AGLI Recortes de Prensa   Viernes 15  Octubre  2021

Tontos y maleducados
Emilio Campmany. Libertad Digital 15 Octubre 2021

Es costumbre entre nuestros políticos lo de tratarnos como si fuéramos menores de edad. Lo hacen para no contar una verdad que creen que no merecemos saber. Cuando la ocultación conviene a los dos grandes partidos, el trato es aún peor. Del fulminante acuerdo al que han llegado en menos de horas veinticuatro el nuevo Rasputín de Sánchez, Félix Bolaños, y el valido intonso de Casado no sabemos nada. Está claro que el acuerdo de hoy es muy anterior. Si no se había formalizado es porque alguna de las partes insistió en que o todos, incluido el Consejo General del Poder Judicial, o ninguno. Es evidente que quien tuviera bloqueada la transacción con este argumento ha dejado de hacerlo. En principio, parece que era el PSOE quien así actuó, como sugiere el que Sánchez rechazara en principio la oferta pública de Casado. Pero, por eso mismo, por ser el popular quien tendió la mano, puede haber sido él quien cambió de opinión. El caso es que no se sabe quién obstaculizaba el acuerdo ni, sobre todo, por qué ha dejado de hacerlo. Lo que han dicho los dos es que esto demuestra que, si se quiere, se puede, perogrullada que retrata a quien la dice.

Tampoco sabemos, y esto sí que tiene delito, si el acuerdo es entre el Gobierno y la oposición o entre el PSOE y el PP. Egea farda de que Podemos no ha metido la cuchara en el potaje. Belarra ha saltado como una pantera y ha dicho que el pacto es con el Gobierno, todo el Gobierno. Bolaños no ha dicho ni que sí ni que no. Como no nos han dado la lista de los agraciados en la lotería de bicocas y mamandurrias, no hay forma de saber quién miente. Pega que la negociación la haya llevado el PSOE, pero defendiendo los nombres que le haya dado Podemos. Y si es así, ¿por qué no lo dicen? Pues porque entonces tendrían que explicar PSOE y PP por qué respaldan candidatos comunistas, cuando entre los dos tienen votos de sobra para sacar a quien quieran sin la ayuda de los podemitas.

Todo esto ocurre dos días después de que Sánchez y Casado se negaran el saludo durante las ceremonias del día de la Fiesta Nacional. Y eso sin contar con el intolerable modo en que despachó el presidente al alcalde y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, que estaban allí representando a todos los madrileños. Luego viene la señorita Rottenmeier del Gobierno, Margarita Robles, a decir que quienes abuchearon a Pedro Sánchez son unos maleducados, cuando el que más ejemplo da de mala educación es precisamente el presidente del Gobierno del que ella, para su vergüenza, sigue siendo ministra. Pase que nos expriman como a limones, pase que nos traten como a idiotas y no nos cuenten lo que hacen ni por qué, pero al menos que no nos insulten por protestar en las pocas ocasiones que nos dan.

Abascal: ‘El PP y el PSOE tienen la voluntad de gobernar juntos para que nada cambie’
señala que casado 'da oxígeno' a Sánchez
https://gaceta.es 15 Octubre 2021

VOX ha denunciado que el líder del Partido Popular, Pablo Casado, «da oxígeno» al Gobierno de Pedro Sánchez con el acuerdo para la renovación del Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo, y ha avisado de que este pacto revela su voluntad de «gobernar juntos para que nada cambie».

Poco después de anunciarse el acuerdo, el líder de VOX, Santiago Abascal, ha criticado en un comentario en Twitter que el PP haya accedido a «dar oxígeno a un Gobierno que pisotea la Constitución y que ha pactado con los enemigos de España». «Es exactamente lo contrario de tener sentido de Estado», ha señalado, al tiempo que ha añadido que el PP de Casado comparte «la agenda progre» de los socialistas y está más cerca del PSOE «que de sus propios votantes».

En la misma línea, la secretaria general de VOX en el Congreso, Macarena Olona, en declaraciones a los medios de comunicación, ha recordado los «varapalos judiciales» recibidos por el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos como consecuencia de los recursos interpuestos por VOX al estado de alarma o el ‘parón’ del Congreso por la pandemia. «Dar oxígeno al Gobierno que ha pactado con todos los enemigos de España para llegar a La Moncloa y mantenerse en ella es exactamente lo contrario a tener sentido de Estado», ha insistido.

Además, ha asegurado que este acuerdo estaba cerrado hace meses y no se hacía público por «la presión» que VOX ejerce sobre el PP. «No sabían cómo salir bien en esta fotografía», ha apuntado sobre la demostración de que, a su juicio, ‘populares’ y socialistas «comparten la misma hoja de ruta». «Por encima de todo, si algo revela el acuerdo es que hay una clara voluntad del PP y del PSOE para gobernar juntos y conseguir que nada cambie. Solo tienen un problema, ahora está VOX», ha avisado.

El español, un idioma imparable, pero ¿hasta cuándo?
El Anuario de 2021 arroja unas cifras totales de 591 millones de usuarios de nuestra lengua, un crecimiento del 70% respecto a hace 30 años
Julián Herrero. larazon 15 Octubre 2021

Cada año, en cada presentación del Anuario de «El español en el mundo», nos regocijamos en lo bueno y bonito que es nuestro idioma (y no seré yo el que diga lo contrario). Se encadenan datos que hablan de lo maravilloso que es conjugar el castellano: 493 millones de nativos, 591 millones de usuarios potenciales, un 7,5% del total, un 70% más que hace tres décadas... Cifras abrumadoras que ponen sobre el tapete la importancia de un lenguaje que se mantiene un curso más como la segunda lengua materna en número de hablantes (solo nos pueden los chinos mandarines).

Tercera en el cómputo global (nativos, competencia limitada y estudiantes) y en lucha constante con el francés y el mandarín por ser el segundo idioma más estudiado como segunda lengua. En Estados Unidos, «numer one» en este aspecto, donde se consolida el español después de aquel bache «trumpista» en el que hasta se llegó a eliminar de la web de la Casa Blanca. Pero solo fue eso, un traspiés tras el que se estima que, para 2060, el 27% de la población «yankee» sea de origen hispano (lo que convertiría a EE UU en el segundo país hispanohablante después de México). Hasta el Brexit ha venido bien en esto, y el castellano saca pecho al adelantar al francés en el Bachillerato «british».

Y en el mundo digital y científico la cosa también marcha, pues no olvidemos que el español no solo es la lengua de Cervantes, que desde luego que lo es, también es la de un señor médico y científico como Ramón y Cajal. Así, la comunidad hispanohablante tiene un poder de compra del 9% del PIB mundial y, después del inglés, el español es el segundo idioma en documentos científicos. Igualmente, es segundo en las redes de Zuckerberg y tercero en todo internet. Divino. Una fácil invitación al chovinismo.

Pero, ¿hasta cuándo el español será imparable? El horizonte aportado por el Instituto Cervantes en su Anuario muestra síntomas de fatiga en la segunda mitad del siglo (por mucho que algunos ni lo vayamos a ver). El español tocará techo, según las previsiones, en 2068 con 729 millones de usuarios y, a partir de ahí, una caída progresiva hasta llegar a los 690 millones de 2100. Un buen aviso para navegantes y alerta para potenciar toda esa red de embajadores del Cervantes que llevan nuestro idioma por el mundo como buenamente pueden (y no por falta de ganas).

De momento, los Presupuestos Generales del Estado para el 22 aumentan la partida de 126 a 135 millones de euros. Buen síntoma, aunque queda mucho por hacer: recuerdo las penurias prepandémicas en el Cervantes de Casablanca (Marruecos), en el que hacían malabares desde un edificio apuntalado y donde agasajar a los invitados con un piscolabis era un imposible. Pero, claro, si en la cuna del español, España, se pierden las fuerzas en cuestiones y concesiones nacionalistas (dentro y fuera de las aulas), complicado será sacar músculo y transmitir credibilidad de puertas afuera.

Canto al pesimismo nacional
Amando de Miguel. Libertad Digital 15 Octubre 2021

No es fácil percatarse de que la civilización en la que uno tiene que medrar ha llegado a su cenit; realmente, se encuentra en la fase de declive. Hace dos mil años también se creyó que el imperio romano era el definitivo estadio de la fortuna en todos los órdenes. La clarividencia de San Agustín se adelantó a sus contemporáneos. El de Hipona concluyó que el imperio romano no iba a ser eterno, llevaba algún tiempo desarticulándose; y eso que el proceso de decadencia se extendió a lo largo de varios siglos. San Agustín era tan clarividente como pesimista. Por eso tenía razón.

El pesimismo es una rara manifestación de la inteligencia. No creo que haya animales pesimistas, ni optimistas. El pesimista suele percibir un contorno más fiel de la realidad, con más dimensiones.

El imperio español llegó a su ápice en el siglo XVI. En el XVII entra en barrena hacia una lenta decadencia. Algunas mentes perspicaces de ese siglo de oro (en las artes) se dan cuenta del declive imperial; son pesimistas recalcitrantes. Pongo por caso estas tres mentes extraordinarias: Miguel de Cervantes, Baltasar Gracián y Francisco de Quevedo.

Aconseja Don Quijote a su escudero: "No hay memoria a quien el tiempo no acabe, ni dolor que muerte no consuma". Era una premonición de los frustrados ideales caballerescos del ingenioso hidalgo, un símbolo del final de la hegemonía de la monarquía española. Gracián es todavía más cauteloso, como buen jesuita: "La reserva es la marca de la inteligencia. Las cosas que hay que hacer no se deben decir y las que hay que decir no se deben hacer".

Reflexiona el taciturno Quevedo: "Y es más fácil, ¡oh España!, en muchos modos/ que a los que a todos les quitaste sola/ te puedan a ti sola quitar todos". Es lo que estaba sucediendo.

Habría que demostrar que la melancolía de los escritores del siglo de oro se pueda revivir hoy ante la evidente decadencia de la cultura europea, al menos de la española. Como estamos en la era científica, habría que buscar indicios en las estadísticas imposibles. Por ejemplo, sería del mayor interés comprobar que en la actual sociedad española hay más mascotas (animales de compañía) que niños. O, también, en la España postpandémica, el nuevo derecho colectivo que se reivindica es el de recobrar el "ocio nocturno" y su equivalente más zafio, el botellón. Todo lo cual significa la extrema valoración del ruido, el alcohol y la cocaína. Es el equivalente, degradado, del panem et circenses, la manifestación popular del imperio romano decadente. La expresión despectiva es de Juvenal, el poeta romano de finales del siglo I y principios del II.

El canto de cisne de la civilización europea lo representa, políticamente, la Unión Europea, que no es ninguna de las dos cosas. Sus miembros cuentan muy poco en el concierto mundial, que ahora se dice "global".

Dentro de la Unión Europea, la situación española es particularmente atribulada. Otra: los muchos españoles (por pertenencia administrativa) que no hacen suyo ese gentilicio forman una estadística desconocida que sería aterradora. Es cosa corriente que la voz España se sustituya por la de Estado. Más general es todavía la identificación de lo español de hoy con el fascismo, por absurda que pueda ser tal equivalencia despectiva.

Pesimismo sistemático es considerar que las realidades a nuestro alrededor van de mal en peor, resultan atosigantes. Es el juicio típico de la minoría intelectual, si bien no lo comparte mucha gente. Es lo que se llama sabiduría popular, valga el oxímoron.

España, la primera globalización
Antonio Robles. Libertad Digital 15 Octubre 2021

Cada vez que asistimos a un partido entre selecciones, no puede uno dejar de sentir cierta orfandad nacional al comparar el orgullo de cualquier equipo cuando canta emocionado su himno nacional con la extrañeza ausente del propio. Callados, casi incómodos, sin saber dónde mirar y qué posición sostener, esperan impacientes a que acabe la música. Como si no fuera con ellos. Un reflejo de esta desgana nacional que nos lleva a despreciarnos a nosotros mismos como colectivo y a enzarzarnos en continuas riñas de campanario. Quién sabe si la ausencia de España en las dos guerras mundiales nos salvó de sus horrores y, por contra, nos hurtó la oportunidad de unirnos frente a la tragedia.

La historia de España se empezó a desmadejar con la pérdida de las últimas colonias en 1898 y no ha vuelto a levantar cabeza como nación. La leyenda negra difundida por sus enemigos y asumida como resaca por nosotros mismos ha hecho y aún hace mucho daño a la propia autoestima. Es hora de enfrentarnos a esa anomalía con hechos y razones para superar nuestra perplejidad.

No hablo o no pretendo hablar de emociones patrioteras o nacionalistas, sino de sentimientos, razones y hechos que construyen la personalidad de las personas y de los pueblos. Porque de la confianza de una persona en sí misma, o de un colectivo en su empresa común, depende su éxito y felicidad.

Este viernes, 15 de octubre, se estrena en cines la película documental España, la primera globalización. Un acontecimiento audiovisual de máxima importancia para comprender el legado de España al mundo con mayor ecuanimidad de la que la leyenda negra interesada muestra, y nosotros consentimos.

La película documental de 110 minutos está dirigida por el galardonado con tres Goyas José Luis López-Linares, y en ella aportan sus conocimientos treinta y nueve historiadores de todo el mundo, entre los que destacan Carmen Iglesias, Ricardo García Cárcel, Martín Ríos Saloma, Elvira Roca, Stanley G. Payne, Carlos Martínez Shaw, Pedro Insua, Fernando García de Cortázar, Luis Ribot, Nigel Townson o Marcelo Gullo.

En un mundo audiovisual donde la letra impresa se ha reducido a sectores ilustrados, influyen más en la configuración del mundo plataformas como Netflix, HBO o las RRSS que la documentación enterrada en las bibliotecas. De hecho, influyen más y seguramente en la peor dirección. Pero no hay otro mundo, y en él hemos de competir. Ese será el primer logro de España, la primera globalización. Podrá llegar a toda la población, dar razones y hechos, transmitir cultura, abrir mentes y difundir nuestra propia visión del mundo contrarrestando visiones interesadas, cuando no mentiras a secas.

España, su larga historia, su imperio, está llena de hazañas y logros legendarios, un manantial inagotable de historias para guionistas que se habrían de poner en valor. EEUU, Inglaterra, Francia… lo han hecho. Los frutos están a la vista. ¿Por qué no nosotros, si fuimos el primer reino que unió por primera vez en la historia a todos los hombres y culturas de los cinco continentes? No sólo en la guerra y conquista, sino también en economía, en cultura, en tecnología, en mestizaje, en Derecho Internacional y derechos humanos. Incluso la lengua que acompañó a las tres carabelas se convirtió en el instrumento de comunicación de medio mundo y es hoy la segunda lengua comercial después del inglés.

Con ocasión del quinto centenario de la primera circunnavegación al mundo de Juan Sebastián Elcano, muchos nos quejamos de que nuestras autoridades la hubiesen ignorado. Cuando una persona carece de autoestima, o un pueblo ignora su pasado, o, aún peor, lo desprecia, está muy cerca de su ruina.

Recuerden, este viernes se estrena en cines España, la primera globalización. Son batallas culturales que hay que librar.

Educación da vía libre a las autonomías para que manipulen la asignatura de Historia a su antojo
El borrador de Educación no detalla los contenidos de Historia para los alumnos de la ESO y los deja a libre elección de cada autonomía.
Libertad Digital 15 Octubre 2021

El Ministerio de Educación no ha detallado qué hechos históricos deben estudiar los alumnos españoles de la ESO (entre 12 y 16 años) y deja a las Comunidades Autónomas que elijan su propio temario de Historia. Según el borrador del currículo de la asignatura avanzado por El Mundo, el Gobierno ha descentralizado el currículo de Historia de la ESO para "no incurrir en enfoques exclusivamente academicistas".

Después de las Matemáticas "con perspectiva de género", el Gobierno ha desmantelado la asignatura de Historia y ha planteado un temario abstracto, sin ningún tipo de orden cronológico y donde cada Comunidad elige qué eventos históricos se insertan en epígrafes como: la "desigualdad social y la disputa por el poder", la "marginación, segregación, control y sumisión en la historia de la Humanidad", "la familia, el linaje y la casta", "el papel de la religión en la organización social", "la transformación política de los seres humanos de la servidumbre a la ciudadanía", "el colonialismo, el imperialismo y las nuevas subordinaciones económicas y culturales".

Fuentes del Ministerio han señalado a El Mundo que "la idea es que las CCAA y los centros educativos concreten los contenidos. Pero los primeros pueden determinar los que quieran, a su elección, y los profesores profundizarán en función del nivel del aula". Es decir, a partir de ahora puede haber alumnos españoles que no tengan ni idea de quiénes son los Reyes Católicos si su centro educativo considera que no es materia de estudio.

Según el borrador filtrado por El Mundo, la asignatura está dividida en tres bloques: los retos del mundo actual (emergencia climática, biodiversidad, TIC, distribución de la riqueza, despoblación...); el segundo se denomina Compromiso Cívico Local y Global y aborda los derechos universales, igualdad de género, conciencia ambiental, hábitos de consumo, redes sociales o gestión de las emociones. El tercer bloque, Sociedades y Territorio, entra más en materia, pero de forma "arbitraria", según los docentes consultados.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Para Sánchez, un madrileño vale 117 euros menos que un catalán
OKDIARIO 15 Octubre 2021

Los Presupuestos Generales han sido el instrumento que ha encontrado Pedro Sánchez para castigar a Isabel Díaz Ayuso. Una patada a la presidenta madrileña en el trasero de millones de ciudadanos. Las cuentas no engañan: cada madrileño va a percibir 117 euros menos que un catalán, un agravio que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, no ha sabido aclarar, tal vez porque no hay manera de justificar desde un punto de vista económico una medida que responde sólo al afán de venganza de un Ejecutivo que no ha digerido todavía su derrota en las elecciones madrileñas del 4M.

Cataluña va a recibir de las cuentas aprobadas por socialistas y podemitas 2.430,74 millones -contando con los 200 que el Ejecutivo tiene que abonar a la Generalitat en cumplimiento de una sentencia del Tribunal Supremo-, mientras que la Comunidad de Madrid va a recibir 1.1151,46, 1.279 millones menos que la Comunidad donde gobiernan los golpistas que mantienen a Pedro Sánchez en La Moncloa.

El Ejecutivo socialista se justifica con un argumento falaz: que Madrid, por ser la capital de España, se beneficia de otro tipo de inversiones del Estado. Que se explique Pedro Sánchez: ¿A qué otro tipo de inversiones se refiere? Le ha faltado decir al Gobierno socialcomunista, en el colmo de la desfachatez, que como los ministerios están en Madrid la Comunidad se beneficia de las distintas inversiones realizadas en los Departamentos ministeriales. Lo cierto es que en relación con su PIB, Cataluña es la gran beneficiada y Madrid la gran damnificada de unas cuentas reveladoras de la situación política que atraviesa España.

Y es que, más allá de los números, los españoles tienen muy claro que estos Presupuestos castigan a Madrid porque Sánchez no olvida su derrota ante Ayuso y porque Sánchez tampoco olvida que su supervivencia política depende de que los golpistas catalanes le sigan ofreciendo su apoyo. Porque lo que ha hecho Pedro Sánchez es, sencillamente, comprar su continuidad en La Moncloa.

El catalán os hará libres
Sergio Fidalgo. okdiario 15 Octubre 2021

A los líderes separatistas catalanes, para seguir engañando al millón trescientos mil adeptos que aún les siguen, sólo les queda la lengua catalana como elemento propagandístico y de cohesión. Después de mentir a sus votantes sobre el tipo de República que querían implantar, las ‘estructuras de Estado’ que decían que ya tenían creadas, los apoyos internacionales a la causa separatista que aseguraban que habían conseguido, los dieciocho meses que tardarían en quitarse de encima el yugo español y que un 80% de los catalanes anhelaban votar en un referéndum secesionista, lo único que pueden esgrimir para que el procés no se acabe y siga siendo un maná de dinero público para ERC, Junts, CUP y su bien regado tejido asociativo es el teórico asedio al que el Estado español está sometiendo al catalán.

Han cambiado el “España nos roba” por el “la España antidemocrática quiere exterminar la lengua propia de Cataluña, el catalán”, como último grito desesperado para hacer creer que el separatismo realmente se preocupa por lo que llaman el “país”, cuando sólo es un gran negocio para asegurar que ciertas élites políticas y económicas se forren a base de dominar y asaltar los presupuestos públicos, tanto de la Generalitat como del resto de administraciones que controlan. Desde la derrota del golpe de Estado de Puigdemont y Junqueras, el elemento cohesionador del separatismo mutó del camino hacia la República por el “libertad presos políticos y exiliados”. En el momento que Pedro Sánchez, para mantener el poder en Moncloa, firmó los indultos buena parte del secesionismo se borró de este lema al estar sus líderes fuera de prisión. No iban a hacerle el juego a un Carles Puigdemont al que odian por haberles dejado en la estacada.

Y en las war room de los partidos separatistas decidieron que hacía falta un nuevo elemento de cohesión para asegurarse que nunca perderían la mayoría parlamentaria. Y el único que les queda es una teórica ofensiva de lo que se empeñan en denominar como “España franquista y fascista” contra la lengua catalana. Y, de repente, en pocos días, entidades satélites de los partidos separatistas llenan docenas de colegios de Cataluña con pancartas exigiendo que en los patios los niños no hablen en español. Después la Generalitat filtró la instalación de “buzones lingüísticos” en las universidades para que los alumnos puedan denunciar anónimamente a aquellos profesores que usen el castellano, una medida que legalmente tiene poco calado, pero que servirá para amedrentar a los docentes más cobardes si algún Erasmus o un estudiante de otra zona de España pide que se cambie el idioma. A continuación, CUP, ERC y Junts aprobaron una moción en la que se pide “evitar” el uso del español en las ruedas de prensa en el Parlament.

Entre medias, el director de una compañía teatral muy favorecida por el secesionismo en las últimas décadas, Joan Lluís Bozzo, comienza una campaña de descrédito contra el musical Cantando bajo la lluvia, porque se representa en una ciudad española, como Barcelona, en español. Otros radicales secesionistas se han dedicado a señalar a películas como Mediterráneo porque se estrenaron en español. Entre ellos, el ex diputado de ERC Joan Puig, que consiguió sus cinco minutos de fama hace unos años al asaltar el chalet de Pedro J. Ramírez en Mallorca. No podía faltar el conseller de Educación, Josep González Cambray, advirtiendo a los profesores de primaria y secundaria, sobre todo en el área metropolitana de Barcelona, para que no se les ocurra dar clases en español. Y la imputada y muy radical presidenta del Parlament, Laura Borràs, insiste en negarse en contestar en español a los periodistas.

El nuevo lema del separatismo es “el catalán os hará libres”, que sólo es el primer paso en su intento de mantener aprisionada a la sociedad catalana. Primero imponen el idioma y luego obligarán a aceptar el resto del credo separatista. Es una pena que una lengua tan bella, que forma parte del acervo cultural español, esté siendo destrozada por unos fanáticos que están consiguiendo que poco a poco sea cada día más rechazada por amplias capas de la población catalana. Es lo que tienen las dictaduras, que fomentan la disidencia en busca de la libertad.

El caos independentista catalán amenaza con hacer arder España entera
​Prensa, radio, TV y organizaciones extremistas catalanas, compiten en quien amenaza con más inquina, odio y desvergüenza al Estado español
Miguel Massanet. diariosigloxxi  15 Octubre 2021

Si el señor Pedro Sánchez no hubiera demostrado, con suficiente claridad, su plena disposición a tener satisfecho al independentismo catalán y vasco para asegurarse su sillón presidencial, podríamos pensar que no se entera de lo que está sucediendo en Cataluña, donde no pasa día que no haya algún iluminado que no se meta con España y los españoles, que no ataque furibundamente a la monarquía y que no ponga de chupa de dómine a aquellos españoles, catalanes incluidos, que no entendemos que se permita que, una minoría que no llega a un tercio de la población de la autonomía, siga emperrada en que el resto de españoles les entreguemos esta parte de la nación que usufructuamos los que habitamos en esta región.

Especialmente, se viene notando un incremento de actividad propagandística en contra de la derecha española que, evidentemente, es la que se muestra más contraria a sus aspiraciones separatistas y la que, en consecuencia, recrimina con mayor intensidad al gobierno del señor Sánchez que, de una vez, se deje de martingalas, florituras, engañifas y preferencias cuando trata con los catalanes que, como estamos constatando estos días, son los que han sido mejor tratados en cuanto a la financiación autonómica ya que reciben una parte sustancial del pastel a repartir, de la cual, sin duda alguna, se están sirviendo para montar su tinglado independentista y para sostener a estas embajadas ilegales que mantienen en diversos países, con el único objetivo de poner a nuestra nación de chupa de dómine, mientras intentan, por todos los medios a su alcance, con el dinero del resto de los españoles, salvar a aquellos que intentaron alevosamente separar a Cataluña del resto del Estado.

No es de extrañar que los abogados del Estado, fieles súbditos del gobierno socialista, hayan intentado retirar ( y parecen que tienen éxito) la vigencia de las órdenes europeas en las que se pedía la extradición del señor Puigdemont, un personaje que huyó cobardemente de España, dejando al resto de sus compinches en manos de la justicia española y, ahora, con el apoyo financiero de algunos multimillonarios catalanes y de los organismo separatistas correspondientes, se está dando la gran vida en Waterloo, insultando a España, renegando de sus tribunales y, por qué no decirlo, tomando el pelo a aquellas naciones mal informadas, que se está tomando en serio que, en España, no tenemos una Justicia democrática.

Y, tomen nota ustedes, tenemos a en Barcelona una serie de periódicos, televisiones, tertulianos y periodistas que se han quitado la careta y ahora muestran, sin ambages, su odio hacia España.Entregados completamente a la causa separatista, no ahorran insultos, descalificaciones, engaños, desinformaciones dirigidas a aquellos que siguen manteniendo que Cataluña es España.

Por encima de todo, se han constituido en lo que podríamos calificar de unos supremacistas, intelectuales y racistas, que miran al resto de españoles por encima del hombro presumiendo, en su egolatría cerril, de estar intelectualmente por encima del resto de los españoles. Panfletarios de pura cepa que, aunque parezca imposible, parece que se han agrupado en algunos medios informativos, como La Vanguardia de los Godó (¿cuándo estos condes van a renunciar a un título nobiliario que, viendo su comportamiento claramente de apoyo al catalanismo, parece absurdo que pretendan conservarlo), donde no paran de tergiversar hechos, inventarse patrañas sobre el soberanismo, atacar sin contemplaciones a cualquier miembro del PP, como es el caso de la presidenta de la comunidad madrileña, señora Ayuso, entre otras razones, porque ha demostrado saber tratar el coronavirus mejor que ellos, en Cataluña, y por el hecho, imperdonable para Sánchez y sus amigos independentistas, de que Madrid haya superado a Cataluña y tenga una recaudación superior por impuestos, mientras que la presión tributaria en mucho menor que en Cataluña, una de las comunidades donde hay más impuestos de toda España. El despecho, la envidia y el rencor no son los mejores acompañantes, si lo que se quiere es levantar un país que, todo parece indicarlo, está marchando camino del caos.

Pero echemos un vistazo a algunos acontecimientos que resultan ser muy significativos. Por ejemplo, el Cercle d’Economía de Cataluña, una institución que siempre se había caracterizado por su prudencia ante los actos de la Generalitat, alertó públicamente del peligro de llevar a Cataluña a la decadencia, si se mantienen las políticas actuales. Lo que califica de ser “una espiral de irrelevancia económica en Cataluña”, rematando con una frase lapidaria: “ni Barcelona ni Cataluña disponen de un modelo de prosperidad compartida”.

No les importa hacer el ridículo como otro periodista de La Vanguardia que, reconociendo que Cataluña recibe una financiación del doble que la comunidad madrileña se queja de que, luego, recibe menos de lo asignado. A este señor se le puede decir que Cataluña, al revés que el resto de España está sobre financiada, dado que cada vez representa menos en el ámbito económico del Estado; de que una parte importante de lo que viene recibiendo, no solo en concepto de financiación autonómica sino como préstamos, los vienen dedicando a financiar proyectos de infraestructuras dedicadas a lo que sería el nuevo gobierno independiente de Cataluña; a financiar delegaciones en otras naciones dedicadas precisamente a denostar al país y, puesto que lo que piden es no depender de España, lo que se podría esperar de ellos es que tuvieran los medios suficientes ( dado que es la comunidad con más impuestos recauda de toda la nación) para no tener que mendigar apoyos de un gobierno al que no reconocen como tal.

Y puestos a comentar artículos de este periódico panfletario al que nos estamos refiriendo, conviene prestar atención a una periodista que, seguramente, intenta hacer méritos agradando a sus superiores, que ha escrito y publicado un artículo que titula “El PP no tiene sentido de Estado”. Es evidente que la frase se la ha copiado al señor Sánchez, puesto que no deja nunca de repetirla, pero, como suele suceder con los novatos o aquellos que hablan sin conocer el tema que quieren desarrollar, parece que no ha acertado en su desarrollo. Habla, la articulista, de que el PP siempre dice que no a las propuestas del Gobierno. Se queja de que digan que no a la ley del aborto; no a la ley de universidades; no a la ley de eutanasia y no a la ley de vivienda. Pues no sabemos si por ignorancia, por omisión voluntaria o porque nadie la haya informado o corregido, da la casualidad de que todos los temas a los que se ha referido están contemplados dentro del programa del PP y no de ahora, sino de siempre desde que Alianza Popular se convirtió en un partido político. Y esta señora lo que pretende, lo que critica o de lo que acusa al PP es de que siga aplicando su propio programa.

Claro que hay mentes obtusas, poco cultivadas o que piensan que pueden hablar sobre cualquier materia, sin informarse debidamente del tema, que incurren en semejantes errores. Esta señora, de talante absolutista y totalitario. pretende que todo lo que presente el PSOE, sea aceptado sin protestar por la oposición. Le recuerdo que lo que ella recrimina al PP, los socialistas, durante todo el tiempo que dirigió la nación el señor Rajoy, no hicieron otra cosa que intentar, por todos los medios posibles, hacerle caer, negándose a aceptar las propuestas que se llevaban a las Cortes ( ahora, en cambio, el señor Sánchez utiliza un medio que se podría calificar de ilegal, debido a la forma impropia en que lo hace, promulgando leyes por el procedimiento de Decretos Ley, evitando el filtro previo de que sean discutidas en las cámaras de representación popular; lo que le permite su aplicación inmediata, en tanto que se puedan convalidar o rechazar, en el Parlamento).

Por si no lo sabe o no lo recuerda, el papel de la oposición no se reduce a sentarse en los escaños y escuchar lo que dice el gobierno, sino que ha sido el propio señor Pedro Sánchez el que ha puesto de moda la idea de que, si la oposición no aprueba sus proyectos, la acusa de desleal, de antipatriota, de obstaculizar la acción gubernamental. Compruebe el talante, la escribiente, del presidente español que no se ha dignado llamar al jefe de la oposición desde hace meses ¿cree que es esta forma de gobernar una nación? España es una democracia parlamentaria, aunque ahora, por culpa de los socialistas y comunistas, parezca que se ha convertido más bien en un clon del Venezuela, por los modos, formas, actitudes e imposiciones autoritarias del gobierno, más bien da la sensación de que estamos en manos de una dictadura comunista.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, no vamos a dejar de denunciar que, en una autonomía española, a diferencia de lo que dispones nuestra Constitución de 1978, se permite que, de hecho si no de derecho, se implante un tipo de gobierno de evidente carácter separatista, que se incumplan todos los requisitos que la Ley española establece para que no puedan ocupar cargos públicos personas que, evidentemente, no están en condiciones de hacerlo, debido a que, ellas mismas, se han declarado en contra de España y su gobierno, algo que vienen evidenciando, tanto en las sesiones de su Parlamento, cómo en lo que viene siendo el ejercicio de sus funciones como delegados del gobierno de España.

La frase de hoy es del filósofo Ortega y Gasset y creo que nos alecciona sobre algo que, en muchas ocasiones, olvidamos. La cita en cuestión es la siguiente: “El pasado no nos dirá lo que debemos hacer, pero sí lo que deberíamos evitar”.

La impunidad nacionalista en la escuela: Alegría y Beltrán
Alejandro Tercero. cronicaglobal 15 Octubre 2021

La cosa es más grave de lo que parece. La Alta Inspección Educativa en Cataluña --dependiente del Gobierno-- dice que no piensa hacer nada ante las denuncias de adoctrinamiento en las escuelas catalanas. Pese al evidente sesgo nacionalista de los manuales que utilizan los niños, dice que eso no es asunto suyo y se lava las manos.

Dice la responsable del área de la Alta Inspección Educativa en Cataluña, Josefa Beltrán Bertomeu, que ni siquiera va a analizar, investigar, incoar expediente o trasladar el caso a instancias superiores. Y tiene la desfachatez de invitar a quienes se sientan perjudicados a acudir a la justicia.

Recuerden. Este contencioso, en concreto, lo promovió la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), liderada por la incombustible Ana Losada. Esta entidad trasladó a la Alta Inspección que un libro de texto de 2º de ESO trataba a los madrileños, extremeños y malagueños como “extranjeros”, y hablaba de “reyes” de Cataluña.

No es un caso aislado. Es una actuación sistemática. Una lluvia fina --o, más bien, un chorro de agua constante y sin contemplaciones-- para manipular día a día a los niños. Para modelar en su mente un imaginario en el que todo lo español les resulte ajeno, extraño, extranjero. Pruebas​ de esta hispanofobia, de esta incitación al odio, las hay en abundancia.

El propio Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán --un socialista de toda la vida, sin mácula de sospecha de animadversión hacia los nacionalistas--, no tuvo más remedio que admitir el año pasado que era un escándalo que las escuelas catalanas estuvieran inundadas de esteladas, símbolos, pancartas y propaganda independentista. Aunque se limitó a lanzar una tímida queja en defensa de la “neutralidad ideológica” de los centros y a rechazar los “actos de adoctrinamiento en el ámbito educativo”.

Por no hablar de la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que aplica la Generalitat de forma ilegal. Los tribunales se han hartado de ordenar su supresión inmediata, pero solo se aplican las sentencias individuales, aquellas que pueden conllevar consecuencias administrativas o penales a los directores de los colegios (lo que, reconozcámoslo, no es poca cosa, sobre todo en comparación con el panorama estepario de hace unas décadas). Ahora la batalla está en los proyectos lingüísticos.

Lo más indignante de toda esta situación es la actitud del Gobierno. Siempre de perfil. Siempre intentando evitar que los nacionalistas se molesten. Siempre negando la evidencia. Siempre dejando en la estacada a los padres catalanes no nacionalistas. Siempre mirando hacia otro lado. Como el estruendoso, infame y vergonzoso silencio de la ministra de Educación, Pilar Alegría.

Cuando, dentro de una o dos generaciones, los nacionalistas “vuelvan a hacerlo” y alguien se pregunte cómo se les permitió llegar tan lejos de nuevo, acuérdense de Alegría y de Beltrán.


Recortes de Prensa   Página Inicial