AGLI Recortes de Prensa   Lunes 8  Noviembre  2021

Un Gobierno contra los que crean empleo
Miguel Ángel Belloso. okdiario 8 Noviembre 2021

Escribe el ex ministro socialista Miguel Sebastián en redes sociales en contra de la eventual subida de las cotizaciones sociales patrocinada por el inefable ministro José Luis Escrivá. Y dice: “Las cuotas de los empresarios a la Seguridad Social, sin incluir a los autónomos ni a los trabajadores, ya suponen el 8,3% del PIB, superando a todo lo que se recauda por el Impuesto sobre la Renta. ¿Es realmente sensato plantear un aumento?”. La mera pregunta incluye la respuesta. No. Una subida adicional de las cotizaciones sociales con una tasa de paro de casi el 15% más las dificultades para encontrar mano de obra es lo más parecido a un suicidio. Si el pretexto es engordar la hucha de las pensiones, lo razonable sería castigar a los jubilados, que han sido desde siempre el colectivo mejor tratado en todas las crisis y que no puede seguir conservando su poder adquisitivo a costa de las unidades creadoras de riqueza. Ya sé que esto es impopular, y qué más da. Alguien, aunque sea un comentarista menor como es mi caso, está obligado a decirlo.

Todo conspira en este Gobierno en contra de las empresas, que son las que crean empleo. Nunca he leído tantos informes de consultoras y de bancos de inversión desmontando las hipótesis sobre crecimiento económico y asegurando abiertamente que los presupuestos del Estado son un artefacto que carece por completo de credibilidad. Uno de ellos, por ejemplo, se titula Rebote inferior al previsto y Recuperación en entredicho. Otro, Unos presupuestos sin visión de futuro. Un tercero Una recuperación económica incompleta. Y así todos. Jamás he visto tal desencuentro entre un Ejecutivo y la clase empresarial, ni más distancia con los analistas, ni más enojado al mundo de los negocios por la deriva de falta de dirección, de desencuentros constantes y de ausencia de proyecto por parte del Gobierno, que sólo confía en recibir los fondos europeos, pero que con su acrisolada falta de competencia está lejos de poder ser capaz de gestionar.

La reactivación del gasto de los hogares con la que contaba el equipo de Sánchez no se ha producido. El aumento de la inversión privada tampoco se ha materializado. La caída de renta de los hogares el año pasado y las inciertas expectativas sobre la evolución del empleo y del paro, así como de sus futuros ingresos han aumentado los incentivos de las familias a ahorrar de manera precautoria. Además, las medidas de política económica anunciadas por el Gobierno en el ámbito laboral, fiscal y regulatorio no son las adecuadas para crear un marco generador de confianza favorable al despliegue de la iniciativa empresarial. Aunque todavía no sabemos en qué acabará el sainete sobre la reforma laboral, un aumento del poder de los sindicatos, reforzando los convenios sectoriales en detrimento de los de empresa, o permitiendo que las centrales entren de pleno derecho en las pymes sería tremendamente pernicioso para la creación de puestos de trabajo y el potencial de crecimiento de la economía.

Como he tratado de explicar modestamente otras veces, el juego de las expectativas económicas es esencial de cara a la obtención de resultados. Los ciudadanos no son tontos, aunque estén pegados todos los días a las televisiones pagadas por el Gobierno. Cuando perciben que lo que escuchan puede afectar a su bolsillo reaccionan de la manera más natural posible. Por ejemplo, si los aires van a favor de una subida de impuestos retraen su disposición al consumo y a la inversión. El corolario es que España carece de las condiciones necesarias para iniciar una dinámica de crecimiento sano, alto y sostenido.

Aunque el Gobierno confía en que las reglas fiscales de Europa sigan suspendidas y por tanto le permitan gastar más de lo que debe, incurrir en déficit fiscales inapropiados y seguir alimentando la deuda pública no es probable que los países europeos llamados frugales acepten durante mucho más tiempo el chantaje de un Gobierno desastrado que no es capaz de dirigirse a Europa con una voz común, que airea cotidianamente las desavenencias internas, y lo que es más importante, que escamotea lo que puede los deberes a que están condicionados los recursos que podría recibir si se porta bien. También es igual de complicado que el banco central europeo siga monetizando -comprando- a perpetuidad la deuda de países con posiciones fiscales muy desequilibradas como el nuestro, sin plan alguno de consolidación presupuestaria a medio plazo.

Sánchez ha fiado todo a los 27.000 millones, apuntados en el presupuesto, que va a recibir de Bruselas, pero no está claro que los pueda ingresar con la premura que ha previsto, habida cuenta de las dudas sobre las contraprestaciones que debe ofrecer. Y además existen todas las incógnitas del mundo sobre la capacidad de gestión de una cantidad tan fastuosa de recursos. Al habla con un miembro del Gobierno del PP de la época de Aznar, me señala esta enorme dificultad en la que nadie parece reparar. En aquellos tiempos, era relativamente más fácil porque tenían que acabar el AVE, quedaba por finalizar la T4 de Barajas y otras cosas. Ahora no hay proyectos de esa magnitud y será muy complicado dar salida con rapidez y eficacia a aportaciones tan colosales. Si es que acaban llegando.

La conclusión es que la trayectoria de la economía española a medio plazo no tiene visos de ser muy brillante. Todos los informes que he expurgado apuntan a que crecerá muy por debajo del objetivo del Gobierno en 2021, y que la pujanza de 2022 está a sujeta a muchos interrogantes que escapan al voluntarismo oficial. Resulta sorprendente que con un déficit y una deuda pública de las dimensiones que tiene nuestro país la ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, considere apropiado desplegar una estrategia presupuestaria que se traduce en el mayor gasto público de la historia, o en el mayor gasto social de la historia, según dicen ellos con orgullo. Como ya he afirmado que la gente no es tonta, no hace falta tener muchos conocimientos económicos para sospechar que esta no es una estrategia sostenible y que los ciudadanos adoptan en consecuencia la prudencia correspondiente. Esto es lo que está sucediendo, contrariando las previsiones oficiales.

El déficit de las cuentas públicas españolas ya es el mayor de la Unión Europea por el impacto de la pandemia. Esto no sería preocupante si los gastos en que se ha incurrido fueran de carácter coyuntural, de manera que fueran desapareciendo poco a poco a medida que los motivos que los han ocasionado se esfuman. Pero no es el caso. La revalorización de las pensiones, el aumento del sueldo de los funcionarios, el infame bono cultural joven de 400 euros aprobado para los que cumplan 18 años en 2022 han venido para quedarse, este último una carga adicional de una ignominia simplemente dedicada a la captura descarada del voto. Es de esperar que nada de esto pase desapercibido en Europa y que recibamos el correctivo que sin duda merecemos. Es decir, que Europa ponga orden en este patio trasero poco decoroso en que Sánchez ha convertido a España.

Más de 300
Rosa Díez. okdiario 8 Noviembre 2021

Existen discrepancias en el número de crímenes de ETA que aún no han sido juzgados. Dignidad y Justicia eleva la cifra a 379 mientras que la AVT la sitúa la en 315, pues excluye del monto total a los más de sesenta asesinatos que se beneficiaron en su día de la amnistía. Sea cual sea la metodología utilizada la conclusión final es realmente escandalosa: casi la mitad de los crímenes cometidos por la banda terrorista ETA han resultado impunes a día de hoy.

Un país que se respete a sí mismo no podría descansar tranquilo mientras se mantuviera esa bochornosa e inhumana circunstancia. Un país que se respete a sí mismo estaría destinando todos los recursos humanos disponibles a esclarecer la autoría de esos crímenes. Un país que se respete a sí mismo, dado el caso, pediría ayuda internacional para poner a disposición de la justicia a los criminales que asesinaron a centenares de inocentes, que hirieron a miles de ciudadanos y que arruinaron la vida a varias generaciones de españoles. Pero en la España de la coalición entre socialistas que han renegado de los principios democráticos más básicos –justicia e igualdad-, con bolivarianos y comunistas, ni se respeta al país ni se respeta a las víctimas.

En la España de hoy –la de la complicidad entre los socialistas y los enemigos jurados y mortales de la democracia-, los gobernantes consideran “hombres de estado” a los defensores de la historia de terror de ETA. Por eso el presidente del Gobierno y propietario del PSOE da instrucciones a su grupo parlamentario en Madrid para que vote en contra de que se prohíban los homenajes a terroristas y los diputados socialistas consideran que los homenajes a criminales de ETA están amparados por el derecho a la “libertad de expresión”.

Vivimos en un país en el que el propietario del PSOE y presidente del Gobierno le da instrucciones a su grupo parlamentario en Bruselas para que se oponga a que una delegación del Parlamento Europeo investigue la anomalía democrática que representa que haya centenares de crímenes de ETA sin juzgar.

Vivimos en un país de la UE en la que el propietario del PSOE y presidente del Gobierno da instrucciones a sus parlamentarios en Europa para que voten a favor de investigar las causas que han provocado que mueran peces en la Manga del Mar Menor y que voten en contra de que se investiguen los motivos por los que existen más de 300 crímenes de ETA sin juzgar. Entre hombres y peces, los socialistas españoles eligen peces.

Vivimos en la España en la que el presidente del Gobierno y propietario del PSOE ha dado instrucciones a su ministro sicario de Interior para que acerque a las cárceles del País Vasco a 203 presos condenados por delitos de sangre sin que ninguno de ellos haya prestado la más mínima colaboración con la Justicia para esclarecer los crímenes pendientes de ser juzgados.

Vivimos en un país miembro de la UE, un club de países democráticos que proclama que “Europa es un espacio especialmente proclive para la esperanza humana”, en el que el propietario del PSOE y presidente del Gobierno ha acercado a cárceles vascas a 73 asesinos terroristas que nunca se arrepintieron de sus crímenes. Todo ello mientras transfería Prisiones al País Vasco para que sea el Gobierno vasco quien los ponga en la calle y puedan recibir los consiguientes homenajes que su grupo parlamentario se negó a proscribir.

Vivimos en la España en la que el propietario del PSOE y presidente del Gobierno ha ordenado acercar a cárceles del País Vasco a todos los terroristas, incluso a aquellos (36 hasta el momento presente) que tenían informe negativo de las Juntas de Tratamiento de las prisiones en las que estaban cumpliendo la condena.

Es todo tan obsceno que cuesta comprender cómo es posible que esta gentuza que dirige los destinos del país pueda, aparentemente, salirse con la suya. Debemos alzar la voz quienes no estamos de acuerdo con la actitud de unos gobernantes que han perdido el respeto a la verdad, a la dignidad y a la justicia hasta el extremo de que en la que la línea entre víctimas y verdugos siempre se salda a favor de los verdugos; porque si callamos o nos limitamos a lamentarnos en privado estaremos siendo cómplices de la indignidad.

Todas las víctimas de ETA, todas, son inocentes; todos sus verdugos, todos, son culpables. Las víctimas de ETA, todas, son nuestras víctimas; todas ellas fueron asesinadas cuando sus cuerpos se interpusieron entre el nuestro y las balas o el coche bomba; todas ellas, todas, fueron asesinadas porque eran un estorbo para que pudiera triunfar el modelo totalitario que ETA pretendía imponer a la sociedad vasca y, a partir de ahí, a España entera. Todas las víctimas fueron asesinadas por ETA porque defendían la democracia.

Las víctimas, todas, tienen derecho a saber la verdad de los crímenes sin esclarecer, tienen derecho a saber quién asesinó a sus seres queridos, a su hijo, a su padre, a su madre, a su hermano… Las víctimas, todas, tienen derecho a una investigación exhaustiva, tienen derecho a conocer la verdad. Todas ellas tienen derecho a hacer el duelo, todas ellas tienen derecho a que se imparta justicia

Resulta una infamia “justificar” la negativa a investigar los crímenes de ETA con la disculpa del “perdón”, del “derecho de la sociedad vasca a decidir qué recuerda y qué olvida”, que dicen los socialistas, entre otros y recientemente Zapatero. El perdón es una decisión privada, personal; hacer justicia es una obligación pública y democrática. La justicia nunca está en tregua, nunca es delegable, nunca se puede renunciar a ella.

Ni un solo preso de ETA ha colaborado con la justicia ni durante el juicio en el que se les juzgó, ni posteriormente cuando han sido llamados como testigos, ni en sus expedientes de vigilancia penitenciaria. Pero eso no ha supuesto ningún problema para que el presidente del Gobierno y el dueño del PSOE mantenga sus instrucciones de aplicar a los terroristas todos los beneficios penitenciarios, incluso a pesar de los informes negativos de sus juntas carcelarias.

Es fácil comprender que los jefes de ETA y los presos de la banda terrorista no colaboran con la Justicia porque ese hecho supondría reconocer que cometieron asesinatos, que los crímenes no fueron “ejecuciones”, como les gusta denominarlos en su argot. La oposición de Sánchez a que se investigue la autoría de los crímenes de ETA y a que sus responsables sean llevados ante la justicia obedece a la misma lógica perversa: blanquear a sus socios/cómplices es imprescindible para blanquear su traición a la democracia. Por eso su sicario ministro no exige colaboración a los presos antes de ser acercados al País Vasco: porque el PSOE realmente existente, el que es propiedad de la familia Sánchez/Gómez, ha elegido como socios-cómplices a quienes ostentan la titularidad en la herencia y mantienen vivo y con orgullo el legado de ETA.

Por respeto a las víctimas cualquier sociedad decente está obligada a juzgar no sólo a los responsables de los crímenes sino también a quienes quieren ocultarlos protegiendo la impunidad de los criminales y lavando la ideología en cuyo nombre los perpetraron. Los españoles tenemos el deber de recordar, el deber de inquirir, el deber de exigir justicia, el deber de señalar a los políticos que utilizan su poder para echar toneladas de silencio sobre las fosas de las víctimas de ETA. Los españoles tenemos el deber de abrir esas fosas, de investigar y de juzgar a los asesinos antes de que prescriban los crímenes; y también tenemos la obligación de tratar de averiguar quien atentó y quien dio la orden… aunque el crimen haya prescrito.

No debemos olvidar que en esas fosas están enterrados nuestros escudos, centenares de españoles a quienes ETA arrebató la vida porque no renunciaron a llevar un uniforme o a realizar su trabajo profesional con honestidad e independencia. Este artículo pretende ser un humilde alegato contra el olvido, una exigencia de justicia para las más de 300 víctimas de ETA cuyos crímenes aún no han sido juzgados. Ni más, ni menos.

Odio a Cataluña
Vicente Torres. Periodista Digital 8 Noviembre 2021

Hubo un tiempo en que casi todo lo bueno que pasaba en España pasaba en Barcelona. Cataluña era la región más admirada de todas, la que iba por delante marcando el paso y a nadie le parecía mal. Nadie se paraba a pensar si eso era justo o injusto.

Pero luego se hicieron con el poder los catalanistas, que en los primeros tiempos de la democracia no eran tantos, que gracias a la ayuda de Felipe González y Alfonso Guerra, el camarero y el cocinero, consiguieron ventajas en la Constitución, y merced a ellas pudieron inseminar el odio sin medida ni control. Odio a Cataluña en primer lugar. Y luego al resto de España. El odio de los catalanistas a Cataluña se percibe claramente al comparar lo que fue esta región española con lo que va quedando de ella. En las ansias autodestructivas de sus gentes que votan a líderes que se abrazan a terroristas como Otegui y, ufanos, se fotografían con él, mientras agreden, insultan y expulsan de Cataluña a los mejores, a los más dignos cumplidores del deber, a los que de verdad quieren a su tierra.

Los catalanistas homenajean a un brutal y despiadado asesino, como lo fue Companys, y se inventan una derrota, para festejarla, con lo cual es obvio que desean fomentar el odio. ¿Cómo es posible que los catalanes, tan educados, tan cultos, se dejen tomar el pelo de este modo? Es posible, como lo prueban los hechos y se da el caso, además, de que un partido que lleva terroristas en sus filas puede ganar las próximas elecciones regionales.

Pero no sólo están destruyendo Cataluña los catalanistas actuando internamente, sino que están procurando que el resto del mundo, no sólo el resto de España, los odie también o los tome a guasa. Hay una serie de malos payasos catalanistas, Mas, Puigdemont, Rufián, Torra, Junqueras…, a los que nadie en su sano juicio puede tomar en serio.

¿Y si Díaz Ayuso, despechada, decidiera fichar por VOX?
Vemos como, una tras otra, se van destruyendo todas las esperanzas que habíamos puesto en un partido, el Popular
Miguel Massanet. diariosigloxxi 8 Noviembre 2021

“Para que nada nos separe, nada nos una”, Pablo Neruda

¿Qué sucede cuando se tiene la posibilidad de avanzar, dar un salto hacia delante, e irle comiendo terreno al adversario político y, de pronto, por un simple movimiento erróneo, por un mal cálculo político, dejar perder toda la ventaja que tanto esfuerzo ha costado conseguir y volver a situarse en la posición de salida, mientras el partido en el Gobierno se vale de la mala decisión del partido de la oposición, para afianzarse, lograr más ventaja y conseguir volver a situar la perspectiva electoral a su favor?

Seguramente podríamos calificar una situación semejante como una especie de haraquiri que tuviera mucho que ver con la falta de visión política, poca sensibilidad, excesiva autosuficiencia o egoísmo personal, de quienes fueran los responsables de que algo semejante le pudiera suceder al partido que dirigen.

De hecho hace ya bastante tiempo que el PP parece que ha entrado en una fase consistente en mirarse con demasiada atención su ombligo, perdiendo de vista lo que los votantes siguen insistiendo en que debe ser su preocupación principal que no es, ni mucho menos, la de hacerle la vida fácil al PSOE del señor Pedro Sánchez; el llegar a acuerdos poco entendibles con el PSOE de Andalucía o escuchar los cantos de sirena de un presidente del Gobierno ofreciendo colaborar con el PP en la aprobación de los presupuestos de las autonomías en las que gobierne el PP, para formar, ambos, un frente común en contra de VOX.

El divide y vencerás, atribuido a Julio César, resulta en este caso tan evidente, tan infantil, tan falto de credibilidad que, sólo el pensar en aceptar semejante acuerdo ya constituiría una clara traición al pueblo español y a España. En primer lugar, porque se mantiene la absurda creencia de que VOX no es un partido democrático cuando, por otra parte, se sigue considerando a Podemos, un partido anticonstitucional, anarquista, rebelde y que apoya el separatismo catalán, como un partido legítimo; sin que haya nadie, ni la derecha, que pidan su disolución por ir en contra de la Constitución española y del régimen monárquico del que gozamos y, en segundo lugar, porque no está nuestra nación en condiciones de crear un cordón sanitario contra la única formación que existe en España que se preocupa de que, un gobierno totalitario de carácter dictatorial, no pueda acabar por suprimir todos los derechos y libertades que la Constitución de 1978 les otorgó a los ciudadanos españoles.

Y en estas condiciones, cuando la señora Isabel Díaz Ayuso consiguió, ella sola, parar la ofensiva del Gobierno socio-comunistas de España, para intentar desbancar al PP de la comunidad madrileña, convocando las elecciones anticipadas y, lo que aún fue más meritorio, ganándolas por goleada, dejando a sus adversarios con la cara de tontos propia de aquellos que van por lana y salen trasquilados. Y no contenta con ello, ha sabido poner coto y salir airosa de todas las trampas, los intentos de anularla y las cortapisas con las que el gobierno y el resto de sus comunidades han venido valiéndose para conseguir doblegarla sin que, en ningún momento, tuvieran éxito; empiezan a buscarle tres pies al gato sus mismos compañeros de la dirección del PP.

Evidentemente que una subida tan espectacular del valor de una persona a la que no se le había dado demasiado importancia, lo que suele producir es que empiecen a surgir las envidias, que se cuestionen sus legítimas aspiraciones, que surjan figuras, que han ido manejando los hilos del partido, que empiecen a sentir la sombra sobre sus espaldas de esta figura en alza.

¿Qué le ha pasado al señor Teodoro García Egea para que, de pronto, se muestre como uno de los detractores más influyentes de la presidenta de la comunidad madrileña? Sencillamente que, hasta que surgió la figura de la señora Ayuso como salvadora del PP madrileño, él había sido el único que manipulaba los hilos del partido, como mano derecha de Casado. Y al mismo Pablo Casado ¿qué es lo que le sucedió ante semejante resurgir de la persona de la presidenta madrileña? Exactamente lo mismo. Ambos han visto en ella una rival temible que podía hacerles sombra en el Congreso nacional del partido en Madrid y, por eso lo han retrasado al 2022. En él se debía hablar del sistema de elección para la designación de líder del partido. Para Díaz Ayuso debería utilizarse el sistema democrático de que fuera la militancia, en unas primarias, la que lo decidiera y, para los directivos de Génova, en cambio, la elección correspondería a los compromisarios y, sólo en el caso de una segunda vuelta se admitiría la participación activa de los militantes.

Nada que decir si no fuera que, para restarle posibilidades a la propuesta de Díaz Ayuso, se utilizara el juego sucio, como es el caso de atrasar el Congreso, de ponerle trabas e impedimentos, con la evidente intención de dejar aislada a la señora presidenta ante los furibundos ataques de los socialistas, empeñados en conseguir, por los medios que fueran y, por supuesto los ilegítimos el descabalgarla del poder. Algunos diríamos, parafraseando a Enrique de Borbón, candidato hugonote al reino de Francia, cuando dijo aquello de: “París bien vale una misa” que, en el caso de la comunidad madrileña, el conservar a un valor de la categoría de la señora Díaz Ayudo bien valdría que los intereses políticos y ambiciones personales se dejaran en un segundo plano, en aras de sostener la capitalidad de la nación en manos de las derechas.

Sin embargo, puede que haya una posibilidad, no sabemos si remota o no tanto, de que tanta presión, tan poca colaboración por parte del resto del PP, tantas intrigas y tanto desagradecimiento hacia una labor que tanto beneficio ha supuesto para los populares, pudieran llegar a un punto tal que, la señora Díaz Ayuso, llegara a considerar que se la había traicionado y se la había dejado a los pies de los caballos y, en consecuencia, que los que la han estado criticando y ninguneando desde la dirección del partido, no se merecían que siguiera manteniendo, desde su puesto de presidenta, el estandarte de la derecha española, y por lo tanto, me imagino que, con todo el apoyo del señor Abascal y el resto de la directiva de VOX, iba a ser bien recibida en su partido si decidiera pasarse del PP a él.

Es fácil imaginar lo que representaría, para las esperanzas electorales del PP, que una figura del prestigio de la señora Ayuso, tuviera que abandonar el partido a causa de las intrigas de García Egea o del mismo señor Casado. Si ahora ya han perdido dos puntos no quiero ni pensar lo puntos que iban a dejar de contabilizar para las próximas elecciones legislativas, en las que tuviesen que enfrentarse, otra vez, a los socialistas del señor Pedro Sánchez.

No nos gusta tener que hablar con tanta dureza de lo que la dirección del PP está haciendo y, mucho menos, pensar que las esperanzas que todos teníamos puestas en que el nuevo PP, de que iban a derrotar a las izquierdas en una próxima legislatura, actuando con más contundencia, menos timorato y, por supuesto, con mucha más picardía, eficacia y resolución de la que, hasta este momento hemos podido constatar que ha utilizado, de modo que, contrariamente a lo que se podría esperar después de una gestión tan nefasta del Covid 19, del gasto público, con su endeudamiento por encima de las posibilidades de nuestra nación y por la serie de medidas de carácter limitativo de los derechos de los ciudadanos españoles, el desgaste que debiera haber sufrido la coalición gubernamental debería, por supuesto, haber sido mucho mayor y traído peores consecuencias para el actual ejecutivo socialista.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos como, una tras otra, se van destruyendo todas las esperanzas que habíamos puesto en un partido, el Popular, al que se le habían concedido las capacidades, el empuje, el vigor y el patriotismo que se necesitaba para luchar con valentía y sin miedo contra la amenaza de una izquierda que viene consiguiendo, paso a paso, ir limitando las libertades individuales, coartando los derechos ciudadanos, interviniendo en nuestras vidas particulares y pretendiendo crear una sociedad completamente controlada desde las esferas gubernamentales, convertidas, en virtud de sus planteamientos comunistoides, en una nueva expresión del comunismo bolchevique.

Y Sócrates va a ser quien hoy no de una muestra más de su sabiduría: “Nadie es capaz de hacerle frente a un trabajo si no se siente competente, muchos piensan que son capaces de controlar el más difícil de los trabajos: el gobierno.”
lmacenará la IP del usuario para proteger a los autores de abusos.

En el Tourism Innovation Summit de Sevilla se hablará en castellano
Sevilla será el epicentro de la innovación turística mundial con la celebración de la Cumbre de Innovación Turística y Tecnológica
Álex Che. diariosigloxxi 8 Noviembre 2021

La Cumbre de Innovación Turística y Tecnológica TIS - Tourism Innovation Summit 2021, de Sevilla del 10 al 12 de noviembre contará con más de 5.000 congresistas y un impacto estimado en más de 15 millones de euros para la ciudad. TIS2021 abordará 5 ejes estratégicos: reactivación, recuperación de la confianza del viajero, digitalización, sostenibilidad y turismo inclusivo, en resumen, los retos a los que se enfrenta el tejido empresarial turístico nacional e internacional.

Habrá 4 mesas de Europa-Latam habladas 100 % en el idioma que hablan casi 600 millones de personas, el castellano, y estarán a cargo del presentador y productor de MálagaesMundial/ViajaresMundial, organizador del Foro Iberoamericano de Turismo SOStenible #TuriSOS, el argentino Alex Che.

Programación de las Mesas Europa-Latam

Mesa 1: Foro Hispano Latam: Destinos SOStenibles- El 10 de Noviembre de 12 a las 12.45hs.

Con la presencia de la colombiana Ledys Vianey López Zapata, Subsecretaria de Turismo de Medellín, el mejicano Benjamín Jiménez, Director Ejecutivo de Turismo de Quintana Roo, y el español Víctor Fernández Morales Ceo-Fundador de La Buena Huella. Hablarán sobre el turismo responsable en América Latina y como incrementar la demanda, desde el respeto a los ODS 2030, y con el compromiso de ser parte de la solución en la emergencia climática actual.

Mesa 2: Foro Hispano Vip Latam: Digitalización y SOStenibilidad: El 10 de Noviembre de 12.45 a 13.30 hs.
Con la presencia del colombiano José R. Puyana, Director para Europa de ProColombia, y los españoles Jaume Monserrat Quintana Presidente de Turistec y David Campano, Country Manager de Visit Finland. La Región Latam está llamada a ser un escenario clave para la creación y el avance de las actividades digitales y de innovación. El panorama digital está creciendo exponencialmente y hay grandes oportunidades de negocio.

Mesa 3: Prensa Internacional de Turismo e Innovación Tecnológica en los Medios de Comunicación Audiovisuales: El 11 de Noviembre de 13.30 a 14.00 hs
Con la presencia de las periodistas españolas residentes en Francia, Escarlata Sánchez de Euronews y Aida Palau de France 24 y RFI. Las integrantes de este debate, trabajan en medios audiovisuales que hacen de puente con América Latina. Se abordará como ser un turista respetuoso con el medio ambiente, con el cambio climático y que pueden aportar los medios para difundir la SOStenibilidad.

Mesa 4: Special Latam Volando hacia la SOStenibilidad: el 11 de Noviembre de 17.15 a 18 hs.
Con la presencia de la española Teresa Parejo Navajas, Directora de SOStenibilidad de Iberia, el francés Thibaud Morand Director General para Europa de LATAM, y los españoles Bernardo Botella, Director de Ventas de Air Europa y Lucas Bobes, Responsable de Medio Ambiente de Amadeus.

Se debatirá el gran desafío del sector como es volver a la senda del crecimiento pero cuidando al planeta. Nos pondremos al día de las tendencias actuales para reducir el C02 y como mitigar el impacto de la aviación en el cambio climático.

Cervantes en la BBC
Iván Vélez https://gaceta.es  8 Noviembre 2021

«Es absurdo hablar de genocidio en el contexto de la conquista de América», estas palabras, pronunciadas por el historiador mexicano Fernando Cervantes, profesor en la Universidad de Bristol y reciente autor de Conquistadores: una historia diferente, durante una entrevista en la BBC, han agitado las estancadas aguas negrolegendarias. Una tormenta en un vaso de agua, pues la propaganda hispanófoba a la que habitualmente contribuye la mentada cadena televisiva, ha calado hondo así en el mundo hispano como en el anglosajón. O lo que es lo mismo, tanto en grandes áreas del orbe católico como en su reverso protestante.

La intervención de Cervantes ha vuelto a recordar, a quien quiera escucharlo de manera desprejuiciada, que los españoles -peninsulares, en todo caso, pues los americanos también eran españoles- no se llevaron a la Península todo el oro americano. El 80% del metal, oro pero sobre todo plata, quedó en las tierras de cuyas venas se extrajo con la penosidad propia de la minería. Recordó también don Fernando que fue precisamente un viajero extraño al Imperio español -Alejandro de Humboldt- el que cantó las virtudes de aquella estructura intercontinental tras cuya caída, alentada por los ingleses, empobreció los virreinatos por la vía de un endeudamiento que tardó siglo y medio en saldarse. Argumentos, los de Cervantes, frecuentemente empleados en debates académicos en los cuales la leyenda negra tiene una potencia muy inferior a la que posee popularmente.

Las manifestaciones hechas por Fernando Cervantes tienen un indudable valor precisamente por haberse producido en un, por decirlo al errejónico modo, «núcleo irradiador» de tanta potencia. Sin embargo, Cervantes transita por caminos ya hollados por muchos otros historiadores mexicanos refractarios a asumir los postulados negrolegendarios. Una serie, de raigambre cortesiana, que podríamos iniciar en el historiador y político Lucas Alamán, considerado un referente del conservadurismo mexicano por atenerse a la herencia española resumida en catolicismo y lengua. Ajustado a estas coordenadas, Alamán fijó el nacimiento de la nación mexicana en la conquista realizada por Hernán Cortés. Las tesis de don Lucas fueron inmediatamente respondidas por el insurgente republicano, hijo de un español peninsular, Carlos María de Bustamante, autor de estas oníricas palabras contenidas en su Cuadro histórico de la Revolución mexicana:

Sorprendiome el sueño meditando sobre ella, y se me figuro que veia entre aquellos cadaveres y miembros palpitantes, a los genios de Cortés, de Alvarado y de Pizarro, que se mecian despavoridos observandolos, y que lanzandose llorosa sobre ellos la America con voz terrible les decia… .De que os horrorizais a vista de las victimas?. Habeis olvidado las crueles matanzas que hicisteis tres siglos ha en Tabasco, en Cholula, en el tempo mayor de Mexico, en Cuernavaca?

El testigo de Alamán lo tomó, en gran medida, el norteamericano William Prescott, autor de la influyente Historia de la conquista de México, en la cual no regateó elogios al conquistador que tanto detesta AMLO. He aquí su visión, en gran medida continuada por Charles Fletcher Lummis, sobre lo ocurrido hace cinco siglos:

La Providencia ordenó sabiamente que la tierra fuese ocupada por otra raza que desarraigase la superstición, que cundía todos los días á medida que el imperio se dilataba. Las degradantes costumbres de los aztecas son la mejor apología de conquista. Los conquistadores trajeron, es verdad, la inquisición; pero también trajeron el cristianismo cuya luz benigna debia durar después de extinguidas las fúnebres hogueras del fanatismo, y que debía disipar las horrorosas tinieblas en que por tanto tiempo estuvieron envueltas aquellas hermosas regiones.

Convertido en auténtico parteluz ideológico capaz de separar a conservadores y progresistas, entendiéndose estos como cortesianos y anticortesianos, es decir, negrolegendarios, Cortés fue reivindicado por el PAN en los primeros números de su principal órgano de expresión durante los años 40 del pasado siglo, la revista La Nación, que hoy sigue editándose convenientemente ajustada a los quicios actuales.

Con un mayor manejo de fuentes, a finales del siglo XX, las reconstrucciones históricas realizadas por los mexicanos José Luis Martínez, hoy en día continuadas por su hijo Rodrigo, y Juan Miralles, autor de un libro de elocuente título, Hernán Cortés, inventor de México, debieran haber servido para que sus compatriotas se desintoxicaran de tan distorsionada visión de un pasado, el suyo, que tanto perjuicio causa a México en el presente en marcha. Posturas como la defendida por Fernando Cervantes permiten, sin embargo, creer que no todo es victimismo e indigenismo en la tierra conquistada por aquel extremeño al que otro Cervantes, por boca de don Quijote, dedicó estas elogiosas palabras:

¿Quién barrenó los navíos y dejó en seco y aislados los valerosos españoles guiados por el cortesísimo Cortés en el Nuevo Mundo?

******************* Sección "bilingüe" ***********************

En qué consiste ser de extrema derecha
Miquel Giménez. vozpopuli.es 8 Noviembre 2021

Es hora de clarificar quienes son de extrema derecha y quienes no

En la TVE que pagamos todos y monopolizan cuatro vimos a la diputada de VOX Macarena Olona preguntarle a la periodista de Lo País Elsa García de Blas -sin Epi- por qué la calificaba de extrema derecha. La periodista le contestó con aire de marisabidilla que VOX se encuadra en los parámetros de la extrema derecha de toda Europa. Macarena, menuda es, dijo que aquello era muy impreciso, que no sabía a qué otros partidos se refería ni quien fijaba tales parámetros. García de Blas, en todos sus estados e, insistimos, sin un Epi que le soplase la respuesta, le contestó más a la defensiva que un pavo escuchando una pandereta: "VOX es de extrema derecha porque está dentro de lo que en la mayoría de países occidentales se considera extrema derecha", añadiendo que allí las preguntas no las hacía la diputada si no ella. Ea.

Como en estos artículos seguimos fielmente el principio de aquella deliciosa editorial llamada Prima Luce, a saber, instruir deleitando, le exponemos a la señora García de Blas, Elsa, sin Epi, en qué consiste ser de extrema derecha asumiendo que por tal condición considera todo aquel partido, movimiento o persona de carácter intransigente, intolerante, xenófobo, violento, caudillista, dictatorial y antidemocrático.

El separatismo catalán: extrema derecha, puesto que no admite lo que se vota en democracia, ni la Constitución, es racista al calificar a los españoles de ñordos, bestias sin alma, seres carroñeros, explotadores y un cuerpo extraño en el pueblo catalán. Otrosí, incurren en la violencia alentando a los CDR a que ataquen a policías y personas anti separatistas y creen disturbios públicos. Su caudillismo es notable, teniendo a Puigdemont como máximo referente.

Extrema derecha también es el separatismo catalán, puesto que no admite lo que se vota en democracia, ni la Constitución y es racista al calificar a los españoles de ñordos y bestias sin alma

Bildu: extrema derecha, puesto que desea imponerse por las armas, si fuese preciso, hace bandera de los asesinos etarras, defiende que se los excarcele, los exalta en recibimientos multitudinarios y hace que sus víctimas tengan que esconderse. Inspirados en Sabino Arana son racistas de manual, insertados en el movimiento que seguían en los tiempos de Arana Gobineau, Chamberlain o el Doctor Robert.

El feminismo de la banda del pastel: extrema derecha, ha elegido al hombre como cabeza de turco como los nazis hicieron con los judíos. Todos los hombres somos malos por el simple hecho de serlo, si nos acusa una mujer ya somos culpables y su munición ideológica va dirigida hacia el género masculino, creando una estigmatización social, política y legal que conculca todo sistema jurídico democrático.

Los social comunistas: extrema derecha, su fin ulterior es derribar la democracia y construir un sistema en el que no exista un régimen de libertades en el que los individuos pueden expresarse libremente sin tener que temer la represión del gobierno. Defienden la violencia siempre que la ejerzan los suyos -ahí tienen los mítines en los que se apedrea impunemente a VOX. A la inversa, no se conozcan casos-. Son profundamente antisemitas, como toda la izquierda española, festejan el terrorismo palestino y su caudillismo está fuera de toda duda.

Añado que el separatismo es culpable de un intento de golpe de estado, que el social comunismo lleva dos estados de alarma declarados anticonstitucionales por maniatar al parlamento, que desde que existe un Ministerio de Igualdad el aumento de delitos sexuales se ha disparado, que su intolerancia con el discrepante va pareja con su indulgencia con el delincuente, el inmigrante ilegal que se harta de cometer hurtos, robos y demás tropelías. Eso, sin contar con la hipocresía de vivir como príncipes, mandar como emperadores autócratas y, sin embargo, denostar a la Corona.

Con estas líneas la señora García de Blas -repetimos, sin Epi- puede hacerse una idea acerca de en qué consiste ser de extrema derecha. Se lo digo como viejo anarquista que en 1973 estaba con catorce añitos en la CNT y los conozco más que la madre que los parió. Y a Lo País, también.

Los puntos ciegos de la memoria
Óscar Monsalvo. vozpopuli.es 8 Noviembre 2021

El principio básico de no negociar con terroristas tiene una tradición muy amplia y una casuística muy corta: normalmente lo que está en juego es la vida de una persona, y lo que se exige puede ser dinero, la liberación de algún asesino o incluso la ejecución de una medida política. Lo racional, decimos, es no ceder ante sus exigencias, porque si lo hacemos les estamos enseñando que el secuestro funciona. Pero también es racional la decisión de ceder: sabemos que la imagen de una persona liberada va a ganar siempre al proceso intelectual mediante el que anticipamos -o recordamos- los efectos profundos de esa decisión. Sabemos que a una derrota nacional se le puede poner un lazo y presentarla como una victoria política. Y sabemos, o deberíamos saber, que los mecanismos que nos sirven para analizar el mundo y para movernos por él no se desarrollaron para hacernos justos, nobles y sinceros, sino porque aumentaban las posibilidades de supervivencia del grupo. La razón, en ese sentido, nos es útil tanto si buscamos el bien común como si buscamos el bien de un grupo particular, tanto para descubrir verdades como para enmascarar mentiras.

Han pasado diez años desde que la banda terrorista ETA puso fin a su “actividad armada”. Desde entonces, los españoles nos hemos entregado a una negociación aún más peligrosa que la que ofrece dinero o políticas a cambio de vidas: la negociación en torno al significado de las palabras. Al contrario que las negociaciones clásicas, ésta se produce en la oscuridad pero también a plena luz. Hablamos de violencia para no decir ‘terrorismo’. Decimos ‘terrorismo’ para no hablar de la responsabilidad individual y colectiva de la izquierda abertzale, que no se disolvió hace diez años. Y nos empeñamos en defender, contra toda evidencia, que la izquierda abertzale y ETA fueron derrotadas; todo para no tener que mirar los resultados electorales, el censo y el clima político. Nos entregamos a esas palabras en columnas, en tertulias, en parlamentos y en las escuelas, y al mismo tiempo necesitamos que no se hable de lo que suponen estas cesiones semánticas. Para esto son muy útiles los puntos ciegos, los ángulos muertos.

El 10 de noviembre se celebra en el País Vasco el Día de la Memoria. Hace un año el lema escogido para conmemorar esa fecha fue ‘Mirar hacia atrás para seguir adelante’. Gogora, el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos del Gobierno Vasco, elaboró un vídeo en el que se podía observar en qué consistía esa mirada, hasta dónde llegaba. En los más de cuatro minutos que dura el vídeo, en el que varios jóvenes comparten sus sentimientos tras conocer las experiencias de varias víctimas, no aparece ni una sola vez la palabra ‘ETA’; sí aparece varias veces la palabra ‘sufrimiento’. No se pronuncia la palabra ‘terrorismo’; en su lugar se habla de ‘violencia’. Y por supuesto no se nombra a la izquierda abertzale; así es como la mirada convenientemente educada puede encontrar ‘errores’ en lugar de buscar responsabilidades concretas. “Es un tema tabú”, dice una joven hacia la mitad del vídeo. Nuestro punto ciego no nos impide ver a los muertos, pero sí a quienes ordenaron los asesinatos.

No aparecen nunca los nombres concretos de García Gaztelu, Jon Bienzobas o Daniel Pastor. En Memorias de un historiador Raul Hilberg cuenta algo que puede resultar familiar. Habla de la difuminación del culpable, del consejo que se da en el Deuteronomio: “Borrarás para siempre el recuerdo de los descendientes de Amalec”. Puede resultar familiar, pero se trata de dos posturas distintas. En lo que cuenta Hilberg sobre los judíos y los responsables del Holocausto, el borrado de los nombres se hace para no aumentar el dolor, una especie de ritual con el que se pretende extirpar el mal. En nuestro caso, la razón por la que no aparecen esos nombres es porque sus caras están presentes en las fiestas, en las calles, en algunos bares e incluso en los parlamentos. No se borran para evitar el dolor de las víctimas, sino para evitar la incomodidad de los jóvenes cuando se los encuentran; para evitar que tengamos que encontrarnos a nosotros mismos frente a ellos.

Los hechos no son suficientes
Para educar la mirada de los jóvenes y para ahorrarnos las incomodidades de una postura firme ante los hechos se articula la memoria. En la memoria todos nos encontramos y nos abrazamos, sólo hay lugar para palabras positivas como puentes, empatía, convivencia. En la memoria caben todos los sufrimientos y todos los relatos, pero no los hechos desnudos. Los hechos no ayudan a tender puentes, sino a cavar trincheras éticas.

Frente a estas políticas de memoria deberíamos ser capaces de articular una defensa de la verdad. ‘Verdad’ es un concepto que parece difícil de definir, pero en realidad no lo es tanto. La aproximación de Aristóteles puede ser poco ambiciosa en su expresión, pero es una definición luminosa y despejada: decir de lo que es, que es, y de lo que no es, que no es. La verdad, sabemos, está en el discurso, no en los hechos. Los hechos, la realidad única y objetiva, son lo que permite que haya verdad, pero no son suficientes; tiene que existir también la voluntad de someterse a ellos.

No deberíamos negociar con terroristas. Mucho menos, la unicidad de los hechos. La verdad no nos hace libres -al contrario, nos sujeta- pero sí impide que acabemos siendo compañeros de cama de los asesinos en el fumadero de opio de la memoria.

¿Navarra perdida?
Alfonso Ussía. https://gaceta.es 8 Noviembre 2021

La obsesión del nacionalismo vasco, lo mismo del ultraderechista, racista y beatorro PNV, que del terrorista, ultraizquierdista y violento de EH Bildu, es la anexión de Navarra.

Lo es desde que Sabino Arana, el pitoflojo, retornó a su hogar bilbaíno después de pasar la luna de miel con su joven mujer en Lourdes, donde no se produjo el esperado milagro. Ella retornó tan intacta como se fue, porque la Virgen de Lourdes, a Dios gracias, no se ocupa de peticiones tan anómalas y extravagantes. Cuando Javier Arzallus no se había descolocado del todo mentalmente y le preguntaron por la supuesta independencia de «Euzkadi», respondió airado. «¿Independencia? ¿Para qué? ¿Para plantar berzas?». Arzallus era un hombre inteligente, hijo de carlista, jesuita en Klagenfurt, capellán de la Embajada de España en Bonn y oficiante de la Misa del 18 de julio siendo embajador un Sebastián de Erice. Colgó la sotana, y con mucho cuidado se incorporó al nacionalismo del PNV. Su hermano Florencio, también jesuita, dejó escrito que su esquela en ‘El Diario Vasco’ se publicara en español. Y cuando agonizaba su madre, Javiercho –así le decían-, le informó de un hecho emocionante. –Madre, ahí fuera, hay mucha gente que te quiere con banderas y rezando por ti-; y la madre le respondió: -Por desgracia, Javiercho, estoy segura de que ninguna de esas banderas es la mía-. Tuvo dos novias, una muy guapa y la otra menos agraciada físicamente. Al final eligió a la menos agraciada. – Es lógico, comentó con sus amigos-; la guapa con los años perderá su belleza, y la menos guapa es una cocinera maravillosa y lo será hasta que muera-. Y como dicen los casheros, «ashertó con fundamento».

Pero sin Navarra, la independencia de «Euzkadi» era una quimera. Con inteligente constancia, obsesivamente, el nacionalismo vasco se ha hecho, poco a poco, con la gobernación de Navarra. La presidente, María Chivite, es socialista, y como buena socialista, mentirosa, y como buena mentirosa, prometió que jamás pactaría con Bildu. Ya gobierna gracias a sus votos en el Parlamento navarro. Pero es Bildu, y no el PNV, el elegido por la Chivite, lo cual produce escozor anímico a los peneuvistas. Los socialistas prefieren pactar con los herederos de la ETA que con los derechistas sacristanoides que vienen de Sabino Arana. El presidente de UPN y portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, ha sido contundente en su diagnóstico: «EH Bildu manda cada día más en Navarra«. No sólo en la zona fronteriza con Álava y Guipúzcoa, sino también en La Ribera, mucho más enraizada y ligada a Aragón que a las provincias vascas. En el nacionalismo vasco, y ahora en el navarro, hay dos tendencias. Los del PNV no quieren la independencia, pero viven de sus privilegios fiscales y económicos –el Cupo Vasco-, por mantener sus falsas pretensiones independentistas. Y los de EH Bildu, exterroristas, violentos, antisistema y podemitas, cuyo único objetivo es la independencia de «Euzkadi» con Navarra incorporada. Y estos son los socios preferentes de María Chivite y el Partido Socialista, como era de prever y esperar.

¿Navarra perdida? Por desgracia es una posibilidad. El carlismo tradicionalista y anticomunista ha perdido fuerza. Ha dejado de ser la muralla ideológica contra el insaciable colonialismo vasco. Y las fuerzas políticas conservadoras navarras están combatiendo las ideas y las raíces profundamente españolas contra el socialismo, cuyo único fin es mantenerse en el poder y los herederos de la ETA. Sucede que Navarra cuando reacciona lo hace sin disfraces ni cautelas. Y ahí radica la esperanza. Que tiemble el PNV. Si en las próximas elecciones vencen los socialistas y los etarras, las primeras víctimas serán de ellos, y ellos los perseguidos. Porque estos hijos, los de la ETA y Bildu, no respetan a sus padres, los nacionalistas del PNV. Sería divertido si no estuviera en juego Navarra, y con ella, España.

Cuando el 'Gobierno de la Victoria' huyó como una manada de ratas
Pedro Fernández Barbadillo. Libertad Digital 8 Noviembre 2021

El 4 de septiembre de 1936, mientras en Oviedo contaban los muertos causados por un bombardeo de la aviación republicana, apodada la ‘Gloriosa’, el capitán Alberto Bayo llegaba a Barcelona después de fracasar su desembarco en Mallorca y las tropas rebeldes tomaban Talavera de la Reina e Irún (esta última quemada por los milicianos en retirada), en Madrid se formó un Gobierno presidido por el socialista Francisco Largo Caballero, que ya tenía la guerra civil por la que había abogado en tantos mítines y entrevistas.

Este Gobierno, que fue recibido por la prensa de la zona republicana, incluidos el ABC y La Vanguardia, como ‘de la Victoria’, procedió a una diarrea legislativa: aprobación del traslado de las reservas de oro y plata del Banco de España a Cartagena, constitución del Ejército Popular, introducción del comisariado político, de la estrella de cinco puntas en las insignias y del saludo militar con el puño cerrado, concesión del estatuto de autonomía vasco al PNV, medidas de represión de los ‘enemigos de clase’, nacionalización de tierras, depuración del funcionariado…

Azaña, el primero en correr
Semejante cantidad de papel oficial no detuvo la marcha de los nacionales ni los asesinatos cometidos por los ‘incontrolados’. Cada día, los soldados nacionales estaban más cerca de Madrid. La población de la capital crecía con los miles de desplazados de los pueblos que caían en poder de las vanguardias del general José Varela, que avanzaban desde Talavera y Toledo. Sin embargo, se produjo una baja en el censo de Madrid: Manuel Azaña, presidente de la República, fue evacuado a Barcelona el 19 de octubre.

El 29 de octubre, un contraataque republicano en Seseña, con la participación de una docena de carros T-26 soviéticos, fue rechazado por los nacionales, que emplearon por primera vez un arma anti-tanque luego famosa con un nombre curioso: el ‘cóctel Molotov’. El día 30, el Gobierno de Largo ordenó la movilización de todos los varones entre los 20 y los 45 años, siquiera para cavar trincheras.

El 2 de noviembre, las tropas de Varela tomaron Pinto, Fuenlabrada y Móstoles. Al día siguiente llegaron a Madrid los primeros cazas soviéticos, Polikarpov I-15, pagados con el oro del Banco de España. El 4 de noviembre, Largo formó un segundo Gobierno, en el que, para incorporar a los anarquistas, los ministros (incluido el representante del PNV, Manuel Irujo) pasaron de 14 a 18. Los socialistas y demás revolucionarios copiaban los vicios de la Restauración. Ese día, los nacionales entraron en Leganés, Getafe y Alcorcón.

Miaja decide resistir
El pesimismo era absoluto y el ‘Gobierno de la Victoria’, en una de las decisiones más cobardes de la guerra, decidió huir de Madrid la noche del 6 al 7 de noviembre. Dejó una Junta de Defensa de Madrid, presidida por el general José Miaja. Éste y el general Sebastián Pozas, jefe del Ejército de Operaciones del Centro, recibieron de manos del general José Asensio Torrado, subsecretario del Ministerio de la Guerra (del que era jefe operativo, ya que el ministro era Largo) dos sobres con instrucciones para abrirlos a la mañana siguiente.

Ambos generales desobedecieron una orden tan idiota (y cobarde) y descubrieron que el Gobierno socialista-comunista-anarquista-peneuvista-republicano daba la ciudad por perdida. A Miaja se le mandaba resistir al menos una semana y a Pozas se le permitía replegarse y establecer la línea de defensa donde considerara oportuno. Los generales prefirieron resistir y cambiaron los pronósticos de unos y otros, pues en todo el mundo se daba por inminente la caída de Madrid.

Gracias a la llegada de las primeras Brigadas Internacionales y al descubrimiento de los planes de ataque de Varela en el cuerpo de un oficial muerto, la moral se levantó y el despliegue defensivo se reforzó en la punta de lanza, que fue la Casa de Campo. Así, el Ejército Popular obtuvo su única victoria duradera, aunque fue una victoria defensiva.

El Frente Popular, pues, conservó Madrid, pero estuvo a punto de perder al Gobierno entero, y no por un bombardeo nacional o un audaz golpe de comandos.

El control anarquista de Tarancón
En una noche de hace 85 años, la larga caravana de automóviles en la que huían Largo Caballero y sus ministros, más el general Asensio, y una pléyade de funcionarios de ringorrango y asesores, con sus maletas, se dirigía a Valencia por la única carretera nacional que seguía abierta.

En Tarancón (Cuenca), una partida de milicianos anarquistas que había establecido un control detuvo a la caravana y procedió a identificar a los pasajeros. La indignación de los anarquistas aumentaba a medida que iban descubriendo que bajo los caros abrigos, sombreros y uniformes se encontraban los ‘ministros del pueblo’, que escapaban de Madrid como las ratas del barco que se hunde. Más de uno conoció en esa noche el terror que pasaban tantos madrileños de derechas o católicos desde finales de julio.

En el registro, los anarquistas pescaron un pez gordo, descomunal: el alcalde de Madrid, Pedro Rico López, un tipo asquerosamente obeso, a cuyo lado Indalecio Prieto parecía sólo gordito. Había sido ungido alcalde de Madrid el 13 de abril de 1931. Entonces le gustaban los aplausos, como cuenta Miguel Maura en sus memorias. En los mítines y las arengas pronunciadas en las semanas anteriores, Rico había prometido morir antes de abandonar la ciudad. Los anarquistas le obligaron a volver a punta de pistola, y también a dos ministros de la CNT: Juan Peiró, de Justicia, y Juan López, de Comercio.

Ya en su ciudad, el asustado Rico se refugió en la embajada de México, por si los nacionales entraban en Madrid. Más tarde, escapó a Valencia en el maletero de un coche y de ahí, en barco, a América. Lo más lejos posible. En cambio el anarquista Melchor Rodríguez, último alcalde del Madrid rojo, aguardó a los nacionales en su despacho en marzo de 1939.

A Rico, un individuo repugnante se mire como se mire, el Ayuntamiento de Madrid le ha dado una calle.

Inflación de gobiernos en la zona republicana
Otra de las consecuencias de la huida del Gobierno del Frente Popular fue la aparición de un nuevo ‘gobiernito’ en la zona revolucionaria. Mientras los rebeldes constituían un Estado y unificaban su mando militar y político, el Frente Popular caía en el cantonalismo que tanto desesperó a Manuel Azaña.

Al Gobierno nacional y a la Generalidad presidida por Lluís Companys, existentes antes de la guerra, se habían unido el Consejo Interprovincial de Asturias y León (septiembre de 1936), el Consejo Regional de Defensa de Aragón (octubre), el Gobierno autónomo vasco (octubre) y la Junta de Defensa de Madrid (noviembre). A esos seis ‘gobiernitos’ que dedicarían parte de su esfuerzo a pelear por competencias, suministros y dinero, se unió al año siguiente el Consejo Interprovincial de Santander, Palencia y Burgos (febrero de 1937).

En abril de 1937, la zona republicana, en permanente retroceso (ya había perdido Málaga y parte de Vizcaya), tenía siete gobiernos; en el mismo mes, los nacionales unificaron sus partidos en uno solo, FET de las JONS, que se puso bajo la dirección de Francisco Franco, ya generalísimo y jefe del Estado. En mayo, la Generalidad y el PCE atacaron en Barcelona a las milicias de la CNT y el POUM. El Gobierno ‘constitucional’ nunca dio las cifras de los muertos en los ‘Fets de Mai’, pero éstos se calculan hasta en un millar.

Pero la guerra civil, aseguran los ‘akamédicos’, la perdió la República por los submarinos italianos y las tanquetas alemanas.


Recortes de Prensa   Página Inicial