AGLI Recortes de Prensa   Sábado 31 Julio  2021

Los balances triunfalistas de un sociópata zumbado
Rafa Gallego. okdiario 31 Julio 2021

Las encuestas no manipuladas dan mayoría a la suma de PP y Vox en futuras elecciones, lo que permite soñar con sacar de La Moncloa al sociópata que se ríe de las normas y de los jueces. Sin embargo, el presidente de la ciudad autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas, quiere arruinar nuestros sueños. Se ha permitido insultar a Abascal y le declara persona “non grata”, latinajo que atenta contra el artículo 19 de la Constitución: “Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional. Este derecho no podrá ser limitado por motivos políticos o ideológicos”. El del tufo socialcomunista y promarroquí debería leer el artículo 19 antes de cometer otras idioteces.

Dimitir sería una salida noble a su torpeza, pues ha metido en un feo lío a su jefe, Casado. Tras aquel infame discurso del líder del PP en el Congreso -que no venía a cuento, ni nadie esperaba- contra el líder de Vox, tiene una ocasión de oro para desagraviar a Abascal. La mejor solución sería destituir a Vivas. El PP, aparentemente serio, no puede tolerar que le crezcan los enanos. Es preferible el Casado que planta cara a Sánchez, cuando el papanatas asegura que “España lidera la recuperación” y le argumenta con razones válidas que “ha destruido la economía”. Para llegar a La Moncloa, habrá de contar con los votos del partido más votado en el feudo ceutí, el de Abascal. Vivas es un estorbo y el toro, un Ferrari.

El sociópata zumbado ahora se dedica a hacer balances triunfalistas, tan falsos como él. Su última perla reza así: “España tiene medalla de oro de la vacunación”. Aprovecha las Olimpiadas para mentir. Es recurrente y confunde el ingenio con el plagio. Estando la pandemia totalmente descontrolada, por la nefasta gestión que ha hecho de la misma, se toma tres semanas de plácidas vacaciones, agotado de engañarnos sin cesar. Y nos abandona en la cresta de la quinta ola, jurando tenerla bajo control, mientras el gran emergenciólogo César Carballo ve un incremento en sus niveles de contagio, debido a la propagación de la variante delta y anuncia la llegada de nuevas olas. ¿A quién creer, a un zumbado que no tiene ni pajolera idea de lo que es este maldito virus, ni le importa, o a un famosísimo experto, que sabe absolutamente todo sobre el Covid?

Tras haber hecho el ridículo en Europa y América, el sociópata se ha ganado un retiro. Ojalá lo estire mucho y no vuelva nunca. Porque todo aquello que toca Sánchez se convierte en una inmensa ruina. El maniquí, además de inútil, es gafe.

Están desesperados
OKDIARIO okdiario 31 Julio 2021

Cómo estarán de desesperados -las encuestas siguen reflejando que el PSOE está en pleno declive electoral- que los socialistas se han propuesto como objetivo prioritario rebajar la edad de voto a los 16 años. Si a esto le añadimos el hecho de que el PSOE también pretende que puedan votar los inmigrantes con permiso de residencia y sin nacionalizar, la conclusión es clara: el socialismo busca a la desesperada nuevos caladeros de votos, habida cuenta de que en los actuales no consigue pescar. Es cierto que la izquierda, desde hace años, se ha mostrado partidaria de rebajar la edad de voto, para compensar que la población de mayor edad es más conservadora, pero ahora parece decidida a lograr sus objetivos. Su argumento es que 10 millones de votantes con más de 65 años desequilibran demográficamente el sufragio universal, pues con el modelo actual casi un millón de jóvenes con 16 y 17 años quedan discriminados.

La propuesta ha sido una solicitud histórica de las Juventudes Socialistas y ahora podría ser debatida en la subcomisión de la Comisión Constitucional que, en marzo, se creó en el Congreso de los Diputados para estudiar posibles cambios en la ley electoral. Parece evidente que tanto rebajar la edad legal para votar como permitir el sufragio a los inmigrantes no nacionalizados responden a un interés meramente «partidista», porque el socialcomunismo echa cuentas y los números no le salen.

El problema de la izquierda es su falta de capacidad de seducción. No se resuelve bajando la edad electoral, sino con políticas eficaces. ¿O es que Pedro Sánchez piensa que los jóvenes de 16 o 17 años votarán en masa al socialismo? En las últimas elecciones madrileñas, Ayuso logró el 30% de los votos entre los jóvenes de 18 y 24 años, mientras el PSOE no llegó al 10%, lo que demuestra que el socialismo tiene un problema para ganarse el apoyo de las nuevas generaciones de votantes. Podrán rebajar la edad legal para votar a los 14 o los 12 años que dará igual. El problema, no nos engañemos, es Pedro Sánchez.

España, madrina del comunismo
Javier Somalo. Libertad Digital 31 Julio 2021

Sanchinflas volvió de su gira audiovisual sin ser recibido por nadie remotamente cercano a Biden. Según nuestro presidente, no iba a eso, que si no… Pero el caso es que la administración estadounidense sí ha querido dirigirse al gobierno de España. Empieza a dar miedo tanto comunismo.

De entrada, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, telefoneó al nuevo ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, para felicitarle por sustituir a Arancha González Laya, la de las "gangas" chinas, en la cartera de Exteriores y, de paso, para ver cómo anda España respecto a Cuba, Venezuela o Nicaragua. Blinken buscaba aliados firmes para aumentar la presión internacional —al modo demócrata— contra el régimen de La Habana y su acelerón represor, pero también para poner en común la necesidad de elecciones de verdad en Venezuela o "las preocupaciones" en torno a Nicaragua. ¿Sabrá Blinken que Top Gun Sánchez va en Falcon gracias, entre otros, a un partido bolivariano que tenía despacho y sueldo en el Palacio de Miraflores y que lloró amargamente las muertes —en la cama— de sus comandantes Hugo Chávez y Fidel Castro?

En todo caso, parece que Supermán no está por la labor de afear a los comunistas —su vicepresidenta lo es—sus maneras. Ya se sumará a lo que diga la Unión Europea, que en esto ya se sabe que es muy eficiente y, por lo tanto, jamás hará cosa que pueda incomodar a los "gorilas" americanos, nada que pueda cambiar el origen asumido de la infamia: que todo está justificado. Que la guerrilla como credo, el terrorismo como bandera, el narcotráfico como banco central y, por supuesto el comunismo represor como única forma de gobierno son una respuesta lógica porque ellos vivían en paz con la Tierra y con sus semejantes —¿sin esclavos, sin torturas, sin genocidios, sin sacrificios ajenos?— hasta que llegaron los sanguinarios invasores, españoles principalmente.

Y así, parece que Europa acepta y hasta promueve que América se llene de caudillos, más o menos manejables, que se conjuran en una eterna venganza impune contra el resto del mundo por haber violentado su salvaje y ancestral armonía. Y España, ayer callada y hoy encantada de convertirse en su aeropuerto. En breve cambiaremos las horrorosas y capitalistas bases americanas por bases bolivarianas sostenibles. Al tiempo.

Lo de Blinken ha caído en saco roto pero esta semana hubo más contactos y referencias algo más molestas del entorno de Washington con el de Pedro Adonis. Es el caso del senador Robert Menéndez, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, y que este miércoles se dirigió a España durante un discurso ante el Pleno en el que se explicaban las medidas que debe tomar el gobierno de Estados Unidos para apoyar la democracia en Cuba.

Recordó el senador que veinte países se habían unido a EEUU para reprobar la escalada represiva de Díaz-Canel y lamentó la sonora ausencia de España, además de otros países como Canadá o Alemania:

"¿A España le importan más las inversiones hoteleras que los derechos humanos del pueblo cubano? ¿Les importan más los negocios en la isla que la libertad y la democracia del pueblo oprimido?".

Eso sí, Bob Menéndez, de padres cubanos, dice que no habrá intervención militar en Cuba por el simple hecho de que hasta ahora no la ha habido.

"Ni los más anticomunistas… Reagan, ni Bush, ni Trump, nadie ha considerado eso, así que vamos a dejar eso a un lado porque eso es lo que quieren los fidelistas, quieren promover eso… que hay una intervención militar".

No hacer algo porque no se ha hecho antes es un argumento de lo más condenatorio que tendría a la humanidad en las cavernas, pero al menos Bob Menéndez quiere llamar la atención contra el castrismo y rechaza de plano la Leyenda Negra, cosa de la que rehúyen siempre Rodolfo Valentino y su variable pandilla de La Moncloa.

Otro senador, el republicano y habitual anticastrista Marco Rubio, también lamentó que España no estuviera en la condena a la dictadura cubana. Qué curioso, un gobierno que hace una Ley de Memoria para condenar una dictadura que terminó en 1975 se escabulle de levantar la voz contra otra que lleva viva 62 años. A Marco Rubio no le extraña como tampoco le engañan demasiado las apariencias del gabinete Biden, cortitas de miras por no parecer republicanos. Pero tocaba llamar la atención a España, que ni eso disimula, y Rubio no ahorró gravedad:

"A todos aquellos que creen y tienen fe en la comunidad internacional, y todavía tengo la esperanza de que algún día esta vuelva a funcionar, díganme, ¿dónde está España? ¿Dónde está la UE? ¿Dónde están todos estos países que durante años han dado amparo y protección al régimen cubano y condenado a América?".

España y la UE están donde acostumbran desde hace muchos años respecto a Cuba y otras dictaduras: en el silencio y la ceguera que dan paso a la admiración y la colaboración necesarias. Años 30 otra vez.

Cae Perú. Narcotráfico, terrorismo… comunismo
Parece claro que España hace las cosas complicadas en el seno recóndito de la UE y no es capaz de decir ni pío cuando le preguntan sobre dictaduras asimilables, que es casi como si se le pidiera que condenara su futuro.

Sí hablan, en cambio, del nuevo amanecer peruano. El del sombrero chotano viene del campo y es un tipo genial y sencillo que, como dice Monedero, gobierna "para los de abajo". Otro Fidel, Raúl, Hugo, Nicolás, Evo… Pedro Castillo. No falta el narco, ni el terrorismo, ingredientes ya fundacionales del nuevo comunismo indigenista que odia a muerte a España y a EEUU y lo reconoce en la toma de posesión con el rey Felipe VI de invitado obligado por el gobierno socialcomunista español.

En el detallado y certero despliegue informativo y documental elaborado por Libertad Digital se puede atisbar lo que les espera a los peruanos de bien, nada que no sepan ya, y lo que nos aguarda a todos si esta variante vírica sigue descontrolada, consentida y agasajada en Europa. Vladimir Cerrón, secretario general de Perú Libre, es el bulldozer que eliminará cualquier obstáculo por democrático que sea, o precisamente por eso. Para qué un Parlamento si está la calle, que es el poder paralelo, que no requiere recuentos ni pérdidas de tiempo. Guido Bellido Ugarte, admirador de Fidel Castro y sincero divulgador de sus homofobias más revolucionarias, defensor de Sendero Luminoso será primer ministro de este peligroso gobierno. España, oficialmente, lo ha bendecido. Unos por obligación y otros por auténtica devoción.

Cuba, Venezuela, Nicaragua, Perú… Nos piden firmar contra un cambio climático que, de existir, no se pararía porque nos empeñáramos. Pero nadie quiere luchar contra el comunismo, que es tan real como dañino y que sí está en nuestras manos eliminar. Provoca más muertes y mucho más indignas y está ahí, a la vuelta de la esquina, donde lleva más de cien años. El comunismo no se irá, hay que echarlo de todas partes, también de la España cómplice. Si no lo hacemos, sufriremos todos sus rigores.

Madre Patria e identidad
EDITORIAL. https://gaceta.es  31 Julio 2021

Cualquiera que levante unos cuantos años conoce algún paniaguado que ha convertido en fe irracional la leyenda negra del descubrimiento y la conquista española de América. El relato deformado hasta la falsificación de los hechos y hazañas que los españoles de uno y otro lado del Océano protagonizaron durante siglos, es hoy el motor esencial de un movimiento indigenista capturado por el Foro de Sao Paulo y el castrochavismo.

El problema esencial es que los paniaguados y los indigentes intelectuales son los que ahora detentan el poder, en buena parte por el fracaso de las elites gobernantes que, como dice el director de la Fundación Disenso, Jorge Martín Frías, en la entrevista que hoy publicamos en La Gaceta de la Iberosfera, contemporizaron con las ideas de la izquierda y allanaron el camino a la ruina, es decir, al comunismo hispanófobo.

Nada como el discurso de posesión del nuevo presidente peruano, Pedro Castillo Terrones, para ejemplificar hasta qué punto se consiente la falsificación de la Historia y el insulto a tantos españoles, de aquí y de allí, que hicieron de Perú, y de toda América, una parte esencial de la obra magna de la Hispanidad. Que Castillo se atreva a despreciar y atacar esa obra delante del Rey de España no es lo esencial, sino que retrata la impudicia en la que se mueve la izquierda cuando se trata de manipular la Historia.

El revisionismo histórico para acomodarlo a una ideología es un punto fundamental en el manual de conquista del poder del Foro de Sao Paulo y de sus terminales sociales y mediáticas. Nada objetaríamos, porque creemos en la libertad de pensamiento, hasta del pensamiento más superficial y absurdo, si no fuera porque los gobiernos socialcomunistas, y España es prueba de ello, conscientes de la debilidad de su pensamiento, legislan para hacer obligatoria tanto la desmemoria histórica como el insulto a la Madre Patria.

Insultar a una madre jamás puede salir gratis. Si de desagradecidos es insultar a una madre, de malnacidos es no defenderla. Pero no con un amor ciego, sino con rigor histórico, honradez intelectual y sin presentismos absurdos. Con sus contadas zonas grises, la obra imperial, que no imperialista, de España en América es parte esencial de la identidad del Perú y esperamos de nuestros hermanos peruanos que no consientan que ningún indigente intelectual comunista con sombrero chotuno y siervo de una agenda totalitaria se la arranque.

Sánchez, frente al memorial de agravios
El marco autonómico debe garantizar la igualdad de trato a todos los españoles
Editorial La Razón 31 Julio 2021

E l estado de las autonomías, como destacaron ayer algunos de los asistentes a la Conferencia de Salamanca, ha demostrado sus fortalezas ante una crisis de enorme magnitud, como ha sido la pandemia de coronavirus, pero, también, ha dejado entrever algunas de sus debilidades más acusadas, como es una excesiva compartimentación administrativa, que pone trabas estériles a la coordinación de esfuerzos, mucho más, como es el caso, si desde el Gobierno central se renuncia a ejercer las tareas de organización que le son propias. Con ello no pretendemos poner en cuestión, ni mucho menos, el ordenamiento territorial de España, consagrado en la Constitución, y que se ha demostrado como uno de los instrumentos clave en el crecimiento político, económico y social de la Nación, y en un factor decisivo para la convergencia de las distintas regiones que la integran.

Dicho esto, no es posible ocultar los efectos perniciosos que provocan los partidos nacionalistas a un sistema que, si bien, reconoce las especificidades de cada comunidad, sólo puede entenderse desde la igualdad de trato de todos los españoles y desde la lealtad institucional de quienes, en definitiva, son los representantes del Estado en cada territorio. De ahí, que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tuviera que escuchar el memorial de agravios de unos presidentes autonómicos que, como la madrileña Isabel Díaz Ayuso, consideran que la dependencia parlamentaria del Gobierno de unos partidos nacionalistas, claramente secesionistas en el caso de Cataluña, consiente la discriminación entre los españoles.

Ciertamente, no es de recibo que haya que «incentivar» con dinero público la presencia del representante del País Vasco cada vez que se convoca una reunión de esta naturaleza, o que las promesas de financiación y reparto de los fondos europeos entre las distintas comunidades puedan acabar dependiendo de una reunión «bilateral» con un presidente de la Generalitat que ni siquiera se reconoce entre sus iguales. Que conste que no se trata de una situación inédita y que sería hipócrita hacerse los sorprendidos cada vez que el PNV pasa la factura al cobro, pero el presidente del Gobierno debe entender que la intentona separatista del nacionalismo catalán supuso un punto de inflexión en el ánimo de la inmensa mayoría de los españoles que no es posible despreciar. De lo contrario, habrá mucho memorial de agravios.

Mentiras y falsedades
Nota del Editor 31 Julio 2021

El tinglado autonosuyo es el instrumento clave de la destrucción de España, que incluye terroristas y separatistas. Le siguen los comunistas, y dirigiendo la colocación de los explosivos está el dr cum fraude.

La quiebra del Estado
Francisco Marhuenda. LR 31 Julio 2021

El Estado de las Autonomías es un modelo mal resuelto pero no es culpa del constituyente sino de la deslealtad de formaciones nacionalistas que tienen como objetivo, explícito o implícito, su destrucción. La alternativa del modelo federal es fruto del desconocimiento de sus promotores que se abrazan como un náufrago a un frágil bote salvavidas que es incapaz de atravesar el Atlántico. La Constitución ofrece una adecuada respuesta al histórico problema de la realidad plural de España y permite el desarrollo armónico de todas las comunidades respetando sus hechos diferenciales. La cuestión de fondo es que la voracidad de los nacionalistas no tiene límite y el Estado se ha ido debilitando progresivamente en esos territorios por culpa de las sucesivas cesiones protagonizadas por UCD, PSOE y PP. La Conferencia de Presidentes celebrada en Salamanca fue la enésima muestra de la imperfección del sistema y la necesidad de resolver el problema para que España no esté inmersa en una absurda crisis institucional permanente por culpa de la deslealtad de los socios independentistas del gobierno.

En lo que respecta al fondo del encuentro solo se puede calificar de inútil, como viene siendo habitual, mientras que en las formas cabe destacar que la participación vasca costó más de 200 millones de euros y el presidente catalán, con inaceptable chulería, se ausentó para visitar en Suiza a la fugada Marta Rovira. No parece que lo sucedido pueda ser un motivo de alegría. A esto hay que añadir que existe una gran inquietud ante el trato privilegiado que reciben Cataluña y el País Vasco, a las que se tendría que añadir Navarra, mientras que el resto se comporta con una incuestionable lealtad. La Historia nos demuestra que las cesiones nunca conducen a nada positivo, porque se interpretan como una muestra de debilidad. El PNV es experto en ello y consigue avanzar en su objetivo de expulsar a España, lenta pero inexorablemente, del País Vasco. El vacío es tan enorme que sorprende que el PSOE adopte una actitud tan cortoplacista y miope. Con lo que respecta a Cataluña, la situación es grave porque se ha conseguido la desescalada, pero la contrapartida es incrementar el chantaje imponiendo la cesión de competencias, mayor debilitamiento del Estado y una bilateralidad político-institucional que rompe el principio de igualdad consagrando la existencia de autonomías de primera y de segunda.

Hechos diferenciales
Nota del Editor 31 Julio 2021

Cada vez que miro mis manos, me desespero, son un hecho diferencial y no se como resolver el problema, ni si se trata de un problema. Y si alcanzo a mirarme las orejas, ya es el colmo, el hecho diferencial es brutal.

Vladimir Cerrón, el 'Stalin' del comunismo peruano, crea un gobierno de proterroristas y exguerrilleros marxistas
Elena Berberana. Libertad Digital 31 Julio 2021

El líder real de Perú Libre, Vladimir Cerrón Rojas, un marxista-leninista declarado, está detrás del nombramiento de los nuevos ministros relacionados con el terrorismo de Sendero Luminoso en el país.

"Es su gobierno de la venganza. Es un "odiador" nato. A su padre, que era de Sendero Luminoso lo mataron las Fuerzas Armadas. De ahí viene su inquina y no va a parar hasta convertir Perú en un nido de criminales de izquierda con las manos manchadas de sangre", transmiten fuentes de la oposición anticomunista a este diario.

El hecho de que Cerrón se haya salido con la suya con el nombramiento, entre otros, de Guido Bellido, relacionado con el terrorismo, es visto en el país con enorme preocupación. Para los peruanos, Cerrón es el "Stalin" de Perú Libre, apuntan fuentes fujimoristas a este medio.

El excongresista César Augusto Combina Salvatierra conoce muy bien al líder y dueño del partido de Castillo. Este político peruano estuvo afiliado al Partido Popular Cristiano y formó parte del Movimiento Regional Combina Junín, región controlada por Cerrón.

Combina asegura que es una verdadera catástrofe la influencia de Cerrón: "Ha estado implicado en todos los procesos de corrupción en el país". El excongresista no duda en decir que el partido de Perú Libre "es una organización criminal" y espera que "la Fiscalía actúe".

Para el exministro del Interior, Carlos Basombrío, "Vladimir Cerrón logró su objetivo de radicalizar al gobierno". Cree que "la designación de Bellido es una provocación y lo atribuye al poder de Cerrón sobre Castillo", ha declarado en una entrevista para el medio Perú 21.

"El 85% de la población no quiere que Cerrón tenga alguna influencia en su gobierno y Cerrón ha demostrado que es hoy por hoy quien define quién va a ser el premier y logra sus objetivos de radicalizar un gobierno desde el primer día. Yo no sé qué van a hacer las bancadas, pero se abre un escenario muy complicado, imagínese la incomodidad que deben sentir los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía de tener que jurar obediencia a una persona que ha puesto de premier a alguien que simpatiza con los asesinos de sus compañeros de armas", ha advertido Basombrío.

Guerrilleros marxistas
Otro nombramiento, el del nuevo ministro de Exteriores, Héctor Béjar, ha hecho sonar también todas las alarmas entre los opositores. Periodistas, abogados y políticos que lucharon por demostrar el fraude electoral de las pasadas elecciones peruanas informan ahora del pasado de terror que consta en el currículum de los nuevos ministros.

"Lo de Béjar como ministro de Exteriores es terrible. Él es hombre de La Habana hace décadas, desde que fue guerrillero", indica el abogado y periodista peruano-español a Libertad Digital.

Béjar es un profundo admirador de Fidel Castro y fue un guerrillero marxista que fundó el Ejército de Liberación Nacional, para "la liberación de los pueblos en Latinoamérica", en la década del 60, llegando a ser apresado por sedición. El ministro exguerrillero tiene 85 años, es licenciado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), así como doctor en Sociología.

"Con Béjar, Cuba manejará las Relaciones Internacionales peruanas directamente. Este comunista octogenario era muy amigo del finado Manuel ‘Barbarroja’ Piñeiro, legendario jefe de la inteligencia cubana que estuvo casado con Martha Hanecker, una teórica del marxismo en los 70", informa el letrado Mariategui.

Igualmente, no menos preocupante es el nombramiento como nueva ministra de Anahí Durand. "Es también terrible. Ella es la exmujer del terrorista chileno Alfredo Astorga Valdez del MRTA", señala el abogado.

Tal y como apunta la ONG Waynakuna Perú, el pasado reciente de la socióloga de izquierda Anahí Durand Guevara, cuenta con algunos episodios documentados que "muestran cercanía y afinidad con el grupo terrorista Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA).

La nueva ministra, recientemente, llegó a defender los machetes, usando la habitual retórica de la izquierda, describiéndolo como un utensilio de los peruanos de la sierra. Lo hizo cuando la derecha peruana y miles de manifestantes, que protestaban contra el fraude electoral, denunciaron que estaban siendo amenazados con machetes. Los izquierdistas estaban marcando casas y aceras con los machetes para "señalar y aterrorizar a los disidentes", tal y como comentó el exvicepresidente de Perú, Francisco Tudela, a Libertad Digital.

El informe de la organización subraya que esta exjefa del Plan de Gobierno de Verónika Mendoza (JP), abogó por el líder y fundador del grupo terrorista MRTA, Víctor Polay Campos, en una carta pública-pronunciamiento dirigida al gobierno de Alan García el 27 de setiembre de 2008. Sobre ello, Aldo Mariategui concluye que Perú va camino de convertirse en la próxima Cuba gracias a los "caviares, odiadores y tibios".

Del jersey de Evo al sombrero de Castillo
Pedro Fernández Barbadillo. https://gaceta.es okdiario 31 Julio 2021

Héctor Cámpora, quien fue presidente vicario de Argentina en 1973, encargado de guardarle la silla a Juan Domingo Perón, le dijo al ministro español Laureano López Rodó: “La Hispanidad es lo contrario del imperialismo”. Unas palabras similares serían hoy impensables en boca de un presidente hispanoamericano o un ministro español, incluso del PP. Quizás en las de Donald Trump.

La hispanofobia ha pasado de ser vicio de las elites criollas para justificar su conquista del poder, primero, y sus fracasos, después, a vicio de la izquierda. Ahí tenemos ese libro lamentable, tanto por su tesis como por su falta de fundamento, como Las venas abiertas de América Latina, escrito por uno de esos agitadores socialistas de los años 60 y 70.

En su discurso de toma de posesión de la presidencia del Perú, Pedro Castillo clamó contra “los hombres de Castilla”, que arribaron a Perú para romper una unidad y una armonía que duraban 4.500 años. El peneuvista Juan José Ibarretxe superó las cuentas ridículas de Castillo cuando afirmó que los vascos llevaban existiendo “7.000 años como pueblo”. En cambio, hay historiadores sensibles que suspenden a los alumnos que recuerdan que los monarcas godos se titulaban ‘reyes de Spania’.

Las izquierdas están tan carentes de programas que han de recurrir a símbolos como el jersey, la coleta o el sombrero como si estuviéramos en sociedades analfabetas

Como todos los indigenistas, Castillo parte de una mentira, a saber: en América se vivía tan bien como en la Córdoba multicultural y tolerante de los Omeyas hasta que llegaron los españoles, con sus caballos, sus cruces y su mugre. Lo cierto es que el Incanato (fundado en el siglo XIII) era un régimen despótico, muy parecido al comunismo soñado por tantos, en el que el Estado ordenaba a sus súbditos hasta cuándo casarse y con quién. Las conquistas realizadas por los incas solían implicar exterminio de los varones (o su castración), esclavización de los niños y reparto de las mujeres. Por supuesto, sin mestizaje ni derecho alguno para las poblaciones del Imperio. En este régimen, Ione Belarra y Evo Morales no habrían podido soñar ni siquiera con acercarse de un miembro de la casa real inca.

Los indígenas no debían de hallarse tan a disgusto bajo el poder español como supone el relato indigenista cuando las tropas reales contaron con miles de reclutas nativos. Y en el caso del Perú, la emancipación se efectuó mediante la invasión de dos ejércitos, el de San Martín por el Sur y el de Bolívar por el Norte. Para Perú, la independencia supuso la mutilación del territorio virreinal, con el nacimiento de Bolivia, cuyo primer presidente fue, menuda casualidad, el propio Bolívar.

En su discurso, sólo le faltó a Castillo preguntarse “¿qué nos han dado los españoles?”. Entonces, se le podría haber respondido que la religión que la primera Constitución vigente en Perú, la de 1812, calificó de “única y verdadera” (no sé qué opinará el actual Papa), la lengua española, el hospital, la escritura, la imprenta, la universidad, la música polifónica, la rueda, la navegación, el caballo, el cerdo, la vaca, la gallina, la oveja, el gato, el trigo, el acero, la navegación a larga distancia, etc, etc, etc… y el sombrero chotano que cubre su cabeza.

El sombrero blanco (que Castillo, de manera grosera no se quita ni en lugares cerrados) es como el jersey con el que Evo Morales recorrió Europa y la coleta de Pablo Iglesias. Las izquierdas están tan carentes de programas y de realizaciones que han de recurrir a símbolos como éstos, tal como si estuviéramos en sociedades analfabetas en las que son imprescindibles los colores o los dibujos para que la gente reconozca a ‘los suyos’. En cierto modo, la misma función que ejercían antes la corbata o la barba. Al menos Felipe de Edimburgo, que era griego de familia alemana, vestía el ‘kilt’ escocés con mayor prestancia y no pretendía descender de los Estuardo.

¡Qué grande ha debido ser España cuando sus enemigos siguen alanceándola mientras yace exhausta en el suelo!

Pedro Fernández Barbadillo es el autor de ‘Eso no estaba en mi libro de historia del Imperio Español’

Argentina camina en círculos
María Zaldívar. https://gaceta.es okdiario 31 Julio 2021

Sapo se ha convertido en el plato nacional argentino ganándole por goleada al asado y al dulce de leche. Sapo. Es lo que nos han servido los políticos sin distinción del partido al que pertenezcan o de la ideología que digan profesar. Las recientes alianzas electorales y el cierre de listas de cara a las elecciones legislativas de octubre próximo es prueba de eso y también de la decadencia de la dirigencia política y de la abismal distancia que la separa del ciudadano, de sus preocupaciones y necesidades.

La Argentina está sumida en una profunda fragmentación social que arrastra desde la aparición del peronismo, hace 80 años; los políticos nos han enfrentado; sin embargo, ahora acaban de cerrar filas entre ellos, ante la mirada atónita de millones de decepcionados.

Porque en el proceso de degradación de la dirigencia, hoy convertida en una casta privilegiada, sus integrantes fueron progresivamente pareciéndose entre sí a pesar de sus supuestas diferencias ideológicas, alejándose de sus promesas electorales, de sus votantes, de los valores que dicen defender y del deber asumido voluntariamente de representar intereses de terceros.

En las últimas semanas las fuerzas políticas presentaron sus opciones electorales para la renovación legislativa que se votará en octubre próximo. Y la casta se mostró desnuda: puso en marcha la calesita de nombres que gira hace décadas con los mismos integrantes y sacó el mediomundo para pescar “caras nuevas”. En los criterios de selección se esfumó la grieta. Todos eligieron a dedo y por conveniencia personal, amistad, especulaciones de todo calibre, cálculos sobre el 2023 y manteniendo ausente el criterio de asegurar una oferta electoral atractiva a una ciudadanía exhausta de arribistas, incapaces, paracaidistas y acomodados.

No sorprende del kirchnerismo, cuya genética autoritaria se traslada a sus acciones. Elegir sin darle participación a su tropa es lo menos que le hace el oficialismo a los suyos. Pero de ese coro opositor que no se priva de alertar sobre el riesgo institucional inminente en el que se encuentra la Argentina, se esperaba algo mejor. Pues la casta, al final, nunca defrauda; para empezar, no hizo el esfuerzo de unirse para enfrentar el mal mayor que supone el kirchnerismo. Y aún así, fragmentada, las propuestas son pobres y alejadas de las preferencias generales. Nombres repetidos, intempestivas mudanzas de distrito y de vereda; componendas relatadas con épica de renunciamiento, dedo elector de candidatos que desembocó en una galería de más de lo mismo. Un fiasco.

En la década del ‘40, con la aparición en escena de Juan Domingo Perón, empezó a resquebrajarse la convivencia. Él mismo alentó el enfrentamiento marcando una división entre “ellos” y “nosotros” de la que no salimos más. Sin embargo, hubo épocas de menor beligerancia, cuando el gobernante de turno no atizó el fuego, porque la peor violencia siempre es la que incita el propio estado.

El kirchnerismo lleva la confrontación en la sangre. No es que la impulse, es su naturaleza y por eso exacerbó los ánimos durante sus administraciones. Así, el antiperonismo del siglo pasado dio paso al antikirchnerismo de éste y la sociedad volvió a quedar partida en dos.

Tras su derrota electoral de 2015, el kirchnerismo aprendió que trasladar sus divergencias internas al plano electoral lo debilita y por eso ahora convive internamente con sus diferencias mientras que sus opositores se dan el lujo de una diáspora que solo beneficia al adversario. La variedad de propuestas no hace sino disminuir la fortaleza del arco opositor. A ese fallido nada banal, hay que sumarle al lote opositor la reiteración una y otra vez de los mismos personajes que ya mostraron su incapacidad, mas el ingreso por la ventana de “outsiders” a los que el diario Clarín describe según la cantidad de seguidores que tienen en Twitter. Así de escasa es la trayectoria política tienen y la pobreza del menú que nos ofrecen.

El macrismo probó que “somos jóvenes y nunca militamos” fue un buen slogan para captar incautos pero nada especialmente valioso a la hora de legislar o administrar. La juventud se pasa con los años y la inexperiencia no es, por principio, una cualidad. Malo fue ponerse nombre de cambio y repetir las prácticas de la vieja política: no achicar el estado, nombrar amigos en la función pública, no achicar el estado, practicar populismo, no achicar el estado, evitar las reformas estructurales que el país necesita con desesperación, no achicar el estado, ceder al lobby de ciertos sectores, no achicar el estado, eludir la batalla cultural contra quienes pretenden carcomer nuestras tradiciones y no achicar el estado.

Tampoco sorprende de Juntos por el Cambio, el joint-venture de macristas puros, macristas-peronistas y radicales. Siempre navegaron en un socialismo light y políticamente correcto que le hizo el juego al kirchnerismo. Allí pretende insertarse un grupo de disidentes de variado pelaje ideológico liderado por un ex ministro del radical Fernando De la Rúa, acompañado por un popurrí variopinto de conocidos y desconocidos. Aunque el líder sea de profundas convicciones liberales, la definición ideológica de la propuesta completa es incierta y su perspectiva de éxito, también. Cualquier novato sabe que es prácticamente imposible enfrentar a un oficialismo partidario, peor aún si se trata de tener enfrente al peronista Horacio Rodríguez Larreta quien ya se llevó puesto al mismo ex presidente Mauricio Macri, le torció el brazo a su último delfín, Patricia Bullrich, y quedó como dirigente indiscutido del espacio.

Los liberales, esta vez presentes en la campaña, heridos de muerte tras su participación en la administración peronista de Carlos Menem, intentaron confluir en una alianza que se frustró en la hoguera de las vanidades. El proceso de resurgimiento de las ideas de la libertad reconoce dos componentes: un lote de economistas defensores del libre mercado interesados en ingresar al circuito de la burocracia estatal y una orfandad patética de dirigentes políticos que pudieran hacer realidad la confluencia de todos en una sola lista.

Así de escasa, la variedad de ofertas expuestas en la góndola electoral que se autodenominan “liberales” o “libertarias” solo confunde al electorado. Todavía no se han impregnado del todo en la ciudadanía las nociones básicas de liberalismo y ya les vinieron con el anarquismo liberal. Y, para no ahorrar fallidos, hay liberales y/o libertarios en todas las listas opositoras, mezclados con peronistas y radicales. Para aumentar la confusión y la desconfianza de un votante escaldado, el candidato libertario que se estrena en este turno en la arena política, se presenta aliado del más rancio nacionalismo católico que, en el siglo XX, colaboró a entronizar a Juan Domingo Perón derrotando al modelo liberal que construyó la Argentina exitosa y admirador del tirano Juan Manuel de Rosas, personaje oscuro y execrable de la historia, del que tuvieron que huir los más grandes intelectuales de la época para salvar sus vidas.

“Para ser libre en España tienes que perder el miedo a que te llamen franquista” dijo recientemente con valentía el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch. Quien quiera ser libre en Argentina deberá perder el miedo a ser minoría y evitar el “cualquierismo“ ideológico que nunca ha dado resultado, excepto para beneficio personal. Es necesario ofrecer coherencia y convicciones. Mientras eso no ocurra la Argentina no tendrá fines porque su casta dirigente sigue sin tener principios.

Zaragoza destierra al Che Guevara de sus espacios públicos con el apoyo de Vox
UN PARQUE Y UNA CALLE HAN SIDO REBAUTIZADOS PARA EVITAR LA APOLOGÍA AL COMUNISMO
Redacción. https://gaceta.es okdiario 31 Julio 2021

El nombre de Ernesto Guevara, conocido como el Che, desapareció de una calle y un parque en Zaragoza, España. El ayuntamiento de esta ciudad, capital de la provincia homónima, concretó este jueves la medida que había sido aprobada desde hace casi dos años.

El 31 de julio de 2019, con el aumento de escaños de Vox en Zaragoza, se logró sumar los votos necesarios para borrar de estos espacios públicos de la ciudad el nombre de uno de los principales comandantes e ideólogos de la revolución cubana, que derivó en una brutal dictadura comunista que suma 62 años oprimiendo al pueblo de la isla.

Vox Zaragoza celebró este jueves en su cuenta de Twitter el logro, que se traduce en un apoyo simbólico al pueblo cubano que desde el 11 de julio salió a las calles para pedir libertad y el fin del régimen castrocomunista.

Tal como informa la organización política en la red social, la calle que había sido bautizada en 1988 como “Comandante Ernesto Che Guevara” se llamará ahora “Ana María Suárez López”, como una manera de recordar a una de las víctimas del terrorismo yihadista. Se trata de una zaragozana que murió en el atentado cometido en agosto de 2017 por los extremistas islámicos en Cambrils, Tarragona.

Por otra parte, el Parque del Che Guevara, llamado así en febrero de 2006, pasó a llamarse “Parque de Teresa Perales Fernández”, como un merecido homenaje a la escritora y nadadora paralímpica que entre los años 2000 y 2016 sumó 26 medallas a la delegación española, lo que además la hizo merecedora del Premio Princesa de Asturias de los Deportes.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Salamanca y la vigencia del golpe separatista
EDITORIAL. Libertad Digital 31 Julio 2021

Los ciudadanos de España no se merecen que haya presidentes autonómicos de primera y de segunda.

La conferencia de presidentes autonómicos de Salamanca ha puesto en evidencia el estado de desgobierno en el que está sumida España. La ausencia del presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, es una muestra descarnada de la debilidad del presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, entregado a los delirios, agenda y calendario de los golpistas catalanes. En la cumbre autonómica, más allá de que tuviera poco o mucho sentido, debía estar el presidente de la región catalana y el desplante tendría que acarrear consecuencias. Lo que resulta intolerable, tal como han subrayado los presidentes de las comunidades gobernadas por el PP, es que el plantón de Aragonès vaya a ser premiado con una reunión bilateral prevista para el próximo lunes

Por si no fuera suficiente con el plante, Aragonès ha cambiado la foto con sus homólogos por un encuentro en Ginebra con la prófuga Marta Rovira, secretaria general de ERC que huyó de España para no asumir las consecuencias de su muy notable participación en el golpe. Rovira fue una de las dirigentes que con más entusiasmo pisó el acelerador y una de las personas que con mayor ahínco empujó a Puigdemont a declarar la independencia en vez de convocar elecciones autonómicas. Sus gritos, hiperventilados excesos y ataques de ira están en todos los libros publicados por los protagonistas del golpe de Estado.

Aragonès es un muñeco en manos de Oriol Junqueras que no hace más que repetir cada dos por tres que es el presidente de todos los catalanes. Nada más falso, porque si aspirara a representar al conjunto de los ciudadanos de Cataluña este viernes habría estado presente en la conferencia de presidentes autonómicos de Salamanca defendiendo los intereses de su región. Sin embargo, ha podido más el supremacismo inherente a todos los líderes y dirigentes de ERC, la absurda y disparatada creencia de que el presidente de la Generalidad está por encima de la presidenta de La Rioja o del de Murcia, esas erróneas ínfulas por las que el presidente catalán se cree homólogo del presidente del Gobierno de España en vez de par del presidente ceutí.

Sánchez debería cancelar la reunión prevista para el próximo lunes entre la consejera catalana de Presidencia y la ministra de Política Territorial. De lo contrario, los presidentes de las comunidades regidas por el PP están perfectamente legitimados para no acudir a foros como el de Salamanca, que sólo sirven para poner de manifiesto que en Cataluña siguen ganando los golpistas con el consentimiento de un Gobierno enastado. En la cita de los presidentes autonómicos deben estar presentes todos y sin que medien sobornos. Que el lendakari Urkullu se jacte de haber obtenido el traspaso de tres nuevos impuestos para justificar su presencia en el encuentro es un bofetón a Sánchez muy parecido al que le ha propinado el indultado Junqueras a través de su mandadero Aragonès.

Los ciudadanos de España no se merecen que haya presidentes autonómicos de primera y de segunda. Es intolerable que mientras 16 gobernantes intercambian ideas, proyectos y reivindicaciones con el Gobierno de España un presidente regional tenga un foro exclusivo, bilateral y directo con ese mismo Ejecutivo. ¿Para qué han servido los indultos? Pues para que los líderes golpistas se reafirmen en sus propósitos separatistas.

La jugada de Sánchez ha sido un fiasco monumental. Quería establecer una nueva fase en la política catalana, un etapa de diálogo, un marco de concordia, un contexto de distensión, y se ha encontrado con un corte de mangas colosal perpetrado por los indultados a través del títere Aragonès.

Los propagandistas de Sánchez aseguran que la reunión de Salamanca ha sido un éxito, que el presidente del Gobierno ha desactivado reticencias y resistencias de los barones regionales con el anuncio de más vacunas y de que el 55% de los primeros fondos europeos serán gestionados por las CCAA. Otro conejo de la chistera de Sánchez, nueva jugada maestra del hombre de la mandíbula de cemento, enésimo alarde del presidente del Gobierno que el jueves repasó sus grandes logros sin incluir los indultos a los golpistas y la extradición de Puigdemont que con su habitual solemnidad prometió en la última campaña. Lo cierto, sin embargo, es que Urkullu le torea y Aragonès se le ríe en la pechera, conscientes ambos de que la poltrona sanchista está en sus manos.

El Gobierno no puede caer más bajo al consentir los excesos de la Generalidad, que se vayan a pagar con fondos públicos las fianzas de los golpistas por malversar dinero público. O al tolerar la ausencia del presidente autonómico de Cataluña en la cita de Salamanca. Pero, como ha asegurado la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la deslealtad tiene premio. El próximo lunes una ministra y una consejera regional catalana negociarán sobre los recursos de todos los españoles sin la participación de todos sus representantes. Es lo que hay y el golpe continúa.

Hacienda perdona a las CCAA, pero acogota a la ciudadanía
El Gobierno necesita imperiosamente disponer del apoyo de los comunistas de Podemos y los separatistas de Cataluña y, en menor grado, del País Vasco
Miguel Massanet. diariosigloxxi 31 Julio 2021

Ya no sabemos qué rarezas, ocurrencias, dislates o disparates son los que va a seguir cometiendo este gobierno de izquierdas, que parece que no va a parar de ir lanzando la pelota del totalitarismo hacia delante sin preocuparse de los off side, manos, faltas, penaltis y derribos en los que vaya incurriendo para conseguir alcanzar la meta del poder que el señor Sánchez ha convertido en su principal y único objetivo, con la colaboración de toda la corte de chupa levitas que le acompañan en la tarea de convertir a esta nación en un país en el que no existan el orden, la seguridad jurídica, la concordia (¿no era esta la palabra que utilizaron los socialistas como reclamo, para pedirle a la oposición que se aviniera a pasar por el aro aceptando, como axiomáticos, todos los planteamientos de las izquierdas?), la moral y la ética que han sido durante años los conceptos y valores que han constituido la esencia de la convivencia y la paz entre todos los españoles; sin los que no hubiera sido posiblesuperar los desafíos, obstáculos, inconvenientes y catástrofes que hemos tenido que vencer a lo largo de nuestra más reciente historia.

Lo que está sucediendo, y es fácil constatar para cualquiera que siga la evolución política de nuestra nación, es que el Gobierno socio-comunista que tenemos necesita imperiosamente disponer del apoyo de los comunistas de Podemos y los separatistas de Cataluña y, en menor grado, del País Vasco. Por ello, aquellas cosas que nos parecen absurdas, incomprensibles, descerebradas e inexplicables que, en ocasiones, llevan a término nuestros gobernantes, por poco que se analicen y se les busquen explicaciones llegamos a la conclusión de que, detrás de ellas, está el continuo chantaje del separatismo catalán y el más sutil y productivo de las autoridades vascas.

Por ejemplo, va a tener lugar una reunión de las autonomías españolas en la ciudad de Salamanca, a la que van a concurrir representantes de todas ellas, incluso la del país vasco que, como es habitual, primero han pasado el platillo de las limosnas para conseguir nuevas mejoras para su territorio. El garbanzo negro, como no podría ocurrir de otra manera, el representante de Cataluña, señor Aragonés, que no quiere formar parte del resto de regiones españolas que no se avergüenzan de serlo y que, no están precisamente de acuerdo con el trato preferencial del Gobierno con los catalanes.

Aragonés sabe que si acude a la conferencia va a tener que escuchar muchos reproches, recriminaciones, desplantes y acusaciones por su constante victimismo, su descaro al pedir beneficios superiores a los del resto de autonomías, su desvergüenza de exigir una financiación privilegiada cuando, por otra parte, siguen en sus intentos de conseguir, cuanto antes, la independencia de España. Ya tiene concertada una entrevista con Pedro Sánchez, nos parece que para el próximo lunes, en la que, de poder a poder, de nación a nación, de mandatario a mandatario, se van a cambiar cromos que, como ya es evidente que sucede en cada caso en el que, el presidente del Gobierno, tiene necesidad del apoyo para sus planes políticos, es precisamente el momento en el que, el presidente de la Generalitat, saca beneficios económicos y nuevas concesiones que le acercan al autogobierno que vienen reclamando.

Y hete aquí como la omnipresente Hacienda, el terror de la ciudadanía española, sin embargo, se muestra como un corderillo, una benefactora condescendiente y una protectora de las comunidades deudoras con el fisco, y en especial la catalana cuando, debóbilis bóbilis, ejerciendo una facultad infrecuente en semejante organismo, perdona, condona, indulta y redime a todas ellas pero, muy especialmente, dado el montante de la deuda catalana, a la Generalitat, eximiéndola del pago de la cantidad de 1.024 millones de euros. Pero esta anormal “generosidad” que ha tenido con quienes se han excedido en sus gastos, los que han malgastado el dinero que recibieron de los ciudadanos o han despilfarrado en inversiones absurdas, en ayudas a empresas o personas por el simple hecho de ser simpatizantes o miembros de partidos o grupos afectos al independentismo o a partidos de izquierdas; se basa en la intervención del ejecutivo para que afloje las tuercas en Cataluña.

Pero seguimos yendo de absurdo en absurdo y, entre ellos, el de un Parlamento, el catalán, que incomprensiblemente ha convalidado los avales del ICF, un organismo oficial catalán, con destino a evitar que los acusados por el Tribunal de Cuentas, se vean obligados a pagar las cantidades a las que fueron condenados por los tribunales. Unos cinco millones cuatrocientos mil euros en total, que los afectados utilizaron de los fondos públicos para ir preparando, organizando y poniendo en marcha la declaración exprés de independencia, del 1º octubre de 1917. Para que veamos claro de qué se trata. Unos políticos extremistas y separatistas que meten mano en el dinero de nuestros impuestos, para ayudar a realizar un acto que ha sido declarado ilegal y en contra de lo establecido en la Constitución española por el TS, pese a que fueron advertidos, en numerosas ocasiones, de que se trataba de una ilegalidad y que constituía un acto de flagrante delito de malversación de caudales públicos.

Aun así, todos los que intervinieron en este delito y fueron condenado por él, ahora se hacen las víctimas, se quejan de la sentencia y, lo peor de todo es que están recibiendo el apoyo de las instituciones autonómicas que, sin que puedan explicarlo ni la fiscalía tome medidas para actuar en contra de ellos, apoyan que, otro organismo oficial, el ICF, se haga cargo de avalar a los deudores condenados, para que no les sean embargados sus bienes. Como si, a un ladrón que les ha robado en su casa, Vds. tuvieran que avalarle para que no le obliguen a pagar el importe del robo que cometió en su contra. Pero, por muy raro que pueda parecer, por muy inverosímil que resulte o por ser un evidente escarnio a la justicia y a la Ley, no apuesten nada a que, finalmente, la Generalitat y todos los que están favoreciendo esta martingala legal, no acaben por salirse con la suya.

Y, mientras tanto, contradiciendo las manifestaciones del señor Pedro Sánchez y sus argumentos de que, con los indultos de los condenados por el TS por sedición y por malversación de caudales públicos, se iba a conseguir un apaciguamiento del separatismo catalán, que iban a cesar en sus exigencias, que iba a mejorar el clima político en la autonomía catalanas; vemos que el señor Aragonés no deja de aprovechar cualquier ocasión que se le presenta para reivindicar la República Catalana y que, hoy conocemos que la ANC (Asamblea Nacional Catalana), un organismo separatista de gran predicamento en Cataluña, anuncia que homenajeará, a la Cataluña del Nord, del día 1 al 3 de octubre, por su papel en los acontecimientos revolucionarios del 2017. Y los vascos homenajeando a los presos etarras que han salido de la cárcel y el Gobierno acercándolos a las cárceles del País Vasco, para que tengan un régimen menos estricto.

Y vayan siguiendo tomando nota de los sucesivos acontecimientos que se van produciendo, todos ellos formando parte de una estrategia encaminada a acabar con nuestra actual Constitución, implantar un régimen totalitario y concluir con las libertades, la propiedad, el libre comercio y todos aquellos beneficios, que la democracia parlamentaria de la que hemos disfrutado hasta ahora, nos ha venido proporcionando hasta que fuimos invadidos por el bolivarianismo y el socialismo extremista que ahora son los que mandan.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vamos constatando que. cada día que transcurre, estamos entrando más en lo que se refiere a un intervencionismo estatal que, no sólo se está percibiendo en la ocupación de todos los organismo públicos, tanto de tipo central como comunitario, por miembros, adeptos, enchufados y propagandistas del PSOE, con la evidente intención de ir preparando el control económico de las principales empresas del país con el indudable propósito de tener copados y bajo control a la mayoría de grandes entidades económicas posible, para que, en el caso de que, en unas próximas elecciones, tuvieran que abandonar el poder, tener a sus órdenes una parte importante de la economía del país. Y una frase más de personajes de la Historia, en este caso de Marco Tulio Cicerón: «Como nada es más hermoso que conocer la verdad, nada es más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad».

Sí "Gora ETA", no "Gora Franco"
Pedro Fernández Barbadillo. Libertad Digital okdiario 31 Julio 2021

El uso de la ‘memoria histórica’ para dividir a los españoles en ‘guerreros del bien’ y opresores y para convertir la mentira en versión oficial en beneficio de los partidos gobernantes y de sus mercenarios académicos queda más claro en el proyecto de ley que ha aprobado el Gobierno vasco (PNV y PSE-EE-PSOE) que en el anteproyecto de ‘memoria democrática’.

Multas impuestas por el Gobierno autonómico y los alcaldes a quienes cometan infracciones contra la dignidad de las víctimas o de sus familiares" y "cualquier tipo de manifestación que suponga el enaltecimiento del franquismo". Bancos de ADN y exhumaciones. Posibilidad de nuevas subvenciones a las víctimas del franquismo (¿también a los etarras?). Niños robados.

Un desaparecido al que nadie busca
Lo que preocupa a Íñigo Urkullu y a Idoia Mendía (la socialista que se fotografió sonriente en una cocina con el etarra Arnaldo Otegui) son los muertos de hace ochenta y cinco años, y los de su bando, porque en España, gracias a Rodríguez Zapatero, volvemos a hablar de bandos. Al balbuceante ‘lendakari’, no le preocupa Joaquín Beltrán, el trabajador muerto al derrumbarse el vertedero de Zaldívar en febrero de 2020. Ésta es una fosa que el Gobierno vasco ha rehusado abrir. ¡Ay, si a don Joaquín le hubiese matado un falangista en la guerra!

El alcalde que no retira los retratos de los etarras de su pueblo (porque tiene miedo o porque ha mandado que los coloquen) podrá multar a quien lea en público mi Eternamente Franco o uno de los libros que recuerden a los requetés vascos de los ochos tercios que reclutó el carlismo durante la guerra civil o encargue una misa por el abuelo asesinado en las cárceles de Bilbao o San Sebastián. Y luego el ciudadano tendrá que gastarse su dinero en recurrir la multa.
En junio, estuvo a punto de celebrarse en Bilbao un homenaje a Txabi Etxebarrieta, el cobarde asesino del guardia civil José María Pardines

Los políticos de la democracia se parecen cada vez más a los alcaldes más brutos de los años 40, cuando tomaban nota de las idas y venidas de las familias de los socialistas de sus pueblos.

Recuerdo a las víctimas de Hitler, pero no de ETA
La doble vara medir entre víctimas políticamente correctas y muertos despreciables queda palpable en Baracaldo. En la ciudad antiguamente industrial, se han colocado diez adoquines dorados en memoria de los vecinos muertos en campos de concentración nazis; pero los dieciséis vecinos o residentes temporales asesinados por ETA carecen de homenaje público.

La recuperación de los incómodos asesinados por ETA (cuyo brazo político, Bildu, colabora con Pedro Sánchez y es defendido por periodistas y políticos de extrema izquierda) existe en San Sebastián, donde ETA mató a 107 personas, pero es lentísima.

El Ayuntamiento del PNV ha colocado nueve placas para recordarles. Ni la décima parte. Y todas correspondientes a muertos ilustres, no a guardias civiles o a viandantes; incluso a un concejal de Herri Batasuna, asesinado por el Batallón Vasco Español. Las correspondientes al concejal Gregorio Ordóñez y al presidente de la Diputación Juan María Araluce han sido ensuciadas por los admiradores de ETA, esa que no existe pero que cuenta con miles de seguidores. Todo un ejemplo de ‘reconciliación’ y ‘convivencia’.

Las ciudades y los pueblos vascos y navarros están llenos de pintadas de admiración por asesinos etarras. En ellos, se honra a esos terroristas, tanto vivos como muertos. En junio, estuvo a punto de celebrarse en Bilbao un homenaje a Txabi Etxebarrieta, el cobarde asesino del guardia civil José María Pardines (le disparó por la espalda), autorizado por la Audiencia Nacional. Al final, el Ayuntamiento anuló el permiso para el uso de un local municipal. Pero para el 18 de septiembre se prepara en Mondragón una fiesta a otro de esos asesinos engendrados por el ejemplo de Etxebarrieta: Henri Parot.

El Gobierno de Pedro Sánchez pretende disolver la Fundación Nacional Francisco Franco, la Fundación Yagüe y la Fundación Blas Piñar, porque ofenden a las víctimas del franquismo y "del golpe de Estado que causó la guerra civil"; pero no le conmueve la existencia de la Asociación en Memoria de Etxebarrieta. ¿Porque el pistolero era de izquierdas?

Los muertos del bombardeo de Guernica, que están muy lejos de las cifras dadas por los publicistas abertzales y no alcanzan los doscientos.

Franco y los combatientes de 1936 tienen que estar pagando permanente sus actos, aunque ya sean polvo en este mundo, mientras que los etarras tienen derecho a la reinserción y al olvido porque nos han hecho la merced de dejar las armas. Veremos a éstos dando charlas en los colegios vascos y las universidades del resto de España, y dentro de unos años algunos tertulianos madrileños de vacaciones en San Sebastián se asombrarán de que les destrocen el coche.

El presidente del PSOE que fue golpista
Cuando entre en vigor la ley de ‘memoria histórica’ vasca, supongo que se considerará apología del franquismo recordar:

El golpe de Estado de octubre de 1934 en Vizcaya y Guipúzcoa, en el que los pistoleros socialistas tenían listas de personajes a los que secuestrar y asesinar. Hubo cuarenta muertos. La víctima más conocida fue el diputado tradicionalista Marcelino Oreja Elósegui, muerto a tiros en la casa del pueblo socialista de Mondragón por orden de Celestino Uriarte Bedia, cuyo pasado se ha blanqueado para convertirlo de asesino y terrorista en ‘luchador antifranquista’.

La participación en ese golpe de Estado del socialista Ramón Rubial, futuro presidente del PSOE, por lo que fue condenado a cárcel y luego indultado. Rubial jamás se arrepintió de haber recurrido a la violencia después de que su partido perdiera las elecciones de 1933.

La adhesión de las organizaciones provinciales del PNV de Álava y Navarra al alzamiento, justo en las provincias en que triunfaron los militares, lo que convierte al partido nacionalista en cómplice de los golpistas y de la represión cometida en esos lugares.

Los muertos del bombardeo de Guernica, que están muy lejos de las cifras dadas por los publicistas abertzales y no alcanzan los doscientos.

La matanza de las cárceles de Bilbao, perpetrada el 4 de enero de 1937 por la chusma de izquierdas sin que el PNV, que ya controlaba la consejería de Gobernación del Gobierno vasco, moviera un dedo, y en la que se asesinó a casi 230 personas indefensas.

Los asesinatos de 125 presos, muchos detenidos por meras sospechas y todos sin que hubieran sido juzgados, en los barcos-prisión anclados en la ría del Nervión; de casi 400 en varios lugares de Guipúzcoa (cárcel de Ondarreta, cementerio de Polloe, fuerte de Guadalupe…) en el verano de 1936; y de 22 en el cementerio de Durango.

El boicoteo por varios batallones de ‘gudaris’ de los intentos del Frente Popular para anular la industria pesada de la ría del Nervión, que en junio de 1937 se puso a producir material bélico para el Ejército de Franco, con el que se bombardeó Madrid y Barcelona.

El pacto del PNV con los fascistas italianos para traicionar a sus aliados del Frente Popular, que en el verano de 1937 llevó a que los gudaris abandonasen sus puestos en el frente y hasta colaborasen en los ataques italianos. Gracias a esta traición, los nacionales ocuparon Santander sin un solo tiro.

El trabajo como chivatos para la CIA de numerosos miembros del PNV en la Guerra Fría, como Jesús Galíndez, a cambio de que EEUU ayudase a los separatistas en sus sueños para derrocar a Franco o les diese apoyo.

La izquierda ‘expañola’ y los separatismos están recuperando la propaganda de la guerra hecha por sus mayores para presentarse como encarnación del antifascismo y así justificar su superioridad moral y su impunidad. Nosotros debemos sacudir el pináculo en el que se encuentran.
 

Gabriela Ybarra: “Me costó mucho hablar de la amenaza de ETA, era algo que te enseñaban a no contar”
OKDIARIO okdiario 31 Julio 2021

Escritora. Gabriela Ybarra (Vizcaya, 1983) es autora de ‘El Comensal’, un libro pequeño, breve y delicadísimo donde narra el asesinato de su abuelo, Javier Ybarra, a manos de ETA en 1977, y la muerte de su madre a causa de un cáncer. Ahora este relato intimista que, según la autora, tan duro fue de escribir y de contar porque eran dos historias muy personales, se ha adaptado a una película dirigida por Ángeles González – Sinde, la ex ministra de Cultura.

“El hecho de que mi padre estuviera amenazado era incómodo para nuestra vida. A veces, en lugar de descargar mi rabia contra los que le amenazaban, pagaba mi rabia con él porque siempre estaba pensando que nos pasaría algo”, explica Ybarra con serenidad. “Más tarde me di cuenta de que había sido muy injusta, las amenazas terroristas se llevan en absoluta soledad”, concluye.

Ybarra está escribiendo de nuevo, tampoco en esta ocasión ha podido dejar de lado el terrorismo, ese aspecto de su vida sobre el que tantísimo le costó escribir. “Fue difícil escribir el libro y hablar de él. Es decir, hablar de cosas que siempre me habían dicho que no se contaban”, concluye.

Cuando se habla de ETA, por ejemplo, hay quienes hablan de las víctimas usando los términos morir y matar como si fueran sinónimos. El final es el mismo, claro, sin embargo, es obvio que la matización entre ambos verbos es fundamental, ¿no crees?

Las etiquetas «asesinado» o «víctima de ETA» tienen casi el poder de borrar la biografía de las personas sobre las que recaen. Muchas veces, tal como aparecen representadas en los medios de comunicación, parece que la vida de las víctimas del terrorismo empieza y termina en el momento del atentado, reduciendo su historia personal al momento de su muerte. Además, para resarcir el horror que produce una pérdida así, se tiende a dar un halo de héroe o de santo al fallecido. A mí me resulta incómodo que se presente a las víctimas de ETA como seres moralmente superiores porque de alguna manera se niega su humanidad. A mí me gustaría que se hiciera un esfuerzo para reconocer la humanidad de los asesinados.

¿Crees que se anula la identidad real porque se convierten sólo en una víctima de terrorismo y en nada más?
Es que el hecho de ser asesinado, por ejemplo, dice poco de mi abuelo como persona. No dice nada de quién era como ciudadano, como político, como marido, como padre, ni de la labor que hizo en los reformatorios de menores o de su interés por el patrimonio y la cultura vasca. Mi abuelo, como todos, era una persona con muchas facetas y en algunas sería mejor que en otras. Creo que es importante recordar que no hace falta ser perfecto para que no te maten. Nuestras vidas son todas imperfectas, pero preciosas, y nadie tiene el derecho de arrebatárnoslas en nombre de ninguna causa. Lo que sí que deja siempre un asesinato es un trauma difícil de digerir para los que se quedan y, si el duelo no se elabora bien, se transmite a la siguiente generación.

Al leer el libro hay varios aspectos que impactan. Uno de ellos, sin duda, es la serenidad con la que tu abuelo afronta que el final es que lo maten. Los etarras entran en su casa, se lo llevan y no se opone, sencillamente asume su muerte y reza.

Hay diferentes maneras de vivir la religión, ¿no? Creo que él ve y asume que no tiene ningún control sobre lo que va a pasar, de modo que simplemente se pone en manos de la voluntad de Dios. De alguna forma, esto también lo hizo mi madre cuando estaba enferma, aunque no fuera tan creyente, pero también se entregó a lo que pudiera pasar. Los dos afrontaron, o al menos me gusta pensar eso, que asumieron una amenaza de muerte muy grande como es un cáncer o estar secuestrado por unos tíos armados, con sencillez. Creo que si en ese momento te sale una parte soberbia te mueres mal. O si te refugias en que haya un milagro o en que alguien te salve pensando que eres lo más importante también te vas a morir mal porque, de alguna forma, no vas a poder dedicar tus últimos días a hacer cosas importantes como, por ejemplo, reflexionar sobre tu vida o encontrarle un sentido a tu dolor.

Pero, Gabriela, hay una diferencia enorme entre ambas muertes. A tu madre sí que le dio tiempo a eso, pero a tu abuelo no.
Bueno, sí, pero a mi abuelo también le dio tiempo a reflexionar mucho, escribió muchas cartas y, fíjate, creo que ahí la religión le ayudó a dar un sentido a aquella situación terrible por la que estaba pasando.

Sé que la política no es algo que te entusiasme comentar, al menos en público. Pero, a tu abuelo lo mata ETA y tu padre siempre ha llevado escolta por amenazas. ¿Cómo se ve desde tu prisma a un Gobierno –como el actual– que gobierna con el apoyo de formaciones políticas que no condenan los asesinatos de ETA o siguen haciendo homenajes a etarras?
Mira, si te soy sincera, no es algo en lo que suela pensar, la verdad. Al final estoy en mi día a día…

Ya, pero, no sé, no te inunda la rabia, aunque sea a veces, ¿de verdad?
No, nunca he tenido rabia. Y no es por ir de buena, siempre me he relacionado con los etarras como si fueran unos entes de ficción, como si no fueran de este mundo. No los he visto, no me he enfrentado a ellos, ni nada de nada. Al final, y quizá te sorprenda, con quien injustamente he descargado mi rabia ha sido con la gente que tenía al lado como, por ejemplo, puede ser mi padre.

¿Por qué?
Porque al final vivir una situación así te puede dejar tocado y, entonces, hay comportamientos que no entiendes. Además, el hecho de que mi padre estuviera amenazado era incómodo para nuestra vida, por eso, supongo, en lugar de enfadarme con ETA me enfadaba con mi familia cercana. Te dices a ti mismo: “Madre mía, este tío, que está pensando todo el día en que nos puede pasar algo malo. ¡Qué cenizo!”. Y esto es algo que escribiendo el libro me di cuenta y me dije a mí misma: Qué injusticia, ¿no? Que tu propia familia no sea capaz de ver más allá.

Pero, claro, en ese miedo de tu padre también estaba vuestra propia protección, no sólo la suya. Debe ser muy incómodo vivir de esa forma, con alguien siempre a tu lado y tomando unas precauciones que alguien que nunca ha estado amenazado por ETA no llegamos a entender.

Claro. Te parece un incordio y al final te quedas con eso porque sueles pensar en todas las cosas que no puedes hacer, pero no en que te pueden matar. Creo que hay como un nivel de vida de mucho horror y de malestar que podemos soportar, sin embargo, a veces hacemos como si no existiera porque, si no fuera así, viviríamos en un ataque de pánico constante. Hay tantos males que pueden llegar que si lo tienes presente todo el tiempo no vives. Creo que en esta negación de la existencia del peligro hay mucho de supervivencia.

¿No se vive más a fondo? No digo quemando todas las naves, pero sí pensando en el peligro que se esquiva día a día cuando ETA te tiene en el punto de mira como le pasaba a tu padre.
Sí, pero, mira, incluso habiendo una amenaza real, no puedes vivir 24 horas al día pensando en ello. En realidad, la mayor parte del tiempo se te olvida, sólo se hace presente en momentos muy concretos. Son como apariciones casi fantasmales, como un trauma que está ahí y que, de repente, brota. Lo cierto es que lo metes en tu rutina y, de alguna manera, forma parte del paisaje.

Ya no lleva escolta desde hace años. ¿Cómo se siente él ahora?
Gracias a Dios, efectivamente, desde 2011 no lleva escolta. Ahora que lo pienso, no son tantos años. Mi padre tampoco lo recuerda mucho ni habla de ello, no es una época de la que sientas nostalgia. No creo que nadie añoré llevar escolta, pero sí es verdad que te acostumbras a ciertas maneras de vida porque, por ejemplo, él no conducía nunca, no buscaba jamás aparcamiento y ahora va a sitios a los que no podía ir, ¿sabes?

¿A qué sitios ha vuelto?
Por ejemplo, hicimos un viaje con él por el País Vasco en 2012 por pueblos a los que no podía ir porque llamaba mucho la atención. Imagina que llegaba con un coche, dos escoltas y es muy poco discreto y te ven rápido. Ahora es anónimo, no le reconocen, a no ser que sea alguna persona muy concreta que haya visto una foto de su cara, pero ahora es una persona que puede ir a cualquier parte.

Es muy fuerte lo que cuentas, pero, hija mía, qué serenidad. Te acostumbras a unas cosas que no son normales, ¿no?
No, claro que no son normales. Eres tú quien convierte lo anormal en normal, pero también un poco por seguir adelante y no quedarte encerrado en casa. ¿Sabes que pasa? Que es también muy injusto todo porque las amenazas de terrorismo se llevan en muchísima soledad. Tú no puedes hacer muchas cosas, pero el resto de tu familia sí. Mi madre, mis hermanas o yo siempre hemos ido a todas partes, el único que no podía ir era él.

Te enteraste de que a tu abuelo lo mató ETA porque a la madre de una compañera tuya de clase se le escapó de camino al colegio. ¿Tú se lo has contado a tu hijo? ¿Se lo contarás?
Sí, creo que sí que se lo explicaré en algún momento, pero aún es muy pequeño. Sí que le hablo de que mi madre ha muerto, de que estaba muy malita; pero el asunto de mi abuelo, la historia de mi familia, se la contaré, aunque el momento está lejos. Cuando vamos juntos a Bilbao me hace ilusión ir con él a los sitios, así que también le contaré la razón por la que nos fuimos de allí. Yo creo que la pregunta que más le voy a tener que contestar, más que lo del abuelo, es la de: ¿por qué te fuiste de este lugar que te gusta tanto?

Se rueda la adaptación de ‘El Comensal’ al cine, la directora es Ángeles González Sinde que, además, también tiene una relación estrecha con la muerte.
Sí, así es. Claudio, mi editor, que era su pareja murió, también murió su hermano, y siempre le ha interesado mucho el tema del trauma. Y, además, como ministra también vivió con escolta, ¿no? Entonces, al final, ella entendió muy bien el libro cuando se publicó y escribió una de las columnas que más me gustó. Fue más tarde cuando surgió el proyecto de la película.

¿Fue idea de ella hacer la adaptación?
No. Fue idea de la productora Isabel Delclaux, una chica nacida en Madrid, pero que toda su familia es de Bilbao. Comienza a trabajar como productora y decide que la primera película que quiere producir es ‘El Comensal’. Entonces, quedamos y comentamos el libro que, por cierto, ella muy simpática traía todo subrayado e imaginándose escenas.

¿Ilusión?
Sí, me emocionó mucho.

No has escrito nada más, ¿no?
Bueno, estoy en ello.

¿Va a ser novela o algo intimista como esto?
Está bastante conectado con ‘El Comensal’. Sigue siendo mi vida, pero tiene más ficción. Es una historia muy personal y de algunas cosas que se quedaron por explorar en el primer libro. He vuelto un poco al terrorismo, un poco en contra de mi voluntad porque quedé agotada la última vez. Fue difícil escribir el libro y hablar de él, hablar de cosas que siempre me habían dicho que no se contaban y me costó mucho. Escribirlo fue terapéutico, hablar de ello fue más complicado.

¿Era duro porque era contar intimidades que, además, se relacionan con algo que siendo víctima de quiere también olvidar?
Había mucho tabú. Me parecía que estaba haciendo algo muy indiscreto contando todo, aunque dejas escarbar hasta donde tú quieres. La mayor indiscreción que podías contar es que tu familia estaba amenazada.

¿Por qué? ¿Era un estigma?
Bueno, no sé, era algo que no se decía. ¿Estigma? Según en qué ambiente, en el barrio donde yo crecí no había gente de la izquierda abertzale muy enfrentada. Vivía en un sitio donde no había eso, pero, aún así, aunque los demás lo supieran no se decía.

Un silencio que gritaba.
Sí. Pero, además, creo que había una parte de vergüenza.

¿Vergüenza?
Sí, es increíble, ¿verdad? Pero sí, ahora que lo pienso había una parte de eso.

Pero, ¿por qué?
Pues porque todo el mundo quiere ser normal, no quiere tener problemas. Igual que no cuentas tus problemas por ahí, pues tampoco contabas este de estar amenazada. Ya, es terrible.
Recortes de Prensa   Página Inicial