AGLI Recortes de Prensa   Jueves 16  Septiembre  2021

Los tahúres se sientan a la mesa de las mentiras
Redacción. https://rebelionenlagranja.com 16 Septiembre 2021

Los tahúres ya se han sentado a la mesa. Todos engañan a todos que a su vez juegan a ser engañados por los demás. La política catalana -y por lo tanto, española- se ha convertido en un casino plagado de tramposos. Ahora resulta que Pedro Sánchez ha ido a la mesa de la infamia para decir que necesita tiempo para tomarle el pelo a los independentistas y a los que no lo son, y que Aragonés le ha dicho que él también necesita tiempo para engañar a los suyos y al propio gobierno de España. Yo engaño te a tí, a los tuyos y a los míos con la condición de que tú me engañes a mí, a los míos y a los tuyos. Eso es exactamente lo que ha arrancado esta tarde en Cataluña. Las mesa de las mentiras. Por eso Aragonés sale de la partida diciendo que no renuncia al independencia ni a la amnistía, sabiendo que ambas son imposibles y que está mintiendo a los suyos, mientras Sanchez sale de la partida declarando que las posiciones están alejadas y que hace falta más tiempo.

Dos mentirosos compulsivos cuyo único afán es permanecer en el poder: uno, ERC, jugándosela a JxCat; otro, PSOE, jugándosela a Podemos, y luego todos contra todos.

Mentiras arriesgadas, porque toda esta estulticia practicada por dos felones en el Saloon del Salvaje Oeste solo puede acabar mal. Mal para España y mal para esa parte de España que es Cataluña.

Sánchez en el diván
Agustín García. okdiario 16 Septiembre 2021

Alardear de haber vacunado a todo el mundo sin preguntar lo que votaban, como si ello fuese algo extraordinario, es un desliz revelador de un conflicto en el inconsciente donde, según nos explicaría Freud, luchan el ello (los instintos y los deseos o pasiones) y el superego (la conciencia moral y los ideales), entre los que media el ego.

Quizá no sea para tanto, dirán muchos, pero me temo que Freud no diría lo mismo, y le hubiera encantado tener a Sánchez en su diván. ¡Menudo filón para sus investigaciones!

En esta ocasión hemos de agradecer que el ego haya hecho su trabajo y lo normativo (algo tan obvio como vacunar a todos por igual) se haya impuesto a lo desiderativo (favorecer a los míos). Pero, lamentablemente, no suele ser así.

No ha sido así con sus leyes educativas, con su ley de memoria o su uso del CIS, o con sus ayudas a sindicatos y medios de comunicación. Tampoco cuando firma cordones sanitarios o criminaliza a Vox mientras indulta a delincuentes.

O, cuando tras prometer acabar con las puertas giratorias, llena las empresas públicas con amigos de Ferraz, nombra a su Lola Fiscal General o crea una dirección general para su amigo del cole. De ellos si sabe qué votan.

Todo eso es sectarismo, como pedir la dimisión del otro cuando la luz sube un 8% y agarrarse al sillón cuando sube un 200%. O hiperventilar por un ficticio delito de odio para aprovecharlo políticamente, pero mirar para otro lado cuando alguien en televisión llama a “matar a los de Vox” ante un Rufián complaciente.

También lo es acusar de incompetencia y desgobierno al PP, cuando el ébola acabó con un perro, y presumir de gestión con el Covid. Es aplaudir un día a la sanidad pública, y otro ningunear al Zendal. Sectarismo es llamar diálogo al paripé, o paralizar inversiones en Madrid mientras se premia a desleales.

En fin, resulta fácil presumir de justo con una obviedad ante la que no podía elegir. Pero en el diván se revelaría que, cuando puede elegir, las pulsiones ganan a la cordura y Sánchez elige sectarismo.

Su frase sólo ha servido para intentar presumir y ya conocemos, mejor que a Freud, el refranero español. Redondo se lo hubiera advertido: “Sánchez, dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

Castells paga el botellón
Cristina Losada. Libertad Digital 16 Septiembre 2021

Poco se habla de Manuel Castells. Por si se ha olvidado: es el ministro de Universidades. Entre las excepciones al sepulcral silencio que acompaña a su desempeño, silencio que sólo él mismo rompe de vez en cuando, está un reciente artículo de Teresa Giménez Barbat, dedicado a glosar las figuras de Castells y Clara Ponsatí, la exconsejera que se fugó después del 1-O, ya que veía que los dos personajes tenían mucho en común. Esa afinidad la sintetizó en el título de su pieza: "Castells y Ponsatí, dos tontos muy tontos en la Universidad". Y cada vez parece más claro que la labor ministerial de Castells tiene por objetivo culminar el entontecimiento de la Universidad.

Acaba de decirlo, con otras palabras, César A. Molina, en una tribuna en El Mundo: "El ministro de Universidades no cree en la Universidad y la desmantela. Por cierto, ya no quedaba mucho en pie. Autor de numerosos libros, defiende la utilización de aparatos tecnológicos frente a la memoria y el saber transmitido por un buen magisterio. Por tanto, la lectura queda totalmente desplazada. Del horrible peligro de leer, escribió con ironía Voltaire, que para Castells debe ser un autor de extrema derecha". Seguro que lo tiene por un reaccionario. Añadía Molina: "El actual ministro llevará a la Universidad a una mayor ignorancia, ocultará el ingenio, alentará la inanidad, perseguirá lo meritorio, difundirá nuevas supersticiones políticas y enfermará mentalmente a los alumnos". Vendría a ser, poco más o menos, una proyección del propio Castells. Salvo por su capacidad para engañar con palabrería a más de un incauto, labrarse fama de pensador complejo y colocarse muy bien.

Con la inauguración del curso, Castells ha hablado, y es cuando habla que se echa de menos el silencio aquel. Anunció que estaba haciendo la "ley universitaria más feminista de la historia, en términos transversales", y no en otros. Esta es seguramente una de las supersticiones políticas a las que se refería Molina. Su ley más-feminista-de-la-historia consiste en que las mujeres tengan preferencia frente a los hombres para ser contratadas en las universidades públicas. ¿Se ha basado en datos que indiquen que hay una extraña infracontratación de mujeres que sólo puede ser debida a algún tipo de discriminación? Para nada. Castells es sociólogo, eso dicen los papeles, pero tiene una curiosa alergia a los datos sociológicos. La realidad no es lo suyo. Pero qué importa si de lo que se trata es de pregonar que ha hecho "la ley universitaria más feminista de la historia". En términos transversales. Conste.

Castells no es un tonto a la hora de buscar popularidad. "La Universidad pública debe ser gratuita", ha dicho también estas semanas. Es una vieja querencia suya. Lo viene diciendo desde que es ministro del ramo. La actual subvención parcial no le convence, y quiere que los contribuyentes lo paguen todo. Porque pagar hay que pagar: nada es gratis. Coincidió esto con el inicio del curso, y es sabido lo que pasó en varias ciudades que albergan a muchos universitarios. Hubo macro súper botellones, y en algunas de esas urbes nadie pudo conciliar el sueño esa noche. Es sólo el principio. Los jóvenes, cómo no, tienen que divertirse y los demás, soportarlo. Muchos estudiarán también. Otros no, como siempre. Pero siempre ha habido un coste asociado. El ministro quiere que no haya costes de ningún tipo. Que paguemos todo. Sorprende que no lo haya explicitado. Universidad y botellón gratuitos. Venga, Castells.

Con Zapatero 'se nos fue la olla', y todavía no ha vuelto
Agustín Valladolid. vozpopuli.es 16 Septiembre 2021

‘Se nos fue la olla’, escribió Miguel Sebastián, exministro de ZP, refiriéndose a la política energética de aquel gobierno. Y ahora viene Pedro Sánchez a ahondar en la inseguridad jurídica y a contarnos el falso cuento de la justicia social

En 2015, el que fuera ministro de Industria y Energía en el segundo gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, un economista llamado Miguel Sebastián que había construido buena parte de su prestigio en la banca privada, publicó un libro de título sugestivo: “La falsa bonanza”. Se trataba de un gratificante ejercicio de autocrítica con afirmaciones memorables, como esta: “Embriagados por la actividad económica y el empleo, no quisimos ni oír hablar de dificultades estructurales, de desequilibrios o de crecimientos sostenibles”.

En la recapitulación que hace sobre su paso por el Ejecutivo, Sebastián destaca como una de las consecuencias más extravagantes de esa negación de la realidad el incremento disparatado de las primas a la energía renovable, que entre 2004 y 2011 alcanzaron la meteórica cifra de 9.000 millones de euros, con el consiguiente impacto en el recibo de la luz. “Se nos fue la olla”, exclama en el libro Sebastián, quien ya en 2010 se vio obligado a forzar el primer recorte en la retribución de las renovables para frenar el incremento en la factura eléctrica, que repercutía en familias y empresas.

Poco después, el Gobierno de Mariano Rajoy le daba a la estrategia diseñada por Zapatero para impulsar la energía “verde” el hachazo definitivo, llevando a la ruina a pequeños ahorradores que invirtieron en la fotovoltaica y provocando las millonarias reclamaciones de grandes inversores nacionales e internacionales, víctimas de un cambio brusco de las reglas del juego a mitad del partido. Desde entonces, seguimos perdiendo batalla tras batalla en las cortes de arbitraje de medio mundo; dolorosas derrotas traducidas en facturas millonarias y, lo que es casi peor, en un alarmante descenso en la cotización que fija el prestigio-país. El buenismo de nuestros gobernantes, la pretensión irreal de forzar al margen de las circunstancias una transición a un nuevo modelo energético, nos está saliendo carísima a los españoles.

Lejos de facilitar ese tránsito hacia un consumo más sostenible, Zapatero lo acabó entorpeciendo al no contar con los condicionantes del entorno económico, con la cruda realidad, lo que provocó una aceleración de déficit tarifario, que en 2015 había acumulado una deuda de 36.638 millones de euros, de los que desde 2000 se habían amortizado 11.728 millones y se habían pagado otros 6.000 en intereses. Cifras absurdas para un país que algunos se han empeñado en convertir en absurdo de forma irreversible; un país que importa el 75% de la energía que necesita y que, por tanto, añade a los enormes gastos financieros de un modelo ficticio, los riesgos de la volatilidad del mercado. A la vista está.

Y ahora viene Pedro Sánchez a ahondar en un problema que empieza a pesarnos en exceso, el de la inseguridad jurídica, a ensuciar más de lo recomendable la marca España, y a contarnos otro cuento, el de la justicia social, ese que dice que no hay nada de confiscatorio en la decisión de eliminar determinados ingresos de las compañías eléctricas, ingresos respaldados por la legislación vigente; que esto no va de eso, sino de defender al consumidor, de proteger a los más débiles, de no frustrar la recuperación. Pero luego, al leer la letra pequeña, nos enteramos de que no es exactamente así; de que la rebaja en los recibos de los próximos seis meses la pagaremos después. Como dice Luis Garicano: “Ha nacido un nuevo déficit de tarifa, el del gas”.

Va a ser verdad que Iván Redondo era muy bueno en lo suyo, y que, en su ausencia, el ilusionismo de Moncloa ya no da ni para medio telediario. Este Gobierno se ha especializado en crear dos problemas nuevos cada vez que intenta solucionar uno viejo, pero antes se notaba menos. Una de las principales secuelas de la crisis eléctrica es que también está desnudando el déficit de gobernanza; está evidenciando cómo entre la imprevisión y la imprudencia no hay apenas trecho; y que con esta política de la patada a seguir, que ya vendrán otros a pagar la factura, nos deslizamos peligrosamente hacia la argentinización de la política, a eso que en este periódico Juan T. Delgado ha definido como “el viaje peronista de Sánchez con España como víctima”.

En este monumental aprieto energético -y social- en el que nos encontramos, ha faltado valor pedagógico, conocimiento de la realidad, y ha sobrado amateurismo político y populismo doctrinal, valga el oxímoron. El problema es que no hay indicio alguno de que se quiera rectificar, de asumir el coste de explicar la verdad o aprovechar para ir modificando hábitos de consumo que están por encima de nuestras posibilidades. El problema es que, aupado en el respaldo del Banco Central Europeo y en la promesa de los fondos Next Generation EU, Sánchez sigue instalado en una euforia que no se justifica, sigue empeñado en construir una realidad paralela, inexistente.

Lo acaba de expresar con meridiana claridad otro exministro, Jordi Sevilla: “A lo que estamos viviendo estos meses no podemos llamarlo recuperación, es sólo un ‘regreso a la media’ que se convertirá en recuperación cuando hayamos vuelto al nivel de 2019 y empecemos a crecer a partir de ahí”. Clarito como el agua. Pero nos seguirán contando cuentos. Hace años se nos (les) fue la olla. Y sigue sin aparecer.

La postdata: lo del Emérito va para largo
Periódicamente, hay quienes sitúan bajo sospecha la investigación que tiene abierta la Fiscalía sobre las actividades “paralelas” del Emérito. Principalmente los socios de gobierno y otras formaciones políticas, que no ocultan su republicanismo. La acusación que on y off the record repiten es la de una ralentización deliberada de las pesquisas, lo que molesta especialmente al grupo de fiscales que se ocupan de un caso a cuya resolución en nada ayudan ni las prisas ni mucho menos las presiones políticas.

El hecho de que para una mayoría de diligencias haya habido que activar comisiones rogatorias, la gran cantidad y complejidad de la documentación que ha de analizarse y la imprescindible prudencia con la que se debe actuar en un asunto que no solo afecta a un exjefe del Estado sino al prestigio de España, son las únicas razones de una tardanza que no es tal.

El Parlamento Europeo aprueba una histórica resolución contra la dictadura comunista de Cuba
VOX lidera la triunfante línea de firmeza frente a la tiranía de Díaz-Canel
https://gaceta.es 16 Septiembre 2021

El Parlamento Europeo ha aprobado por amplia mayoría una resolución en la que se exige sanciones a los dirigentes de la dictadura comunista de Cuba por violaciones de derechos humanos y que se den pasos de manera urgente hacia la suspensión del Acuerdo entre Cuba y Unión Europea.

VOX ha liderado la triunfante línea de firmeza frente a la tiranía de Miguel Díaz-Canel que ha dinamitado al grupo de los socialistas europeos, que se ha dividido entre el voto a favor, en contra y la abstención. Así, muchos diputados socialistas han dejado de seguir al PSOE en su defensa recalcitrante del régimen criminal cubano.

El eurodiputado de VOX, Hermann Tertsch, que ha celebrado esta «apabullante victoria» [426 votos a favor, 146 en contra y 115 abstenciones] y el colapso del frente de defensa de la dictadura.

En su intervención en la sesión plenaria, Tertsch aseguró que el Parlamento tenia una posibilidad de «reparar una inmensa y larguísima afrenta contra un pueblo sometido y torturado durante 63 años», y denunció que el Acuerdo es «insoportable» y solo sirve para «subvencionar a la mafia comunista que vive con lujos mientras tiene al país postrado en la indigencia». «Es hora de decir que hay que aplicar la cláusula que suspende ese Acuerdo que solo ha traído mayores privilegios y más dinero para la mafia que gobierna Cuba en este momento», ha añadido.

La resolución ha sido aplaudida por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, que ha celebrado que el Parlamento Europeo se haya posicionado a favor de aplicar sanciones contra «individuos e instituciones que diseñan y ejecutan la represión contra la población civil en Cuba». «Después de las históricas protestas populares del 11 de julio pasado, es éticamente ineludible la adopción de medidas que impidan a los represores el acceso a los países miembros de la UE, así como la congelación de sus posibles bienes en la zona comunitaria», ha reclamado el director del Observatorio, Alejandro González Raga, en un comunicado.

Así, ha llamado al bloque comunitario a «pasar de las palabras a los hechos», de tal forma que se tomen medidas «contra la impunidad» al tiempo que se busca «promover cambios estructurales» en la isla. En este sentido, ha mostrado su preocupación por el «énfasis» de los socialistas para «facilitar el acceso del régimen cubano a la financiación por medio del Banco Europeo de Inversiones».

González Raga ve «lamentable» que se quiera entregar más dinero al régimen cubano «en medio de una ola represiva sin precedentes y de una ausencia total de reformas políticas y económicas» bajo el argumento de que «habría que hacerlo porque ya se financia a otros que también son violadores de derechos humanos».

Para Prisoners Defenders, otra organización disidente, el Gobierno de Miguel Díaz-Canel firmó en la represión de las protestas «su declive moral e ideológico y definitivo», el final de más de seis décadas «de engaño a la izquierda mundial». Así, ha considerado la resolución un primer paso en la protección de ciudadanos «indefensos» ante la represión de las autoridades de la isla.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Regalo de Sánchez a los golpistas catalanes

OKDIARIO 16 Septiembre 2021

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, ha pedido de forma reiterada autodeterminación y amnistía para que la denominada «agenda del reencuentro» entre el Gobierno de Sánchez y los golpistas catalanes dé sus frutos. Esas dos condiciones -autodeterminación y amnistía- son los pilares sobre los que el separatismo encara sus reuniones con el Ejecutivo socialcomunista.

El texto base para las próximas reuniones entre el Gobierno central y el catalán es una versión renovada del que Sánchez llevó a su encuentro con el después inhabilitado Quim Torra, en febrero de 2020. Se han actualizado 44 puntos, entre ellos, uno que destaca por encima de todos. Se ha suprimido la mención al respeto al Poder Judicial. En lo relativo a la «reducción de la conflictividad institucional» -conflictos ante el TC- el texto anterior decía: «El Gobierno está dispuesto a escuchar y atender demandas sobre resoluciones y textos legislativos pendientes de recurso o de sentencia», pero añadía una advertencia: «En cualquier caso, el Gobierno respetará la independencia y las resoluciones del Poder Judicial y velará por su cumplimiento». Pues bien, en el nuevo texto desaparece esa alusión al respeto de las «resoluciones del Poder Judicial». La pregunta es obvia: ¿Por qué? ¿Qué motivo ha llevado a Pedro Sánchez a suprimir una mención que antes estaba meridianamente clara?

En el contexto actual, con los independentistas catalanes reclamando amnistía, al considerar insuficientes los indultos a los golpistas, la desaparición en el texto de la alusión al respeto a las resoluciones de la Justicia adquiere una dimensión inquietante. Con la Fiscalía al servicio del Gobierno, ¿cuál será el proceder del Ministerio Público a partir de ahora en las causas abiertas contra los separatistas que desafiaron a la ley y al Estado de Derecho? La pregunta no es baladí, porque si primero desaparece del texto la alusión directa al respeto a las resoluciones de la Justicia, ¿quién garantiza que el paso siguiente no sea que la Fiscalía de Pedro Sánchez se inhiba para satisfacción del separatismo catalán? Verde y con asas.

Sánchez, Aragonès y la gravedad del esperpento
EDITORIAL. Libertad Digital 16 Septiembre 2021

No se puede negar que la clamorosa división que vive el frente separatista en relación a lo que el Gobierno llama eufemísticamente "mesa de diálogo" y los secesionistas califican, con más exactitud, de "mesa de negociación" resulta algo esperpéntica, al tiempo que quita seriedad a ese proceso institucionalizado de felonía inaugurado este miércoles en Barcelona por Pedro Sánchez y Pere Aragonés, y por el que los nacionalistas pretenden embarcar al Gobierno de central en el ilegal proceso separatista iniciado en Cataluña en 2012.

No obstante, tanto la división entre ERC y Junts per Catalunya como la no menos positiva noticia del creciente desdén de los jóvenes catalanes por la independencia no deberían restar un ápice de gravedad a la infame interlocución que el Ejecutivo central está brindando a un Ejecutivo autonómico en rebeldía. Así, Pere Aragonés no sólo no se retracta de las consultas secesionistas del 9-N (2014) y del 1-O (2017), sino que adquirió el compromiso público en su discurso de investidura de "culminar la independencia de Cataluña". A este respecto, no sería la primera vez que los separatistas superasen sus enfrentamientos, como de hecho han venido haciendo de forma recurrente desde los tiempos de Artur Mas; y tampoco hay que olvidar que el proceso secesionista no fue nunca una demanda que la sociedad catalana reclamaba a sus elites políticas sino, por el contrario, una pretensión de las elites nacionalistas que han sabido en gran medida inocular a la población mediante la propaganda y un ejercicio de ingeniería social tremendo.

Con estos precedentes, el único diálogo que debería entablar con Aragonés un presidente del Gobierno de España, responsable y fiel a su promesa de cumplir y hacer cumplir la Constitución, debería ser el destinado a conseguir un compromiso público y verificable del presidente de la Generalidad de acatar el orden constitucional, so pena de suspender de forma indefinida la Administración autonómica en rebeldía, en aplicación del artículo 155 de la Carta Magna.

Por el contrario, Sánchez acepta negociar con quienes públicamente no tienen más objetivo que lograr la complicidad y condescendencia del Gobierno central a la amnistía y a la celebración de un nuevo y no menos ilegal referéndum de independencia. El hecho de que, en este encuentro bilateral, como si de dos jefes de Estado se trataran, se haya vivido además un episodio tan bochornoso como la retirada de la bandera española en la comparecencia de Aragonés no es más que la guinda de un pastel, todo él ignominioso.

Aunque no faltarán quienes en Madrid quiten gravedad a lo acontecido, sobre la base de que Pedro Sánchez no hace más que "dar largas" a los separatistas que lo sostienen en la poltrona, el hecho cierto es que Aragonés se puede jactar, con razón, de "haber sentado al Estado a negociar", procurando naturalidad a que el Gobierno de la Nación muestre disposición a negociar lo que ningún otro Gobierno de nuestro entorno democrático pondría sobre ninguna mesa de diálogo: la soberanía nacional y el Estado de Derecho.

Está visto, sin embargo, que para Sánchez no hay interés más sagrado que seguir en la poltrona, aun aupado por la canalla separatista.

Un pacto para ganar tiempo
Editorial ABC 16 Septiembre 2021

Cuando Pedro Sánchez pidió este miércoles a los periodistas que acudieron a la Generalitat de Cataluña que se limitasen a interpretar su cita con Pere Aragonès como un gesto político para la historia, se delató, porque ese, el histórico, es el auténtico valor que quiso dar a su inauguración de la ‘mesa de diálogo’. Todo en este presidente del Gobierno está orientado a la magnificencia de sus récords. Si sube la luz, él es el justiciero social que somete a las eléctricas para ajustar la tarifa; si hay una pandemia, la vacunación se desarrolla mejor que en ningún país. Y si una parte de la nación quiere independizarse de España, solo él tiene la fórmula mágica para reconducir el desafío. De las palabras pronunciadas este miércoles por Sánchez, se desprende que su único interés es la escenificación estética de lo que en su día bautizó como «agenda del reencuentro», y aparecer como el único presidente de nuestra democracia capaz de resolver el chantaje secesionista desde el diálogo. Pero a efectos públicos, todo sigue siendo una pantomima. Nadie sabe realmente de qué hablaron, qué agenda real pactaron, ni los tiempos, ni qué orden del día tendrá la siguiente reunión, ni cuándo ocurrirá… Nada.

La ‘mesa del diálogo’ ha sido solo la cobertura de un acto propagandístico que oculta a los españoles el auténtico cuaderno de bitácora que hayan pactado en secreto Sánchez y Aragonés para sostenerse mutuamente en el poder, uno en Madrid y otro en Cataluña, sin desvirtuar los mensajes para sus respectivas parroquias, pero a la vez sin poner en riesgo la alianza que mantienen sellada PSOE y ERC. Por eso Sánchez insistió, incluso con gesto visiblemente molesto, en exigir que nadie le pida un calendario para ver resultados. «Dialogaremos sin prisa, sin pausa y sin plazos», dijo textualmente. La conclusión es que, de momento, Aragonès y Sánchez han acordado ganar tiempo. Y mientras tanto, los españoles deben contentarse con permanecer a oscuras y al margen de una negociación opaca, pero teniendo que dar valor a la cita, eso sí, por el mero hecho de haberse celebrado.

Si Sánchez insiste, como hizo de nuevo, en que no podrá haber un referéndum de autodeterminación ni una amnistía, y si Aragonès sostiene justo lo contrario, la lógica dice que la mesa debió quedar disuelta este miércoles mismo con un estruendoso fracaso. Y en sentido contrario, si la mesa y el diálogo van a continuar, y ese es el compromiso expreso de ambos, alguien miente. El llamamiento de Aragonès a la «unidad y la perseverancia» fue en ese sentido muy elocuente porque Sánchez y el presidente de la Generalitat han hecho suyo un objetivo común: rentabilizar juntos la fractura del independentismo en beneficio propio. Ese es de momento el único trasfondo de una negociación en la que Sánchez se reserva como un as en la manga la ampliación del aeropuerto de El Prat, que permanece encallada para indignación del empresariado catalán y de buena parte de su ciudadanía.

En lo demás, la gesticulación de la cita revela mucho de hasta dónde está dispuesto a ceder realmente Sánchez. Participó de una escenografía en la que se encontraban dos jefes de gobierno de igual a igual, lo hizo en el Palau de la Generalitat inclinándose ante la bandera de la comunidad autónoma como si fuese la de otra nación, y habló de «dos presidentes», como si se tratase de dos instancias al mismo nivel. En definitiva, una teatralidad digna del enésimo ‘photocall’ presidencial con el que el Gobierno dice a los españoles que son una mera comparsa y que, haga lo que haga Sánchez, hay que confiar en él porque eso es lo único provechoso para España.

El vergonzoso negocio político de Pedro Sánchez con el separatismo
El presidente de España no puede rendir pleitesía a un partido insurgente para garantizarse su apoyo: el precio lo paga su país y puede ser algún día insoportable.
ESdiario Editorial 16 Septiembre 2021

Con un despliegue impúdico propio de una visita de Estado entre dos países distintos, Pedro Sánchez reforzó una vez más al independentismo girando una visita en la que, más allá de los contenidos y acuerdos concretos, se consagró el principio de bilateralidad y se legitimaron los planes secesionistas al aceptar dialogar sobre ellos.

La excusa del "diálogo" no tapa la evidencia de que, por una mera cuestión de supervivencia, Sánchez potencia lo que, con la Constitución en la mano, debería ser el primero en combatir desde el Estado de Derecho, la política y las instituciones.

ERC amenaza con derribar al Gobierno si Sánchez no traga en la Mesa

Sacar de ellas las conversaciones es otra manera de delatarse, pues a nadie se le escapa que en una democracia se discute en sus cámaras y parlamentos, dentro del marco jurídico, con el escrutinio público y la intervención de todas las fuerzas políticas.

Que a todo un presidente del Gobierno haya que recordarle sus obligaciones más elementales es tristísimo, pues evidencia de nuevo que con Sánchez las reglas son papel mojado y sus estrictos intereses personales están por encima de todo.

Es inaceptable que el presidente de España "dialogue" con nadie de la ruptura de España y fuera de las instituciones

En este caso está claro que el líder socialista está dispuesto a elevar sus concesiones hasta donde pueda si con ello se garantiza una estabilidad en la que ERC es decisiva: sin su apoyo, simplemente, Sánchez no sería presidente y no tendría Presupuestos.

Al precio que sea
A cambio, ha estado dispuesto hasta ahora a indultar a delincuentes o comprometer privilegios económicos, y esos antecedentes justifican la preocupación por futuras dádivas: que coquetee incluso con la celebración de algún tipo de referéndum, inviable e ilegal, demuestra que Sánchez siempre está dispuesto a todo con tal de sobrevivir.

Que ERC también necesita al PSOE en un horizonte cercano, por la presión de Junts y el desprecio de las CUP, termina por explicar la auténtica naturaleza del "diálogo": un pacto entre partidos y dirigentes cuyo principal interés es mantenerse en el poder, al precio que sea, sin ser conscientes de que alimentan un monstruo que ellos mismos no podrán controlar.

Todo un presidente del Gobierno
Nota del Editor 16 Septiembre 2021

El dr cum fraude es todo un presidente del gobierno como yo torero de prestigio. A ver si dejamos de dorar la píldora y conseguimos quitar a estos miserables empeñados en seguir destruyendo lo poco que queda de España.

El Gobierno anula la sentencia del 'Estatut'
José García Domínguez. Libertad Digital 16 Septiembre 2021

"Pedro Sánchez quiere trasladar esta tarde a Pere Aragonès que el Gobierno cumplirá con las inversiones del Estado en Cataluña, dando cumplimiento a la disposición adicional tercera del Estatut, en los presupuestos generales del 2022". Las cursivas son mías; la noticia, de La Vanguardia de este miércoles. Un cumplimiento, ese de Pedro Sánchez al que parece querer adornar con toda la solemnidad posible en su visita a Barcelona, que cabría enunciar de modo bien distinto si el propósito de hacerlo público fuera compatible con compadecerse, siquiera un poco, con la verdad. En tal caso, la redacción de la noticia podría haber adoptado el siguiente tenor formal:

Pedro Sánchez, legítimo presidente constitucional del Reino de España, ansía anunciar al presidente de la Generalitat su decidido compromiso personal de convertir en papel mojado la sentencia firme del Tribunal Constitucional emitida en su día a propósito del Estatuto de Cataluña; en concreto, el presidente del Gobierno desea ofrecer al señor Aragonès todas las garantías de que lo contemplado en aquella decisión judicial sobre la muy manifiesta inconstitucionalidad de la disposición adicional tercera del referido Estatuto, allí donde Cataluña se arrogaba el inaudito derecho de ordenar a las Cortes Generales dónde y cómo se puede gastar el dinero de los presupuestos del Estado, se lo piensa pasar por el forro.

Porque de eso estamos hablando, de que, y por la vía de los hechos consumados, el Gobierno de España se compromete ante Esquerra Republicana y compañía a agraviar en público a la máxima instancia judicial de la Nación, la misma que había declarado enteramente nula la disposición de marras; enteramente nula, sí. Como no podría ser de otro modo, por cierto. Pues hasta un absoluto analfabeto jurídico puede entender a la primera lo aberrante e inconcebible de que una simple norma regional pretenda prevalecer en una materia de exclusiva competencia estatal.

Entendámonos: Pedro Sánchez dispone de la facultad de privilegiar a Cataluña porque ERC son sus socios, porque los catalanes le caen más simpáticos que el resto o, simplemente, porque le da la gana. Nadie (por desgracia) se lo puede impedir. Pero empecinarse en desacreditar al Tribunal Constitucional y sus sentencias a fin de regalarle un cheque a Aragonès, eso se acerca al colmo de la indignidad.

Independentistas y españoles de segunda
Pablo Planas. Libertad Digital 16 Septiembre 2021

La política catalana es el show de Benny Hill, pero en cutre y con mucha menos gracia. Los consejeros de Junts per Catalunya (JxCat) desprecian al presidente de la Generalidad, el republicano Pere Aragonès, con el mismo desparpajo con el que los consejeros de ERC se reían del pobre Torra. A Aragonès le llaman el "nen barbut" y en el partido de Puigdemont no le hacen ningún caso porque saben que antes de mover un papel tiene que llamar a Oriol Junqueras para que le dé permiso o le diga lo que tiene que hacer.

En esas condiciones, el plan de ampliación del Aeropuerto de El Prat o la mera convocatoria de una mesa de diálogo se convierten en arduas tareas plagadas de obstáculos, trampas y zancadillas. Gracias a ERC y a Podemos, el proyecto de El Prat, que implicaba una inversión de 1.700 millones de euros y decenas de miles de puestos de trabajo, se ha ido al traste. Al parecer es más importante la tranquilidad de un puñado de patos de un espacio protegido privado que el futuro de miles de familias. Puede que el Gobierno de Sánchez no tuviera intención de llevar a cabo el proyecto. De este Ejecutivo cabe esperar cualquier cosa, pero el asunto ha puesto de relieve las prioridades de Podemos y ERC, y esa "gente" con la que se llenan la boca no está entre ellas.

Lo de la llamada "mesa de diálogo" es el otro hito de los últimos días. Después de apedrear con saña la Jefatura Superior de Policía de la Vía Layetana de Barcelona, una delegación del Govern se ha sentado a debatir con una delegación del Gobierno. Pero el vandalismo separatista no estaba en el orden del día, sino la autodeterminación y la amnistía para que los golpistas puedan hacer lo que les salga del níspero.

Del caletre de Puigdemont surgió la idea de intentar empotrar en la delegación de la Generalidad a dos golpistas indultados, Jordi Sànchez y el Forrest Gump del partido, Jordi Turull. Hasta ahí podíamos llegar, dijo Sánchez, que libra de la cárcel a unos tipos con los que luego le da asquito hacerse la foto. Todo un ejemplo de coherencia. La negativa de Moncloa, plenamente acatada por Junqueras y su mandadero Aragonès, muestra la plena sintonía entre los socialistas de Lastra y los republicanos de Rufián. Por lo demás, el movimiento de Puigdemont favorece a Sánchez, quien más que una flor tiene un jardín tropical en el trasero. Si los separatistas son incapaces de ponerse de acuerdo entre ellos, la mesa comporta para el presidente del Gobierno un desgaste mínimo.

Sin embargo, eso no quiere decir que a larga no le pase factura, porque una cosa queda meridianamente clara de todo esto, la existencia de dos Españas que no son las clásicas. Por un lado, la España privilegiada que forman los separatistas catalanes y los vascos y luego el resto, españoles de segunda a los ojos de Sánchez y su Gobierno.

COMUNIDAD VALENCIANA
El Gobierno evita llevar al Constitucional la exigencia de saber valenciano para todos los funcionarios
NOA DE LA TORRE. El Mundo 16 Septiembre 2021

Avala el requisito lingüístico mientras cuestiona otros aspectos de la nueva ley de función pública de la Generalitat

La obligación de saber valenciano para optar a un puesto de trabajo en la Administración valenciana se extenderá el próximo año a todos los funcionarios. Es decir, el llamado requisito lingüístico será generalizado y no se limitará únicamente al ámbito educativo, tal y como se desprende de la ley de función pública aprobada este año por los tres socios del Gobierno de Ximo Puig: PSOE, Compromís y Unidas Podemos. Ahora bien, a pesar de que la norma llegó con polémica y de que la oposición la rechaza por «imponer» el valenciano, el requisito tiene el aval del Gobierno de España.

La paradoja es que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha planteado formalmente a la Generalitat que su ley contiene aspectos que podrían ser directamente inconstitucionales, aunque no dice nada sobre la regulación del requisito lingüístico. En la práctica, esto significará que la exigencia de un nivel mínimo de valenciano no acabará en los tribunales a instancias del Gobierno, que podría ir al Constitucional si no llega a un acuerdo con la Generalitat sobre el articulado que sí está en cuestión.

En todo caso, fuentes de la Conselleria de Justicia y Administración Pública -la artífice de la ley y en manos de los socialistas- explicaron a este diario que los puntos que habrá que revisar con el Gobierno afectan únicamente a «cuestiones técnicas».

Por tanto, se mantiene intacto el grueso de la ley, que ha costado años sacar adelante por las discrepancias sobre todo entre socialistas y nacionalistas, precisamente a cuenta del alcance real de un requisito lingüístico que aún tiene que ser regulado mediante un reglamento específico. Pero la clave es que el Consell ha logrado dejar fuera de la comisión bilateral que le exige el Estado la competencia de valenciano de los funcionarios.

En este sentido, el Diario Oficial de la Generalitat publicaba este miércoles el acuerdo Estado-Generalitat para «iniciar negociaciones para resolver las discrepancias». Estas se refieren a aspectos de la ley tan variados como la escuela valenciana de administración pública, o los derechos de los empleados.

Al no incluir en esta lista la exigencia de saber valenciano a los funcionarios, Moncloa avala implícitamente su puesta en práctica. De hecho, desde el Consell siempre se ha insistido en que la Comunidad Valenciana es la única con dos lenguas oficiales que no tiene aprobado el requisito lingüístico.

En cualquier caso, lo que dice la ley de función pública es que entre los requisitos de acceso para participar en los procedimientos selectivos estará el de «acreditar la competencia lingüística en los conocimientos de valenciano». Eso sí, el ala socialista del Consell logró colar en su día que el requisito de valenciano tendrá que aplicarse «respetando el principio de proporcionalidad y adecuación entre el nivel de exigencia y las funciones correspondientes». Dicho con otras palabras, que no todos los funcionarios para serlo deberán acreditar el mismo nivel de valenciano. Por ejemplo, el personal sanitario.

Aunque esto dependerá de la propuesta que elabore una comisión ya constituida. Será la que determine qué nivel de valenciano se pide para cada puesto. La consellera Gabriela Bravo ya ha dejado la puerta abierta a rebajar el requisito en las zonas castellanohablantes.

José Luis Orella: ‘Los crímenes del comunismo no son conocidos en España’.
Josep María Francàs. https://rebelionenlagranja.com 16 Septiembre 2021

Conversación tranquila de @jmfrancas con José Luis Orella (@josorella), profesor titular de Historia Contemporánea en la Universidad CEU San Pablo y director de la cátedra de Historia, Memoria e Identidad, de reciente formación.

JMF: ¿Qué objetivo tiene esta cátedra nueva?
JLO: Cuidar profesionalmente de la investigación histórica, y evitar totalitarismos como a los que se refirió el Parlamento Europeo a nivel nacional e internacional.

JMF: Recientemente el Parlamento Europeo equiparó nazismo y comunismo. ¿Ha traído alguna consecuencia esta decisión?
JLO: Desde luego nace de ella y de ser el centenario de Juan Pablo II que escribió su libro Memoria e Identidad atacando ambos sistemas por atacar la dignidad humana. Acabo de ser nombrado, todavía no tengo ni la pagina web, aunque ya teníamos actividades desarrolladas en el Instituto de estudios históricos, donde nace la cátedra. No parte de cero.

JMF: Pero aqui no se ha enterado casi nadie de esta decisión del Parlamento Europeo, ni siquiera mucha prensa se ha hecho eco de ello… ¿Entiendes por qué?
JLO: La equiparación del nazismo con el comunismo en un momento en que uno de los partidos protagonistas y en coalición en el gobierno, es Podemos, que defiende un discurso idealizado y defensor de aquello, impide esa divulgación. Por otro lado, nuestra experiencia fue una guerra civil y se ha evitado un recuerdo que divida a la sociedad. Los crímenes del comunismo no son conocidos en España.

JMF: ¿Por qué son equiparables nazismo y comunismo?
JLO: Son dos sistemas totalitarios que intentaron crear sociedades perfectas eliminando a sus opositores, contra la dignidad y la libertad de las personas. Son sistemas uniformes que imperan por el terror, sin oposición, y con un discurso único para transformar la sociedad en sus intereses.

JMF: ¿Extrema derecha y extrema izquierda?
JLO: Es más complejo, el comunismo no fue solo Stalin, allí donde ha imperado lo fue con matanzas y no era mas radical que el anarquismo o el troskismo. El nazismo es diferente al fascismo, que es ecléctico, se asienta en una extrema derecha alemana, pero sobre valores seculares y nacionalistas, que llegan al racismo, procedentes del liberalismo darwinista.

JMF: La resolución europea habla mucho de Estalinismo, ¿incluye todo el comunismo en la condena?
JLO: Es el periodo mas conocido, pero desde luego para los profesionales de la historia, no cabe duda. Es un sistema mortífero allí donde gobernó, sea África en la descolonización, Asia o Europa y Stalin murió en 1953.

JMF: En Europa no hay partidos nazis pero si partidos comunistas, ¿Cómo se entiende eso?
JLO: Formaron parte del bando vencedor después de la 2GM. La URSS ayudo con dinero y formación a esos partidos, como USA hizo con otros. Eso ha ayudado a mantener un discurso positivo, como paso en Italia o Francia, donde tuvieron un alto apoyo, control mediático, ayuntamientos y empresas vinculadas a sus siglas.

JMF: Pero la realidad es la realidad, ¿El comunismo tiene a sus espaldas millones de asesinados?
JLO: Por supuesto, pero tiene quien le defienda y le escriba, el comunismo no ha muerto pervive fuera de Europa y aprovecha las injusticias sociales para ser portavoz de los desheredados, por eso no muere, todavía se ve ese perfil de él.

JMF: Me has dicho que los crímenes del comunismo no son conocidos en España. El comunismo asesinó en España y no poco…
JLO: Pero fue una guerra civil, a diferencia de Europa donde en su mayor parte fueron cometidos por fuerzas soviéticas en otro país, ademas del suyo. En España nunca se quiso que se guardase un rencor y una sociedad dividida en dos. En la actualidad ningún joven sabe donde lucharon sus abuelos, y es muy habitual tengan familiares en ambos bandos. Es fruto de la reconciliación, a cambio de no recordar y olvidar. Ahora es nuestro problema.

JMF: Y, ¿la ley de memoria histórica?
JLO: Es un intento de raptar la historia a los profesionales de la historia y concebir un relato falso de idealización de unos y criminalización de otros.

JMF: El muro de Berlín no cayó solo. ¿Quién lo tiró realmente?
JLO: Quedó claro que Juan Pablo II, porque dio voz a las sociedades e iglesias en silencio. Polonia era el eslabón mas débil de la cadena. A ello se sumo el fracaso del sistema y su colapso con Gorbachov después, incapaces de mantener el gasto de Reagan.

JMF: ¿Qué consecuencias trajo esa caída?
JLO: El fracaso del comunismo como régimen. La reintegración de Europa, no lo era sin su parte central. La desintegración posterior de la URSS, que ha abonado conflictos posteriores. El fin del Estado del Bienestar al no ser necesario sus costes, por miedo al comunismo. La hegemonía de USA y de China como segunda potencia.

JMF: ¿Qué personajes españoles pesan más, a tu criterio, en nuestra historia contemporánea?
JLO: En el campo político, claramente los dos jefes de Estado. Franco como constructor de un nivel equiparador a Europa y Juan Carlos I, como el hombre que adapto el país a la Europa occidental. A nivel religioso, San Jose María Escriba de Balaguer, Kiko Argüello y el P Ángel Ayala situaron a España, como indispensable en una Iglesia cuya mitad universal reza en español y Alberto Ullastres el desconocido hombre que nos llevo a Europa.

JMF: Y, ¿qué hitos destacarías de la historia contemporánea de Espana?
JLO: Aparte de los futbolísticos, el pleno empleo de los setenta como novena potencia industrial y el reconocimiento de nuestros anónimos misioneros, militares, estudiantes y profesionales que siguen dando una imagen de España que hace que nos sigan queriendo en su mayor parte. En negativo, el cáncer de los nacionalismos que han fomentado odio, pobreza y sangre.

JMF: Mil gracias Jose Luis. Si más adelante te dejas seguiremos, quedan muchos temas. Un abrazo.

Alberto Barcena: ‘Muchos políticos españoles han asumido la leyenda negra’.
J.Mª Francàs. https://rebelionenlagranja.com

Conversación tranquila de @jmfrancas con Alberto Barcena, profesor de historia y doctrina social de la Iglesia de la San Pablo CEU.

JMF: ¿Cuándo empieza España?
AB: Como nación soberana con el reino visigodo en el siglo V. La unidad católica llega en el 586 con Recaredo (tercer concilio de Toledo).

JMF: Y desde entonces, ¿ha habido interrupciones?
AB: Su unidad política se perdió con la invasión musulmana en el 711 y se recuperó en 1492. Luego ha estado a punto de perderse o ha sufrido pérdidas parciales.

JMF: ¿Qué ocurre en 1492 para recuperar la unidad?
AB: Que termina la Reconquista y se unifican Aragón y Castilla. Además se descubre América y los virreinatos americanos serán parte de España. No fue un imperio colonial el español. Luego por herencia de Carlos I a la Monarquía Hispánica, ya en 1555, se incorporan los territorios del ducado de Borgoña. Los reinos italianos (Nápoles y Sicilia) eran parte de la herencia de Fernando el Católico. Todo ese conjunto, además del Milanesado y (desde 1580) Portugal se mantuvo unido hasta 1640 cuando se pierde Portugal, pero los territorios italianos y Flandes se mantuvieron unidos a España hasta 1714 (tratado de Utrech).

JMF: Pero, ¿Isabel y Fernando no mantuvieron separados Castilla de Aragón?
AB: Cada reino mantuvo sus leyes e instituciones (igual que Navarra) aunque evidentemente formaron una unidad política. Existieron los virreinatos de Navarra, Valencia, Cataluña, Nápoles y Sicilia. Además de los americanos (Nueva España y Perú). Y los virreyes representaban la autoridad del Rey en cada uno de esos territorios. Desde Carlos I hasta Felipe V inclusive. En Utrech, como ya he dicho, se rompe esa unidad.

JMF: Castilla y Aragón ¿cómo quedaban?
AB: Bajo la soberanía del mismo monarca y a partir de Felipe V unificados jurídicamente mediante los decretos de Nueva Planta, porque la Guerra de Sucesión al trono de España se convierte en guerra civil a partir de 1704, cuando en la Corona de Aragon se proclamó rey al archiduque Carlos que pretendía ser rey de España con el apoyo de todas las potencias europeas salvo Francia naturalmente. Al morir su hermano José y recibir la herencia alemana esas potencias le retiran inmediatamente su apoyo y él regresó a Viena. La Monarquía Hispánica había sido objeto de los inicuos “tratados de partición” en los últimos años de Carlos II, porque Europa vio la ocasión propicia de repartirse dicha Monarquía al no tener sucesión directa el último de los Austria. Su testamento (a favor de Felipe V) fue ignorado por las potencias mencionadas, y finalmente en Utrecht pudieron ejecutar en parte ese reparto que llevaban preparando desde 15 años antes.

JMF: ¿Qué supusieron los Reyes Católicos para España?
AB: La reunificación en todos los aspectos, la recuperación de la autoridad regia, perdida en el reinado de Enrique IV, la reforma de las instituciones y recuperación de su misión evangelizadora. Convierten a España en primera potencia europea y acaban con la presencia del islam en la Europa occidental.

JMF: ¿Hasta cuándo es España primera potencia europea?
AB: Mientras sientan las bases para la expansión en el Nuevo Mundo. Con un criterio apostólico en primer lugar como puede comprobarse en las leyes de Burgos de Fernando el Católico, que son el origen de las de Indias. Ya en el codicilo del Testamento de Isabel la Católica se establecía la libertad de los indígenas americanos y el respeto de sus propiedades, algo que ninguna nación hizo antes o después. Este es uno de los argumentos para la beatificación de Isabel la Católica, cuya causa está abierta desde 1958. En 2018 se unieron a la misma los obispos andaluces, y este mismo año el Papa ha pedido a los obispos españoles que impulsen la causa. “Estoy enfadado con España”, les dijo por no haber beatificado aún a la reina Isabel.

JMF: ¿Puede acabar siendo Isabel de Castilla canonizada santa?
AB: Desde luego. La fase diocesana terminó en 1971, luego se estancó en Roma, por la cuestión de los judíos, pero en los últimos años han tenido lugar las novedades que comento. Es importante que el Papa Francisco lo apoye de forma tan clara. La causa está formada por 28 volúmenes, es decir que la documentación favorable es importante.

JMF: ¿Qué tiene en contra?
AB: Nada oficialmente. Pero hubo reticencias, como he dicho, por la expulsión de los judíos y la instauración del Santo Oficio. Ese es el escollo porque en cuanto a su santidad de vida y su coherencia como gobernante no hay dudas.

JMF: ¿Piensas que con estos escollos tan políticamente incorrectos acabará reconocida Santa?
AB: No lo descarto, sobre todo, repito, desde que se ha hecho público ese apoyo tan explícito, que dio a conocer el arzobispo de Valencia, mons. Cañizares, del Papa. En la Capilla Real de Granada se celebra una Misa, cada año en el aniversario de su muerte, de acción de gracias por su vida y obra. Claro que la leyenda negra antiespañola ha sido muy eficaz y sigue siéndolo cómo podemos ver en estos momentos con los ataques a todos los personajes de nuestra historia en Estados Unidos. Desde fray Junípero Serra hasta Cervantes, pasando por Colón y por supuesto la reina Isabel.

JMF: Por eso lo decía… cada día la leyenda Negra es más asumida incluso por los políticos españoles y no tengo claro si por las propias autoridades de la Iglesia…
AB: Los políticos españoles en su mayoría han asumido la leyenda negra desde hace muchos años, pero en cuanto a las autoridades eclesiásticas la situación es muy distinta: fue el propio arzobispo de Granada quien pidió a los obispos andaluces que apoyaran la causa en 2018. Y a partir del pasado mes de abril tras la llamada o amonestación del Papa, es el conjunto de la conferencia episcopal quién lo apoya, aunque no puedo saber lo que íntimamente opine cada uno de los obispos. Desde luego ninguno se ha manifestado en contra.

JMF: Me alegra oir eso, ¿qué otras figuras son clave en el esplendor de España en esos años?
AB: Carlos I, que asume la defensa de la Cristiandad frente al islam, que seguía atacando tanto en el Mediterráneo como en la frontera oriental del Imperio, y frente a la herejía. Él mismo en la Dieta de Worms declaró que dedicaría todos sus esfuerzos, “su vida, su alma, sus amigos” a defender la integridad del dogma católico que profesaron sus abuelos. Y ciertamente su vida es una lucha permanentemente que solo acaba con su abdicación. Esa misma misión fue asumida por su hijo y toda su descendencia hasta 1640. Carlos es un caso único en la historia: emperador del Sacro Imperio, roto por las guerras internas, y a la vez rey de una monarquía que se extendía por todo un continente llevando el Evangelio. Una empresa casi imposible para cualquier hombre que puede explicarse solamente por dos causas: la entrega del emperador a su misión y el apoyo sin fisuras del pueblo español, que hizo suya la causa. Terminada la Reconquista España inicia la conquista de América mientras defiende la fe católica en Europa. Ninguna otra historia es comparable.

JMF: ¿Otro posible Santo?
AB: Aunque admirable no es comparable a su abuela, que mantuvo siempre la santidad de vida, como esposa, madre y reina. Pero sus fallos humanos no le restan grandeza a la misión realizada, a las enormes responsabilidades que asumió desde los 18 años de edad hasta su abdicación. Sin olvidar su sentido del honor en los tratados internacionales (que solo él demostró) y su profunda fe, que le lleva a retirarse en el monasterio de Yuste, después de haber sido el hombre más poderoso de su tiempo, para prepararse a bien morir.

JMF: A su hijo Felipe II, ¿cómo lo valoras?
AB: De manera muy similar a su padre, aunque no fue un rey guerrero, mantuvo la visión del emperador en cuanto a sus obligaciones, asumiendo un trabajo agobiante, ya que trataba de supervisar personalmente la ingente burocracia generada por el gobierno de la inmensa y dispersa Monarquía. Cabe destacar que además sus reinados (los de Carlos y Felipe), y los de su descendencia coinciden con el siglo de oro de la cultura española, y no es casual que, junto a tantos autores de primer orden (desde Cervantes a Góngora) destaquen figuras de la más elevada espiritualidad, cumbres de la mística como San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Jesús.

JMF: ¿Qué más Reyes destacan en esos tiempos en España?
AB: Los llamados “Austrias menores”, Felipe III y Felipe IV, a pesar de no estar a la altura de los dos primeros, mantienen su espíritu. En la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) es realmente España quien mantiene a raya a las coaliciones protestantes que luchaban contra la rama segundogénita de la Casa de Austria (la imperial) con el apoyo más o menos encubierto de la católica Francia que buscaba la ruina de esta Casa. Hasta que derrotados los protestantes en los tres primeros períodos de la guerra, Francia decide desvelar su juego invadiendo el Rossellón, en una jugada tan inteligente como maquiavélica: comenzaba así la grave crisis española de 1640 que significaría la pérdida de Portugal y la guerra de Cataluña que llegó a estar bajo soberanía francesa (la potencia agresora) durante años. Esa década de los 40 supone el gran cambio en cuanto al papel de España en Europa, primero derrota significativa de los Tercios en campo abierto (Rocroi).

JMF: No te quito más tiempo prefiero quedarme en los tiempos de gloria. Un abrazo y si te dejas, hasta pronto que sé que dominas más épocas y temas.
AB: Hasta pronto. Un abrazo.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial