AGLI Recortes de Prensa   Domingo 9  Mayo  2021

¡Pagad, pagad, malditos!
Jesús Cacho. vozpopuli.es 9 Mayo 2021

“Sánchez promete a Bruselas un subidón fiscal”, rezaba el titular del diario Expansión del jueves 6 de mayo. El Gobierno Sánchez, que el viernes anterior había remitido a la Comisión Europea (CE) su Plan de Reconstrucción y Resiliencias Varias (dos mil y pico páginas de farragosa paja, de frases solemnes significando nada, de brindis al sol del frío de diciembre), tuvo a bien desvelar el contenido del mamotreto al día siguiente de celebradas las elecciones a la presidencia de la Comunidad de Madrid en las que Isabel Díaz Ayuso le administró un correctivo tan brutal como merecido. Se trataba de no perjudicar las opciones electorales de la izquierda, en una nueva demostración de la voluntad de este Ejecutivo de utilizar las instituciones en su personal provecho y de la absoluta falta de respeto que le merece la ciudadanía en general. Total, que el miércoles 6 supimos de qué iba la vaina de las Resiliencias Varias, que fundamentalmente va de meter la mano en el bolsillo del contribuyente en tanto en cuanto se deje y hasta donde se deje, porque de las reformas, que es la madre del cordero del zapato que aprieta el futuro de este país, poco o nada se sabe.

Fuertes subidas de impuestos para el año en curso, para 2022, 2023 e incluso 2024, el regalo envenenado que el señorito dejaría a su sucesor en Moncloa, suponiendo que no sea él mismo, los dioses no lo quieran. A lo largo de 2021 entrarán en vigor los nuevos impuestos a plásticos y residuos, además de las tasas Google y Tobin. En 2022, le tocará el turno a la fiscalidad del diésel y a los impuestos sobre matriculación, circulación y gases fluorados. En 2023, el palo será aún mayor porque afectará a Sociedades, Patrimonio y Sucesiones, y en 2024, en fin, asistiremos a la implantación del peaje en autopistas, autovías e incluso carreteras de una única dirección por sentido. Sin olvidar que a lo largo del trienio 2021-23, Sánchez y la divertida tropa de sus Marisús procederán a eliminar hasta 15 beneficios fiscales de varios grandes impuestos, entre ellos el de la deducción por tributación conjunta en el IRPF.

Tampoco conviene asustarse en exceso, porque esta es la enésima revisión del susodicho plan de Resiliencias Varias, y no sabemos cuántas más vendrán detrás por obra y gracia de un Ejecutivo que a su levedad en lo que a técnica presupuestaria se refiere añade unas dosis tales de populismo y demagogia que lo hacen del todo infiable a la hora de tomar en serio sus predicciones. Lo que sí puede afirmarse sin lugar a dudas es que el citado Plan de Reconstrucción es un retrato de cuerpo entero de un Gobierno de izquierda radical cuyo único expertise, si hay alguno, reside en gastar a más y mejor, gastar a manos llenas, algo que saben hacer muy bien y que hacen con placer sumo. De tal pulsión por el gasto nace la necesidad paralela de aumentar los ingresos fiscales como sea, con lo que sea, a machamartillo, lo que, en otras palabras, equivale a hablar de su voluntad de freír a impuestos al personal, particularmente a esas clases medias a las que hay que hacer pagar el pato de “la intolerable desigualdad” que según ellos asola el país.

Da la casualidad, además, de que esa pulsión por el gasto –el gasto improductivo, el gasto clientelar- nada a favor de corriente de las exigencias que la CE ha impuesto al psicópata que nos gobierna para que España pueda recibir su parte de los fondos NextGenerationUE destinados a reconstruir las economías devastadas por la pandemia. Las instituciones europeas están dispuestas a soltar una generosa pasta a condición de que los países más afectados, España entre ellos, se comprometan, superado el shock inicial, a caminar francamente por la senda de una consolidación fiscal que ponga coto al déficit y aleje el peligro de una crisis de deuda que pondría a la zona euro, y no solo a España, contras las cuerdas. Semejante ortodoxo argumento se lo pasa nuestro bello Pedro por el arco del triunfo de su desparpajo. Él promete a Bruselas duras subidas de impuestos con la intención de embaucarla, algo que al mismo tiempo oculta a los ciudadanos españoles. Él está muy acostumbrado a engañar a unos y otros. Y esto es lo que explica el fuego fatuo de bulos, globos sondas, insinuaciones y desmentidos -mentiras, en suma- con las que el Ejecutivo obsequia todos los días a la ciudadanía.

La única verdad que practican es la de gastar sin techo, gastar sin tino, motivo por el cual, y en tanto en cuanto no llegue el maná de los 72.000 millones gratis total que esperan recibir (porque de los 70.000 en forma de créditos ni se acuerdan), hay que subir impuestos y hacerlo sin que se note, o que se note poco, o incluso que se note tan poco que lo dejamos para el 2024, el que venga detrás que arree. El descaro llega al extremo de asegurar ante la CE que disponen de margen para elevar en 90.000 millones la presión fiscal, lo que da idea del infierno recaudatorio al que aspiran someternos. La ansiedad por recaudar es tan fuerte, que acaban de anunciar un plan para invertir 500 millones en “reforzar” la Agencia Tributaria, el brazo ejecutor de esa pulsión por el gasto que no conoce otra forma de aumentar los ingresos que subiendo impuestos. Nunca hablan, por ejemplo, de estimular el crecimiento, ni de rebajar cotizaciones sociales para que puedan contratar más personal. Nunca de crecer, de crear, de transformar. Tampoco de ajustar ni de llevar a cabo una revisión integral del gasto público para hacer más cosas con el mismo dinero, o incluso con menos. Porque eso se llama gestión, algo desconocido para el bergante que nos gobierna y su estulta guardia de corps.

Hay una propuesta, sin embargo, que puede salirle caro al rufián, por mucho que haya tenido la desvergüenza de aplazarla hasta un lejanísimo 2024: me refiero al anuncio de los peajes a imponer por el uso de unas autovías ya más que amortizadas, unas autovías –particularmente las llamadas de vieja generación, aquellas que nacieron de desdoblar las no menos viejas “nacionales”-, peligrosísimas en su trazado, en un calamitoso estado de conservación y cuyo coste los contribuyentes sufragaron en su día con sus impuestos, razón por la cual pretender ahora volver a cobrar por su uso representa un abuso, un intento más de exprimir al conductor, tanto si se trata de particulares y, aún en mayor grado, de profesionales del transporte.

El automóvil ya contribuye con entre 30.000 y 40.000 millones a las arcas del Estado por conceptos tales como el IVA del vehículo (21%), los impuestos especiales de matriculación, sobre el seguro y sobre los hidrocarburos, el IVA del combustible, el impuesto municipal, la tasa por la ITV… Hasta este momento, el Estado ha sido capaz de gestionar y mantener (malamente, cierto) la red de carreteras, y el argumento de que el pago por uso mejorará ese mantenimiento no es sino una falacia fiscal, puesto que ningún impuesto es finalista. Más bien se trata, de nuevo, de intentar rascar el último euro donde no lo hay para tapar una ruinosa gestión de lo público, sin ocultar la sospecha de que el interés recaudatorio del Gobierno hacia el conductor no termina ahí y podría continuar con nuevas subidas en los diferentes capítulos que afectan a la fiscalidad sobre el automóvil con la excusa de primar la reducción de emisiones y cuidar el medio ambiente.

El Gobierno puede estar metiéndose en un buen fregado en su búsqueda desesperada de euros. Imponer un peaje por pequeño que sea (se habla de un céntimo por kilómetro) a un pequeño transportista de reparto que tiene que hacer todos los días muchos kilómetros para ganarse su sustento puede suponer acabar de golpe con el estrecho margen que obtiene por su actividad y condenarlo al paro. El argumento esgrimido por el Director General de Tráfico, un tipo con auténtica vocación liberticida que parece disfrutar inmiscuyéndose en la vida de la gente, no es de recibo. Las carreteras las paga también quien no tiene coche, de la misma forma que los hospitales los mantienen los jóvenes que nunca los visitan. Es verdad, casi todos los países tienen ya establecido algún sistema de pago por peaje para transitar por su red de autopistas y autovías: pretender hacerlo, en cambio, con una red vieja, de peligroso trazado, más que amortizada y en pésimo estado de conservación, es casi un insulto.

Mucho ojo, Pedro, bello Pedrito, proyecto de canalla con vistas a mar y montaña: esto del peaje en autovías podría terminar andando el tiempo convirtiéndose en tus chalecos amarillos. Andando el tiempo, sí, aunque no demasiado. Tu interés por freír a impuestos a los españoles para que Bruselas te suelte los 72.000 millones gratis total con los que esperas comprar la voluntad de media España, porque los vas a repartir tú desde Moncloa como a ti te guste, y asegurarte así la presidencia para muchos años, no te va a salir. Cada día te va a ser más difícil tomar el pelo al personal. Tus días empiezan a estar contados. Los madrileños te acaban de mostrar el camino.

El Gobierno de los peores nos va a hundir en la miseria
EDITORIAL Libertad Digital 9 Mayo 2021

Esto no ha hecho más que empezar. Prepárense para lo peor por culpa del Gobierno de los peores.

El Gobierno tramposo ha estado ocultando hasta las elecciones autonómicas del pasado martes el sablazo que tenía preparado a los españoles. Su candidato, Ángel Gabilondo, había prometido mendazmente no aplicar ninguna subida fiscal en la Comunidad de Madrid y tenían que apuntalar la patraña.

Sin embargo, Bruselas ya había recibido los más de 2.000 folios del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (sic), aunque Pedro Sánchez maquinó para que no salieran a la luz. El Ejecutivo social-comunista tenía que justificar en qué piensa gastar los primeros 70.000 millones de los fondeos europeos y, lo más importante, consignar qué reformas piensa acometer a cambio.

La Comisión Europea pretende recuperar lo antes posible los objetivos de estabilidad que dejó a un lado por la pandemia, lo que significa que a España se le va acabar la barra libre de déficit y deuda. Por tanto, ha llegado el momento de empezar a hacer ajustes. Y Sánchez ha preferido freír a impuestos a los contribuyentes antes que tocar un solo euro del desorbitado nivel de gasto público.

En este saqueo inaudito, el Gobierno no va a dejar un sólo impuesto sin disparar. Empezó con el IRPF a las rentas altas, la Tasa Google, la Tasa Tobin, las primas a los seguros y el IVA a los refrescos, y ahora viene el despojo de los automovilistas. Con la burda excusa del cambio climático, subirán el Impuesto de Matriculación, el de Circulación, el diésel y pondrá peajes en todas las autovías porque "el que usa paga", razonamiento atendible si no existieran todos los impuestos anteriores y si se extendiera a todos los ámbitos, empezando por la sanidad y la educación. De lo contrario, se llama doble imposición. Y es un auténtico robo.

Así, los propietarios de los vehículos más antiguos y, por ende, los menos acaudalados van a ser los que más sufran. Sin olvidar a los habitantes de esa España vaciada por la que fingen preocuparse, y que, sin transporte público a mano, tiene que desplazarse a diario en coche por unas carreteras que van a pasar a ser de pago. En la peor crisis del sector turístico nacional, al Gobierno le ha parecido una idea brillante subir los impuestos al avión, con lo que conseguirá que a la plebe le sea mucho más difícil viajar.

Sucesiones, Patrimonio y Sociedades también están en la ominosa lista. Ni los muertos, ni los grandes capitales ni las empresas que logren ganar algo de dinero podrán librarse de las garras de Hacienda. Y todavía hay más, porque el Gobierno ha reconocido ante Bruselas que va a revisar 13 beneficios del IRPF, IS, IVA e IIEE para evaluar su supresión. Eliminarlos todos supondría un estacazo al contribuyente de 35.000 millones de euros.

Y a todo esto, Nadia Calviño declaraba hace sólo un par de semanas que "no es momento de subir impuestos". Menudo papelón el de este grotesco personaje al que se presentó como la gran eminencia del fabuloso Gobierno Sánchez, que contaba también con lumbreras como Pedro Duque y Manuel Castells. El Gobierno de los mejores. Para reír si no nos estuvieran despojando a modo.

Que todo eso no vaya acompañado de memoria económica alguna –es decir, no han hecho público cuánto piensan recaudar por cada partida– genera todavía más incertidumbre e inseguridad. Haciendo cuentas sobre el inconsistente del Programa de Estabilidad remitido a la Comisión Europea se desprenden que hay 48.000 millones de euros extra de recaudación que es imposible averiguar de dónde salen. Si atendemos al mantra que viene repitiendo María Jesús Montero de que España tiene "margen" para aumentar la recaudación en 6-7 puntos del PIB, podríamos superar los 64.000 millones de euros.

Esto no ha hecho más que empezar. Prepárense para lo peor por culpa del Gobierno de los peores.

El sablazo de Sánchez
Editorial ABC 9 Mayo 2021

El Gobierno ha decidido esperar a que concluyesen las elecciones en Madrid para hacer público uno de los mayores ‘hachazos’ fiscales de nuestra democracia, si no el mayor. Aún está por detallar la factura del sablazo, pero ‘a priori’ su cuantificación se estima en 80.000 millones, y todo ello sin tocar el gasto público. Hasta en diez ocasiones Pedro Sánchez anunció su plan de estabilidad, y en todas ellas ocultó a sabiendas el incremento fiscal que preparaba. Típico. En las últimas semanas solo ha habido un incesante goteo de filtraciones interesadas que nada concretaban sobre la cifra final con la que los españoles se verán castigados. La única certeza es que no afectará solo a lo que la izquierda llama demagógicamente ‘ricos’, sino a todas las capas sociales sin distinción. Que cada cual extraiga sus propias conclusiones, como lo acaba de hacer el electorado madrileño. En cualquier caso, la falta de transparencia y la manipulación de la realidad económica es un indicio claro del camino que sigue eligiendo el Gobierno a la hora de tratar a los ciudadanos para intentar convencer a Europa de que el suyo es un Ejecutivo fiable.

El de este Sánchez, convertido en un recaudador implacable, no es ningún programa de estabilidad. Es una ofensiva directa e indiscriminada contra los bolsillos, derivada de una merma de ingresos para sufragar los presupuestos del Estado más expansivos posibles, en el momento menos oportuno. El Gobierno que tanto criminalizó al PP por haber disparado los recortes durante la etapa de Mariano Rajoy es hoy quien inicia el peor de los recortes posibles, el de la cartera de cada contribuyente, con una sangría que tendrá consecuencias en el gasto familiar y en el consumo. Es inconcebible que el gasto público disparado se quiera paliar solo a base de medidas abusivas, que además crearán las peores condiciones para la recuperación o el empleo. No en vano, es el único país que ha comunicado a la Comisión Europea un alza masiva de la fiscalidad, lo que indica que una vez más la izquierda populista española va a contracorriente de otras economías frente a la recesión.

La subida de los impuestos aplicable en los próximos meses al diésel, a la matriculación de coches y a la circulación, unido al pago de peajes en las autovías a partir de enero de 2024, configuran un panorama desolador para el segmento de la automoción y del transporte. Y no es una fiscalidad contra los más adinerados. Eso es desconocer la clase media española. Como lo es también establecer tipos mínimos para los impuestos de patrimonio, sucesiones y donaciones, en una clara persecución a las comunidades gobernadas por el PP. También eliminará un número no concretado de deducciones fiscales, no menos de una quincena en cualquier caso, y creará nuevos impuestos verdes. Todo lo contrario de lo que una reactivación cabal exige.

Nunca un Gobierno dio la sensación de estar tan desesperado, ni siquiera el del PP en 2011 cuando hizo frente a las consecuencias de la crisis de 2008. Por eso el PP tiene ahora la ocasión idónea de plantar cara, y no por estrictos intereses de oposición política, sino por la lógica que impone que la abrasión de los bolsillos no ayuda a la recuperación. Si acaso, solo ayuda a mantener el proyecto ideológico del sanchismo para una España más pobre. Este atraco fiscal debe ser la palanca con la que las autonomías del PP planteen realmente al ciudadano una alternativa a Sánchez.

La política al servicio de los políticos
Alejo Vidal-Quadras. vozpopuli.es 9 Mayo 2021

Los timos de la izquierda en campaña
Politólogos, comentaristas de tertulia televisiva, columnistas sesudos, cúpulas de partidos (sobre todo de los perdedores) y clientes asiduos de los simpáticos reductos de alegre convivencia vecinal que tanto parece despreciar el augur oficial del Gobierno, andan enfrascados desde el pasado día 4 de Mayo en el análisis del espectacular resultado de los comicios. El hecho de que la candidatura de Isabel Díaz Ayuso haya sumado más escaños que toda la izquierda junta, que Pablo Iglesias haya desaparecido de la primera línea con el moño encogido y que Vox haya mantenido el tipo pese al éxito arrollador de una IDA que ha ido mucho más lejos de lo previsto, marcan sin duda un cambio de tendencia en la política española que llevaba demasiado tiempo sumida en la “ensoñación”, benévolo término acuñado por el Tribunal Supremo y en el que Pedro Sánchez nos ha obligado a vivir contra la realidad y la lógica más elementales.

En efecto, el debate público impulsado por la izquierda y muy especialmente por su franja extrema formada por comunistas bolivarianos, separatistas golpistas y justificadores del asesinato como forma de relación con el discrepante, ha consistido básicamente en evitar a toda costa enfrentarse a los auténticos problemas de nuestro sistema institucional y de nuestro modelo económico para engolfar a los ciudadanos en el combate maniqueo entre dos Españas reinventadas. La resurrección rencorosa de la Guerra Civil, el impulso de medidas completamente opuestas a la recuperación de la capacidad de crear riqueza y empleo en los ámbitos fiscal, social y laboral, la obsesión por magnificar las peculiaridades de determinadas minorías caracterizadas por su orientación o su ambigüedad sexual, muy respetables, pero sin duda carentes de la condición de cuestión central de nuestra vida en común y de nuestro ordenamiento jurídico, los permanentes atentados contra la libertad de educación, la pertinaz insistencia en eliminar el mérito, la excelencia, el estudio, la disciplina y la autoridad del profesor de nuestro sistema de enseñanza, la indisimulada voluntad de someter el Estado a la rama ejecutiva y, en definitiva, la preferencia por todo aquello que propicie el enfrentamiento, el odio, la división y la degradación de nuestra convivencia, han sido el leitmotiv de los Gobiernos de Pedro Sánchez desde que la malhadada moción de censura del primero de Junio de 2018 entregara las riendas del país a un conglomerado infernal aglutinador de lo peor de cada casa.

Los sectores saludables de la sociedad española, los que creen en la unidad nacional, en el respeto a la Constitución, en el trabajo, en el ahorro, en la familia, en la honradez, en el reconocimiento del talento, la creatividad y el emprendimiento, en la concordia y en el empeño común, como los mejores caminos para levantar un país aplastado por la crisis financiera del 2008 seguida de la pandemia y sus estragos, han experimentado como una pesadilla la trayectoria de unos gobernantes que se entretenían en hacer volar en helicóptero los huesos de un dictador desaparecido hace medio siglo mientras empresas y autónomos se extinguían por decenas de miles y los puestos de trabajo se evaporaban por cientos de miles. Desde esta perspectiva, el aldabonazo de las urnas del 4 de mayo en cierta manera les han despertado de un letargo de pesimismo, fatalismo y resignación, que ya venía de la soporífera etapa de Rajoy, y les ha insuflado nuevos ánimos demostrándoles que el horror que representa Pedro Sánchez y su Gobierno teratofílico es superable y puede ser derrotado, devolviéndole a las tinieblas de las que nunca debió emerger.

Las necesarias reformas
Los verdaderos desafíos de España no son el feminismo, la secesión catalana o la amenaza de un fascismo inexistente, son la falta de calidad de nuestras instituciones, una estructura territorial irracional y ruinosa, una legislación laboral letal para el trabajador, un sistema de pensiones inviable, una demografía dramáticamente declinante, un Estado hipertrofiado que gasta frenéticamente en su propio beneficio en subvenciones, organismos superfluos y una nómina de empleados públicos desmesurada, una suma ingente todos los años que no tenemos y nos condena a la quiebra. Si dispusiésemos de un Gobierno que atacara de frente todos estos asuntos con firmeza, sin complejos y sabiendo explicar a los españoles la necesidad de las reformas necesarias, todo lo restante se resolvería por añadidura.

Nuestra desgracia es que los encargados de acometer esta exigente agenda de cambio estructural son en buena medida los beneficiarios de estas lacras y no es casualidad que la nefasta reforma de la Ley del Poder Judicial de 1985 haya sobrevivido a diversos gobiernos del PP y del PSOE, algunos con mayoría absoluta, y que el número de los que viven de los Presupuestos haya aumentado desde 2000 un 116%, dos décadas de vaciar los bolsillos de los ciudadanos por parte de los dos grandes partidos nacionales.

El 4 de mayo ha lanzado una señal esperanzadora: en Madrid, genuina representación del conjunto de la Nación, la gente, harta de una clase política vacua, ignara, incompetente, sectaria y extractiva, ha dado su apoyo a una mujer joven, sencilla, que sin grandilocuencias ni pirotecnias verbales, ha actuado en función de sus verdaderas preocupaciones y les ha facilitado, dentro de las terribles circunstancias que hemos atravesado, que pudieran abrir sus establecimientos, acudir a sus trabajos y respirar a través de una rendija de libertad que ha mantenido contra viento y marea.

La formación política que, inspirada en el ejemplo, modesto, pero eficaz, de Isabel Díaz Ayuso, sepa aplicar este mismo espíritu, pero con la ambición requerida, a los auténticos y profundos defectos de nuestro entramado institucional, productivo y social, con coraje y sin vacilaciones, no sólo sacará a España del hoyo en el que la han hundido las recientes crisis y una clase dirigente de tercera categoría, únicamente atenta al disfrute del poder y al expolio de los recursos que son de todos, sino que ganará elección tras elección y ocupará un lugar de honor en nuestra historia contemporánea.

El día de gloria de Díaz Ayuso y el incierto futuro de la Derecha española
Federico Jiménez Losantos. Libertad Digital 9 Mayo 2021

Hace sólo una semana hacíamos aquí mismo un llamamiento a una participación electoral masiva de la Derecha, porque ni estaba seguro el triunfo ni quién podría adjudicarse y, menos aún, rentabilizar la victoria. Las encuestas, en general, vaticinaban una mayoría de PP y Vox, pero un medio rebajado a buzón monclovita daba posibilidades a Cs de formar grupo parlamentario y romper la mayoría PP-Vox. Y el CIS daba empate a escaños, 68-68, con más posibilidades de formar Gobierno de la Izquierda que de la Derecha. Ahora resulta que todo el mundo lo sabía todo, pero hace un sábado, que es cuando escribo para el domingo, nadie sabía nada.

La incógnita inconfesada era si el Gobierno, tras las balas en sobre de Marlaska y de la navajita plateá del loco del Escorial, del número de Iglesias en la SER y de culpar a Vox -como hizo Sánchez en el Congreso- de "ir a provocar" en Vallecas la agresión de los matones contratados por Iglesias que apedrearon a los asistentes y dejaron veinte policías heridos, iba a finalizar su campaña guerracivilista "Democracia o fascismo", con un atentado -mortal o venial, venal- que movilizara a la izquierda para el 4 M. Eso tampoco se sabía ni se decía, pero inquietaba seriamente al PP y a Vox. Y, sobre la política, había una incógnita técnica: la participación en un día laborable y con las medidas de seguridad que imponía el Covid19 y que Madrid reforzó mucho, precisamente para asegurar una gran participación.

Una movilización social sin precedentes
Desde antes de abrir los colegios electorales, se produjo el fenómeno de las colas, que respondían a la petición de la Derecha, pero también a la de la Izquierda, aferrada al mantra de que, a mucho voto, la Derecha pierde. Es algo objetivamente falso en la Comunidad de Madrid, pero instalado en el magín de una casta política acomplejada, más tendente al temor que a la confianza en su base; el eterno problema de la Derecha desde la Transición.

Pero Ayuso no era, por suerte, un político típico de la Derecha, al menos del PP maricomplejines de Rajoy y Casado. Ni en la campaña, ni en su guerra contra Sánchez e Illa tuvo el apoyo del PP nacional, ni de una sola de sus comunidades autónomas, que se escaquearon, como Moreno Bonilla, o directamente apoyaron al Gobierno, como Mañueco y Feijóo.

En la campaña y desde el principio, Casado y García Egea trataron de capitalizar en su favor la posible victoria de Ayuso para tapar la derrota catalana. El torpe fichaje de Toni Cantó fue propio de gañán de feria que pasea mulas que ni siquiera son suyas: quemó a Cantó y enfadó a Ayuso. Y todas las intervenciones de Casado contra Vox cegaban su mayor caudal de afluencia de votos, que era el de votantes o simpatizantes de Abascal, muy dispuestos a premiar su valor y gestión, no a pasarse al PP. Nada de esto les importó al Capitán Trueno y al Teniente Rayo de Génova 13, que hasta en el espectáculo de la victoria parecían el Pequeño Nicolás y Mocito Feliz.

Pero la base social de la derecha en pleno y la izquierda nacional que queda salieron a votar en masa. La Izquierda social-comunista lo presentó como un plebiscito a favor o en contra de Ayuso, que no renegaba de Vox. Así que, o Sánchez e Iglesias vencían o sufrían una derrota descomunal. La participación no dejó de aumentar con respecto a los comicios anteriores en todo el día, y se produjo el fenómeno, que conmovió hasta las lágrimas a la Presidenta de Madrid, de ver a personas enfermas, con movilidad reducida o que andaban curando el covid19, que, a las 8 de la noche, hora oficial de cierre de los colegios, seguían en la cola, ante la promesa de que a nadie dispuesto a votar en esas circunstancias le darían con la urna en las narices.

Nunca ha habido, en circunstancias tan irregulares, un gesto tan claro e inequívoco de apoyo a una persona y a una política, después de dos años de cerco inmisericorde del Gobierno y de injurias personales en todos los medios audiovisuales. Y se produjo el fenómeno de que las encuestas a pie de urna tuvieron que avanzar el resultado a las 8, antes de que cerraran las urnas. David Jiménez Torres, presidente de mesa, comentó en El Mundo que cuando, pasadas las diez de la noche, Ayuso, esposada por Casado, salió a proclamar su victoria, él aún seguía contando votos… para Ayuso.

Como siempre, la derecha social estuvo por encima de la derecha política, aunque, también como siempre, porque una política de derechas no se avergonzaba de su base social, no de partido, sino de valores, y los defendía personal e ideológicamente. Las anécdotas electorales de Ayuso culminaron el 2 de mayo, fiesta de héroes, con el discurso de Nacho Cano y la devolución de la Orden del 2 de mayo. Pero el culto popular a Isabel I de Madrid es el del huérfano que se encuentra con una guapa madre adoptiva.

El descaro de Casado y la esquela de Arrimadas
El PP oficial, que montó a espaldas de Ayuso el escenario de una victoria a la que no aportaron sino obstáculos, hizo rápidamente el balance o relato de lo sucedido en Madrid como el anuncio de que Casado estaba ya a las puertas de la Moncloa. La nota de defenestración de Isabel Bonig del PP de la Comunidad Valenciana, perpetrada al socaire del éxito de Ayuso, habla de "llevar pronto a Casado a Moncloa", sin precisar si es el barrio de Madrid o la Presidencia del Gobierno, aunque se supone que es esta última. El propio Casado, ebrio de vanidad acelerada, ha dicho que el gran éxito de Isabel se debe a que es "puro PP", tan puro que la dejó sola cuando más lo necesitaba, y que una de las razones es la ruptura con Vox en la moción de censura contra Sánchez, que él convirtió en condena a muerte de Abascal. Sentencia estúpida que jamás han respaldado en Andalucía ni en Madrid.

Si algo ha quedado claro en Madrid es que Vox no es Ciudadanos, pese a que, en teoría, para los que no entienden más que transversalidades y fichajes de laboratorio que luego se convierten en chascos a la luz del día, el partido que debería haber sido barrido por la Ciclogénesis Ayuso era el de Monasterio, antes que el de Bal. Todo esto es el caldo de encuestas que acabó con Rivera y llevó a cancelar sus compromisos morales a Casado, sin ver que el mapa de representación de la Derecha no está concluido, aunque lo de Madrid prácticamente ha eliminado a Ciudadanos, la tercera pieza. Ya sólo quedan dos, y más tarde o más temprano, Casado deberá bajarse del burro y pedir perdón a los votantes de Vox y al propio Abascal. Porque, como he escrito aquí mismo desde aquella indignidad parlamentaria, su futuro, si lo tiene, pasa inequívocamente por el entendimiento con Vox.

La parte de principios que tenía Ciudadanos la perdió al largarse su grupo dirigente de Cataluña. La parte de principios que tiene Vox no la ha perdido porque el PP, sobre todo el de Casado y Feijóo, no le deja, al revés. Seguramente la prueba más difícil que tenía Abascal antes de las Generales eran las elecciones de Madrid, porque Ayuso era una gran candidata que, en buena lógica, debía cosechar el agradecimiento de los madrileños, no se sabía cuánto, y que, a diferencia de Casado, nunca ha presumido de "no ser como Vox". Es la misma actitud que el Gobierno de Andalucía, por cierto. Hubo dos memes que explicaban cómo Ayuso era también la candidata de Vox: "si te gusta Ayuso, vota Vox" y "Si te gusta Abascal, vota Ayuso". Ambos tenían razón. Lo difícil para Monasterio era sobrevivir al huracán.

La solidez de Vox y la tentación del PP
Y lo ha hecho. José María Marco ha explicado muy bien en LD hasta qué punto subir un escaño después de sufrir la violencia y la calumnia más bárbaras desde las que padeció el PP tras el 11M supone un mérito enorme de la candidata, siempre con Abascal al lado. Y demuestra que hay un voto de Vox dispuesto a aliarse al PP contra la izquierda, no a pasarse al PP. No tendrá nunca mejor ocasión de hacerlo que votando a Ayuso. Y no lo hizo.

La solidez del voto de Vox -más notable si se compara con Cs y el PSOE- en el terreno más favorable al deslizamiento hacia el PP deja claro que lo que pueda ganar el PP de Casado saldrá de las ruinas de Cs, no de Vox. Se verá en Andalucía, si la Junta convoca elecciones antes de que cuatro de los diecinueve de Ciudadanos se pasen al PSOE y monten una moción de censura que no evita ni Marín ni nadie. Y se ve en las encuestas, que muestran un crecimiento de Vox paralelo al del PP, tanto en las que ya conocemos de Andalucía como en las primeras conocidas tras el "ayusazo".

Esta consolidación de Vox como socio imprescindible para que el PP pueda crear una alternativa a la Izquierda socialista, comunista y separatista es, precisamente, lo que hace incierto y enigmático el futuro de la derecha, en lo referido al PP. Todo apunta a que Casado, por cálculo y soberbia, no va a restaurar las relaciones con Vox, y jugará a la posible alianza con el PSOE para "rescatarlo" de sus aliados, es decir, que repetirá lo hecho por Arrimadas con el resultado ya conocido. Además de una estupidez, porque eso no le acarreará muchos votos del PSOE ni de Cs que ya no tenga, la jugada favorece mucho a Vox, porque le da hecha la campaña contra la derechita de Casado, más dispuesta a pactar con Sánchez que con Abascal.

Una noche para el recuerdo
No sería grave esta disonancia si no hubiera una docena de escaños que, entre Vox y el PP, pueden quedarse en la Izquierda. Y lo que estamos viendo en Génova 13 y su apropiación indecorosa del triunfo personalísimo de Ayuso es que se han creído su propio cuento de la lechera: que Casado tiene la misma capacidad de captar la simpatía popular, el voto de Vox y del PSOE que Isabel Díaz Ayuso. Gracias a ella, al margen de lo que haga o deshaga la derecha política acomplejada y enigmática, quedará en nuestro recuerdo la jornada gloriosa del triunfo de la Libertad. Fue el 4 de Mayo de 2021. Y fue, naturalmente, en Madrid. Disfrutémosla. No tendremos muchas así.

El triunfo de la ilusión y la gestión
EDUARDO INDA okdiario 9 Mayo 2021

La izquierda tiene un megamarrón en Madrid. Y no sólo porque esta vez haya vuelto a arrasar la derecha en las urnas sino, sobre todo y por encima de todo, porque entre el presidente del Gobierno y su sobrevalorado maquiavelete Iván Redondo han aupado a Isabel Díaz Ayuso a la categoría de mito, de celebridad, de leyenda. Su estólida prepotencia provocó que todo el linchamiento al que la sometieron tuviera consecuencias benéficas para ella porque era cantosísimo y un efecto bumerán para ellos que ha terminado por reventarles sus nada augustas testas.

Lo de Isabel Díaz Ayuso se estudiará más pronto que tarde en las Facultades de Ciencias Políticas por razones obvias y en las de Sociología y Psicología como ejemplo de lo que ahora el cursi sanchismo denomina “resiliencia”. Nunca, al menos no en tiempos recientes, he presenciado un lapidamiento tan bestia y sádico como el que ha sufrido la presidenta de Madrid a manos de la izquierda política y la izquierda mediática. Nos la vendieron como una tonta del bote, menos mal que era tonta porque si llega a ser lista saca 136 escaños, le llamaron “loca” jugando mal con las siglas de su identidad “IDA [aunque en realidad es INDA, Isabel Natividad Díaz Ayuso]”, la tildaron de “gorda” en uno de los ejercicios más repugnantes de machismo de los que tengo memoria, han llegado incluso a decir que es “menos mujer” por enfrentarse al feminazismo e incluso Mónica García la menospreció por no ser madre, como si la líder de Más Madrid fuera la única progenitora del mundo-mundial. Manda huevos.

La tan ruin como idiota campaña de acoso y derribo no queda ahí. También la tildaron de “corrupta” por irse a vivir a un apartahotel en plena primera ola y pagar 80 euros diarios en lugar de los 200 que costaba en la antigua normalidad. Hace falta ser membrillos, cazurros y Abundios de la vida para montar una campaña sobre la base de una tarifa que, a mi juicio, sí era un timo… ¡pero de Kike Sarasola a la presidenta de Madrid! Más que nada, porque el recinto hotelero tenía sólo cuatro habitaciones ocupadas de las 100 disponibles. Y las críticas vomitivas salían de la boca de personajes como Pablo Iglesias e Irena Montera, que viven en un casoplón de 1,2 millones de euros que compraron por 675.000, o de la mismísima Mónica García, una cayetana del barrio de Salamanca que no vive precisamente en una chabola. Por cierto: INDA vive en un estudio de 60 metros cuadrados.

La campaña de acoso y derribo se les fue definitivamente de las manos aquel lunes del tardoseptiembre en el que el chulo-discoteca de Pedro Sánchez se presentó en la sede de la Comunidad de Madrid perdonando la vida a su inquilina. Miguel Ángel Rodríguez, que le da sopas con honda a un Redondo que no es infalible como el Papa, aceptó el envite con un matiz: “La rueda de prensa debe ser conjunta y con tantas banderas de Madrid como de España”. Consecuencia: parecía una cumbre bilateral Sánchez-Merkel. Aquella jornada el presidente del Gobierno otorgó estatus de lideresa supramadrileña a su odiada Ayuso, que ha barrido entre otras muchas razones porque la despreciaron.

Algo parecido, pero ni mucho menos igual, ha ocurrido con Ciudadanos, que fue de gallito durante los 22 meses escasos que duró la anterior legislatura y ha acabado peor que la UCD de Calvo-Sotelo, pasando de 26 decisivos escaños y casi sorpassar al PP a desaparecer. Las felonías diarias, la filtración diaria de noticias antiAyuso a medios de ultraizquierda y el descarado coqueteo con el PSOE que iba a culminar con la moción de censura provocaron el puñetazo en la mesa de la presidenta de Madrid y la convocatoria de unas elecciones en las que de la mano del motero Bal han sacado el 3% de los votos. Un harakiri como otro cualquiera. Se lo tienen merecido por traidores.

Frente a toda esta persecución inmisericorde, nuestra protagonista respondió con gestión, gestión y más gestión durante los 22 meses escasos que duró la legislatura interruptus. Basta con tratarte en un hospital público madrileño, como sucede a mi entorno más cercano, para certificar que nuestra Sanidad es de primera división europea, si no mundial. Claro que esto no es sólo mérito de ella sino de Alberto Ruiz-Gallardón y muy especialísimamente Esperanza Aguirre. Una Esperanza Aguirre que inauguró en su mandato 11 hospitales en las zonas más necesitadas de Madrid. Un hito del que se continúan beneficiando cientos de miles de madrileños que por eso, entre otras cosas, votan PP.

¿Y qué me dicen del Zendal? ¿Y qué les digo yo? Yo les digo que si fuera una infraestructura china los medios se pasarían horas, días, semanas, meses incluso, hablando de la “octava maravilla del mundo”. El caso es que Ayuso la levantó en cuatro meses y con una calidad mejor que la de Wuhan, que no era sino meros barracones mejor o peor ensamblados. Aquí la izquierda y la ultraizquierda convirtieron en objetivo unánime de sus ataques un hospital que está salvando miles de vidas y sirve de apoyo a la vacunación anticovid. Hace falta ser zopencos para meterse con un centro sanitario que, como no puede ser de otra manera, respaldan todos los ciudadanos excluidos los sectarios y los locos. Otro regalo a INDA.

Y, en un comportamiento más propio de quinquis o de niños malcriados que de dirigentes democráticos, optaron por sabotear el Zendal por sindicalistas interpuestos. El día que no se sellaban los grifos, se robaban respiradores y el que no se sellaban los grifos y se robaban respiradores, desaparecía material vital para evitar paradas cardiorrespiratorias, se activaban las alarmas de evacuación en mitad de la noche o inutilizaban los termos eléctricos del agua caliente.

En fin, delincuentes puros y duros y homicidas en potencia. Enésimo favorcete a INDA.

Lo de convertir Madrid en una imaginaria región tomada por el fascismo es tan burdo, tan mentecato, tan torpe y tan palmario que me cuesta creer que el coeficiente intelectual de sus autores esté por encima de la normalidad. Madrid no es la Milán de Mussolini, tampoco el París de Pétain o la capital de España en tiempos de Franco, menos aún el Berlín de Hitler. Otro obsequio para INDA. Y lo de las amenazas para sustentar el montaje anterior es para mear y no echar gota. A todos los políticos y a todos los periodistas de cierto nivel nos llegan cartas, llamadas o emails en los que nos advierten de que nos van a cortar el pescuezo o pegarnos un tiro. De eso le puedo dar unas cuantas lecciones al llorón Iglesias. Vamos, que desafortunadamente lo sucedido no es una excepción sino la regla, una regla que se repite semanalmente como mínimo. Y cuanto más poder tiene uno, más intimidaciones llegan. Que el temita no colaba lo demuestra el evidente hecho de que nunca se han visto en la red tantos memes sobre un asunto de actualidad. En fin, otro presente para una INDA que igualmente es objeto de mafiosos avisos a navegantes, mafiosos avisos a navegantes que ella despachó con una frase demoledora: “Yo también recibo amenazas pero nunca las comento ni hago circos como la izquierda”. Jaque mate. Política de altura y no de bajura como la de otros.

Frente a toda esta panda de sucios trileros, mangantes y tramposos de tres al cuarto, la presidenta opuso dos argumentos: gestión en cantidades industriales e ilusión. Una gestión que se resume en lo económico con unos guarismos espectaculares que por sí solos ya serían motivo para haber metido la papeleta de Ayuso ipso facto: el Producto Interior Bruto (PIB) de Madrid creció un 4,4% en el último trimestre de 2020, once veces más que la media nacional (+0,4%) y casi 12 más que Cataluña (-0,5%). Eso se ha traducido en que Madrid creó 40.400 empleos en el primer trimestre mientras el incompetente Sánchez destruía 137.500 en el conjunto de España. Otro agasajo para INDA a costa, eso sí, del sufrimiento de cientos de miles de familias que padecen el drama del paro más por culpa de este Gobierno que por la pandemia.

El capítulo fiscal es otro hecho que suscita el mosqueo. Al punto que sospecho que Redondete sigue trabajando para el PP donde, como nos reveló Manuel Cerdán, ganaba más que el propio ¡¡¡Mariano Rajoy!!! Gabilondo, al que convirtieron en un no-Gabilondo con la simpatía que generaba el real, prometió que no tocaría los impuestos. Al día siguiente, o al otro, salió María Jesús Montero desdiciéndole y a la semana Pedro Sánchez remató la faena confirmando las palabras de la ministra de Hacienda. Una puñalada mortal de necesidad teniendo en cuenta que los madrileños no son diferentes a cualquier otro terrícola. Y sólo a los terrícolas tontos y locos les pone que les suban los impuestos. INDA no se podía creer este nuevo regalo del cielo.

La gestión de la pandemia ha sido sencillamente descomunal. Claro que con el clarividente Ruiz Escudero, el matrícula de honor Zapatero —fue el mejor de su promoción—, González Armengol y el jefe del Zendal, una especie de Einstein a la española llamado Fernando Prados, hacerlo mal es casi imposible. Pero había que elegirlos. Y los eligió ella. Madrid es desde hace meses la envidia de todo el mundo por tener la economía operativa casi al 100% con una incidencia acumulada razonable. París, que lleva con tiendas y restaurantes cerrados desde hace seis meses salvo las de alimentación y farmacias, tiene 474 contagios por cada 100.000 habitantes frente a los 317 de Madrid.

La comparación es igual de escandalosa con Bélgica o Milán, donde no saben lo que es tomarse esas cañas que tanto molestan a Carmen Calvo desde hace medio año. ¿Me puede alguien explicar por qué el País Vasco está infinitamente peor que Madrid con medidas infinitamente más severas y por qué Navarra y Aragón casi a la par con horarios de cierre draconianos? Por cierto: INDA debería invitar a Sol a la vicepresidenta primera de Sántxez y al malversador Tezanos, so pena de ser acusada de malnacida y con razón, para agradecerles su granazo de arena en la megavictoria del 4-M. Lo de la de Cabra es de aurora boreal: “Para un socialista es dificilísimo hablar de cañas, ex y berberechos”. Lo del jeta de Tezanos, que ha arruinado el CIS manipulando salvajemente encuestas y finiquitando su histórica neutralidad, fue otra atención a la candidata del PP. Aseguró en un artículo publicado en campaña en la revista que le subvenciona Sántxez, bueno, todos los españoles, que “Ayuso tiene escaso nivel intelectual y político”. Item más: llamó a los madrileños que la votan “tabernarios”. Gracias, Tenazas.

La campaña electoral guionizada por el otro genio en la sombra, un Miguel Ángel Rodríguez que trabaja de 8.00 a 00.00, es de manual. Frente al pensamiento único, el resentimiento, las mentiras, los muertos por covid que pusieron encima de la mesa el jefe de las residencias, Pablo Iglesias, y Mónica García, nuestra protagonista optó por la ilusión. Por ese tridente de derechos del que habla la Declaración de Independencia de EEUU: “Vida, felicidad y libertad”. Una palabra, esta última, manida pero que nunca vino tan a cuento y que jamás en tiempos recientes se empleó con más tino. Libertad individual y fiscal. A los madrileños no les van a decir ni a contar que son la envidia del mundo. Los extranjeros y los no tan extranjeros, por ejemplo, un valenciano o un catalán, flipan cuando vienen por la capital de España y la comparan con lo que pasa en sus lugares de origen. Acá está todo abierto, con las lógicas medidas de seguridad y distancia social, y allá todo chapado más allá de media tarde.

Y frente al matonismo saqueador de Sántxez, la política más valorada de España en estos momentos ha respondido con la promesa de nuevas bajadas de impuestos, por ejemplo, en esas donaciones o sucesiones de tíos a sobrinos, y con menos IRPF para los que más tienen y para los que menos. Es más, una persona con ingresos bajos apoquina menos al fisco que cualquier otro ciudadano de España en su misma situación de renta. Juan Madrileño ha apostado mayoritariamente por Ayuso porque está sobrellevando la crisis económica y sanitaria mejor que cualquier otro Juan Español de la vida. Porque sus bares, sus tiendas, sus restaurantes, sus hoteles, sus negocios y sus puestos de trabajo no han tenido que echar el cierre para siempre. Porque el bolsillo no está lleno, ni mucho menos, pero al menos queda para vivir con dignidad. Porque no tienen que estar encerrados en su casa como si esto fuera un remedo de las peores épocas de la dictadura en las que Franco echaba mano del estado de alarma, sitio o excepción cada vez que la gente se le desmandaba. Isabel Díaz Ayuso o la gestión. O la ilusión. Parecía imposible pero ella lo hizo. Y sus administrados que, como los del resto de España, son siempre mucho más sabios que sus administradores, apostaron por su continuidad. En Italia, Francia o Alemania no siempre cae el que gobierna mal ni se mantiene el que lo hace bien. Aquí, sí, aquí, allá y acullá. Siempre ha sido así y es algo que nos convendría tener presente para acabar con esa mentalidad cainita y autodestructiva que tanto nos gusta. Otra moraleja del caso Ayuso. La mejor y mayor novedad política que se recuerda en España en décadas. Triunfó porque la despreciaron. Que sigan así, que ella seguirá asao gobernando bien, creando riqueza y generando ilusión. Seguirán ladrando porque ella seguirá cabalgando.

La habitación de la suegra
Nota del Editor 9 Mayo 2021

Como escribía recientemente, tanto enamoramiento parece olvidar que viene acompañado de un partido, el PP,  que tiene que desaparecer. Pretender que apoyemos a quienes nos han traicionado, no tiene justificación.

El PSOE es importante, el sanchismo no
Editorial ABC 9 Mayo 2021

El PSOE es un partido con un indudable arraigo en nuestra democracia desde la Transición y su papel ha de seguir siendo relevante. Sin embargo hay muchas diferencias entre la socialdemocracia constructiva y el sanchismo, entre el socialismo moderado de los pactos de Estado y el cortijo que ahora purga a dirigentes históricos por discrepar. Sánchez ha creado un PSOE a su imagen y semejanza, y es irreconocible. Tanto, que culpa a los votantes de no saber votar solo porque no le adulan como esos sumisos dirigentes de los que se ha rodeado. El PSOE, su militancia, no merece que Sánchez la maltrate más. Ha recibido un aviso en Madrid, como ha señalado Felipe González. La socialdemocracia es importante para esa mitad de españoles que se definen progresistas y que no están diagnosticando este proceso autodestructivo. No es bueno para España que el partido del Gobierno entre en guerra civil, y por eso ese PSOE pragmático y solvente debería forzar a Sánchez a corregir ese rumbo.

El PSOE no es importante que desaparezca, es fundamental
Nota del Editor 9 Mayo 2021

Los blanqueadores del comunismo tienen que desaparecer. Los que han permitido que el dr cum fraude destruya España no tmerecen respesto alguno.

«El fraude del bloqueo global del Partido Comunista Chino»
Redacción. https://rebelionenlagranja.com/ 9 Mayo 2021

Por su interés informativo reproducimos la Solicitud de una investigación federal acelerada sobre el fraude científico en las políticas de salud pública COVID-19, dirigida a la Oficina Federal de Investigación de Washington, al Servicio de Seguridad del Reino Unido (MI5); a la Organización Australiana de Inteligencia de Seguridad; al Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá; a la Bundesnachrichtendienst; y al Departamento de Justicia de los Estados Unidos

Los firmantes de la carta son:
Michael P. Senger, Abogado
Stacey A. Rudin, Abogada
Dr. Clare Craig, FRCPath
General de Brigada retirado Robert Spalding
Randy Hillier, MPP Lanark, Frontenac & Kingston
Francis Hoar, Abogado
Sanjeev Sabhlok, PhD
Brian O’Shea
Maajid Nawaz
Simon Dolan

«Escribimos esta carta para solicitar que se inicie y/o acelere una investigación federal en relación con el debate científico sobre las principales decisiones políticas durante la crisis del COVID-19. En el curso de nuestro trabajo, hemos identificado cuestiones de naturaleza potencialmente delictiva y creemos que esta investigación es necesaria para garantizar que los intereses del público han sido representados adecuadamente por quienes promueven ciertas políticas sobre la pandemia.

En tiempos de crisis, los ciudadanos acuden naturalmente al consejo de quienes perciben como expertos. A principios de 2020, el público acudió al consejo de las autoridades científicas cuando se enfrentó a un aparente brote viral. Poco después, la mayoría de los países siguieron el consejo de destacados científicos e implementaron restricciones comúnmente conocidas como «encierros». Aunque las políticas variaban según la jurisdicción, en general implicaban restricciones a las reuniones y los movimientos y el cierre de escuelas, negocios y lugares públicos, inspiradas en las impuestas por el Partido Comunista Chino (PCC) en la provincia de Hubei. Puede ser necesaria la intervención de las autoridades federales con poder de policía para garantizar que quienes han promovido estas políticas de cierre lo han hecho de buena fe.

Esta carta pretende llamar la atención de las autoridades federales de Australia, Canadá, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos (las «Naciones») sobre múltiples puntos de evidencia acerca del origen y el precedente histórico de los cierres; la literatura científica y el debate que los respalda; la procedencia y la calidad de los protocolos y modelos de pruebas de COVID-19 predominantes; las motivaciones, los prejuicios y las calificaciones de ciertos partidarios prominentes de los cierres; y la fuente de las comunicaciones de cara al público en torno a estas políticas.

1. Los bloqueos se originaron por orden de Xi Jinping, Secretario General del Partido Comunista Chino, y fueron propagados como política global por la Organización Mundial de la Salud con poco análisis o lógica.

Los defensores del bloqueo han justificado con frecuencia sus políticas comparándolas con las medidas adoptadas para combatir la pandemia de gripe española un siglo antes[1], pero un examen realista de los esfuerzos de mitigación en respuesta a la gripe española revela que nunca se impuso nada remotamente parecido al bloqueo. En palabras del juez William S. Stickman, en la sentencia del caso Butler v. Wolf,[2] citando el trabajo de preeminentes historiadores.

Aunque esta nación [Estados Unidos] se ha enfrentado a muchas epidemias y pandemias y los gobiernos estatales y locales han empleado una variedad de intervenciones en respuesta, nunca se han producido cierres de poblaciones enteras, y mucho menos durante períodos de tiempo prolongados e indefinidos…[3] Aunque, sin duda, los estados y los gobiernos locales restringieron ciertas actividades durante un período de tiempo limitado para mitigar la gripe española, no hay constancia de la imposición de un cierre de la población en respuesta a esa enfermedad o cualquier otra en nuestra historia.

Los cierres no sólo no tienen precedentes históricos en respuesta a ninguna epidemia o pandemia anterior en la historia de Estados Unidos, sino que ni siquiera se mencionan en las recientes directrices ofrecidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades («CDC») de Estados Unidos. El juez Stickman continúa:

De hecho, incluso para una pandemia de «muy alta gravedad» (definida como una comparable a la gripe española), las directrices sólo establecen que «los CDC recomiendan el aislamiento voluntario en el hogar de las personas enfermas», y «los CDC podrían recomendar la cuarentena voluntaria en el hogar de los miembros de la familia expuestos en las zonas donde circula la nueva gripe». Id. en 32, Tabla 10 (énfasis añadido). Esto está muy, muy lejos de un cierre estatal…[4]

El hecho es que los cierres impuestos en todo Estados Unidos a principios de 2020 en respuesta a la pandemia de COVID-19 no tienen precedentes en la historia de nuestra Commonwealth y de nuestro país. Nunca se han utilizado en respuesta a ninguna otra enfermedad en nuestra historia. No fueron recomendaciones hechas por el CDC. No eran conocidas por el pueblo [de] esta nación hasta este mismo año. Parece como si la imposición de bloqueos en Wuhan y otras zonas de China -una nación sin preocupaciones por las libertades civiles y las normas constitucionales- iniciara un efecto dominó en el que un país, y un estado, tras otro, impusieran a sus ciudadanos medidas draconianas y hasta ahora no probadas. (énfasis añadido)

La intuición del juez Stickman sobre la historia real de los encierros concuerda con la opinión de los principales estudiosos de las enfermedades infecciosas. Donald Henderson, el hombre al que se le atribuye la erradicación de la viruela, escribió en 2006: «La experiencia ha demostrado que las comunidades que se enfrentan a epidemias u otros acontecimientos adversos responden mejor y con menos ansiedad cuando el funcionamiento social normal de la comunidad se ve menos perturbado»[5] Hasta donde sabemos, ningún científico apoyó públicamente la imposición de cierres patronales hasta que Xi Jinping, Secretario General del Partido Comunista Chino (PCC), autorizó personalmente el «cierre sin precedentes de Wuhan y otras ciudades a partir del 23 de enero»[6].

El secretario general Xi es quizás más conocido por el castigo de más de un millón de funcionarios del PCCh por «corrupción»[7], la eliminación de los límites de los mandatos en la Constitución de China[8] y, por supuesto, la reeducación y «cuarentena»[9] de más de un millón de musulmanes uigures y otras minorías «infectadas de extremismo»[10] en todas las regiones de Xinjiang y Tíbet, de acuerdo con el híbrido favorito del PCCh de política de salud pública y seguridad: fangkong – la misma política que inspiró el bloqueo de Xi en la provincia de Hubei. 11] El secretario general Xi afirmó más tarde que había dado estas instrucciones al Comité Permanente del Politburó del PCCh el 7 de enero de 2020,[12] pero sus instrucciones nunca han sido reveladas. El líder empresarial chino Ren Zhiqiang fue condenado a 18 años de prisión[13] por una carta abierta en la que pedía que se hicieran públicas las instrucciones de Xi[14].
Cuando comenzó el bloqueo de la provincia de Hubei, el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en China señaló que «intentar contener una ciudad de 11 millones de personas es algo nuevo para la ciencia… El bloqueo de 11 millones de personas no tiene precedentes en la historia de la salud pública…»[15].

Los observadores de derechos humanos también expresaron su preocupación[16], pero esas preocupaciones no impidieron que la OMS elogiara efusivamente la respuesta «sin precedentes» del PCCh apenas unos días después de que comenzara el bloqueo, y mucho antes de que hubiera producido algún resultado: «Las medidas que ha tomado China son buenas no sólo para ese país, sino también para el resto del mundo»[17] El director de la OMS, Tedros Adhanom, añadió que estaba personalmente «muy impresionado y alentado por el conocimiento detallado del brote por parte del presidente [Xi Jinping]» y al día siguiente elogió a China por «establecer un nuevo estándar para la respuesta a los brotes»[18].
En febrero de 2020, el PCC había empezado a informar de un descenso exponencial de los casos de COVID-19. En su informe de febrero, la OMS se deshizo en elogios hacia el triunfo de China:

El Secretario General Xi Jinping dirigió y desplegó personalmente el trabajo de prevención y control… El uso inflexible y riguroso de China de medidas no farmacéuticas para contener la transmisión del virus COVID-19 en múltiples entornos proporciona lecciones vitales para la respuesta mundial»[19] (el énfasis es nuestro).

Poco después, la OMS celebró una conferencia de prensa en la que el subdirector general Bruce Aylward -que posteriormente desconectó una entrevista en directo cuando se le pidió que reconociera a Taiwán[20]- dijo a la prensa «Lo que China ha demostrado es que hay que hacer esto. Si lo hacéis, podéis salvar vidas y prevenir miles de casos de lo que es una enfermedad muy difícil»[21] (énfasis añadido). Dos días más tarde, en una entrevista para la Televisión Central China (CCTV), Aylward lo expresó sin rodeos: «Copiar la respuesta de China al COVID-19″[22] (el énfasis es nuestro).

Las recomendaciones de la OMS son notables por dos razones. En primer lugar, la conclusión de la OMS en su informe de febrero de que esta «respuesta de salud pública bastante única y sin precedentes en China revirtió la escalada de casos»[23] ejemplifica la falacia del post hoc, ergo propter hoc. Aunque era posible que una curva más «plana» en Wuhan pudiera atribuirse al bloqueo del PCC, era al menos igualmente probable que Wuhan simplemente hubiera sido testigo del curso natural de este «novedoso» patógeno. Debería haber sido obvio que la mera emisión de una política «sin precedentes en la historia de la salud pública» no significaba automáticamente que fuera eficaz, especialmente si se tiene en cuenta que las propias directrices de la OMS para la gripe pandémica de 2019 no aconsejaban el cierre de fronteras, el rastreo masivo de contactos o la cuarentena incluso de los «individuos expuestos» bajo ninguna circunstancia[24].

Además, la OMS ni siquiera tuvo en cuenta las circunstancias económicas de otros países, su demografía o incluso su número de casos de COVID-19 -que fueron muy pocos en la mayor parte del mundo- antes de instruir al mundo entero de que «hay que hacer esto»[25] Esta conclusión del organismo de salud pública más importante del mundo fue, en el mejor de los casos, criminalmente negligente[26].

Los cierres son una política de Xi Jinping, y no se puede exagerar la importancia de este hecho. La idea de bloquear todo un estado o un país y cerrar por la fuerza sus negocios y lugares públicos nunca se contempló, nunca se discutió y nunca se aplicó en ninguna literatura sobre la pandemia hasta que lo hizo el Secretario General Xi en enero de 2020. Los cierres nunca se probaron antes de 2020 y nunca se ensayaron antes de 2020, ni siquiera sobre una base teórica[27] La idea del «cierre» se introdujo en la historia de la humanidad por orden del Secretario General Xi; de otro modo nunca habría entrado en el imaginario humano colectivo. Cada vez que alguien respalda un bloqueo por cualquier período de tiempo, incluso unos pocos minutos, está respaldando una política de Xi Jinping. El resto de esta carta se refiere a cómo los cierres patronales se convirtieron en la política pandémica más importante del mundo.

2. La institución más influyente para los modelos Covid-19, autodenominada «el mejor socio académico de China en Occidente», ha sido con mucho el modelador más alarmista e inexacto de Covid-19.

En febrero de 2020, un equipo del Imperial College de Londres, dirigido por el físico Neil Ferguson, elaboró un modelo informático que desempeñó un papel destacado en la justificación de los cierres en la mayoría de los países. El Imperial College pronosticó una serie de resultados potenciales, entre ellos que, para octubre de 2020, más de 500.000 personas en Gran Bretaña y 2,2 millones de personas en Estados Unidos morirían como consecuencia del COVID-19, y recomendó meses de estrictas medidas de distanciamiento social para evitar este resultado[28] El modelo también predijo que Estados Unidos podría incurrir en hasta un millón de muertes incluso con directrices de «distanciamiento social reforzado», incluyendo el «blindaje de los ancianos». «En realidad, a finales de octubre, según los CDC y el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS), se habían atribuido a COVID-19 aproximadamente 230.000 muertes[30] en Estados Unidos y 37.000 muertes[31] en el Reino Unido (aunque las muertes por todas las demás causas principales -incluidas las enfermedades cardíacas, el cáncer y la gripe- disminuyeron misteriosamente,[32] lo que indica que incluso estos bajos recuentos de los CDC y el NHS son enormemente exagerados).

Un estudio realizado por investigadores de la UCLA y el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) comparó la precisión de los modelos de varias instituciones para predecir la mortalidad por COVID-19.[33] En todos los periodos de tiempo, los modelos producidos por el Imperial College presentaron tasas de error mucho más altas que los demás, siempre errando por el lado de ser demasiado altos:

La mediana de los errores porcentuales absolutos a las 12 semanas (MAPE), que reflejan los modelos producidos en julio y agosto, oscilaron entre el 22,4% del modelo SIK-J Alpha y el 79,9% del modelo Imperial… Los modelos Delphi y LANL de julio subestimaron la mortalidad, con una mediana de errores porcentuales de -5,6% y -8,3% a las 6 semanas respectivamente, mientras que el Imperial tendió a sobrestimar (+47,7%), y el resto de los modelos fueron relativamente insesgados… El modelo Imperial tuvo errores más grandes, aproximadamente 5 veces más altos que otros modelos a las seis semanas. Esto parece deberse en gran medida a la mencionada tendencia a sobreestimar la mortalidad. A las doce semanas, los valores de MAPE eran los más bajos para el modelo IHME-MS-SEIR (23,7%), mientras que el modelo Imperial tenía el MAPE más elevado (98,8%)… En los modelos más actuales, el MAPE a las seis semanas en todos los modelos era del 7,2%.

La inexactitud del Imperial continuó sin cesar. En octubre de 2020, el modelo del Imperial College predijo que el Reino Unido experimentaría 2.000 muertes diarias a mediados de diciembre[34]. De hecho, las muertes diarias en el Reino Unido nunca llegaron a 400, según el NHS[35].

Cinco años antes, el 21 de octubre de 2015, el secretario general Xi visitó personalmente el Imperial College de Londres para el anuncio de «una serie de nuevas colaboraciones en materia de educación e investigación entre el Reino Unido y China», que incluían «la nanotecnología, la bioingeniería… y la salud pública»[36] Este fue el único viaje que Xi realizó al Reino Unido como secretario general; el viaje duró solo cuatro días y contó con la participación de una sola universidad: El Imperial College de Londres[37]. En un discurso de bienvenida al Secretario General Xi y a su esposa, Peng Liyuan, embajadora de buena voluntad ante la OMS, la presidenta del Imperial College, Alice Gast, se dirigió al Canciller de Hacienda:

Canciller, usted ha dicho que pretende convertir al Reino Unido en «el mejor socio de China en Occidente». El Imperial College de Londres se esfuerza por ser precisamente eso, el mejor socio académico de China en Occidente… Como principal socio de investigación de China en el Reino Unido, los académicos y estudiantes del Imperial se benefician de la colaboración a diario»[38].

En 2019, Gast pasó a formar parte del Consejo de Inteligencia Artificial del Foro Económico Mundial, notablemente favorable a China[39], junto con el experto en IA y capitalista de riesgo chino Kai-Fu Lee, y hasta la fecha, el Imperial College sigue anunciándose como «el colaborador universitario número uno del Reino Unido con instituciones de investigación chinas»[40].

En marzo de 2020, el Imperial College elaboró un informe titulado «Evidence of initial success for China exiting COVID-19 social distancing policy after achieving containment» (Pruebas del éxito inicial de la política de distanciamiento social de China tras lograr la contención), en el que concluía

Por primera vez desde el inicio del brote no se han registrado nuevos casos confirmados por transmisión local en China durante cinco días consecutivos hasta el 23 de marzo de 2020. Esto es una indicación de que las medidas de distanciamiento social promulgadas en China han conducido al control del COVID-19 en China… después de un distanciamiento social muy intenso que dio lugar a la contención, China ha salido con éxito de su estricta política de distanciamiento social hasta cierto punto»[41].

El Imperial College no tenía forma de saber si esto era, de hecho, cierto -no descubrir casos no significa que no existan, especialmente con un virus que es mortal para casi todo el mundo excepto para los más vulnerables, y un régimen con un largo historial de fraudes- y su conclusión contradecía directamente la de la comunidad de inteligencia de EE. En una entrevista realizada en diciembre, Neil Ferguson recordó cómo China había inspirado sus recomendaciones de bloqueo al Grupo de Asesoramiento Científico para Emergencias (SAGE) del Reino Unido:

Creo que el sentido de la gente de lo que es posible en términos de control cambió bastante dramáticamente entre enero y marzo… Es un estado comunista de partido único, dijimos. No podríamos salirnos con la nuestra en Europa, pensábamos… Y entonces Italia lo hizo. Y nos dimos cuenta de que podíamos… Si China no lo hubiera hecho, el año habría sido muy diferente[43].

En una época de pánico, es natural que el público se centre en los peores resultados posibles. Así, una institución de prestigio que produzca modelos especialmente alarmistas puede tener un impacto desmesurado en el discurso político. En este caso, la institución en cuestión no sólo se equivocó sistemática y atrozmente en una sola dirección -la «tendencia a sobreestimar la mortalidad»- sino que además tenía una relación especial con China como su «mejor socio académico en Occidente».

3. Las recomendaciones mortales para la ventilación mecánica temprana vinieron de China.

A principios de marzo de 2020, la OMS publicó documentos de orientación para los proveedores de COVID-19.[44] La orientación recomendaba pasar rápidamente a la ventilación mecánica como intervención temprana para tratar a los pacientes de COVID-19, lo que suponía un cambio con respecto a la experiencia pasada durante las epidemias de virus respiratorios[45] Al hacerlo, citaron la orientación presentada por artículos de revistas chinas, que publicaron artículos en enero y febrero en los que se afirmaba que el «consenso de expertos chinos» pedía la «ventilación mecánica invasiva» como «primera opción» para las personas con dificultad respiratoria de moderada a grave,[46] en parte para proteger al personal médico. Como informó posteriormente el Wall Street Journal

La primavera pasada, los médicos pusieron a los pacientes en respiradores en parte para limitar el contagio en un momento en el que no estaba tan claro cómo se propagaba el virus, cuando las máscaras y batas protectoras eran escasas. Los médicos podrían haber empleado otros tipos de dispositivos de asistencia respiratoria que no requieren una sedación arriesgada, pero los primeros informes sugerían que los pacientes que los utilizaban podían rociar cantidades peligrosas de virus en el aire, dijo Theodore Iwashyna, médico de cuidados intensivos en los hospitales de la Universidad de Michigan y del Departamento de Asuntos de Veteranos en Ann Arbor, Mich.

En ese momento, dijo, los médicos y las enfermeras temían que el virus se propagara por los hospitales. «Intubábamos a los pacientes enfermos muy pronto. No en beneficio de los pacientes, sino para controlar la epidemia y salvar a otros pacientes», dijo el Dr. Iwashyna.

En Nueva York y otras ciudades, el uso temprano y frecuente de ventiladores se convirtió en un tema común, y tuvo consecuencias devastadoras para los pacientes.[48] El 31 de marzo de 2020, el Dr. Cameron Kyle-Sidell, que había estado atendiendo a pacientes de la UCI en uno de los hospitales más afectados de la ciudad de Nueva York, actuó como uno de los primeros denunciantes, haciendo sonar la alarma sobre el tema de los ventiladores en un vídeo ampliamente compartido:

Estamos operando bajo un paradigma médico que no es cierto… Me temo que este tratamiento equivocado provocará un daño tremendo a un gran número de personas en muy poco tiempo… No conozco la respuesta final a esta enfermedad, pero estoy bastante seguro de que un ventilador no lo es… Este método que se está adoptando de forma generalizada en este mismo momento en todos los hospitales del país… en realidad está haciendo más daño que bien.[49].

Una entrevista realizada en abril por Reuters a docenas de especialistas médicos dejó claro que el uso excesivo del respirador mecánico se había convertido en un problema mundial: «Muchos destacaron los riesgos derivados de utilizar los tipos más invasivos -los respiradores mecánicos- demasiado pronto o con demasiada frecuencia, o de que personas no especializadas los utilicen sin la formación adecuada en hospitales desbordados»[50].

En mayo de 2020, la comunidad médica ya sabía que el uso precoz de los respiradores perjudicaba, no ayudaba, a los pacientes con COVID-19, y que las medidas menos invasivas eran, de hecho, muy eficaces para ayudar a la recuperación[51] Un estudio realizado en la ciudad de Nueva York descubrió una tasa de mortalidad del 97,2% entre los mayores de 65 años que recibían ventilación mecánica[52] La guía sobre respiradores de «acción precoz» que la OMS distribuyó al mundo mató a miles de pacientes inocentes; la OMS obtuvo esa guía de China.

4. Los protocolos de pruebas de PCR predominantes en el mundo y tremendamente imprecisos se basan en secuencias genómicas incompletas y teóricas suministradas por China.

Los virólogos Victor Corman y Christian Drosten dirigieron la creación excepcionalmente rápida de la primera prueba PCR de COVID-19 (el «Protocolo Corman-Drosten»);[53] es ahora el protocolo de prueba más utilizado en el mundo para detectar el virus SARS-CoV-2 que puede, en ciertos casos, dar lugar a la enfermedad COVID-19. (Como se comenta más adelante, el Tribunal de Apelación de Lisboa concluyó que esta prueba de PCR producía hasta un 97% de falsos positivos). Corman y Drosten recibieron las secuencias genómicas in silico (teóricas) utilizadas para crear su protocolo de PCR por parte de científicos chinos, entre ellos Yong-Zhen Zhang y Shi Zhengli, director del Instituto de Virología de Wuhan[54] (Estas secuencias genómicas se publicaron en el depósito de código abierto Virological.org el 10 de enero de 2020). El Protocolo Corman-Drosten se presentó a la OMS el 13 de enero,[55] ocho días antes de la fecha en que se presentó a la revista médica Eurosurveillance para su «revisión por pares»[56].

La OMS publicó el Protocolo Corman-Drosten el 21 de enero, el mismo día en que se presentó a Eurosurveillance[57]. Drosten forma parte del consejo de Eurosurveillance, lo que supone un conflicto de intereses[58] El Protocolo Corman-Drosten fue aceptado[59] por Eurosurveillance al día siguiente, el 22 de enero (el mismo día en que la OMS confirmó la transmisión entre humanos),[60] un plazo extraordinariamente rápido; la revisión por pares de las revistas científicas es un proceso intensivo que requiere la identificación de revisores externos y la actuación de los mismos, lo que suele llevar semanas o meses. De todas las 1.595 publicaciones de Eurosurveillance desde 2015, ni un solo artículo de investigación fue revisado y aceptado en menos de 20 días[61] El proceso de revisión por pares de Eurosurveillance también requiere una declaración del autor de que no existen conflictos de intereses, que en este caso era una declaración falsa. 62] Esta rapidez extraordinaria hizo imposible que se publicara ningún otro protocolo de PCR antes que el Protocolo Corman-Drosten, que se publicó en PubMed el 23 de enero,[63] lo que le dio una valiosa ventaja de «pionero» que le permitió convertirse en el protocolo de PCR predominante en el mundo.

El biólogo molecular Pieter Borger y su equipo presentaron una solicitud de retractación del protocolo de PCR de Corman-Drosten[64]. Según el informe de Borger, el flujo de trabajo de la prueba de PCR de Corman-Drosten contiene múltiples errores fatales. El más flagrante es el hecho de que, en el momento en que se presentó el protocolo, no había ninguna razón de peso para creer que la prueba PCR generalizada fuera siquiera necesaria:
Los autores presentan los antecedentes de su trabajo científico como: «El brote en curso del nuevo coronavirus de reciente aparición (2019-nCoV) supone un reto para los laboratorios de salud pública, ya que no se dispone de aislados del virus, mientras que cada vez hay más pruebas de que el brote está más extendido de lo que se pensaba inicialmente, y ya se produce la propagación internacional a través de los viajeros».

Según las noticias de la BBC[65] y las estadísticas de Google[66] hubo 6 muertes en todo el mundo el 21 de enero de 2020, el día en que se presentó el manuscrito. Por qué los autores asumieron un reto para los laboratorios de salud pública mientras que no había ninguna evidencia sustancial en ese momento que indicara que el brote estaba más extendido de lo que inicialmente se pensaba.

El informe de Borger pasa a especificar diez defectos importantes del protocolo Corman-Drosten, siendo el mayor problema el hecho de que toda la prueba se basa en secuencias in silico (teóricas) suministradas por China:

El primer y principal problema es que el nuevo Coronavirus SARS-CoV-2 (en la publicación llamado 2019-nCoV y en febrero de 2020 denominado SARS-CoV-2 por un consorcio internacional de expertos en virus) se basa en secuencias in silico, suministradas por un laboratorio de China,[67] porque en ese momento no había a disposición de los autores ni material de control de SARS-CoV-2 infeccioso («vivo») o inactivado ni ARN genómico aislado del virus. Hasta la fecha, los autores no han realizado ninguna validación basada en virus SARS-CoV-2 aislados o en su ARN completo.

Además, los cebadores y las sondas del protocolo de Drosten son incompletos e inespecíficos; las concentraciones de los cebadores son de cuatro a cinco veces demasiado altas; el contenido de GC (fuerza de conexión) es demasiado bajo; la diferencia de temperatura de recocido en los pares de cebadores es hasta cinco veces demasiado alta; los productos de la PCR no han sido validados a nivel molecular, lo que hace que la prueba sea inútil como herramienta de diagnóstico específica para identificar el SARS-CoV-2; y -dado que el protocolo fue aceptado para su publicación sólo un día después de ser enviado a Eurosurveillance- es evidente que nunca fue sometido a ninguna revisión por pares significativa.

Por tanto, el protocolo de PCR de Corman y Drosten tiene todos los indicios de ser fraudulento.

En junio, se publicó un estudio revisado por pares en el que se comparaba la precisión de los protocolos de prueba PCR de COVID-19 de la lista corta recomendada por la OMS. El protocolo de PCR desarrollado por los CDC (el protocolo N2 US CDC)[68] -también basado en secuencias genómicas in silico suministradas por China- obtuvo resultados poco mejores que el protocolo Corman-Drosten:

Los ensayos E Charité [Corman-Drosten] y N2 US CDC fueron positivos para todos los especímenes, incluidas las muestras negativas y los controles negativos (agua)[69].

Juntos, estos dos protocolos de PCR representan la gran mayoría de las pruebas de PCR de COVID-19 realizadas en las Naciones.[70] Ambos se basan en secuencias in silico de China, y ambos producen resultados tremendamente inexactos, dando positivo para todos los especímenes, incluyendo las muestras negativas y el agua simple.

5. Los protocolos de pruebas PCR predominantes y excesivas proceden de China.

De acuerdo con las recomendaciones de la OMS y otras autoridades de salud pública, innumerables laboratorios se han dedicado a realizar pruebas masivas de PCR para el virus del SARS-CoV-2.[71]

El concepto de «umbrales de ciclo» es fundamental para las pruebas de PCR. La prueba PCR amplifica la materia genética de un virus en ciclos; cuantos menos ciclos se requieran, mayor será la cantidad de virus, o carga viral, en la muestra. Cuanto mayor sea la carga viral, más probable es que el paciente sea contagioso. Por lo tanto, cuanto mayor sea el umbral de ciclos de PCR, menor será la cantidad de carga viral necesaria para que la prueba de PCR sea positiva.

Si el umbral del ciclo de PCR que indica un «positivo» se establece demasiado alto, un resultado positivo puede no indicar siquiera una cantidad significativa de partículas virales vivas. Como mencionó el Dr. Anthony Fauci en una entrevista de julio de 2020, un umbral de ciclo de 35 o más no debería considerarse un resultado positivo:

Lo que ahora se está convirtiendo en una especie de norma… si se obtiene un umbral de ciclo de 35 o más… las posibilidades de que se trate de una replicación segura son minúsculas… Por lo tanto, creo que si alguien llega con 37, 38, incluso 36, hay que decir, ya sabes, que son sólo nucleótidos muertos, y punto.[72].

La OMS publicó su orientación, actualmente pendiente, sobre las pruebas de laboratorio para COVID-19 el 19 de marzo de 2020[73] La orientación de la OMS contenía sólo tres estudios que discutían los umbrales del ciclo de PCR. Los tres estudios[74] son de China y utilizan umbrales de ciclo de 37 a 40: «Un valor de umbral de ciclo (valor Ct) inferior a 37 se definió como una prueba positiva, y un valor Ct de 40 o más se definió como una prueba negativa»[75].

Tal y como describe el New York Times, la mayoría de los laboratorios y fabricantes de Estados Unidos fijan ahora su límite para una prueba de PCR positiva entre 37 y 40 ciclos: «La mayoría de las pruebas fijan el límite en 40, unas pocas en 37. Esto significa que se es positivo para el coronavirus si el proceso de la prueba requirió hasta 40 ciclos, o 37, para detectar el virus»[76] A los 37 ciclos, cualquier ARN o ADN viral se habrá amplificado más de 68 mil millones de veces, y a los 40 ciclos se habrá amplificado más de 500 mil millones de veces.

Los médicos entrevistados por el New York Times coincidieron con el Dr. Fauci en que todo lo que supere el umbral de 35 ciclos es demasiado sensible. «Un umbral más razonable sería de 30 a 35″, dijo Juliet Morrison, viróloga de la UC Riverside. El Dr. Michael Mina, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, dijo que él fijaría la cifra en 30, o incluso menos. Utilizando los estándares de pruebas actuales con umbrales de 37 a 40 ciclos:

En tres conjuntos de datos de pruebas que incluyen umbrales de ciclos, recopilados por funcionarios de Massachusetts, Nueva York y Nevada, hasta el 90% de las personas que dieron positivo apenas portaban el virus, según un análisis realizado por The Times… En Massachusetts, entre el 85 y el 90% de las personas que dieron positivo en julio con un umbral de ciclos de 40 se habrían considerado negativas si el umbral fuera de 30 ciclos, dijo el Dr. Mina. Yo diría que ninguna de esas personas debería ser rastreada por contacto, ni una sola», dijo.[77

En una sentencia reciente, el Tribunal de Apelación de Lisboa concluyó «A la vista de las pruebas científicas actuales, esta prueba se muestra incapaz de determinar, más allá de toda duda razonable, que dicha positividad corresponde, de hecho, a la infección de una persona por el virus del SRAS-CoV-2″[78] Las dos razones más importantes para ello, según los jueces, son que «la fiabilidad de la prueba depende del número de ciclos utilizados» y que «la fiabilidad de la prueba depende de la carga viral presente»[79].

El tribunal citó un estudio llevado a cabo por «algunos de los principales especialistas europeos y mundiales», que mostraba que si alguien daba positivo en la prueba de COVID-19 con un umbral de ciclos igual o superior a 35, la probabilidad de que esa persona estuviera realmente infectada era inferior al 3%, y que «la probabilidad de… recibir un falso positivo es del 97% o superior»[80].

En resumen, basándose en las orientaciones publicadas por la OMS que citan tres estudios de China, los laboratorios y fabricantes de los Estados Unidos y muchos otros países están utilizando un umbral de ciclo de PCR de 37 a 40 para las pruebas de PCR de COVID-19 que se crearon utilizando secuencias genómicas in silico suministradas por un laboratorio de China, en virtud de lo cual los recuentos de casos positivos de COVID-19 se han inflado hasta diez o treinta veces[81].

6. Los estudios que muestran una transmisión asintomática significativa, la única base científica para el bloqueo de individuos sanos, provienen de China.

En la base de la política de «bloqueo» está el concepto científico de «propagación asintomática». Según la OMS, «los primeros datos de China sugerían que las personas asintomáticas podían infectar a otras»[82] Esta idea de la propagación asintomática se reflejó en el informe de febrero de la OMS[83] Según este concepto, los individuos sanos, o «propagadores silenciosos», podrían ser responsables de un número significativo de transmisiones del SRAS-CoV-2.[84] La idea de poner fin a la propagación asintomática se apartó significativamente de las orientaciones de salud pública vigentes y de la experiencia adquirida durante anteriores pandemias de virus respiratorios[85].

El concepto de propagación asintomática significativa se consideraba una característica novedosa y única del SRAS-CoV-2 sobre la base de varios estudios realizados en China[86]. Múltiples estudios de otros países no pudieron encontrar ninguna transmisión del SRAS-CoV-2 a partir de individuos asintomáticos[87].

Un documento de la Universidad McGill concluyó que «la transmisión en el periodo asintomático se documentó en numerosos estudios», pero cada uno de esos estudios se realizó en China; en los casos en que los estudios realizados fuera de China han intentado replicar estos resultados, han fracasado[88] Un estudio italiano concluyó que dos individuos asintomáticos que dieron positivo habían sido infectados por otros dos individuos asintomáticos, pero esto se basó en 2.800 pruebas de PCR; dada la tasa de falsos positivos comentada anteriormente, la conclusión es dudosa. 89] Un influyente estudio de Brunei Darussalam descubrió una importante propagación asintomática,[90] pero sus conclusiones se ven considerablemente debilitadas por una mala definición de los casos; sus dos conclusiones sobre la propagación asintomática fueron las de una niña sin síntomas que supuestamente contagió el SRAS-CoV-2 a su profesor, que tuvo «una tos leve un día», y la de un padre que permaneció asintomático pero cuya esposa tuvo brevemente secreción nasal y cuyo bebé también tuvo una tos leve un día[91].

Un estudio alemán del que es coautor Christian Drosten afirmaba haber encontrado la «Transmisión de la infección por el virus 2019-nCoV a partir de un contacto asintomático en Alemania»,[92] pero los investigadores no hablaron realmente con la mujer antes de publicar el artículo, y los funcionarios confirmaron posteriormente que, de hecho, tuvo síntomas durante su estancia en Alemania[93].

En ausencia de este concepto de propagación asintomática significativa, no hay argumentos científicos para bloquear a las personas sanas. Este concepto de transmisión asintomática significativa del SARS-CoV-2, y los estudios que lo respaldan, provienen de China.

7. El PCCh realizó una campaña de propaganda temprana, amplia, sistemática y global para promover su respuesta de bloqueo.

Después de concluir que los cierres del PCCh habían «revertido la escalada de casos» en China, la OMS no fue la única en implorar al mundo que «copiara la respuesta de China al COVID-19». A partir del mismo día en que el PCCh bloqueó la provincia de Hubei, los vídeos «filtrados» de Wuhan empezaron a inundar las redes sociales internacionales, como Facebook, Twitter y YouTube -todas ellas bloqueadas en China-, pretendiendo mostrar los horrores de la epidemia de Wuhan y la gravedad de su bloqueo, en escenas comparadas con Zombieland y The Walking Dead[94] Las cuentas oficiales chinas compartieron ampliamente una imagen de un ala del hospital supuestamente construida en un día, pero que en realidad mostraba un apartamento a 600 millas de distancia[95].

Luego, a partir de marzo de 2020, el mundo entero fue bombardeado con propaganda que ensalzaba las virtudes del enfoque de mano dura de China[96].

Los medios de comunicación estatales chinos compraron numerosos anuncios en Facebook[97] para publicitar la respuesta de China a la pandemia (todos los cuales se publicaron sin el descargo de responsabilidad política requerido por Facebook), y empezaron a describir erróneamente la «inmunidad de rebaño» -el punto final inevitable de toda epidemia, ya sea por la inmunidad adquirida naturalmente[98] o por la vacunación- como una «estrategia» que violaba los «derechos humanos». Suecia, cuyos líderes fueron los únicos que renunciaron a los bloqueos, se convirtió en el principal objetivo de la campaña de propaganda del PCCh»[100]:

Los analistas y los internautas chinos dudan de la inmunidad de la manada y la califican de violación de los derechos humanos, citando la elevada mortalidad del país en comparación con otros países del norte de Europa. «Los llamados derechos humanos, la democracia y la libertad van en la dirección equivocada en Suecia, y los países que son extremadamente irresponsables no merecen ser amigos de China…»[101].

Eso fue, por supuesto, antes de que la OMS adoptara la audaz y contradictoria estrategia de intentar reescribir la definición histórica de la inmunidad de rebaño al por mayor. Hasta junio de 2020, la definición de inmunidad de grupo de la OMS había incluido correctamente «la inmunidad desarrollada a través de una infección previa», pero el 15 de octubre de 2020, la OMS borró efectivamente la historia de la inmunidad adquirida de forma natural de su sitio web:

La «inmunidad de rebaño», también conocida como «inmunidad de la población», es un concepto utilizado para la vacunación, en el que una población puede estar protegida de un determinado virus si se alcanza un umbral de vacunación.
La inmunidad de rebaño se consigue protegiendo a las personas de un virus, no exponiéndolas. (102)

La portavoz oficial de China, Hua Chunying, publicó un vídeo de una niña de 7 años recitando la importancia del estricto distanciamiento social entre los niños[103].

Simultáneamente, cientos de miles de publicaciones clandestinas en las redes sociales, que más tarde se señalaron como patrocinadas por el Estado, expresaban su admiración por los cierres de China y anhelaban que los gobiernos de todo el mundo los emularan, al tiempo que denigraban a los gobiernos y líderes mundiales que no seguían su ejemplo;[104] gobiernos como, entre otros: Nigeria,[105] Ghana,[106] Sudáfrica,[107] Namibia,[108] Kenia,[109] Francia,[110] España,[111] Colombia,[112] Brasil,[113] Argentina,[114] Canadá,[115] Australia,[116] India,[117] Alemania,[118] Reino Unido,[119] y Estados Unidos. 120] Esto no sólo es una ciudadanía global muy pobre, sino que, especialmente a la luz de la dudosa ciencia comentada anteriormente, cabe preguntarse si estas publicaciones en las redes sociales pretendían popularizar los cierres como un fin en sí mismo[121].

Cuando Italia se convirtió en el primer país fuera de China en cerrar, los expertos chinos llegaron el 12 de marzo y dos días después aconsejaron un cierre más estricto: «Todavía hay demasiada gente y comportamientos en la calle para mejorar»[122] El 19 de marzo, repitieron que el cierre de Italia «no era lo suficientemente estricto». «Aquí en Milán, la zona más afectada por el COVID-19, no hay un cierre muy estricto… Necesitamos que todos los ciudadanos se impliquen en la lucha del COVID-19 y sigan esta política.»[123]

La empresa china DJI donó drones a 22 estados de Estados Unidos para ayudar a aplicar las normas de bloqueo[124]. Meses después, DJI fue incluida en la lista negra de Estados Unidos por haber «permitido abusos de los derechos humanos a gran escala dentro de China a través de la recopilación y el análisis genético abusivo o la vigilancia de alta tecnología, y/o facilitado la exportación de artículos por parte de China que ayudan a los regímenes represivos…»[125] El 7 de julio, el director del FBI, Christopher Wray, reveló que el PCC incluso se dirigió específicamente a los políticos locales para que respaldaran su respuesta a la pandemia:

Hemos escuchado de funcionarios federales, estatales e incluso locales que los diplomáticos chinos están instando agresivamente a apoyar el manejo de la crisis del COVID-19 por parte de China. Sí, esto está ocurriendo tanto a nivel federal como estatal. No hace mucho, tuvimos un senador estatal al que se le pidió incluso que presentara una resolución de apoyo a la respuesta de China a la pandemia[126].

China tiene intereses financieros en prácticamente todos los medios de comunicación importantes[127]. En lo que respecta a cuestiones complejas como los cierres, la influencia de China puede inclinar colectivamente a estas entidades mediáticas en una dirección peligrosa, como animar a los países a copiar la respuesta de China al COVID-19.[128] El PCC ha moldeado las narrativas científicas de los medios de comunicación promoviendo constantemente la falsedad de que «China controló el virus»,[129] lo cual es, por supuesto, una mentira descarada. Sin embargo, al animar a las principales publicaciones a repetir la mentira de que «China controlaba el virus», el PCC ha normalizado esta mentira y se ha asegurado de que sus datos falsificados sigan formando parte del discurso científico[131]. Mientras tanto, el PCC comenzó a vigilar de cerca las publicaciones académicas chinas sobre el COVID-19[132].

La importancia de la campaña de propaganda de bloqueo global de China es la intención que hay detrás de ella. Mientras que los problemas científicos descritos anteriormente -la negligencia criminal de la OMS, los modelos de mortalidad alarmistas, las dudosas pruebas de PCR y los malos estudios sobre la transmisión asintomática- podrían atribuirse teóricamente a la incompetencia, la propaganda del PCCh es una prueba de la deliberación. La ciencia chapucera puede ser profesionalmente vergonzosa, pero no es ni un crimen ni una falta moral. La posibilidad de corrupción y fraude, en cambio, es otra cosa.

8. Muchos científicos prominentes a favor del bloqueo muestran una evidente inclinación a favor de China.

No sólo se blanquearon los cierres en la ciencia con una sorprendente falta de debate científico, sino que muchos científicos han mostrado una inusual deferencia hacia China al evaluar la continuación de las políticas de cierre. Estos científicos han elogiado continuamente a China, y muchos parecen estar operando en la suposición de que China, de hecho, ha eliminado los casos domésticos de COVID-19 como afirma el PCC, cuando en realidad esta afirmación es una mentira, como lo confirma la comunidad de inteligencia[133].

No hace falta decir que la promoción de importantes decisiones de política pública basadas en esta suposición errónea puede tener consecuencias devastadoras.
En una entrevista de mayo de 2020 para la Televisión Central de China, Richard Horton, redactor jefe de la estimada revista médica The Lancet, elogió enfáticamente los cierres de China:

No sólo fue lo correcto, sino que también mostró a otros países cómo deben responder ante una amenaza tan grave. Así que creo que tenemos mucho que agradecer a China…[134].

En julio, Horton reiteró su gratitud hacia China, tuiteando: «Efectivamente. No hay que «culpar» a China. En mi opinión, deberíamos dar las gracias a los científicos y trabajadores sanitarios chinos por su compromiso increíblemente desinteresado para atacar este brote. Se merecen nuestra gratitud incondicional»[135] Y en agosto, Horton volvió a redoblar la apuesta en un artículo que sorprendentemente tenía poco que ver con la salud:

El «siglo de la humillación», en el que China estuvo dominada por un Occidente de mentalidad colonial y por Japón, sólo llegó a su fin con la victoria comunista en la guerra civil de 1949… Todos los líderes chinos contemporáneos, incluido Xi Jinping, han considerado que su tarea es proteger la seguridad territorial ganada por Mao y la seguridad económica lograda por Deng»[136].

El 8 de octubre, la revista Lancet publicó un rotundo respaldo a la respuesta de China a la pandemia: China’s successful control of COVID-19.[137] Este artículo fue recibido con grandes elogios por Chen Weihua, Jefe de la Oficina de la UE del China Daily:

A pesar de la ignorancia de muchos en Occidente, este artículo de The Lancet es un poderoso respaldo a la exitosa respuesta pandémica de China. Odio leer las historias de esos periodistas paparazzi que son expertos en hilar fino pero tienen poco conocimiento de la ciencia»[138].

Más tarde, los científicos chinos enviaron un artículo a The Lancet argumentando que el SARS-CoV-2 se originó en la India, en medio de las continuas escaramuzas fronterizas con este país[139]. Sin embargo, apenas unas semanas después, la línea del partido volvió a cambiar en medio de las tensiones económicas con Australia, y el Global Times afirmó que el coronavirus podría haber venido de Australia[140].

William A. Haseltine, presidente de la Junta Directiva de la Cumbre de Salud Estados Unidos-China desde 2015, también se ha reservado grandes elogios para China. En octubre de 2020, el China Daily difundió una columna de Haseltine en la que seguía la línea del partido del PCC sobre Suecia, criticando al país por haber optado por «renunciar a los cierres» y basar su estrategia en la «inmunidad de rebaño», para lo cual afirma falsamente que las «tasas de infección y mortalidad por COVID-19 de Suecia fueron de las más altas del mundo»:

Pero basar una estrategia de respuesta a la pandemia en el supuesto de que la inmunidad de rebaño es inevitable -con o sin vacuna- es ofrecer al virus un camino de menor resistencia. Ese fue el caso de Suecia, donde los responsables políticos decidieron renunciar a los cierres de empresas y a las clausuras en favor de advertencias más indulgentes sobre el uso de máscaras y el distanciamiento social. No es de extrañar que las tasas de infección y mortalidad por COVID-19 en Suecia fueran de las más altas del mundo[141].

Al principio de la pandemia, el 25 de marzo, Haseltine también elogió las medidas de China en contraste con las de Estados Unidos, que aún no habían impuesto cierres: «Las medidas que Estados Unidos está tomando para controlar el Covid-19 son muy inferiores a las que se han tomado en China, según @JNBPage en @WSJ – http://ow.ly/BS5R50yVDV2. Para más detalles, véase una entrevista sobre la cuarentena de un estadounidense en Shanghai – http://ow.ly/nz3050yVDXO.»[142] Más tarde ese mismo día, Haseltine continuó «Se han levantado dos meses de bloqueo en la provincia de Hubei en China, aunque Wuhan sigue bajo cuarentena hasta el 8 de abril. Este es un momento importante, y una prueba de la eficacia de las medidas de contención»[143] Haseltine volvió a elogiar a China el 20 de mayo: «Es posible eliminar el Covid sin medicamentos ni vacunas eficaces. Así lo hicieron en Wuhan, China»[144].

El 4 de junio, Haseltine volvió a comparar negativamente a Estados Unidos con China: «Los pasos que ha dado China para proteger a su población mediante pruebas y seguimiento son realmente impresionantes. Estados Unidos, en cambio, está fracasando»[145] Y de nuevo el 15 de septiembre: «¿Ha hecho [sic] Estados Unidos todo lo que puede para controlar el Covid-19? El Covid puede contenerse sin una vacuna o medicamento. China tiene ahora casi cero nuevas infecciones. ACCESS Health y el @RockefellerFdn exploraron cómo lo hicieron con el uso de tecnologías digitales. http://ow.ly/I4Ch50BrEpJ.»[146]

Tom Frieden, ex director de los CDC, es otro destacado defensor de los bloqueos de COVID-19. En 2015, «Frieden elogió la asociación en materia de salud pública entre China y Estados Unidos», según Global Times.[147] En 2017, Frieden se unió a China para respaldar a Tedros Adhanom como director de la OMS frente al eminentemente cualificado David Nabarro, del Reino Unido: «Tedros es una excelente elección para dirigir la OMS. Tuvo éxito en Etiopía, logrando notables avances en materia de salud…»[148] Por el contrario, como era ampliamente conocido en aquel momento, Tedros había ayudado al régimen de Etiopía a encubrir tres epidemias de cólera durante su etapa como Ministro de Salud Pública de Etiopía[149].

Como miembro de alto rango del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), designado como organización terrorista por Estados Unidos en la década de 1990, Tedros «fue un decisor crucial en relación con las acciones de los servicios de seguridad que incluyeron el asesinato, la detención arbitraria y la tortura de etíopes» y fue «personalmente responsable de la brutal represión del pueblo amhara, utilizando el dinero de la ayuda de forma selectiva para matarlos de hambre y negarles el acceso a los servicios básicos», crímenes de guerra por los que se han presentado recientemente cargos de genocidio contra él en la Corte Penal Internacional de La Haya. [150]

Frieden viajó mucho por China en 2018 y 2019 para colaborar en materia de salud pública, y se ha deshecho en elogios hacia China desde que comenzó la crisis del COVID-19.[151] Frieden elogió la respuesta de China desde el principio, escribiendo para la CNN el 25 de febrero: «El extraordinario cordón de China en la provincia de Hubei y en otras áreas le compró al mundo al menos un mes de tiempo de anticipación para prepararse.»[152] En una entrevista de abril, Frieden dijo a la Televisión Global China (CGTN): «Hay mucho que el mundo puede aprender de China para detener el COVID-19″[153].

El 17 de marzo, Frieden instó a Estados Unidos a emular la expansión de la capacidad hospitalaria de China: «Cuando @voxdotcom publicó esto ayer pensé que los hospitales podrían necesitar triplicar sus camas y ventiladores para pts con #COVID19. Ahora los datos sugieren que podríamos necesitar hasta 10 veces más. China construyó hospitales de 1K camas en 8 días, se necesita una acción urgente en los Estados Unidos ahora»[154].

El 1 de abril, Frieden tuiteó tres veces las mismas palabras, alabando a China e instando a Estados Unidos a intensificar su respuesta: «Estoy enfadado. Amigos y vecinos enfermos y moribundos. 2,9: días que la acción de Wuhan le costó a China: https://bit.ly/3bCxFJg. 2,9: número de MESES desperdiciados porque Estados Unidos no ha reforzado la protección de los trabajadores sanitarios, los cuidados críticos, las pruebas, el rastreo de contactos, el aislamiento y la cuarentena. Hoja de ruta: https://bit.ly/2R3RtgW.»[155].

En agosto, Frieden elogió a China en varias ocasiones, contrastando su «éxito» con el de EE.UU. El 10 de agosto: «Mientras tanto en China.
Informan de que ahora pueden hacer 4,8 millones de pruebas de PCR al día. Las escuelas abren y permanecen abiertas. El uso de mascarillas es, en su caso, casi universal. La semana pasada, tuvieron una media de 34 casos/día. Es una tasa de casos inferior a 1/5.000 veces la de EE.UU.»[156] El 15 de agosto: «Esta reflexión de un profesor estadounidense en Chengdu -donde se aplicaron estrictamente los cierres de Covid- examina los matices de la vida en China y cómo el país pudo aplastar la curva»[157] Y el 16 de agosto: «¿Pensamientos sobre las enormes multitudes sin máscara en los festivales de Wuhan? Bueno, ésa es la recompensa por aplastar la curva: se vuelve a la realidad casi precoz. Pero probablemente no sea un objetivo razonable para la mayoría de los lugares, donde el control a fuego lento es un escenario realista en el mejor de los casos»[158] Y el 18 de agosto: «China informó de una tasa de casos inferior a 1/5.000 de la de EE.UU.. Es posible que nosotros también controlemos el Covid si los estadounidenses trabajan juntos y apoyan plenamente la salud pública»[159].
Aunque estos individuos son únicos en su sesgo pro-China y pro-cierre, como científicos están lejos de ser los únicos en sus aparentes vínculos con el PCC. En junio, los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) revelaron que 189 de sus becarios habían recibido financiación no revelada de gobiernos extranjeros[160] En el 93% de los casos, incluido el de Charles Lieber, presidente del departamento de química de Harvard, la financiación no revelada procedía de China[161] Los cofundadores de CanSino Biologics, una empresa china de vacunas que colabora con Canadá, resultaron ser miembros del Plan de los Mil Talentos del PCC para cooptar e incentivar a los científicos a transferir investigaciones y conocimientos a China[162]. 162] Según el Harvard Crimson, la mayor donación de la historia de la Escuela de Salud Pública Chan de Harvard procedía en parte de un «peón del PCC», un «animador de un gobierno responsable de importantes crisis humanitarias» a través de una serie de empresas ficticias, la mayor de las cuales fue nombrada en los Papeles de Panamá[163].

No hay nada inmoral o ilegal en el mero hecho de estar equivocado. Pero dada la magnitud de las decisiones que se están tomando durante la crisis del COVID-19, si incluso un puñado de científicos influyentes son incentivados de forma cruzada para apoyar los bloqueos sin tener en cuenta ningún dato o resultado real, esto puede tener un impacto desmesurado tanto en la opinión pública como en la política.

9. Muchos otros influyentes partidarios del bloqueo no están calificados para asesorar a los líderes mundiales sobre la política de pandemia y a menudo muestran un evidente sesgo pro-China.

Además de los numerosos científicos vinculados a China, una serie de personas lamentablemente no cualificadas se han presentado ante el público y los políticos como expertos en relación con la epidemiología del COVID-19 y los cierres, cuando en realidad sus antecedentes revelan que no tienen esa experiencia. Muchos de ellos, además, han mostrado una inusual deferencia hacia China.

El 25 de enero de 2020, Eric Feigl-Ding, un epidemiólogo del departamento de nutrición de Harvard con poca experiencia en enfermedades infecciosas, escribió: «¡¡¡Santa Madre de Dios, el nuevo coronavirus es un 3,8!!! ¿Qué tan malo es ese valor R0 reproductivo? Es malo a nivel de pandemia termonuclear»[164] Este fue el primero de una serie de meses de tuits alarmistas dudosos, pero ampliamente compartidos, del hasta entonces desconocido Ding, en virtud de los cuales ganó cientos de miles de seguidores en Twitter y se convirtió en uno de los principales defensores de los estrictos mandatos de la COVID-19, a pesar de su evidente falta de cualificación[165].

Ding es un antiguo alumno de Global Shapers del Foro Económico Mundial, un grupo de jóvenes que considera a Taiwán parte de la Gran China[166] y ha hecho campaña durante la crisis del COVID-19 para compartir «sus experiencias personales de lucha contra el coronavirus en sus ciudades y de adaptación a una nueva normalidad»[167] Su enorme número de seguidores en Twitter irritó a muchos de sus colegas, lo que llevó al destacado epidemiólogo de Harvard Marc Lipsitch a denunciarlo como un charlatán: «De acuerdo, mucha gente cree que se trata de una disputa interna. En el sentido de que hemos estado trabajando en @CCDD_HSPH durante una década y en @HarvardEpi durante 25 años para establecer la epidemiología de la identificación como un campo de excelencia y no nos gusta que un charlatán explote una tenue conexión para la autopromoción, sí»[168].

La viróloga de Columbia Angela Rasmussen estuvo de acuerdo con la evaluación del Dr. Lipsitch: «Eric Feigl-Ding es un charlatán. Si el Dr. Lipsitch parece condescendiente, es porque EFD ha reivindicado repetidamente una experiencia que no tiene para llamar la atención. Hace un uso sensacionalista de los datos y distribuye información errónea. Es perjudicial para la salud pública y yo también lo desprecio»[169].

Estas denuncias de los doctores Rasmussen y Lipsitch son dignas de mención en el sentido de que ambos han apoyado los cierres limitados y han criticado a los científicos y comentaristas a favor y en contra del cierre. Sin embargo, sus denuncias contra Ding no han frenado su campaña en Twitter, y ha seguido presentándose con un atuendo propio de un médico, completamente inapropiado para su formación como nutricionista[170].

Tomás Pueyo es un ingeniero y MBA sin formación en salud o epidemiología que saltó a la fama repentinamente por un artículo publicado el 10 de marzo en el sitio de autopublicación Medium titulado «Coronavirus: Why You Must Act Now», en el que imploraba a los líderes de todo el mundo que aplicaran cierres según el modelo de China para contrarrestar el aumento de los casos de COVID-19. «El número total de casos creció exponencialmente hasta que China lo contuvo. Pero entonces, se filtró al exterior y ahora es una pandemia que nadie puede detener».

El artículo de Pueyo se hizo rápidamente viral y fue compartido cientos de miles de veces, incluso por muchas celebridades[172]. Después de que se hiciera viral, Pueyo se fue de gira para asesorar a los legisladores estatales sobre la aplicación de los bloqueos[173].

Pueyo no sólo no estaba cualificado para dar este tipo de consejos epidemiológicos a los líderes mundiales, sino que el artículo del 10 de marzo contiene una serie de señales de alarma. En primer lugar, Pueyo se refiere varias veces al coronavirus como una «pandemia». Sin embargo, el 10 de marzo, la OMS aún no había declarado el coronavirus como pandemia,[174] y según el artículo, los casos representaban menos del 0,0015% de la población mundial. En el artículo, Pueyo pasa a implorar a los líderes:

Pero dentro de 2 a 4 semanas, cuando el mundo entero esté bloqueado, cuando los pocos y preciosos días de distanciamiento social que habrás permitido habrán salvado vidas, la gente ya no te criticará: Te agradecerán que hayas tomado la decisión correcta.

El coronavirus no sólo no era todavía una pandemia, sino que a 10 de marzo había menos de 200 casos en todo el mundo en desarrollo fuera de China. Pueyo no tenía ninguna razón de peso para calificar el coronavirus de pandemia, ni para creer que el mundo entero estaría bloqueado en dos o cuatro semanas y, sobre todo, no tenía ninguna razón de peso para aconsejar a los líderes mundiales que se bloquearan.

El 19 de marzo, Pueyo publicó otro artículo en Medium titulado «El martillo y el baile», que volvió a hacerse viral, en el que explicaba la estrategia que Pueyo describió como «el martillo» -cierres rápidos y agresivos cuando se producen los brotes- seguido del «baile» -medidas de rastreo, vigilancia y cuarentena-[175].

El 22 de marzo, tres días después de la publicación de «El Martillo y la Danza» de Pueyo, se distribuyó en secreto un documento de estrategia del Ministerio Federal del Interior alemán (BMI) titulado «Cómo controlar el COVID-19» (más tarde apodado «el documento del pánico») a los miembros del parlamento alemán y a los líderes de ciertos medios de comunicación; este documento desempeñó un papel destacado a la hora de animar al gobierno alemán a poner en marcha un bloqueo a nivel nacional en marzo de 2020. Después de que el BMI se negara a hacer público el Documento de Pánico en virtud de la Ley de Libertad de Información, fue filtrado por FragDenStaat, un sitio de denuncias[177].

A pesar de haber sido publicado sólo tres días después del artículo de Pueyo, el Documento Pánico se basó en gran medida en el trabajo de Pueyo, refiriéndose a la estrategia de cierres intermitentes y vigilancia como el «Martillo y Danza» sin citar a Pueyo. El término «Martillo y Danza» no tiene antecedentes en epidemiología – Tomás Pueyo lo inventó para su artículo del 19 de marzo[178].

Otto Kölbl es uno de los autores del artículo de Pueyo[179]. Kölbl ha estado «investigando el desarrollo socioeconómico en China y (comparativamente) en otros países en desarrollo, así como su presentación en los medios de comunicación occidentales» desde 2007[180]. De 2005 a 2006 fue profesor de idiomas en la Universidad Politécnica del Noroeste en Xi’an, China. Ahora dirige su propio blog, llamado «rainbowbuilders.org», en el que ha calificado a Hong Kong de «parásito»[181] y ha elogiado el desarrollo ejemplar de China en el Tíbet[182]. Al igual que Pueyo, Kölbl está extraordinariamente poco cualificado para asesorar a los líderes mundiales en cualquier aspecto de la epidemiología, la infectología o la salud pública, campos en los que no tiene ninguna formación.

Maximilian Mayer es otro de los coautores del Documento de Pánico[183]. Mayer enseñó en la Universidad de Nottingham en Ningbo (China) y en la Universidad de Tongji en Shanghai, y fue investigador en la Universidad Renmin de Pekín[184]. Los intereses de investigación de Mayer incluyen la política exterior y energética de China, la política climática y las relaciones internacionales, y editó Rethinking the Silk-Road: La iniciativa china «Belt and Road» y las nuevas relaciones euroasiáticas[185]. Desde entonces, ha regresado a la Universidad de Bonn como profesor junior de relaciones internacionales[186] Al igual que Pueyo y Kölbl, Mayer carece de cualquier cualificación aparente en epidemiología, infectología o salud pública, los campos en los que asesoró a los dirigentes alemanes a través del Documento de Pánico.

Desde el primer momento, el físico Yaneer Bar-Yam ha instado al mundo entero a adoptar la estrategia de intentar eliminar el COVID-19 por completo como supuestamente había hecho China mediante la adopción global de estrictas medidas de distanciamiento social. El 2 de febrero, Bar-Yam elogió la supuesta rapidez con la que China ha construido un hospital: «El hospital construido en días en China ya está en funcionamiento»[187] El 28 de febrero, Bar-Yam citó el informe de la OMS de su Misión Conjunta en China, que hizo que el mundo se bloqueara: «El uso inflexible y riguroso de China de medidas no farmacéuticas para contener la transmisión del virus COVID-19 en múltiples entornos proporciona lecciones vitales para la respuesta mundial»[188] Ese mismo día, Bar-Yam continuó: «Todos deberíamos reconocer y agradecer a China su agresiva respuesta al coronavirus de Wuhan. En febrero, Bar-Yam puso en marcha el sitio web www.endcoronavirus.org, que pronto se tradujo a 17 idiomas, para instar a los países de todo el mundo a aplicar medidas de bloqueo como las de Wuhan[190].

Bar-Yam ha pasado la mayor parte del año admirando los cierres de China -incluyendo el cierre asesino del PCCh en Xinjiang- y promoviendo el uso de los datos de China a pesar de las acusaciones de fraude. El 18 de julio, Bar-Yam elogió el bloqueo «bélico» de China en Xinjiang: «17 nuevos casos, cierren la ciudad. No le des una oportunidad». Coronavirus en China: Se declara el «estado de guerra» en Urumqi, en Xinjiang»[191].

Este mismo cierre causó al mismo tiempo una increíble preocupación entre los observadores y activistas de los derechos humanos debido a los actos concomitantes de genocidio del PCCh en Xinjiang contra los musulmanes uigures y otras minorías turcas[192].

El 8 de marzo, Bar-Yam defendió los datos de China, en contraste con los de Estados Unidos: «En realidad, las cifras de EE.UU. están infravaloradas debido a la limitación de las pruebas. Esto es conocido. Muchos han dicho que las cifras de China están infravaloradas, pero nadie ha mostrado pruebas. Si las tienen, muéstrenlas o tomen asiento»[193] Bar-Yam reiteró esta opinión el 14 de marzo: «Las especulaciones sobre los problemas en China con los datos son proyecciones»[194] El 29 de marzo, Bar-Yam animó a Estados Unidos a emular a China: «Necesitamos una restricción mucho más amplia. Aun así, China utilizó esa estrategia con eficacia»[195] Y, el 3 de agosto, Bar-Yam felicitó a China: «Exitosa respuesta al brote: La actividad manufacturera de China aumenta en julio»[196].

Durante las crisis, los ciudadanos confían a los expertos las principales decisiones políticas. Que los individuos se presenten ante el público y sus líderes como expertos en una crisis cuando carecen de las calificaciones necesarias ya es bastante malo; si se les incentiva de alguna manera para que lo hagan, es mucho peor.

10. Varios altos funcionarios de salud nacional entre las naciones son lamentablemente poco calificados y muestran un sesgo pro-China evidente

La principal ministra de Sanidad de Canadá, Patty Hajdu, no tiene aparentemente ninguna formación en infectología o epidemiología, y su única experiencia en salud pública se centra en el abuso de sustancias y la prevención de lesiones[197].
La admiración de Hajdu por China se remonta a algún tiempo atrás: en 2014 aconsejó: «No creas todo lo que lees. La historia de la puesta de sol china es pura propaganda», compartiendo un artículo en el que argumentaba que las historias de que China retransmitía una puesta de sol en Pekín eran falsas[198] Hajdu se ganó por primera vez los elogios de la portavoz de Exteriores china, Hua Chunying, a principios de febrero de 2020 por negarse a prohibir los viajes desde China: «Canadá cree que la prohibición de entrada no tiene fundamento, lo que supone un fuerte contraste con el comportamiento de Estados Unidos»[199].

En abril, Hajdu defendió los datos del caso COVID-19 de China: «No hay ningún indicio de que los datos que salieron de China en cuanto a su tasa de mortalidad y de infección hayan sido falsificados de ninguna manera»[200] Cuando un periodista señaló un informe de los servicios de inteligencia estadounidenses en sentido contrario, Hajdu regañó: «Después de ese intercambio de opiniones a principios de abril, la prensa canadiense criticó a Hajdu por «intentar dar luz de gas a sus propios ciudadanos sobre la conducta de un régimen habitualmente opresivo y falto de veracidad»[202], pero Hajdu ignoró esa cobertura y rápidamente redobló la apuesta un mes después, alabando los «esfuerzos históricos de contención» de China[203].

Hajdu continuó en septiembre, ganándose de nuevo el aplauso de la CGTN por defender a China: «muy pronto China alertó a la Organización Mundial de la Salud de la aparición de un nuevo coronavirus y también compartió la secuenciación del gen que permitió a los países poder producir rápidamente pruebas para poder detectarlo en sus propios países»[204] Por ello, Chen Weihua, jefe de la oficina de la UE del China Daily, elogió a Hajdu: «La ministra de Sanidad canadiense Hajdu es un modelo a seguir. Es una decepción para los periodistas paparazzi y los miedosos»[205].

Hajdu se ganó incluso un guiño especial del Ministerio de Asuntos Exteriores de China: «Nos hemos dado cuenta de los informes pertinentes y aplaudimos los comentarios objetivos y justos de la ministra de Sanidad canadiense»[206].

Como señaló el comentarista Spencer Fernando, «la Patty de Propaganda… parece ser una de las únicas personas en la Tierra que realmente se cree las cifras oficiales de virus de China»[207] Aparentemente sin arrepentirse, Hajdu volvió a regañar a un periodista que cuestionaba los datos, haciéndose eco de sus sentimientos de abril: «Señor Presidente, ¿sabe lo que ayudará a la vida de los canadienses? Si el miembro de enfrente y el líder de la oposición hacen que sus miembros dejen de compartir noticias falsas y peligrosas, como el miembro de Lethridge y el miembro de Carleton, y se centran en salvar las vidas de los canadienses en lugar de difundir teorías conspirativas»[208].

Matt Hancock es un antiguo economista y funcionario que apenas tenía experiencia en salud pública o ciencias naturales antes de convertirse en secretario de Sanidad del Reino Unido. Al parecer, antes de la COVID-19, Hancock mostraba poco interés por su cargo: «Para él, todo consiste en promocionarse y utilizarlo como trampolín para su próximo trabajo», dijo otro jefe del NHS. «La tecnología es la única área en la que ha dejado huella… Pero su creencia de que la tecnología puede resolver muchas de las dificultades del NHS le ha llevado a ser ridiculizado por personas que necesita que le respeten»[209].

Hancock se ha mostrado especialmente interesado en la adopción de tecnología procedente de China, y se reunió con Kai-Fu Lee, director general de la empresa china de capital riesgo Sinovation Ventures, en enero de 2018.[210] (En 2019, Kai-Fu Lee pasó a formar parte del Consejo de IA del Foro Económico Mundial junto con la presidenta del Imperial College, Alice Gast). [211] En septiembre de 2018, Hancock encabezó una «delegación empresarial británica que habla de tecnología sanitaria en China»:[212] «Estoy en China esta semana para estudiar la colaboración con nuestros homólogos chinos para aprovechar el poder de la tecnología y la innovación en la atención sanitaria.»[213]

En abril de 2020, la Comisión Nacional de Salud de China informó de que Hancock y su homólogo chino, Ma Xioawei, habían hablado por teléfono para discutir la futura colaboración durante la crisis de la COVID-19: «Hancock habló muy bien del compromiso de China en la lucha contra el COVID-19 y de la cooperación entre China y el Reino Unido durante la pandemia, y dijo que el Reino Unido está dispuesto a mejorar los intercambios y la colaboración con China …»[214] Tres semanas más tarde, CGTN informó que Hancock y Ma celebraron una reunión digital de funcionarios de salud de alto nivel de China y el Reino Unido en un intento de aumentar la cooperación en medio de la pandemia de COVID-19 y más allá, incluyendo la discusión de «estrategias de levantamiento de bloqueo:»

Hancock dijo que apreciaba la cooperación hasta el momento entre las dos naciones en su respuesta conjunta a la epidemia, y expresó que el Reino Unido está dispuesto a fortalecer la cooperación antiepidémica con China y a utilizar los acuerdos de prevención y control de la epidemia como una oportunidad para profundizar en la cooperación bilateral en materia de salud y salud global… Mantuvieron discusiones en profundidad sobre temas como las estrategias de levantamiento del bloqueo y reiteraron su voluntad de fortalecer el intercambio de experiencias y la cooperación técnica para salvaguardar conjuntamente a la población de los dos países»[215].

Durante la crisis del COVID-19, Christian Drosten asumió el papel de funcionario sanitario más influyente de Alemania, aunque como virólogo tiene poca experiencia en epidemiología, infectología o salud pública[216] Ya se ha comentado el papel central de Drosten en la creación de la prueba PCR del COVID-19, que es tremendamente inexacta. En una conferencia de prensa del 14 de mayo, Drosten se refirió a: «este concepto en la investigación de la pandemia de ‘El martillo y el baile'», pero esto no es cierto – como se discutió anteriormente, el término no tiene historia, fue inventado por Tomás Pueyo el 19 de marzo.

Daniel Andrews, primer ministro de Victoria (Australia), emplea a varios asesores vinculados al PCC que han participado en sus estrictas políticas contra la pandemia. Danny Pearson, el parlamentario que dirigió las negociaciones de Andrews sobre el Cinturón y la Ruta, alabó el manejo del coronavirus por parte de China[217].

La colaboradora de Andrews durante muchos años, Nancy Yang, asistió a un curso de propaganda en una academia de alto nivel del PCCh y ayudó a difundir la desinformación sobre el COVID-19 al principio de la crisis de este virus[218]. Tanto Yang como el asesor principal de Andrews sobre China, Marty Mei, son miembros del Consejo de la Comunidad China de Australia, la principal organización del Frente Unido en Victoria[219]. [219] Dos altos cargos de organizaciones vinculadas a la operación de influencia exterior del Partido Comunista Chino, Arthur Wu y Su Junxi, fueron elegidos como «embajadores comunitarios» de COVID-19 en el gobierno de Andrews[220].

Andrews se adhirió previamente a la iniciativa Belt and Road de Xi Jinping sin consultar al primer ministro Scott Morrison, por lo que fue reprendido públicamente[221] Documentos internos obtenidos bajo la ley de libertad de información muestran a Andrews lanzando dinero y experiencia de las empresas estatales chinas en su viaje a China en octubre de 2019, con la promesa de «facilitar» su acceso a Victoria y «colaborar» en los mayores proyectos del estado. Victoria, dijo, se convertiría en «la puerta de entrada de China a Australia»[222].

En agosto de 2020, la ciudad de Melbourne, en Victoria, se convirtió en la primera ciudad australiana en aplicar el bloqueo de fase 4, las restricciones más estrictas, con toques de queda y fuertes multas[223].

11. Prominentes partidarios del bloqueo han demostrado una inusual indiferencia ante las devastadoras consecuencias de sus políticas.

Además de su sesgo prochino, los partidarios del bloqueo han demostrado una extraña obstinación en su apoyo a estas políticas, continuando con la promoción de medidas económica y socialmente destructivas aparentemente sin preocuparse por sus aterradoras consecuencias en el mundo real; trágicamente, estas consecuencias son demasiado reales.

Los datos del sitio web yelp.com han demostrado que más del 60% de los cierres de negocios durante la crisis de COVID-19 son ahora permanentes, lo que supone la pérdida de más de 97.000 negocios en EE.UU.[224] Casi la mitad de las pequeñas empresas de propietarios negros han desaparecido[225].

El desempleo en Estados Unidos alcanzó el 14,7% y las carreteras se atascaron con miles de vehículos que esperaban su turno en los bancos de alimentos[226] Casi el 5% de la población del Reino Unido pasó hambre durante las tres primeras semanas de cierre[227].

Una encuesta reveló que el 22% de los canadienses experimentaban altos niveles de ansiedad, un aumento de cuatro veces desde antes de la crisis del COVID-19, mientras que el número de personas que informaron de síntomas de depresión se duplicó hasta el 13%.[228] Más de 40 estados de EE.UU. han informado de aumentos en la mortalidad relacionada con los opioides.[229] Y, según el CDC, a pesar de las pruebas masivas de PCR y el enorme número de falsos positivos, al menos 100.947 muertes excesivas en 2020 no estaban relacionadas con el COVID-19 en absoluto.[230]

Aunque corrían poco riesgo de contraer el virus en sí, los jóvenes soportaron una parte excesiva de la carga del bloqueo. Más de siete de cada diez adultos de entre 18 y 23 años afirmaron haber experimentado síntomas comunes de depresión[231] Los CDC revelaron que los adultos jóvenes de entre 25 y 44 años experimentaron el mayor aumento en el «exceso» de muertes con respecto a los años anteriores, un asombroso salto del 26,5%,[232] a pesar de representar menos del 3% de las muertes por COVID-19. Este aumento superó literalmente el aumento del exceso de mortalidad de los estadounidenses de más edad, que tienen un riesgo mucho mayor de morir por COVID-19. Dado que los jóvenes tienen un riesgo muy bajo de mortalidad por COVID-19 -los jóvenes de entre 20 y 49 años tienen un 99,98% de posibilidades de sobrevivir al virus, según los datos de los CDC- este impactante aumento de las muertes es atribuible en gran medida a las muertes por «desesperación», es decir, a las muertes por encierro[233].

Los suicidios saltaron a niveles sin precedentes en todo el mundo. «Nunca habíamos visto cifras así en un periodo de tiempo tan corto», dijo el Dr. Mike deBoisblanc, de Walnut Creek. «Quiero decir que hemos visto el valor de un año de intentos de suicidio en las últimas cuatro semanas»[234] «Septiembre de 2020 ha sido el mes más alto en el que hemos visto pacientes suicidas admitidos en nuestro centro médico», dijo la Dra. Kia Carter, directora médica de Psiquiatría del Hospital Infantil Cook[235] En Japón, las estadísticas del gobierno muestran que el suicidio se cobró más vidas en octubre que el Covid-19 en todo el año hasta la fecha[236].

Y, a pesar de no correr prácticamente ningún riesgo por el COVID-19, como consecuencia de los cierres, los niños son los que más han sufrido. Casi uno de cada cuatro niños que viven bajo los cierres del COVID-19, las restricciones sociales y los cierres de escuelas se enfrentan a sentimientos de ansiedad, y muchos de ellos corren el riesgo de padecer una angustia psicológica duradera[237] En encuestas recientes realizadas por Save the Children entre niños y padres de Estados Unidos, Alemania, Finlandia, España y el Reino Unido, hasta el 65% de los niños luchaban con sentimientos de aislamiento[238].

La salud y el desarrollo intelectual de los niños han retrocedido. Algunos que ya habían aprendido a ir al baño antes de los encierros han vuelto a usar pañales, y otros han olvidado los números básicos o cómo usar un cuchillo y un tenedor[239]. Según la Universidad de Wisconsin, durante la crisis de COVID-19 los niños estadounidenses mayores de diez años han realizado un 50% menos de actividad física[240] Las diferencias de rendimiento se han ampliado, y el progreso de la alfabetización temprana ha disminuido[241]. 241] Según los CDC, la proporción de visitas a urgencias relacionadas con la salud mental de los niños de 5 a 11 años y de 12 a 17 años aumentó aproximadamente un 24% y un 31%, respectivamente[242] Y, lo más espeluznante de todo, un estudio descubrió un aumento del 1493% en la incidencia de traumatismos craneoencefálicos abusivos entre los niños durante el primer mes de encierro en el Reino Unido[243].

Estas no son estadísticas. Son amigos, vecinos y ciudadanos, cuyas vidas han sido innecesariamente destruidas por las políticas del gobierno. Pero aunque estas estadísticas entre las Naciones pueden ser espeluznantes, palidecen en comparación con el sufrimiento de incontables millones de personas en el mundo en desarrollo, arrojadas al hambre y la pobreza como resultado de nuestros cierres. Las autocracias se volvieron más opresivas y las democracias adquirieron características autocráticas[244] En la India, millones de trabajadores varados perdieron sus medios de subsistencia y marcharon en éxodo hacia pueblos lejanos[245] En Sudáfrica, las colas para la compra de alimentos se extendían por kilómetros[246] En Arabia Saudí se dejó morir a los migrantes en cuarentena. «Los guardias se limitan a tirar los cadáveres por detrás como si fuera basura»[247]

Las Naciones Unidas advirtieron de una «hambruna de proporciones bíblicas», con 265 millones de personas «marchando literalmente al borde de la inanición»[248], y más tarde estimaron que la crisis había «empujado a otros 150 millones de niños a la pobreza multidimensional, privados de educación, salud, vivienda, nutrición, saneamiento o agua»[249]. «Todo ello por un virus que, según los datos de la OMS[250], tiene una tasa de mortalidad por contagio del 0,23% -0,05% en los menores de 70 años- y que, según la OMS, podría haber infectado ya a una de cada diez personas en todo el mundo en octubre[251].
Según el Fondo Monetario Internacional, la economía de un solo país del G20 creció durante 2020: China.[252]

Que los partidarios del bloqueo no quieran reconocer estos hechos no los hace menos reales. El sufrimiento causado por estas políticas no puede deshacerse, pero al menos puede evitarse en el futuro, y puede obtenerse justicia si estas políticas se impusieron de mala fe.

En virtud del Pacto de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, corresponde a cualquier gobierno que imponga medidas de control de enfermedades utilizar los «medios menos restrictivos» disponibles para lograr eficazmente el objetivo de salud pública[253] Con los ejemplos de Suecia, Florida, Dakota del Sur, Bielorrusia y otros países que han desplegado con éxito medios mucho menos restrictivos que los encierros de China para gestionar el COVID-19 -sin incurrir en ningún exceso de mortalidad ni en resultados peores que los de las zonas de encierro- es difícil entender cómo cualquier líder mundial puede seguir imponiendo estas medidas de buena fe.

CONCLUSIÓN
En el siglo XX, el término totalitario nació para describir ciertos regímenes que utilizaban la tecnología moderna para controlar todos los aspectos de la vida de los ciudadanos, vinculándolos al Estado mediante la ruptura de todos los vínculos sociales preexistentes. Uno de esos regímenes fue la Unión Soviética, y cada vez hay más consenso entre los expertos en que la China actual es igualmente totalitaria[254] Los regímenes totalitarios utilizan todos y cada uno de los medios en la monopolización patológica del poder. Aunque proporcionan una calidad de vida excepcionalmente baja a sus ciudadanos, los estados totalitarios son organismos políticos avanzados, que se sitúan por encima de su peso en la geopolítica gracias a su incomparable capacidad para guardar secretos y ejecutar operaciones complejas; el ejemplo arquetípico es el rearme clandestino de Alemania en la década de 1930. En la geopolítica, el león subestima a la serpiente por su cuenta y riesgo, y con los cierres, el PCCh parece haber entregado al mundo una fuerte dosis de aceite de serpiente.

Se puede perdonar a las agencias de inteligencia y a los científicos por haber pasado por alto el fraude del PCC. Los conceptos científicos involucrados son lo suficientemente complejos como para eludir a los funcionarios de defensa,[255] mientras que las implicaciones geopolíticas del giro de China hacia el totalitarismo son ciertamente lo suficientemente enrevesadas como para haber engañado a los científicos.

A lo largo de 2020, las medidas de bloqueo han sido bastante populares, pero esa popularidad es engañosa. Para el público en general, la idea de que alguien pueda aceptar algún incentivo externo para apoyar políticas tan devastadoras a sabiendas de que son ineficaces -que llevan a la quiebra innecesaria a millones de familias y privan a millones de niños de educación y alimentos- es, sencillamente, demasiado oscura. Por lo tanto, el público apoya los cierres porque la alternativa -que se hayan aplicado sin una buena causa- es una posibilidad demasiado mala para que la mayoría la contemple. Pero los que conocen la historia saben que otros con credenciales superficialmente excelentes han hecho cosas aún peores por aún menos.

Además, la mayor parte del público cree que si hubiera algo inapropiado en la ciencia que hay detrás de los cierres, las agencias de inteligencia los detendrían. Por razones obvias, quienes trabajan en las agencias de inteligencia no pueden permitirse el lujo de esa complacencia. Dada la gravedad de las decisiones que se están tomando, no podemos ignorar la posibilidad de que toda la «ciencia» de los bloqueos de COVID-19 haya sido un fraude de proporciones sin precedentes, promulgado deliberadamente por el Partido Comunista Chino y sus colaboradores para empobrecer a las naciones que lo implementaron.»

Rebelionenlagrnaja.com no comparte necesariamente las afirmaciones realizadas en esta carta, y su reproducción tiene puramente carácter informativo.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Urkullu sustituye a ETA por la «extrema derecha» como «amenaza para la democracia» en su Plan de Seguridad
Luz Sela okdiario 9 Mayo 2021

El Gobierno Vasco señala a la «extrema derecha» como nueva «amenaza para la convivencia democrática», dentro de su Plan General de Seguridad Pública y en el mismo apartado que la banda terrorista ETA, a la que da por desactivada.

Aunque no hay mención expresa a Vox, la referencia va claramente dirigida a la formación política de Santiago Abascal. El documento, que establece los objetivos y medidas para el modelo público de seguridad integral del País Vasco, destaca como «potencial riesgo» aquellas «personas u organizaciones encuadrables en la denominada extrema derecha, ya que el cuestionamiento radical de las instituciones y el uso de la violencia como posible recurso estratégico, suelen estar presentes, igualmente, en el discurso que alimenta este espacio ideológico y social».

Si bien señala que en la comunidad autónoma «la actividad de estos grupos es residual» se avisa también de que «a la vista de la evolución de la extrema derecha en el marco internacional, no debe descartarse como una posible amenaza a fin de establecer, en su caso, los mecanismos oportunos para su conjugación».

La observación se enmarca bajo el mismo epígrafe en el que se aborda la situación de la violencia terrorista, concluyendo al respecto que ETA «cesó su actividad hace años» y «en unos términos que permiten descartar su retorno a la actividad».

El Plan sí alerta además de «la posibilidad de que la convivencia democrática pueda verse amenazada, de manera violenta, a través de alguno de los colectivos que plantean una confrontación abierta, directa y contundente con el marco jurídico-político e institucional vigente, así como con las iniciativas que de él dimanan».

«Desde una organización diversa y aparentemente inconexa, quienes comparten, en diferente grado, un ideario de ruptura violenta del estatus quo, podrían promover acciones encaminadas a provocar una quiebra institucional abrupta, al margen de los procedimientos democráticos», advierten desde el Ejecutivo de Urkullu.

Avisan de que «los grupos y organizaciones que comparten esa cosmovisión del cambio violento parasitan, con frecuencia, algunos movimientos sociales, arrastrándolos hacia posiciones y dinámicas de lucha abierta contra el sistema y de ruptura fáctica con el marco institucional democráticamente aprobado» y «en este sentido, no es descartable que grupos que no han dejado de ejercer la violencia en diferentes grados, aspiren a aprovechar para sus estrategias el empeoramiento que pueden experimentar las condiciones económicas globales tras la crisis del coronavirus».

El Plan General de Seguridad Pública 2020-2025 critica además a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE), señalando como «amenaza» su «reposicionamiento».

Así, el Gobierno Vasco arremete contra las «interpretaciones sesgadas del marco competencial» y opina que las FCSE «buscan tener visibilidad entrando en determinados nichos sobre la base de una interpretación parcial de la Ley Orgánica 2/1986 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que no tienen en cuenta las Disposiciones Finales de la propia ley con relación a las competencias que el artículo 17 del Estatuto de Autonomía atribuye a las Administraciones de Euskadi en materias como la seguridad ciudadana, el tráfico o las emergencias».

A lo largo del documento, de 139 páginas, no existe mención alguna a la Policía y la Guardia Civil.

En contraposición, sí se señala el déficit de agentes de la Ertzaintza, que se cuantifica en unos 800 profesionales, un 10% de su plantilla. «Lo que unido al alto porcentaje de agentes mayores de 55 años que se pueden acoger a exenciones de servicio y el alto absentismo (10%), limita la operatividad. También hay dificultades para incorporar profesionales especialistas en áreas concretas», se destaca.


Recortes de Prensa   Página Inicial