AGLI Recortes de Prensa   Sábado 28  Agosto  2021

No nos olvidemos del peligro de la inflación
José María Rotellar. okdiario  28 Agosto 2021

Hace algunas semanas pudimos comentar que el Banco Central Europeo había cambiado, por primera vez en más de veinte años, la definición de su objetivo de precios. Hasta este jueves, se centraba en que estuviesen en una cifra ligeramente por debajo del 2%, pero con la decisión tomada esta semana lo fija exactamente en el 2%, además de manera simétrica, que le lleva a considerar que es tan negativo el tener dicho nivel por encima o por debajo de dicho objetivo.

Esto también le permite una mayor flexibilidad, ya que al definir dicho objetivo en el medio plazo, le faculta para tolerar temporalmente ciertos excesos del objetivo, como, de hecho, sucederá más que probablemente en los próximos meses. Así, podrá mantener su programa de compra de bonos, que inunda el mercado de liquidez y que está permitiendo a muchos países de la eurozona colocar su deuda en unos niveles bajos de rentabilidad, además de emitir los bonos de los fondos movilizados por la Unión Europea para luchar contra la pandemia. Por otra parte, ha pedido dar un mayor peso a la vivienda en la composición de la cesta de precios, para ajustar mejor la verdadera evolución de la inflación.

Por su parte, la Reserva Federal publicó las actas de la reunión donde se explicitaba que no iba a cambiar la política monetaria en el corto plazo, al considerar que todavía no se ha alcanzado el umbral para hacerlo. Consideran que la inflación puede ser transitoria, sentimiento similar al que se ha instalado en el Banco Central Europeo. Sólo el Bundesbank comienza a recordar lo perniciosa que es la inflación para la economía, riesgo que siempre tiene presente Alemania desde la elevada inflación que sufrieron en los años treinta del siglo pasado y que desembocó en la llegada de los nazis al poder.

En este punto, ante este mantenimiento de la expansión monetaria de los bancos centrales, hay que señalar varias cuestiones. En primer lugar, no nos encontramos en una fase de política monetaria contractiva, como podía suceder en 2007, cuando estalló la crisis de las hipotecas basura. Todo lo contrario: tenemos el precio del dinero excesivamente bajo después de las extraordinarias inundaciones de liquidez presentes desde 2012, que el BCE renovó en 2019 (primero, fueron inyecciones de liquidez de 60.000 millones de euros al mes y después fueron 20.000 millones al mes) y que desde el inicio de la pandemia ha incrementado a niveles elevadísimos adicionales con el programa de compras anteriormente mencionado. Además, recordemos que el BCE tiene la facilidad marginal de depósito en 50 puntos básicos negativos y el precio oficial del dinero en el 0%. Por tanto, no tiene los mismos resortes el BCE que la Fed, que sin tener ésta muchos, con algo más de recorrido cuenta. Es decir, serán ya nueve años de una política monetaria que se sale de lo común, de la ortodoxia en cuanto al precio del dinero, que la hace tremendamente expansiva.

En este sentido, hay que recordar que el objetivo primordial del BCE es mantener la estabilidad de precios y sólo subsidiariamente se encuentra el contribuir al crecimiento económico. Si los precios no han reaccionado ante tanto estímulo expansivo monetario, no parece que vayan a reaccionar entrando por el peligroso e inexplorado camino de los tipos negativos, que sólo puede tener consecuencias de mantener anestesiados, por un lado, a los bancos, gracias al Tiering, al tiempo que les impiden tener un margen de intermediación suficientemente elevado en su operativa tradicional, que limita sus ganancias; perjudicar a los ahorradores, al penalizarse los depósitos, y un efecto nulo en el impulso de la actividad económica. Por otra parte, el objetivo de la Fed es diferente, al serlo el velar por el crecimiento económico.

Por tanto, si hasta este momento tanta expansión monetaria no ha servido de nada, ¿por qué va a servir ahora? No se trata de que no se vayan a solicitar préstamos porque se encuentren caros, ni que las entidades no los vayan a ofrecer por riesgo crediticio de los potenciales prestatarios. Si debido al coronavirus no se solicitan préstamos será porque se decide postponer o anular decisiones de consumo e inversión. Puede decirse que está sirviendo para los fondos de recuperación europeos, pero puede terminar convirtiéndose, si no se es prudente, en un efecto perjudicial a medio plazo, por el endeudamiento exponencial, tanto nacional como a nivel comunitario.

Y este retraimiento en consumo e inversión viene dado no por ausencia de liquidez, sino por incertidumbre y desconfianza ante la situación generada. Por tanto, con medidas de mayor expansión monetaria, bien en forma de bajada de tipos, bien con otras soluciones y propuestas más imaginativas, empleando un término mencionado por Lagarde en el pasado, no sólo no se paliará el problema económico que se deriva del coronavirus, sino que lo agravará si se mantiene en el tiempo de manera indefinida.

Si nos adentramos por el sendero de los tipos negativos, estaremos andando por una senda peligrosa, que desincentiva el ahorro, incentiva el endeudamiento, intenta incentivar, también, la concesión de financiación, con el riesgo añadido de que se rebajen los criterios de exigencia para otorgar dicha financiación y que puede ser una política monetaria poco prudente, que consiga justo los efectos contrarios a los deseados y que, así, pueda provocar una crisis económica superior y que puede hacer que el propio impacto económico del coronavirus sea todavía mayor de manera estructural.

Por tanto, una cosa es que, de manera extraordinaria se haya intensificado la liquidez en el mercado -ya inundado en exceso desde 2012- y otra que no haya que ir pensando en retirarlo en algún momento, obviamente, con prudencia, porque retirar tanta liquidez no es una cosa sencilla y hay que medir bien cómo hacerlo para no provocar un colapso económico, pero a la ortodoxia hay que volver en algún momento.

Es decir, no es negativo en sí mismo que se defina el objetivo de precios exactamente en el 2%, pero debe manejarse con mucha prudencia y cuidado, porque se corre el peligro de no saber cómo salir de esta situación, mientras que todo ello podría llegar a consolidar tensiones inflacionistas que ahora parecen transitorias.

Así, aunque se considere que la inflación actual puede ser un fenómeno de corto plazo, no hay que olvidar un par de detalles: en primer lugar, el incremento del coste energético, que eleva el índice general de precios, aunque no la inflación subyacente -que, pese a todo, también ha crecido-. En segundo lugar, la escasez de algunos componentes tecnológicos que están afectando a algunos sectores, como el del automóvil o el de los juguetes, así como el incremento del precio de los contenedores, que puede terminar repercutiendo en el precio de los productos y provocando, asimismo, escasez de los mismos.

Por otra parte, aunque este crecimiento de los precios actual se quedase sólo en un fenómeno de corto plazo -que puede ser, pero que también podría consolidarse de manera estructural-, no se puede bajar la guardia, pues, a mi juicio, el mayor riesgo que corremos es que por considerarlo algo pasajero y del corto plazo, se aplace la decisión de ir retornando poco a poco, a políticas monetarias ortodoxas, con prudencia, para no provocar un colapso en la economía, pero con determinación para volver a una situación monetaria más racional. De ese modo, si nos olvidamos de que la inflación puede llegar a consolidarse, se estará incentivando precisamente esa consolidación en el medio y largo plazo, por el abandono completo de toda ortodoxia.

Adicionalmente, hay que recordar, ligado a ello, la imperiosa necesidad de regresar a la aplicación de las normas fiscales del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La Política Monetaria es una de las principales herramientas de política económica, sin duda. Su fuerza y potencia es muy elevada, de manera que sus efectos también lo son. Por eso hay que extremar el cuidado en las medidas que se adopten, máxime en la Unión Europea, cuando las políticas fiscales de los miembros de la zona euro son nacionales y la Política Monetaria es común para todos ellos. De ahí, una vez más, el necesario cumplimiento de todos los países de los criterios de convergencia y de los objetivos de estabilidad presupuestaria en cuanto se supere la situación provocada por la pandemia, que implica no generar gasto estructural, para que no se generen distorsiones no deseadas y para que la carga de los intereses de la deuda no sea una losa cuyo peso desequilibre, aún más, los presupuestos públicos.

Por eso, se hace imprescindible seguir de cerca la inflación, no olvidarnos de que es el objetivo único del BCE, y combatirla, evitando que el alza del corto plazo pueda consolidarse en el medio y largo plazo, porque, de volverse estructural, nos encontraríamos entonces con un problema adicional a la ya incierta situación económica que vivimos. La inflación puede perjudicar al valor real de los activos; perjudica al poder adquisitivo; fomenta un mayor endeudamiento -por valer, en términos reales, menos, las deudas-; por otra parte, perjudica a los presupuestos públicos que refinancian la deuda de manera constante, camino, en la práctica, de deuda perpetua, al poder sufrir incremento en el coste de dicha refinanciación si suben los tipos de interés para poder controlar esa subida de precios; y supone una mayor presión tributaria para los agentes económicos, ya que, al subir los precios, la base sobre la que se aplican los impuestos es mayor. Todo ello, además, puede terminar en una espiral precios-salarios peligrosísima para la economía.

La fragilidad mental de Sánchez
Jimmy Giménez-Arnau. okdiario 28 Agosto 2021

El cuadro clínico de Sánchez responde al de un blando, presumido, superfluo líder cuya mente rechaza la realidad y descarrila. Pasota es el mejor adjetivo para definir a este inútil que muestra desinterés por cuanto no ataña a su ridículo ego o propio bienestar. Pasa -de ahí lo de pasota- de las necesidades de la gente. Tras gozar una luna entera de impúdicas vacaciones en La Mareta, reaparece con un cínico look humilde, en alpargatas, pero hondas ojeras delatan sus fracasos, sin ocultar la depresión que lo devora: los sondeos hablan de que se dará una hostia en las elecciones. España no merece tener a un zumbado como presidente. La fragilidad mental de Sánchez parece un huevo roto y no tiene solución.

Tal inculto, detesta la transparencia y convoca ruedas de prensa sin permitir que los periodistas hagan preguntas. Alguien debería decirle que eso no es una rueda, sino un sucio monólogo propagandístico. Sin prensa que pregunte, no hay rueda que valga. El lerdo aporta delirios donde se requiere información. Si a Sánchez le dejaran elegir entre la normalidad democrática y el poder absoluto, sin duda, elegiría lo absoluto para seguir cometiendo atrocidades. Nació tirano y se venderá a los traidores secesionistas, que satisfacen sus ínfulas. Ojalá que pronto se largue, con la mochila cargada de indecencias, a un camping y abandone las veleidades palaciegas, dejándonos vivir en paz para siempre.

La nueva portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, mujer risueña y femenina, tan diferente a esas iracundas “feministras” de Podemos, no sabe por dónde salir desde que Sánchez y su guardia de sátrapas la obligan a difundir las trolas del Ejecutivo como si fueran ciertas. La fiel socialista no sabe qué hacer, pues llegó donde está sin haber soltado un solo bulo. La pizpireta ha distendido las relaciones con la prensa y su amable modo de tratar los turbios asuntos de Estado justifican una crisis que nada cambió. Pues el altivo mendrugo sigue de recreo, en alpargatas, sin someterse a control parlamentario sobre los dramas de Afganistán, la pandemia y la luz. Menudo inútil, por no volver a insistir en su fragilidad mental.

Me sumo al homenaje a Luis García Berlanga, el genio que retrató, como nadie, la falsa moral de la sociedad española. Echo mucho de menos su enorme talento y su inigualable sentido del humor. Luis cambió, abrió la mentalidad de todos los españoles. Me fastidia que no siga vivo porque rodaría un film desternillante sobre este absurdo presidente del Gobierno que hemos de aguantar. Hago extensivo el homenaje a María Jesús Manrique de Aragón, su viuda, mujer única, maravillosa, a quien también adoro. Y a sus hijos.

Fulgencio Coll (Vox), ex JEME: "La humillante huida de Afganistán traerá consecuencias en EEUU y Europa"
Asegura que "nunca se debió abandonar el país" y advierte contra la "crisis que vive Occidente".
Maite Loureiro. Libertad Digital 28 Agosto 2021

Fulgencio Coll, militar retirado de 73 años, es actualmente portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca pero durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero fue el Jefe del Estado Mayor de Tierra desde 2008 hasta 2012. Por su trayectoria profesional, en Libertad Digital hemos querido conocer su valoración sobre lo que está ocurriendo en Afganistán y qué implicaciones puede traer la precipitada retirada de las tropas.

Coll vivió otro repliegue, el del Ejército español de Irak que, en su opinión, explica parte de los agravios de EEUU hacia España y la pérdida de peso internacional de nuestro país. "Aquello fue terrible, no se había hecho algo así jamás. Fue una decisión errónea que ha traído consecuencias políticas y económicas y ha supuesto el mayor descrédito de España a nivel internacional de los últimos 40 años", asegura, recordando que Zapatero no se levantó al paso de la bandera norteamericana durante el desfile de la Fiesta Nacional en el año 2003.

El portavoz de Vox pone en valor a los fallecidos que han contribuido a la pacificación de Afganistán durante los últimos 20 años y asegura que "no ha sido en vano", aunque critica duramente la salida del país y, sobre todo, la forma en la que se ha llevado a cabo por el "colapso" que se ha producido y los atentados de las últimas horas en Kabul.

"La salida es un error estratégico enorme, una huida y una derrota que evidencia la pérdida de liderazgo de EEUU y de Europa y que abre muchos interrogantes sobre el futuro de Occidente, donde hay una lucha cultural interna en el que se ponen en duda nuestras raíces, nuestros principios y nuestros valores", afirma, añadiendo que "se han tirado 20 años por la borda".

En su opinión, lo ocurrido no sólo se trata de una derrota político-militar, sino en la lucha contra el terrorismo. "Puede repetirse lo que ocurrió en 2015 con la guerra de Siria", advierte, recordando que terroristas yihadistas se infiltraron entre los refugiados y acabaron atentando en ciudades europeas.

"Nunca se debió abandonar Afganistán, en su lugar debió haberse dejado una fuerza disuasoria o replegarse a una parte del territorio sin abandonar por completo a los 36 millones de afganos que ahora vivirán bajo el terror de los talibanes", asegura, criticando la falta de credibilidad de Joe Biden, sobre el que augura que acabará pagándolo en las urnas.

"Los paquistaníes advirtieron a EEUU"
Sobre los objetivos de las fuerzas aliadas, recuerda una reunión que mantuvo durante el desempeño de su cargo: "Mantuve entrevistas con altos dirigentes paquistaníes que ya aseguraban haber advertido a Barack Obama, y es de esperar que posteriormente a Donald Trump y Joe Biden, de que la lectura que hacía Occidente de los objetivos y el plazo no eran realistas, que se quería hacer en cinco años lo que requiere de décadas", asegura sobre la implantación de una democracia en el país.

"Lo ocurrido es una tragedia, va a haber un cambio de posicionamiento estratégico donde van a jugar un papel de mayor fuerza países como Irán, Paquistán, la India y China", advierte, anticipando las consecuencias que se avecinan para todo el mundo ante el "repliegue de la sociedad occidental que vive una profunda crisis y está evidenciando su debilitamiento".

En su opinión, "la retirada debería iniciar un debate sobre hacia dónde van EEUU, Europa y la OTAN" y debería implicar "el rearme europeo". Algo que ve imposible cuando en los últimos años se han llevado a cabo un profundo recorte económico en todo lo referido a la defensa de las naciones, especialmente en España. "En lugar de abordar los verdaderos retos como la inmigración, el terrorismo o la economía, nos dedicamos a debatir sobre el género o el ecologismo", critica con dureza.

"Sánchez es una amenaza para la seguridad nacional"
Hace dos años Coll fue muy criticado por afirmar que "Pedro Sánchez era una amenaza para la seguridad nacional", opinión que sigue manteniendo y que cree que se confirma después de la "desastrosa" gestión que ha llevado a cabo durante la pandemia, sin coordinar una estrategia nacional, y también en Ceuta, crisis que le ha costado el cargo a la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

"¿Qué se puede esperar a nivel internacional de un gobierno de neocomunistas y que está aliado con quienes quieren romper España si a nivel nacional todo se está haciendo mal?", se pregunta. "Sánchez gobierna con personas que no tienen ninguna preparación, un gobierno en el que parece que hay dos (en referencia al PSOE y Podemos), con un presidente que sólo actúa motivado por la permanencia en el poder, sin analizar las consecuencias que afectan a la seguridad y unidad de España", declara.

El portavoz de Vox advierte de que "con Sánchez, España está desaparecida a nivel internacional", criticando no sólo la falta de peso, sino su acercamiento a regímenes como el de Venezuela, el de Cuba o el de Nicaragua. "Ni Sánchez ni su gobierno entienden la seguridad nacional", insiste.

"España está en una situación de debilidad, nos falta cultura de estrategia, tanto a nivel político como de los propios ciudadanos. No somos conscientes de que nuestro país está en una situación estratégica de alto riesgo por su posición en el Mediterráneo", advierte sobre la política exterior que se ha desarrollado durante los últimos años, incluido gobiernos del PP.

Coll pone en valor el trabajo de los militares españoles y de los que trabajan en inteligencia que, afirma, "no tienen margen para frivolidades de los políticos" y augura que "la caída de Kabul supondrá la caída del liderazgo de EEUU", motivo por el que algunos, recuerda, ya hablan de una auténtica "traición" al país por parte de Biden.

Biden es culpable – ¿Había que retirarse? – Pánico en Irak: no quieren ser el próximo Afganistán
Mario Noya. Libertad Digital 28 Agosto 2021

"Mientras lloramos la pérdida de soldados americanos en Kabul", escribió John Podhoretz a las pocas horas de la salvaje matanza del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, "por favor, ténganlo presente: no estarían muertos si Joe Biden no hubiera decidido retirar las fuerzas estadounidenses de Afganistán".

El número de [soldados norteamericanos] muertos hoy en Afganistán es mayor al de todo 2020. Han sido las primeras bajas allí desde febrero de 2020. El factor de cambio ha sido la decisión deliberada y consciente de ‘poner fin a una guerra’ en la que los americanos no estaban sufriendo bajas en combate.

El director de la revista Commentary cerraba su comentario de urgencia diciendo que Biden quiso ser el artífice de la paz pero ha acabado siéndolo del caos y lanzando una advertencia lúgubre:

Aún no hemos visto nada.

Podhoretz es de los que niega la mayor, que el problema haya sido la manera en que se ha ejecutado la retirada y no la retirada en sí; y al respecto escribió una pieza notable Tim Kane, de la Hoover Institution, el pasado día 18, titulada "Falsas disyuntivas en Afganistán" y en la que refutaba varias ideas muy extendidas:

Que los Estados Unidos nunca han estado implicados en una guerra tan larga, que la presencia americana [en Afganistán] no ha tenido un impacto positivo y que las tropas estaban exhaustas.

"Nada de esto es cierto", remachaba, "y, peor aún, esas asunciones desafían los muchos años de experiencia americana en combate y en [operaciones de] mantenimiento de la paz".

Kane sale al paso del mantra que afirma que la de Afganistán ha sido "la guerra más larga" de EEUU recordando que, técnicamente, su país lleva siete décadas guerreando en Corea, donde viene manteniendo una media de "44.000 soldados (…) desde que cesaron los combates, en 1953". También alude, claro, a la larguísima Guerra Fría que libró contra la URSS durante medio siglo (1945-1991), y que le llevó a desplegar decenas de miles de soldados en países como Italia, el Reino Unido y Alemania, en los que sigue teniendo desplegados… decenas de miles de soldados.

En cuanto al fiasco de la misión en Afganistán, Kane proclama que EEUU jamás ha librado una guerra en la que "tan pocos efectivos hayan hecho tantas cosas buenas".

En el ápice de la lucha en Afganistán [2011] había allí desplegados 120.000 soldados norteamericanos (…) en Alemania, durante las décadas de 1960, 1970 y 1980, había el triple. […] Los soldados americanos que invadieron la isla de Granada en 1983 eran tres veces más que los que había en Afganistán en 2021.
[…]
Sólo una de cada nueve jóvenes afganas sabía leer antes de la invasión norteamericana. Diez años después, esa tasa se había triplicado, según la Unesco. (…) la alfabetización de las niñas mejoró hasta situarse en 5 de cada 9 en 2018. La tasa de alfabetización de la población afgana en su conjunto se duplicó tras la intervención de EEUU. ¿Todo esto fue por los militares norteamericanos? Sí.

La haragana presunción es que Afganistán es un caso de subdesarrollo eterno. He aquí un caso de incredulidad voluntaria. Que alguien se digne buscar en Google indicadores sobre desarrollo humano en Afganistán. Atendamos a la mortalidad infantil, por ejemplo. Se ha reducido a la mitad.
[…]
Antes de los ataques del 11 de septiembre de 2001, los menores que acudían a la escuela en Afganistán no llegaban al millón. En 2002, inmediatamente después de la invasión norteamericana, el número de alumnos de primaria subió hasta los 2,7 millones. A principios de este año eran 6,5 millones.

El porcentaje de afganas escolarizadas era de cero en 2000 y 2001. Súbitamente, en 2002, más del 40% de las niñas iba a la escuela. En la última década, más del 80% han recibido formación. Todo esto son logros estratégicos, necesarios para el desarrollo económico y social anatematizado por el yihadismo.

En el tramo final de su artículo, Kane se remite a uno de los grandes referentes demócratas del pasado, JFK, para explicar las diferencias cruciales entre los conflictos tradicionales y los que se libran en el presente en lugares como, precisamente, Afganistán:

El presidente John F. Kennedy estaba en lo cierto cuando, en 1962, en West Point, habló de una nueva clase de conflictos no convencionales que privarían de libertad a los países más pobres: "Cuando hay un enemigo visible luchando en un combate abierto, la reacción no es tan difícil. Son muchos los que se alistan, todo el mundo aplaude y la ola de patriotismo crece notablemente. Pero cuando se trata de una lucha lenta y larga, con un enemigo no visible de inmediato, las alternativas ya son más complicadas".

Moraleja: el número de tropas en un país no es un fin en sí mismo, sino un medio para conseguir un fin.
***
Si hay un país en el que sepan de pavorosa primera mano qué es un conflicto irregular, una guerra interminable, larvada, es en Irak. Y en Irak, informa Bilal Wahab, del Washington Institute, tienen pánico a ser el próximo Afganistán… o el Irak de hace sólo unos años, cuando la retirada ordenada por la Administración presidida por Barack Obama y vicepresidida por Joe Biden produjo una convulsión que estuvo a punto de hacer saltar el país en pedazos y llevó al Estado Islámico a instaurar un califato con capital en Mosul.

Aun antes de que la retirada norteamericana deviniera en el colapso total del Estado afgano y la toma completa [del poder] por parte del Talibán, numerosos iraquíes con los que conversé durante una visita que hice en julio y agosto estaban muy preocupados por lo que la salida de EEUU podría significar para Irak. ¿Retirará también EEUU sus 2.500 soldados de Irak? Si así fuera, ¿podría conducir a una toma del poder por parte de las milicias proiraníes, a la vuelta del Estado Islámico o a una nueva guerra civil?

(…) Como en 2011, Irán está presionando al Gobierno iraquí para que demande a EEUU la retirada de sus tropas. Y como entonces, quizá Washington esté más que dispuesta a ello.

Revista El Medio

El Auschwitz particular de Franco
Pedro Fernández Barbadillo. Libertad Digital 28 Agosto 2021

El Pazo de Meirás no era propiedad de Franco, pero éste fue dueño de un Auschwitz que dio envidia a Hitler. Esta es la basura histórica que la casta transmite a muchos españoles.

Un medio de comunicación digital ha publicado este agosto un reportaje sobre el campo de trabajo de Albatera (San Isidro de Albatera), en la provincia de Alicante, y la redactora ha recurrido al fácil recurso de copiar el apodo que ya hace años le puso la revista Interviú a ese lugar: "el Auschwitz de Franco". En el campo de exterminio nazi fueron asesinadas en torno a un millón cien mil personas a lo largo de varios años. ¿Cuántos muertos convertirían a Albatera en una versión carpetovetónica de Auschwitz?, ¿100.000?, ¿50.000? ¡Qué desprecio a las víctimas del mayor matadero de la historia!

Para alcanzar el poder, tanto político como social, y mantenerlo, una de las estrategias de la izquierda es dominar del debate público, para lo que sus creadores de opinión no vacilan en inventar todo tipo de mentiras. Y aunque éstas sean desmontadas las siguen repitiendo, porque cuenta con un ejército de fanáticos y unos regimientos de tontos útiles que las difunden por conveniencia. Por ejemplo, ya que estamos en agosto, que Stalin no invadió Polonia de acuerdo con los protocolos secretos del tratado germano-soviético, sino para proteger a las minorías de ucranianos y bielorrusos del desaparecido Estado polaco.

La guerra civil española se trata, seguramente, del acontecimiento sobre el que la red de mentiras es más tupida, debido a la colaboración durante décadas de los ónegas y ansones. Paul Preston asegura que la "huelga general" de octubre de 1934 fue "pacífica" (El zorro rojo), ignorando los 1.400 muertos que causó ese golpe de Estado dado por el PSOE, la UGT y ERC. Y Ángel Viñas repite desde hace años que el general Amado Balmes fue "asesinado por orden de Franco", aunque otros historiadores más serios y menos establecidos han desmontado su fábula.

En la misma línea de nunca retroceder ni corregir una mentira, Irene Montero y su claque de feministas enchufadas siguen defendiendo la inocencia de Juana Rivas, condenada por secuestrar a sus dos hijos; si el Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia se debe no a la conducta de la madre y a las pruebas, sino a la "justicia patriarcal".

El Frente Popular, primero en canalladas
En la guerra civil, el primer Gobierno que ordenó bombardeos (de aviación y de artillería naval) sobre poblaciones civiles, expulsó de la enseñanza a catedráticos y profesores desafectos, estableció las cartillas de racionamiento y robó las propiedades y el patrimonio de los españoles fue el del Frente Popular. También fue el primero que abrió campos de trabajo para la población considerada enemiga.

Un decreto de 26 de diciembre de 1936, firmado por Manuel Azaña como jefe del Estado y Francisco Largo Caballero como presidente del Gobierno, creaba "los Campos de Trabajo para los condenados por los Tribunales Especiales Populares que entienden en los delitos de rebelión, sedición y todos aquellos que en lo sucesivo pueda entender el Tribunal Especial Popular y para los condenados por desafección al régimen por los Jurados de Urgencia".

El primero de estos fue el de Albatera, inaugurado el 24 de octubre de 1937 por el ministro de Justicia Manuel Irujo, militante del PNV, para descongestionar las prisiones alicantinas. Su lema, muy similar a los que se mostraban en los gulags era: "¡Trabaja y no pierdas la esperanza!" Tenía capacidad para 3.000 personas, pero pronto superó esa cifra. Se llenó con derechistas, sacerdotes, laicos católicos... Abundaron las palizas y los asesinatos por parte de los guardianes sobre los internos; el trabajo forzado; la mala alimentación; las enfermedades; la ausencia de barracones y letrinas; las alambradas…

Con Albatera pasó lo mismo que con otras instalaciones del aparato represivo del Frente Popular: los nacionales la usaron con los mismos fines. En abril de 1939, los vencedores lo vaciaron primero y luego lo llenaron con miles de dirigentes y militares del Frente Popular que se habían reunido en Alicante para tratar de escapar y también de las localidades cercanas.

El campo padeció los mismos defectos que en los años anteriores: pésimas condiciones y superpoblación. Los internos eran identificados y, si se consideraba necesario, trasladados a otros lugares, para su juicio posterior. No fue en ningún momento un campo de exterminio. En octubre de 1939, se cerró, no por la eliminación de sus prisioneros, sino por su traslado o liberación.

La frágil memoria de los testigos
Ahora, los memorialistas tratan de suplir la falta de documentación, así como de cadáveres, con los habituales testimonios orales. Pero transcurridas décadas desde los acontecimientos y enunciados en un ambiente que reclama una versión concreta, son muy poco fiables si no están avalados por pruebas, sean documentales o arqueológicas.

Cuando en septiembre de 2003, la Asociación de Recuperación de la Memoria Histórica en Andalucía aseguró que había hallado en el barranco del Carrizal, entre Órgiva y Lanjarón (Granada), una enorme fosa donde yacían miles de progresistas asesinados por los fachas, surgieron testigos que aseguraron que en el verano de 1936 vieron con sus ojos cómo los falangistas llevaban en camiones a presos a ese lugar y los ametrallaban. Por fortuna, en unos días, se supo que los huesos correspondían a animales. Esos testigos fueron unos miserables que se inventaron una matanza; en la guerra y la posguerra podrían haber ejercido de delatores.

Uno de los testigos-víctimas de Albatera afirmó que vio a varios oficiales alemanes en el lugar y, años después, reconoció en un documental a uno de ellos: Rudolf Höss, comandante de Auschwitz. Testimonio de confianza similar al de una anciana catalana que jura que el mismísimo Hitler la besó en una visita a Francia.

¿Por qué los nazis deberían haber desarrollado una visita de estudios a Albatera para inspirarse, cuando el III Reich abrió el primero de sus campos de concentración, Dachau, junto a Munich, en 1933, a los dos meses de que Adolf Hitler llegaría a la cancillería?

Recordar la historia de 1937
En el reportaje de El Independiente se anuncia para las próximas semanas el comienzo de un programa de excavaciones y de conversión del campo en lugar de la memoria por cuenta de los memorialistas. Esperemos entonces el hallazgo de miles de huesos, pues si Albatera fue "el embrión de Auschwitz", los cadáveres tienen que aflorar en cuanto se metan los picos. Porque en algún sitio enterrarían los fachas a sus víctimas, ¿no es así? Aunque quizás las trocearon y se las dieron a comer a piaras de cerdos, como hicieron los anarquistas en la checa de San Elías, en Barcelona.

Mientras tanto, la Diputación de Alicante o la Generalidad valenciana podrían contribuir a la reconciliación con la colocación de una placa que recuerde que Albatera se inauguró en 1937 y encerró a gentes de derechas sólo por sus ideas. ¿O es que quizás estas personas "se lo merecían"?

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Qué podemos hacer por el castellano? (y II)
Jesús Rul. Vozpopuli 28 Agosto 2021

En la primera parte, centré la atención en la quiebra del orden lingüístico constitucional por la dominación nacionalista contra la lengua oficial y común de los españoles. La estrategia de los nacionalismos catalán y vasco durante 40 años ha sido la progresiva “sustitución lingüística” al imponer, por todos los medios a su alcance, la cooficial como lengua única y eliminar el español de los ámbitos institucionales controlados por los nacionalistas. Han puesto especial énfasis en la transformación del marco mental de los ciudadanos a través del control de la educación y los medios de comunicación, utilizando las lenguas catalana y vasca como instrumentos de identidad nacionalista antiespañola.

Más del 85% de los ciudadanos españoles tienen el español como lengua familiar o habitual. De ellos, el 41% vive en autonomías con otra lengua cooficial, aunque la española es la mayoritaria en todas estas autonomías y sufre las imposiciones de las nacionalistas limitadoras de sus derechos; sufren el atropello —con mayor o menor intensidad— de sus derechos civiles, lingüísticos y culturales por el impacto de las políticas nacionalistas. Esta realidad, lesiva de bienes jurídicos de los ciudadanos españoles, constitucionalmente protegidos, ha sido posible por la irresponsabilidad de las élites políticas y judiciales del Estado. La Constitución ha sido modificada desde dentro del sistema hasta su desnaturalización a través de sentencias contemporizadoras, retorcidas y contradictorias del Tribunal Constitucional (TC), cuya deriva amenaza los ejes fundamentales de la nación española con daños graves ocasionados a la convivencia y la paz social. El libro de Santiago Trancón, España sentenciada pero no vencida (2021, Ed. Última Línea), lo describe con detalle y lo caracteriza con criterio.

En todo este tiempo, la estrategia de las autoridades políticas y jurídicas del Estado ha sido de resignación y entrega a los nacionalistas, desde Suárez a Sánchez, con la colaboración de magistrados “políticos” del TC, con efectos de menoscabo del Estado nacional, fraccionamiento político y división social. Han seguido una lógica “reactiva” según tres tipos de respuestas, frente a la beligerancia creciente de los nacionalistas: apaciguamiento con cesiones de poder político y recursos (ver los Estatutos de segunda generación que han alterado la Constitución por la puerta de atrás con un TC más “legislador” que garante constitucional), y dejación, esto es, no actuar, dejar pasar, mirar para otro lado. Esta lógica lleva siempre a la desmesura por desbordamiento, por lo que al final, ante la insurrección de los nacionalistas catalanes en 2017, hubo que aplicar la coerción constitucional restauradora del orden. Pero los secesionistas unidos mantuvieron el control de la Generalidad en las elecciones catalanas, convocadas por Rajoy, en diciembre de 2017.

El recurso constitucional del artículo 155 CE, en las sociedades democráticas compuestas, cumple una función de semáforo. Normalmente es suficiente que esté “en rojo” para que civilizadamente se amolden las conductas, pero en nuestro caso no fue así: los secesionistas arrollaron el semáforo y se burlaron de él (se crecieron ante las advertencias y desobedecieron todos los requerimientos).

Después de cuatro décadas de convivencia en democracia, estamos mucho peor que al principio. El nuevo escenario invalida las estrategias reactivas con los secesionistas (apaciguamiento y cesión). Para obtener resultados distintos urge poner en práctica iniciativas distintas. La integridad de la nación y la restitución de los bienes jurídicos conculcados demandan estrategias proactivas. Sería un error volver con el 155 porque según dicen “lo volverán a hacer”. Jordi Puigneró, vicepresidente del Govern catalán, defiende la independencia unilateral y avisa: “El Estado lo debe saber” (La Razón, 22.08.2021). Es más realista la estrategia proactiva, anticipadora, basada en el derecho soberano a decidir de los españoles, para que “todas las instituciones constitucionales estén regidas por líderes y partidos leales a España”, lo que excluiría de la gobernanza pública (representativa y ejecutiva a todos los niveles políticos y administrativos) a líderes y partidos independentistas. Está fuera del orden constitucional de la nación española que separatistas representen a España, como diputados y senadores, y gestionen instituciones públicas como ayuntamientos, diputaciones, parlamentos y gobiernos regionales. En su ideario y acción no representan los intereses de la Nación y de los españoles sino todo lo contrario: su destrucción. También urgen estrategias proactivas sobre sobre los factores nucleares de interés vital para la nación, como, por citar uno, la educación, actualmente fraccionada, politizada, adoctrinadora, mediocre e ineficaz…

Con relación a la lengua española, es proactivo acometer un pacto de Estado, entre derecha e izquierda, para desarrollar el artículo 3 CE, como garantía de derechos y deberes lingüísticos, mediante la Ley Orgánica de la lengua española y de las lenguas cooficiales. Ley que daría lugar con carácter prescriptivo a un Modelo Lingüístico de España (MLE), basado en la competencia exclusiva del Estado (art. 149.1.1 CE) para regular los derechos lingüísticos de los españoles, con prevalencia sobre las regulaciones autonómicas y con garantías efectivas de cumplimiento, incluidas sanciones administrativas y económicas, habida cuenta de la desmesura lesiva actual.

El concepto de modelo lingüístico, ajustado a la Constitución y a la estructura sociolingüística de los españoles, integra factores constitutivos y criterios rectores en autonomías con el español y otra lengua oficial:

Factores socioculturales, comunicativos, legales y jurídicos: expresión oral, escrita, audiovisual. Medios de comunicación. Documentos. Mensajes, anuncios, carteles. Publicidad. Escrituras. Actas. Archivos…

- Vida social. Relaciones interpersonales: familia, grupos, asociaciones, redes…

- Actividad institucional, económica, empresarial, comercial y comunicativa (local, provincial, regional).

Factores educativos:
- Vida institucional: escuelas, institutos, universidades.

- Enseñanza y aprendizaje. Clases, talleres, seminarios. Bibliotecas. Laboratorios…

Criterios socioculturales, comunicativos, legales y jurídicos:

- Actividad institucional, económica, empresarial, comercial y comunicativa. Primacía de la lengua española como lengua “oficial” y “vehicular” de España, y “propia” de los españoles porque todos, con independencia de su lengua familiar o habitual, tienen el “deber de conocerla y el derecho a usarla” (art. 3.1 CE), y porque “las otras lenguas cooficiales no son preferentes” (STC 31/2010, F.J. 14º) y “el castellano es la única lengua constitucionalmente exigible” (STC 84/1986, F.J 2º, y STC 31, 2010, F.J. 14º b). Asimismo, primacía de la lengua española en los medios de comunicación, sostenidos o subvencionados con recursos públicos, entre el 50% y el 75% de sus emisiones.

De ello se deriva que todas las instituciones —en autonomías con el español y otra lengua oficial—deben ser bilingües en el tratamiento lingüístico por respeto a los ciudadanos.

- Vida social. Rige la libertad individual de uso de la lengua española y las otras lenguas oficiales en un marco sociocultural de respeto, priorizando, en todo caso, la comunicación.

Criterios educativos:
- Vida institucional de escuelas, institutos y universidades, con el español y otra lengua oficial. Carácter vehicular de la lengua española en un marco bilingüe ordenado: reuniones, actos, documentos, actas, informes, rótulos, carteles… En la comunicación interpersonal rige la libertad individual de uso de ambas lenguas oficiales.

Este sistema exige convivencia lingüística con estricta equidad y respeto si se quiere evitar la separación de centros docentes por motivos de lengua.

- Enseñanza y aprendizaje. La lengua española es la lengua de enseñanza-aprendizaje, entre el 50% y el 75% de las materias curriculares, con preferencia de las troncales.

Con estos descriptores y condicionantes todos sabrían a qué atenerse con garantía de derechos y obligaciones. Habría seguridad jurídica: ningún español sufriría menoscabo de sus derechos lingüísticos, así como tampoco tendría que elegir entre opciones lingüísticas autonómicas al margen o en contra del MLE.

Quedaría garantizado “el deber de conocer el español y el derecho a usarlo” (art. 3.1. CE) a través de la vida familiar, en su caso, sociocultural, comunicativo y educativo. A través del sistema educativo niños y jóvenes lograrían el aprendizaje culto de la lengua en las tres funciones: comunicativa, comprensión y expresión oral y escrita; gramatical, morfología, ortografía y sintaxis; y discursiva, literatura, periodismo, crítica y comentario de textos.

Análogamente quedaría garantizado el carácter oficial de "las demás lenguas españolas” (art. 3.2 CE), con “especial respeto y protección” (art. 3.3. CE), y “el fomento (…) de la enseñanza de la lengua de la Comunidad Autónoma” (art. 148.1.17 CE).

Marco bilingüe
Nota del Editor 28 Agosto 2021

La solución es muy sencilla: hay que anular todas las leyes de lenguas regionales y el español debe ser la única lengua en todos los estamentos públicos: administración central, regional, municipal, educación, sanidad, justicia, seguridad, etc.

Peor que Afganistán
Eduardo Goligorsky. Libertad Digital 28 Agosto 2021

Tributemos nuestro homenaje a los generales George S. Patton y Douglas MacArthur, víctimas de la ingratitud y paladines insobornables de nuestra civilización.

Que lo que ha sucedido en Afganistán es una catástrofe para el mundo civilizado no hay quien lo niegue. Visto todo lo que se ha escrito sobre el tema, no me siento capacitado para reforzar esta tesis con nuevos argumentos. El cuadro desolador lo remata la portada de Charlie-Hebdo, que deja al descubierto la hipocresía oculta tras el discurso de los poderosos que fingen escandalizarse de la barbarie islámica mientras intercambian guiños cómplices con sus califas.

La ilustración de la revista lo sintetiza todo: tres figuras enfundadas en burkas herméticos, con el dorsal "Messi 30" que identifica al PSG. El propietario del equipo estrella de Francia es un potentado qatarí que amasó su fortuna en un país donde las mujeres esclavizadas solo disfrutarán de la libertad de ostentar, en la vestimenta humillante, para mayor gloria de la tribu, el nombre del mercenario que su amo acaba de comprar. ¿Alguien que participe en este abyecto juego de intereses puede blanquear su imagen fingiéndose enemigo del monstruo talibán? Qatar, guarida de los degolladores talibanes mientras duró su exilio, también dejó estampada su marca en no tan viejas camisetas del Barça.

Una mirada retrospectiva
Sí, la capitulación de Occidente que deja a millones de hombres y mujeres a merced de los instintos sádicos de una horda de fanáticos supersticiosos es una ignominia. Pero basta una mirada retrospectiva para comprobar que las potencias democráticas perpetraron una traición a los pueblos inermes mucho peor que la que acaba de dejar desamparados a Afganistán y sus habitantes. Afganistán es una cagadita de mosca en el mapa de Asia Central. Nada comparable a la entrega de media Europa y Asia –apenas liberadas de la dominación nazi y japonesa– al yugo comunista. Una entrega que, aunque parcialmente corregida, ha dejado una llaga que aún supura en el tejido social y en la memoria histórica de las naciones que fueron colonizadas por la URSS y China.

Entre el 2 y el 11 de febrero de 1945 se celebró la Conferencia de Yalta en este balneario situado a orillas del mar Caspio, en lo que entonces era la Unión Soviética. Sus personajes estelares fueron el dictador soviético, Iosif Stalin, el presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, y el primer ministro británico, Winston Churchill. Faltaban pocos meses para el final de la guerra en Europa, con el ejército alemán en desbandada. Y los tres mandatarios de los países victoriosos procedieron a trazar los planes para el reparto de lo que quedase en pie cuando cesara el fuego..

Fue entonces cuando se consumó la entrega que hace palidecer la capitulación de Joe Biden. Roosevelt y Churchill cedieron a las exigencias de Stalin y le entregaron un mosaico de países que se convirtieron en los satélites blindados del imperio soviético. Hubo amputaciones y anexiones de territorios, con las consiguientes migraciones masivas de poblaciones, segregadas por sus orígenes nacionales y étnicos. Según el historiador británico Antony Beevor, casi un millón de los catorce millones de desplazados forzosos murieron en el sector soviético. Más de dos millones de mujeres alemanas y prisioneras de los alemanes fueron violadas por soldados del Ejército Rojo.

Poca broma
Alemania y Austria fueron repartidas a partes iguales entre la URSS, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, pero Stalin hizo saltar la banca. Empezó por anexarse una porción de Polonia, a la que compensó con la cesión de varias provincias alemanas. Pero la compensación solo fue simbólica, porque el Tratado de Yalta dejó a Polonia íntegra dentro del imperio comunista, junto con lo que pronto sería la República Democrática Alemana, Checoslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Lituania, Letonia, Estonia, Albania y la díscola Yugoslavia. El pacto de las tres potencias prometía elecciones libres en todos esos simulacros de repúblicas independientes. En ninguna las hubo. Poca broma. Sobre todo si se piensa que simultáneamente el psicópata comunista Mao Tse-tung, al que el Departamento de Estado estadounidense catalogaba cándidamente como un "reformista agrario", se estaba apoderando del gigante chino.

El Tratado de Yalta, ratificado pocos meses más tarde por el de Potsdam, ya firmada la rendición de Alemania, indignó a gran parte de la opinión pública estadounidense, cuyo sector católico se sublevó contra la entrega de Polonia a los crápulas bolcheviques. El general George S. Patton, héroe de guerra, un inconformista sin pelos en la lengua, propuso públicamente expulsar por la fuerza al Ejército Rojo de sus nuevos dominios, y fue destituido de manera fulminante. Pocos días después murió en un extraño accidente de carretera que muchos consideraron un asesinato.

La lucha continúa
Fue Winston Churchill quien tomó la iniciativa de poner fin a la expansión de la hidra comunista. Lo hizo en su conferencia del 5 de marzo de 1946 en el Westminster College de Fulton, Missouri, donde pronunció la célebre frase sobre el "telón de acero" tras el cual se atrincheraban los enemigos de la democracia. Aquel discurso marcó el comienzo de la Guerra Fría, cuyo primer episodio caliente se materializó ese mismo año cuando las fuerzas armadas griegas derrotaron a los partisanos comunistas del ELAS con el apoyo explícito del Reino Unido. Stalin se acojonó y abandonó a los suyos.

La lucha continúa. Comunistas esclerosados, comunistas reciclados, islamistas embrutecidos, inquisidores feudales, nihilistas apátridas, sediciosos racistas y las ramas radicales del feminismo, el ecologismo, el negacionismo anticientífico y el irracionalismo esotérico componen el actual Eje del Mal, heredero del que bautizó así George W. Bush en su discurso del Estado de la Unión del 29/1/2002.

Cuidado. El Eje del Mal viene marchando. Afganistán es solo un área de servicio en la Ruta de la Seda china y la del gasoducto ruso. Su meta es otra capitulación como la de Yalta que está programando la nueva generación de derrotistas. Duro con ellos.

PS: Mienten a sabiendas quienes atribuyen el fracaso en Afganistán a la imposibilidad de cambiar en veinte años la mentalidad de un pueblo sumido en el atraso. Tras la derrota y ocupación de Japón, al general Douglas MacArthur le bastaron cinco años de gobierno riguroso para transportarlo de su etapa feudal y belicista a la época moderna, con una monarquía parlamentaria en sustitución de la absoluta y con una Constitución democrática y pacifista. MacArthur fue condenado al ostracismo cuando propuso continuar la guerra de Corea hasta abolir el régimen comunista chino. Tributemos nuestro homenaje a los generales George S. Patton y Douglas MacArthur, víctimas de la ingratitud y paladines insobornables de nuestra civilización.


Recortes de Prensa   Página Inicial