AGLI Recortes de Prensa   Jueves 19  Agosto  2021

Afghan lives matter
Agustín García. okdiario 19 Agosto 2021

Circula por ahí un proverbio afgano que resume la mitad del porqué de la victoria de los talibanes: “Ellos tienen los relojes pero nosotros tenemos el tiempo”. La otra mitad de lo ocurrido también se explica fácilmente: Para que alguien deje de luchar hay algo más eficaz que dejarle sin armas, dejarle sin motivos.

Eso han hecho los talibanes, esperar ellos y desesperar a los demás; que corra el calendario y desaparezcan razones y esperanzas. Saben que, en Occidente, por encima del comandante en jefe hay quien aún tiene más mando: la opinión pública. Y cuando ésta no sabe y el asunto no renta electoralmente, no tardan en hacer el petate. Es lo que tiene vivir en el corto plazo o, como dicen aquellos, tener relojes pero no tiempo.

Pero no es de la guerra de Afganistán de lo que les voy a hablar, sino de otro conflicto que subyace en toda guerra, del conflicto cultural. Y también en éste parecen tenerlo fácil los talibanes y pueden sentarse a esperar mientras la opinión pública occidental, con la inestimable colaboración de la progresía mediática y política, se encarga de dejarnos sin valores que defender.

Desde la Alianza de Civilizaciones de Zapatero hasta el Me Too, lo que se lleva es autoinculparse, flagelarse y pedir perdón. Y como se te ocurra decir que una cultura es mejor que otra eres un etnocentrista y un colonialista cultural. Nada de sacar pecho, nada de reivindicar una cultura dos veces milenaria, que ha consistido, como ninguna otra, en una constante aspiración a la libertad y la igual dignidad de todo ser humano.

Lo que nos vende esa progresía occidental es el relativismo cultural. Claro que eso es más fácil defenderlo en el duty free de Heathrow que en el aeropuerto de Kabul. Es más fácil decir talibanes y talibanas y crear la Entidad de la ONU para la igualdad de género y empoderamiento de la mujer (ONU Mujeres) donde colocar a exministras zapateriles, que luchar por una nación a 8000km de distancia. Es más fácil derribar estatuas en Times Square, ponerse una chapa de Black Lives Matter y arrodillarse en la cancha de baloncesto antes de atiborrarse a palomitas, que pagar impuestos para mantener un ejército que defienda que también Afghan Lives matter.

Y también es fácil criticar el imperialismo yanqui y salir corriendo al baño en las reuniones de la OTAN, para dejar que sea el Tío Sam el que pague la factura y luego, eso sí, pedirle que saque las castañas del fuego.

Hoy, un ejército medieval con tecnología (y armas) del siglo XXI nos dice que tranquilos, que van a aplicar un islamismo inclusivo. Pues ya está, ¿algún motivo para enviar tropas?

Los españoles huyendo de Kabul y Sánchez en alpargatas
OKDIARIO 19 Agosto 2021

Este jueves se cumplen seis días desde que el Gobierno anunció el inicio de la repatriación del personal de la embajada española en Kabul y el presidente Pedro Sánchez aún no se ha dignado siquiera en dar la cara por la situación en Afganistán, como sí han hecho otros mandatarios europeos. Cinco tuits es todo lo que el presidente del Gobierno tenía para decir sobre la caída de Kabul a manos de los salvajes talibanes. La pachorra desesperante de Sánchez se refleja en esa imagen del presidente en alpargatas fingiendo estar al mando de la evacuación de los españoles mientras guarda un inexplicable silencio recluido en Lanzarote. Las alpargatas no son una mera anécdota sino que muestran la desidia y pereza de Sánchez en un momento tan excepcional para Occidente.

De ahí que la maquinaria de propaganda de Moncloa haya tenido que salir de urgencia a borrar las alpargatas de la foto. Ni en el vídeo ni en ninguna de las tres imágenes que se han facilitado a los medios se puede apreciar el calzado playero del jefe del Ejecutivo. Además, han salido a decir que el presidente asumirá la dirección de un grupo interministerial creado para la gestión de la evacuación en Afganistán. Una maniobra efectista para que parezca que Sánchez está al frente del rescate de los españoles cuando lo cierto es que ha colgado el cartel de ‘No molestar’ en La Mareta.

Ni la subida histórica de la luz ni la grave crisis en Afganistán han disuadido a Sánchez de disfrutar de sus vacaciones, pese a la lluvia de críticas que le está cayendo. La cruda realidad es que este Gobierno se ha rendido sin luchar ante los talibanes porque al igual que Biden quería salir lo antes posible de Afganistán. Ya lo dijo el socialista Josep Borrell emulando en ceguera y cobardía a Neville Chamberlain: «Los talibanes han ganado y tenemos que tratar con ellos». A estas alturas, nadie puede sorprenderse de que el PSOE pretenda negociar con dictaduras y terroristas.

Una dictadura envalentonada
EDITORIAL. https://gaceta.es 19 Agosto 2021

La dictadura comunista de Cuba ha impuesto una normativa que impone la censura en Internet: califica las convocatorias a las protestas como «ciberterrorismo«, contempla como contrario a la ley «la difamación de mensajes contra el Estado», y tipifica como delito «la difusión a través de Internet de contenidos que atentan contra los preceptos constitucionales, sociales y económicos del Estado».

La nueva legislación constituye un paso más en el camino del oprobio de un régimen sin escrúpulos envalentonado por recibir el cobarde amparo de la diplomacia europea, dirigida por el perverso Josep Borrell, y tras el aval de buena parte de la comunidad internacional a la negociación entre el chavismo y la oposición cohabitadora en Venezuela, diálogo que únicamente servirá para perpetuar la tiranía y alejar al pueblo venezolano de la libertad.

Este Decreto-Ley 35 busca silenciar a los cubanos al tipificar como delito la mera denuncia de que La Habana es el centro de control y mando del narcotráfico mundial o el cuestionamiento del modelo castrista que eterniza el terror, el hambre, la ruina y el secuestro de las vidas de los cubanos, y pretende desestabilizar las democracias de la Iberosfera.

Es otro vergonzante hito de un régimen criminal [erigido sobre una ideología totalitaria] que ya abiertamente reconoce que quiere encarcelar a todo disidente y que debe contar con la férrea oposición y la condena sin matices colaboracionistas de todo aquel que se diga demócrata.

El uso del catalán cae entre los jóvenes de Barcelona del 35,6% al 28,4% en cinco años
La inmersión lingüística y las normas de obligatoriedad resultan contraproducentes para la extensión del catalán.
Pablo Planas (Barcelona). Libertad Digital 19 Agosto 2021

Franco retroceso del uso del catalán entre los jóvenes de Barcelona a pesar de la inmersión lingüística, de las normas que obligan a emplearlo en ámbitos públicos y de las fuertes inversiones propagandísticas de Generalidad y ayuntamientos. En 2015, un 35,6% de los jóvenes barceloneses aseguraba que el catalán era su lengua habitual. Hoy suman un 28,4% quienes dicen lo mismo, según la "Encuesta de la juventud 2020" del Ayuntamiento de Barcelona.

La inmersión lingüística y la obligatoriedad de uso del idioma estarían resultando perjudiciales para el catalán en un sector de la población especialmente sensible a las imposiciones. Sin embargo, los resultados de este tipo de encuestas suelen ser utilizados por los independentistas para exigir normas más restrictivas contra el idioma español y para apretar las tuercas de la inmersión en los centros de enseñanza.

Según el sondeo municipal, el español es la lengua habitual del 62,1% de los jóvenes frente al 56,5% de 2015. Un 2,3% dice que su lengua habitual es el inglés y un 7,2% declara tener otras lenguas como primera opción.

Entre los nacidos fuera de España, sólo un 32,4% dice tener un conocimiento "bueno" del catalán, cifra que asciende al 82,1% entre los nacidos en España. En los barrios más acomodados es donde más jóvenes hablan catalán de forma habitual, un 41,3%. En las zonas de rentas medias lo usan un 32% de los jóvenes, porcentaje que baja hasta el 13,9% en los de renta inferior.

El separatismo también retrocede
El separatismo tampoco goza de buena salud entre la población de entre 15 y 34 años de la capital catalana. El 34,4% de las personas en ese segmento de edad quiere que Cataluña siga siendo una región o una comunidad autónoma de España, frente al 32,9% que preferiría una república independiente. En 2015 el apoyo al independentismo era mayoritario, con un 38,3%. A diferencia del independentismo, el autonomismo ha crecido del 27,6% al citado 34,4% en los años del proceso separatista. La encuesta pregunta también por el federalismo, opción a la que se adhiere el 22,1% de los jóvenes, dos décimas menos que en 2015.

El sondeo se realizó entre el 10 y el 12 de marzo y el 18 y 27 de junio del 2020 a 1.407 jóvenes de entre 15 y 35 años que llevaban como mínimo seis meses viviendo en Barcelona.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El escapista en su guarida
Carlos Dávila. okdiario  19 Agosto 2021

La que pronto abandonará para ser transportado -dicen- a África, Egipto y Kenia, donde dan por seguro que le esperan con los brazos abiertos. Clamorosamente. Aparte de su tuit bochornoso del martes sobre Afganistán, sólo ha aparecido Sánchez una vez para glosar, sin haberle leído naturalmente, a Saramago, el cenizo portugués, eso sí muy comunista, del que aseguraban hace años en Lisboa que “competía con ventaja con el fado más triste de Amalia Rodrígues”. Sánchez, como buen simulador de cultura que es, se pegó un homenaje largando un exordio que fue redactado, seguro, por su negro de discursos, y se volvió a La Mareta donde continuó recluido no se sabe con quién, ni para qué. Él no paga la luz de la mansión que corre a cuenta del Patrimonio Nacional, es decir, de nosotros mismos, ni sufre toques de queda como el que el que tiene declarado en Santander el clown del Cantábrico. Por eso hace lo que quiere: nadie le cobra un euro, no apaga la bombilla ni para conciliar el sueño a la vera de Begoña, tiene muy cerca, y no se inmuta, el escándalo bochornoso de los niños de Ceuta devolviéndoles a sabe Dios qué asilo de Marruecos, no compra la gasolina a precio de oro, y, parece, dado su silencio, que la tragedia histórica, sin vuelta atrás, de Afganistán es un cuerpo extraño para él. Claro está que sigue apropiándose de una vacuna que no han desarrollado ni él, ni su pobre vocero Simón, el hombre que se ha recortado las guedejas para que no le reconozcan en la playa.

En algunos días, y tras darse un garbeo por África, amenazará, cuando llegue septiembre, con dejar en un ¡ay! a los españoles, sacándose de la manga una pléyade de sorpresas que van a dejar como trapos de basura a todos los gobernantes españoles desde Carlos V hasta él mismo. Ya lo anunció. Quizá una de ellas sea el raca raca de la nacionalización eléctrica que exigen los lenininistas insoportables de Podemos y compañía, y que la ministra de la cosa, Ribera, ya ha comprado a sus congéneres del Gobierno. O quizá, también, vaya a presentar al mundo su receta para arreglar el país de los talibanes. ¿Quién si no es él? Pues eso. Mientras además Sánchez, el escapista huido de su puesto de trabajo, se ha tostado en una de nuestras casas (¿o es que La Mareta es más suya que nuestra?) y los consumidores hemos pagado la luz a 120 euros el megawatio, sus protegidos, los sediciosos catalanes, se han exhibido, desafiantes, en el balcón del Ayuntamiento de Barcelona advirtiendo que “ho tornarem a fer”. Y se lo van a repetir el día 13 cuando vuelva a reunirse la mesa del oprobio,

Digo yo que en cualquier país decente de la Unión Europea, digo yo que en cualquier empresa decente de la Unión Europea, el ejecutivo que abjurara de responsabilidades y se marchara de estío huyendo del fuego, estaría ya en la calle, en la p… rue que decían los castizos de Las Vistillas. Aquí, no, aquí el tipo viene veraneando a nuestra costa un mes entero, y alarga su desaparición revoloteando por África hasta fin de mes cuando vuelva -que volverá, lo siento, pero es así- de su gira. La “tournée” de un endiosado, que escribiría Jardiel Poncela, en la que no se va a encontrar con la repulsa general que ya suscita en España. Regresará subido a su enésima mentira, para rubricar, como hizo ante el fantasma de Saramago, que España es el primer país del mundo en porcentaje de vacunados; nuevo embuste, somos los décimos tras Chile, Portugal, Dinamarca, Emiratos, Singapur, Uruguay, Qatar, Malta e Islandia. ¿Fuente?: la misma que él manipuló para colgarse la medalla: “Our World in Data”. ¿Será trolero el tipo?.

El pasado lunes corrió el rumor, no desmentido, de que Sánchez reaparecerá en público para recibir a los españoles venidos de Kabul. La especie era creíble porque ya se sabe que este individuo sólo deja ver su bello body cuando el ambiente y las noticias son favorables para él. No es así, no lo es si nos fiamos de las medidas y escuetas manifestaciones de denuncia y protesta que los familiares de los españoles que huyen de Kabul han venido realizando. Él, instalado en su opíparo alojamiento nacional, no tiene la menor intención de acceder a las exigencias de la oposición, PP y Vox, y acudir a dar explicaciones en el Parlamento de la Nación. En su programa de actos para la entrada del curso, ninguno de los problema mencionados líneas arriba figuraba inscrito, sólo, quizá, la preparación de la mesa de negociación, o sea, de rendición, con los sediciosos catalanes que ya tiene fecha los primeros días de la segunda quincena de septiembre, probablemente el 14 o el 15.

El escapista continúa escondido en su guarida y ya ni siquiera Internet se hace lenguas y memes sobre esta actitud intolerable. La gente ya no estás para hacer chistes con este sujeto. Nunca un presidente español se dio a la molicie de unas vacaciones tan largas. Pulula por sus alrededores un estulto que va pregonando que “se las merece”; bien, pues que se las merezca del todo, que se las coja in aetérnum, para siempre. Nosotros sí que nos merecemos que nos deje definitivamente en paz.
Recortes de Prensa   Página Inicial