AGLI Recortes de Prensa   Martes 11  Enero  2022

Izquierda y nacionalismo: una alianza aberrante
Juan Francisco Arza. vozpopuli.es 11 Enero 2022

“No se puede ser de izquierdas y nacionalista”, claman en el desierto algunos intelectuales como Ovejero, Savater o Cercas. ¿Por qué no se puede? ¿No tenemos innumerables ejemplos de lo contrario? Me temo que la izquierda ilustrada, racionalista y universalista a la que apelan esos autores es sólo un vestigio del pasado, una corriente minoritaria con escasa relevancia en la actualidad. ¡La izquierda de verdad, la que cuenta con militantes, gobiernos y medios de comunicación, es una cosa muy diferente!

La amistad entre socialismo y nacionalismo es antigua y se basa en muchas causas. En el plano filosófico, baste recordar que ambas ideologías otorgan primacía al grupo (nación, clase, raza y más recientemente género), por encima del individuo. Las libertades individuales, el Estado de derecho y la democracia son sólo instrumentos secundarios para conseguir fines superiores: la igualdad y la plenitud nacional, cualquiera que sea el significado de éstas.

Stalin, Ho Chi Minh, Fidel Castro, el Partido Comunista Chino y todas las dictaduras socialistas han recurrido siempre al nacionalismo para cohesionar al pueblo, controlarlo y enfrentarlo a enemigos reales o imaginarios. ¿Cómo olvidar, por otra parte, que el fascismo italiano, el nacionalsocialismo alemán y el falangismo español son hijos de la coyunda entre nacionalismo y socialismo?

Las relaciones entre nacionalismos y socialismos en España fueron siempre complicadas, pero ambos colaboraron esforzadamente para descarrilar la II República y provocar el estallido de la Guerra Civil. Los paralelismos de la situación actual de España, indultos incluidos, con los años que precedieron a la Guerra Civil son, por cierto, bastante inquietantes.

Durante casi todo el siglo XX, los partidos de izquierdas españoles se declararon partidarios del “derecho de autodeterminación”, hasta el punto de que llegaron a tratar a los nacionalismos vasco y catalán como movimientos descolonizadores, y les otorgaron un inmerecido pedigrí democrático por el hecho de haberse opuesto a Franco. Incluso el terrorismo sanguinario de ETA encontró siempre comprensión y disculpa de parte de la izquierda española.

En el el presente siglo, hemos asistido a una confluencia cada vez mayor y una alianza cada vez más estrecha entre izquierda y nacionalismo. Una alianza llena de contradicciones pero amalgamada por el odio a un enemigo común: la democracia liberal española, lo que hoy se llama despectivamente el “Régimen del 78”.

Después de algunos titubeos y tímidas protestas, el PSOE ha acabado por sumarse a esa alianza, asumiendo que las cesiones a nacionalistas y extrema izquierda son la única forma de conseguir y conservar el poder. Conviene recordar que Pedro Sánchez no es un accidente. Es el sucesor de Zapatero y el continuador de la tradición histórica del partido.

La coalición Frankenstein está basada en objetivos cruzados, implícitos y velados. Unos quieren una España roja para poder conseguir una España rota; los otros quieren una España rota para poder convertirla en roja. No los une ningún proyecto ni objetivo positivo, no se pondrán de acuerdo para construir nada bueno. Pero no se engañen: su alianza tiene bases sólidas.

Jaque al control sindical del PSOE: las asociaciones de funcionarios y policías se unen contra Sánchez
Carlos Cuesta. okdiario 11 Enero 2022

Las mayores organizaciones de empleados públicos y policías han decidido unirse en un frente común para evitar el ataque institucional de Pedro Sánchez y el ninguneo profesional del Gobierno del PSOE. El plan supone por primera vez la generación de una alternativa clara a los sindicatos tradicionalmente controlados por la izquierda y, en especial, por el PSOE. Los protagonistas de este pacto son CSIF, JUPOL y JUCIL. Los tres son los sindicatos mayoritarios en la Administración Pública en general y en la Policía y la Guardia Civil.

El punto de unión de las tres grandes formaciones sindicales es el ataque del Gobierno de Pedro Sánchez a las condiciones laborales de policías, guardias civiles y del conjunto de los empleados públicos. Pero a nadie le pasa desapercibido que el tradicional control social que ha mantenido el PSOE a través de sus sindicatos dependientes y alimentados se enfrenta, por primera vez, a unas agrupaciones sin vinculación política y de muy amplio espectro.

Desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) destacan que los “trabajadores públicos y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado crean esta alianza ante la pérdida de poder adquisitivo de sus salarios, en defensa de las condiciones laborales empeoradas por la pandemia y la amenaza sobre el futuro de las pensiones”.

Por ello, este lunes, CSIF, el sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha firmado un acuerdo marco de colaboración con la Asociación Profesional Justicia para la Guardia Civil JUCIL y el sindicato policial JUPOL, ambas mayoritarias en los consejos de la Guardia Civil y la Policía Nacional, para la defensa de los intereses comunes de los empleados públicos.

Las tres organizaciones harán un frente común en diferentes ámbitos como la recuperación del poder adquisitivo perdido desde hace años y agravado ahora por la elevada inflación de 2021, que ha roto todas las previsiones. Colaborarán además en la defensa de las condiciones laborales en el nuevo contexto de la pandemia y la mejora de las condiciones de jubilación.

El presidente de CSIF, Miguel Borra, ha subrayado su compromiso con los colectivos de Policía Nacional y Guardia Civil. “Esta alianza es precisa en el actual contexto de cambios en la vida sindical y social, en la necesidad de afianzar nuestra representación en estructuras más fuertes y avanzar en la mejora de las condiciones profesionales y económicas de los trabajadores”, ha destacado.

De esta manera, las tres organizaciones pretenden reforzar la posición del sindicalismo independiente y de las asociaciones profesionales en la representación de los trabajadores de España y del resto de Europa. En el marco del acuerdo, llevarán a cabo campañas de información, conferencias, reuniones y acciones formativas, entre otras, así como acuerdos de acción social. Asimismo, establecerán canales de colaboración en los ámbitos de organización, asesoría jurídica, auditorías, acción social, igualdad, prevención de riesgos laborales y otros temas de interés para todas las partes.

«Avance en el sindicalismo»
El acuerdo, según el secretario general de JUPOL, Aarón Rivero, “supone un importante avance en el sindicalismo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”. Para Rivero “la unión materializada con este acuerdo de las grandes fuerzas sindicales del funcionariado español es un hito que servirá para ser más fuertes en nuestras reivindicaciones y en la lucha para recuperar el poder adquisitivo perdido hace un año por los funcionarios y para defender en aún mejores condiciones los intereses sociolaborales de todos nuestros afiliados”.

Pero, al margen de ello, esta alianza sindical supone un hito frente al control sindical tradicional de la izquierda. CSIF nunca ha mantenido un posicionamiento político. Y JUPO y JUCIL se manifestaron ya en época del Gobierno de Mariano Rajoy, incluso con presencia en sus pancartas de socialistas, para reclamar la equiparación salarial de los policías en toda España.

Se trata, por lo tanto, de tres sindicatos que pactan en una alianza no englobada políticamente, y que constituyen una alternativa clara a los sindicatos amigos y soporte de la izquierda, y en especial del PSOE, en el control de la calle. Hay que recordar que, además, otro sindicato, Solidaridad, ha surgido también desde el entorno de Vox como alternativa a los sindicatos afines a la izquierda.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La guerra del catalán
Pablo Planas. Libertad Digital 11 Enero 2022

El separatismo está como una fiera herida y sus zarpazos son el linchamiento virtual de la familia de Canet o las amenazas contra las entidades que osen poner en duda las virtudes de la inmersión lingüística, el tortuoso experimento sociológico con el que se pretende transformar una región en una nación. Que cuatro años después del 1 de octubre de 2017 Cataluña no se haya convertido en la república que los dirigentes independentistas prometieron a los participantes de las manifestaciones norcoreanas no es de fácil digestión. Tampoco es fácil llevar el día a día de una Administración autonómica en tiempos de pandemia, cuando las proclamas se diluyen en estadísticas sobre contagios, incidencias, urgencias y fallecidos.

En la depresión postraumática del 1-O, la lengua catalana se ha convertido en el nombre del juego, en el nuevo procés, en el casus belli de la eterna guerra que una parte de la sociedad catalana libra, muchas veces sólo en su imaginación, contra el resto de Cataluña y de España. Ya no rige aquella beatífica teoría que aseguraba que cualquiera podía ser independentista, incluso aquellos que mantenían el español como primera lengua pese a llevar toda una vida en Cataluña. De aquello solo queda Rufián en el Congreso de los Diputados, una especie de miniatura de pijoaparte del que ahora reniegan por charnego los mismos separatistas que lo encumbraron por no responder al modelo de los ocho apellidos.

Ahora el idioma catalán es el cedazo. Que los tribunales hayan sentenciado que un 25% de la enseñanza se debe prestar en español pone en riesgo eso que con toda la pompa llaman "escola catalana" y que es como la escuela pública de cualquier otra parte de España pero con adoctrinamiento separatista a través de la lengua y de las llamadas ciencias sociales. Los fundamentos de esa escola son tan débiles y artificiales, tan pobres y mezquinos que resultan incapaces de asumir e integrar ese mínimo porcentaje de español en su proyecto educativo.

El separatismo no tolera el bilingüismo que aseguraba defender a ultranza durante esa fase de su historia llamada Procés. Ahora, con la perspectiva de la independencia a largo plazo, los dirigentes catalanistas no necesitan disimular de cara a la galería sino asentar sus principios básicos entre la gente convencida. Y entre esos principios el idioma español no es una riqueza de su Cataluña triunfante, sino un factor exógeno que hay que erradicar a toda costa. Son incapaces de convivir con el castellano porque su mera existencia y circulación en la región refuta su modelo supremacista de la Cataluña de un solo pueblo, eslogan con ecos, reminiscencias y evocaciones evidentemente totalitarias.

La Generalitat y el Parlamento catalanes desprecian el español en sus páginas webs oficiales
Daniel Tercero. ABC 11 Enero 2022

El español, el catalán y el aranés son las tres lenguas oficiales de Cataluña, según la Constitución (1978) y el Estatuto de Autonomía (2006), y la administración pública de la Generalitat les debe dar a las tres el mismo trato, sobre el papel. Sin embargo, con algo tan sencillo como la disponibilidad en internet de las páginas webs oficiales autonómicas se manifiesta una evidente discriminación para los ciudadanos que quieren informarse y contactar con la Generalitat en español o aranés. Así consta en un informe de la asociación Impulso Ciudadano que analiza unas ochenta webs de la administración autonómica catalana.

Bajo el título 'Viaje por 80 webs de la Generalitat', la entidad escanea la presencia de las lenguas oficiales, tanto en su contenido digital como en los enlaces que en ellas están disponibles.

La conclusión del informe es rotunda: «Omnipresencia del catalán y discriminación del castellano y del aranés». Todos los espacios están en catalán, algunos en español y muy pocos en aranés. En algunas páginas, incluso, la Generalitat y el Parlamento catalanes incorporan el traductor automático de Google, equiparando el español con las lenguas extranjeras y señalando que: «No se hace ninguna revisión de la traducción, por tanto, es posible que contenga errores».

Derecho y obligación
Desde Impulso Ciudadano, asociación que preside José Domingo, recuerdan que la relación por internet entre las administraciones y los ciudadanos es cada vez más importante, pues gran parte de esta se realiza mediante el acceso de páginas webs oficiales. En este sentido, es un derecho de los ciudadanos y una obligación para las administraciones públicas, según la Ley 11/2007 de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos, poder relacionarse electrónicamente y hacerlo con los medios necesarios para ello. Y hacerlo sin discriminación, tampoco la lingüística.

Según se desprende del informe, consultado por ABC, ni la Generalitat ni el Parlamento cumplen con la Constitución, el Estatuto y la normativa derivada. Estas discriminaciones, en materia lingüística, se dan desde páginas informativas (casi propagandísticas), como la del presidente de la Generalitat, hasta algunas que recogen guías y planes estratégicos en materia económica, guías de salud o las webs de los presupuestos aprobados, pasando por la web del Parlamento autonómico.

Entre las ochenta páginas escaneadas está, por ejemplo, President.cat, dedicada a la figura del presidente autonómico, con su biografía y su actividad diaria, básicamente. Este espacio está al cien por cien en catalán y tiene una traducción al inglés. Ni rastro del español o el aranés. Cero líneas.

Otro ejemplo es el portal web del Parlamento, institución que representa a todos los catalanes. La página está en catalán y, aunque aparece una pestaña que remite a 'Idiomas', solo es una traducción automática de una selección de espacios estáticos (historia, glosario...). Las leyes sí se publican en español y aranés (en este idioma en menor medida), pero tiempo después de su aprobación y de hacerlo en catalán. Sin embargo, el Portal Jurídico de la Generalitat (que recoge toda la normativa que afecta a Cataluña) está exclusivamente en catalán, a diferencia del Diario Oficial, que incorpora el español, pero no el aranés.

Los casos se repiten, en mayor o menor medida, en casi todas las páginas analizadas. Las noticias del Govern, verbigracia, se publican semanas después en español. Los vídeos sobre la salud de los bebés en la web de la Consejería de Salud, solo en catalán. Lo mismo ocurre con las guías sobre dependencia o el asistente virtual para acceder a la ayuda de la renta garantizada. La página que recoge los presupuestos para 2022, solo en catalán.

«El resultado es claramente discriminatorio para aquellos ciudadanos que quieran recibir información o interactuar en castellano o aranés con la Generalitat», apuntan desde la entidad, que enviará el informe al Defensor del Pueblo, el Síndic de Greuges, así como a la Generalitat y el Parlamento para que corrijan la situación.

¿Qué espera Sánchez para pedir la extradición de los asesinos etarras?
OKDIARIO 11 Enero 2022

En un informe titulado «ETA en Venezuela», facilitado por el ex jefe del espionaje chavista Hugo El Pollo Carvajal, queda claro el paradero de 17 etarras huidos de la Justicia española, protegidos desde hace años por la narcodictadura venezolana. Carvajal ha revelado a OKDIARIO que cuando estaba al frente del espionaje de su país conocía el pacto sellado con el ex presidente socialista Felipe González para dar refugió a los asesinos de ETA. «El Pollo» no puede ser más explícito: «Se ordenó al Servicio de Inteligencia no perseguir a los miembros de la banda terrorista», manifiestan fuentes de su entorno.

Este periódico ha podido saber que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) posee estos datos y está realizando un seguimiento en el país latinoamericano a los asesinos de ETA. Carvajal es conciso: «La población de etarras en Venezuela es de aproximadamente una treintena de miembros, algunos de ellos deportados de Argelia y otros países. La mayoría viven en Caracas, Cumana, Chichiriviche y otras zonas».

OKDIARIO ofrece hoy los nombres de los etarras que campan a sus anchas en Venezuela. Viven protegidos por el régimen, que les sirve de escudo. Por una elemental cuestión de dignidad y de justicia, el Gobierno socialcomunista no puede permanecer cruzado de brazos.¿Qué espera Sánchez para pedir la extradición de los asesinos etarras?

Seguramente, lo más cómodo para Sánchez sea mirar para otro lado. Pero los datos están ahí: los nombres y el paradero de los etarras que encontraron refugio en el régimen bolivariano deberían servir para activar todos los resortes -por muy incómodos que sean para el Ejecutivo, a fin de que, de una vez por todas, rindan cuentas ante la Justicia española. Insistimos: es una cuestión de dignidad nacional. Las víctimas del terrorismo no merecen que se perpetúe en el tiempo una situación que supone un intolerable agravio a las familias que sufrieron el vil azote asesino de una banda terrorista. Sabemos quiénes son y dónde están: ahora es la hora de la Justicia.

Los papeles secretos de Amedo (1)
El PNV ocultó documentos de los GAL que habrían evitado el inicio de la ‘guerra sucia’ contra ETA
Manuel Cerdán. okdiario 11 Enero 2022

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) y el Gobierno de Vitoria ocultaron documentos secretos de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) que, de haber visto la luz en 1983, habrían evitado el inicio de la ‘guerra sucia’ contra ETA. Su difusión habría servido para impedir o poner al descubierto la autoría de algunas de las acciones de guerra sucia contra ETA en el Sur de Francia.

Las operaciones antiterroristas de los GAL, que fueron promovidas desde La Moncloa entre 1983 y 1987 y financiadas con fondos reservados, culminaron con 27 muertos. Muchos de ellos no tenían ningún vínculo con ETA. Durante ese periodo los dirigentes y diputados peneuvistas censuraron al Ejecutivo socialista, pero silenciaron que tuvieran en su poder los documentos que podrían acabar con aquella sangría.

Así se entiende una vez revisados los papeles secretos del ex subcomisario del Bilbao, José Amedo, a los que OKDIARIO ha tenido acceso. Se trata de documentos reservados de los GAL que el entonces policía y reclutador de mercenarios guardaba en un maletín cuando, el 21 de septiembre de 1983, sufrió un grave accidente en la autopista de peaje San Sebastián-Bilbao a su paso por Éibar. El automóvil que conducía Amedo -un Ford Escort nuevo- se salió de la calzada tras reventar la rueda izquierda trasera. Se trataba de un vehículo oficial, camuflado y con matrícula reservada.

En medio de la confusión del siniestro automovilístico y del traslado de Amedo y su ayudante a un centro hospitalario de Bilbao, el maletín con los documentos -de color marrón, de cuero y tipo ejecutivo- quedó en poder de agentes de la Ertzaintza durante unas horas, con tiempo más que suficiente para consultar con sus jefes de Vitoria y realizar las oportunas fotocopias.

Según un informe del Archivo General de la División de Personal de la Dirección General de la Policía, que fue incorporado al sumario 1/88 del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Amedo estuvo de baja por accidente de tráfico desde el 21 de septiembre hasta el 10 de octubre de 1983. Correspondían a las fechas oficiales, pero la realidad fue que Amedo se reincorporó en tan sólo unos días a sus actividades en Francia, al margen de los informes policiales.

El policía tuvo que ser operado años después de las cervicales -un injerto de un hueso de la cadera entre la quinta y sexta vértebra- por las secuelas del accidente y la ausencia de rehabilitación. En la fotografía de la portada de la revista Cambio16 (24 de febrero de 1992) que reproduce OKDIARIO Amedo aparecía con un collarín sujeto al cuello durante una entrevista que le hizo este periodista en la cárcel de Guadalajara.

En el último tercio de 1983, el Gobierno de Felipe González ya había implicado al Ministerio del Interior -Policía y Guardia Civil- y a los servicios secretos del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) -la antesala del CNI- para golpear a los terroristas por medio de “escuadrones de la muerte” en el sur de Francia, conocido como el “santuario francés”. El documento desclasificado por el Tribunal Supremo en 1996, conocido como “acta fundacional de los GAL” – “Asunto: Acciones en Francia”- fue elaborado por el CESID en julio de 1983, dos meses antes del accidente.

Los papeles del maletín
El día del accidente, Amedo regresaba del País Vasco francés donde se había entrevistado con varios mercenarios, que había reclutado para emprender acciones violentas contra la cúpula de la banda asesina. En el maletín, que cayó en manos de los ertzainas, el policía guardaba documentos relacionados con la lucha antiterrorista y los GAL: su agenda personal con los nombres y teléfonos de los paramilitares, un bloc de notas, algunos de los domicilios de los generales de ETA a batir, fotografías, identidades falsas de los mercenarios y misiones especiales, entre otros. OKDIARIO reproduce en sus páginas algunos de estos papeles confidenciales.

OKDIARIO ha tenido acceso así mismo a unas páginas de las memorias inéditas, escrita por José Amedo. En una veintena de cuartillas el que fuera el coordinador del “GAL azul” del Cuerpo Nacional de Policía relata en primera persona el accidente de circulación y la actuación de la Ertzaintza y la inteligencia del Gobierno vasco.

“Apareció la Ertzaintza. A pesar del estado en el que nos encontrábamos yo estaba obsesionado con un maletín que portaba en el asiento trasero del vehículo y como podía le decía a mi subordinado que se hiciera cargo de él. No recuerdo quién nos sacó del coche cuando llegaron las ambulancias para llevarnos al hospital de Basurto de Bilbao”, explica en sus notas Amedo.

El fuerte impacto del vehículo contra una mediana de la autovía provocó que Amedo, que iba al volante, quedara conmocionado, aunque no perdiera el conocimiento plenamente. Su compañero de partida, otro policía de información de Bilbao, también quedó magullado. Ambos fueron trasladados en ambulancia a Urgencias del Hospital bilbaíno de Basurto.

El subcomisario no recuperó el control de la situación hasta unas tres horas después. Entonces, se percató de que el maletín no estaba junto a él en la habitación entre sus pertenencias. Preguntó a su subordinado, que procedía de la Policía Científica, pero tampoco lo tenía controlado. Era un joven agente que dominaba el francés al haber nacido en territorio galo y que actuaba como su traductor en el sur de Francia, antes de que entrara en acción Michel Domínguez.

Amedo se situó en lo peor: la Ertzaintza (“cuidador del pueblo”, en vascuence) lo podía tener en su poder. Y no se equivocaba. Un enfermero del hospital se lo devolvió después esgrimiendo que estaba depositado en el departamento de admisiones de Basurto. Cuando lo abrió para revisar su contenido descubrió lo que ya intuía: los papeles no estaban colocados como él los había ordenados. Estaba claro que el Gobierno de Vitoria ya tenía en su poder una copia con las señas de identidad de los Grupos Antiterroristas de Liberación.

Amedo sale de dudas
Las siglas de los GAL, como tal, fueron usadas por primera vez para reivindicar el secuestro de Segundo Marey, un viajante de comercio a quien los mercenarios confundieron con un dirigente etarra. La Policía gala halló en uno de sus bolsillos, tras su liberación el 14 de diciembre de 1983, un comunicado en francés con el sello estampado de los Grupos Antiterroristas de Liberación. Habían transcurrido dos meses y medio desde el accidente de Amedo y desde que el PNV y el Gobierno vasco se hicieran con los documentos gracias a la Ertzaintza.

La policía autónoma vasca había sido creada en 1982 durante el primer gobierno de Carlos Garaikoetxea, según establecía el Estatuto de Guernica, aprobado en octubre de 1979 cuando gobernaban los centristas de UCD con el presidente Leopoldo Calvo Sotelo. La primera unidad en funcionar fue la división de Tráfico, que controlaba las carreteras vascas en sustitución de la Guardia Civil. Sus agentes fueron los que asistieron al subcomisario de Bilbao y a su ayudante en la autovía.

Amedo salió de dudas sobre la manipulación del maletín cuando tres años después se lo confirmó Genaro García de Andoain, el hombre de confianza del consejero de Interior del Gobierno vasco, Luis María Retolaza (1980-1988), con quien mantenía unas excelentes relaciones desde que le ayudó a chequear los antecedentes de los aspirantes a ertzainas.

Genaro García de Andoain, uno de los fundadores de la Ertzaintza.
El histórico militante peneuvista, tras pasar por el exilio francés, formó parte del grupo que recuperó a la antigua Ertzaintza de 1936. A comienzos de 1980, participó en la creación de un cuerpo de élite para la seguridad del Gobierno vasco. Sus integrantes, conocidos como los “hombres de Berroci” por el nombre del lugar de Álava donde entrenaban, fueron extraoficialmente los primeros ertzainas y el embrión de la futura policía autonómica.

Amedo relata lo sucedido en sus memorias inéditas en poder de OKDIARIO: “A finales de octubre de 1986, cuando ya habían finalizado oficialmente las actividades de los GAL, Genaro García Andoain me llamó y me citó en el hotel Ercilla de Bilbao. Me dijo que no se iba a andar con rodeos que quería ir directamente al grano, intuí lo que me esperaba. Me dijo que lo que me iba a comentar no podía salir de allí, que se jugaba su cargo… Me confesó que, a raíz del accidente en la autovía, fotocopiaron los documentos del maletín después de comprobar que las placas del vehículo siniestrado estaban reservadas para el Ministerio del Interior y de que uno de los agentes de la policía vasca presente en el suceso me oyó decirle, aún encontrándome casi inconsciente, a mi acompañante que se hiciese cargo del maletín. El ertzaina dio parte de estos hechos a través de la emisora de su coche a la central en Vitoria, de forma que dos de sus hombres del grupo Ekintza (acción) -los ‘pata negra’ de la Ertzaintza- se personaron en el hospital y procedieron a copiar todos los papeles que llevaba”.

García de Andoain fue director de Tráfico y responsable para Asuntos de la Policía dentro del organigrama del Gobierno Vasco, que se conocía como Adjuntos a la Viceconsejería de Seguridad (AVCS), cargo que desempeñó mientras los GAL sembraban de terror el sur de Francia. En 1986, fue asesinado por un comando de ETA cuando participaba en una operación de la Ertzaintza para rescatar al empresario secuestrado Lucio Aguinagalde.

En 1983, el amigo de la infancia de Retolaza se encargaba también desde la trastienda de las tareas de información en la lucha antiterrorista. Aunque el Gobierno vasco siempre lo negó, la Ertzaintza disponía de una unidad especial, conocida como Ekintza, dedicada a investigar a ETA. Pero, como el mismo Amedo pudo verificar en primera persona, el cuerpo de élite de la incipiente policía autonómica también lo investigaba a él y a los GAL. Y fue el propio subcomisario quien le puso en bandeja, sin quererlo y sin saberlo, la mejor pieza.

Con aquellas pruebas en poder de los nacionalistas vascos, el Gobierno de Vitoria habría podio impedir el secuestro Segundo Marey, la primera acción en Hendaya (Francia) de uno de los comandos de mercenarios reclutados por Amedo. El comerciante francés, que fue confundido con el etarra Mikel Lujúa, fue trasladado a un caserío de Cantabria donde permaneció en cautiverio una semana, antes de ser liberado. Por esa y otras acciones de los GAL, Amedo fue condenado a más de 100 años de cárcel.

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, afirmó en junio de 2020 que su partido apoyaría la propuesta de Bildu de crear una comisión de investigación sobre los GAL. Explicó que no le parecía mal «saber y conocer qué pasó con los GAL».

Según Esteban, era algo que se le debía a la sociedad. También anunció que votaría a favor de la comparecencia de Felipe González ante la comisión de investigación sobre los GAL.
Recortes de Prensa   Página Inicial