AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 4  Agosto  2021

Sánchez tiene razón: España va como un tiro
OKDIARIO  4 Agosto 2021

Pues va a tener razón Pedro Sánchez: España va como un tiro. Hay que reconocer que estaba en lo cierto. Las estadísticas no engañan: España está que sale en contagios del personal sanitario, que ya suman 140.000, al nivel de Brasil, México y Estados Unidos. Y es que la falta de material y la desprotección de los profesionales de la salud, muy especialmente al comienzo de la pandemia, durante la primera ola, han convertido a España en ejemplo a no seguir.

Por supuesto, de esta nueva medalla de oro nacional no ha dicho ni palabra Pedro Sánchez, cuya incapacidad en la gestión debería incluirse en el libro ‘Guinness de los records’. El resultado de los meses en los que el Gobierno socialcomunista se hizo con el control de la gestión sanitaria de los hospitales, dejando sin margen de maniobra a las Comunidades, tuvo consecuencias: España está entre los líderes mundiales en contagios de sanitarios. A día de hoy, el Ministerio de Sanidad tan sólo certifica 88.954 contagios entre este colectivo, pero esa cifra empieza a contar desde el 11 de mayo de 2020, una vez que pasó la primera ola. Hasta entonces, la cifra de sanitarios contagiados en España era -oficialmente- de alrededor de 43.730, por lo que no es difícil echar cuentas. En los últimos 14 días de julio, se han producido otros 3.210 casos, por lo que la barrera de los 140.000 contagios se ha superado de largo. En conclusión: España tiene el mayor porcentaje de contagios del mundo en personal sanitario.

Desde que llegó Sánchez al Gobierno, se encadenan los récords. No hay país en el mundo que no se rienda a la gestión de un Gobierno que va dando ejemplo de buen hacer cada día que pasa. Si uno coge las estadísticas de los dieciséis meses de pandemia habrá que convenir que Sánchez pasará a los anales de la historia como el presidente que logró la medalla de oro en incompetencia.

Incompetencias, mentiras, ocultaciones: lo grave es la destrucción sistemática de España
Nota del Editor 4 Agosto 2021

En España no hay gobierno, hay un atajo de miserables que estan destruyendo España. Hasta que no consigamod quitarnos esta plaga, España no tiene remedio, en dos telediarios desaparece. Así que si dudaba, decídase a apoyar a Vox y a demostrar donde sea necesario, por ejemplo en la plaza de Colón, frente a la Moncloa, frente al Congreso que no permitimos que sigan cometiendo todo tipo de tropelías contra España y los españoles.

¿Pero no era ‘comunismo o libertad’?
EDITORIAL. https://gaceta.es 4 Agosto 2021

Cuando alguien en el Partido Popular parió sin dolor el eslogan electoral de «comunismo o libertad» de las pasadas elecciones madrileñas del 4 de mayo, lo aplaudimos; como luego lo aplaudió una notabilísima cantidad de votantes, no la suficiente como para ganar el Gobierno por sí solos, pero bastante como para que VOX consintiera con generosidad un Ejecutivo monocolor. Entendió VOX, como entendieron los votantes, que Isabel Díaz Ayuso había prometido libertad frente al comunismo; un grito al que, por cierto, se le unieron otros barones populares autonómicos como el presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla, el que —recordemos— obtuvo los peores resultados del PP andaluz en toda su historia y que gobierna con lo que hoy queda de Ciudadanos gracias, de nuevo, a la generosidad, jamás agradecida, de VOX.

Ahora bien, la pregunta que nos debemos hacer casi 90 días después es qué entiende el Partido Popular por comunismo y qué entiende por libertad.

Empecemos por lo primero. El comunismo ya no asalta el Palacio de Invierno, ni liquida a la Familia Imperial en la Casa Ipátiev. Ya no crea gulags físicos (otra cosa son los culturales), ni organiza la lucha de clases desde una dacha (que por mucho que se le parezca moralmente, un casoplón en Galapagar no aguanta la comparación física). Tampoco dispone planes quinquenales, levanta koljoses ni aplasta con tanques las ansias de libertad de Hungría, que para eso bastan burócratas europeos… Podríamos seguir, pero seguro que hasta el más obtuso lanzador de huesos de aceitunas entiende por dónde vamos.

No es contra ese comunismo contra el que el Partido Popular de Ayuso, de Moreno Bonilla, de Feijóo y, por ahora, de Casado, nos prometió libertad. Aquel comunismo fue demolido por la razón, el tiempo, algún Papa santo y un par de presidentes desacomplejados.

El comunismo de hoy, modelado con ingeniería social a partir de las cenizas del antiguo, es otra historia. Ha abandonado la lucha de clases porque ha comprendido que la negación de la identidad de de las naciones es un camino mil veces más fácil para conseguir sus objetivos, sobre todo cuando le sigue el mismo ejército de idiotas de buena voluntad, en feliz expresión de Muñoz Molina. Es cierto que sigue camuflándose tras la democracia, de la que abusa sin miramientos, pero se le reconoce bien cuando usa políticas identitarias, provoca guerras de sexos, niega las tradiciones que son el alma de los pueblos, se abraza al globalismo, invoca el borrado de las fronteras, reescribe la Historia y, a la menor oportunidad, las Constituciones; derrocha nuestros impuestos en políticas energéticas caras e insostenibles para camuflar sus ideas totalitarias detrás de causas humanitarias y ecologistas…

Más sencillo, para que lo entiendan en la Real Casa de Correos, en el Palacio de San Telmo y hasta en Génova: el nuevo comunismo, ese socialismo del siglo XXI que permea tantas ideologías y partidos, es el que te da libertad para decidir y luego te la quita para actuar. Y te la quita con desprecio positivista por el imperio de la ley justa; legislando a conveniencia por su mera voluntad y sancionando con multas, cancelaciones culturales e ilegalizaciones todo lo que no sabe defender desde la razón.

Y contra eso, precisamente contra eso, y no para defendernos de los motines de marineros del Acorazado Potemkin, es contra lo que el Partido Popular nos prometió luchar al grito de «comunismo o libertad».

Hoy, 90 días después, el eslogan electoral de «comunismo o libertad» que resonó desde Madrid y en toda España yace arrumbado mientras Moreno Bonilla imita a Feijóo y a lo peor del macronismo y el sanchismo y anuncia que el pasaporte covid, es decir, el certificado de haber sido inoculado con una medicina en fase experimental (hasta 2023 en el caso de la vacuna de Pfizer), que no evita contagiarse y contagiar el virus, será obligatorio para ciertas actividades. Ayuso, al tiempo, confirma que está a favor de estudiar una medida tan discriminatoria, represiva, inconstitucional, dictatorial y acientífica.

Noventa días desde el triunfo relativo de Ayuso, casi 900 en el caso de la derrota exitosa de Moreno Bonilla, y las leyes ideológicas siguen ahí, el derroche del dinero de nuestros impuestos sigue ahí y la libertad real va desapareciendo. Y si la libertad va desapareciendo, es que el comunismo, con el inapreciable apoyo de la dictadura de los moderados, va ganando.

Santiago Abascal ya ha advertido al PP de que tendrá en frente a VOX, y es un notable consuelo que haya un partido, como bien saben en el Tribunal Constitucional, que no se tome la libertad como un eslogan.

No está loco
Regino García-Badell. Vozpopuli 4 Agosto 2021

Resulta lógico reconocer que, no sólo se encuentra a gusto con los idearios de Frankenstein, sino que encabeza con entusiasmo la tarea de llevarlos a la práctica

No son pocos los que, al analizar la situación política española y, sobre todo, la pintoresca composición de la mayoría parlamentaria que le permite a Pedro Sánchez dormir en el colchón de La Moncloa y volar en el Falcon y en otras aeronaves del Estado, llegan a la conclusión de que esa mayoría se ha formado gracias a la confluencia de dos circunstancias extraordinarias: el apetito desordenado de poder del personaje y la colaboración de todas las fuerzas políticas que quieren acabar con el régimen del 78.

Y al estudiar ese apetito desaforado de poder de Sánchez, también son bastantes los que llegan a hablar de la existencia en sus comportamientos de algún trastorno psicopatológico. No diré que no se puedan encontrar en él rasgos de los que, en muchos casos, definen a los psicópatas: su extraña relación con la verdad, que le lleva a ignorar la existencia de las hemerotecas, videotecas y fonotecas y a perder el sentido del honor propio pues puede mentir con una arrogancia desconcertante para el que le escucha; su carencia absoluta de eso que se llama empatía y que no es otra cosa que tratar con cierto respeto a los demás, sean éstos los adversarios como Rajoy o los compañeros como Redondo o Ábalos; o su narcisismo un tanto infantil, que le hace creerse el canon de la belleza física y de la elegancia vestimentaria, cuando, presumido, pasea, como un maniquí de El Corte Inglés, unos modelitos que son mucho más cursis y horteras de lo que él se cree.

Pero esos rasgos, que indudablemente posee, no bastan para poner en cuestión su estabilidad psicológica... Aparte de que suspirar por alcanzar el poder es característica común a todos los políticos y no es rara ni censurable.

El ideario Frankenstein
Más útil para comprender lo que pasa hoy en España es analizar la relación que el no psicópata de La Moncloa tiene con los idearios de los otros partidos que forman con él la coalición Frankenstein –y no hay que olvidar que el que la calificó así fue Rubalcaba-: comunistas, chavistas y separatistas. Al abordar este análisis también son muchos los que señalan que Sánchez no ha hecho más que dar otra vuelta de tuerca a lo que ya había iniciado Rodríguez Zapatero, que fue el que trazó la senda de la ruptura con el régimen del 78 con su cordón sanitario al PP (Pacto del Tinell), su sumisión a los separatistas catalanes y su decidida voluntad de acabar con la concordia de la Transición a través de la siniestra Ley de la Memoria Histórica. Considerar a Sánchez un discípulo aventajado de Zapatero parece lleno de buen sentido y, de ese modo, resulta lógico reconocer que, no sólo se encuentra a gusto con los idearios de Frankenstein, sino que encabeza con entusiasmo la tarea de llevarlos a la práctica.

Pero hay algo que no suele tenerse en cuenta cuando se enlaza a Sánchez con Zapatero, y es cuál fue la fuente de la que bebió Zapatero para impulsar todas esas iniciativas que, ahora se empieza a comprender bien, buscan cambiar España de tal manera que no se parezca en nada a la del 78. Resulta gracioso, por no decir grotesco, contemplar cómo, ahora, Juan Luis Cebrián y Felipe González dan pellizquitos de monja a Sánchez –que, por cierto, él desprecia con altivez limitándose a mandar a Lastra que los conteste-, cuando son ellos dos los que marcaron a Zapatero el camino que debía transitar con su “El futuro ya no es lo que era” (octubre de 2001).

Ese libro de conversaciones entre los dos máximos gurúes del progresismo hispano lo escribieron deprisa y corriendo en el verano de ese año para poner fin a la línea que Zapatero llevaba desde que le habían elegido secretario general del PSOE en julio de 2000. Recordemos que el primer Zapatero es el del Pacto Antiterrorista y el que apoyó sin reservas que Redondo Terreros y Jaime Mayor Oreja se presentaran a las Elecciones Vascas de mayo de 2001 con el objetivo explícito de formar juntos un gobierno que acabara con la eterna hegemonía nacionalista en aquella tierra. Volver a leer hoy esas conversaciones es una de las mejores formas para entender lo que nos pasa y para entender por qué el Zapatero proclive a entenderse con el PP hasta el verano de 2001 pasó, en ese otoño, a destituir fulminantemente a Redondo Terreros; a alentar cualquier protesta, por absurda que fuera, contra el gobierno de Aznar; y a buscar la unión con los nacionalistas con propuestas que, incluso, superaban las aspiraciones de éstos.

Relaciones con los nacionalistas
En ese libro, que está dirigido implícitamente al bisoño Zapatero de entonces, los dos mandamases del progresismo dejan claras unas cuantas cosas que para ellos son esenciales: que la derecha española es y será siempre franquista, salvo si hace lo que ellos le digan que haga; que hay que revisar la Guerra Civil para que quede claro para siempre quiénes fueron los buenos y quiénes fueron los malos; y que los “progres” tienen que conservar unas relaciones privilegiadas con los nacionalistas, porque con ellos, mal que bien, se alcanzaba el poder, mientras que con la derecha no hay nada que hacer.

¿Cómo pueden criticar ahora a Sánchez, cuando lo que éste está haciendo no es sino llevar hasta el final las admoniciones que predicaron los dos mandarines de nuestro progresismo hace veinte años para que Zapatero las obedeciera?

No, Sánchez no está loco, simplemente es un buen hijo de Zapatero y un mejor nieto de Cebrián y González, aunque quizás ni él mismo lo sepa.

Nacionalismos: la anomalía española
Roberto L. Blanco Valdés. La voz 4 Agosto 2021

El 6 de diciembre de 1978 se inició en España un cambio histórico. La Constitución, con la que recuperamos los derechos y las instituciones democráticas, expresó el gran pacto en que se basó la transición: la reconciliación nacional entre todos los españoles que querían construir juntos un futuro en paz y en libertad.

Pero la Constitución trató también de satisfacer las aspiraciones de autogobierno regional, en el convencimiento de los partidos nacionales -que se revelaría desdichadamente errado con el tiempo- de que quienes más promovían la descentralización querían de verdad lo que entonces decían defender: la autonomía.

No era verdad. Tan no lo era, que frente a lo sucedido en la mayoría de las regiones españolas, los nacionalistas vascos y catalanes se valieron desde el principio del poder que la Constitución les otorgaba para trabajar contra la unidad y la solidaridad entre todos los españoles, impulsando procesos excluyentes de construcción nacional destinados a sentar las bases de la futura independencia: aunque el proyecto de Ibarretxe en el País Vasco y el golpe de Estado del 2017 en Cataluña fracasaron, dejaron claras cuales eran y son las intenciones de los secesionistas.

La gran anomalía que el nacionalismo ha supuesto para nuestra democracia no se limitaría, en todo caso, a su deslealtad con el proyecto de la España constitucional sino que se traduciría, también, en un hecho, a poco que se piense, totalmente estrafalario: que los mismos partidos y gobiernos regionales que han venido haciendo durante años una labor de zapa contra el pacto constitucional, han tenido en sus manos la llave de la gobernabilidad de España.

Para decirlo con una claridad que a un británico, a un francés o a un alemán les resultaría escandalosa: la estabilidad de los gobiernos en nuestro país, desde hace muchos años, aunque nunca como ahora, ha estado en poder de quienes tienen como principal proyecto la destrucción del país que cogobiernan.

La derivada final de todo lo anterior no resulta menos insufrible sino más: como consecuencia de esa presión nacionalista, los territorios fieles a la Constitución, que cumplen la ley y no discuten su aportación a la solidaridad, salen perjudicados en el reparto de los fondos y servicios bajo control del Estado en beneficio de las comunidades gobernadas por los separatistas, tratadas con exquisita atención por todos los gobiernos.

Estos días acabamos de verlo de nuevo con una plasticidad tan ofensiva que es increíble que no ponga en píe de guerra a la opinión pública española: mientras el Gobierno repartía en función de sus intereses electorales los fondos europeos en la Conferencia de Presidentes autonómicos, daba a Cataluña, que no asistió a la reunión, un trato bilateral privilegiado como premio a su permanente deslealtad, a las baladronadas de sus gobernantes y a su recurrente desprecio a la ley y a las instituciones constitucionales. Todo un ejemplo. Funesto, sí, pero transparente de cómo se gobierna hoy este país.

Ahora, ¡a por los niños! Un intento de adoctrinamiento infantil
En este Gobierno, cuando a alguno de sus miembros se les ocurre alguna idea, ¡hay que ponerse a temblar!
Miguel Massanet. SX 4 Agosto 2021

Sin entrar en el contenido de las normas y leyes que hoy regulan todo lo referente a lo que los menores de edad deben saber sobre su sexualidad y las preferencias que pudieran tener sobre la práctica de su propia sexualidad y de sus inclinaciones respecto a con quién practicarla; así como, en lo relativo a las diversas etapas de la vida y cómo afrontar los posibles obstáculos externos a su intimidad y pudor sexual, amén de lo que, según las distintas opiniones que existen sobre esta difícil materia y lo que deben o no conocer sobre su propia sus instintos sexuales y las relaciones que, respecto a esta materia, estuvieran dispuestos a enfrentarse a lo largo de toda su existencia; sí que es necesario que, como simples ciudadanos, intentemos tener las ideas claras sobre los posibles efectos que en la juventud y, en especial,en la época de la infancia, pueden llegar a tener determinadas decisiones de los poderes públicos relacionadas, en la mayoría de ocasiones, con distintas opiniones, conceptos morales diferentes, ideales políticos contrapuestos y concepciones éticas enfrentadas, que los respectivos gobiernos y autoridades académicas entienden como una eficaz y apropiada enseñanza de los temas relacionados con el sexo y, el modo, la ocasión, la forma más adecuada y la menos traumática para, una mente que, en según qué edades, especialmente la de la niñez, no ha adquirido la lucidez y desarrollo suficientes para poder entender con claridad y sin interpretaciones erróneas o radicalmente equivocadas, un tema y unas sensaciones que, por suniñez, todavía no ha podido experimentar.

Es evidente que quienes nos están gobernando, aparte de que a través de los años que vienen ostentando el poder, no han podido demostrar estar a la altura de lo que se requeriría de un ejecutivo preparado para dirigir con acierto un país; se le vienen notando actitudes totalitarias, decisiones absolutamente inapropiadas y una falta absoluta de predisposición para cooperar, entender, admitir o, al menos tener en cuenta, la opinión de la oposición que, en todo caso, ha sido rechazada, criticada, descalificada y tachada de desleal y obstruccionista de la política gubernamental.

La enseñanza, el tener en manos de quienes gobiernan la facultad de poder dirigir las fértiles mentes de los estudiantes en un determinado sentido, inculcarles un ideario específico y encauzarlos hacia doctrinas extremistas, sin darles opción a que puedan compararlas, objetivamente, con otras posibilidades, otros caminos u otros enfoques que pudieran tener resultados más positivos pero que, evidentemente, no forman parte del doctrinario de los que ostentan el poder; es sin duda un chollo para quienes tienen el poder.

No es algo que sea nuevo en España, porque esto viene sucediendo, desdehace años, en el País Vasco y en Cataluña donde, haciendo caso omiso del mandato constitucional, han acaparado la enseñanza, la han catalanizado y vasconganizado, dando preferencia al catalán y al vascuence sobre el idioma nacional que, prácticamente, ha sido borrado de la enseñanza en ambas comunidades.

Hoy hemos leído en la prensa nacional un artículo que hace referencia a una nueva teoría del señor Sánchez y de su gobierno, una teoría que, si no fuera que hace referencia a unos seres completamente inocentes, incapaces de defenderse, muy permeables a lo que mentes totalitarias quieren infundirles y completamente inermes ante el poder totalitario del Estado, deberían ser excluidos de cualquiera de este tipo de experimentos, recibir la protección de la Ley y de los tribunales y requerir que cualquier medida que se tomara que, de alguna manera, pudiera afectarlos mentalmente, fuera preciso que se tomara con la aprobación de las dos cámaras del Estado.

¿Qué es eso de contribuir a “su autonomía personal y a que elaboren una imagen de sí mismo positiva, equilibrada e igualitaria, libre de estereotipos sexistas o discriminatorios”? ¿Pero, señores, de quienes estamos hablando?, ¿de sesudos personajes, de preparados oyentes o de adultos capaces de distinguir el bien del mal, de saber lo que es discriminatorio o de lo que la razón y el sentido común requerirían para asegurar un futuro feliz para la sexualidad de dichos infantes? Son pequeños de 0 a 3 años, o de 0 a 6 años, da lo mismo, son seres que son incapaces de entender algo que no esté relacionado con el egoísmo propio de estas tempranas edades.

Nos enseñaron que hasta los 7 años un niño no tenía uso de razón. Puede que no fuera cierto y que, algunos privilegiados fueran capaces de razonar antes de esta edad pero, en todo caso, lo que es evidente es que nadie, ni el Estado, ni las autoridades, ni los partidos políticos y, mucho menos, unos señores incapacitados por sus ideas extremistas y amorales, de entender la mente de un niño, y todavía peor si estamos en manos de personajes tan siniestros como la señora Zelaá, autora de la mayor barbaridad en forma de ley educativa, una muestra de lo que una mente completamente ganada por el filibusterismo de izquierdas, puede llegar a crear para facilitar que, nuestros educandos, salgan los peores licenciados de toda Europa.

Un niño de 2 o 3 años elaborando una imagen de sí mismo, positiva, equilibrada y ¡no se pierdan el concepto absurdo que se le pide! ¡igualitaria! Un niño en edad de empezar a musitar algunos sonidos o palabras, un niño preocupado esencialmente en comer y dormir y, si viene al caso, berrear, al que estos señores de Podemos y socialistas extremistas ya pretenden que asimile el concepto de que todos somos iguales, todos tenemos que hacer lo mismo, ganar lo mismo, etc., cuando lo que en,realidad, le preocupa es ejercer de un ente absolutamente egoísta, que lo quiere todo para él y que es incapaz de distinguir lo que es bueno o malo y, mucho menos, lo que no significa un bien o un placer para satisfacer lo que sus propios instintos le piden. Y, no lo tomen a la ligera, porque ya están preparando el decreto-ley para que, en septiembre, a la vuelta de vacaciones, promulgarlo. Lo que no sabemos es qué clase de estereotipos sexistas o discriminatorios pueden tener estos niños que apenas tienen edad para ocuparse de otra cosa que de ejercer sus funciones fisiológicas y de ir asimilando, como esponjas, todas las imágenes, sonidos y olores que les complazcan o los que les repugnen, para saber distinguir los unos de los otros.

¿Y a estos niños les pueden hablar de “estereotipos”, no sería más oportuno, conveniente, razonable y menos estúpido, esperar a que tengan el conocimiento suficiente para que puedan asimilar de forma natural y con facultad de entendimiento, conceptos que, incluso para personas mayores requieren de una cierta preparación?

Por si fuera poco, los contenidos de esta educación infantil se van a dividir en tres etapas a las que denominan “área de crecer en armonía, área de descubrir, disfrutar y explorar el entorno y la tercera, área de comunicar y representar la realidad”. Sin duda alguna una cursilería absoluta que, a algunos, nos recuerda aquella “maría” de la “formación del espíritu nacional” que se nos obligaba a estudiar en tiempos del franquismo.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, sin pretender entrar en la complejidad de la enseñanza y sus distintas variedades, estamos convencidos de que, en este Gobierno, que desgraciadamente tenemos que soportar, cuando a alguno de sus miembros se les ocurre alguna idea ¡hay que ponerse a temblar! Porque, todavía no hemos tenido ocasión de conocer el desarrollo de ninguna de ellas que no haya sido una insensatez total y absoluta.

Lo grave, lo que nos impide carcajearnos de la falta de madurez y escasos conocimientos de nuestros ministros, es que estos señores acumulan un poder extraordinario y que, cuando ponen en marcha alguna de estas ideas absurdas, consiguen que sean aprobadas por la mayoría de izquierdas de la que gozan en Parlamento y Senado. Y esto ya son higos de otro costal, porque nos indican claramente cuál va a ser la tendencia de los meses que se avecinan, durante los cuales ya se nos viene anunciando que nos van a asaetear de impuestos a troche y moche. Necesitan mucho dinero, porque ya no tienen con el que cubrir los aumentos desproporcionados y millonarios de nuestra deuda pública.

Hoy nos deleitaremos con una de las perlas del gran Francisco de Quevedo: “La soberbia nunca baja de donde sube, porque siempre cae de donde subió”

FEN. Formación del Espíritu Nacional
Nota del Editor.  4 Agosto 2021

Repito, cuantas veces sea necesario:  en el bachiller elemental teníamos cosas peores que la FEN, que se aprobaba simplemente escribiendo al final del examen "Viva Franco, Arriba España", por ejemplo la religión  (católica).

Pero todo cambiaba al pasar al bachillerato superior y preuniversitario, la FEN se convertía en Política Social (de Velarde) y Política Económica (de Fuentes Quintana): dos verdaderas joyas y la religión desaparecía.

Las mentiras del gobierno comunista de Castillo para defender a Maduro
EL NUEVO CANCILLER DA CLAVES SOBRE LA POLÍTICA EXTERIOR DEL EJECUTIVO PERUANO
Nehomar Hernández. https://gaceta.es 4 Agosto 2021

El recién inaugurado gobierno de Pedro Castillo no pierde tiempo y ha comenzado a dar pasos inexorables hacia el precipicio trazado por el repertorio tradicional de la izquierda latinoamericana de la peor calaña.

Hace algunos días el nuevo gobierno había levantado serias polémicas, cuando el nuevo Presidente decidió encomendar la jefatura de su recién nombrado gabinete al izquierdista Guido Bellido.

El nombramiento ha sido visto por varios sectores de la sociedad peruana como una franca provocación del nuevo mandatario, quien confiere esta importante responsabilidad a un hombre que es partidario de ideas como defender al Castrismo cubano, cambiar la Constitución peruana y una mayor estatización de la economía.

Además, el Primer Ministro está siendo investigado por la justicia peruana por apología al terrorismo, dado que ha manifestado públicamente simpatías con las ideas del grupo terrorista comunista Sendero Luminoso.

Ahora el drama se ve aderezado con las declaraciones que ha ofrecido otro de los hombres del Presidente: el recién apuntado Ministro de Exteriores peruano, Héctor Béjar. Sus primeras palabras públicas han hecho hincapié en la posición que asumirá el nuevo gobierno con respecto a la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela.

Béjar ha dejado en claro que el Perú no tendrá un rol determinante ante la comunidad internacional cuando toque atender el caso venezolano. El nuevo gobierno comunista está en línea con la idea de promover el “entendimiento” entre las “distintas tendencias políticas” que existen en el país latinoamericano, siendo partidario de no intervenir en su política interna.

El nuevo Ministro de Exteriores peruano –asumiendo que en Venezuela todo se trata de una disputa civilizada por el poder entre un gobierno y su oposición–ha precisado además que vería con buenos ojos una “renovación democrática” en dicho país.

Esto, que podría sonar muy bien para una audiencia desprevenida, simplemente viene a convalidar la idea de que Castillo apoyará la convocatoria formulada por el chavismo para llevar a cabo una nueva farsa electoral sin garantías en noviembre, donde se pretende seleccionar a nuevos gobernadores, alcaldes y concejales.

El recién nombrado Canciller peruano se ha atrevido a ir más lejos, señalando que en Venezuela existe tanto “un sistema de Seguridad Social” como “un Sistema de Educación” universales que favorecen a amplios sectores de la sociedad.

Béjar se refiere a un país en el que el Sistema de Jubilaciones lleva a ancianos enfermos y mal nutridos a hacer largas filas mes a mes frente a los bancos para cobrar pensiones de menos de €2.

Los dichos del premier representan una afrenta a la verdad si se considera que miles de niños y jóvenes venezolanos han quedado al margen del sistema educativo básico venezolano. Se estima que a finales de 2020 la deserción escolar en el país había alcanzado el 50% debido a la carencia de instalaciones para impartir la enseñanza, alimentación básica para los estudiantes y, sobre todo, maestros con buenos salarios que estuviesen dispuestos a dictar las lecciones.

El cuadro trágico que el diplomático peruano desconoce se complementa además con la desoladora radiografía que ofrece el Sistema de Salud Pública en Venezuela. Al cierre de 2019, la oenegé Médicos por la Salud reportó que el 78% de los hospitales estudiados tenía problemas de suministro de agua potable, en tanto que el 68% presentaba falencias en materia de energía eléctrica. Según esta organización, el 51% de los quirófanos de los hospitales que revisaron estaban absolutamente inoperativos.

En tiempos de pandemia este cuadro desolador se ha visto agudizado, además, por la escasez de personal médico asistencial para atender la crisis sanitaria que afronta la nación sudamericana. De acuerdo con datos de la oenegé Médicos Unidos de Venezuela y la propia información oficial del régimen, para finales de junio habían fallecido cerca de 670 trabajadores de la salud, siendo éste uno de los sectores más afectados en el país por los embates del covid-19.

“Nuestra preocupación es que no solo en Venezuela sino en Perú y en muchos otros países, los derechos de las personas marginadas sean respetados, conservados y que el nivel de bienestar social mejore. Nuestra política es contra sanciones unilaterales y contra bloqueos. Venezuela es un país que está bloqueado”, ha manifestado también Héctor Béjar.

Para el año pasado la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Universidad Católica Andrés Bello detalló que, según los ingresos percibidos en los hogares, hasta un 96% de la población del país caribeño podía considerarse inscrita dentro de algún grado de pobreza. Este estudio reafirmó que la pobreza extrema en la nación sudamericana roza el 80%.

Pero para colmo de males, el Canciller Béjar ha obviado olímpicamente el hecho de que Venezuela se ha convertido en un país errante, forzado por una tiranía comunista a ver a sus habitantes a desperdigarse por el mundo.

Para finales de 2020 la Organización de Estados Americanos (OEA) estimaba que 5,4 millones de venezolanos se habían visto forzados a dejar su país. Se proyecta que para 2021 esta cifra alcance los 6 o 7 millones de migrantes.

En suma, el nuevo gobierno del Perú posee desde su génesis todos los elementos necesarios para inscribirse dentro del club en el que despuntan los lastres dejados por la izquierda irresponsable y destructora que tanto daño le ha hecho a la región.

Pedro Castillo y su tren de gobierno son herederos del mismo discurso de Fidel Castro y Hugo Chávez. Lo que está por verse es si también compartirá con ellos el desatino de sumergir a su país en un lodo del que quizá no pueda levantarse, para desgracia de los peruanos.

El gobierno se desentiende del español
PP y Cs denuncian que el Gobierno no respalda el castellano
Redacción. https://rebelionenlagranja.com 4 Agosto 2021

El PP y Cs han denunciado que el Gobierno por no garantizar la igualdad de los españoles hablen la lengua que hablen, «amparando al separatismo del que dependen», tras una respuesta del Gobierno afirmando que la política lingüística no es competencia del Estado sino de las administraciones educativas.

A través de Twitter, la portavoz del grupo popular en el Congreso, Cuca Gamarra, ha solicitado la comparecencia de la ministra de Educación, Pilar Alegría, para que dé explicaciones sobre esta cuestión.

«El Gobierno de Sánchez sigue sin garantizar la igualdad de los españoles vivan donde vivan y hablen la lengua que hablen, amparando al separatismo del que dependen», ha señalado a través de esta red social.

Para la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, es vergonzoso que el presidente del Gobierno «apuntale» este atropello «tachando el español de la ley e inhibiéndose ante sus socios separatistas«.

Las reacciones de los dos partidos se producen después de hacerse pública una respuesta enviada en junio pasado por el Ministerio de Educación, dirigido entonces por Isabel Celaá, a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, que preside la exministra del PP Dolors Montserrat.

En ella, se llega a afirmar que la política lingüística no es competencia del Estado sino de las administraciones educativas y que son los tribunales los que deben determinar que «el equilibrio entre castellano y lengua cooficial está siendo vulnerado». Inaudito.

El PP, contra Sánchez por enterrar el 25% del español en las aulas catalanas: "Ha colgado el cartel de se vende"
Míriam Muro. Libertad Digital 4 Agosto 2021

El Partido Popular carga contra el Gobierno después de que se conociera que el Ministerio de Educación ha ninguneado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que ordenó un mínimo de un 25% de clases en castellano en todas las escuelas catalanas. Tan solo tres colegios en esa comunidad cumplen con la medida mientras que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha asumido las tesis de la Generalidad que se salta el porcentaje fijado por vía judicial.

"La España multinivel era esto", ha ironizado Pablo Casado en Twitter haciendo referencia al término utilizado por Sánchez para referirse a sus políticas con Cataluña.

Desde el PP también han anunciado que solicitarán la comparecencia de la ministra de Educación, Pilar Alegría, en el Congreso de los Diputados. "El gobierno de Sánchez sigue sin garantizar la igualdad de los españoles vivan donde vivan y hablen la lengua que hablen, amparando al separatismo del que dependen", ha asegurado la portavoz del PP, Cuca Gamarra.

"Cumple con separatistas y miente a los españoles"
El vicesecretario de Comunicación de los populares, Pablo Montesinos, también ha acusado a Sánchez en una rueda de prensa de haber "colgado el cartel de ‘se vende’ con tal de seguir unos meses más en Moncloa, y los separatistas lo están aprovechando. Lo último ha sido enterrar la sentencia que garantiza el 25% del español en las aulas en Cataluña, diciendo el Gobierno que carece de competencias y obviando así el papel que debe de tener la alta inspección educativa".

Por este caso, y por las concesiones que este lunes el Ejecutivo dio a los separatistas durante la comisión bilateral, desde el PP acusan a Sánchez de "cumplir con los separatistas pero mentir al conjunto de los españoles. Solo cumple su palabra con los que quieren dinamitar la igualdad de los españoles", ha asegurado.

Por ello, los populares exigen "la celebración del Debate sobre el Estado de la Nación al inicio del próximo curso político". "Sánchez debe aclarar su negociación oculta con Aragonés y dar explicaciones sobre su gestión sanitaria y económica", aseguran.

¿ Qué PP ?
Nota del Editor 4 Agosto 2021

El  partido podrido ahora se va a llamar el partido de las paridas. Reclaman el 25% de enseñanza en español en  Cataluña como si eso fuera algo digno, constitucional y  humano, miseria que no deja se ser una tropelía. Deberían pedir la enseñanza totalmente en español, salvo la lengua extranjera que haya elegido el alumno y dejarse de insultar a los españoles. Y pueden comenzar en Galicia, donde el tal Núñez, del partido de las paridas, machaca los derechos constitucionales y humanos de los español hablantes con verdadera saña; a veces, algunos dicen que como la lengua regional se parece al español, y se entiende (falso, inventan palabras absurdas, una neolengua estúpida), pues que se aguanten. Por la misma razón, se podrían ahorrar todo el dispendio que supone la imposición lingüística.
******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las medallas de oro de Pedro Sánchez
Liberal Enfurruñada. Okdiario.  4 Agosto 2021

En su ‘Aló presidente’ de la semana pasada, una comparecencia pública para hacer balance del curso político, Pedro Sánchez presumió de «medalla de oro» en vacunación y recuperación económica. Una torticera forma de manipular las estadísticas españolas. Con los datos que el Instituto Nacional de Estadística obtiene de los registros civiles, España se sitúa a la cabeza de los países con más muertos por cada millón de habitantes. Igualmente hemos sido líderes en número de sanitarios contagiados, por culpa de la falta de material de protección y las compras fallidas ejecutadas por el Gobierno. En cuanto a la presión hospitalaria, también hemos conseguido cifras récord, llegando a convertirnos en el país con más hospitalizados por cada millón de habitantes. Con todos estos datos, un estudio elaborado por la Universidad de Cambridge, colocó a España como el país que peor gestionó la crisis del coronavirus durante los primeros meses, que fueron los más duros.

En cuanto a la economía, los sucesivos e interminables estados de alarma ilegales decretados por Pedro Sánchez, las restricciones impuestas a comercios y hostelería, los confinamientos y los toques de queda, hicieron que en 2020 nuestro PIB se redujera casi un 11%, lo que supuso la mayor caída registrada desde la Guerra Civil, pese a que el gasto público registró un crecimiento del 3,8%, el mayor desde la crisis del 2008, que no fue suficiente para compensar una caída del consumo de los hogares del 12,4%. Con ello, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) en España hay todavía 133.000 ocupados menos que hace dos años, a los que hay que sumar los 400.000 trabajadores en ERTE que quedan aún, pese a que se ha abierto la economía casi en su totalidad, a lo que hay que añadir otros 230.000 autónomos en situación de cese de actividad, lo que nos sitúa como el país con más desempleo de la OCDE, superando en más del doble a la media y casi triplicándola en el caso de los más jóvenes.

Es fácil comprobar cómo los datos reales demuestran que esas medallas de oro que se quiere colgar Pedro Sánchez en la lucha contra el Covid y en la recuperación económica, no son más que estadísticas manipuladas, propaganda y mentiras. Y es en este último aspecto, el de la manipulación y la mentira, en el único en el que de verdad Pedro Mentiras obtiene auténticas medallas de oro. Sánchez prometió que “ni antes, ni después el PSOE va a pactar con el populismo” y que “no dormiría por la noche” con Pablo Iglesias de vicepresidente. Se comprometió a “incorporar en el Código Penal un nuevo delito para prohibir de una vez por todas la celebración de referéndum ilegales en Cataluña” así como a “traer de vuelta a España a Puigdemont para que rinda cuentas ante la Justicia”. Respecto a la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del golpe de estado catalán defendió el «íntegro cumplimiento» de las penas y directamente negó que fuera a concederles el indulto.

Las vacunas de las que presume Sánchez las ha comprado la Unión Europea y las están administrando las Comunidades Autónomas, que aseguran que si recibieran más podrían ir aún más rápido. La tasa de crecimiento que estima para este 2021 no compensará ni la tercera parte de la tremenda caída que su nefasta gestión nos causó en 2020. El grado de confrontación y de crispación en que vivimos por sus continuas cesiones ante sus socios de Gobierno, comunistas, golpistas, secesionistas y proetarras; y sus legislaciones frentistas en contra de la media España que no les vota, es algo que ninguno de nosotros habíamos vivido y que nos recuerda a lo que hemos estudiado que nos llevó a la Guerra Civil. Esas son las medallas de oro de Sánchez, medallas de vergüenza, mentira y odio.

Triunfalismo y ocultación
Editorial ABC 4 Agosto 2021

No es casual que Pedro Sánchez haga balance de su gestión en coincidencia con la publicación de datos y estadísticas oficiales capaces de aportar veracidad a su discurso triunfalista. Este martes fueron las cifras de empleo del mes de julio las que sirvieron de argumento a la comparecencia con que el presidente del Gobierno cerró su agenda de trabajo para marcharse de vacaciones. La recuperación del empleo o el crecimiento del PIB, logros que Sánchez se atribuyó como propios, no son sino la respuesta de un mercado que, en un acto reflejo, se libera de las restricciones y vuelve a recuperar el pulso perdido durante las fases más críticas de la pandemia. En cuanto a los hitos del proceso de vacunación, acelerado por la llegada de millones de nuevas dosis, el jefe del Ejecutivo pasa por alto el papel que juega la UE en la adquisición y distribución de los viales. Sin embargo, Pedro Sánchez peca tanto por exceso verbal como por defecto. Es mucho lo que calla y lo que no responde. Desde el año pasado, cantar victoria ha sido su principal actividad pública, a menudo contraproducente por generar un exceso de confianza que ha multiplicado los contagios y el cese de actividades. Se daba por hecho que el presidente del Gobierno glosase la excelencia de su gestión y que, a la vez, guardara silencio sobre las amenazas que condicionan el futuro de España, que le son muy próximas.

Pedro Sánchez no se atrevió a desautorizar a la ministra de Unidas Podemos que también, y con la excusa de señalar a Don Juan Carlos, cargó contra la Corona. Ni siquiera la insistencia de los periodistas convocados en Palma logró arrancarle el más mínimo reproche hacia sus socios de gabinete. «Lo que he dicho es lo que he dicho», señaló Sánchez, que reafirmó de memoria su compromiso con las instituciones constitucionales, en referencia al Rey, y aplaudió el compromiso de Don Felipe con la transparencia. Cohabitar en La Moncloa con una facción republicana que arremete de forma feroz y sistemática contra la monarquía parlamentaria es un problema que no existe para Sánchez, en cuya reciente crisis de gobierno ya dejó claro que los ministros de Unidas Podemos van por libre y son intocables. A la hora de brindar por el éxito de su gestión, tampoco existe para el jefe del Ejecutivo el desafío separatista. Las cesiones económicas a la Generalitat que empezaron el pasado lunes, con el desbloqueo de la inversión en el aeropuerto de El Prat, no son la consecuencia de un intercambio de votos por fondos, sino la ayuda solidaria del Estado a una región que según sus palabras se ha quedado atrás en el camino de la recuperación, sin que el separatismo haya intervenido jamás en un declive provocado por la huida de empresas e inversores. Ni siquiera la respuesta de Pere Aragonès a un desembolso cifrado en 1.700 millones de euros, y que para el presidente catalán no va a ser moneda de cambio para renunciar a la autodeterminación, intranquiliza a Sánchez.

La autocomplacencia del presidente del Gobierno quizá sea la mejor terapia para comenzar un periodo vacacional, pero la indiferencia resulta imperdonable en quien tiene tan altas funciones públicas en un país deprimido económicamente y fracturado por la acción de sus socios. Pedro Sánchez evita reprender a sus ministros en cuestiones capitales, hace la vista gorda con quienes le echan un pulso consentido al Estado, se agarra al crecimiento del PIB y del empleo para ocultar que la deuda y el déficit acechan en un horizonte cada vez más cercano y oculta que su triunfalismo sale a pagar, empezando por los impuestos.

Sánchez y la gallina ciega
José Alejandro Vara. Vozpopuli. 4 Agosto 2021

-Presidente, que vienen los de Junqueras con la mesa petitoria debajo del brazo y algo les tendremos que dar, como es costumbre.

-Claro, Isabel, sé rumbosa, que si no Iceta se pondrá muy pesado y no habrá quien lo aguante gritando 'pedrooooooo' por los balcones como un alma en pena, penita, pena.

De aperitivo, 17 zendales para ampliar el aeropuerto de El Prat. Más de 1.700 millones de euros graciosamente entregados al grupo de forajidos que hace casi cuatro años propició un golpe de Estado. Un gesto generoso y dialogante, lo que los rapsodas de La Moncloa han bautizado como el 'reencuentro', que no es más que el sonido de los doblones al caer mansa y abundantemente en las buchacas de los impulsores de la sedición. Quienes poco encuentran en sus bolsillos son los extremeños, curiosamente, tan progresistas, que llevan siglo y medio esperando un trenecito decente y no se les logra. Eso sí, con inaudita tenacidad siguen empeñados en votar a socialista. Una superstición más que una tradición.

Isabel Rodríguez, la nueva sonrisa de Cheshire del Ejecutivo, muy conocida en su tierra manchega con el apelativo 'miss flashflash' por razones inimaginables, celebraba con júbilo el desarrollo de esta primera sentada, cual si se tratara de una medalla de oro de las que Sánchez se cuelga briosamente en su pechera. Los visitadores de la pandilla de la estrellada y el virolai, por contra, se mostraban muy alejados de la satisfacción. "Queremos más y lo queremos ya", habían advertido antes de su paso por Moncloa. "Esto es insuficiente, no normaliza nada", declaraban, quejosos y malhumorados, a la salida.

Un separatista jamás ha de exhibirse satisfecho tras negociar con el Gobierno central. O sea, con el represor. Todo han de ser caras largas, reproches insolentes, ademanes hoscos, quijadas retorcidas.... Virtuosos del saqueo, también son excelentes comediantes a la hora de desplegar sus lamentos. Viven del embuste y del victimismo. "Vasconia y Cataluña han ordeñado y siguen ordeñando a su placer la vaca española", decía Claudio Sánchez Albornoz, ministro que fue de la II República así como su presidente en el exilio. Bien conocía el paño.

Del exilio volvió en 1969, solo por unos meses, Max Aub, anarquista, antifascista y valenciano, que pisó suelo español, después de tres décadas por México, para elaborar un libro sobre Luis Buñuel. Aub se mostró muy sorprendido con lo que escuchaba por las calles de Cataluña. Y así lo reflejó en La gallina ciega, lo mejor de su legado, en especial al reproducir la charleta con un viejo amigo a quien encontró en avanzado estado de exaltación nacionalista.

-¿Qué tal el resto de España? ¿Qué son a nuestro lado? Nada de nada. Aquí se come mejor, se viste mejor, se edita mejor, lo del catalán no es cosa del separatismo sino de superioridad. Mira que el régimen ha hecho todo lo posible por favorecer a Madrid y Andalucía, ¿y qué?, pues nada, no pueden con nosotros". Y añadía el buen señor: "Hasta un museo Picasso tenemos y Miró viene a pintar. Seguimos a la cabeza y dándole en la cabeza a Madrid. Somos más señoritos y si hay que reírse del casticismo y la inferioridad española, pues ten la seguridad de que será un catalán el que lo haga". Y así: "Estamos más al tanto de lo europeo que Madrid, no pueden con nosotros, y con el tiempo verás que aquí todo Cristo vuelve a hablar en catalán, ya lo verás". Eran los estertores de los sesenta, en pleno tardofranquismo.

Ensoberbecidos y fatuos, así suele ser el nacionalista. "Es cuestión de superioridad", como relataba el paisano. O de complejo de inferioridad, también. Lo decía Pla: "A veces, el catalán sufre manía persecutoria, otras, de engreimiento. Es un ser humano que se da -me doy- mucha pena". Y añadía Unamuno: "Hasta cuando parece que atacan, están a la defensiva". Supremacismo, xenofobia, arrogancia identitaria... Racismo de alpargata. "Lo característico del nacionalismo es que no hace falta preparación intelectual alguna para serlo, no es preciso argumentar, basta con gritar", decía Savater.

Torpemente adiestrado en la materia catalana por gentecilla del aparato con vocación frailuna como Illa y el mentado Iceta, Pedro Sánchez apenas ha logrado aprender la primera norma que ha de dominarse cuando se uno se enfrenta a los separatistas. Por más que les agasaje, por más que les obsequie, siempre exigirán más, jamás estarán satisfechos. El día que alcancen la cima de sus reivindicaciones su propia naturaleza dejará de tener sentido. Sin la épica romántica, sin la palinodia sentimental, aparecerán ante los suyos como unos masturezos de pacotilla, unos personajillos del montón.

Se convertirán entonces en una pieza más del tablero político, en un elemento más de la jugada. Todo cuanto reivindican habrá perdido sentido, cuanto predican se habrá evaporado. Deberán poner sordina a sus proclamas, enfundar sus señeras, disolver las Diadas multitudinarias, los cortes de la Diagonal y, oh maldición, habrán de centrarse en la ardua y penosa tarea del gobierno y la gestión, funciones en las que han demostrado escasa habilidad. Hasta los cernícalos de la CUP y los matoncillos de las CDRtendrán que ponerse a trabajar.

De todo esto Sánchez no quiere saber nada. Juega con los separatistas a la gallinita ciega mientras es a España a quien despluman.

Sólo tres colegios en Cataluña cumplen la sentencia que obliga a un 25% de clases en español
"Hablamos Español" pide ayudas para las familias de Policías y Guardias Civiles que tienen que escolarizar a sus hijos en Cataluña.
Pablo Planas (Barcelona). Libertad Digital 4 Agosto 2021

En la región de Cataluña sólo hay tres colegios que cumplen la sentencia que obliga a impartir el 25% de las horas lectivas en español. Son tres centros concertados que no están al alcance de las familias de Policías y Guardias Civiles trasladados a Cataluña y que pretenden que sus hijos reciban un mínimo de clases en su lengua materna. La entidad "Hablamos Español" ha realizado un barrido por toda Cataluña tras recibir la consulta de varias familias y sólo ha encontrado tres centros que apliquen la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la comunidad autónoma (TSJC).

Según una nota de la organización dirigida por Gloria Lago, "los hijos de miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil están sufriendo muy directamente las consecuencias de los traslados de sus padres o madres a comunidades autónomas con una lengua diferente del español. Esto se puede comprobar realizando un seguimiento de sus expedientes académicos y, por supuesto, hablando con ellos y con sus familias. Tenemos constancia de que algunos de estos niños y jóvenes son sometidos a enseñanza en varias lenguas diferentes a lo largo de su escolarización. Nos constan incluso testimonios de familias que han decidido separarse a causa del problema lingüístico, permaneciendo un miembro de la familia en otra comunidad, para que sus hijos no se vean abocados a una inmersión de lengua total o parcial".

Dadas estas circunstancias, "Hablamos Español" reclama que se exima de la inmersión lingüística a los hijos de funcionarios de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado destinados en comunidades bilingües y que se conceda una compensación económica para hacer frente a los gastos de escolarización en centros concertados donde se cumplan las sentencias judiciales favorables a un mínimo porcentaje de clases en español.

La petición se produce el mismo día en el que el Gobierno ha renunciado a exigir a la Generalidad que cumpla con la última sentencia del TSJC, datada en diciembre del pasado año, en la que se ordenaba a la administración autonómica a impartir el 25% de las clases en español ante su uso "residual" en la enseñanza. Según informa El Mundo, el Ministerio de Educación se limita a decir en una respuesta a la Comisión de Peticiones del Parlamento europeo que el fallo "todavía no tiene carácter firme, al haber sido recurrida en casación al Supremo por la Generalitat" y que "serán los tribunales en uso de sus atribuciones, entre las cuales están las relativas al cumplimiento de sus sentencias, quienes actúen, llegado el caso".

Incumplir los fallos como norma
El incumplimiento de las sentencias que afectan al modelo de inmersión lingüística de la Generalidad es un clásico. Los responsables de la consejería de Enseñanza se jactan de tales incumplimientos mientras repiten por activa y por pasiva que su modelo no se toca.

Entre las consecuencias de esa política separatista, "Hablamos Español" destaca que la pobreza de léxico y sintáctica de los niños cuya lengua materna es el español así como la sensación de que la lengua de su familia no sirve como herramienta para la transmisión de cultura.

La renuncia del Gobierno a exigir el cumplimiento de las sentencias sobre la inmersión se produce en un contexto de cesiones y transferencias a la Generalidad para lograr el apoyo de los partidos separatistas a los Presupuestos Generales del Estado y reforzar la continuidad de Pedro Sánchez en Moncloa.

A los demás que les parta un rayo
Nota del Editor 4 Agosto 2021

Ya lo escribía el otro día: está muy bien que los miembros de la seguridad española puedan escolarizar a sus hijos en español. Pero es inadmisble que se deje al resto de los españoles que les parta un rayo. Hay que derogar todas las leyes de lenguas regionales y dejarse de cortinas de humo para que parezca que algo cambia y todo siga empeorando.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial