AGLI Recortes de Prensa   Martes 28  Diciembre  2021

Si los votantes del PP hubieran sabido…
EDITORIAL. https://gaceta.es/ 28 Diciembre 2021

Hagamos un ejercicio de política-ficción e imaginemos que hace dos años y medio, en la jornada de reflexión previa a las elecciones municipales de 2019, todos los votantes madrileños del Partido Popular hubieran sabido que su candidato, José Luis Martínez Almeida, iba a consolidar, incluso aumentar, el Madrid Central que la comunista del periodo magdaleniense Manuela Carmena había impuesto y con el que Almeida se había comprometido a terminar.

Imaginemos que hubieran sabido que el alcalde Almeida iba a utilizar una más que evidente ilegalidad como es forzar la creación de un grupo de cuatro tránsfugas del Partido Carmenista para aprobar presupuestos y ordenanzas ante la negativa de VOX (con el que tenía un acuerdo escrito) a permitir que el alcalde continuara faltando a su compromiso electoral y al pacto firmado con Javier Ortega Smith.

Imaginemos que esos votantes (395.343 descontando a Almeida) hubieran sabido que el regidor de la capital de España iba a aceptar sin remilgos la llamada de Pablo Casado para que se pluriempleara —como si Madrid no necesitara un alcalde a tiempo completo— como portavoz nacional del Partido Popular aprovechando la buena prensa conseguida en los primeros meses con su estilo castizo, simpático y atlético.

Imaginemos que sus votantes hubieran sabido entonces que Almeida iba a obedecer la voz de su amo genovés y que llegaría a ofrecerse para disputarle una futura presidencia del PP madrileño a Isabel Díaz Ayuso, que es, a pesar de Casado y de su portavoz, el mejor puntal (no perfecto, pero sí puntal), para el futuro del PP como alternativa al PSOE. Que más que alternativa, sin duda, tiene pinta de relevo.

Imaginemos con mucho esfuerzo que un votante del PP hubiera sabido que dos años y medio después de depositar su confianza en Almeida, el alcalde iba a retirar las subvenciones a la Fundación Madrina que trabaja a favor de la vida, iba a ampliar las ayudas a la más que untada comunidad LGTBI e iba a conceder honores póstumos a la escritora Almudena Grandes que, al margen de sus méritos literarios, demostró un afán revanchista que, sin duda, dañó la convivencia de los españoles.

No hace falta mucha imaginación para saber lo que hubiera pasado si lo hubieran sabido. El alcalde Almeida, que es un hombre con imaginación, lo sabe, igual que lo sabía cuando les mintió y cuando firmó un acuerdo con VOX que se obstinó, con la ayuda del partido moribundo de la ciudadanía, en incumplir. Mucha imaginación y simpatía, sin duda, pero poca o ninguna integridad. Una lástima.

Ahora que todos los votantes del PP de entonces ya saben lo que Almeida siempre supo, hará falta algo más que ser castizo, chulapón y del Atleti para volver a ser alcalde.

Papelón de Almeida
EDITORIAL. Libertad Digital 28 Diciembre 2021

Los presupuestos del Ayuntamiento de Madrid del año próximo serán aprobados definitivamente en los próximos días gracias al apoyo de los cuatro ediles escindidos de Más Madrid. Los concejales carmenitas, que pasaron al Grupo Mixto tras su salida del partido de Errejón, se han convertido en la clave para que el equipo de Gobierno municipal formado por PP y Ciudadanos apruebe las cuentas del ejercicio próximo y no se vea obligado a prorrogar el presupuesto de 2021.

Esta singular comunión de intereses entre el centro-derecha y la ultraizquierda carmenita sorprenderá notablemente, y no sin razón, a los votantes del PP madrileño, mucho más próximos al ideario de VOX que al radicalismo de la escisión de una escisión del movimiento podemita. Pero, en realidad, no cabe sorprenderse de este pacto de Almeida con los ex concejales de Más Madrid, puesto que se trata del segundo gran acuerdo de Gobierno alcanzado por los mismos protagonistas en lo que va de legislatura.

El primer entendimiento entre el equipo de Gobierno municipal y los cuatro rebeldes de Errejón tuvo lugar durante las negociaciones para sacar adelante Madrid Central, el gran proyecto de Manuela Carmena para regular el tráfico del centro de Madrid con grave perjuicio del comercio y de los usuarios más vulnerables. Almeida, que basó su campaña electoral en la promesa de acabar con Madrid Central, sacó adelante el proyecto de su antecesora con algunos cambios cosméticos para irritación de VOX, su socio natural, partidario de que el alcalde cumpliera su promesa. Desde entonces, las relaciones entre Almeida y Ortega Smith se han agriado hasta culminar ayer en la falta de entendimiento para sacar adelante los presupuestos del Ayuntamiento de Madrid del año próximo.

Es difícil no ver en estos desencuentros una suerte de representación de las estrategias que pretenden seguir a escala nacional ambos partidos. Por parte del PP, lo ocurrido ayer en Madrid sostendría la teoría de Casado de que VOX es irrelevante, puesto que su partido puede llegar a acuerdos puntuales con otras fuerzas políticas. Los de Abascal, por su parte, con su negativa a aprobar los presupuestos municipales dan un golpe en la mesa para demostrar que sus votos no van a ser gratuitos, en contra de lo que pretenden los estrategas de Génova.

La consecuencia de todo ello es que la situación política en el ayuntamiento de Madrid no puede ser más decepcionante para el votante de centro-derecha, que asiste a este espectáculo insólito entre unos partidos llamados a entenderse. Y mientras Almeida y Ortega Smith se lanzan los trastos a la cabeza, Sánchez asiste complacido desde su sillón de La Moncloa a estas continuas batallas entre los dos principales partidos de la oposición, de las que él es el principal beneficiario.

En lugar de ofrecer discursos grandilocuentes encomiando la capacidad de acuerdo con la ultraizquierda madrileña, Martínez Almeida haría mucho mejor en recomponer las relaciones con VOX, el partido sin cuyo apoyo hoy no estaría en la alcaldía de la capital de España. El alcalde de Madrid debería también tener presente que las elecciones municipales tendrán lugar en menos de 18 meses, un plazo demasiado corto para que los votantes olviden según qué traiciones.

¿Quién siembra el odio?
OKDIARIO 28 Diciembre 2021

Durante meses el mantra preferido de la izquierda ha consistido en acusar a la derecha de sembrar la semilla del odio. Aparecía un sobre amenazante manchado de sangre, la culpa era de Vox y el PP. Se denunciaba una agresión homófoba, la culpa era del PP y Vox, aunque luego se comprobara que la denuncia era falsa. El socialcomunismo se las agenciaba para ver siempre la sombra del fascismo. Pues bien, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha revelado que ha recibido amenazas de muerte por haber mostrado su apoyo a la alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias, María Mercedes Zarzajo, quien denunció la presunta corrupción del anterior equipo de Gobierno municipal. Por el momento se ha saldado con la detención de 17 ediles socialistas y de la ex alcaldesa de esta localidad.

No era un invento del PP, pero el hecho de que la actual alcaldesa pusiera el conocimiento de los hechos a disposición de la justicia le ha valido a Ayuso el tener que soportar una catarata de insultos y, lo que es mucho más grave, amenazas de muerte. Tanto Ayuso como la alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias han recibido mensajes advirtiéndolas de que iban «a acabar en una cuneta». Eso sí, el socialcomunismo no se ha solidarizado con ellas ni ha condenado los hechos. Se conoce que cuando quien recibe amenazas de muerte son políticos de derecha, la izquierda guarda un silencio cómplice. Imagínense ustedes que estarían diciendo a estas horas PSOE y Podemos si las amenazas de muerte las hubieran recibido dirigentes de estas formaciones. No es difícil hacerse una idea: estarían diciendo que el comportamiento del PP y Vox es propio de organizaciones mafiosas.

La detención de la ex alcaldesa socialista de San Martín de Valdeiglesias se produjo el pasado 15 de diciembre en el marco de las primeras pesquisas de la Guardia Civil en torno a un presunto delito de corrupción urbanística en el pantano de San Juan denunciado por el actual equipo de Gobierno de la localidad, del PP. Su repercusión mediática, en virtud de la gravedad de lo ocurrido, ha sido escasa, porque ya se sabe que la corrupción de la izquierda tiene bula. Y de las amenazas a Ayuso, nada o casi nada. Algún descerebrado, incluso, pensará que se las merece.

La España de Sánchez: el mayor hundimiento económico y el peor crecimiento
El presidente vende una recuperación falsa con dinero ajeno, pero la realidad es bien distinta y exige un volantazo económico que el Gobierno no quiere hacer.
Editorial ESdiario  28 Diciembre 2021

Con los Presupuestos Generales del Estado a punto de aprobación y la reforma laboral en el mismo camino, el semanario The Economist ha retratado la situación real de España y las consecuencias de la política económica del Gobierno.

El resumen es el mismo que ya llevan meses reseñando hasta 30 organismos nacionales e internacionales, sin ningún impacto en la decisiones de Pedro Sánchez, contumaz en sus errores y dispuesto a aumentar sus efectos: España es el país avanzado que más destruyó su PIB durante lo peor de la pandemia; el que más ha visto caer su renta per cápita y el que menos crecimiento registra.

Sánchez falsea los datos: España ya paga más impuestos que Japón o Suecia

Las cifras, frente a los discursos y el maquillaje mediático que disfruta la gestión del Gobierno, son incontestables y reflejan una situación cercana a la quiebra: el gasto, la deuda y el déficit están desbocados y, pese a las terribles subidas de impuestos y el aumento de la recaudación por mor de la inflación; las cuentas no cuadran.

España es el que más PIB perdió con la pandemia. Y el que menos crece de todos los países avanzados. Pero Sánchez mira para otro lado

Ni con los ingresos disparados por el impacto del sobreprecio de todo en las bases de cotización fiscales el panorama mejora. Tampoco con la inyección de fondos europeos, efímera por definición. Ni siquiera con el insoportable esfuerzo fiscal de los españoles, que aún crecerá en 2022 si prospera la confiscatoria reformar tributaria que ultima el Gobierno y puede presentar el próximo mes de febrero.

No le frena ni la realidad
En ese contexto, prolongar un modelo equivocado, que apuesta por el dopaje de la economía con dinero ajeno y los subsidios de supervivencia, es simplemente kamikaze. Lo han dicho la OCDE, el FMI, el Banco de España, Bruselas y todas las entidades solventes de análisis económico, unánimemente preocupadas por la deriva financiera del país.

Pero ninguna de ellas variará la hoja de ruta de Sánchez, que parece conformarse con llegar a las Elecciones de 2023 con una falsa recuperación simulada con recursos externos y más impuestos: que en lugar de apostar por grandes pactos de Estado y reformas reales se insista en el despilfarro, la confiscación fiscal y la sociedad subsidiada, es escandaloso. Y al parecer inevitable: porque nada parece capaz de frenar a este presidente cuando toma un camino. Ni siquiera la realidad, por dura que sea.

Represión y amenazas: objetivo educativo catalán
Jesús Salamanca. diariosigloxxi 28 Diciembre 2021

Las cosas se ponen feas en Cataluña, pero también para los propios catalanes. El complejo catalán se agudiza y, cada vez con más insistencia, el alumnado se rebela contra el profesorado y contra el sistema educativo catalán. La división irreconciliable de familias catalanas es un hecho y el sufrimiento de familias de policías y otros profesionales llegados a Tabarnia y Tractoria empieza a cambiar en algunas zonas.

Los padres han luchado y callado para que los hijos no revelaran la profesión de sus progenitores, pero la generación de ahora (sobre todo en los niveles de los últimos cursos de secundaria y de todo el bachillerato) ya planta cara al profesorado sectario, represor, degenerado y anclado en el seguidismo del catalán. La catalanofobia que practicaba la generación anterior empieza a ser pasado: los muchachos de entre 14 y 17 años empiezan a liberar sus sentimientos y no dudan en llamar «fascistas», «carcas» y «mostrencos» a los equipos directivos, inspectores y profesorado en general. Recogen lo que han sembrado. Algunos alumnos han llegado a revelar la profesión policial de los padres de profesoras sectariasy acomplejadas; hasta el punto de que su catalanismo falso las ha llevado a ser «confites» de la Inspección educativa.

Bien es cierto que algunas familias de profesores y de policías se han visto obligados a emigrar de Tabarnia y Tractoria ante las humillaciones sufridas por sus retoños, el desprecio a España, los esputos permanentes a la bandera nacional, la dejadez miserable de la Inspección educativa, la cobardía y vagancia nacional de la Alta Inspección y el conchabamiento del profesorado con odio inoculado, complejos acumulados, desprecio al alumnado y utilización de la docencia como sistema policial al más puro estilo de la SS.

No faltan familias de funcionarios que están abandonando Cataluña, más por el sufrimiento de sus hijos pequeños que por ellos. Conozco, por cercanía, profesorado que salió de tierras catalanas por amenazas de sus propios compañeros (algunos los delataron ante las autoridades educativas y ante traidores y represores Mozos de Escuadra, muchas veces brazo ejecutor de malvados profesores y cargos públicos) y porque se negaron a hablar catalán en la sala de profesores; acudieron a la Alta Inspección y fueron amenazados también bajo cuerda y, hasta en la Inspección educativa, los echaron del despacho porque no querían problemas añadidos.

Pero hay familias que resisten contra viento y marea, más preocupados por la situación de la escuela que por ellos mismos o sus retoños: la escuela «la han radicalizado». El profesorado está fracasando y los niveles son angustiosos:el profesorado se ocupa más de la política represiva que de la enseñanza, algunos son verdaderos cafres y, si no llevan revolver o ametralladora, es porque aún no se lo ha permitido la Generalidad o la consejería correspondiente. «Para ellos ha resultado un fracaso total. Ha hecho que sea todo lo contrario. A veces incluso lo tengo que frenar (se refiere al hijo) porque con laCovid19 sacaba la bandera de España en clase. Lo que está ocurriendo aquí ahora, jamás lo he vivido antes. La cosa se está poniendo muy fea». Las cañas empiezan a volverse lanzas.

Muchos las han pasado canutas: quien así me lo trasmite dice «muy putas». «He visto el odio que se respira en Cataluña contra todo lo español, como en los años de las bombas lapa en las provincias Vascongadas, pero sin tiro en la nuca y sí con fuerte represión». No han faltado campañas de acoso y derribo por parte de tutores y profesores concretos (más bien profesoras radicales e independentistas, cercanas a la CUP) hacia el alumnado por la profesión desempeñada por el progenitor o progenitora, en muchos casos policía nacional destinado en Cataluña. «Yo siempre le decía que no dijese nada de mi trabajo, pero este último año la profesora se enteró y le estuvo haciendo bullying. Le pedía que se pusiera de pie y, delante de toda la clase, le decía que su padre pegaba a la gente, que era la forma que tenía de expresarse; lo ridiculizó», relataba un agente policial en una entrevista con THE OBJECTIVE. Algo semejante manifestó un inspector de educación recientemente jubilado.

«La postura del caudillo Sánchez nos ha complicado la vida porque se ha echado por la parte de fuera y abandonado en Cataluña a los no independentistas, como ha abandonado (…), a las comunidades autónomas con la vacunación y a cuantos entorpezcan su pernocta en Moncloa. En la Policía y en la Guardia Civil, incluso entre muchos compañeros de los Mozos de Escuadra, lo vemos como un traidor consagrado y un enfermo que deberá pagar caras sus tropelías y numerosas negligencias con peligro de muerte», decía un agente destinado en Tarragona.

El tiempo pondrá a cada uno en su sitio: llegará el día que pondrá tanto al presidente como a las maestras represoras y chivatas del independentismo. La estupidez los lleva muy lejos; tan lejos que a Maciá piensan que lo fusilaron, cuando falleció un 25 de diciembre de 1933 de una apendicitis vieja y mal diagnosticada. ¿Se puede ser más degenerados? A eso se llama fomentar la desmemoria histórica, muy al estilo de Ada Colau o del senador Carlos Mulet García, apaleado dialécticamente por el alcalde de Camporredondo.

No es casualidad que muchos de los líderes independentistas sean charnegos. Ahí tienen a vulgares y cutres políticos como Gabi Rufián, nacido en Cataluña, hijo de la emigración charnega; los mismos que ahora hacen el trabajo sucio a los catalanes más radicales y degenerados. La represión es un hecho que, en algunos casos, ha llevado a la enfermedad y a la muerte por desquiciamiento.

La caída de Cataluña es tal que, hasta el propio Gerardo Piqué, jugador azulgrana y empresario destacado, anhela una Barcelona al estilo de Madrid: dinámica, inversora, solvente, progresista, innovadora y generadora de miles de empleos, tanto como en el resto de España. Mientras que de Cataluña huyen las empresas, muchas veces por consejo de sus países de procedencia, Madrid crece sin límite potenciando la innovación y el desarrollo, incluso planta cara a la represión del Gobierno central en nombre de toda España.

Tal es la decadencia de Barcelona que hasta la propia Escuela Judicial ha solicitado salir de esa ciudad cuanto antes, por temor a atentados o algaradas contra los jueces en formación.¿Garantizarán el PP, Vox o Cs esa necesaria y desesperada petición de salida? El PSOE en silencio, como calla ante todo lo que afecta a España, aunque haya que ponerse en cuclillas, pantalón hasta la rodilla y con mirada permanente a Cuenca.

¿Alguien puede demostrarme con datos lo contrario?

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La España Vaciada no tiene lengua
Federico Jiménez Losantos. Libertad Digital 28 Diciembre 2021

La discriminación del español es el arma de destrucción de España, y los que más la sufren son los de la España Vaciada.

En las muchas siglas y referencias provinciales, comarcales o locales que conforman ese Frankenstein Chico que es la llamada España Vaciada, creado para reforzar el Frankenstein Grande de Sánchez, los comunistas de género, la ETA y los golpistas catalanes, falta algo: no tiene lengua. Se dirá que Teruel Existe, Soria ya, Cuenca ahora, Jaén sí, Milana Bonita y demás proyectos de escaño comparten una lengua común que es el español. Pues no. No hay reivindicaciones lingüísticas entre tantísimo partido, partida o partide. Se ve que la defensa de lenguas de cultura marginadas, como la fabla o el bable, tiene ya abogados en los grandes partidos de izquierdas o desertores de derechas, como Foro Asturias. Pero la mayor desposesión de los millones de ciudadanos que migraron a otras partes de España, que es la de su lengua para escolarizarse o cualquier uso público, no es ni siquiera nombrada como lazo común. ¿Y por qué? Porque esa reivindicación los uniría a Vox e impediría la alianza básica del PSOE con los separatistas.

Campo Vidal y el "lobby" cantonal
Según un excelente informe de Voz Pópuli, Manuel Campo Vidal es el organizador de este tinglado a través de su "Next Generation Bussiness School", en inglés, que es la lengua franca de la España Vaciada. En ella ha creado una cátedra de despoblación y, sobre todo, una red de periodistas rurales que replican todas las informaciones que hablan sobre este asunto, dándole una dimensión mayor que la que tiene, pero que funciona bien.

Cuando Manuel Campo Vidal, se llamaba Manuel J. Campo publicó "Simplemente María y su repercusión en las clases trabajadoras" (Editorial Avance) versión cientificista del "Cómo leer al Pato Donald", del chileno Ariel Dorfman, comunista a quien conocí en Canarias, camino de Alemania Oriental y negándose a firmar la carta para la liberación de Heberto Padilla. Campo nunca se preocupó por el vaciamiento lingüístico de los 400.000 aragoneses afincados en Cataluña. Al revés, siempre defendió la inmersión, es decir, la privación de derechos civiles de sus paisanos. En "Andalán", la revista de Eloy Fernández Clemente y Labordeta, cuando yo saqué "Lo que queda de España", le hicieron una entrevista en que aparecía como modelo de joven progresista perfectamente integrado en Cataluña. Y decía que, de vez en cuando, volvía a su pueblo (Camporrells, reclamado por los Països Catalans) para, creo recordar exactamente, "practicar el aragonesismo".

Se me quedó grabado el grotesco aragonesismo, burda parodia del catalanismo que la Izquierda practicaba a tiempo completo, llamando lerrouxistas o directamente franquistas a los que reivindicábamos el derecho a estudiar en español. Cataluña fue el laboratorio de anulación de derechos civiles de los españoles, y los cobayas han sido los hijos de inmigrantes que debían vaciarse de su fardo lingüístico para llenarse de catalán, la única lengua legítima. No se encontrará una palabra de Campo criticando ese vaciado cultural. Su impostado academicismo, como el de su Academia de Televisión, vio en el club de los aspirantes a Revilla un nicho de negocio. Y lo explota con indudable éxito. Pero lo que sigue practicando es un activismo superficialmente ruralista y profundamente antiespañol.

El revillismo, ruralismo para progres
En realidad, el revillismo es la negación del agravio que hoy siente el español de fondo, aislado en su provincia, en su pueblo sin banda ancha o sin posibilidad de prosperar, aunque en la tele se presente con chascarrillos pueblerinos y humor entre baturro y flamenco, para disfrute del espectador de ciudad, contento de no ser ya un revilla o al que le hace gracia el abuelo. Al exhibir de forma humorística su atraso, su zafiedad y sus palabrotas, lo que acepta es la justicia de su marginación, lo irremediable de su atraso. Y cuando se presenta como indignado, recibe una comprensión de limosna, la caridad de una propina generosa, pero sin precio justo ni oportunidad real.

Quejarse de que en el interior de España vive menos gente que en la costa es absurdo. Lamentar que la gente prefiera vivir en las capitales con buenos servicios en vez de disfrutar del simpático villorrio sin médico es un insulto a la inteligencia y una ofensa a la libertad civil de los españoles, que deberían poder establecerse donde les pareciera sin dar explicaciones. Por desgracia, eso ya no es así. De esa España Vaciada, que ha contribuido lealmente y en la medida de sus posibilidades a la prosperidad nacional, ya no se puede ir a cualquier parte de España, a vivir y a abrir un negocio, sin pasar toda clase de fielatos, lingüísticos y administrativos.

Los progres que defienden los derechos de los africanos a instalarse en nuestro país, incluso ilegalmente, olvidan a los españoles que querían vivir en regiones bilingües conservando su lengua para escolarizar a sus hijos. La discriminación del español es el arma de destrucción de España, y los que más la sufren son los de la España Vaciada. ¿Por qué no defienden los derechos de sus paisanos estos adalides de la repoblación del campo abandonado, tan preocupados por los trenes? Todos los partidos de la E.V. pide mejores comunicaciones. ¿Y no anima a dejar el pueblo por la ciudad?
El culto al campo, cosa de la Corte

No se puede presumir de vivir mejor y quejarse de no poder vivir. Sin embargo, se trata de una queja viejísima. En 1539, Antonio de Guevara publicó en Valladolid su Menosprecio de corte y alabanza de aldea, donde un cortesano lamenta haber pasado su vida pretendiendo cargos en vano. Si no hubiera sido en vano, tal vez no lo lamentaría tanto ni vería tan sensato volverse a los límites de la aldea. Fray Luis de León lo expresó mejor en su Oda a la vida Retirada, melancólica negación de su propia vida, luminosa como pocas y desafortunada como tantas. Recordemos algunas estrofas:

¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruïdo,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;
……
No cura si la fama
canta con voz su nombre pregonera,
ni cura si encarama
la lengua lisonjera
lo que condena la verdad sincera.
……
¡Oh monte, oh fuente, oh río,!
¡Oh secreto seguro, deleitoso!
Roto casi el navío,
a vuestro almo reposo
huyo de aqueste mar tempestuoso.
….
Despiértenme las aves
con su cantar sabroso no aprendido;
no los cuidados graves
de que es siempre seguido
el que al ajeno arbitrio está atenido.

Vivir quiero conmigo,
gozar quiero del bien que debo al cielo,
a solas, sin testigo,
libre de amor, de celo,
de odio, de esperanzas, de recelo.
…..
A mí una pobrecilla
mesa de amable paz bien abastada
me basta, y la vajilla,
de fino oro labrada
sea de quien la mar no teme airada.

Y mientras miserable-
mente se están los otros abrazando
con sed insacïable
del peligroso mando,
tendido yo a la sombra esté cantando. (…)

Por supuesto, los horacianos versos fueron escritos en la mala época de Fray Luis, uno de nuestros intelectuales más ambiciosos, que acabó en la cárcel por las intrigas de otras órdenes frailunas. Al más importante de todos, Juan de Mariana, lo encarceló el valido de Felipe III por criticar la inflación en su admirable, certerísimo tratado Sobre la moneda de vellón. Pero ni uno ni otro se retiraron al hortus amoenus. Uno volvió a sus clases y otro, ya anciano, a escribir lo que las fuerzas y la orden le permitieron. Ninguno quiso ser pastor ni dedicarse a tocar el laúd. Era sólo literatura.
Revilla y Guitarte, ni Cincinato ni Washington

Retirarse a la esfera privada huyendo del tráfago de la vida pública es una tradición de honradez y austeridad cívica, nada que ver con los revillas y guitartes, que son cortesanos advenedizos, cazasueldos y trincapempleos. El ejemplo romano es Cincinato, al que la República encargó acabar con el desorden público, mediante leyes que lo convertieron en dictador dos años. Lo hizo muy bien, y al cumplirse exactamente el tiempo que le habían dado para remediar los males de la república, se volvió a su campo y a su arado. Ese modelo de civilidad hizo que varias ciudades se llamasen Cincinatti y dio nombre a los Cincinatos, conspiradores liberales. George Washington, al terminar su segundo mandato, se volvió en carreta a su granja, despedido por miles de compatriotas que agitaban pañuelos a lo largo del camino. Mary Higgins Clark lo cuenta en su emocionante Viaje en Invierno. Y el ejemplo del primer presidente fue seguido hasta que Roosevelt rompió la tradición no escrita de limitar el poder a dos mandatos. Tras esa prueba de ambición desmedida, se volvió al cincinatismo, pero por ley, no por virtud.

Los guitartes de la España Vaciada no tienen granjas sino granjerías. No buscan mejorar desde su serrería el sector maderero, ni desde sus bares el sector turístico. Son políticos de aluvión, rebotados de partido, que han encontrado en el agravio y el rencor una ideología que produce sueldos. Pero el efecto en el sistema representativo español es demoledor. Ya no representan a la nación, sino a la región, a la provincia, a lo local, que tiene su propio ámbito de representación. Son alcaldes con ínfulas de ministros. Imitan al patán cántabro o al caradura valenciano de Cutanda, pero usan la misma técnica de los que quieren trocear España. Yo creeré en la honradez de los vaciados que apoyen Hablamos español. Si no, es que son lacayos de Sánchez, de los comunistas de Caracas, de la ETA y del separatismo catalán. Con el agravante de valerse de los desvalidos, los muy rufianes.

El español, a la altura del urdu
Pablo Planas. Libertad Digital 28 Diciembre 2021

A los prebostes de la Generalidad catalana les importa un comino la educación y la enseñanza de los niños que tienen la desgracia de acogerse al sistema público. Ni al consejero de Enseñanza, Josep Gonzàlez-Cambray, ni al presidente autonómico, Pere Aragonès i Garcia, ambos de la cofradía de marranear los apellidos para rebajarles la carga hispana, les interesan una higa las capacidades y habilidades que alcancen los alumnos sometidos a la inmersión lingüística en las escuelas pública. Les da igual porque el objetivo del sistema educativo que patrocinan no es el de formar personas con conocimientos, modales y valores sino el de engendrar separatistas que odien España y estén convencidos de que Cataluña es una nación.

Así lo acaba de admitir Aragonès en el discurso navideño. Según este joven, apodado el "nen barbut", la escuela "es el núcleo de la nación catalana". No hay lugar para medias tintas, ni para un segundo o tercer idioma. Ni mucho menos para las ciencias y las letras. De lo que se trata es de que los críos acaben hablando catalán y solo catalán en un "nación" donde el español tenga la misma relevancia que el urdu, el tagalo o el idioma bereber. Tal es el cuajo de los dirigentes separatistas que ya ni siquiera esconden su propósito y avisan a los padres de que si quieren que sus hijos tengan oportunidades sociales y laborales, el castellano no les servirá de nada en Cataluña. Y eso mientras envían a sus vástagos a colegios privados o concertados donde sí se dan clases en español.

Aragonès miente como un bellaco al afirmar que la inmersión lingüística es fruto de las "madres y padres que querían que sus hijos e hijas aprendieran catalán porque eran plenamente conscientes de que así contribuían a la cohesión social del país y ofrecían un futuro de oportunidades para sus hijos e hijas", tal es la frase que ha soltado en el referido discurso navideño. La inmersión no tiene ese origen, no era el objetivo de las familias llegadas a Cataluña de otras partes de España y tratadas como turcos en Alemania. Es cierto, en cambio, que saber catalán podía ayudar a los hijos de la inmigración a disimular sus orígenes y mejorar sus expectativas laborales. Así de crudas eran y son las cosas en esta parte de España.

La desaforada reacción ante las sentencias que insisten en incluir un parco 25% de español en los planes de estudio es indiciaria de los verdaderos propósitos adoctrinadores en eso que llaman la "escola catalana", una de las estructuras de Estado, junto a los medios de comunicación públicos y los Mossos d'Esquadra, con las que el separatismo pretende alcanzar la independencia de Cataluña. De ahí que se diga sin disimulo alguno que la escuela es la nación, proclama de naturaleza puramente fascista que descalifica a quien la profiere.

Pero los políticos separatistas no están solos en el empeño de eliminar todo rastro de España, sea lengua, historia o cultura, en los colegios. Cuentan con la complicidad de unos directores de centros y profesores capaces de comparar el español con las lenguas del Magreb o de mandar a cagar a la Asamblea por una Escuela Bilingüe en respuesta a la carta en la que se avisa de las sentencias sobre el español en los programas lectivos. Y no son casos aislados. Un Gobierno de España que se respetara a sí mismo no dudaría en aplicar el artículo 155 de la Constitución en la competencia de la enseñanza para apartar las zarpas de esa gentuza del futuro de los niños de Cataluña.

La indecencia es la de Sánchez
Cayetano González. Libertad Digital 28 Diciembre 2021

¿Qué tal el nivel de indecencia de tu partido, Patxi? ¿Te parece mayor o menor que la del PP?

Decía hace unos días el socialista Patxi López, en una entrevista en El Correo de Bilbao, que su partido había pactado con Bildu, "porque la oposición del PP es indecente". Y se quedó tan ancho, igual que se quedó cuando, siendo secretario general del PSE, no dejó acceder a Mariano Rajoy y a María San Gil a la capilla ardiente del militante socialista Isaías Carrasco, asesinado por ETA en Mondragón el 7 de marzo de 2008.

López ya sabía para entonces lo que era la indecencia en política porque él se había ejercitado en ella. El 6 de julio de 2006 se reunió en el Hotel Amara de San Sebastián con los dirigentes de Batasuna Arnaldo Otegui y Rufino Etxeberría, en pleno proceso de negociación política de su jefe, Zapatero, con la banda terrorista ETA. Batasuna estaba en ese momento ilegalizada, pero eso no fue óbice para que López, acompañado por Rodolfo Ares, mantuviera esa reunión.

De esa forma se cumplió lo que poco más de un año antes (el 12 de mayo de 2005) había predicho, en una carta que le había enviado a López, la madre de Joseba Pagazaurtundua, militante socialista asesinado por ETA en Andoain el 8 de febrero de 2003. "Patxi -decía Pilar Ruiz Albizu en su misiva- ya no me quedan dudas que cerrarás más veces los ojos y dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son. A tus pasos los llamarán valientes. ¡Qué solos se han quedado nuestros muertos!, Patxi. ¡Que solos estamos los que no hemos cerrado los ojos!".

Pero la indecencia política de López, la de antes y la de ahora – al comparar el comportamiento del brazo político de ETA con el del PP- es superada con creces por su actual jefe y rival en las primarias del PSOE, Pedro Sánchez. El actual Presidente del Gobierno no sólo ha pactado con Bildu en Navarra o en el Congreso de los Diputados, sino que pone todos los medios para "blanquear" a los herederos políticos de ETA para que sean percibidos como un partido normal, un partido más del arco parlamentario.

Un partido -porque, aunque Bildu sea formalmente una sopa de siglas, quien de verdad manda y corta el bacalao en esa coalición es Sortu- que acaba de anunciar que incorporará próximamente a su dirección al último jefe de ETA, David Plá. Con este partido que va a tener en su núcleo dirigente al último jefe de la banda terrorista es con quien pacta Pedro Sánchez. ¿Qué tal el nivel de indecencia de tu partido, Patxi? ¿Te parece mayor o menor que la del PP?

Los planes de Sánchez con Bildu van más allá. Ya muy pocos dudan que si tras las próximas elecciones vascas, la suma de Bildu-PSE y Podemos diera para gobernar en Ajuria-Enea, el actual inquilino de la Moncloa, en su estrategia frente-populista no dudaría en ordenar que el PSE votara la investidura de Arnaldo Otegui como lehendakari.

El PNV es consciente de todo esto, y por eso ha realizado en los últimos meses alguna maniobra de acercamiento al PP, tanto en el País Vasco como en Madrid. Son conscientes que, llegados a ese punto, su única tabla de salvación sería contar con el apoyo de los escaños que pudieran conseguir en el Parlamento Vasco los populares. En la actualidad son seis, y las encuestas pronostican un resultado muy similar.

Así es el PNV: apoya la moción de censura a Rajoy presentada por Sánchez y dos años después empieza a ver que este en el fondo, lo que desea es desalojarles del poder en el País Vasco. El PNV siempre han jugado a todas las bandas y no les ha ido mal, pero lo que empiezan a atisbar en el horizonte tras los "arrumakos" de Sánchez con Bildu son palabras mayores para sus intereses: ser desalojados del poder y reemplazados por sus hijos descarriados que un día se fueron de la casa del padre a la que nunca han querido volver porque detestan al padre.

Colmillos en la lengua
Miquel Escudero CG  28 Diciembre 2021

Los mamíferos tenemos unos dientes fuertes e incisivos que se llaman colmillos, es cosa bien sabida. Con este término, que en latín significaba columnitas, se hacen frases como las que dicen de alguien que es de colmillo retorcido (aviso de un resabiado del que nada amable puedes esperar) o que enseña los colmillos o los dientes (en este caso, más circunstancial, es el anuncio de alguien dispuesto a hacerse respetar o hacerse temer y, en ningún caso, a dejarse intimidar).

El órgano muscular que es la lengua carece de colmillos, pero algunos los retuercen a propósito de ella, y así nos hacemos pupa. El nacionalismo determinó hace años que le molestaba el bilingüismo, de modo que lo entorpece y boicotea todo lo que puede; con el beneplácito de distintos Gobiernos centrales, pero no solo de ellos. Si bien durante la República el callejero de Barcelona era bilingüe, el PSC y Narcís Serra, primer alcalde democrático de Barcelona, decidieron que lo fuera solo en catalán. Por cierto, ¿se ha de omitir que aquel ayuntamiento le dedicó una calle a un xenófobo etnicista como Sabino Arana​ y nadie la ha retirado?

Cabe decir que este hacer solo en catalán se ha ido efectuando años y años con escasa réplica. Sin embargo, los partidarios del derecho a dividir se niegan en redondo a la idea de un referéndum sobre la inmersión lingüística. Se abstienen de hacer cualquier referencia a ello, saben que lo perderían.

Los padres de Canet han escrito en carta pública: “Hay que dejar de tragar y tragar y tenemos que ser capaces de ser valientes para decir lo que uno piensa, levantarse para hacerlo y reclamar democráticamente nuestros derechos”, entre ellos el de una escolarización bilingüe.

La justicia ha resuelto asegurar de forma irrevocable la obligación de que una cuarta parte​ de los contenidos de la enseñanza sea en castellano o español, la lengua común. De forma impostada, como es habitual, esta decisión es presentada por los nacionalistas como un ataque en toda regla a Cataluña. ¿Se puede hablar o razonar de forma limpia cuando una parte no quiere? Como escribió Joan Fuster, “només ens pot refutar aquell qui pensa com nosaltres”.

¿Tiene sentido glosar las ventajas de manejar varias lenguas con soltura y simpatía, o señalar la hipocresía de que la élite nacionalista lleve a sus hijos no a la monolingüe escuela pública, sino a la privada y con enseñanza en inglés, alemán o francés? Inútil también es subrayar el plus de dificultades que para aprender tienen los muchachos que no tienen el catalán como idioma materno; siquiera sea en la consiguiente pérdida de espontaneidad y confianza.

Joseba Arregi advirtió que no se piensa en el otro ni tampoco desde el otro. De este modo, no puede haber convivencia, sino alergia a integrar ánimos en la igualdad. En una suerte de acoso, se enseña a perder la esperanza de recibir respeto y cariño, para contentarse, en todo caso, con recibir una posible tolerancia. Hace poco, el psiquiatra Boris Cyrulnik comentaba que, sometiendo a un organismo sano a una presión ambiental agresiva, se le puede enseñar a dejar de defenderse. Poco o nada se habla de esto.

Ciertamente, los políticos de todas las tendencias lo lían todo. Como un falso pontífice, el presidente del Gobierno dice que no hay que politizar con la lengua (cuando así lo dejó establecido hace mucho el nacionalismo). Y el jefe de la oposición expone un irresponsable e infame melodrama marcado por la impostura; ni hecho de encargo. En consecuencia, todo se desfigura y se fortalece la confusión. Leo a los nacionalistas más mesurados opinar sobre la que denominan visible agonía de la lengua catalana; o alertar de que se otea la disolución de la cultura catalana. A continuación, declaran que esto hace felices a “los que siempre han deseado la asimilación catalana” y trabajado por “la disgregación étnica en Cataluña”. Lo cierto es que ha sido el nacionalismo hegemónico quien ha levantado una frontera de identidades rígidas. Y, no aceptando la Cataluña plural, excluyen de la catalanidad a quienes no comparten el dogma nacionalista.

Ana Losada, presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe, ha escrito en El libro negro del nacionalismo, publicado recientemente: “La grieta que se ha abierto ha hecho que actualmente la Generalitat y la asociación Plataforma per la Llengua se planteen la posibilidad de ‘aceptar’ el 25 por ciento de horas en español en todos los centros e impedir así lo que ellos consideran un mal mayor: un bilingüismo real en la escuela catalana”.

El asunto no es defender el español, como algunos pazguatos repiten, sino retirar los colmillos que atenazan las lenguas y muerden a los ciudadanos.

¿ Bilingüismo ? No, gracias
Nota del Editor 28 Diciembre 2021

Resulta imposible conocer todos las facetas de una lengua, así que eso del bilinüísmo no deja de ser un imposible.
Quienes quieran seguir perdiendo el tiempo en ello, adelante, les puede resultar más barato que jugar al bingo, pero es inadmisible que pretendan imponerlo a los demás.

Falta tiempo para aprender bien el español y mucha gente mirándose el ombligo.


Recortes de Prensa   Página Inicial