AGLI Recortes de Prensa   Viernes 31  Diciembre  2021

Los gobiernos aman la inflación
Daniel Lacalle. Libertad Digital 31 Diciembre 2021

Este artículo ha sido escrito en inglés por Daniel Lacalle y traducido por el Instituto Mises
https://mises.org/wire/governments-love-inflation-and-they-wont-do-anything-stop-it

Ningún gobierno que pretenda ampliar masivamente su tamaño en la economía y monetizar un déficit disparado va a actuar contra el aumento de los precios, a pesar de afirmar lo contrario.

Una de las cosas que sorprende a los ciudadanos de Argentina o Turquía es que sus gobiernos populistas siempre hablan de las clases medias y de ayudar a los pobres, y sin embargo la inflación sigue disparada, haciendo a todos más pobres.

La inflación es la erosión gradual del poder adquisitivo de la moneda. Los gobiernos siempre utilizarán diferentes excusas para justificar la inflación: el aumento de la demanda, las "interrupciones de la cadena de suministro" o la avaricia de las empresas. Sin embargo, la mayoría de las veces se trata de excusas. La inflación es siempre un fenómeno monetario. Los precios se disparan porque la oferta de dinero aumenta masivamente por encima de la producción real y de la demanda real de dinero.

¿Cómo puede haber "cuellos de botella en el transporte marítimo" que impulsen un aumento del 100% en los fletes cuando la industria del transporte marítimo se vio agobiada por un exceso de capacidad masiva en 2019? ¿Cómo puede alguien decir que el gas natural y el petróleo se han disparado debido a las interrupciones de la cadena de suministro cuando la oferta ha seguido perfectamente a la demanda? La realidad es que algunos de esos factores pueden explicar una pequeña proporción de la subida de precios, pero el Global Food Index y el Bloomberg Commodity Index no están en máximos de varios años debido a estos problemas.

Lo que ocurrió en 2020 fue que la creación masiva de dinero en medio de un bloqueo económico creó una inflación monetaria en bienes y servicios no replicables y relativamente escasos. ¿Por qué no ocurrió esto antes?

Pues bien, así fue. Antes, vimos un aumento masivo de los precios de los activos. La inflación se crea allí donde va el exceso de dinero, ya sea en las acciones disparadas y en los altos rendimientos de los mercados de bonos o en las valoraciones históricas de la vivienda y del capital privado. Más dinero persiguiendo el mismo número de bienes. Además, también hubo una inflación masiva en los bienes y servicios esenciales. Los precios de la vivienda, la sanidad y la educación aumentaron significativamente por encima del Índice de Precios al Consumo (IPC) oficial.

¿Por qué ha estallado ahora de forma tan agresiva? En primer lugar, la impresión masiva de dinero en medio de un bloqueo mantuvo elevadas las valoraciones de los activos, pero también empezó a generar flujos de fondos hacia los escasos sectores denominados de valor. ¿Y qué son los «sectores de valor»? Los que sufrieron un exceso de capacidad y un debilitamiento del crecimiento de la demanda en la última década. Así, más dinero fluyó hacia el petróleo, el gas natural, incluso el carbón o el aluminio, donde la industria estaba plagada de exceso de capacidad en la década del dinero barato.

La inflación no se produce al día siguiente de imprimir dinero. Es un proceso lento de erosión gradual del poder adquisitivo de la moneda que comenzó hace años y culminó con la insensata decisión de aplicar políticas monstruosas del lado de la demanda (enorme gasto público e impresión de dinero) en medio de un cierre.

Pero, ¿por qué los gobiernos lo ignoran? ¿Por qué no actúan? Seguramente les interesa mantener los precios bajos y a los consumidores—electores—contentos. La respuesta es sencilla: porque los gobiernos son los mayores beneficiarios de la inflación. Recaudan más ingresos por impuestos indirectos y su creciente deuda se ve lentamente erosionada por la inflación.

Además, los gobiernos nunca actúan contra la inflación, porque se benefician de ella y, lo que es más importante, pueden culpar a todo el mundo menos a sus políticas. Incluso en Argentina, donde la inflación es superior al 50 por ciento y diez veces mayor que en los países vecinos, los ciudadanos se convencen poco a poco de que debe haber otras causas que la impresión de dinero. Incluso cuando se les presenta la evidencia de un banco central que ha aumentado la oferta monetaria más del 120 por ciento en dos años con una demanda decreciente, la prensa y los políticos culpan de la inflación a los efectos "multicausales". Un chiste.

Por ejemplo, los recientes comentarios de la administración de EEUU sobre la subida de los precios en Estados Unidos.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, dijo que la inflación era un "problema de alto nivel"» y, al ser confrontada, Jen Psaki, secretaria de prensa, respondió que la causa de la inflación era que la gente compraba más cosas que antes. Sin embargo, en el último dato, el gasto real de los consumidores ha bajado al 1% anualizado en Estados Unidos, según Capital Economics.

El director del Consejo Económico Nacional, Brian Deese, dijo que si se deduce la subida de la carne de vacuno, de cerdo y de aves de corral, el aumento de los precios es normal. «Si se quitan esas tres categorías, en realidad hemos visto aumentos de precios que están más en línea con las normas históricas». Entonces, si se deduce el aumento de precios de las cosas que se comen todos los días y se elimina el precio de las cosas que se compran, no hay inflación, ¿verdad?

Todos utilizan las excusas habituales. Culpar a las empresas por el aumento de los precios (malvados criadores de cerdo y pollo, malvados transportistas y gestores portuarios), culpar a los consumidores (compran demasiado y demasiado rápido), y sonreír diciendo que realmente se preocupan y que están trabajando en ello... Imprimiendo y gastando más.

La retórica sobre la inflación "transitoria" se mantiene, tanto en los gobiernos, que no están dispuestos a reducir el gasto masivo, como en los bancos centrales, que están atrapados entre la espada y la pared, ya que tienen que monetizar los déficits crecientes de los gobiernos altamente endeudados y, al mismo tiempo, defender su estrategia de «estabilidad de precios». Entre ambas cosas, ¿adivinen por qué han decidido optar? Sí, seguir imprimiendo y decir que algún día pasará.

El problema del argumento de la "inflación transitoria" es que es una falacia cuando se mira la inflación acumulada. Si la subida del Índice de Precios al Consumo es del 5 por ciento en 2021 y, digamos, del 3 por ciento en 2022, dirán que la inflación ha bajado, pero usted y yo habremos visto erosionados nuestros salarios y ahorros reales en más de un 8,1 por ciento. Peor aún, si la inflación sube por encima del 6 por ciento en 2021 y se sitúa por debajo del 2 por ciento en 2022, usted y yo habremos perdido también más del 8,1 por ciento de poder adquisitivo, pero los bancos centrales dirán que tienen que imprimir más para "combatir los riesgos de deflación".

Los gobiernos intervencionistas no están dispuestos a recortar el gasto ni a reducir el déficit de forma sustancial, así que utilizarán el impuesto inflacionista sabiendo que pueden utilizar las excusas habituales: 1) decir que no hay inflación si se eliminan los precios que suben, 2) decir que es transitoria, 3) culpar a las empresas, 4) culpar a los consumidores, 5) presentarse como la solución con «controles de precios».

La inflación es un impuesto sin legislación, como decía Milton Friedman. No existe la inflación "multicausal". Es mucho más dinero destinado al mismo número de bienes. Y el impuesto sobre la inflación está aumentando el tamaño del gobierno en la economía en ambos sentidos: a través del gasto deficitario masivo y erosionando el poder adquisitivo y los ahorros del sector privado a través de la degradación de la moneda.

La mentira más luminosa de un embustero patológico
OKDIARIO 31 Diciembre 2021

Pedro Sánchez se comprometió ante todos los españoles a que a finales de 2021 pagarían por la luz lo mismo que en 2018 -año, con el precio más caro, por cierto-. Pues bien, ya puede el presidente del Gobierno coger los datos como mejor le convenga que, en cualquier caso, descontada la inflación (última trampa que se ha sacado de la manga el trilero de La Moncloa) o dando por descontado que es un mentiroso patológico, las cuentas demuestran que el precio de la luz en 2021 es sustancialmente más alto que en 2018. Se ponga como se ponga Pedro Sánchez, coloque del derecho o del revés los gráficos, se invente diferencias entre el mercado regulado y el libre o pretenda despistarnos con comparaciones sesgadas, ha mentido como un bellaco. Y lo peor, ya no es eso, sino que tenga el cuajo de decir públicamente que ha cumplido su promesa. OKDIARIO muestra hoy con detalle los precios actuales y los de entonces para que el lector saque sus propias conclusiones, si es que algún lector tenía dudas del tamaño de la patraña presidencial. ¿Qué se puede esperar de un personaje que cuando se le pilla ante una mentira descomunal como esta es capaz de negar la evidencia y sostener sin inmutarse que la luz es hoy igual de cara que en 2018?

Sánchez ha hecho de la falsedad y la mentira los ejes de su Gobierno, porque es un embustero patológico que, además, subestima la inteligencia de los españoles al pensar que se les puede engañar impunemente. Ni los más recalcitrantes seguidores del presidente pueden defender los argumentos de este tahúr a la hora de justificar que el precio de la luz no es más caro que hace tres años. Hoy es la electricidad; ayer fueron los indultos o la reforma del mercado laboral. Es difícil, por no decir imposible, encontrar una verdad, una sola, en un personaje que ha hecho de la mentira su forma de vida política.

El legado de unos españoles más pobres
Editorial La Razón 31 Diciembre 2021

El presidente despidió el año político con una arenga-alegato en el que no escatimó un elogio a su obra y sus presuntos logros que, de acuerdo a su discurso, han convertido a España en un ejemplo en Europa. Se reclamó como el artífice de reformas estructurales que perdurarán años y el garante de la estabilidad y la prosperidad del Reino. En su realidad, Pedro Sánchez no nos privó de un minuto de autobombo y desplegó ante la opinión pública magníficos datos sobre el grado de cumplimiento de sus compromisos de investidura, casi la mitad conseguidos y más de un 90 por ciento en marcha. La ejecución de sus promesas alcanzó, según él, topes casi milagrosos a estas alturas de la legislatura. Llegó a sostener que la pandemia «no ha sido un freno, sino un acelerador para impulsar las reformas y avances sociales que necesita España».

Más allá de la desafortunadísima referencia al contagio, en la que relativizó con frivolidad el carácter de tragedia del covid con decenas de miles de muertos, la narración del presidente se ha mantenido firme y constante en el principio que se recordó en las páginas de este periódico el jueves: «¿Por qué debería uno decir la verdad si puede serle beneficioso decir una mentira?». Sánchez ha ponderado sus hitos políticos al mismo tiempo que fuera de La Moncloa el panorama se ha estancado encapotado de negros nubarrones sin que nada lo haya desanimado o hecho posar los pies en el suelo.

Horas antes de su autopanegírico, se confirmó que España era la peor economía avanzada del mundo desde el inicio de la pandemia con mucha diferencia respecto a la segunda peor. El FMI pronosticó que nuestro país sería la gran fábrica de parados de Europa en 2022. Hace unos días, el Banco de España desmontó las manoseadas estimaciones económicas del Gobierno para los próximos ejercicios. Ayer conocimos que el ciclo incontrolado de la inflación se ha agudizado en la recta final de 2021 con el IPC en el 6,7% en el último mes, el peor dato en tres décadas.

El panorama es terrible y alarmante para cualquier gobierno responsable, con las familias en el ojo de una tormenta perfecta, asfixiadas por el disparado coste de la vida y con un horizonte complicado por los futuros de los precios de la energía que presagian que no escampará y que el recibo de la luz nos castigará hasta 2023.

El Gobierno ha intentado convencer a los españoles de que la subida de los precios es temporal, que es consecuencia de algo bueno, el «tirón» de la recuperación, y que se corregirá en 2022. La credibilidad es la misma que cuando Sánchez prometió que la factura eléctrica sería la de 2018. El boom de la recaudación impositiva invita a pensar que, para este gabinete manirroto, la alta inflación no es incómoda por más que el impuesto de los pobres destruya renta disponible y los salarios reales de las familias mientras Moncloa retuerce el brazo de su fiscalidad.

Aunque la verdad no es un principio moral de esta izquierda, la fábula de Sánchez patina. Si sus prodigios son como los relata, cómo es posible que las encuestas sean cada vez peores para sus intereses. Los españoles son más pobres. Ese es su legado.

Inflación: el impuesto de los pobres
EDITORIAL. Libertad Digital 31 Diciembre 2021

No habían pasado ni 24 horas desde que Pedro Sánchez se presentase ante los medios presumiendo de los logros políticos y económicos del Gobierno que preside –para lo que, por cierto, necesitó silenciar cualquier asomo de posible crítica– cuando un único pero demoledor dato desmontó toda la propaganda tan impúdicamente exhibida en lo que más que una comparecencia fue un mitin de campaña: la inflación, ese mal económico al que algunos llaman con acierto el impuesto de los pobres, se está disparando en España.

Por supuesto, a partir de ahora Sánchez y los suyos emprenderán una nueva campaña propagandística para tratar de convencernos de que no es un problema propio de España sino global y de que ellos, por tanto, no tienen ninguna culpa. Como suele pasar con las medias verdades, esta es una mentira grosera: es cierto que la inflación es un asunto global –aunque en pocas economías avanzadas va a ser tan elevada como en España– pero lo es sobre todo por la disparatada política de encarecer la energía en la que el PSOE no sólo ha creído fervorosamente desde hace años, sino que sigue creyendo y aplicando a rajatabla. El propio presidente hablaba este miércoles de la "nueva economía verde" como un logro, pero a estas alturas ya sabemos todos lo que eso significa: pagar la luz y el gas más caros de la historia.

Y eso no es todo: además este mismo Gobierno está desarrollando una política claramente inflacionista: gasto público desbocado, aumentos masivos de impuestos, más costes para las empresas, mayor rigidez en el mercado laboral y más poder para los sindicatos... En lugar de manejarse con prudencia ante un escenario de subida de precios que todo el mundo preveía, han seguido gobernando –es un decir– como si no hubiera un mañana en el que no queda más remedio que hacerse cargo, o sufrir, las consecuencias de sus actos.

Y todo esto lo hace un presidente y unos ministros que presumen día sí y día también de ayudar a los más desfavorecidos y de promover la solidaridad con los que menos tienen. Nada más lejos de la realidad: la inflación es mala para todo el tejido económico, pero es letal para las clases medias y bajas. Como ya se ha comprobado repetidas veces en la historia, la subida descontrolada de los precios es capaz no sólo de hacer saltar por los aires la economía de un país, sino también de destrozar su tejido social en detrimento, siempre, de los que menos tienen.

Por desgracia lo que está ocurriendo no nos sorprende: crear inflación y casi siempre hiperinflación es lo que en las últimas décadas ha hecho la izquierda radical al llegar al poder. Y ahí están los resultados en lugares como Venezuela y Argentina que, no olvidemos, son referentes para los dos partidos en el Gobierno.

Parece que, por desgracia, España no va a ser la excepción a esta norma, esperemos que al menos sirva para aprender la lección y desalojar del poder lo antes posible a este Gobierno lamentable que sólo es capaz de generar división y pobreza.

IPC al 6´7% y España la última en recuperación económica
El canto del cisne de P. Sánchez, sacando pecho de su fracaso, sin arrepentimiento alguno
Miguel Massanet. diariosigloxxi 31 Diciembre 2021

Tarde o temprano aquellos que basan en el engaño, la superchería y la mentira su forma de dirigir una nación, acaban teniendo que rendirse a la realidad porque, por mucho que sean hábiles en disimular sus errores y en ocultar sus fracasos llega un momento en el que “los números cantan y las palabras se las lleva el viento” como dice el proverbio. Y es que, por mucho que finja, se esmere en ocultarlo y cierre los ojos ante la evidencia, el señor Sánchez, precisamente en el momento del año en el que debe rendir cuentas de su gestión, se encuentra ante los ciudadanos en una posición desairada, cercado por las circunstancias que ponen en cuestión todas aquellas promesas que, sin base alguna para hacerlas, sabiendo que era imposible cumplirlas, pero con la intención de ganar tiempo confiando en su buena suerte, les hizo y que han sido imposibles de cumplir.

No hace mucho tiempo, en su último discurso a los españoles, siguió manteniendo que en España todo funcionaba a la perfección, que el Covid 19 estaba dominado, que la recuperación del país era un hecho para admiración de propios y extraños, que quienes ponían en cuestión la forma de gobernar la nación por los socialistas eran poco menos que unos traidores y que sólo sabían que decir no a todo lo que el gobierno proponía, tachando de incompetentes y negativos a los de la oposición que, según él, no cooperaban con su gobierno sólo con la intención de perjudicarlo y desgastarlo. Prescindiendo de que su mala memoria les hace olvidar como trataron ellos al gobierno del señor Rajoy y de la forma ignominiosa que cargaron contra él en todas las ocasiones en las que se vio obligado, forzado por la UE y para evitar el caer en manos de “los hombres de negro”, especialmente cuando se tuvo que hacer la famosa “reforma laboral” a la que ellos, sin consideración alguna, se opusieron, aunque el gobierno socialista anterior fue el que nos puso al borde de la ruina, con sus desatinos gubernativos.

Precisamente, un día después de que el presidente del gobierno se diera un abaño de autocomplacencia y narcisismo político, llega el Tío Paco con la rebaja, en forma de dos noticias que tiran por los suelos el triunfalismo del señor Sánchez. En primer lugar, no se ha cumplido su promesa de que a finales de este año íbamos a pagar la energía al mismo precio que en el 2018. Una mera fantasía, una forma de ocultar uno de los fenómenos que lleva camino de dar al traste con todos los planes del ejecutivo. En segundo lugar, la inflación ha dado un paso de gigante en cuanto a la previsión del Gobierno, que prometió indexar las pensiones de las clases pasivas de la Seguridad Social al coste de vida anual de cada año. No solo no lo han hecho, sino que han tenido la cara dura de aumentar sólo un 2’5% y, con ello, el señor Escrivá tuvo la ocurrencia de afirmar que se les garantizaba el poder adquisitivo, olvidándose de que han salido perjudicados, nada menos, que en un 4’2%, un porcentaje nada despreciable si se traduce en mejora de pensiones.

Pero dónde se ve el poco aprecio de nuestro presidente con respecto a la inteligencia de los españoles, es cuando se cree que nos va a hacer tragar que España está en plena recuperación económica y que, por añadidura, también está mejor situación en comparación con el resto de los países de la UE. El Finantial Times, un periódico que no suele equivocarse en sus estudios sobre la economía europea, ha hecho una encuesta en la que se han tomado las 23 naciones más importantes de la UE y las ha ordenado de más a menos según su estado de recuperación respecto a la crisis anterior: España, señores, pese al optimismo del señor Sánchez, ocupa el denigrante puesto 23 de la escala, o sea, el peor de todos. Otro engaño, por añadidura innecesario, pero que denota lo poco que le importa a nuestro presidente mentir si, con ello, se apunta una medalla que, a la larga, le pueda proporcionar votos de aquellos ciudadanos que se creen a pies juntilla todo lo que se les dice a través de la “caja tonta”.

Pero es que, abusando de la paciencia y tolerancia de los españoles, continúa insistiendo en que, el gobierno español, es el que mejor ha sabido tratar la lucha en contra del Covid 19. La flaca memoria o, mejor dicho, el vicio de mentir para camuflar los errores, graves errores que nuestros dirigentes han tenido en cuanto al proceso de la pandemia, del señor Sánchez o. la falta de cualquier otro recurso al que aferrarse para intentar vendernos que es un buen gobernante, le hace olvidar que él y su testaferro científico el señor Fernando Simón, nos mintieron descaradamente sobre la aparición en España del virus chino, nos dijeron que tendría una incidencia escasa; dijeron que no hacía falta el uso de mascarillas, pero era que no disponíande ellas para todos los españoles; han estado ocultando sistemáticamente a los ciudadanos el número real de fallecidos a causa de la epidemia; el mismo Pedro Sánchez se adelantó a decir que la epidemia estaba vencida gracias a ellos y, la misma epidemia se encargó inmediatamente de desmentirle. ¿Y ahora intenta decir que, con la declaración de inconstitucionales de sus dos estados de alarma y con el varapalo que recibió del alto tribunal por delegar una responsabilidad, que correspondía al Gobierno, en las comunidades autónomas, él y su gobierno han actuado ejemplarmente? ¡Vaya morro!

Pero, no es que estemos en condiciones de afirmar que el peligro ya ha pasado, de que el horizonte ya está despejado y que, tanto en el caso de la pandemia como en el del retraso en la recuperación, no existen indicios de que se vean posibilidades de una mejora inmediata cuando, en plenas Navidades, resulta que sigue sin que hayan unas medidas unificadas para luchar en contra del ómicron, que partan del gobierno y que no corran al albur de lo que cada autonomía, independientemente, incurriendo en la misma ilegalidad que denunció el TC, hagan de su capa un sayo y experimenten, con la salud de los españoles, sus opiniones solamente contratadas por los tribunales que, con todo el respeto por la judicatura, en materia sanitaria no nos merecen la más mínima confianza.

Pero, con todos estos temas sobre la mesa, lo único que le preocupa al Gobierno es que haya campañas que lo desacrediten, que la oposición siga criticando sus errores, que los periodistas no sigan todos sus consignas, que la libertad de opinión no se desmande, siempre según su criterio; es decir que lo que ahora tienen entre manos es ver la manera de amordazar toda crítica, de imponer la censura y de ir avanzando en el programa comunista y separatista de acabar con esta Constitución, para poder ellos mangonear la siguiente, si es que llegara a proclamarse, en la que los derechos y libertades ciudadanas quedarían en entredicho, tal y como ha venido ocurriendo en todos los países en los que la democracia no existe y el totalitarismo estatal es un hecho.

Y un comentario final sobre el empeño de la prensa vendida al sanchismo, ávida de desacreditar el capitalismo y a aquellas personas que lo defienden. Puede ser que el capitalismo, lo mismo que la democracia, no sean la mejor solución, pero si es la única forma que ha venido funcionando a través de los años. La iniciativa privada, el emprendimiento y el esfuerzo de las personas encaminado en lograr sus objetivos, el empeño en conseguir el éxito comercial y en explotar las nuevas tecnologías, siempre ha asido el motor económico de una nación, muy por encima de la estatalización de los elementos de producción, como se ha demostrado en todos los países, con la Unión Soviética al frente, que basaron sus sistema político en el intervencionismo total de la producción con sus consecuencias negativas, su excesiva burocratización, su falta de estímulos individuales y su desprecio por el afán de mejora e innovación de los que intervienen en el proceso productivo, una fuente inapreciable que debe ser tomada en cuenta y que, en regímenes absolutistas de tipo comunista, nunca han sido aceptados por encima de las rígidas reglas del sistema.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos el temor de que, con la llegada del 2022, esta España que está en la UCI política, acabe por perder lo que algunos consideramos como algo fundamental para que no se le escape el vagón de la UE. Nos preocupa sobremanera que, incluso en los pocos medios privados de comunicación que siguen manteniendo, con más o menos tropiezos, la defensa de la Constitución y las libertades individuales, se empiecen a advertir síntomas de rendición ante la evidencia de que no hay, de momento, quien pueda enfrentarse al coloso social-comunista que sigue al frente del Estado que, a la vez, siguen dependiendo de las minorías catalanas y vascas que, si tienen mayoría en sus respectivas autonomías, siguen siendo irrelevantes en lo que es el conjunto de la nación española. Pero de esto no parece que ya nadie se acuerde.

La frase que hoy acompañamos se debe a Juan Bautista Alberdi, abogado, político, escritor y músico argentino, que fue el autor de la Constitución y que dejó escrito lo siguiente: ”Es un déspota todo aquel que cree que ser opositor al Gobierno, es ser traidor a la patria”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El gandul de la Moncloa
Emilio Campmany. Libertad Digital 31 Diciembre 2021

Ahora que se acerca el final del año, cuando los políticos hacen balance de sus logros, se pone de manifiesto lo que podríamos llamar una doble ficción. Sánchez hace como que ha hecho mucho, todo bueno. Y Casado finge que Sánchez ha hecho efectivamente mucho, pero todo malo. El uno lo hace para echarse flores y el otro para lanzarle boñigas. Lo curioso es que lo relevante no es tanto lo bueno o lo malo que ha hecho sino lo poco que ha sido. Es verdad que ha pactado los presupuestos con Bildu y haberse entendido con la ETA es ya de por sí muy reprobable, pero, ¿para hacer qué? Lo de las cárceles ya lo negoció Zapatero y lo ratificó Rajoy y es por tanto un legado conjunto del solemne y del de hojalata. También lo es que ha cedido frente a Esquerra Republicana, ¿pero, qué ha cedido? La vía Netflix hacia la independencia es poco menos que una broma, pues no se trata más que de llenar de dinero público los bolsillos de los que estén en condiciones de producir películas en catalán. Un chorro más de dinero en el piélago de ayudas en el que nada nuestro cine no lo hará mucho más profundo. Y, por último, no deja de serlo que se ha firmado la reforma laboral para derogar lo único bueno que hizo Rajoy. Pero no lo es menos que no la han derogado, sino apenas retocado y que todo es una escenificación para que se vea lo bien que se lleva Sánchez con los agentes sociales. ¿Qué se han prestado a ello tras ser pródigamente subvencionados y no por la bondad de lo pactado? Pues claro, aquí todo el mundo recibe subvenciones para decir lo guapo que es el Gobierno. Pero, eso no lo ha inventado Sánchez.

Y, sin embargo, no haber hecho nada no le libra de culpa. Porque lo que mejor define la gestión de Sánchez es precisamente eso, no hacer nada frente a la terrible pandemia que padecemos. No se puede ignorar que casi todo Occidente ha actuado con mucha torpeza, pero lo del Gobierno de España ha sido peor. Aquí el Gobierno fue más lento, escogió a los expertos, no por su capacidad, sino por su ductilidad para aconsejar lo que el Gobierno quería que le aconsejaran, y dejó todo en manos de las Comunidades Autónomas dando lugar a unos interminables telediarios donde nos van contando a qué hora cierra la hostelería en Cantabria y Castilla la Mancha o cuántas personas pueden reunirse en Galicia o Andalucía o dónde hay toque de queda, si en Cataluña o Aragón.

Ha habido una total falta de acción y liderazgo y, cuando alguna vez se ha hecho algo, no han sido más que tonterías sólo útiles al estrangulamiento de la economía. No creo que Sánchez peque mucho de pensamiento porque pensar no es una actividad que ejercite en demasía. Sí está claro que todos los días peca de palabra pues dice más mentiras que frases. Pero de obra no ha pecado tanto como parece. Lo que sí ha hecho, y no se destaca lo suficiente, es pecar mucho de omisión.

Asesinos en serie, nunca héroes
Con el visto bueno de la Justicia, los ‘ongi etorri’ convocados para hoy en diversas localidades del País Vasco y Navarra representan un ejercicio de apología que normaliza y ensalza la violencia de ETA
Editorial ABC 31 Diciembre 2021

Centenares de jóvenes están creciendo con la idea de que los etarras son héroes. Formulada ayer por Consuelo Ordóñez, esta afirmación se sostiene sobre la estadística de unos actos de apoyo a ETA, casi trescientos, que a lo largo del año que hoy acaba han aumentado en un 46 por ciento respecto a 2020. Con el visto bueno de la Justicia, sensible al legalismo e impasible ante la infamia, los ‘ongi etorri’ convocados para hoy en diversas localidades del País Vasco y Navarra no solo representan un escarnio para las víctimas, sino un ejercicio de apología que normaliza y ensalza la violencia de ETA ante las nuevas generaciones de vascos y navarros. El doble lenguaje de Otegi y la súbita conversión cívica de los presos de la banda -asesinos en lista de espera para ser beneficiados por el Gobierno del diálogo- no logran tapar el ataque a la convivencia, presente y futura, de unos actos que la Fiscalía y también la Audiencia Nacional siguen tolerando, ajenas a la carga de odio que transmiten.

festa de l'estendard
Gritos de ‘Armengol dimisión’ y ‘Mallorca no se rinde’ en la marcha constitucionalista de Palma
Indalecio Ribelles. okdiario 31 Diciembre 2021

Gritos de ‘Armengol dimisión’ y ‘Mallorca no se rinde’ en la marcha constitucionalista de Palma organizada este jueves 30 de diciembre coincidiendo con la manifestación independentista celebrada también a la misma hora en las calles de la capital balear.

Un acto organizado por la asociación Resistencia Balear, que agrupa a diferentes empresarios vinculados al sector de la restauración y de la hostelería que, por primera vez, hicieron oír su voz frente a la entidades del secesionismo catalán. Unos colectivos separatistas que se han apropiado, con la connivencia del PSOE balear de Francina Armengol, de la Festa de l’Estendard de Palma, que se celebra este viernes en Palma.

Una fecha que conmemora el desembarco de las tropas cristianas en Mallorca en 1229 bajo el mando del Rey Jaume I y que las coaliciones de gobierno de socialistas, independentistas de Més y populistas de Unidas Podemos (UP) han convertido en una jornada de reivindicación de los Països Catalans.

La marcha constitucionalista, que no contó con la presencia de ningún destacado dirigente político balear y que congregó a más de un centenar de personas, arrancó a las 18.00 horas de la avenida Antoni Maura, a escasos cien metros de donde se daban cita, a la misma hora, las entidades independentistas.

Delegación del Gobierno autorizó ambas manifestaciones, que transcurrieron por direcciones diferentes del centro histórico de la capital balear, con el fin de evitar cualquier incidente entre los participantes.

La marcha del colectivo Resistencia Balear, que ha protagonizado diferentes protestas contra las medidas restrictivas contra el sector de la restauración aprobadas por el Govern de Francina Armengol, concluyó en la céntrica Plaza de España bajo la estatua ecuestre del Rey Jaume I y con los participantes coreando ‘soy mallorquín, soy español’ .

Al término de la misma, el portavoz de esta entidad, Víctor Sánchez, valoraba positivamente la iniciativa. «Creo que Mallorca despierta, y se da cuenta, de que no necesitamos las imposiciones de un Gobierno opresor», afirmó Sánchez.

Este joven empresario del sector de la restauración, cargó contra la imposición del catalán en las aulas que practica el tripartito del Ejecutivo autonómico. «La riqueza de una comunidad bilingüe, es que nos entendamos bajo el idioma que hablemos, sin imposiciones de ningún tipo, ni en el recreo, ni en las aulas, en las calles o en las propias instituciones», manifestó el primer portavoz de este colectivo.

Por último, Víctor Sánchez, aseguró que, tras la marcha de hoy, la entidad continuará activa y, «saldremos a la calle, cada vez que se apruebe una decisión en contra del pueblo mallorquín y español de Baleares»

Han cambiado a Dios por ‘la nació’

Sergio Fidalgo. okdiario 31 Diciembre 2021

Cataluña ha sido durante siglos una tierra de profundas raíces católicas. Las muestras de enraizamiento religioso de la sociedad catalana han sido constantes hasta que el nacionalismo se apoderó del fervor cristiano de una buena parte de los feligreses, que han cambiado de fe. La conocida consigna del obispo nacionalista Torres i Bages que está esculpida en la fachada del monasterio de Montserrat (“Cataluña será cristiana o no será) ha mutado para el soberanismo excluyente en “Cataluña será separatista o no será”.

De ahí que un buen número de jubilados alrededor de Cataluña se dediquen en estas fiestas a cantar villancicos dedicado a los exiliados y a los presos políticos y a pedir, no que nazca el niño Jesús para redimir a la humanidad, sino que llegue la República que lo va a sanar todo. Han cambiado a Dios por la idolatría de la nació, a la Virgen María por la República y a la estrella de Belén por la estelada. La nueva comunión no está basada en el pan y el vino redentor, sino en las papeletas con el sí a la independencia en las urnas que la Generalitat diseñó para el 1 de octubre. De hecho, han cambiado hasta de profetas, y los doce apóstoles del separatismo son personajes de la calaña de Carles Puigdemont, Oriol Junqueras o Toni Comín.

Esta mutación de la fe religiosa en la adoración de la nació lleva, año tras año, a que en Semana Santa se organicen procesiones en pueblos de la Cataluña rural con pasos en los que se pasean urnas de la consulta ilegal del 1 de octubre como si fueran santos o vírgenes. Sin olvidar a los sacerdotes-propagandistas que se han dedicado a colgar en los campanarios de iglesias románicas banderas esteladas o imágenes del Rey Felipe VI cabeza abajo. O que haya templos presuntamente católicos con propaganda secesionista en el altar.

Cuando en la fachada de una iglesia se sustituyen los mensajes de solidaridad por pancartas con propaganda política separatista, como por ejemplo pasa en la popular parroquia de Sant Medir en Barcelona, es que lo religioso cada vez importa menos y lo que importa a muchos sacerdotes y feligreses secesionistas es la idolatría de esa nació fantasmagórica que busca la pureza de raza excluyendo a la mitad de los catalanes que no comulgan con el independentismo.

Por eso el separatismo se atreve a apoyar a un cura separatista que, en la localidad barcelonesa de Cardona, no cumplió ni la última voluntad de una feligresa que solo pidió que la misa de su responso fuera en español y acabó dándola en catalán ante la sorprendida mirada de la familia. Por suerte, reaccionaron y ante esta falta de respeto tuvieron la dignidad de llevarse el féretro de la iglesia y dejaron al sacerdote con la palabra en la boca. ¿Pero cuántas veces se habrán vivido hechos similares en Cataluña, y los familiares, por no molestar o no crear polémicas, habrán callado y bajado la cerviz ante un cura separatista?

Y es que buena parte de la Iglesia catalana, ante la pasividad de la Jerarquía, está dominada por unos sacerdotes fanáticos que han cambiado los evangelios por las memorias de Puigdemont o la biografía de Junqueras. No son religiosos, son activistas radicales a los que no importa los sentimientos de muchos de sus feligreses, sino la misión que tienen encomendada de adoctrinar en la ‘fe’ en la futura República catalana. Por eso monasterios con siglos de historia, antiguamente respetables, como el de Montserrat, se han convertido en focos de propaganda política dónde lo que menos importa es la difusión de la fe católica, y se dedican a proclamar su fidelidad a la ‘nueva Cataluña’. De ahí que gente que se autodenominan ‘monjes’ son, en realidad, un puñado de fanáticos que se empeñan en construir su ‘nació’ pasando por encima de los derechos civiles de millones de catalanes.

No es de extrañar que Cataluña sea la comunidad con menos asistencia a las iglesias y que haya más concurrencia a los templos que dan misa en español que en catalán. Dada la instrumentación política que el separatismo está haciendo de la lengua catalana, los pocos feligreses que siguen quedando siguen prefiriendo recibir la palabra de Dios leída por sacerdotes que solo quieren dar misa y que no lucen esteladas ni pronuncian proclamas en favor de la libertad de los presos políticos o exiliados. Solo quieren cumplir con su precepto dominical, no que les adoctrinen.

Cataluña: complejo, frustración y fracaso
El fracaso empresarial de Cataluña, y particularmente de Barcelona, se ha extendido por todo el mundo, siendo Barcelona una rémora para el progreso, la innovación y el desarrollo
Jesús Salamanca. diariosigloxxi 31 Diciembre 2021

¿Viva Cataluña libre? Acaso no lo es. ¿Cuándo no lo ha sido? ¡Cuántos complejos atenazan al independentismo! ¿Cuándo no ha sido libre como lo es cualquier comunidad de España? ¿Acaso Cataluña no está en España? ¿De qué libertad hablan esos impresentables y cutres nacionalistas? ¿De dónde sale tanta insensatez, tanto odio contenido y tanta violencia hacia lo español? Exceso de discurso cutre, hueco y con incontenida palabrería. El tal Aragonés no pasa holgado un curso de castellano ni con recomendación. ¡Cuánta torpeza y cuánto aldeanismo concentrado!

El primer discurso de Fin de Año del descendiente de franquistas, Pere Aragonés, se cerró con un «¡Viva Cataluña libre!». Insiste en que no están dispuestos a renunciar a la independencia, pero ¿acaso piensa que España está dispuesta a renunciar a la unidad nacional, como reza su Carta Magna? Me duele ver tanta ignorancia concentrada en el nacionalismo y en el independentismo. Cada día estoy más convencido de que si los borricos volaran no nos dabael sol. Y el tal Perelo es en gran medida. Si Pere no cambia pronto de camello lo va a tener complicado y puede verse en el albañal de la ridiculez y el esperpento catalán.

Eso de los «resultados tangibles» para el logro de la «autodeterminación y la autarquía» es otra bufonada como la del acomplejado, Gabriel Rufián, de hace unos años: tenía sueños de grandeza respecto a que en dos años dejaría de estar en el Parlamento español porque estaría en el de la República catalana. Pasado ese tiempo, ni fu ni fa; ahí sigue tirando de la mamandurria de los casi 6.000 euros mensuales porque no ve futuro en Cataluña. Cualquier borrego como Rufián representa perfectamente a sus votantes. En España lo toman por paranoico e inútil y en Cataluña por «botifler» harinado. No sé qué es peor.

Hoy es un hecho que Rufián es un esquirol fraudulento del catalanismo más sucio e irreverente, acosado por la realidad y la mofa en que se ha convertido Cataluña. Mientras esa comunidad se autodestruye, Madrid construye el día a día y es admirada allende sus fronteras. Pere Aragonés no da más de sí: toca la pera y se desespera, en tanto que Ayuso construye un futuro de dignidad, innovación, desarrollo y progresismo.

Esa mayoría «sólida» y «transversal» a la que alude Pere Aragonés, no es más que un sueño de fantasías y fracasos teñidos con una capa de falsedad, mediocridad y ridículo. La negociación ni siquiera ha existido. El Gobierno central pasa de estupideces, aunque, a veces, dé cuerda para tener contenta a la cuadrilla de ignorantes que inundan Tabarnia y hunden Tractoria. Todo sea por seguir en el colchón de Moncloa. Habla de la «renuncia del conflicto», pero nadie ve conflicto en Cataluña, tan sólo fracaso, intolerancia, totalitarismo, indignidad y vergüenza. ¿A qué llama Pere Aragonés «derecho de autodeterminación y amnistía»? ¡Cuánto complejo, frustración y fracaso juntos?

Hoy no toca hablar del adoctrinamiento en la escuela ni de las amenazas a los niños que hablan en español ni de la represión a quien reclama en castellano acudir al WC. Para el fracasado catalanismo es como ponerlo banderillas negras o pisarlo en el juanete. El presidente, Pere Aragonés, no es más que el títere de la sociedad civil procatalanista que, llegado el momento, lo mismo puede recibir la patada del «Govern» como el encargo de negociar con el paranoico Valtonyc o el acobardado y tontilocuelo, Carlos Puigdemont.

Debido al varapalo del Supremo, el presidente regional de Cataluña ha hecho el discurso de Fin de Año desde una escuela donde los padres han exigido aplicar el modelo catalán; sin duda, representan el fracaso de la Cataluña vendida, vencida y sin horizonte; saben que diez kilómetros más allá nadie entiende esa lengua y, lo que es más grave, no interesa a nadie. Ahí tienen a Joe Biden con su pregunta de mofa hacia Cataluña: «¿Y eso dónde está, en Méjico también, o es parte de Nicaragua?».

Pere Aragonés ha quedado retratado con el cierre de Nissan y la próxima petición de cierre de FIAT. A ello se une la marcha de la Escuela Judicial de Barcelona. Eso que Aragonés llama «esfuerzo extra» no es más que fracaso continuado. Ni Nissan ni Mahle quieren oír hablar de Cataluña. Su CEO llegó a decir que el fracaso empresarial de Cataluña, y particularmente de Barcelona, se había extendido por todo el mundo, siendo la ciudad condal una rémora para el progreso, la innovación y el desarrollo.

Cataluña carece de alternativas y se limita a criticar o amenazar a las comunidades autónomas y Ayuntamientos españoles que acogen nuevas empresas; es el caso de Switch Mobiliti que se instalará en Valladolid o en Santovenia, creando 2006 puestos de trabajo, y que se dedica a la construcción de autobuses eléctricos.

Ya lo ven, para eso ha quedado Cataluña y, mientras, Madrid creciendo y siendo propuesta para grandes premios internacionales, no sólo su presidenta sino toda la comunidad autónoma y su equipo de Gobierno del Consistorio municipal. ¿Alguien se extraña de que en otras comunidades griten a los cuatro vientos eso de «¡Queremos una Ayuso!»

Escalada de chivatazos contra los profesores universitarios que dan clase en español
La web de Plataforma per la Llengua registra 120 denuncias contra docentes en sus primeras semanas de funcionamiento.
Pablo Planas (Barcelona). Libertad Digital 31 Diciembre 2021

La caza de brujas emprendida por la Generalidad y por la Plataforma per la Llengua (los comisarios lingüísticos subvencionados por las administraciones públicas) en la Universidad ya está dando sus frutos. En las primeras semanas de funcionamiento de la página web donde los estudiantes pueden denunciar qué profesores utilizan el español en sus clases se han registrado ya 120 chivatazos, todo un éxito según los dirigentes de la mencionada plataforma.

La página habilitada al efecto nació tras el plan de la Generalidad para elaborar listados de profesores que utilicen el español en sus clases. La administración autonómica instó a rectores y decanos a elaborar esas listas para impedir que los docentes pasen del catalán al español a petición de los alumnos procedentes de otras comunidades autónomas. Según datos de la Generalidad, en los grados es mayoritario el uso del catalán entre los profesores (un 77%), pero el porcentaje se reduce drásticamente en los estudios superiores debido a la presencia de alumnos de otras partes de España y del extranjero. La orden de la Generalidad a los rectores de las doce universidades públicas que operan en Cataluña es que hagan la relación de profesores castellanohablantes cada seis meses.

Que los profesores cambien del catalán al español a petición de los alumnos venidos de fuera lesiona los derechos lingüísticos de los alumnos que tienen el catalán como primera lengua, según la Generalidad, Plataforma per la Llengua y los sindicatos separatistas de estudiantes, colaboradores de la web para los chivatazos.

El dato de los 120 chivatazos, ofrecido este viernes por El Mundo, es, según los promotores de la iniciativa, una prueba de la necesidad de presionar a los profesores para que prioricen el uso del catalán y se nieguen a cambiar de idioma. Según los partidarios del monolingüismo en catalán, no son pocas las clases que se anuncian en el horario en catalán y que por peticiones de los alumnos "externos" se acaban impartiendo en español, práctica que tanto la Generalidad como entidades y sindicatos separatistas pretenden erradicar.

Más de 1.800 abogados plantan cara al separatismo y piden al 'Govern' que acate las sentencias lingüísticas
Advierten a la Generalidad de que en caso de que no aplique los fallos en los colegios serán ellos quienes pidan la ejecución de los fallos.
Pablo Planas (Barcelona). Libertad Digital 31 Diciembre 2021

Se acabó el tiempo de silencio en Cataluña. La oposición al separatismo alza poco a poco la voz. La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 20 de diciembre de 2020 que implica la inclusión de un 25% de español en la enseñanza, la campaña de acoso contra la familia de Canet de Mar, con insultos y amenazas hasta para el niño, de tan solo cinco años, y los llamamientos de los principales dirigentes separatistas a desobedecer han provocado una intensa reacción en los sectores contrarios al nacionalismo, desde asociaciones a las familias, pasando por profesionales como los abogados.

Es en el Colegio de Abogados de Barcelona donde se dirime el último episodio de esta batalla. Una nota de la sección de Derecho Constitucional del referido órgano colegial censurando que la Generalidad esté dispuesta a no cumplir con las sentencias lingüísticas generó una campaña de acoso por parte de abogados separatistas tan connotados como Jaume Alonso Cuevillas, exletrado de prófugo Puigdemont y diputado en el parlamento autonómico, Gonzalo Boye, Jordi Pina o Andreu Van den Eynde, todos ellos contratados por los golpistas. En los medios de orientación separatista se acusó a los miembros de la sección de Derecho Constitucional del Colegio de "fascistas". E incluso se les ha llegado a acusar en un alarde de hipocresía por parte de los independentistas de politizar el órgano.

Ante la dureza de la campaña, un grupo de abogados constitucionalistas lanzó otra campaña que ya lleva recabadas más de 1.800 firmas de letrados que exigen que se cumplan las sentencias y cesen los insultos y descalificaciones. Este jueves, una nutrida representación de estos abogados se ha plantado a las puertas del Colegio para leer un manifiesto de apoyo que coincide con las tesis expresadas en la nota de la sección de Derecho Constitucional, insiste en que la Generalidad debería haber protegido al menor de Canet de Mar y que debe no sólo acatar las sentencias lingüísticas sino velar por su cumplimiento.

Ha sido la profesora de Derecho Civil de la Universidad de Barcelona (UB) Chantal Moll la encargada de leer un texto que ha concluido con una advertencia a la administración autonómica: o cumple con la sentencia o serán los abogados quienes pidan su ejecución en representación de las familias y de las asociaciones por el bilingüismo.

Entre los letrados presentes en la concentración se contaban entre otros Javier Berzosa, José María Fuster Fabra, Miguel Duran, Antonio Pavón o Ricardo Morante

Independentismo en el País Vasco
La huella de ETA en el partido de Otegi: 6 altos cargos de Sortu pasaron por las filas de la banda
Pelayo Barro. okdiario 31 Diciembre 2021

Sortu, la formación integrada en EH Bildu de la que proviene políticamente Arnaldo Otegi, incorporará a su dirección el próximo mes de enero a David Pla, el último jefe de ETA. Pero no es el único nombre vinculado a la banda que formará parte de la ejecutiva de la formación proetarra: otros cinco cargos han militado en la banda o han colaborado estrechamente con ella. En total, 6 miembros del total de 15 que compondrá la nueva cúpula de Sortu –la espina dorsal de Bildu– tienen vinculación con ETA.

El ala más radical y mayoritaria de EH Bildu renovará el próximo mes de enero su Consejo Nacional, órgano de dirección del partido, para dar entrada a la cúpula a David Pla. El último jefe de ETA y el hombre encargado de dar la noticia de la entrega de armas por parte de la banda en 2011, en un momento en que el grupo apenas tenía capacidad operativa por los golpes policiales contra su estructura.

El fichaje de Pla, respaldado por Arnaldo Otegi, no será la única vinculación con ETA que tendrá ese renovado Consejo Nacional. La propuesta de Sortu, que deberá someterse a votación de los militantes el próximo enero, cuenta con otros cinco nombres que han formado parte o han estado íntimamente relacionados con ETA.

Arkaitz Rodríguez
El principal de ellos es Arkaitz Rodríguez Torres, que en 2017 sustituyó a Otegi como líder de la formación. Rodríguez fue detenido en octubre de 2009 en el marco del caso Bateragune junto a Otegi. Estaban acusados de intentar reconstruir Batasuna siguiendo instrucciones de ETA. Se les condenó a seis años por pertenencia a banda armada. Compartió celda en la prisión de Logroño con Otegi. Hoy es el principal valedor de Pla, que será su mano derecha en el nuevo Sortu.

Oihana San Vicente
Junto a ellos también estará Oihana San Vicente Sáez de Zerain. Fue detenida en Francia en 2009 en compañía de Aitor Elizaran Aguilar, entonces jefe del aparato político de ETA. El hombre que daba las órdenes a la izquierda abertzale.

San Vicente se encontraba en ese momento en la lista de terroristas más buscados y tenía vinculación directa con la cúpula de ETA como miembro del aparato político. Se había iniciado como dirigente de Jarrai, la cantera de ETA, en 1999. En 2008 anunció que dejaba Batasuna para integrarse en la banda.

Nuria Alzugaray
En esa cúpula de Sortu también figura Nuria Alzugaray, miembro de Ekin que estuvo en prisión desde 2008 hasta 2010 por los intentos de reconstrucción de la Mesa Nacional de Batasuna y la subordinación del grupo al que pertenecía a las órdenes de ETA. También empezó en Jarrai, donde figuraba como militante en 1992.

Elena Beloki
Junto a ellos estará otra figura destacada de la izquierda abertzale que pasó por la cúpula de ETA: Elena Beloki, responsable de los comunicados que emitía la banda en los últimos años de la década de los 80. Fue detenida junto a Josu Ternera. Años más tarde, ya en libertad, se reintegró en ETA y se hizo cargo de Xaki, ese aparato internacional de la banda. Desde 2017 se ocupa de las relaciones internacionales de Bildu, mismo cargo que desempeñaba en la banda terrorista. Sortu la fichó para su proyecto sólo dos semanas después de salir de prisión en 2016.

Kizkitza Gil de San Vicente
La cuota ETA en la dirección de Sortu la cierra Kizkitza Gil de San Vicente Gurruchaga. Miembro de ETA y cercana a su aparato de extorsión, fue detenida tras una persecución policial en coche y a pie por las calles de Burdeos en 2006. Cumplió 4 años de prisión por asociación de malhechores y recepción de material robado por ETA. Pocas horas después de ser puesta en libertad en 2010, volvió a ser detenida por orden del ex juez Baltasar Garzón.

Con esa lista, los cuatro principales puestos de responsabilidad en la cúpula de Sortu estarán cubiertos por personas que fueron miembros de ETA o formaron parte de alguno de sus conglomerados políticos. La quinta, Gil de San Vicente, será la responsable de acción política y la sexta, Beloki, de internacional. Todos ellos estarán a las órdenes de Otegi, secretario general de Bildu y líder de la izquierda abertzale.

El último ataque de la izquierda al español: piden el portugués en la escuela pública en toda España
Carlos Cuesta. okdiario  31 Diciembre 2021

La izquierda se ha inventado el último ataque a la lengua española: introducir desde Galicia el portugués en todas las escuelas públicas bajo el argumento de que es la misma lengua que el gallego. Y una vez incluido como lengua educativa en esa comunidad autónoma, exigir su enseñanza en “todos los territorios del Estado español en que se hablen variantes del tronco galego portugués”. Traducido: donde cualquier gallego parlante lo pida, se tendría que enseñar y hablar el portugués. Colegios incluidos.

El primer paso lo ha dado en el Congreso de los Diputados el partido BNG, de la mano del Grupo Plural. Pero el respaldo a esta medida es generalizado entre los socios separatistas de Pedro Sánchez y en Podemos. Y es que ven en este avance del portugués un nuevo mecanismo para devaluar el español como idioma de unión y uso común nacional. La propuesta de BNG ha sido registrada ya en el Congreso de los Diputados en pleno inicio de las Navidades.

El texto pide “promover e intensificar la relaciones entre el Estado español y los países de lengua portuguesa, fomentando la colaboración en pie de igualdad y partiendo del respeto mutuo”.

Acto seguido reclama cuestiones prácticas en materia lingüística: “Teniendo en cuenta que gallego y portugués son la misma lengua -aunque puedan utilizar normativas diferentes- se procederá al reconocimiento del portugués en todos los territorios del Estado español en que se hablen variantes del tronco gallego portugués y particularmente como una norma más del gallego en Galicia, para que pueda ser utilizado libremente por quien quiera hacerlo”.

Es más, los nacionalistas y con el apoyo del PSOE en infinidad de ocasiones piden “promover la enseñanza del portugués en el sistema educativo público”. Sin especificar en ningún momento que tenga que ser en el gallego.

Por último, BNG reclama “impulsar la recepción de las radios y televisiones portuguesas en Galicia en la línea de los recogido en la Ley Paz Andrade, aprobada por unanimidad en el Parlamento de Galicia” y “apoyar la integración de Galicia en la comunidad de países de lengua portuguesa, dando así cumplimiento a la resolución del Parlamento de Galicia aprobada por unanimidad el 9 de octubre de 2018”.

Apoyo de los separatistas
La propuesta del BNG y respaldada por los socios separatistas del Gobierno, llega, de este modo, al Congreso de los Diputados. Pero ya ha recorrido camino en el Parlamento de Galicia. De hecho, allí se lanzo con el siguiente texto: “El Parlamento insta la Xunta a adoptar las medidas que sean necesarias, antes de finalizar la presente legislatura, para impulsar la solicitud de admisión de Galicia como miembro en la Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa. Asimismo, insta al Gobierno gallego a desarrollar de manera real y efectiva la Ley Paz Andrade para el aprovechamiento de la lengua y cultura portuguesas convocando plazas docentes de portugués en la próxima oferta pública de empleo dirigida a la enseñanza y a dotar de presupuesto en las cuentas para 2019 la aplicación de esta ley”.

La Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa (CPLP) se formó en 2016 y engloba a Portugal y a siete de sus antiguas colonias (Angola, Brasil, Cabo Verde, Guinea-Bisáu, Mozambique, Santo Tomé y Príncipe y Timor Oriental), así como a Guinea Ecuatorial, pese a que en este último país no se habla portugués pero fue reconocida esta lengua como oficial por el dictador Teodoro Obiang.

De hecho, los separatistas españoles ven en esta lengua un mecanismo de ataque al español y de demostrar que el nacionalismo gallego tiene uniones históricas y culturales con Portugal.

La propuesta llega ahora como anticipo de un nuevo frente abierto contra el español. Y entra, con esa estrategia en el Congreso de los Diputados, donde todos los partidos deberán pronunciarse.
Recortes de Prensa   Página Inicial