AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 21  Abril  2021

Encuestas, encuestos, encuestis
Rafael Bardají. https://gaceta.es 21 Abril 2021

Hay quien dice que Irene Montero (Montera, Monteri y declinaciones subsiguientes) es tonta, aunque yo creo que, en realidad, es una fanática. No es contradictorio, pero para alguien que con escasa cualificación profesional llega a donde ha llegado, sea de la manera que sea y a la gracia de quien sea, ha sabido cómo dar ese salto de cajera a ministra, de vallecana a galapagueña. Más que tonta me parece manipuladora, como quiere hacer ahora con el lenguaje. No porque se haya vuelto lingüista en sus horas libres, sino porque la lengua es lo que nos hace tanto seres humanos como seres libres. Pervirtiendo el lenguaje bajo la bandera de la inclusividad, se pretende borrar las distinciones que la Historia y la biología nos han dado y aprisionarnos en una red de mentiras que nos aparten de la verdad. Por eso si li ministre Montero es tonta, es una tonta muy peligrosa.

No hay nada más peligroso que subestimar al enemigo. Pero sobrevalorarse a uno mismo también es peligroso. Los economistas saben mucho de esto último, casi tanto como los meteorólogos de lo primero, pero los economistas, más soberbios, intentan convencernos de que no es así con sus explicaciones a posteriori. Ya se sabe, hacer predicciones es difícil, sobre todo cuando se hacen sobre el futuro. Un tanto similar les sucede a los encuestadores. Yo, no me fío de su trabajo. Bien porque esté viciado de partida y sólo sirva para los oídos de quienes les pagan, bien porque sus métodos se han vuelto totalmente ineficaces para escudriñar el sentir de los votantes. Por eso tengo la sensación de que las encuestas ya hace tiempo que abandonaron su objetivo original de ofrecernos una radiografía de la intención de voto de la ciudadanía para convertirse en un arma de manipulación que lleve subrepticiamente a los resultados de quienes están detrás de esas encuestas desean.

Ahora bien, ser descreído con las encuestas actuales no significa pasar a creer en otro tipo de indicadores, como, por ejemplo, la asistencia a los mítines de campaña. Es una buena señal, sin duda, que se llenen, pero tener una base militante motivada no conlleva automáticamente expandir la base electoral. Militantes y votantes son cosas todavía distintas.

Desconozco cuales serán los resultados finales del 4-M en Madrid, pero lo que sí tengo claro es que Vox ha sido tratado en las encuestas de manera interesada. Primero apuntando que no llegaría a ese 5% del voto que le da entrada a un partido a la Asamblea de Madrid y que, por tanto, votar a Vox sería como tirar el voto a la basura. Como quien desde la izquierda grita que llega el fascismo a fin de movilizar a su base poco motivada ante el comportamiento poco coherente de sus líderes. Léase, sobre todo, el comunista Pablo Iglesias.

Ni lo uno ni lo otro. Vox necesita crecer en votos y hace bien en buscarlos bajo las piedras. Hay mucho descontento con la izquierda que ha traicionado en comportamientos y valores a los trabajadores españoles, primando a los inmigrantes ilegales y rompiendo con una forma de vida para exhibirse como pijiines, pijones y pijonas de arenga fácil pero absolutamente insolidarios. También debe seducir a muchos votantes del PP, hastiados de su partido, su falta de proyecto, sus tácticas erráticas y, en última instancia, en su lucha por reconstruir la España del bipartidismo que dejó de existir hace ya tiempo. Una España en la que salen perdiendo los españoles, los varones y la gente común.

No conviene dormirse en los laureles y los dirigentes de Vox lo están enseñando día sí y otro también con su entrega en la campaña electoral. Es el mejor ejemplo para sus votantes de que hay que ir a votar el 4-M y hay que hacerlo por la opción en la que se cree, en la que se confía que sí hará lo que promete. La más fiable. Es lo que pide el sentido común. Lo que representa, al fin y al cabo, el partido de Santiago Abascal.

¿Cambalache judicial PSOE-PP tras el 4-M?
EDITORIAL. Libertad Digital 21 Abril 2021

Tras la reunión que mantuvieron este lunes en Bruselas el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y la vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourová, el Gobierno ha decidido pedir la retirada de la infame reforma registrada por el PSOE y Podemos en el Congreso para rebajar las mayorías necesarias para renovar el CGPJ de tres quintos a la mitad más uno del Parlamento. Dicha reforma, clamorosamente inconstitucional, había sido criticada tanto por la Comisión Europea como por las asociaciones de jueces. Y no era para menos: si ya resultaba lamentable que el Poder Legislativo nombrara directamente a los 20 vocales del CGPJ, la rebaja de esa mayoría hubiera significado en la práctica que el Poder Ejecutivo y sus socios pasaran a nombrar a la totalidad de la cúpula del Poder Judicial.

Ahora bien, ello no debe ser excusa para que PSOE y PP vuelvan al cambalache por el cual el Poder Legislativo designa no sólo 8 sino los 20 vocales del CGPJ. Pero el caso es que el ministro de Justicia abiertamente espera un acuerdo entre populares y socialistas para después de las elecciones autonómicas madrileñas, mientras que el PP, olvidando sus promesas de regeneración democrática, ya no reclama que 12 de los 20 vocales del Consejo sean elegidos “entre jueces y magistrados de todas las categorías judiciales”, como exige la Constitución. Por el contrario, Pablo Casado parece dispuesto a que el Parlamento nombre a los 20 vocales siempre y cuando Podemos no entre en el apaño, cosa que ni siquiera el PSOE le garantiza. Y es que una cosa es que el partido de Pablo Iglesias no esté de acuerdo con el PSOE en la retirada de reforma y otra muy distinta que el PSOE esté dispuesto a excluir a Podemos del tejemaneje que quiere urdir con el PP.

De todas formas, y aun cuando Podemos quedara fuera, la cuestión no era ni es despodemizar la Justicia sino despolitizarla, y para ello hay que atender no solo a la literalidad del artículo 122 de la Constitución sino a la recomendación del Consejo de Europa de 2010 (cap. IV) y a las declaraciones de la vicepresidenta de la Comisión Europea, que reclaman que “al menos la mitad de los miembros de dichos consejos deben ser jueces elegidos por sus pares”.

Podemos (y PSOE), en sus trece
Emilio Campmany. Libertad Digital 21 Abril 2021

Juan Carlos Campo tiene para ser ministro de Justicia la misma gracia que Irene Montero para serlo de Igualdad, esto es, ser pareja de una preboste del partido. En sí mismo Campo es una prueba andante de que, en la izquierda, el feminismo triunfa porque en PSOE y Podemos sus líderes colocan a sus consortes con plena igualdad de género. Pues bien, el ministro consorte de la presidenta del Congreso se ha reunido con la vicepresidenta de Valores y Transparencia de la Comisión Europea, Vera Jourová. Con ella se ha comprometido a retirar la propuesta de reforma del Consejo General del Poder Judicial que habría permitido nombrar a los vocales del órgano de gobierno de los jueces sin el requisito de mayoría cualificada. Ya decía Fraga que los socialistas sólo aciertan cuando rectifican. Pero no hay que olvidar que, en este caso, lo hacen para evitar la sanción de la Unión Europea, no porque crean en el Estado de Derecho. La prensa de izquierdas se ha apresurado a afirmar que la vicepresidenta europea sí ha “avalado” en cambio la reforma que impide a un Consejo en funciones realizar nombramientos. Es esta prohibición la que está dejando sin cubrir las vacantes que se están produciendo en los altos tribunales. Y es la misma reforma que tres asociaciones de jueces han denunciado en Bruselas. Sin embargo, el “aval” de Jourová lo ha dado sólo “en principio”, haciendo una reserva en favor del informe que sobre la situación del Estado de Derecho en todos los países miembros publicará la Comisión en septiembre. Ya veremos si entonces sigue Bruselas “avalando” la reforma.

En cualquier caso, quien no está dispuesto a ceder es Podemos, que cree que es obligación del PP pactar con el PSOE que haya vocales del Consejo designados por el partido de extrema izquierda por el mero hecho de haber firmado con el PSOE una coalición de gobierno. Jourová ha expresado su deseo de que se llegue a un pacto rápidamente y que la renovación del Consejo se produzca a la mayor brevedad posible, pero no ha dicho ni pío de que tenga que haber vocales de Podemos ni que la culpa del bloqueo sea del PP. Podemos argumenta que si el PP no quiere aceptar a sus designados algo habrá que hacer para obligarle a hacerlo, defendiendo así la medida ya retirada. Pero olvida que, dado que el nombramiento lo hacen las cámaras, el partido de Pablo Iglesias no tiene para designar vocales más título que cualquier otro partido minoritario, es decir, ninguno. A meses de que se convoquen las elecciones generales, que serán este otoño o la primavera próxima, Podemos quiere colocar a los suyos en el Consejo antes de que la coalición de gobierno caduque y se extinga la obligación del PSOE de respaldarlos. Y el PP, con toda la razón, se niega a que en el Consejo haya vocales filocomunistas, cuando Podemos no ha obtenido representación parlamentaria suficiente para imponerlo. La renovación sigue por tanto bloqueada, pero es por culpa de Podemos, que se empeña en tener un título del que carece, y por culpa del PSOE, que lo avala. Y se intuye que en Europa lo saben.

Marcha atrás a la cacicada contra los jueces
Editorial ABC 21 Abril 2021

La cacicada parlamentaria diseñada en diciembre por Pedro Sánchez para modificar unilateralmente el sistema vigente de elección de los veinte vocales del Consejo General del Poder Judicial va a ser por fin retirada. Ese chantaje legislativo a la oposición, y a los 6.000 jueces que hay en España, para que la izquierda se apropiase de la institución a capricho y al margen de cualquier tipo de consenso constitucional, era una perversión de manual. Era tanto como modificar la Constitución por la vía de los hechos consumados con la prepotencia propia de un Gobierno que concibe el poder de modo omnímodo y autoritario. Ayer, el ministro de Justicia vendió públicamente su iniciativa como un gesto de buena voluntad con ánimo de colaboración con el PP para renovar de una vez por todas el CGPJ. Pero objetivamente no es así. Sánchez planteó un órdago a la democracia y lo ha perdido. Y si el PSOE sopesa retirar ese proyecto del Congreso es sencillamente porque las advertencias de la Comisión Europea y de la Comisión de Venecia han sido taxativas, y porque por primera vez en España más de 2.500 jueces se han rebelado contra una iniciativa pensada para socavar su independencia e imponer un control ideológico abusivo sobre su función jurisdiccional. Y eso, en la Europa de los estados de derecho del siglo XXI, es inviable. Sánchez calculó mal porque es de los dirigentes cesaristas que creen que el poder ejecutivo ha de imponerse sobre cualquier otro. No cree en la separación de poderes y sus modos son los propios de una dictadura blanda. Se le van acumulando los avisos de la UE.

Europa arrasa al barrenero Sánchez
Carlos Dávila. okdiario 21 Abril 2021

Europa le ha pintado la cara a Sánchez y se la ha dejado no ya desfigurada, sino con su auténtica personalidad: un barrenero de la libertad. La faz de un tipo totalitario, o sea con acrisoladas fauces de fascista, que ha pretendido reducir a cenizas a uno de los tres poderes del Estado: el Judicial. Intentó convertirlo en una franquicia suya y Europa, la Comisión, es decir, el Gobierno de la Unión le ha propinado una sonora bofetada que va más allá de la obligatoriedad de rectificación; no, Europa ha asimilado a Sánchez a los países, Hungría y Polonia, que ya resultan ser más una autocracia, una dictadura que un régimen democrático. Sánchez es como ellos. Esto ha ocurrido en plena campaña para las elecciones de Madrid en las que Sánchez se juega su futuro; el suyo y el de su partido. Y no comete más que errores o, lo que es peor, acometidas contra la libertad, la que esgrime y representa Diaz Ayuso.

Fíjense y sin respeto siquiera a las formas: una semana después de haber presentado a Montoro (¡qué apellido el suyo¡) como la estrella rutilante de la candidatura agónica de Gabilondo, la ministra Montoro, consejera “in pectore” de Economía de la coyunda del izquierdismo radical, toma el avión (esperemos que no sea el Plus Ultra) y se marcha a Cancún durante una semana a un congreso de Turismo. Este dato revela quizá mejor que ningún otro, la escasa, por no decir nula, fe que tiene el PSOE en las elecciones del próximo 4 de mayo. De entrada, existe una enfado, por ahora sordo, pero muy evidente con el protagonismo abusivo de Moncloa en el diseño y desarrollo de la campaña del infortunado Gabilondo. Éste, que estaba patrocinado, incluso por el Partido Popular, para la muy prescindible institución del Defensor del Pueblo, si pierde por goleada, como parece previsible el próximo mes, se puede quedar incluso sin el puesto que se le tenía prometido. ¿Por qué? ¿Quién tiene la culpa de ello? Pues indudablemente Sánchez y su gurucillo, el insoportable Redondo.

En Moncloa, el centro perverso de la campaña, han contado en las últimas horas con el acostumbrado masaje del desvergonzado Tezanos, con una encuesta general que deja de nuevo a su jefe en lo más alto de la tabla, mientras al PP apenas le ofrece un mínimo de subida. En resumen, una miserable argucia sin crédito alguno porque a Tezanos, con su mecenas Sánchez, en este país no le creen ni los suyos. Como suele afirmar un socialista que echa pestes de esta tribu que gobierna España y su partido: “Sánchez e Iglesias ocupan ex aequo el primer puesto de la incuria nacional”. Como suena. Pero ambos, eso sí, trabajan para sumir a España en la confusión. Son unos liberticidas; Europa lo ha dejado claro.

En Moncloa se rebelan contra los que, desde su mismo partido, denuncian que el protagonismo del presidente del Gobierno está siendo perjudicial para los intereses de Gabilondo. ¿Cómo explicar un intervencionismo que ellos mismos consideran inadecuado? Pues sólo en función de la llegada de Iglesias. Moncloa ni adivinó que Iglesias iba a comparecer en el ámbito regional de Madrid, ni creyó por anticipado que la audaz y joven presidenta de Madrid, se iba a atrever a contestar a la presunta moción de censura del fenecido Aguado, uno de los culpables de que Ciudadanos esté al borde de la extinción. Se tragaron dos sapos a la vez y trataron de “nacionalizar” la campaña regional con un ardid que, al menos oteando las encuestas más serias, no les está saliendo nada bien. Si estos sondeos aciertan, a las diez de la noche del 4 de mayo el titular será éste: “Ayuso arrasa a Sánchez”, y entraremos entonces en una dinámica nacional en las que ni siquiera los vómitos falaces de Tezanos valdrán lo más mínimo.

Ahora, con la campaña de Madrid ya iniciada, y un debate destinado a horadar la figura de Ayuso, la consigna que se vierte desde Moncloa para la compra de sus múltiples medios afectos es directamente esta: “Madrid no es España”, lo que es una forma muy atrevida de impedir que cuaje la idea de que presumible derrota de Sánchez no configura el panorama político nacional. Este mensaje -idea-fuerza como la llama el cursi del gurucillo Redondo- se acompaña de esta otra: no todo el pescado está vendido y Ayuso puede quedarse para vestir santos como Javier Arenas en las elecciones de 2012 en Andalucía; ganó, pero siguió gobernando José Antonio Griñán, hoy a la espera de ser encarcelado por el monumental fraude de corrupción de los ERE.

Ahora mismo, Iglesias está instalado en el valle del desastre y del tremendismo leninista. Da miedo este sujeto, pero afortunadamente no cuaja. Algún demóscopo se atreve incluso a determinar que, si el día 4 Iglesias y su residual Podemos pierden nada menos que medio punto. Si esto fuera cierto -y no parece que diste mucho de la realidad- el ex-vicepresidente puede quedarse el día 4 fuera del Parlamento madrileño. Una catástrofe como esa indicaría el fin de la opción de comunismo exacerbado que pinta el cínico Iglesias. El debate de última hora ni quita, ni pone rey, a pesar del ataque de todos contra la candidata del Partido Popular. La argucia de Tezanos sólo enseña la patita de lo que son capaces estos personajes atrabiliarios en el peor sentido del término. Pueden aceptar que las elecciones no les van a ir nada bien, pero antes de que el ciudadano se acerque a las urnas, la factoría insidiosa de La Moncloa, preparará una traca final. A ellos, no les importa que sus imputaciones sean falsas. Ellos, como su admirado Hitler (¡tienen tantas cosas en común!) piensan que “la gran masa del pueblo puede caer más fácilmente víctima de una gran mentira que de una pequeña”. ¿Les suena verdad?. Aquí lo tenemos.

Ayuso se suma a la demonización de VOX: ‘Es ultraderecha dependiendo para qué cuestiones’
NO COMPARTE LOS DEBATES RESPECTO AL 'PIN PARENTAL' NI SOBRE LOS MENAS
https://gaceta.es 21 Abril 2021

La presidente de la Comunidad de Madrid y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, ha insistido en que tras el 4 de mayo quiere gobernar en solitario y ha sostenido que VOX es “ultraderecha dependiendo para qué cuestiones”.

En una entrevista en la ‘Cadena Ser’, ha incidido en que no comparte los debates de la formación de Santiago Abascal respecto al ‘pin parental’ ni sobre los menores extranjeros no acompañados aunque ha apuntado que en otras cuestiones no siempre está en “desacuerdo” con ellos.

“No quiero hablar de pactos porque quisiera gobernar en solitario. Quiero gobernar en libertad porque quiero comprometerme a hacer una serie de reformas y de medidas que ahora hacen falta para Madrid”, ha recalcado.

Para la ‘popular’, VOX es “ultraderecha dependiendo para qué cuestiones” y como ejemplo ha puesto que conoce a diputados y miembros del PP que ahora están en este partido que no le parece que lo sean.

Además, ha señalado que si se empieza con “las etiquetas de los ultras”, a su parecer, ahora mismo en los parlamentos y en la política española hay personas que “están por delante”.

“Tenemos a un señor como el señor Otegi al que nadie le está llamando ‘ultranada’ y tenemos según qué postulados como Pablo Iglesias, que por cierto ha perdido el pulso de la calle de los barrios más humildes, que dice auténticas barbaridades como acabar directamente con la concertada o cerrar el Hospital Zendal”, ha lanzado.

La Sexta, Newtral y una asociación marroquí dan la razón a VOX: cada mena cuesta al menos 4.700 euros al mes
LA DENUNCIA DESPIERTA LA IRA DEL 'CONSENSO PROGRE'
https://gaceta.es 21 Abril 2021

“Un MENA, 4.700 euros al mes. Tu abuela, 426 euros de pensión/mes”. Así reza el cartel electoral de VOX de cara a las elecciones autonómicas en Madrid del próximo 4 de mayo que ha despertado los ataques y la virulencia de la extrema izquierda y del consenso progre.

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, anunció este martes que su departamento y el Ministerio de Igualdad iniciaron acciones legales y la Fiscalía de Madrid abrió diligencias de oficio por posible delito de odio, Pablo Iglesias lo tachó de “propaganda nazi” y la candidata a la reelección por el PP, Isabel Díaz Ayuso, se ha mostrado “absolutamente en contra” del cartel y ha señalado que desde la Administración regional están “obligados” a dar a ‘menas’ que llegan a la región “oportunidades” así como a “integrarlos”, mientras todos -salvo VOX- ocultan los hechos delictivos de estos individuos.

El cartel ya ha sido vandalizado, aunque VOX ya ha reiterado que no dará un paso atrás. “Vamos a seguir mostrando la realidad por todo Madrid. Seguiremos diciendo que si son menores, con sus padres en sus países. Y si son delincuentes a sus cárceles”, ha señalado la formación liderada por Santiago Abascal a través de la red social Twitter.

Pese al revuelo causado por el cartel electoral Newtral, la empresa ‘verificadora’ dirigida por Ana Pastor, la web de La Sexta y la asociación Marroquí-España han dado -sin querer- la razón a VOX. Así, Newtral ha confirmado que “el dinero es para las organizaciones que trabajan con estos colectivos” y la entidad marroquí ha aseverado que “la partida de 4.700 euros no va a menores, sino a gastos como las instalaciones o sueldos de profesionales que trabajan en estos centros”.

Por su parte, la web de La Sexta recoge que “los famosos 4.700 euros son el resultado de una división hecha por Rocío Monasterio y su equipo: una media sacada de un acuerdo marco firmado por la Comunidad de Madrid en diciembre de 2019 (…). La partida, con un valor estimado de 24.648.019 euros, (…) principalmente cubre aspectos como el pago de los trabajadores que los atienden, el mantenimiento de las instalaciones o la formación y sus programas educativos”.

El debate sobre el cartel electoral ha llegado este miércoles al Pleno del Congreso de los Diputados. El portavoz de VOX, Iván Espinosa de los Monteros, ha insistido en señalar el dinero que se destina a la atención de los ‘menas’ y ha criticado la situación económica de España y la falta de ayudas para familias o pequeñas empresas. “No hay dinero para eso pero sí para mantener a ‘menas’ en toda España y la estancia de inmigrantes ilegales en Canarias, mientras los españoles y los inmigrantes legales están en las colas del hambre”, ha añadido.

En este sentido, ha recordado que datos de la Asamblea de Madrid indican que la comunidad destina una media de 4.651 euros al mes por ‘mena’ y ha mostrado una información de El País que afirmaba que el Gobierno regional invertiría 140 euros al día por cada uno de estos menores. “¿Cuál es la falacia?”, ha preguntado.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Toque de queda o libertad
EDITORIAL. https://gaceta.es 21 Abril 2021

Después de 13 meses largos de estados de excepcionalidad con una población que en su inmensa mayoría —gobernantes y portavoces aparte—ha sido responsable, leal, disciplinada, solidaria y paciente, el próximo 9 de mayo, con el fin de un estado de alarma que jamás sabremos si es inconstitucional (vergonzoso Tribunal Constitucional), será el momento de poner pies en pared y decir que basta ya.

No nos cabe la menor duda de que esa misma sociedad que ha sido responsable muy por encima de las conductas de sus políticos, seguirá siéndolo. El próximo 9 de mayo, sin estado de alarma, continuará usando mascarillas, geles hidroalcohólicos, mantendrá la distancia social y seguirá —tranquilos, lehendakaris de todas las autonomías— chocando puñitos o dándonos ridículamente el codo evitando esos abrazos y besos que echamos tanto de menos. Seguirán los españoles entrando de uno en uno en los pequeños comercios y seguirán los cajeros de los supermercados protegidos y protegiéndo a sus clientes detrás de mamparas de metacrilato. Tranquilos, no irán al fútbol. Total, para lo que va a quedar, ya si eso en septiembre y si no, será en octubre. Se quedarán en casa a la hora del partido y aguantarán, con la paciencia y la responsabilidad que decíamos antes, los engolados comentarios de Valdano mientras ven pasar sábados y domingos tediosos de Netflix. Seguirán los universitarios, para su desgracia y la nuestra, en sus clases virtuales, dejándose los ojos para aprender Histología o Civil II en la pantalla de un ordenador. No irán a la Feria del Libro ni harán cola para que un masterchef les firme un libro de recetas y ante un contacto estrecho, se atrincherarán en casa o seguirán dejándose el dinero que no tienen en PCR y test de antígenos que nadie sabe si sirven, pero que es lo que hay.

No lo duden, políticos de la cogobernanza: a pesar del vergonzoso plan de vacunación, la abrumadora mayoría de los españoles y cuantos en España habitan, harán cola en los centros de vacunación cuando les toque para recibir vaya usted a saber qué vacuna y todavía, porque los españoles son educados, darán las gracias. A partir del 9 de mayo, todo seguirá más o menos como está ahora. Incluso los periódicos y las televisiones subvencionadas seguirán publicando noticias estúpidas y alarmistas sobre un caso entre un millón esperando que la golondrina del miedo haga verano, que lo hace y así, además, a lo mejor, se olvidan durante un rato de que están en el paro, en expediente de regulación temporal de empleo, que el SEPE no funciona y que han muerto más de 100.000 españoles en absoluta soledad mientras el presidente del Gobierno se da un notable alto en la gestión de la pandemia.

A cambio de seguir siendo responsables, los españoles, que a o largo de la Historia han soportado plagas, invasiones, videoblogs de Iñaki Gabilondo y, varios gobiernos socialistas —lo que demuestra que son un pueblo resistente— sólo quieren recuperar la libertad, que es algo a lo que ya se habían acostumbrado y que nos consta que echan mucho de menos.

La libertad es sobre todo un estado mental en el que haces lo que debes porque estás convencido de que es lo correcto, no porque lo imponga un gobernante de una comunidad autónoma que tiembla ante la oleada de demandas y alguna que otra querella que le aguardan a la vuelta de la esquina, cuando no pueda refugiarse detrás de un estado de alarma que valida cualquier de sus medidas restrictivas de derechos y libertades tomadas sin respaldo científico. Ese estado mental necesita claridad y no puede estar dominado por el tedio, la depresión y el miedo, que es a lo que conduce este estado de excepción encubierto al que sólo le han faltado sirenas y patrullas con perros autonómicos vigilando las calles después del toque de queda.

El toque de queda, los confinamientos perimetrales y las restricciones de movilidad deben acabar y si fuera mañana mismo, mejor que pasado. Si debe ser el 9 de mayo, sea. Y nunca más. Recuperemos España antes de que se nos muera del todo, y no será de un virus chino.

Siete de cada 10 ayuntamientos catalanes prohíben el español en sus premios literarios
La Asamblea por una Escuela Bilingüe denuncia el veto al idioma español en los certámenes literarios de la mayoría de los municipios.
Pablo Planas (Barcelona). Libertad Digital 21 Abril 2021

Un estudio de la Asamblea por una Escuela Bilingüe en (AEB) constata que el 70% de los 285 ayuntamientos catalanes que convocan certámenes literarios vetan el español. El resto permite la presentación de obras tanto en catalán como en español. De las cuatro capitales de provincia, sólo en Barcelona se pueden presentar textos en cualquiera de las dos lenguas oficiales y la entidad separatista Òmnium colabora en la mayoría de las convocatorias en las que no se aceptan obras en español. Tanto da que los municipios estén gobernados por partidos separatistas o por el PSC, la política de veto es similar en unos y otros ayuntamientos.

Según la AEB, el análisis muestra que la mayoría de los partidos, incluidos los no estrictamente nacionalista, han asumido la teoría de que sólo es cultura catalana la que se produce en catalán. La marginación sistemática de los autores que utilizan el español se complementa con la excusa del fomento del catalán. "Solo razones identitarias y con connotaciones hispanofóbicas llevan a los promotores institucionales a imponer bases de convocatorias que excluyen a la lengua castellana", apunta la AEB.

La entidad partidaria del bilingüismo sostiene además que "es especialmente grave la imposibilidad de muchos alumnos catalanes de participar en español en los premios literarios convocados para estudiantes. Uno de los objetivos de la inmersión lingüística es transmitir a los alumnos que solo el catalán es lengua de cultura. En esta semana, con motivo de la festividad de 'Sant Jordi', muchos alumnos catalanes no podrán participar con textos realizadas en español en muchos premios escolares. Esta línea de actuación que sigue fielmente el Programa 2000 de Jordi Pujol, continua y se extiende más allá de la escuela, con la exclusión del español de las actividades culturales organizadas por las instituciones en Cataluña".

La AEB exige "respeto" para la diversidad lingüística y cultural catalana y que no se continúe con la discriminación por razón de lengua.
Recortes de Prensa   Página Inicial