AGLI Recortes de Prensa   Lunes 26  Abril  2021

Por qué Calviño es igual de hipócrita que Gabilondo
Miguel Ángel Belloso. okdiario 26 Abril 2021

En los lances de amor pasa como con los impuestos. Tú ligas con una chica y cuando crees que estás a punto de que se concrete el final feliz que deseas ella te dice que no, que todavía no ha llegado el momento. No importa. Como eres hombre, generalmente inocente y desde luego perseverante, te vas contento a casa, porque sabes que ese amago de rechazo equivale a un sí, que la aceptación llegará más pronto que tarde. En el caso de los impuestos sucede algo parecido, aunque en sentido inverso.

Por ejemplo, cuando la vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, asegura que este no es el momento de subir los impuestos, ya sabes que lo que en realidad está diciendo es que los subirá a la menor oportunidad. Que tiene pensado subirlos en cuanto pueda. Para apuntalar esta teoría esgrimiré que la señora Calviño lleva declarando a lo largo de estos días que “tenemos que hacer un sistema fiscal mucho más sólido y progresivo”. ¿Saben ustedes lo que significa un sistema fiscal más sólido y progresivo?

Yo les voy a dar la respuesta. En lo que respecta a lo progresivo, equivale a un sistema fiscal confiscatorio. España es el país de la UE con mayor progresividad fiscal. El tipo marginal del impuesto sobre la Renta empieza a activarse a partir de los 60.000 euros anuales de ingresos, algo que no sucede en ningún estado desarrollado del mundo. El tipo del impuesto de Sociedades está entre los más elevados del continente y las cuotas sociales de los trabajadores que pagan religiosamente las empresas son las más altas de la Unión.

Dice el refrán que en el país de los ciegos el tuerto es el rey. Así sucede con la señora Calviño. Los empresarios del Ibex la han adoptado como madrina a ver si les cae algo de los fondos europeos. La CEOE se agarra a ella como a un clavo ardiendo. Pero la trayectoria de este personaje desacredita por completo tanto amor depositado como poco correspondido. Menos mal que Miguel Garrido, el presidente de los empresarios madrileños, se ha sincerado: “Hay mucha palabrería en esto del plan y mucho eslogan. Que si lo de la resiliencia, lo inclusivo, lo sostenible… en fin. Lo cierto es que de las inversiones contempladas en el programa se dedican 19.000 millones a electrificación, movilidad, rehabilitación de viviendas, etcétera, mientras que para el turismo, que sigue siendo la primera y la gran industria nacional solo se destinan 3.400 millones”.

Igual que la vicepresidenta Calviño, el candidato socialista a la Comunidad de Madrid, el señor Gabilondo, también ha dicho que, de manera excepcional, no es el momento de subir los impuestos -después de que hace tres meses presentara una propuesta para aumentarlos en 3.000 millones-. Ahora también le parece bien la barra libre para el comercio y la hostelería, pero a renglón seguido promete incrementar los pagos por el ingreso mínimo vital en la región y otra clase de gastos disparatados sin decir cómo se financiarán.

El socialismo contemporáneo es la entronización del embuste, pero el principal ariete de la impostura es esta señora que cuenta con la aquiescencia de la clase empresarial: Nadia Calviño. “Tenemos que estudiar la fiscalidad verde y otro tipo de figuras impositivas, y para ello vamos a crear un grupo de expertos que presentará sus conclusiones en 2022”, dice.

¿Y saben ustedes quién presidirá este comité de expertos? Pues Jesus Ruiz-Huerta, un conocido de la casa, otro de los que piensa que España tiene mucho margen para subir la presión tributaria, que hay que reforzar el Impuesto de Patrimonio, el de Sucesiones y los que hagan falta para castigar a Madrid, donde precisamente se cumple la máxima que recomienda la Unión Europea, que es la de la eficiencia fiscal, la de “hacer un sistema fiscal sólido”. Según el último informe del Instituto de Estudios Económicos, Madrid es una máquina de recaudar. Tiene un ingreso tributario por habitante un 63% superior a la media española con los impuestos más bajos de todo el país.

¡Toma ya! Patada en la boca para el nasciturus de comité de expertos y todo este despliegue de artillería que se hará en el marco del diálogo social, es decir, contando con los sindicatos, que ya han dicho que “el aumento de la contribución fiscal es una pieza clave para garantizar los derechos sociales, así como para impulsar la actividad económica, la inversión y la transformación del tejido productivo”. ¿Pero en qué cabeza cabe que los sindicatos, que son fuerzas básicamente reaccionarias, subvencionadas e iletradas puedan participar de cualquier proyecto de modernización de España, que habrá de ser más igualitario, más verde, más productivo y por reducción al absurdo eminentemente catastrófico?

Que no, que no. Que el discurso de Calviño no es muy diferente al del ex vicepresidente, del de Pablo Iglesias. La señora dice como él que la respuesta que el Gobierno ha dado a esta crisis ha sido muy distinta a la anterior, que se ha protegido a las empresas, a las familias, a los trabajadores, que no ha quedado nadie atrás. Todo esto es naturalmente mentira porque la destrucción de tejido productivo ha sido monstruosa, una verdadera debacle, y porque la posibilidad de sostener mal que bien la renta de las familias a pesar de la caída vertiginosa del PIB, del aumento descomunal del déficit público y del crecimiento exponencial del paro, en magnitudes mucho más elevadas que en el resto de los países del entorno se debe en exclusiva a la compra masiva de deuda por parte del Banco Central Europeo, que ha financiado nuestra economía hasta límites indecentes gracias a la suspensión de las reglas fiscales de la Unión Europea. Todo es un embuste. Todo es un engaño.

En el último Consejo de Ministros de Economía de la UE, celebrado la semana pasada, la señora Calviño tomó la palabra al final del cónclave -algo que es un hecho insólito y excepcional- para decir que el cursimente llamado Plan de Resiliencia, el que deberá proporcionarnos los fondos europeos, “había recibido una reacción extraordinaria por parte de los agentes sociales -esto sí que es creíble, porque son unos siervos-, de los mercados y de las agencias de rating”, lo cual es literalmente falso. Si dices que no vas a subir los impuestos “por el momento”, que equivale a decir que los subirás tempranamente, estás cercenando las expectativas de inversión y reorientando en sentido negativo y en el menos productivo posible el comportamiento del resto de los agentes privados. Es decir, el mal ya está hecho. Y esto repugna tanto a los mercados como a las agencias de rating. Expulsa a España de su hoja de ruta.

La vicepresidenta Calviño es igualmente feminista, inclusiva, progresista, presuntamente solidaria, y por eso mismo antiempresa, como está demostrando al estigmatizar a la banca por los expedientes de regulación de empleo que no tiene más remedio que hacer para asegurar su viabilidad, dados los bajos tipos de interés y las exigencias de capital impuestas por la burocracia de Bruselas y del Banco Central. Es decir, es una señora ‘sanchista’, la cómplice necesaria e imprescindible para que todo vaya mal en el sistema económico. Es bastante más guapa que Sosoman Gabilondo, pero no menos nociva y perjudicial para los intereses del país.

¿Y por qué Nadia Calviño y el Gobierno del que forma parte está empeñada en subir los impuestos lo más pronto que pueda y acabar con el presunto y falso ‘paraíso fiscal’ de Madrid como el abad Gabilondo? Porque el Partido Socialista de Sánchez está convencido de que esto le dará votos en el resto de la nación, por la envidia consustancial a la naturaleza humana y particularmente inherente al pueblo español, que no puede soportar cómo la capital de España, gracias a las políticas de Ayuso, que son las contrarias a las del Gobierno central, prospera, es más libre y sobre todo mucho más feliz.

Ideologías malditas
Rosa Díez okdiario 26 Abril 2021

«El hecho es que tanto Hitler como Stalin formularon promesas de estabilidad para ocultar su intención de crear un estado de inestabilidad permanente». ‘Los orígenes del totalitarismo’. (1951), Hannah Arendt.

El 19 de setiembre de 2019 el Parlamento Europeo aprobó una “Resolución sobre la importancia de la memoria histórica para el futuro de Europa”. El hecho de que esta resolución no exija una plasmación jurídica automática a las legislaciones de los Estados miembros no merma su fuerza política y democrática, pues el texto fue aprobado por una abrumadora mayoría (602 votos a favor, 4 votos en contra y 17 abstenciones) por el único órgano de la UE elegido directamente por los ciudadanos de todos los Estados miembros.

Al hilo del sesgo que está tomando la campaña de Madrid, en la que el triunvirato socialcomunista compuesto por PSOE/Podemos y Más Madrid equipara comunismo y democracia, resulta de interés recordar que el Parlamento Europeo sentencia que el nazismo y el comunismo son las ideologías responsables de millones de muertos y que en nombre de esas ideologías malditas se cometieron en suelo europeo crímenes de lesa humanidad.

Cuando escuchen a los miembros de la coalición que gobierna en España y/o a la marca blanca de uno de ellos hablar de “democracia”, recuerden cuál es el modelo de democracia que están defendiendo. Recuerden la historia, recuerden el señalamiento concreto de las ideologías malditas que hace el Parlamento Europeo:

-Considerando que este año se conmemora el 80.º aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial, que provocó un sufrimiento humano sin precedentes y dio lugar a la ocupación de varios países europeos durante décadas;

-Considerando que, tras la derrota del régimen nazi y el fin de la Segunda Guerra Mundial, algunos países europeos pudieron reconstruirse y acometer un proceso de reconciliación, pero otros siguieron sometidos a dictaduras, a veces bajo la ocupación o la influencia directa de la Unión Soviética, durante medio siglo, y continuaron privados de libertad, soberanía, dignidad, derechos humanos y desarrollo socioeconómico;

-Considerando que, mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue existiendo la necesidad urgente de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo y otras dictaduras, evaluarlos moral y jurídicamente, y llevar a cabo investigaciones judiciales sobre ellos;

-Considerando que, en algunos Estados miembros, las ideologías comunista y nazi están prohibidas por ley;

-Considerando que deben mantenerse vivos los recuerdos del trágico pasado de Europa, con el fin de honrar la memoria de las víctimas, condenar a los autores y establecer las bases para una reconciliación basada en la verdad y la memoria;

-Recuerda que los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad; recuerda, asimismo, los atroces crímenes del Holocausto perpetrado por el régimen nazi; condena en los términos más enérgicos los actos de agresión, los crímenes contra la humanidad y las violaciones masivas de los derechos humanos perpetrados por los regímenes comunista, nazi y otros regímenes totalitarios;

-Pide a todos los Estados miembros de la Unión que hagan una evaluación clara y basada en principios de los crímenes y los actos de agresión perpetrados por los regímenes comunistas totalitarios y el régimen nazi;

-Condena toda manifestación y propagación de ideologías totalitarias, como el nazismo y el estalinismo,

-Pide una cultura común de memoria histórica que rechace los crímenes de los regímenes fascistas y estalinistas, y de otros regímenes totalitarios y autoritarios del pasado, como medio para fomentar, en particular entre las generaciones más jóvenes, la resiliencia ante las amenazas modernas que se ciernen sobre la democracia; anima a los Estados miembros a promover, a través de la cultura en general, la educación relativa a la diversidad de nuestra sociedad y nuestra historia común, incluida la enseñanza de las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, como el Holocausto, y la deshumanización sistemática de sus víctimas durante años;

-Expresa su preocupación por el hecho de que se sigan usando símbolos de los regímenes totalitarios en la esfera pública y con fines comerciales, y recuerda que varios países europeos han prohibido el uso de símbolos nazis y comunistas.

Hannah Arendt alertó sobre la banalidad del mal y advirtió de que superar el pasado requiere narrar lo que sucedió. Y Orwell dictó una sentencia que parece escrita para nuestros políticos: “Vi como la historia se contaba no en términos de lo que ocurrió sino en términos de lo que debería haber ocurrido, según la conveniencia de los distintos partidos”. Lean íntegra la Resolución del Parlamento Europeo y verán que no es casual que se titule “sobre la importancia de la Memoria Histórica para el futuro de Europa”. Y si aún tienen dudas de lo que significa “democracia” para quienes desde el Gobierno de España sostienen y defienden regímenes totalitarios y honran la memoria del comunismo, recuerden que quienes ensalzan la historia de terror de ETA, los socios de Sánchez, Marlaska y Gabilondo (y “querido Pablo”, naturalmente, que tanto monta, monta tanto) se manifestaban detrás de una pancarta en que habían escrito la palabra “Democracia”.

La épica de la libertad no es retórica, es política con mayúsculas. Ni todas las ideas son buenas ni todas las ideologías lo son. Y defender la libertad siempre merece la pena.

Libertad o comunismo (VI): la Educación
José María Rotellar. Libertad Digital 26 Abril 2021

Otro de los elementos que está en juego en estas elecciones regionales es una materia tan importante como la Educación. De hecho, si hay alguna disciplina en la que el intervencionismo siempre anhela con entrometerse más, es la educativa. Llevan los socialistas desde principios de los años ochenta del siglo XX con distintas leyes de educativas que lo único que consiguen es bajar el nivel de exigencia, esfuerzo y conocimiento, porque confunden que el objetivo de la educación no ha de ser otro que conseguir la mejor formación posible de todos los alumnos. Los atajos, por tanto, no son buenas soluciones.

En este sentido, desde la transferencia de las competencias de educación a las CCAA, se ha podido comparar el estilo de política que se aplica en unas u otras regiones, que muestran elementos diferenciadores. Por un lado, tenemos la parte mala, la del adoctrinamiento en regiones independentistas, donde se falsea la realidad y se impide, en muchos casos, la inmensa mayoría, conocer, hablar, escribir, expresarse y hasta casi pensar en español o castellano. El problema, realmente, no es de la cesión de competencias, sino de que el Gobierno de la nación lo que la Constitución establece a tal efecto.

Por el lado positivo, podemos ver cómo una comunidad autónoma puede hacerlo bien si emplea correctamente y en la búsqueda de la excelencia las competencias cedidas para ello. Simplemente, con los resultados habituales de PISA, Castilla y León y Madrid suelen ser las regiones destacadas españolas, por encima de la media del indicador.

Eso no es fruto de la casualidad, sino del trabajo de muchos años por contar con una educación de calidad, invirtiendo en lo verdaderamente importante, pese a que las mareas -en este caso, verdes- digan lo contrario. Como en el caso de Sanidad, los datos hablan por sí mismos.

Madrid ha apostado por una educación basada en el esfuerzo y en el sacrificio, con recursos bien invertidos y crecientes, ante el reto de incremento de alumnos que ha acontecido en los últimos casi quince años, al pasar de un millón escaso en el curso 2008-2009 a casi un millón doscientos cincuenta mil en el curso 2020-2021.

Para hacer frente a ello, el número de profesores en la Comunidad de Madrid ha aumentado un 13,93%, hasta llegar a los 52.212 profesores en la enseñanza pública y los 43.704 en en la suma de concertada y privada, con lo que el esfuerzo por el incremento realizado por la financiación pública (públicos más concertados) es muy importante.

Especialmente importante ha sido la evolución desde el momento en el que gobierna Ayuso, donde los profesores públicos han aumentado en sólo dos años en 1.986, con 1.674 más de la concertada y privada, para sumar 3.660 profesores más desde el curso 2018-2019.

Todo ello, con un incremento de centros educativos muy importante, hasta llegar a los 3.656 centros educativos en la enseñanza general no universitaria, 2.500 de ellos financiados con fondos públicos.

Asimismo, se ha producido un incremento importante en estos dos últimos años, con 28 centros públicos más y 7 concertados más, que muestra que, desde el libre respeto al mercado, no se ha descuidado la enseñanza pública o financiada con fondos públicos, sino que se ha reforzado, basado en esa libertad de elección con la que ahora quiere acabar la izquierda, pues Iglesias exigiría, al igual que subir impuestos, acabar con los conciertos educativos, que dejaría a muchas familias sin poder elegir colegio, a muchos profesores -los de la concertada- sin empleo, y al sector público con un problema mayúsculo, pues en un curso no le daría tiempo a contar con tantas nuevas infraestructuras, amén del impacto presupuestario negativo que tendría, al perder la eficiencia actual.

Y si por algo se ha destacado la excelencia de la educación en Madrid ha sido y es por el bilingüismo en inglés. Como decía Esperanza Aguirre, precursora de la iniciativa, no es que los alumnos diesen clase de inglés, sino que daban clase en inglés. Esto ha sido una de las iniciativas más eficientes y, además, de mayor redistribución, pues ha permitido que muchas familias sin recursos hayan podido enviar a sus hijos a colegios bilingües, dotando a todos de igualdad de oportunidades.

En este sentido, cuando se inició el programa bilingüe, en la primera legislatura de Esperanza Aguirre (2003-2007), comenzó a asentarse este sistema de éxito. Al principio, sólo en centros públicos, pero tras el curso 2008-2009 comenzaron a incorporarse centros concertados, es decir, centros que también contaban con financiación pública. De esa manera, se ha pasado de 205 centros públicos y concertados bilingües en el curso 2008-2009, a contar con 805, casi cuatro veces más, con un incremento de 41 nuevos centros en los dos años de Ayuso en el Gobierno, de los cuales 35 son públicos (entre colegios e institutos) y 6 son concertados.

Eso permite que se haya pasado de tener 29.238 alumnos estudiando en un centro bilingüe en el curso 2008-2009 a contar con 358.893 alumnos en el curso 2020-2021, de los que, en este último curso, 234.684 lo hace en centros públicos.

Todo ello, a partir de una dotación importante para la financiación del bilingüismo, que ha multiplicado por tres el presupuesto del curso 2008-2009. Por tanto, el cuatro de mayo los madrileños también se juegan mucho en el ámbito educativo. Se juegan poder elegir el colegio al que llevar a sus hijos, porque la izquierda impondrá, por exigencia de Iglesias, acabar con los conciertos. Se juegan mantener un nivel de sacrificio, esfuerzo y aprendizaje óptimo, porque sólo con leer la ley Celaá -y el conjunto de leyes educativas de la izquierda desde hace cuarenta años- se comprueba que la izquierda rebaja la calidad del aprendizaje. Y se juegan que exista una verdadera igualdad de oportunidades, porque el bilingüismo en inglés lo permite, y si la izquierda acaba con este sistema de éxito, las familias más humildes no podrán darles a sus hijos una educación en las mismas condiciones. Una vez más, igualdad de oportunidades, libertad de elección, esfuerzo y éxito, frente a peores condiciones, imposición, empobrecimiento educativo y fracaso. Es decir, una vez más, libertad frente a comunismo.

El PP como parte importante del problema
Nota del Editor 26 Abril 2021

Como escribe el articulista, "se impide, en muchos casos, la inmensa mayoría, conocer, hablar, escribir, expresarse y hasta casi pensar en español o castellano" y el culpable es el PP.  Centroman (Aznar) vendió lo que iba quedando de España a quienes siguen destruyéndola. Y en Galicia, donde el tal Núñez, del PP, reina, ocurre lo mismo que donde reinan los independentistas (Fdez Albor del PP impuso la ley de normalización de los españoles anormales por habla español). Así que menos PP, a ver si desaparece de una vez.

El retorno de los fantasmas
Luis Herrero. Libertad Digital 26 Abril 2021

Lo único bueno de la sobreactuación de Iglesias en la estampida de la Ser es que ha servido para acabar con los debates multitudinarios. Son soporíferos e inútiles. Los espectadores los contemplan como si fueran lances de un circo romano en el que su gladiador preferido se enfrenta a un grupo de fieras hambrientas. Se duelen de los rasguños de la pelea como si los sintieran en su propia carne y celebran con júbilo los zarpazos que sufren los demás Si el candidato al que apoyan recibe más que una estera redoblan su voluntad de acudir en su ayuda y si es él quien reparte estopa se felicitan por tenerlo como favorito. Haría falta que alguno de ellos confesara en directo la comisión de un delito para que sus seguidores, dependiendo de la gravedad del crimen, decidieran repudiarlo en mitad de la trifulca. Un debate electoral de hoy en día es tan previsible como una tertulia política o una columna de opinión. Cada oveja, con su pareja.

El único debate que influyó de verdad en el resultado de unas elecciones fue el primero de los dos que se celebraron en 1993. En el cuadrilátero del PP se sentaba un señor con bigote que Fraga se sacó de la chistera para poner fin a la desastrosa experiencia de Hernández Mancha. Los medios le llamaban Aznarín porque no parecía tener ni media leche. Enfrente, en el rincón del PSOE, le aguardaba el Tigrekán de la política, Felipe González, española que ya llevaba 11 años en el Palacio de la Moncloa. El pulso lo ganó de calle José María Aznar. Y eso fue lo determinante. Nadie esperaba algo así. A los pocos días me crucé con Pedro Arriola, que paseaba taciturno por el Paseo de la Castellana, y me dijo que la izquierda se percató en ese instante de que la derecha podía ganar y decidió movilizarse para evitarlo. El éxito de Aznar en televisión determinó su fracaso en las urnas.

Pero ahora la izquierda ya sabe que la derecha puede ganar. No solo lo sabe, lo espera. Es la apuesta más recurrente en todas las quinielas. Los esfuerzos de socialistas y comunistas por promover una movilización general de su electorado para voltear ese fatídico pronóstico están resultando infructuosos. Los progres ya no se activan frente a la amenaza de los fachas porque en el imaginario común hace tiempo que ese esquema maniqueo de buenos y malos, demócratas los primeros y liberticidas los segundos, dejó de surtir efecto. Sin esa bala de plata, tan eficaz hasta finales de los 90, la izquierda está inerme. Ese es su drama. Si ya no puede amedrentar al electorado esgrimiendo el espantajo de una derechona montaraz y vocinglera, ¿qué alternativa tiene para evitar que Ayuso siga en la Puerta del Sol?

Nueva, ninguna. Por eso ha decidido resucitar los viejos fantasmas. Dado que Vox ya no asusta lo suficiente necesita deformar su imagen hasta que vuelva a poner los pelos como escarpias. La idea es convertir a Monasterio en una amazona sulfúrica del Apocalipsis. Necesita hacerla pasar por la abanderada de una horda de nazis que viene a infectar de racismo y xenofobia la atmósfera que respiramos. El cartel de los menas y la tibieza de los chicos de Abascal a la hora de desmarcarse de las amenazas epistolares con balas incluidas se lo puso a huevo. La nueva estrategia, que en realidad es más vieja que Matusalén, se puso en marcha durante el debate de Telemadrid y alcanzó su pleno apogeo en la emboscada de la Ser.

En televisión, Gabilondo se olvidó del veto que él mismo le había impuesto a Pablo Iglesias y le invitó a participar en un frente común que salvara a la democracia de la amenaza fascista que llama a la puerta. El caudillo podemita aceptó el reto y 48 horas después, en el debate de la radio, promovió la estampida mancomunada de la izquierda. Hay quien piensa que Monasterio cayó en la trampa como una pobre incauta. Yo no lo creo. Ella sabía de antemano de qué iba el juego y decidió afrontarlo por propia conveniencia. La carta de aguantar el envite —ella sola frente al triunvirato de los progres— le brindaba la oportunidad de confrontar su entereza con la contemporización pastueña del PP.

Lo que ahora está por ver si esta vuelta de la izquierda a los ululatos fantasmagóricos del pasado surte el efecto deseado. Yo creo que no. Por dos razones fundamentales: porque salta a la vista que es el constructo de una burda pantomima (ni la democracia está en peligro ni Vox es una cofradía de energúmenos con capirote) y porque, a la hora de asustar, acojona más Pablo Iglesias que Rocío Monasterio. Si se trata de elegir un mal menor, la dama todavía le lleva mucha ventaja.

El Boletín Oficial del… Gobierno: necedad, malicia y desfachatez política
España nada en el lodazal del caos y la infamia, gracias al emponzoñamiento socio-comunista
Miguel Massanet. diariosigloxxi 26 Abril 2021

Puede que en alguna de estas pesadillas que nos amargan los sueños durante la noche hubiéramos podido sentir una angustia semejante, es posible que durante el transcurso de nuestra existencia hayamos tenido momentos en los que hayamos pensado que el Mundo se nos venía encima y, hasta es probable que hayamos tenido sensaciones de profundo abatimiento a consecuencia de percances económicos; pero lo que es cierto es que, en ningún momento de esta etapa democrática en la que hemos estado viviendo estos últimos años de la historia de nuestra nación habíamos pasado por un momento de tal degradación, incompetencia, sectarismo y banalización de la política de España.

Cuando las malas artes, la mentira, el engaño, los trucos y engañifas de quienes no tienen escrúpulos a la hora de optar a un cargo en política o se llega al paroxismo de la maldad cuando se puede caer en lo más bajo simulando un delito para intentar desprestigiar al adversario y presentarlo como el malo del relato, es el momento señores de decir ¡basta! De dejar de mantener esta actitud contemplativa, expectante y tolerante con la que muchos han decidido ignorar la política, pensando que la situación no tiene remedio y que es inútil luchar contra los hados del destino. Estamos viendo como un puñado de descarados enemigos de la Constitución, libertarios sin el menor escrúpulo y progresistas antisistema, día tras día, van minando los cimientos de nuestra democracia; van socavando los principio éticos y morales que recibimos de nuestros mayores; van ocupando los puestos claves de la Administración del Estado y, decreto tras decreto vienen limitando, recortando y restringiendo nuestros derechos constitucionales y nuestras libertades, hasta el punto de que vemos como ya peligra la propia esencia del Estado de derecho o, lo que es lo mismo, que parece que ya entramos, sin remedio en una fase que nos conduce directamente hacia una dictadura de las izquierdas y el consiguiente desmembramiento del país en manos del separatismo catalán y vasco.

El señor Sánchez, el Presidente, que se cansa de repetir lo “malos” que son los del PP o lo “terribles” que son los de VOX afirmando, una y otra vez, que son un partido extremista y anticonstitucional, cuando él mismo es la quinta esencia de la falsedad, la desinformación, la incitación al menosprecio de la oposición y la tergiversación de los hechos para venderlos a los ciudadanos siempre desde el punto de vista de lo que le conviene, sin preocuparse de que, con ello, cada vez está transformando su gobierno en la esencia misma del desprestigio y el ataque a una Constitución que, evidentemente, no es la que el deseara para España que sería, sin lugar a dudas, la que le gustaría compartir con el señor Maduro de Venezuela.

Hemos llegado, señores, al colmo de la degradación de las instituciones cuando, la publicación más prestigiosa del Estado, el BOE, una publicación oficial en la que se deja constancia de la puesta en funcionamiento de nuestras leyes y de cuantas normas y ordenamientos administrativos se establecen a través de las funciones legislativas de las administraciones del Estado; un boletín apolítico en el que no debieran caber más que noticias administrativas, leyes parlamentarias y anuncios oficiales y que, vean ustedes por donde, el Gobierno, en un ejercicio de desprecio hacia sus ciudadanos, ha querido usar como uno más de sus panfletarias publicaciones, de su ignominiosa propaganda política y de su desprecio por la imparcialidad, incluso en un medio que debiera ser, por su misma finalidad, de la más escrupulosa integridad y del más extremo respeto por la ética.

Pues el BOE ha publicado, juntamente con la Ley Orgánica 5/2021 de 22 de abril, según la Jefatura del Estado, en el preámbulo de la misma, un comentario, ajeno por completo al objeto de la publicación, que es el de promulgar la citada Ley, que resulta ser tendencioso, evidentemente falso, inexacto y con la única pretensión de informar de forma inexacta respeto a la reforma laboral que el gobierno del señor Rajoy tuvo que poner en práctica, no solamente porque era necesaria, como se pudo comprobar con la mejora que supuso su puesta en práctica para nuestra economía, sino que nos fue impuesta desde la UE como condición para que pudiéramos recibir ayudas para la situación extrema en la que se encontraban nuestros bancos (cajas de ahorros) a consecuencia de la crisis que nos vino de la quiebra de Leman Brothers y las gravísimas consecuencias financieras y económicas que se derivaron de ella.

Solamente reproduciré unas líneas del comentario al que me refiero que figura en el BOE 97 del 23 de este mes en el que nos encontramos, para que vean la desfachatez con la que, estos gobernantes que padecemos, ventilan sus asuntos: “Con la crisis como oportunidad, desde la llegada del Gobierno del Partido Popular en diciembre del 2011 (recuerden que el señor Zapatero dejó una España quebrada y a punto de necesitar ser rescatada por los famosos hombres de negro), se inició un proceso constante y sistemático de desmantelamiento de las libertades (¿qué libertades? Lo que se hizo fue salvar España de ser dirigida desde Bruselas con medidas mucho más drásticas de las que aplicó el PP en nuestro país) y especialmente de aquellas que afectan a la manifestación pública del desacuerdo de las políticas del Gobierno (otra vez mienten como bellacos, porque se continuó permitiendo el derecho de manifestación sin limitaciones y el de expresión como es fácilmente comprobable si se consulta la hemeroteca de aquellos tiempos). La reforma laboral que, prácticamente excluyó la negociación colectivas de los trabajadores y devaluó o directamente otros muchos de sus derechos eliminó…( cada palabra y cada frase de semejante libelo debería ser objeto de denuncia ante los juzgados porque lo que ellos califican, por ignorancia o mala fe, como eliminación o reducción de los derechos de los trabajadores no fue más que dar prioridad a los convenios de empresa, algo perfectamente natural en un periodo de crisis en el que era difícil que todas las empresas incluidas en un convenio comarcal, sectorial o nacional estuvieran en las mismas condiciones económicas para permitirles implantar un convenio para el que no estaban preparadas, financieramente y económicamente, para soportar).

Y una frase más del citado boletín en el que queda reflejada la magnitud del rencor que han sido capaces de atesorar aquellos que, ahora, tienen que gobernar por medio de decretos ley, porque no se atreven a afrontar una discusión sobre las leyes que proponen en las que se pudiera resaltar los peligros, para España y su supervivencia, que representan la mayoría de ellas. La frase en cuestión es la siguiente:” y por ello… se reforzaron todas las medidas que exteriorizaron el conflicto, utilizando la legislación en vigor (la Ley de protección de la Seguridad Ciudadana y el Art.º 315.3 del CP) … que asfixian la capacidad de reacción, protesta o resistencia de la ciudadanía y de las organizaciones sindicales”.

Cuesta pensar que quienes se atreven a utilizar semejantes métodos sean los que ahora, sin pruebas que los avalen, culpen a VOX de ser los inductores de estos sujetos que han enviado amenazas por escrito al señor Pablo Iglesias y a esta señora directiva de la guardia Civil. Verán ustedes, conociendo el talante, la propia manera de expresarse de individuos como el señor Rufián, el mismo señor Monedero, el irritable señor Pablo Iglesias o la prescindible señora Montero y, ya no digamos respecto a este señor que rezuma amargura por sus cuatro costados, este que intenta hacer pagar al mundo sus carencias personales, especialmente las mentales, convertido en el sátiro del parlamento, conocido como Echenique que, si por él fuera, seguramente sería partidario de lo que, en tiempos de la segunda república, se practicaba con los curas y las monjas, los miembros de la KGB española o sea, someter a las checas a todo aquel que se saliera del ideario comunista. Lo que, no obstante, no se aplicó con él cuando no pagaba lo que debía al Estado por un ayudante personal.

Verán, como aquí estamos en libertad de pensar lo que queramos y de suponer lo que nos pudiere parecer, en este caso del envío de balas y de amenazas de muerte, si uno se plantea aquello de “qui prodest”, a quién beneficia, difícilmente podríamos pensar que, en cuanto a las elecciones para la comunidad madrileña, pudiera servirle a VOX para captar votos, más bien al contrario, si nos atenemos a la campaña furibunda llevada a cabo por las izquierdas lamentándose de “semejante violencia” que, rápidamente han achacado a la derecha, en lo que para nosotros no se trata más que de otro de los trucos para, en un momento de desesperación, intentar manchar a los partidos que mejores perspectivas tienen para ganar los comicios. Nos parece tan burdo, tan “oportuno” y tan propio de quienes no tienen el más mínimo pudor en llevar a cabo los actos más vergonzosos, repudiables y obscenos; que no nos extrañaría nada que pudiera haber algo de verdad en esta suposición.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, es muy posible que la batalla que personalmente, y contra toda lógica, ha emprendido el señor Pedro Sánchez en la campaña electoral de la comunidad madrileña, sin duda dirigida desde la sombra por su “eminencia gris”, el señor Redondo que, nos imaginamos, enrabietado por su fracaso en Murcia y en Castilla, pretende, sea como sea, volcar el voto para que, aunque fuere por los pelos, las izquierdas pudieran gobernar la capital del reino. Esperemos que, en el caso que nos ocupa, la derecha se movilice y acuda a votar masivamente, para evitar que semejantes tramposos se pudieran salir con la suya. Y Platón, una vez más, nos ilustra con su sabiduría: “En política suponemos que todos los que saben cómo obtener votos saben cómo administrar una ciudad o un estado. Cuando estamos enfermos… no pedimos el médico más guapo o el más elocuente”

La servil prensa
Zoé Valdés. larazon 26 Abril 2021

Llevo todo el tiempo, casi toda mi vida, pues nací bajo una dictadura que lleva ya más de sesenta y dos años en el poder, observando y estudiando a la prensa. La prensa que responde a los regímenes totalitarios es siempre la misma: actúa a favor de la ideología que la sostiene, maniobra chantajeada, silenciada, y comprada mediante míseras prebendas que allá, en mi país, se llaman estímulos socialistas o comunistas. Nunca denuncian nada, jamás plantean ni siquiera una interrogante frente al sistema que oprime al pueblo, sólo enumeran logros y cantan loas a la heroicidad comunista. Como los cantantes protesta cantan contra todo lo malo del mundo, pero jamás contra lo malo de su propio país, el mejor ejemplo es Silvio Rodríguez.

La prensa hace rato perdió la cabeza, Cuba fue una de sus innegables víctimas, cuando aquella guerra que se dio por perdida para España en medio de la desinformación y de un rifirrafe de grupos de prensa norteamericanos; en uno de ellos estuvo nada más y nada menos que Winston Churchill, como corresponsal de guerra; se comenta que enloqueció de amor por Cuba y por el pan con timba, el pan con guayaba. Al menos eso pude leer en una de sus biografías. Luego, mucho más tarde, llegó Herbert Matthews, el corresponsal del New York Times y cumpliendo órdenes del Cuarto Piso y del comunismo internacional mintió descaradamente sobre Fidel Castro y su producto de marketing: la revolución cubana. De aquellos truenos estos lodos.

Veo a España en el mismo camino, con una prensa SERvilista a más no poder. SERvida por un grupo de prensa social-comunista que viene poniendo y quitando héroes desde la época en que fue creado y manejado por, inclusive, varios ex franquistas que como buenos cambia casacas se convirtieron a la religión marxista en cuanto vieron la oportunidad y la magua (sumas de dinero en argot cubano).

Todos estos años observando y advirtiendo que, gracias a esa prensa, o mejor, culpa de esa prensa, entreguista, cobarde y domada, España caerá en el social-comunismo más peligroso y roñoso, ese que delata en lugar de denunciar, ese que fusila en lugar de juzgar mediante un sistema de justicia constitucional, ese que modifica su sistema de seguridad y lo convierte en un sistema de vigilancia y de operaciones traficadas desde el mismísimo ministerio del interior.

Cuando en Cuba asesinaron al ex ministro del interior José Abrahantes, que ya se encontraba en la cárcel por capricho y cobardía de Castro I, lo hicieron dentro de una ambulancia que se dirigía en dirección contraria al hospital donde supuestamente debía recibir los auxilios ante un supuesto ataque cardíaco. Lo mismo sucedería décadas más tarde con Oswaldo Payá y con Haroldo Cepero, quienes fueron asesinados e ignorados posteriormente con la complicidad de los gobernantes españoles que en ese momento se encontraban gobernando España. Les recuerdo que Payá era ciudadano español, y también que al gobierno español se le pidió una investigación sobre estos crímenes y se negaron a llevarla a cabo. Todavía se le está exigiendo a la ONU esa investigación mediante firmas que es el último recurso posible que le queda al hermano de Oswaldo Payá, Carlos Payá, para hacer algo concreto con vistas a que se esclarezca y se evidencie este asesinato por parte del régimen de los Castro, pues Raúl Castro estaba en el poder y fue el que ordenó sin duda alguna este crimen, como mismo lo hizo con el crimen de los pilotos de las avionetas de Hermanos al Rescate.

Los españoles que lean este artículo, seguramente algunos de ellos se desayunarán con la noticia, no lo habrán visto en la prensa internacional, y si lo vieron fue de pasada. Pues eso, creyeron quizá que eso sólo sucede en Cuba, como mismo hicieron los venezolanos, que pensaron que no les sucedería a ellos por mucho que se lo advertimos. Siento decir que no sólo ya les está sucediendo, además está ocurriendo con una rapidez desmedida, con idéntica rapidez con la que ocurrió en Cuba: con esa velocidad de acontecimientos que no permite ni siquiera que nos detengamos a pensar, y que incluso serán justificados por una u otra urgencia frente al invento de turno de la clase dominante de izquierda. Cuando estas tragedias acontecen el papel de la prensa es primordial. La prensa debe estar presente para investigar desde la información y para la información. La prensa no debiera ponerse de un lado solamente sustituyendo a los políticos, y del lado del poder jamás; mucho menos cuando ese poder atosiga, presiona, intimida, miente, y se autoprepara sus propias lesiones para que creamos que las víctimas son ellos. Ningún poder es víctima de nada como no sea de su propio engreimiento de extremo poder.

Lo que acabamos de ver en España en medio de un debate en La Ser, donde la moderadora Àngels Barceló tildó de ultraderecha a la candidata de VOX y luego en un número absolutamente montado se puso casi de rodillas, de manera servil y cobarde, frente al candidato de la ultraizquierda comunista (más de cien millones de víctimas), es la prueba de que la prensa hará todo, como mismo hizo en Estados Unidos durante los cuatro años de mandado de un presidente elegido democráticamente y las elecciones en noviembre 2020, para que triunfe el odio, la ignominia y la miseria, para que gane una ideología que lo único que lleva en mente como propósito es destrozar a la humanidad.

Por otro lado, habría que investigar si de verdad esas balas llegaron al Ministerio del Interior, aunque viendo al ministro que nos gastamos, no creo ni siquiera que esa investigación llegue a buen puerto. Pues es posible, como jamás llegó aquella ambulancia en sentido contrario al hospital en la que agonizaba Abrahantes, el ministro que en una época había sido brazo derecho de Fidel Castro, y que en aquel instante, chivo expiatorio del negocio de Castro con los carteles de las drogas, iría a pagar con su vida esa lealtad de los sepulcros de los tiranos comunistas. Véase España en el espejo de Cuba, como ya una vez pudo haberlo hecho, no lo hizo, y la perdió.

Para firmar la Petición por una investigación del asesinato de Oswaldo Payá y Harold Cepero visite este sitio:
https://www.change.org/p/michelle-bachelet-investigaci%C3%B3n-de-la-onu-sobre-la-muerte-no-aclarada-de-oswaldo-pay%C3%A1

El TC es un polvorín: "El presidente no lleva al pleno el recurso sobre el aborto después de 11 años"
Miguel Ángel Pérez. Libertad Digital 26 Abril 2021

Las aguas bajan muy revueltas en el Tribunal Constitucional. Fuentes del Alto Tribunal consultadas por Libertad Digital aseguran que se está viviendo una situación muy "difícil y complicada" cuyo máximo responsable es el presidente Juan José González Rivas.

El malestar con González Rivas "no es reciente y es compartido por magistrados del sector conservador y progresista". Sin duda, uno de los temas que más indigna a los miembros del Constitucional es que el presidente desde que llegó al cargo en marzo de 2017 "no ha ordenado llevar al pleno un borrador sobre el recurso de inconstitucionalidad presentado hace 11 años contra la Ley del Aborto".

Dicho recurso se presentó en 2010 por el Partido Popular contra la denominada "Ley Aído", cuando el Alto Tribunal lo presidía Francisco Pérez de los Cobos. En sus cuatro años de mandato, "González Rivas no ha solicitado al magistrado ponente un borrador para que al menos pueda ser debatido durante el pleno e intentar avanzar en su resolución, aunque no cuente con mayoría suficiente para ser aprobado", añaden.

Los magistrados sospechan que "las creencias religiosas del presidente del TC están frenando cualquier tipo de avance en la resolución de este recurso de inconstitucionalidad". "No quiere pasar a la historia como el presidente del Constitucional bajo cuyo mandato se resolvió el recurso sobre esta polémica Ley, a pesar de que él mismo fuera a votar en contra de la misma", añaden.

Las mismas fuentes consultadas por LD apuntan que "se están tramitando centenares de recursos de amparo, pero los recursos de inconstitucionalidad, los de más trascendencia jurídica, están aparcados. No sólo se encuentra el caso del aborto, también sucede lo mismo con el recurso de inconstitucionalidad presentado hace 6 años contra la Prisión Permanente Revisable".

Recordamos que la Prisión Permanente Revisable fue aprobada en el Congreso de los Diputados en marzo de 2015 junto a la Ley de Seguridad Ciudadana por el Partido Popular. Seis meses después, la oposición liderada por el PSOE junto a CIU, IU, ICV-EUiA, CHA, la Izquierda Plural, UPyD, el Grupo Parlamentario Vasco y el Mixto recurrían ante el Constitucional.

La labor que desempeñan los magistrados también se está viendo afectada por otra circunstancia. Las mismas fuentes afirman que "González Rivas tiene ‘incomunicados’ a los magistrados. Sólo habla con Cándido Conde-Pumpido y el resto se entera de sus decisiones y del día a día del Constitucional por los medios de comunicación. Parece que está hechizado. La situación es insostenible", aseguran.

Tan complicado se ha vuelto el día a día que algunos magistrados incluso se han llegado plantear la posibilidad de estudiar alguna forma de apartar a González Rivas de la presidencia. Dicho pensamiento ha sido descartado porque no es posible y porque no se quiere dañar más la imagen y la legitimidad del Tribunal Constitucional.

El PP le sentenció tras la exclusión de Toni Cantó
Tal y como desveló este diario, el PP ha desechado al citado presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, como su candidato para presidir el Consejo General del Poder Judicial CGPJ. Dicha decisión tomaba de forma definitiva tras la exclusión de Toni Cantó y de Agustín Conde de las listas del Partido Popular para las elecciones autonómicas madrileñas del próximo 4 de mayo.

Las fuentes jurídicas consultadas aseguraban que este magistrado conservador "está sentenciado" y que "no comprenden en absoluto por qué ante una votación totalmente igualada no avocó al pleno la resolución para que fuese votada por todos los magistrados del TC. Podría haber convocado un pleno telemático en cuestión de minutos para que votasen todos los miembros del Alto Tribunal sobre una decisión que planteaba tantas dudas", apuntaban.

Colonialismo de ladrillo
Editorial ABC 26 Abril 2021

Gibraltar sigue siendo una anomalía para España y para Europa. Que la pandemia de la Covid-19 y otros problemas acuciantes impongan sus prioridades al Gobierno español y a la opinión pública no significa que haya desaparecido todo cuanto de inaceptable representa la colonia británica en España. La tan traída y llevada globalización tropieza con una roca que encarna la antítesis de la modernidad sin fronteras: un colonialismo añejo y trasnochado, eco de otros tiempos a los que sigue anclado el gobierno de Londres. La cuestión de Gibraltar no desaparece ni se alivia, solo cambia la forma de manifestarse. Si no es actualidad no se debe a que esté en proceso de solución, sino al silencio y la inacción del Gobierno español, a pesar de que el Brexit se saldó con un compromiso de Bruselas con España por el que el criterio de nuestro país sería decisivo en cualquier asunto relativo al Peñón. Al menos, así se vendió a la opinión pública. Al paraíso fiscal y al santuario de contrabandistas, Gibraltar pronto añadirá la etiqueta de depredador urbanístico. Su crecimiento territorial es constante, incumpliendo el Tratado de Utrecht. Ahora ha puesto en marcha un proyecto de construcción de seis torres de viviendas -el ‘Hassan Centenary Terraces’-, situadas en el límite costero, lo que en España sería ilegal por aplicación de la Ley de Costas.

La sensibilidad ecologista del Gobierno de Sánchez debería activarse con semejante iniciativa de ladrillo en masa que tendrá efectos en el litoral español colindante. Una construcción así alterará el curso de las corrientes más cercanas a la costa, impactará negativamente en la flora y la fauna marina y aumentará el volumen de los residuos que Gibraltar ya arroja a aguas españolas sin depuración ni tratamiento. El gobierno del Peñón es un ‘suma y sigue’ de decisiones arrogantes y provocaciones políticas. Actúa con una impunidad que tiene mucho que ver con la debilidad diplomática del Gobierno español, ausente ante el crecimiento de la colonia. Siendo un problema europeo, lo coherente sería que España mantuviera una tensión constante en Bruselas para la contención de las políticas expansivas de la colonia, acogiéndose a lo pactado para la salida del Reino Unido. Si no es por patriotismo, al menos por ecologismo el Gobierno debería diseñar una estrategia sobre la colonia británica que defienda la posición tradicional española. Es evidente que en los municipios españoles que rodean el Peñón hay mucha dependencia respecto de la economía gibraltareña y que a las empresas turísticas de nuestro país no les conviene un conflicto diplomático con Londres. Pero la responsabilidad de un gobierno es gestionar equilibrios, entre los extremos de la parálisis y la sobreactuación. Ahora mismo, Gibraltar es un equilibrio roto de la diplomacia española.

La existencia de una colonia en suelo europeo constituye una realidad antipática para cualquier sensibilidad política, excepto, claro está, la británica. Sin embargo, si la cuestión gibraltareña se cubre con el manto del silencio, a España se le aplicará el principio de que ‘quien calla otorga’ y acabará enquistada. En poco tiempo, la foto tópica del Peñón tendrá añadidas seis torres que afianzarán una política colonialista en un enclave destacado en el mundo de las finanzas turbias. El derecho internacional, Naciones Unidas y la historia están del lado español. Hace falta que lo esté el Gobierno de España para reanudar una defensa sensata de la soberanía nacional, de nuestros políticos y también de un medio ambiente periódicamente amenazado por el atraque de submarinos nucleares y trasvases de combustible entre barcos en alta mar.

El ejercito chino, el laboratorio de Wuhan y su proyecto para encontrar virus de origen animal
Redacción. https://rebelionenlagranja.com 26 Abril 2021

El Instituto de Virología de Wuhan, el laboratorio señalado por varios expertos como uno de lo lugares en los que pudo originarse el nuevo coronavirus, estuvo involucrado en un proyecto de detección de virus de origen animal dirigido por científicos civiles y militares, pese a que el régimen chino negara tales vínculos.

El proyecto, llamado “Descubrimiento de patógenos transportados por animales salvajes”, fue lanzado en 2012 y fue financiado por la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China. Tenía el objetivo de encontrar y clasificar patógenos que pudieran infectar a los humanos e investigar su evolución, según unos documentos obtenidos por el diario británico The Mail on Sunday.

El proyecto fue dirigido por Xu Jianguo, el científico que encabezó el primer grupo de expertos que investigó la aparición del SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19, en Wuhan en diciembre de 2019. En línea con las directivas del régimen chino, Jianguo negó en un principio la gravedad de la epidemia: inicialmente descartó la transmisión humana del nuevo coronavirus, mientras a mediados de enero dijo que “esta epidemia es limitada y terminará si no hay nuevos casos la próxima semana”.

Desde entonces, casi 150 millones de personas se contagiaron de covid-19 en el mundo. De estas, 3,1 millones murieron.

También integraban el proyecto Shi Zhengli, la viróloga jefa del Instituto de Virología de Wuhan, apodada “Mujer Murciélago” por sus viajes para encontrar muestras en cuevas de murciélagos, y el coronel Cao Wuchun, un alto oficial del ejército y asesor del gobierno sobre bioterrorismo.

La participación de Cao sería la prueba de la colaboración del Ejército chino en las investigaciones llevadas a cabo por el Instituto de Virología de Wuhan, el mayor depósito de coronavirus de murciélago en Asia, algo que tanto Shi Zhengli como el régimen chino siempre negaron.

Cao, un epidemiólogo que estudió en la Universidad de Cambridge, figura en los informes del proyecto como investigador de la Academia de Ciencias Médicas Militares del Ejército Popular de Liberación, trabaja en estrecha colaboración con otros científicos militares y es director del Comité de Expertos en Bioseguridad Militar. Además, forma parte del consejo asesor del Instituto de Virología de Wuhan. Fue el segundo al mando del equipo militar enviado a la ciudad bajo el mando del mayor general Chen Wei, la principal experta en biodefensa de China, para responder al nuevo virus y desarrollar una vacuna.

Según los documentos del proyecto obtenidos por The Mail on Sunday, los científicos que lideraron el proyecto afirmaron haber descubierto “una gran cantidad de virus nuevos, lo que causa una gran preocupación en la comunidad virológica internacional”.

Un destacado científico chino, que publicó la primera secuencia genética del virus covid-19 en enero del año pasado, encontró 143 nuevas enfermedades solo en los primeros tres años del proyecto.

Los científicos chinos agregaban que, de trasmitirse a los humanos y al ganado, los patógenos podrían causar nuevas enfermedades infecciosas “que representan una gran amenaza para la salud humana y la seguridad de la vida y pueden causar importantes pérdidas económicas, incluso afectar la estabilidad social”.

Para 2018 los equipos científicos habían encontrado cuatro nuevos patógenos y diez nuevas bacterias, mientras que “se descubrieron más de 1.640 nuevos virus utilizando tecnología metagenómica”.

Dicha investigación se basa en la extracción de material genético de muestras como las recolectadas por la doctora Shi de heces y sangre de murciélagos en las redes de cuevas del sur de China.

Entre las muestras almacenadas en el laboratorio, se encuentra el virus RaTG13, el más cercano a la nueva cepa de coronavirus que causa el covid.

El laboratorio de Wuhan desconectó su base de datos de muestras de virus en septiembre de 2019, solo unas semanas antes de que estallaran los casos de covid en la ciudad.

Los vínculos entre científicos y militares en China alimentan las sospechas de muchos países occidentales e incluso de la OMS, que acusaron a China de poca transparencia en la realización de sus investigaciones.

El Departamento de Estado de Estados Unidos expresó su preocupación por los experimentos de riesgo en el laboratorio de Wuhan y sugirió que los investigadores se enfermaron con síntomas similares a los de covid semanas antes de que el brote surgiera de manera más generalizada en la ciudad china.

En los últimos años, el ejército de China ha aumentado la contratación de científicos después de que el presidente Xi Jinping dijera que este era un elemento clave en la marcha de la nación por la supremacía global.

David Asher, un experto en proliferación biológica, química y nuclear, que dirigió las investigaciones del Departamento de Estado sobre los orígenes de Covid-19, dijo: “Los chinos han dejado en claro que ven la biotecnología como una gran parte del futuro de la guerra híbrida. La gran pregunta es si su trabajo en estos campos es ofensivo o defensivo“.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La oficina de carnés de demócratas
Los dirigentes de Podemos son comunistas, bolivarianos, populistas, antisistema y anticapitalistas
Francisco Marhuenda. larazon 26 Abril 2021

Entiendo, aunque no comparto, que todo vale en campaña, pero lo que estamos viviendo en estas elecciones no tiene parangón. Los despropósitos se suceden uno tras otro sin que tengamos tiempo para asombrarnos. La ministra Belarra atacaba a Vox, el tercer partido más importante de nuestro país, acusando a sus dirigentes de filo fascistas y nazis. Esto sería un escándalo en cualquier país serio, pero aquí se puede acusar a alguien de nazi con absoluta impunidad. El nazismo y el comunismo son dos de los sistemas genocidas y liberticidas más despiadados y terribles de la historia. Es verdad que los segundos han tenido muy buenos «compañeros de viaje» entre los intelectuales, cineastas, periodistas y artistas desde el triunfo de la Revolución Rusa en 1917. La realidad histórica incuestionable es que no ha existido un país donde los comunistas hayan gobernado en solitario que no haya sufrido las mayores atrocidades. Los términos democracia y comunismo son incompatibles, pero esto lo podemos extender al resto de aditamentos ideológicos del confuso conglomerado de Podemos donde encontramos, además, antisistema y anticapitalistas. El presidente del gobierno aseguró ayer que «la democracia tiene un problema» al normalizar a la ultraderecha. Es más, considera que Vox es una amenaza.

No aplica el mismo criterio a sus socios de Podemos, ERC o Bildu que coinciden en el objetivo de destruir España, aunque por razones diferentes. Sánchez se debería sentir escandalizado porque una ministra de su gobierno acuse de nazis a ciudadanos españoles y que otra, Irene Montero, asegure que «fascismo, nunca más». Es un problema que lleguen estos sufridos luchadores por la democracia, surgidos de familias acomodadas, dispuestos a rescatarnos de su «fascismo imaginario» para llevarnos a la distopia comunista y al chavismo. Como historiador siempre defiendo, y así lo expreso en clase, que las personas, las instituciones o los países se han de denominar correctamente. Por eso, nunca utilizó visigodos, porque eran godos, o Bizancio, porque era el Imperio Romano de Oriente. A los comunistas los denomino comunistas, porque forman parte del Partido Comunista y se sienten muy orgulloso de ellos. Es lo que sucede con los dirigentes de Podemos que son comunistas, bolivarianos, populistas, antisistema y anticapitalistas. Pueden ser una o todas las definiciones a la vez, aunque lo que sí tengo claro es que no son demócratas. Lo pueden pretender durante algún tiempo, como estrategia para alcanzar el poder, pero la realidad es que admiran a criminales como Lenin, Castro y Chávez.

¿Solo sabe ofrecer guerracivilismo la izquierda en Madrid?
Sánchez e Iglesias recurren al sectarismo más atroz para intentan revertir los pronósticos electorales, a costa de tensar la convivencia y alimentar la confrontación.
Editorial ESdiario  26 Abril 2021

Pablo Iglesias pretende convertir la amenaza anónima recibida en Correos, tan lamentable como merecedora de una exhaustiva y pública investigación policial, en el eje vertebrador de la campaña electoral. Y, aún más, en el acontecimiento que define la realidad española. como una especie de choque entre la democracia y el fascismo en el que, obviamente, él irrumpe como salvador.

El propio Pedro Sánchez, y con él todo el PSOE, se ha sumado al festín alertando por enésima contra VOX, a quien parece querer responsabilizarse del envío de las abyectas cartas simplemente por haber dudado de la veracidad de la amenaza: una sospecha que se podían haber ahorrado, pero que en todo caso no da para el "numerito" artero que intenta montar la alicaída izquierda madrileña.

El "numerito" de Iglesias en la Ser, otro acto de su campaña para el 4M
Porque una cosa es que esas amenazas sean condenables, que lo son y hasta VOX ha tenido que hacerlo, y otra que se conviertan en una patética excusa para montar un circo peligroso: en ninguna situación es de recibo tensar la política hasta convertirla en una batalla entre bandos, pero mucho menos en una que puede trasladarse a la sociedad y traducirse en enfrentamientos en la calle.

La ciudadanía está agotada por la mezcla de emergencia sanitaria y ruina económica que marca su vida desde hace más de un año, y en ese contexto incendiar la vida pública es irresponsable y peligroso: apaciguar los ánimos es una tarea del conjunto de la clase política que Iglesias y Sánchez incumplen con infinita frivolidad.

Que la izquierda opte por incendiar la convivencia para salir del KO electoral es otra razón más para que gane Ayuso

Hace bien el PP en no entrar a ese trapo. Y haría bien VOX en no contestar a cada exceso con otro en sentido contrario, salvo que también haya divisado cierto rédito en mantener ese pulso entre antagonistas con Podemos.

Mejor Ayuso

Mientras, cabe preguntarse por qué los mismos medios que miran para otro lado ante las evidentes complicidades de Podemos con todo tipo de violencias (desde las que cometen sus propios dirigentes hasta las que disculpan en sus socios batasunos o en esos grupos "antifascistas" tan jaleados), magnifican la que dice sufrir Iglesias, de menor enjundia a la que él promociona por razones obvias: el bárbaro que le ha remitido las cartas solo se representa a sí mismo. Podemos, en cambio, gobierna en España.

La evidente complicidad de Pedro Sánchez con ese mensaje demuestra la cara más siniestra de la izquierda española, dispuesta a incendiar la convivencia con tal de mejorar sus perspectivas electorales: que todo un presidente difunda la idea de que España está amenazada por el fascismo, mientras pacta con el nacionalpopulismo de Podemos, Bildu y ERC; es una razón más para esperar una victoria rotunda y tranquila de Isabel Díaz Ayuso

Blanquear al comunismo
Miquel Giménez vozpopuli.es  26 Abril 2021

Se habla mucho de blanquear al fascismo, pero no hay nadie que hable de hacer lo mismo con el comunismo. ¿Por qué?

Ambas ideologías, nefastas y totalitarias, han sido condenadas por la Unión Europea, aunque tal parezca que lo licito es tan solo enarbolar la bandera antifascista. En cambio, a poco que uno declare su profunda aversión por esa monstruosidad que ha supuesto el comunismo para el ser humano, se expone a que lo tilden de nazi. No exagero. Una ministra del gobierno, Ione Belarra, ha definido este domingo a Ayuso y a Vox como “Nazis a cara descubierta”. Nadie la ha llamado al orden. El mismo Sánchez habla de frenar la amenaza de ultraderecha, de que no sería normal que Ayuso ganase y se apoyara e Vox para formar gobierno, que se trata de salvar a nuestra democracia.

Sánchez, habituado a negociar con Bildu, herederos de la tristemente célebre ETA, calla que su socio de gobierno, Podemos, ha justificado por boca de Pablo Iglesias a la banda terrorista, llegando a decir que podía entenderse su actuación por razones políticas. Tampoco dice nada acerca de Esquerra, que acude a homenajes a etarras con sonrisas en los labios. No opina de la violencia cupaire ni de que el secretario del PCE, por cierto, sustituto de Belarra en el cargo que dejó vacante, haya dicho que está a favor de Otegui o que sueña con asesinar a los reyes.

Esto viene de lejos. Se dio por bueno que legalizar al PCE era la prueba del algodón de la democracia y nunca se les pidieron cuentas por su conducta en la República ni en la guerra civil. Hablar de memoria histórica es estupendo, siempre que se sepulte la matanza de Paracuellos, las checas, el odioso SIM o los asesinatos, incluso de personalidades de izquierdas como Andreu Nin. Aquí parece que solo mataban y cometían atrocidades unos, mientras los otros eran seres de luz. Eso se debe a que el comunismo ha gozado de patente de corso a lo largo de estos cuarenta años. Al PSOE le parecía de perlas disponer de un altavoz que dijera lo que ellos, a fuer de social demócratas financiados por el dinero de la Fundación Friedrich Ebert, tenían que callar. Ahora que ese comunismo se muestra a cara descubierta ya es tarde para dar marcha atrás. No es extraño que personas como Fernando Savater digan que, a pesar de ser de izquierdas, votaría a Ayuso. O que reputados chefs como Jordi Cruz, más cerca del independentismo que otra cosa, se manifieste en el mismo sentido. De ahí que urge de manera perentoria, si estamos interesados en preservar una democracia cada día más erosionada por la campaña de desgaste que está desarrollando la izquierda, decir que de blanquear al fascismo, nada, pero al comunismo, tampoco.

El debate político es imposible ganarlo si antes no vence en el debate cultural. Por eso Iglesias se marcha de los debates. Lo suyo es el discurso á là soviètique

Ya está bien que artistas, intelectuales, periodistas o personajes populares vayan glosando un comunismo del que saldrían pies en polvorosa si realmente acabase imponiéndose en la nación sin que nadie les cante las cuarenta. Ya está bien de tanta consigna intoxicadora. Porque ni Vox es fascista ni mucho menos Ayuso. Esta situación sería totalmente intolerable en cualquier país europeo, en el que un gobierno que albergase a personajes que soñaran con asesinar al jefe del estado, simplemente, no tendrían cabida en la vida pública. De todo lo que ha dicho Iglesias a lo largo de estos años, pagado por oscuras faltriqueras, excuso hacer el inventario, Alguien así también sería impensable que hubiese llegado a la vicepresidencia del gobierno.

No hay que blanquear más al comunismo. Hay que decir lo que son, lo que representan a lo largo de su historia, y empezar a explicar quién fue Stalin, Lenin o Beria, Mao, Pol Pot, el Che, Castro, Maduro. Que eran los Gulags, las purgas, el Holomodor, los campos de los Khmers Rojos, la Revolución Cultural maoísta. Y, sobre todo, quienes fueron la Pasionaria, El Campesino, Líster, Negrín o Carrillo. El debate político es imposible ganarlo si antes no vence en el debate cultural. Por eso Iglesias se marcha de los debates. Lo suyo es el discurso á là soviètique.

Decía Sócrates que la injusticia es un vicio del alma y eso es precisamente lo que supone dialogar con una ideología tan abrumadoramente inhumana como el comunismo. Un error que no podemos cometer quienes amamos la libertad. No contemporicen más. Vencerlos en las urnas, esa es la única manera de conjurarlos.

La 'nomenklatura' independentista
Jordi Garcia-Petit cronicaglobal  26 Abril 2021

En las extintas Democracias Populares de la Europa oriental, un entramado de cargos importantes del partido, de las fuerzas armadas y de la burocracia del Estado formaban, siguiendo el modelo de la Unión Soviética, lo que se denominó “la nomenklatura”. Disponían de poder --del poder real-- y de cuantiosas ventajas en una sociedad dividida en privilegiados nomenklaturistas y el común de la población, pese a la pretensión oficial de haber construido una sociedad unida e igualitaria. Para mantener sus privilegios, esa nomenklatura frenó la caída de los regímenes comunistas cuánto pudo.

En Cataluña, salvando tiempos, contextos y diferencias, existe una “nomenklatura independentista”, que detenta mucho poder efectivo y disfruta de ventajas en una sociedad dividida políticamente en privilegiados independentistas y no independentistas, pese a la pretensión ideológica de que los catalanes somos “un sol poble".

Repasemos algunos datos.

La Generalitat es, después de la Junta de Andalucía, la administración autonómica mejor dotada de personal: 208.256 efectivos (enero de 2020), más un número indeterminado de empleados de régimen laboral, aunque mal distribuido el conjunto, pues falta personal en educación y sanidad y sobra en otros Departamentos.

La Generalitat es la Autonomía con más entes públicos, 362, de variada cobertura jurídica: entidades de derecho público, entidades autónomas, sociedades mercantiles, fundaciones y consorcios (lo que comentaristas críticos llaman “chiringuitos”). Una comparación ilustra sobre la cuantía: Andalucía tiene 276 entes, País Vasco 154 y la Comunidad de Madrid 145.

Corresponde al Gobierno de la Generalitat el nombramiento de 530 altos cargos y directivos de empresas y entidades públicas. La parálisis del Parlament (con mayoría independentista) mantiene congelada la renovación de 109 cargos, algunos tan relevantes como el Síndic de Greuges, el síndico mayor de la Sindicatura de Comptes o la presidencia y miembros de la Corporació Catalana de Mitjans de Comunicació, a los que se suman los cargos que aún ejercen un mandato ordinario.

Esa abultada estructura ha pasado casi desapercibida para la mayoría de la opinión pública. Últimamente, los medios han hablado de la generosidad de las retribuciones a los altos cargos, comparadas con los emolumentos de cargos similares del resto de España. Pero, apenas se ha abordado el significado político de la estructura y de su centro, la nomenklatura, que pesa como una losa sobre las posibilidades de cambio en Cataluña.

El nacionalismo convergente, bajo la batuta de Jordi Pujol, ha gobernado la Generalitat en coalición con UDC y con el apoyo de ERC desde 1980 hasta el paréntesis de los gobiernos tripartitos (PSC, ERC, ICV-EUiA) de 2003-2010, y después ha seguido gobernando hasta hoy, instalado ya en la deriva independentista. Durante este período de más de treinta años se ha formado y consolidado una nomenklatura de políticos nacionalistas, altos cargos, directivos, gerentes y funcionarios afines que ha alcanzado la envergadura y el poder actuales.

El paréntesis de los presidentes Pasqual Maragall (2003-2006) y José Montilla (2006-2010) no alteró sustancialmente la estructura. Se cambiaron o sobrepusieron un número determinado de cargos, principalmente de confianza, pero la concepción nomenklaturista del poder de ejecución continuó siendo la misma.

Es ese un poder real y sin control democrático directo. Por ejemplo, de los directores y gerentes de entidades del sector público: salud, educación, interior, urbanismo, cultura, etc, dependen decisiones de mucho calado y de mucho gasto, que marcan toda una orientación. Ciertamente, aplican las partidas del presupuesto aprobado en el Parlament, pero la concreción y ejecución es la que deciden ellos y en este detalle reside su poder.

A eso hay que añadir que la administración pública de la Generalitat, en general, difícilmente podía eludir la influencia del sesgo ideológico y partidista de quienes la han modelado y la han dirigido tanto tiempo. El servidor público, entre otras obligaciones, tiene que observar una estricta neutralidad. Pero con frecuencia el silencio ante decisiones políticas cuestionables se ha impuesto o --peor-- se ha tenido que dar la validación administrativa expresa a tales decisiones, creándose así una confusión entre el brazo político y el brazo administrativo.

La combinación de nomenklatura, administración sometida (o cuando menos influida) y medios de comunicación controlados (TV3 y Catalunya Ràdio) y subvencionados explica, en lo fundamental, la dominación de la larga era nacionalista-independentista.

Hay tanto poder en juego que el verdadero obstáculo en las negociaciones de ERC y JxCat, aunque lo oculten, es el reparto del poder en la nomenklatura. La CUP es el convidado de piedra en la negociación (no tiene por ahora cuota de nomenklatura), pero, aunque no forme parte del gobierno, será cómplice del mantenimiento de la voraz estructura por su decisivo apoyo parlamentario a los que gobiernen.

El cambio en Cataluña dependerá en buena medida de la resistencia de la nomenklatura independentista a perder sus privilegios. Ya un indicio de resistencia es la alarma en los nomenklaturistas de JxCat (y sus presiones) ante la contingencia de quedarse JxCat en la oposición y ellos tener que cesar en sus cargos.

Los cataleños
Alfonso Ussía. https://gaceta.es 26 Abril 2021

Barcelona es –o era, antes de la vulgar era Colau-, una ciudad guapa, rica, muy bien hecha, con el atractivo estético y panorámico de la mar. Una mujer despampanante, pero sosa, y en la actualidad, amargada. Madrid es irregular, monumental, ciudad de barrios, alegre y abierta a todos los visitantes. No tiene mar, pero es la mujer atractiva por definición. La belleza por sí sola es cansada, y el atractivo se renueva, mejora y gana con los años. Muchos, salvando las distancias romanas, comparan a Barcelona con Milán y a Madrid con Roma. Y no. Ni Barcelona es Milán ni Madrid es Roma, aunque su riqueza monumental, artística, y arquitectónica sea de las más caudalosas de Europa. Si la Sagrada Familia de Gaudí se hubiera levantado en suelo madrileño, no sería un monumento excesivamente visitado por el turismo. Se consideraría un templo curioso, original y poco más. Madrid no tiene mar, pero en sus alrededores se alzan los Reales sitios y sus bosques y jardines infinitos. El Escorial, La Granja de San Ildefonso, Aranjuez, Riofrío, El Pardo… Por otra parte, el mar es un adorno precioso, pero las más impresionantes e históricas ciudades de España no cuentan con la presencia de ese adorno, porque no lo necesitan. Sevilla, Córdoba, Salamanca, Toledo, Ávila, Segovia, Santiago de Compostela…

En Madrid no hay rencores. Ahí está la plaza de Dalí, al que Barcelona ha condenado al silencio por manifestarse español, monárquico y catalán. Y los grandes museos, desde El Prado al Thyssen, pasando por el Reina Sofía, el Arqueológico, el Naval, el Lázaro Galdiano, el Sorolla, las Descalzas Reales, y el portentoso Palacio Real. Se dice que el mayor pecado español es la envidia, y me gustaría matizarlo. La síntesis de la envidia es la de Barcelona a Madrid. Les duele la capitalidad y la sabiduría de la Corte. La Villa y Corte. Madrid con 100 euros en el bolsillo es mucho más aprovechable que Barcelona con 1000. Conozco a pocos sevillanos, castellanos altos y manchegos, caracterizados o apresados por su envidia. Los catalanes, especialmente los barceloneses nacionalistas, padecen de una envidia incurable, una metástasis de envidia que no pueden controlar. Y he trabajado los últimos años con el más envidioso de los catalanes, que para colmo, no es nacionalista. El F.C. Barcelona es más que un Club, y el Real Madrid es sólo un Club, pero el más no disimula su envidia por el sólo. La guapa nada tiene que hacer si es comparada con la atractiva. Por mucho que se pinte, por mucho que enseñe, por mucho que hable, termina desconsolada de envidia hacia la atractiva, que se pinta poco, enseña lo que quiere y habla con la vieja gracia de la Corte. Gracias a los envidiosos, Madrid se está convirtiendo en la ciudad elegida por los desertores de la aldea, porque Barcelona, esa grandiosa ciudad, ha descendido intelectual y culturalmente a la aldea y el campanario. No es justo que se hable de la envidia española, cuando ésta es singularmente un defecto regional. La envidia catalana, acomplejada, iracunda, devoradora y metastática. Si la envidia es española, Barcelona es la ciudad más española del mundo, y lo seguirá siendo.

La envidia puede llevar a los envidiosos hasta la frontera de la perversidad. Lo hemos comprobado con la actitud feroz e inhumana de las vacunaciones. La Generalidad de Cataluña ha vacunado al 100% de los Mozos de Escuadra – los idiotas de los medios de comunicación no catalanes han caído en la trampa y escriben “Mossos”-, y solamente a un 15% de los guardias civiles y policías nacionales destinados en Cataluña. Hasta ese grado de miseria, también flor de la envidia, han llegado los responsables de la Salud Pública catalana.

Nadie que envidia tiene capacidad para sentirse bien y medianamente feliz. La felicidad no es plena, porque solamente los tontos pueden acceder a la plenitud. Pero a esa aproximación a la placidez no se puede llegar con la envidia paleta y corrosiva como único valor. Es mucha la antipatía, el odio, los desprecios, las injusticias y el desdén que hemos soportado los madrileños de los nacionalistas envidiosos en los últimos años. Y lo hemos hecho porque creemos que son nuestros compatriotas y nuestros hermanos, y que algún día se liberarán de sus complejos. Pero hoy por hoy, Madrid y Barcelona han dejado de ser comparables. El envidiado no está obligado a comprender al envidioso. Madrid se limita a recibir con los brazos abiertos a los buenos catalanes, que no son pocos. Y en lo suyo, admirables. Los cataleños.
Recortes de Prensa   Página Inicial