AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 28  Julio  2021

El Gobierno de Sánchez arruina a España con una política económica suicida
El PSOE dopa la economía con promesas y dinero público inexistente que hundirán más a España y dejarán una herencia ruinosa a las próximas generaciones.
Editorial ESdiario  28 Julio 2021

El mismo día en que el FMI alertó del riesgo de que España no llegara a recuperarse de la crisis económica que padece -la peor del mundo junto a la de Argentina- y rebajara sus previsiones de crecimiento; el Gobierno adoptó una serie de medidas incomprensibles que equivalen a echar más leña al fuego.

De un lado, aprobó un techo de gasto de casi 200.000 millones de euros, desproporcionado para unas arcas públicas desvencijadas y lastradas por una deuda del 125% del PIB: con ese caótico escenario, agravado por un déficit inasumible, ¿cómo se le ocurre al Gobierno proponer un gasto que supera en mucho la capacidad de ingreso del Estado? ¿Hasta dónde piensa elevar la presión fiscal para alcanzar un objetivo inviable?

La "locura" con el empleo público ha creado ya 400.000 puestos en plena crisis
No contento con eso, además ha impulsado una "histórica" creación de empleo público, con el anuncio de 30.000 nuevas a sumar a las 400.000 creadas en los mismos años de crisis que han visto destruirse dos millones de empleos en el sector privado. Que además de ampliarse las plantillas públicas se apruebe una subida salarial en plena recesión, resulta casi indecente.

Y el desastre se completa con el probable aumento del salario mínimo interprofesional, tan razonable en tiempos de crecimiento como tramposo en épocas de recesión: subir los costes laborales en empresas que no venden equivale a repartir su presupuesto en personal entre menos trabajadores, que tal vez cobren algo más, pero a costa de ver cómo compañeros suyos van al paro, tal y como demostró el Banco de España en uno de sus informes.

No hay nada más antisocial que elevar la deuda y el déficit, que son al Estado de Bienestar del futuro lo que el CO2 al medio ambiente: lo que hoy se despilfarra o contamina de más, lo pagan sin duda las generaciones venideras.

Sánchez dopa la economía
La apuesta por el presente, al precio que sea, demuestra que para Sánchez y su equipo solo existe el interés electoral al corto plazo, aquí consistente en "dopar" sus promesas y medidas para simular una bonanza inexistente que luego se pagará con sangre, sudor y lágrimas.

Para quienes pensaban que la desaparición de Pablo Iglesias y el ascenso de Nadia Calviño impondría sentido común y rigor a la gestión económica; estas medidas demuestran que el populismo más peligroso no estaba en el líder de Podemos ni se palía con la promoción de una tecnócrata: por encima de ambos, inasequible a la tétrica realidad, siempre aparece el temerario Sánchez.

Gasto público y funcionarios: los "récords" de la vergüenza de las cuentas del Gobierno para 2022
Beatriz García. Libertad Digital 28 Julio 2021

El Gobierno da el pistoletazo de salida a los Presupuestos más caros de la historia. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha aprobado este martes en el Consejo de Ministros un nuevo techo de gasto récord a pesar de que los gastos derivados de la pandemia del coronavirus han caído (prestaciones por ERTE, por cese de actividad de los autónomos…).

El techo de gasto es esa barrera máxima —y teórica— del gasto no financiero del Estado. El año pasado, en plena crisis del coronavirus, la limitación alcanzó las friolera de 196.097 millones de euros, lo que supuso un 50% más que la cifra del año anterior y un nivel nunca visto… hasta ahora. Así, en 2022, este indicador alcanzará los 196.142 millones de euros, una cifra ligeramente superior a la de un año antes. Como el Gobierno presume de "recuperación" económica, lo responsable hubiera sido empezar a reducir el gasto del Estado, pero no es la intención del Ejecutivo.

El techo de gasto incluye los fondos europeos, que si no se contaran se situaría en 169.787 millones de euros, un 0,7% más (en 2021, la cantidad de fondos europeos fue mayor). Además, esta cuantía también incorpora las transferencias de los llamados gastos impropios de la Seguridad Social, una triquiñuela contable que finge reducir el déficit del sistema de pensiones, pero que consiste en cambiar unas partidas de una categoría a otra sin realizar ningún ajuste. En este caso, el ingreso de la Seguridad Social a los Presupuestos será de 18.396 millones de euros.

Más empleo público
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya ha descartado hacer ningún tipo de "ajuste de gasto". Su plan será "llevar" el dinero público de las partidas sanitarias de 2020 a otros destinos sin concretar, pero que nada tienen que ver con la pandemia. Montero ha compartido rueda de prensa con la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, que ha abierto la puerta a subir el SMI antes de que acabe el año. Subir o no el SMI por encima de los 950 euros actuales venía enfrentando a Nadia Calviño y Yolanda Díaz en los últimos meses.

Otra de las partidas de gasto récord es el aumento de empleo público, al que el Gobierno va a sumar 30.455 nuevas plazas. Esta convocatoria, que supone elevar un 8,5% las 28.055 plazas convocadas el año pasado, será especialmente intensiva en áreas relacionadas con la ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas. Según Montero, se ha hecho un "esfuerzo importantísimo" con las ofertas "históricas" de empleo público desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se puso al frente del Ejecutivo en 2018. Tanto es así, que hay un 73% más de plazas convocadas entre 2018 y 2021 que las que se convocaron entre 2012 y 2017.

La nueva oferta de empleo público, la subida del sueldo de los funcionarios, la de las pensiones y todo tipo de partidas electoralistas donde va a parar el dinero del contribuyente explican estas cifras nunca vistas hasta ahora.

El Gobierno desborda optimismo
Respecto al cuadro macro, el Gobierno no ha movido ni un ápice los principales indicadores económicos, después de que el pasado mes de abril Calviño se equivocara en 36.500 millones y anunciase la mayor revisión del PIB a la baja desde 2009. Así, ha mantenido en el 6,5% su previsión de crecimiento para este año y en el 7% para 2022.

A pesar de que diferentes organismos y casas de análisis han mejorado sus perspectivas sobre España en algunos ejercicios y empeorado en otros, los números del Gobierno de Sánchez siguen siendo los más optimistas. Por ejemplo, el FMI acaba de revisar a la baja la evolución del PIB este año y se queda en el 6,2%, mientras su pronóstico para 2022 sube, pero solo hasta el 5,8%, muy lejos del 7% del Gobierno.

El FMI no es el único que desconfía en el futuro de nuestro país en 2022, ya que ha dado los mismos números que el Banco de España. Por su parte, la Comisión Europea (CE) elevó a principios de julio tres décimas, hasta el 6,2%, su estimación de crecimiento para la economía española, pero rebajó cinco décimas la de 2022, al 6,3%. También se queda lejos de las cifras del Gobierno Funcas, que aunque ha subido al 6,3% su previsión de crecimiento para este año, recorta al 5,8% la de 2022.

El Ejecutivo también ha mantenido sus estimaciones sobre la tasa de paro, que se situará este año en el 15,2% a pesar de que todavía quedan unos 400.000 afectados por un ERTE que no se consideran parados en las estadísticas del SEPE y ayudan a maquillar las estadísticas.

Además, también han introducido otras insólitas "variables macro" que miden la parte ecologista, feminista, digital y de cohesión del PIB.

Para 2022, las reglas fiscales siguen suspendidas, por lo que no habrá ni objetivos de deuda o déficit público, lo que supone obviar cualquier tipo de ortodoxia o responsabilidad en las cuentas del Estado. Aun así, la ministra de Hacienda se ha comprometido a mantener su previsión de déficit público, al augurar un agujero del 8,4% del PIB este año, y ha establecido una tasa de referencia de déficit del 5% en 2022. La ministra ha explicado que en dos años el déficit se habrá reducido más de un 50%.

Esta reducción del déficit sin reducir gasto solo puede llevarse a cabo por la vía de los impuestos. Así, Montero se encomienda a conseguir recaudación suficiente para cumplir sus cálculos gracias a la recuperación y prevé que las arcas del Estado aumenten un 4,6% de recaudación, "la cantidad sobre la que se sustenta todo el andamiaje", ha dicho. No ha mencionado las nuevas figuras fiscales que podría incrementar en 2022.

España fue la economía más golpeada por la pandemia en 2020 y este año cerrará con el déficit más alto de toda Europa y, probablemente también, con la mayor tasa de paro. Además de para seguir ampliando el agujero del Estado, el aumento del empleo público podría maquillar las cifras de paro. Con la deuda pública superando la barrera del 125% del PIB, urge controlar los desequilibrios presupuestarios.

¿A qué juega Casado?
EDITORIAL Libertad Digital 28 Julio 2021

El desconcierto popular será bueno para Vox pero no para el propio PP ni para una España que necesita la unión de esos dos partidos para acabar con el social-comunismo.

Si se tiene presente que, por culpa de la bochornosa abstención del PP, la izquierda y los promarroquíes lograron declarar persona non grata en Ceuta a Santiago Abascal –líder de la formación más votada en la ciudad autónoma en las últimas elecciones generales–, cuesta interpretar las tardías y nada concretas declaraciones del líder del PP nacional, Pablo Casado, acerca de que su partido "nunca ha demonizado a ningún político democrático". ¿Qué quiere decir esto? ¿Que Casado no considera al líder de Vox un "político democrático", razón por la que el PP no se ha opuesto a que lo demonicen en Ceuta? ¿O significa, por el contrario, que Casado sí considera a Abascal un político democrático... pese a que la abstención de su partido fue lo que permitió a la izquierda y a los promarroquíes sacar adelante su indigna fechoría?

En este último caso, Casado tiene una oportunidad de oro para aclarar tanto sus incomprensibles palabras como la suicida y bochornosa postura del PP ceutí gracias a la templanza y sentido de la responsabilidad de Vox, que ha propuesto a los populares revocar la injusta y calumniosa declaración, algo que el PP no puede dejar de apoyar si verdaderamente no es partidario de demonizar a "ningún político democrático".

Sea como fuere, tanta estupidez y vileza por parte del PP hacia Vox empieza a resultar sospechosa, hasta el punto de que cabe preguntarse si el maltrato popular a su socio natural, que le permite gobernar en multitud de lugares, empezando por Madrid –ciudad y comunidad–, no obedece a una fijación personal de Casado para con su antiguo compañero y amigo Abascal. Lo que, desde luego, resulta tan inadmisible como incomprensible es que, por acción u omisión, el PP permita que se demonice a un partido liberal-conservador con una corta pero impecable trayectoria en defensa de la democracia, de la Constitución y de la Nación y sin cuyo apoyo ni una sola encuesta pronostica que Casado sea capaz de alcanzar la Moncloa... a menos que cuente para ello con la abstención del PSOE.

¿Qué es, pues, lo que se trae entre manos Casado? ¿No se da cuenta de que, por ejemplo, su hosco distanciamiento de Abascal y Vox impide a numerosos exvotantes del PP que se vienen decantando por Vox volver a confiar en su partido? ¿No se da cuenta de que su actitud no sólo debilita al PP sino que dificulta sus propias posibilidades de llegar al Gobierno? ¿Considera que los votantes de Vox van a ver con buenos ojos que el PP trate al partido de Abascal como un felpudo, como una muleta que tiene que brindar un respaldo incondicional al PP, por mucho que lo ningunee o permita que se le denigre? ¿No comprende que su indefinición, sus complejos y su tibieza son, junto a la memoria de la infausta etapa de Rajoy, un activo principal de Vox, al margen de las virtudes propias del partido verde y de sus dirigentes, empezando por Abascal?

Este desconcierto popular será bueno electoralmente para Vox pero no lo será en absoluto para el propio PP ni para una España que necesita la unión de esos dos partidos en una alternativa liberal-conservadora que se presente como baluarte de la unidad nacional y el orden constitucional frente a los desmanes de la banda de Pedro Sanchez. Casado no está contribuyendo a ello sino todo lo contrario. A tiempo está de rectificar; y el primer paso lo debería dar en Ceuta.

Vox toma nota
José García Domínguez. Libertad Digital 28 Julio 2021

Eso de declarar persona non grata al prójimo es una bobada que se puso muy de moda hace algunos años, cuando una legión de alcaldes surgidos del más espeso anonimato pueblerino descubrió esa chusca fórmula para que su necedad municipal consiguiera captar la atención de los medios de comunicación, al menos durante el célebre cuarto de hora de fama que Andy Warhol había prometido a todos los mindundis del planeta. Así fue como media España acabó siendo proclamada non grata por la otra media en todo tipo de remotos plenos locales. Recuerdo unos paletos de un ignoto villorrio de Gerona que bautizaron non grato a Boadella porque, al parecer, alguien de la aldea que había ido una vez a la ciudad averiguó que representaba allí obras de teatro contra Pujol. De ahí que acabar convirtiendo en tragedias griegas ese tipo de gansadas pedáneas, un riesgo que ha estado encima de la mesa tras el anuncio de ruptura de relaciones políticas entre Vox y el PP de las últimas horas, se antoje un exceso desmedido.

Procede celebrar, pues, que en la dirección de Vox se haya impuesto la cordura y todo vaya a quedar en un "tomar nota", acertado aviso a navegantes para que en Génova controlen a partir de ahora ciertas tentaciones folclóricas de sus agrupaciones en la periferia. Está bien, sí, que los de Abascal tomen nota. Y, puestos a tomar nota, convendría de paso que también acusaran recibo de lo que pasó con Albert Rivera, aquel aficionado al que le sonó la flauta por una de esas carambolas del azar que se producen una vez cada cien años. Pudiéndolo ser todo, Rivera acabó en la nada porque ignoró la lección fundamental, a saber: los electores te abandonan si los convences de que votarte resulta inútil. El electorado de Vox no volverá al PP, la casa del padre, mientras Abascal los persuada de poseer suficiente cintura política como para presionar al máximo a Casado y su gente desde la derecha, pero siempre transmitiendo la certeza de que no romperá nunca los puentes con el partido mayoritario del conservadurismo sociológico español. Tan difícil de gestionar en el día a día, esa tensión medida al límite es lo que le puede garantizar el éxito de su proyecto. Y de momento, procede admitirlo, lo está haciendo bien.

El Gobierno sigue hiper endeudándose contratando 30.445 nuevos funcionarios
“Los intelectuales resuelven problemas. Los genios los previenen” -Albert Einstein-
Miguel Massanet. diariosigloxxi 28 Julio 2021

La megalo-burocracia de los grandes países mastodónticos, dirigidos por partidos comunistas, ya se puede considerar como un clásico en la historia de quienes han intentado y conseguido implantar regímenes autoritarios en países muy poblados y que, por tanto, requieren disponer de una policía muy bien organizada, unos servicios de información perfectamente dotados y un número muy elevado de personas que, de alguna manera, vivan a costa del partido o de sus órganos de gobierno encargados del desarrollo económico, de la seguridad, de la enseñanza, de la propaganda, de la defensa y de las relaciones internacionales.

Grandes naciones, como Rusia y la China, han sido un modelo a exportar de esta hiper desarrollada y super politizada burocracia, puesta al servicio de los gobiernos totalitarios, que han desterrado cualquier tipo de participación ciudadana o de modelo democrático, para ejercer un control absoluto y, en la mayoría de casos, despótico, sobre sus ciudadanos que se dejaron llevar por las promesas de una vida mejor y, en muchas ocasiones, de venganza contra los supuestos abusos del capitalismo, objetivo directo de aquellos partidos comunistas o independentistas.

Desde el momento que en Europa empezaron a languidecer las doctrinas de Marx y Lenin, fracasaron los intentos de ir minando las naciones mediante el sistema de Frentes Populares y que, todo el entramado económico de la URSS y su implantación obligatoria en todos los países del Este de Europa, se fue abajo con la caída del muro de Berlin; fue cuando la propaganda comunista se dirigió hacia la América latina, donde la corrupción de sus gobiernos, el maltrato a la población indígena, la deficiente explotación de sus recursos y la proliferación de un caciquismo brutal que condenaba a muchos de sus ciudadanos a una existencia dentro de la extrema pobreza; constituía un caldo de cultivo propicio a que, como ha sucedido, las doctrinas comunistas se fueran extendiendo rápidamente y con amplia aceptación por toda aquella gente harta de ser oprimida y explotada.

Desgraciadamente, Europa no ha actuado con la debida diligencia y las ayudas que deberían haberse dado a las democracias de aquellos países subdesarrollados, no se dieron; las sanciones económicas no se aplicaron contra las nuevas dictaduras y los intereses particulares económicos de cada nación han prevalecido sobre la lucha en contra de un comunismo que, como se ha visto, no ha parado de extenderse por toda América del sur.

La muestra más sangrante de los errores políticos de la UE es la forma en la que se han comportado con el régimen autoritario del señor Maduro, en Venezuela. Han consentido que fracasase la rebelión que debiera de haberle obligado a abandonar el país, no han tomado represalia alguna para obligarle a restaurar la democracia y siguen sin atreverse a mover pieza, siempre pendientes de que sus intereses en el país pudieran salir perjudicados.

Pero, como siempre sucede con las enfermedades infecciosas, en cuanto se les da baza se trasladan de un lugar a otro como, por desgracia, hemos podido comprobar con la epidemia del coronavirus. Los enviados del comunismo bolivariano a España, para implantar la semilla de la revolución comunista, encabezada por los señores Iglesias, Errejón, Monedero y Echenique, fue la avanzadilla para, con el apoyo de los separatistas catalanes, de algunas emisoras de radio y más tarde de las televisiones, consiguieran hacerse oír y captar,en poco tiempo, los suficientes votos para conseguir un amplia representación en las Cortes; de modo que nos llegó a hacer pensar que estábamos ante el peligro inminente de convertirnos en otro satélite del comunismo mundial.

En estos momentos la situación se ha convertido en extremadamente compleja. El comunismo ha perdido fuerza en España; el señor Iglesias ha desaparecido de la política (al menos aparentemente) pero, con todo esto, se da la paradoja de que siguen participando en el Gobierno, mantienen el chantaje sobre el señor Pedro Sánchez, a quien tienen como rehén ya que, si le retirasen su apoyo, su gobierno no se sostendría y deberían convocarse nuevas elecciones que, en manera alguna, le garantizarían al actual presidente que pudiera recobrar la poltrona gubernamental.

P. Sánchez no es tonto, es el clásico listillo al estilo de aquellos personajes pícaros, como el Guzmán de Alfarache o el de la Vida del Buscón don Pablos, gente de escasos conocimientos pero de indudable ingenio para ganarse la vida. Sabe que no puede vivir de rentas, de su físico que atrae a las mujeres o de sus promesas que, el tiempo y la realidad, se encargan de ir desautorizando.

Debe conseguir, en lo que le queda de legislatura, asegurarse que cuando lleguen las próximas elecciones tendrá dominada a España y, si las hay, serán como cualquiera de estas que se celebran en Venezuela, en las que nadie osa oponerse a la candidatura oficial.

El tener un número de funcionarios o empleados públicos que sepan que tienen su sueldo asegurado, que nadie los echará mientras dominen los socialistas, que van a cobrar unos sueldos que en la vida privada difícilmente iban a conseguir es, sin duda, asegurarse un puñado importante de votos que añadir a los que, en la actualidad, ya viene consiguiendo de los inmigrantes que permite entrar en España, de los parlamentarios que ocupan los escaños de su partido y de todos aquellos que ya tienen asegurados sus empleos en las empresas públicas, centros docentes, y, por qué callarnos, en el propio Ejército que han conseguido convertir en una ONG o en simples bomberos, mediante ir colocando en los puestos de mando a quienes saben que no les van a causar problemas ni, mucho menos, van a impedirles que sigan su labor de ir dividiendo España, para contentar a separatistas catalanes y vascos.

Como muestra de aquello a lo que nos estamos refiriendo podemos decir que los empleos creados por los Ejecutivos autonómicos desde que dieron por finalizado el último “tijeretazo”, resulta que superan en mucho lo que el Gobierno central tiene en proyecto hacer. Basta decir que el gasto en nóminas de las CC. AA se dispara en 95.000 millones de euros y el número de empleados en 2.000.000. Como informe adicional conviene advertir que Hacienda desconoce a qué ayuntamientos pertenecen 1002 empresas, fundaciones, consorcios y asociaciones públicas. ¡Y esto que Hacienda lo sabe todo de todos nosotros!

Pero ahora resulta que, según la ministra Montero, el gobierno va a lanzar una oferta récord de 30.445 nuevas plazas, cuando sabemos que se escatima en gastos de mantener la operatividad del Ejército, cada vez más abandonado en los PGE para disgusto de muchos de sus integrantes que, como ya sucedió en tiempos de la II República, se consideran como funcionarios mal pagados.

No estamos seguros de que muchas de estas plazas que se ofrecen sean necesarias y que la productividad de los funcionarios que actualmente trabajan para el Estado sea precisamente ejemplar.

Se habla de digitalización de la Administración y de todas sus oficinas, como ocurre con la Administración de Justicia que carece de los más elementales medios para evitar que todos los procedimientos judiciales vayan con una lentitud bochornosa y que, a nuestro criterio, redunda en perjuicio, en ocasiones grave, para las personas pendientes de que se les administre Justicia; pero esta actualización y mejora necesarias no acaba de llegar mientras se despilfarra en otros gastos.

Y no queremos acabar este comentario sin hacer mención a algo que clama al cielo que esta sucediendo, precisamente, en el momento más inoportuno y que, si quienes son los culpables de que suceda lo que está sucediendo, no toman las medidas para rectificar y cambiar el rumbo de sus actuaciones, los ciudadanos españoles, los que pese a todo y a todos los que intentan eliminarnos seguimos defendiendo la unidad de España, la Constitución, el actual régimen democrático y que seguimos defendiendo nuestro patriotismo y la defensa de nuestros valores morales; seguro que vamos a tomar represalias cuando llegue el momento de acudir a las urnas.

¡Vergonzoso, señor Casado, el comportamiento del PP en Ceuta cuando se han abstenido de evitar la moción de designar, como persona nos grata, al presidente de VOX señor Abascal! Puede que no les interese que vaya progresando VOX, porque les resta votos a ustedes que, en ocasiones, se muestran excesivamente mojigatos cuando se trata de enfrentarse a políticas manifiestamente reprobables del actual Ejecutivo pero, en manera alguna, el PP de Ceuta debía haber colaborado con una señora musulmana, cuyas intenciones evidentes son socavar la moral de los ceutíes para ir dando paso a la, cada vez más evidente, campaña de convertir la ciudad de Ceuta en una parte más de Marruecos.

Puede suceder que los que hemos votado siempre al PP decidamos hacerlo por VOX,. Así de claro.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, pueda resultar poco entendible que, a medida que nuestra Deuda Pública vaya alcanzando cifras tan desorbitadas como es la última conocida de 1’4 billones de euros, una cifra récord en nuestra historia, el ejecutivo, por intereses políticos, intenciones aviesas, objetivos inconfesables, siga empeñado en hundirnos cada vez más aumentando el gasto público hasta límites que puedan poner en peligro la estabilidad económica y social de nuestra nación.

Ni un consenso progre sin el PP
Pablo Molina. Libertad Digital 28 Julio 2021

Los populares se vienen arriba cuando tienen que votar sobre cuestiones ideológicas que los enemigos de la libertad han declarado moralmente aceptadas. En esos casos, los representantes populares votan siempre a favor, sin tener en cuenta lo que su electorado opinará al respecto. Es decir, claro que tienen en cuenta la opinión mayoritaria de los que les ponen en las instituciones con sus votos, pero únicamente para hacer exactamente lo contrario, como viene siendo habitual al menos desde el primer aznarato.

Los populares se avergüenzan de sus electores. Les dan asco porque son demasiado fachas para su gusto, siempre exquisito. Por eso, entre defender las ideas que comparten sus votantes o hacer de palmeros de la izquierda en cuestiones ideológicas, un alto cargo popular que quiera prosperar en el partido siempre hará lo segundo. El techo de cristal, las políticas de género, el lenguaje inclusivo, el cambio climático, la memoria democrática, las naciones existentes en España o la discriminación del español en las autonomías con dialecto vernáculo son solo unos cuantos asuntos que la izquierda ha impuesto en el debate público y los populares defienden como si los hubieran inventado ellos.

La actitud del PP en la votación de la Asamblea de Ceuta para proscribir al líder de las siglas más votadas en la ciudad autónoma es, por tanto, coherente con lo que hace ese partido en asuntos similares allá donde se suscitan. De hecho, resulta realmente valeroso que los concejales populares ceutíes se abstuvieran simplemente, en lugar de votar a favor junto con socialistas y promarroquíes, que es lo que sin duda les pedía el cuerpo.

Podemos asumir como un hecho que los votantes del Partido Popular no están de acuerdo con que su partido contribuya a declarar persona non grata a Santiago Abascal. En realidad, hasta algunos de sus dirigentes nacionales se han pronunciado en ese sentido, si bien añadiendo frases adversativas para no identificarse demasiado con la gente que vota PP. Pero cuando se trata de sumarse al consenso izquierdista, los populares nunca defraudan. ¿Por qué lo iban a hacer en Ceuta?

Esa es tan solo una de las muchas contradicciones que el partido de Casado tiene que cabalgar. Pero los que solían entregar su confianza al PP tienen ahora la ventaja de que ya no es la única opción política en España para un liberal-conservador. Seguramente lo aprovecharán.

La derechita sufre un ataque de ansiedad
José Alejandro Vara. Vozpopuli 28 Julio 2021

No es Ceuta, es Andalucía. La trifulca entre el PP y Vox no es ideológica ni de principios, sino de objetivos. Electorales, para más inri

"Conozco a tan poca gente que no seamos unos pelmazos", confesaba Sthendal, maestro supremo en el arte de agotar lectores mediante profusas páginas e interminables historias, algunas quizás encomiables. Agotador resulta el tironeo reincidente del PP con Vox, y viceversa, enfrascados en estériles disputas que tan sólo logran despertar el descrédito propio y el desprecio ajeno. El origen de la actual pelea, que abruma espacios y titulares, tiene su eje central, esta vez, en Ceuta. Puro artificio. La contienda se dirime en Andalucía, próxima estación del calendario electoral, región en la que tantas cosas hay en juego.

Vox reaccionó en forma airada a la abstención del PP ante la declaración de 'persona non grata' a su presidente, Santiago Abascal, líder de la fuerza más votada en la ciudad. La iniciativa, tan agresiva como inaceptable, estaba impulsada por un partido de simpatías musulmanas, y fue secundada por el PSOE. El PP local se cruzó de brazos y dejó hacer, bajo la excusa de que Abascal alentó la crispación, esa palabra, durante la reciente invasión marroquí del territorio ceutí.

Han llovido las descalificaciones, amenazas, desprecios superlativos y venablos espasmódicos. Una pelea adolescente, huera, banal y, lo más odioso, absolutamente prescindible. No reaccionó Génova con acierto ni elegancia al encargarle la rectificación a Andrea Levy, concejal de Cultura en Madrid, quien esa jornada debía centrarse precisamente en sacarle lustre a la distinción con que la Unesco premió a la capital. Más sorpresa causó aún lo explicado por el alcalde Martínez-Almeida, quien, en su condición de portavoz nacional del PP, lejos de retractarse, reclamó la existencia de uno, dos, cien mil Vivas, a la sazón presidente de la ciudad autónoma y uno de los protagonistas de esta zarabanda estival. ¿A qué navegar sobre el acierto si puedes naufragar en el error? Suetonio. No, Vivas, no.

Las voces y las ofensas prosiguen odiosas, sin que la alta dirección de los populares haya osado abrir la boca, tal y como reclaman los presuntamente ofendidos. Una pelea de gallitos bobos, un capítulo más de las trifulcas en las que se enzarza, con simpar desacierto, la derechita gritona y gesticulante, que conoció su punto cimero en la moción de censura presentada por Vox contra Pedro Sánchez. El venenoso discurso de Pablo Casado removió más de una tripa. Desde Vox se proclamó entonces la 'ruptura de relaciones', cual si se tratara de dos Estados soberanos en disputa. Jorge Buxadé, portavoz de Vox, ha anunciado también ahora otra 'ruptura de relaciones' hasta que Casado no de su brazo a torcer, humille la cerviz y se deshaga en una carretada de excusas por haber incurrido en semejante exceso. ¿Y en qué consiste 'romper relaciones?. "En que tomamos nota", dijo Buxadé en la tertulia de esRadio. Ah, vale.

En este mundo, como decía Renoir, todo dios tiene sus razones. En Ceuta, también. Pero no vienen al caso. La situación nacional dista mucho de estar para este tipo de algarabías. Sánchez desparrama, en forma violenta y acelerada, un sin fin de iniciativas que no buscan tan sólo modificar de raíz el tablero de nuestra convivencia sino, sencillamente, propiciar un cambio de régimen. Memoria histórica (con otro enunciado), Seguridad Nacional, España multinivel... las últimas iniciativas de la Moncloa forman parte de una estrategia obsesiva y recurrente para modificar los cimientos de nuestro estado de derecho y alejarlo de los esquemas que rigen en las democracias occidentales.

El oasis andaluz
De ahí lo inoportuno de la zapatiesta pueril entre las fuerzas de la derecha. Incapaces de fijar como objetivo al verdadero enemigo, se enzarzan en necias refriegas que mueven, inevitablemente, al general bochorno. El problema no es Ceuta, que también, sino Andalucía, donde Vox pretende relanzar su marca, levemente alicaída en los sondeos. Abascal reclama allí una convocatoria electoral inmediata, confiado en que arañará votantes del crepuscular Cs y algunos desengañados del PP, si los hubiera, y así podrá poner coto a la declinante imagen de su formación según los sondeos. Juanma Moreno, presidente de la Junta andaluza, no considera oportuno los comicios. No hay motivo suficiente que lo justifique y, especialmente, que lo entienda la gente. Las cosas en Andalucía marchan bien, el Gobierno de PP y Cs es ejemplar y el apoyo de Vox, salvo algunas zancadillas de última hora, no ha propiciado problemas.

Las cosas han cambiado. La derecha, lejos de darse la mano y lanzarse en comandita a desalojar a Sánchez y su pandilla basura de la Moncloa, se entretiene en sacudirse collejas que tan sólo favorecen a la izquierda. Así están las cosas. "De una fealdad capaz de hacer recular a la estrellas", diría Borges. Todo gira en torno a una añagaza con vistas a un indefinido horizonte electoral. Problemas de ansiedad. La 'derechita' bien haría en tomarse un valium. Faltan más de dos años para las generales. Paciencia, hermanos.

Santiago Abascal es el más querido en Ceuta
Liberal Enfurruñada. okdiario 28 Julio 2021

En las últimas elecciones generales Santiago Abascal fue el político más votado en Ceuta, recibiendo 11.752 votos que representaron el 35,54% del total, mientras que al partido de Fatima Hamed Hossain, Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), sólo lo votaron 819 personas (2,48%) y al Partido Popular, de Pablo Casado y Juan Jesús Vivas, apenas 7.439, que supusieron sólo el 22% de los votos. Esta Fatima Hamed Hossain a la que casi no vota nadie en Ceuta es la que ha conseguido que el político más apreciado por sus conciudadanos sea declarado persona non grata, porque se lo ha permitido el Partido Popular con su abstención, sin la que tan antidemocrática declaración no habría sido aprobada. Para entender este sindiós hay que profundizar un poco y descubrir quién es este tal Juan Jesús Vivas y por qué Casado le consiente actuar así.

Vivas lleva 20 años como Alcalde-Presidente de Ceuta. Pero en las últimas elecciones a su Asamblea perdió la mayoría absoluta de la que había venido gozando hasta entonces, quedándose en 9 escaños, porque VOX irrumpió con 6. Entonces Vivas decidió que gobernaría en minoría, llegando a acuerdos puntuales con las distintas fuerzas políticas que conforman la Asamblea de Ceuta que son el PSOE, con 7 escaños, el MDyC de Fátima Hamed Hossain, que logró 2 y la Coalición Caballas de Mohamed Mohamed Ali, que consiguió 1. Los presupuestos de 2021, Vivas los ha pactado con el PSOE, que se han convertido en la práctica en sus socios de Gobierno. Y desde su puesto, Vivas no pierde oportunidad de hacerle oposición a VOX, a quienes en realidad considera sus únicos enemigos, por haberle “robado” su mayoría absoluta, pensamiento idéntico al expresado por Pablo Casado en su discurso contra Abascal en la moción de censura a Pedro Sánchez.

Las palabras exactas pronunciadas por Santiago Abascal en su visita a Ceuta, cuando en mayo se produjo la invasión de nuestras fronteras por parte de más de 6.000 inmigrantes marroquíes que fue organizada por las fuerzas de seguridad de Marruecos, fueron: “Ya vemos cuál es uno de los problemas de España, los quitacolumnistas de Marruecos que hace mucho tiempo que viven entre nosotros y que no defienden los intereses de nuestra patria”, en referencia a quienes, desde dentro de la ciudad de Ceuta estaban protegiendo los intereses de Marruecos en su chantaje al Gobierno de España. Y estas palabras tan sensatas que expresan la opinión de la mayoría de ceutíes, son la excusa que le ha servido a Juan Jesús Vivas para asestar un nuevo golpe contra su mayor enemigo, ese que él cree que le está robando unos votos que considera de su propiedad.

¿Y quién es esta Fatima Hamed Hossain a quien iban dirigidas en realidad las acusaciones de Abascal? La líder de MDyC, esa a la que apenas votan 800 ceutíes, es una islamista, xenófoba y antisemita que organiza actos en los que sujeta el altavoz a quienes amenazan de muerte a los judíos y se fotografía orgullosa con el nieto del fundador de los Hermanos Musulmanes. En aquellos días de mayo en los que Ceuta estaba siendo invadida, en las declaraciones de Fátima no hubo ninguna crítica contra las autoridades marroquíes y se dedicó únicamente a exigir a Pedro Sánchez que trasladara a los invasores a la península. Quintacolumnista, promarroquí… llámala como quieras. Lo que está claro en que en Ceuta a Fátima no se la quiere, porque no la votan, y que a quien quieren los ceutíes es al Santiago Abascal al que los de Pablo Casado han consentido que se declare persona no bienvenida. Al charrán o la gaviota del logotipo del PP lo ha convertido Casado en un pollo sin cabeza.

Marruecos incrementa la tensión: la llegada de pateras a Canarias se dispara un 159% en el año
Carlos Cuesta. okdiario 28 Julio 2021

No son sólo Ceuta y Melilla. Si el año pasado el incremento de pateras en Canarias fue la noticia del verano, este año, la llegada de inmigrantes ilegales por mar a estas islas es todavía mayor. Y, todo ello, en plena tensión con Marruecos. Los datos del Ministerio del Interior reflejan que si en 2020 el número de inmigrantes llegados por mar a Canarias fue de 2.804 hasta las fechas actuales, ahora ese dato se dispara muy por encima de duplicarse: llega hasta los 7.263 inmigrantes ilegales con un incremento del 159%.

Los datos alertan a los canarios. Pero no parecen importar a un ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que en su última visita a las islas con motivo de la inauguración de una comisaría aseguró que la policía cuenta con los medios suficientes para poder controlar la nueva avalancha de inmigrantes llegados por mar a Canarias.

Eso sí, el Gobierno ha previsto ya la forma de disimular mediáticamente la oleada y ha preparado más campamentos para hacinar a los llegados en pateras sin que se repitan las imágenes del muelle de Arguineguín del pasado.

Pero los datos son escalofriantes y dibujan un cuadro de absoluto descontrol en la entrada ilegal de inmigrantes. Entre el 1 de enero de 2021 y el 15 de julio del presente año, la llegada total de inmigrantes ilegales a España asciende hasta las 14.737 personas. Con una escalada de un 63,2% con respecto a los 9.031 inmigrantes que llegaron en el mismo periodo de 2020.

Por vía marítima el efecto es aún más destacado: de los 7.711 inmigrantes ilegales llegados a España por vía marítima en ese periodo de 2020, se ha pasado a 13.724, con un aumento de un 78%.

Menos proporción en la Península y Baleares
Los llegados a la Península y Baleares por mar crecen, aunque de forma algo menos escandalosa: un 26,4%. Y es que el grueso del descontrol lo sufren los canarios. Los llegados a las Islas Canarias por mar saltan desde los 2.804 de ese periodo en 2020, hasta los 7.263 del mismo periodo en 2021. Con una escalada descontrolada de un 159%.

En Ceuta esa misma subida por mar es de un 424,2%, mientras que en Melilla los datos no son representativos: pasan de 5 inmigrantes a cero en ese periodo comparado entre 2020 y 2021.

Todo ello se produce en plena tensión con Marruecos. Y bajo la impronta de un Gobierno que disparó el enfrentamiento con ese país tras la asistencia en Logroño al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

El último capítulo mediático de entrada de inmigrantes ilegales se produjo, de hecho, esta semana pasada, cuando un total de 300 inmigrantes de origen subsahariano, según datos de la Delegación del Gobierno, consiguieron entrar a Melilla asaltando la valla fronteriza que separa España de Marruecos. Este salto fue uno de los más numerosos de los últimos años y tuvo lugar a primera hora del pasado jueves en la zona cercana al paso fronterizo de Barrio Chino.

A pesar de que el dispositivo de la Guardia Civil se había desplegado a lo largo de todo el perímetro, 300 subsaharianos lograron saltar la valla. Tres agentes de la Guardia Civil resultaron heridos de carácter leve, dos de ellos como consecuencia de las heridas producidas por los garfios. Y ese salto se quedé en nada comparada con la también reciente invasión de Ceuta por inmigrantes a los que Marruecos permitió la entrada en España.

Insultos y cordones sanitarios: los ataques del PP a VOX antes de la afrenta de Ceuta
SE SUMA A LA DEMONIZACIÓN DE LA TERCERA FUERZA POLÍTICA EN ESPAÑA
https://gaceta.es/ 28 Julio 2021

VOX cree que el PP es «cooperador necesario» en la estrategia [de la izquierda] de demonización y deshumanización de su formación al permitir que su líder, Santiago Abascal, fuera declarado ‘persona non grata’ e ‘indeseable’ en la Asamblea de Ceuta y de que el presidente de esa ciudad autónoma, el ‘popular’ Juan Jesús Vivas, tildara dicha posición de «responsable».

Así, desde VOX sostienen que o el PP reconsidera su «errónea» decisión, la desautoriza «de algún modo» y repara el daño producido por la votación o «no va a poder seguir reclamando ayuda a VOX para aprobar sus propuestas en ayuntamientos o en los plenos autonómicas». Al mismo tiempo, desde la dirección nacional del PP han mostrado un férreo apoyo al presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas. «Lo que necesitamos es más personas como él y menos declaraciones incendiarias», dijo este lunes el alcalde de Madrid y portavoz del partido, José Luis Martínez Almeida.

La de Ceuta no es la primera afrenta del PP a VOX, formación que le permite gobernar en las regiones de Andalucía y Madrid, y en grandes ayuntamientos de España (Madrid, Zaragoza…), mientras Génova colabora (por acción u omisión) con el veto antidemocrático de la izquierda a los casi cuatro millones de votantes de la formación.

«VOX es la ultraderecha de verdad», afirmó el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en enero de 2019. «VOX es tan peligroso para Europa como Le Pen o Salvini», dijo el eurodiputado Esteban González Pons en mayo, un mes después de las elecciones generales en las que VOX logró 24 escaños (siendo quinta fuerza nacional) pero no pudo formar parte de la Mesa del Congreso por el pacto del PP con la izquierda.

Los populares trataron de mantener el cordón sanitario a su único aliado potencial tras las elecciones de noviembre, pero les salió mal. Querían la presencia de Ciudadanos en la Mesa del Congreso, a pesar de que contar con solo 10 diputados, y prefirieron votarles a ellos (aunque no sumaban) en lugar de dar sus votos a VOX. La consecuencia de su veto a VOX fue regalar un puesto más a Podemos en la Mesa.

El PP también votó (con la izquierda) a favor de dispersar a los diputados de VOX (tercera fuerza, con 52 escaños) en el Congreso y de colocar, por tanto, a buena parte de ellos en el gallinero, en la parte menos visible de la Cámara Baja. Además, en febrero de 2020, la formación liderada por Pablo Casado pactó con el PSOE que VOX se quedara fuera todas las presidencias de comisiones parlamentarias.

En octubre, el PP se unió al Frente Popular para rechazar la moción de censura de VOX al Gobierno socialcomunista. En la sesión, Pablo Casado lanzó ataques personales desde la tribuna a Santiago Abascal. «Hasta aquí hemos llegado», declaró.

Antes de las elecciones autonómicas en Cataluña (del 14 de febrero) en las que VOX logró ser la primera fuerza nacional con 11 escaños y el PP estuvo cerca de ser extraparlamentario, Pablo Casado equiparó a VOX con el golpista prófugo de la Justicia Carles Puigdemont y dijo que se trataba de «radicalismos iliberales»… y tres meses después evitó responder a ‘Financial Times’ si consideraba a VOX un partido democrático.

En junio, el PP también se unió al PSOE, Unidas Podemos y el PNV para repartirse los puestos en la ‘Conferencia sobre el Futuro de Europa’ y quitar a VOX el representante que le correspondía.

Ceuta, un ejemplo de la alianza PP-PSOE
El PP rompió en noviembre del pasado año su acuerdo con VOX en Ceuta y pactó los Presupuestos con el PSOE… una decisión «saludable», según Vivas, que aplaudió así que «dos formaciones diferentes, pero no antagónicas», se pusieran de acuerdo «para conseguir la estabilidad política de la ciudad».

Desde entonces el desprecio hacia VOX, partido más votado en las elecciones generales en la Ciudad Autónoma, se ha intensificado. En mayo, tras la avalancha de 10.000 inmigrantes ilegales, el PP firmó una declaración junto al PSOE y a los partidos islámicos contra el derecho de manifestación de VOX…

…y otra en la que equiparaba a agresores y agredidos tras la violencia islamoizquierdista en Ceuta contra la formación liderada por Abascal. «Cada uno es responsable de sus actos», afirmó la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, antes de que el consejero de Medio Ambiente, Yamal Dris, del PP, llamara «sinvergüenza» y «fascista» al portavoz de VOX, Carlos Verdejo.

El Planeta de Podemos
Ignacio Centenera. okdiario 28 Julio 2021

Ahora sabemos que el objetivo no era llegar a la política para intentar cambiarla o mejorarla -y menos al poder, con lo que nunca soñaron-; de lo que se trata es de un constante ejercicio de supervivencia que les obliga a estar en contra de todo.

Los nuevos herederos del comunismo no encuentran su sitio en ningún lugar reconocible, porque en ninguna comunidad proba van a superar su resentimiento y el complejo que les genera su indigencia intelectual y una incapacidad para el esfuerzo que les impide prosperar honestamente. Por eso arremeten contra la organización política o social, la evolución cultural y la creación artística o el hecho religioso. Nada merece ser defendido y todo tiene que ser atacado: la familia, la escuela, la unidad e historia de los países (que no sean comunistas), la lengua, los modelos económicos o los ordenamientos jurídicos y la propia justicia.

Podían explicarles Monedero o Iglesias que hasta en el comunismo libertario se aceptaban algunas reglas básicas, porque, interpretando a Ortega y Gasset, la ruptura total con las normas no lleva al comunismo, sino al caos. Pero lo peor es que en esta huida hacia delante, esos ideólogos de cabecera, que son muy mal intencionados pero que son conscientes de su impostura, han sido superados por atrabiliarios personajes que no tienen freno intelectual para llevar su cuestionamiento un paso más allá. Así es, oyendo estos últimos días a Díaz, a Belarra o a Montero caemos en que no es que no les sirva ninguna institución humana, sino que dan por superado el derecho natural e, incluso, llegan a cuestionar la propia naturaleza del que se deriva.

Podríamos entender que no les valga la solución bíblica, que hasta en la mente de los niños se acepta como un recurso narrativo, pero es que tampoco las teorías científicas de la evolución natural son aceptables. Así, estamos contemplando atónitos que, en su desvarío, se arrogan misiones creacionistas y otorgan y retiran derechos naturales a las personas y a los animales. Un ejemplo evidente es que no aceptan que en los seres vivos con sistemas de reproducción sexual existen los géneros básicos de macho y hembra, que son los que permiten, entre otras cosas, la procreación y la conservación de las especies; también lo es que no aceptan leyes de la naturaleza como la supervivencia -que lleva en ocasiones al uso de la fuerza-, el instinto maternal o la organización gregaria con estructuras jerárquicas. En consecuencia, consideran -e incluso legislan sobre ellas- las cualidades y capacidades naturales como derechos de las personas y, a veces, de los animales.

Pues bien, estos ridículos personajes y sus absurdos planteamientos, que no pasarían de ser mujeres barbudas u hombres elefante que contemplaríamos entre risas y compasión, han encontrado en el mundo actual, y especialmente en España, un apropiado caldo de cultivo que les ha permitido adquirir protagonismo y aun preponderancia.

En primer lugar, nuestra sociedad, poco formada y muy amoral, participa -aunque a veces engañada- en este aquelarre del derecho natural y del propio sentido común. En especial algunos colectivos que son muy vulnerables y a los que convencen de que pueden tener lo que es imposible que tengan. Vuelvo al mismo ejemplo: reconocer el derecho a ser madre a alguien que no sea una hembra humana o animal es como reconocerme a mí el derecho a tener los ojos azules o una lustrosa mata de pelo en la cabeza.

Después, es muy significativo comprobar que instituciones como la Iglesia, que son directamente atacadas, están demasiado preocupadas por que les dejen existir y no dan la lucha con toda su potencia. Quizás lo hacen miembros más modestos, pero la dirección oficial les obliga a defenderse con una mano en la espalda. El Papa, que mal oculta el marxismo jesuítico con una puesta en escena franciscana, no tiene la base teológica y científica de Ratzinger y opta siempre por mensajes buenistas de escasa contundencia. Dios quiera que no tengan que decir lo del poema de Niemöller: “…Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.”

Por último, y perdón por terminar una vez más en el mismo protagonista, como no acordarnos de quien, con su inclusión en el Gobierno, les ha dado visibilidad, poder y recursos, comprometiéndose con la agenda de implantación de sus despropósitos.

En definitiva, ahora ya se sienten con tanta fuerza y tantos medios que se atreven con todo, y no hay obra humana, material o inmaterial, que esté a salvo de ser derribada. Y como no seamos capaces de terminar pronto con este proceso de involución terminaremos siendo gobernados, como en la película El Planeta de los Simios, por una minoría intelectualmente prehistórica, empeñada en aniquilar la obra de una civilización superior.

A los políticamente incorrectos los encarcelarían y les quitarían la voz y, en un apocalíptico final, los supervivientes encontrarán, destruida y semienterrada, la Cruz del Valle de los Caídos, igual que el Coronel Taylor encuentra la Estatua de la Libertad.

Nuevo golpe del Gobierno a las empresas: más burocracia y sin plazo para adaptarse
Los requisitos de información mercantil han sido modificados casi sin tiempo de reacción, con apenas cuatro días de margen.
Diego Sánchez de la Cruz. Libertad Digital 28 Julio 2021

Aunque los impuestos son un obstáculo cada vez más grande para la creación de riqueza, la preocupación de los empresarios españoles no atiende solamente al efecto que tienen los tributos sobre su capacidad para invertir, crecer, contratar y crear riqueza, sino que cada vez está más vinculada al "impuesto en la sombra" que suponen la burocracia y la sobrerregulación.

El ejemplo más reciente de los continuos palos en las ruedas que impone el gobierno al sector privado lo tenemos en los nuevos modelos de cuentas anuales que acaba de publicar el gobierno de Pedro Sánchez y que han entrado en vigor de forma casi automática, sin periodo de gracia para la adaptación y en el peor momento posible. Y es que todas aquellas empresas que no hayan depositado sus cuentas anuales tienen solamente cuatro días para adaptarlas al nuevo esquema.

A priori, parece lógico que se revisen periódicamente los requisitos de información mercantil. El problema es que, al publicarse los nuevos modelos con semejante tardanza, apenas hay tiempo para realizar los ajustes pertinentes. El Consejo General de Economistas, por ejemplo, denuncia que estamos ante "un nuevo obstáculo y una presión más para el mundo empresarial".

El artículo 279 de la Ley de Sociedades de Capital exige que las empresas y entidades sujetas a dicha norma depositen sus estados financieros anuales en el Registro Mercantil un mes después de que las cuentas anuales sean aprobadas. La inmensa mayoría de compañías acometen estos trámites entre junio y julio, una vez ha terminado la campaña del Impuesto de Sociedades.

Pues bien, en un 2021 marcado por la incertidumbre y la crisis económico-sanitaria del coronavirus, el gobierno ha decidido modificar los modelos que deben presentarse, incluyendo nuevos requisitos de información. Y lo ha hecho a finales de julio, dejando un plazo de apenas cuatro días para que las empresas se adapten a este nuevo requisito burocrático.

Así, desde el Consejo General de Economistas no solo consideran que el retraso en la publicación de estos nuevos modelos es un golpe más, sino que subrayan que llega "en un momento muy duro" que aconsejaría evitar "las complicaciones administrativas y los costes de cumplimiento que esto va a suponer, especialmente para las pymes".

El “Generismo” y la preocupante deriva de la Unión Europea
Aquilino Cayuela. https://fundaciondisenso.org    28 Julio 2021

Las ideologías totalitarias (socialismo-comunismo; fascismo; nacionalsocialismo) han sido un producto propiamente europeo: pensado, creado y desarrollado en Europa a través de organizaciones transnacionales.

El socialismo – comunismo aprovechó los movimientos de masas de la convulsa Europa que salía de la primera Gran Guerra para triunfar en Rusia, intentarlo en Alemania y expandirse a través de la tercera Internacional (o Comintern). El fascismo surgió de las mismas cenizas, creado por un socialista desencantado (Mussolini) que embaucó a la Italia de entreguerras y triunfó. Con mayor pureza ideológica el nacionalsocialismo de Hitler se apoderó de Alemania y desde ella inició una guerra imponiéndose en todos los territorios anexionados y ocupados por el tercer Reich, a través del terror y la propaganda. Ahora estamos ante una nueva oleada ideológica, nos encontramos en una versión 2.0 de la implantación totalitaria: el Generismo o ideología de género que se alza nuevamente a un nivel transnacional, sorprendentemente auspiciado por las políticas de la Unión Europea que nos impone sus leyes y modelos formativos a todos sus países miembros.

La imposición ideológica “generista” se asemeja mucho a la anterior “nazificación” y a la “sovietización” europea. El ejemplo lo tenemos en la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, quien con tono de grave amenaza ha lanzado una batería de medidas para penalizar al Gobierno húngaro de Viktor Orbán forzándole a modificar su ley sobre de protección de la infancia por ir contra los “valores europeos”. Del mismo modo se ha presionado al gobierno de Polonia anteriormente. Si atendemos a la ley de Hungría, no solo es una ley legítima de un estado nacional, que debe ser respetado, sino que su objeto es la protección del menor frente a delitos como la pedofilia a través de medidas que van dirigidas a controlar el acceso de los menores de edad a contenidos de pornografía y limitar el adoctrinamiento LGTBI, impidiendo su propaganda “generista” en las escuelas y, así mismo, la difusión de contenidos sexuales en horarios infantiles. Esto ha desatado las iras de la Comisión Europea.

Como contrapunto, sin embargo, he visto estos días en Berlín una publicidad de la Central Federal para la Formación Sanitaria (Bundeszentrale für gesundheitliche Aufklärung -BZgA-) con la siguiente información:

Recomendación de estándares para la formación sexual con la profundización en los siguientes temas:

De 0 a 4 años: masturbación en la niñez temprana.
De 4 a 6 años: autosatisfacción, homosexualidad.
De 6 a 9 años: transito de género, prevención y lujuria.
De 9 a 12 años: orientación de genero.
De 12 a 15 años; todo sobre el tema “sexo”.

Esta propaganda debe ser lo que Ursula von der Leyen, destacada política de la derecha liberal alemana (CDU) considera como “valores europeos” sin percibir que tales recomendaciones no son más que medidas e imposiciones de “nazificación-sovietización generista” que crecen se propagan y se imponen bajo su amparo.

Es sorprendente que la derecha demo liberal no perciba el peligro totalitario del Generismo que ha suplido el vacío dejado por el hundimiento de la ideología marxista (trasnochada desde los acontecimientos que en 1989). El arcoíris es rojo por dentro con estrella de cinco puntas y hoz y martillo cosido a su tela, también el violeta es rojo en su reverso, pues las vacías expectativas marxistas y sus dogmas han sido sustituidas por el Generismo. Ideología de perfil bajo con su cientifismo de extraña mezcla entre creencia fanática y pseudo-ciencia, por supuesto, opuesto radicalmente a la ciencia auténtica y natural: a la biología.

La vieja lucha de clases transfigurada y refractada en arco iris, de ahí que insista en “nazificación” o “sovietización” de imponer leyes y pautas acompañadas de coerción legal y penalización para acallar al disidente de su argumentario irracional e impositivo, porque solo a través de la propaganda y la represión se puede silenciar a la razón y al buen sentido.

La Alemania tan bien dibujada por Hans Fallada en su novela Solo en Berlín es la atmósfera social a la que no quieren llevar los “generistas” y sus cómplices demo liberales en muy poco tiempo.

Sólo si la gente buena y sencilla, aquellos quienes “el buen sentido” les suscite la sorpresa, la perplejidad, la preocupación y, más allá, la resistencia para confrontarse contra esta corrupción ideológica, haremos que aun no sea demasiado tarde, recuperamos aquello de Edmund Burke de: «para que mal triunfe, sólo es necesario que los buenos no hagan nada».

¿Acaso la Unión Europea sea la nueva “tercera Internacional” o el nuevo “tercer Reich” que impone y amplifica la progresión del nuevo totalitarismo “generista” para el adoctrinamiento de los niños bajo un fanatismo pansexualista?

Escandalizarse e indignarse y no ver más que corrupción en la pretensión de hablar a “niños de los 0 a los 4 años de masturbación” “de “6 años de más masturbación y homosexualidad”, y así progresivamente, es la más natural. Pero la ideología tiene un fin primordial: la desnaturalización. Porque lo peor de esta política neo-totalitaria (cierto que no hay ni racismo, ni lucha de clases) es que hay un elemento mucho mas siniestro y peligroso: Una auténtica “nazificación o sovietización ideológica” de la infancia en su vida íntima, en lo más privado y personal. Hay, además, un afán de usurpar a los padres la potestad de formar en conciencia a sus hijos y de arranca el principio de subsidiariedad de la sociedad entera. Nunca las leyes y las políticas se habían atrevido a tanto inmiscuyéndose en la intimidad y privacidad de los niños y los jóvenes. para imponer su distopía de “desnaturaliza el sexo” extirpándolo de su mundo propio, que el ámbito afectivo, psicológico y moral, con vistas a politizarlo.

La fuerza de toda ideología reside en crear un conflicto mayúsculo y para ello encuentra siempre una víctima con quien vincular emocionalmente al ideologizado y un opresor y culpable. La víctima ha de ser un oprimido de largo recorrido, que ya no es la clase trabajadora (del comunismo) ni si quiera la mujer (feminismo) sino algo más abstracto y amplio: una feminidad holista en todas sus formas, orientaciones, posibilidades y tendencias “performativas” (algo así como posibilidades de cambio. Tal feminidad, que va desde la mujer hasta lo queer, es una víctima que ha sido terrible e inmemorialmente avasallada y vejada por el dominio patriarcal y machista, ahora el opresor es un machismo en sentido amplio y abstracto (que comprende el patriarcado, la heterosexualidad como normalidad, la moral religiosa judeocristiana). Un gran culpable de la subyugación y alienación de lo femenino, lo gay, lo queer, etc. Así, si se conocen las leyes de formación del género, para liberar a quienes sufren discriminación y desigualdad es necesario revertir (revolución radical) a través de la transvaloración de normas, leyes y parámetros culturales para tomarse revancha de aquella opresión inconmensurable.

¿Estamos o no, señores demo liberales de derechas, ante una ideología con fines totalitarios? ¿A dónde nos quieren ustedes llevar? ¿Qué futuro les espera a nuestros hijos y nietos bajo este tipo de imposiciones de género que afectan a su intimidad más profunda, estados de conciencia y relación con su propio cuerpo?

Sin gobiernos como el de Hungría, Polonia, Eslovaquia o República Checa y conservadores que, en España, en Alemania, en Francia, en Italia, buscamos otra dirección de Unión Europea, viendo que la actual dirección nos arrastra al lodo ideológico, de modo muy semejante a como la Sociedad de Naciones, de entreguerras perdida en sus frivolidades (maravillosamente descritas por Albert Cohen en su novela Bella del Señor) arrastró a Europa a una deriva que llevó al peor de sus conflictos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La mesa del apartheid

Sergio Gómez-Alba. Vozpopuli 28 Julio 2021

Un amigo madrileño me preguntaba hace unos días: “¿Cómo se sienten los constitucionalistas en Cataluña?” Dedúzcanlo ustedes.


En la Mesa de Diálogo Gobierno–Generalitat, el Ejecutivo de Sánchez está representado, pero no el conjunto de los socialistas ni el Partido Popular, Ciudadanos, Vox y otros. Por parte de la Generalitat están Esquerra Republicana, Junts per Catalunya y la CUP. En las ultimas elecciones al Parlament estas fuerzas fueron votadas por 1.400.000 ciudadanos de los 5.600.000 que componen el censo. Por tanto, no es exageración calificarla como la mesa del “apartheid”, que en afrikáans significa “separación”. ¿Por qué estas conversaciones no se llevan a cabo en el seno del Parlament, que representa a todos los partidos? La respuesta es “porque no queremos”.

No es una novedad en Cataluña: en la elaboración del estatuto de 2006 se excluyó al PPC, dado que el propósito era hacer un texto que desbordase la Constitución y el PPC era una piedra en el camino. Luego, los excluyentes con pretensiones de constituyentes, se escandalizaron de que el PP recurriese al Tribunal Constitucional la norma. Parece ser que se quería que los excluidos tragasen el acto de unilateralidad.

Como el PSOE había suprimido el Recurso Previo de Inconstitucionalidad, el TC“cepilló” algo ya votado por las catalanes. Gran escándalo seguido de la acusación de que el PP había roto el pacto constitucional; de hecho, ya lo habían roto en el Tinell. Dicen que fue el inicio del Big Bang independentista.

Más tarde nos enteramos de que existe el derecho a decidir, que era posible la independencia unilateral sin violencia, el apoyo de la Unión Europea y en contra de la mayoría de los catalanes especialmente de los de Barcelona; que la democracia, expresada en un simulacro de referéndum, está por encima de las leyes y que ese día, en el que hubo personas que votaron cinco veces, otorgó un mandato.

Supimos que la presidenta del Parlament, señora Forcadell, permitió el aquelarre del 6-7 de septiembre, previa admonición de los letrados, porque lo creía injusto. Pregunten a los que pagan el Impuesto de Patrimonio si les parece justo...También la actual presidenta, señora Borràs, nos advirtió que Cataluña tiene soberanía propia y que ella está presta a defenderla.
Uso del dinero público

Escuchamos que la Justicia persigue y juzga creencias. Abundando en el argumento, el señor Artur Mas dice, respecto al Tribunal de Cuentas, que persigue la muerte y la ruina de unas personas por sus ideas que nunca cambiarán. Parece ser que el dinero público utilizado a gusto del que lo administra es también una nueva y legítima idea.

Recientemente el vicepresidente de la Generalitat, señor Puigneró, nos ha informado de que el 52% de la población catalana, 7,5 millones, es independentista. Se olvida que él está allí porque le votaron 1,4 millones. Para qué seguir con estos...
La posición de los prelados catalanes

Muchos se han indignado con las manifestaciones de algunos empresarios. En esas reuniones unos están por devoción -ellos sabrán por qué- y otros por obligación. Lo que sí resultaría interesante es conocer al detalle la lista de los invitados del presidente Sánchez al famoso acto en el Teatro del Liceo, no por ánimo vindicativo sino para saber de qué estamos hablando. En cualquier caso, no creo que señalándolos disminuya la desafección a España de los que la tengan.

En cuanto a los obispos catalanes, monseñor Setién ya nos dejó dicho que no está escrito que un padre esté obligado a querer a todos sus hijos por igual. No creo que esa sea la posición de la mayoría de los prelados catalanes. No obstante, cuando defienden el perdón sin arrepentimiento, en busca de la concordia, alguna gente sencilla pensará que ya están tardando en dar instrucciones a sus párrocos indicándoles que administren la absolución a los feligreses que no se arrepienten de sus hechos. Además que sostengan que el pecado no existe, buscando así la creación de un clima propiciatorio para su acercamiento a la Iglesia y la convivencia fraterna. No creo tampoco que convenga tomar nota porque en España sabemos desde hace tiempo que la carne de cura es muy indigesta especialmente para los políticos.

A los constitucionalistas catalanes les gustaría saber que aquellos que no piden perdón pero sí olvido renuncian a eslóganes tan venenosos como el de “ni olvido ni perdón”

Sin embargo, a los constitucionalistas catalanes les gustaría oír que la concordia también ha de buscarse desde el soberanismo y que estudian indultar socialmente a todos los que han marginado y arrebatado sus derechos por creer en las leyes, que, al ser iguales para todos, son buenas para la sociedad. A los constitucionalistas catalanes les gustaría también escuchar que pueden optar a un empleo público sin problema, concurrir a una oposición sabiendo que tienen alguna posibilidad de ganarla. A los constitucionalistas catalanes les gustaría saber que aquellos que no piden perdón pero sí olvido renuncian a eslóganes tan venenosos como el de “ni olvido ni perdón”.

¿Y ahora? Es preciso hacer lo que el Estado no ha hecho en su lento sometimiento a las presiones nacionalistas y revertir una serie de cosas. Lo más importante es movilizar a los votantes catalanes para llevarles a la convicción de que su voto va a servir para cambiar las cosas. La mayor abstención en las últimas autonómicas se produjo en las zonas donde antes se votó Cs. El PPC pasó de 19 diputados a 2.

No vale decir que España no va a abandonar a los catalanes opuestos a la independencia, y que tantas veces han sido abandonados y utilizados. Hay que convencerles y que confíen en nosotros.

Sánchez, el ‘vendepatrias’
OKDIARIO 28 Julio 2021

Una manera de contentar a los golpistas catalanes es cederles la gestión del aeropuerto de El Prat y del Puerto de Barcelona, infraestructuras que generan al Estado importantes beneficios y que, en manos de la Generalitat, supondrían un balón de oxígeno para las mermadas arcas de Cataluña. La nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ya tiene las carpetas sobre la mesa para estudiar un traspaso con el que aliviar la presión del separatismo al Gobierno socialcomunista. El Ejecutivo quiere compensar económicamente a la Generalitat sin tener que recurrir a beneficios fiscales, algo que, sin duda, provocaría el enfado de otros territorios, especialmente Madrid. Sánchez es consciente de que los premios fiscales a Cataluña encontrarían la respuesta firme de Isabel Díaz Ayuso, a la que, desde el 4M, le tienen más miedo que a un nublado, visto el poder de convocatoria de la jefa del Ejecutivo madrileño. Para garantizarse el apoyo de los sediciosos y mantenerse en La Moncloa, Sánchez está dispuesto a jibarizar el Estado.

El traspaso de la gestión del puerto y el aeropuerto es una manera de ir ganando tiempo, aunque el Gobierno socialcomunista es consciente de que el separatismo lo que quiere es acordar un referéndum de secesión. La alternativa que ofrece Sánchez es una consulta sobre las bases de los acuerdos que salgan de las reuniones entre el Ejecutivo y la Generalitat, una vía intermedia que no satisface a los golpistas.

En definitiva, entramos en una fase en la que Sánchez tiene que ir ganándose su continuidad en La Moncloa con algo más que gestos. Los indultos marcaron el principio de una etapa en la que el Ejecutivo va a entregar a los golpistas todo lo que esté en sus manos. Sánchez es un ‘vendepatrias’ sin escrúpulos y los golpistas saben que lo que queda de legislatura es una oportunidad para sacar tajada de la debilidad de un presidente dispuesto a entregar a los sediciosos la dignidad de España y de los españoles.

Casado y la paradoja de Vox
Gabriel Sanz. Vozpopuli 28 Julio 2021

Cuanto más se empeña el líder del PP en distanciarse de Santiago Abascal más certifican los sondeos, todos, que sólo llegará a La Moncloa con el apoyo del partido de extrema derecha

Abascal ataca a Casado mientras 'mima' a Ayuso tras las elecciones de Madrid

Ya puede desgañitarse Pablo Casado haciéndonos creer a voz en grito que su centrismo es inmarcesible y lo suyo con Santiago Abascal un amor imposible, que las encuestas, todas, son tozudas: el PP solo llegará a La Moncloa con el apoyo de Vox a su investidura porque la desaparición de Ciudadanos como bisagra de la política ha tenido ese efecto; clarificar el panorama de la forma que menos gusta a Casado… y a Pedro Sánchez.

Dicho de otra manera, una vez el hoy presidente del Gobierno y el ya retirado por el voto de los españoles -que no se lo perdonaron- Albert Rivera tomaron en abril de 2019 la extraña decisión de desperdiciar aquella ocasión de centrar el país y recuperar la estabilidad institucional perdida sumando sus entonces 180 diputados -123 socialistas y 57 naranjas-, los extremos no sólo cuentan, deciden sobre España. Esto es lo que hay, dirán ustedes. Pues sí. Al menos hasta que los dos grandes espadas de la política logren que vuelva, si vuelve, ese bipartidismo imperfecto que dirigió mal que bien este país hasta 2015.

Igual que el presidente del Gobierno sabe que dos más dos son cuatro y, por más que intente disimular, o pacta los presupuestos para 2022 con su vicepresidenta Yolanda Díaz y Unidas Podemos al precio que ellos -y ERC, PNV y Bildu, ojo- pongan o se acabó la legislatura, Pablo Casado y su entorno también son conscientes de que, o pacta con Vox o nunca llegará a La Moncloa en este ciclo político que le ha tocado vivir. Otra cosa es que dediquen todos sus esfuerzos a disimularlo.

Bien es cierto que, por mucho que cacareen, a la hora de la verdad esos extremos del arco parlamentario se encuentran en un callejón sin salida, como se ha podido ver en Madrid con una Rocío Monasterio menguante en votos y rendida a la evidencia de que tenía que investir gratis et amore a Isabel Díaz Ayuso o el partido del corazón verde desaparecería en las siguientes elecciones autonómicas, en 2023.

Pero el presidente del PP debe tener en cuenta un factor no menor que le deja en inferioridad de condiciones: su rival, Sánchez, es quien tiene la potestad de convocar elecciones y ha decidido no pulsar el botón nuclear hasta dentro de dos años. En política eso es mucho tiempo a disposición de Santiago Abascal para complicarles la vida a Casado y al PP en Ceuta, en Madrid, Andalucía, Murcia o donde se lo pongan a tiro.

El PSOE, y en particular su líder, necesitan recobrar la compostura tras la deriva en la cual han entrado por el fiasco de las mociones de censura en Murcia y Castilla y León con las que pretendían apuntillar a Casado tras el sorpasso de Vox al PP en Cataluña el 14 de febrero, y, sobre todo, por el desastre electoral socialista el 4 de mayo en Madrid; una alarmante deriva que ha llevado en última instancia a Pedro Sánchez a coger el toro por los cuernos y protagonizar el cambio de gobierno más profundo de cuantos se han hecho en democracia durante las últimas décadas.

Le saldrá bien o mal está jugada al inquilino de La Moncloa pero, de momento, gana tiempo y provoca de rebote que, hasta el momento en que Abascal tenga que plantearse en su caso la disyuntiva que tuvo Monasterio hacia Ayuso, se las haga pasar canutas a Casado, le incomode, meta ruido en la derecha política y mediática.

No me refiero sólo a esas escaramuzas parlamentarias en el Congreso o en los tribunales entre PP y Vox a cuenta de protagonismos varios de las acusaciones particulares en casos de corrupción; me refiero a la tentación de Vox por forzar un adelanto electoral en Andalucía este otoño, que les dejaría como socios únicos e indispensables de Juan Manuel Moreno Bonilla, y a la presión mediática sobre Casado para que se moje y presente una moción de censura, posibilidad una y otra vez rechazada por éste.

Sí, pueden hacérsele muy largos al inquilino del despacho principal del edificio de la calle Génova estos dos años de jamón York del sándwich que le intentan hacer Pedro Sánchez y Santiago Abascal con escaso éxito, de momento, pero bien harán los populares en dejar clara de forma indubitada su proyecto alternativo para España. No vale solo con hacer oposición, ir a rebufo, y ponerse de perfil ante temas incómodos, se llamen Eutanasia, Memoria Histórica o política económica solo por no incomodar a su electorado más próximo a Vox… porque puede ahuyentar a los huérfanos de Rivera en toda España, que no viven todos como en los PAU madrileños que votaron castizo a Ayuso.

A Casado le hace falta tener listo este septiembre, para el inicio de curso político, un proyecto reconocible en tres o cuatro de sus propuestas, como el que en su día necesitó José María Aznar para derrotar en 1996 al todopoderoso Felipe González -desaparición del servicio militar, la denostada mili, incluido- porque él no va a tener la suerte de la que dispuso Mariano Rajoy con el colapso inmobiliario y bancario que se llevó por delante al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y a su sucesor en las elecciones generales de 2015, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Como señala gráficamente un veterano y estrecho colaborador de quien fue refundador de la derecha democrática, “Casado tiene que dejarse de rodeos, de perder tiempo en contar todas las propiedades y virtudes de nuestra maleta (el PP) y vendérsela de una vez y mejor a los españoles, animando a que quieran hacer el viaje con él, no con el PSOE. Lo que pasó con Ayuso es diferente. Para empezar, ella estaba en el poder y se enfrentaba a una reválida no prevista, fruto de una elección a mitad de mandato, muy especial, en una sola urna y sin alcaldes. Eso no se repetirá ni en las autonómicas de 2023 ni, mucho menos, en las generales”.

Tenga o no razón esta fuente, cuando el PP gane al PSOE es más que previsible que lo haga por la mínima dada la fragmentación del espectro político y, además, la experiencia indica que echar a los inquilinos de La Moncloa es muy difícil. Son ellos los que se van (el único, Aznar) o les van los españoles con su voto, pero, parafraseando a Espronceda, podría decirse que con 74.000 millones de euros de fondos europeos por banda, viento en popa a toda vela con la pandemia como triste recuerdo, Pedro Sánchez tiene no poco ganado de antemano para dar la vuelta a unos sondeos en los que el PP ha puesto toda su confianza; de momento son solo eso, encuestas, cambiantes como el viento de la opinión pública.

Extrema derecha
Nota del Editor 28 Julio 2021

Ya se quejó Cicerón con "quousque tandem abutere, Catilinam,  patientia nostra". Que pesadez con eso de la extrema derecha, en todo caso habría que decir extrema constitución, porque Vox defiende que se cumpla la constitución, aunque ahora ya habría que decir extrema unción, España camino de la extinción

Vox, afortunadamente para España y los españoles, ha llegado para quedarse. El Partido Podrido ha demostrado en demasía que tiene que desaparecer, y la única esperanza está en que los daños colaterales sean mínimos, y que añadidos a los terribles y devastadores daños directos del PSOE, comunista y separatista, puedan los españoles de bien defenderse de tanta maldad y recuperar España.

¿Qué hacemos con ellos?
Emilio Campmany. Libertad Digital 28 Julio 2021

Habría que sellarles el ombligo con cera hirviendo para que dejen de mirárselo.

Son frecuentes los debates entre votantes de PP y Vox. Los primeros suelen justificar su fidelidad con argumentos pragmáticos. A los segundos les gusta apelar a los principios ideológicos. La verdad es que ambos partidos defienden poco más o menos lo mismo. La diferencia estriba en que unos están dispuestos a transigir, quizá en exceso, y a los otros les gusta ser inflexibles, quizá en demasía. Por otra parte, es relativamente frecuente que un votante del PP, desengañado ante tanta inanidad y estulticia, se pase más o menos momentáneamente a Vox. Como no lo es menos que algunos electores de Vox, agobiados por tanta rigidez ideológica, se decidan más o menos circunstancialmente por el PP. El caso es que las encuestas, salvo las muy manipuladas de Tezanos, no paran de dar buenas noticias a ambos grupos de electores, que hoy por hoy ganarían a Sánchez y a sus socios comunistas, golpistas y filoetarras en unas elecciones generales.

Pero la derecha siempre es cainita, caciquil y de campanario. Incapaces de sobreponerse a su ADN, sus dos líderes prefieren disputarse ese electorado que en parte podría, según las circunstancias, votar a uno o a otro. Cuanto más se desgaste Sánchez a consecuencia de sus inconfesables compromisos, mejor. Cuanto más se le vea protegiendo a las dictaduras comunistas de Venezuela y Cuba, mejor. Cuanto más incongruente sea gestionando la pandemia, mejor. Cuanto más ceda a sus deletéreos socios, mejor. Cuanto más haga el ridículo por el mundo, mejor. Eso garantizará aparentemente la victoria y permitirá a Casado y a Abascal dedicarse, en vez de a la penosa labor de denunciar todo lo anterior, al excitante deporte de arrearse bastonazos para convencer al conservador de que siga votando al PP por exigencia de la Ley D’Hondt o a ese liberal de que vote a Vox por haber sido varias veces traicionado.

No se dan cuenta de que, para ganar unas elecciones y poder gobernar, es necesario que te vote muchísima gente que necesariamente ha de ser de muy distinto pelaje ideológico, incluidos algunos socialdemócratas que estén horrorizados de ver con quién pacta nuestro presidente del Gobierno. Y la mejor manera de convencerles de que no les queda otro remedio que seguir votando a Sánchez es decir y hacer las cosas que hacen y dicen Casado y Abascal para perjudicarse mutuamente. Es verdad que uno será más culpable que otro. Es cierto que uno será más testarudo que otro. Es seguro que uno será más electoralista que otro. Y es evidente que uno será más responsable que otro. De hecho, puede ser entretenido y ameno debatir acerca de cuál de los dos tiene menos luces. Pero, mientras tanto, la oportunidad de librarnos del peor presidente de Gobierno de la democracia española (un título notable, si se tiene en cuenta lo que hicieron Zapatero y Rajoy) se irá disolviendo lentamente como un terrón de azúcar en el café frío. Habría que sellarles a los dos el ombligo con cera hirviendo para que dejen de mirárselo.

Apoyar a Vox y que el PP termine con su harakiri

Nota del Editor 28 Julio 2021

Si queremos seguir siendo españoles, al menos como en alguna ocasión anterior, tenemos que conseguir que España pierda de vista a los comunistas y separatistas. Como el dr cum fraude ya ha destrozado al PSOE, aunque ha creado la hidra de 7 cabezas y un cabezón lleno de odio y desprecio a España, solo falta que Casado termine de destrozar al Partido Podrido.


Recortes de Prensa   Página Inicial