AGLI Recortes de Prensa   Lunes 26  Julio  2021

La vileza del débil
Alfonso Ussía. https://gaceta.es 26 Julio 2021

Sánchez es una calamidad para España. Pero su psicopatía se sostiene por su egocentrismo, su osadía, y por tanto, un cierto valor personal. Casado es vil. Un vil engañado por sus zurupetos. Tan incómodo se halla consigo mismo que a sabiendas de su limitada proyección social, mantenida principalmente por la Presidente y el Alcalde de Madrid, quiere dar una imagen de fortaleza que lo convierte en un mamarracho. Sus palabras, según dicen inspiradas por Aznar, el gran amigo de Pujol y de Javier Arzallus, durante la moción de censura de Vox contra Pedro Sánchez, muy pocos las entendieron. Vox no es un partido fascista, y mucho menos nazi. Hasta Jorge Verstrynge lo reconoció. Vox es un partido conservador, constitucional, monárquico, decente y de derechas. Lo que fue en su día el Partido Popular. Vox creció cuando fue recogiendo en los cubos de basura los principios y valores que había depositado el Partido Popular. Si aquello resultó inconcebible, lo de Ceuta supera el más alto nivel de la villanía y la mezquindad.

Ignoro qué ha hecho Santiago Abascal para ser acusado, por el propio PP, de nazi. Santiago Abascal ofreció su nuca al terrorismo de la ETA. Su firmeza le granjeó millones de simpatías, pero pocos votos. Hoy, digan lo que digan las encuestas, las simpatías son más consecuentes y los votos le llueven a chubasco fuerte, persistente y caudaloso. Casado, que es un mediocre acobardado, en lugar de rodearse de los mejores, ha elegido la compañía de la vulgaridad. Y se siente mucho mejor del lado de Sánchez que del único partido político, con sus virtudes y defectos, que defiende a ultranza la vigencia de la Constitución, la unidad de España y la Corona. Lo de Ceuta es la consecuencia final de su vileza, de su solicitud de ayuda en posición de cuclillas, de su debilidad pasmosa.

En Ceuta venció Vox con holgura. Casi 12.000 votos frente a los 10.000 del PSOE y los casi 8.000 del PP. El PSOE, con el apoyo de los partidos islamistas y antiespañoles, se maneja a gusto en el parlamento caballa, en el parlamento ceutí. Los ganadores son frecuentemente insultados, despreciados y perseguidos. En una votación parlamentaria, Santiago Abascal, el líder del partido vencedor en la ciudad española, ha sido considerado “persona no grata” en Ceuta. Sus votantes, la mayoría simple de los ceutíes, son también personas no gratas. Han votado a favor de la ignominiosa perversidad del PSOE y los grupos islamistas que desean entregarla a Marruecos. Y el PP ha logrado su propósito con la cobardía de la abstención.

Vamos a ver. No hay español que- por ahora-, pueda sentirse señalado por una atrocidad de esta índole. Cuando el PP gobernaba Puertollano, se planteó la posibilidad de designarme “persona non grata” en Puertollano. Sólo porque dije mi verdad. Que Puertollano, como ciudad, es bastante fea. Cuando en el Puerto de Santa María se reinauguró su Teatro Principal, se enfrentaron dos opciones para bautizarlo. Los independientes propusieron el nombre de Pedro Muñoz-Seca, portuense, gran autor de teatro y asesinado por la canalla comunista y socialista en Paracuellos del Jarama. El PSOE, Izquierda Unida y ¡¡el PP! se decantaron por Rafael Alberti, extraordinario poeta, nefasto autor teatral y visitante asiduo de checas y prisiones comunistas. Ganaron los independientes. Los estercolados del PP quisieron darme explicaciones, y como es lógico, los mandé a pastar. Ese PP atemorizado, acomplejado y sumiso es el que ha inspirado sus vilezas.

Conozco poco a Casado, y algo más a Abascal. Santiago Abascal le saca, como hombre y como político, siete cabezas de altura al cobarde que hoy manda en el PP. No he oído de boca de Abascal nada que pueda interpretarse como ultraderecha o nazismo. Es, simplemente, un demócrata español que ama y cree en España.

Le recomiendo a Santiago Abascal que se presente en Ceuta cuanto antes. A ver si hay huevos socialistas o musulmanes. Y a Pablo Casado, que entregue las riendas de su importante partido a quienes lo han llevado a las alturas. Ayuso y en menor grado, Almeida. Ellos sí representan al PP. Y ellos jamás hubieran autorizado la vileza del débil.

Si el objetivo es Sánchez, Casado no puede ser su adversario. Como mucho, es un “sparring” de peso y pegada muy inferior. Un juguete del mentiroso y futuro golpista. Hoy le están lloviendo votos a Santiago Abascal mientras Teo lanza con maestría, lo mejor que hace, huesos de aceituna.

Buscando a Bronston
Iván Vélez. https://gaceta.es  26 Julio 2021

«Una lengua de progreso y emprendimiento», en referencia al idioma español, y el deseo de convertir a «España en el Hollywood de Europa», son los titulares más sonoros que Pedro Sánchez ha dejado, junto a las críticas a oceánica distancia a la oposición, en el curso de su gira comercial por los Estados Unidos. Consciente de que en el país de las barras y las estrellas hay más de 44 millones de hispanohablantes, número que, previsiblemente, crecerá en los próximos años, el antiguo alumno del Ramiro de Maeztu no pudo menos que escenificar una particular defensa de la hispanidad, encareciendo las potencialidades de la lengua española que mantiene su impronta en la toponimia -Los Ángeles- sobre la que se ha movido un Sánchez que, lógicamente, ha ocultado la realidad de que en la nación que gobierna, su partido es cómplice, cuando no impulsor, de la erradicación de la lengua de Cervantes de la vida oficial.

A pesar de la usofobia que exhiben algunos de sus principales socios, Sánchez sigue buscando con denuedo -recordemos aquel fugaz paseíllo- una imagen junto al emperador Biden, contrafigura de un Trump convertido en símbolo de la derecha airada y extrema. Parafraseando a Machado -Antonio, no Manuel-, parece inevitable que uno de los dos presidentes hiele el partitocrático corazón español. Más allá de tan publicitarias identificaciones, pues el imperio norteamericano no puede escorar bruscamente su estrategia dependiendo de quién ocupe la Casa Blanca, llama poderosamente la atención un anhelo, el cinematográfico de Sánchez, que hace inevitable su conexión con el tiempo que sirve de obsesiva referencia para gran parte del espectro político y sociológico español: el franquismo.

Según se desprende de sus declaraciones, Pedro Sánchez parece reclamar la llegada de un nuevo Samuel Bronston capaz de revitalizar una de las industrias que más ha apoyado la causa izquierdista durante las últimas décadas. Al cabo, a nadie le es ajeno el hecho de que los despectivamente llamados «titiriteros» han contribuido decisivamente tanto a establecer una particular visión sobre el pasado, coincidente con la recogida en la recientemente aprobada Ley de Memoria Democrática, como a imponer una serie de cánones de lo política, sexual y ambientalmente correcto tan rigurosos, que aquel que se aparte de ellos es expelido de una industria que goza de jugosas subvenciones. Hasta tal punto alcanza el sectarismo de este sector, que produce efectos tan disparatados como las manifestaciones de Alba Flores en las que afirmaba que su abuela, «de haber tenido conciencia política habría tenido que exiliarse», palabras que precedieron a una suerte de disculpa por las habituales actuaciones de La Faraona ante el general gallego contra el que combaten ardorosamente, casi medio siglo después de su muerte, muchas de las gentes del celuloide.

Los guiños de Sánchez a la industria audiovisual norteamericana llegan sesenta años después de que en España se estrenara El Cid, película producida por Samuel Bronston, dirigida por Anthony Mann y asesorada históricamente por don Ramón Menéndez Pidal, con Charlton Heston y Sofía Loren como protagonistas. El filme llegó a las pantallas después del apoyo dado por los Estados Unidos para la entrada de España en la ONU y de la visita que el 21 de diciembre de 1959 realizó Eisenhower a la base de Torrejón de Ardoz, en la cual dio un abrazo a Franco que para sí querría el actual presidente español, trocando al general presidente norteamericano por el demócrata Biden.

Como toda producción de índole histórica, El Cid de principios de los 60 no se limitó a reconstruir ingenuamente las hazañas del protagonista de uno de los cantares más célebres del medievo. El cantar, que ya distorsionó al Cid histórico, dio cuerpo a una película de enorme carga alegórica, que sirvió tanto a los intereses norteamericanos como a los españoles de aquel tiempo. Los sarracenos, amenaza de la civilización occidental en su momento, podían ser interpretados a mediados del siglo XX como una suerte de precedente bárbaro de los soviéticos, visión compatible con la que el Caudillo incluyó en su discurso pronunciado el 24 de julio de 1955, durante la inauguración del Monumento al Cid Campeador erigido en Burgos. De algún modo, Franco se identificaba con el guerrero de Vivar, tal y como se desprende de sus palabras:

«El Cid es el espíritu de España. Suele ser en la estrechez y no en la opulencia cuando surgen estas grandes figuras. Las riquezas envilecen y desnaturalizan, lo mismo a los hombres que a los pueblos. Ya lo vislumbraba nuestro genial escritor y glorioso manco en su historia inmortal, en la pugna ideológica del Caballero Andante y del escudero Sancho. Lanzada una nación por la pendiente del egoísmo y la comodidad, forzosamente tenía que caer en el envilecimiento. Así pudo llegarse a esa monstruosidad que hace unos momentos se evocaba de alardear de cerrar con siete llaves el sepulcro del Cid. ¡El gran miedo a que el Cid saliera de su tumba y encarnase en las nuevas generaciones! ¡Que surgiera de nuevo el pueblo recio y viril de Santa Gadea y no el dócil de los trepadores cortesanos y negociantes! Este ha sido el gran servicio de nuestra Cruzada, la virtud de nuestro Movimiento: el haber despertado en las nuevas generaciones la conciencia de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que podemos ser».

En un contexto diferente al comentado, de salir adelante la conversión de «España en el Hollywood de Europa», cabe preguntarse acerca de qué materiales históricos pueden ser útiles a las actuales estrategias del imperio del dólar y qué papel podría jugar en ellas un Sánchez comparado en los Estados Unidos con Supermán.

Sánchez demuestra en Estados Unidos que no tiene proyecto, credibilidad ni apoyos
Daniel Rodríguez Asensio. Libertad Digital 26 Julio 2021

La megalomanía de Pedro Sánchez no conoce límites. España corre un riesgo muy serio de la mano de una persona como él, capaz de minar la credibilidad internacional de nuestro país con las peores cifras sanitarias y económicas de la OCDE y de hacerlo, además, intentando engañar a quienes conocen mejor que nadie la situación económica nacional porque su trabajo es buscar oportunidades.

El viaje a Estados Unidos que llevamos sufriendo durante esta semana es un buen ejemplo de ello. Tras la multitud de llamadas públicas, a través de intervenciones en medios de comunicación, y a pesar del estrepitoso ridículo que hicimos en la famosa cumbre bilateral de 20 segundos en la OCDE, nuestro presidente ha ido a Norteamérica, con una delegación de startups, a tratar de capturar inversión a nuestro país.

Hasta aquí todo en orden. Es hasta loable ver el voluntarismo de un Gobierno incapaz de reactivar la economía más golpeada por el Covid19. Veamos ahora los mensajes que está lanzando a los potenciales inversores internacionales:

Él es un político creíble, que aspira a ser recordado por la respuesta a la pandemia y la transformación digital. Como si España no hubiera registrado las peores cifras, con unas de las restricciones más duras del Viejo Continente y con un estado de alarma que ha sido reconocido como inconstitucional por la Justicia.

Quiere convertir a España en el "Hollywood de Europa", se ha comprometido a establecer una fiscalidad favorable para quienes inviertan o emprendan en España, y promocionar el idioma español en Los Ángeles.

La siguiente pregunta es seria: ¿Alguien ha oído hablar de cualquiera de estos asuntos como prioridad de su gobierno antes de su viaje a Estados Unidos? Yo sí, desde hace años, a Isabel Díaz Ayuso, pero no a Pedro Sánchez. Esto es preocupante, porque al igual que lo sabemos usted y yo lo saben los inversores norteamericanos a los que ha ido a visitar.

Esto pone de relieve dos cosas:

La primera es que no tiene ningún plan para España. Lo que cuenta es lo que le interesa en cada momento, en función de su interlocutor político y de las encuestas electorales. A Europa ha enviado un plan de subida de impuestos con 80.000 millones de euros, en Estados Unidos está diciendo que los va a bajar para atraer la inversión y a usted y a mí nos está ahogando con una situación nacional que, lejos de mejorar, empeora.

Y la segunda, aunque no por ello menos importante, es la imagen internacional de España. Que un político intente vender credibilidad cuando tiene aprobados unos presupuestos generales del Estado con un crecimiento del PIB para 2021 del 9% mientras las estimaciones más optimistas difícilmente superan el 6-6,5%, o que mantiene en vilo a media Europa y a todo el tejido empresarial español por la falta de concreción ante la forma de ejecutar los fondos que nos vienen de Europa parece, cuanto menos, anacrónico.

Todo esto que escribimos en esta columna los inversores lo saben. Fundamentalmente, porque su trabajo consiste en identificar oportunidades rechazar los proyectos que no lo son. Es por ello que nadie ha recibido a nuestro presidente, y lo mejor que han dicho de él en Norteamérica ha tenido que ver con su físico, y no con su trabajo. Compleja la carta de presentación de España.

Debemos de tener en cuenta que Estados Unidos está entre los grupos líderes en términos de competitividad a nivel mundial. ¿Qué significa esto? Muy sencillo:

La fiscalidad laboral es mucho mayor en España que en Estados Unidos. Tanto es así que las empresas españolas soportan una brecha fiscal (diferencia entre el coste empresarial y el sueldo neto percibido por el trabajador) del 39%, mientras que en Estados Unidos es del 28%. O, dicho de otra manera, Estados Unidos está en el Top 10 de países con una fiscalidad más orientada al trabajo, mientras que España ocupa un puesto muy modesto, en la zona media-alta del ránking.

La fiscalidad empresarial también es muy diferente: Mientras que en Estados Unidos se destina menos del 10% a la traibutación societaria, en España se destina casi el 36%, según PwC.

Esto, por no hablar de los costes energéticos (debemos recordar que Estados Unidos ya está exportando petróleo), de la burocracia y de otras tantas barreras a las que se enfrentan las empresas en España y no en Estados Unidos o en Irlanda, por poner un ejemplo europeo.

Nuestro país ha sido un aliado para Estados Unidos. Y lo ha sido, precisamente, gracias a su solvencia económica y a su credibilidad. Porque la influencia se construye siempre sobre una base económica inapelable, que permita construir y financiar proyectos, además de exportar modelos de éxito a otros lugares del mundo.

Y es como consecuencia de los lazos de cooperación y del respeto mutuo como llegan los buenos resultados a todos. Observemos la evolución de la inversión extranjera de agentes norteamericanos en España.

Se ha fortalecido en 3 momentos temporales: cuando preparamos nuestro país para entrar en la UE, con el mayor esfuerzo de nuestra historia a nivel fiscal, que también supuso una ganancia de competitividad sin comparación; cuando demostramos que podemos ser un socio fiable en un proyecto como el europeo, e incluso ser motor de crecimiento y recuperación como lo hicimos en la crisis de la burbuja puntocom; y, por último, tras las duras pero acertadas reformas estructurales que tuvimos que acometer en los años 2011 y 2012, cuyos resultados alcanzaron el culmen en 2017.

No recuerdo entonces ninguna alabanza expresa a ningún político norteamericano, ni la necesidad de provocar situaciones tensas y absurdas en reuniones internacionales. Lo que sí que recuerdo son gobiernos mucho más sólidos que éste, con una hoja de ruta clara, y con la fuerza de los buenos resultados como tarjeta de presentación.

Porque cuando hay proyecto para un país como el nuestro no hace falta salir a buscar inversores. Ellos vienen a ti. Y si, además, demuestras con buenos resultados que ese proyecto funciona, ganas fuerza en una negociación que podrás balancear más fácilmente a tu favor.

Lo que está ocurriendo ahora es un ridículo internacional del que nos costará mucho salir. Porque no hay proyecto, no hay datos que avalen esa ausencia de proyecto, y lo único que hay son movimientos ideológicos pero alejados de las necesidades reales de los ciudadanos, que crean división, crispación, paro y dependencia del subsidio público.

Lo pagaremos. España no va bien, y seguimos centrados en lo que no es importante. Sin proyecto de país, sin credibilidad y sin apoyos el viaje de Sánchez a Estados Unidos debería ser considerado de ocio, y no de trabajo.

De vergüenza ajena
Rosa Díez. okdiario 26 Julio 2021

El divo se ha ido de viaje privado, pagado con fondos públicos, a hacer una gira turística por California. Con la “disculpa” de visitar a “grandes inversores norteamericanos” se ha dado un garbeo por algunas emisoras de segunda categoría cuyas entrevistadoras le han magreado por “guapo”, ha visitado los Estudios de Walt Disney (la ilusión de toda su vida), ha dado algunas entrevistas a medios de tercera división, ha lanzado insultos e invectivas contra la oposición, se ha calificado a sí mismo como un “hombre de palabra”, ha “defendido” el español allá donde ni falta que hace (en California todo el mundo lo habla y se fomenta su estudio en las escuelas), ha anunciado que “España será el Hollywood de Europa” (creo que aspira a que le contraten como cara bonita en alguna telenovela) y se ha vuelto a España con las manos vacías y el ego lleno.

Bueno, eso de “con las manos vacías” es un decir, porque las llevaba llenas de dinero público con el que ha organizado su viaje y el de ese séquito de aduladores que le acompañaban por las calles y plazas de EEUU en su particular desfile de la victoria. Supongo que el nuevo goebbels de bolsillo que ha sustituido a Iván Redondo en el equipo de parafernalia y fuegos artificiales de La Moncloa habrá organizado esas fotos en las calles de EEUU en las que se le ve desfilar rodeado de hombres (y una solitaria y solícita mujer) para intentar que se borren de nuestra retina aquellos veintinueve segundos en los que se veía al guapo persiguiendo a Biden por los pasillos de la cumbre de la OTAN. Pero, como tengo escrito en “La demolición. La gran traición de Sánchez a la democracia”, con Sánchez todo lo que puede empeorar, empeora. Y con esta gira norteamericana Sánchez ya ha conseguido superar la vergüenza que nos hizo sentir con aquel bochornoso episodio en el que se le veía corriendo tras Biden mientras éste ni siquiera sabía quién era el tipo que le importunaba.

Nunca sabremos cuánto, (será decretado secreto de Estado , como los viajes del Falcon) nos ha costado este viaje de recreo de Sánchez en tierras norteamericanas en el que no ha conseguido que le reciba ni un suplente del Gobierno de los Estados Unidos de América. Lo que sí es seguro es que en cuanto llegue de regreso a España distraerá de las arcas públicas el dinero suficiente para su próximo viaje, esta vez a África y en compañía de su esposa que le ayudará a repartir los “abalorios”, eso es, los millones que el Gobierno presidido por su sanchidad ha aprobado destinar para fomentar “el cine africano”.

Llevo unos días preguntándome si no es un tipo de prevaricación pagarse unas vacaciones solo para demostrar que puede hacerlo. Me pregunto si no es un tipo de prevaricación destinar el dinero público a organizar un viaje cuya única rentabilidad es la personal, la del tipo que proclama en tierra extraña que le gustaría pasar a la historia por su gestión de la pandemia, algo que no se atrevería a decir en España donde sabe que pasará a la historia no solo por su pésima gestión sino por haber utilizado normas inconstitucionales para evitar el control democrático de sus actos.

Me pregunto si no es un tipo de prevaricación pronunciar esa soflama en una plaza en la que nadie le puede recordar que si no está aun sentado en el banquillo es porque la Fiscalía a su servicio ha impedido que prosperen los cientos de denuncias contra él y su gobierno por cómo gestionaron la pandemia, por no haber comprado y suministrado a los profesionales de la salud el material sanitario que necesitaban para proteger y protegerse, por haber provocado la mayor tasa de muertos y de contagios del mundo, por haber negado la existencia misma de la pandemia y no haber prevenido las grandes concentraciones sabiendo que podían ser causa de contagios y muertes, por no haber facilitado el uso de mascarillas, por haber mentido sobre su utilidad…

Me pregunto si no es un tipo de prevaricación destinar el dinero público a organizar un viaje al extranjero en el que dediques tus comparecencias públicas a insultar a la oposición del país de cuyo gobierno eres presidente.

No se si es posible aplicar a esta gira de despilfarro de dinero público que Sánchez ha protagonizado el tipo penal que define la prevaricación. Pero lo que si es seguro es que ha gastado nuestro dinero, el de todos los españoles, en realizar un viaje suyo saldo es el ridículo más espantoso en lo personal (ya se que a él le resbala , es lo que tiene la personalidad psicopática, la ausencia total de empatía) y la humillación política al gobierno de España, ignorado y despreciado en su persona por las autoridades norteamericanas.

En fin, que Sánchez pudre todo lo que toca. Pero como paga bien a sus aduladores estoy esperando su entrada triunfal en La Moncloa. ¿Quién dirigirá los aplausos en esta ocasión? Mejor reírse… porque para llorar tenemos tiempo.

El sectarismo democrático de Sánchez
Jorge Mestre. okdiario 26 Julio 2021

“Sánchez dilo, en Cuba hay dictadura” fue uno de los gritos coreados por los miles de demócratas que se manifestaron en Madrid este domingo para reclamar el fin del autoritarismo en la isla caribeña y afear la actitud del presidente del Gobierno, así como su falsario compromiso con la democracia y libertades.

El Gobierno sanchista y su armada mediática sólo se acuerdan de la democracia cuando les interesa. Son capaces de volver la vista atrás casi 100 años para adoctrinarnos de que su golpista Segunda República fue el verdadero modelo en el que todos debemos mirarnos. Ya la izquierda amordazó en 1931 a una población española indiferente siempre al transcurrir de los acontecimientos hasta que ve delante de sus narices que le roban la cartera.

Nos impusieron un régimen republicano y la ciudadanía española tragó. A partir de entonces se persiguió y asesinó a monárquicos, religiosos y a todos aquellos que no comulgaran con las ruedas de molino de socialistas, comunistas y secesionistas. De hecho, en los cinco años de república murieron más personas víctimas de la persecución política que en los años de actividad del terrorismo infame de la ETA. Pero, da igual, para el sanchismo es ese el modelo de democracia que hay que enseñar en las escuelas.

Algún día habría que desempolvar de las hemerotecas los artículos de la prensa internacional que hace casi un siglo tildaban de dictador a Manuel Azaña y a toda la horda socialcomunista que puso en pie de guerra a la población española.

Ahora que en Cuba hay un debate entre los que quieren democracia o entre los que quieren seguir castigando al pueblo con más autoritarismo, Pedro Sánchez ha perdido la enésima oportunidad de ponerse al lado de los primeros. España es después de EEUU el país con más exiliados cubanos, gente que ha huido de la persecución comunista, de que los encierren o asesinen.

Sin embargo, Sánchez no abrió la boca a su paso por EEUU en defensa de la democracia cubana porque todo lo que habita en él es simple postureo. Es como su pin de la Agenda 2030. Se la pone porque queda bien, pero a buen seguro es incapaz de pronunciar tres de los desafíos recogidos por la ONU.

El gobierno cubano es un régimen criminal del que se pueden aprender muchas lecciones para evitar que en otros países, como Perú, acabe ocurriendo lo mismo. Los crímenes del comunismo fueron puestos a la altura del nazismo hace poco más de un año por el Parlamento Europeo, pero a Sánchez y a toda su tropa, lo que más les sigue preocupando es Franco, 129 años después de su nacimiento.

Por ello es importante que la siniestra Ley de sectarismo histórico que pretende aprobar el gobierno socialcomunista encuentre un muro de contención en el Tribunal Constitucional. Por un lado, por la gran cantidad de derechos constitucionales pisoteados por la banda de Sánchez, pero, por otro lado, porque es imperdonable que un gobierno que se autoerige en paladín democrático se dedica a acosar a los medios de comunicación, censurar e insultar a periodistas, atacar a los jueces, perseguir a la oposición, utilizar los recursos públicos en su propio interés, tratar de amordazar a la ciudadanía y pisotear la Constitución.

Pedro Sánchez no pasará a la historia de España por sus logros, pues es claro y evidente que no hay ninguno. Ocupará las páginas más oscuras y siniestras por sus políticas guerracivilistas, su sectarismo, su petulancia, su fatuidad y, por supuesto, por haber retrocedido a España y haber cosechado los peores indicadores que miden la prosperidad de un país.

@JorgeMestre

Abascal no puede ser repudiado en un país que auxilia a golpistas y terroristas
El peligro para España no es VOX, son los partidos y dirigentes que trabajan para la destrucción de la Constitución y quienes miran para otro lado y se apoyan en ellos.
Editorial ESdiario  26 Julio 2021

Que una Administración Pública declare persona "non grata" al líder cualquier partido democrático y constitucional es un bochorno inaceptable sin ninguna justificación. Que lo haga Ceuta y ese dirigente sea Santiago Abascal le añade un punto de indecencia sorprendente, pues pocos como el presidente de VOX han sido tan enérgicos en la defensa de la integridad de la Ciudad Autónoma y en la denuncia de los asaltos invasivos teledirigidos por Marruecos.

Cierto es que la elevada población musulmana de las dos ciudades españolas situadas geográficamente en territorio africano obliga a manejar con cuidado este asunto, haciendo los esfuerzos que sean menester para diferenciar las réplicas a Rabat y la reprobación de sus malas artes del respeto que merece ese sector social con creencias distintas a las mayoritarias en España.

Pero ese argumento es a todas luces insuficiente para legitimar una burda persecución ideológica que invierte la responsabilidad y transforma al defensor de la integridad de Ceuta en un repudiado y a sus asaltantes, por contra, en damnificados de un discurso nacional que todos deberían compartir.

Que el PP local se abstuviera en la votación solo añade indignidad al asunto, si bien resulta tranquilizador que su dirección nacional se haya desmarcado de esa decisión y repudie, como no puede ser de otra manera, la persecución a Abascal, que debe valorar esa aclaración y desechar la idea de convertir este asunto en otra razón más para un enfrentamiento con los populares que no quieren los seguidores de ambos partidos.

Que Abascal sea repudiado en el mismo país que indulta a golpistas y beneficia a terroristas con delitos de sangre es inadmisible

Más allá de los hechos concretos, queda claro que España se ha sumergido en una lamentable deriva política que estigmatiza a partidos y dirigentes respetuosos con el orden constitucional, gusten poco o nada a sus rivales, mientras legitima y blanquea a quienes lo pisotean a diario.

Que Abascal sea repudiado mientras se indulta a condenados por golpismo, se acerca a sus casas a terroristas con delitos de sangre o se convierte en aliado del Gobierno a Arnaldo Otegi; ahonda en una degradación de los valores y principios que, más allá de ideologías, deberían compartir y defender al unísono todas las fuerzas democráticas nacionales. Muy triste.

Ley de memoria democrática: el cambio de régimen que ansían los nietos de quienes perdieron la guerra
Un gigantesco rodillo ideológico que pasará por encima del Estado de derecho
Javier Torres. https://gaceta.es 26 Julio 2021

Hace 20 años era impensable que un presidente del Gobierno fuera a desenterrar a Franco y planeara demoler la cruz del Valle de los Caídos. Menos aún que lo hiciera invocando “la cohesión y solidaridad entre las distintas generaciones en torno a los principios, valores y libertades constitucionales”. Pero si hemos llegado hasta aquí -aceptando la institucionalización del guerracivilismo- es por la desidia de quienes podrían haber frenado la espiral de revanchismo que España sufre desde que Zapatero aprobara la ley de Memoria Histórica en 2007.

El argumento empleado entonces para justificar la nueva legislación apelaba al dolor de los familiares de las víctimas fusiladas durante la guerra. Pronto se demostró que no tenía sentido: para desenterrar un cadáver no es necesaria una ley, los ayuntamientos llevaban años otorgando estos permisos de exhumación. Entonces, ¿para qué se hizo? El acento se ponía exclusivamente en las víctimas de un bando, el franquista, al que se sometía a una especie de juicio de Núremberg. El espíritu de la ley deslegitima al bando sublevado y el posterior régimen de Franco. Zapatero no disimulaba y, tras cenar con Santiago Carrillo la noche que retiró -de madrugada- la estatua ecuestre de Franco en Madrid, fue el primer presidente de la democracia que se identificaba con un bando (“me considero rojo”, confesó en la revista Marie Claire en 2005). Desde entonces los homenajes a las Brigadas Internacionales y los cambios en el callejero se han sucedido en toda España combinando sectarismo e ignorancia a partes iguales. El mejor ejemplo ocurrió en Sevilla, donde PSOE e IU le quitaron la suya al general Francisco Merry Ponce de León, héroe de la guerra de Cuba y militar en la reserva desde 1932. Es decir, no fue uno de los sublevados. En su lugar, el alcalde socialista Monteseirín le dio la calle a Pilar Bardem, cuya única vinculación con la ciudad fue haber nacido en ella.

Con estas distracciones era fácil pasar por alto lo sustancial de la ley: la deslegitimación del Rey Juan Carlos y, por tanto, de la Transición de 1978. El preámbulo de la ley de Memoria Histórica no lo dice tal cual, sencillamente “asume la condena del franquismo”. La realidad es que el Rey Juan Carlos no habría podido gobernar sin Franco y la monarquía no se hubiera reinstaurado en España sin el franquismo. Condenar el franquismo, por tanto, lleva en última instancia a atacar a la Corona.

Sin la ley de Zapatero y su mitificación de la Segunda República es imposible entender la ley de Memoria Democrática aprobada ahora por el consejo de ministros. Se trata de un paso más para dinamitar la Transición en que los españoles que hicieron la guerra se perdonaron. Cuatro décadas después, sin embargo, los nietos del bando republicano aspiran a desenterrar el hacha de guerra imponiendo por ley una verdad oficial sobre nuestra historia más reciente. Y no sólo eso: contempla multas económicas para los disidentes. Serán sancionados desde los 200 hasta los 150.000 euros quienes cometan “actos de exaltación de la contienda o del régimen que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de los represaliados”. Todo régimen sancionador aspira al efecto disuasorio y en este caso al régimen de opinión única aplicando la censura de facto. ¿Es exaltación del franquismo decir que a la muerte del general Franco en 1975 España tenía un 3% de paro? ¿Es exaltación del franquismo decir que propició el mayor crecimiento de la historia de España? ¿Es exaltación del franquismo decir que España era en 1975 la octava potencia económica? Esta misma legislatura podríamos salir de dudas.

El Estado no sólo se posiciona a favor de uno de los bandos de la guerra, sino que aspira a eliminar cualquier discurso disidente. La aplicación de este gigantesco rodillo ideológico pasará por encima del Estado de derecho y de libertades fundamentales como la de expresión. Perdida la Batalla del Ebro, la ofensiva impulsada por los nietos de quienes perdieron la Guerra Civil se libra 85 años después en tres frentes: judicial, político y educativo.

Además de las multas, la ley del PSOE prepara la creación de una fiscalía específica de Memoria Democrática y Derechos Humanos para investigar hechos acaecidos durante la Guerra Civil, la dictadura y la Transición. También se estudiarán las incautaciones de bienes.

En el plano político, como es norma de la casa, se subvencionarán a las asociaciones afines para no sólo crear redes clientelares, sino mantener la hegemonía política y cultural. Y mientras riegan con dinero a los suyos pretenden ilegalizar a la Fundación Francisco Franco y disolver la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. ¿Se atreverán también a volar la cruz más grande de la cristiandad? El Gobierno asegura que la pervivencia de la primera organización “es incompatible con el respeto a las víctimas, a las que considera humilladas y menospreciadas”. Respecto a la segunda, señala que sus fines no van en línea con «los principios y valores constitucionales”.

El tercer frente es el que menos revuelo mediático ha creado pero quizá sea el más importante: la guerra de las aulas. El PSOE echará sus garras sobre profesores y alumnos. Y así lo reconoce el artículo 45, cuyo título es para echarse a temblar: “Medidas en materia educativa y de formación del profesorado”. El punto primero recoge que “se procederá a la actualización de los contenidos curriculares para Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato”, mientras que el segundo dice así: “Las administraciones educativas adoptarán las medidas necesarias para que en los planes de formación inicial y permanente del profesorado se incluyan formaciones, actualización científica, didáctica y pedagógica en relación con el tratamiento escolar de la memoria democrática”. Igual que las leyes de género quieren adoctrinar a los jueces en “perspectiva de género”, la ley de memoria democrática ‘enseñará’ a los profesores qué fue lo que ocurrió en España entre 1936 y 1975. La guinda del pastel, en este caso, será la exhumación de los restos mortales de José Antonio Primo de Rivera, a quien fusiló el Gobierno del Frente Popular en contra del criterio del tribunal que lo juzgó en Alicante en el otoño de 1936. Es probable que esto no lo enseñen los profesores en las escuelas, pero José Antonio pidió el fin de la guerra desde prisión y propuso un gobierno de unidad nacional presidido por Diego Martínez Barrio. Es probable que tampoco cuenten a los alumnos la carta que José Antonio escribió cuando conoció su fatal destino. “Ojalá fuera la mía la última sangre española que se vertiera en discordias civiles. Ojalá encontrara ya en paz el pueblo español, tan rico en buenas calidades entrañables, la Patria, el Pan y la Justicia […] Perdono con toda mi alma a cuantos me hayan podido dañar u ofender, sin ninguna excepción, y ruego que me perdonen todos aquellos a quienes deba la reparación de algún agravio grande o chico”.

‘The New York Times’ falsea la realidad de Cuba y blanquea a la dictadura comunista
FIRMADA POR CORRUPTOS Y FIGURAS PÚBLICAS DE LA IZQUIERDA
Luis Leonel León. https://gaceta.es 26 Julio 2021

El diario New York Times, uno de los más leídos en Estados Unidos y en el mundo, publicó a página completa la carta ¡Deja vivir a Cuba!, dirigida al presidente Joe Biden, donde más de 400 figuras públicas -en medio de la brutal represión que sufren los cubanos- piden el cese del embargo a la isla comunista, condenan las sanciones aplicadas por Donald Trump y claman por un acercamiento aún mayor que el ejecutado por Barack Obama para así terminar de normalizar las relaciones entre Washington y La Habana.

«Es hora de tomar un nuevo camino hacia adelante en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Nosotros, los abajo firmantes, le hacemos este llamado público urgente para que rechace las políticas crueles implementadas por la Casa Blanca de Trump que han creado tanto sufrimiento entre el pueblo cubano», así comienza la misiva donde se omite, a propósito, la crueldad con que el régimen castrista trata a los ciudadanos desde 1959.

Desvirtuar la realidad
«Cuba, un país de once millones de habitantes, atraviesa una difícil crisis debido a la creciente escasez de alimentos y medicinas. Las protestas recientes han llamado la atención del mundo sobre esto. Si bien la pandemia de Covid-19 ha demostrado ser un desafío para todos los países, lo ha sido aún más para una pequeña isla bajo el peso de un embargo económico», alega la carta, impresa como un anuncio pagado, que intenta despojar de contenido político el levantamiento popular del pasado 11 de julio (J-11) y días sucesivos, y responsabilizar al embargo por la despótica gestión socioeconómica impuesta en Cuba durante 6 décadas.

Corruptos entre los firmantes
No en balde entre los firmantes están los ex-presidentes de las dictaduras del Socialismo del Siglo XXI Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil) y Rafael Correa (Ecuador), ambos señalados por abuso de poder, corrupción y otros crímenes cometidos durante sus mandatos. Así como artistas e intelectuales de izquierda, líderes religiosos y activistas políticos identificados con el progresismo, bajo iniciativa conjunta de las organizaciones Codepink, The People’s Forum (que divulga películas de propaganda comunista cubana como el Noticiero ICAIC) y la coalición ANSWER (que el 15 de julio realizó el webinar «Let Cuba Live! End the U.S. blockade Now!), cuyo propósito, según dicen, es «cambiar la política inmoral y miope de Estados Unidos hacia Cuba».

«Nos parece inconcebible, especialmente durante una pandemia, bloquear intencionalmente las remesas y el uso de las instituciones financieras globales por parte de Cuba, dado que el acceso a dólares es necesario para la importación de alimentos y medicinas. A medida que la pandemia azotó la isla, su gente y su gobierno perdieron miles de millones en ingresos del turismo internacional que normalmente irían a su sistema de salud pública, distribución de alimentos y ayuda económica», reza la publicidad, que fue acompañada con carteles lumínicos pagados en Union Square , Nueva York, y promovida por colectivos de jóvenes anti-embargo, pro-castristas y por los medios comunicación masiva del Estado cubano, donde se distorsiona la realidad llamándole «bloqueo» al embargo económico.

«Durante la pandemia, la administración de Donald Trump endureció el embargo, hizo a un lado la apertura de Obama y puso en marcha 243 «medidas coercitivas» que han estrangulado intencionalmente la vida en la isla y creado más sufrimiento», son algunos de los argumentos que este grupo anti-embargo expone para, de forma falaz, justificar un mayor acercamiento entre Biden-Harris y la dictadura isleña.

Objetivo: blanquear la dictadura y normalizar relaciones
De hecho, el anuncio pagado destapa el principal objetivo de los grupos que buscan normalizar el trato de Estados Unidos y el mundo democrático hacia la dictadura cubana: «Les pedimos que pongan fin a las «medidas coercitivas» de Trump y vuelvan a la apertura de Obama o, mejor aún, inicien el proceso de poner fin al embargo y normalizar plenamente las relaciones entre Estados Unidos y Cuba».

No sorprende que el director de cine Oliver Stone, quien dedicó películas elogiosas a los fallecidos dictadores Fidel Castro y Hugo Chávez, sea uno de los signatarios del reclamo o guiño a la Casa Blanca. No podían faltar Noam Chomsky, Atilio Borón y Frei Betto, quienes durante años han sido recibidos con honores en La Habana por el Partido Comunista. Y los actores Danny Glover, Susan Sarandon y Jane Fonda, igualmente defensores de las políticas socialistas que han condenado a la represión, la miseria, la cárcel y el éxodo a millones de cubanos.

«En lugar de mantener el camino trazado por Trump en sus esfuerzos por deshacer la apertura del presidente Obama a Cuba, le pedimos que siga adelante. Reanude la apertura y comience el proceso de poner fin al embargo«, reclaman los firmantes, desoyendo los gritos que, a pesar de la cruenta represión y los asesinatos de Estado, multitudes de cubanos lanzaron en decenas de ciudades desde el 11 de julio: «Libertad, Abajo el comunismo, No tenemos miedo, Que se vayan los Castro, No más dictadura«, enfatizando el carácter político de sus legítimas protestas contra el más longevo totalitarismo del hemisferio.

Los escritores oficialistas cubanos Miguel Barnet y Nancy Morejón; los músicos Chico Buarque, Silvio Rodríguez, Israel Rojas (Buena Fe); el artista plástico Eduardo (Choco) Roca Salazar; los reverendos Raúl Suárez y Dora Arce Valentín; y el premio nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel son otros de los peticionarios de esta publicidad política pro-castrista que no duda en falsear la realidad en un momento en que las fuerzas represivas de la familia Castro y Díaz-Canel mantienen la isla en estado de sitio y recrudecen la cacería de brujas contra los manifestantes del J-11:

«La prohibición de las remesas y el fin de los vuelos comerciales directos entre Estados Unidos y Cuba son impedimentos para el bienestar de la mayoría de las familias cubanas. «Apoyamos al pueblo cubano», escribió usted el 12 de julio. Si ese es el caso, le pedimos que firme inmediatamente una orden ejecutiva y anule las 243 «medidas coercitivas» de Trump. No hay razón para mantener la política de la Guerra Fría que requería que Estados Unidos tratara a Cuba como un enemigo existencial en lugar de un vecino», proclama la publicidad política, lavándole, una vez más, el rostro al régimen de La Habana.

Política hacia Cuba de Biden-Harris
Luego del levantamiento pacífico que protagonizó el pueblo cubano el pasado 11 de julio, miles de cubanos y cubanoamericanos mostraron su rechazo a la represión ordenada por el castrismo y realizaron manifestaciones en importantes ciudades como Miami y Washington DC. La administración Biden-Harris dictó sanciones contra el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, Álvaro López-Miera, y contra las tropas militares de élite conocidas en la isla como las «avispas negras» o «boinas negras», bajo la Ley de Responsabilidad de Derechos Humanos Global Magnitsky, habilitada para responsables de graves abusos contra los derechos humanos y de actos de corrupción en el mundo.

A la par el gobierno estadounidense emitió un comunicado donde expone su política hacia Cuba, a la cual se oponen legisladores cubanoamericanos como Marco Rubio (Republicano por la Florida) y líderes del exilio, por considerarla una traición al pueblo cubano.

«El mundo observó el 11 de julio cómo decenas de miles de ciudadanos cubanos marcharon en ciudades de Cuba para exigir libertad tanto de la pandemia como de las décadas de represión y sufrimiento económico a las que han sido sometidos por el régimen autoritario de Cuba«, declaró la Casa Blanca. «Estados Unidos apoya al pueblo cubano y, por lo tanto, abordar el momento y la situación actual en Cuba es una de las principales prioridades de la administración Biden-Harris. Bajo la dirección del presidente Biden, Estados Unidos está aplicando activamente medidas que apoyarán al pueblo cubano y harán que el régimen cubano rinda cuentas».

En el texto se refiere a: «responsabilizar al régimen cubano» por la «represión de las protestas pacíficas y prodemocráticas en Cuba que comenzaron el 11 de julio»; «involucrar a la comunidad internacional» en la solicitud de la «pronta liberación de los manifestantes pacíficos que han sido detenidos injustamente»; «asegurar que los ciudadanos cubanos tengan acceso a Internet», atestiguando que están «colaborando activamente con el sector privado para identificar formas creativas de garantizar que el pueblo cubano tenga un acceso seguro al libre flujo de información en Internet», que han pedido al régimen no le corte Internet al pueblo (medida que el castrismo mantiene) y que se mantendrán escuchando a los «los líderes cubanoamericanos», mientras representantes federales como el senador Rubio han denunciado que no es cierto.

A pesar de que grupos de exiliados y organizaciones opositoras dentro de la isla han pedido mantener las sanciones a la dictadura, incluso con miles de firmas ha exigido una «intervención humanitaria«, la declaración oficial menciona que se revisará «la política de remesas«, considerado por no pocos analistas y políticos como una oxigenación del régimen, así como la «rehabilitación de personal de la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Entre tanto, una flotilla de barcos partió desde Miami el viernes, bajo constantes alertas de las autoridades estadounidenses de no acercarse a las aguas cubanas, para lanzar fuegos artificiales a unas 15 millas de la isla como señal del apoyo de los exiliados al levantamiento popular en contra de la dictadura.

Pero en Cuba gritan ¡Libertad! No levantar el embargo
El Centro por una Cuba Libre (Center for a Free Cuba) ha denunciado en su página web que el anuncio en The New York Times obvia que «Cuba no tiene sindicatos, periódicos, estaciones de radio o televisión, asociaciones cívicas libres o independientes, ni la población tiene otra vía para expresar su disgusto con su gobierno que la protesta en las calles«.

La organización, en respuesta a lo que califica como un «anuncio engañoso» por parte de Codepink, recuerda que el régimen castrista comercia con el resto del mundo (casi 200 países), que Estados Unidos es uno de los mayores proveedores de alimentos a la isla y que una de las razones por las que Cuba no puede hacer más negocios con otros países es «porque las élites gobernantes han robado o malgastado el dinero», a pesar del inflado excesivo de los precios de los productos que importan.

«El resultado de seis décadas de opresión sofocante, abusos de los derechos humanos y una planificación central comunista fallida fue el levantamiento nacional del 11 de julio. Fue espontáneo y participaron cubanos de todas las razas. El grito de decenas de miles en toda Cuba fue por Libertad. ¡Libertad! No levantar el embargo«, expresó John Suárez, director ejecutivo de esta ONG que defiende los derechos humanos en la isla.

Propuesta: Dejen que los cubanos vivan en libertad
El Centro por una Cuba Libre refutó el anuncio con la frase «dejemos que los cubanos vivan en libertad» y recalcó, ante la omisión en The New York Times, que luego del 11 de julio el castrismo ha desatado «una ola brutal de palizas, desapariciones de ciudadanos, encarcelamientos y ejecuciones extrajudiciales, que son similares a las peores llevadas a cabo por otros regímenes totalitarios en el pasado».

Frente a la publicidad engañosa, como respuesta y derecho a réplica, activistas, líderes políticos y empresarios del exilio cubano que defienden la libertad, los derechos humanos y que denuncian la represión en la isla, deberían valorar la compra en The New York Time de un anuncio, también a página completa, titulado ¡Dejen que los cubanos vivan en libertad!, donde se desenmascare la falacia del embargo y se muestre a los neoyorquinos y al mundo lo que realmente sucede en Cuba. Quizás sería la más oportuna y efectiva respuesta. Aprender de la oposición puede más ser provechoso que lo que suele creerse.

La Legión, en la defensa de Melilla
Pedro Fernández Barbadillo. Libertad Digital 26 Julio 2021

Da idea del aislamiento (tibetanización escribió Ortega y Gasset) de España a finales del siglo XIX y principios del XX que las novedades y los descubrimientos del resto de Europa tardasen años, sino décadas, en llegar aquí, junto con el trato que recibían inventores como Isaac Peral. Potencias coloniales como Inglaterra y Francia formaron muy pronto unidades militares de profesionales para desplegar en África o Asia. En España, por el contrario, los gobiernos recurrían a soldados de reemplazo que enviaban a Cuba y Filipinas, donde las enfermedades y la dureza de la vida causaban muchas más bajas que el fusil o el machete.

En 1911 se habían fundado los Regulares, soldados indígenas mandados por oficiales españoles y en 1920, el comandante José Millán Astray recibió la autorización del Gobierno para reclutar soldados para la Legión recién fundada. Se le ascendió a teniente coronel y se nombró como su segundo al joven comandante Francisco Franco, de veintisiete años.

El primer cuartel se estableció en Dar Riffien, a cinco kilómetros de Ceuta, donde Millán Astray y Franco se dedicaron al entrenamiento de los voluntarios y hasta a detalles como tener huerto y ganado de los que sacar alimentos.

"Jamás un legionario dirá que está cansado"

Después de unos meses de preparación, en la primavera de 1921, las tres banderas (batallones) participaron en la operación dirigida por el general Dámaso Berenguer, alto comisario en Marruecos, contra El Raisuni en la Yebala. En octubre de 1920 se había ocupado la ciudad santa de Xauen, prohibida a los cristianos. 1921 se presentaba como el año en el que se pacificaría la zona española de Marruecos y terminaría la sangría de la guerra. El primer combate que libró la Legión ocurrió el 29 de junio, en los desfiladeros de Muñoz Crespo y Buharrat.

A mediados de julio, El Raisuni estaba rodeado en Tazarut. En el despliegue participaron las banderas legionarias, que se acantonaron en el campamento del Fondak de Ain Yedida. En la madrugada del 21 de julio, Millán Astray despertó a Franco y al resto de los oficiales para comunicarles una noticia: el mando quiere retirar inmediatamente una bandera y enviarla a Melilla, a no se sabe para qué; quizás de guarnición. Se sorteó cuál de ellas marcharía y la elegida por el destino fue la I Bandera, a cuyo frente estaba Franco.

Los legionarios tuvieron que cubrir a pie unos 140 kilómetros en treinta y tres horas de marcha agotadora. Tan cansados estaban que se dormían sin comer. En esa marcha se cumplió el Credo Legionario: "Jamás un Legionario dirá que está cansado, hasta caer reventado, será el cuerpo más veloz y resistente".

Antes de embarcar en el buque Ciudad de Cádiz, que a punto estuvo de reventar las máquinas para llegar a Melilla cuanto antes, Millán Astray dirigió a los legionarios la siguiente arenga:

"¡Legionarios! De Melilla nos llaman en su socorro. Ha llegado la hora de los legionarios. La situación allá es grave; quizá en esta empresa tengamos todos que morir. ¡Legionarios! Si hay alguno que no quiera venir con nosotros, que salga de la fila, que se marche; queda licenciado ahora mismo. Legionarios, ahora, jurad: ¿Juráis todos morir, si es preciso, en socorro de Melilla?"

En el trayecto, los legionarios comprenden la magnitud del desastre. Desde la ciudad, donde ya se encontraba el general Berenguer, se ven las hogueras que en el monte Gurugú encienden los rifeños para mostrar su número y convocar a la guerra a nuevas ‘harcas’.

Para calmar a los melillenses aterrorizados, Millán Astray pronuncia otra arenga desde el barco, en el mismo muelle, y Franco hace desfilar a su bandera cantando su himno, que entonces era la canción francesa La Madelón. Horas más tarde, en otro barco, llegan dos tabores de Regulares. Para desvanecer los temores de una nueva traición, el general Sanjurjo manda que desfilen juntos legionarios y regulares.

"La Legión pedirá siempre, siempre combatir"

Melilla no cayó, ni siquiera los rifeños trataron de conquistarla. Los legionarios se desplegaron en las afueras. El Gobierno de Madrid concentró hasta 35.000 hombres el 16 de agosto en la ciudad y así comenzó una lenta reconquista de lo perdido. Franco contó en su Diario de una Bandera cómo asistieron a la caída de la posición de Zeluán, donde los rifeños de Abd-el-Krim asesinaron después de haberse rendido a 500 soldados, aunque respetaron a los oficiales. En Nador, encontraron los cadáveres de los colonos torturados.

La Legión escaló las laderas del Gurugú para ampliar el perímetro defensivo de Melilla y tuvo sus primeras bajas en el que se llamó el ‘Blocao de la muerte’. El 8 de septiembre, Franco encabezó un convoy formado por legionarios y regulares que consiguió penetrar en la posición de Casanova, aunque sufrió doscientas bajas. "Nunca más un convoy quedaría sin llegar a su destino mientras estuviese la Legión dispuesta a conducirlo" (Niko Roa, El joven Franco). Y unos días más tarde, la Legión reconquistó Nador, a sólo dieciséis kilómetros de Melilla.

Por su comportamiento en esos meses, la Legión se convierte en una unidad aguerrida y admirada por los españoles y Franco se gana las estrellas de teniente coronel y la medalla militar individual.

En septiembre de 1925, la Legión y Franco (ya ascendido a coronel y nombrado jefe de la unidad, después de la muerte en combate del teniente coronel Fernando Valenzuela en junio de 1923), participaron en el desembarco de Alhucemas. Así concluyó la guerra de Marruecos y las madres españolas dejaron de llorar como aquella que describe Ernesto Giménez Caballero (Notas marruecas de un soldado):

"¿Viste la impresión de aquella vieja guardabarrera que al vernos pasar arrojó su banderín verde franela al suelo, para abrir los brazos desesperadamente y romper a llorar, diciendo ¡Hijos!, ¡Hijos!, con un dolor y una grandeza –Niobe andaluza- la encarnación de todas las madres ante el hijo que se va"

Ahora Melilla se niega a recordar a quienes hace cien años corrieron a salvarla y hasta dieron sus vidas por protegerla. La memoria histórica es infamia moral.

Cien años de Annual: las claves de un desastre
Miguel Platón. Libertad Digital 26 Julio 2021

Entre junio y agosto de 1921, España sufrió en Marruecos su mayor derrota militar del siglo XX, con cerca de diez mil muertos. Un episodio muy complejo: errores militares, deficiencias políticas, corrupción y acciones estremecedoras de heroísmo.

El conocido como Desastre de Annual -apenas 23 años después del Desastre de 1898- fue en realidad una serie de sucesos que se prolongaron durante varias semanas, caracterizados por errores militares, deficiencias políticas, acciones estremecedoras de heroísmo y una reacción patriótica sin precedentes, en el polo opuesto de la "Semana Trágica" barcelonesa de 1909.

En conjunto fue un episodio complejo, que no admite simplificaciones y que es preciso situar en su momento histórico.

El marco político
A comienzos del siglo XX Marruecos era lo que ahora se conoce como un Estado fallido. La autoridad del Sultán era tan débil que el poder central sólo se ejercía sobre menos de la mitad del territorio: la costa atlántica hasta Agadir y tres lenguas que se adentraban en el interior; una a Tetuán, otra a Fez y la tercera a Marraqués. El resto del país estaba en manos de señores de la guerra locales, alguno de los cuales disputaba el trono al propio Sultán.

Esa inestabilidad condujo a diversas intervenciones de países europeos, así como de los Estados Unidos, de poca intensidad y destinadas a la protección de compatriotas o de intereses económicos. Francia se mostró especialmente activa y quiso apoderarse de las ricas minas de hierro y plomo situadas a unos 25 Km al suroeste de la ciudad española de Melilla. Empresarios españoles constituyeron una sociedad destinada a explotar los yacimientos y emprendieron la construcción de un ferrocarril minero. El ataque a los obreros que construían la vía, en julio de 1909, por parte de cabileños que recamaban una compensación económica, dio lugar a la crisis llamada del "Barranco del Lobo", que causó varios centenares de bajas, pero que concluyó con victoria militar, al ocupar el macizo del monte Gurugú. También fue victoriosa la posterior campaña del río Kert, en 1911.

Un año después, en 1912, Francia y España asumieron un Protectorado con el beneplácito de las principales potencias. La zona española consistía en una franja del norte marroquí, salvo la ciudad internacional de Tánger, de unos 20.000 kilómetros cuadrados de extensión y un millón de habitantes. El régimen de Protectorado no suponía estrictamente una colonia: se establecía una doble administración, en la que Marruecos conservaba sus competencias tradicionales y hasta una pequeña fuerza militar. El objetivo era la pacificación y modernización del país. El Protectorado duraría 44 años, hasta la independencia en 1956, fecha en la que, por vez primera y gracias a la acción francoespañola, el Sultán podía ya ejercer su autoridad sobre la totalidad del territorio.

A partir de unas bases iniciales -en el caso español Ceuta, Melilla y su entorno-, ambos países emprendieron la ocupación y dominio de sus zonas respectivas, con enfrentamientos armados por lo general de baja intensidad. Ese proceso, concebido a medio y largo plazo, se interrumpió en 1914 a causa de la I Guerra Mundial.

En el centro de la zona española se encontraba la región del Rif. En muchos textos existe confusión sobre sus límites. Ni Melilla ni las minas que llevan su nombre se encontraban en el Rif, sino en la región de Guelaya. El Rif comienza en el río Amekrán, unos cien kilómetros al Oeste de Melilla, y la primera cábila rifeña es la de Tensamán.

La cábila situada junto al Peñón español de Alhucemas era la de Ait Uriagal (Beni Urriaguel en árabe, aunque la lengua original de sus habitantes es el tarifit) y su jefe, Mohamed El Jatabi, era abiertamente proespañol. En 1882 nació en Axdir su hijo mayor, quien de acuerdo con la costumbre recibió el nombre del Profeta: Mohamed Abdel Krim El Jatabi. En su adolescencia fue enviado a estudiar a Tetuán y Melilla, luego cursó dos años de estudios coránicos en Fez y después se estableció en la ciudad española. Se trataba del marroquí más instruido del territorio y llegó a ejercer tres empleos: intérprete de la Oficina de Asuntos Indígenas, columnista del periódico local "El Telegrama de Rif" (que tenía secciones en árabe), juez para la población musulmana y más tarde juez de jueces. Su integración no podía ser más completa: fue condecorado tres veces, tenía una novia malagueña y solicitó la nacionalidad española, que no le fue concedida.

El comienzo de la guerra en Europa alteró su vida de forma radical y definitiva. El Imperio Otomano, sede del Califato (es decir, de la jefatura del Islam), se alió con Alemania, lo que le convirtió en enemigo de Francia. Como ésta era quien compartía con España el Protectorado marroquí, la situación se volvió incómoda para Abdel Krim, quien sería encarcelado a petición francesa, tras haber criticado la represión contra unos musulmanes argelinos. Abdel Krim fue internado en el fuerte de Rostrogordo, intentó escapar con la cuerda que le había facilitado un pariente, pero cayó al foso, se rompió una pierna y quedó cojo de por vida.

No tardó en recuperar la libertad y fue corrompido por un agente alemán, quien le pagó por los derechos de unas supuestas minas en el Rif, en realidad inexistentes. En noviembre de 1918, preocupado por la victoria francesa en la guerra, abandonó Melilla y se refugió en su Axdir natal. Poco después hizo lo mismo su hermano menor, Hamed, que estudiaba Ingeniería de Minas en Madrid y se alojaba en la Residencia de Estudiantes.

El Ejército retoma la ocupación del territorio
El final de la guerra permitió que Francia y España reanudaran la ocupación del territorio marroquí que les había sido adjudicado. Al menos en el caso español no se trataba de operaciones de fuerza. Una avanzadilla establecía contacto con los jefes de las sucesivas cábilas, a quienes prometían respeto a sus costumbres y ofrecían una compensación económica. La fórmula era lenta, pero daba resultado y no se producían enfrentamientos armados ni, por lo tanto, bajas.

La posibilidad de estas últimas era, por razones políticas evidentes, una preocupación constante del Gobierno español. Tras la experiencia de la Semana Trágica y por iniciativa del general Dámaso Berenguer, en 1911 se habían fundado los Grupos de Fuerzas Regulares Indígenas, de naturaleza profesional, integrados en su mayor parte por marroquíes que podían ascender a suboficiales e incluso a oficial (los "alféreces moros"). En 1920 y con el mismo propósito de evitar que soldados de reemplazo se vieran envueltos en acciones de guerra, el teniente coronel José Millán Astray impulsó la fundación del Tercio, nominalmente "de Extranjeros", pero integrado en su mayor parte por voluntarios españoles.

Ambos Cuerpos fueron un éxito, hasta el punto de que siguen existiendo más de un siglo después y continúan afrontando las misiones internacionales más arriesgadas, pero la confianza en sus capacidades y la escasez presupuestaria condujeron a que a su lado los soldados de reemplazo tuvieran una instrucción deficiente. Ello tenía poca importancia cuando su tarea era marginal, pero se pondría de relieve a la hora de hacer frente a un enemigo decidido y bien armado.

Este riesgo se puso de manifiesto cuando a finales de 1920 el comandante general de Melilla, Manuel Fernández Silvestre, emprendió el movimiento más ambicioso que estaba pendiente: enlazar en la bahía de Alhucemas con las fuerzas procedentes de la zona occidental, lo que en la práctica supondría culminar la ocupación del territorio español del Protectorado. Cuando en mayo de 1921 instaló su campamento junto a la pequeña aldea de Annual apenas si se habían producido bajas en los seis meses anteriores: diez muertos y unos 60 heridos.

Desde Annual el territorio baja hasta el cauce del río Amekrán, límite oriental del Rif, pero después se eleva, de modo que para llegar a Alhucemas hay que cruzar una agreste barrera montañosa. La elección de esta ruta siempre ha sido muy polémica. Podía llevarse a cabo con éxito en ausencia de oposición, pero el terreno era idóneo para un enemigo bien situado y hostil. De hecho, cuando años después se construyó la carretera que enlazaba Tetuán con Melilla se utilizó la divisora de aguas, más al Sur, en la zona de Ain Zorah.

Comienza el desastre: de Abarrán a Igueriben
A finales de mayo las tropas españolas habían ocupado la posición de Sidi Dris, en la desembocadura del Amekrán, y Silvestre ordenó ocupar la primera altura en el camino a Alhucemas: el monte Abarrán, situado ya en territorio de la cábila rifeña de Tensamán.

El 1 de junio la cima del monte fue ocupada por un contingente de mil quinientos hombres, pero la mayor parte volvieron a Annual tras unas pequeñas obras de fortificación. Sólo quedaron en la posición unos 50 soldados españoles y 200 policías indígenas, que desertaron cuando por la tarde fueron atacados por una harka (partida) de Tensamán. Perecieron todos los españoles, incluido su capitán Juan Salafranca, con la única excepción del teniente Diego Flomesta, a quien exigieron en vano que les enseñara el funcionamiento de las espoletas que utilizaban los proyectiles de los cañones, y que moriría el 30 de junio.

El ataque, primero en que una fuerza militar española era derrotada hasta la aniquilación, no había sido espontáneo. Mohamed Abdel Krim deseaba establecer su liderazgo y los rifeños habían conseguido numerosas armas y munición de los excedentes de la guerra europea. También, en los meses y años siguientes, veteranos combatientes de países europeos instruyeron y asesoraron a los cabileños marroquíes.

Los rifeños, además, eran buenos guerreros, con experiencia en luchas tribales, y solían poseer armas de fuego, las cuales no les habían sido retiradas por los ocupantes españoles. Cuando le preguntaban a un cabileño qué era lo que más apreciaba solía responder: primero, "la fusila", después el caballo y en tercer lugar "la mujera".

Las fuerzas españolas rechazaron un ataque rifeño en Sidi Dris, ante lo cual Abdel Krim concentró su esfuerzo en la posición de Igueriben, situada muy cerca del campamento principal de Annual, la cual se encontraba batida desde una altura próxima y carecía de agua. La harka hostigó los convoyes de aprovisionamiento, en uno de cuyos intentos resultó herido en la mandíbula el teniente de Regulares Mohamed Ben Mezián Bel Kassem, futuro teniente general del Ejército español y Mariscal de Marruecos, el cual fue trasladado al hospital militar de Melilla.

Igueriben, inicialmente con 244 hombres al mando del comandante Julio Benítez, quedó condenado. El 21 de julio, tras un nuevo auxilio frustrado, llegó el último mensaje de Benítez, por heliógrafo: "Nos quedan doce cargas de cañón. Tras oír la última disparad sobre nosotros, porque el enemigo estará en la posición". Sólo un puñado de soldados pudieron escapar y llegar al campamento de Annual. El comandante Benitez, al igual que el teniente Flomesta, sería condecorado con la Laureada.

Fernández Silvestre decide la retirada
La pérdida de Igueriben fortaleció el crédito de Abdel Krim y debilitó la situación de las fuerzas de Annual, sobre todo cuando diversas cábilas comenzaron a hostigar las posiciones españolas, cuya única vía de suministro era un camino carretero que partía de la llanura de Drius, a casi 50 Km.

Durante la noche del 21 al 22 de julio y tras diversos consejos de guerra, el general Fernández Silvestre decidió la retirada hacia Drius. En el campamento había algo más de cinco mil hombres, de los cuales dos mil indígenas, pero sin apenas agua, con escasez de municiones y parte del material de apoyo -cañones y ametralladoras- inoperativo.

Antes de ponerse en marcha, hacia las diez de la mañana, varias columnas de rifeños marcharon hacia el campamento, que empezaron a batir con sus armas. Gran parte de la fuerza, incluidos oficiales, entró en pánico y comenzó a huir en desorden, mientras una minoría intentó resistir en Annual los ataques rifeños. Con ellos murió en Annual el general, lo mismo que el jefe de la Policía Indígena, coronel Gabriel de Morales, que años antes había sido jefe en Melilla de Mohamed Abdel Krim, el cual había quebrado la estrategia de ocupación pacífica de Morales.

La toma del campamento de Annual fue la señal para un levantamiento general de las cábilas, en el que participarían todas las situadas entre Annual y Melilla. En pocas horas la situación se volvió angustiosa para quienes intentaban sobrevivir. El llamado desfiladero de Izumar, primera etapa de la retirada, no es en realidad un paso estrecho, sino un espacio bastante abierto, con pendiente ligera y pequeñas alturas en los flancos, de entre 50 y 100 metros. Fueron la sed, el calor del verano, el miedo y el abandono de las posiciones -apenas fortificadas- por parte de quienes debían defenderlas, lo que convirtió la jornada en un verdadero desastre, con centenares de muertos y heridos.

Entre Annual y Drius, una vez superado el paso de montaña, sólo había una pequeña aldea, Ben Tieb, antes de llegar a la llanura. En Drius había un gran campamento, a las órdenes del general Felipe Navarro, segundo jefe de la Comandancia de Melilla. La llegada de los huidos, que buscaban continuar la ruta hacia la ciudad española, trasladó el caos iniciado al salir de Annual. Navarro tenía fuerza, agua y armamento para resistir, pero al igual que Fernández Silvestre ordenó la retirada, en este caso hacia Batel, donde existía un ferrocarril. Es posible que en su decisión pesara el deseo de salvar a más de dos centenares de heridos.

A mitad de camino se encontraba el cauce del río Igan, en realidad un pequeño barranco seco, pero cuyo margen derecho estaba tomado por rifeños que comenzaron a acribillar la columna. Fue el momento del regimiento de Caballería Alcántara número 14, al mando accidental del teniente coronel Fernando Primo de Rivera (su jefe, el coronel Manella, había muerto en Annual). Con impresionante disciplina los jinetes de Alcántara, al grito de ¡Viva España!, dieron al menos cuatro cargas contra un enemigo situado en posición superior y es fama que la última la dieron al paso, por agotamiento de las monturas. Siguieron combatiendo a pie y cuando la distancia no permitió el empleo de las tercerolas empuñaron el sable. Ante el elevado número de bajas, veterinarios, herradores y educandos de banda se sumaron al combate. De 691 jefes, oficiales y soldados, perdieron la vida 471, pero la columna pudo continuar la marcha. Entre los muertos, 12 de los 14 herradores y 13 de los 14 educandos de banda, todos adolescentes. Cuando meses después las tropas españolas llegaron a la zona descubrieron los cadáveres de hombres y caballos, muchos en formación, allí donde habían caído.

Era la hora del sálvese quien pueda. Muchas unidades tuvieron que improvisar. La guarnición del Zoco el Telatza de Bu Beker, al mando del teniente coronel García Esteban, del regimiento de Infantería África 68, tenía el camino de retirada en manos del enemigo y el 24 de julio decidió emprender camino al sur, hacia la zona francesa. Escoltados a retaguardia por una sección de 25 jinetes del regimiento Alcántara, al mando del sargento Enrique Benavent, de los que sólo sobrevivieron nueve, 400 hombres lograron llegar al paso fronterizo de Hasi Uensga, guardado por soldados senegaleses. Unos 900 habían perecido. Otra unidad fue más original y eficaz. En lugar de buscar la carretera o el ferrocarril, se dirigió hacia Melilla por la Restinga, la franja de arena que separaba el Mediterráneo de la Mar Chica, frente a Nador. De esa manera tenía protegidos los flancos y sólo podía ser hostigada por la retaguardia, en un terreno plano donde no eran posibles las emboscadas. Al llegar a la bocana, unos lanchones les cruzaron al lado norte de la Restinga, a muy poca distancia de Melilla.

La columna principal, al mando del general Navarro, llegó el 29 de julio al campamento de Arruí -conocido por Monte Arruit-. Eran unos tres mil hombres, que pronto quedaron cercados en un recinto sin agua. Dos días más tarde una granada de artillería destrozó el brazo izquierdo del teniente coronel Primo de Rivera, que sufrió su amputación sin anestesia, aunque murió por gangrena el 6 de agosto.

Monte Arruit estaba a unos 30 Km de Melilla y en medio sólo resistía un grupo de guardias civiles, militares y paisanos que se habían refugiado en la Fábrica de Harinas, situada dos kilómetros al sur de Nador. Durante once días, desde el 22 de julio al 2 de agosto, y al mando del teniente de la Guardia Civil jefe de la Línea de Nador, Ricardo Fresno Urzay, 23 guardias y los otros defensores, inicialmente 191 en total, resistieron hasta consumir la munición. Los cabileños, en reconocimiento a su valor, les respetaron la vida y permitieron refugiarse en Melilla, apenas a 10 Km de distancia. Habían sobrevivido 156.

Melilla, desprotegida
En la ciudad española, mientras tanto, apenas si habían quedado fuerzas militares y la población estaba desesperada. Sólo una cábila no se había sumado a la rebelión, la de los Beni Sicar, al oeste de Melilla, gracias a la autoridad de su jefe, el sidi Abdel Kader. Este último había combatido a los españoles en la crisis de 1909, durante la cual resultó herido. Sus enemigos, sin embargo, no sólo no le remataron, sino que los médicos militares curaron sus heridas y luego fue puesto en libertad. Desde entonces fue amigo de España. Ahora envió a las autoridades melillenses este mensaje:

"Si los refuerzos no llegan inmediatamente, no me será posible contener más tiempo a mi cábila, presionada por la harka enemiga, y para que no penséis que os hice traición tendré que suicidarme".

Parecía que en cualquier momento decenas de miles de cabileños se abatirían, a sangre y fuego, sobre los civiles. Gran parte de la población se instaló en el puerto, a la espera de refuerzos. El día 24 llegó primero un barco con soldados de reemplazo, que no calmó la inquietud de los melillenses. El siguiente en llegar fue el "Ciudad de Cádiz", que llevaba a bordo al jefe del Tercio, teniente coronel José Millan-Astray, y dos banderas (batallones), al mando de los comandantes Franco y Fontanes. Los legionarios habían recorrido a pie 100 Km en 33 horas, para subir en Tetuán al ferrocarril con destino al puerto de Ceuta. Era la plasmación del Espíritu de Marcha del Credo Legionario: "Jamás un legionario dirá que está cansado, hasta caer reventado. Será el cuerpo más veloz y resistente".

No llevaban siquiera un año de existencia, pero Millán Astray formó a los hombres a la carrera en el puerto de Melilla y se dirigió a la multitud:

¡Melillenses, os saludamos. Es la Legión, que viene a salvaros. Nada temáis. Nuestras vidas lo garantizan. Los legionarios, y todos, venimos dispuestos a morir por vosotros. Ya no hay peligro!".

Luego las dos banderas desfilaron cantando "La Madelon", para desplegarse en los alrededores de Melilla.

Entre los que habían quedado atrapados en la ciudad había una compañía malagueña de variedades. Ante la seguridad proporcionada por el Tercio y otras unidades, el 30 de julio ofreció un espectáculo en el teatro Kursaal. Durante el mismo salió al escenario la cantante de la compañía, Lola Montes, vestida con el uniforme de las enfermeras militares. Tras ser recibida con grandes aplausos comenzó a cantar un nuevo cuplé, que empezaba así: "Nadie en el Tercio sabía quien era aquel legionario, tan audaz y temerario, que en la Legión se alistó…".

El Tercio, sin embargo, no fue autorizado para ocupar Nador e intentar al menos el auxilio a los tres mil sitiados de Monte Arruit. Su jefe, el general Navarro, pactó la rendición el 9 de agosto con los rifeños, pero estos, como habían hecho días antes en Quebdani y Zeluán, asesinaron a casi todos los soldados. Sólo se salvaron tres centenares, que con supervivientes de otros puestos (492 en total) fueron conducidos prisioneros al Rif. Pasarían en cautividad 20 meses, hasta que en la primavera de 1923 el empresario vasco Horacio Echevarrieta pagó cuatro millones de pesetas a Abdel Krim para obtener su libertad. Habían sobrevivido 326.

El final de la campaña
El Desastre había supuesto la muerte de unos nueve mil españoles, casi todos soldados. Estos hechos conmovieron a la sociedad española, en la que se produjo una reacción patriótica sin precedentes. Se suprimieron incluso los privilegios que permitían, a cambio de dinero, la exención del servicio militar. De esta forma, en opinión del general Salvador Fontenla, el Ejército español fue por vez primera un Ejército nacional.

Abdel Krim, mientras tanto, constituyó una efímera República del Rif, hostil tanto a la presencia de España y Francia como al Sultán de Marruecos. En la primavera de 1925 atacó una guarnición francesa, que sufrió pérdidas equivalentes a la mitad del Desastre español, unos cuatro mil hombres. Fue el mayor error del líder rifeño. Francia y España se aliaron para acabar con la insurrección y en septiembre se llevó a cabo una operación conjunta y combinada: el desembarco de Alhucemas, con participación de las flotas española y francesa, aviación y empleo de las barcazas utilizadas por los aliados en el fallido desembarco de Gallipoli (Tiurquía), en 1915. El Tercio estuvo otra vez en vanguardia, esta vez al mando de su nuevo jefe, el coronel Francisco Franco.

El factor decisivo fue que por vez primera en mucho tiempo, el Ejército tuvo manos libres y recursos. El mando ejercido por el general José Sanjurjo como Alto Comisario, con el general Manuel Goded como su jefe de Estado Mayor, permitió diseñar una estrategia de incursiones profundas que acabó con la guerra en 1927, seis años antes que en la zona francesa.

Abdel Krim se refugió en esta última y fue deportado a la isla de Reunión, en el Índico. En la zona española no hubo represalias: las cábilas se sometieron, los prisioneros fueron puestos en libertad y se emprendieron programas de Sanidad (para combatir la malaria) y de infraestructuras, completados más tarde con la educación.

Cuando en julio de 1936 comenzó la Guerra Civil los jefes de las cábilas del Rif, así como los dos ministros de la guerra de la República del Rif, encabezados por Suleiman Al Jatabi, pariente del Abdel Krim, ofrecieron su apoyo a la sublevación contra el Frente Popular y en particular al general Franco, cuya autoridad militar respetaban. Un número indeterminado de rifeños -con toda seguridad varios miles- combatieron en el Ejército Nacional. Fue muy distinta la suerte del heroico defensor de la Fábrica de Harinas de Nador. En julio de 1936 Ricardo Fresno Urzay era capitán de la Guardia Civil en Pamplona, no quiso sumarse a la sublevación dirigida por el comandante militar de Navarra, general Emilio Mola, ante lo cual fue detenido, condenado a muerte y fusilado, el 26 de agosto.

Mohamed Abdel Krim logró fugarse a Egipto en 1947 y once años después, en 1958, intentó volver a sublevarse contra el Rey (antes Sultán) de Marruecos. Necesitaba el apoyo de España, pero Franco se lo negó. Murió cinco años después, en El Cairo, en 1963.

El último capítulo de Annual no se cerró hasta el 1 de octubre de 2012, día en que el rey Juan Carlos, durante una ceremonia solemne celebrada en el patio de la Armería del Palacio Real, impuso la laureada colectiva al regimiento Alcántara, que sigue de guarnición en Melilla. La condecoración había sido promovida, en particular, por el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. El teniente coronel Fernando Primo de Rivera la había recibido poco después de su muerte, pero el sacrificio de los jinetes de Alcántara al proteger la retirada de Annual convertía en un acto de justicia la condecoración a todo el Regimiento.

(En memoria del alférez veterinario del regimiento Alcántara Vidal Platón Bueno, que combatió en el Igán y murió en combate)

******************* Sección "bilingüe" ***********************

‘El futuro pertenece a los patriotas’. El esperanzador mensaje de Abascal en el día de Santiago Apóstol, patrón de España
EL LÍDER DE VOX HACE BALANCE DE LOS EXITOS DE SU PARTIDO Y DEL CURSO POLÍTICO
Rebeca Crespo. https://gaceta.es 26 Julio 2021

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha querido felicitar el Día de Santiago Apóstol a todos los españoles con un mensaje esperanzador, de fuerza y de confianza en el futuro, «precisamente hoy, cuando nuestras raíces y nuestra identidad están más en cuestión que nunca, y es crucial reivindicar todo aquello que nos une».

En un vídeo compartido por VOX, señala que «España saldrá adelante porque los españoles siempre han estado por encima de sus peores gobernantes».

Coincidiendo con el fin del curso político, Abascal hace balance y repasa todos los éxitos y logros conseguidos por VOX durante el Gobierno de Pedro Sánchez, que «aliado con todos los enemigos de la libertad y de la nación, ha colocado a España en una situación muy grave, que amenaza todavía con empeorar».

Ante el grave contexto político actual, el presidente de VOX hace un llamamiento a la esperanza y recopila los logros que el partido ha cosechado en apenas dos años en las instituciones, y que ya obtuvo incluso antes de entrar en ellas, «cuando la batalla contra este cambio de régimen que pretende la izquierda» no tenía oposición.

Abascal recuerda que, gracias a VOX, los golpistas del procés fueron sentados en el banquillo y ahora pueden recurrir los indultos, «el pago miserable de Sánchez a sus cómplices», se propició el relevo en Andalucía «acabando con 40 años de socialismo corrompido en la región» y se han reabierto todos los debates que, hasta ahora, permanecían clausurados -inmigración, género, derecho a la vida, memoria histórica, religión climática, subvenciones políticas, entre muchos otros-.

Además, recuerda la amplia representación de VOX en las diferentes comunidades, siendo la tercera fuerza política en el Congreso de los Diputados, y que ha conseguido frenar gobiernos socialcomunistas en ciudades como Madrid o Murcia, y también ser la primera fuerza nacional en Cataluña, así como impulsar bajadas de impuestos y apoyar un sindicato, Solidaridad, que defiende a los trabajadores de España, «ya tiene delegaciones en centenares de empresas y denuncia la mafia sindical de UGT y CCOO». Y, además de todo esto, presentar la moción de censura que denunció «la deriva antidemocrática y antinacional de este gobierno, asumiendo los riesgos personales que otros no se atreven a asumir», dice en referencia al Partido Popular, que decidió no impulsarla ni respaldarla.

«Hemos hecho, en definitiva, todo lo que nos decían que no se podía hacer, que era imposible», señala, al tiempo que recuerda la puesta en marcha de la Fundación Disenso para dar la guerra cultural dentro y fuera de España y que proclamó la ‘Carta de Madrid‘, que «advierte de la amenaza totalitaria narcocomunista» en la Iberosfera y denuncia «las maniobras del Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla, grupos !que sostienen a tiranías como la cubana».

Y el impulso de alianzas en Europa contra el totalitarismo «que se está imponiendo en Bruselas y que ataca a la Unión Europea porque ataca a las naciones soberanas que forman parte de ella» de la mano del Gobierno polaco, el húngaro o el primer partido de Italia, entre otros. Así, Abascal señala que son miembros de Free Speech Alliance, plataforma internacional en defensa de la libertad de expresión en las redes sociales, y que son los únicos que han afirmado en instancias internacionales que «China es culpable de la pandemia».

Por último, denuncia que «solo VOX, contra todos, se mantuvo firme en defensa de la Constitución» y que, por este motivo, el partido ha sufrido la persecución, el señalamiento y el acoso de ministros, partidos, medios de comunicación, sindicatos y patronal. «Hemos denunciado todos los ataques y los hemos hecho sin retroceder un milímetro. Hemos recurrido al TC todos las agresiones que este gobierno lleva a cabo contra la democracia, la vida y la convivencia. Sólo gracias a VOX se ha constatado, por sentencia del TC, que este gobierno no tiene escrúpulo alguno en pisotear los derechos y las libertades», apunta en referencia a la última sentencia del tribunal que ha declarado inconstitucionales las restricciones que se implantaron durante el primer estado de alarma.

El líder de VOX concluye su vídeo con un mensaje de confianza a los españoles. «Tened la certeza de que haremos viable una alternativa que reconstruya todo lo que han destruido, que levante de nuevo todo lo que han derribado, que haga avanzar todo lo que se ha retrocedido en bienestar, en derechos, en libertades, en convivencia y en unidad nacional», afirma. Así, declara que existen motivos para la esperanza como «la determinación para no rendirse» y concluye con rotundidad: «El futuro pertenece a los patriotas. ¡Viva España!«.

Podemos-Bildu: igual da
OKDIARIO 26 Julio 2021

No es una ninguna sorpresa, pero sirve para confirmar que entre Podemos y Bildu no hay grandes diferencias: Irene Montero ha fichado como asesora a la directora general de Igualdad de la Diputación Foral de Guipúzcoa durante el Gobierno de EH Bildu entre 2011 y 2015, Laura Gómez, que cobrará un sueldo de 52.413 euros. No es que Gómez tenga un currículum brillante- tampoco lo tiene Montero-, pero ya se sabe que lo de las trayectorias profesionales brillantes no es una de las señas de identidad del Ministerio de Igualdad. Lo significativo es que Montero y su asesora comparten la misma órbita ideológica, porque entre los herederos políticos de ETA y la formación morada no hay apenas diferencias. Laura Gómez es licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad del País Vasco y está especializada en «igualdad y participación ciudadana». En plena pandemia, en mayo del año pasado, la asesora de Montero participó en un acto titulado Un futuro post-covid feminista.

«Cuidado, porque si no apuntamos bien cuáles son las causas que han traído esta pandemia, es decir, la depredación terrestre y cambio climático y demás producido por el ser humano, dejamos mucho espacio a la construcción de enemigos imaginarios, que siempre son las mismas: las feministas, los independentistas, las soberanistas de izquierda, los y las de izquierdas. Perdemos la oportunidad de fortalecer una conciencia ciudadana que acompañe el enorme desafío que tenemos por delante de transición ecosocial», dijo. O sea, un potaje mental con todos los ingredientes clásicos de la ultraizquierda.

Al fin y al cabo, la asesora de Montero se hizo célebre por atacar en 2014 a las mujeres que participaban en el Aldarde de Fuenterrabía con un texto en el que, entre lindezas, decía: «Figuras al servicio de las tropas, donde la condición indispensable pasa por ser reconocida como deseable (cantinera) o estar deseable a su paso (…) colonizadas por un sistema patriarcal pensado para expropiar sin descanso el tiempo, el cuerpo, los afectos y el trabajo de las mujeres, y ponerlas al servicio de los hombres en todos los espacios… y sobre todo pensado para que no pensemos…» (sic).

En el Ministerio de Igualdad, cosas como esta se valoran tanto que Laura Gómez se va a llevar 52.413 euros al año. Podemos-Bildu: igual da.


Recortes de Prensa   Página Inicial