AGLI Recortes de Prensa   Sábado 9  Octubre  2021

Cheques envenenados: la izquierda, contra los jóvenes
EDITORIAL. Libertad Digital 9 Octubre 2021

El Gobierno no escatima en gastos con el dinero del contribuyente. Esta misma semana, el maestro del despilfarro, Pedro Sánchez, se ha sacado de la manga dos nuevas subvenciones con el único objetivo de comprar el voto de uno de los colectivos con el futuro más incierto del país: el juvenil.

El bono cultural de 400 euros es quizá la más escandalosa. Se trata de un cheque que el Gobierno social-comunista piensa entregar a todos los que cumplan los 18 años para que se lo gasten en comprarse libros, música o en asistir a eventos que el Gobierno social-comunista considere artísticos o culturales. La falta de respeto de este hatajo de caciques posmodernos hacia sus pretendidos siervos es así de escandalosa.

Al más puro estilo peronista, los social-comunistas pretenden crear una nueva red clientelar de ciudadanos dependientes del Estado, y por tanto con cada vez menos oportunidades de prosperar de forma autónoma. Esto es lo que entienden por justicia social.

La cacicada del bono cultural sumará 210 millones de euros a los Presupuestos más onerosos de la historia, con un techo de gasto récord de 196.142 millones de euros, que tendrán que sostener los asfixiados empresarios y ahorradores del país.

Pero en este engendro contable que son los PGE de 2022 –con unas previsiones de recaudación o reducción de déficit imposibles de creer– hay más. Junto a la aberrante Ley de Vivienda, que pretende avanzar todo lo posible en la expropiación del derecho a alquilar, Sánchez ha incluido un bono joven de 250 euros al mes para el alquiler. Al Gobierno no le importa que la evidencia haya demostrado en numerosas ocasiones que subvencionar el alquiler provoca que sean los propietarios los que absorban hasta el 80% del subsidio en forma de subidas de precios. Le trae sin cuidado que este instrumento asistencialista sea una herramienta inútil. Lo importante es despilfarrar otros 200 millones de euros.

El problema de los jóvenes españoles no es la edad a la que se marchan de casa de sus progenitores, sino el paro, que es el más alto de Europa y lo que les impide emanciparse a la misma edad de sus pares europeos. Con una tasa de empleo juvenil que ronda el 40%, y a pesar de las migajas de los 250 euros de Sánchez, difícilmente alguno de estos chicos sin empleo podrá permitirse pagar alquiler alguno.

Precisamente, lo que necesitan los jóvenes es que PSOE y Podemos pongan fin a las rígidas legislaciones laborales y educativas que ellos mismos promueven. También, que se olviden de aplicar medidas tan perniciosas como las incesantes subidas del SMI, que convierte a los empleados con menos experiencia en cargas imposibles de asumir para las empresas. Tampoco hay que olvidar la hipoteca que el Gobierno está dejando a las nuevas generaciones en forma de una deuda pública, que ya ha alcanzado el récord del 122,8%, ni la herencia envenenada de un sistema de pensiones cuasi quebrado al que no piensan poner remedio.

Mientras PSOE y Podemos dan limosna a la juventud, cavan la tumba de su progreso. No tienen perdón ni remedio.

Comprar votos es un delito
Javier Somalo. Libertad Digital 9 Octubre 2021

La campaña electoral de Pedro Sánchez, no se sabe si con Yolanda Díaz de número dos, ha empezado ya y con fuerza. Después de vacunarnos sin preguntar qué habíamos votado —gravísima confesión que él mismo desveló—, promete ahora pagar la fiesta de puesta de largo de nuestros jóvenes: si cumples 18 años en año electoral ven a recoger tus 400 euros para tu ocio y mi negocio.

Es el botellón electoral. Videojuegos, sí; toros, no… Quizá museos, conciertos… Pero para leer, seguro que sí. Como si para leer hiciera falta una paga. Será que la razón por la que los que no leen no leerán es la falta de dinero. ¡A 400 el voto fresco, oiga!

Antaño se ofrecía bocata y refresco a los que iban a los mítines y hasta los hubo que cobraron fama de regalar relojes. Pero recibir a los votantes primerizos con 400 euros por cabeza es mucho más sincero. Si van en un sobre del PSOE o del Gobierno de España, aún mejor. Tendrá que aclarar Sánchez si con esto pasará como con la vacuna, que no se mirará la tendencia, que no habrá que devolver los 400 si el primerizo se desvía en las urnas, que todo se termina sabiendo, o se exhibe dudoso en redes. Él nos vacunó aunque fuéramos fachas y nosotros pagamos impuestos aunque no seamos comunistas y aunque sea para que use parte de la recaudación en montar fiestas de bienvenida a los españolitos que vienen al mundo electoral.

Dice el presidente que lo hace por la industria de la cultura y del ocio. Con la cultura, pase lo que pase, siempre vamos a golpe de subvención y siempre ligada a un tipo de cultura que curiosamente coincide con el programa de un partido de izquierdas, aunque gobierne la derecha, culturalmente siempre en Babia. Al que se salga del canon se le cambia la ayuda por boicot y a seguir patrocinando entre todos lo que nos digan, que no habrá forma de oponerse. ¿Puede alguien negarse a pagar radios y televisiones públicas nacionales, autonómicas y locales? No, así que a callar, que entre todos apoyamos el cine y la cultura española y lo que sea menester como esporas que somos del Gran Ente Público y de sus múltiples hijuelos.

Y que el ocio sea negocio está mucho más relacionado con los impuestos que con paguitas públicas. Se ha visto con claridad durante la pandemia, cuando lo único que podía ayudar a bares y restaurantes era la facilidad para abrir terrazas, al estar prohibida o muy limitada la estancia en el interior. Y no hubo mejor ayuda que agilizar permisos, abaratar licencias y conceder todas las posible siempre que se cumpliera con unos mínimos exigibles que no tienen que convertirse necesariamente en tasa sino en permiso.

Las terrazas invernales de Madrid, repletas de abrigados y embozados clientes bajo esas estilizadas estufas de butano que parecen sombrillas de calor, fueron el mejor mensaje de que la buena política tiene más que ver con la voluntad que con el afán recaudatorio. Sí, es aquello de que el dinero está mejor en el bolsillo del ciudadano porque además no suele quedarse ahí sino que tiende a salir para generar más actividad económica y eso lleva a una mayor recaudación sin castigos innecesarios. Con los impuestos bajos se gana más dinero, se crea más empleo y se abren más negocios. Es algo que defienden teóricamente los salvajes neoliberales pero que también se demuestra prácticamente, por ejemplo, en Madrid y en Andalucía.

Andalucía ya se había puesto a la altura de Madrid bonificando al 99 por ciento el impuesto de sucesiones y donaciones entre padres e hijos, cónyuges y abuelos. Ahora añade una bajada considerable en favor de hermanos, tíos y sobrinos. Madrid eliminó los impuestos propios, que serían pocos pero eran, y en 2022 bajará de forma sensible el IRPF. Y el dinero que no va directamente a impuestos vuelve a circular y acaba propiciando crecimiento económico sin afectar a la recaudación. La simplificación burocrática, la seguridad jurídica y el ahorro por eliminación de impuestos contribuyen además a que se reduzca también la economía sumergida, que algunas veces lo es también por mera subsistencia, no sólo por vicio.

En ese mismo año 2022, lo que perseguirá Sánchez, y presume de ello, será todo lo contrario: marcar un máximo histórico en recaudación tributaria, y no con cualquier impuesto sino precisamente con el IRPF, el peor castigo al mayor número de personas. Si esto fuera diezmar estaríamos contentos porque no nos quitan uno de diez sino mucho más. ¿A los más ricos? Mentira. A las clases medias y medias-bajas. Así que mientras unos preparan una reducción de impuestos, el gobierno central buscará el mayor sablazo posible porque no sabe hacer otra cosa.

¿Puede llamarse Gobierno a un ente que sólo sabe gastar el dinero de los demás, que se limita a recaudar sin probar otras fórmulas de gestión? ¿Puede llamarse reactivación económica al mero hecho de recibir dinero ajeno, de los ciudadanos y de fondos europeos, para asignarlo de forma errática y encima usar una parte en captación, peor, en compra, de votos? Es lo que hace, en el mejor de los casos, el PSOE.

La pandemia acabó, además de con muchas vidas, con muchos negocios. La gestión socialista de la pandemia redondeó al alza la tragedia. Ahora que llegan los fondos hay que inventarse dónde meterlos, pero mientras, entre digitalizaciones y verdismos pueriles, nos hacen los presupuestos "más sociales de la historia", o sea, gastamos más que nunca y reservamos una partida a la compra directa de voto de jóvenes e indirecta de pensionistas y funcionarios. Los que se dejen, claro.

No está Carmen Calvo pero, en manos del PSOE, queda claro que el dinero público sigue sin ser de nadie aunque sea nuestro. Y de lo que no cabe ninguna duda es que si estuviéramos en un país serio, cualquiera diría que la paga de bienvenida a los nuevos votantes es contraria a derecho y que nadie en el Gobierno lo desconoce. Algo así como una prevaricación. Y no faltaría quien advirtiera que, además, se malgasta dinero público para un fin ajeno a su función. O sea, malversación. A mí es que todo esto me parece, sencillamente, un delito. Bueno, uno más.

Sánchez aprueba los Presupuestos de la decadencia
Daniel Rodríguez Asensio. Libertad Digital 9 Octubre 2021

Las medidas estrella de estos Presupuestos son populistas y contraproducentes. Unos Presupuestos generales que parten de la base de que en 2022 vamos a crecer al 7% son papel mojado.

Se ha extendido en España el mantra de que los PGE "expansivos" son aquellos en los que el gasto público se incrementa. Algo rotundamente falso. Serán expansivos para el Estado, sus gobernantes y satélites afines, pero no para el ciudadano de a pie.

Y digo más: un Gobierno que presenta los Presupuestos con mayor techo de gasto de nuestra historia y con el mayor déficit previsto para toda la Eurozona es una irresponsabilidad mayúscula que pagaremos todos, como ya hicimos en la crisis de 2008. El documento aprobado esta semana son los Presupuestos de la ruptura y decadencia de España. Solo contentan a los socios separatistas y a los amiguetes que Sánchez tiene repartidos en sus chiringuitos.

La España con mayor tasa de paro, con la peor recuperación económica y con el mayor déficit de toda la zona euro lo último que necesita es populismo y funambulismo parlamentario. Sánchez debería seguir la estela de los líderes europeos que están bajando impuestos, reduciendo gasto superfluo y eliminando burocracia. Y, sin embargo, lo que hace es espantar inversión, destruir riqueza y enviar gente al paro con sus decisiones y pactos de gobierno.

En las últimas semanas hemos visto cómo:

Se ha generado un agujero para las eléctricas de más de 7.000 millones de euros en bolsa para copar portadas y medios afines. Unas semanas después, se ha dado marcha atrás porque una expropiación, bajo cualquier forma jurídica, no tiene cabida en ninguna democracia liberal.

Se ha pactado una ley de vivienda absolutamente involucionista y contra los intereses generales de la población, a pesar del precedente de Barcelona, donde las mismas medidas han provocado una reducción en la oferta de vivienda nueva del 40%. Unos días después se ha dicho que apenas va a tener efectos prácticos.

Se ha impuesto un tipo mínimo del 15% sobre la base imponible a las empresas, con mucho ruido y jolgorio en medios afines, pero que —afortunadamente— apenas va a tener impacto sobre el tejido industrial… porque ya estaban pagando más que eso.

La lista es extensa, pero con estos dos ejemplos son buenos para justificar que España necesita menos marketing, más gestión. Menos compra de votos con el dinero ajeno, más responsabilidad. Menos comunismo y más, mucha más, libertad.

Miedo a la estanflación
Unos Presupuestos generales que parten de la base de que en 2022 vamos a crecer al 7% son papel mojado. Con China inmersa en una de las peores crisis financieras de su historia, con Estados Unidos generando dudas por el techo de deuda y con cada vez más agentes internacionales hablando de una inflación "más estructural de lo previsto", las condiciones para la estanflación están servidas, y veremos si en 2022 no tenemos problemas de financiación en los mercados financieros internacionales.

El BCE seguirá comprando bonos, pero podríamos copar ya el 30% que tiene como límite en sus estatutos, lo cual nos dejaría sin el principal comprador de nuestra deuda. El Gobierno de España lo sabe y, sin embargo, ha lanzado unos Presupuestos con la mayor estimación de ingresos de toda la historia.

Un escenario que sólo se cumplirá en el caso de que la inflación se dispare de tal manera que las bases imponibles crezcan a un ritmo casi exponencial e impuestos como el IVA o el de matriculación de vehículos logren cifras de recaudación récord. La gran pregunta es: ¿qué tiene el saqueo a las clases medias vía el impuesto de los pobres de "social"?

El Gobierno de España afirma que con un 14% de paro (superior a la de 2019), 50.000 empresas menos y con la recaudación de los nuevos impuestos (tasa Google, tasa Tobin, etc.) siendo un estrepitoso fracaso vamos a ver unos ingresos tributarios inéditos el año que viene.

Todo para justificar un techo de gasto absolutamente inasumible, seguir copando portadas y evitar los necesarios ajustes que necesita nuestro país… y, quién sabe, allanar el terreno para un adelanto electoral.

Las medidas estrella de estos Presupuestos son populistas y contraproducentes. Los jóvenes necesitan un empleo, y no bonos culturales de 400 euros. El impulso a las renovables y al vehículo eléctrico viene de un mercado eficiente, que cuente con los incentivos adecuados, y no de hachazos fiscales y regulatorios que espantan la inversión y paran la actividad de los parques renovables…

Y, por supuesto, el problema del paro no se resuelve con empleo público. El Gobierno se jacta de que va a aprobar la mayor oferta de empleo público de la historia: un 8,5% más de plazas que en 2020. Otra falacia propagandística que esconde el drama del sector privado: los datos hechos públicos por la propia Seguridad Social reflejan una pérdida de 260.000 empleos en el sector privado durante los últimos 2 años y de 140.000 desde el inicio de la pandemia.

La situación de España es de extrema vulnerabilidad: somos el país con mayor paro, el que más ha incrementado su endeudamiento durante la pandemia, el que mayor déficit va a mantener en 2022 (incluso en un escenario optimista como el del Gobierno) y el que peores cifras está presentando en la recuperación económica de toda la zona Euro.

En 2022 la FED ya ha dicho que va a subir tipos. Aunque creo que es lo adecuado, desconozco si finalmente lo ejecutará, y si eso tendrá un efecto de contagio sobre el Banco Central Europeo. Lo que tengo claro es que al viento de cola que suponían los tipos de interés ultrabajos ya se ha acabado y España ha encontrado un suelo en los desembolsos por pago de la deuda. Esto, junto con el incremento en las pensiones, las prestaciones por desempleo y los salarios públicos, nos llevan a un incremento del déficit estructural español.

Por lo tanto, a partir de ahora, el mejor de nuestros escenarios pasa por la estabilización en los niveles actuales, y la sensibilidad a un incremento de los tipos de interés, bien vía BCE u oscilaciones de mercado por un empeoramiento de las condiciones de crédito, es muy elevada.

Mientras el Gobierno de España presenta unos Presupuestos muy cercanos a unas elecciones pero muy alejados de la realidad, las cifras económicas en Europa empeoran, la bomba de relojería china sigue aumentando su carga explosiva, y el deterioro económico en Estados Unidos se agrava.

Franklin Roosevelt puso en marcha el New Deal en 1933 para paliar los efectos de la crisis económica que sufría el país desde 1929. Con él, el presidente trató de redefinir el concepto de "libertad", de tal forma que el Gobierno podía garantizar seguridad económica y prosperidad. Y así fue cómo la libertad política pasó a ser libertad para el Estado. Pero el New Deal fue más un éxito político que económico. Antes de la Gran Recesión el Gobierno de Estados Unidos gasta el 12% de la riqueza nacional. En la década de los ’70 era el 40%. Entre medias, durante la presidencia de Eisenhower, la normalización de una cada vez mayor intervención gubernamental y del estado de bienestar abrió la puerta para presionar por cambios más radicales. Así surgió la Nueva Izquierda (New Left), que denominaba como neoliberal todo lo que no estuviera próximo a las ideas económicas de Marx.

¿Les suena de algo? Pues bien, el desenlace de todo aquello fue una época de alta inflación y altos niveles de desempleo (estanflación), un país a la deriva y un presidente, Ronald Reegan, que acudió a las políticas de oferta para recuperar su liderazgo tras 50 años de irresponsabilidad económica y Presupuestos "expansivos".

Pero de eso hablaremos en otro artículo. Esta pequeña rémora histórica tan sólo pretende ser un argumento más para justificar los Presupuestos de la decadencia de Sánchez.

Señuelos para un Gobierno en almoneda
Graciano Palomo. okdiario 9 Octubre 2021

Hay algo en lo que el Gobierno Sánchez&Yolanda no tiene rival en el mundo entero: el arte de vender lo que no tienen. Ambos, usan con maravilloso desparpajo, el arte del zoco.

Van a un producto estrella por semana e, incluso, se superan de cuando en vez, depende de cómo les vayan las cosas demoscópicamente hablando. A ese arte se suma otro: prometer y no dar, blandiendo permanentemente las necesidades de sus mesnadas a las que por lo general, les dan pan con queso agusanado.

Vayamos al grano. El último anuncio estrella (prometer) ha sido dejar caer la idea de que no habrá joven en España que dejará de emanciparse, tras el acuerdo entre Díaz&Sánchez a propósito de la vivienda. Por insólito que pudiera parecer en la que todavía es cuarta potencia europea el intervencionismo político en la propiedad privada, ellos, ambos, los dos, se han conjurado para excitar las bajas pasiones de los millones de jóvenes (y no tan jóvenes) españoles que quieren y no pueden.

Volverá a ser un fiasco. Eso se la trae al pairo; lo importante para el nuevo dúo es ir quemando etapas en el poder para llegar a la próxima cita electoral en las mejores condiciones de seguir en la mamandurria. La vivienda es ahora un señuelo más. Como antes lo fue el Ingreso Mínimo Vital (IMV), la Transparencia, la ejemplaridad en los líderes y un sinfín de señuelos más para despistarse al respetable.

La vivienda es un muy serio problema para millones de españoles. Un problema que no se puede resolver en diez minutos cambiando cromos; algo que requiere profundizar en las causas y analizar muy bien los paliativos. Creo, sinceramente, que en este como en otros asuntos de gran calado, el gobierno de coalición, acuciado por la necesidad de supervivencia mutua entre socios, han vuelto a lanzar la carnaza que habrá miles de incautos que pican.

Desde el punto de vista técnico será un fiasco. Desde el punto de vista político supondrá un desgaste más que pondrá en almoneda su incompetencia básica y, finalmente, desde el punto de vista humano un nuevo desengaño para las capas más vulnerables que, aun así, seguirán confiando en los genios del crecepelo.

Sánchez&Díaz pasarán a la historia por utilizar el señuelo como eje básico gubernamental. No tienen rival.

"Esto es una fiesta": por qué Vox continúa creciendo electoralmente
Las encuestas siguen ofreciendo un buen resultado al partido de Abascal. ¡Viva 21!, que se inicia hoy, incide en los motivos que les llevan a contar con apoyo social
Esteban Hernández. elconfidencial 9 Octubre 2021

'¡Viva 21!', el acto programado por Vox para este fin de semana en Madrid, es un acierto estratégico, y quizá lo sea más aún porque no está tejido con esa intención. El PP ha vivido su Convención, el PSOE tendrá su Congreso, ambos con una amplia cobertura mediática, y con un rosario de noticias acerca de quiénes quieren levantar a otros la silla y de las afinidades y rencores que subyacen en las palabras públicas amables que se dedican, y con algo de contenido, un punto marginal, sobre sus programas concretos.

'¡Viva 21!' es otra cosa. Es un acto festivo, con puestos que representan a todas las provincias de España, con un espacio amplio dedicado a los niños, atracciones incluidas, y con un discurso final de Santiago Abascal (que tendrá algunas novedades propositivas) como elemento político del evento. El objetivo es pasarlo bien, que sus simpatizantes y afiliados se conozcan: es una fiesta, no un congreso; se trata de hacer comunidad, no de repartir puestos y organizar programas.

Es otra manera de hacer política. Y es reconocible en nuestro pasado reciente con las fiestas del PCE, que fueron muy populares a finales de los 70 y principios de los 80, actos realmente multitudinarios. Su finalidad, reforzar la comunidad, era parecida, porque los comunistas basaron su recorrido en la pertenencia, en la formación de afinidades y lealtades a ideales y a personas, sin las cuales les habría sido imposible adquirir la fuerza que tuvieron. Esa construcción de un espacio en el que las simpatías ideológicas se reúnen con las personales es el objetivo de '¡Viva 21!'.

Es una lección que Abascal y Espinosa de los Monteros aprendieron durante su paso de la Fundación Denaes, ya que sus socios eran gente de base, comprometidas, y con cierta frecuencia vivían en poblaciones que les hacían sentir en soledad política. Esas eran las que contribuían de verdad, afirman desde Vox, porque "cuando ibas a pedir dinero a las élites no soltaban un euro". Y ese era el tipo de personas a las que debían dirigirse cuando montaron un nuevo partido, eran las fuerzas con las que podían contar. Pero necesitaban algo más, unir la línea de puntos: había que ponerse cara y trazar lazos personales más allá de la pertenencia a un partido en abstracto. '¡Viva 21!' camina en esa dirección.

El enemigo somos nosotros
Lo que más cohesiona una comunidad es la existencia de un enemigo, como bien señalaba Carl Schmitt. En el caso del partido de Abascal, resulta muy evidente: ellos son el enemigo. La percepción entre sus simpatizantes y de sus afiliados de que Vox ejerce una tarea de resistencia constante frente a una sociedad desorientada que les rechaza, les añade un punto cohesivo esencial.

Vox está permanentemente en posición de defensa, jugando a la contra, porque la hostilidad frente a su formación se deja sentir a menudo en los medios de comunicación, algunos de los cuales tienen como objetivo combatir a Vox, pero también en entornos políticos, que insisten en la necesidad de organizar un cordón sanitario. Esa postura viene bien a Vox internamente, por el cierre de filas que supone, pero también por el recorrido electoral que les puede proporcionar.

Un ejemplo, el de su discurso sobre la inmigración, puede clarificar esta doble dirección. Vox señala insistentemente dos cosas. La primera, que está contra la inmigración ilegal, algo que, así enunciado, es compartido por buena parte de los españoles. Y también por los partidos políticos: Cuca Gamarra lo señaló hace poco tiempo, y es claro que desde el gobierno no van a afirmar que están a favor de ella. Sin embargo, cuando Vox realiza declaraciones en ese sentido, las acusaciones de xenofobia son frecuentes. Punto para Vox.

La segunda afirmación que realizan gira alrededor de los menas y de las bandas latinas. Los menores no acompañados son señalados como una prueba de los peligros que esa clase de inmigración pueden causar a nuestro país; operan como símbolo más que como categoría. Cuando Vox insiste en ellos, o señala a las bandas, se les tilda de fascistas y racistas. Dado que no se argumenta sobre los temas, sino que se descalifica a los enunciantes, cualquier hecho real que encaje en la tesis de Vox, vendrá a reforzar al partido de Abascal. De este modo, si un menor no acompañado comete un delito, o si un grupo de jóvenes inmigrantes causa disturbios, o si una banda atraca a otros jóvenes, Vox puede señalar que son casos que se están tapando claramente, que son los únicos que se atreven a decir la verdad, y vuelven a ganar la partida.

La política se ha convertido en la descalificación agria del contrario en lugar de en un espacio en el que se tratan temas concretos a partir de argumentos racionales (y sucede a izquierda y derecha), y esa es una apuesta de doble dirección: arrinconar al contrario mediante descalificaciones puede funcionar, pero también puede volverse en contra. A Vox, hoy por hoy, le favorece.

La pelea con el PP
En especial, este arrinconamiento le viene bien con el PP, su rival en el espacio político de la derecha. En muchas ocasiones, los planteamientos del partido de Casado y del de Abascal son coincidentes, pero su recepción es distinta: cuando el PP tiene una postura dura lo hace para defender las instituciones, pero si Vox señala lo mismo se les tilda de extrema derecha. El mismo discurso de Casado en la Convención ahonda en esa brecha. Desde el partido de Abascal entienden que si los populares adoptan sus discursos, los están legitimando. Y si luego dan marcha atrás, les regalan el campo. A menudo, Vox obliga a los populares a seguirles: cuando el TC dictamina que el cierre del Congreso durante la pandemia fue inconstitucional, en resolución a un recurso de Vox, el PP lo utiliza para atacar al Gobierno, pero no puede borrar el hecho de que esa decisión que ahora les parece tan pertinente no fue llevada a los Tribunales por su partido. Los de Abascal pueden señalar que a los de Casado les faltó arrojo, mientras que ellos fueron mucho más decididos.

Y este es un reproche siempre de fondo en la pugna entre ambas formaciones. Los de Abascal creen que el éxito de Madrid se debió a que la gente votó a Ayuso, no al PP, que Casado sufre una clara crisis de liderazgo (no hay fans de Casado, pero sí de Feijóo o de Ayuso), y que a pesar del efecto obvio del voto útil y de la identificación de los populares como partido de gestión, que les da fortaleza, el espacio de Vox para crecer es todavía amplio. Desde su perspectiva, crecen entre los jóvenes y entre los electores que van perdiendo los miedos y los complejos. Y un líder débil, como Casado, ayuda a que ese impulso siga vivo.

El mismo éxito de Ayuso lo perciben como positivo, en la medida en que les riega el campo a nivel nacional. Rocío Monasterio es la damnificada, pero a cambio su formación recoge en España lo que la presidenta de la Comunidad siembra en Madrid. De modo que el PP les puede señalar como antisistema y derecha populista, pero ese mismo hecho les abre la puerta para seguir creciendo, porque ellos siempre son más sinceros y más honestos que un partido que está pensando únicamente en alcanzar el poder. En Vox está presente la idea de que "un diputado del PP se parece más a uno del PSOE que a un votante del PP".

El asentamiento
Construir un partido desde la comunidad, como está haciendo Abascal, posee ventajas e inconvenientes. No promete grandes éxitos a corto plazo, pero permite asentarse, ir limando punto por punto a sus rivales, y tener un espacio propio, que les da fortaleza en los malos momentos porque les ofrece un suelo.

El 4M demostró que pueden resistir bien. El triunfo de Ayuso y la convicción de que Sánchez estaba débil impulsaron una subida en la intención de voto que hicieron creer a los populares que su momento había llegado. Sin embargo, ese crecimiento no provocó el efecto lateral previsible, la caída de Vox. En el instante en que el partido mayoritario de un espectro ideológico crece, lo natural es que se produzca un trasvase de voto desde el pequeño al grande por el impulso del voto útil. Esto no ha sucedido de momento con los de Abascal, que incluso están creciendo.

Es un fenómeno llamativo en estos tiempos veloces, porque los partidos nuevos han vivido su época de efervescencia, han llegado a su punto álgido, y a partir de ahí han iniciado su declive; a veces paulatino, como le sucedió a Podemos, a veces de golpe, como ocurrió con Ciudadanos. Vox parece asentado, y si consolida esa comunidad de fieles, no solo podrá resistir las tentaciones del voto útil y se convertirá en una fuerza necesaria para gobernar, y por tanto influyente en España, sino que puede vivir agazapado a la espera de los errores de su competidor. Para, en ese momento, morder electoralmente de verdad.

RAH: 50.000 biografías de personajes históricos hispánicos gratis en línea
Redacción. https://rebelionenlagranja.com/ 9 Octubre 2021

Con motivo del Día de la Hispanidad este periódico digital quiere recordar a sus lectores que los datos biográficos de más de 50.000 personajes de la historia hispánica se encuentran disponibles en línea a través del Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia (RAH), con acceso libre y gratuito.

La directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias, presentó el acceso gratuito al entorno avanzado del Diccionario Biográfico (DB×e), que hace posible a partir de ahora que todas sus funcionalidades estén disponibles para el público general en el enlace www.rah.es.

Se trata de un entorno virtual pionero con contenidos de tipo histórico-biográfico, que canaliza «una de las mayores redes de conocimiento histórico que permite la difusión, a través de la web, de información biográfica correspondiente a más de 50.000 personajes relevantes en la Historia hispánica –muchos de ellos biografiados por vez primera–, desde el siglo VII a. de C. hasta la actualidad».

Personajes pertenecientes a todos los ámbitos, disciplinas y saberes así como a todos los territorios que, además de la Península Ibérica, formaron parte de la Administración española, ya sean ultramarinos (la América virreinal, Cuba, Puerto Rico, Filipinas) o transpirenaicos (Países Bajos, el Franco Condado, el Milanesado).

Lo componen más de 60.000 páginas de texto, en las que han colaborado más de 500 instituciones científicas nacionales e internacionales y más de 4.500 historiadores e investigadores especializados, españoles y extranjeros, que han elaborado los textos.

La diversidad de sus numerosos criterios de búsqueda y su modulación en diferentes niveles de consulta, permite que el proyecto sea útil para varios segmentos de población: desde un estudiante de Primaria, Secundaria o Bachillerato hasta un investigador especializado pasando por toda la comunidad universitaria, ha informado la RAH.

Este buscador permite la localización alfabética, búsquedas por descriptores normalizados, búsquedas textuales en las biografías, acotaciones cronológicas, geográficas y disciplinares, por ámbito religioso-cultural y por sexo. A su vez, cada uno de los campos, admite varias posibilidades y pueden combinarse entre sí con criterios incluyentes, excluyentes o disyuntivos.

Al final de cada una de las biografías se muestra toda la red de relaciones de cada personaje y, además, el usuario podrá acceder directamente a «Personajes similares» que muestra otros resultados en función de diversos criterios de cercanía o afinidad cronológica, geográfica o disciplinar.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Ni socialistas ni gaitas, son comunistas
Eduardo Inda. larazon 9 Octubre 2021

En este mismo hueco revelé hace unas semanas lo que va largando por ahí Gallardón cuando le preguntan por su antiguo compañero de Pleno Pedro Sánchez: «Era el concejal más de derechas del Ayuntamiento, incluidos los míos». Ciertamente, el presidente que nos ha caído en desgracia es un burgués prototípico. De padre empresario a la par que alto funcionario, criado en la orilla rica del barrio madrileño de Tetuán y casado con una mujer achicharrada de pasta, no estamos precisamente ante un innato podemita. Su ADN político y sociológico encaja más bien con eso que en el ecuador de los 80 y los 90 se denominó la «beautiful people». Ciudadanos pijos, ricos por su casa, guapos, que fueron a buenos colegios y que se hicieron del PSOE más por interés coyuntural que por convicción estructural.

A mí no me van a decir ni a contar lo que pensaba Sánchez del ahora multimillonario Pablo Iglesias. Porque lo ha desvelado públicamente y porque me lo expresaba en privado cuando era el jefe de la oposición, aún me hablaba y no se le había subido a la cabeza eso de vivir en Palacio. Siempre le agradeceré la llamada que me hizo en enero de 2015 cuando el matonil y no menos quinqui secretario general de Podemos me insultó en La Sexta Noche. Aquel Pedro era un anticomunista al que le provocaba arcadas la mera idea de compartir algún día Gobierno con tipejos como El Coletas, Echenique, Belarra y la locuela del «todos», «todas» y «todes».

Era un personaje criado en ese sensato, transversal y constitucional felipismo. Gente liberal en lo económico y razonablemente social, próxima en algunos de sus postulados al humanismo cristiano. El Sánchez del primer año y medio, es decir, el que gobernó desde la moción de censura hasta la coalición, no metía miedo. Antepuso los tecnócratas a los políticos implementando políticas mayormente moderadas. Todo cambió de la noche a la mañana cuando el sujeto que aseguraba que no «dormiría tranquilo con Podemos en el Gobierno» anunció la entrada de su odiado Iglesias en el Consejo de Ministros. El Falcon, Moncloa, Doñana, La Mareta y las decenas de edecanes pudieron más que los principios. También pactó con el brazo político de ETA, chusma marxista, y con una ERC secularmente más próxima a la extrema izquierda que al socialismo democrático.

Y desde entonces las barrabasadas se cuentan por decenas, habiendo mandado a tomar por saco esa socialdemocracia que sacralizó el bendito turnismo con el centroderecha liberal. Desde aquel «los niños no son de los padres sino del Estado» de la iletrada Celaá hasta el odio cerval a la educación concertada, pasando por la revanchista Ley de Desmemoria Democrática, la permisividad con la delincuencia okupa, el intento de implantar el sistema judicial del chavismo o el hecho de que somos el único Gobierno de Europa con ministros comunistas, no hay día que pase sin un guiño a Podemos, Bildu y demás antidemócratas.

Cuando pensábamos que lo peor había pasado, descubrimos que tienen razón aquéllos que aseguran que con esta banda todo es susceptible de empeorar: primero les dio por nacionalizar parcialmente las eléctricas confiscando sus beneficios, como si esto fuera la Unión Soviética, y ahora se descuelgan con una Ley de Vivienda que nos retrotrae a la Renta Antigua de la dictadura y que se cargará ese motor económico que es la construcción al obligar a los promotores a colar un 30% de viviendas sociales en cada edificio que levanten. Preparémonos para lo peor. Ya se sabe lo que traen los experimentos comunistas: ruina. Tanta ruina como poca libertad. Y miedo, mucho miedo.

Sánchez claudica otra vez, y ya van tres, ante Yolanda Díaz
OKDIARIO 9 Octubre 2021

En la lucha sorda que se traen entre manos PSOE y Podemos lo cierto es que las victorias más sonoras corresponden a los morados. Y es que Sánchez, después del salario mínimo y la vivienda, también cederá ante Yolanda Díaz en la reforma laboral. La ministra de Trabajo alardeó recientemente ante el Partido Comunista de que ella garantizaría la voladura de la reforma del PP y lo cierto es que no iba de farol. Así será. El Gobierno de Pedro Sánchez no quiere abordar ahora esta reforma y pretende sacar su negociación del ámbito de los Presupuestos Generales del Estado para 2022, pero lo cierto es que Sánchez se ha comprometido ya a cumplir al pie de la letra toda una serie de exigencias que suponen de facto la anulación de la reforma que exigió la UE y permitió crear dos millones de puestos de trabajo.

Y es que, incapaz de remontar en las encuestas, Pedro Sánchez sabe que no tiene más aliados que sus socios de Gobierno y los sindicatos, que en este caso están del lado de las tesis podemitas. El presidente, que ya se comprometió ante Bildu a eliminar esta reforma, va a cargarse el instrumento que permitió la mayor reactivación del empleo de los últimos tiempos. Un ataque al mercado de trabajo que pagaremos todos, pero que a Sánchez no le queda otro remedio que aceptar. Su debilidad es tan grande que enfrentarse ahora a Podemos sería abrir una nueva grieta en un Ejecutivo que está cogido con algodones.

Por si fuera poco, la reforma pretende extenderse hasta reformar el art. 42.1 del Estatuto de los Trabajadores sobre contratación y subcontratación laboral a efectos de limitar la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa. En suma: la reforma laboral pasará a mejor vida. El sectarismo ideológico, santo y seña de este Ejecutivo, se impone al sentido económico. Lo vamos a pagar muy caro.

Los rectores nazis
Santiago Navajas. Libertad Digital 9 Octubre 2021

La pasividad de los rectores catalanes ante la turba violenta de los nacionalistas y socialistas recuerda el llamamiento a la lucha en las calles, las aulas y los medios de Heidegger.

El rector más célebre del siglo XX fue el más genial, aunque tenebroso, filósofo: Martin Heidegger. Designado por Adolf Hitler para guiar espiritualmente a la Universidad nacional-socialista desde Friburgo, Heidegger pronunció un discurso el 27 de mayo de 1933 en el que estableció las líneas directrices ideológicas para los profesores y estudiantes alemanes. Si sustituyen "alemanes" por "catalanes", podría pasar perfectamente por uno de los rectores actuales de las universidades públicas de Cataluña.

El último atentando contra la libertad de expresión en una sede universitaria catalana se ha producido en la Universidad Autónoma de Barcelona. Los estudiantes nacional-socialistas, independentistas golpistas y de extrema izquierda, han asaltado una carpa montada por la asociación estudiantil constitucionalista S’ha Acabat!, golpeando a sus integrantes ante la pasividad de las autoridades universitarias. El penúltimo caso fueron las amenazas e insultos –"¡Fascista, colono!"– que recibió un profesor en un claustro de la Universidad de Barcelona ante la pasividad, de nuevo, de un rector apadrinado por la entidad separatista ANC. Dicha pasividad de los rectores catalanes ante los violentos nacionalistas no es casual. Han publicado un escrito de apoyo al golpista Puigdemont que es una obra maestra de doblez orwelliana.

Como universidades del sistema público tenemos el compromiso, recogido en nuestros estatutos y en nuestra tradición histórica, de velar por los valores democráticos, los derechos fundamentales y las libertades públicas que caracterizan el espacio europeo al que pertenecemos.

Falta por aclarar que su "espacio europeo" no es el de las democracias liberales sino el del régimen nacional-socialista de Hitler, que en los años 30 también se presentaba como un apóstol de la paz y la libertad ante el aplauso entusiasta y apaciguador de los progresistas de entonces. Por otro lado, su "tradición histórica" arranca con el discurso rectoral de Heidegger.

En su prosa alambicada, retorcida y críptica, el gran gurú del nacional-socialismo académico proclamó (recuerden, sustituyan lo "alemán" por lo "catalán") lo inexorable de esa misión espiritual que obliga al destino del pueblo alemán a tomar la impronta de su historia.

Para ello proponía olvidar la razón y abrazar en su lugar la "voluntad originaria" del pueblo alemán para llegar a cumplir su destino a través del poder. Del mismo modo, la Universidad catalanista, a despecho de los investigadores que todavía puedan realizar sus funciones profesionales entre el ensimismamiento y el camuflaje, ha dejado de lado cualquier atisbo de respeto a la verdad y de tolerancia hacia el disidente para llegar a cumplir lo que consideran que es el "destino catalán" (la independencia) a través del "poder que abarca y da rigor a toda la existencia".

Heidegger desprecia "el progreso del conocimiento" ante "nuestra existencia espiritual como pueblo". Para ello, la defensa del pueblo como entidad metafísica, los nazis como Heidegger debían expulsar a los judíos de la universidad, para que así el destino alemán no tuviese ninguna contaminación "foránea". Siguiendo la analogía "alemán" y "catalán", los nacional-socialistas en Cataluña necesitan expulsar a los españoles para cumplir el destino que han previsto para su Catalunya monolingüe, monoétnica, monoideológica, monoliteraria y monocultural. Si la unión de destino en lo universal catalán ya se ha conseguido por lo que respecta a las castas extractivas, de la prensa a la universidad, todavía resisten en la sociedad organizaciones como S’ha Acabat e individuos como Yeray Mellado, su presidente, que recogen el testigo de aquellos que se jugaron la vida contra los nazis y Heidegger al estilo de Walter Eucken, el economista liberal de Friburgo que lideró la oposición contra la tiranía nacional-socialista y que, tras la segunda guerra mundial, fue el responsable intelectual de la reconstrucción alemana tras la posguerra siguiendo los designios intelectuales del ordoliberalismo.

En su discurso de rectorado, Heidegger tuvo un lapsus que refleja mejor que extensos tratados la esencia del nacional-socialismo que defendió. Al mostrar las "fuerzas de la existencia histórica del hombre" mencionaba el siniestro pensador del Ser instituciones como la historia, el pensar, el Estado… y, como quien no quiere la cosa, la tríada oscura de la personalidad fascistoide: "La enfermedad, la locura y la muerte". A lomos de estos tres caballos del apocalipsis nazi, Heidegger hizo montar al "estudiantado juvenil en marcha" para expulsar de la universidad alemana (recuerden…) "la tan cacareada libertad académica por puramente negativa, inauténtica". La libertad del estudiante catalán, digo alemán, consiste para Heidegger en volver a "su verdad". No a la verdad, universal en cuanto racional, sino una verdad particular, relativista y particularista, establecida no por la razón sino por el destino del pueblo ante el que se arrodilla el estudiante para servirlo. ¿Cómo servir al pueblo alemán o catalán para los rectores nazis de todos los países y épocas? A través, dice Heidegger, del "trabajo y la lucha", a través del "servicio de las armas".

Sometida al pueblo y el Estado, a la tiranía de la masa y la dictadura invisible de la casta de los ocho apellidos catalanes, la Universidad catalana ha quedado reducida a lo que significó la Universidad alemana bajo la égida de sus dobles caudillos, el político Hitler y el filosófico Heidegger. Salvando las distancias, la pasividad de los rectores catalanes ante la turba violenta de los nacionalistas y socialistas recuerda el llamamiento a la lucha en las calles, las aulas y los medios de Heidegger:

Todas las facultades de la voluntad y del pensamiento, todas las fuerzas del corazón y todas las capacidades del cuerpo tienen que desarrollarse mediante la lucha, aumentar en la lucha y conservarse como lucha.

Terminaba su discurso Heidegger apelando "al esplendor y la grandeza de una puesta en marcha". Doce años después, con Alemania devastada en la derrota y el mundo conmocionado por la barbarie, Hitler se pegaba un tiro. Sin embargo, Heidegger siguió viviendo como si con él no hubiera sido la cosa. Nosotros, más humildes, esperamos que Puigdemont vuelva a casa por Navidad, concretamente a la cárcel, y que los rectores puedan vivir lo suficiente como para pedir perdón por su pasividad ante los crímenes de los nacionalistas y los socialistas.

Por otro lado, la cita de Platón con la que termina su discurso nos recuerda a los valientes de S’ha Acabat!:
Todo lo grande está en medio de la tempestad.

El otro «procés»: así es el separatismo en las universidades en Cataluña
La presión de la Generalitat y de la sociedad civil entregan prácticamente todo el control al independentismo, que ha iniciado un proceso para separar a la universidad catalana de la española
Javier Gallego. larazon 9 Octubre 2021

El independentismo denuncia muy a menudo que se enfrenta a un «todopoderoso» Estado y señala determinadas instituciones como enemigo a batir (destacan, por encima de todo, la judicatura y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado). Pero el separatismo también juega sus cartas y tiene un férreo control sobre determinados espacios de poder a través de los cuales trata de ir cimentando la ruptura con España: uno de estos bastiones es la universidad, desde donde ha acentuado su ofensiva en los últimos años por distintas vías.

En total, Cataluña cuenta con doce universidades y, en las últimas semanas, se ha podido constatar el perfecto alineamiento de todos los rectores con la conselleria del ramo, que dirige Gemma Geis (JxCat), en asuntos tan sensibles como la lengua -se hará un seguimiento del idioma que usan los profesores-. También se ha podido comprobar la complicidad con el independentismo más radical tras el episodio de acoso y violencia que sufrió la asociación juvenil de S’Ha Acabat cuando organizó una carpa en el campus de Bellaterra de la Universitat Autónoma de Barcelona y el rectorado, en lugar de hacer una rotunda condena, se limitó prácticamente a repartir responsabilidades entre agresores y agredidos.

Además de la falta de apoyo del rectorado, los jóvenes constitucionalistas tampoco tuvieron el apoyo de los Mossos d’Esquadra, que se negaron a actuar, como explica el Catedrático de Derecho Internacional Privado de la UAB, Rafael Arenas. El profesor cree que se debería de llevar a Fiscalía tanto la violencia de los separatistas como la pasividad de la policía catalana y, mirando más a largo plazo, tampoco se siente «tan preocupado» por tratar de revertir el apoyo que tiene el independentismo y apuesta por centrarse en conseguir que se puedan respetar los derechos de todos en la UAB, donde ha sufrido ya muchas escenas de acoso. También estaba allí la presidenta de S’Ha Acabat, Júlia Calvet, que, a sus 21 años, ya ha sufrido varios ataques en la calle por parte de radicales por sus ideas políticas, como cuando fue increpada por llevar una mascarilla con la bandera de España.

Calvet, en cambio, no desiste y se mantiene en primera línea defendiendo al constitucionalismo a pesar de recibir amenazas y ser señalada: según explica, tienen que lidiar constantemente con la gran organización del independentismo, que, a la mínima, acude en grupo a boicotear cualquier acto que preparen en S’Ha Acabat. «Son contados los que nos dan luego muestras de solidaridad», apunta, en referencia al temor de muchos jóvenes a quedar etiquetados. No obstante, también asegura que hay esperanza porque en los últimos días ha habido una avalancha de inscritos a la entidad que preside.

El actual rector de la UAB, Javier Lafuente, nunca ha manifestado públicamente su posicionamiento político y quien le conoce sostiene que es más afín al constitucionalismo que al independentismo. Sin embargo, tampoco parece tener mucho margen para expresarse libremente porque detrás hay mucha presión de la Generalitat y del independentismo organizado y eso obliga muchas veces a replantearse ciertas posturas, tal y como expone Jorge Calero, Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona: «Hay una rapidísima simbiosis con el independentismo incluso cuando el rectorado no es independentista. Se entra en sintonía por combinación de intereses y miedos».

Cada paso que dé un rector va a estar muy condicionado por la conselleria de Universidades, que es quien se encarga de financiar a las universidades. Sin el dinero público, los rectores son conscientes de que la viabilidad económica de sus centros queda amenazada. En este sentido, fuentes conocedoras de los entresijos del sistema universitario catalán avisan del uso que hace el Govern de las finanzas como mecanismo coercitivo. Y, en juego, están, sobre todo, las nóminas de los profesores. «Tenemos unas universidades menos independientes, menos autónomas y más sometidas», aseguran algunos profesores. «Por eso, los rectores firman todo lo que diga la Generalitat. Si Puigdemont es encarcelado, salen a firmar un comunicado de apoyo. Es una sumisión muy fuerte», añaden.

Asimismo, cada paso también puede recibir la respuesta de la calle. El rectorado también se la juega frente a un separatismo juvenil siempre muy movilizado, liderado por organizaciones como el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans o Arran y que pueden impulsar concentraciones y protestas como la del pasado miércoles en la UAB. Ante esto, el rector siempre va a preferir tranquilidad. De esta manera, se acaba imponiendo también la «espiral del silencio» en la universidad catalana, como explica la profesora titular de Comunicación en la UAB, Isabel Fernández Alonso. «Tratan de generar la sensación de que hay un pensamiento único», añade Fernández, que enumera ejemplos de cómo se le acercan personas en privado para mostrar su conformidad con sus planteamientos porque no se atreven a hacerlo en público por temor a las consecuencias.

Y, en algunos casos, este temor procede de ciertos profesores, que han quedado alejados del amparo estatal tras la aprobación en 2003 de la Ley de Universidades de Cataluña, que puede señalarse también como el inicio del proceso para separar a la universidad catalana de la española. ¿Cómo? Gracias a esa norma, la Generalitat ha creado «figuras contractuales» (permanentes y no permanentes) que permiten diferenciar a los profesores catalanes del cuerpo de funcionarios del Estado. Con estos contratos de la Generalitat, se han dejado de convocar prácticamente oposiciones, salvo para casos puntuales y sonoros, como es el de Laura Borràs.

Según denuncian algunos profesores, en la Universitat de Barcelona no habían salido plazas de profesor titular desde 2002 y recientemente salió una para Borràs, que se ha convertido en funcionaria del Estado. Sí salen con mayor frecuencia plazas de catedráticos. En todo caso, según señalan estos mismos profesores, la Generalitat quiere crear su propio cuerpo de profesores para tener un «mayor control político» sobre ellos. «Si fuéramos funcionaros del Estado, tendríamos más garantías. Seríamos menos dependientes», señalan.

En las universidades se han ido creando núcleos de resistencia constitucionalistas. Ahí destacan, sobre todo, Universitaris per la Convivència, liderada por profesores como Rafael Arenas o Isabel Fernández, y S’Ha Acabat, encabezada por Júlia Calvet y de la que también forma parte Víctor Alonso, estudiante de Derecho en la Universitat de Barcelona. Allí, según denuncia, también sufren episodios de acoso por parte del separatismo de forma recurrente y, además, pone el grito en el cielo contra la actitud de algunos profesores que se han mostrado en contra de la entidad constitucionalista. “En Twitter nos han dicho que no se deberían de permitir actos de S’Ha Acabat”, señala.

Finalmente, el profesor de la Universitat Rovira i Virgili, Jorge de Andrés, apunta que en su campus no hay ninguna bandera a favor de la independencia y la rectora, María José Figueras, tampoco se ha significado nunca políticamente. Es decir, la URV, de Tarragona, parece un oasis en medio de la marea separatista.

DESTRUIR ESPAÑA CON SU PROPIO DINERO
Antonio García Fuentes. Periodista Digital 9 Octubre 2021

Lo que ocurre en mi país, nación, “o como ya tengamos que denominar a la patria de uno”, no me lo explico a mis ochenta y tres agostos cumplidos; ni creo se lo pueda explicar nadie con un mínimo de su caletre, por mínimo que pueda ser su reflexión cerebral, salvo que carezca de este elemento, o lo tenga tan embotado, que más que un ser humano, sea, “algo así como una bestia incalificable y de un nuevo género animal”. Puesto que aquí, habitan una gran cantidad de estos nuevos “especímenes”, que son tan idiotas, que no intuyen que lo que están haciendo, es “cavar su propia sepultura”; puesto que unir y consolidar es vital para una comunidad de “monos humanos”, que mientras más débiles sean, más fácilmente pueden ser dominados o incluso exterminados. Trato de reflexionar que es lo que hago siempre, que; “me atrevo para escribir al resto de mis semejantes y que quieran leer lo que trato de expresar, siempre con mi mejor deseo de comunicar buenos fines”.

Leí una vez y de ello hace muchos años, que haciendo “experimentos” con los escorpiones, pusieron uno de estos, dentro de un círculo de fuego, que se iría acercando a este bicho, sin llegar a abrasarlo; el escorpión aguantó hasta un punto, en que entendería que moriría abrasado, entonces se inyectó su propio veneno y se suicidó. Me he acordado de ello, ante, “ese fuego suicida que siempre rodea a España”; lo que hizo profetizar al “Canciller de Hierro; Otto von Bismark hace ya casi dos siglos, lo siguiente: “España es el país más fuerte de los de todo el mundo; los españoles llevan siglos tratando de destruirlo y no lo consiguen”. Lo que antecede me lo inspira lo que he leído el día en que esto escribo; vea el lector y opine si quiere.

DINERO DE ESPAÑA PARA DESTRUIR ESPAÑA: Un estudio recopila todos los gastos que la Generalitat destina a «construir la nación catalana» anualmente. Es decir, todas las partidas presupuestarias dirigidas a sufragar entidades y organismos que promocionan el nacionalismo. En total, mil millones de euros al año que, entre otros asuntos, suponen la inyección de más de 500 millones de euros para el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información y de 253 millones para la televisión y radio públicas, además de las agencias de noticias. Un total de 63 millones van para el Instituto Catalán de las Empresas Culturales; 48 millones dedicados a la Acción Exterior (las conocidas como ‘embajadas catalanas’); 33 millones en publicidad institucional; 32 millones inyectados al Consorcio para la Normalización Lingüística; 31 millones para el Programa de la Promoción de la Lengua Catalana; 6,8 millones para el Defensor del Pueblo catalán, el llamado Síndic de Greuges; 6 millones para el área de Comunicación de la Generalitat y 5,6 millones al Consejo del Audiovisual de Cataluña… En suma, cerca de mil millones de euros anuales, según los cálculos de la organización Impulso Ciudadano. (01-10-2021)

SEPARATISMO E INDEPENDENTISMO: No llego a entender ese sentido o sistema, por cuanto arriba razono, y tengo que recordar una vez más, el calificativo que dio a catalanes y vascongados, nada menos que el para mí, más importante escritor español en la “era contemporánea”; o sea, Vicente Blasco Ibáñez; el que nada menos que en 1907 (está en la red y puede leerlo el que quiera) escribió y publicó, un durísimo artículo, que tituló, “La lepra catalana”; el que hoy, aún tiene más valor que en aquellos tiempos, de caciquismo, poder religioso, militar, realeza y nobleza consiguiente, y lleno a rebosar de parásitos y una población inmensa de “muertos de hambre”.

Después, “se echó” al cobarde de Alfonso XIII, el que cobardemente se fue, “con el bigote entre piernas y con el culo al aire”; aunque en su mandato, permitiera la primera dictadura militar de Miguel Primo de Rivera, el que trató de modernizar, aquella atrasadísima “españa”; lo que no evitó el que después, viniera, “la hecatombe, arrasamiento y denigración de España”, que provocó la maldita guerra civil y todas sus secuelas; de cuyas “cenizas” y a través de la dictadura de Francisco Franco Bahamonde (con todo lo negro que protagonizara también y de lo que yo fui una víctima más) se llega a situar, “su España” (por que la conquistó “a mano militari”) como una de las diez primeras potencias social y económicas del mundo; y de cuyos frutos, “aún se sostiene la actual españa”; y en cuyo “camino”, vascongados y catalanes, se enriquecen de tal forma que debieran elevar estatuas a quién tanto los benefició. Que estos desagradecidos o ingratos por demás; se quieran separar, “de la teta madre que los alimentó de tal forma y manera”; y de la que, “siguen mamando con sus argucias y perversidades, amén de traiciones manifiestas”; no se lo explica el más tonto o lerdo con suficiente capacidad de análisis, de lo que yo muy apretadamente digo hoy.

¿Los políticos de hoy y de muchos años atrás qué hacen aquí? Pues lo que yo sinteticé hace ya mucho, son pobres diablos de “panza y bolsillo”, únicos ideales que bullen en sus tarados cerebros; son por tanto, de ellos mismos y sólo defienden sus intereses; desconociendo totalmente que, “cuidando la patria nacional y sus habitantes en conjunto”, igualmente vivirían tranquilos “en sus panzas y bolsillos”; y además, sentirían sobre su ser, “el sincero agradecimiento del pueblo que como todos los pueblos, siempre estamos en manos de la capacidad de los que llegan a gobernarnos”; y eso es lo que queremos”… “Gobierno y no mangoneo y menos robo claro y directo como estamos siendo sometidos en esta muy rica España, de la que soy nativo”; y para confirmar ello, no sólo se confirma con “el día a día”, sino mucho más, yendo a las hemerotecas, archivos judiciales o estatales; y viendo, “la contabilidad de los hechos de los que sabemos lo suficiente”, a los que hay que aumentar, “los muchos de los que por ocultos, aún no sabemos nada”: Amén.

“GUINDA FINAL”: En estos momentos Cataluña debe al tesoro nacional, la enormidad de más de setenta mil millones de euros (Radio “EsRadio” en sus mañanas y recientemente) y de los que no sólo no devuelven ni un céntimo, sino que piden o mejor dicho exigen, más, por cuanto hoy esos separatistas, son uno de los más importantes soportes, para sostener en la presidencia, al indeseable actual “un tal Sánchez”, el que dócilmente y como no puede darle la independencia, les dará lo que pidan, en detrimento del resto de España.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

El currículo de la ESO de Lengua Castellana dará prioridad a la "diversidad lingüística" y fomentará la "reflexión interlingüística"
OLGA R. SANMARTÍN. El Mundo 9 Octubre 2021

La asignatura de Lengua Cooficial dispondrá de un 10% del horario escolar y serán las autonomías las que desarrollen el currículo

El currículo de la ESO de Lengua Castellana dará prioridad a la "diversidad lingüística" y fomentará la "reflexión interlingüística". La asignatura no se centrará sólo en el español, sino que se abrirá a las lenguas cooficiales para "combatir prejuicios y estereotipos lingüísticos", según el borrador enviado por el Ministerio de Educación a las autonomías al que ha tenido acceso EL MUNDO y que comenzará a aplicarse en los institutos y en los colegios a partir del curso que viene.

Además, los alumnos de 12 a 16 años ya no tendrán sólo que aprender a escribir, leer y expresarse correctamente, sino que también se buscará "favorecer un uso ético del lenguaje que ponga las palabras al servicio de la convivencia democrática, la resolución dialogada de los conflictos y la construcción de vínculos personales y sociales basados en el respeto y la igualdad de derechos de todas las personas".

"La primera de las competencias específicas de la materia se orienta al reconocimiento de la diversidad lingüística y dialectal del entorno, de España y del mundo con el propósito de favorecer actitudes de aprecio a dicha diversidad, combatir prejuicios y estereotipos lingüísticos y estimular la reflexión interlingüística", advierte el currículo, poniendo esta "diversidad lingüística" por delante de la tradicional comprensión lectora, la comunicación oral o la expresión escrita.

"Diversidad dialectal"
El texto proclama que "el español o castellano es una lengua universal y policéntrica, con una enorme diversidad dialectal".

"Ninguna de sus variedades geográficas ha de ser considerada más correcta que otra, ya que cada una de ellas tiene su norma culta", recalca. Y dice también que "la diversidad lingüística constituye una característica fundamental de España, donde se hablan varias lenguas y sus respectivos dialectos".

Son palabras que también aparecían en el currículo de Primaria y que abren la puerta a que los estudiantes aprendan a saludar, despedirse, agradecer y disculparse en catalán, euskera o gallego. Deberán, entre otras cosas, comparar los rasgos de las principales variedades dialectales del español, "con especial atención a la del propio territorio". También se les enseñará a "familiarizarse" con las lenguas de signos.

"De lo que se trata, por tanto, es de invitar a conocer el origen y el desarrollo histórico y sociolingüístico de las lenguas de España y familiarizar al alumnado con algunas nociones básicas de las mismas", resume el programa de estudios diseñado por la ex ministra de Educación Isabel Celaá y ratificado por du sucesora, Pilar Alegría.

El currículo también se moderniza para fomentar "la alfabetización informacional". El borrador que el Ministerio de Educación ha enviado a las autonomías señala que "el aprendizaje de la lectura ha estado durante siglos vinculado de manera casi exclusiva con la lectura literaria, aunque hace décadas que los enfoques comunicativos subrayan la necesidad de enseñar a leer todo tipo de textos, con diferentes propósitos de lectura". Por eso "saber leer hoy implica también navegar y buscar en la red, seleccionar la información fiable, elaborarla e integrarla en esquemas propios, etc", añade.

La Lengua Cooficial
Por otro lado, la asignatura de Lengua Cooficial dispondrá de un 10% del horario escolar y serán las comunidades autónomas las que desarrollen esta parte del currículo, que no podrá abarcar más de 50 horas en los tres primeros cursos ni más de 20 horas en el cuarto curso.

El problema es que el Ministerio permite que se impartan "de manera conjunta" los "contenidos referidos a estructuras lingüísticas que puedan ser compartidos por varias lenguas en un mismo curso". Eso abre la puerta a que se enseñe, por ejemplo, en catalán partes del currículo que deberían verse en Lengua Castellana con la excusa de que son comunes.

Persecución del español en Cataluña
Expulsar el castellano del Parlament e introducir el catalán en las Cortes Generales
Redacción. https://rebelionenlagranja.com 9 Octubre 2021

El pleno del Parlament ha aprobado una moción en la que se insta a convocar el Pacto Nacional por la Lengua catalanas y se pide «evitar» la traducción al castellano de las ruedas de prensa.

La moción, que ha sido defendida por la diputada de la CUP Dolors Sabater, ha sido aprobada casi en su totalidad, aunque ha habido dos puntos que no han contado con el suficiente número de votos como para prosperar.

En el texto aprobado con el apoyo de ERC y de Junts, el Parlament insta a «convocar el Pacto Nacional por la Lengua» catalana y a plantearlo como «un asunto de Estado».

Entre los puntos de la moción aprobada figura uno sobre «el uso del catalán en las conferencias de prensa oficiales ordinarias y en las declaraciones de miembros del Govern, altos cargos y representantes parlamentarios».

En estas ruedas de prensa, se pide «evitar» y «establecer» como «un criterio la no repetición sistemática habitual en castellano que hace prescindible el uso de nuestra lengua».

Es habitual que en las ruedas de prensa de dirigentes políticos y también en las del Govern, tras responder a las preguntas en catalán, las personas que intervienen ofrecen en castellano lo más destacado de sus intervenciones.

Un punto que ha suscitado un apoyo muy amplio -pero que ha sido rechazado por Vox, Cs y PP-, es el que pide impulsar «el reconocimiento y uso oficial del catalán en organismos internacionales, especialmente europeos, y en espacios políticos como el Congreso de los Diputados y Senado».

Ciudadanos (Cs) ha defendido anteriormente otra moción en materia lingüística, pero ha sido rechazada en su totalidad por el Parlament.
En esta moción se proponía poner una cuota del 25 % de clases en lengua castellana, en los medios de comunicación de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales y en las inversiones de promoción lingüística y cultural de la Generalitat.

El currículo de la ESO de Lengua Castellana dará prioridad a la "diversidad lingüística" y fomentará la "reflexión interlingüística"
OLGA R. SANMARTÍN. El Mundo 9 Octubre 2021

La asignatura de Lengua Cooficial dispondrá de un 10% del horario escolar y serán las autonomías las que desarrollen el currículo

El currículo de la ESO de Lengua Castellana dará prioridad a la "diversidad lingüística" y fomentará la "reflexión interlingüística". La asignatura no se centrará sólo en el español, sino que se abrirá a las lenguas cooficiales para "combatir prejuicios y estereotipos lingüísticos", según el borrador enviado por el Ministerio de Educación a las autonomías al que ha tenido acceso EL MUNDO y que comenzará a aplicarse en los institutos y en los colegios a partir del curso que viene.

Además, los alumnos de 12 a 16 años ya no tendrán sólo que aprender a escribir, leer y expresarse correctamente, sino que también se buscará "favorecer un uso ético del lenguaje que ponga las palabras al servicio de la convivencia democrática, la resolución dialogada de los conflictos y la construcción de vínculos personales y sociales basados en el respeto y la igualdad de derechos de todas las personas".

"La primera de las competencias específicas de la materia se orienta al reconocimiento de la diversidad lingüística y dialectal del entorno, de España y del mundo con el propósito de favorecer actitudes de aprecio a dicha diversidad, combatir prejuicios y estereotipos lingüísticos y estimular la reflexión interlingüística", advierte el currículo, poniendo esta "diversidad lingüística" por delante de la tradicional comprensión lectora, la comunicación oral o la expresión escrita.

"Diversidad dialectal"
El texto proclama que "el español o castellano es una lengua universal y policéntrica, con una enorme diversidad dialectal".

"Ninguna de sus variedades geográficas ha de ser considerada más correcta que otra, ya que cada una de ellas tiene su norma culta", recalca. Y dice también que "la diversidad lingüística constituye una característica fundamental de España, donde se hablan varias lenguas y sus respectivos dialectos".

Son palabras que también aparecían en el currículo de Primaria y que abren la puerta a que los estudiantes aprendan a saludar, despedirse, agradecer y disculparse en catalán, euskera o gallego. Deberán, entre otras cosas, comparar los rasgos de las principales variedades dialectales del español, "con especial atención a la del propio territorio". También se les enseñará a "familiarizarse" con las lenguas de signos.

"De lo que se trata, por tanto, es de invitar a conocer el origen y el desarrollo histórico y sociolingüístico de las lenguas de España y familiarizar al alumnado con algunas nociones básicas de las mismas", resume el programa de estudios diseñado por la ex ministra de Educación Isabel Celaá y ratificado por du sucesora, Pilar Alegría.

El currículo también se moderniza para fomentar "la alfabetización informacional". El borrador que el Ministerio de Educación ha enviado a las autonomías señala que "el aprendizaje de la lectura ha estado durante siglos vinculado de manera casi exclusiva con la lectura literaria, aunque hace décadas que los enfoques comunicativos subrayan la necesidad de enseñar a leer todo tipo de textos, con diferentes propósitos de lectura". Por eso "saber leer hoy implica también navegar y buscar en la red, seleccionar la información fiable, elaborarla e integrarla en esquemas propios, etc", añade.

La Lengua Cooficial
Por otro lado, la asignatura de Lengua Cooficial dispondrá de un 10% del horario escolar y serán las comunidades autónomas las que desarrollen esta parte del currículo, que no podrá abarcar más de 50 horas en los tres primeros cursos ni más de 20 horas en el cuarto curso.

El problema es que el Ministerio permite que se impartan "de manera conjunta" los "contenidos referidos a estructuras lingüísticas que puedan ser compartidos por varias lenguas en un mismo curso". Eso abre la puerta a que se enseñe, por ejemplo, en catalán partes del currículo que deberían verse en Lengua Castellana con la excusa de que son comunes.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial