muy crítico con Casado, pero parece que el PP y Vox se van a necesitar si quieren desahuciar a Pedro Sánchez de Moncloa...
R: ¿Pero tú estás seguro de que le van a dejar a Casado pactar con Vox? Eso lo quiero ver yo. Muchos pensamos que no va a ser así, que la señora Ana Botín no le va a dejar. O sus amigos del Club Bildeberg; o vete a saber quién.

P: Hablábamos de la batalla cultural…
R: Mira, la Fundación Disenso se ha puesto en ello y ha elaborado informes como uno relacionado con la Ley de Memoria Democrática que es certero y valiente. Todo esto es muy barato, pues se trata de decir la verdad y de conseguir que la gente pierda el miedo. Si es que todo su proyecto se basa en el miedo. En Cataluña, tienen que tener miedo todos para que los separatistas puedan hacer lo que les dé la gana sin discusión. La izquierda fracciona a la gente, trocea movimientos y lo hace para que la gente esté dividida y los grupos choquen entre ellos. Eso refuerza el papel del ‘papá Estado’, que es el que alimenta a los ciudadanos y da o quita el dinero a los medios. Ése es el proyecto de la izquierda hoy en día y es en ese proyecto donde tienen secuestrado al Partido Popular.

P: Es usted muy crítico con Casado...
R: Es que la mentira se ha adueñado de este país y el PP es parte misma de la mentira, de hecho. Siempre pide la limosna a la izquierda y siempre querrá estar sentado en la mesa del PSOE. Nuestra lucha es por la verdad. Si logramos que la gente pierda el miedo y empiece a decir la verdad, se liberará en lo individual, levantará la cabeza y contribuirá a que España sea un país mejor. Hay que dignificar a las fuerzas que se oponen a este Gobierno delincuente.

P: Describe un panorama apocalíptico…
R: Pues verás cuando se apruebe la Ley de Seguridad Ciudadana… Esto no es ya una dictadura, sino una tiranía. Las dictaduras tienen unas leyes que pueden ser excesivamente duras, pero son leyes que se cumplen. Aquí violan sus propias leyes. Son igual que Maduro y que los Castro. Ellos mienten sistemáticamente y nadie asume la responsabilidad; y no cumplen la ley.

P: ¿Hay esperanza para España?
R: Claro que la hay. Si es que estamos mucho mejor que hace 10 años, cuando ese personaje despreciable de Rajoy estaba haciendo sus cambalaches y renegando revocar la política de Zapatero, pese a que tenía 186 escaños. Mientras, los suyos se dedicaban a hacer negocio y las corruptelas se le salían por las costuras. Hoy la situación es dramática, pero distinta. Ahora tenemos 52 españoles en el Congreso que dicen la verdad, asumiendo todos los riesgos y todas las difamaciones, ataques y agresiones que eso conlleva. Y hay 4 millones de españoles que los han votado. Hay mucha más esperanza que entonces. Hoy ya no está la convicción de que el PP es la alternativa al PSOE y eso es muy importante. Hoy estamos nosotros, que vamos a desmontar todas las barbaridades, ilegalidades e injusticias del régimen PP-PSOE.

P: Usted lo pasó mal durante el zapaterismo…
R: A mí me escupían por la calle… el señor Wyoming me hizo una campaña en La Sexta que decía que yo quería matar a musulmanes y a ministros. A mí me llamaron borracho 300 manifestantes a la vez, al reconocerme cuando pasé por allí. Ahora, en cambio, me ven por la calle y recibo muestras de afecto y respeto.

Cuando me fui de Cuba
Valentí Puig. Cronica Global 25 Julio 2021

Guillermo Cabrera Infante se disponía a hablar de Lucrecio en Barcelona, pero unos matones comunistas enviados por el consulado cubano intentaron el boicot del acto. Era un indicio brutal del persistente afecto de la izquierda barcelonesa hacia el castrismo. Décadas después, nada ha cambiado. Es decir, la dictadura cubana no existe.

Mientras tanto, en Cuba abundan los desaparecidos a consecuencia de las manifestaciones de protesta contra el castrismo, ese régimen antediluviano, nacido para destruir libertades y para dejar a sus súbditos sin comida ni medicamentos. El Covid ha sido fulminante, sin respuesta de las autoridades castristas. Al contrario, Díaz-Canel ha soltado los perros de presa de la revolución. Ha cortado Internet. Encarcela a periodistas. En Cuba, desde Sierra Maestra, el “habeas corpus” fue la primera víctima. Ahora, los cubanos hacen largas horas de cola para comprar el pan. Los cortes de electricidad dejan la isla a oscuras.

Ya llega poco de aquel petróleo a bajo precio que Chávez intercambiaba por expertos en inteligencia o médicos. El castrismo sigue achacando todos los males de la economía cubana al embargo estadounidense, siendo a la vez un hecho que Castro se aisló por su cuenta al optar por ser una base militar con mísiles soviéticos.

De modo infame, prosigue la complicidad del progresismo con el régimen de la ruina y el presidio hasta el extremo de que en los desfiles del orgullo gay se han visto manifestantes con camiseta Guevara. Quizás desconozcan la Ley de ostentación sexual que rige en Cuba contra los gestos de afecto entre personas del mismo sexo. En realidad, la homofobia del Che Guevara ha sido demostrada irrefutablemente. Considerados “pervertidos sexuales”, los homosexuales cubanos eran encarcelados sin más, como enemigos del régimen. Todo eso está en las novelas pavorosas de Reinaldo Arenas. El castrismo homófobo y liberticida parece no existir para los colectivos LGTBI europeos, dedicados a criticar a Viktor Orbán.

Contra la revolución que iba a crear un hombre nuevo --no homosexual, por descontado-- los manifestantes de hoy expresan su ira por la precariedad y el empobrecimiento. Con la demagogia del sindicalismo corrupto alguien como Lula da Silva ha dicho que si Cuba no tuviera el bloqueo podría ser Holanda. Pero Cuba ha podido comerciar con más de setenta países.

En un artículo muy esclarecedor, Carlos Malamud escribe que el embargo afectó a la economía cubana, pero hay que considerar muchos otros factores de peso para entender el colapso actual. En los sesenta años que lleva vigente el embargo --con rectificaciones según quien esté en la Casa Blanca-- el castrismo ha tenido suficiente tiempo para rectificar sus posiciones. Sin embargo, extrema la represión, se niega a las reformas económicas más elementales. Para el castrismo, no ha caído el muro de Berlín. Según Malamud, el victimismo castrista ha extendido la idea organicista sobre el clima de unanimidad que debía predominar en Cuba. Cabrera Infante dejó dicho: “Me sé y me confieso tan culpable de odio contra Castro como un judío contra Hitler: irreductible, sin sosiego, final”. Es la lección que forzosamente ha tenido que aprender el glorioso pueblo cubano porque la Habana para un infante difunto de Cabrera Infante ya ha caído toda a trozos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Casado, cerca de ser declarado "persona non grata" en la Derecha
Federico Jiménez Losantos. Libertad Digital 25 Julio 2021

La Asamblea de Ceuta, por iniciativa de un pequeño partido considerado promarroquí y dirigido por Fátima Ahmed, que en las últimas elecciones generales obtuvo 814 votos y dos representantes, ha declarado, con el apoyo del PSOE (10.407 votos) y la abstención activa del PP (7.409) "persona non grata" a Santiago Abascal, presidente de Vox, que fue el partido vencedor en las últimas elecciones generales con 11.738 votos, haciéndose con el escaño que Ceuta aporta al Congreso de los diputados.

Los términos en los que Fátima Ahmed y sus aliados del PSOE y del PP insultaron a Abascal fueron propios del partido de la ETA o de los cómplices de Terra Lliure. De ahí que dos diputadas por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo (PP) e Inés Arrimadas (Cs) fueran las primeras en condenar una declaración típica de la izquierda comunista y el racismo separatista. A esas dos corrientes totalitarias se sumó Vivas, líder local del PP, en términos tan grotescos que deberían haber supuesto la expulsión inmediata del partido. Primero, por su condición totalitaria. Segundo, por despreciar al primer aliado de Gobierno del PP en toda España. Sin embargo, Casado, que dos días antes había respaldado, con razón, a Ignacio Camuñas en su argumentada condena a la Ley de Memoria Democrática, que miente descaradamente sobre la II República y la Guerra, no dijo una palabra. O sea, que ha apoyado a Vivas.

Los términos de la condena a Abascal
La cuestión de fondo es, siempre, la existencia de una quinta columna que trabaja para la anexión de Ceuta a Marruecos. Negarlo es negar el discurso marroquí desde siempre.

La táctica de la quinta columna.
La dirigente de MDyC Fátima Hamed dijo que en Ceuta "no hay cabida para el odio y para el fascismo" que supuestamente defiende Vox, que Abascal visitó la ciudad para "sembrar el odio" y "echar porquería" para "romper la convivencia, poniendo en duda el sentimiento de españolidad de una gran parte de la población ceutí".

El portavoz de Vox, Carlos Verdejo, dijo que Abascal "llevaba razón en sus declaraciones", que MDyC "obedece al país vecino" y que Hamed es una "integrista peligrosa, un lobo con piel de cordero, con intereses perversos".

Verdejo pidió también al PP que "deje de ocultar la realidad de que en esta ciudad hay una quinta columna de Marruecos que fomentan con pactos y subvenciones".

Comprar la paz no es eterno. Al presidente de la asamblea Juan Vivas (PP) Hamed lo acusó de no llamar al orden, después de que Verdejo volviese a definir como "promarroquíes" a algunos diputados. El jueves, tras un llamamiento al orden por parte de la vicepresidenta primera de la Asamblea, Cristina Pérez (PSOE), el diputado socialista Juan Gutiérrez llamó "payaso" al de Vox. Gutiérrez fue sacado de la sala por varias diputadas socialistas mientras insistía en llamarlo "gilipollas" y "payaso".

Aunque en las elecciones generales de noviembre de 2019, Vox fue la formación más votada en Ceuta, con el 35% de los votos, por delante del PSOE y PP, con el 31% y 22%, en las autonómicas de mayo de ese año, el partido liderado por Abascal fue la tercera fuerza más votada con el 22% de los votos. El PP aún gobierna Ceuta, aunque el escaño nacional es de Vox.

Sin embargo, los asaltos de indocumentados desde Marruecos a Ceuta motivaron la visita de Casado, después de la de Abascal, para apoyar la españolidad de Ceuta. ¿Eso encaja con su alianza tácita con la promarroquí Ahmed y el PSOE contra Vox? ¿A qué juega el líder del PP?

¿A que lo declare Vox "persona non grata en la derecha española?

La respuesta de Abascal y la indiferencia de Casado
Abascal acusó este viernes al Partido Popular de "colaborar en la campaña de demonización" contra su formación después de que los populares se abstuvieran en la votación de la Asamblea de Ceuta en la que se ha aprobado declararle "persona non grata": "El PP -ha dicho- colabora en la campaña de demonización de Vox. Una campaña que produce violencia contra nosotros, nuestros simpatizantes y nuestras familias". El líder de Vox también ha reclamado al PP que no pretenda "al mismo tiempo" pedir el apoyo de Vox a sus iniciativas en "varios parlamentos". "O una cosa o la otra. Las dos no van a poder ser".

Si uno compara la dureza indignada de Arrimadas y Cayetana en su condena a la complicidad del PP de Ceuta con Ahmed y el PSOE con la pachorra despectiva de Casado, que acaba de soplar las tres velitas de su tarta de cumpleaños al frente del PP y se recrea en el silencio, disfrutando la condena batasuna del único partido importante en la derecha con el que puede formar gobierno, llega a una triste conclusión: el PP ha entrado en una situación que es letal para él: la pájara satisfecha de las encuestas. Es evidente, sin embargo, que o el PP se toma en serio el pacto con Vox o Abascal puede ir dejándolo caer en ayuntamientos y autonomías sólo con su abstención. Y que la situación de golpismo acelerado declarada por Sanchinflas con la Ley de Memoria Democrática y otras atrocidades contra la Nación y la Constitución, le obligan a no hacerle a Abascal otra cosa que caricias y mimitos. Dirán que el grande es Casado y el pequeño Abascal. Pues precisamente por eso: el que más tiene que perder es el grande. Si es que queda algo de grandeza en episodios como el de Ceuta, tan mezquinos, absurdos y contradictorios.

En Ceuta, el PP no tiene a Ayuso, sino a Vivas. Pero su apoyo a Vivas perjudica a Bonilla, que también tiene a Marruecos en la frontera, y a Ayuso, que es, mal que le pese, el primer activo del PP. La verdad: no sé qué le cuesta más asimilar a Casado en su partido: la fuerza o la debilidad.

Suspenso en democracia
Desde 2020 se han consolidado los pactos del Gobierno con quienes quieren romper el orden constitucional
Jorge Vilches. La razon 25 Julio 2021

A finales de 2020 Sánchez anunció que una comisión de expertos iba a examinar el grado de cumplimiento de su política. Por supuesto, los citados dijeron que el sanchismo era muy cumplidor. La idea era deshacer la imagen de un Sánchez peleado con sus promesas. La maniobra se ha vuelto a repetir con la visita a Estados Unidos. «Soy un político que cumple; la oposición sólo grita», dijo Sánchez sin rubor, como tantas veces. Hagamos un repaso.

El balance sanitario es pésimo. No solo no atendió los avisos de la OMS y la UE desde enero de 2020 para que se preparase para la pandemia, sino que esperó a que pasara el 8-M. Con el contagio ya extendido, no se elaboró una estrategia de compra de material y de coordinación autonómica. Incluso se compró mal y a veces de forma turbia. Mintió en la fuerza de la pandemia, en la comisión de expertos y en el número de muertos.

Todo esto lo hizo bajo un paraguas anticonstitucional: una suspensión de los derechos fundamentales cuya fórmula no era el estado de alarma, sino el de excepción. Usó el de alarma para no tener que pactar con la oposición en las Cortes, cuya aprobación necesitaba. Luego lo prolongó anticonstitucionalmente seis meses más porque no quiso elaborar normas sanitarias alternativas, y porque el estado de alarma eludía el control parlamentario y permitía aprobar por decreto cualquier cosa, como la ley de educación.

En el ínterin el sanchismo se dedicó a consolidar su pacto con quienes quieren romper el orden constitucional; en especial, ERC y Bildu, a quienes considera más respetables que el PP, Vox y Ciudadanos. Así, Sánchez lleva dos años cediendo a los golpistas. Concedieron indultos sin arrepentimiento de los condenados y contra el informe del tribunal sancionador, el Supremo, al que insultaron. Lo mismo han hecho con el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Cuentas, además de asaltar la Fiscalía y la Abogacía del Estado. Una sentencia contraria a sus intereses supone el ataque del Gobierno. El conjunto es propio de gobiernos iliberales.

Además, concedió a los golpistas una «mesa bilateral» de España y Cataluña, donde se negociará una amnistía y el derecho de autodeterminación. Esto no se ha compensado con la lealtad de los socios, sino con el anuncio de Gabriel Rufián en el Congreso al decir: «Denos tiempo», en referencia a la negativa del Presidente a la celebración de un referéndum. Los errores en la comunicación de las «bondades» del plan presidencial y la falta de control de los socios, además de la estrepitosa derrota en Madrid, el fracaso en las mociones de censura, y el ascenso del PP en los sondeos, ha supuesto la salida del círculo íntimo de Sánchez: Redondo, Calvo y Ábalos.

La política exterior, por otro lado, ha sido un desastre con dos aliados estratégicos: Marruecos y Estados Unidos. El rey alahuí se ha sentido insultado por el gobierno español, especialmente por el acogimiento del líder polisario, y lo ha hecho pagar en Ceuta y Melilla. Biden estuvo en la comisión de defensa que pidió sin éxito a Zapatero que no retirase las tropas de Irak, lo que parece ser el motivo de su desprecio a los socialistas españoles. Tampoco el gobierno sanchista ha estado muy digno con la crisis cubana.

Mientras, el Partido Popular sube en intención de voto por los errores tanto del PSOE como de Ciudadanos, y aciertos como la centralidad y la coherencia. Resistir al manejo del Consejo General del Poder Judicial, prometido en el programa electoral, y defender la Transición y la Constitución, es sostener la democracia. Al tiempo, se consolida el partido en torno a Casado y a la esperanza de volver a la Moncloa. Parece un cambio de ciclo.

El PP y el tal Núñez
Nota del Editor 25 Julio 2021

Ayer el Sr Utrera Molina ponía a caldo al tal Núñez, imperator de Galicia, donde los español hablantes somos y estamos desconstitucionalizados y deshumanizados.
Así que quien no defiende a Vox y persiste en repetir el error del bipartidismo, hace un flaco favor a España.

Nuevo objetivo gubernamental: la descalificación y desmantelamiento del Poder Judicial
Lo que está sucediendo es que se está atentado directamente contra el Estado de derecho, eje fundamental de toda nación
Miguel Massanet. diariosigloxxi 25 Julio 2021

“Regla de los jueces sobre la base de la ley, no la opinión pública, y que debe ser totalmente indiferente a las presiones de los tiempos”, Warren E. Burger.

En España todos somos entrenadores de fútbol, expertos en cómo administrar el país y capaces de juzgar, sin otra preparación que la fatuidad de un ego sobredimensionado, con más acierto y solvencia que un juez o magistrado que haya dedicado su vida a la ardua tarea de aplicar las leyes del país. Últimamente ya no sólo se ponen en cuestión los fallos, sentencias, resoluciones o autos emitidos por los jueces o tribunales, en los corros y tertulias de los cafés, las reuniones familiares o en los garitos y casinos o demás lugares en los que habitualmente se reúnen los ciudadanos, sino que el poner en cuestión, predeterminar o adelantarse a lo que cada sujeto estima que debería ser, según su particular criterio y forma de pensar, lo que los expertos en administrar justicia, de acuerdo con su leal saber y entender, deben resolver sobre aquellos casos en los que les ha tocado decidir; sino que ya se ha convertido en algo habitual el que estas prácticas intrusivas, propias de aficionados, carentes de cualquier respaldo legal o justificación jurídica, sean utilizadas entre tertulianos de todo tipo como políticos, periodistas, miembros de la farándula, actores, autores, etc.; personas que seguramente, dentro del ámbito de sus conocimientos sobre determinadas disciplinas o profesiones, pueden ser verdaderos expertos pero que, en cuestiones de tipo legal, jurídico, procedimental o relacionadas con el estudio de las leyes, su aplicación, desarrollo y jurisprudencia, no suelen estar en condiciones de opinar con solvencia y, no obstante, para admiración de propios y extraños, no tienen inconveniente en pontificar, criticar o descalificar una resolución emitida por un profesional que se conoce al dedillo los vericuetos de la Ley.

Pero cuando lo que se está produciendo en un país, como en este caso es España, ya no se trata solamente de poner en cuestión una resolución judicial determinada; cuando ya lo que se intenta es poner en duda la capacidad de los tribunales españoles para poder llevar a cabo la tarea que les ha asignado la Constitución, para la que tuvieron que opositar duramente, o cuando es, desde el mismo Gobierno de la nación y del de muchas comunidades autónomas, de donde parten las críticas infundadas, cargadas de intención política, con fines evidentemente espurios de privar, a un órgano independiente, de la facultad de poder tomar sus decisiones, incluso cuando no le parezcan bien al Gobierno o a cualquier otra institución del Estado español; lo que está sucediendo es que se está atentado directamente contra el Estado de derecho, eje fundamental de toda nación cuya función específica es la de respaldar la legalidad misma de cualquier nación democrática.

Estamos ante la tesitura de que se haya puesto de moda el que cualquier chisgarabís, mequetrefe o progre de estos que hoy en día proliferan, Dios sabe gracias a que maldición del otro mundo pueda haber sucedido, que son tan comunes entre los parlamentarios, el propio Gobierno de la nación y, ya no digamos, entre todos estos advenedizos, enchufados, corre ve y diles y vividores que pululan por los gobiernos autonómicos y, especialmente, entre aquellas instituciones, privadas o públicas, que han sido creadas específicamente para apoyar el independentismo de algunas regiones de España; se tome la libertad, tenga la osadía, se erija en crítico oficial o se permita acusar a los jueces y magistrados de prevaricar cuando ellos mismos son incapaces de definir este término legal.

Las feministas, estas que nos vienen confirmando su inutilidad, falta de objetividad, cerrilismo e incompetencia manifiesta, que hoy en día están sentadas en los bancos del Gobierno y que, para justificarse ante aquellos que creyeron que serían un revulsivo de la conciencia popular enalteciendo, con su buen hacer, el prestigio de las mujeres y que, desgraciadamente, lo único que han conseguido es lo que sucede cuando a alguien incapacitado se le da un cargo de importancia en cuyo caso, lo único que puede suceder, es que cometa errores garrafales, que más tarde, siempre acaba pagando el pueblo llano.

Cuando se pide que se renueven los miembros del Consejo del Poder Judicial sin más, sin tener en cuenta lo que se intenta por las izquierdas, mediante esta renovación, no se está contemplando con suficiente clarividencia la realidad que se esconde detrás de esta operación, cuando hay una parte, la que representa al Gobierno socialista, que no da su brazo a torcer en cuanto a su empeño de ir introduciendo a personas que le sean fieles, a fin de tener el control sobre un órgano tan importante relacionado con la judicatura, como ya ha sucedido en el caso de la fiscal general del Estado, una exministra del gobierno, con antecedentes de pertenecer al ala más extremista del socialismo y que, desde que ha asumido el mando de la fiscalía, cada vez son menos los casos en los que los fiscales pueden actuar con la independencia que sería deseable en un cuerpo que está específicamente relacionado con la defensa, no del Gobierno, sino de la ley, cuando alguien la viola en perjuicio del resto de ciudadanos de la nación.

Últimamente estamos asistiendo a un intento por parte del Gobern catalán y de todas aquellas agrupaciones que lo apoyan en cuanto a sus reclamaciones independentistas, de “linchar” al Tribunal de Cuentas solamente porque, como no se podía esperar otra cosa, ha sentenciado que aquellos señores, pertenecientes algobierno de la Generalitat o al Parlamento Catalán, que utilizaron dinero público para subvencionar actividades ilícitas, con respecto a los sucesos que tuvieron lugar el 1ºO y todos cuantos actos ilícitos se cometieron para la preparación y organización de aquel intento de dividir la nación española. El hecho mismo de que el Gobierno de la nación, presidido por el señor Pedro Sánchez, se haya puesto de perfil como si la declaración pública de rechazo y los actos subsiguiente relativos a conseguir de los bancos o de instituciones oficiales el dinero preciso para avalar a quienes han sido condenados a indemnizar a los españoles por unos gastos que se hicieron de las contribuciones recaudadas de entre los ciudadanos catalanes. Ahora se pretende que, con otro dinero público, el del Instituto Catalán de las Finanzas, se les ayude a pagar aquellos fondos públicos que los condenados utilizaron para un fin ilícito distinto para el que habían sido recaudados.

El daño que se está haciendo a la democracia española, a nuestra juventud, a quienes pudieran creer que, el objetar nuestras leyes, equivale a poder dejar de cumplirlas o el impulso a la insurgencia que pudiera derivarse de un relajamiento en cuanto a la fuerza de nuestra Constitución o a la necesidad de que se mantenga el orden público y el respeto por el principio fundamental de la unidad de la nación española, así como a la necesidad de apoyar a nuestras fuerzas de orden público, que son las encargadas de que quienes intenten acabar con nuestra democracia encuentren en ellas el tope y la fuerza encargados de impedir que consigan alcanzar sus objetivos.

Los intentos del comunismo bolivariano, que se ha instalado para quedarse en nuestra nación, ha encontrado en el PSOE el aliado preciso para que las barbaridades perpetradas por la señora Montero, un personaje que nunca debiera haber entrado en el Ejecutivo, hayan sido respaldadas por la ministra de Trabajo, otra que tal, sobre cuyo currículo parece que existen dudas, estén poniendo las bases para cambios de tipo bolchevique en nuestra legislación laboral y en cuanto a lo que respeta a los aumentos fiscales que parece que se nos tiene reservados para fechas próximas.

Lo cierto es que, a pesar de las bravatas, embustes, rectificaciones y desconcierto del señor Pedro Sánchez en cuanto a la línea política a seguir respecto a la gobernación de la nación, el señor presidente se encuentra atado por la necesidad de darles cuerda a los comunistas de Podemos, ya que depende de ellos para mantener sus mayorías. También le están fallando sus predicciones de que, este verano, el 70% de los españoles estaríamos vacunados y, por supuesto, la evidencia nos dice que estamos ante una quinta recidiva de la pandemia, lo que aleja, una vez más, la posibilidad de que podamos entrar en una verdadera normalidad, que amenaza con retrasarse una vez más.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, cada vez más nos vamos hundiendo en un pesimismo respecto a las posibilidades de que quienes tendrían en su mano la posibilidad de intentar que las cosas no fueran empeorando más y se pusiera coto a esta situación, que tanto nos recuerda a la que se dio cuando la implantación de la II República, y que, por mucho que intentemos apartar de nuestras mentes la posibilidad de que todo este panorama acabe en hechos violentos, no parece que estén por la labor de olvidar sus diferencias y agruparse para intentar salvar a España. No podemos evitar pensar en que cuando se siembran vientos se recogen tempestades.

Y hoy, para finalizar, una frase del maestro Baltasar de Gracián: “El primer paso de la ignorancia es presumir de saber”.

Independentismo en Cataluña
La Generalitat lanza un plan para dar prioridad a «la lengua de signos catalana» antes que al español
Gonzaga Durán. okdiario 25 Julio 2021

La Generalitat de Cataluña, ahora con Pere Aragonès al frente, quiere afianzar su política lingüística despreciando al español y dando prioridad al catalán e, incluso, al aranés y a «la lengua de signos catalana». Así se desprende del denominado Pacto Nacional por la Lengua que la consejera de Cultural del Govern, Natàlia Garriga, implementará en la región.

Garriga considera que existen «dudas sobre la viabilidad de lenguas como el catalán, el aranés y la lengua de signos catalana». Así lo afirmó el pasado martes durante en una intervención en el Parlament de Cataluña, tras una interpelación de Ciudadanos sobre la necesidad de elaborar un plan nacional de lenguas con la finalidad de «defender todas las lenguas oficiales de España en todos los territorios».

«Nuestra intención es poner sobre la mesa, en un debate abierta a todos, la situación de todas las lenguas que se hablan en Cataluña, con datos en la mano y garantizando el presente y el futuro del catalán, el aranés y la lengua de signos catalana en este contexto plurilingüe, rico y diverso», aseguró la consejera de Cultura de la Generalitat.

«El castellano tiene buena salud»
La lengua española es la lengua materna del 51% de los catalanes, según el VIII Informe sobre la situación de la lengua catalana. El español es la lengua común de todos los españoles, incluidos los catalanes, y con la que se comunican hasta 580 millones de personas, el 7,6 % de la población mundial, según un informe del Instituto Cervantes. A pesar de estos datos, la Generalitat de Cataluña no cesa en su empeño de menospreciar al español.

Natàlia Garriga considera que el «castellano goza de buena salud en Cataluña». «En Cataluña el 97,6% de la población sabe escribir el castellano; el 98,5% lo sabe leer; el 99,5 lo sabe hablar, y el 99,8 lo entiende. Esto significa que prácticamente el 100% de la gente que reside permanentemente en Cataluña entiende, habla, lee y escribe en castellano. Por lo tanto, esta lengua está perfectamente normalizada en la sociedad», apostilló en su intervención.

La consejera de Cultura instó también al resto de fuerzas políticas de Cataluña a «encontrar consensos» de cara a este Pacte Nacional per la Llengua. «El objetivo debe ser sentarse alrededor de una mesa para debatir sobre las lenguas que muestran dudas de viabilidad. Trabajemos juntos para tener una sociedad plurilingüe, donde todas las lenguas estén en igualdad de condiciones, comenzando por la catalana», señaló.

El Govern de Cataluña considera que está en juego el «futuro» del catalán, el aranés y la lengua de signos catalana porque el español «tiene una clara ventaja frente al catalán». «Su futuro depende de cómo se las cuide y de las políticas que se hagan en los Países Catalanes. El catalán debe ser la principal herramienta de cohesión social e integración en Cataluña», zanjó Garriga.
Recortes de Prensa   Página Inicial