AGLI Recortes de Prensa   Domingo 5  Septiembre  2021

Lo que dice la Constitución Española sobre los jueces
Federico Jiménez Losantos. Libertad Digital 5 Septiembre 2021

Conviene recordar lo que realmente dice la Constitución en su Título VI. Porque proclama en todas sus líneas lo que no se cumple en España.

Félix Bolaños, ministro de la Presidencia del Gobierno Sánchez, ha repetido lo mismo que otros ministros, ministras y ministres antes que él, tanto comunistas como socialistas, que también en eso coinciden, acerca de la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Bolaños ha dicho que "en una democracia los jueces no eligen a los jueces ni los políticos a los políticos", que a todos los eligen los ciudadanos; y que el PP impide el cumplimiento de la Constitución Española en una materia tan importante.

Al margen del disparate de que los políticos no eligen a los políticos, cuando lo que votamos son las listas cerradas y bloqueadas de los partidos, y que los jueces no son elegidos, sino que lo son por carrera y oposición, conviene recordar lo que realmente dice la Constitución en su Título VI. Porque lo que proclama es, en todas sus líneas, lo que no se cumple desde hace mucho tiempo en España. Bolaños no ha enterrado a Montesquieu y la división de poderes, que es lo que demuestra si una democracia realmente lo es. De ese entierro se encargó el Gobierno González en la LOPJ de 1985. Pero involuntariamente ha levantado acta de cómo su Gobierno, en parte continuando y en buena parte agravando la acción de gobiernos anteriores, pisotea a diario los derechos de los españoles que proclama la Constitución. Léase y véase hasta qué extremos de ilegalidad nos hemos acostumbrado.

Constitución Española, 1978
TÍTULO VI
Del Poder Judicial

Artículo 117
1. La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley.

2. Los Jueces y Magistrados no podrán ser separados, suspendidos, trasladados ni jubilados, sino por alguna de las causas y con las garantías previstas en la ley.

3. El ejercicio de la potestad jurisdiccional en todo tipo de procesos, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, corresponde exclusivamente a los Juzgados y Tribunales determinados por las leyes, según las normas de competencia y procedimiento que las mismas establezcan.

4. Los Juzgados y Tribunales no ejercerán más funciones que las señaladas en el apartado anterior y las que expresamente les sean atribuidas por ley en garantía de cualquier derecho.

5. El principio de unidad jurisdiccional es la base de la organización y funcionamiento de los Tribunales. La ley regulará el ejercicio de la jurisdicción militar en el ámbito estrictamente castrense y en los supuestos de estado de sitio, de acuerdo con los principios de la Constitución.

6. Se prohíben los Tribunales de excepción.

Artículo 118
Es obligado cumplir las sentencias y demás resoluciones firmes de los Jueces y Tribunales, así como prestar la colaboración requerida por éstos en el curso del proceso y en la ejecución de lo resuelto.

Artículo 119
La justicia será gratuita cuando así lo disponga la ley y, en todo caso, respecto de quienes acrediten insuficiencia de recursos para litigar.

Artículo 120
1. Las actuaciones judiciales serán públicas, con las excepciones que prevean las leyes de procedimiento.

2. El procedimiento será predominantemente oral, sobre todo en materia criminal.

3. Las sentencias serán siempre motivadas y se pronunciarán en audiencia pública.

Artículo 121
Los daños causados por error judicial, así como los que sean consecuencia del funcionamiento anormal de la Administración de Justicia, darán derecho a una indemnización a cargo del Estado, conforme a la ley.

Artículo 122
1. La ley orgánica del poder judicial determinará la constitución, funcionamiento y gobierno de los Juzgados y Tribunales, así como el estatuto jurídico de los Jueces y Magistrados de carrera, que formarán un Cuerpo único, y del personal al servicio de la Administración de Justicia.

2. El Consejo General del Poder Judicial es el órgano de gobierno del mismo. La ley orgánica establecerá su estatuto y el régimen de incompatibilidades de sus miembros y sus funciones, en particular en materia de nombramientos, ascensos, inspección y régimen disciplinario.

3. El Consejo General del Poder Judicial estará integrado por el Presidente del Tribunal Supremo, que lo presidirá, y por veinte miembros nombrados por el Rey por un período de cinco años. De éstos, doce entre Jueces y Magistrados de todas las categorías judiciales, en los términos que establezca la ley orgánica; cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados, y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y con más de quince años de ejercicio en su profesión.

Artículo 123
1. El Tribunal Supremo, con jurisdicción en toda España, es el órgano jurisdiccional superior en todos los órdenes, salvo lo dispuesto en materia de garantías constitucionales.

2. El Presidente del Tribunal Supremo será nombrado por el Rey, a propuesta del Consejo General del Poder Judicial, en la forma que determine la ley.

Artículo 124
1. El Ministerio Fiscal, sin perjuicio de las funciones encomendadas a otros órganos, tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales y procurar ante éstos la satisfacción del interés social.

2. El Ministerio Fiscal ejerce sus funciones por medio de órganos propios conforme a los principios de unidad de actuación y dependencia jerárquica y con sujeción, en todo caso, a los de legalidad e imparcialidad.

3. La ley regulará el estatuto orgánico del Ministerio Fiscal.

4. El Fiscal General del Estado será nombrado por el Rey, a propuesta del Gobierno, oído el Consejo General del Poder Judicial.

Artículo 125
Los ciudadanos podrán ejercer la acción popular y participar en la Administración de Justicia mediante la institución del Jurado, en la forma y con respecto a aquellos procesos penales que la ley determine, así como en los Tribunales consuetudinarios y tradicionales.

Artículo 126
La policía judicial depende de los Jueces, de los Tribunales y del Ministerio Fiscal en sus funciones de averiguación del delito y descubrimiento y aseguramiento del delincuente, en los términos que la ley establezca.

Artículo 127
1. Los Jueces y Magistrados así como los Fiscales, mientras se hallen en activo, no podrán desempeñar otros cargos públicos, ni pertenecer a partidos políticos o sindicatos. La ley establecerá el sistema y modalidades de asociación profesional de los Jueces, Magistrados y Fiscales.

2. La ley establecerá el régimen de incompatibilidades de los miembros del poder judicial, que deberá asegurar la total independencia de los mismos.

Alegato final
Tras leer lo que realmente dice, prescribe y manda la Constitución, el alegato de un justiciable ante el juez sería sencillo: "Señoría, no tengo nada más que decir. Cúmplase la Ley y viva España". Sin embargo, hay algo que decir a la mayoría de los jueces: si la Ley se ha convertido en papel mojado precisamente en lo que más les afecta es porque ellos han colaborado en su corrupción y descrédito. Los políticos no hubieran podido degradarlos si ellos no hubieran estado tan dispuestos a degradarse. Y han caído tan bajo que sólo ellos, gateando desde el pozo, pueden subir hasta la luz. Ante el reto del caso de Dolores Delgado -inseparable de la corrupción de despacho y cloaca-, pronto comprobaremos si, entre todos, reúnen valor para, al menos, intentarlo.

Más necesarios que nunca
Jesús Cacho. vozpopuli.es 5 Septiembre 2021

Hace escasas fechas, el señor Pablo Iglesias dedicó una de sus descarnadas caricias a este medio, al que calificó de "ultraderecha" en el curso de una entrevista en RAC1, la emisora del Grupo Godó en la que Jaume Roures, el millonario comunista dueño de Mediapro, le ha colocado como tertuliano además de haberle puesto piso en Barcelona. Justo es reconocer que el exvicepresidente tiene motivos de sobra para estar de Vozpópuli hasta la coronilla, porque este medio, gracias al buen trabajo de sus redactores, con Luca Costantini a la cabeza, se ha distinguido a la hora de desenmascarar el tinglado político montado por él y su pareja para engañar a incautos. Nunca nos han interesado los devaneos sentimentales del personaje, más allá de hacernos eco marginal de los comentarios vertidos en todo tipo de medios sobre el trasiego de casas y señoras al que tan acostumbrado parece el sujeto. Dicho lo cual, el calificativo de "ultraderecha", más que ofendernos, nos divirtió. Que un tipo que ha usado la política como ascensor de promoción personal, pasando en nombre de la revolución de los pobres de vivir en un modesto piso en Vallecas a una confortable casa con jardín y piscina en Galapagar, intente menoscabar la trayectoria de un medio como este, solo puede producir regocijo. Usted no tiene ninguna credibilidad. Podrá seguir viviendo, y muy bien, engañando a quienes antaño le votaban (en número decreciente en cada sucesiva elección, cierto) y a quienes, frente a toda evidencia, seguramente seguirán tragándose su averiada macedonia ideológica, pero para la España culta y urbana que trabaja usted no pasa de ser un simple impostor más. Un caradura. Un jeta dispuesto a seguir viviendo del cuento.

Total que, muy a pesar suyo, Iglesias nos hizo un favor a tenor de las reacciones de solidaridad y muestras de simpatía recibidas. Ha sido el reconocimiento de que caminamos en la buena dirección y de que Vozpópuli es ya una marca plenamente consolidada. Un miembro de la elite periodística. Por eso, cuando estamos a punto de cumplir el décimo aniversario de nuestra botadura como medio (cosa que se producirá el 11 de octubre próximo), me parece pertinente reseñar brevemente las bases "ideológicas" de un proyecto periodístico "liberal de progreso" como es Vozpópuli, cuyo motto corporativo ensalza 'El valor de ser libres y fiables'.

Libres, porque no tenemos ningún compromiso ni atadura con confesiones religiosas o con partidos políticos, ni a derecha ni a izquierda; tampoco ninguna servidumbre con grupos de presión económicos y/o financieros. Y fiables, porque nuestro norte apunta a la práctica del viejo periodismo, el periodismo de siempre, ese que consiste en salir a la calle a buscar noticias, contrastarlas adecuadamente y, si hay evidencia de verdad, publicarlas afrontando las consecuencias. Nos guía la búsqueda de la excelencia, la aspiración al periodismo de calidad, con rechazo frontal al periodismo de trinchera tan habitual hoy en gran parte de los medios de izquierda. Intentamos recuperar la figura del periodista a secas, frente a la del militante y/o activista. Y frente a no pocos medios de "derechas", aquí no hacemos amarillismo ni vamos con la recortada visitando los despachos del Ibex. No hacemos trajes a la medida de nadie, convencidos como estamos de que la misión de un medio no es la de derribar presidentes del Gobierno (eso lo harán los ciudadanos con su voto en las urnas) ni la de mover la silla a los grandes capos empresariales (eso lo harán sus accionistas en junta general) cuando te han retirado la publicidad. Los periodistas de Vozpópuli tienen los pies en la trinchera de la información y solo en ella, no en la de las relaciones públicas o el asesoramiento a empresas y bancos. Libres, fiables y honrados. También austeros. Nuestra cuenta de resultados está en números negros y nadie en Madrid y alrededores puede sacarnos los colores con algunas de las historias que hoy componen el paisaje de este maltratado oficio.

Puede, por eso, que haya otros medios tan libres e independientes como Vozpópuli, y de hecho los hay, pero es imposible que lo sean más que nosotros. Por eso suelo recordar a los redactores de VP que no podemos echar a nadie la culpa de nuestros errores. Sin urgencias de accionistas que valgan, sin presiones de ningún tipo, sin cuentas que pendientes que pagar, solo a nosotros cabe achacar nuestros fracasos. A nadie podemos imputar nuestras equivocaciones. Y a fe que nos equivocamos con frecuencia. Los que llevamos de año han sido meses duros para este proyecto, que han puesto a prueba nuestra capacidad de resistencia, a cuenta sobre todo de las dificultades surgidas tras la decisión de migrar el CMS. Sabemos que hemos abusado de la paciencia de nuestros lectores, a quienes, por ejemplo, hemos privado de la posibilidad de realizar comentarios a nuestras noticias, una forma de participación siempre de gran éxito en este medio que nos siguen reclamando y que esperamos satisfacer en unos días y a plena satisfacción de los usuarios.

Otras dificultades provienen del entorno general, básicamente político, en que se mueve el periodismo. Es un secreto a voces decir que este oficio, tan viejo como el del pianista en club de alterne, atraviesa uno de los periodos más oscuros de su larga historia. Más degradados. Menos creíbles. En gran parte motivado por la ausencia de editores vocacionales, centrados en la pura y dura información y no en los negocios colaterales, que ha padecido este país, y en mayor parte aún por la situación de quiebra técnica por la que atraviesan la mayor parte de los grupos periodísticos, sean del tamaño que sean. Ello provoca la caída en picado sobre el sector, cual aves de rapiña, de partidos políticos, grupos de presión económico/financieros, y buscavidas y aventureros varios. Ahora se anuncia la aparición de un nuevo medio de izquierdas, en papel e internet, botado por un grupo editorial que atraviesa por serias dificultades financieras en su día a día. ¿Quién va a pagar esa aventura? No lo sabemos, pero lo podemos imaginar con escaso margen de error. También la de un diario en internet de un grupo confesional, está en su derecho, que viene a añadir nuevos aspirantes a un sector superpoblado. Demasiados camellos para tan poco oasis.

Esta superpoblación favorece el "entrismo" de los partidos políticos en área tan sensible para la calidad de una democracia como es la información libre e independiente. Si hemos de medir la salud de una democracia por la de sus medios de comunicación, la conclusión a la que debemos llegar en España no puede ser más desoladora. Ni el poder político ni el económico quieren una prensa libre, sino sometida, rendida a sus pies. El espectáculo de los grupos de comunicación con el Gobierno Sánchez así lo acredita diariamente: todos esperando como agua de mayo sacar tajada del maná de los fondos de la UE que el pequeño sátrapa que nos gobierna se dispone a repartir con total liberalidad desde Moncloa. En este marco, hablar de la obligación que tienen partidos políticos e instituciones de favorecer las condiciones que hagan posible la existencia de una prensa libre y financieramente sana, capaz de cumplir con el patriótico deber de crítica y fiscalización de aquellos poderes, es hacer un brindis al sol o, peor, un ejercicio de puro cinismo. Ese cinismo descarado con el que Iglesias arremete contra medios de distinto pelaje reclamando independencia, un tipo que ha sido capaz de sacar a la luz un panfleto ("La última hora", se llama) dedicado a embestir contra sus enemigos políticos y a sembrar ese odio del que tan divinamente vive.

No hace falta decir que en este entorno de angustias financieras y frentismo político en el que vive, a menudo gustosamente, la prensa española, un medio como Vozpópuli es más necesario que nunca. No nos hacemos trampas en el solitario. Aquí no se trata de ver quien mea más lejos, algo muy habitual en un mundo de egos desmedidos como el periodismo. Sabemos que somos todavía modestos. Una imagen de marca consolidada y de prestigio, que "solo" hace periodismo, pero aun modesta. Nuestra vocación, sin embargo, es llegar a lo más alto. Competir a cara de perro con los mejores. Sin ataduras ni condicionantes. Tras las recientes dificultades pasadas ("lo que no me mata, me hace más fuerte" que dijo el filósofo), hemos incorporado mucho talento a la plantilla, talento que nos ayudará a protagonizar nuestro gran salto adelante, porque, libres de compromisos, Vozpópuli está llamado a convertirse en el inmediato futuro en uno de los grandes protagonistas del panorama informativo español. Ese es el objetivo para esta segunda década de vida que ahora iniciamos. En el convencimiento de formar parte de una gran nación y con la vista puesta en servir de soporte a la España liberal (la libertad por bandera), dispuestos a desafiar sin complejos los dogmas de la ideología de lo políticamente correcto. También listos para contribuir a la consolidación de esa sociedad abierta responsable de la súbita riqueza de un país tradicionalmente pobre de solemnidad, y hacer piña en torno a la España constitucional, vale decir la España de ciudadanos libres e iguales.

Señor Biden, váyase
EDUARDO INDA. okdiario  5 Septiembre 2021

Todo en la vida es susceptible de empeorar. Los que amamos la política internacional en general y la estadounidense en particular siempre hemos tenido claro que Jimmy Carter había sido el peor presidente de la era moderna, si no de la historia. El secuestro de la Embajada estadounidense en Teherán durante los 444 días y 444 noches transcurridos entre noviembre de 1979 y enero de 1981 es un lunar que le persiguió hasta las elecciones de 1980 en las cuales perdió por el que es la otra cara de la moneda, Ronald Reagan, el mejor presidente del siglo XXI a juicio de admiradores, detractores y mediopensionistas.

La toma de 66 rehenes estadounidenses fue una humillación histórica que se hubiese evitado si los servicios de inteligencia no estuvieran a por uvas, si la Casa Blanca se hubiera mostrado más enérgica con el régimen terrorista del ayatolá Jomeini y si la operación de rescate de los Delta Force en la primavera de 1980 no hubiera terminado igualmente en desastre. El cacahuetero de Georgia no era el más listo de la clase, pero con toda seguridad sí el más gafe. Más que ganarlas con holgura Reagan, las Presidenciales de 1980 las perdió su antecesor. Y eso que el actor de Tampico era ya, a sus 69 años, un personaje archifamoso que venía avalado por una sobresaliente gestión como gobernador del estado más poblado y rico de la Unión: California.

Joe Biden es el presidente que nunca debió haber sido. Por edad, 78 años se antojan demasiados para ocupar la magistratura más importante del mundo, porque su salud es lamentable, porque su aparato locomotor está seriamente dañado como certificamos con esos trompazos que se pega cada dos por tres y porque pierde el hilo con inusitada frecuencia dando sensación de demencia senil. Circunstancia que se produjo en los debates con Donald Trump en no menos de 10 ocasiones. Si no hubiera sido por el virus expandido por la dictadura china y por la feroz, y en muchos casos justificada, campaña mediática, el histrión de la Quinta Avenida continuaría instalado en el Despacho Oval.

Lo que nunca pensé es que Biden la pifiaría tan pronto y tan bestialmente. La huida de Afganistán es el mayor gatillazo de los Estados Unidos desde la crisis de los rehenes con la que empezaba mi columna, con el igualmente penoso antecedente de la huida de Hanoi en 1975. Seguramente en términos geoestratégicos las consecuencias serán aún más graves. Su excusa, “fue una decisión tomada por mi antecesor”, es más propia de un mal pagador que de un tipo al que se le presuponía cierta seriedad. Con haber dado marcha atrás al repliegue, bastaba. No hubiera constituido un capricho: el sentido común indica que no es mala cosa tener entretenidos a bombazos en Afganistán a los terroristas talibanes, al Estado Islámico y a Al Qaeda porque así no tendrán la tentación de abandonar el paupérrimo país centroasiático rumbo a ese Occidente en el que harán lo único que saben hacer: poner bombas y matar a diestro y siniestro.

No sólo eso. Los Estados Unidos no pueden abjurar de esa obligación moral que comporta ser los líderes del mundo libre. Ejercer de guardianes de la democracia es lo suyo cuando tienes el que de largo es el Ejército más potente del mundo, cuando gozas del mayor PIB del planeta y cuando una dictadura, China, y una autocracia, Rusia, te están pisando los talones económica y militarmente. La salida de Afganistán es un regalo para estos dos últimos países, deseosos de okupar, y no precisamente con métodos democráticos, el vacío que deja esa egoísta doctrina del America first! implementada por Trump y respetada escrupulosamente por Biden. El dinero que se ahorran por un lado lo palmarán en cantidades industriales por otro por la pérdida de la hegemonía a nivel mundial y no digamos ya si se produce un megaatentado en suelo estadounidense.

Biden, el presuntamente progre Biden, y Kamala Harris, la supuestamente feminista Kamala Harris, han abandonado a su suerte a las mujeres afganas. Si bien es cierto que no disfrutaban de igualdad plena con el hombre, no lo es menos que fue caer la dictadura teocrática talibán en 2001 y volver a poder vestir con cierta libertad, ir al colegio, estudiar en la universidad, trabajar, conducir y salir a la calle sin la obligatoria compañía del hombre de turno. También desaparecieron las lapidaciones y el maldito burka y se occidentalizaron, tímidamente, pero se occidentalizaron. Biden y Kamala, Kamala y Biden, que tanto monta, monta tanto, han dejado tirados a su suerte a los gays, que pronto verán cómo les ejecutan por el psicopático procedimiento de arrojarlos desde un edificio de 10 plantas, como antaño, o con cualquier otro terrorífico modus operandi que salga de las mentes perversas de los nuevos gerifaltes afganos.

En resumidas cuentas han hecho un flaco favor al Estado de Derecho por cuanto desde hace tres semanas en Afganistán rige la sharia, la maldita ley islámica. Los ladrones volverán a contemplar, con horror, cómo les amputan una mano al primer robo y el pie de la pierna contraria al segundo. Y vuelven a ser moneda de uso corriente las ejecuciones sumarísimas, las detenciones arbitrarias, las violaciones, las expropiaciones, la persecución del ateo y el religiosamente diferente y la flagrante vulneración de los derechos humanos. Thanks, Joe.

Que Biden es un botarate lo ratifica el hecho de que ha transgredido los más elementales códigos de guerra, que obligan a sacar primero del país que has invadido a los civiles y después a los militares. El cuadragésimo sexto presidente de los Estados Unidos evacuó primero a los soldados, dejando un retén de apenas 4.000 efectivos, y después a los civiles. ¿Se puede ser más incompetente? El cristo estaba servido. Finalmente, y tras la consiguiente bajada de pantalones ante la chusma talibán, tuvieron que largarse deprisa y corriendo dejando en la estacada a decenas de miles de afganos que confiaron en ellos y cuya vida vale en estos momentos menos que un afgani (la moneda local) de madera. Las consecuencias de tamaña cobardía no se hicieron esperar: el Estado Islámico, cuyos miembros habían sido excarcelados por sus primos talibanes, pusieron varias bombas en el aeropuerto de Kabul cobrándose la vida de 13 soldados yanquis, amén de la de casi 200 ciudadanos locales. La imagen de Biden mirando el reloj en el recibimiento de los cadáveres de los 13 militares asesinados en Kabul vale más que mil palabras.

Con todo, lo peor está por llegar. Más pronto que tarde, el mundo libre reconocerá a los talibanes como los legítimos gobernantes. Me provocan arcadas las palabras de la Unión Europea por boca del otras veces tan acertado Josep Borrell: “Vamos a dialogar con el régimen”. Y el tío Joe va por el mismo camino: hace unos días envió a Kabul al director de la CIA, ni más ni menos que al ¡¡¡director de la CIA!!!, a pedir árnica a los terroristas talibanes para poder evacuar a sus nacionales, y ahora, con la excusa de la lucha contra el Estado Islámico, también avanza que “podría colaborar” con ellos. Sencillamente, vomitivo. Esto es como si a Churchill y Roosevelt les hubiera dado por reconocer a Adolf Hitler, sentarse con él y doblar la cerviz servilmente.

Si el mundo no acabó siendo nazi fue porque apareció providencialmente un individuo, Sir Winston Churchill, que decidió contra viento y marea que no se podía negociar con el mal ni rendirse ante el totalitarismo. Mandó al carajo el apaciguamiento de Chamberlain y Halifax, se puso del lado de la opinión pública británica, venció y salvó la libertad. Lo de Afganistán es la definitiva renuncia de los dos bloques que guían el mundo libre, Estados Unidos y Europa, a defender y amparar la democracia. Malos tiempos para un planeta en el que se adivina en lontananza el sorpasso de la China del sátrapa Xi Jinping y en el que se palpa la amenaza permanente de una Rusia armada hasta los dientes. Vamos directitos, si Dios, Alá o un impeachment no lo remedian, a una “Edad Oscura” en acertadas palabras del gran Alejo Vidal-Quadras. Por cierto: Carter también abrió un proceso de diálogo con los ayatolás iraníes. No sirvió para nada porque el personal de la Embajada no fue liberado hasta la toma de posesión de Reagan y, entre tanto, Jomeini humillaba día sí, día también, al “Satán americano” exhibiendo a los rehenes como si fueran monos de feria.

Dicen que Trump era un demente, cosa que algunos episodios certifican empíricamente, pero esta hecatombe no le hubiera sobrevenido porque habría puesto firme a esta panda de terroristas como ya hizo con el norcoreano Kim Jong-un. El problema es que ahora la superpotencia mundial tiene un comandante en jefe demenciado. ¿Con quién nos quedamos? Los estadounidenses lo tienen claro: con un Trump que, cuando la Presidencia de Biden no ha cumplido ni ocho meses, saca a su adversario entre 5 y 8 puntos de ventaja en todas las encuestas. Las secuelas de esta política pusilánime ya se dejan ver: las democracias tratan prácticamente de igual a igual a los patrocinadores de Al Qaeda cuando lo que hay que hacer es exterminarlos a bombazos, diarios occidentales como El País califican de “moderados” a los talibanes y ministras como la impresentable Montero equiparan la situación de la mujer en Europa y Afganistán. La libertad está en almoneda en todo el mundo por culpa de este abyecto relativismo y esta estúpida realpolitik. Señor Biden, váyase antes de que sea demasiado tarde. Como continúe en un puesto que le queda cinco tallas grande, acabará siendo el último emperador y el camino quedará expedito para el diktat chino. Tan claro y tan duro como eso.

La victimización de la impunidad
Maite Araluce. ABC 5 Septiembre 2021

Las víctimas del terrorismo estamos expuestas de manera constante a lo que se conoce como segunda victimización o revictimización. Este proceso provoca un dolor añadido a las víctimas y puede producirse por varios motivos: una atención inadecuada, al conocer que el asesino de su familiar ha sido trasladado de centro penitenciario para que esté más cerca de los suyos, la noticia de un nuevo atentado terrorista, o el tema en el que me gustaría centrarme en esta ocasión: generar falsas esperanzas.

Recientemente las víctimas del terrorismo hemos conocido a través de los medios de comunicación la noticia de que la Eurocámara enviará en noviembre su misión a España para esclarecer los más de 300 asesinatos de ETA sin resolver. Leído tal cual, puede parecer que es una gran noticia… ¿Pero realmente se han parado a pensar en las falsas esperanzas que puede generar un titular así en las cientos de familias protagonistas de estos casos? Nuestra experiencia como asociación -que no es poca, pues este año cumplimos 40 años de trabajo por y con las víctimas del terrorismo-, nos ha mostrado los efectos negativos que tiene en las víctimas generarles falsas expectativas, sobre todo, en lo que a la justicia se refiere. De ahí que debamos ser extremadamente rigurosos con este tema, porque detrás de esa cifra de casos sin resolver hay familias rotas por un dolor que no prescribe. Porque detrás de cada caso sin resolver hay una familia que no ha conseguido cerrar su duelo por la falta de justicia.

Yo misma soy víctima de un caso sin resolver. El 4 de octubre de 1976, mi padre fue asesinado junto a sus tres escoltas y al conductor de su coche oficial. Horas más tarde, ETA reivindicó el atentado, al que denominó «ejecución», contra mi padre y sus «perros guardianes». La Amnistía del 77 hizo que yo no sepa quiénes son los asesinos de mi padre, que no han sido juzgados ni condenados. Como a mí, a ese casi 40% de las víctimas del terrorismo que no han podido ver satisfecho su derecho a la justicia, les gustaría saber quién asesinó a su familiar, quién ordenó hacerlo y por qué.

Los motivos por los que estos casos continúan sin esclarecerse son varios: la Amnistía antes mencionada, los indultos encubiertos tras los procesos de negociación emprendidos con ETA político-militar y la falta de especialización y la escasez de medios de los cuerpos de seguridad en los años 70-80, son algunos de ellos. Consideramos que no puede responsabilizarse a ningún gobierno concreto de esta situación, al igual que ningún gobierno puede colgarse ninguna medalla en su resolución.

Cuando reclamamos justicia, reclamamos que se empleen todos los medios posibles para la identificación, enjuiciamiento y condena de los responsables de los asesinatos de nuestros seres queridos. Esto le corresponde a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los jueces y fiscales. Desde nuestra fundación en 1981, y de manera más intensa en estos últimos diez años, nuestros abogados han aportado su granito de arena en esa función. Pero no le corresponde a ninguna delegación europea, que en absoluto resolverá nada y que, como mucho, podrán analizar las causas de este nivel de impunidad.

Desde que en 2011 se presentara la cifra de casos pendientes de esclarecer, se han resuelto 14, se han reabierto casi un centenar de sumarios a instancia de la fiscalía y de las víctimas, y se han realizado casi 200 informes por parte de las FCSE. Para ellos nuestra gratitud por este trabajo. Para aquellos casos en los que el paso del tiempo y la temida prescripción imposibiliten hacer justicia, juega un papel fundamental el derecho a la verdad de las víctimas del terrorismo, algo que junto a la revisión de estos casos y el análisis de las causas de esta impunidad, son una prioridad para la AVT. No se puede dar por hecho a las víctimas del terrorismo que la misión de la Eurocámara esclarecerá dentro de tres meses algo que no se ha conseguido en muchos años. Pero lo que sí se puede asegurar es que, por lo menos desde la AVT, vamos a seguir luchando de manera incansable por el derecho a la verdad y a la justicia de todas y cada una de las víctimas del terrorismo.

Maite Araluce es la presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Abucheos a María Chivite en el homenaje a las víctimas de ETA en Tudela por pactar con Bildu

Diego Buenosvinos. okdiario  5 Septiembre 2021

La presidenta de Navarra, María Chivite, ha recibido duros y prolongados abucheos este sábado durante su intervención en el acto de inauguración de un monolito ‘El abrazo de Tudela’ en homenaje a las víctimas del terrorismo de ETA.

A pesar de que Chivite intentó en Tudela aplacar las protestas y los gritos de «fuera de aquí» por las personas presentes en el acto con frases que pedían «un poco de respeto», lo cierto es que tiene nula justificación sus pactos con grupos políticos que no han condenado los asesinatos de ETA. Así, para tantas familias destrozadas por los etarras no concuerda inaugurar una escultura en homenaje a las víctimas del terrorismo cuando por otro lado se mantiene en el cargo gracias a los acuerdos con EH Bildu.

De esta manera, la presidenta de Navarra trató de reivindicar la necesidad de “mirar al futuro, aprendiendo del pasado, para vencer al terrorismo” olvidando el terror de asesinatos, extorsiones y secuestros.

En su intervención la presidenta Chivite ha enlazado esta declaración con el primer Plan Estratégico de Convivencia de Navarra sustentado en «los valores de igualdad, libertad, democracia, pluralismo y diversidad», aunque también olvidase mencionar que no cuenta con el apoyo de ninguna asociación de víctimas del terrorismo ni con los partidos que se agrupan en Navarra Suma, UPN, PP y Ciudadanos.

En este sentido aseguró que esos conceptos «se vinculan completamente con la necesaria petición de autocrítica a la izquierda abertzale por la utilización y justificación de la violencia política con la constatación de que ni el odio ni el rencor nos ayudarán en la superación de tan dura etapa».

También hizo hincapié en que “no queremos pintadas que reivindiquen la acción de los asesinos, no queremos que los ‘ongietorris’ ensalcen las acciones violentas de unos pocos como si fueran dignas de homenaje y recuerdo”, ha agregado, y expresado su compromiso para, “con el respeto a la libertad de expresión y en colaboración con el Ministerio del Interior, impulsar una legislación que limite el fomento de la violencia en las calles y plazas”.

En este sentido, también ha mostrado su deseo de colaborar de forma institucional con la Fundación Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y llegar a un convenio con la Fundación Víctimas del Terrorismo.

La escultura que ha sido promovida por Ayuntamiento de Tudela que a la petición de subvención al Gobierno foral acompañó una declaración institucional en la que, junto a la condena del terrorismo, decía que parte de la sociedad “dio la espalda a las víctimas” y es necesario “escribir un relato claro” sobre estos hechos que, aún hoy, no han recibido “la autocrítica de la izquierda abertzale”.

Los CDR preparan la vuelta a la violencia tras la Diada con la permisividad de la Generalitat
Carlos Cuesta. okdiario 5 Septiembre 2021

Los CDR vuelven a la carga. Lo harán con un banderazo de salida muy concreto: la Diada del próximo 11-S. Y preparan ya un “otoño caliente” y su vuelta a los ataques callejeros, tal y como prueba la documentación incautada por la Policía a estos grupos violentos a través de sus chats de organización.

OKDIARIO muestra hoy las consignas trasladadas por los CDR a sus miembros de cara al inicio de lo que ellos mismos denominan como un próximo “otoño caliente”. La Policía lo sabe. Los Mossos lo saben. La Generalitat lo sabe. Pero la reacción por parte del Govern separatista es inexistente. “Hemos avisado de que se prepara una nueva oleada de ataques callejeros, pero la permisividad es absoluta”, señala una fuente policial catalana.

Entre las consignas los agentes han detectado planes de coordinación para el mismo 11-S. E incluso señalan a este diario que entre el material incautado en los chats de organización de los CDR hay tutoriales para combatir a las fuerzas y cuerpos de seguridad.

La realidad es que la Policía ha constatado un incremento notable de la movilización de los CDR. De hecho ha cazado ya hace tiempo el documento base de los CDR que prueba su reactivación golpista tras la concesión de los indultos a los líderes del procés por parte de Pedro Sánchez. Los canales de comunicación de la kale borroka catalana intervenidos por la Policía han distribuido, de este modo, un texto titulado “Los indultos son un insulto”. Han repartido tutoriales para agredir a la Policía. Y hasta han mostrado la forma de fabricar cócteles Molotov.

Llamada a la movilización callejera
Entre los argumentarios distribuidos por los CDR figura uno que busca justificar la necesidad de una movilización callejera porque, según señala, los denominados comités de defensa de la república no aceptan en ningún caso el perdón de las penas de Sánchez. Según sus textos, el paso dado por el Gobierno les «hace más conscientes de que la única solución posible es la independencia», y donde se incluye una rotunda amenaza: “Os pasaremos por encima”.

Hace ya meses que los mensajes intervenidos a la kale borroka aseguran que “los indultos benefician sólo a los prisioneros y dejan fuera a las personas en el exilio y a más de 3.300 represaliados”. Un colectivo en el que ellos incluyen a las personas procesadas por “manifestarse, protestar, pendientes de juicios injustos, personas multadas, amenazadas, perseguidas, acosadas”.

Hay que recordar que los policías incrustados en los CDR han levantado ya la voz de alarma por los llamamientos de la kale borroka separatista a un “conflicto armado” en Cataluña contra “todo lo español”. Porque “si no, será imposible” alcanzar “la independencia”, según los grupos violentos autodenominados de “defensa de la república”, tal y como ha publicado OKDIARIO.

Los policías incrustados en los comités de defensa de la república (CDR) han empezado a detectar todo este material probatorio en las comunicaciones de los grupos violentos. Un material que no avala, de ninguna de las maneras, ni los mensajes, ni el optimismo presidencial con respecto a Cataluña.

Los CDR, así, han iniciado un llamamiento a la población para generar un “conflicto armado”. El objetivo: “Alzarse y echar a todo lo español”.
Los mensajes cazados a través de los chats de organización de los CDR incluyen mensajes como los siguientes: “Todo es ‘processista’…”. El término ‘processista’ se usa de forma despectiva aludiendo a una serie de pactos que los separatistas consideran que no han servido para el fin último de proclamar la hipotética república catalana. Los mensajes añaden: “Todo es todo… Hasta que la gente no se alce de verdad y eche a todo el español de Cataluña”. “Todo es ‘processista’… Este chat… Todo… A ver si nos enteramos de una vez de que ninguna independencia ha sido pacífica excepto la cantada y pactada checoslovaca”.

Algunos mensajes, de hecho, llaman abiertamente a las armas: “Si se desea la independencia de verdad para Cataluña la ciudadanía se debe ir preparando para un conflicto armado”. Y concluye: “Si no, será imposible”.

Los 377 que faltan
Las víctimas merecen un esfuerzo para resolver los crímenes etarras sin juzgar porque, aunque no consigan el castigo penal de los terroristas, la historia puede poner sus nombres y apellidos en la lista de la infamia. España se lo debe
Editorial ABC 5 Septiembre 2021

El tiempo pasa de forma inexorable y hace más difícil cada año el esclarecimiento de los 377 asesinatos cometidos por ETA aún sin juzgar. En España, no prescriben los asesinatos terroristas cometidos desde 2010. Los anteriores, sí, a los treinta años de su comisión. El goteo de impunidades es constante y se produce ante la impotencia de sus víctimas y de las asociaciones de víctimas. Es cierto que la ley no hace milagros, no produce las pruebas que faltan, ni pone nombre a los autores de crímenes todavía anónimos. También es cierto que las víctimas no desfallecen y que cuentan con el apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para buscar el más mínimo indicio que permita reabrir un caso, procesar al autor y sentarlo en el banquillo de los acusados. Pero no es solo un problema de los policías, los fiscales y los jueces, ni una tragedia emocional que solo afecta a las víctimas. La impunidad de cientos de asesinatos es también un problema para España, como Estado de derecho y como democracia que está, ahora mismo, día tras día, viendo acercamientos y excarcelaciones de asesinos terroristas que no han pedido un perdón de verdad a las víctimas y que no han colaborado en lo más mínimo con la Audiencia Nacional para arrojar luz sobre crímenes impunes.

La historia de ETA no ha acabado, ni acabará si quedan cientos de asesinatos sin esclarecer, mientras, al mismo tiempo, su brazo político se jacta por las calles del apoyo a los asesinos con bienvenidas -‘ongi etorri’- insultantes para las víctimas. Esta situación es el reflejo de una profunda distorsión moral, pero también de una cadena de decisiones políticas que han desembocado en el desaliento de las víctimas y la arrogancia de los verdugos. Nada está pasando por un fatalismo azaroso, sino porque se ha hecho lo posible para que pase. Es cierto que, por principio, siempre cabe la posibilidad de que un crimen quede impune. Pasa en muchas ocasiones. Pero los 377 muertos sin justicia no están dispersos en la historia del crimen, sino concentrados en las manos de los etarras, que hoy celebran excarcelaciones y recibimientos con pasacalles y fiestas.

No es admisible quedarse con los brazos cruzados mientras se archivan sumarios por prescripción y los criminales se aprestan a salir de sus madrigueras a sabiendas de su impunidad. También estas víctimas merecen integrarse en la ‘memoria democrática’ de España con pleno derecho a la justicia, la reparación y la verdad. Una de las mayores quiebras en la convivencia pública en España se produjo cuando la izquierda decidió que las víctimas de ETA empezaban a ser incómodas para tejer alianzas con el separatismo, incluido el proetarra. Desde entonces, hasta ahora, el desafecto de los gobiernos socialistas hacia las víctimas no ha hecho más que aumentar.

El mismo empeño que el Gobierno de Sánchez pone en deshacer condenas de los tribunales franquistas, en crear una Fiscalía de Sala para la ‘memoria democrática’, en remover el pasado para hacer justicia, debería ponerlo en evitar la impunidad de crímenes etarras aún vivos, no prescritos, ni amnistiados, con sus víctimas perfectamente localizadas y con terroristas que, pese a callar lo que saben, reciben el premio de la excarcelación o el acercamiento. Las víctimas no piden imposibles jurídicos. Nunca lo han hecho. Siempre se han acogido a la ley, a la justicia, al Estado de derecho. Por eso merecen un esfuerzo añadido por parte de las instituciones públicas para que, aunque no consigan el castigo penal de los verdugos, la historia pueda poner sus nombres y apellidos en la lista de la infamia.

La doble pena de las víctimas de ETA: olvido e impunidad
Cerca del 44% de los asesinatos de la banda terrorista están sin resolver. Son atentados, como los que sufrieron Víctor López o el hermano de Ana María Palomo, que no se les conoce un autor material
Carlota Pérez. ABC 5 Septiembre 2021

Han pasado once años desde que la banda terrorista ETA asesinara por última vez. Fue en Francia. El 16 de marzo de 2010. La víctima: Jean Serge Nérin, un brigadier que junto a su patrulla se detuvo a hacer un control rutinario a cuatro ocupantes de un BMW a escasos 50 kilómetros de París, con la mala fortuna de que eran terroristas y no dudaron en disparar a quemarropa a este policía francés.

Nérin fue el último asesinado por ETA. Siete meses y cuatro días después, la banda terrorista anunciaba que dejaban de matar. Con esta noticia, ETA ponía fin a su actividad que durante más de medio siglo dejó un reguero de sangre con 7.265 víctimas, de las cuales 864 fueron asesinadas.

El verdugo de Nérin fue Mikel Carrera Sarobe, alias «Ata» y cumple cadena perpetua en Francia.

Pero no todos los asesinatos llevados a cabo por la banda terrorista pueden adjudicarse a un nombre y un apellido. Es por ejemplo el caso del último atentado mortal cometido en territorio español por los etarras. Fue en Palma de Mallorca, el 30 de julio de 2009. El grupo terrorista colocó una bomba lapa en un automóvil y causó la muerte de dos guardias civiles: Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá. Aún se desconoce el autor material de este atentado.
Más de 300 casos sin resolver

Ninguna acción puede compensar lo que supone la pérdida de un padre, un hijo, un hermano o un compañero a manos de unos terroristas. Un desastre irreparable para todas las víctimas del terrorismo, tanto las directas como sus familias y amigos. Pero quizá conocer quién apretó el gatillo o quién puso la bomba pueda aliviar la tristeza y el desamparo de los que se quedaron.

Casi del 44% de los 864 asesinatos de la banda no se conoce el verdugo. Las cifras son algo dispares según quién realice la lista de estos asesinatos de ETA sin resolver. La asociación Dignidad y Justicia que dirige Daniel Portero los cifra en 377.

Mientras, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), dirigida por Maite Araluce cuenta algo más de 300. Esta diferencia está en que la asociación de Portero también tiene en cuenta los crímenes cometidos entre 1969 y 1976, que fueron amnistiados por la ley de Amnistía de 1977.
«No he cerrado el duelo»

«No he descansado todavía. No he podido cerrar el duelo. Dentro de mí hay algo que murió el día del atentado», cuenta para ABC Víctor López, víctima de un atentado del que nadie se ha hecho responsable ni se ha logrado identificar al autor.

A este guardia civil, ya retirado, hablar de la banda terrorista y del 24 de septiembre de 2002 le sigue afectando emocionalmente. Ese día a las 12.50 en Leiza (Navarra) un atentado bomba le hirió de gravedad. Los etarras colocaron una pancarta trampa en la que se leía: «Guardia Civil, Jo ta bertan hil. Gora ETA» («Guardia Civil, dale y mátalo ahí mismo. Viva ETA»). Cuando Víctor, destinado en Vélez (Málaga), pero de vacaciones en la localidad navarra de donde es su mujer, y los agentes del pueblo fueron a retirar el cartel, una bomba, activada con mando a distancia causó la muerte a uno de los agentes, Juan Carlos Beiro Montes.

A pesar de que su caso ha avanzado en la investigación y se ha reabierto para conocer el nombre del asesino, el principal temor de Víctor es que su crimen, como el de cientos de víctimas, prescriba. «Han pasado diecinueve años del atentado. Solo queda un año para que prescriba», señala Víctor. La ley establece que a los 20 años, si no hay ninguna nueva actuación judicial sobre ellos, los casos prescriban.

Ana María Palomo es otra víctima que, como Víctor, busca hacer justicia y conocer el nombre de quién asesinó a su hermano. El 4 de octubre de 1976, la banda terrorista ETA ametrallaba en San Sebastián el coche en el que viajaba el presidente de la Diputación de Guipúzcoa, Juan María Araluce, el conductor de su coche oficial, José María Elícegui, y tres policías miembros de su escolta: Alfredo García, Luis Francisco Sanz y Antonio Palomo. En el atentado no hubo supervivientes.

«Hemos vivido toda la vida con esto. Mi hermano tenía 24 años cuando lo mataron. Yo 27. Todos en la familia nos hemos criado con ese odio, esa impotencia y esa pregunta constante: ¿Por qué a él?», recuerda Ana María, a quien el asesinato de su hermano le truncó la vida. A ella y a sus padres: «Ese 4 de octubre mataron a mi hermano, y a mis padres con él. Siempre te queda algo por no saber los nombres de los que dispararon ese día».

«Me gustaría saber quién destrozó la vida de mi hermano y también la de mis padres», cuenta Ana María, emocionada a pesar de que hace más de 40 años del crimen.

Sobre la mesa quedan más de 300 crímenes sin resolver. La mayoría de la década de los 70 y 80, los conocidos como ‘años de plomo’, cuando ETA mataba cada cuatro días. Un total de 310. De los años 60, cuando la organización criminal ejecutó su primer atentado contra el guardia civil José Pardines, en 1968, queda aún un asesinato sin resolver. La década de los 90 suma 54 y el inicio del nuevo siglo, 13.

Ahora, el Parlamento Europeo enviará en noviembre de este año una misión de investigación a España, después de que la Comisión de Peticiones, presidida por la exministra popular Dolors Montserrat, aprobara esta misión.

Esta comisión de investigación, de la que aún no se conocen los nombres de los eurodiputados que la integrarán, ya se preparó para el año pasado por iniciativa de Ciudadanos y de su grupo en el Europarlamento Renew Europe, con el apoyo del PP y Vox, pero tuvo que posponerse por la pandemia. En 2017 la Eurocámara aceptó a trámite esta petición de investigación presentada por el abogado de Dignidad y Justicia, Miguel Ángel Rodríguez Arias.

La iniciativa busca conocer las razones de por qué tantos crímenes de la banda terrorista aún están sin resolver. El objetivo es que la delegación europarlamentaria pueda entrevistarse en España con víctimas y autoridades policiales y judiciales.

«La iniciativa del Parlamento Europeo es bienvenida. No sabemos hasta qué punto puede ser eficaz y tampoco tengo grandes esperanzas. Me parece bien para darnos mayor visibilidad», apunta Víctor López. «Buscamos que haya justicia por la viuda y los hijos de Beiro. Parece que el Gobierno de España no quiere dar los medios para investigar estos crímenes sin resolver».

Sin falsas esperanzas
Lo mismo opina Ana María Palomo de esta misión europea: «No espero mucho de esta iniciativa. Si en todos estos años no se ha podido lograr esclarecer estos crímenes. Pero sí que me alegra porque así se hace un poco de ruido, y no se nos olvida. No podemos olvidar lo que pasó».

Pero, avisan, no hay que caer en falsas esperanzas. Saben que la misión europea no terminará con la resolución completa de los crímenes, por eso tampoco quieren que se generen demasiadas expectativas.

«Lo que hay que ver son los motivos por los que quedan tantos crímenes sin resolver. Uno de ellos, es la Amnistía del 77, pero otros es que detrás de cada negociación con ETA, ha habido indultos encubiertos. Otra clave está en que durante la época que más crímenes cometieron los etarras, en los años 70 y 80, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) no tenían los medios de ahora y tampoco estaban preparados para ello», apunta Maite Araluce.

Por eso, la hija del presidente de la Diputación en Guipúzcoa pide que se empleen todas las medidas posibles para identificar al autor del asesinato para que se le pueda enjuiciar y condenar, «pero eso es una labor de los jueces y fiscales, y de las FCSE», recuerda Araluce.

A través del trabajo de la Policía Nacional y la Guardia Civil, y de algunos fiscales de la Audiencia Nacional, se ha podido llevar a juicio a 20 de estos casos, 15 de ellos con éxito consiguiendo la condena de sus responsables. Además, se reabrieron cerca de un centenar de procedimientos judiciales y se han presentado unos 200 informes policiales.

Además, según señala Carmen Ladrón de Guevara, abogada de AVT, se han revisado casi 400 sumarios correspondientes a 585 víctimas mortales, constatando que en seis casos que se habían dado por resueltos, las sentencias no se correspondían con el autor material. «Para los casos en los que no hemos tenido justicia sí reclamamos el derecho a la verdad, que no prescriban. Queremos saber la verdad», apunta Araluce.

El dolor y la tristeza que da no conocer el nombre del asesino de tu ser querido es algo que, de momento, acompañará a Víctor, a Ana María, a Maite y a otros cientos y cientos de personas. Porque ETA podrá disolverse y haber entregado las armas, pero el sufrimiento no se mitiga.

Lista de los 377 asesinatos sin autor

Década de los sesenta
1969: Fermín Monasterio Pérez

Década de los setenta
1972: Eloy García Cambra

1973: José Humberto Fouz Escudero | Fernando Quiroga Veiga | Jorge Juan García Carneiro | Juan Antonio Bueno Fernández | Luis Carrero Blanco | José Luís Pérez Mogena

1974: Manuel Pérez Vázquez | Martín Duran Grande | Antonio Alonso Palacín | María Jesús Arcos Tirado | Félix Ayuso Pinel | Francisca Baeza Alarcón | Baldomero Barral Fernández | Gerardo García Pérez | Francisco Gómez Vaquero | Antonio Lobo Aguado | Manuel Llanos Cancedo | Luís Martínez Marín | María Josefina Pérez Martínez | Concepción Pérez Paino | María Ángeles Rey Martínez | Jerónimo Vera García | Argimio García Estévez | Luis Santos Hernández

1975: José Díaz Linares| José Ramón Morán González | Andrés Segovia Peralta | Fernando Llorente Roiz | Domingo Sánchez Muñoz | Mariano Román Madroñal | Carlos Arguimberri Elorriaga | Francisco Expósito Camio | Demetrio Lesmes Martín | Esteban Maldonado Llore | Jesús Pascual Martín | Juan Moreno Chamorro | Germán Aguirre Irasuegui | Manuel López Treviño |Antonio Echevería Albisu

1976: Manuel Vergara Jiménez | Víctor Legorburu Ibarreche | Julián Galarza Ayastuy | Emilio Guezala Aramburu | Manuel Albizu Idiáquez | Ángel Berazadi Uribe | Vicente Soria Blasco | José María González Ituero | José Luis Martínez Martínez | Miguel Gordo García | Antonio de Frutos Sualdea | Luis Albo Llamosas | Eduardo Moreno Bergareche | Juan María de Araluce Villar | José María Elícegui | Alfredo García González | Luis Francisco Sanz Flores | Antonio Palomo Pérez

1977: Constantino Gómez Barcia | Antonio Galán Aceituno | Manuel Orcera de la Cruz | Javier de Ybarra y Beré | Antonio Hernández Fernández-Segura | Ángel Rivero Navarrón | Agusto Guillermo Unceta | José Díaz Fernández | Joaquín Imaz Martínez

1978: José Manuel Baena Martín | Manuel Lemus Noya | Joaquín Ramos Gómez | Miguel Raya Aguilar | José Vicente del Val del Río | José María Acedo Panizo | Esteban Beldarrain Madariaga | Andrés Guerra Pereda | Alberto Negro Viguera | Manuel López González | Alfredo Aristondo Trincado | Martín Merquelán Sarriegui | José María Portell Manso | Domingo Merino Arévalo | José Javier Jaúregui Bernaola | José García Gastiain | Alfonso Estevas-Guilmain Muñoz | Aurelio Salgueiro López | Amancio Barreiro Gens | José Antonio Ferreiro González | Francisco de Asís Liesa Morote | Anselmo Durán Vidal | Ángel Pacheco Pata | José Benito Díaz García | Elías García González | Ramón Muiño Fernández | Alberto Villena Castillo | Luis Carlos Gancedo Ron | Luciano Mata Corral | Andrés Silveiro Martín | Epifanio Benito Vidal Vázquez | Rafael Recaola Landa | Mariano Criado Ramajo | Luis Candendo Pérez | Lucio Revilla Alonso | José Rodríguez de Lama| Emilia Larrea Sáez de Adacia | José Benito Sánchez Sánchez | Benjamín Sancho Legido |Elías Elexpe Astondoa | Heliodoro Arriaga Ciaurri | Alejandro Hernández Cuesta | Vicente Rubio Ereño | Saturnino Sota Argaiz | Joaquín María Azaola Martínez | José Luis Vicente Cantón

1979: Ciriaco Sanz García | Hortensia González Ruiz | Antonio Ramírez Gallardo | José Díez Pérez | Vicente Irusta Altamira | César Pinilla Sanz | Sergio Borrajo Palacín | Benito Arroyo Gutiérrez | Miguel Chávarri Isasi | José María Maderal Oleaga |Adolfo Mariñas Vence | Miguel Orenes Guillamont | Juan Bautista Peralta Montoya | Ginés Pujante García | Juan Bautista García | José Miguel Maestre Rodríguez | Antonio Peña Solís | Andrés Antonio Varela Rúa | Ángel Baños Espada | Héctor Abraham Muñoz | Francisco Medina Albala| Diego Alfaro Orihuela | Jesús María Colomo Rodríguez | Emilio López de la Peña | Miguel Ángel Saro Pérez | Moisés Cordero López | Antonio Pastor Martín | José Manuel Amaya Pérez | Dorothy Ferting | José Manuel Juan Boix | Jesús Emilio Pérez Palma| Guadalupe redondo Vian| Juan Luna Azol | Dionisio Rey Amez | Juan José Tauste Sánchez | Antonio Nieves Cañuelo | Manuel Ferreira Simois | Aureliano Calvo Val| José María Pérez Rodríguez | Modesto Carriegas Pérez | Julián Ezquerro Serrano | Aurelio Pérez-Zamora Cámara | Lorenzo González-Vallés Sánchez | Sixto Holgado Agudo | Luis María Uriarte Alza | Pedro Goiri Rovira | Antonio Mesa Portillo | Manuel Fuentes Fontán | Fernando Rodríguez Espínola

Década de los ochenta
1980: Jesús García García | Sebastián Arroyo González | Jesús Ignacio Velasco Zuazola | Francisco Moya Jiménez | José Miguel Palacios Domínguez | Alfredo Ramos Vázquez | Juan Manuel Román Moreno | Alfredo Díez Marcos | José Gómez Martiñán | José Gómez Trillo | Antonio Marín Gamero | José Martínez Pérez-Castillo | Victoriono Villamor González | Miguel Rodríguez Fuentes | Ángel Astuy Rodríguez | Eugenio Saracibar González de Durana | Enrique Aresti Urien | Francisco Pascual Andreu | Florentino Lopetegui Barjacoba | Eugenio Lázaro Valle | Luis Martos García | José Torralba López | Rufino Muñoz Alcalde| José Oyaga Marañón | Jesús Vidaurre Olleta | José Espinosa Viscarret| Antonio Moreno Núñez | Jesús Holgado Sabio | José Manuel Rodríguez Fontana | Dionisio Villadangos Calvo | Tomás Sulibarria Goitia | José Pablo García Lorenzo | Julio Santiago Expósito Pascual | Luis María Hergueta Guinea | Joaquín Becerra Calvente | Antonio Gómez Ramos | Aurelio Navío Navío | Mario González Blasco | Jesús María Echeveste Toledo | Antonio Fernández Guzmán | Basilio Altuna Fernández de Arroyabe | José María Urquizu Goyoaga | Antonio García Argente | Mariano González Huergo | Miguel Hermández Espigares | Alfonso Martínez Bellas | José Ignacio Ustarán Ramírez | Benito Morales Fabián | Sergio Canal Canal| Jesús Hernando Ortega| José Antonio Merenciano Ruiz | Carlos García Fernández | Juan Manuel García Cordero | Juan Carlos Fernández Azpiazu | Juan de Dios Doval Mateos| Jeanine Pueyo | Miguel Zunzunegui Arratibel| Vicente Zorita Alonso | Aurelio Prieto Prieto

1981: Antonio Díaz García | José María Ryan Estrada| Vicente Sánchez Vicente | Francisco Francées Garzón | José María Félix Latiegui Balmaseda | Esteban Álvarez Merayo| Antonio Murrillo Chacón | Magín Fernández Ferrero | Félix Galíndez Sánchez | Santiago González de Paz | Manuel Hernández Seisdedos |

1982:Benigno García Díez | José Fragoso Martín| Antonio Pablo Ferández Rico | Ángel Pascual Múgica | Antonio Huegun Aguirre| Luis Manuel Allende Porrúa |Daniel Henríquez García | Alberto López Jaureguizar Poncela | Miguel Garrido Romero| Vicente Gómez Duarte | Emilio Fernández Arias | Juan Carlos Ribeiro Aguiar Nalda| Domingo Javier García González | Francisco González Ruiz | Juan Manuel García Mencía | Manuel López Fernández

1983: Joaquina Patricia Llanillos Borbolla| Rmón Ezequiel Martínez García | Aniano Sutil Pelayo | Antonio Conejo Salguero | Fidel Lázaro Aparicio | Juan Maldonado Moreno | Emilio Juan Casanova López | Francisco Machío Martos | Manuel Francisco García San Miguel | Rafael Gil Marín | Enrique Rúa Díaz | Francisco Javier Alberdi Iriarte | Arturo Quintanilla Salas | Manuel Benito José | Alfredo Juan Suar Muro | José Reyes Corchado Muñoz | Alberto Martín Barrios | Cándido Cuña González | Manuel Carrasco Merchán | Francisco Javier Collado Azurmendi | Francisco Arín Urcola |

1984: José Naranjo Martín | José Verdú Ortiz | Antonio Velasco Benito | Juan Flores Villar | Manuel Vicente González Vilorio | Antonio Torrón Santamaría | José María Martínez- Cubero | Victoriano Collado Arribas | Agustín David Pascual Jove | José Luis Veiga Pérez | Pedro Pardo Romero

1985: Carlos Díaz Arcocha | Jesús Ildefonso García Vadillo | Máximo Díaz Bardera | Francisco Rivas López | Moisés Cosme Herrero Luengo | José Millarengo de Bernardo | Eugenio Recio García | Juan Merino Antúnez | Antonio Jesús Trujillo Comino | Fernando Amor Calvo | José Expósito Afán | Alejandro Sáenz Sánchez

1986: | Manuel Fuentes Pedreira | Antonio Ramos Ramírez | José Miguel Moros Peña | Adrián González Revilla | Ignacio Mateu Istúriz

1987: María Luisa Sánchez Ortega | Vicente Montoya Salazar |

1988: Pedro Ballesteros Rodríguez | Antonio Fernández Álvarez | José Antonio Ferri Pérez | José Luis Barrios Capetillo| Cristóbal Díaz García

1989: José Calvo de la Hoz | Juan Bautista Castellanos Martín | Gregorio Caño García | Luis Reina Mesonero| Ignacio Bañuelos Lasso

Década de los noventa
1990: José Ignacio Pérez Álvarez | Aureliano Rodríguez Arenas | Benjamín Quintano Carrero | Elena María Moreno Jiménez | Miguel Paredes García | Virgilio Do Nacimiento Afonso | José Manuel Alba Morales | Luis Alberto Sánchez García | Carlos Arberas Arroyo | José Francisco Hernández Herrera | Daniel López Tizón | Vicente López Jímenez | Luis Alfredo Achurra Cianca

1991: Isidro Jiménez Dual | Francisco Díaz de Cerio Gómez | José Edmundo Casañ Pérez- Serrano | Luis Aragó Guillén | Manuel Echeverría Echeverría | María del Koro Villamudria Sánchez | Francisco Álvarez Gómez | Enrique Aguilar Prieto | Donato Calzado García | Raimundo Pérez Crespo | Manuel Pérez Ortega | Jesús Sánchez Lozano | Carlos Pérez Dacosta | Alfonso Mentxaka Lejona | Francisco Cebrián Cabezas | José Luis Jiménez Vargas | Víctor Manuel Puertas Viera | Francisco Carballar Muñoz |

1992: Aquilino Joaquín Vasco Álvarez| Juan Manuel Hélices Patino | José Manuel Fernández Lozano | Juan Manuel Martínez Gil | Antonio Heredero Gil | Ricardo González Colino | José Luis Luengos Martínez |

1993: Juvenal Villafañe García| Dionisio Herrero Albiñana |

1995: Margarita González Mansilla | Eduardo López Moreno | Jesús Rebollo García | Josefina Corresa Huerta | Luciano Cortizo Alonso |

1996: Ramón Doral Trabadelo | Isidro Usabiaga Esnaola |

1997: Jesús Cuesta Abril | Eugenio Olaciregui Borda | Francisco Arratibel Fuentes | Modesto Rico Pasarín | José Luis Caso |Manuel Francisco Zamarreño Villoría

Década de los 2000
2000: Jesús Mª Pedrosa Urquiza | Jesús Escudero García | Armando Medina Sánchez | José Francisco de Querol y Lombardero | Jesús Sánchez Martínez

2001: Froilán Elespe Inciarte | José Mª Lidón Corbi

2002: Juan Carlos Beiro Montes

2003: Julían Embid Luna | Bonifacio Martín Hernández

2009: Carlos Sáenz de Tejada García | Diego Salvá Lezaun.
Recortes de Prensa   Página Inicial