AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 28  Abril  2021

El dinero de la UE no es tuyo, Pedro Sánchez
OKDIARIO 28 Abril 2021

El presidente de Gobierno quiere controlar de forma absoluta los fondos europeos contra el Covid, una lluvia de millones que Pedro Sánchez pretende repartir a su antojo, olvidando que la ayuda comunitaria obliga a distribuirlos con criterios objetivos. Pero el jefe del Ejecutivo está dispuesto a hacer un uso partidista de los mismos y se niega en banda a que un auditor externo garantice la correcta asignación del multimillonario rescate. Se piensa que el dinero es suyo y quiere utilizarlo como poderosa baza electoral. El argumento socialista para negarse a que un auditor independiente impida el reparto discrecional de los fondos es que saldría caro: esto es, que «produciría un aumento de los créditos presupuestarios». Hace falta tener cara.

El PP ha desmontado la burda excusa del Gobierno, porque el mismísimo Ejecutivo socialcomunista reconoció en su día que la creación de un órgano de control no implica mayor coste de personal, pero ahora que una parte del dinero de la UE puede llegar en breve, Pedro Sánchez quiere repartirlo a su antojo. Esto supone primar a los afines perjudicando a quienes no le bailen el agua. Es una utilización perversa de unos fondos que otros países, como Italia, repartirán con criterios objetivos después que su asignación se haya alcanzado por consenso. Aquí todo lo contrario: Sánchez los utilizará como le venga en gana. Dispondrá de ellos sin ningún tipo de control, porque el Gobierno ha impedido que el reparto fuera fruto del consenso parlamentario. Una mera comparación entre el programa presentado por Italia ante la UE y el de España provoca melancolía: el Gobierno de Mario Draghi ha presentado un informe con los gastos detallados por sectores, orientado a la modernización del país y bajo la premisa de no subir impuestos. Contiene ayudas a las familias y a las empresas penalizadas por la pandemia. El programa de Sánchez, sin embargo, es el único de la UE que aboga por subir impuestos, algo que ni el Gobierno socialista portugués se ha atrevido a hacer por considerar que sería perjudicial para una economía machacada por la pandemia. Vamos por dirección contraria, pilotados por un presidente que quiere utilizar los fondos como catapulta electoral.

Ayusomanía vs Génova
Diego Vigil de Quiñones Otero. okdiario 28 Abril 2021

Continuando con el tema de la Ayusomanía que me viene ocupando ya tres semanas, creo que vale la pena dedicar un artículo a confrontar a Ayuso con la dirección nacional del PP. Como todo el mundo sabe, Ayuso fue la elegida de Casado, y por ello siempre se ha negado que haya diferencias entre el PP de Casado y ella. Sin embargo, los últimos meses hemos apreciado diferencias incuestionables. Por un lado, Ayuso se ha convertido en un ente comunicativo con vida propia hasta convertirse en lo más odiado por la izquierda, lo cual le ha dado una popularidad imprevista. Por otro, Pablo Casado decidió el pasado otoño “romper con Vox”, lo cual es percibido como un rechazo a sus electores (Cayetana Álvarez del Toledo -CAT- dixit), algo que Ayuso no osa hacer. A diferencia de su líder nacional, la madrileña no corre por el “tablero inclinado” (otro concepto de CAT) diseñado por la izquierda. Mientras Casado juega a lo que las redes llaman “centro centrado”, Ayuso va a lo suyo: contundencia sin complejos ante la izquierda (pero sin asumir el programa de Vox, como expliqué la semana pasada).

Pese a la incuestionable diferencia, Casado y su corte han acudido a subirse al carro ganador, igual que se subieron al carro ganador de Feijoo antes del verano. Con tal de ganar, da lo mismo una cosa que otra. Y mientras bandazo va, bandazo…el elector desconcertado, va y viene también a su aire del PP hacia Vox y vuelta según la ocasión.

Y es que el PP a nivel nacional es un proyecto contradictorio: aboga por la unidad nacional, pero potenciando las autonomías; quiere proteger la lengua española, pero con una política lingüística nacionalista en los territorios bilingües; dice que quiere acabar con el socialismo, pero se somete al patrón de gasto socialdemócrata; dice que quiere bajar los impuestos, pero solo lo hace de modo sensible en Madrid, y siempre “para aumentar la recaudación” (consolidando siempre el modelo socialdemócrata). Esta contradicción tiene un componente territorial importante: el discurso liberal madrileño no es secundado por los hechos a nivel nacional, lo cual hace que el PP de Madrid y el de Galicia o Castilla y León se parezcan como un huevo a una castaña. ¿Se puede construir así un proyecto nacional? Es evidente que no, pero Casado insiste: hace unos días decía que aspira a ser la media entre Feijoo y Ayuso. Aunque ambos proyectos coherentes usan la marca PP y son capaces de triunfar en sus zonas, será muy complicada la victoria nacional hasta que el proyecto no resulte algo más claro que la media entre un huevo y una castaña.

En suma Ayuso ha puesto de manifiesto una vez más la falta de profundidad de Casado. Un líder que es mucho más conservador que Ayuso, menos populista, y seguramente mucho más cercano al programa de fondo de Vox que la líder cuya valentía encandila hoy a la derechota cañí. Pero un líder, en fin, que antepone conservar y aumentar el poder a la coherencia de su discurso, sin darse cuenta de que mientras gana pequeñas parcelas puede estar perdiendo la parte fundamental. Subirse ahora al carro de Ayuso resulta incoherente porque ella es capaz de competir con rumbo fijo, pero Casado, con sus afanes de hacer la media oportunista, no. Así las cosas, por muy bien que salga lo de Madrid (donde Casado hoy resta votos al PP), dudamos de que vaya a ser el comienzo de la caída de Sánchez mientras su alternativa sea tan veleta (aunque sea azul y no naranja).

Votos contra piedras
Carmelo Jordá. Libertad Digital 28 Abril 2021

Hace sólo dos años la campaña electoral en Madrid transcurrió dentro de unos cauces que podríamos denominar normales: la izquierda mintió sobre la realidad madrileña, las candidatas de la derecha sufrieron ataques personales y los medios de desinformación se decantaron abrumadoramente por el triunfo del PSOE, Más Madrid y Podemos; nada que no sea lo habitual, adaptado en cada ocasión a las circunstancias temporales y locales.

Como bien señalaba en Twitter el siempre incisivo Juanma del Álamo, entonces ya encabezaban sendas listas electorales Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio, curiosamente no vimos el despliegue de crispación y la "amenaza del fascismo" no estaba en boca de todos en cada segundo del día de cada día de la semana. Pero el que no estaba entonces y ahora parece la estrella mediática de la campaña es Pablo Iglesias.

No, no se trata de una conclusión apresurada: todo este espectáculo lamentable de violencia de izquierdas y presunto peligro fascista se lo debemos a Iglesias y a un PSOE incapaz de distanciarse del que en esta ocasión es el caballo perdedor.

Porque lo realmente sorprendente de esta campaña no es que un Iglesias que ya es ex y que está completamente desacreditado salga del chaletazo, se nos presente como la única vacuna contra ese fascismo que sólo está en su mente –y en la de tantos periodistas mutados en activistas– y mientras mande a sus esbirros a apedrear a Vox. No, lo sorprendente es que el PSOE le siga como un perrito faldero en un discurso que no le conviene y para el que, encima, es evidente que su candidato no sirve. Sí, ya sé que descubrir para qué sirve Gabilondo es tarea ardua, pero estarán de acuerdo conmigo en que como mitinero vocinglero es –aún más– un completo desastre.

Lo mejor es que, ante este abrumador despliegue de indecencia, mentira y hasta estupidez, los madrileños tenemos la posibilidad de dictar una sentencia que debe ser condenatoria. Y lo será si todos los que nos sentimos asqueados por esta izquierda extrema vamos a votar; si los que estamos hartos de que todo valga en política usamos nuestras papeletas para hundir a los que están intentando el juego más sucio; si los que sentimos algún aprecio por la libertad no olvidamos que las urnas –¡y no las encuestas!– son la mejor barrera para frenar el comunismo.

Votemos y digámosles que en Madrid el fascismo no es un peligro porque no existe, pero que ellos sí lo son. Votemos y que se vayan a sus lujosas casas de nuevos, ellos sí, ricos.

La carta íntegra de los militares franceses: ‘La desintegración junto al islamismo (…) lleva a la secesión de muchas partes de la nación’
Diego Vaquerizo. https://gaceta.es 28 Abril 2021

Más de mil militares franceses, entre ellos una veintena de generales, han alertado de la desintegración de Francia y del riesgo de una “guerra civil”, y han demandado al presidente de la República, Emmanuel Macron, que se pronuncie en defensa del patriotismo.

Lo han hecho en una tribuna a modo de manifiesto en la revista conservadora Valeurs Actuelles. En ella afirman que la situación actual, de no corregirse, llevará a “la desintegración que, junto al islamismo, y las hordas de las barriadas periféricas, lleva a la secesión de muchas partes de la nación para transformarlas en territorios sometidos a dogmas contrarios a nuestra constitución”.

La Tribuna íntegra
Señor Presidente, Señoras y señores del Gobierno, Señoras y señores Parlamentarios,

La situación es seria, Francia está en riesgo, varios peligros mortales la amenazan. Nosotros que, incluso jubilados, seguimos siendo soldados de Francia, no podemos, en las circunstancias actuales, permanecer indiferentes al destino de nuestro hermoso país.

Nuestras banderas tricolores no son solo un trozo de tela, sino que simbolizan la tradición, a lo largo de los tiempos, de aquellos que, sea cual sea su color de piel o su fe, han servido a Francia y han dado la vida por ella. En estas banderas encontramos en letras doradas las palabras “Honor y Patria”. Sin embargo, nuestro honor hoy radica en la denuncia de la desintegración que golpea a nuestra Patria.

– Discriminación que, a través de un cierto antirracismo, se manifiesta con un único objetivo: crear en nuestro suelo, malestar, incluso odio entre comunidades. Hoy algunos hablan de racismo, indigenismo y teorías decoloniales, pero con estos términos es la guerra racial lo que quieren estos seguidores fanáticos y odiosos. Desprecian nuestro país, sus tradiciones, su cultura y quieren verlo disolverse, quitándole su pasado y su historia. Así atacan, a través de estatuas, antiguas glorias militares y civiles analizando palabras que tienen siglos de antigüedad.

– Discriminación que, con el islamismo y las hordas suburbanas, lleva al desprendimiento de múltiples parcelas de la nación para transformarlas en territorios sujetos a dogmas contrarios a nuestra constitución. Sin embargo, todo francés, sea cual sea su creencia o no, se siente como en casa en todas partes de Francia; no puede ni debe existir ninguna ciudad o distrito donde no se apliquen las leyes de la República.

– Discriminación, porque el odio prevalece sobre la fraternidad durante las manifestaciones donde las autoridades utilizan a la policía como agentes sustitutos y chivos expiatorios frente a los chalecos amarillos de Francia que expresan su desesperación. Esto, mientras individuos encubiertos y encapuchados saquean negocios y amenazan a estas mismas agencias de aplicación de la ley. Sin embargo, estos últimos solo aplican lo que dicen las directivas, a veces contradictorias, dadas por ustedes, los gobernantes.

Los peligros aumentan, la violencia incrementa día a día. ¿Quién hubiera predicho hace diez años que un profesor sería decapitado al salir del colegio? Por lo tanto, nosotros, servidores de la Nación, que siempre hemos estado dispuestos a dejarnos la piel en nuestro compromiso, como exigía nuestro estado militar, no podemos ser espectadores pasivos ante tales acciones.

Por tanto, es imperativo que quienes dirigen nuestro país encuentren el coraje necesario para erradicar estos peligros. Para hacer esto, a menudo es suficiente aplicar, sin flaqueza, las leyes existentes. No olviden que, como nosotros, una gran mayoría de nuestros conciudadanos se sienten abrumados por sus silencios culpables.

Como dijo el cardenal Mercier, primado de Bélgica: “Cuando la prudencia está en todas partes, el coraje no está en ninguna”. Entonces, señoras y señores, basta de inactividad, la situación es seria, el trabajo que hay que hacer es colosal; no pierdan el tiempo y sepan que estamos dispuestos a apoyar políticas que tomen en consideración la defensa de la nación.

Por otro lado, si no se hace nada, el debilitamiento seguirá extendiéndose inexorablemente en la sociedad, provocando finalmente una explosión y la intervención de nuestros compañeros activos en una peligrosa misión de proteger nuestros valores civilizacionales y salvaguardar a nuestros compatriotas en el territorio nacional.

Como podemos ver, no hay más tiempo para posponer las cosas, de lo contrario, mañana la guerra civil pondrá fin a este caos creciente, y las muertes, de las que ustedes tendrán la responsabilidad, se contarán por miles.

Los generales firmantes: General de Corps d’Armée (ER) Christian PIQUEMAL (Legión Extranjera), General de Corps d’Armée (2S) Gilles BARRIE (Infantería), General de División (2S) François GAUBERT, ex gobernador militar de Lille, General de División (2S) )) Emmanuel de RICHOUFFTZ (Infantería), General de División (2S) Michel JOSLIN DE NORAY (Tropas de Infantería de Marina), General de Brigada (2S) André COUSTOU (Infantería), General de Brigada (2S) Philippe DESROUSSEAUX de MEDRANO (Tren), General de Brigada Aérea (2S) Antoine MARTINEZ (Fuerza Aérea), General de Brigada Aérea (2S) Daniel GROSMAIRE (Fuerza Aérea), General de Brigada (2S) Robert JEANNEROD

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Pedro y el lobo Pablo
Liberal Enfurruñada okdiario 28 Abril 2021

Cuenta una leyenda atribuida a Esopo que Pedro era un pastor tan mentiroso que cuando una vez quiso decir la verdad, nadie lo creyó y el lobo se comió sus ovejas. Nada dijo el fabulista griego de que, en realidad, el lobo se llamaba Pablo, pero con el tiempo hemos acabado descubriendo que tan mentiroso era el pastor Pedro como el lobo Pablo. Pedro y Pablo mienten hasta dormidos, le mienten hasta a su médico y le mentirían a su confesor, si es que creyeran en algo que no fuera en ellos mismos. Y lo peor es que, si algún día lo tuvieron, ambos han perdido completamente el miedo a ser descubiertos mintiendo, porque han comprobado en las urnas que a sus electores les resulta indiferente su falta de honestidad, así que se han venido arriba y cada vez se atreven con bulos más descarados a los que piensan que pueden sacar algún rédito electoral.

A la desvergüenza de Pedro y Pablo contribuyen bastante unos medios de comunicación desmesuradamente desvergonzados que, sin la menor ética periodística, empezaron por ocultar sus embustes pensando que, si no se habla de ellos, los pecados se absuelven. Y viendo que el método les ha funcionado bastante bien, han dado un paso más allá y ahora atacan como fieras rabiosas a cualquiera que dude de que, de la boca de unos mentirosos empedernidos como ellos, pueda salir alguna verdad. Y a los embusteros congénitos han acabado por atribuirles algo parecido a la infalibilidad pontificia por la que la iglesia católica considera que el Papa nunca comete un error cuando pronuncia una declaración ex cathedra y así, cada vez que los sumos pontífices de la izquierda española comunican una mentira del tamaño de la catedral de Burgos, es dogma de fe progre proclamar que se trata de una verdad revelada.

Al Pedro Sánchez de la tesis doctoral fake, le quitaba el sueño imaginarse a Pablo Iglesias en el Gobierno y prometió en repetidas ocasiones que no pactaría con Podemos, ni con los independentistas, ni con los proetarras. “Con Bildu no vamos a pactar, si quiere se lo repito cinco veces”, prometía poco antes de estampar la firma de Adriana Lastra en un documento encabezado con los logos del PSOE, Podemos y Bildu. Pablo Iglesias acusó falsamente al abogado José Manuel Calvente de acoso sexual; dijo ante el juez que había retenido durante meses la tarjeta de su “asistente” Dina Bousselham, para “protegerla y no someterla a más presión”; prometió que siempre viviría en su pisito de Vallecas y que su sueldo en ningún caso superaría en tres veces el salario mínimo interprofesional. Por no hablar de las mentiras del Gobierno sobre el uso de las mascarillas, sobre el número de muertos por coronavirus y sobre que Europa prohibía que se bajara el IVA a las mascarillas, por ejemplo.

Y ahora resulta que somos nazis por dudar de que siete pedazos de proyectiles del calibre 7.62 hayan podido cruzar todos los controles para llegar a los despachos de Pablo Iglesias, Grande-Marlaska y la directora de la Guardia Civil. Los proyectiles tuvieron que atravesar un escáner de Correos, organismo dirigido por un íntimo colaborador de Pedro Sánchez, sin que el vigilante de seguridad viera la alerta visual y sin que la alarma sonora de que dispone el dispositivo emitiera ningún sonido. Nadie explica por qué se le estampó repetidamente un sello con el texto «a su procedencia», que significa que debe ser devuelto a su remitente. Pero hay más, porque los organismos a los que las cartas iban dirigidas disponen también de sus propios sistemas de seguridad. Tenemos que tragarnos que estas cartas amenazantes superaron hasta cinco controles para llegar a su destino. Y todo esto hay que creérselo porque lo dicen el pastor Pedro y el lobo Pablo, que nunca jamás nos han mentido antes para satisfacer sus ambiciones personales y sus ansias de poder. Todo parece falso o manipulado, pero será que somos nazis, porque estas amenazas son otro dogma de fe para la vergonzosa izquierda española.

Iglesias sigue desbarrando y acusa al Rey de connivencia con el 'fascismo'
EDITORIAL. Libertad Digital 28 Abril 2021

La nauseabunda campaña de criminalización que está perpetrando la izquierda política y mediática contra Vox no parece tener límites: no sólo se niega a condenar las agresiones sufridas por el partido de Santiago Abascal durante sus mítines –agresiones que PSOE y Podemos justifican por considerarlos una "provocación"–, sino que calumnian a esta formación de impecables credenciales democráticas acusándola de fascista y de estar detrás de las controvertidas cartas amenazantes que han recibido en los últimos días el ministro del Interior, la directora de la Guardia Civil, el candidato de Podemos en las elecciones autonómicas madrileñas y la ministra de Industria. Esperemos que se sepa cuanto antes quién o quiénes están detrás de esos envíos. Por el momento, ya se sabe que quien mandó la amenaza a Reyes Maroto es un enfermo de esquizofrenia que puso su nombre y sus señas en el remite.

Igualmente se sabe que Vox no es una formación fascista y que ha rechazado y condenado todo tipo de amenazas, incluida la dirigida a Pablo Iglesias. Pero PSOE, Más Madrid y Podemos –con la complicidad de no pocos medios de comunicación– han hecho un montaje orwelliano que presenta al de Abascal y Rocío Monasterio como un partido "fascista" y de "extrema derecha" que ha incitado a la violencia o inducido los referidos envíos.

Lo más repugnante al tiempo que surrealista de todas estas calumnias contra Vox –denunciables, por cierto, ante los tribunales de Justicia y ante la Junta Electoral Central– es que Iglesias haya llegado al extremo de acusar al Rey de connivencia con el fascismo con el esperpéntico argumento de que la Casa Real no ha emitido ningún mensaje de condena por esas controvertidas misivas.

Como dice el refrán, "cree el ladrón que todos son de su condición". Pero que haya destacadísimos representantes de la izquierda –empezando por Pedro Sánchez y el propio Pablo Iglesias– que se nieguen a condenar la violencia que sufren sus adversarios –considerados enemigos– no significa que estos últimos, y menos aún el Rey, sean de esa misma calaña. Y es que, como saben de sobra Sánchez e Iglesias, en España lo más parecido que hay al fascismo es el comunismo de Bildu, Podemos y demás ralea ultra con la que anda aliada el PSOE.

Un país de «Analfabetos y analfabestias»
Antonio García Fuentes Periodista Digital 28 Abril 2021

Como engendrado y nacido en lo más crudo de una de las más sangrientas y horribles guerras “europeas” (la española de 1936-1939 y que Hitler la empleó como ensayo y pruebas para la gran guerra que provocó en 1939). Como una de las más “grandes” víctimas de la misma (nos deja en la más negra miseria tanto a mi querida madre y abuela… y a mí mismo, puesto que incluso acaban con nuestras familias); sé más que suficiente, de lo que es capaz de hacer, “la bestia que encierra mucha de la especie del mono humano”; y por ello, “escribo como escribo”; puesto que en mi pueblo, la inteligencia brilla por su ausencia, y no es lo suficientemente abundante, como para influir en el resto, de “las tribus”, que aquí habitan; y las que no supo o pudo civilizar, ni los muy organizados romanos, hace ya más de dos milenios… ¿Puesto que es lo que está ocurriendo hoy en España?, simplemente en los preludios de la elección, del nuevo gobierno de, “una de las malditas autonomías”, que los inútiles políticos de “la nueva época”; diseñaron, simplemente para vivir ellos opíparamente y de paso, colocarnos enormes ejércitos de parásitos, todo lo cual nos llevó a la ruina que hoy padecemos, los siempre indefensos españoles de “las masas”, a las que pertenezco.

Preámbulo que nadie considere excesivo, si no conoce la verdadera historia de, “la orgullosa España”, desde antes de los ya mencionados “romanos”, hasta nuestros días.

Puesto que equiparar los hechos que se están produciendo por los motivos ya citados, el cómo se manifiestan, los que pese a lo que digan, no nos representan a los españoles, salvo a ellos mismos y “sus huestes”; no se pueden equiparar ni a lo que dice la metáfora de “la merienda de negros”; son mucho peores y por tanto dignos de un desprecio y repulsión, que no es posible; puesto que se basan en “sus leyes políticas”, que como estamos sufriendo; tras la desaparición de la dictadura (que tampoco supo equilibrar a una españa para todos los españoles) sólo nos lleva a la ruina total y tras ella, a la destrucción de todo; y a un nuevo comenzar a andar (generalmente a ciegas) como ha ocurrido en muchas ocasiones, de la triste u horrenda historia de este país”.

Se han ido enrareciendo la campañas “sectoriales” que iniciaron los inútiles políticos, las que llegan hasta, el envío de sobres, con proyectiles o vainas de los mismos, como amenaza de muerte a determinados individuos, o incluso uno (que han localizado y dicen que está loco) envía nada menos que una navaja, tintada con tinta o sangre, para acentuar más la amenaza a otro individuo; lo que a mí, lo que me causa es una gran risa sarcástica, puesto que en ello se ve claramente, “el recurso máximo del que sabe que con los votos no ganará lo que pretende”… “y la que me recuerda episodios parlamentarios de la pre guerra arriba mentada, y donde “algún energúmeno” (y sin que fuera de inmediato metido en la cárcel y juzgado severamente) dijo allí, que emplearían la fuerza y la violencia para obtener el poder que pretendían…?

ALGUNOS RECUERDOS A NO OLVIDAR… “Llegado el año 1934, y tras la entrada en el Gobierno de Lerroux de tres ministros de la CEDA, un PSOE que había sido incapaz de lograr la victoria en las urnas cambió su estrategia política pasando de la vía parlamentaria a la insurreccional. El artífice de este viraje fue Francisco Largo Caballero, el que fuera ministro de Trabajo en el Gobierno de Azaña, y que ahora ostentaba el cargo de presidente del PSOE y secretario general de UGT. El líder socialista impulsó en octubre de aquel año una revolución social que se inició con una huelga general y que tenía como objetivo último la toma del poder a través de la fuerza. Aunque la tentativa de golpe de Estado fracasó, dejó principalmente en el norte de España, en las cuencas mineras vizcaína y asturiana, un balance de 2.000 muertos y cerca de 30.000 detenidos, entre los que se encontraban los miembros del comité revolucionario encabezados por el propio Largo Caballero. Aprovechando la situación política, Lluis Companys, entonces presidente de la Generalitat, decidió unilateralmente proclamar el Estado Catalán y fue encarcelado, a la vez que se suspendía el Estatuto de autonomía de 1932. La tensión social y política provocó una crisis de gobierno que concluyó en la disolución de las Cortes por parte de Alcalá-Zamora y la convocatoria de nuevas elecciones generales para el mes de febrero de 1936. Fue entonces cuando los partidos de izquierdas decidieron reeditar una vieja coalición republicano-socialista que tomaría el nombre de Frente Popular, copiando el modelo de la agrupación de fuerzas políticas de izquierda formada en Francia en 1935. El Frente Popular estaba compuesto por el PSOE, Izquierda Republicana, Unión Republicana, Ezquerra Republicana de Cataluña, Partido Comunista de España, Acció Catalana y hasta 5 partidos más con escasa representación parlamentaria”… (¿Se parece a lo de hoy?) . https://eldebatedehoy.es/historia/psoe-poder-precio/ Entre aquí y lea mucho más.

REPÚBLICAS GUERRAS CIVILES CANALLAS Y OTRAS DESGRACIAS: Hay un dicho contundente y sabio (como tantos otros) que habría que aplicar a ese deleznable hecho (que es sólo uno más) de la horrenda historia de esta nuestra «españa»: dice así: «LA MIERDA MIENTRAS MÁS SE REMUEVE, MÁS HUELE»; por tanto «esa mierda que enmierda a todo el país, directa o indirectamente; lo mejor es, «enterrarla y olvidarla»; y guardar lo que de verdad se sepa de ella, para que no se repita JAMÁS… Recuérdenlo hoy los que van a votar en Madrid. AGF 20-04-2021
Esperemos que los “analfabetos y analfabestias de hoy” recuerden que la historia, sólo sirve para saber el pasado, y que lo pernicioso del mismo, que no se repita; ¡logrará la España de hoy superar sus lacras del pasado! Lo vamos a ver muy pronto en las elecciones de Madrid.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes
Recortes de Prensa   Página Inicial