AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 10  Noviembre  2021

El separatismo invierte en su supervivencia
Editorial ABC 10 Noviembre 2021

Presentado ayer en el Parlamento regional, el proyecto de presupuestos de Cataluña lo fía todo al gasto -38.139 millones de euros, con un aumento del 17,3 por ciento- y renuncia a la racionalización de un erario inflado por las ayudas de la UE y las cesiones de Sánchez. En el ‘totum revolutum’ del separatismo no es fácil determinar qué partidas van a parar al programa secesionista, beneficiado por la transversalidad ideológica y la convergencia pragmática de unos departamentos que se refuerzan con casi 30.000 funcionarios. Más Cataluña, menos España. Basta, sin embargo, con analizar la cuenta de Acción Exterior -propaganda internacional- para hacerse una idea aproximada de la finalidad de los fondos que maneja la Generalitat: un total de 94 millones (con un 21 por ciento de aumento) se van a destinar a denunciar en el mundo la represión que sufre Cataluña. No vendría mal ese dinero para restaurar la imagen internacional de la región y tratar de devolver la confianza a los inversores.

El ‘guerracivilismo’ de Sánchez pincha en hueso
Sánchez se esconde tras una norma franquista para no informar del séquito que le acompañó a EEUU
Sólo el 0,24% de las familias de enterrados en el Valle de los Caídos pide la exhumación
OKDIARIO 10 Noviembre 2021

La «memoria democrática» del Gobierno socialcomunista no buscó nunca reparar el dolor de las familias ni hacer justicia. Ha sido -y es- una descomunal estrategia de propaganda para tensionar al máximo a la sociedad española y rentabilizar electoralmente el guerracivilismo que caracteriza a un Ejecutivo que decidió hurgar en las heridas del pasado ante su incapacidad evidente para hacer frente a los problemas de la sociedad española. La «memoria democrática» de Sánchez ha sido -y es- un burdo ejercicio de sectarismo ideológico adornado de gestos fatuos que no han contribuido a otra cosa que a mostrar el rostro revanchista de un Gobierno reaccionario en el fondo y en las formas. Franco fue la añagaza, pero después de su exhumación todo ha quedado en nada, porque hasta los más allegados a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura se han sentido utilizados.

Así, no es de extrañar que el Gobierno sólo cuente actualmente con 82 solicitudes para la exhumación de restos en el Valle de los Caídos, de las cuales 78 tienen una resolución estimatoria. En total, un 0,23% de las familias. El Ejecutivo, cabe recordar, destinó recientemente una subvención de 665.000 euros para la financiación de estos trabajos. Desde 1959 fueron trasladados los restos de más de 33.000 personas desde fosas comunes para ser inhumados en las criptas del Valle de los Caídos, pero desde entonces ese número apenas se ha incrementado en una veintena. Todo un fracaso de la «memoria democrática» de Pedro Sánchez que, además, ya sabe que es técnicamente imposible identificar los restos mortales de los osarios.

Y es que los informes eran taxativos: «La identificación individual de los restos óseos depositados en las criptas y/o capillas queda casi imposibilitada, dado el estado de los columbarios observados y el esparcimiento de los restos por las criptas y/o capillas». El Gobierno socialcomunista lo sabía, pero aún así decidió seguir adelante con unas exhumaciones de una complejidad enorme que no ofrecían ninguna garantía. Y el resultado no puede ser más decepcionante, un fracaso descomunal que pone de manifiesto que Sánchez no buscó nunca reparar el dolor de las familias, sino utilizarlas miserablemente para su estrategia ‘guerracivilista’

El demoledor informe de la London School of Economics sobre el auge madrileño y el declive catalán
El demoledor informe pone el dedo en la llaga y confirma por qué Madrid avanza y Cataluña retrocede.
Diego Sánchez de la Cruz. Libertad Digital 10 Noviembre 2021

El contraste entre Madrid y Cataluña está a la orden del día. Desde que la región gobernada por Isabel Díaz Ayuso logró el "sorpasso" y superó los niveles de producción observados en la autonomía gestionada por Pere Aragonés, cada vez se habla más del auge madrileño y del declive catalán.

La pasada semana, sin ir más lejos, el empresario y futbolista del FC Barcelona, Gerard Piqué, reconoció "sentir envidia sana de Madrid, de todo lo que está haciendo, puesto que es un ejemplo para Europa y todo el mundo". Piqué fue más allá y declaró que le gustaría "que Barcelona estuviese a ese nivel". La alcaldesa de la Ciudad Condal, Ada Colau, se dio por aludida pero negó la mayor.

Los indicadores son claros. Madrid capta cada vez más empresas y personas, lidera también en los indicadores de crecimiento, empleo e inversión, ofrece mejores servicios sanitarios y educativos, y todo ello con muchos menos impuestos. Pero, además de las acertadas políticas económicas de corte liberal que han hecho posible ese desarrollo, ya se puede hablar también de una serie de factores socio-culturales que están influyendo favorablemente en todo este proceso.

En este sentido, un artículo académico publicado por Andrés Rodríguez-Pose y Daniel Hardy explora los niveles de confianza interpersonal y colectiva existentes en ambos territorios. Tomando ese criterio como referencia, estos dos profesores de la London School of Economics plantean que el auge de Madrid y el declive de Cataluña tiene mucho que ver con la fractura social y la desconfianza que experimenta el segundo territorio, en marcado contraste con el satisfactorio modelo de cohesión que ha propiciado el sistema abierto y plural de la primera autonomía.

La confianza, factor clave
El estudio de ambos autores "analiza las trayectorias económicas divergentes de Barcelona y Madrid desde la transición de España a la democracia". Su propósito es estudiar "cómo es posible que Barcelona, la ciudad que hace cuatro décadas estaba mejor posicionada para emerger como el principal centro económico del país, haya perdido frente a Madrid".

De acuerdo con ambos autores, "las trayectorias divergentes de las dos capitales tienen menos que ver con el tirón de Madrid como capital de España, con el desarrollo de nuevas infraestructuras en una u otra región o con economías de aglomeración, y se explican más bien a partir de factores institucionales". Así, Andrés Rodríguez-Pose y Daniel Hardy detectan "una creciente fractura social en Cataluña, a lo largo de líneas económicas, sociales y de identidad, lo que ha llevado a una mayor ruptura de la confianza y al desarrollo de grupos fuertes que tienen una capacidad limitada para tender puentes entre sí".

Dicho de otro modo, la politización asociada al proceso independentista estaría contribuyendo a debilitar los niveles de confianza interpersonal y supone "la aparición de externalidades negativas que han limitado el potencial económico de crecimiento de Barcelona". En cambio, Madrid se ha erigido en la locomotora de la producción nacional precisamente porque presenta las condiciones opuestas y su sistema social se ve influenciado de forma mucho menos intensa y divisiva por parte de la política, que además está ajena a las diferencias de corte separatista o al discurso identitario propio del nacionalismo.

Los dos autores subrayan las diferencias entre las sociedades madrileña y catalana del siguiente modo:

- Madrid presenta niveles más altos de participación comunitaria en asociaciones, proyectos cívicos, etc. La identidad madrileña se ha revalorizado y demuestra que, en su esencia, es abierta y pluralista. Además, el foco político está claramente en la consolidación de un modelo liberal, volcado en el desarrollo, en la integración con Europa y la consolidación de Madrid como una gran capital global.

- Cataluña presenta una comunidad fragmentada. Sus grupos presentan costes de entrada/asimilación más altos. El modelo socioeconómico está marcado por la "captura de rentas" y la distribución sectaria de los bienes públicos. Las instituciones están capturadas por las élites políticas regionales y los lazos sociales se empiezan a desarrollar entre grupos cada vez más separados entre sí. Hay cada vez menos participación en asociaciones, proyectos cívicos, etc.

Resulta especialmente interesante comprobar los niveles divergentes de confianza interpersonal existentes en Madrid y Cataluña. Por ejemplo, el 31,5% de los madrileños cree que se puede confiar en la mayoría de las personas, frente al 13,8% que tiene esta opinión en Cataluña. De igual modo, la confianza de los madrileños en personas de otra nacionalidad es cuatro veces mayor que la de los catalanes.

Andrés Rodríguez-Pose y Daniel Hardy citan la opinión de un directivo empresarial para resumir la situación actual: "a la hora de decidir dónde invertir en España, Barcelona ha sido tradicionalmente el punto de entrada natural, por su imagen como ciudad luminosa, abierta y llena de talento. Sin embargo, cada vez es más evidente que las cosas allí no son tan fáciles como habíamos imaginado". En cambio, ese mismo directivo recalca que "Madrid es hoy mucho más abierta, aquí nos dejan en paz y no interfieren en nuestra actividad".

Las conclusiones de los autores
Las conclusiones a las que llegan ambos autores son esclarecedoras y merecen ser leídas al completo:

"Madrid y Barcelona han sido durante mucho tiempo las dos grandes potencias económicas de España. Sin embargo, durante las últimas tres décadas, Madrid ha adelantado a Barcelona en prácticamente todos los indicadores económicos, convirtiéndose en una ciudad mucho más grande y en el centro de la actividad económica de España"

"La principal explicación de la divergencia económica entre ambas ciudades se encuentra en los diferentes marcos institucionales que prevalecen en las sociedades de una y otra capital. Madrid ha estado dominada durante mucho tiempo por una constelación de grupos sociales, económicos y culturales pequeños, que son relativamente débiles, en la medida en que son incapaces de moldear por sí mismos el rumbo del colectivo, lo que, por tanto, los obliga a interactuar entre sí. Esto ha dado pie a un ecosistema en el que la vinculación entre pequeños grupos es la norma, lo que conduce a la formación de una sociedad abierta e inclusiva, facilitando la transformación de ideas y talento en actividad económica"

"Barcelona, ​​por el contrario, presenta grupos mucho más cerrados de partida, grupos a menudo divididos por líneas identitarias, económicas y políticas que, si bien fueron capaces de transformar la ciudad durante la transición a la democracia, luego han dado pie a importantes problemas internos/externos y han generado problemas de exclusión. La consolidación de grupos muy cerrados en campos como la identidad o la economía ha osificado las instituciones de Barcelona y ha tenido consecuencias económicas negativas"

"Como en el caso de Montreal, la existencia un entorno comunitario divisivo ha generado bajos niveles de confianza en las relaciones interpersonales y comunitarias. Esto ha llevado a una falta de participación constructiva en las actividades económicas, lo que ayuda a explicar la vacilación de individuos y grupos a la hora de desarrollar y colaborar en nuevas iniciativas"

"Vemos una sociedad cada vez más dividida en Barcelona, ​​devastada por divisiones profundas y crecientes, y donde la falta de confianza ha impedido la construcción de puentes entre los distintos grupos, lo que ha proporcionado la semilla para una trayectoria económica general mucho peor que la que habríamos podido predecir hace décadas, dadas las características de partida de la Ciudad Condal"

"Madrid, aunque no está exenta de problemas, ha logrado construir una sociedad más flexible, lo que ha facilitado un logro nada despreciable, como es la creación de una ciudad más abierta, interconectada, internacional y económicamente dinámica. De ahí que las diferencias en los arreglos institucionales hayan provocado un revés económico mediante el cual el Madrid caricaturizado como "lento" ha acabado siendo mucho más pujante que la Barcelona a la que se presuponía más "activa".

"Según Andrew Dowling, "Barcelona y Cataluña no han aceptado este estatus cada vez más secundario y tampoco han aceptado el papel cambiante que juegan en la dinámica comparada entre las dos ciudades más importantes de España". En su opinión, esto "ha alimentado el giro a la secesión dentro de Cataluña", casi como una válvula de escape".

"Nuestros entrevistados en Barcelona insisten en que Cataluña ha acabado tan fragmentada que se está paralizando todo y se están provocando conflictos, cuando lo necesario sería tender puentes y "coser" una sociedad que ahora mismo está desgarrada. La capacidad para generar consenso y prestar atención a la dimensión institucional es, por tanto, tan importante desde una perspectiva económica como la mayoría de los demás factores que han dominado, hasta ahora, la conversación sobre estos temas"

Viaje al lado oscuro
Emilio Campmany. Libertad Digital 10 Noviembre 2021

Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, un menudo jedi tenía que liberar a la República de la odiosa dictadura del Imperio. El malvado Darth Sánchez intentó el secuestro de la joven princesa de un diminuto y próspero planeta del centro de la galaxia que se había rebelado antes que nadie. La princesa venció al malvado y colocó al inexperto jedi en posición de liberar a la República de la dictadura imperial, al despertar en otros planetas las ansias de libertad. Pero el joven jedi resultó atraído por el lado oscuro de la fuerza y, en vez de cumplir su misión, pactó con el Imperio y gobernó en coalición con él.

¿Un cuento? Ojalá. Los analistas hemos concluido con relativa unanimidad que esta absurda guerra que enfrenta al jedi Casado con la princesa Ayuso no tiene más finalidad que evitar que se discuta el liderazgo de Casado en el caso de perder éste las elecciones generales de 2023 para así conservar la oportunidad de volver a ser candidato en 2027. Y sin embargo… Tiene que haber algo más.

Casado, antes de atacar con su sable de luz a la indefensa princesa, decapitó a Cayetana Álvarez de Toledo con un burdo pretexto. Insultó gravemente, y sobre todo gratuitamente, a Santiago Abascal como si deseara quemar todos los puentes de comunicación con él, como Cortés quemó sus naves antes de conquistar México. No ha habido ni el más leve intento de desembarazarse de la vergonzosa y cobarde herencia de Rajoy, en especial de sus graves traiciones al electorado del PP. La cometida por Almeida con ese mismo electorado a cuenta de Madrid Central no ha sido nunca recriminada. Antes de que Ayuso ganara las elecciones, ni una sola palabra en su defensa salió de los labios de Casado cuando tacharon a su candidata de loca de extrema derecha. Encima, su lugarteniente, García Egea, no para de filtrar a El País, el periódico del sanchismo, información sobre la trifulca.

Por otro lado, Bruselas, no obstante tolerar y condescender con Gobiernos como el nuestro, de comunistas que imponen políticas radicales, no soporta Gobiernos que sean más de derechas de lo que lo sería uno demócrata-cristiano. Es como si a Casado le hubieran dicho que gobernará, sí, pero nunca con un partido como Vox, y que a lo más que puede aspirar es a hacerlo en coalición con el PSOE, eventualmente sin Sánchez, si es capaz de obtener más escaños que los socialistas en unas elecciones generales. Ya vemos cómo se las gastan con Polonia y Hungría, cómo en Francia ha salido un candidato más a la derecha que Le Pen para evitar que Marine gane las presidenciales y dónde está Salvini.

En cualquier caso, la batalla entre Casado y Ayuso es tan absurda que tiene que haber algo más que un ataque de celos.


****************

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Un mal gobierno y una España en decadencia
Editorial La Razón 10 Noviembre 2021

Se cumplen dos años de las últimas elecciones generales, las celebradas el 10 de noviembre de 2019. Pedro Sánchez ganó aunque con un estrecho margen que abrió la puerta a la coalición con Unidas Podemos para poder gobernar, aquellos con los que prometió que nunca lo haría. Cuando se enfila la mitad de la legislatura, se trata de responder a si el país está mejor o peor que cuando el presidente se abrazó a la mayoría Frankenstein y a las políticas y el gabinete más extremistas de Europa. España es una nación debilitada, en una crisis política, institucional, económica y sanitaria, que ha deprimido los estándares de bienestar y prosperidad.

Obviamente, y es una realidad, el gobierno de Pedro Sánchez se ha enfrentado a una de las más perniciosas pruebas en décadas como ha sido la pandemia, pero en la adversidad más aguda es cuando se ponen a prueba la competencia y la responsabilidad en la gestión y la conciencia democrática para dirigir al pueblo. La ejecutoria de la presidencia del líder del PSOE, de sus ministros socialistas y comunistas y de sus aliados separatistas, soberanistas y bilduetarras ha estado lejos de lo tolerable y se ha convertido en un obstáculo para que el país pueda afianzar la recuperación y la regeneración que necesita.

Los estudios internacionales más solventes han situado a España en el podio de aquellos que actuaron con más ineficiencia e incapacidad ante el virus. También contra sus secuelas económicas sin otra respuesta que no sea gastar a costa de las economías familiares y empresariales asfixiadas por la inflación y los impuestos, que ha lastrado el efecto rebote y ha desacreditado las idílicas previsiones. Con todo, más allá de la sombría hoja de servicios de La Moncloa en esos ámbitos, de los cientos de miles de españoles a los que se ha dejado atrás, el legado más alarmante es el retroceso en calidad democrática que ha experimentado el país en este tiempo, sumido en una deriva que ha erosionado contrapesos y el equilibrio entre los poderes del Estado, con ministros ejerciendo como francotiradores contra la Corona, el Poder Judicial y, en general, contra todo aquello que se ha escapado de su control, amén de haber condenado la memoria de las víctimas del terrorismo.

Nada simboliza mejor esa pulsión arbitraria como la constatación de que Sánchez sometió los derechos fundamentales de los españoles y la soberanía del Congreso bajo un estado de alarma inconstitucional, lo que por sí solo sería una prueba de cargo en cualquier nación con un timbre liberal homologable. Aquí, la reacción ha sido redoblar el asalto de las instituciones independientes. Los sondeos recogen desde hace semanas los frutos de este mal gobierno para los ciudadanos y para la nación con la desafección hacia el proyecto de una gobernanza volcada en la propaganda y con una relación compulsiva con la mentira. El país demanda un cambio, libertad, verdad y Constitución.

Los fondos europeos y el escándalo de los Presupuestos catalanes
EDITORIAL. Libertad Digital 10 Noviembre 2021

Dos días después de hacerse público que la Comunidad de Madrid recurrirá ante el Tribunal Constitucional el reparto a dedo de los fondos europeos por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez, el consejero de Economía de la Generalidad catalana, Jaume Giró, ha presentado un proyecto de presupuestos autonómicos para 2022 que eleva el gasto público en Cataluña hasta un valor récord de 38.139 millones de euros, 5.618 millones más que en las cuentas de 2020. Este disparatado aumento del gasto, de más del 17%, no va a ir acompañado, sin embargo, de ningún aumento de la presión fiscal, sino que va a ser posible, según ha confesado el propio Giró, gracias a los tributos propios y a los más de 2.100 millones procedentes de los fondos europeos conocidos como Next Generation.

No será este diario el que niegue el infierno fiscal al que ya somete a los catalanes la Administración regional catalana sin necesidad de llevar a cabo una nueva subida en los tributos propios. Lo que no es de recibo es que este histórico incremento del ya de por sí disparatado gasto público en Cataluña se financie gracias al incremento de la deuda –en el que el avalista siempre termina siendo el Reino de España– y de un reparto arbitrario y discriminatorio de los fondos europeos, en el que Cataluña sale como gran beneficiada a costa de otras regiones, especialmente Madrid.

Con más de 70.000 millones de euros, la Generalidad es una de las Administraciones regionales más endeudadas de España, con una deuda por habitante que duplica a la de Madrid. Además, Cataluña ya fue la más beneficiada –y Madrid la más perjudicada– en el reparto de los 10.000 millones de euros del Fondo React-EU para la adquisición de vacunas, sin olvidar tampoco que, en los nuevos Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno prevé invertir en Cataluña el doble que en Madrid.

Así las cosas, resulta delirante que la gran acusada de practicar "dumping fiscal" en España sea Madrid. Y no lo decimos tan sólo por la, ciertamente, incomparable desfachatez de Íñigo Urkullu al sumarse a esa acusación, a pesar de no estar el País Vasco sujeto al régimen común, sino al privilegiado régimen foral; sino también por Cataluña cuyos numerosísimos y elevadísimos tributos propios no cubren, sin embargo, el delirante gasto público de una Administración regional controlada por sediciosos que, además de gratificar económicamente a humoristas que denigran a la Reina y a la Princesa de Asturias, sigue embarcada en un oneroso –además de ilegal– proceso de construcción nacional cuya financiación no sería posible sin la ayuda financiera del Estado español y, ahora, de los fondos europeos. Y es que estos fondos vienen en realidad a cubrir los agujeros que dejan los fondos propios desviados al procés en partidas como sanidad o educación.

Finalmente, cabe señalar que, si bien el Gobierno central es el que tiene competencias para repartir los fondos europeos, estos deben repartirse según los criterios que fija Europa, no según los intereses y la arbitrariedad de un Ejecutivo en manos de unos secesionistas que juegan a la independencia con el dinero de los demás.

En la inmersión todo es mentira
Joaquim Coll. cronicaglobal 10 Noviembre 2021

El debate lingüístico es tan cansino como exasperante porque los defensores del “solo en catalán” fuerzan a que la sociedad se instale en la disyuntiva del “todo o nada”, es decir, a que para promocionar el uso de la lengua catalana haya que optar por un modelo de exclusión del castellano, cuya presencia en la escuela y la Administración resulta intolerable desde esa lógica. Nada menos que una amenaza para la supervivencia del catalán. La polémica sobre la inmersión ha vuelto estos días a la actualidad a partir de unos datos preeliminares del Consell d’Avaluació de Catalunya que indicarían una caída drástica del uso del catalán en las aulas entre 2006 y 2021. El Govern ha utilizado unas cifras, que todavía no se han hecho públicas, para anunciar una campaña de endurecimiento de la llamada inmersión lingüística escolar. En la rueda de prensa ofrecida por la consejera de Cultura, Natàlia Garriga, y el consejero de Educación, Josep González-Cambray, la iniciativa se justificaría a partir de la pérdida de la posición hegemónica del catalán en tres ámbitos: lengua en la que los estudiantes se dirigen al profesorado, lengua que utilizan en las actividades de grupo e incluso lengua en la que el propio profesorado se dirige a los alumnos. Es evidente que todas esas son situaciones difíciles de medir, por lo que cualquier dato hay que tomarlo siempre con mucha cautela. En cualquier caso, aunque respondieran a una cierta realidad, lo que pondría de manifiesto es el fracaso de la llamada inmersión. El problema es que en la inmersión todo es mentira, desde su nombre, pasando por el origen hasta su utilidad y razón de ser.

En la inmersión todo es mentira porque, para empezar, no figura en ninguna ley, pues sería inconstitucional si por inmersión entendemos la exclusión del castellano como lengua vehicular. Legalmente, en la teoría, lo que tenemos en Cataluña es un sistema de conjunción lingüística entre ambas lenguas, si bien el catalán está legitimado para ser el centro de gravedad del sistema educativo, pero sin llegar a excluir al castellano en la docencia. La inmersión la aplican libérrimamente las escuelas a partir de los proyectos educativos de centro, que son declarados ilegales por el TSJC cuando una familia interpone un recurso en el que exige que su hijo pueda hacer un mínimo del 25% de las asignaturas en castellano. La Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) lleva a cabo un trabajo muy meritorio a favor del respeto a los derechos lingüísticos y a la Generalitat le revienta que la justicia de siempre la razón a la entidad que preside Ana Losada.

En la inmersión todo es mentira porque es falso que fuera el modelo que se decidió al principio del autogobierno, en la década de los 80. Una cosa fue la normalización de la lengua catalana, que a la salida del franquismo vivía ciertamente una situación delicada, y otra la inmersión, que no llegó hasta más tarde, y que fue resultado de la hegemonía del nacionalismo pujolista, cuya victoria ideológica fagocitó al catalanismo de la Transición. Como modelo lingüístico escolar se empezó a experimentar en algunos barrios del área metropolitana, lo cual podía tener sentido durante un tiempo, y luego se extendió a todas partes con la voluntad de que fuera ya para siempre, convirtiéndose en un dogma de fe, como algo que garantizaba la cohesión y el éxito. Esa graduación, esa evolución paulatina, hace que mucha gente se confunda y crea que la inmersión sobre la que se discute desde hace unos años existió desde el principio y que la querían tanto el PSC como el PSUC, lo cual es mentira.

En la inmersión todo es mentira porque el nombre no describe su naturaleza en Cataluña. La inmersión la hacen aquellos alumnos cuya lengua familiar es diferente al catalán, pero los catalanohablantes lo que reciben es educación monolingüe. ¿Una escuela con solo una lengua vehicular en el marco de una sociedad bilingüe como la catalana es el modelo más óptimo de enseñanza? Es evidente que no y, en realidad, por eso las propias elites nacionalistas llevan a sus hijos a centros trilingües o a escuelas donde hacen inmersión en inglés, francés, italiano o alemán. La “escola catalana en llengua i continguts” que propugnan plataformas como Som Escola o Plataforma per la Llengua es para el resto, para nacionalizar a la mayoría de la sociedad y crear muros identitarios de separación entre Cataluña y el resto de España. Otra cosa es que los problemas que afronta la escuela es tal magnitud en muchos barrios que el profesorado tiene otras prioridades. La dura realidad del fracaso educativo orilla los propósitos de los ideólogos de la inmersión, aunque fue útil en los años álgidos del procés, con un cuerpo docente que hizo a veces de propagandista de la causa separatista.

En la inmersión todo es mentira porque evidentemente no permite la comparación con el conocimiento que tienen de castellano en otras comunidades autónomas y, pese a ello, desde la Generalitat se afirma que los jóvenes catalanes salen con un mejor dominio de la lengua de Cervantes que la medía española. En la inmersión todo es mentira porque ahora sus defensores dicen no se aplica, que en muchas escuelas se hace más castellano del que se anuncia y que nada es lo que parece. Frente a ello hay dos respuestas. La primera sería revisarla para adoptar un modelo “flexible”, es decir, con castellano en algunas asignaturas. Eso ya no sería inmersión, claro está, pero como el nombre se ha convertido en un fetiche, si tanto les gusta, podrían seguir llamándole así. Sería otro autoengaño, que a algunos catalanes parece que le gusta. En cualquier caso, eso permitiría que los centros educativos modularan a la carta, más catalán o más castellano en función de la zona y los proyectos de cada escuela junto a más inglés o una cuarta lengua. La segunda sería redoblar la inmersión dogmática, dura, justamente lo que se propone ahora el Govern y ERC, enviando espías a las escuelas e incluso a los patios, con denuncias y llamadas retóricas a la desobediencia. Una forma de alimentar el fuego nacionalista ahora que ya no hay presos.

Ahora bien, es innegable que la lengua catalana se enfrenta a retos sociales importantes, y que objetivamente tiene dificultades en el terreno audiovisual, pero el nacionalismo opta por combinar la mentira con lo fácil. Los problemas del catalán no están en la escuela, donde más bien habría que normalizar la presencia del castellano. Radicalizando una inmersión fracasada e inútil solo logrará hacer antipática e inquisitorial a la lengua que busca proteger.

Curiosa manera de proteger el catalán
Gerard Mateo. cronicaglobal 10 Noviembre 2021

Una de las misiones de TV3 es (o era) la promoción, el conocimiento y la difusión de la lengua y la cultura catalanas. Pero esas buenas intenciones iniciales se han pervertido hasta el punto de que el “único producto audiovisual” del que dispone la cadena en la actualidad “con capacidad de atraer a los jóvenes en catalán” es el espacio humorístico en el que dos personajes de lo más tirado repiten cosas como “puta España” y fantasean con una felación de la reina Letizia. Lo de que es el “único producto” con tal capacidad no lo digo yo, lo dice uno de los protagonistas de este gag sobre la realeza, Peyu. Mal vamos si la pervivencia del catalán pasa por lo soez, por el desprecio y por el insulto.

Ahora, además, los profesionales del doblaje en catalán también se rebelan contra TV3, a la que acusan de promover la desafección hacia la lengua, en cuanto la cadena pública contrata a los estudios más baratos, de peor calidad y con menos recursos, generando así una especie de rechazo en el espectador por el pobre resultado final. Afirman estos profesionales que los consumidores, ante tal panorama, buscan alternativas en otros lugares y en otros idiomas. Òmnium Cultural y Plataforma per la Llengua, la autodenominada ONG del catalán, apadrinan esta queja, como no podía ser de otro modo.

Es de suponer que los profesionales del doblaje necesitan un altavoz para anunciar sus quejas, pero tal vez Òmnium y la Plataforma per la Llengua no sean la mejor opción. Deben estar ahí, sin duda, es su función y las subvenciones dependen de ello, pero aparecer en primera fila es arriesgado para el sector del doblaje. Recordemos que el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, fue condenado por sedición en el marco del procés, por lo que no es un personaje de consenso en Cataluña. Y la ONG del catalán es la encargada de espiar a los niños en el patio del colegio a ver en qué hablan. Dicho de otro modo: estos radicalismos son los que, en buena medida, generan rechazo al catalán; le hacen un flaco favor al idioma. Es lo que pasa cuando no solo se quiere imponer algo a la fuerza, sino que se señala al disidente.

Sin embargo, hay algo que no cuadra. Por un lado, nos dicen que el catalán está en peligro, aunque cuenta con 10 millones de hablantes​ (raro, raro, raro, que diría Papuchi). Por el otro, también presumen de que TV3 es (o era hasta hace poco) líder en Cataluña mes tras mes, algo por delante de Telecinco (salvo cuando hay Eurocopa, que gana la cadena de Mediaset). Pero resulta que el castellano se impone entre los jóvenes. O el canal público solo cuenta los espectadores que miran sus programas, o solo consumen sus productos los catalanes maduros... o es que todo es mentira, lo bueno y lo malo, y la dramática situación de la lengua solo sirve para crear un discurso y seguir viviendo del cuento. Sea como sea, ya sea por el tipo de contenido o por los padrinos de la causa, curiosa manera tienen de proteger el catalán.

VOX denuncia el plan de la Generalitat para instruir en ideología de género a niños de 0 a 3 años: ‘Es una aberración’
'VAMOS A PROTEGER A LOS MENORES'
LGI. https://gaceta.es 10 Noviembre 2021

VOX ha denunciado el plan que estudia la Generalitat de Cataluña para comenzar a instruir en ideología de género a niños de 0 a 3 años.

«La educación debe servir para educar a los niños, no para pervertirlos», ha señalado la diputada en el Parlament Mónica Lora, que ha explicado que la formación ha registrado una batería de preguntas para que el Govern explique públicamente en qué va consistir la iniciativa anunciada recientemente por los consejeros de Igualdad, Tania Verge, y de Educación, Josep González Cambray.

Así, VOX ha exigido la comparecencia del consejero de Educación y de la directora general de Currículum del Departamento, Maite Aymerich, para que expliquen la finalidad del programa afectivo-sexual anunciado y que pretende imponer estos contenidos adoctrinadores de manera troncal.

VOX quiere saber en qué va a consistir el programa, qué tipo de docentes lo van a impartir y con qué criterios se ha decidido que se implante en la etapa infantil. Además, ha preguntado si estas asignaturas van a impartirse durante el horario lectivo y si los padres dispondrán de mecanismos para poder rechazar que sus hijos sean adoctrinados en la ideología de género.

«No tienen suficiente con la manipulación histórica y el adoctrinamiento político, sino que ahora también pretenden introducir la ideología de género en la educación sexual», ha afirmado Lora, que ha añadido que la intención de VOX es «proteger a los niños y su inocencia, y no permitir este tipo de imposiciones que para nada benefician al buen desarrollo educativo». «Desde VOX vamos a defender a los catalanes de esta aberración», ha concluido.

dictadura lingüística
El Ayuntamiento de Palma erradica el castellano de su agenda municipal de actividades
Incluye hasta itinerarios monumentales por la Palma romana exclusivamente para catalanoparlantes
Indalecio Ribelles. okdiario 10 Noviembre 2021

El gobierno de coalición de socialistas, nacionalistas y populistas de Unidas Podemos (UP) en el Ayuntamiento de Palma prosigue su guerra contra el castellano, una lengua cooficial en Baleares pero excluida en el Consistorio palmesano de su uso en el trato de la Administración municipal con los ciudadanos.

Si nada más aterrizar en la Casa Consistorial el actual Gobierno de la izquierda nacionalista erradicó los premios literarios en castellano e impuso el monolingüismo del catalán, ahora, lo ha suprimido también de la agenda municipal de actividades semanales. Una serie de actos lúdicos y culturales organizados por el Consistorio donde los castellanoparlantes, más de la mitad de la población de la capital balear, no tienen cabida en esa agenda diseñada por el equipo de gobierno liderado por el alcalde socialista, José Hila.

En la programación de Palma Viva, que se puede encontrar en la página web del Ayuntamiento de Palma con las actividades organizadas para esta semana hasta el viernes 12, sólo se encuentran contenidos y eventos de promoción del catalán, además de estar subida la agenda exclusivamente en lengua catalana, obviando a los ciudadanos que tengan el castellano como lengua propia.

Concretamente, llama la atención, la actividad que se producirá este 10 de noviembre, con el título de Visita guiada a la Palma Romana, y el subtítulo de Parlem de Palma en català. (Hablemos de Palma en catalán).

Cuando se pulsa en el enlace, salta directamente la página del denominado Servicio de Dinamización Lingüística municipal, en manos del concejal secesionista, Llorenç Carrió (Més per Mallorca). Un servicio creado esta legislatura con un coste de 300.000 euros, y donde han sido ya contratadas tres personas, en teoría, para desarrollar funciones de promoción de esta lengua en los barrios de Palma.

Tras conocer esta situación desde el Grupo Municipal de Ciudadanos (Cs), su portavoz, la concejala Eva Pomar, lo ha considerado como “un nuevo ejemplo del sectarismo del equipo de gobierno que tiene al alcalde Hila secuestrado por los nacionalistas de Més y los populistas de Podemos”.

“Una forma de seguir socavando la lengua castellana, una de las dos lenguas cooficiales de nuestra comunidad autónoma, en nuestra ciudad. Un auténtico despropósito que lo único que busca es utilizar las lenguas para enfrentar a la sociedad”, abundó la portavoz de la formación naranja en la plaza de Cort.

Desde Ciudadanos lamentan, en este sentido, que la agenda de actividades organizadas por el Ayuntamiento “no muestre la pluralidad idiomática que nos encontramos en las calles de Palma, donde la gente habla indistintamente castellano, mallorquín o catalán, sin producirse ningún tipo de conflicto, más que el que pretenden avivar los nacionalistas desde las instituciones”.

Las lenguas, apuntó Pomar, «deben de servir para enriquecer nuestra cultura, y el Ayuntamiento de Palma está desperdiciando la mitad de la cultura y el talento de nuestra ciudad continuamente».

Por ello recordó que «Palma no necesita dinamizadores lingüísticos de catalán, necesita dinamizadores sociales en los barrios», remachó la concejal Pomar.

La erradicación del castellano en el Ayuntamiento de Palma alcanza extremos absolutos en la relación de la Administración municipal con las empresas contratistas que están obligadas a comunicarse, exclusivamente, en catalán.

La Generalidad aumenta el gasto en TV3, política lingüística y "embajadas" gracias a los fondos europeos
El gobierno catalán destina 284 millones a sus medios de propaganda y 47 a extender el uso del catalán en el sector público.
Pablo Planas (Barcelona). Libertad Digital 10 Noviembre 2021

El consejero de Economía de la Generalidad, Jaume Giró, de la cuota de Junts per Catalunya (JxCat), asegura que los presupuestos autonómicos tienen un marcado cariz social y que tres de cada cuatro euros se destinan a gastos considerados sociales. Sin embargo, las cuentas públicas para el próximo ejercicio contemplan importantes subidas en el apartado identitario.

Así, el ejecutivo regional contempla un gasto de 312 millones de euros para los medios públicos, lejos de los 303 de los anteriores presupuestos. Y de estos 312 millones, el grueso, 284 millones están destinados a TV3, la televisión autonómica más cara de España, y Catalunya Ràdio. A pesar de la fuerte inyección de fondos, no está previsto que haya cantidad alguna destinada a paliar el déficit de la televisión autonómica, que es de 15 millones.

En materia lingüística, la Generalidad pretende destinar 47 millones de euros a la extensión del catalán en el sector público, cinco millones más que en el pasado ejercicio. También sube la dotación para la consejería de Acción Exterior y Transparencia, que pasa de 78 millones en el último presupuesto a 98 en el presentado este martes. En cuanto a las delegaciones de la Generalidad en el extranjero, la intención es pasar de los ocho millones a los doce con el propósito de consolidar la red de "embajadas".

El diputado de Vox Antonio Gallego ha denunciado que la Generalidad destina mil millones a gastos identitarios, entre los que incluye los casi 300 destinados a TV3 y una partida de 40 millones para propaganda institucional. También destaca que en las cuentas de la Generalidad está prevista la creación de 16 nuevos "chiringuitos".

Por su parte, la diputada del PP Eva Parera ha destacado que el gobierno catalán destina el doble a TV3 que a la política industrial. "Continúa siendo más importante la promoción del proceso separatista que la recuperación económica", ha afirmado.
Recortes de Prensa   Página Inicial