AGLI Recortes de Prensa   Martes 3  Agosto  2021

La frágil posición económica a la que Sánchez ha relegado a España
José María Rotellar. Libertad Digital 3 Agosto 2021

Los datos son concluyentes, y pese a que se esté produciendo un rebote fuerte de la economía, con crecimientos interanuales intensos del PIB y mejora en la creación de empleo, fruto del efecto estadístico al venir de un cierre total en la comparativa interanual y de duras restricciones en la comparativa mensual y trimestral, lo cierto es que Sánchez ha llevado a la economía española a una posición extremadamente frágil, sin posibilidad de reacción en el corto plazo, ayuna de reformas estructurales que la debilitan más.

En primer lugar, el intenso incremento de gasto de Sánchez hace que España sea el país de la UE con mayor déficit en 2020, un 11% del PIB.

Siendo esto grave, lo peor es el carácter estructural del mismo. Mientras otros países han gastado coyunturalmente, Sánchez ha generado gasto permanente, que provocarán un incremento del desequilibrio de manera estructural. Si las recomendaciones de la UE siempre se fijaban en el déficit estructural español, el cual pedían que se redujese en siete décimas en 2019, ahora el desequilibrio es mayor: hemos pasado de un 3,7% de déficit estructural (es decir, el saldo presupuestario que se alcanzaría empleando todos los factores de forma eficiente en el nivel potencial de la economía) al 5,2% previsto para 2021.

Todo ello, eleva la deuda española y la sitúa como una de las mayores de la UE, con el 120% del PIB en 2020, subiendo más en 2021.

Ese gasto al que Sánchez se niega a poner freno y a reducirlo tras el soporte de la economía durante la pandemia, genera dicho problema estructural, que piensa cubrir subiendo los impuestos hasta niveles casi confiscatorios, que no generan crecimiento, sino que suponen un freno al desarrollo español. De esa manera, el PIB per cápita en paridad del poder de compra de España, tomando como base 100 la media de la UE-27, ha bajado del 93% de dicho índice del último año completo antes de llegar Sánchez a la presidencia, a bajar al 86% en este último ejercicio cerrado.

Eso no es fruto de la casualidad, sino de una peor gestión de Sánchez, orientado plenamente a llevar a cabo una política de gasto estructural con subida de impuestos. Pues bien, ¿qué conseguirá eso? Atrasar a la economía española, como podemos ver que ya ha empezado a suceder: mientras que Irlanda, con una política de ajuste del déficit y de impuestos bajos crece en PIB per cápita en paridad del poder de compra, España cae de manera importante.

Esto es el fruto de las políticas económicas de Sánchez, que nos lleva a un quebranto económico importante, que malgastará el rebote potente del corto plazo de la economía española, pues para que sea estable y estructural precisa de reformas, cosa que Sánchez no parece que vaya a realizar.

No hay quinta ola que pueda con las vacaciones de Sánchez
OKDIARIO 3 Agosto 2021

Este miércoles, el presidente del Gobierno cogerá el Falcon rumbo al Palacio de La Mareta, en Lanzarote, primera etapa de sus vacaciones de verano, en las que también visitará el Palacio de Las Marismillas de Doñana, en Huelva. 17 días de molicie a cuerpo de rey. Habrá que convenir que Sánchez es un consumado especialista en la utilización de los inmuebles de Patrimonio del Estado, que generosamente comparte con amigos a los que invita sin que sepamos aún a cuánto asciende la factura. Este año no iba a ser menos, por mucho que estemos inmersos en una quinta ola que nos ha convertido en el segundo país del mundo con mayor incidencia de casos, sólo por detrás del Reino Unido.

En la «España de las sonrisas» que vende Pedro Sánchez todo marcha bien. Así que Sánchez se irá de vacaciones sin importarle demasiado que la hostelería vuelva a sufrir severas restricciones y que el turismo siga en la cuerda floja. Nada parece hacerle cambiar su ruta estival: alojamiento exclusivo a cargo del Estado, que somos todos, aunque unos disfruten más que otros. Según el CIS -que no es dudoso, por razones obvias-, la mitad de los españoles no se irá de vacaciones, en buena medida porque sus economías no están para gastos extras, pero Sánchez, claro está, no es como un españolito más y veranea -qué envidia- a cuenta del erario público. Y no hay pandemia que le haga replantearse la conveniencia de no veranear a todo lujo, ni siquiera por aquello de ajustar sus actos al escenario de grave dificultad económica que padecen millones de españoles. Nada.

Las restricciones no son para el verano de Sánchez, que este agosto -una vez más- disfrutará de unas vacaciones de lujo. Y es que para combatir la pandemia, nada mejor que tomar distancias, alejarse del mundanal ruido y disfrutar de las comodidades de Palacio. Vivimos -no lo olviden- en la «España de las sonrisas».

El Presidente y la calle
Abel Hernández. La razon 3 Agosto 2021

La calle no es de nadie. La calle es de todos. Es el lugar de encuentro y de paso, pero, sobre todo, es el símbolo de la libertad. No deja de ser una anomalía que en España el presidente del Gobierno tenga dificultades para salir a la calle. Ni siquiera en tiempo de vacaciones le resulta posible y grato a Pedro Sánchez darse una vuelta, como cualquier hijo de vecino, por el paseo marítimo, contemplar el mar al atardecer y pararse a tomar una cerveza en un chiringuito concurrido y bullicioso. No se trata de la cautela a que obliga la seguridad ni siquiera la normal servidumbre del poder. Se debe al rechazo popular que este dirigente político sufre en todas partes. Las reacciones más airadas se deben, sin duda, a una minoría disconforme y radical, pero los actos de repudio se repiten en los distintos lugares que visita y parecen reacciones espontáneas de la gente. Nunca, que se recuerde, un presidente constitucional había sufrido en España semejante repudio público, tan sistemático.

No es extraño que Sánchez rehúya la calle. El hecho tiene una indudable significación política. Observemos tres escenas recientes. La primera tiene lugar en una famosa avenida de Nueva York durante su último viaje a Estados Unidos. Rodeado del pequeño grupo de sus colaboradores, camina relajado y parece un hombre feliz. Seguramente porque allí no lo conoce nadie y nadie le abuchea. Esa es la interpretación maliciosa de un importante diplomático español. La segunda escena sucede en la Plaza Mayor de Salamanca con motivo de la Conferencia de presidentes de las Comunidades. Pedro Sánchez es abucheado al llegar por un grupo de personas, que aplauden al Rey y a la presidenta de Madrid. La tercera se desarrolla en Calvarrasa de Arriba, un pueblo salmantino de seiscientos habitantes, con alcalde socialista. Un lugar seguro, con dominio de los partidarios, donde podría, por fin, pasear libremente por la calle, acercarse al bar y recibir la afectuosa acogida de los vecinos para compensar lo de la Plaza Mayor de Salamanca y, de paso, ¡demostrar su interés por el mundo rural! Pues ni siquiera en Calvarrasa pudo relajarse. Mientras departía en el bar con los suyos, se le acercó un hombre del pueblo y le soltó a la cara: «¿Es usted Pedro, el mentiroso?». Si el presidente Sánchez vive metido en una burbuja y ha perdido la calle, ¿qué le queda?

La Junta no estuvo sola en el fraude de los ERE
Editorial ABC 3 Agosto 2021

El Tribunal de Cuentas confirmó ayer el monto de las fianzas que exige a altos cargos del PSOE andaluz y dirigentes de UGT por el desvío de fondos en el fraude de los ERE, el mayor caso de corrupción de la democracia. La cifra que pide el órgano auditor -algo más de quince millones de euros- representa una mínima cantidad del dinero malversado en la Junta, que rozó los setecientos millones, pero pone en jaque la sostenibilidad financiera de un sindicato cuya actividad fue esencial para llevar a cabo el saqueo sistemático y continuado de los fondos de empleo que administraba el Gobierno andaluz. Con Griñán, Chaves y su círculo de confianza ya condenados, a la espera de que el Supremo confirme sus penas, corresponde a los sindicatos aclarar el papel que tuvieron en aquel monumental fraude, reparar en lo posible el daño causado a los trabajadores a los que decían representar y hacer memoria, histórica o democrática, sobre su complicidad con el régimen socialista andaluz.

¿Delito de odio vs. libertad de expresión, opinión y manifestación?
Miguel Massanet. diariosigloxxi 3 Agosto 2021

“Cuando el debate se ha perdido, la calumnia es la herramienta del perdedor", Sócrates.

Somos de los que estamos convencidos de que las leyes, las normas que han de surgir efecto sobre la ciudadanía que, en definitiva, va a ser la que va a ser beneficiada o perjudicada por su mandato, no deben ser redactadas exclusivamente para que sean conocidas, entendidas, respetadas y aplicadas por abogados, fiscales, jueces o magistrados, ya que, quienes constituyen el sujeto pasivo y a quienes afectan directamente, aparte de a los encargados de aplicarlas, es al común de los ciudadanos. No suele ser esta la práctica de los legislativos y, por supuesto, en muchos casos, resulta bastante incomprensible para el vulgo y me atrevería a decir para muchos profesionales del derecho, algunas interpretaciones excesivamente alambicadas, influenciadas por el subjetivismo de quien lo hace y, en el peor de los casos, marcadas por ciertos impulsos políticos sectarios rayanos en la prevaricación.

Hoy en día estamos acostumbrados a que la presión de los partidos políticos, la voz de la calle, la importancia que se les da a las reclamaciones de ciertos partidos minoritarios, la proliferación indeseada e indeseable de múltiples formaciones políticas, a causa de una anticuada ley D’Hont y de las facilidades que da a estas formaciones para que participen en la vida ciudadana, a diferencia de lo que sucede en otras naciones en las que, para evitar que minorías puedan condicionar la marcha de una nación, como nos ocurre en España con partidos separatistas minoritarios que, a la vista está, son los que en la actualidad llevan las riendas de la actividad política, ante un Estado capitidisminuido y chantajeado que se mueve como una marioneta condicionado por las exigencias de quienes le apoyan en las Cortes con sus votos; han establecido sistemas como el ballottage francés, un método para la elección del presidente o en la legislativas que se aplica cuando, en una elección presidencial, ninguno de los candidatos supera un determinado porcentaje de los votos (por lo general mayoría absoluta), se realiza una segunda vuelta para decidir entre los candidatos que han obtenido más votos, usualmente los dos primeros. Un método bastante razonable, que garantiza la gobernabilidad del país y que impide, de esta manera, ser entorpecida por el filibusterismo de minorías.

Lo que actualmente estamos padeciendo en España, es un intento, descarado y evidentemente de componente totalitario, por el que nuestro actual Gobierno de filosofía socio-comunista, está potenciando el que, mediante disposiciones de dudosa legalidad y de muy discutible legalidad, vaya minando, poco a poco, lo que es el espíritu de nuestra democracia parlamentaria.

Con su demagogia, su mimo a determinados colectivos que, en años anteriores, fueron objeto de rechazo popular y que, desde hace un tiempo, se han constituido en verdaderos manantiales de votos para las izquierdas que, a cambio, no han dudado en concederlos todo lo que han ido pidiendo y, en ocasiones, mucho más de lo que ellos mismo pensaron obtener.

No olvidemos la hipocresía con la que se va justificando que España se haya convertido en el centro de atención de las mafias dedicadas al trasporte de inmigrantes, lo que ha ido produciendo, como está sucediendo en Canarias y hace poco en nuestro ciudad africana de Ceuta, verdaderos asaltos provocados por nuestros “amigos” marroquíes, súbditos del rey alauí Mohamed VI al que, por cierto, parece que nuestro monarca español le ha enviado, como respuesta al asalto de Ceuta por inmigrantes azuzados por él, una cariñosa felicitación por los 22 años de su estancia en el poder. Así somo en España, ponemos la otra mejilla y aguantamos.

Y ahora resulta que leyes de las que casi nunca se había oído hablar, como la que contempla el artículo 510 de nuestro C.P, que habla de que “se castigará a quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten, directas o indirectamenteal odio, la hostilidad, la discriminación o la violencia contraun grupo, una parte del mismo, una persona determinada por razón de su pertenencia a aquel, o por motivos racistas, antisemitas u otros referentes, a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia raza o nación, u origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género enfermedad o discapacidad”.

Aparte de que, este Art.º 510, no hace más que corroborar lo que hay establecido en el art.º 20 de nuestra Carta Magna, solamente que de una forma más desarrollada, no podemos dejar de encontrar, como simples ciudadanos de a pie que son las personas a las que me vengo refiriendo, unas aparentes contradicciones que puede que, al nivel de profesionales del derecho tengan justificación, pero para quienes no lo son, implican cierto desconcierto respecto a lo dispuesto en el citado artículo de nuestra Constitución, en el que se habla sobre la libertad de expresión y de información (Artículo 20: Se reconocen y protegen los derechos: a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. c) A la libertad de cátedra.)

Se habla concretamente de “expresar y difundir libremente”. No creo que haya un precepto más contundente, claro, entendible y categórico que se preste menos a “interpretaciones subjetivas”, a intentos de confundir a los sujetos pasivos, a maquinaciones interesadas o a tergiversaciones de intencionalidad política. No se puede obligar a ningún ciudadano a pensar en el sentido que a nuestros políticos les interese o que, a un colectivo determinado de personas, les pudiera molestar.

Uno está en su derecho de opinar sobre la homosexualidad, sin que por ello se le achaque delito de odio; puede estar en contra de una determinada religión, sin que ello comporte que se le deba enjuiciar, y no tiene por qué callarse y no publicar cuales sean sus ideas sobre aquel tema. ¿O es que se va a aplicarla censura otra vez? ¿Se van a impedir, como pretenden algunos, que haya personas que sigan creyendo en el franquismo? ¿Acaso se va a prohibir, a aquellos que siguen perteneciendo al PC, que sigan criticando al fascismo? O es que deberemos pensar que, esta ley contra el odio, se ha creado específicamente para luchar contra la moral que recibimos de nuestros padres y que, por cierto, la ha estado apoyando durante siglos la religión católica, sobre abortos, prácticas sexuales no habituales, desviaciones u otros modelos de familia, que son fruto exclusivamente de las modas actuales, del pensamiento de algunos progresistas o de aquellos empeñados en destruir cualquier tipo de ideas que sean contrarias a las suyas.

¿Qué hay sobre el “odio” que separatistas catalanes y vascos demuestran hacia el resto de ciudadanos españoles.? ¿O es que en estos casos no deben aplicarse castigos? Todavía no hemos encontrado a ningún científico que pueda explicar cómo, la naturaleza puede encajar que personas del mismo género (no hablamos de desviaciones sexuales, que las hay en todas las especies) mantengan sexo y que, esta práctica se pueda equiparar a la reproducción y sexo normal entre las parejas heterosexuales.

Pero de lo que no hay duda es del empeño que tienen los que se califican como “diferentes” o, en palabras de quienes defienden a estos grupos, los del “tercer sexo” en descalificar, demonizar, criminalizar a todos aquellos ciudadanos que siguen pensando que este tipo de “familia”, la adopción de hijos por ellos, las fiestas horteras, desmadradas, impúdicas y groseras con las que intentan humillar al resto de ciudadanos, no son más que desviaciones de conducta que, por mucho que se intenten justificar, carecen de los argumentos necesarios para poder hacerlo.

No sabemos las consecuencias, de todo orden, que van a traer en un futuro, la implantación de estas nuevas modalidades que se empeñan en calificar de “familia”, pero de lo que estamos convencidos es de que lo que está sucediendo en la actualidad, la permisividad con la que los legisladores se están tomando estos temas, lo único que nos va a traer el que, las pocas trabas morales o éticas que todavía se mantienen debido a que la sociedad no ha acabado de admitirlo, en las generaciones que vayan llegando, a medida que los jóvenes vayan considerando como algo natural el compartir sexo con cualquier ser viviente, es muy posible que lleguen a legalizarse absurdos como son el de matrimonios entre humanos y animales.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos el convencimiento de que, si las derechas o centro derecha o todos aquellos que, siendo del partido que sean, teniendo un concepto sano de la moral, de las buenas costumbres y de una sociedad limpia y que no haya caído en la perversión en la que parece que van a sumergirse aquellos que tienen el control de España en estos momentos; tienen el deber, la obligación y la ineludible tarea de intentar, por todos los medios que fueren evitar que, una vez más, España, acabe cayendo en lo que fue aquella república infame en la que, los políticos de izquierdas de entonces, llevaron a nuestra nación a lo que fue un estallido inevitable, de una parte de España, contra los causantes del caos republicano.

Y la frase de hoy se la debemos a Friedrich Nietzsche: “El que tiene un porqué para vivir puede soportar casi cualquier cómo.”

Carta abierta sobre Gibraltar XVII
Enrique Domínguez Martínez Campos. https://rebelionenlagranja.com 3 Agosto 2021

Queridos amigos.

El pasado 29 de abril la CNN entrevistó al alcalde de Gibraltar, Fabián Picardo. Declaró que estaba orgullosísimo de que la población del Peñón estuviera casi toda vacunada contra la peste china gracias a las vacunas llegadas de GB. Naturalmente omitió la ayuda que desde “Corea del Norte” se ha prestado también a la colonia; por ejemplo, con más de cien sanitarios españoles que trabajan en el Peñón o el apoyo de laboratorios españoles para analizar muestras enviadas desde Gibraltar.

Pero su principal euforia se centró sobre la previsión de mantener la fluidez de paso por la Verja, que es la que les interesa a estos individuos para mejorar su capacidad de colonizar con mayor facilidad el entorno que les roda, esto es, el Campo de Gibraltar y, si es posible, más allá de ese Campo.

¿Tendrá algo que ver la masonería en este asunto de Gibraltar? Es evidente que la masonería inglesa en Gibraltar beneficiosa siempre para GB y enormemente destructiva para España- se ha expandido por el Campo de Gibraltar a gran velocidad desde aquel período de la Transición española. Así, el 4 de mayo el pleno municipal del ayuntamiento de San Roque aprobó, con la abstención de PP, reconocer la honorabilidad de la masonería. Este reconocimiento se enmarca en la campaña de la Gran Logia de España en su 300 aniversario. Y en San Roque se encuentra la logia Trafalgar número 168 cuyo alcalde socialista es Juan Carlos Ruiz-Boix.

Dos días después, el 6 de mayo, el alcalde de Gibraltar, Picardo, el vicealcalde, José García, y el fiscal general, Michael Llamas, estuvieron en Madrid para unirse a la delegación británica para continuar las conversaciones en el ministerio de Exteriores. En realidad, estas reuniones lo que pretenden es preparar la agenda sobre lo que se debe negociar entre UE y GB sobre Gibraltar porque todavía no se sabe qué demonios van a negociar los británicos con la UE. Es más, la Comisión Europea no iniciará negociaciones con GB hasta que este país y España se pongan de acuerdo (?) sobre los temas a tratar. ¿Otros 100 años de negociaciones?

Por otro lado, desde que el 10 de diciembre del año pasado (2020) el presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que su país reconocía la soberanía de Marruecos sobre el Sahara y negoció, a cambio, la normalización de relaciones entre el país magrebí e Israel, el primer ministro marroquí, Saad Eddine El Othmani, expresó su intención de reclamar la supuesta soberanía marroquí sobre Ceuta y Melilla para incorporarlas al Gran Marruecos.

Es evidente el apoyo político y militar de EEUU a Marruecos para que este país mejore sustancialmente su capacidad militar. Y, por otro lado, GB está también dispuesta a mejorar la capacidad militar en la colonia británica como hemos explicado en cartas anteriores.

El nuevo presidente de EEUU, Biden, no piensa revertir ese apoyo a Marruecos. Así lo confirmó el secretario de Estado, Blinken, a finales del pasado mes de abril. Para EEUU Marruecos se ha convertido en aliado preferente. ¿Lo es hoy España?

Marruecos ha diseñado un plan quinquenal de modernización de sus Fuerzas Armadas con una inversión de 20.000 millones de dólares que terminará en el 2022. Según el primer ministro marroquí, mientras que España apoyara la postura marroquí sobre el Sahara, Marruecos no planteará su supuesta soberanía sobre Ceuta y Melilla. Pero, una vez que la soberanía marroquí se consolide en el Sahara, ese “quid pro quo” dejará de existir y las dos ciudades españolas serían reclamadas por Marruecos sin contemplaciones.

De modo que así queda cerrado el círculo: GB mantiene su colonia en Gibraltar a base de la fuerza y Marruecos, fuertemente rearmado, reclama y amenaza en Ceuta y Melilla para incorporarlas a su expansionismo territorial. ¿Grave problema político, territorial y militar para España?

Parece ser que no. Porque a la ministra de Exteriores, González Laya, lo de Gibraltar, Ceuta, Melilla, Marruecos, EEUU, el Sahara, nuestro peso específico en UE, etc., etc., no parece inquietarle demasiado. Y en el aspecto militar, ¿cuál es el respaldo que puede ofrecer el ministerio de Defensa al de Exteriores?

Al parecer, para la señora González Laya su máxima preocupación, su gran desasosiego, el verdadero enemigo, es lo que diga, piense o haga… ¡la Comunidad de Madrid! Así parece desprenderse de sus palabras en el pleno del Congreso el pasado 12 de mayo. Cree que son los madrileños, que se van de tapas y cañas, los máximos responsables de la ruina económica de España y, por eso, los británicos, esos que siguen ocupando la vergonzosa colonia en Gibraltar, no vienen a hacer turismo a nuestro país temerosos de contagiarse con tantas tapas y tantas cañas. ¡Éste es el verdadero problema en Exteriores! ¿Nos reímos o lloramos? Y todo el gobierno socialcomunista multitudinario de acuerdo.

Pero la realidad es la que es. El 10 de mayo se produjo un gran incidente en la Línea de la Concepción. Dos personas murieron ahogadas al naufragar la embarcación que tripulaban en el Estrecho al aproximarse a una narcolancha. Se supone que iban a suministrarle combustible. En el barrio de la Atunara se fueron concentrando decenas de personas que acusaron a la policía de ser responsable de esas muertes. Cuando llegaron algunos vehículos policiales se enfrentaron a ellos, los insultaron y atacaron.

Amenazas, quema de contenedores, de puestos de verano en la playa, el edificio de la Delegación Municipal de Playas ardiendo… la policía tuvo que hacer disparos al aire cuando se vio acorralada. El alcalde socialista de La Línea, Juan Franco, declaró: “Estoy viviendo una de las peores tardes desde que soy alcalde. Estoy consternado y triste. Siento una tremenda vergüenza por lo que está pasando en la Atunara”. ¿Vergüenza? Al día siguiente, el señor Franco dijo: “No hay ni un plan específico de formación (profesional), ni un plan de empleo, no tenemos inversiones en infraestructuras y, si a todo esto le sumamos las consecuencias negativas de la pandemia, la situación es más que alarmante”. Debido a la presión policial contra el narcotráfico, añadió: “Este hecho (esa presión) genera que el ‘modus vivendi’ de una parte de la población se venga abajo y acaben estallando acontecimientos como los vividos ayer”.

Se quejó, con razón, de que la situación social de la ciudad no está atendida “por las administraciones supramunicipales”, con un 80% de paro juvenil en la Atunara y que el problema del tráfico de hachís procede de Marruecos (perfectamente programado, añado yo). Por todo ello la solución para él es que disminuya la presión policial, que continúe el narcotráfico y, así, digo yo, mantener una situación de absoluta dependencia de Gibraltar, de los narcotraficantes, de las mafias marroquíes…, una situación endémica que sufre La Línea desde hace lustros. De esta forma es cómo ha logrado Gibraltar considerar a La Línea como un suburbio suyo. De verdadera pena.

Y a todo esto, ¿qué dice el PP, el gran partido de la oposición a este gobierno de mucha propaganda de todo a cien y de resultados catastróficos en casi todo? Por no decir en todo.

El señor Casado el 10 de mayo flanqueado en sus butacas por los exministros de Exteriores del PP Ana de Palacio y García Margallo, dijo que “el panorama de la política exterior de Sánchez es desolador”, etc., etc. Aseguró que “Gibraltar se ha abandonado por incomparecencia”, pues el PP dejó todo estupendamente cuando echaron al señor Rajoy para poder negociar con el Brexit, la cosoberanía del Peñón.

Ya he escrito en alguna carta anterior mi opinión sobre negociar lo de la famosa cosoberanía. Con los británicos no se puede empezar a negociar nunca a la baja. Está más que demostrado. Y lo de la no comparecencia no es verdad. Ha sido real pero calamitosa. Para intentar lo de la “prosperidad compartida”, un mito inalcanzable y absurdo. Lo del buen rollito socialista.

Estamos ya a mediados de mayo. ¿Qué ha logrado España tras el acuerdo-marco de Nochevieja? De momento dos cosas: que es, al parecer, Madrid el enemigo del resto de España y que, en La Línea, debe mantenerse el estatu quo actual para evitar una explosión social.

Marco perfecto para que la UE se cruce de brazos a la espera< de que GB (con representantes de Gibraltar en su delegación) y España se pongan de acuerdo para no se sabe bien a qué acuerdo llegar. Y todo ello en un escenario de seguridad y Defensa con muy malas perspectivas para nuestro país, en una zona crucial para nuestros intereses como es la del Estrecho, que se prolonga hacia Baleares y hacia Canarias.

¿Brexit? El Brexit para mejorar nuestros intereses en Gibraltar es como si no hubiera existido. Mejor dicho, quizás para empeorarlos en muchos sentidos, como he ido desgranado a lo largo de estas cartas.

Un abrazo a todos,

Carta abierta sobre Gibraltar XVIII
Enrique Domínguez Martínez Campos. https://rebelionenlagranja.com 3 Agosto 2021

Queridos amigos:

El 16 de mayo seguía el vandalismo en La Línea como consecuencia de la presión policial sobre los narcotraficantes. Está claro que la mitad de esa ciudad depende del trabajo en la colonia de Gibraltar, del trapicheo de lo que sea a ambos lados de la Verja, del contrabando de tabaco y del narcotráfico procedente de Marruecos. De ahí la dependencia económica de parte del Campo de Gibraltar de la colonia británica. ¿Vergüenza para los gobernantes españoles? ¿Se mantiene una política de Estado firme y contundente sobre este problema a lo largo de los últimos 40 años? De ninguna manera. Y menos con este multitudinario gobierno socialcomunista, con una ministra de Exteriores que predica mucho feminismo, mucho multiculturalismo, mucho globalismo y mucho buen rollito para que nadie se enfade con España, teniendo a tantos países que prácticamente nos ignoran.

Eso sí, con colaboracionistas a espuertas en el Campo de Gibraltar encantados con la colonización que ejerce el Peñón en sus alrededores. Hay una emisora de radio en el Campo llamada “Radio Bahía Gibraltar” cuyo dueño es un tal Samuel Fernández, empresario con distintos negocios que, en su momento, llegó a pedir que la Royal Navy defendiera a los habitantes del Campo de Gibraltar frente a “los atropellos del gobierno español”. Es evidente que la larga mano gibraltareña mece la cuna de centenares de individuos como éste.

Dos días después, el 18, una dama llamada María Antonia Peña escribía en “Europa Sur” que La Línea sólo aparece en los medios para hablar del narcotráfico en la ciudad. En su opinión esto dura ya varias décadas. Y ahora viene lo mejor. Dice que “desde la desafortunada decisión franquista de cerrar la frontera de Gibraltar”. Para esta señora, desde entonces, La Línea no ha vuelto a levantar cabeza. ¿Sabrá esta mujer lo que dice? ¿Había nacido en 1969 para conocer de primera mano lo que supuso aquel cierre de la Verja? ¿Tendrá idea de que, con aquel cierre, la ONU reconoció que Gibraltar era una COLONIA a descolonizar? Y menos mal que la culpa de lo que pasa hoy en La Línea la tuvo Franco que murió hace 46 años. Podía haber dicho que la tuvo don Rodrigo. Lo que no sé es si sabrá quién fue don Rodrigo.

Pero seguro que la dama aplaudió cuando vio en TVE –esa que pagamos todos los españoles- al “ministro” de turismo de Gibraltar para invitarnos a todos (a los de Corea del Norte) a ir a visitar el Peñón para dejar allí nuestros dineros, cooperemos en su bienestar y nos encontremos allí felices. Me temo que la señora Peña no ha dicho aún que, en vez de ir a Gibraltar, los españoles vayan a La Línea, S. Roque o Algeciras para mejorar la economía de estas poblaciones.

Aquel tremendo e inolvidable 18 de mayo se produjo la invasión de Ceuta por cerca de 10.000 marroquíes y subsaharianos (entre ellos 2.000 niños y adolescentes) azuzados y engañados por el gobierno de Marruecos para “dar una lección a España”. ¡Esto es para que aprendáis, imbéciles!, debió pensar alguien en la Corte marroquí. ¿Por qué? ¿Porque al líder del Polisario, el tal Ghali, lo metió el gobierno multitudinario de España en un hospital de Logroño sin pedir permiso a Marruecos? ¿Sólo por eso? Cuando cualquier Rey marroquí (Mohamed V, Hassan II y ahora Mohamed VI) ha visto a España débil política y económicamente, aprovechan la oportunidad para atacarnos por el motivo más nimio. O mejor, por cualquier motivo. Y hoy, el gobierno de España está cerca de entrar en la UCI.

Desde su independencia en 1956 Marruecos no ha dejado de hostigar a España de dos maneras: atacándola con la guerra (Ifni/Sahara 1959) para lograr si ansiado expansionismo territorial y convertirse en el Gran Marruecos, o chantajeándonos logrando tener contenta a la oligarquía marroquí a base de créditos, venta de armas, inversiones o dinero contante y sonante. Por muy buenas relaciones que se diga que tenemos con ellos, Marruecos no deja de incordiar a España. Se parece a uno de esos individuos a los que la comunidad de vecinos desea echar del piso porque no hace sino molestar permanentemente. Y ahora mucho más con el respaldo total de EEUU en detrimento del crédito de España a nivel internacional.

Fijémonos, al margen de otras muchas consideraciones, en la diferencia del control de fronteras entre las ciudades españolas de Ceuta y Melilla con Marruecos y el control del paso por la frontera y evitar el asalto a las vallas. En este caso el control es total por parte de la policía del Peñón y, si hace falta, por el ejército británico y la Royal Navy. En Ceuta y Melilla el control de paso y el asalto a las vallas fronterizas lo paga el gobierno de España a Marruecos para que los agentes de ese país disuadan a los asaltantes o invasores para que no entren en nuestro país ni en Europa. Y cuando la oligarquía marroquí lo considera oportuno, deja de vigilar la frontera para que, violándola, entren en España los que quieran.

Ésta es la diferencia esencial entre la actuación intransigente de GB en la colonia de Gibraltar y la de España en defensa de su integridad territorial en Ceuta y Melilla. ¿Es así como deben defenderse nuestros intereses nacionales?

¿Por qué el Comendador de los Creyentes, esto es, el Rey de Marruecos (que es como el Papa para los católicos), con una fortuna personal estimada en unos 8.500 millones de euros, ¿no resuelve con esa fortuna la pobreza en su país? Pero no sólo es el monarca y toda la oligarquía marroquí quienes someten a España al chantaje. Hay colaboracionistas muy conocidos que defienden los intereses de Gibraltar diciendo, por ejemplo, que la invasión marroquí de Ceuta el día 18 se debió a las belicosas declaraciones del PP y de Vox, mientras que el presidente Sánchez estuvo “más que bien con un viaje relámpago” a esa ciudad. Un tal Jorge Bezares aseguró también en su artículo que el “filonazi” ministro Fernando María Castiella, aquél que logró en la ONU que se declarara a Gibraltar como una colonia a descolonizar, fue el causante con el episodio del cierre de la Verja de que hoy, 52 años después, el PP actuara acusando a Marruecos de violar nuestras fronteras en lugar de colaborar con el divino presidente del gobierno de España, ¿Estará este individuo en sus cabales? Lo cierto es que el eje Alborán-Estrecho-Canarias es fundamental para España.

O como ese empresario linense llamado Lorenzo Pérez-Periáñez que está recogiendo apoyos para crear un nuevo proyecto “integral” destinado a organizar una asociación comercial empresarial en la que se incluyan empresas de La Línea y de Gibraltar para mejorar así las relaciones a ambos lados de la Verja. Como es obvio, cuenta con el apoyo de la Cámara de Comercio de Gibraltar y del alcalde Fabián Picardo.

El 20 de mayo el ministerio de Exteriores emitió una nota sobre la primera reunión del Comité Conjunto de Coordinación sobre el Acuerdo Internacional de Fiscalidad entre España y GB sobre Gibraltar. Prácticamente no decía nada. Por su parte, InfoGibraltar señalaba que en la reunión estuvieron presentes “funcionarios del gobierno de Gibraltar”, de GB y de España para tratar de asuntos técnicos sin presencia de responsables políticos.

Cinco días después un conocido empresario con residencia en Sotogrande (S. Roque), exmiembro de la Royal Navy, fue detenido por ser unos de los capos del contrabando de hachís en el Estrecho junto con otros individuos. Tenían otras empresas “pantalla” para realizar sus negocios. Nadie ha relacionado, de momento, estas detenciones con la proximidad de la colonia de Gibraltar a 24 km de Sotogrande. ¿Gibraltar queda al margen?

El día 26 el diputado de VOX por Cádiz denunció que “el Campo de Gibraltar podría ser la Costa del Sol, pero es el Paso”, refiriéndose a la ciudad tejana fronteriza con Méjico. VOX pidió en octubre pasado que el Campo de Gibraltar y toda la provincia de Cádiz se declarase como Zona de Especial Seguridad para garantizar la lucha contra el narcotráfico. Achacó el caos en la provincia a que el gobierno socialcomunista mantenga los intereses de la colonia de Gibraltar en toda ella. Y pidió desplegar en la Línea unidades de prevención y respuesta con vehículos adecuados para dar la batalla al narcotráfico en todo el litoral.

En un artículo del CN Ángel Liberal (r), titulado “El legado del general Franco en el Campo de Gibraltar”, señala que la colonia marcó a fuego toda la comarca por la influencia de la base naval y el aeródromo de la RAF en el Peñón. Añade que, desde siempre, el INTERÉS británico ha sido mantener en un plano económico muy inferior -cercano a la ruina- a toda la comarca próxima a Gibraltar. La Verja se cerró el 8 de junio de 1969 aplicando el Tratado de Utrecht. Antes, cuando se pusieron en marcha los Planes de Desarrollo, el gobierno español hizo una serie de inversiones en la zona. En 1966 se declaró a la comarca Zona de Preferente Localización Industrial. A partir de ahí se instalaron en el Campo de Gibraltar centenares de empresas y se acometieron importantes obras públicas. Además de grandes industrias, se instalaron grandes complejos turísticos y en el interior de la provincia de Cádiz se fomentó la agricultura y la ganadería. Cerrada la Verja Gibraltar subsistió gracias al dinero que llegaba a la base militar desde GB. El Peñón estuvo al borde de la quiebra. En cambio, el Campo de Gibraltar creció económicamente. Ése fue el gran legado del general Franco en la comarca, además del éxito de su política exterior en la ONU.

Con la llegada del PSOE al poder la Verja se reabrió el 14/12/82 y volvió a entrar el oxígeno a Gibraltar. La colonia comenzó a prosperar rápidamente por las diferencias fiscales entre un lado y otro de la Verja, por el establecimiento de miles de empresas en el peñón, por tráficos ilícitos entre Gibraltar y la Línea y por la larga mano del lobby gibraltareño para atraer a su causa a centenares de colaboracionistas.

El “Gibraltar Chronicle” anunciaba a toda plana que el 19 de junio próximo se celebrará por vez primera el “Día de las Fuerzas Armadas”. Por primera vez en más de 300 años la base militar gibraltareña celebrará un desfile militar y la base naval permanecerá abierta de 11:30 a 16:30 horas para mostrar a los llanitos equipos, materiales y armamento. Es de suponer que el alcalde Picardo curse invitaciones para asistir a este festejo a los colaboracionistas españoles del Campo de Gibraltar en la única colonia de Europa.

Por su parte, en el diario “Panorama” editado en Gibraltar se recogía la noticia de la llegada al Peñón de un Grupo Aeronaval británico cuyo buque insignia es el portaviones “Queen Elisabeth”. En él se izan las banderas de GB, EE. UU. y de la OTAN. Ese Grupo de Combate de la Royal Navy pasó el día 29 de largo y no entró en la bahía de Algeciras. Sólo una de sus fragatas se paseó por ella para hacer patente su presencia ¿en el Estrecho?, ¿en Gibraltar?

Y así, a finales de mayo seguimos esperando el posible acuerdo entre la UE y GB sobre Gibraltar. ¿Con qué perspectivas? Me temo que poco halagüeñas para España.

Un abrazo a todos,
Enrique Domínguez Martínez Campos
Coronel de infantería DEM (R)

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La mesa de la infamia
EDITORIAL. Libertad Digital 3 Agosto 2021

El Gobierno de España negocia traspasos de competencias y transferencias de miles de millones de euros con los subalternos de los golpistas, con los mandaderos de personajes como Carles Puigdemont u Oriol Junqueras. Quienes fueron sus becarios, sus asistentes y sus pelotas de cabecera ocupan los principales puestos en la Generalidad y se sientan con Pedro Sánchez y sus ministros en mesas donde se vende España a trozos por el módico precio, para los separatistas, de mantener al líder socialista apalancado en la Moncloa.

Es un fenómeno de profundidad sociológica. En el país donde se puede pasar de curso con todas las asignaturas suspendidas, donde se desprecia el esfuerzo, se admira al corrupto y se indulta a quienes pretendieron someter a la mitad de la población de Cataluña a la voluntad supremacista del independentismo, lo normal para el Gobierno es negociar con esos trileros, quienes además visten sus disparatadas exigencias con los ropajes de supuestas deudas históricas y presuntos agravios históricos. Y el Ejecutivo, lejos de mandar a estos sujetos de vuelta a sus cubiles, no sólo les escucha sino que se desvive por cumplir sus exigencias.

Es, en palabras de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la "tiranía de las minorías". Y algo más, el triunfo de quienes odian España y la consecuente derrota de los políticos leales a sus compatriotas y que, a diferencia de nacionalistas vascos y catalanes, manifiestan una visión de conjunto, conscientes de que la Nación no está formada por 17 microestados sino por 47 millones de ciudadanos.

La idea de que se aborde con dirigentes políticos que desprecian la más elemental noción de España y en una mesa bilateral asuntos que afectan a todos los españoles es algo que debería repugnar a cualquier demócrata. Desde luego, en otros países de nuestro entorno formaciones como ERC y Junts per Catalunya (JxCat) habrían sido ilegalizadas después de encabezar un golpe de Estado, de haber pisoteado la Constitución y los derechos de millones de personas.

Aquí, en cambio, se les premia con mesas bilaterales y un trato exquisito, como si en vez de negociar con autoridades regionales se estuviera recibiendo la visita de dignatarios extranjeros. El lamentable espectáculo será recurrente, pues la ministra de Política Territorial y portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, ha expuesto un calendario con reuniones mensuales en las que se dará curso al traspaso de las competencias reclamadas por la Generalidad, entre ellas la cesión del edificio que alberga en Barcelona la Jefatura Superior de Policía, la red de cercanías de Renfe o el control de las aguas del litoral, un desatino cuyo único propósito es garantizar el apoyo separatista a los Presupuestos Generales del Estado, que también vendrán plagados de concesiones y transferencias. Y para abrir boca, 1.700 millones para la ampliación del Aeropuerto de El Prat.

El Gobierno está poniendo a España en serio peligro negociando el control del citado aeropuerto o pretendiendo ceder parte de las aguas territoriales españolas a una comunidad autónoma. Mientras tanto, la Generalidad recoge los frutos de la dependencia del Gobierno y plantea sin disimulos un segundo embate contra la unidad de España. En el momento en el que lance un nuevo golpe tendrá muchos más recursos y todos serán procedentes del Estado con el que pretende acabar.

Sánchez saca el talonario
Editorial ABC 3 Agosto 2021

Sin otra concreción que el desembolso de 1.700 millones de euros en el aeropuerto de El Prat, la denominada Comisión Bilateral entre el Ejecutivo y la Generalitat de Cataluña fue ayer la escenificación del trato preferencial que el Gobierno dispensa al separatismo, en pago a su deslealtad institucional y al apoyo parlamentario que brinda en el Congreso a Pedro Sánchez. Nada tiene de anómalo –todo lo contrario– el diálogo de dos instituciones del Estado llamadas a entenderse y a colaborar en beneficio de los ciudadanos. Sin embargo, la convocatoria de esta cumbre nunca respondió a una agenda de intereses compartidos por Cataluña y el resto de España, sino a las tácticas de supervivencia política, a cual más lesiva para el bien común, de quienes ayer se citaron en Madrid en representación del Gobierno y la Generalitat. Un mes después de la concesión de los indultos a los condenados por el ‘procés’, y aún reciente la Conferencia de Presidentes de la que Pere Aragonès se ausentó para marcar altura y territorio, la Comisión Bilateral se saldó con un acuerdo que ni siquiera estaba en el orden del día y que fue negociado en una reunión previa. La excepcionalidad es el argumento de una ‘agenda de reencuentro’ que no es otra cosa que un talonario cuyo primer cheque tiene un valor de 1.700 millones de euros.

Convertir el aeropuerto de El Prat –como asegura la ministra de Política Territorial– en un ‘hub’ internacional no depende de una inversión como la desatascada ayer por el Ejecutivo, negociada bajo la mesa para satisfacer las demandas del nacionalismo. Son las compañías aéreas, víctimas desde el año pasado de una grave crisis derivada de la pandemia, las que determinan con sus planes la situación de los ‘hubs’ que jalonan los mapas aéreos. Potenciar Barcelona como centro internacional de conexiones, algo que ya intentó la Generalitat con la ruinosa adquisición de su propia aerolínea, solo podría lograrse con la complicidad de Iberia y su alianza. Gastar 1.700 millones en El Prat tendría, eso sí, la virtud de dinamizar a corto plazo, como un faraónico Plan E, el empleo y la economía de una región muy castigada ya por los delirios separatistas, entre los que, no por casualidad, figura la cesión a la Generalitat del aeropuerto de Barcelona, pista de despegue de la nueva nación catalana.

La ministra de Política Territorial no solo se felicitó ayer por el desembolso de estos 1.700 millones de euros, sino por el simple hecho –señaló– «de habernos reunido», olvidando de forma premeditada que en los últimos años ha sido el separatismo el que ha rechazado de plano toda negociación con el Gobierno que no fuera de naturaleza inconstitucional y en forma de desafío. También celebró Isabel Rodríguez otro acuerdo alcanzado ayer para «reducir la conflictividad territorial», cuando fue la Generalitat la que decidió de forma unilateral echarle un pulso al Estado de derecho, hasta poner en jaque nuestro modelo de convivencia. Ni un solo reproche. Solo dinero para calmar las aguas y seguir adelante con la legislatura. El Gobierno cede y el nacionalismo hace caja y gana tiempo. Si Pedro Sánchez considera que con el dinero de todos y a golpe de talonario puede cerrar la crisis abierta por el separatismo, debería comparecer ante el conjunto de la nación y desgranar el presupuesto de su magno proyecto de concordia y reencuentro. Que no tenga un plan definido y creíble para España hace difícil, sin embargo, que pueda detallar hasta dónde y a qué precio está dispuesto a ceder ante los socios que lo mantienen en el Gobierno, ya sea en una comisión bilateral como la de ayer o en una mesa de diálogo en la que, ya en septiembre, se hojea la Constitución.

Las 30 monedas de Sánchez
Jorge Vilches. Vozpopuli 3 Agosto 2021

Los independentistas quieren cobrar al contado, y lo harán. Pedro Sánchez está dispuesto a hacerlo porque en ello le va el cargo. Ese pago no es solo dinero, ni competencias. No es el puerto de Barcelona, ni el control del aeropuerto del Prat. Es el reconocimiento de que “España se equivocó”, no ellos, y la aceptación de la bilateralidad, de que Cataluña es otro país sin Estado pero con el derecho a serlo tarde o temprano. “Denos tiempo”, que dijo Gabriel Rufián.

La izquierda siempre creyó en la legitimidad de esa creencia nacionalista por la debilidad de sus propios principios y por conveniencia política. Ahora, Sánchez, siguiendo la senda socialista, pagará, y dirá que la Constitución está anticuada, que no se ajusta a la naturaleza del país ni a los tiempos. Incluso pondrá en duda la Transición, su espíritu y pilares. Al tiempo.

Antes de la traición al orden constitucional Sánchez ha puesto por delante el discurso. Quiere justificar el cambio encubierto de régimen con una traslación del consenso político de los partidos clásicos a los partidos rupturistas. Por eso mandó una carta a la militancia del PSOE señalando el problema de España: la derecha.

A su entender, el problema no son los golpistas, ni el chantaje de Urkullu, ni los que no se arrepienten del terrorismo, ni la humillación de las autonomías de “bajo nivel”. Tampoco es la crisis económica, ni la desorbitada deuda pública, ni la mediocridad de los ministros. Menos aún que la Unión Europea llame la atención al gobierno español por el autoritarismo de su intento de controlar el poder judicial. Ni parece un problema el desprecio de dos aliados estratégicos indispensables como son Estados Unidos y Marruecos.

El obstáculo para Sánchez son los partidos constitucionalistas y las instituciones que sentencian en contra del gusto del Ejecutivo. No sabe gobernar sin suspender los derechos fundamentales, sin anular los tribunales o sin responsabilizar a los demás de sus errores, como a las autonomías del PP, Vox y Ciudadanos.

Sánchez hizo un cambio de Gobierno y echó a Iván Redondo para dar la imagen de que iniciaba una nueva etapa desligada de la torpeza de los Calvo y Ábalos, y de la humillación nacionalista. No lo ha conseguido porque los nuevos ministros carecen de entidad, y la sumisión sanchista al independentismo es ya obligatoria. Ha recorrido demasiado camino por esa senda como para dar un giro ahora, de ahí el ataque a la derecha y a las instituciones fiscalizadoras.

El jefe del PSOE cobró 30 monedas en forma de Gobierno en 2018 a resultas de una moción de censura, a cambio de ceder a los nacionalistas en sus demandas más osadas. En el cobro iba la traición al orden constitucional, especialmente en lo que supone la soberanía nacional, la monarquía, el estado de las autonomías, la división de poderes, y el estatuto oficioso de la oposición. No se quedaba ahí el pago: mesa bilateral en Cataluña, y cesión al PNV en el País Vasco y Navarra.

Es muy posible, y ahí están las encuestas electorales, que ese intercambio de la presidencia del Gobierno por la ruptura del régimen sea la condena de Sánchez. La mayoría del país no necesitaba que nadie crucificara la Constitución a beneficio de Sánchez, sin consulta, ni movimiento de la opinión pública, sin que estuviera en ninguno de los programas electorales de los grandes partidos. Al revés: Sánchez dijo en campaña lo contrario de lo que luego ha hecho.

La comisión “bilateral” entre “el Estado y Cataluña” -los separatistas ya han ganado la batalla del relato y la del lenguaje”- será para que Sánchez ceda 56 competencias y miles de millones de euros para fomentar la independencia. El presidente del Gobierno montó la pantomima en Salamanca con los dirigentes autonómicos para disimular la humillación frente a Pere Aragonès. Por eso prometió vacunas y millones sin concretar. Triste teatro que demuestra que la marcha de Redondo, Calvo y Ábalos ha dado igual. El mal no eran ellos. El problema es que esas 30 monedas de Sánchez nos están hipotecando a todos.

Un salvaconducto para seguir delinquiendo
OKDIARIO  3 Agosto 2021

Con independencia de la lluvia de millones -1.700- que el Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez invertirá en la ampliación del aeropuerto de El Prat, la comisión bilateral entre el Gobierno y la Generalitat se ha saldado con la madre de todas las claudicaciones: el Ejecutivo se compromete con los golpistas catalanes a no recurrir las decisiones de estos -sean cuales sean- al Tribunal Constitucional. Quiere decir que Pedro Sánchez abdica de su obligación de defender los intereses de España y los españoles, otorgándoles a los sediciosos vía libre para hacer y deshacer a su antojo. No se puede caer más bajo: renunciar al recurso ante el TC es dejar desprotegida la piedra angular sobre la que pivota el Estado de Derecho. Es una cesión intolerable, porque la obligación de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de España es, precisamente, la de utilizar al Constitucional cuando las decisiones de quienes pretenden subvertir el orden constitucional constituyan una amenaza al ordenamiento jurídico. Es tanto como concederles un salvoconducto para seguir delinquiendo.

Tras el indulto a los golpistas catalanes, Sánchez sigue con su estrategia de demolición de las instituciones del Estado. Hizo oídos sordos a la opinión del Tribunal Supremo contraria al perdón a los sediciosos y ahora deja maniatado al Tribunal Constitucional renunciando a defender al Estado frente a los nuevos desafíos de los separatistas. Todo por mantenerse en el poder.

Aunque no sorprenda, la claudicación de Sánchez es de una gravedad superlativa, porque, más allá de la traición que representa, convierte al máximo intérprete de la Constitución en convidado de piedra. Renunciar al instrumento que la Carta Magna dota al Estado para defenderse de los ataques de un puñado de golpistas es una mayúscula ignominia. Está en juego la propia democracia, porque quien la amenaza no son sólo quienes subvirtieron el orden constitucional, sino también el mismísimo Gobierno socialcomunista de España. Esa la peor tragedia. Que Sánchez se ha convertido en cómplice de los golpistas.

Hasta dónde se puede retirar un Estado
El separatismo catalán gana inversiones millonarias de un país al que busca destruir
Editorial La Razón 3 Agosto 2021

La reunión de la Comisión Estado-Generalitat constató la sintonía de las partes, más bien con ERC, y la voluntad de Pedro Sánchez de recompensar al separatismo como aliado político, como demostró con la inversión sorpresa de 1.700 millones en el aeropuerto de El Prat. En el encuentro de Madrid, como ya avanzó LA RAZÓN, se abordaron los traspasos de más de medio centenar de competencias y otras reivindicaciones, algunas de significada relevancia como las becas universitarias, puertos y aeropuertos, ingreso mínimo vital, el presunto incumplimiento de la disposición adicional tercera del Estatut, que no es tal, o la de una supuesta infrafinanciación de la Ley de dependencia, entre otros muchos. El destino de los fondos europeos, de los que Cataluña aspira a sacar tajada con un compromiso a dos, no tuvo recorrido. Más allá de un calendario de trabajo, hubo relativas concreciones, porque las decisiones de calado se tomaron sin cámaras ni micrófonos como el pelotazo aeroportuario. Sin restar un ápice de la dimensión del contenido del cónclave, de los titulares y muchísimo menos de la letra pequeña, la carga de profundidad política más nociva es lo que subyace al continente, a ese régimen de complicidad bilateral preferente que avala día a día, acto a acto, que el Estado sea cada vez más un ente menor y comparsa en Cataluña y que el separatismo colonice ese poder en retirada.

Que España sea una realidad escuálida y erosionada en partes cualesquiera del territorio nacional es una desgracia que en nada se corresponde con un modelo descentralizado como el de otros países homólogos que preservan la lealtad y la ley. Este gobierno, pero no solo, ha alimentado un relación perniciosa de supeditación al nacionalismo que ha naturalizado que una parte negocie con el todo como si fuera un igual y además extraiga beneficios extraordinarios de ese mercadeo, como los que ayer se pusieron de manifiesto en la comisión o con las gabelas económicas y de las otras que el PNV se ha metido en el bolsillo. Es aún más dramático que Sánchez dope con derechos y dinero de todos los españoles a aquellos que pugnan por destruir España. Un Estado lánguido no es más libre ni justo ni próspero para la gente, sino todo lo contrario. Que las comunidades permitan que se las trate como segundonas y bendigan la desigualdad contraria al espíritu constitucional es una calamidad. No parece pedir demasiado que un gobierno español exija cumplir con la norma fundamental y trate a todos los territorios y a sus gentes con equidad y justicia.

Bilateral Gobierno-Generalitat
Sánchez de rodillas ante la Generalitat: pacta no recurrir sus decisiones al Tribunal Constitucional
Joan Guirado. okdiario 3 Agosto 2021

Impunidad total. La nueva etapa de relaciones entre el Gobierno y la Generalitat se basa en permitir al Govern de Pere Aragonès saltarse todas las leyes que quiera sin que el Estado defienda sus intereses en el Tribunal Constitucional. Es lo que les ha trasladado este lunes la ministra de Política Territorial Isabel Rodríguez, a los representantes del gobierno catalán, en la reunión de la bilateral que se ha celebrado en Madrid.

«Hemos acordado poner mucho el acento en los trabajos previos e intentar llegar acuerdos antes de interponer recursos al Tribunal Constitucional», ha destacado la portavoz. Rodríguez lo ha bautizado como «rebajar la conflictividad institucional» que, según fuentes presentes en el encuentro, se traduce en dar garantías a la Generalitat de que el Gobierno no va a recurrir el incumplimiento o invasión de competencias por parte del Govern.

En esta nueva etapa de relaciones el Gobierno celebra que «sobresale el acuerdo al conflicto». La portavoz del Ejecutivo ha llamado a «evitar una sensación de confrontación del Estado con las comunidades autónomas».

Para Rodríguez, que presidía por primera vez la comisión bilateral tras su reciente nombramiento como ministra, la jornada de trabajo de este lunes, de poco más de dos horas, «ha sido muy fructífera». La también ministra de Política Territorial aprecia en la nueva Generalitat separatista un cambio de actitud respecto a sus antecesores y espera que eso sirva para encarar una nueva etapa de relaciones. Es una de las principales apuestas de Sánchez.

La portavoz ha asegurado que «la esperanza vuelve a abrirse camino en Cataluña y en España» tras este nuevo marco de relaciones entre el Estado y la Generalitat, pese a que los separatistas no cesan en su voluntad de celebrar otro referéndum de independencia. Rodríguez ha reclamado «dar oportunidad al diálogo y a la reactivación económica». Ese diálogo se concretará en reuniones mensuales entre las dos administraciones hasta el próximo mes de enero.

Lluvia de millones para comprar votos
Pese a que las finanzas públicas no están en su mejor momento, Sánchez se lanza al gasto en su negociación con el separatismo.

Rodríguez ha anunciado una lluvia de 1.700 millones de euros para la ampliación del aeropuerto del Prat, «el acuerdo más importante» al que se ha llegado, dice la portavoz. De esta forma se da luz verde a la ampliación, cuyo proyecto lleva años sobre la mesa de los sucesivos ministros de Fomento y la Generalitat. La voluntad es convertir el aeródromo barcelonés en «un auténtico hub internacional».

El pacto alcanzado este lunes entre las dos administraciones incluye una consulta ambiental previa a la Comisión Europea, ya que el aeropuerto de Barcelona se encuentra en un espacio protegido en el Delta del Llobregat. La ampliación, que incluirá dos estaciones del AVE en los aeropuertos de Gerona y Reus, tendrá afectación directa a los vuelos de largo radio en Madrid – Barajas. Según el Gobierno, no obstante, eso «convertirá España en una referencia en la conexión aérea». Con este desembolso millonario el Estado contribuirá a crear 83.000 empleos directos y 365.000 totales en el área metropolitana, donde concentra el PSC su mayor número de votantes y de donde es la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez.

La decisión de ampliar las instalaciones aeroportuarias de Barcelona, que cuenta con la oposición de la alcaldesa Ada Colau y los colectivos ecologistas, se ha madurado horas antes de la reunión de la comisión bilateral. También la consejera de Acción Climática, Teresa Jordà, rechaza el proyecto que ahora respalda su Ejecutivo. El vicepresidente Jordi Puigneró y la ministra de Transportes se han visto de forma discreta para acercar posiciones y llegar a la cita con el proyecto prácticamente acordado. Este martes, tras el Consejo de Ministros, la responsable de obras públicas dará todos los detalles de esta obra faraónica que tendrá un fuerte impacto en la zona protegida de la Ricarda.

Se de la circunstancia que la gestión del aeropuerto es una de las 56 transferencias que la Generalitat exige al Gobierno, ya que supone el control de una las infraestructuras estratégicas y la recaudación de millones de euros en concepto de impuestos y tasas. Sin renunciar a su anhelo de independencia, si en alguno de los remotos algún día lo lograsen, Cataluña tendría uno de los aeropuertos más potentes del sur de Europa, compitiendo directamente contra Barajas para las conexiones con África y sur América, que habría sido costeado por el Estado. Un negocio redondo para el independentismo.

Colonos y fascistas
Pablo Planas. Libertad Digital 3 Agosto 2021

Desde que Pedro Sánchez decidiera indultar a los líderes encarcelados de la asonada separatista del 17, el diálogo en Cataluña ha adquirido unos tonos y matices sumamente peculiares.

Desde que Pedro Sánchez decidiera indultar a los líderes encarcelados de la asonada separatista del 17, el diálogo en Cataluña ha adquirido unos tonos y matices sumamente peculiares. Por ejemplo, Pere Aragonès, el que fuera becario de Junqueras y ahora presidente de la Generalidad, muestra su voluntad de concordia pasando de la reunión de presidentes autonómicos porque él, supone, no es como la presidenta de La Rioja o el presidente de Murcia, sino mucho más.

Al tiempo, la presidenta del Parlament, la posconvergente Laura Borràs, declara en un periódico separatista que la cámara que preside es como un circo porque los partidos "españolistas" han importado las formas del Congreso de los Diputados y nunca se había visto tanto alboroto ni tanta intervención de cara a la galería. Y lo dice una individua procesada por corrupción, que daba subvenciones a un amigo al que además instruía para trocear los contratos; una tipa que entre ser funcionaria de la Generalidad o del Estado eligió el Estado mientras renegaba en público de España, una sujeta que dirige las sesiones del Parlamento como si la cámara fuera su cortijo, obsesionada con interrumpir a los portavoces no nacionalistas y que se maneja con unos aires de diva autoritaria que rezuman supremacismo.

Y sí, miembro de una de las facciones que dio un golpe de Estado en el Parlament los días 6 y 7 de septiembre de 2017. Dice Borràs que el Parlament es un circo por culpa de los diputados no nacionalistas. Hay que tener cuajo y ella lo tiene. También para lucir una camiseta con la frase "¿Por qué artículo me pide la palabra?", pregunta que entonada con tremenda suficiencia no se le cae de la boca cada vez que trata de intervenir un parlamentario que no sea de su cuerda o afín a sus tesis. Su desempeño del cargo es todo un espectáculo, aunque más propio del parlamentarismo bielorruso que del español.

Pero el caso que mejor retrata el diálogo tras los indultos es el acontecido días atrás en el claustro de la Universidad de Barcelona, cuando un profesor llamó a otro "colono" y "fascista". La diana de las invectivas fue Ricardo García Manrique, catedrático de Filosofía de Derecho que hace ostentación de la funesta manía de no ser independentista. El rector, un tal Guàrdia, alegó ante las protestas de García Manrique que el profesor que le había llamado "colono" y "fascista" lo había hecho al amparo de las reglas de la cortesía académica mientras que los 180 asistentes al claustro guardaban silencio porque estaban de acuerdo con las apreciaciones del insultador, un profesor de Historia del Arte llamado Carles Mancho, o porque no se atrevían a protestar en público.

Esta obra cumbre del diálogo no es inédita en la sociedad catalana. Al contrario. Se da con mucha frecuencia y más ahora que el Gobierno ha abierto una nueva etapa con el Govern de máxima concordia y voluntad de cooperación. Los representantes independentistas departen con los representantes del Ejecutivo mientras con alegría renovada se pisotean los derechos de los ciudadanos que se resisten a comulgar con las ruedas de molino del separatismo, diálogo incluido.

Comisión bilateral
Abascal: «El mayordomo Sánchez da un paso más blanqueando el golpismo con la mesa de la traición»
Diego Buenosvinos. okdiario 3 Agosto 2021

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha arremetido contra el presidente del Gobierno Pedro Sánchez tras la reunión de la Comisión Bilateral con la Generalitat y sus múltiples cesiones a Cataluña señalando que «el mayordomo Sánchez da un paso más en su blanqueamiento del golpismo con la mesa de la traición».

Abascal ha dicho también que «hoy, como otros antes pacta nuevos traspasos de competencias» en alusión al presidente Sánchez para asegurar que «mañana, lo que necesite para seguir en el poder».

Abascal insistió en que un Gobierno nunca puede plegarse a una comunidad desleal con el Estado y ha definido al presidente como «Pedro Mentiras», para referirse a los continuos cambios de rumbo del ejecutivo.

En redes sociales, el presidente de Vox ha asegurado que «España necesita un Gobierno fiel a los españoles, no a los golpistas».

Garriga: «Infame mesa de la traición»
El presidente del grupo parlamentario Vox en el Parlamento de Cataluña, Ignacio Garriga, ha sido muy duro con las concesiones de Sánchez con los independentistas catalanes y más concretamente en esta ocasión con ERC.

Así, a través de duros comentarios en redes sociales ha dicho que «la infame mesa de la traición no ha hablado de los problemas reales de los catalanes». También ha asegurado que se vive un momento de «inseguridad, inmigración ilegal, paro y miles de familias que no llegan a final de mes».

Por último, cree que solo «les preocupa sus ensoñaciones» y que «nosotros seguiremos perseverando dando voz al catalán corriente».

Independentismo en Cataluña
La «concordia» independentista: el Parlament rechaza publicar documentos oficiales en español
Gonzaga Durán. okdiario 3 Agosto 2021

El Parlament de Cataluña ha rechazado notificar los textos parlamentarios también en español, puesto que sólo se hace en catalán. La Mesa de la Cámara catalana deniega que se notifiquen a los grupos parlamentarios y al público los escritos como las convocatorias, propuestas de resolución y proposiciones de ley en español.

Esta petición fue formulada por el Grupo Parlamentario de Vox en el Parlament de Cataluña hace unos días. La Secretaría General del Parlament de Cataluña le trasladó una notificación en la que se informaba de esta negativa y que la formación de Santiago Abascal difundió en las redes sociales con el siguiente mensaje: «El escrito en el que nos notifican que los documentos oficiales no estarán en la lengua mayoritaria de Cataluña». El líder de Vox en Cataluña, Ignacio Garriga, ha calificado esta decisión de «sectarismo».

Esta notificación fue firmada y emitida por una de las letradas del Parlament, Esther Andreu i Fornós. «La Mesa, de conformidad con el artículo 37 b) del Reglamento, considera que de la regulación estatutaria y legal vigente se desprende el mandato normativo de emplear el catalán en las actuaciones internas de la Generalitat y, en consecuencia, no puede acoger la solicitud del Grupo Parlamentario de Vox en el sentido de que todas los documentos parlamentarios se notifiquen a los grupos en catalán y castellano», fue la respuesta que recibió Vox.

La Mesa del Parlament está compuesta de la siguiente manera: la presidenta del Parlament, Laura Borràs (JxCAT), la vicepresidenta primera, Alba Vergés (ERC), la vicepresidenta segunda, Eva Granados (PSC), el secretario primero, Ferran Pedret (PSC), la secretaria segunda, Aurora Madaula (JxCAT), el secretario tercero, Pau Juvillà (CUP), y el secretario cuarto, Ruben Wagensberg (ERC).

De esta forma, la Cámara catalana desprecia al español, la lengua común de todos los españoles, incluidos los catalanes, y con la que se comunican hasta 580 millones de personas, el 7,6 % de la población mundial, según un informe del Instituto Cervantes.

Subvenciones para el catalán
La Generalitat de Cataluña liderada actualmente por Pere Aragonès sí que opta por subvencionar a asociaciones que trabajan por la dictadura lingüística del catalán en la región. Subvenciona a entidades como la Plataforma per la Llengua, que espió a alumnos y profesores de los colegios catalanes para elaborar un informe sobre el uso del español en los centros educativos.

Esta misma asociación sostiene que con un mayor nivel de catalán se opta a tener una mayor renta anual. Así se recoge en un estudio elaborado en el «Eje Besós», en alusión al río con el mismo nombre. En concreto, se ha realizado en los municipios de Badalona, Santa Coloma de Gramanet y Sant Adrià de Besòs, todos ellos en la provincia de Barcelona. El estudio tiene como trabajo «elaborar un plan de actuación orientado a revertir los déficits lingüísticos».

Este análisis concluye que «los barrios en los que hay un conocimiento más elevado de catalán también tienen una renta media anual más alta por persona».


Recortes de Prensa   Página Inicial