AGLI Recortes de Prensa   Domingo 5  Diciembre  2021

La izquierda y la Constitución
Editorial ABC 5 Diciembre 2021

Los aniversarios de la Constitución de 1978 hace tiempo que adquirieron un tono nostálgico, que aumenta año tras año para quienes reconocen en sus ciento sesenta y nueve artículos, cuatro disposiciones adicionales, nueve disposiciones transitorias, una disposición final y una disposición derogatoria el mejor y más grande esfuerzo de reconciliación hecho entre españoles en toda su historia. Precisamente, el extremismo y la radicalidad de quienes hoy quieren derogarla son los vicios históricos de nuestro país que la Constitución de 1978 quiso erradicar de la vida pública. Discursos como los del separatismo catalán o los del comunismo actuales no son nuevos. Son los viejos mensajes del odio, del enfrentamiento cívico, de la ruptura de la convivencia. Quienes no ven en la Constitución de 1978 su papel sanador de las heridas seculares de nuestro país son los mismos que tantas veces las causaron, y por eso quieren derogarla.

Reivindicar la Constitución de 1978 es algo más que el homenaje a un texto legal, es defender un modo de entender la vida en común de una nación preexistente a la propia Constitución y de la que esta obtiene su legitimidad. Algunos se confunden gravemente cuando creen que cambiando la Constitución cambiarán lo que España ha sido y es, y ahí está la explicación de su extremismo antidemocrático, en la impotencia ante un objetivo que se les escapa: la supresión misma de España como nación histórica y sujeto soberano.

El PSOE parece haber admitido lo evidente y ha decidido aparcar la reforma de la Constitución porque no cuenta con el apoyo del PP. Llegan tarde los socialistas a esta revelación, pero tampoco significa que vayan a cambiar de estrategia, a lo sumo de táctica. La Constitución de 1978 está sufriendo un proceso constante de derogación por inaplicación en asuntos esenciales, sin que las respuestas de los tribunales de Justicia y del Tribunal Constitucional modifiquen sustancialmente los daños causados. Así es como tenemos un Gobierno que pervirtió el sistema de derechos y libertades durante la pandemia con dos estados de alarma inconstitucionales y que selló al Parlamento para que no lo controlara mientras, con el mantra de ‘salvar vidas’, puso a España en un estado de excepción encubierto. Los tribunales afirman el derecho de las familias catalanas a que sus hijos reciban educación en castellano en un modestísimo 25 por ciento de su horario lectivo, y el Gobierno nacionalista de Pere Aragonès anuncia que no cumplirá este mandato judicial. Se distorsiona el indulto para premiar a delincuentes no arrepentidos, se abusa hasta la extenuación de los reales decretos-leyes, se somete al CGPJ a las servidumbres del Ejecutivo, se expone a la Corona a descalificaciones impunes, incluso de socios del PSOE, y así todo, hasta llegar a una legalidad paralela que no deroga la Constitución, pero compite con ella en la ejecución concreta de las competencias del Gobierno central y de los ejecutivos autonómicos.

No hace falta instar un proceso específico de modificación sustancial de la Constitución porque tal cosa exige un tratamiento democrático, votaciones en el Congreso, disolución del Parlamento y referéndum. A la izquierda le basta con usar el poder creado sobre una mayoría de intereses negativos, como la que apoya a Pedro Sánchez, para reducir el papel de la Constitución al de un reglamento. El valor esencial de todo texto constitucional no reside en la fuerza vinculante de sus preceptos, sino en la lealtad de los representantes políticos con los principios en los que ese texto se inspira. Y ahí, en la deslealtad de la izquierda por sus pactos con fuerzas anticonstitucionales, radica el problema actual del orden constitucional español.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Garzón, Zapatero y la Banda de Puebla hacen las Américas

Federico Jiménez Losantos. Libertad Digital 5 Diciembre 2021

Nadie sabe cuánto dinero tiene Garzón. La última minuta que se conoce de su despacho Ilocad (Ilocalizable, le llaman con sorna en la Agencia Tributaria) la proporcionó a la policía el Pollo Carvajal y ascendía a casi nueve millones de euros, para "las relaciones con la fiscalía y otras instituciones". Una labor técnicamente asegurada y sin esfuerzo, porque Garzón cohabita con Dolores Delgado, Fiscal General del Estado y ex-ministra de Justicia del Gobierno social-comunista de Pedro Sánchez.

Por su presunta relación íntima y paralela con Cristina Kirchner, es posible que la fortuna de Garzón duerma el sueño del Trinque Universal en la misma bodega del mismo banco que la de los Kirchner, cuyo mecanismo de cobro de comisiones a las empresas argentinas desde hace décadas acaba de ser sobreseído por dos jueces ad hoc, del mismo género de Garzón.

Este pésimo instructor en la Audiencia Nacional, cuyos autos salían esmaltados de faltas de ortografía, se hizo famoso como juez estrella contra el terrorismo y el narcotráfico, con gran aparato publicitario, que nunca se sustanció en condenas a los narcos. Y Felipe González, cercado por casos de corrupción, lo fichó número 2 en las elecciones de 1993. "Le costó poco convencerlo", se rió la entonces esposa del presidente, Carmen Romero. Y nada le costó volverse a la Audiencia cuando González incumplió su promesa de hacerle Superministro, como el Zar Anti-Droga USA, y reabrir los casos de terrorismo de Estado del GAL. Por poco no entró en la cárcel.

La reinvención comunista de Garzón
Garzón sobrevivió al irritadísimo Gobierno de González gracias a la protección del imperio PRISA, del que siempre ha sido brazo judicial. Y con la llegada de Zapatero al poder, migró al orbe comunista a través de las ONG supuestamente defensoras de los Derechos Humanos, su refugio habitual tras la caída del Muro en 1989 y mientras fraguaba el Foro de Sao Paulo, la nueva Komintern, luego ampliado al Grupo -más bien Banda- de Puebla, al que pertenecen, Garzón aparte, Zapatero e Irene Montero, desde la época en que era emperatriz de Podemos como pareja de Pablo Iglesias.

Jaleado por la izquierda irredenta, Garzón trató de juzgar a Pinochet y, luego, en la misma clave "antifascista" de los años 30, importó a España la fórmula, calcada de los Kirchner, de los "desaparecidos", endosándolos al franquismo mediante la manipulación de los datos de los muertos de la guerra civil (285.000, los dos bandos) y la posguerra (30.000 ejecuciones), dentro del plan de Zapatero, convertido en Ley de Memoria Histórica, que pretende deslegitimar la Transición como continuación de la dictadura. ¡Qué más quería la izquierda mundial que resucitar a Franco y a Hitler para lavar los cien millones de muertos de sus adorados regímenes comunistas!

Como Garzón es semianalfabeto, pero atrevido, llegó a meter en un auto la cifra de 114.000 "desaparecidos" en España, a lo que la propaganda comunista añadió que España es el país con más desaparecidos después de Camboya (dos millones y medio de muertos bajo el comunismo). Y para asemejarse más con la propaganda de los desaparecidos de los Kirchner, cuya matriarca adora a Garzón, expulsado por prevaricación -recordemos- de la carrera judicial, la izquierda mediática se inventó el robo de niños en el franquismo, algo, pese a los muchos reportajes, absolutamente falso.

Tras la pionera y heroica investigación de Victoria Villarruel (Los llaman "jóvenes idealistas" CELTYV, 2009) y trabajos recientes como el de Ceferino Reato (Los 70. La década que siempre vuelve, Ed. Sudamericana, 2020) sabemos que nunca hubo 30.000 desaparecidos en Argentina, como sostiene el kirchnerato pese a la confesión en contrario de los responsables, más decentes que los que usan esa tragedia para legitimar su cleptocracia. Se inventó la cifra porque al denunciar en Europa 4.000 desapariciones, los abogados montoneros vieron que para los organismos internacionales eran pocos al lado de las masacres de la II Guerra Mundial. Mezquina reacción y pícara, aunque falsaria, respuesta. Justificable quizás en un primer momento, pero no como mentira que sirviera para otorgar enormes pensiones a los terroristas mientras se les niega a sus víctimas. Hoy se sabe que los "desaparecidos", en técnica copiada de los franceses en Argelia, fueron entre 6.000 y 7.000, los previstos por Videla y demás. Pero hay que seguir mintiendo impunemente para seguir impunemente robando.

Cómo inventó Garzón los desaparecidos del franquismo
Garzón aprovechó en un auto el artículo de dos turistas, no juristas, Jasminka Dzumir y Ariel Dulizky, de un llamado "Grupo de Trabajo sobre desapariciones Forzadas e involuntarias", de la ONU, que desconocían tanto la guerra civil española -que por su naturaleza bélica no contabiliza muertes como desapariciones-, y tampoco las sentencias de muerte de la posguerra, que por provenir de tribunales militares no suponían nunca la desaparición de los fusilados, cuyos nombres constaban oficialmente. No se sabe de dónde sacaron para su supuesto informe la enorme cifra de 114.226 "desaparecidos", equivalente a todos los muertos de uno de los bandos de la guerra civil durante tres años. Y como no se atrevieron a decir de dónde la sacaban salieron del paso con esta grotesca excusa: "ese número no ha podido ser confirmado de manera confiable por una investigación judicial".

Así que por supuestos obstáculos en la investigación -no explicados- los turistas de la ONU publican una cifra sin ningún apoyo legal ni judicial. Peor aún: olvidando las que existen en la Causa General sobre los crímenes en guerra y en los archivos militares sobre la represión posterior, que por lo visto desconocen. Y dieron paso a que un juez sin vergüenza ni respeto por los muertos ni por los vivos copiara esa grotesca e infundada cifra en un auto contra "los crímenes del franquismo", absolutamente ilegal y que, tal y como querían la ETA y la extrema izquierda, iba contra la Ley de Amnistía de 1977, votada por todas las fuerzas políticas tras las primeras elecciones democráticas (con la abstención de Alianza Popular, y porque amnistiaba a asesinos etarras). Era el prólogo de la Constitución de 1978, redactada por consenso y para la que pidieron apoyo todos los partidos: la votó el 90%.

Garzón, que sobre ignorante y poco escrupuloso es un vago, copió esa disparatada cifra, y luego vino otro estudioso, Rodríguez Arias, que en una web de extrema izquierda, Rebelión.org, hizo la famosa comparación camboyana, que repitieron las terminales comunistas. Más tarde declaró que no se había entendido bien la naturaleza de su denuncia. Es una burla siniestra comparar el genocidio comunista de Camboya con la guerra civil española, la represión de posguerra y el régimen de Franco. Sólo rabiosos nostálgicos del Gulag pueden jugar con cifras radicalmente incomparables. Y sólo un juez sin vergüenza pudo utilizarlas para su promoción personal.

Lo que vivimos ahora en España es la continuidad de aquella abyecta aventura de Garzón y de la política guerracivilista del Gobierno Zapatero, mientras estos dos pájaros se han convertido en los embajadores del narco y los grandes abogados del comunismo, disfrazado de indigenismo y loas al Planeta y a los Derechos Humanos. Los que tanto respetan los comunistas.

La fortuna de Zapatero
Como pasa con Garzón, nadie sabe cuánto dinero tiene Zapatero. No hay minutas de Venezuela como la que ha aportado el Pollo Carvajal, o lo que cobrara defendiendo al otro testaferro chavista, Alex Saab. Pero hay un dato reciente: la visita a España en 2020 de Delcy Rodríguez, que dejó a su paso cuarenta maletas seguramente con oro y dólares, y un gran escándalo, estaba organizada por Zapatero. Y la embajada española en Caracas, con el socialista Raúl Morodo al frente, fue durante los años de su presidencia una sede de corrupción sistémica, por la que está siendo juzgada toda la familia. Entre los casos sin investigar está el de la ilegal venta de fragatas a Hugo Chávez por José Bono, ministro de Defensa con Zapatero y viejo amigo y compañero de Morodo en el PSP de Tierno Galván, integrado en el PSOE.

Cuando Zapatero, en el Poder, posaba de "contador de nubes" y decía que "la tierra pertenece al viento", podía creerse en su inocencia, en que no estaba al tanto de lo que se robaba en Caracas. Visto su entusiasmo actual dentro del equipo de coartadas internacionales del narco-comunismo, ya no cabe la más mínima presunción de inocencia. Es tan descarada su actividad en favor de los regímenes genocidas de Cuba, Venezuela y Nicaragua que, al margen de que la "gacela" (Delcy Rodríguez en los mensajes de Morodo) le haya regalado a su "príncipe" (así llama Delcy a Zapatero) una mina de oro, como se ha publicado sin demasiado rigor, no es difícil suponer que en estos momentos sea el embajador mejor pagado de cuantos, como el peruano Luis Almagro con "Sombrero Luminoso", se dedican a blanquear la sangre de los cleptócratas comunistas de América.

De los "indianos" españoles que probaban suerte al otro lado del Charco se decía que iban a "hacer las Américas", aunque, como cuenta Jorge Fernández Díaz en Mamá, pocos lo lograran. Lo que nunca se dijo de los españoles es que fueran a las Américas a deshacerlas. Este dudoso privilegio de orden político-criminal, se reservaba para Zapatero, Garzón y toda la banda de Puebla, narcofavela del Foro de Sao Paulo. Eran la lepra del Viejo Mundo y son el cáncer del Nuevo. Ojalá sean todavía extirpables.

Arma propagandística
Consuelo Ordóñez- Presidenta de Covite. larazon 5 Diciembre 2021

El uso de niños para fines propagandísticos es una de las facetas más siniestras y preocupantes de la izquierda abertzale. Desde 2016 Covite se ha volcado en documentar y denunciar públicamente el culto al etarra que se da en el País Vasco y en Navarra, y hemos detectado que los niños siempre tienen un papel activo, incluso protagonista, en todos los actos de apoyo a etarras. Hoy, desprovista ETA de capacidad de atentar, su arsenal se ha reducido radicalmente y ha pasado de ser físico, tangible, a ser inmaterial.

El principal poder de ETA después de ETA son sus ideas, de las que no se ha retractado, y la capacidad de su estructura sociopolítica para que esas ideas sigan calando en una parte de la sociedad vasca y navarra. La presencia de niños en actos de apoyo a ETA y a sus presos pone de manifiesto la continuidad generacional de la causa, lo cual es fundamental para lograr su objetivo de legitimar a ETA.

Pero esta utilización indecente de niños no se reduce exclusivamente a otorgarles un papel destacado en los «ongi etorris» o demás actos de apoyo a ETA. También los usan para pedir la excarcelación de los etarras presos. La estrategia que siguen para ello es aludir al derecho de los niños a estar con sus padres, a modo de excusa para exigir su excarcelación. Lo hacen, por supuesto, ocultando, las razones por las que esos padres están en prisión.

Quizá lo más preocupante de esta cuestión sea la desprotección de estos niños a la hora de ser utilizados como arma propagandística. En el ámbito privado y familiar es imposible evitar que los padres infecten a los niños con ideas falsas sobre lo que fue ETA. Pero en el educativo no debería serlo. Y, sin embargo, la inacción institucional en esta esfera ha sido total a lo largo de las últimas décadas. Cada cierto tiempo se hacen públicos datos estremecedores sobre el enorme desconocimiento que tienen las nuevas generaciones sobre el terrorismo de ETA. Muchos se escandalizan y se atreven a formular conclusiones sobre la supuesta desidia o indiferencia de los jóvenes ante esta realidad. Pero casi nadie se pregunta: ¿qué culpa tienen ellos? Son de una generación que ha tenido la suerte de no vivir bajo la amenaza del terrorismo etarra. Quienes han permitido esto han sido los políticos que han gobernado nuestro país, que jamás se han preocupado en serio por este asunto.

Hasta hace muy poco en los libros de texto educativos ha habido una clamorosa omisión de lo que ha sido la historia del terrorismo en nuestro país. Por fin se está trabajando para revertir esta situación gracias a la labor de algunas instituciones como el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo o la Fundación Víctimas del Terrorismo, por poner algunos ejemplos. Pero hay un gran obstáculo en la ejecución de esta tarea: la educación que se imparte en muchas ikastolas y colegios del País Vasco y Navarra no se basa en los hechos históricos, sino en la propaganda abertzale. Un ejemplo ilustrativo de esta realidad fue el efusivo apoyo que el máximo dirigente de la asociación Ikastolen Elkartea, Koldo Tellitu, mostró a los homenajes a etarras a través de su cuenta de Twitter en julio de este año. Dijo sentir una «profunda emoción» con los «ongi etorris». Bajo su dirección hay nada menos que 110 centros educativos privados. ¿Cómo podría revertirse este adoctrinamiento en la cultura de la violencia? Tendría que ser una prioridad para las instituciones públicas, pero nunca lo ha sido y sigue sin serlo ahora. Por lo que mucho me temo seguiremos viendo cómo la izquierda abertzale utiliza a niños como arma arrojadiza para su propaganda.

Cuando los niños son el vehículo para adoctrinar
Asisten a homenajes, korrikas o actos infantiles donde se reclama la amnistía de los presos o apuestan por «resetear» la memoria. Buscan que las nuevas generaciones asuman los postulados abertzales
C. S. Macías. larazon 5 Diciembre 2021

El anuncio de EH Bildu dando el «sí» a favor de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022, al constatar «avances» lleva explícitamente entre las condiciones que los niños navarros vean los dibujos animados en euskera. Con ello se busca avanzar un poco más en la euskaldunización y poder utilizarla como arma ideológica.

El diputado de UPN, Sergio Sayas tildó de «insulto a cualquier demócrata y falta al respeto a cualquier navarro» esa negociación donde resumió la intención oculta de la izquierda abertzale: «Quieren resetear cerebros a través de la televisión».

La participación de menores es habitual y cada vez se organizan más actividades para evitar así que, el legado proetarra se extinga buscando reconducir la memoria. Los más jóvenes no saben ya quién fue Miguel Ángel Blanco, ni tampoco José Antonio Ortega Lara y ven a los etarras retratados en el pueblo como «héroes» de una guerra que nunca existió; justificando lo ocurrido con Franco cuando, en los años de plomo, ya había fallecido.

Los presos de ETA lanzaron esta semana un comunicado donde manifestaban su «renuncia» a los recibimientos que les hacen al salir de la cárcel. Sin embargo, son muchos los actos organizados por los bastiones abertzales para que los menores no les olviden. En cada uno de esos homenajes a los presos, los niños han participado de forma sistemática. En el pasado Gudari Eguna –día en recuerdo a los etarras muertos– celebrado hace tres meses en Pamplona, los menores estuvieron presenciando y aplaudiendo el acto en primera fila. Y es que, en la «letra pequeña» del mensaje de no volver a hacer más homenajes no se menciona los actos en recuerdo que se hacen por los etarras muertos.

SARE organizó el pasado mes de junio un homenaje en Arbizu (Navarra) al etarra fallecido Francisco Javier Balda Araña –tesorero de la organización Herrira, organismo responsable de financiar a ETA. Fue condenado en 2019 a un año y seis meses por participación activa en organización terrorista– . A dicho homenaje acudieron numerosos niños del pueblo que fueron fotografiados junto a la frase «Maite Zaitugu» –Te queremos– algo que posteriormente difundieron a través de las redes sociales.

Caso Izadi
El caso más reciente que, además, denunció Covite es el de Burlada (Navarra). La izquierda abertzale utilizó la Casa de Cultura de la localidad para montar un espectáculo infantil y, de paso, exigir la puesta en libertad de los etarras Íñigo Gutiérrez -condenado a 8 años por colaboración con banda armada al trasladar la furgoneta cargada de explosivos desde Francia en el atentado de Legutiano (Álava) en el que fue asesinado el guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón- , y María Lizarraga –condenada en 2010 a 19 años y 3 meses por asociación ilícita, falsificación de documento público, tenencia de explosivos, tenencia ilícita de armas, robo y hurto–. Ambos son padres de Izadi, una niña de tres años que vivía con su madre en el módulo familiar de la prisión de Aranjuez.

Primero, unas 1.000 personas marcharon en un acto multitudinario en forma de pascalles a favor de la excarcelación de sus padres. El acto tenía el pretexto de «defender los derechos de su hija» bajo el lema «Izadi Gurasoekin Etxera» –Izadi con sus padres a casa– para pedir la amnistía de los etarras. Después, en la Casa de la Cultura, hubo una obra infantil donde se mostró la bandera que reclama el fin de la dispersión de los presos de la banda terrorista. Hubo música y la participación de los payasos Pirritx y Porrotx, igual de conocidos por su incesante apoyo a los presos de ETA que por sus actividades dirigidas a niños.

Los payasos más populares del País Vasco lanzaron un mensaje conjunto, y con Porrotx en solitario, donde apoyaban esta iniciativa y animaban a acudir al acto con la influencia que eso podía tener con los niños. También difundieron un vídeo en el que utilizaban a los niños a favor de la excarcelación de los padres de Izadi.

Payasos polémicos
Pirritx, Porrotx y Marimotots son los payasos más populares de la izquierda abertzale. Siempre han promovido iniciativas a favor de los presos e incluso en uno de sus actos infantiles dejaron clara su visión del «adoctrinamiento»: «Para nosotros, los niños son el centro y los que pueden ser más vulnerables. Juntos construimos Euskal Herria y un mundo de color». Porrotx, también ha participado en el multitudinario acto de SARE que se hizo en San Sebastián a favor de los presos etarras. Se le anunciaba con un «Ahí estará Porrotx (...) Y también estarán los niños con mochila -hijos de los presos etarras-, se llevarán sus patinetes y todos vosotros». Además, apuntaban en la programación que se apoyaría «el camino de la paz, la libertad, la convivencia... Reiremos, cantaremos y bailaremos». En aquel acto, Porrotx recorrió un tramo de la manifestación junto a varios niños e incluso se puso a hablar con una de las hijas de un etarra encarcelado: «¿El padre le tienes en la cárcel? ¿Cuántas visitas le has hecho? ¿Cuántos kilómetros has tenido que hacer para mover el amor?», pregunta el payaso. «Hasta la luna y vuelta», responde la niña.

Korrika
La “Korrika” es una marcha realizada por AEK cada dos años y que se hace, según sus propias palabras en “apoyo del euskera”. El dinero que se recauda en la misma se destina a financiar sus euskaltegis (centros de enseñanza de euskera, generalmente para adultos). La marcha en sí consiste en una especie de yincana por el País Vasco Francés y Navarra. En ella participan una gran cantidad de niños. Año tras año, sin excepción, se han portado imágenes de etarras de manera sistemática. La última korrika se celebró en 2019 y ese año se portaron imágenes de presos de la banda terrorista. A su paso en Chantrea, la Korrika estuvo repleta de niños con las imágenes de los etarras detrás. En un momento de la marcha, el etarra Patxi Ruiz se convirtió en protagonista cuando una niña portó su imagen durante la marcha.

“Disidencia” de la izquierda abertzale
Ikasle Abertzaleak , que forma parte de la «disidencia» de la izquierda abertzale y están vinculados al GKS. –En mayo presonas del entorno del GKS fueron detenidas al formar parte de un grupo de kale borroka» y disponían de manuales de fabricación de explosivos– . Tienen fuerte presencia en los institutos del modelo D (en euskera) del País Vasco y Navarra donde cuentan con una gran influencia en los alumnos menores de edad con poco control al respecto. Promueven huelgas, e incluso han llegado a «acosar» a algunos alumnos que no querían participar de las mismas. Buscan la amnistía de los presos y justifican la violencia. Intentan sumar a nuevos miembros y hasta consiguen colocar dentro de los institutos y universidades pancartas a favor de la amnistía. En ellos se puede leer: «Zuekin Guade» -estamos con vosotros- en referencia a los presos etarras.

En las aulas
También en las aulas continúa la presión a los menores para que asuman la idea de una Euskalerria que suma a Navarra al País Vasco. Los libros de texto así lo reflejan desde hace varios años donde se hacen continuas referencias a ello. Además, se han realizado iniciativas en el pasado como si esa Euskal Herria existiese.

Tampoco la wikipedia en euskera se salva. En la comunidad foral se han llegado a realizar proyectos de educación donde los jóvenes crean artículos desde esa página, el profesorado impulsa su uso y, además, recibió una subvención desde el Parlamento Navarro para «fomentar el uso y la presencia de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación» –hasta 30.000 euros le destinaron–. Desde esa página se dice que ATA, por ejemplo, son «presos políticos» o que las asociaciones a favor de la paz son «nacionalistas españoles». «Son niños y adolescentes quienes leen eso cuando se les encargan trabajos», destacan fuentes educativas.

Señalan a una familia por pedir el 25% de español para su hijo: 'apartheid' a los padres y vacío al niño
Las fuerzas vivas del separatismo en Canet de Mar, a la caza de una familia que ha pedido la aplicación de la resolución del Tribunal Supremo.
Pablo Planas. Libertad Digital 5 Diciembre 2021

Todo empezó por una aviso en la red social Twitter de la cuenta El Turó en Catalá: "Os informamos de que nuestra escuela ha sido denunciada por una familia de P5A y a raíz de ello el TSJC ha dictado que las horas lectivas en esta clase deben ser el 50% en castellano". La escuela en cuestión es Turó del Drac (Cerro del Dragón) en la población barcelonesa de Canet de Mar.

De entrada, ni siquiera es cierto que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) haya dictado que la mitad de las horas lectivas se deban impartir en español. En realidad, hay una instrucción para que al amparo de la petición de la familia se impartan en castellano el 25% de las horas lectivas, pero los separatistas que controlan este colegio (como tantos otros) han puesto el grito en el cielo. Y no sólo eso. Tras difundir en redes la osadía de la familia, se han abalanzado contra ella.

El procedimiento es sencillo. La entidad constitucionalista Sociedad Civil Catalana lo describe en los siguientes pasos:

1) La escuela difunde por redes sociales la petición de esos padres
2) Piden hacerle apartheid a la familia
3) Piden hacerle el vacío al alumno en clase. Que le dejen solo en la hora en español
4) Piden los nombres y el domicilio de esa familia.

Es una historia harto conocida en Cataluña que explica, entre otras cosas, que el consejero de Educación, el radical Josep Gonzàlez-Cambray (ERC) se jacte de que sólo ochenta familias han emprendido acciones legales contra la inmersión y el adoctrinamiento en los colegios catalanes.
planas-2.pngAsí es la inmersión: amenazas, escraches y señalamiento de los niñosPablo Planas (Barcelona)

Y de lo que se trata ahora es de impedir un efecto cascada, que más familias como la de Canet de Mar pidan la ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo. Para ello, nada mejor que la campaña de acoso, las amenazas y "propuestas" como las de practicar el "apartheid" contra la familia y dejar al niño sólo en clase cuando toque la hora de español. Algunos otros tuiteros piden la dirección y los datos de la familia.

La Plataforma per la Llengua y la CUP ya han empezado a repartir consignas: "Ni un paso atrás", "el catalán no se toca". Se calientan las vísperas de la protesta convocada por la Generalidad para el 18 de diciembre.

Mientras tanto, la Asociación por una Escuela Bilingüe (AEB) asegura que la familia acosada está bien, "reconfortada" por algunos comentarios positivos en las redes sociales.
Recortes de Prensa   Página Inicial