AGLI Recortes de Prensa   Domingo 8  Agosto  2021

El Estado exprimidor
Alejo Vidal-Quadras. Vozpopuli 8 Agosto 2021

La última polémica trucada con la que el peor Gobierno que ha padecido España por lo menos desde la Transición -no hay que remontarse a fechas anteriores para no desviar el tiro- nos está castigando, agravando así los rigores térmicos del estío, consiste en atribuir a la Comunidad de Madrid por una parte un beneficio indebido por albergar a la capital del Reino y por otra la perpetración de un maligno dumping fiscal, en detrimento ambas cosas del resto de España. El primero en blandir tan venenosos argumentos, impregnados los dos de envidia y de resentimiento por la comparación del fracaso propio con el éxito ajeno, fue el diputado Rufián, militante incongruente en un partido que desprecia a los que por sus orígenes geográficos y preferencias lingüísticas debería considerar compañeros oprimidos y no enemigos a reeducar o a expulsar de Cataluña.

Siguiendo esta sulfurosa estela , el manifiestamente incompetente presidente de la Comunidad Valenciana, otro ejemplo de sumisión cobarde al nacionalismo catalán, ha introducido la peregrina idea de que Madrid, que ya sufraga la porción mayoritaria de la solidaridad territorial, tendría que “compensar” a las demás Autonomías por disfrutar del efecto de capitalidad, mediante un tributo especial que, oh manes socialistas, se impondría a los madrileños “más ricos”, léase a todos. Sin que la lista de madrileñófobos acabe aquí, se han sumado al rabioso tropel dos ministros, la de Hacienda, María Jesús Montero, y el de Seguridad Social, José Luis Escrivá, comentando elogiosamente el ataque a la Villa y Corte, y anunciando medidas para que se plasme en disposiciones legales. De la primera poco se puede esperar vista su prosodia, pero el segundo era un hombre inteligente, riguroso y decente hasta que entró a formar parte del Gabinete Sánchez, confirmando que aquel que entra en contacto con el aura mefítica del inquilino de La Moncloa sufre transformaciones mentales y fisiológicas irreversibles y no precisamente en la buena dirección.

Bajo el signo de la degradación
Uno de los misterios de esta etapa política patria es qué incomprensibles motivaciones llevaron a gente de notable nivel, como al mencionado tutelador de las pensiones o a Nadia Calviño o a Luis Planas, a caer en la degradación de ser comandados por el mayor mentiroso de la Europa contemporánea. En el caso de Luis Planas, persona por la que siento respeto y afecto, adivino la vergüenza que le atenaza porque apenas asoma en los medios, intentando con su extrema discreción hacernos olvidar su triste situación.

La verdad es que Madrid prospera en mayor medida que la medía de las Comunidades Autónomas españolas porque sus sucesivos gobiernos han aplicado a lo largo de las últimas dos décadas un modelo económico que ha atraído inversiones y talento, lo que ha redundado en una apreciable actividad empresarial y profesional y también, vaya sorpresa, en una caudalosa recaudación fiscal que le permite ser el principal pilar del bienestar social del conjunto nacional. Si los mezquinos reproches de los que se aferran a fórmulas fracasadas encuentran eco en la presente mayoría parlamentaria de sanchistas -que no socialistas-, comunistas y separatistas, y Madrid es forzada a abandonar la senda del acierto para sumarse a los errores de los demás, España bloqueará su principal motor de creación de riqueza para pasar a empobrecerse lamentablemente.

La pista para entender este debate nos la da la auditoría independiente que el Gobierno de Juanma Moreno está realizando para aclarar la dimensión, la estructura y el coste de la llamada administración paralela que el socialismo andaluz construyó incansable durante los cuarenta años en los que fue la fuerza hegemónica en la Tierra de María Santísima. Los hallazgos que vamos conociendo son muy reveladores. Agencias infladas en presupuesto y personal con sueldos desorbitados, proliferación de entidades de todo tipo carentes de valor añadido o de utilidad visible para colocar a correligionarios, amigos y parientes, subvenciones a chorro sin otro resultado que alimentar clientelas electorales o nutrir prejuicios ideológicos, en suma, un despilfarro monumental que no es extraño que haya ido sistemáticamente unido a uno de los más abultados índices de desempleo de la península.

La jauría que se ha lanzado sobre la Comunidad de Madrid, decidida a acabar con su ejemplar trayectoria, nos recuerda cuál es el problema nuclear de la España de hoy, un elefantiásico Estado exprimidor de los ciudadanos al servicio de los partidos políticos y no del interés general. A su corrección y enderezamiento deberían dedicar sus más intensas energías las dos principales fuerzas comprometidas, se supone, con la libertad, el Imperio de la ley y la racionalidad económica, en vez de perderse en fútiles batallitas que sólo favorecen a los que pugnan por esquilmar y fragmentar a nuestra desdichada Nación.

En la muerte de Mikel Azurmendi
Regino García-Badell. Vozpopuli 8 Agosto 2021

Acaba de morir, en su huerto de Igueldo, en brazos de Irene, su mujer, y de Nahiko, su hijo, Mikel Azurmendi. Las apresuradas notas de prensa que dan la noticia señalan que tenía 78 años, que era antropólogo, filósofo, profesor de Universidad, que había sido de la primera ETA, que había abandonado esa organización cuando decidieron que iban a empezar a matar, que había trabajado como emigrante en Alemania y en Francia, que había estudiado en la Sorbona, que había sido profesor de la Universidad del País Vasco, que fue uno de los fundadores y primer portavoz del Foro de Ermua y de la plataforma "Basta Ya", que había escrito muchos libros, en los que aborda muchos y muy variados asuntos: desde estudios antropológicos sobre la cultura vasca, la brujería, el nacionalismo o la inmigración a reflexiones filosóficas y religiosas, pasando por apasionantes novelas en las que trata conflictos y situaciones del mundo del terrorismo y, también, del carlismo de la Guerra Civil, o escritos autobiográficos. Todo eso da testimonio de una vida llena, llena de vida, de pasiones intelectuales, políticas y vitales.

Pero la personalidad de Mikel Azurmendi no se puede conocer sólo con la referencia a lo que ha hecho, ha dicho y ha escrito a lo largo de su intensísima vida. Y una vida más llena de intensidad, de entusiasmo, de alegría, de sentido del humor, de estudio y de acción es imposible imaginar.

Las raíces del amor humano
Para conocer en profundidad a este hombre absolutamente único, es imprescindible reconocer que toda su vida, desde que aprendió a ayudar a misa como monaguillo a los siete años hasta hoy, cuando ha muerto a la espera de presentar su último libro, El otro es un bien, ha estado guiada por ese mandamiento de Jesucristo de "amarás a tu prójimo como a ti mismo". Toda su trayectoria vital, todas las decisiones que ha ido tomando en la vida, todas sus acciones políticas y todos sus escritos han estado siempre guiados por ese amor al prójimo, que Mikel ha cultivado como nadie. Si se metió en el seminario de San Sebastián cuando era un crío, si se salió para comprometerse políticamente, si estuvo en ETA, si se salió de ETA, si se fue a ser obrero en Alemania y en París, si estudió en La Sorbona, si fue profesor, si se partió la cara en su lucha contra los asesinos vascos, si se fue a estar con los inmigrantes a El Ejido, si escribió todo lo que escribió, si seguía indagando en las raíces del amor humano, todo eso, aunque quizás ni él mismo se daba cuenta, lo hizo por fidelidad a ese mandamiento cristiano de amar al prójimo. Lo sabemos muy bien los que hemos tenido la suerte de ser sus amigos, a los que nos dedicó un largo y emocionante escrito cuando, hace unos años, estuvo a punto de morir por una enfermedad pulmonar y en el que nos decía que no se había muerto porque no quiso darnos ese disgusto. Ese disgusto que ahora nos ha dado.

Sólo queda desear que igual que sus muchos amigos le admiramos incondicionalmente, sean también muchos los que se interesen por su extraordinaria personalidad y por su obra, que, entre otras cosas, es el mejor antídoto contra esa peste del nacionalismo, y que los que queremos una España de ciudadanos libres e iguales reconozcamos en Mikel Azurmendi a uno de los mejores.

Españoles, el PSOE ha muerto
Rosa Díez. okdiario 8 Agosto 2021

Las generaciones más jóvenes probablemente no lo saben (estudiar la historia real está mal visto en la época de la propaganda y el adoctrinamiento sanchista) pero hubo una vez en España un partido político socialista llamado PSOE. Muerto Franco, ese partido trabajó con el conjunto de fuerzas políticas y sociales para construir la democracia.

En los prolegómenos de la Transición ese partido era marxista, pero poco tiempo después y de la mano de Felipe González evolucionó y se convirtió en un partido socialdemócrata, homologable con otros partidos de las democracias más avanzadas de Europa.

Aquel PSOE selló un pacto de vida con la democracia española y se alió con todos los partidos y sectores sociales para hacer la Transición y para que nunca más se repitiera en España una guerra fratricida y para que no se repitiera la historia de odio entre hermanos en los hijos de quienes sufrieron la guerra y la postguerra.

Aquel PSOE trabajó codo con codo con el otro gran partido político español, el partido conservador (AP primero, PP después) para que España se incorporara de pleno derecho a la Unión Europea, al club de los demócratas.

Los más jóvenes probablemente nunca lo han escuchado, pero aquel PSOE fue fundamentalmente un partido nacional, o sea, un partido político que defendía la misma posición en cualquier lugar de España. Quizá nadie se lo haya dicho, pero aquel PSOE defendía la unidad de la Nación española y consideraba esa unidad como un instrumento imprescindible para garantizar la igualdad entre todos los españoles.

Quizá no lo saben, pero ese PSOE hacía de la igualdad efectiva entre ciudadanos, al margen de la parte de España en que vivieran, de su ideología, de su opción vital, de su sexo (ahora lo llaman género), de sus creencias o de la ausencia de ellas, el eje de su acción política y despreciaba las reivindicaciones identitarias propias de todo nacionalismo por considerarlas insolidarias, sectarias y discriminatorias.

Aquel PSOE hizo un pacto con el Partido Popular para perseguir a ETA “hasta enterrarlos en la mar”; y a ese acuerdo se le denominó el pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

Quizá lo ignoren, pero aquel PSOE promovió junto con el PP en Europa la Definición Común del delito del Terrorismo y la Orden de Detención y Entrega, que vino a sustituir la extradición. Y gracias a ese Pacto se incluyó a ETA y a todas sus marcas en la lista europea de organizaciones terroristas y toda Europa empezó a considerar el terrorismo que asolaba España como un problema propio. ETA era el drama de los españoles (ETA fue el último rescoldo vivo del franquismo, así lo consideraba aquel PSOE) y era, a la vez, un problema al que se tenían que enfrentar todos los europeos.

Quizá las generaciones más jóvenes lo ignoren (ni se estudia en las escuelas ni se prescribe a través de los medios de comunicación al uso) pero ese PSOE sólo tenía un enemigo en España: ETA.

No es preciso retrotraernos demasiado a la historia moderna del PSOE para llegar al momento en el que ese PSOE comenzó a morir. Basta con llegar al año 2000, momento en el que accedió a la dirección del PSOE José Luis Rodríguez Zapatero, para definir con exactitud el momento en el que “se jodió Perú”.

La enfermedad mortal llegó al PSOE de la mano de unos políticos adanistas, empeñados en reescribir no sólo la transición sino la propia historia. Fue con Zapatero cuando se inició la revisión de la Transición, cuando se comenzó a sustituir la igualdad por la identidad, cuando se abrazó a los enemigos jurados (y mortales) de la democracia y se les convirtió en “hombres de paz”.

Fue en aquel año 2000 cuando aquel PSOE sustituyó la ciudadanía por la secta, el patriotismo republicano y constitucional por el nacionalismo identitario.

Fue desde entonces cuando el PSOE comenzó a intentar reescribir la Historia de España, cuando decidió liquidar la Transición insuflando el odio entre hermanos, cuando convirtió a “la derecha” en el enemigo no sólo de su partido sino de toda España.

Fue ese nuevo PSOE, ya liderado por el heredero de Zapatero, Pedro Sánchez, quien impulsó los pactos con los enemigos jurados de la democracia, quien reforzó la estrategia de la ruptura entre españoles, quien decidió gobernar con la alianza y/o el apoyo de aquellos que llegaron incluso a asesinar a más de 850 de nuestros conciudadanos para impedir que construyéramos la democracia, y con quienes programaron y ejecutaron un golpe contra la democracia.

Nada queda, salvo las siglas, de aquel PSOE cuyos únicos enemigos eran los enemigos de la democracia. Nada queda de aquel PSOE que era un partido nacional, español, homologable con los partidos socialdemócratas de Europa.

Nada queda de aquel PSOE que consideraba a todos los españoles iguales ante la Ley, que defendía (a veces siquiera formalmente), la separación de poderes, la libertad de expresión, la libertad de movimiento, la libertad de cátedra, el derecho a utilizar la lengua común (o sea, el castellano o español) en el sistema educativo, en las relaciones con la administración, en la actividad privada…

Nada queda de aquel PSOE que trabajó para construir la democracia, para sellar heridas aprendiendo de nuestra historia, para mirar al futuro, para hacer de España un país de progreso y libertad.

Españoles, el PSOE ha muerto. Sería bueno enterrarlo antes de que huela.

Loa al muerto
Nota del Editor 8 Agosto 2021

Suele decirse del muerto hay que olvidar lo malo y glosar únicamente lo bueno. Pero en el caso del PSOE, es imposible olvidar lo malo, y nada bueno hay para decir.

La hemeroteca de los medios libres está llena de las maldades del PSOE. La de los medios comprados está llena de mentiras. A los pocos años de la salida de "El País", eran tan infumables sus posiciones defendiendo lo indefendible de la izquierda que ya nunca más contó como medio de prensa si no como BOE del PSOE.

Manuales contra España
Editorial ABC 8 Agosto 2021

El ataque a la Corona con que el presidente de Perú agradeció la presencia del Rey en su reciente toma de posesión no es más que la última muestra del proceso de perversión de la historia con que el populismo iberoamericano trata desde hace décadas de identificar de manera burda y falaz a los responsables de los males que padecen los países en los que opera y medra. La estrategia clásica de señalar y demonizar a un enemigo exterior, culpable de cualquier mal doméstico, no ha sido suficiente para la izquierda hispanoamericana, que además de insistir en la amenaza que representa el denominado ‘imperialismo yanki’ ha recurrido a las coordenadas del tiempo para viajar al pasado e, impregnada de indigenismo, cargar contra la empresa desarrollada por Castilla en aquellas tierras. Quemar banderas estadounidenses da paso, así, a la profanación y el derribo de las estatuas de los conquistadores y de los prohombres que civilizaron y evangelizaron las Indias hace más de quinientos años. En pleno siglo XXI, el terreno está abonado para la barbarie.

Es la escuela, como sucede en las comunidades autónomas en las que el nacionalismo trata de borrar y desvirtuar cualquier huella de España y de romper los seculares vínculos que nos unen y hacen más fuertes, el estadio en el que se desarrolla una campaña de aversión cuyas primeras lecciones aparecen en los libros de texto, cuajados de espantos sobre la violencia, la explotación y el sometimiento que presuntamente marcaron la campaña americana de la Corona de Castilla. Como López Obrador en México, o como Nicolás Maduro en Venezuela, Pedro Castillo sabe que las estatuas no caen solas. Han aprendido del independentismo y de sus políticas educativas, y también aprovechado la debilidad del Gobierno para vindicar y defender, ante cualquier agresión o delirio político, una herencia que en forma de historia compartida y legado universal tiene la obligación de defender como parte esencial de la nación.

Desde la Expo de 1992, en la que España mostró todos sus complejos culturales al celebrar el ‘encuentro’ entre dos continentes, ignorando de forma premeditada y pusilánime la magna obra que llevó a cabo en América, la posición histórica de nuestro país no ha hecho sino debilitarse, por acción u omisión, en las repúblicas americanas que afloraron en el siglo XIX. Dar validez institucional a una memoria ahora llamada democrática y sesgada en función del interés político de quien la impone es la última lección que desde España reciben los movimientos indigenistas de Iberoamérica. Las verdades oficiales -aquí sobre la II República; allá sobre los pueblos precolombinos- se imparten desde la escuela en busca de un enemigo no ya exterior, sino anterior, pero perpetuado hasta el presente y cuya amenaza se prolonga hacia el futuro. La proyección exterior de la imagen de nuestro país, muy deteriorada por la diplomacia de Pedro Sánchez, no solo consiste en vender nuestro potencial económico entre los fondos de inversión, sino en adecentar un legado que está por los suelos y que nadie se molesta en recoger y reponer. España llega tarde a una campaña de intoxicación similar a las que desde hace décadas ha tolerado en el interior de su propio territorio nacional, expresión trasatlántica de un indigenismo que lleva al extremo las quimeras de los independentistas catalanes y vascos, también impregnadas de etnicismo. A la espera de que dentro y fuera de sus fronteras España empiece a tomarse en serio y abandone el pudor que le hace renunciar a su patriotismo, solo el esperpento de estos ataques a las mejores páginas de su historia puede debilitarlos.

Cuba, una dictadura más
Francesc de Carreras. elconfidencial 8 Agosto 2021

De nuevo protestas en Cuba. Como en otras ocasiones. ¿Tendrán consecuencias? ¿Habrá reformas económicas y políticas esta vez? Pensé que así sería a principios de los noventa, tras el hundimiento de la URSS. La economía cubana estaba estrechamente ligada al bloque soviético. Pero me equivoqué y de eso hace ya treinta años.

Ignoro lo que sucede en este país, hace tiempo que no lo he visitado, sigo las informaciones de los corresponsales en La Habana y tampoco saco conclusiones claras, solo incertidumbre. Las incógnitas son las de siempre: que harán la Fuerzas Armadas, las de Seguridad, el Partido... Como toda dictadura. No parece que Díaz-Canel sea un reformista, más bien parece un prudente conservador, un gris funcionario del Partido. Aunque nunca se sabe...

Este artículo no pretende especular sobre el futuro, sino echar una mirada al pasado, no solo al de la Cuba castrista sino a nuestro pasado, a la simpatía que suscitaron aquellos barbudos guerrilleros de Sierra Maestra que bajaron de las montañas y entraron triunfantes en La Habana el 1 de enero de 1959, que resistieron una patética invasión de mercenarios en Bahía Cochinos financiados por el gobierno de Estados Unidos, que intentaron la revolución en toda Latinoamérica con el Che Guevara al frente. Había que "crear dos tres... muchos Vietnam". Este era el eslogan de la Conferencia Tricontinental de 1967: la transformación económica, política y social del mundo debía empezar por revoluciones locales en los países subdesarrollados de Asia, África y América, lo que entonces llamábamos Tercer Mundo. Cuba y Vietnam eran los dos grandes ejemplos a seguir.

¿Qué sentido tuvo todo aquello, por qué suscitó tanta esperanza en la izquierda europea, tanta adhesión en el mundo intelectual? Efectivamente, para quienes éramos adolescentes y jóvenes de izquierdas en los años cincuenta y sesenta, Fidel era nuestro líder y el Che nuestro gran mito. ¿Por qué?

En los últimos años he estado pensando en la respuesta. Las dudas han sido muchas, también las certezas. Rechazábamos el orden internacional que se había impuesto tras la II Guerra Mundial: EEUU, Europa occidental, quizás algún otro país como Canadá, tenían una pujante economía basada en el expolio de los países subdesarrollados y en el gasto militar que ponía en constante peligro la paz mundial debido a las armas nucleares. Al expolio económico lo llamábamos neocolonialismo y al gasto militar imperialismo. No nos gustaba el modelo soviético, aunque en parte lo disculpábamos porque era necesario para defenderse de las agresiones imperialistas occidentales. La OTAN (que entonces denominábamos NATO) era el instrumento militar que necesitaba el sistema capitalista para imponer su orden mundial.

Dentro de este esquema, que dos minúsculos países como Cuba y Vietnam hicieran frente a EEUU, como era lógico y natural, nos causaba simpatía. Vietnam era un pueblo lejano y desconocido que soportaba con valentía una agresión violenta e injustificada desde el punto de vista estratégico político y militar, demostrando que la industria del armamento era el motor de la prosperidad capitalista. El caso de Cuba era distinto: se trataba de una revolución, encabezada por personalidades rebeldes, honestas y generosas que había puesto fin a una dictadura y cuya finalidad era imponer un orden político, económico y social más igualitario que los países subdesarrollados de su entorno geográfico. En ambos casos, te venía a la mente la imagen de David contra Goliat.

En Vietnam, el ejército de EEUU sufrió una derrota espectacular. Poco antes, a partir de 1971, se había establecido una nueva relación de los norteamericanos con China, gracias a la inteligencia estratégica de Kissinger, que dio los frutos que hoy están a la vista de todos. Sin darnos cuenta, se estaba entrando en un nuevo orden mundial multipolar que culminará a partir del desordenado derrumbe del bloque soviético alrededor de 1990.

De todo ello, Cuba quedó al margen por el empecinamiento de Fidel Castro de mantenerse en el poder, con el apoyo soviético, sin tener en cuenta que estaba en un callejón sin salida: la muerte del Che en 1967 certificó el aislamiento definitivo del país. El bloqueo comercial de EEUU, que aún dura, puede ser injusto porque se trata de una guerra económica cuyas consecuencias paga el pueblo cubano, no sus gobernantes, pero un político debe procurar el bienestar de sus ciudadanos antes que imponer una ideología inamovible que solo produce el descontento de su población. Es cierto que los avances en enseñanza y sanidad fueron muy notables, pero el balance de estos 62 años de "revolución", en su conjunto, es más que negativo.

Últimamente, algunos miembros del Gobierno español han esquivado responder si Cuba es una dictadura, algo innegable a la vista de su Constitución y del funcionamiento de sus instituciones políticas. Sus razones tendrán para esta actitud, aunque ninguna me parece justificada. Desde el principio, Cuba ha sido una dictadura, es decir, nunca ha sido una democracia. Pero en los primeros años, hasta entrados los sesenta, ello podía disculparse debido al bloqueo comercial y a la posibilidad de encontrar países amigos que ayudaran a superarlo si la idea de expandir la revolución hubiera prosperado. Desde entonces no hay justificación alguna, el bloqueo es hoy una excusa para que la élite cubana en el poder haya consolidado su dominio frente a un pueblo inerme, desprovisto de los derechos más elementales.

Fidel y los suyos, cuando llevaban barba, nos contagiaron confianza en un mundo que se parece muy poco al de hoy. En lugar de rectificar a tiempo, prefirieron asegurar su ilimitado poder político y económico como una dictadura más. No merece otro juicio lo que empezó siendo una justificada esperanza.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Sin Messi, sin MIR y sin El Prat: he aquí el 'prusés' definitivamente sostenible
Federico Jiménez Losantos. Libertad Digital 8 Agosto 2021

Pocas veces la Cataluña separatista ha dado tantos motivos de satisfacción a la no separatista y al resto de España en tan pocos días. Messi se ha ido del Barça, aunque no el Barça de Messi; y Sánchez ha anunciado la liquidación de los MIR, acreditada fórmula de acceso a la medicina en toda España, para que a Cataluña sólo vayan los que ya estén dentro, y que el Estado invertiría 1.700 millones de euros para ampliar el aeropuerto de El Prat y convertirlo en hub, para conectar líneas de corto y largo recorrido.

Lo primero es lo esencial para el separatismo ya que el 'Farça' ha sido el buque insignia internacional del 'prusés', el que persuadió a los tractorios de que si el equipo de Guardiola, Xavi y Messi, sobre todo Messi, ganaba cuatro o cinco Champions, aunque sean menos de la mitad de las que lleva el Madrid, la UE saludaría feliz el advenimiento de la república independiente de Cataluña como nuevo Estado. No era una deducción razonable, pero era un sentimiento, y desde el filósofo Montillóteles sabemos que "no se puede legislar contra los sentimientos", si son separatistas, claro está. Contra los otros sí se puede: Ley de Memoria Histórica, inmersión lingüística o TV3.

El Barça, ministerio de Exteriores del 'prusés'
Alguna vez he dicho que el Nou Camp, desde la llegada de Pujol al poder, ha sido el Nüremberg del separatismo catalán. Y no es metáfora: ahí tuvo lugar el primer gran congreso del odio a España tras el Manifiesto de los 2.300. Han pasado cuarenta años y todo sigue igual, o sea, mucho peor. La infatuación racista, multiplicada por la futbolera, ha alimentado ese sentimiento de superioridad ideológica, política y moral que hermana a la Izquierda, al separatismo y a todos los fundamentalismos y totalitarismos, que, en la Cataluña actual, tienen exhaustiva y acumulativa presencia.

Pero, de creer a García Domínguez, lo que convirtió el sentimiento xenófobo del 20% de la población en marea de rencorosa vanidad que alcanzó el 45% fue el Barça, poco a poco reducido a Messi. Tanto, que el club era La Caixa Forte de los Messi, y su generosidad en dejarse pagar el triple que otras estrellas futboleras se le agradecía infinitamente. ¿Por qué? Porque no habían conocido otro Barça que el de Messi, que lleva allí desde los 12 años, edad mental del aficionado al fútbol, y sin ellos no sabrían vivir. Pero como no se puede ir contra los sentimientos y Pujol convirtió el separatismo en forofismo, cuando el año pasado Messi dijo por burofax que se iba porque no le podían pagar lo que quería, la fábrica de mentir y robar que es el sistema mediático de la Cataluña del 'prusés' se activó y llegó por unos minutos a cumplir con la tarea básica del club, que era pagar a Messi.

El separatista Laporta, con Giró detrás, había vuelto y su campaña electoral se basó en un cartel ante el Bernabéu, prueba de la enajenación mental de su tribu, y en la continuidad de Messi, con el placet del astro rosarino. Urdió un pago de dos temporadas en cinco años, estafón catarí, pero como no ha podido vender los recién comprados, porque el Barça ha seguido fichando como si no debiera 1.000 millones, acabó pidiéndole que se rebajara el sueldo al doble de Ronaldo y luego al triple de Mbappé. Tal ofensa no fue aceptada por los Messi, que querían irse el año pasado y se han acabado yendo éste, por una razón: el amor a los colores… del euro. "Si dicen que me lo deben todo, ¿por qué no me lo dan?", se decía. Y a la respuesta de que no tenían, respondió como Trapero: "Molt bé, pues adéu".

Del mismo modo que el 'prusés' catalán ha contagiado toda la política española de la mano de Sánchez, el rencor separatista detrás del 'messismo' ha infectado al madridismo, vacunado de sus pesares post-Cristiano con el nuevo Bernabéu. Ante cada noticia sobre la ruina siempre desmentida del Barça, el madridista sonreía viendo avanzar las obras del mejor estadio del mundo, icono fulgurante del Madrid de Ayuso, el de la Libertad y España, frente a la tiranía separatista y la ruina económica que arrastra consigo. Si Messi firmaba su renovación cada semana, pero no firmaba, el madridista veía tranquilamente la marcha de Ramos y de Varane, como incluso los que lamentamos la de Cristiano entendimos que eso de que en el Madrid nadie está por encima del club, luego hay que demostrarlo. Y se ha demostrado.

El madridismo y El Chiringuito de Pedrerol
En justa reciprocidad al odio del 'Farça', el madridista que ve en el césped retráctil del nuevo Bernabéu la tumba de la Barcelona del disseny, de Cobi y del 92 se ha sentado, Mahou en mano, a ver en el Chiringuito de Pedrerol como digiere la gent blaugrana el fin de la Era Messi, sólo dos días después de que en ese sanedrín de silencios teatrales, exclusivas a golpe de sonido y aspavientos del "periodismo deportivo de bufanda", otra cepa del virus separatista catalán que se ha extendido por toda España, que por supuesto, Messi seguía y seguiría siempre en el Barça. Y se reían de los madridistas que dejaban irse a Ramos, gentecilla sin dinero ni sentimientos.

Por razones de horario y porque no me gusta que me repitan catorce veces las cosas, no veo El Chiringuito, pero animo a ver los del jueves y del viernes, porque ahí está retratada esa sociedad enferma que es la del 'prusés', la del sentimentalismo tóxico, el irracionalismo, el forofismo como forma de ser y estar en la vida. Todos los forofos futboleros se parecen, lo que no tiene parangón en el mundo es la enajenación colectiva de la Cataluña de las dos últimas décadas, que son los años que lleva Messi en el Barcelona. Sin entrar en lo personal -que, aunque ojiplático, respeto, porque el futbol tiene estas cosas- escuchar y, sobre todo, ver los silencios mortificados del Lobo Carrasco, las lágrimas de Jota Jordi que además contaba que llevaba llorando dos días con su hijo -le pondrá un querellón en pocos años, por manipulación de menores- y a Cristóbal Soria, versión agradaora del Justo Molinero del 'prusés', entre otros que no conocía y en los que destacaban los madridistas, muertos educadamente de risa, ha supuesto para mí, que no los había visto sin prisas, una experiencia intelectual extraordinaria, a medio camino entre el charco popular del timo y el navegador de nieblas del psicoanálisis, que estudié con Massotta en aquella Barcelona de los 70.

No todo es timo en esa academia del aspaviento, claro, aunque timo sea la continua exhibición de sentimientos heridos; y no todo es digno del diván de Freud, aunque alguno parece estar para que lo encierren y, ya con la llave a buen recaudo, lo cuiden profesionales de la salud mental. Y digo parece, porque locos del todo no están, ya que no podrían timarnos; pero muy cuerdos tampoco, porque no entrarían en trance con tal facilidad. En fin, que estoy asombrado tras acercarme a esta tribu opinadora que, por lo que dicen, ha sido modelo y ahora es ejemplo de otras zaragatas televisivas. De no ser por el destape de la monumental estafa del 'prusés' futbolero, me la habría perdido, no diré ahorrado.

Echo en falta dentro de la eterna culpabilización de 'Madrit', a Díaz Ayuso en esta bancarrota azulgrana. Terracita a terracita, ella ha labrado la prosperidad económica de su Comunidad y ha acarreado la insolvencia del Barça. Pero pronto quedará clara esta línea de responsabilidad messifóbica: Tebas-Florentino-Ayuso-Aznar-Abascal. Y Mourinho, claro, detrás. A ver si vamos a olvidarnos de Mourinho, que, como Messi, empezó en el Barça.

Para qué médicos, para qué aviones
Naturalmente, al lado de esa hecatombe planetaria que es la salida de Messi del Barça -no del Barça de Messi, que lo llevará en el bolsillo como uno de esos llaveros de ámbar con bicho raro dentro-, lo de quitar el MIR para llegar a profesional médico en Cataluña es una nadería. Sin Messi en el Barça, ¿a quién le importa vivir y morir? Bueno, morir, sí, que es dejar de quejarse y la queja es la otra vida, la mejor, del profesional del 'prusés'. Pero si se admiten la inmersión lingüística, la persecución del español, las multas y ataques a quienes no sigan las normas del 'prusés', ¿por qué iban a sorprendernos o molestarnos que se prohíba el acceso a la medicina en Cataluña de cualquier español, si sobran todos?

Lo que pretendía el Estatuto de Autonomía afeitado por el Tribunal Constitucional, contra el que se alzó Montilla y que ahora quiere desafeitar Sánchez, era una legalidad sólo para catalanes y nacionalistas, sin jueces ni fiscales que debieran su cargo a unas oposiciones para toda España, y no al comisariado político-lingüístico de la República Enmascarada del 'prusés'. Y si eso se busca para jueces y profesores, ¿por qué no para los médicos? ¿Que eso empeorará la atención profesional a la salud de los catalanes? También lo hace la falta de jueces, fiscales, policías y profesores. ¿Y qué?

Lo único que realmente importa a la casta política nacionalista es el Poder, todo el Poder, sin injerencia exterior, o sea, española, ni interior, o sea, de los catalanes no nacionalistas. ¿Que se van las empresas? Mejor. ¿Que los más valiosos emigran? Mejor. Lo que no está, no estorba. Y al 'prusés' le estorba todo aquello que no controle, empezando por el mérito. Si no se puede amueblar la mente estudiando en el idioma común, mayoritario en Cataluña, no hay por qué suponer que el intestino merezca más respeto.

Con la Agenda 2030 hemos topado
Esa marcha hacia la ruralidad entendida como odio a la ciudad y al turismo, del que viene viviendo más que bien desde hace décadas, pareció sufrir un parón definitivo cuando Sánchez anunció la inversión de 1.700 millones de euros para acometer la gran ampliación del aeropuerto de El Prat. Se trataba de impedir que Barajas se consolidase como único hub español para el tráfico aéreo americano, africano, europeo y eventualmente asiático. Y aunque estaba pedida hace tiempo la partida para mejorarlo, alguien del PSC decidió adelantarse y poner a El Prat por encima del detestable Madrid.

Pero un gran aeropuerto simboliza todo lo que las mafias ecologistas consideran incompatible con los objetivos de Davos, Agenda 2030 y 2050, que han decretado el final de la carne, del dinero y del avión como medio de transporte, en favor del tren, la bicicleta, el patín y otros ecotrastos finos y sostenibles. ¿E iban los comunistas de Madrid y Barcelona a tolerar esa gran inversión, sin consultar a los mosquitos y a los concejales de Colau?

Los que siguen creyendo que el separatismo catalán es sólo un afán de dinero y, sólo en segunda instancia, de Poder, anunciaron un silencio estratégico de la Izquierda Sandía o rojiverde para trincar los 1.700 millones de euros, olvidándose del estado del Planeta hasta después de gastarlos en sus carísimos proyectos ecochic. Pues no: como en el caso de Messi y de los médicos, el separatismo prefiere la ruina rural a la prosperidad urbana. A los tres días del anuncio ya habían creado un frente contra la ampliación de El Prat los verdes de Podemos, los de Errejón y la verdosa Ada Colau. La razón municipalista es que no se había consultado previamente la inversión. ¡Cómo si pudieran anunciarse los atracos al Presupuesto de este género!

Hasta desahuciar La Masía
López de Uralde, el publicista de Greenpeace uncido a Izquierda Unida y Podemos, se explicó tan confusamente que nadie entendió por qué podía ser malo lo que con él sería bueno. Menos mal que entonces llegó la CUP y lo aclaró: que nadie diga que lucha contra el cambio climático haciendo aeropuertos. Se trata de acabar con el sistema capitalista y el crecimiento, siempre insostenible, no de poner parches y, menos aún, de disimular la cultura del pelotazo como hazaña con ínfulas ecologistas. Menos aviones, menos turistas y menos Co2. Barcelona ya apostó por el decrecimiento económico y esa política no debe abandonarla nunca, hasta la ruina total.

Como ese es en el fondo el mensaje de Davos, la Agenda 2030 y demás tinglados ecoprogres, doy por hecho que la ampliación de El Prat ha muerto antes de nacer. Y confieso que me alegra tanto como lo de Messi. Sin crecimiento económico en Barcelona, adiós a los Messi de ayer y hoy. Los separatistas ricos, a Catar. El resto, a ver cómo prospera Madrid y el nuevo Bernabéu nos acerca a más Copas de Europa. En sólo una semana, el separatismo catalán ha hecho soñar a los españoles, sobre todo madridistas. Debe insistir en esa línea de coherente pobretería, hasta que desahucien al Barça de La Masía. ¡Y qué gran programa haría Pedrerol sobre sus ruinas! Tampoco me lo perdería.

Tras la inconstitucional Comisión Bilateral Estado-Generalitat
Sánchez aterriza en el Prat con más ‘desviación de poder’ y violación del texto constitucional
Rafael Halcón. República 8 Agosto 2021

La larga secuencia de pagos económicos y concesiones de soberanía a Cataluña y País Vasco puede incluir delitos de prevaricación y malversación

Desde que Pedro Sánchez asumió la Presidencia del Gobierno (junio 2018), con un PSOE en clara minoría parlamentaria, en España hemos asistido a una continuada ‘desviación de poder’ del Presidente en su propio beneficio y para mantenerse en el poder. Gracias a los ‘pagos’ con fondos públicos del Estado y concesiones de la soberanía nacional a los gobiernos de País Vasco y Cataluña, para que sus partidos, ERC y PNV, ofrezcan a Sánchez la garantía de su presencia y permanencia en el poder.

Una escandalosa secuencia de decisiones gubernamentales que podrían ser objeto de una querella contra Pedro Sánchez en el Tribunal Supremo por la ‘desviación de poder’ que incluye y los presuntos delitos de prevaricación y malversación. Además de la inconstitucionalidad de varias decisiones por ‘discriminatorias e insolidarias’ con el resto de CCAA. Las que bien podrían recurrir a los Tribunales (incluido el TC) por su condición de damnificadas.

Lo que explicitado en el inventario de los últimos tres años de gobierno de Sánchez ofrece una ‘secuencia’ abrumadora que no responde al ‘interés general’ de la ciudadanía y del país, sino a una parte, e incluyen flagrantes discriminaciones, en fondos públicos y cesiones de soberanía nacional, en el solo beneficio de la permanencia y la presencia de Sánchez en el poder.

La sola creación de una ‘Comisión Bilateral del Estado y la Generalitat de Cataluña’ es, en su definición y actuación política, un hecho inconstitucional por cuanto Cataluña forma parte del Estado. Y no puede situarse a su nivel, y menos aún negociar con el Estado, representado por el Gobierno español, y obtener concesiones de índole económico, político y de soberanía, como ha ocurrido en los pasados días y amenaza con repetirse, incluyendo en ello la discriminación al resto de Comunidades Autónomas.

Con el solo objetivo, a corto y medio y plazo, de garantizarle a Sánchez su presencia y permanencia en el poder, conculcando con ello leyes, véanse los indultos ‘arbitrarios’ -sin arrepentimientos y con amenaza de reiteración- a los golpistas catalanes, o la marginación imperante en Cataluña del uso del idioma español -la lengua oficial del Estado- y la no aplicación al respecto de las decisiones de los tribunales, y preceptos constitucionales donde se garantiza la ‘solidaridad’ entre las CCAA y se prohíben expresamente los ‘privilegios económicos y sociales’, como escrito escrito de manera clara en el artículo 138 de la Constitución donde se dice:

El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español, y atendiendo en particular a las circunstancias del hecho insular.

2. Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales.

El acuerdo del pasado día 2 de agosto de la mencionada ‘Comisión bilateral con Cataluña -a todas luces inconstitucional- en donde se anunció por el Gobierno una inversión de 1.700 millones de euros en el aeropuerto del Prat, para una ampliación innecesaria (además otras inversiones no declaradas en la llamada ‘conexión ferroviaria con los aeropuertos de Reus y Gerona) constituye un vivo ‘privilegio económico y social’.

El que se ha querido camuflar con el anuncio de otra inversión, aún no aprobada ni presentada formalmente, en el aeropuerto Barajas de Madrid, que es tan innecesaria como la del Prat -en este tiempo de crisis, en los que las prioridades son otras- y que, en todo caso, discriminan al resto de las CCAA, lo que afecta al artículo 138 de la Constitución.

Y con el agravante simultáneo de que el Gobierno de Sánchez había acordado, el pasado 28 de julio y previamente, con el Gobierno del País Vaco la concesión de impuestos estatales de transacciones financieras y digitales, solo para que el lehendakari Íñigo Urkullu acudiera a la Cumbre de Presidentes autonómicos de Salamanca.

Lo que constituye otro hecho flagrante de discriminación del resto de las CCAA, y una parte del pago a PNV, como a ERC, de los votos parlamentarios para la aprobación de los PGE de 2022, para lo que todavía se esperan nuevas concesiones a Cataluña y País Vasco. En línea con lo vivido en los últimos tres años desde que Sánchez llegó al poder.

Una secuencia e inventario de concesiones y regalos entre ilegales y desde luego inconstitucionales, que la Oposición debe llevar ante el Parlamento y Tribunales de Justicia (en este caso el Supremo). Porque, si bien es cierto que cada caso aislado podría ser difícil de abordar desde la óptica del Código Penal, la secuencia completa de lo ocurrido en los pasados tres años presenta una clara ‘desviación de poder’ del presidente Sánchez en su propio beneficio personal.

Y sin perder de vista la más clara, por discriminación e insolidaria, violación del marco constitucional, empezando por la sola existencia de la mencionada ‘Comisión Bilateral’.

Gobierno Aragón
Lambán se pliega al separatismo: pone en marcha el Instituto Aragonés «del catalán»
El jefe de Política Lingüística del socialista Lambán cobra el 48% de todo su presupuesto de ayudas
Gonzaga Durán. okdiario.  8 Agosto 2021

El Gobierno del socialista Javier Lambán en Aragón se pliega también al separatismo catalán, al igual que Pedro Sánchez en el Ejecutivo central. El Gobierno autonómico ha puesto en marcha la Academia Aragonesa de la Lengua, que está formada por el Instituto del Aragonés y el Instituto Aragonés del Catalán. El Ejecutivo de Lambán ha nombrado a los 15 primeros miembros de este nuevo organismo. A estos se les podrían unir otros 15 miembros «en caso de que se considere necesario».

La Academia Aragonesa de la Lengua fue creada en abril de 2018. El Gobierno de Javier Lambán justificó su creación en virtud de la Ley 3/2013, de 9 de mayo, de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón. Sus competencias, según el Ejecutivo aragonés, son las siguientes: «Establecer las normas referidas al uso correcto de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón y asesorar a los poderes públicos e instituciones sobre temas relacionados con el uso correcto de las lenguas y modalidades lingüísticas propias y con su promoción social».

Las «lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón» son el aragonés y el catalán, según queda reflejado en los estatutos de la Academia Aragonesa de la Lengua. Es por ello por lo que el Gobierno aragonés busca la «difusión del aragonés o catalán de Aragón y de sus distintas modalidades», «defender y promover el aragonés o el catalán de Aragón y sus modalidades y velar por los derechos lingüísticos de sus hablantes» o la «promoción social» del «aragonés o catalán de Aragón».

La Academia Aragonesa de la Lengua está compuesta por el Instituto del Aragonés y el Instituto Aragonés del Catalán. Este último fue creado en mayo de 2017 por el Gobierno del socialista Lambán, que por aquel entonces gobernaba en coalición con Chunta. El objetivo de esta entidad es «velar por las normas lingüísticas del catalán» en Aragón y «promocionar su uso».

Gracias a esto, el catalán tiene cabida en el Boletín Oficial de Aragón, por lo que las disposiciones que se publican en este boletín se traducen, además de en español, en aragonés y en catalán. La financiación de este instituto depende de las arcas públicas de la región.

Los 15 académicos
El Ejecutivo de Javier Lambán ha nombrado hace unos días a los 15 primeros miembros de la Academia Aragonesa de la Lengua. Los académicos nombrados son los siguientes: Carmen Alcover Pinós, María Luisa Arnal Purroy, José Bada Panillo, María Pilar Benítez Marco, Manuel Castán Espot, María Ángeles Ciprés Palacín, Ánchel Conte Cazcarro, Javier Giralt Latorre, Mercedes Llop Alfonso, Juan Pablo Martínez Cortés, María Teresa Moret Oliver, Francho Nagore Laín, Francho Rodés Orquín, Ramón Sistac Vicén y José Solana Dueso.

Estos académicos, según los estatutos del organismo, son personas «de reconocido prestigio en el ámbito de la filología, literatura y lingüística» que cuenta con «una larga trayectoria en la práctica y el fomento de los valores lingüísticos y literarios propios de la comunidad aragonesa».

Los miembros de la Academia Aragonesa de la Lengua son elegidos, a partes iguales, por el Gobierno de Aragón, las Cortes de Aragón y la Universidad de Zaragoza. Ya se han nombrado a los primeros 15 miembros y se podría elegir a otros 15 «en caso de que se considere necesario». «El cargo de académico es honorífico», añaden los estatutos.

Los socios de Lambán, en contra
El Partido Aragonés (PAR) ha pedido la supresión del Instituto Aragonés del Catalán. Se trata de uno de los socios del Gobierno de coalición de Aragón. Javier Lambán gobierna con Podemos, PAR y Chunta. Así lo han manifestado en un comunicado los alcaldes de las comarcas del Bajo Aragón y Matarraña (La Codoñera, La Ginebrosa, La Cañada de Verich, Fórnoles, Ráfales, Peñarroya de Tastavins, Fuentespalda y Torre de Arcas). También lo han exigido los comités y asambleas locales de la formación.

Ellos aseguran estar «respaldados» por la dirección del PAR y piden la supresión del Instituto Aragonés del Catalán por ser «ilegal». «La Ley 3/2013, de 9 de mayo, de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón no se refiere en ningún momento a la lengua catalana, a la que ni siquiera cita», esgrimen.

«El Gobierno de Aragón no ha querido escuchar a los ciudadanos del Aragón oriental y ha preferido seguir con su política impositiva del catalán para fagocitar las modalidades lingüísticas aragonesas que se hablan en las comarcas orientales de la comunidad. La Constitución española, el Estatuto de Autonomía de Aragón y la Ley de Lenguas vigente exigen que se protejan y conserven las modalidades lingüísticas propias, por lo que la imposición de cualquier otra lengua distinta contraviene la legislación de más alto rango. Desde el PAR recogemos el sentir mayoritario de los hablantes de chapurriau o aragonés oriental, que sí es lengua propia de Aragón», argumenta este comunicado.

Recortes de Prensa   Página Inicial