AGLI Recortes de Prensa   Domingo 16  Enero  2022

VOX, una esperanza para Castilla y León
EDITORIAL. https://gaceta.es  16 Enero 2022

Cuarenta años de desarrollo autonómico después, ningún observador objetivo puede decir que Castilla y León tenga por delante un futuro de prosperidad. Muy al revés, una de las regiones más leales a la nación española, en castigo a esa fidelidad, languidece desindustrializada, despoblada, vaciada, vacilada y atacada por esa Agenda 2030 escrita fuera de nuestras fronteras y que abrazan, pin en solapa, los dos grandes partidos del consenso globalista, el PP y el PSOE.

Que el PSOE no tenga un proyecto para Castilla y León es lo normal. Jamás lo ha tenido y por su reconocida incompetencia quizá es mejor que no lo tenga. Lo del Partido Popular, sin duda, es peor. Después de décadas de gobierno en Castilla y León, han sido decenas las promesas incumplidas y miles los sillones repartidos, incluido un Gobierno con los socioliberales urbanitas de Ciudadanos (en extinción) que lo más rural que han llegado a ver en su vida es la ensalada templada que se piden en un reservado de un restaurante chic capitalino.

El PP ha tomado Castilla y León como un cortijo particular en el que sólo la casa del dueño está encalada. Castilla y León falla en infraestructuras, educación, sanidad, industria, comunicaciones… es decir, en todo lo necesario para parar la despoblación, retener a lo mejor de la juventud castellana y leonesa, incentivar el regreso de los que se fueron, fomentar la natalidad, atraer inversiones exteriores, hacer de sus provincias un imán para la emigración interior del resto de España y, también, para dar cobijo a la inmigración extranjera, legal, ordenada e iberoamericana.

Todo esto parece que sólo lo ha entendido VOX, o sólo le interesa a VOX, que en la mañana de este sábado presentó sus candidatos —ganaderos, sanitarios, empresarios— en un acto en Valladolid mientras su presidente, Santiago Abascal, insistía en una idea honrada esencial: el programa de VOX para Castilla y León no solucionara los problemas de la autonomía en el corto plazo, sino que es un proyecto con una mirada larga. Un proyecto de siembra y esperanza en el futuro es la única posibilidad que tiene Castilla y León para volver a ser una región grande, y no sólo de extensión.

El Partido Popular, que presenta en los primeros puestos de sus listas a estas elecciones a una mayoría aplastante de funcionarios con el sueldo asegurado y políticos profesionales, debe dejar paso. Han sido cuarenta años con apenas un pequeño intermedio socialista. Mucho tiempo. Demasiado tiempo. Nadie, mucho menos el observador objetivo que mencionamos al comienzo de este editorial, puede afirmar sin sonrojarse que el PP que hoy abraza la Agenda 2030 que viene a acabar con la identidad de los castellanos y los leoneses, y que es parte del problema, puede ser todavía una solución.

La solución, sin duda, es intentar algo nuevo, algo honrado y con un pasado limpio. Los reinos viejos, pilares de España, de Castilla y de León, deben dar esa oportunidad a un partido joven con un candidato joven como Juan García-Gallardo. Si VOX no cumple lo que promete, los reinos viejos siempre podrán demandárselo.

Abascal, en la presentación de candidatos de VOX en Castilla y León: ‘Venimos a sembrar futuro y esperanza’
'EXIGIMOS QUE LA LEALTAD DE LOS CASTELLANOLEONESES DEJE DE CASTIGARSE'
Agustín Benito. https://gaceta.es 16 Enero 2022

VOX ha presentado este sábado a sus candidatos a las elecciones en Castilla y León en un acto en la Plaza de la Universidad de Valladolid.

El líder de VOX, Santiago Abascal, ha manifestado que quieren sembrar futuro y esperanza en la región, potenciar la natalidad, la estabilidad del empleo y acabar con el destierro de los jóvenes. Así, ha señalado que el candidato de VOX, Juan García Gallardo, tiene «la ambición de trabajar y de morir allí donde ha vivido, en la tierra de sus padres». «Es un castellano honrado y cabal, es un joven que llega a la política con las manos limpias a dejarse la piel. Es un hombre familiar y luchador, alguien comprometido y con voluntad de servicio. Muchas gracias, querido Juan, Estamos todos detrás de ti como un solo hombre», ha señalado.

En su intervención, ha añadido que Castilla y León, constructora de España, es leal, sobria y austera… y por eso ha sido discriminada sistemáticamente por el Partido Popular. «La deslealtad y la traición recibían premio, la callada lealtad de Castilla y de León recibía castigo, abandono y silencio». Y ha recordado que el presidente de la región, Alfonso Fernández Mañueco, ha asumido la ideología de genero, el adoctrinamiento LGTB en los colegios «y ha comprado todos los disparates de la Agenda 2030, con sus ataques a la ganadería, a la industria y a la agricultura».

Además, ha denunciado que Mañueco ha sumido en el desencanto, en la despoblación, en la soledad y en la desindustrialización a Castilla y León… frente a la herencia envenenada del PP y del PSOE, nosotros ofrecemos una alternativa… la Agenda España». Y ha avisado al PP que VOX no regalará gratis sus votos: «Si alguien quiere que le regalemos los votos gratis al PP, que no nos vote. Si alguno espera que entreguemos los votos gratis a Mañueco para seguir truncando la alternativa al socialismo, que no nos vote. Si alguien quiere un cambio de rumbo, que nos vote».

«¿Dónde está escrito que Castilla y León tenga que resignarse?», ha preguntado Abascal, al tiempo que ha reiterado que Castilla y León es la más leal y la más maltratada de todas las regiones españolas. «Exigimos que la lealtad deje de castigarse y se premie de una vez por todas. ¿O embajadas catalanas en el exterior o un tren para Aranda de Duero. O el concierto económico vasco que lleva a la discriminación y a la insolidaridad o una autovía que una Burgo de Osma con Soria. Cada cesión a los extorsionadores del PNV o a los separatistas de cualquier lugar va contra Castilla y León», ha afirmado Abascal.

Abascal también ha sostenido que la Agenda 2030 que tanto apoya el PP solo trae destrucción de empleos y despoblación. «Es financiar coches eléctricos para los ricos que se los pueden comprar mientras fríen impuestos a los que tienen el diésel (…), está hecha contra nuestro pueblo, está hecha contra los más desfavorecidos, para los privilegiados, contra España y a favor de China y de todos aquellos que contaminan mares y cielos». «Nosotros estamos con los agricultores y los ganaderos que padecen la Agenda 2030 y que son los verdaderos conservacionistas en el mundo rural», ha concluido.

Por otra parte, el secretario general de VOX, Javier Ortega Smith, ha agradecido que al presidente de la Junta de Castilla y León que haya convocado elecciones tal y como le pidió la formación y le ha invitado a «no molestar».

Así, ha abogado por «cambiar las políticas de la izquierda» que ha comprado Mañueco, ha advertido de que VOX está preparado porque tiene «a la mejor gente», además de «ilusión y ganas de cambiar las cosas», y ha afirmado que «Castilla y León tiene fuerza, historia y potencial», una Comunidad que reúne «lo mejor de esa España que no se arruga, de esa España valiente, recia, que sabe del frío, que aguanta lo que le echen encima y que no se rinde jamás».

sareb
Podemos gana, pagamos todos
OKDIARIO 16 Enero 2022

Podemos se va a salir con la suya: va a conseguir que Sareb, el banco malo, sea nacionalizado, como adelanta este domingo OKDIARIO, para poder convertirlo en un gran parque de vivienda social y poder gestionarlo a su antojo (lo cual hace temer lo peor, claro está). Desde el principio de la legislatura se lo han exigido a Pedro Sánchez, que finalmente ha pasado por el aro con la ayuda de una banca que está harta de perder dinero en el banco malo y que está deseando saltar del barco.

Pero cumplir los caprichos de los podemitas tiene dos problemas. El primero es que no es gratis, por más que a la izquierda no le importe tirar el dinero del contribuyente (ya saben, el dinero público no es de nadie, como dijo Carmen Calvo). Al contrario, la Comisión Europea ya nos obligó a apuntarnos como deuda pública 35.000 millones de deuda de Sareb el año pasado, y esta cifra crecerá todavía más dado que Sareb tiene pérdidas acumuladas por otros 10.500 millones.

La broma nos va a salir por más de 40.000 millones. Y si la gestiona Podemos, aparte de la habitual corrupción, olvídense de que alguna vez consiga suficientes ingresos para devolver esa gigantesca deuda. ¿Quién va a pagarla entonces? Exacto, usted.

El segundo problema es que esto no soluciona, ni de lejos, el grave problema de la vivienda en España. Para que haya un mercado de alquiler relevante, es necesario dotar de seguridad jurídica a los propietarios, justo lo contrario de lo que hacía el Gobierno en su ley de vivienda que protegía la ocupación (afortunadamante, ha sido tumbada de momento por el CGPJ). Y para que la vivienda en propiedad sea más accesible, lo que hace falta es liberalizar el mercado y quitarle las enormes cargas fiscales y burocráticas que soporta, no introducir cada vez más regulaciones y cortapisas como hace el Ejecutivo.

Aunque la nacionalización de Sareb era casi inevitable por el fracaso del banco malo (culpa de un deficiente diseño, con unos inmuebles que se traspasaron muy sobrevalorados desde las cajas de ahorros rescatadas, y una peor ejecución), que quede en manos de Podemos es la peor noticia posible. Y el desaguisado nos va a salir muy caro a todos.

Agresiones y asaltos de menas, machetazos de magrebíes… la violencia de inmigrantes ilegales que los medios continúan silenciando
NUEVA OLEADA DE INSEGURIDAD EN LOS BARRIOS ESPAÑOLES
https://gaceta.es 16 Enero 2022

Los españoles siguen sufriendo una oleada de inseguridad y violencia en sus barrios que es silenciada por los grandes medios de comunicación y por los partidos globalistas, que siguen impulsando el «efecto llamada» migratorio y asegurando que son «casos aislados».

Así, en las últimas semanas un individuo de origen kosovar fue detenido en Madrid por acuchillar a un niño de seis años en los alrededores de un colegio del distrito de Chamartín. El agresor llegó a España el 2 de diciembre, ocho días antes de que ocurrieran los hechos.

La Policía Nacional detuvo en Orihuela (Alicante) a dos individuos de 21 años, uno de ellos de origen marroquí, por presunta tentativa de homicidio y robo con violencia tras intentar matar a un hombre atropellándole después de lanzarlo a gran velocidad del coche, y robarle sus pertenencias. La víctima fue atendida en el hospital de Orihuela por heridas de gravedad en ambas piernas… y la Guardia Civil detuvo en Sevilla a un pakistaní por difundir contenido islamista en redes sociales y estar inmerso en un avanzado proceso de radicalización yihadista.

Además, la Policía Nacional detuvo a dos hombres que presuntamente mataron a un estadounidense el pasado mes de octubre en una habitación del hotel Palace de Madrid. Se trató de un rumano de 39 años, que tiene nueve detenciones previas, y un marroquí de 29, con 17 arrestos anteriores por hechos similares. Y la misma Policía desarticuló una banda criminal de 37 personas dedicada a la explotación sexual de menores de edad, a quienes prostituían y utilizaban para la venta de sustancias estupefacientes. Al menos tres de ellas eran tuteladas por la Comunidad de Madrid, una de las cuales fue obligada a prostituirse con menas marroquíes del centro de acogida de Hortaleza.

Los medios también han silenciado la agresión con piedras de más de 30 menas a dos vigilantes de seguridad del Centro de Menores La Purísima de Melilla, la detención en Ceuta de un peligroso islamista buscado por la Interpol y reclamado por Francia y la detención por parte de la Policía Nacional de cuatro individuos (dos de origen sudamericano y otros dos -de 19 años- marroquíes) por asaltar con violencia a una pareja en una calle del madrileño distrito de Usera.

También se ha conocido que el joven de Pamplona de 21 años que fue agredido en la madrugada del 31 de diciembre por un mena ha perdido la visión de un ojo y que dos magrebíes atacaron a machetazos a un español en Molina de Segura (Murcia) y le provocaron un grave corte en la mano.

Yolanda Díaz y Piketty nos quieren co-gestionar
Federico Jiménez Losantos. Libertad Digital 16 Enero 2022

Desde antes de la caída del Muro, la Izquierda patológica, inconsútil, inasequible al desaliento que debería producirle cien millones de muertos y una ruina interminable para todos los países que padecieron el socialismo, se afana en encontrar una forma de imponer el comunismo sin pobreza y en deshacer el capitalismo y el Estado de Derecho sin que se quejen mucho las víctimas de lo que en Argentina llaman pobrismo, ese régimen de mafias sindicales que ayunta el estatalismo fascistoide y la demagogia comunista.

La casta roja universitaria
La casta política roja y la subcasta académica producen cada pocos años fórmulas alternativas de calentamiento y deshielo, de estalinización y liberalización. Vaivén que los regímenes leninistas han alternado siempre para seguir en el poder, pero cambiando la política económica y fusilando a los que la habían defendido hasta entonces. Lenin no podía fusilarse a sí mismo, pero la NEP (Nueva Política Económica) era una rectificación del fin del mercado, que se hizo eliminando del dinero mediante la inflación. Eso condenó al inflacionista Bujarin. Sentencia que ejecutó el 'gran' Stalin.

En Memoria del Comunismo cuento que Bujarin se jactaba de haber ido mucho más lejos que los jacobinos franceses con los asignados, pagarés a cuenta del dinero robado a la Iglesia y la Corona cuyo valor se quedó en nada. Como le pasó al rublo, al que los campesinos bautizaron "papel pintado". Su primitivo entusiasmo anticapitalista no lo salvó, pero los comunistas del deshielo, seguidores del Dubcek de la Primavera de Praga, inventaron que quiso liberalizar la economía y dulcificar la política. Falso. Todos los bolcheviques querían lo mismo: robar y matar, matar y robar. El comunismo sólo conjugó otro verbo: disimular. Lo que roba y lo que mata.

Más de un siglo después del golpe de Estado de Lenin, del cierre a punta de bayoneta de la Duma, de la masacre de los obreros de Kronstadt, de la liquidación física de todos los partidos excepto el bolchevique, de la primera gran hambruna provocada por su política agraria -cinco millones de muertos-, de la apertura de inmensos campos de trabajos forzados y de exterminio, de la violación de todos los derechos humanos, del derroche en propaganda para encubrir sus crímenes, las estrellas de las universidades europeas y americanas, siguen alimentando la necesidad de la izquierda de sentirse moralmente superior. La última, Piketty, que ha presentado en España, junto a Yolanda Díaz, su último invento: "la cogestión empresarial".

Como acabó la primera cogestión
Como todo lo nuevo en los economistas de izquierdas, también esto es viejo. La dirección política de las empresas, los consejeros políticos para una correcta gestión socialista, la implantaron Lenin y Trotsky en 1917. Eran pocas las empresas industriales en Rusia, y el proletariado era el 1’5 % de los trabajadores, el 10% en las zonas ocupadas del Báltico y Polonia. En dos años de régimen comunista, el 1´5% bajó al 0´7%. Y fue entonces cuando Bujarin hizo méritos para ir al paredón. En una reunión del Comité Central, que era el nuevo Gobierno, que era el partido, que era Lenin, dijo que era asombroso que el régimen marxista de "dictadura del proletariado" estuviera haciendo desaparecer al proletariado mismo. Aquella ironía fue apreciada en lo que valía por Stalin, que, naturalmente, lo mató, mandó a su mujer a un campo de concentración, y, en fin, lo hermanó con los gusanos.

También en Memoria del Comunismo cuento el trágico final de la primera experiencia de cogestión empresarial. Los bolcheviques enviaron comisarios rojos para controlar las fábricas, pero allí había sindicalistas anarquistas, mencheviques y social-revolucionarios, partido vencedor en las elecciones a la Duma, que Lenin, el gran perdedor, cerró el mismo día en que abrió. Ni los bolcheviques tenían la veteranía sindical de los de izquierdas ni la capacidad de los propietarios y gestores de las fábricas. Tenían la Cheka, pero anarquistas y mencheviques también tenían armas.

Para evitar el baño de sangre, que finalmente ejecutó el siniestro Trotsky, se había llegado a un acuerdo por el que los gestores capitalistas, dueños o técnicos, seguían dirigiendo la fábrica y los comisarios opinaban sobre lo mejorable de la gestión. Pero junto a los problemas técnicos que provocaban los caprichos o la ignorancia de los comisarios se produjo, al desaparecer el dinero, un problema irresoluble: el "papel pintado" del sueldo no daba para comer. Y las cartillas de racionamiento del gobierno soviético se las quedaban los bolcheviques, que además produjeron algo típicamente suyo: una maraña burocrática que tenía hasta veintisiete clases de cartillas.

La devaluación programada del rublo supuso la desaparición del dinero, el colapso del comercio, el acaparamiento, el desabastecimiento y el mercado negro. Cuando los bolcheviques lo asaltaban, decían que tomaban las mercancías para repartirlas, pero se las quedaban o las revendían. Y al final, la lucha sindical por un salario que permitiera comer -antes de Lenin, los proletarios ganaban mucho más que los campesinos- se convirtió en una lucha moral. Como escribió en el periódico de la fábrica uno de los últimos resistentes, lo que realmente querían los comunistas era "robarles el alma".

Ese sigue siendo su propósito. Pero, muerta el alma, ¿qué se hace con el cuerpo muerto? ¿Puede funcionar la economía real sin una gestión capitalista? No. Lo que sueñan estos ilustres majaderos, Piketty y Díaz, es que los comunistas, o sea, ellos, adquieran por arte de birlibirloque político la capacidad de crear empleos, cobrar latisueldos y mantener un alto nivel de ingresos del Estado para que financie los chiringuitos ideológicos con los que pueden cambiar nuestra mentalidad, es decir, robarnos el alma. Un dinero abundante para esos miles de piojos intelectuales llamados 'asesores'. Cuando hablan de co-gestión, ellos se quedan la gestión, y los demás, el co, o sea, los impuestos. Ellos impiden que los demás nos extraviemos en la selva capitalista, pero, por supuesto, se quedan el monopolio del plátano.

El misionero Piketty y el "buen salvaje" español
Piketty hablaba como un antiguo explorador blanco en el África negra, emocionadísimo al ver que, mientras sus ideas retrocomunistas no superan las bardas de la universidad, ni tiene eco en la economía real, España, un país perdido al sur, quiere hacerle una enmienda al capitalismo. Ve a Yolanda y se licúa, como Iglesias ante Varoufakis o Sartre ante el Che, que, tomemos nota, al que no aceptó la cogestión, lo fusiló. Véase Rangel: "Del buen salvaje al buen revolucionario". Claro que el moderno misionero ideológico blanco le cobra al salvaje rojo en dólares y en negro.

El comunista yugoslavo Tito bautizó como autogestión lo que ahora presenta Piketty como idea original suya, este "socialismo de cogestión". El problema, en Lenin, en Tito, en Piketty y hasta en la cursi 'Yoli Tenacillas', es siempre el mismo: la propiedad, inseparable de la libertad y del derecho. No pueden ser socialistas si creyeran en la propiedad, tan injusta y que crea desigualdad. También riqueza, sí, pero repartida sin criterio progresista. ¿Y cómo unos socialistas inútiles pueden robar la riqueza que no producen? Repartiéndola. Salvo su parte, la que corresponde al know how, a la técnica del timo colectivista, igualitario, además de ecosostenible, naturalmente de género, por supuesto multirracial e inclusivo y ahíto de sensibilidad social.

Lo malo de los comunistas es que, no conformes con robarnos, además quieren salvarnos. Y nunca cambiarán. ¿Quién cerraría semejante negocio?

Conferencia de Wannsee ¿Cuándo decidió Hitler exterminar a los judíos?
Esta semana se cumplen 80 años de la conferencia de Wannsee, uno de los hitos en la historia del Holocausto
Grego Casanova. vozpopuli.es 16 Enero 2022

Una quincena de hombres hablaban de soluciones, mientras los camareros servían brandy en una lujosa mansión cercana a un lago de Berlín. El organizador del encuentro era un alemán apasionado por la música clásica, que practicaba esgrima y sabía pilotar aviones. Ojos azules, alto, rubio… Reinhard Heydrich era el prototipo de la raza aria. Era el gobernador de la Checoslovaquia ocupada y había demostrado ser extremadamente eficiente persiguiendo a enemigos de las SS durante la década anterior. Unas habilidades que también le valieron para acceder al cargo de jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA, por su abreviatura en alemán).

El problema al que buscaban soluciones en la villa de Wannsee era la mera existencia de millones de personas que profesaban la religión de la Torá o que su sangre estaba “manchada” por algún antepasado que lo hizo. El problema eran unos 11 millones de seres humanos, y la “solución” en boca de los nazis se había convertido en una palabra polisémica durante el transcurso de 1941. De la deportación al exterminio.

Los convocados, secretarios de Estado y altos funcionarios del Partido y de las SS, desconocían el propósito de la misma, y las invitaciones mantenían el lenguaje críptico instaurado desde las más altas esferas para tratar el destino de los judíos:

“Considerando la extraordinaria importancia que ha de concederse a estas cuestiones, y en aras de que todos los organismos centrales involucrados en el trabajo restante en relación con esta solución final alcancemos el mismo punto de vista, sugiero que estos problemas se discutan en una conferencia, especialmente porque desde el 15 de octubre de 1941 se ha estado evacuando a los judíos en transportes continuos desde territorio del Reich, incluidos el Protektorat de Bohemia y Moravia, hacia el Este”.

Heydrich, el “hombre con el corazón de hierro” como le llamó alguna vez Hitler, quería demostrar que desde julio, Hermann Goering le había confirmado como el máximo responsable para la coordinación de la “cuestión judía”. Como menciona en su misiva, los nazis ya habían comenzado a deportar a la población judía que vivía en el Reich, sin embargo, resulta mucho más complicado fechar la orden de aniquilación.

¿Cuándo decidió Hitler matar a todos los judíos?
El 12 de diciembre de 1941, después de declarar la guerra a Estados Unidos, Hitler se dirigió a los líderes de su partido en Berlín para hablarles de la situación de la guerra y de la “inevitable aniquilación de los judíos”, según recogió en sus diarios el ministro de propaganda Joseps Goebbels. La amenaza no era nueva, llevaba meses recordando una profecía de 1939 sobre la aniquilación de los judíos, por lo que no podemos interpretarla como una orden, en sentido estricto.

Por el momento, y lo más probable es que nunca ocurra, no se ha encontrado un solo documento escrito en el que Hitler autorizara u ordenara el asesinato sistemático de los judíos, al mismo tiempo que las huellas de su participación están por todas partes. Las imprecisiones y las generalizaciones en los amenazantes discursos públicos y su minucioso cuidado en la esfera privada no tapan la cantidad de pruebas que le sitúan como el máximo responsable del exterminio. Como señala el experto en el Tercer Reich y en la figura del dictador Ian Kershaw, Hitler fue indispensable en la aniquilación, sin él el Holocausto es inimaginable.

Christopher R. Browning historiador especializado en la historia del Holocausto apunta a que fueron tantas las órdenes orales del dictador a sus subordinados que muy posiblemente nunca hubiera un documento escrito con la firma de Hitler. “Si uno quiere saber lo que estaba pensando Hitler debe mirar lo que estaba haciendo Himmler (jefe de las SS)”, sostiene en The origins of the final solution.

De la persecución al exterminio
Pasado un lustro de su llegada al poder, la intensa represión hacia la población judía no había resultado suficientemente satisfactoria para Hitler. En el verano de 1939, en torno al 50% de la población judía registrada en 1933 seguía residiendo en Alemania. En enero de 1939, Reinhard Heydrich fue nombrado jefe de la Oficina Central para la Emigración Judía, lo que le convertía en uno de los principales encargados de desarrollar la “solución” a la “cuestión judía”. En aquel momento, los nazis tenían en mente la expulsión y tras la invasión de Francia, la vieja idea de enviar a todos los judíos a Madagascar ganó fuerza. La isla se convertiría en un enorme gueto controlado por las SS, al que llegarían cuatro millones de judíos en cuatro años, pero el plan acabó siendo descartado.

Con la invasión de Polonia en 1939 y de la URSS en 1941, el número de judíos bajo las garras del Tercer Reich se situó en torno a los seis millones. El término “solución final” comenzó a ser muy frecuente desde 1941, pero durante la mayor parte del año designaba a la deportación masiva a alguna zona del este. Tras la invasión de la URSS comenzaron las matanzas masivas de judíos en territorio soviético, al principio solo “elementos subversivos” adultos, pero desde mediados de agosto ya se había extendido a la totalidad de la población. Mujeres, niños y ancianos fueron incluidos entre las víctimas de los grupos de matanza itinerantes (Einsatzgruppen) incrustados en el Ejército alemán. El genocidio de todos los judíos de la zona soviética ya había comenzado en el verano de 1941, con matanzas como la de Babi Yar en Kiev en la que fueron fusilados más de 33.000 personas.

La extensión de esta condena para el resto de judíos europeos, los planes nazis llegaron a incluir desde los británicos a los españoles, no tardó en llegar. La resistencia soviética tumbó todos los esquemas de una deportación al este, y en el verano de 1941 se sabía que la guerra contra la URSS iba para largo, que los territorios polacos no podían acoger a más judíos y que era inasumible buscar un realojo en el este para la deportación, mientras durara la contienda.

"Solución final"
En algún momento del otoño de 1941, la “solución final” que hasta entonces era sinónimo de deportación pasó a significar exterminio. No obstante, cuando en octubre de 1941 se cargaron los primeros trenes para el traslado de todos los judíos del Reich alemán a guetos del este, los responsables en recibirlos no tenían una orden precisa de qué hacer con ellos. Además surgían dudas de carácter legal: qué hacer con los 'Mischlinge', (en el ideario racial nazi mestizos de judíos y alemanes), o con los condecorados de la Primera Guerra Mundial, o con los “arios” casados con judíos. Hubo diferentes actitudes según la zona y algunos gobernadores locales que habían hecho hueco en sus guetos a los judíos alemanes asesinando a decenas de miles de judíos eslavos, esperaban tener que dispensar un trato diferente a los de origen germano.

El propio líder de las SS, Heinrich Himmler, telefoneó apresuradamente a Riga el 30 de noviembre para prohibir la matanza de un millar de judíos alemanes, muchos de ellos ancianos y algunos condecorados con la Cruz de Hierro de primera clase. Pero su llamada llegó tarde, y uno de los más sanguinarios comandantes de las SS Friedrich Jeckeln, ya los había ejecutado.

Con la máquina genocida funcionando en el este, los guetos atestados por las deportaciones provenientes del Reich y con miles de dudas en los gobernadores y los verdugos de las SS, se convoca la reunión en la mansión berlinesa de Wannsee. El genocidio, entendido como el programa de exterminio físico de todos los judíos europeos, estaba brotando pero todavía no era el único y exclusivo plan para la población judía. En estos meses se fue descartando la idea primigenia de la aniquilación de los judíos en territorio soviético a través de trabajos forzados y falta de alimento después de la victoria sobre Stalin. Y se implantó la del exterminio en suelo polaco y sin esperar a que acabara la guerra. A finales de octubre de 1941 ya se estaba planificando la construcción de los campos de exterminio de Belzec y Chelmo.

¿De qué se habló en Wannsee?
Heydrich en Wannsee coordinó con las distintas autoridades regionales y del Estado la deportación hacia el este de todos los judíos bajo control alemán. Allí serían asesinados o sometidos a unas inclementes condiciones de trabajo y hambre en la construcción de carreteras que en la mayoría les llevarían a la muerte (“cayeran debido al desgaste natural”). Los supervivientes que podrían constituir “el germen” del resurgimiento del judaísmo habría que proporcionarles un “tratamiento en consecuencia”, término que todos los reunidos sabían que era sinónimo de asesinato, según señala Raul Hilberg en su clásico La destrucción de los judíos europeos.

Aunque, como aseguró Adolf Eichmann, en la reunión de Wannsee se habló de “matar, eliminar y exterminar” a los judíos, Heydrich no estaba marcando las líneas de actuación de un programa definido de aniquilación en campos de exterminio. Pero fue una nueva etapa en el proceso que aceleró la matanza de los judíos en Europa. Después de Wannsee los trenes de la muerte incrementaron sus envíos y en la primavera de 1942, Belzec, Sobibor, Chelmno, Auschwitz o Treblinka comenzaban a gasear a millones de personas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El estado real de la nación
Jesús Cacho. vozpopuli.es 16 Enero 2022

Vuelve el pesimismo. "Enero ha arrancado fatal y la cosa no irá a mejor", escribía aquí ayer José Alejandro Vara. "Una polarización indeseable, una vocación antagónica, que trabaja mucho más para agudizar los disensos que para construir consensos, hace que la política resulte objetivamente tóxica para la sociedad y para el progreso; afecta a la convivencia, paraliza al país, mata las reformas necesarias antes de que nazcan, y nos convierte en un país de segundo nivel en la escena internacional". Es una frase tomada del excelente artículo que el jueves firmaba José María Múgica en este diario, aludiendo a la debilidad de nuestro sistema democrático. Pasó la Navidad y su obligado buenismo, y vuelve el pesimismo, la sensación de que esto no tiene arreglo, de que tenemos dos años por delante de puro nihilismo, de enfrentamiento agraz y deterioro institucional. Un país sin perspectiva.

"España en Perspectiva. El estado real de la nación" es, sin embargo, el trabajo que el Foro de la Sociedad Civil, una de esas instituciones ("fundada en 2008, autofinanciada por sus socios, y cuya misión es contribuir con rigor e independencia intelectual a la mejora de la calidad de nuestras instituciones políticas") dedicadas a dar fe de la existencia de esa ciudadanía tan a menudo desaparecida del debate español, acaba de publicar, fruto del trabajo de un numeroso grupo de expertos, para ofrecer a lo largo de más de 300 páginas "un extenso catálogo de cuadros y gráficos provenientes de fuentes diversas y acreditadas, nacionales e internacionales, que muestran el país tal como es, en sus logros y en sus carencias". Una obra de consulta imprescindible desde la que abordar, "más allá de la habitual cacofonía que transmiten los altavoces de la política", cualquier debate racional que pretenda diagnosticar los males del país y proponer soluciones de consenso alejadas del frentismo que actualmente nos consume.

Y lo que se deduce de este informe es que España es un gran país, cosa que desde luego ya sabíamos pero que a menudo tendemos a olvidar en parte por esa pulsión negativa tan ligada al alma hispana ("si habla mal de España, es español"). Un país moderno. España se encuentra situada entre los países más ricos del mundo, si bien hemos perdido posiciones desde la gran crisis de 2008. En términos de calidad de vida, riqueza patrimonial, paisajística y dotación turística, España está considerada como uno de los mejores países del mundo para vivir y trabajar, a lo que contribuye un bajo índice de criminalidad. En salud destacamos en todas las facetas, y no solo por resultados, sino también en eficiencia de la gestión. En progreso social ocupamos una posición mucho mejor que en renta per cápita, siendo uno de los seis grandes países mejor valorados. La dotación de infraestructuras, factor esencial para la vertebración de la prosperidad, sitúa a España como uno de los más avanzados, con buenas redes de transporte terrestre, marítimo y aéreo. En cuanto a las infraestructuras digitales necesarias para la Sociedad de la Información, disfrutamos de un claro liderazgo europeo.

Quizá el perfil más preocupante de este gran país no exento de problemas, como cualquiera de los de su entorno, resida en lo que los redactores del "España en Perspectiva" llaman la "Calidad Institucional" (página 265 en adelante), materia en la que "tenemos un comportamiento dispar". Los numerosos gráficos que la obra incluye sobre la calidad de nuestro Estado de derecho colocan a España entre la veintena de países mejor valorados. La democracia española, en efecto, "ocupa la posición 22 dentro de las 23 democracias plenas del mundo", siempre lejos de los países punteros en la materia (Noruega, Dinamarca y Finlandia), aunque bien posicionado en derechos fundamentales, por encima de países como Francia, Japón o Estados Unidos.

Los datos de World Justice Projet en los que se basan las tablas y gráficos del informe están, sin embargo, lejos de reconocer el creciente deterioro que en lo que a "calidad institucional" se refiere viene experimentando nuestro Estado de derecho desde la llegada al poder de Zapatero en 2004, situación que empeoró con el obtuso Rajoy y amenaza culminar con el infame Pedro Sánchez. La percepción de la calle sobre la calidad de nuestras instituciones, muy mermadas en su prestigio por todo tipo de escándalos, no coincide con el panorama relativamente "confortable" que presenta el estudio del Foro de la Sociedad Civil. Para empezar, no está claro que la igualdad de los ciudadanos ante la ley sea una realidad y mucho menos lo está la separación de poderes, las dos señas de identidad de todo Estado de derecho que se precie. El poder judicial resiste a duras penas el permanente asedio al que le tiene sometido el ejecutivo (la última batalla, también la definitiva, que le queda por ganar a Sánchez para dar carta de naturaleza al cambio de régimen consagrado en la Constitución del 78), con el CGPJ como bastión resistente.

Los cuatro principios universales del Estado de derecho (rendición de cuentas, leyes justas, Gobierno abierto y mecanismos accesibles e imparciales para resolver disputas) que define el World Justice Projet están sometidos no solo a fuertes interrogantes sino a pruebas fehacientes en contrario que desvirtúan su formulación práctica. El Gobierno ha recibido en fecha reciente el reproche del Constitucional por haber cerrado ilegalmente el Parlamento con motivo de la pandemia, evitando así la obligada rendición de cuentas. Las leyes ni son claras, ni estables, ni públicas y a veces ni siquiera justas. Para muestra, un botón tan reciente como el rechazo por el CGPJ este viernes del anteproyecto de Ley de Vivienda, ley "estrella" del Ejecutivo, rechazada por "falta de calidad técnica", "ausencia de fundamentos científicos" y "sesgo ideológico de su contenido". Es una constante en el Gobierno Sánchez: el intento de instrumentalizar la Justicia al servicio de los intereses del partido, en general, y del propio presidente, en particular, y su agenda de ocupación del poder, una de cuyas piezas maestras es una Fiscal General socialista, exministra de Justicia, que hoy avergüenza a la práctica totalidad de jueces y fiscales en activo.

La producción legislativa de este Gobierno, muy escasa -consecuencia de su debilidad parlamentaria, Sánchez prefiere gobernar mediante el uso y abuso del Decreto Ley- se ha caracterizado por la pobre calidad técnica -sobre todo las que salen de los ministerios controlados por Podemos- sacrificada siempre a la ideología, y la presencia de contradicciones e incoherencias sin cuento, perceptibles hasta en el propio BOE. La seguridad jurídica, imprescindible para atraer inversiones, se resiente gravemente. Por lo demás, no pocas de las grandes causas abiertas en la última década, ligadas a escándalos de corrupción, siguen activas por mor de su utilización en la lucha partidaria, en procesos que se eternizan para dar la razón a esa sentencia que afirma que "nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía". La presunción de inocencia está más que en entredicho, cuando no las propias garantías procesales, en macrojuicios que a menudo se instruyen directamente sobre la base de los informes, infumables las más de las veces, elaborados por UCO y UDEF partiendo de meros recortes de prensa y deducciones sin lógica aparente.

Tal vez lo anterior hubiera resultado ocioso si hubiéramos empezado por decir que habitamos un país en el que la ley sencillamente no se cumple en algunas partes de su territorio, caso flagrante de la Cataluña nacionalista, donde una Generalidad en manos del separatismo se pasa por el arco del triunfo las decisiones tanto del Supremo como del Constitucional. Un caso único en el concierto de las naciones desarrolladas, como lo es el hecho de que una familia castellano parlante no pueda educar a sus hijos en la lengua oficial abrumadoramente mayoritaria del Estado. Para muestra, otro botón: la decisión, conocida este jueves, del director del instituto público Lacetània de Manresa de negarse a cumplir, siguiendo directrices de la Generalitat, la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a impartir un 25% de clases en castellano en los colegios de Cataluña. Con el Gobierno Sánchez callado cual muerto. Lo cual nos lleva aguas arriba a la verdadera raíz del problema, el drama que aflige a una España que, lejos del relativo desahogo en que navega por los cuadros estadísticos nacionales e internacionales, lleva desde 2004 deslizándose por la pendiente que conduce a su autodestrucción, incapaces los Gobiernos centrales de hacer cumplir la ley, lo que en definitiva supone la renuncia a defender la democracia y la Constitución de la que es garante.

El nudo gordiano de la crisis española tiene nombre propio, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, y nombre colectivo: Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Estamos ante un político que ha institucionalizado la mentira como forma de Gobierno y que, en el otoño de 2016, fue expulsado de la secretaría general del PSOE por su dirigencia ante el temor de que, en caso de llegar al poder, terminara haciendo lo que finalmente hizo: aliarse con los enemigos declarados de la España constitucional para gobernar. Un presidente de Gobierno rehén de sus socios parlamentarios. Con todo tipo de rufianes calentando escaño en el parlamento de la nación. Este viernes, dos miembros del Ejecutivo, Joan Subirats e Irene Montero, insistían en pedir un referéndum en Cataluña para decidir su relación con el resto de España. Ante, de nuevo, el estruendoso silencio del presidente cautivo. Hay otras cuestiones, caso de la corrupción, donde tampoco la percepción de la calle coincide con la aparente comodidad con la que España camina por los rankings internacionales. De modo que sí, España puede seguir figurando entre las "democracias plenas" (con Francia, Italia y Portugal en la categoría de las "defectuosas"), pero la realidad indica que nuestro Estado de derecho se ha dejado ya demasiados pelos en la gatera del incumplimiento de las leyes, la separación de poderes y la transparencia gubernamental, entre otras cosas, para seguir siendo considerado como tal.

"La imagen que surge espontáneamente de los datos aquí recogidos", asegura el informe "España en Perspectiva", "es la de un país que ha mejorado mucho y consistentemente respecto a las crisis de los siglos XIX y XX; un país europeo más, cuya sociedad compleja y sofisticada está preparada para enfrentarse a los retos de nuestro tiempo". Un país que, ciertamente, en nada se parece al pobre de solemnidad que sobrevivió a la Guerra Civil, pero que en los últimos tiempos, y como si de pronto hubiera decidido abrir la caja de los truenos donde dormitan nuestros tradicionales demonios históricos, parece empeñado en pegarse un tiro en la sien. Los desequilibrios no han desaparecido. Afrontamos un problema demográfico de primer orden. La devaluación de la educación con fines puramente ideológicos es una deriva a la que un país responsable de su futuro debería poner coto inmediato. El desempleo sigue siendo nuestra mayor lacra social. La deuda pública se yergue como una gran amenaza para las generaciones futuras. Las crisis internacionales nos afectan más que a otros. Las políticas populistas nos apartan de las sendas de la convergencia en periodos críticos. El país sigue reclamando su gran revolución emprendedora, algo que pasa por prestigiar socialmente la función del empresario.

El Foro de la Sociedad Civil que preside Jesús Banegas, y en el que se integran más de cien españoles de alto perfil profesional y académico, ha cumplido su misión al introducir en la tópica discusión en torno a "los males de España" un poco de objetividad sobre la dimensión real de nuestros problemas, apuntando dónde se encuentran y avanzando posibles soluciones. Más que nunca llega la hora de los españoles, la hora de una ciudadanía obligada a movilizarse para defender la democracia, que es quizá el gran mensaje que subliminalmente desliza el encomiable esfuerzo de este Foro al embarcarse en la tarea de editar esta "España en Perspectiva". Movilización como un imperativo mandato ético, en línea con la conocida sentencia de Burke según la cual "lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada". Movilizarse porque, como afirmaba ayer José María Múgica, "los partidos centrales (que no de centro), por la izquierda o por la derecha, no tienen ningún derecho para poner en peligro las reglas del juego democrático que consagramos a través de la Constitución de 1978". Movilizarse para, por los cauces reglamentarios, retirar de la circulación a la infame clase política que padecemos haciendo posible el surgimiento de nuevos liderazgos.

El proyecto ecolingüístico del hombre de paz
Iván Vélez. https://gaceta.es/  16 Enero 2022

La pasada semana, la televisión pública vasca emitió una entrevista en la que un español nacido en Guipúzcoa llamado Jon confesó a la audiencia los complejos que durante su infancia le produjo, hasta el punto de ocultar sus orígenes familiares, ser hijo de una extremeña y un zamorano, es decir, de inmigrantes, según dijo la presentadora, o de maketos, si nos atenemos a la terminología acuñada por Sabino Arana. El testimonio del guipuzcoano, que finalmente logró dominar la que, según el integrista Arana, es la lengua del Paraíso, se cerró con unas palabras de agradecimiento para con sus progenitores, capaces de dar un paso, hacer las maletas para ganarse el pan en las industrializadas Vascongadas, que permitió a Jon ser euskaldún. Transido de eusquerofilia, el entrevistado afirmó que hasta quienes no han aprendido esa lengua o no la hablan, «forman parte del ecosistema del euskera».

La afirmación de Jon, acaso influenciada por los sostenibles y ecológicos tiempos en los que transcurre su vascongada existencia, asume por completo la estrategia, más lingüística que étnica, que impulsa el secesionismo vasco después de orillar el RH en el que hasta hace poco -recordemos a Arzalluz- se apoyaba el delirio araniano. Desactivada la vía terrorista por innecesaria, pues los sostenedores del proyecto político de ETA están plenamente integrados en las instituciones españolas, la estrategia batasuna viró envuelta en veladuras capaces de hacer amable su quehacer para determinados ojos. Tal es la pasión verde de ese mundo, en tiempos representado por un hacha arboricida, que el PNV, después de arrancar al actual Gobierno las llaves de las cárceles, ha anunciado un programa de jardinería para que aquellos que regaron de sangre las calles, salgan a las mismas, previo homenaje público, para ocuparse de arriates y parterres. La medida, que en su momento hará derramar lágrimas de cocodrilo a algún sector del PSOE, pretende llevar a cabo la «resocialización» de los criminales, o lo que es lo mismo, su integración en una estrategia que ya no es etnoligüística sino ecolingüística.

En el desarrollo de esta última parte del proyecto, la que tiene que ver con la implantación, tan forzosa como subvencionada, del eusquera batua que aniquiló las variedades lingüísticas de tan arcaico idioma, se ha volcado últimamente Arnaldo Otegui, viejo miembro de ETA beatificado durante el zapaterato. Como ya hiciera hace más de un siglo Sabino Arana, Otegui se ha vuelto a mirar en el espejo catalanista para tratar de llevar a sus tierras el modelo de inmersión lingüística que tan buenos dividendos políticos ha dado al secesionismo catalán. De este modo, el «hombre de paz», cual hijo pródigo, se reconcilia con su lejano padre, Sabino Arana, que en su juventud aprendió los rudimentos de su hispanofobia en la Barcelona desde la que hoy, gracias a un modelo educativo único en el mundo, se adoctrina a los alumnos por medio de un cuerpo de propagandistas de la causa lazi con mando en aula, ante los cuales resisten de manera heroica y desamparada por el Estado algunas familias que tratan de arañar un exiguo 25% de horas lectivas en español para sus hijos.

Actualmente, 23 de los 84 presos etarras que se encuentran en las prisiones vascas gozan de un régimen de semilibertad. Pronto se sumarán otros muchos. No es difícil prever que, cegada por un sectarismo cebado por enormes dosis de propaganda, gran parte de la sociedad española aceptará la liberación de unos terroristas que, tras un tiempo dedicado a una vida cercana a la monacal -las actividades redentoras están vinculadas a los economatos, la jardinería y las bibliotecas-, se convertirán en ejemplares especímenes dentro del ecosistema del euskera.

Proyecto Aina, la nave nodriza del monolingüismo
El Govern recurre a la inteligencia artificial para blindar el catalán con dinero estatal, según denuncian las entidades que defienden el bilingüismo, pero el Gobierno minimiza su participación
María Jesús Cañizares. cronicaglobal 16 Enero 2022

Las negociaciones entre ERC y el Gobierno español sobre las cuotas de catalán en Netflix en catalán han dejado en segundo plano otros proyectos más potentes en los que también participa el Ejecutivo de Pedro Sánchez, y que forman parte del plan de la Generalitat para blindar la inmersión. Se trata del proyecto Aina, considerado la nave nodriza del monolingüismo en el ámbito de las nuevas tecnologías y que depende del departamento de Vicepresidencia y Políticas Digitales.

Su titular, Jordi Puigneró, presentará oficialmente “el proyecto para garantizar el catalán en la era digital” en las próximas semanas. Las entidades que defienden el bilingüismo critican que el Gobierno financie Aina a través de Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), pero el Gobierno precisa que sus ayudas van dirigidas a una herramienta anterior, extensiva al euskera y el gallego, y que este año no hay comprometido presupuesto para AINA.

Pulso sobre la inmersión
Como se sabe, el Govern ha respondido a las sentencias judiciales que ordenan aumentar las horas de castellano en los colegios con una serie de acciones dirigidas a blindar la inmersión y potenciar el monolingüismo. Uno de los proyectos estrella es Aina, cuya finalidad es generar recursos digitales y lingüísticos necesarios para facilitar el desarrollo de aplicaciones basadas en la inteligencia artificial (IA) y las tecnologías de la lengua, como los asistentes de voz, traductores automáticos o agentes conversacionales en catalán.

Según explica la web corporativa de Aina, escrito solo en catalán e inglés, el primer recurso generado es el corpus del catalán para entrenar los algoritmos de IA, con 1.770 millones de metadatos asociados a palabras. La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales –ente que gestiona TV3 y Catalunya Ràdio—aportará todo su repositorio documental.

Participación del Gobierno
El proyecto AINA tiene un presupuesto global de 13,5 millones de euros, en el que participa el Gobierno español. Y es ahí donde Impulso Ciudadano ha cuestionado que el Ministerio de Economía participe en “el despliegue de políticas digitales al servicio del nacionalismo”.

"En el reciente debate de los Presupuestos Generales del Estado se dedicaron ríos de tinta a las exigencias independentistas de una cuota catalana en las producciones televisivas, pero la concesión Netflix del Gobierno de Sánchez es cuestión menor comparada con el apoyo económico que recibe Aina del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital", afirman desde Impulso Ciudadano.

El Ministerio se desmarca
Pero fuentes del Ministerio de Economía explican a Crónica Global que “desde la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (SEDIA) participamos en el proyecto a través del Plan de Tecnologías del Lenguaje y en el marco del encargo que tenemos con el BSC para proyectos en ese ámbito”. Precisan que “la participación por nuestra parte consiste en la financiación de una parte del proyecto Aina. En concreto, como este proyecto se basa en una herramienta anterior (Roberta), lo que hacemos es destinar 46.287,36 euros a entrenar y evaluar esta herramienta, pero también destinamos otros 23.000 para mejorar la plataforma en el caso del euskera y otros 23.000 para el gallego”.

Según estas fuentes, “se trata de mejorar y perfeccionar un modelo cuya finalidad es crear recursos digitales y lingüísticos para facilitar el desarrollo de asistentes de voz, traductores y agentes conversacionales en catalán, pero que se basa en una herramienta (Roberta) que es utilizable y replicable en otros idiomas, como el caso del euskera o gallego”.

Facebook en catalán
El marco temporal de la financiación señalada por el Ministerio es de 2020-2021. “Para este 2022, no hay previsto nada parecido. Habrá obviamente colaboración de traspaso de conocimiento, experiencias y compartición de datos para modelo multilingües o algún desarrollo, pero no una 'participación financiera'”. También planean desde el BSC colaboración con el Proyecto Nos de Galicia.

El blindaje digital del catalán es mucho más amplio. El pasado día 10, el Govern presentó CatVers, el metaverso catalán, un nuevo proyecto del CBCat (Centro Blockchain de Cataluña) en colaboración con la Cámara de Comercio de Barcelona y el Departamento de la Vicepresidencia y de Políticas Digitales y Territorio. Se trata de un entorno virtual como el que promueve Facebook (ahora Meta, en referencia al metaverso), pero íntegramente en catalán a través del cual los usuarios pueden acceder a espacios y salas personalizados donde trabajar, pasar el rato e interactuar entre sí.

CATALUÑA
Atacan la carpa de una de las entidades que exige el cumplimiento de la sentencia del 25% de castellano
VÍCTOR MONDELO. Barcelona. El Mundo 16 Enero 2022

Después de que un primer instituto se negara a cumplir el fallo judicial por "indicación" del Govern

Aumenta la presión nacionalista contra las entidades que exigen el cumplimiento de la sentencia que obliga a impartir un 25% de clases en castellano en todas las escuelas de Cataluña. Una carpa de Escuela de Todos, una de las organizaciones que promueve la ejecución del fallo judicial que acaba con la inmersión lingüística, ha sido atacada este sábado.

Alrededor de las diez de la mañana un individuo se ha aproximado al stand que Escuela de Todos había instalado en la localidad barcelonesa de Sant Adrià del Besòs, ha proferido insultos contra los voluntarios que colaboran con la entidad al grito de «sinvergüenzas» y ha lanzado al suelo los formularios que ofrecen a los ciudadanos para informar sobre la sentencia del Supremo e invitarles a reclamar a la Generalitat su cumplimiento. Así lo relata a este diario Arturo Fernández, miembro de Societat Civil Catalana que colabora con la iniciativa.

Este episodio se niega al boicot institucional que también ha sufrido Escuela de Todos en la localidad de Vic, en la que su ayuntamiento ha denegado a la entidad la instalación de una carpa acogiéndose a la ordenanza municipal que regula la «convivencia, las buenas costumbres y el civismo».

Todos estos episodios tienen lugar a pocas semanas de que, en febrero, se cumpla el plazo de dos meses otorgado por el Supremo para ejecutar la sentencia que tumba la inmersión y cuando EL MUNDO ya ha revelado el primer caso documentado de un instituto que ha rechazado por escrito la solicitud de una familia para que se impartan el 25% de clases en castellano en el centro para dar cumplimiento al fallo judicial.

Concretamente se trata del instituto Lacetània, de la población barcelonesa de Manresa, cuyo director, Francesc Delis, desestimó la reclamación del padre de una de sus alumnas de dar cumplimiento a la sentencia del Alto Tribunal alegando: «El instituto sigue las indicaciones que el Departamento de Educación marca al respecto. Por eso resuelvo seguir con los criterios lingüísticos hasta ahora aplicados en el centro». La entidad Hablamos Español ya se prepara para recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña esta decisión.

Decisión que el líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, ha vinculado hoy con el acuerdo aprobado por el Govern para amparar a los directores que no cumplan la sentencia. La formación constitucionalista reclama a la Generalitat que haga públicas las instrucciones remitidas a los centros para saber si son constitutivas de delito y advierte que «los directores de instituto se deben al cumplimiento de las leyes como funcionarios públicos». «No va a haber listas de partidos separatistas suficientes para acoger a todos los que se queden sin trabajo por no cumplir las sentencias», ha considerado Carrizosa.


Recortes de Prensa   Página Inicial