AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 22  Diciembre  2021

70 años ya de 'Los orígenes del totalitarismo' de Hannah Arendt
Pedro de Tena. Libertad Digital  22 Diciembre 2021

La mutación del pueblo en populacho, exigencia esencial del totalitarismo.

El totalitarismo tal y como lo describió y pensó Hannah Arendt no es un hecho sólido, rocoso y definitivo. Siempre fue y puede decirse que sigue siendo un movimiento latente en la Europa que naufragó en sus guerras imperialistas del siglo XIX y que logra su apoteosis en la II Guerra Mundial. En ella resultó derrotado el totalitarismo nazi, fundado en una teoría/ideología de la Naturaleza, raza y destino universal. Pero fue vencedor el totalitarismo comunista, fundado en una teoría/ideología de la Historia (lucha de clases y destino internacional), cuyo dominio se extendió notablemente tras los acuerdos de Yalta.

El totalitarismo tal y como se le ha percibido en la reciente historia universal no pretende ser un régimen absoluto, ni tiránico, ni dictatorial al viejo estilo monárquico en el que, una vez conseguido el poder, el impulso primitivo deviene costumbre, "osificación", paralización. Al contrario, exige una revolución permanente (Trotsky) que liquide periódica y sucesivamente a los nuevos discapaces de la especie o a los nuevos disidentes del "paraíso", según sea la modalidad del totalitarismo, por su obstrucción al triunfo del imperio racial o a la victoria de un Estado universal.

Por ello, el totalitarismo nunca es nacional, aunque lo parezca sibilinamente, sino que es una lucha por la dominación total de la población de la Tierra, "la eliminación de toda realidad no totalitaria en competencia". El Reich global o el comunismo internacional fueron ocultados tras la Alemania nazi y el socialismo por no despreciar el impulso del apoyo nacional, pero el movimiento interno de ambos oleajes conducía al dominio total de la historia y del poder en el mundo.

Siendo como son ambos, movimientos contra la realidad surgidos de la imposición de la ideología (mutación ficticia de la idea en ciencia), ni las realidades nacionales, experiencias de continuidad histórica, ni la realidad individual, experiencia de la continuidad de la conciencia, de la vida, de la familia y de la propiedad, son respetados por el totalitarismo.

Resume la filósofa alemana, en su libro Los orígenes del totalitarismo, de cuya primera edición se cumplen ahora 70 años (1951):

"El totalitarismo en el poder utiliza la administración del Estado para su fin de conquista mundial a largo plazo y para la dirección de las sucursales del movimiento; establece a la Policía Secreta como ejecutora y guardiana de su experimento doméstico de constante transformación de la realidad en ficción, y, finalmente, erige los campos de concentración como laboratorios especiales para realizar su experiencia de dominación total."

Muchos esperaban que los gobiernos totalitarios erigieran un nuevo edificio legal al que atenerse pero no comprendieron que la "legalidad" de la Naturaleza (nazi) o de la Historia (comunista) exigen la arbitrariedad y la alegalidad institucionales como naturaleza esencial del totalitarismo. Por ello, la arquitectura legal oficial no fue nunca una de sus preocupaciones. De hecho, los nazis no tocaron durante años la Constitución de Weimar a la que traicionaban una y otra vez mediante un alud de decretos que encubrían su ilegalidad. Tampoco Stalin se molestó en reformar la Constitución de 1936. Le bastó eliminar a sus redactores y dictar a su gusto.

Algo así es absolutamente lógico para un totalitarismo que siempre es genéticamente obra de un partido y no de un Estado. Cuando se medita sobre la relación interna y dual partido-Estado en el totalitarismo triunfante, se percibe con claridad que el poder real siempre reside en el partido, dueño absoluto del instrumento básico de poder, la policía política y sus derivaciones. Por tanto, el edificio político tejido nunca es nacional ni de Estado sino el resultado de la "legalidad" superior partidaria. Dicho de otro modo, el poder totalitario, más que estructura, tiene y exige dirección.
El Reich global o el comunismo internacional fueron ocultados tras la Alemania nazi y el socialismo por no despreciar el impulso del apoyo nacional

El totalitarismo exige, lógicamente, la certeza de que las órdenes emanadas desde el vértice de la pirámide van a ser ejecutadas sin discusión alguna tras una interpretación sugerida. Es decir, el dictador en la cúpula se asegura, mediante correas de transmisión, duplicidad de organismos administrativos e inseguridad institucional, que los situados en la base de la construcción carezcan de la información y de la formación adecuada para oponerse. Están diseñados para la obediencia y, en cualquier caso, para la anestesia moral.

Podríamos seguir diseccionando el esqueleto prototípico del totalitarismo tal y como se ha conocido en el mundo en que vivimos – y del que no ha desaparecido ni mucho menos – pero ya es visible y claro que, para lograr que triunfe, siempre será preciso que el pueblo degenere en populacho, que los ciudadanos dejen de serlo individual y cualitativamente para adquirir la condición de masa y número, algo que ya había destacado Ortega con toda contundencia, y que la irrealidad ficticia y fanática en la que viva pueda ser tal que ni siquiera repare en la importancia o relevancia del mal real que es capaz de producir o consentir en otros seres humanos.

Una de las aportaciones de Arendt es precisamente la consideración del populacho. Aunque otros han hablado de multitud o de masa, nuestra pensadora, que publicó este libro originalmente en inglés usó la palabra "mob", que puede significar desde turba y multitud (crowd) a banda (gang) callejera o mafia o incluso hampa. La importancia del "populacho" en su obra capital deriva, además del número, más que bicentenario, de veces que lo menciona transmitiendo así su necesidad intrínseca en el surgimiento de todo totalitarismo.

Del pueblo al populacho
Siempre ha habido populacho, entendido como gente desgajada de la sociedad, marginal a ella. Pero el populacho moderno, el conjunto "de los déclassés de todas las clases" fue el que señaló a los judíos como su enemigo. Engels, el amigo de Marx, detectó el antisemitismo en la nobleza, aliada con las iglesias católica y protestante, que lo extendía sobre la pequeña burguesía. Pero lo usaron como medio político, en sí mismo despreciable, sin proceder nunca a su organización.

El comienzo del totalitarismo está en la confusión pueblo-populacho. El populacho, como el pueblo, cuenta en su seno con estratos de todas las clases y estamentos existentes si bien residuales. Pero mientras el pueblo auténtico siempre aspira a tener representación institucional, el populacho siempre gritará en favor del "hombre fuerte", del "gran líder". Porque el populacho odia a la sociedad de la que está excluido tanto como al Parlamento en el que no está representado. Por eso ama los plebiscitos, los referéndums, las expresiones del voto popular directo.

El populacho es, además, un agudo detector del "enemigo común", de una víctima propiciatoria, que siente como oculta y secreta, ya sean los judíos, los masones, los jesuitas o los contrarrevolucionarios o los enemigos "objetivos" por citar los principales, a los que la volubilidad propia del populacho, fácil de contagiar con enemigos indemostrados, podía añadir cualquier chivo expiatorio en cualquier momento. Históricamente, han sido los nacionalistas los que decidieron la organización del populacho, al que despreciaban, pero en el que veían fuerza "viril" y primitiva. Finalmente, trataron de identificarlo con el pueblo. El falso caso contra el teniente judío Alfred Dreyfus fue el origen del primer terror antisemita.

En Alemania, cuando la burguesía alemana apostó todo en favor del movimiento de Hitler y aspiró a gobernar con la ayuda del populacho,

"resultó ser demasiado tarde. La burguesía logró destruir a la Nación-Estado, pero obtuvo una victoria pírrica; el populacho se reveló completamente capaz de cuidar de la política por sí mismo y liquidó a la burguesía junto con las demás clases e instituciones."

Arendt, que reconoce la influencia terminológica marxista, vio en el totalitarismo nazi el resultado final de la alianza entre el capital y el populacho que se zurció durante el imperialismo desbocado del oro y los diamantes, degenerando en la I Guerra Mundial que, no se olvide, destrozó la II Internacional obrera y socialista y paradójicamente dio muletas a las grandes naciones europeas hasta a la siguiente gran conflagración militar.

"Todos los grandes historiadores del siglo XIX observaron y advirtieron ansiosamente la elevación del populacho a partir de la organización capitalista y su desarrollo…Pero… no lograron advertir fue que el populacho no podía ser identificado con la creciente clase trabajadora industrial, y desde luego, no con el pueblo en conjunto, sino que estaba compuesto realmente de los desechos de todas las clases",

contaminados por un sentimiento racial y anti individualista desde Francia a Sudáfrica y luego a la URSS bajo la fórmula del paneslavismo.

Que la democracia podía caer bajo el despotismo del populacho lo vio ya Tocqueville, pero el nuevo populacho del hombre-masa hacía emerger demagogos, crédulos, supersticiosos y brutos que inesperadamente perdían de vista sus intereses individuales, se hacían indiferentes a la muerte y abrazaban nociones abstractas como guías vitales lo que conllevaba muchas veces el desprecio del sentido común. Para ella, Hitler y Stalin procedían inequívocamente del populacho y sus partidos estaban llenos de conspiradores y proscritos en el campo bolchevique y de desgraciados, fracasados y aventureros en el prado nazi.

Para conseguir que el pueblo pase a ser populacho hay que combinar desprecio, credulidad y cinismo.

El totalitarismo añade al populacho un matiz esencial. El fascismo italiano ansiaba el poder para dominar el país desde el Estado y su maquinaria de violencia. Las ideologías totalitarias dominaban y aterrorizaban, no sólo con medios externos, sino desde dentro de los seres humanos mismos a los que parecían conocer con precisión, algo que seducía notablemente a las élites, como cautivaba a las masas el que sus dirigentes fueran fracasados profesionales y estuvieran fuera del sistema (como se sentían ellas mismas).

La iniciativa intelectual, espiritual y artística es peligrosa para el totalitarismo que persigue toda forma superior de actividad intelectual.

"La dominación total no permite la libre iniciativa en ningún campo de la vida en ninguna actividad que no sea enteramente previsible. El totalitarismo en el poder sustituye invariablemente a todos los talentos de primera fila, sean cuales fueren sus simpatías, por aquellos fanáticos y chiflados cuya falta de inteligencia y de creatividad sigue siendo la mejor garantía de su lealtad".

Esa es la forma de ascender en todo populacho.

El totalitarismo perfecciona la propaganda de masas heredada del populacho y la complementa con el adoctrinamiento sistemático y el terror ante conspiraciones secretas inventadas, ya de judíos, ya de trotskistas o servicios secretos de países determinados.

Para ser parte del populacho totalitario, no se debe creer

"en nada visible, en la realidad de su propia experiencia; no confían en sus ojos ni en sus oídos, sino sólo en sus imaginaciones… Lo que convence a las masas no son los hechos, ni siquiera los hechos inventados, sino sólo la consistencia del sistema del que son presumiblemente parte".

Por eso eran fáciles de creer en la URSS las absurdas confesiones de los purgados por Stalin. Como se huía del debate de la cuestión judía y se infectaba al populacho con el veneno de que los judíos "eran los verdaderos representantes de las potencias existentes y…de la hipocresía y de la deshonestidad de todo el sistema."

Para conseguir que el pueblo pase a ser populacho hay que combinar desprecio, credulidad y cinismo. Al desprecio absoluto de los hechos no reconocidos por el líder o el partido, se une una predisposición a creer que cualquier cosa que venga de la fuente segura y única respetable de información es posible. Finalmente, se inclina a no creer en nada por suponer que todo es mentira. Pero, "en lugar de abandonar a los líderes que le habían mentido, aseguraría que siempre había creído que tal declaración era una mentira, y admiraría a los líderes por su superior habilidad táctica."

Hace 70 años de este libro de Hannah Arendt, pero de su interior salen pinceladas ardientes que parecen componer cuadros bien cercanos de lo que vivimos hoy. Ya no hay nazis reconocidos como tales, pero sigue habiendo nacionalistas radicales en muchos países y comunistas que ejercen su totalitarismo, maquillado o no, sobre más de la cuarte parte del mundo. Ambos necesitan metamorfosear a los ciudadanos individuales en populachos que, debidamente formateados, nutran las élites y los cuerpos de unas masas que serán indiferentes a la realidad del mal y al sufrimiento ajeno.

Para que triunfen, sólo será necesario que la Europa, hoy democrática pero tambaleante y amenazada, olvide sus principios fundacionales y sus valores intelectuales, éticos y políticos. Cuando uno repasa con la mirada "ardiente de náufrago" y deseosa de veracidad el espectáculo actual de la educación, la propaganda, las redes sociales y el funcionamiento de los partidos, se pregunta si no estamos ya a un paso de formar parte del populacho que precede a un proyecto totalitario.

Mañueco acierta de pleno
Pablo Molina. Libertad Digital 22 Diciembre 2021

Lo mejor que le puede pasar a Ciudadanos es desaparecer de la vida pública.

Acierta el presidente de Castilla y León al dar por finalizada su coalición con Ciudadanos y adelantar las elecciones, poniendo así fin a un ciclo absurdo en el que todos los Gobiernos populares apoyados por el partido de Arrimadas han estado en situación de permanente inestabilidad. Un partido en vías de extinguirse (para bien de la democracia española) pretendía tener en vilo al partido que les dio entrada en sus gobiernos, gracias a lo cual los dirigentes naranja han conseguido empotrarse en el presupuesto público, el único objetivo de un alto porcentaje de ellos que han ido pasando por distintos partidos hasta que han trincado un cargo gracias al PP. Así le están devolviendo el favor.

Estos personajes que aún medran en las siglas fundadas por Rivera son capaces de cocinar una deslealtad grosera y servirla envuelta en una estupidez de dimensiones colosales, porque no es normal que la vicepresidenta de un Gobierno regional y su consejera portavoz se pongan una moción de censura contra sí mismas. En Murcia lo hicieron, con el resultado que ya conocemos, para escarmiento de los presidentes populares de otras regiones en situación similar. Díaz Ayuso fue la primera en actuar en consecuencia. Ahora, Alfonso Fernández Mañueco sigue sus pasos. La madrileña barrió a la izquierda, como Dios manda. En Castilla y León puede ocurrir algo parecido, con lo que la única aportación decente de Ciudadanos a la política actual ha sido la de propiciar una victoria aplastante de la derecha en los territorios donde ha tratado de traicionarla mientras gobernaba con ella.

Los naranjitos actuales son bastante traidorcetes, qué le vamos a hacer. En lugar de afrontar su desaparición con dignidad, siguen actuando como si fueran los amos del cotarro. Las pasadas elecciones pudieron desalojar al PP en algunas regiones gobernadas por ninis, que mantienen los vicios adquiridos tras más de un cuarto de siglo de ostentar el poder. No lo hicieron. Decidieron tocar pelo, colocarse todos y todas, enchufar a sus allegados y, a continuación, conspirar sin descanso con los socialistas. A mitad de legislatura intentaron un espectacular cambio de chaqueta, operación que, según los populares, estarían ramoneando también en Castilla y León aprovechando la fragmentación del parlamento regional. Hacen bien en ponerle coto y llamar a elecciones, faltaría más.

Lo mejor que le puede pasar a Ciudadanos es desaparecer de la vida pública. No porque las ideas fundacionales de este partido no tengan cabida en la política nacional, sino porque sus dirigentes actuales las han traicionado hasta convertirlas en una papilla socialdemócrata sin ningún principio reconocible más que la traición contumaz. Lo mejor es que conspirando son todavía más incompetentes que gobernando, lo que ya es mucho. Por eso, en lugar de despedirse de la política con la cabeza alta, están desfilando a gorrazos del primero al último por toda España. En Castilla y León ya pueden cerrar.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los estragos de la «desgobernanza»
Editorial. larazon 22 Diciembre 2021

Pedro Sánchez se cita hoy con las comunidades en pleno avance desbocado de la variante ómicron. Sin el pico de esta ola siquiera en un horizonte previsible, sino todo lo contrario, la tozuda realidad es que estamos ante un virus de enorme transmisibilidad. Expertos y técnicos de todas las administraciones han propuesto un catálogo de restricciones en presentes y futuros escenarios cuyos enunciados son de sobra conocidos por una población exhausta, y que deben ser evaluados en la cumbre Estado-Comunidades. Desde cerrar el interior de los bares y el ocio nocturno, pasando por limitar los contactos sociales y reducir el número de comensales en las reuniones familiares a fomentar el teletrabajo y en todo caso evaluar la intensidad de las prohibiciones y limitaciones en función de la evolución de los parámetros del contagio y la presión hospitalaria y sobre la atención primaria.

La Generalitat de Cataluña no ha querido esperar al encuentro y ha puesto sobre la mesa un retorno al pasado con un catálogo de durísimas medidas, incluido el toque de queda. Con una osadía extraordinaria se ha permitido exigir a Pedro Sánchez que imponga el guion catalán al conjunto de la nación. Es sarcástico que aquellos que atacan la unidad de todos y proclaman su independencia alienten que se pisotee el autogobierno de los demás. Ha sido la respuesta de una administración secesionista desbordada por la infección, que ha puesto de nuevo al Principado y sus estructuras sanitarias en una encrucijada crítica en la que se prefiere mutualizar responsabilidades que dar la cara por sus actos. Que Sánchez haya reaccionado a estas alturas de la «invasión» de ómicron, con estas cifras de infectados y esos niveles de replicación del virus, ha dejado en evidencia por enésima vez en esta lucha la falta de liderazgo y, lejos de la cogobernanza, la «desgobernanza», que ha multiplicado nuestra vulnerabilidad. Como ha sido la tónica en la gestión de la pandemia, los coaligados han llegado tarde, de nuevo al rebufo del mal, y sin capacidad de prevención. No han aprendido de los errores, porque no se han reconocido, sino que se han atribuido el éxito de un contagio que nos ha disparado entre los países con peor respuesta sanitaria y económica.

Hay que recordar que desde Presidencia se ha vendido la derrota del virus, que hemos salido más fuertes y que se ha alcanzado la inmunidad de rebaño. La sociedad necesita un gobierno que no mienta, que genere confianza y se gane el crédito y no lo tenemos. La estrategia de Sánchez es ponerse de perfil y limitar su desgaste a costa de la desatención flagrante de sus deberes. Ha abandonado a las regiones y el espectáculo de desorden y desajuste, en el que cada una hace la guerra por su cuenta, es angustioso. Ni siquiera ha sido capaz de coordinar una posición sobre el pasaporte covid. Una mínima coordinación no debería ser misión imposible. Se hace en otros países sin arrollar la Constitución ni los derechos fundamentales, como los socialistas y los comunistas hicieron en las primeras olas.

Así actúan los comunistas
Ricardo Ruiz de la Serna. https://gaceta.es 22 Diciembre 2021

Sucedió la semana pasada en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid. Un grupo de jóvenes intentó reventar una mesa redonda a la que asistían el político venezolano Leopoldo López y el dramaturgo cubano Yunior García. Se trata de dos notables opositores exiliados en España. López vive en Madrid desde hace poco más de un año. García lleva entre nosotros apenas un mes.

Supongo que la tentativa de sabotaje no los sorprendió. Los dos conocen bien cómo se las gastan los chavistas, los maduristas y los castristas. Hay todo un “modus operandi” que se aprende en los círculos políticos comunistas, en los cursos de formación de cuadros y, en general, en la agitación estudiantil y callejera. Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y sus compañeros vienen de ahí. En la memoria de todos los demócratas, estará ese vídeo en que hicieron algo parecido con Rosa Díez en esa misma universidad. Ya apuntaban maneras los dos jóvenes españoles. Ya se ve que han creado escuela.

La movilización juvenil forma parte de la práctica comunista. Desde 1959, el castrismo convirtió a Cuba en una factoría dedicada a exportar “la revolución” a toda América y a parte de África. Poco a poco fueron infiltrando movimientos de izquierda social. Ocurrió con frecuencia, por desgracia, en los grupos católicos surgidos al calor de la Teología de la Liberación y la retórica de “Los desheredados de la tierra” (1961) y “Las venas abiertas de América Latina” 1971). Era fácil pasar de la militancia en movimientos de barrio y el sindicalismo obrero a la guerrilla -en el campo o en la ciudad- y a las “organizaciones armadas”. Muchos de ellos trabajaban, sin saberlo, para los servicios de inteligencia cubanos o para sus aliados.

Tal vez el caso más interesante, por la penetración que tuvo en el movimiento estudiantil y los círculos intelectuales, fue el de la “Operación Manuel”. La investigó Juan Bautista “Tata” Yofre en su libro “Fue Cuba” (2014), que muestra en la portada una extraña fotografía del Che Guevara vestido de paisano mientras Fidel Castro le examina un pasaporte falso expedido a nombre de Ramón Benítez. A partir de 1965, cuenta Yofre, llegaron a Cuba decenas de militantes de toda América para formarse como agentes de influencia, guerrilleros y activistas. Desde sus países de origen, viajaban a Checoslovaquia, donde se les facilitaban identidades falsas, y pasaban después a Cuba. Allí recibían entrenamiento. Después regresaban a sus países para infiltrarse en las organizaciones de izquierda y ponerlas a disposición de La Habana.

Hoy el régimen comunista cubano cuenta con el respaldo del Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla, al que recientemente se ha incorporado el PSOE. Quién iba a pensar que el partido de Jorge Semprún iba a terminar sentado a la mesa que pusieron los Castro. Las acciones de influencia de las dos organizaciones se extienden, naturalmente, a España. Intentos de boicot como el de la mesa redonda a la que asistían Leopoldo López y Yunior García demuestran que las lecciones del activismo comunista calaron hondo.

En realidad, en España, estas cosas eran frecuentes en el País Vasco, en Navarra y en otros lugares donde ETA y las organizaciones juveniles de su entorno eran activas. De hecho, Jarrai y otros grupos de terrorismo callejero se confundían con la banda terrorista. También la banda, por cierto, trataba de situarse en la órbita de las luchas de liberación, los movimientos anticoloniales y las resistencias populares. No era raro que ETA y su entorno suscitasen simpatías en la izquierda antisistema -e incluso en parte de la oposición antifranquista- en los años 70 y 80.

Así, lo que vimos hace unos días en la Complutense fue una acción diseñada y ejecutada conforme al manual de la agitación comunista. Todo forma parte de una táctica ensayada durante décadas: las consignas y las acusaciones coreadas a voces, la distribución precisa en la sala para crear un tumulto, el recurso a la fuerza para impedir que los opositores se expresasen… No había espontaneidad alguna en aquel tumulto orquestado.

Los demócratas sólo podemos responder de una forma a estas acciones: aumentando la apuesta. Si intentan reventar un acto, hay que celebrar dos. Si cancelan una invitación, se han de cursar, dos, tres o las que sean precisas para que los totalitarios no prevalezcan. Si derriban un monumento, habrá que levantarlo de nuevo más alto y más fuerte. Si intentan acallar a los opositores y los disidentes, será preciso abrirles más espacios y más tribunas.

No se puede permitir que los comunistas se apropien del espacio y el discurso.

Pedro Fernández: ‘No podemos pactar con Almeida en Madrid porque no tiene palabra’
ENTREVISTA AL DIPUTADO DE VOX Y CONCEJAL EN EL AYUNTAMIENTO DE MADRID
José Antonio Fúster. https://gaceta.es/  26 Diciembre 2021

Pedro Fernández, diputado de VOX y, además, concejal del partido en el Ayuntamiento de Madrid explica en esta entrevista con La Gaceta de la Iberosfera por qué la formación que lidera Santiago Abascal no puede aprobar los presupuestos del alcalde, José Luis Martínez Almeida. «No tiene palabra, la incumplió con Madrid Central y VOX practica una ética de valores en política», justifica Fernández.

Además de concejal en el ayuntamiento madrileño y diputado nacional en el Congreso, como abogado ejerció un papel protagonista durante el golpe de Estado separatista en Cataluña del que, afirma, «por lo menos se ha conseguido algo» –en referencia a la sentencia del Supremo sobre el ‘procés’–. Aún así, aclara que si, como los golpistas han amenazado, «lo vuelven a hacer», VOX responderá de la misma forma: «Si hay que perseguirles nuevamente en los juzgados y en los tribunales, lo haremos», incide.

Al igual que de esa sentencia del alto tribunal (la del procés), dice, «esperaba mucho más», también lo hace de VOX, del que, en sus inicios, deseaba que se convirtiese en una fuerza determinante para influir. Hoy, reconoce, sus expectativas son mayores: «Veo a Santiago Abascal, más pronto que tarde, como presidente del Gobierno de España».

– ¿Cómo es posible atender a esa duplicidad de cargos en dos lugares tan complicados como el Congreso y el Ayuntamiento de Madrid?
Al principio sí se hizo un poco duro, cada lugar tiene sus particularidades, pero todo es cuestión de organizarse.

– Hace unos años hablé con usted, antes de que VOX tuviese representación, y me dijo que esperaba que el partido se convirtiera en una fuerza determinante para influir, ¿ha cambiado su percepción sobre lo que debe ser el futuro de VOX?
No ha cambiado, sino que se ha reforzado. En aquel momento ya existía en la sociedad un movimiento que deseaba y exigía un cambio de situación. Nosotros podíamos representarlo, como lo hemos representado en VOX. Ahora, a seguir trabajando, influyendo y presionando para que las leyes aprobadas por la izquierda puedan revertirse, porque ese no puede ser el futuro de España.

–¿Por qué VOX no puede pactar los presupuestos de Martínez Almeida en el Ayuntamiento?
Porque VOX practica una ética de valores en política. Cuando Almeida se presentó, prometió que iba a eliminar Madrid central y, finalmente, no lo eliminó sino que lo amplificó, es difícil llegar a acuerdos con alguien que no tiene palabra. Además, ha llevado adelante ese ‘Almeida central’ de una forma poco decente, buscando el acuerdo de cuatro tránsfugas del grupo Más Madrid a los que les ha dado un grupo mixto, con fondos públicos, con tal de que le apoyaran.

–Vamos al procés. Después de tanto trabajo, de ser una de las personas que más sabe del caso, ¿ha logrado digerir la sentencia del Supremo?
Tengo una anécdota con un guardia civil que fue muy activo en este golpe de Estado en Cataluña: coincidí con él en un acto oficial cuando se conoció la sentencia y le dije que me parecía un poco decepcionante a lo que que él me contestó que, por lo menos, algo habíamos adelantado. Podemos ver la botella medio vacía o media llena. Medio vacía en el sentido de que todos esperábamos más, pero también medio llena porque algo sí hemos avanzado.

–Los sediciosos indultados insisten en que lo volverán a hacer, ¿usted también lo volverá a hacer?
Por supuesto, si hay que perseguirles nuevamente en los juzgados y en los tribunales, lo seguiremos haciendo. Tenemos la suerte de contar con la responsable jurídica de VOX, Marta Castro, que está haciendo un trabajo extraordinario. Si lo repiten, les haremos frente para que cumplan con sus responsabilidades penales.

–Precisamente Marta Castro me habló de sus inicios en el partido cuando la entrevistamos en La Gaceta de la Ibersofera, ¿cómo entró usted en VOX?
Fue viendo en la televisión a Abascal, a Javier Ortega; como dice este último, ninguno queremos entrar en política hasta que nos llega la ‘llamada de la selva’ que nos pide que intentemos cambiar las cosas.

–Usted que es miembro de la Ejecutiva nacional de VOX, ¿ cómo ha recibido la confirmación del líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, de que ofrecerá una gran coalición al PSOE?
Me ha venido a la memora una pintada que se ve habitualmente en la calle desde hace años que dice algo así como ‘PP y PSOE la misma cosa son’. Esto confirma que son la misma cosa y en lo mismo están, no nos tiene que sorprender.

–¿Cuántas veces se ha arrepentido de haber entrado en política?
Alguna vez puede ser, pero no muchas porque al decidir entrar en política, asumía perfectamente dónde estaba entrando. Era un mundo nuevo para mí y, por lo tanto, sabía que tendría sus momentos buenos y sus momentos malos. Además, ahora estoy muy orgulloso de esta doble condición: de estar en el Congreso y también en el Ayuntamiento, porque así se ve la política desde dos ámbitos distintos y eso no todo el mundo puede decirlo.

–¿Dónde se ve dentro de diez, veinte años y dónde cree que estará VOX?
Espero volver a mi actividad profesional, si no es a la abogacía, a alguna relacionada con la abogacía. A VOX lo veo, con Santiago Abascal, en la presidencia del gobierno.

–Entonces, ha cambiado su percepción con respecto a la que tenía hace unos años…
Han cambiado las circunstancias, cuando me lo preguntaste no teníamos representación. No podíamos adivinar el desarrollo que finalmente ha tenido (el partido). Ahora que estamos aquí, manteniendo nuestra posición en el Congreso, mientras los demás partidos suben o bajan, nosotros nos mantenemos muy estables. Eso es un signo de que hay un apoyo social muy relevante y que, por tanto, si hacemos las cosas bien, y estoy convencido de que con Abascal las vamos a hacer muy bien, le veo de aquí a unos años, más pronto que tarde, como presidente del Gobierno de España.

–Si eso ocurre, lo mismo a usted no le dejan abandonar la política…
Eso ya no dependerá de mí, estoy siempre a disposición de lo que ordene el partido. La vida política son momentos, si el momento llega y creo que no puedo aportar más, buscaré otros caminos, pero siempre estaré a disposición de lo que diga el partido.

–Si tuviera veinte años y pudiese hablar con su ‘yo del futuro’, ¿ qué consejo se daría?
Me diría: «Escucha más a la gente y no tengas miedo de rectificar cuando te equivoques».

PAÍS VASCO
80.000 alumnos vascos en "riesgo académico" por la imposición del euskera a niños castellanohablantes
JOSEAN IZARRA. Vitoria. El Mundo 22 Diciembre 2021

80.000 escolares vascos se encuentran en "riesgo académico" porque su formación en "competencias" básicas como la lectura, las matemáticas o las ciencia se sitúa en el "nivel inicial" y cuentan con enormes dificultades para incrementar su conocimiento durante su educación. Los datos aportados por el profesor y ex asesor del Gobierno vasco Ricardo Arana en el Parlamento Vasco constatan el retroceso sufrido por los alumnos vascos según las propias evaluaciones de diagnóstico realizadas por el Departamento de Educación del Gobierno vasco.

"Los datos son dolorosos porque la verdad duele", ha advertido Ricardo Arana en una de las pocas comparecencias de expertos en la que se han aportado datos a partir de los informes realizados por el propio Instituto Vasco de Evaluación e Investigación Educativa, los obtenidos en la evaluación PISA elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) Y el informe PIRLS que elabora cada cuatro años la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA).

Según los datos aportados por Arana al grupo de trabajo que prepara la nueva Ley de Educación, el incremento de los alumnos que inician su formación escolar en euskera (modelo D) no ha mejorado la competencia en euskera sino que ha empeorado su capacidad lingüística y, por tanto, su capacidad de aprendizaje. Con datos del propio Gobierno vasco, en la última década el número de niños que arrancan su formación en euskera ha pasado de los 70.169 en 2009 a los 98.444 en 2019.

Pero cuando se compara en este periodo las competencias lingüísticas en euskera de los alumnos de 4º de Educación Primaria (9-10 años) y los de 2º de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) (13-14 años) se constata que su capacidad para aprender con el euskera ha disminuido. El porcentaje que en 4ª de alumnos de la EP con un nivel inicial ha subido del 32,9% en 2009 al 34,4% en 2019 y en 2º de la ESO del 38,1% al 53,5%.

El bajo conocimiento del euskera supondría, según Arana, que alrededor de 40.000 escolares de Primaria y otros 40.000 de Secundaria afrontarían desde el nivel más bajo su formación en el resto de "competencias", un lastre que está penalizando a los escolares vascos cuando se analiza sus capacidades en matemáticas o ciencias, como demuestran los informes internacionales de PISA. En el curso 21/22, 366.000 alumnos vascos están matriculados en centros públicos y concertados.

"La Evaluación de Diagnóstico de 2019 (elaborada por el Gobierno vasco) indica que casi uno de cada cinco estudiantes no supera en estos momentos el nivel inicial de la competencia matemática en 4º curso de EP o 2º de ESO, mientras que ha retrocedido la proporción de alumnado que se encuentra en el nivel avanzado en relación a la del año en que comenzaron a realizarse estas evaluaciones", ha constatado Arana que ha reclamado a los portavoces de los grupos parlamentarios utilizar "datos y teorías ciertas" para definir la próxima norma educativa vasca.

"La extensión del modelo D como única alternativa de escolarización, un injusto e ineficiente modelo de talla única, convierte al sistema en muy vulnerable a las circunstancias externas al centro", ha advertido Arana estableciendo dos cuestiones externas básicas que condicionan el aprendizaje: el nivel socioeconómico familiar y el entorno lingüístico.

El Consejo Escolar de Euskadi elaboró un informe en 2020 en el que se discriminan los resultados obtenidos por alumnos de 4º de Primaria del modelo D segmentados por el índice ISEC (Economic, Social and Cultural Status) y el porcentaje de euskaldunes en el ámbito del alumno. Los resultados constatan que cuando el ISEC es negativo y la presencia de vascoparlantes en menor del 50%, los resultados se desploman tanto en conocimiento del euskera como de matemáticas. Sólo aquellos alumnos que viven en entornos euskaldunes (+80% vascoparlantes) y proceden de familias con recursos y formación, logran buenos resultados salvo en el conocimiento del castellano.

Los malos resultados en las evaluaciones internas de la educación vasca aún son más sorprendentes en los análisis comparativos a partir de los datos de informes como el PIRLS. Con los datos de esta evaluación realizada en 2016, Euskadi -que partía con los mejores índices socioeconómicos y de gasto educativo- se hundió en la competencia lectora al obtener un índice de 517 cuando la media española fue de 528 y en el peor puesto de todas las comunidades españolas.

Mientras EH Bildu y organismos de promoción del euskera abogan por una "inmersión ordenada" en lengua vasca para salir del agujero de los pésimos resultados educativos, Arana aboga por utilizar el castellano para mejorar el aprendizaje del euskera sin hipotecar la formación completa en todas las competencias educativas. "El primer idioma puede ser un elemento útil para crear usuarios auténticos de un segundo idioma, en lugar de algo que deba ser evitado a toda costa", sostiene frente al criterio de quienes ya presionan para que la inmersión lingüística en euskera sea obligatoria propiciando la desaparición de los actuales modelos penalizados desde el Gobierno vasco al priorizar la educación en euskera desprestigiando la impartida en castellano.

Gregorio Ordóñez y la degeneración del PSOE aliado de Bildu
EDITORIAL. Libertad Digital 22 Diciembre 2021

La comparecencia en los juzgados de San Sebastián del que fuera jefe de la banda terrorista ETA Mikel Albisu Iriarte, alias Mikel Antza, acusado de ordenar el asesinato del teniente de alcalde donostiarra Gregorio Ordóñez, nos ha brindado la oportunidad de viajar al pasado para recordar la claridad, la valentía y el coraje de aquel político popular –en los dos sentidos de la palabra– a la hora de denunciar el totalitarismo de ETA y de su brazo político, Herri Batasuna. Pero también ha permitido constatar el grado de abyección del PSOE de esta hora, que se alía con Bildu, orgulloso heredero de la ilegalizada Batasuna. Y es que muchos de los bildutarras con los que ha pactado Pedro Sánchez han aplaudido y vitoreado este martes al sanguinario criminal a su llegada a los juzgados, dejando en evidencia, una vez más, lo que son y lo inmoral que es la campaña de blanqueamiento del PSOE para justificar sus pactos.

La noticia de que Bildu está barajando la inclusión de David Pla, último jefe de ETA, en su Ejecutiva muestra una vez más los vasos comunicantes entre los que asesinaban y los que justificaban y hasta aplaudían los asesinatos. Eso, por no recordar que fueron los propios encapuchados de ETA los que, a raíz de los buenos resultados de Bildu en las elecciones de 2011, perpetraron un comunicado en el que decían haber "ganado la batalla de la ilegalización".

En cuanto a la degeneración del PSOE, hay que recordar que ya en 2005 Pilar Ruiz Albisu –madre del socialista asesinado por ETA Joseba Pagazaurtundúa– escribió al entonces secretario general del PSE, Patxi López: "Cerrarás los ojos y dirás y harás muchas cosas que me helaran la sangre". Desde entonces, López, ha hecho y dicho cosas que, ciertamente, deberían helar la sangre a cualquier persona bien nacida. Sin embargo, pocas declaraciones tan repugnantes como las que hizo hace escasos días, en las que no sólo justificaba el pacto con Bildu sino que dejaba claro que prefería al partido proetarra antes que al PP. Y es que, para Lopez como para Sánchez, los de Bildu están "dando pasos", mientras que "la derecha se mimetiza con Vox, hace una oposición indecente y se niega a todo".

Dado que los "pasos" de Bildu siguen siendo vitorear y aplaudir a asesinos como Mikel Antza, y que Vox es un partido constitucionalista entre cuyos miembros figuran víctimas de ETA tan encomiables como José Antonio Ortega Lara o el propio Santiago Abascal, cabe hacerse una idea de los escrúpulos de López y Sánchez a la hora de hacer y decir cosas indecentes, por mucho que hielen la sangre a las víctimas del terrorismo, empezando por las de socialistas como Joseba Pagaza.

Mikel Antza”: por la boca muere el pez
Una publicación supervisada por el cabecilla etarra, que ahora lo niega todo, se jactaba de la importancia del asesinato de Gregorio Ordóñez
J.M. Zuloaga. Madrid. larazon 22 Diciembre 2021

Por la boca muere el pez, que dice el refrán español. Algo así le ha pasado, y seguro que al juez no le pasa inadvertido, a Miguel Albisu Iriarte, “Mikel Antza”, jefe que lo fue del “aparato político” hasta que la Guardia Civil le localizó en Francia y los agentes galos le detuvieron.

“Antza” se ha presentado, telemáticamente, por supuesto (no vaya a ser que nevara en Somosierra, lo que no estaba previsto) como un inocente de toda inocencia del atentado que costó la vida al teniente alcalde de San Sebastián, Gregorio Ordóñez.

Parece mentira que el que fuera “pensador” dentro de la banda criminal, se le haya pasado por alto que controlaba el contenido de las publicaciones de la banda criminal, entre ellos el “Zutabe”, en el que los terroristas se extendieron en explicar que el crimen no era un uno más sino que respondía a una nueva estrategia que, por supuesto, marcaba el “comité ejecutivo” de ETA, del que formaba parte “Antza”.

En el número 72 de esta publicación, intervenido durante el intento de asalto a un polvorín en Francia por parte de un grupo de etarras, se dan cantidad de explicaciones sobre el “terremoto” que supuso el asesinato de Ordólñez, cometido, precisamente, con esa intención. “Zutabe” era el órgano oficial de ETA desde 1978 (susustituyó a “Zutik”), de consumo restringido a la militancia cualificada.

En sus páginas, la “Dirección” de ETA mostraba su posición formal ante determinados temas. Y sobre el asesinato de Ordóñez se extendieron (no debe olvidarse la supervisión de su contenido que, según fuentes antiterroristas, realizaba “Antza”) con un cierto regodeo por el “éxito” conseguido, tanto en la izquierda abertzale (que obedecía a pies juntillas lo que decían los cabecillas) como, sobre todo, la clase política española.

Incluso le dedicaban un apartado especial al crimen: “en el proceso de debate de 0ldartzen (ponencia interna) se dio un gran debate entre l@s que veían la necesidad de cambiar la línea de raíz y los que no veían esa necesidad o aparecían temeros@s ante fa misma. Aún más cuando un sector de la izquierda abertzale vio una situación de debilidad y quiso aprovecharla para hacer una apuesta por un planteamiento “normalizador”. Existía un peligro de caer en un debate tan largo como estéril. y aunque estaba clara la necesidad de una nueva estrategia, no estaba tan claro el coste que la misma podría suponer. Al final el proceso resultó totalmente clarificador. Uno de los elementos que ayudó para ello fue la intervención de la Organización, concretamente con la acción contra Ordoñez. Esta acción supuso un verdadero terremoto, en toda la sociedad vasca pero también dentro de la izquierda abertzale. Tanto con miras a la una como a la otra, dejaba claro que la lucha no se limitaba a un “partido” entre la Guardia Civil y ETA, que también los políticos que hasta ahora aparecían como “fuera del conflicto” tenían una gran responsabilidad en el mismo y que también los afectaba. Pero la consecuencia en esta acción no sólo clarificó la línea política de la izquierda abertzale; también sirvió para golpear La estrategia del enemigo”.

“La acción contra Ordóñez demuestra el alcance político de la vía abierta, y se ve que no es una acción de venganza. No se plantea el esquema de responder al odio por el odio, no tiene que ver con esa tesis del posible enfrentamiento civil, y en cambio es una acción para condicionar la situación política. Por eso se ha comprendido y se ha asentado”.

Ni que decir tiene que Mikel Albisu dirá que tampoco sabía nada de lo que se escribía en el “Zutabe” y que él se limitaba a leer, eso sí en la clandestinidad, los comics de Mortadelo y Filemón. Otra cosa es que le creamos, que le crea el juez. Que no se ría de las víctimas. Lo dicho, por la boca, muere el pez. Tanta ignorancia no se puede creer. Es como lo de “Josu Ternera” con el atentado de Zaragoza: si no lo había ordenado, ¿por qué huyó de España?. Hasta que, en este caso también, le cogió la Guardia Civil.

Més per Mallorca saca 300.000 euros más para el «fomento de la lengua catalana»
OKDIARIO 22 Diciembre 2021

Un millón de euros para la posidonia, otro millón para la candidatura a la Unesco de Menorca Talayótica, el compromiso de abordar el traspaso de las competencias de Costas y…300.000 euros más para el «fomento del catalán». Son las promesas que le ha arrancado al Estado el senador por Més per Mallorca Vicenç Vidal a cambio de aprobar los presupuestos generales.

El senador de MÉS per Mallorca, Vicenç Vidal, ha pactado abordar el traspaso de las competencias de Costas a la Administración de Baleares con una reunión técnica entre la Conselleria de Medio Ambiente y el Estado dentro del primer trimestre de 2022. Así lo ha anunciado este martes Vidal, quien ha conseguido este acuerdo en el marco de las negociaciones de apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022.

El senador ecosoberanista también ha pactado un millón de euros para la protección de la posidonia en las Islas, 300.000 euros para el fomento de la lengua catalana como herramienta de cohesión social, y un millón de euros para el plan de gestión de la candidatura de Menorca Talayótica como Patrimonio Mundial de la Unesco. Vidal ha recalcado que los logros son mayoritariamente «transversales para las cuatro Islas» y que «abarcan un espectro amplio que incluye medio ambiente, cohesión social y cultura, patrimonio y lengua».

El acuerdo llega «después de que el año pasado MÉS per Mallorca votara en contra de los PGE en el Senado dado que el factor de insularidad no estaba incluido en los presupuestos», ha explicado Vidal, quien ha valorado que «este año la presión ejercida en las reivindicaciones de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera ha dado frutos».

Ha destacado especialmente que el acuerdo sobre las competencias de Costas es «una victoria soberanista en toda regla» y «un cumplimiento del Estatuto de Autonomía de Baleares reformado en 2007». «Para hacer frente a la emergencia climática es más necesario que nunca contar con el control soberano de los recursos y el propio territorio, como es el caso del litoral», ha expresado. Por otro lado, el senador autonómico ha reivindicado el apoyo «excepcionalmente potente» con un millón de euros para la protección de la posidonia en Baleares, «como parte de la estrategia de conservación de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático».

Sobre la inversión de apoyo al fomento del catalán, ha resaltado su importancia «en un momento especialmente delicado por la ola de odio a la cultura catalana que se vive». Este acuerdo se concretará en apoyo escolar, potenciación de la red asociativa, dinamización lingüística para jóvenes y recién llegados, edición de libros y música e impulso de videojuegos y youtubers en lengua catalana, entre otras cuestiones.

Finalmente, el plan de gestión de la candidatura Menorca Talayótica como Patrimonio Mundial de la Unesco «recibirá una inversión de un millón de euros centrados en la preservación, restauración, investigación y sostenibilidad de un tesoro patrimonial que marca el camino para un cambio de modelo económico y turístico para Menorca y el conjunto de las Islas», ha señalado.


Recortes de Prensa   Página Inicial