AGLI Recortes de Prensa   Martes 4  Enero  2022

El balance que Sánchez no contó
José María Rotellar. okdiario 4 Enero 2022

El presidente del Gobierno compareció a finales de año para hacer balance del mismo. Para él, todo está bien o en vías de estarlo: dice que la economía crece robustamente, que la recuperación está en marcha y que ha cumplido con más del 50% del contenido del pacto de Gobierno con sus socios podemitas.

Sin embargo, la realidad es otra, especialmente en materia económica, que es lo que ha obviado el presidente Sánchez.

Todas las instituciones, nacionales e internacionales, que realizan predicción económica coinciden en que España será el país desarrollado que más tardará en recuperar los niveles previos a la pandemia. Eso no es fruto de la casualidad, sino a la equivocada política económica -en ocasiones, incluso sin rumbo fijo- del Gobierno del presidente Sánchez.

Así, desde que fue investido Sánchez como presidente del Gobierno, tras la moción de censura de mayo de 2018, ha aplicado una política económica que se ha alejado de los parámetros establecidos en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea, relativo a las condiciones para mantener una convergencia económica que hiciese posible la convivencia armónica de los países que integran el euro en materia económica, elemento imprescindible al haber entregado todos ellos la política monetaria y mantener la política fiscal.

Esos criterios nunca fueron un capricho, sino la forma de asegurar que las medidas de política monetaria que tomase el Banco Central Europeo, que lo hace en función de lo que más conviene a la media de la eurozona, afectasen a todos los países por igual, y la única manera de garantizarlo era que todos los países se comportasen de manera muy similar.

¿Y qué ha originado esa política económica errónea? Lo siguiente:

El PIB cayó un 10,8% en el último año completo (2020), frente al 3,7% del último año completo anterior a la llegada de Sánchez al Gobierno (2017).
El PIB per cápita, que mide la riqueza de una economía, es de 23.690 euros, que es 1.280 euros menor que el que había (24.970 euros) el último año completo anterior a la llegada de Sánchez al Gobierno (2017).

La creación de empresas es 16,8 puntos menor que el ritmo al que se creaban en el momento de llegar Sánchez al Gobierno.
La disolución de empresas es 15,5 puntos mayor que el ritmo al que se disolvían en el momento de llegar Sánchez al Gobierno.
El Índice de Producción Industrial es 7,8 puntos menor al crecimiento que experimentaba en el momento de llegar Sánchez al Gobierno.

El número de viajeros es 4.669.994 viajeros menos que el dato que había en el momento de llegar Sánchez al Gobierno.
El número de pernoctaciones es 17.061.926 pernoctaciones menor al dato que había en el momento de llegar Sánchez al Gobierno.
El número de turistas extranjeros es 2.954.881 viajeros menos que el dato que había en el momento de llegar Sánchez al Gobierno.

La inversión extranjera recibida es 14.024,6 millones de euros inferior a la recibida en el momento de llegar Sánchez al Gobierno.
El IPC no deja de subir, al situarse en el 6,7% interanual, y es 7,1 puntos superior al dato que había al llegar Sánchez al Gobierno.
La inflación subyacente sube al 2,1% interanual y es 3,7 puntos superior al dato que había al llegar Sánchez al Gobierno.

El precio del MWh máximo alcanzado ha llegado a sobrepasar los 400 euros (y los futuros para enero cotizan muy por encima de los 400 euros), frente a los 83,55 euros del año en el que Sánchez llegó al Gobierno.


El déficit público fue en el último año (2020) el 10,95% del PIB, frente al 3,04% del último año completo (2017) antes de llegar Sánchez al Gobierno.
La deuda pública cerrará 2021, según el Banco de España, en el 120,4% del PIB, tras estar en el 120% en 2020, que son 20,8 puntos más que la deuda sobre el PIB que había en el momento de llegar Sánchez al Gobierno.

La tasa de paro juvenil se encuentra en el 38,38% de la población activa, es decir, 5,24 puntos más que la que había al llegar Sánchez al Gobierno.
Y, por último, el desequilibrio generalizado del cuadro macroeconómico, que se ha vuelto completamente irreal, sobre el que se levantan unos presupuestos que se desequilibrarán por estos cálculos desfasados, en los que el Gobierno se enroca, al no querer cambiarlos, pese a que todas las instituciones digan claramente que las previsiones reales están muy por debajo. El último en hacerlo ha sido el Banco de España, que señala un desequilibrio más, que debería preocupar a Sánchez: el PIB español crecerá en 2021 dos puntos menos de lo estimado por el Gobierno y en 2022 medio punto menos de lo que afirma el Ejecutivo.

En definitiva, la situación es muy preocupante, cada vez más. No sólo el Gobierno quiere aplicar políticas de gasto desmedido e impuestos altos, sino que, con su gestión de la crisis, nos ha llevado a la aplicación de políticas medievales que han arruinado nuestra estructura económica, haciendo mucho más difícil y lenta la recuperación de nuestra economía. Es una política económica equivocada, cuyo responsable final es Sánchez, con la dirección en la política económica de la vicepresidenta Calviño, que nos conduce hacia el estancamiento.

Hablemos de la nación
Agapito Maestre. Libertad Digital 4 Enero 2022

A miles de españoles no les gusta el gentilicio de España. Normalmente suele ser gente resentida con la historia, el presente y hasta el futuro de España. También abundan los fanatizados entre los que desprecian su nacionalidad. Pobres. Es para tenerles lástima. Huyen de lo real para esconderse detrás de cualquier ismo… Se esconden al abrigo de gentilicios locales y regionales, o peor, de un cosmopolitismo de cartón piedra. Allá esta gente con sus manías. Lo siento por ellos. Yo soy solo español. He nacido aquí y asumo con cierta dignidad mi destino. Me siento a gusto con el gentilicio de mi país: España. He escrito miles de páginas en favor de la nación española y otras tantas contra el nacionalismo, corrupción de la nacionalidad. Además, trato de pensar mi nacionalidad. Y siempre que lo hago siento la punzada del miedo. Lo venzo escribiendo. Trato de imitar a los toreros: busco el valor por el camino más corto: por el miedo. No lo puedo remediar, me gusta hablar como español contra el nacionalismo.

Pero no es de mis sentimientos personales de los que deseo escribirles unas cuantas líneas, sino de la importancia que tiene la cuestión para dejarla simplemente en manos de los especialistas y sabios sobre la nación y sus conceptos más próximos. Porque ellos, debido a su misma especialización, han llegado a ciertas conclusiones más o menos objetivas, o, al menos, susceptibles de ser objetivables, sobre el significado de la nación, la nacionalidad, el nacionalismo, la desnacionalización y otras nociones similares, sería deseable que confrontasen sus visiones cuasi científicas con las mantenidas por los ciudadanos de a pie, profanos en ciencia, y forzosamente subjetivas, arbitrarias y hasta mitológicas.

Salgan, pues, los especialistas a la calle y contrasten sus conclusiones sobre la nación con las de la mayoría de los ciudadanos españoles. Salgan a confrontar su fórmula con la mía, con la expresada por un yo autobiográfico –yo español con documento nacional de identidad número x– cuya única aspiración es diluirse con otros yoes de significado personal hasta conformar con ellos eso que se llama sentido común. Salgan y expliquen los sabios historiadores, antropólogos, politólogos, etcétera, a los que no somos especialistas que se puede ser español sin ser nacionalista, más aún, que ese amor al gentilicio de España no está reñido con una forma suave de patriotismo. Hoy es más necesario que nunca este contraste, porque la balcanización de España ha afectado de modo dramático al ámbito de la lengua y la literatura.

El Gobierno se equivoca con la luz y miente con los impuestos
Los españoles no pueden más: con menos renta que franceses y alemanes, pagan más que nadie por la luz y ven cómo Sánchez pretende aumentar aún más su infierno fiscal.
Editorial ESdiario  4 Enero 2022

Los españoles pagaron este domingo el triple por la luz que los alemanes o los franceses, pese a que su renta disponible es la mitad. Y cerraron el año con un coste desbocado que convirtió en una mentira, repetida hasta la saciedad, el compromiso de Pedro Sánchez por situar el recibo eléctrico en los niveles de 2018.

En ese contexto, y con una inflación del 6.7% nunca alcanzada en los últimos 30 años, resulta casi grosero la negativa del Gobierno a suscribir la iniciativa de Bruselas para cambiar la percepción de la energía nuclear y del gas, para apostar por ellas sin estigmas medioambientales como parte de un "mix" energético que pocos necesitan tanto como España.

Los prejuicios ideológicos nunca pueden imponerse a las realidades científicas, los hechos contrastados y las necesidades reales. Pero es lo que hace el Gobierno de España es precisamente lo contrario, agravando su temeridad con una escalada de precios y de impuestos que asfixia a la sociedad española y a su economía productiva.

Que solo la eólica tenga menos efectos contaminantes que la nuclear, de largo la más ecológica entre todas las demás, debería ser suficiente para valorar su razonable refuerzo si con ello se deja de arruinar la actividad industrial y el bolsillo del ciudadano: sus riesgos son mayores en caso de accidente, sin duda; pero esa posibilidad debe apuntalar las medidas de seguridad, no frenar su funcionamiento limitado y controlado.
Aquí todo sube y el infierno fiscal y económico no es un accidente meteorológico, sino los efectos de una política equivocada y de una voracidad fiscal inadmisible y sustentada en falsedades

Si Bruselas defiende esa propuesta, España no puede ignorarla sin más y a continuación pasarle la factura a los españoles, en contra de otros Gobiernos progresistas que, como Alemania o Italia, arrancan año anunciando espectaculares bajadas de impuestos.

Engaño a la ciudadanía
Aquí, mientras, todo sube y el infierno fiscal y económico no es un accidente meteorológico, sino los efectos de una política equivocada y de una voracidad fiscal inadmisible y sustentada en falsedades: los españoles ya pagan más que casi nadie, por muchas trampas contables que haga el Gobierno para instalar la falsa idea de que los impuestos son bajos.

Lo que es menor es la recaudación, pero no porque los contribuyentes paguen poco, sino porque hay pocos contribuyentes fruto del enorme paro nacional y de la dimensión de su economía sumergida. Y también de las necesidades de una Administración que no se priva de nada mientras aprieta, hasta el ahogo, a quienes soportan también esa factura.

Un brutal recorte de las pensiones maquillado por una subida para unos pocos
Aunque los jubilados actuales verán subir algo sus pagas, agudizando los problemas del sistema, no hay que engañarse: el recorte está en marcha y es de dimensiones históricas.
Editorial ESdiario 4 Enero 2022

Aunque los actuales pensionistas van a ver ligeramente revisadas al alza sus pensiones, el arranque de 2022 se caracteriza realmente por un recorte encubierto del sistema, sin precedentes, maquillado por una irresponsable gestión del presente, con claros fines electoralistas.

En adelante, desde 2023, se tendrá en cuenta lo cotizado en los últimos 35 años de vida laboral, y no en 25 como ahora, lo que en la práctica significará una reducción de la pensión: al extenderse el periodo de cálculo, el sueldo medio será menor y por tanto el importe de la jubilación, también.

La verdad de las pensiones en España que no gustará a los "yayo flautas"

A esto se le suma la entrada en vigor, desde este mismo mes enero de 2022, del retraso en la edad de jubilación hasta los 66 años y dos meses. Y la subida de las cotizaciones, comprometida por Sánchez en Bruselas, para los salarios de más de 49.000 euros, que quedarían "destopadas".

Sánchez comanda una insoportable voracidad fiscal que no sanea la economía: profundiza sus inmensas heridas aún más

Todo ello, junto a la subida general del 0.6% de las cotizaciones en general, configura un auténtico recorte de las pensiones y una subida paralela del “impuesto al trabajo” que Sánchez y su Gobierno han escondido de algún modo. Pero lo cierto, es que ya se puede afirmar que un español pagará más impuestos por su trabajo; se jubilará más tarde y tendrá una pensión más baja.

Y encima más impuestos
Y a todo eso hay que sumarle la inminente reforma fiscal, que se conocerá en febrero y marzo, y se sumará a la escalada fiscal y de precios ya en vigor: todo es más caro, desde la luz al combustible o la cesta de la compra; y a esa inflación se le suman ya las subidas tributarias indirectas o directas en casi todo.

Por último, nada de ello obedece al saneamiento de la economía, como demuestran las deplorables cifras de hundimiento del PIB y las modestas de crecimiento o los elevados niveles de paro estructural: la voracidad obedece, en exclusiva, al propio sostenimiento del Estado, con un Gobierno sobredimensionado como emblema; y a la implantación de un régimen clientelar plagado de subsidios y subvenciones que generan más deuda, más déficit y menos prosperidad. Deplorable.

Ironías del Segundo Año de la Peste mundial
Carlos Esteban. https://gaceta.es/ 4 Enero 2022

La narrativa oficial hace aguas por todos lados, las soluciones mágicas aportadas por los gobiernos contra la pandemia se han revelado, por decirlo suave, manifiestamente mejorables, pero en Estados Unidos no saben cómo detener la maquinaria que han puesto en marcha: ese sería el mejor resumen del año recientemente concluido, el Segundo Año Pandémico.

El doctor Robert Malone, coinventor de la tecnología de ARN mensajero que emplean varias de las vacunas contra el covid, expulsado de redes sociales por su actitud cautelosa sobre los resultados de este experimento universal, concedió al periodista alternativo Joe Rogan una entrevista que resultó histórica en varios sentidos. El primero, que logró una audiencia en directo de once millones de espectadores, batiendo con mucho la de cualquier programa informativo de cualquier cadena de televisión convencional en la misma franja horaria. El segundo, que puso el dedo en una llaga muy particular: ¿qué pasaría si el primer intento más o menos abierto de gobierno globalista -la acción coordinada contra la pandemia- resulta en monumental fracaso?

El prestigioso autor y comentarista norteamericano Victor Davis Hanson llama la atención en un artículo publicado en American Greatness (‘Las verdades que no nos atrevimos a mencionar en 2021’) con las ironías que han dominado el año que ha acabado, y vale la pena recogerlas a modo de sumario de lo que fue 2021 para la sociedad norteamericana.

Por ejemplo, los militares y funcionarios federales tienen que someterse a la inoculación o perder su empleo y prestaciones anexas, pero los dos millones de extranjeros que han entrado ilegalmente por la frontera sur están exentos, incluso de someterse a pruebas de diagnóstico del virus.

Se supone que las vacunas te protegen, porque las vacunas estimulan el sistema inmune. En cambio, haber pasado la enfermedad, que estimula igual o mejor ese mismo sistema inmune no te protege contra este virus para asombro de la virología.

El Gobierno ha gastado una fortuna ingente en vacunas, ha hecho un esfuerzo sin precedentes para que toda la población se inocule. En cambio, si enfermas de covid, ahí te las den todas, porque no se ha investigado ni financiado con un esmero ni lejanamente similar los remedios de una enfermedad que, según muchas voces autorizadas, tendría un tratamiento relativamente barato.

Las mascarillas y la distancia social se han presentado como claves para detener el contagio y, como tales, impuestas por las autoridades. Siempre, claro está, que no tengas que manifestarte por una causa ‘woke’ como las marchas multitudinarias de Black Lives Matter, o, perteneciendo a la élite política, mantener reuniones o hacerte la manicura.

Los americanos votaron presunta y mayoritariamente por Biden movidos, sobre todo, por el deseo de ‘volver a la normalidad’ tras la presidencia anómala de Trump. ¿Se parece algo a la normalidad la Administración Biden?

Los mismos que se valieron de todas las triquiñuelas imaginables para echar a Trump de la Casa Blanca se han quedado sin recursos para apartar delicadamente al senil Biden del mismo lugar.

Los americanos que aplaudieron a rabiar la lluvia de millones que Biden repartió entre los hogares de quienes habían perdido el empleo quedándose en casa durante la peor fase de la pandemia se preguntan ahora por qué con ese dinero ahora pueden comprar menos cosas.

Los ciudadanos que presumían de superioridad moral por su obediencia absoluta a las medidas contra la pandemia, que se han vacunado con triple pauta y se han mantenido enmascarados y, aun así, han caído enfermos de covid, se preguntan ahora si fue Trump el que les ha engañado, si ha sido Biden o si, sencillamente, se han engañado a sí mismos.

Los demócratas que alababan las iniciativas por recortar o eliminar la financiación de las fuerzas del orden y han disculpado los pillajes e incendios de grupos como BLM dudan entre renunciar a su estupidez o resignarse a que les atraquen y roben por amor a la causa.

Quienes estuvieron, en fin, dispuestos a aceptar cualquier medio indigno y triquiñuela indecente para expulsar de la vida política a Donald Trump descubren ahora que solo han conseguido hacerle más poderoso.

El PP presenta una Ley para que la Inspección Educativa garantice los derechos lingüisticos
Redacción. https://rebelionenlagranja.com 4 Enero 2022

El PP ha registrado en el Congreso de los Diputados una Proposición de Ley para crear un Cuerpo de Alta Inspección Educativa del Estado que vele por los derechos educativos de los alumnos, incluidos los lingüísticos, y garantice que puedan recibir enseñanza en español en cualquier lugar de la nación, y en consecuencia también en Cataluña, Comunidad donde los tribunales han garantizado un mínimo del 25% de la enseñanza en castellano.

También deberá encargarse de que garantizar la neutralidad ideológica de los centros educativos, de manera que éstos «sean lugares de aprendizaje libres de adoctrinamientos», explica el grupo parlamentario popular en un comunicado de prensa, en el que añade que los inspectores gozarán de la consideración de autoridad pública y podrán actuar de oficio o por denuncia de particulares.

En caso de infracciones, informarán al Ministerio de Educación y propondrán actuaciones y si son constitutivas de delitos se lo comunicarán a la Fiscalía.

Además comprobarán que los currículos, los libros de texto y el material didáctico se adecuan a las enseñanzas comunes; que estas se imparten acorde a lo dispuesto por el ordenamiento estatal sobre estas materias obligatorias básicas de los respectivos currículos; y verificarán que los estudios cursados se adecuan a lo establecido en la legislación del Estado, a efectos de la expedición de títulos académicos y profesionales válidos en toda España

En definitiva se trata de crear un Cuerpo de Inspectores educativos del Estado que puedan entrar en los colegios, revisar los currículos y libros de texto y velar por que todos los alumnos reciban al menos un 25% de la enseñanza en español.

Si, pese a la supervisión de estos funcionarios, la Comunidad Autónoma correspondiente persistiera en sus incumplimientos, la Proposición de Ley del Grupo Popular establece que el Ministerio de Educación deniegue la expedición de los correspondientes títulos académicos.

Los inspectores enviarán un informe de la infracción y una propuesta de resolución al Ministro de Educación y al Delegado del Gobierno, que notificarán los hechos a las autoridades educativas autonómicas.

Si persiste la infracción, el Ministerio presentará un requerimiento para que subsane las deficiencias o denuncia los hechos en el juzgado por lo contencioso-administrativo. Si las actuaciones fueran constitutivas de delito, se comunicará a la Fiscalía.

«Si las medidas adoptadas por el órgano competente de la comunidad autónoma resultasen insuficientes y persistiera la infracción, el Ministerio de Educación podrá, por sí mismo, poner en ejecución lo prevenido en la legislación estatal, llegando, en su caso, a privar de efectos oficiales a las enseñanzas afectadas y a denegar la expedición de las titulaciones correspondientes».

La Proposición de Ley crea una auténtica carrera profesional, porque la actual Alta Inspección del Estado muy pocos efectivos y escasa movilidad (apenas un par de inspectores por Comunidad). La nueva ley crea un cuerpo ad hoc de funcionarios públicos, dependientes del Ministerio de Educación, a los que se reconoce la cualidad de autoridad pública, y en cuanto tales pueden recabar la colaboración tanto del Estado como de las CCAA y las Entidades Locales. Se trataría de autoridades social, profesional y económica reconocidos y prestigiados.

Además la Proposición establece una rendición de cuentas ante el parlamento de la labor inspectora. Ahora los altos inspectores no rinden cuentas y sus labores permanecen en la opacidad. La idea es introducir transparencia en este cuerpo y aprovechar su experiencia para dotarle de más funciones.Tendrán que redactar a estos efectos una memoria anual sobre la enseñanza en las respectivas comunidades autónomas que tendrían que presentar en las Cortes. En esa misma línea, el Jefe de la Alta Inspección, nombrado por un plazo de cinco años, comparecería en el Parlamento, al igual que los jefes de la Alta Inspección en cada comunidad autónoma rendirían cuentas en las asambleas regionales.

La Proposición de Ley invoca, como títulos competenciales, los artículos 27 y 149.1.1, que «atribuyen al Estado las competencias para el mantenimiento de un sistema educativo vertebrado y cohesionado y la igualdad efectiva de los españoles en el ejercicio de sus derechos y deberes», así como en el 149.1.30, que da «competencia exclusiva» al Ministerio de Educación en la regulación de las condiciones de obtención, expedición y homologación de títulos académicos y profesionales.

Error en la fecha, corresponde al día de los inocentes
Nota del Editor 4 Enero 2022

Que el pp diga que defiende la constitución que establece el deber de conocer el español y no establece el deber de conocer lengua regional alguna, suena a inocentada porque no podemos olvidar a centroman (Aznar), que decía que podíamos hablar español donde nos diera la gana, que impidió que el defensor del pueblo presentase recurso de inscontitucionalidad contra la ley que los nazionalistas catalanes había abortado en el sentido de parir paridas, contra los español hablantes, y que en Galicia, a los españoles nos laminan con la lengua regional.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

España no resiste un Gobierno en campaña electoral permanente
Cuando se llevan unos años en los que toda la labor de un gobierno se limita a intentar conservar los votos, el desgaste político no tarda en llegar
Miguel Massanet. diariosigloxxi 4 Enero 2022

“La dictadura es como un aria que nunca se convierte en ópera”, Emilia Pardo Bazán

Empezamos un nuevo año, como lo hacemos en cada ocasión que se repite el ciclo. Sin embargo, este año tiene la particularidad de ser el que precederá a unas nuevas legislativas en las que el gobierno socio-comunista que ocupa el poder deberá someterse a lo que decidan las urnas, refrendando o censurando lo que ha sido la última gestión que han hecho desde su paso por la política española.

Sin duda alguna, si la legislatura hubiera transcurrido por los cauces normales, ahora sería el momento en el que cada formación, cada partido político, cada uno de los apoyos actuales del Gobierno, empezarían a marcar diferencias, a acentuar lo que no comparten con sus actuales socios o a censurar aquellas políticas con las que no coinciden, para señalar ante sus electores sus divergencias con aquellos con los que, por aquello de las similitudes electorales, han estando formando parte de la coalición que gobierna o la han apoyado en el Congreso de diputados.

Pero lo que sucede es que la legislatura, que ya tiene fecha de caducidad, no ha discurrido como se ha dicho por los cauces normales, más bien ha adolecido de anti tipicidad con respecto a los que debería haber sido. Porque hemos tenido un Gobierno que no se ha preocupado, en absoluto, por lo que debería haber sido su leitmotiv o, lo que es lo mismo, por los temas que son los que verdaderamente preocupan a los ciudadanos, los que condicionan el bienestar de los españoles o los que ayudan al país a mejorar su economía, situarlo entre los más prósperos de Europa y los que más han crecido respecto a los de la competencia.

Si en algo se ha distinguido el ejecutivo del señor Pedro Sánchez ha sido, sin duda alguna, por su perseverancia en continuar actuando como si siguiera en campaña electoral, especialmente en lo que respeta a seguir atacando con fiereza a la oposición de derechas, con la que no ha querido llegar a ningún acuerdo, a la que ha estado intentando destruir y con la que tiene intención de formar uno de estos llamados “cinturones sanitarios”, para impedir que ninguna de sus propuestas pueda prosperar en el Congreso, gracias a esta izquierda ramplona, rencorosa, tosca y, pese a que presumen de lo contrario, inculta y libertaria.

Como se podía esperar, cuando se llevan unos años en los que toda la labor de un gobierno se limita a intentar conservar los votos gracias a una política de subvenciones, de enchufes, de concesiones a los amiguetes, de indultos interesados, de sometimiento al chantaje de los separatistas y de vender al pueblo optimismo, sin que hay podido en ningún momento justificarlo con hechos materiales; el desgaste político no tarda en llegar. En general se puede decir que entre los españoles la clase política, tanto de derechas como e izquierdas, en cuanto a su valoración, está bajo mínimos.

Las encuestas y las empresas encargadas de realizarlas, otra de las cuestiones que están acabando con la paciencia de los españoles, no paran de intentar favorecer a aquellos que se las han encargado, arrimando el ascua a favor de las ideas que, sus patrocinadores, interesan defender. Cada medio de información tiene su propia empresa demoscópica de la que se vale para ir saturando semana a semana, mes a mes, sus publicaciones o sus emisoras de radio y TV, con una prolijidad de datos, estudios, previsiones, deducciones y pronósticos que, si bien, cuando faltan unos pocos meses para las elecciones, pudieran ser útiles para conocer las tendencias, es evidente que, una vez las urnas han decretado quienes han sido los ganadores, dejan de tener interés durante los años que transcurren hasta que se anuncia la celebración de los próximos comicios.

Pero cuando el gobierno socio-comunista se percata de que sus previsiones no se cumplen, de que los millones que se comprometieron en recaudar no llegan, de que Europa no da sus subvenciones con la facilidad que se esperaba o que surgen imponderables, como la pandemia del coronavirus que, por añadidura, los cogen sin preparación ni medios, y deben hacer malabares para que los españoles sigan confiando en ellos, sin que sus esfuerzos para lograrlo y la serie de embustes que se inventaron, con científico incluido, para justificar sus errores, les hayan servido para nada. Entonces les entra el pánico y, como recurso último, lo que hacen es tirar el balón hacia delante, aunque ignoren en qué dirección acabará yendo, con el objetivo de que quienes acaben pagando sus deficiencias sean los gobernantes que recojan el testigo en una próxima confrontación ante las urnas.

Pero, a Pedro Sánchez no le basta con acabar la legislatura y quiere más. Sacrificando lo que deba sacrificar, cediendo a los separatistas en sus peticiones o inventando lo que fuere necesario para seguir convenciendo a los votantes de que deben confiar en él, el presidente español va a seguir intentando vaciar de contenido nuestra Constitución, dictar decretos uno tras otro, para aprovechar su mayoría parlamentaria para que se aprueben, sin discusión ni confrontación, con los miembros de la oposición a los que se les impide poder resaltar aquellos puntos que consideren que debieran ser tenidos en cuenta. Una costumbre muy peligrosa y que induce a pensar que la democracia y sus formas de actuar corren serios peligros de convertirse en agua de borrajas, si los que actualmente ocupan el poder empiezan a pensar que, por los medios tradicionales, pueden perder el poder y deciden utilizar su fuerza para impedir que se sigan utilizando las formas de elección tradicionales para que el asalto al poder se alcance por medios totalitarios.

El hecho de que, en el bando de Podemos, haya surgido una candidata a dirigir el partido, en sustitución del desaparecido Pablo Iglesias, en la persona de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que con sus sonrisa de buena persona, sus maneras conciliadoras, sus procedimientos amables y su gran ambición política; apoyada, no lo olvidemos, por la alcaldesa de Barcelona, otra comunista totalitaria, parece que lleva la intención de segarle la hierba de debajo de los pies al señor Sánchez, con la intención de luchar por arrebatarle el puesto.

Pero, entre tanto, ¿qué es lo que está sucediendo en la derecha? Nada que nos lleve a tener la confianza en el gran vuelco que esperábamos para las elecciones próximas. Las rencillas internas, los egoísmos personales, las camarillas y los grupos de presión, se han convertido en quienes, con toda facilidad, pueden dar al traste con lo que hace unos pocos meses se consideraba como una posibilidad, cada vez mayor, de que Casado podría sustituir a Sánchez en la presidencia del gobierno español. Cuando la señora Ayuso consigue para el PP un gran triunfo de indudable trascendencia para el resto de España, en Génova ya se empiezan a despertar susceptibilidades que preocupan a aquellos que se consideran con posibilidades para ocupar la presidencia del país, incluso los que, como Pablo Casado, se encuentran en primera fila en cuanto a ser aspirantes a tal empleo.

En Andalucía el señor Moreno Bonilla parece que quiere imponer su propio criterio, convencido de que en Andalucía es imprescindible para el PP. Puede ser que lo sea, pero estamos ante otro caso de convivencia del presidente andaluz con Ciudadanos y, al parecer,dispuesto a llegar a acuerdos con los socialistas en diversas materias, todo ello sin el placet de Génova y, con toda seguridad, con la oposición de una parte importante del electorado del PP, que ven con disgusto como se están llegando a entendimientos con un partido que está llegando a acuerdos con Bildu y que está gobernando con los comunistas de Podemos.

Y queda el tercero en discordia. VOX es, sin duda, el partido que tiene más claros sus objetivos. Desdeñado desde el PP, que ha decidido entrar a enfrentamiento a cara de perro con ellos, no se sabe bien si como una treta electoral o para impedir que se le considere como amigos de estos llamados de extrema derecha, que es como mencionar la soga en casa del ahorcado cuando se trata de esquivar los golpes de la izquierda que intenta, con bastante éxito, demonizar a VOX y considerarlo como uno de los compañeros de fatigas del PP. En realidad, VOX se ha venido a más y piensa que puede considerar el tener unos buenos resultados electorales, sumando miembros descontentos por la aparente falta de energía del Casado en sus enfrentamientos en contra de Pedro Sánchez; a pesar de que, en sus últimas apariciones públicas da la sensación de que, el líder del PP, está intentando dar la batalla a la izquierda con más energía de lo que venía haciendo en ocasiones anteriores.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, contemplamos la llegada del 2022 como un año preelectoral en el que la política, como ya lo ha venido siendo en los que lo han precedido, puede dar mucho juego si los que se están jugando el ser o no ser, saben utilizar bien sus cartas. Esperemos que el Covid 19 y sus derivados no contribuyan a hacer menos llevadero este último ejercicio, en el que es evidente que vamos a tener que contemplar batallas, sin contemplaciones ni concesiones, entre todas aquellas formaciones políticas que se van a jugar, esperemos que, en las urnas, quienes van a ser los que se hagan cargo del destino de España. Una elección poco afortunada que diera el poder, por cuatro años más a las izquierdas, con toda probabilidad podría ser la puntilla para la España democrática.

Y una frase ad hoc con el tema de este comentario. Se la debemos a Otto von Bismarck y dice así: “Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería”

El empecinamiento suicida de Casado y García Egea
EDITORIAL Libertad Digital 4 Enero 2022

La dirección del PP debería tener muy claras las prioridades, y entre ellas no debería estar un enfrentamiento cainita, ya sea con Ayuso o con Abascal.

El PP arranca el año acumulando signos precisos sobre el desgaste al que le conducen las luchas fratricidas impulsadas por Pablo Casado y Teodoro García Egea, las arremetidas contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, o las descalificaciones contra la exportavoz parlamentaria Cayetana Álvarez de Toledo. Encuestas y sondeos son un fiel reflejo del galopante deterioro de las expectativas de la formación cada vez menos popular. Hace un año, Casado surfeaba sobre las olas demoscópicas como el futuro presidente del Gobierno. Hoy se ha caído de la tabla en no pocas encuestas y las que predicen que podrá gobernar siempre ponen como condición que tendrá que ser con el concurso fundamental de Vox, partido que sin hacer ruido recolecta el voto del hastío con el PP.

No ayuda tampoco a Pablo Casado el desdén con el que se maneja con Vox, precisamente, la indisimulada inquina que profesa a su líder, Santiago Abascal, o el hecho de que él y los principales dirigentes del PP participen de esa suerte de consenso de izquierdas por el que se pretende demonizar a Vox mientras se ensalza a formaciones golpistas como ERC o proetarras como Bildu. Es notorio que, si Ayuso obtuvo los resultados que obtuvo, no fue por enfrentarse a Vox, sino a la izquierda encabezada por Pedro Sánchez y por el por ella amortizado Pablo Iglesias.

Es un dato importante de cara a la campaña de las elecciones autonómicas de Castilla y León, convocadas para el 13 de febrero. Si el PP logra ganar con holgura y formar gobierno sin necesidad de apoyarse en Vox, no será por que haga de la formación de Abascal su máximo enemigo. La dirección del PP debería tener muy claras las prioridades, y entre ellas no debería estar un enfrentamiento cainita, ya sea con Ayuso o con Abascal. Además, resulta obvio, meridiano e indiscutible que tal política es de todo punto contraproducente, especialmente para quien la practica.

Resulta sumamente chocante que los avisos demoscópicos no hayan propiciado aún un cambio de rumbo en la dirección del PP, empecinada en un proceso de autodestrucción que se le debe de antojar preferible a apaciguar los ánimos y recuperar las opciones de gobernar España. Casado y García Egea deberían considerar que lo importante no son sus intereses y deseos, sino los del conjunto de los votantes de su partido. Y esos intereses los están gestionando de una manera lamentable.

¿Esta es la «normalidad» que Sánchez pactó con los golpistas?
OKDIARIO 4 Enero 2022

Según el presidente del Gobierno, el indulto a los golpistas catalanes pretendía abrir una nueva etapa con la Generalitat marcada por la «normalidad», lejos de la «judicialización». Es decir, a cambio de la libertad de los sediciosos, el Gobierno catalán se comprometía a no desafiar el marco constitucional y a dirimir sus diferencias dentro de los cauces del diálogo. Pues un cuerno. La Fiscalía ha abierto una investigación contra el director de los Mossos, Pere Ferrer, por acoso a la pareja de un agente de la policía autonómica. Los dos cónyuges son mossos. Y uno de ellos, una cabo de la policía autonómica, se ha significado en contra del golpismo separatista, motivo que le ha valido un sinfín de expedientes. Ahora es su pareja quien está sufriendo el acoso por no «reprender» las opiniones políticas de ella. Cómo sería que tuvo que presentar una denuncia ante la Fiscalía de delitos de odio: «Con esta denuncia penal ante Fiscalía, deseo poner en conocimiento unos hechos que podrían estar tipificados como delitos de prevaricación por omisión y delitos de acoso realizados por el director general de Policía, Pere Ferrer Sastre y por el sargento de la División de Asuntos Internos con número de TAP 965».

Y es que el agente ha sido marcado en redes, incluso con «una fotografía realizada desde dentro de una Comisaría de Santa Coloma de Gramanet después de haber sido recriminado en reiteradas ocasiones por su «comportamiento pasivo ante la actitud de su pareja». En suma, toda una estrategia de acoso al más puro estilo totalitario. El caso se une a la campaña de estigmatización instada por la Generalitat contra familias, policías y guardias civiles que no comulgan con las tesis separatistas. Todos están en la diana del independentismo. El Gobierno catalán hace y deshace a su antojo, mientras Pedro Sánchez -el de la «normalización»- mira para otro lado y se desentiende de lo que está ocurriendo en Cataluña. La «normalización» era eso: dejar vía libre al separatismo para imponer su discurso de odio. O sea, la pura y dura claudicación por un puñado de votos.

La desaparición del pp
Nota del Editor 4 Enero 2022

Las apariciones suelen ser milagros, las desapariciones misterios. Sucedió con UCD, UPyD, Ciudadanos, y aquí está el pp haciendo todos los esfuerzos, pero no consiguen desaparecer sin antes permitir que el dr cum fraude y sus quates sigan destrozando lo poco que queda de España.

Mossos, la policía al servicio del separatismo
Pablo Planas. Libertad Digital 4 Enero 2022

No son la policía de Cataluña, sino la de los separatistas.

La policía regional de Cataluña ha dado publicidad a una operación contra un vecino de Bilbao que difundió comentarios contra mujeres, inmigrantes y discapacitados en las redes sociales. Al parecer, el sujeto es un tremendo energúmeno de 45 años que considera, entre otras lindezas, que para ejercer de abogado hay que pasar un "filtro étnico". Alertados los Mossos d'Esquadra por la dureza de los tuits de este individuo, enseguida se pusieron manos a la obra para identificar y localizar al autor de dichas barbaridades. Y, una vez todo controlado, los agentes procedieron a denunciarlo ante la Fiscalía de Delitos de Odio y Discriminación.

Magnífica operación, tres hurras por los Mossos. Lástima, eso sí, que no muestren tanta eficacia frente a esa clase de delitos en la propia Cataluña, región donde tienen asignadas las funciones de policía integral. El primer día del año, por ejemplo, un tuitero gerundense lamentaba que el primer bebé nacido en Cataluña en 2022 no fuera catalán porque su padre era negro. Y no sólo eso, sino que se extendía en consideraciones sobre los ciudadanos de origen marroquí instalados en Cataluña que si hubieran sido proferidas por un dirigente de Vox seguro que sí habrían requerido intervención policial, fiscal y mediática. Tal vez la adscripción nacionalista del tuitero tenga algo que ver con que los Mossos no hayan hecho absolutamente nada en su caso.

Pero es raro, muy raro, porque el hombre, que se define en Twitter como "mestre i comunicador", también se mete con los inmigrantes, como el de Bilbao. Y contra quienes piden enseñanza en español para sus hijos, a quienes llama "garrulos" y "renegados". ¿Eso no es odio? Claro que este Jordi no está solo. No hay más que recordar la campaña contra la familia de Canet, los mensajes en que tuiteros nada anónimos recomendaban dejar al niño solo en clase, apedrear su casa o juntar a los hijos de todos los padres que han pedido más horas de español en una sola clase. Por no hablar de los humoristas del "puta España" en TV3, esos que tienen un perro que huele españoles y que consideran que una esvástica es un símbolo más presentable que una bandera de España, entre otras bromas muy celebradas.

Curioso lo de los Mossos, aquella policía que se dedicó durante todo el golpe de Estado separatista a silbar y mirar para otro lado, la misma policía que no sólo dejó escapar a Puigdemont sino que le puso escolta y chófer para conducirlo hasta Bélgica. Unos titanes. Menudo arrojo, denunciar a uno de Bilbao por hacer comentarios xenófobos y racistas.

Mientras tanto, un miembro del cuerpo, Albert Donaire, excreta cositas como esta:
Una Cataluña independiente no puede empezar sin hacer limpieza, haciendo como si nada ante todos los abusos cometidos por la oligarquía, jueces, fiscales, políticos coloniales. Se juzgará a cada uno de los represores y colaboracionistas que ha tenido el Estado. Quien la hace, la paga.

O esta otra sobre el niño de Canet:
Este niño debe encontrarse absolutamente solo en clase. Las horas que se realizan en castellano, los demás niños deberían salir de la clase. Reaccionamos o nos matan la lengua.

Y más:
Es correcto negar que la sociedad catalana está dividida. Lo dividido es la sociedad que vive en Cataluña, que es diferente. Por un lado, tenemos a los catalanes. Por otra parte, los colonos. Las cosas por su nombre.

Otro:
Lo vuelvo a decir. Os encontraremos a todos. Y después correréis. Porque con la republica catalana tendremos justicia de verdad y os juzgaremos por todos vuestros delitos. Ya podéis volver a decir que os he amenazado. ¿No será realmente que os sentís amenazados de perder vuestros privilegios?

Hay decenas de mensajes de este tipo en su cuenta.

¿Mossos? ¿Todo en orden? ¿Bilbao? Está claro que los Mossos no son la policía de Cataluña, sino la de los separatistas.


Recortes de Prensa   Página Inicial