AGLI Recortes de Prensa   Viernes 13  Agosto  2021

A vueltas con la memoria
Amando de Miguel. Libertad Digital 13 Agosto 2021

El señor ministro de Universidades ha proclamado: "La memoria tiene cada vez menos sentido, pues está todo en internet". Parece una idea de casquero, que dicen los madrileños. Quiere ser un progreso pedagógico, pero se resuelve en un pensamiento adocenado y mostrenco. Sería digno del porquero de Agamenón. Ignora que la memoria es uno de los rasgos que distinguen a los humanos de los otros animales. Ciertos conocimientos elementales, como el orden de los números o de las letras, las notas musicales o los colores del espectro, constituyen los ladrillos primeros sobre los que se levanta el edificio de la cultura. Los alumnos de la enseñanza elemental memorizan la tabla de multiplicar, las letras de algunos poemas y canciones, los principales accidentes del mapa nacional o terrestre. Son saberes elementales para poder moverse por la vida y constituyen la base de toda suerte de oficios y profesiones. (Una nota: los estudiantes británicos aprenden la tabla de multiplicar hasta el 12, ya que ese número se maneja mucho en los cálculos dinerarios cotidianos. O quizá eso era en el pasado cercano). En la tarea de creación de cualquier científico, escritor o artista se utilizan de cutio rutinas archivadas en la memoria. Es una facultad indispensable para percatarnos de nuestra identidad.

La memoria es un dispositivo tan útil, en los campos más diversos, que me permite recordar que el ministro de Universidades es catedrático de universidad. El detalle es que no lo fue por oposición, como los demás, sino por decreto. Es un privilegio que se otorgó en su día al eminente médico Gregorio Marañón. Conviene merecerlo.

La idea del ministro no es caprichosa ni gratuita, como lo puede ser su gusto desconcertante por el macferlán hasta las pantorrillas. Su noción pedagógica sobre la memoria acompaña a la degradación de la enseñanza en España a lo largo de los últimos lustros. Al ministro le pagan para justificarla. Una población mejor instruida no caería abotargada por las drogas, el botellón, la lotería o el fútbol. Lo que es más sutil: esa población con mejores centros educativos sería más difícil de gobernar con tics autoritarios.

Es cierto que el Gobierno subraya la memoria, pero con la absurda calificación de "democrática". Con ello quiere indicar que la historia del último siglo, en España, es la que determina el Gran Hermano. De ahí que se fomente la iconoclastia de los monumentos e instituciones de la larga época del franquismo. Me pregunto si también va a borrarse la internet.

No quiero pensar cómo va a tratar la memoria democrática a personalidades como Gregorio Marañón, José Ortega y Gasset, Juan March o Francesc Cambó. En su día auspiciaron la República, pero luego se avinieron a convivir con el franquismo, como millones de españoles.

No hay que confundir la memoria como capacidad de la inteligencia con el repertorio de datos que almacena la internet. La equivalencia sería tan estúpida como pensar que una enciclopedia sustituye al saber acumulado por el conjunto de las obras literarias o científicas. Para empezar, el acceso a todas esas fuentes necesita de un conocimiento previo, cual es el idioma y el mismo abecedario. Sin la facultad de la memoria, tales conocimientos serían inasequibles.

Me resulta penoso tener que aducir las anteriores obviedades, pero la declaración de mi ministro me ha llenado el alma de desasosiego. Me temo que, de cumplirse el diagnóstico del ministro del macferlán hasta las pantorrillas, se acabará el espectáculo de la canción, el teatro o el cine. La razón es que los parlamentos se deben a la extraordinaria memoria de los actores de tales representaciones. Un consuelo personal es que, como todo está en la internet, quizá ya no pueda avanzar la enfermedad de Alzheimer, por la que la memoria se va cayendo a cachos.

También la Nicaragua del criminal Ortega se ríe de la España de Sánchez
EDITORIAL. Libertad Digital 13 Agosto 2021

Daniel Ortega y Rosario Murillo está devolviendo a Nicaragua a los momentos más oscuros de su historia, instaurando una nueva dictadura sandinista que pretenden bendecir con un proceso electoral a todas luces fraudulento.

Con obsceno descaro, la siniestra dupla comunista ha ido eliminando a todos sus rivales en procesos judiciales groseramente ilegales e instaurado un régimen de terror implacable.

Por desgracia, el de Nicaragua no es un caso aislado en Hispanoamérica, sino que se enmarca en el asalto izquierdista a las democracias en toda la región. Asalto que cuenta con la infame simpatía de buena parte de la izquierda española.

Por eso no deja de resultar llamativo que la Nicaragua sandinista haya evacuado dos comunicados incalificables en los que, despreciando las formas y el lenguaje de la diplomacia, hace escarnio de España y de su Gobierno.

Al igual que ocurrió con el vergonzoso discurso de Pedro Castillo en su toma de posesión como presidente del Perú, los comunicados sandinistas no hacen sino retratar, en su zafiedad e inmundicia intelectual, al propio régimen de Ortega y Murillo, una afrenta para el pueblo nicaragüense.

España no debe tolerar esas ofensas y la respuesta adecuada es, por lo pronto, llamar a consultas a la embajadora en Madrid de esa tiranía comunista. Que es lo que de hecho ha hecho Exteriores.

Sea como fuere, este nuevo escándalo vuelve a dejar de manifiesto la pésima imagen internacional de la España de Sánchez, un país al que nadie respeta, empezando por los regímenes más repulsivos, a los que el propio Sánchez y sus socios comunistas de Gobierno no dejan de encubrir o blanquear.

La política internacional es vital para que España pueda afrontar con garantías los complejos retos económicos o de seguridad que le depara el ya avanzado siglo XXI. Ningún país serio puede consentir ser el hazmerreír de criminales deseosos de utilizarlo como chivo expiatorio de sus fechorías. Ningún país serio debe ponerse en manos de personajes como Pedro Sánchez y su evidente y cada vez más turbio referente: José Luis Rodríguez Zapatero.

La coartada nicaragüense
Emilio Campmany. Libertad Digital 13 Agosto 2021

Con su tosca forma de implantar su dictadura, el matrimonio Ortega Murillo, que ya se ve que la manía comunista de gobernar en pareja no es sólo de Iglesias y Montero, está proporcionando a los Gobiernos de izquierda hispanos de uno y otro lado del Atlántico la coartada perfecta para seguir cerrando los ojos a los ataques a la libertad en otros lugares. No puede negarse que arrestar y encarcelar a todo nicaragüense que ose aspirar a ser rival del sandinismo en las elecciones presidenciales de noviembre es una forma bastante antidemocrática, además de eficaz, de asegurar la victoria del actual presidente. Pero es demasiado burda. Es verdad que Daniel Ortega está muy escarmentado porque, hace mucho tiempo, ostentando el poder, permitió unas elecciones libres y las perdió a manos de la gran Violeta Chamorro. Y aquel día, como Escarlata O’Hara, puso a Dios por testigo de que, aunque tuviera que estafar, ser ladrón o asesino, jamás volvería a perder unas elecciones. Y desde luego no perderá éstas. Sin embargo, tan groseras están siendo sus tácticas antidemocráticas que alguien tan tolerante con las dictaduras comunistas como Andrés Manuel López Obrador, en México, o Alberto Fernández, en Argentina, han protestado enérgicamente. Lo mismo ocurre con Luiz Inácio Lula da Silva, que se ha permitido aconsejar a Ortega que respete la democracia. Y nuestro Gobierno ha seguido su ejemplo. Varios embajadores en Managua, incluida la nuestra, han sido llamados a consultas y el país centroamericano corre el serio peligro de en unos meses hallarse completamente aislado diplomáticamente.

Muy bien, pero en Nicaragua pasa lo mismo que en Cuba o en Venezuela, lo que está a punto de ocurrir en Perú y lo que quizá acabe sucediendo en Bolivia. Es más, en Nicaragua al menos habrá elecciones, cosa que en Cuba ni se sueña. ¿Por qué se alzan ahora las voces contra Daniel Ortega? Quizá el error del sandinista haya sido mencionar al GAL y a Felipe González en la nota en que se quejaba de las injerencias españolas. En todas estas dictaduras comunistas pueden arrestar, torturar y asesinar contando con la tolerancia, si no con la simpatía, del PSOE, pero si mentas al GAL, te llaman a la embajadora a consultas por insolente.

En cualquier caso, es evidente que toda la izquierda hispana está tratando de esconder sus pecados de connivencia con los regímenes comunistas a base de levantar la voz acusando sólo a uno de ser lo que en definitiva son todos, una cruel dictadura. Y lo más probable es que lo estén haciendo contando con Daniel Ortega, pues sólo así se explican las facilidades que está dando con su represión ostensible y estentórea (lo que Jesús Gil llamaría ostentórea). Falta saber qué le han prometido al dictador nicaragüense a cambio de sacrificarse como coartada de castristas y chavistas, que gracias a él podrán ser presentados como gente relativamente seria y tolerable. Seguro que Zapatero lo sabe.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Un Gobierno con los plomos fundidos
Editorial ESdiario  13 Agosto 2021

La amenaza de Podemos de manifestarse contra su propio Gobierno refleja la descomposición y el desnortamiento de una coalición perjudicial para los intereses de España.

La alocada disposición de Podemos a convocar o participar en manifestaciones contra su propio Gobierno por el disparatado e injusto precio de la luz confirma el carácter destructivo de una coalición interesada y, de manera rotunda, pone en entredicho la propia Presidencia de Pedro Sánchez.

Más allá del cinismo de Podemos, que quiere estar a la vez en las instituciones y en la calle y se comporta como si fuera la oposición para desprenderse de su responsabilidad en el atraco tarifario, subyace un problema de origen: la alianza de Sánchez con Iglesias, como la del PSOE con ERC y Bildu; nunca respondió a una comunión de principios y de objetivos; sino a una mera suma artificial con la que todos se garantizaban su cuota de poder. Y de presupuestos.

Una exministra del PSOE se forra con la luz en pleno tarifazo eléctrico

El obsceno cambalache que ese negocio político ha originado es bien conocido y toca todos los palos: desde el asalto al poder judicial o la concesión de indultos; hasta la imposición de leyes y normas educativas regresivas y cantonalistas o la concepción quinquenal de una tipo de economía planificada que solo genera estragos.

El Gobierno está dividido y paralizado siempre que hay problemas de verdad que no se solventan con propaganda ideológica

El caso del tarifazo eléctrico resume a la perfección ese desastre. De un lado, tenemos un Gobierno incapaz de evitar que un español pague más por la luz que un francés o un alemán, con la mitad de sus salarios. Y de otro, padecemos reacciones posteriores que oscilan entre el despropósito y directamente el desastre, en un clima de confrontación interna desasosegante.

Sí pueden bajar la luz
La luz soporta un 60% de sobrecoste derivado de impuestos y peajes con los que el Gobierno obtiene 11.000 millones de euros anuales. Y el remedio no puede ser nacionalizar el sector con una gran empresa pública que no solvente ninguno de los problemas y genere otros nuevos.

Si ésa es la alternativa de Sánchez, se entiende muy bien por qué España, con la peor crisis económica de Europa, avanza en el sentido contrario al necesario para -nunca mejor dicho- ver la luz al final de tan largo túnel

La República Sanchista de Cataluña

Sergio Fidalgo. okdiario 13 Agosto 2021

Cataluña, gracias al actual Gobierno de PSOE y Podemos, está a punto de dejar de ser una comunidad autónoma para convertirse en un territorio independiente de facto, con unas instituciones propias con la Generalitat al frente que no sólo no se coordinan ni tienen lealtad con las del resto de España, sino que se dedican en cuerpo y alma a intentar destruir el poder que todavía no controlan: el Judicial.

La Generalitat, para conseguir un virreinato absoluto, en el que el Estado no pinte nada y España sea una cáscara vacía de contenido, sólo necesita doblegar a los jueces y otros organismos de control del Poder Ejecutivo. Y puede conseguirlo gracias a Pedro Sánchez, que ha desautorizado al Tribunal Supremo con los indultos a los golpistas, ha iniciado una guerra contra los jueces y está intentando acabar con la autoridad del Tribunal de Cuentas. Lo que ERC, Junts y CUP no consiguieron el 1 de octubre de 2017 y días posteriores con algaradas callejeras y ocupaciones de edificios públicos lo tienen al alcance de la mano gracias a Podemos y, sobre todo, al PSOE: la República Sanchista de Cataluña.

En este nuevo ente territorial los separatistas ayudarían a Pedro Sánchez a acabar con la oposición, sea en el Congreso o en los gobiernos autonómicos ‘molestos’ como el que preside Isabel Díaz Ayuso, a cambio de la impunidad total en Cataluña. ERC, Junts y la CUP tendrán barra libre para amedrentar a los millones de catalanes no independentistas, bien para que se callen y no levanten la voz, bien para que cojan las maletas y se vayan de Cataluña, en una reedición actualizada del exilio vasco que provocó el terrorismo de ETA.

Los independentistas podrán generalizar el ‘puta España’ desde TV3, mientras los socialistas miran hacia otro lado, haciendo ver como que se indignan mientras son sus aliados en un buen número de instituciones locales. Entidades radicales subvencionadas que odian el español podrán seguir espiando la lengua que hablan los niños en los patios de Cornellà o Sabadell para en el futuro amenazarles si siguen hablando castellano, por supuesto ante la inacción del Gobierno de España y todo ello pagado por los impuestos de todos los españoles.

Las escuelas catalanas públicas, tanto públicas como privadas, seguirán profundizando en el adoctrinamiento infantil mientras el Ministerio de Educación se dedica a insultar a PP, Vox y Cs por protestar ante la conversión de las aulas en celdas de propaganda. Los secuaces de ERC, CUP y Junts podrán seguir creando chiringuitos separatistas con dinero público sin ningún control del Tribunal de Cuentas, cuya buena fama está siendo demolida por el PSOE, y que acabará de ser desactivado cuando los socialistas y podemistas consigan su control.

Las universidades catalanas seguirán su camino para convertirse en instituciones que no producen conocimiento, sino legitimación de todas las barbaridades separatistas. No solo se dirá que los profesores discrepantes son “fascistas” y “colonos”. Se les hará la vida imposible hasta que abandonen sus cátedras para poner en su lugar a un fanático secesionista que defienda que España es una dictadura y que la Cataluña independentista es el pueblo escogido.

La República Sanchista de Cataluña es el fruto de la “agenda del reencuentro” y la “mesa de diálogo”. Es abandonar a su suerte a los millones de catalanes que nos sentimos españoles. Es consagrar la alianza entre el PSOE y los separatistas de diverso pelaje que quieren romper España, desde los socios independentistas de Francina Armengol en Baleares; los de Ximo Puig en Valencia; los de María Chivite en Navarra y los que se vayan añadiendo a la nueva coalición de poder. El culmen de dicha república se dará cuando se reedite el tripartito en la Generalitat y el PSC acabe aceptando formar parte de un gobierno que presida ERC.

El problema es que en Cataluña la Resistencia a este nuevo orden está desarbolada, dado que Vox, Cs y PP carecen de la fuerza necesaria para plantar cara con eficacia. Y el movimiento cívico, después de los errores que cometió Societat Civil Catalana en los dos últimos años, está muy debilitado. Los intentos de crear una unidad de acción entre las diversas asociaciones no han conseguido, todavía, suficiente músculo. Hay trabajo.

Messi, metáfora del procés (1)
Antonio Robles. Libertad Digital 13 Agosto 2021

El procés se ha topado por primera vez con la realidad. Messi dejó el Barça a causa de la ruina económica de un club con delirios de grandeza. El Barça, que era más que un club y se pavoneaba de ser el ejército desarmado de Cataluña, se gestionaba con la misma soberbia e irresponsabilidad que la propia Cataluña nacionalista. Con dos diferencias, el Barça es una entidad privada reducida al principio de realidad por las reglas del mercado, mientras que Cataluña es una institución pública donde la gestión más delirante puede solventarse con cambalaches y escaños a costa del erario público sin que sus responsables paguen con su patrimonio.

Por primera vez, un presidente del Barça ha tenido la decencia de reconocer la derrota del club sin buscar chivos expiatorios en España. Joan Laporta dejó sentado en la despedida de Messi lo que ninguno de sus homólogos en el poder político de Cataluña ha aceptado hasta el momento, el cumplimiento de la Ley: "La norma de La Liga creemos que tenía que ser más flexible, pero no es excusa porque la conocíamos y no la podríamos cumplir por la herencia que hemos recibido". Y tiene más mérito porque ese Joan Laporta, independentista hasta el tuétano, ya saludaba a los amigos al grito de "¡Puta España!" con sólo 18 años. Ha tenido que llegar el apocalipsis financiero para salir de la adolescencia de golpe. Ahora debemos preguntarnos qué ha de pasar para que tomen sentido de la realidad los nacionalistas que despilfarran nuestros impuestos.

En el reverso de la moneda, como representante del supremacismo más grotesco, Pilar Rahola cargó contra el presidente de la liga española, Javier Tebas, acusándolo de ultraderechista, extorsionador y chantajista por no avenirse a pasar por alto las normas de fair play financiero de la competición. ¿Qué se puede esperar de esta generación nacionalista enferma de sentimentalismo y odio inducido si, en lugar de tomar nota, blanquea al mayor corruptor de Cataluña –Jordi Pujol– en TV3 como si el Gobierno de Cataluña no estuviera peor aún que el Barça? "Su figura política", afirmó Rahola, "es más importante que sus escándalos y sus miserias".

He aquí la segunda diferencia entre el Barça y la Catalunya nacionalista: el despilfarro y la acumulación de deuda de la Generalidad no tienen efectos rotundos sobre su viabilidad porque el chantaje al Estado siempre tiene un tonto útil en Madrid que lo sufraga a cambio de su apoyo en el Congreso. Ahora mismo la deuda de la Generalidad sería peor en términos relativos que la del Barça si no tuviera esos valedores: 80.399 millones de euros, el 38% del PIB de Cataluña, y 10.482 euros por habitante. Y mientras tanto, lejos de apretarse el cinturón, son un espejo del despilfarro del Barça (los sueldos del Gobierno y las instituciones llegan a doblar casi a los del Estado).

Esta adolescencia lírica que quiere ser nación pero es incapaz de prescindir de papá Estado aún no ha asumido el cumplimiento de la Ley, como lo ha hecho Laporta. Lejos de ello, el Govern de la Generalitat avala sus tropelías a través del Institut Català de Finances (ICF). Bartomeu en comparación es un pobre diablo.

7.000 empresas ya se han ido. Madrid aporta al fondo de solidaridad interterritorial tres veces más que Cataluña. Hoy Madrid es el espejo donde mirarse y Cataluña, la cascarrabias inquisidora que impide al 55,3% de sus ciudadanos estudiar en su lengua. Hasta en esto Leo Messi es una premonición. Se ha pasado 20 años en Cataluña sin hablar catalán. Déspotas con los humildes, sumisos con los poderosos. Con él en París, también aprenderán que no todo se puede comprar con dinero. Y menos el amor a una lengua.

Lo peor aún no ha llegado. Cuando constaten la felicidad de Leo en París comprobarán que la materia con que se construyen delirios nacionales manipulando el deporte es tan volátil como la chequera con que se compraron.

Presos de ETA
Los homenajes a etarras se disparan tras completar Sánchez el pago a Bildu con los acercamientos
Pelayo Barro. okdiario  13 Agosto 2021

Julio fue un mes especialmente duro para las víctimas del terrorismo etarra. Además de que en esos días se confirmó el fin de la dispersión, con el acercamiento al País Vasco de los últimos etarras que quedaban en prisiones del sur de España, las calles de las localidades natales de esos asesinos registraron un récord anual de homenajes a los excarcelados. Se produjeron 19 actos públicos de enaltecimiento, según denuncian las plataformas de víctimas.

El recuerdo de ETA sigue muy vivo en las calles de algunos municipios del País Vasco y Navarra, donde con total impunidad se realizan regularmente todo tipo de actos en homenaje a los terroristas que salen de prisión o a aquellos que murieron durante su actividad criminal. Pintadas, fiestas populares, manifestaciones públicas exigiendo la amnistía para los presos… Las cifras de actos de enaltecimiento del pasado julio han roto la tendencia a la baja que habían iniciado el pasado otoño, cuando las asociaciones de víctimas exigieron al Gobierno que impidiese esas prácticas. Pero poco ha durado la relativa ‘mano dura’.

En las próximas semanas, de hecho, está previsto el homenaje al sanguinario etarra Henri Parot, en un acto que de momento cuenta con el silencio administrativo de la Subdelegación del Gobierno en Guipúzcoa. Vox ha presentado un escrito ante esta institución reclamando que se impida el homenaje por suponer delitos de enaltecimiento del terrorismo, odio y humillación a las víctimas. El Gobierno tampoco ha contestado, siquiera, a la carta que le ha enviado la fundación cívica Villacisneros exigiendo que se impida este acto del Ayuntamiento de Mondragón.

Desde las asociaciones denuncian que este tipo de homenajes supone un «peligro» para las nuevas generaciones, ya que se eleva «a terroristas a la categoría de héroes». Aseguran que «una sociedad digna no puede construirse sobre semejantes actos de indignidad».

«¡Presos a casa!»
El Gobierno de Sánchez ha finiquitado definitivamente la política de dispersión de presos de ETA. Las cárceles de Andalucía, donde tradicionalmente cumplían condena los presos más sanguinarios de la banda terrorista, ya se han vaciado. Los acercamientos a prisiones del País Vasco aumentan a ritmo regular cada semana, pero al colectivo de presos no le parece suficiente y ya le han marcado a Sánchez su próxima meta: libertad para todos los etarras.

«Siguiente destino, ¡a casa!». Así le reclama Etxerat al Gobierno de Sánchez que dé el siguiente paso en su política de acercamientos. En un comunicado, la plataforma proetarra exige al Gobierno que dé por «superada» la «excepcionalidad». «El Estado español y, en este caso, la Audiencia Nacional española, continúa manteniéndose en un tiempo ya superado, pero no podemos permitirnos más trabas que buscan perpetuar la excepcionalidad».

«No podemos estar otros 30 años esperando a que les apliquen la ley ordinaria, terceros grados, permisos. Por eso, los familiares, al igual que lo requiere la mayoría de la sociedad vasca, proponemos que se desbloquee de una vez todo aquello que impide que los presos realicen su recorrido», advierten al Gobierno de Sánchez.

«Tienen derecho a permisos, a terceros grados y a redenciones. Las y los presos vascos hace tiempo que iniciaron su recorrido jurídico y buena parte de ellos cumplen los requisitos para poder acceder al tercer grado, a permisos ordinarios, y a salir en libertad», reclaman.

Presos, terroristas y asesinos
Nota del Editor 13 Agosto 2021

Primero asesinos y luego terroristas, por lo que deben seguir en prisión. Y deberán gozar de la compañía de los asesinos que aún no han sido juzgados y condenados.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial