AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 15  Septiembre  2021

Sánchez confisca a las eléctricas, ¿y después los ahorros o el patrimonio?
ESdiario Editorial 15 Septiembre 2021

El Gobierno ha decidido combatir el insoportable precio de la luz con un despliegue de demagogia, cargando a las "malvadas" eléctricas el evidente sobreprecio que pagan los españoles en el peor momento posible, con el IPC disparado, el combustible y la cesta de la compra por las nubes y una crisis económica galopante derivada de la pandemia.

Que por prestigio social, cuando no por mero interés comercial, las empresas del sector deban estudiar fórmulas de compromiso con sus clientes, es una cosa saludable y casi exigible: las ganancias anuales de las tres grandes corporaciones rondan los 15.000 millones, un margen lo suficientemente amplio como para que implantes medidas excepcionales para paliar estragos sin precedentes en los consumidores.

Y en esa línea van, de hecho, las facilidades ofrecidas para pasar de la tarifa variable a la fija, con un precio estable a dos años; o la propuesta al Gobierno de repercutir en rebajas los 6.000 millones de euros que se calcula se tienen ahorrados en la hucha de gas acumulada en estos años.

Puede ser insuficiente y cabe invitarles a mayores esfuerzos, pero lo que Sánchez ha hecho es inadmisible en un Estado de Derecho: primero criminalizarlas y después intentar confiscar sus ganancias, que ya reparten a través del Impuesto de Sociedades y de las cotizaciones a la Seguridad Social, un impuesto al trabajo que abonan cada mes empresarios y empleados en dosis distintas.

Su anuncio confiscatorio puede tener buena acogida en la sociedad, pues en la dicotomía de escoger entre su bolsillo y el de poderosas corporaciones, no hay color. Pero sienta un precedente muy peligroso en dos sentidos: de un lado, lanza el mensaje internacional de que España no respeta la seguridad jurídica inherente a un Estado de Derecho serio, con las consecuencias que eso pueda tener para los inversores.

Y de otro, estrena el concepto de que, en tiempos de crisis, el Gobierno está legitimado para incautarse la riqueza ajena. Ahora son las grandes empresas, ¿pero y si mañana son los ahorros o el patrimonio logrados durante años de esfuerzos? Una vez abierta esa caja, no se puede garantizar que en el futuro no se salten todas las líneas rojas.

Mesas para todos
Pablo Molina. Libertad Digital 15 Septiembre 2021

Las componendas de Sánchez con el Gobierno separatista catalán, que desde esta semana han quedado institucionalizadas en una mesa bilateral, han despertado la lógica reacción entre las demás autonomías: no se oponen a este desafuero anticonstitucional, solo quieren también una mesita para participar en él.

La reacción más clara ha sido la del inefable Juanma Moreno, que reclama a Sánchez su mesa (bilateral, por supuesto) aportando como elemento de convicción el articulado del nuevo estatuto de Andalucía. Se refiere el presidente andaluz a la disposición transitoria primera, que establece la necesidad de que ambos Gobiernos, el andaluz y el español, negocien el traspaso de las escasas competencias que quedan por desarrollar en un órgano político creado al efecto. Es cierto que el texto se refiere a una "Mesa Paritaria Gobierno-Junta de Andalucía" y no bilateral, pero en un estatuto que consagra la realidad nacional andaluza como un hecho incontrovertible "asentado desde épocas milenarias" tampoco vamos a prestar demasiada atención a la precisión conceptual. Mesa paritaria también nos vale.

Después de Juanma vendrán todos los demás, incluso los presidentes socialistas, que en estas ocasiones salen a la palestra a ejercer de patriotas de baratillo para sujetar la vergüenza de los que les votan. Todos quieren sentarse con Sánchez para hacerse la foto, trincar más fondos del Estado y presentar a sus ciudadanos la hazaña como trofeo. De denunciar la traición del Gobierno a todos los españoles en su reunión con los golpistas ni una palabra, que Sánchez tiene muy mal perder y cuando se siente traicionado por los suyos no hace prisioneros.

La mesa de negociación con los enviados de Junqueras es, como siempre que andan por medio los nacionalistas, un engaño en el que cada parte hace lo que debe para contentar a los suyos. Unos y otros buscan ganar tiempo. Sánchez para seguir en la Moncloa y los separatistas para que sus bases no los apedreen por la calle por traidores a la república idiota. Juanma y los demás presidentes autonómicos quieren también su mesita para no ser menos que nadie. Lo que haga falta para no quedarse atrás en esta vergonzosa tarea de demolición. Bilateral, por supuesto.

Lo fratricida no quita lo cobarde
Emilio Campmany. Libertad Digital 15 Septiembre 2021

Ayuso quiere ser la presidenta del PP regional de Madrid para, cuando lleguen en mayo de 2023 las próximas elecciones autonómicas, controlar las listas y que no vuelvan a meterle a nadie de canto. ¿Por qué se niega Casado? Para evitar que un triunfo abrumador de Ayuso en mayo de 2023, seguido de una derrota del PP en las generales del otoño de ese mismo año, obligue a ceder su liderazgo a la brava presidenta madrileña, que ha demostrado tener mucho más tirón electoral que él, gris presidente nacional del partido.

El dilema de Casado es trágico. Nunca se esforzó. Sólo se dio la oportunidad de triunfar en la política. De no hacerlo ahí, sería un donnadie. Las vicisitudes y su habilidad le han llevado a la presidencia del PP. Si conserva el cargo el suficiente tiempo, acabará siendo presidente del Gobierno. Eso será tras las generales de 2023 o las siguientes, cuando pase la era de quien hoy ocupa el cargo. Si no lo consigue, no será nada. Un bobo como Zapatero estuvo casi dos legislaturas. Un vago como Rajoy aguantó lo mismo. No es descabellado que un mentecato como Sánchez gane las próximas generales y disfrutemos de sus desvelos una legislatura más. Para Casado es por tanto esencial salir de esa posible derrota en 2023 sin que se discuta su liderazgo. Y por eso no quiere a Ayuso al frente del PP de Madrid.

Ocurre sin embargo que tanto esfuerzo por conservarse atado a la poltrona de Génova favorece la división del partido y en consecuencia también la derrota en las próximas generales. Pero como no hay forma de estar seguros de que se vencerá en 2023, Casado prefiere arriesgarse a perder con tal de garantizarse que, aun derrotado, seguirá siendo la cabeza del partido. Debería en cambio tomar ejemplo de Ayuso. Tampoco era nada y, sin embargo, tuvo el valor de disolver la Asamblea de Madrid y ganó. Ahora es recibida en Milán en medio de vivas a la libertad. Puede que cobardeando Casado alcance al final la presidencia del Gobierno. Pero, atenazado por su cobardía, no dejará de ser una nulidad más que añadir a la lista que inició Zapatero.

Hay además un par de circunstancias que Casado no está midiendo bien. La primera es que Ayuso no sólo es la racial presidenta de la Comunidad de Madrid. Detrás está Miguel Ángel Rodríguez, el que derribó a Iván Redondo. Teodoro García Egea no le durará más. Más inteligente sería incluirlo en el equipo que ha de llevar a Casado a la Moncloa que estarle tocando las narices oponiéndose a que su jefa ocupe, como merece, la presidencia del PP de Madrid. La segunda es que, si Casado saliera derrotado de las próximas generales, no es Ayuso la única que tratará de moverle la silla, también lo hará Feijóo. Y ése, a diferencia de la presidenta de Madrid, no irá de frente.

La pequeñez de Almeida
EDITORIAL. https://gaceta.es  15 Septiembre 2021

Hace poco más de una semana, el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, realizaba un elogiable ejercicio de rigor histórico al reconocer en una entrevista en el ABC la evidencia de que el PP tenía un debe: las incontables promesas electorales incumplidas. Y, añadía la mano derecha de Casado: «eso no puede volver a ocurrir». La declaración es meritoria por lo que parecía, insistimos, parecía tener de dolor de los pecados y propósito de enmienda. No hay quien dude hoy de que las promesas incumplidas por el PP, sobre todo las que tienen que ver con la rectificación de las nefastas políticas de la izquierda, son parte esencial del desastre en el que malvive esta España fraccionada, empobrecida, semivacunada, renovable y enloquecida.

Cada promesa electoral incumplida, cada una de las decenas de compromisos adquiridos y traicionados por el PP al recibir el voto de millones de españoles, han funcionado como los interruptores que accionaba el ayudante cheposo del doctor Frankenstein para resucitar a un monstruo cosido con partes muertas como el comunismo, el terror nacionalista y el separatismo del 3 al 6% y gobernado por un cerebro anormal socialista como el de Sánchez.

Ha bastado una semana tras las declaraciones de García Egea, valerosas por cuanto tenían de benéfico examen de conciencia, para que otro de los hombres del presidente Casado, el alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez Almeida, haya incumplido su principal promesa electoral, la eliminación de Madrid Central que, con la excusa de la contaminación, transformó a Madrid, al corazón de la Villa, en una ciudad antipática, abusiva y discriminatoria, que son las señas de identidad del socialcomunismo. El mismo socialcomunismo que llegó a ordenar que la gente marchara por ciertas calles peatonales sólo en una dirección como ovejas en la trashumancia. Una norma que el PP no ha eliminado.

Almeida, que parecía que sí, pero que ha sido que no, ha incumplido, repetimos, ha incumplido de manera absoluta su principal promesa electoral con la que empapeló en campaña las marquesinas de todo Madrid, y lo ha hecho con el auxilio de cuatro votos cuanto menos irregulares de esa izquierda.

Hay decenas de motivos para eliminar Madrid Central, pero sólo uno es el esencial: que fue un pacto al que llegó el Partido Popular con sus votantes madrileños. Un pacto escrito en cada una de las vallas de publicidad compradas con dinero de los contribuyentes que con el rostro afable del castizo y colchonero alcalde prometía lo que ayer incumplió. Un pacto también suscrito con Javier Ortega Smith, secretario general de VOX y cabeza de lista del partido de Santiago Abascal en Madrid, que a cambio de sus votos recibió también las garantías del Partido Popular de que la gran promesa electoral se cumpliría.

Con este engaño a sus votantes y a VOX, su socio de investidura, el Partido Popular vuelve de nuevo a clavar el aguijón a la rana que, con ingenua generosidad, se aviene a cruzarle a la otra orilla. Queda claro, otra vez, y van mil, que el Partido Popular no puede evitar incumplir sus promesas electorales porque está en su naturaleza. Una naturaleza de ‘moderación’ que es el nombre bajo el que oculta su profunda atracción por la izquierda. Esa misma izquierda que si un día vuelve a gobernar Madrid para perjuicio de todos los madrileños, lo hará gracias a las promesas incumplidas del Partido Popular. Es decir, gracias a su pequeñez. No de estatura, sino de convicciones.

Saqueadores de Andalucía
A los aprovechados, que creen que todo el monte es orégano, hay que ponerles un espejo delante: es lo que ha hecho Ángela Mulas, diputada de VOX, con Carmen Ibanco
Jesús Salamanca. diariosigloxxi 15 Septiembre 2021

El Parlamento de Andalucía no quiere aplazar más las sesiones de la comisión de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (FAFFE). Más vale tarde que nunca y, en esta ocasión, PP, Ciudadanos y Vox parece que se han tomado en serio la abundante corrupción, cada vez más escandalosa y en la que estuvo implicada la propia Junta de Andalucía y altos cargos socialistas. Han sido fieles a su ADN; es decir, decenas de años de corrupción y ahora de vacaciones.

Se trata de profundizar en cómo se ha dilapidado el dinero público; cómo se han colocado personajes afines de todos los niveles familiares y amistosos y quién se ha quedado con dinero público. Recuerden que Susana Díaz contestó aquello de que “el dinero ha desaparecido. No sabemos dónde está”. Ese fue el motivo de que Europa cerrara el grifo de muchas ayudas: la corrupción en Andalucía se convirtió en un tema recurrente e hizo que el socialismo fuera considerado como el partido más corrupto y corrompido de las instituciones andaluzas.

No quedan muy lejos algunos sindicatos que iban al rebufo y al olor del dinero fácil, precisamente esos mismos que se han visto obligados a devolver parte del patrimonio sindical, cuando tenía que haber sido el personal. Hay sentencias de jueces que cuesta entender, pero más por la torpeza en el planteamiento y redacción de las mismas que por la dificultad de entenderlas. En fin, el objetivo de los partidos que han promovido las comisiones esinvestigar la tropa de chiringuitos innecesarios, "las agencias de colocación" y los extendidos enchufes mantenidos por los anteriores gobiernos andaluces. Pero esto va a más, máxime ahora que han dado con pufos escandalosos como el de Carmen Ibanca, ese curioso personaje que sigue trabajando con el “Uoperfe”, al que llama sistema operativo.

La lista de comparecientes no tiene desperdicio y a quien más se espera es a María Jesús Montero, actual ministra de Hacienda, y una de las autoras del destrozo andaluz, sin olvidar la ruina de la comunidad y el desprestigio de las instituciones. La “chiqui” tiene mucho que decir, mucho más que callar y abundantes despropósitos que ocultar. Es una lástima que Andalucía, bandera de la extensión del conocimiento de España en el exterior, se vea en entredicho por culpa de dos presidentes autonómicos, infinidad de altos cargos y miles de enchufados afines al socialismo corruptor que llega a todos los niveles familiares, amistosos y de recomendación descarada.

He escuchado varias veces la comparecencia de Carmen de Ibanco y he sentido vergüenza ajena. No se sabe explicar, apenas entiende las preguntas, no sabe cuál es su trabajo, desconoce lo que eran los proyectos en los que debía trabajar, confunde sistemas operativos con aplicaciones de procesamiento de textos… Todo un despropósito. Pero lo peor de todo es que habrá gente que piense que ese es el nivel del funcionariado y que no tienen trabajo que hacer.

Ya no es el tráfico de influencias utilizado y el dedazo conductor o las decenas de visitas a los putiferios de mujeres de moral distraída, lo peor de todo es el daño que han hecho los políticos socialistas a las instituciones andaluzas, a la credibilidad política de las mismas y a los parados; precisamente a estos últimos se les usurpaba el dinero que llegaba de Europa y, en otros casos, sencillamente no se les hacía llegar lo que les correspondía.

Tras las declaraciones de Carmen Ibanco en la comisión de la FAFFE, técnico actual del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), y demostrado que no daba palo al agua y tampoco golpes de tecla, quedará como una señora casi respetable si presenta su dimisión del SAE, devuelve el dinero cobrado injusta y torticeramente y se queda en su casa. Da igual que se dedique a la calceta, al sillúmbol o a hacer de espantajo. Ha quedado marcada con los estigmas de enchufada, aprovechada e indigna funcionera. Sí, leen bien, no es funcionaria, aunque intentaron que lo fuera entrando por la puerta falsa, pero se ha quedado en simple funcionera, como los miles de desprestigiados que entraron en la FAFFE por la tronera, aprovechando su cercanía a la mamandurria socialista.

Creo que la burricie de la señora de Espadas ha quedado de manifiesto en los vídeos que ya son virales. Su media naranja, el tal Espadas, ha tenido que pasar más vergüenza que Luis Roldán y, si no la ha pasado, entonces forma parte de esa burricie a la que me refería. La interpelación de la representante de VOX ha hecho subir enteros a su formación en Andalucía, al contrario de la blandengue intervención del PP. A esa gente aprovechada, convencida de que el monte es todo orégano, hay que ponerla un espejo delante: es justamente lo que ha hecho Angela Mulas, diputada de VOX. Así es como se hace oposición, guste o no a los gobiernos. Hay que olvidarse del pudor y pedir que los ladrones devuelvan lo robado, sin pelos en la lengua.

Queda claro que la señora no toca un ordenador desde finales de los ochenta o principios de los noventa, cuando se usaba mayoritariamente el “WordPerfect” (“Uoperfe”, según ella). Será todo lo técnico que quiera la señora Ibanco, pero confunde tiempos y términos. Alguien debería de haberle informado de que “WordPerfect” alcanzó su máxima popularidad a finales de los ochenta y principios de los noventa y acabó completamente eclipsado por Microsoft Word. Estuvo disponible para una gran variedad de sistemas operativos.

No dejen de escuchar el video de su intervención. Se divertirán, sentirán vergüenza ajena y comprobarán qué fácil es hacer daño a quienes no están en los aledaños del poder o no tienen un cónyuge influyente, chapucero y de alargado dedo.

Diferencias entre el 11-S y el 11-M
Carlos Sánchez de Roda. Libertad Digital 15 Septiembre 2021

Díganme si no son sorprendentes las enormes diferencias entre las investigaciones policiales y judiciales de los escenarios de los atentados del 11-S y del 11-M.

Llegó un nuevo 11 de septiembre y una vez más vimos, en diferentes medios y redes, cómo se relacionaba ese terrible atentado con el 11-M, poniéndolos siempre como ejemplo de atentados típicamente yihadistas. Pero no veremos que se los relacione por otro motivo fundamental: la diametral diferencia entre los procedimientos seguidos en uno y otro caso para que la investigación llegase a la conclusión de esa naturaleza yihadista.

En efecto, mientras en Nueva York se buscó y rebuscó hasta la saciedad, entre los escombros de los edificios destruidos, buscando restos de los aviones en ellos estrellados y cualquier otro indicio que llevase a averiguar toda la verdad de lo ocurrido, en Madrid, con los trenes explotados a la vista, no ocultos bajo miles toneladas de escombros, se procedió a su inmediata destrucción, junto con los innumerables elementos de prueba que contenían, sin esperar a su investigación exhaustiva por los peritos policiales. El juez de instrucción esperó un año, hasta el 16 de marzo de 2005, para ordenar la realización de una pericial sobre las explosiones en los trenes, y, como ya no había trenes, pues habían sido destruidos poco después del atentado, y dado que los peritos le reclamaron al menos información gráfica para realizar su trabajo, el juez les facilitó fotografías tomadas, básicamente, por policías municipales, ferroviarios y bomberos, lo que demuestra que esa destrucción se hizo sin realizar al menos previamente, por peritos competentes, los reportajes fotográficos necesarios para esa posterior pericial.

Como colofón de todo ello, la investigación de esos trenes se sustituyó por la de una mochila bomba misteriosamente aparecida en una comisaría y que nadie había visto en ningún tren, que no fue detectada, a pesar de contener más de 10 kg de dinamita, en ninguno de las escrupulosas revisiones policiales de todos los enseres que quedaron en trenes y estaciones.

Pues bien, pasando por encima de cualquier protocolo establecido, la investigación de esa misteriosa mochila fue la que llevó a definir como yihadista el 11-M, y ello a pesar de que el propio tribunal no pareció tener muy claro en su sentencia a qué rama o entidad yihadista había que hacer responsable del atentado.

En Nueva York, una vez estudiados a fondo, los restos de los aviones encontrados e identificados se llevaron a un museo del 11-S, en el que han quedado expuestos al público. En España tenemos el recientemente inaugurado Memorial de las Víctimas del Terrorismo, con sede en Vitoria. Pero allí no hay nada de los trenes. Aquí se actuó de forma muy diferente.

Aquí hubo un tren que se salvó del desguace, fue el atacado en la estación de Santa Eugenia. Tras el atentado, fue trasladado a la estación de Vicálvaro, en la que, al parecer, recibió la visita de policías o bomberos de Nueva York. Precisamente un 11 de septiembre, el de 2004, ese tren fue trasladado, sin que ni en la instrucción ni en el juicio se dejara constancia de ello, a un taller para su reparación. Durante toda la instrucción, durante toda la vista oral, durante todo el tiempo de elaboración de la sentencia, no se supo oficialmente de la existencia de ese tren salvado del desguace y que podría haber resuelto alguna de las grandes incógnitas sobre lo ocurrido. En el taller separaron del tren el material próximo al foco de explosión, allí lo conservaron durante 8 años "ante la eventualidad de posibles análisis posteriores", según nota de prensa de la fiscalía de 6 de junio de 2012, y lo examinaron "en secreto" policías y guardias civiles, sin que haya trascendido informe alguno que pudieran haber redactado esos visitantes. Esos restos, una vez hecha pública su existencia, y dado que eran los únicos existentes de los trenes del 11-M, pudieron haber sido conservados e incluso llevados a un museo del atentado, como en Nueva York, pero lo que finalmente se hizo con ellos fue permitir que fueran robados en una rocambolesca operación, mientras agentes policiales vigilaban la entrada del lugar del robo.

Díganme si no son sorprendentes las enormes diferencias entre las investigaciones policiales y judiciales de los escenarios de los atentados del 11-S y del 11-M. Pero de eso no se habló en este nuevo aniversario; sí se habló profusamente de la equivalente naturaleza yihadista de ambos atentados.

Así despide Perú al mayor genocida de su historia: Abimael Guzmán
Redacción. https://rebelionenlagranja.com 15 Septiembre 2021

Nunca pidió perdón a las familias de sus más de 30.000 víctimas mortales. Nunca se arrepintió de una vida dedicada al terror y al sufrimiento. Nunca dejó de odiar a los demás.

Abimael Guzmán fue antes que nada un psicópata social que odiaba demasiado. Aprendió a eliminar al discrepante durante su estancia en la China maoísta de la revolución cultural. De haber llegado al poder, habría exterminado a la mitad de la población, batiendo la siniestra marca de Stalin, de Mao, de los Jemeres Rojos, de Mengistu. Lo intentó fundando una organización terrorista que sembró la vida peruana de asesinatos, secuestros, violaciones, narcotráfico, robos y multitud de variantes criminales, entre los años de 1980 y 1999 (la banda continuó matando hasta siete años después de su encarcelamiento).

Hijo bastardo de un administrador de fincas, quedó huérfano de madre a los cinco años y dedicó toda su existencia a un ajuste de cuentas con la vida. La desestructutación familiar, la falta de afecto y una predisposición natural al crimen, sembraron la semilla del rencor que germinaría en un monstruo. Cuando llegó a la universidad solo tuvo que encontrar una organización intelectual para estructurar ese odio en una venganza contra todo y contra todos: el marxismo leninismo.

Cuando Fujimori al fin lo detuvo en una brillante operación de los servicios de inteligencia del Perú, el país respiró y los campesinos supieron que en adelante podrían volver tranquilos a cultivar las tierras o a pastorear los Andes con sus llamas. Encerrado en una jaula, vestido a rayas como presidiario de película, profiriendo gritos y agarrándose con furia los barrotes, se desveló ante el mundo como lo que era: un loco y feroz asesino en serie que justificó sus crímenes a lomos de una ideología que le daba amparo y que, no en vano, había exterminado ya a cien millones de seres humanos, el comunismo en cualquiera de sus trágicas variantes. Abimael pasó 29 años en la celda, rumiando venganza, cavando en su propia maldad.

La muerte de Abimael Guzmán Reinoso -le llamaban «Gonzalo»- ha pasado un tanto desapercibida en España. Los periódicos de izquierda han dado una mera nota necrológica y los de derecha se han limitado a una «condena de agencia». La prensa peruana, sin embargo, ha celebrado eufórica su muerte: «Muere el mayor genocida de la historia del Perú» (El Comercio); «Murio el más grande genocida de nuestra historia» (Perú 21); «Murió derrotado» (La República); «Murió la bestia» (Expreso); «Murió Abimael Guzman ¡Ni perdón ni olvido!» (El Chino); «Terrorismo Nunca Más» (Diario Uno); «Ya está en el infierno» (El Popular); «Así murió la hiena» (La Razón); «Se fue el diablo» (Ojo); «El asesino en el infierno» (Correo); «Que no tenga tumba » (El Popular); «No crear mitos de un asesino» (Del País).

Los entornos del presidente Castillo y sus ministros -muchas de cuyas biografías ocultan vínculos con Sendero Luminoso- callan, cuando no echan tierra sobre su historia de connivencia con el genocida. Un diario, Expreso, reprochaba al presidente Castillo su silencio respecto del terrorista. La mayoría de la prensa del Perú ha señalado los vínculos del actual gobierno y de parte importante de la izquierda peruana con ese pasado oscuro de Sendero.

Abimael Guzman y Sendero Luminoso no solo mataron sin cuartel -repito, más de 30.000 personas-, sino que lo hicieron de manera brutal y con un sadismo desconocido en otros grupos terroristas. Mataban con horror… Asesinaban a sangre fría y organizaban auténticas orgías de muerte; en ocasiones, tras quitarle la vida a un inocente, dinamitaban luego su cadáver, a la vista de todos, o entraban en las aldeas a machete y violaban a las campesinas -viejas o niñas- hasta la misma muerte; sus atentados fueron casi siempre tumultuosos; dinamitaron centros comerciales abarrotados de gente, volaron por los aires autobuses, coches, viandantes que dejaban un paisaje dantesco; cuando practicaban las razias campesinas, tras torturar, quemar, violar y destruir, dejaban hileras de innumerables cadáveres a la vista de todos, cuerpos desfigurados a golpes cuando no mutilados, como dispuestos uno tras otro para ser lanzados a la fosa común.

La pregunta es: ¿cómo es posible que todo eso surgiera de las aulas universitarias de Ayacucho o de Arequipa? No se sabe qué tiene el comunismo, pero produce con demostrada frecuencia ese fenotipo criminal en demasiada gente. Un fenotipo es el resultado de una predisposición genética (al crimen, en este caso) desarrollada en un determinado ambiente, un caldo de cultivo (en este caso, el caldo de cultivo ideológico del rencor propio del comunismo). Así nació el monstruo. Un fanático del marxismo leninismo, Mariátegui, le cargó de razones para dar rienda suelta a la masacre. Y la historia de este perturbado jinete del apocalipsis comenzó.

Ya detenido, sus iluminados seguidores se inventaron una doctrina inexistente «el pensamiento Gonzalo», que no escribió una línea y cuyo aporte intelectual fue la masacre como arma política -que ya estaba más que inventada y a la que él dio no más que un tremebundo aire personal de odio y locura. Hoy sus seguidores se disfrazan de demócratas y reniegan del monstruo, pero comparten, cuando menos, algo terrible: un idéntico origen y una historia común.

Murió tras 86 años de hacer el mal.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Patadas a la Esquerra en el culo el PP
José García Domínguez. Libertad Digital 15 Septiembre 2021

Sánchez tiene que salvarle la cara a Aragonès, de lo contrario quedaría a los pies de Puigdemont y la CUP. Algo, pues, habrá que darles.

El Diablo, confiesa Baudelaire en Las flores del mal, desprecia a los idiotas. Y es que la maldad gusta siempre de verse escoltada por la inteligencia. De ahí que los grandes malvados de la Historia acostumbren a encarnarse en mentes de insultante capacidad. Razón por la que nuestro presidente, Sánchez, no resulta tan perverso como nos lo quieren pintar, pues ello exigiría presumir en él un talento natural del que, me temo, carece. Pero, no tratándose de ningún genio, tampoco es un simple. Y creo que lo va a demostrar en la mesa esa de los catalanes. Lo de la mesa de los catalanes va a abrir un boquete del tamaño de la catedral de Burgos en la línea de flotación propagandística del Gobierno. Una grieta inmensa, la que se están apresurando ya a ampliar los zapadores mediáticos del Partido Popular, que permanecerá abierta durante los dos años que restan de legislatura.

Lo que en esa muy tediosa tertulia monotemática bianual se va a jugar Sánchez habrá de ser nada más y nada menos que su continuidad en la Moncloa. Y lo sabe. Por lo demás, los límites del marco general de la tertulia se antojan simples. Por un lado, la Esquerra, y más allá de las previsibles salidas de tono de su macarrilla de barrio en las Cortes, no se puede permitir el lujo de tumbar a Sánchez por segunda vez. Y por una razón simple: porque detrás vendría Vox. Por otro lado, Sánchez tiene que salvarle la cara a Aragonès, de lo contrario quedaría a los pies de Puigdemont y la CUP. Algo, pues, habrá que darles.

Y descartados por quiméricos amnistía y referéndum, ¿qué se les puede dar? Bueno, lo que se les puede dar es una patada a la Esquerra en el culo del Partido Popular. ¿Cómo? Muy fácil. Bastaría con fijar un criterio técnico en la ya inminente reforma de la financiación autonómica que beneficie con descaro a Cataluña. Y ese criterio solo puede ser el de primar la población. Algo que, amén de beneficiar de rebote a Valencia, Madrid y Andalucía, provocaría una guerra intestina entre las autonomías del PP. Por un lado, las despobladas de la España vaciada; por el otro, las turísticas del Mediterráneo más Madrid. ¿Alguien cree que no van a ir por ahí los tiros?

Fitna lazi
Iván Vélez. https://gaceta.es 15 Septiembre 2021

La fitna o guerra entre musulmanes, fue un factor determinante en la extinción de los reinos de taifas que surgieron después del desmoronamiento Califato de Córdoba. Tan importantes como las campañas militares cristianas, resultaron las luchas intestinas entre los diferentes reinos musulmanes de un cada vez más menguante al-Andalus, cuyos reyezuelos se hicieron vasallos de los monarcas llamados politeístas, a cambio de protección frente a sus hermanos de religión. Un milenio después, el islam sigue sin lograr su deseada unidad como consecuencia, en gran medida, de sus luchas internas.

La ciudad de Barcelona sirvió de escenario para lo que cabe calificar de fitna lazi, habida cuenta de los enfrentamientos desencadenados entre secesionistas de diverso pelaje y adscripción política

Durante la mañana del 11 de septiembre, Hanan Serroukh, en el curso de la jornada organizada por DENAES en Barcelona como respuesta a los fastos oficiales que celebran la derrota del patriota español Rafael Casanova, que de ninguna otra manera cabe calificar a este personaje histórico, frente a los partidarios borbónicos, expuso al público asistente los paralelismos existentes entre el golpismo catalanista y el fanatismo que opera tras el yihadismo, materia en la que la Serroukh está versada después de haber trabajado como analista para GEES. Casi como un aval de sus palabras, horas después de que la jornada de debates se cerrara, la ciudad de Barcelona sirvió de escenario para lo que cabe calificar de fitna lazi, habida cuenta de los enfrentamientos desencadenados entre secesionistas de diverso pelaje y adscripción política.

A despecho del famoso lema que afirma que quienes pretender quebrantar la soberanía española y alzarse con la tierra, con la catalana ahora, antes de lanzarse a depredar los llamados «Países Catalanes», son gente de paz, la Ciudad Condal vio cómo diversos grupos de facciosos se tiraban las esteladas y algún que otro objeto menos textil, a la cabeza, para dirimir, de manera nada dialogante, sus diferencias respecto a la forma de reencauzar el golpismo que les une. Coincidentes en la afirmación cuixartiana que sostiene que lo volverán a hacer, a dar un golpe de Estado, los púgiles estelados se tiraron golpes, sillas e insultos nada menos que en el Foso de las Moreras, sancta sanctorum del secesionismo. Allí, bajo la dudosa fosa común -Francisco Oya, durante su intervención, sembró arqueológicas dudas acerca de tal condición- se debatieron, de manera bronca, los métodos que han de conducir a una república catalana que cuenta con un recalcitrante monárquico como Casanova como uno de sus mayores símbolos. Las belicosas posiciones oscilaron entre un abrupto rupturismo y un posibilismo, el que envuelve la llamada «mesa de diálogo» que con tanto mimo ha puesto Pedro Sánchez para estirar la legislatura.

La algarada matinal tuvo continuidad por la tarde, cuando durante la manifestación convocada por la ANC, grupos de terroristas callejeros lanzaron objetos y botes de humo contra la Jefatura Superior de la Policía Nacional de la Vía Layetana, lugar que concentra los odios lazis, acaso porque guarden en su memoria el enorme apoyo que los policías recibieron -doy fe de ello, pues fui testigo- durante la masiva manifestación que inundó Barcelona el 8 de octubre de 2017, y que concluyó con la regañina de Josep Borrell a quienes coreábamos «Puigdemont a prisión». Un Puigdemont, por cierto, en cuya defensa ha salido recientemente La Vanguardia, publicación que considera que ha de darse una salida al prófugo del maletero.

Según todos los cálculos, tanto los de la delegación del Gobierno como los de la propia organización, la manifestación de odio contra España de este año ha congregado menos gente que las de fechas anteriores. Las causas de tal pinchazo son diversas, y entre ellas no ha de desdeñarse el impacto del COVID-19, especialmente mortífero entre gentes de avanzada edad, sector mayoritario en estas ceremonias bien rentabilizadas por los vendedores de mercadotecnia. En efecto, es un hecho que la media de edad de los participantes tanto en las manifestaciones como en los desfiles nocturnos de antorchas que tanto recuerdan a Núremberg, es alta. Sin embargo, no faltan mozos y zagales dispuestos a participar en estas manifestaciones que ofrecen una excelente oportunidad para ejercitar el arte del grafiti en los escaparates de tiendas de cierta alcurnia que ese día echan el cierre, pues las que lo levantaron no sufrieron las acometidas del espray.

Un breve paseo por las calles por las que procesionaron los lazis fue suficiente para leer una colección de manoseados lemas con los que cerramos esta morosa crónica de una nueva Diada protagonizada por parte de la grey -antisistema, antiburguesa, feminista, antiespañola, anticapitalista, antipatriarcal y otros muchos antis- que sostiene a los socios del actual Gobierno de España:

Quan el joven s´alça
la burgesia tremola!
Dones lliures
en una terra lliure.
Foc al capital
Ni patriarcat
ni Espanya
PPCC (Países Catalanes) lliures.

Se acaba mi capacidad de asombro
En caso de que seas catalán y tengas doce o catorce diputados que sostienen al presidente, puedes pedir reunión entre iguales, entre los gobiernos de cada sitio como si estuvieran a la par
Manuel Avilés Edición Alicante esdiario 15 Septiembre 2021

El principio de igualdad – todos somos iguales, el estado atiende, el bienestar es para todos y cuidamos de todos como de nosotros mismos, además de otras monsergas electorales- solo es una frase bonita, un engañabobos para que nos creamos que efectivamente es así cuando no hay nada más lejos de la realidad.

¿No me crees? Intenta acceder a la administración. Intenta pedir una cita con el psiquiatra, ahora que todo el mundo habla del caos que la pandemia ha sembrado en las cabezas; intenta que te vea el internista o acceder a las oficinas del paro, ahora que ya casi no hay porque con los fondos europeos se va a solucionar; intenta entrar en la oficina que te dé la gana del Ministerio o la Conselleria que sea: sin cita previa no vas ni a la misa del domingo. No sé si hay alguien dentro, trabajando, o tele trabajan en casa o andan de baja o de vacaciones, pero no atienden ni Dios. En todos los sitios te proponen - de una propuesta indecente se trata- que entres a todo por internet, con firma electrónica y con no sé qué cojones electrónico también.

¿Se creen que todos somos ingenieros informáticos? Aquí, cada uno ha estudiado lo suyo y algunos no han podido estudiar nada y otros no hemos llegado a tiempo de ser primos hermanos de Bill Gates. ¿Tan difícil es acercar esa administración que pregonan al servicio de los ciudadanos, a esos que son su razón de ser?

Un atracador de bancos condenado, un homicida condenado, un pederasta pillado in fraganti y condenado, un traficante de drogas o de influencias, un practicante del cohecho forrado a base de comisiones…..- ponga usted aquí el delito que quiera con condena firme-, se le ocurre el día de Nochebuena a las once de la noche poner un Habeas Corpus - “La vía es corpus” es el último que yo vi-, y le fastidia la cena al Juez de Guardia porque tiene que abandonar los langostinos y el pollo en pepitoria, e ir a resolverlo en el acto.

Tú, que eres un pringao, que has trabajado cuarenta años, intentas presentar un escrito diciendo que no hay derecho. Escribes diciendo que no te entra en la cabeza que alguna lumbrera se sacara un porcentaje de incremento de la pensión para las mujeres que hubieran tenido dos hijos o más. Preguntas qué pasa: ¿Algo habré tenido yo que ver en que mi mujer tenga tres hijos? ¿Algo de trabajo, de dinero, de conflictos y de jaleos habré puesto yo en su crecimiento y educación? En fin, redactas tu escrito y lo llevas a que lo registren y le den curso. No se puede. Hay que pedir cita previa para poder pedir. Sin cita previa no entra ni Dios, ni el espíritu santo en forma de paloma por la ventana porque va el guardia civil de la puerta – él no tiene la culpa, es un mandado- y le dice al espíritu que sin cita previa no entra. ¡Viva la administración que acoge y cuida a sus administrados! Ahora bien, ya verás como tan pronto estén cerca las elecciones comienza la propaganda, los mítines fervorosos, las declaraciones de amor público y nos hacen ver de nuevo que somos la niña de sus ojos.

Eso sí, en el caso de que seas catalán y tengas doce o catorce diputados que sostienen al presidente, puedes pedir una reunión entre iguales, entre los gobiernos de cada sitio como si estuvieran a la par. La organizan rápidamente a bombo y platillo, con fanfarrias, cámaras y talonarios prestos. Sabemos el guion de la cumbre: queremos hablar de amnistía y referéndum de autodeterminación – eso mismo me decía Kubati en la pestosa enfermería de la cárcel de Burgos en el invierno del 93, exactamente eso-. Ya sabemos la respuesta, después de mucho marear la perdiz y perder tiempo y dinero: no se puede porque la Constitución lo prohíbe y son imposibles las amnistía a gogó y la determinación por parcelas. La soberanía reside en el pueblo en su conjunto y no en cada autonomía por mucho pedigrí que diga tener. A propósito: ¿Cuánta pasta queréis esta vez para estar un tiempo calladitos? Ojo que esta reunión tiene nivel. Hasta Iceta ha sido recuperado para rediseñar España. Yo soy muy poco patriota pero un Estado es un complicado ente político, económico, administrativo, cultural…, que no puede estar siendo puesto en cuestión cada treinta años.

Espero, con base en el principio de tratar a todos por igual, una cumbre del gobierno de Madrid con el gobierno extremeño para hablar del AVE; otra con el gobierno asturiano también para hablar del AVE, que para hacer ciento cincuenta kilómetros entre León y Gijón se tardan tres horas. Estoy esperando una entre el gobierno de Madrid y el de Valencia – con tropa de peluqueros atenta para hacer frente a las necesidades capilares de los reunidos- para ver de quién es la competencia sobre el submundo urbanístico y habitacional de la División Azul, un territorio comanche ruinoso y con leyes paralelas. Esto es vertebrar el país y lo demás son gaitas.

Aprendan los abuelitos de la bandera y el silbato, y déjense de plataformas de no sé qué cosa y de pensiones: el gobierno solo cede pasta y lo que haga falta cuando hay votos que lo sostienen. Por eso se reúne con los catalanes y no con los extremeños, los asturianos y los de la Plaza de la División Azul.

Para terminar con la capacidad de asombro y espanto pongo un telediario y veo que, tantos muertos, tanto dinero y tantas bombas, aviones, misiles, espías y la leche en pasta durante décadas, no han servido para nada.

Una manifestación incontable – no se puede contar porque es un plano estudiado a propósito- de mujeres vestidas de negro y totalmente tapadas. Pueden ser burkas, nikab o hiyab, me da igual el nombre. No se le ve la cara a ninguna porque todas van ocultas de pies a cabeza. Se manifiestan en favor del gobierno talibán. Nunca he visto a nadie manifestarse a favor de su propia esclavitud. Manipuladas hasta las cejas afirman – han recurrido a profesoras y alumnas de las escuelas coránicas, algo así como las manifestaciones sindicales cuando Franco- que apoyan el emirato islámico y rechazan la democracia, que están contra de la educación de hombres y mujeres juntos y de otras influencias occidentales.

No creo que occidente, ni oriente, ni el sur ni el norte, estén en posesión de la verdad, pero sí que el derecho a la igualdad es un derecho absoluto e indiscutible y que estas mujeres vestidas de negro integral y que se manifiestan contra sí mismas, están manipuladas desde el minuto cero y, eso que llaman su cultura y su religión, no es sino una losa impuesta y ¿aceptada?, que me recuerda a “El miedo a la libertad” de Eric Fromm. Esta gente, manipulada y acojonada, con su miedo a la libertad encuentran una extraña y forzosa paz en la dulzura del obedecer.

Otra vez, asqueado de unos y otros, encuentro la dulzura no en el obedecer sino en la buena literatura, en una obra maestra magníficamente escrita. Vic Echegoyen es una mujer hispano – húngara. Interprete y traductora de Inglés, Alemán, Ruso, Húngaro, Portugués, Francés… y a pesar de eso con un dominio del español y un vocabulario rico hasta decir basta. He tenido el placer de entrevistarla en Onda literaria y no puedo desaprovechar la oportunidad de recomendar su novela, si es que algún despistado aún no la conoce. “Resurrecta”. 1755. Tiembla Lisboa.

Echegoyen es una escritora milimétrica. Da fe hasta del último detalle con precisión notarial. Leyendo su novela parece que ella estaba allí, observando desde alguna atalaya, el terremoto que destruyó Lisboa ese año. Su documentación es tan exhaustiva que, por momentos, pensamos que nos engaña en la edad y vivió el terremoto en primera persona. Con minuciosidad de cirujana vascular, con nombre y apellidos, con el cargo que ocupaban y el domicilio y las condiciones en que vivían, retrata a cada víctima de aquel desastre natural – creo que el mayor que ha tenido lugar en Europa hasta ahora-. Describe con precisión fotográfica las caras de terror del rey, de los ministros, del patriarca o del arzobispo, de los mendigos, las putas, los soldados o los capitanes de barcos azotados por los maremotos que siguieron a la catástrofe. Este es un libro de historia, porque todos los nombres son reales. Quien quiera conocer intensa y extensamente que pasó y cómo quedó arrasada una de las grandes ciudades de aquella época ya puede correr a la librería más cercana y hacerse con Resurrecta.

Bildu propone acabar con el castellano en la escuela vasca: "Inmersión lingüistica general"
La coalición 'abertzale' apuesta por sustituir el modelo educativo actual porque "no euskaldunizan suficiente". Ofrece al Gobierno del PNV una "reforma educativa integral" que impulse el euskera
Alberto Lardiés. vozpopuli.es 15 Septiembre 2021

"Inmersión lingüistica general". Esa es la propuesta de EH Bildu para la educación en el País Vasco. La coalición abertzale dirigida por Arnaldo Otegi aboga por una "reforma educativa integral" que incluiría el fin del modelo lingüistico actual. Para ello, ofrece al Gobierno vasco de PNV y PSE negociar un acuerdo sobre esta materia.

En las aulas de Euskadi funciona un sistema por modelos en función del idioma vehicular que eligen los padres. El modelo D, con clases sólo en euskera, es el mayoritario; el 70% del alumnado cursa las asignaturas en esta modalidad. El restante 30% del alumnado estudia el modelo B, mitad en euskera y mitad en castellano, o el modelo A, en castellano. Pese a esa obvia primacía del euskera, este sistema no funciona tan bien como quisieran sus impulsores. Un estudio del Departamento de Educación, desvelado por El Correo el pasado fin de semana, apunta al fracaso en el bilingüismo en los colegios vascos.

En ese contexto, la propuesta de Bildu es la "inmersión lingüística general". Esto supone, a falta de mayor concreción por parte de la coalición abertzale, el final del mentado sistema por modelos que funciona hace varias décadas. O, lo que es lo mismo, la casi total desaparición del castellano de las aulas, a excepción de las clases de Lengua y Literatura.

"No euskalduniza lo suficiente"
El director de programas de EH Bildu, Pello Otxandiano, afirmaba este lunes durante una comparecencia que en su formación son partidarios del citado "modelo de inmersión lingüística general". "Sabemos que el debate está servido, pero entendemos que está sobradamente demostrado que el modelo D no euskalduniza lo suficiente, que no se consiguen los perfiles lingüísticos que plantea la ley y que tenemos un problema de convivencia del euskera".

Al decir de este dirigente de Bildu, que forma parte del núcleo duro de la coalición, "los problemas del sistema educativo son más amplios y variados" y la propuesta que hace EH Bildu "va más allá, plantea una reforma estructural y en profundidad del sistema educativo en muchos ámbitos, también en este". A su juicio, es necesaria una "reforma integral" de la educación en el País Vasco.

La coalición abertzale presentará los detalles de su propuesta en materia educativa el próximo sábado durante la conferencia política que celebrarán en San Sebastián. En esa cita, en palabras de Otxandiano, "nos centraremos en la propuesta educativa renovada que ha aprobado la Mesa Política nacional, un documento que fija la posición política de la izquierda independentista".

"Negociar y acordar"
Bildu quiere alcanzar un gran acuerdo sobre este tema con el Ejecutivo que lidera Íñigo Urkullu. Por eso, Otxandiano remarcaba su "plena disposición a negociar y acordar" con el Gobierno autonómico un pacto educativo, que deberá "ser fruto de un amplio consenso político y social, construido con bases sólidas, que abra el camino para los próximos 20 años". "Un acuerdo con perspectiva de estado".

La pasada semana, durante un acto por el inicio del curso escolar, el consejero de Educación del Gobierno vasco, Jokin Bildarratz, mostraba su esperanza de definir una estrategia común entre toda la comunidad educativa para "modernizar, actualizar y mejorar nuestra actuación".


Recortes de Prensa   Página Inicial